FOCUS PRESS 239

Aquest és el darrer Focus Press del curs. Tornarem el setembre. Bon estiu!

ARTICLES DESTACATS

(1) Article de Yeri MENÉNDEZ GARCÍA i Mónica RIVERO CABRERA a Agenda Pública (14-07-21): El derecho a la protesta y la ‘excepcionalidad’ cubana  

(2) Article de Claudi PÉREZ a El País (9-07-21): Lagarde, Frankenstein, Drácula, Jekyll y Hyde

(3) Article de Soledad GALLEGO-DÍAZ a El País (11-07-21): Paso a la barbarie

(4) Article de Juan RODRÍGUEZ TERUEL i José REAL-DATO a Agenda Pública (12-07-21): ‘Reset’ gubernamental … ma non troppo!

(5) Article de Fernando GAREA a El Periódico (12-07-21): El desastre del 4-M propició el giro de Sánchez

(6) Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (11-07-21): El porqué de la salida de Iván Redondo de Moncloa

(7) Article de Josep MARTÍ BLANCH a El Confidencial (13-07-21): La aritmética parlamentaria es inmune a la crisis de Gobierno

(8) Article de Xavier ARBÓS a El Periódico (15-07-21): El Tribunal Constitucional y el estado de alarma

(9) Article de José Luis MARTÍ i Josep Joan MORESO a Agenda Pública (12-07-21): La doctrina del ‘indirizzo politico’ y el Tribunal de Cuentas

(10) Article de Roger SENSERRICH a vozpópuli (11-07-21): Cerremos las televisiones públicas

(11) Article d’Enric GONZÁLEZ a El País (11-07-21): Los nuestros

(12) Entrevista a Jorge HERRALDE a política&prosa nº 33-34 (estiu 2021): “Carmen Balcells i jo hem tingut una relació d’amor i odi” 

*****

CORONAVIRUS: UNA CINQUENA ONADA ANUNCIADA … PERÒ POC PREVINGUDA

Crònica de Josep CORBELLA a La Vanguardia (14-07-21): Crònica d’una onada anunciada … Tots els senyals d’alarma es van ignorar i es va imposar la idea que tot aniria … “Un cop passat, és fàcil veure què ha fallat. S’han ajuntat els mateixos dies i als mateixos llocs una va­riant més contagiosa del coronavirus, la fi de moltes restriccions i les celebracions de final de curs i principi d’estiu. Qualsevol d’aquests tres elements per separat s’hauria pogut controlar. Junts han format un còctel explosiu. Ara en veiem les conseqüències. Una incidència a Catalunya de més de 3.000 casos per 100.000 habitants a la franja de 20 a 29 anys, cosa que significa que una de cada 30 persones d’aquest grup d’edat té covid en aquest moment i aproximadament una de cada quatre hauria d’estar fent quarantena. Un augment del nombre de pacients ingressats en ucis per covid d’un 57% en una setmana, molts d’entre 30 i 50 anys. I això només és el principi. La cinquena onada encara està en ascens, cosa que significa que els contagis i els ingressos continuaran augmentant les pròximes setmanes, i que encara estem més a prop del començament que del final de l’ onada …”

POLÍTICA ANTIMONOPOLI, FISCALITAT GLOBAL I GRANS EMPRESES TECNOLÒGIQUES

Article de Barry C.LYNN a Foreign Affairs (July/August 2021): Antimonopoly Power The Global Fight Against Corporate Concentration … From the first days of the republic, antimonopolism has been the key to the United States’ strategic vision … The U.S. government used antimonopoly policy to advance democracy … The United States laid the foundation for a liberal, open system of cooperation that spanned half the world … U.S. officials should recognize that even the most coherent protectionist vision would pose many risks … SELLING THE DEAL. The big political question is how such a strategy would be met at home and around the world. In both cases, there is reason for hope. For U.S. consumers, the costs of such a plan would likely be minimal and short-lived. Manufacturing generally accounts for only a small portion of the final price of most products. And increased competition would swiftly result in more innovation, higher quality, and lower prices. In the unlikely event that higher costs became permanent, the enormous advances in security and safety that the new rules would deliver would be worth the price. Many U.S. businesses would also likely embrace the plan. By disrupting the power of mercantilists such as China, the new trade rules would increase the freedom of manufacturers, traders, and investors to do business where they want and to avoid business where they don’t. The rules’ simplicity could also eliminate much of the uncertainty and disorder that U.S. trade policy has seen in recent years. Selling such a plan internationally would be more challenging. After 75 years of support for multilateral decision-making, the United States would suddenly be acting unilaterally to restructure much of the international economy. But most key allies could swiftly come to understand that the United States’ intent is not to concentrate power over day-to-day business in the hands of American officials or corporations but to provide the people of the world with an opportunity to rebuild a liberal international system designed to ensure the security of all nations and promote cooperation and shared prosperity. What is more, given China’s dominance of so many industrial systems, any effort to limit the United States’ dependence on that country would create a wide array of opportunities for other countries and companies to enter lines of business now dominated by a powerful few. Even Beijing may not entirely oppose such a vision. Although China would lose much of its ability to manipulate other countries and corporations, it would gain from having to worry less about its own dependencies.  Imposed in a neutral fashion, a quota system could encourage other countries and non-U.S. corporations to regulate their trade along similar lines, in search of the same benefits. Indeed, as soon as the United States moves to break the power of monopolists and mercantilists, it will likely find most people and many businesses around the world ready to join Americans in constructing a renewed international system, one that is more open and resilient—and more truly liberal—than any yet built”.

Article d’Andreu MISSÉ a El País (12-07-21): Agujeros en el acuerdo fiscal global El sistema pactado en el G-20 y la OCDE para que las multinacionales paguen más impuestos ha despertado esperanza y, a la vez, serias objeciones … “Stiglitz sostiene que un gravamen mínimo del 15% a las multinacionales es un paso importante, pero se aleja del triunfalismo: “El intríngulis está en los detalles”. El profesor Piketty ha señalado que se trata de “un verdadero permiso para defraudar a los actores más poderosos”. Precisa que para las pequeñas empresas y las clases populares es imposible crear una filial para deslocalizar sus beneficios en un paraíso fiscal. La realidad es que la concentración empresarial ha aumentado el poder de las corporaciones para evadir impuestos. El informe Justice fiscale. État des lieux de varias entidades (Global Alliance for Tax Justice y Tax Justice Network, entre otras) revela que los abusos fiscales internacionales cuestan cada año 427.000 millones de dólares (359.000 millones de euros) a los Estados, que les impiden financiar servicios. Las mayores pérdidas, unos 206.000 millones de euros, son transferencias de las multinacionales a los paraísos fiscales. El compromiso del G-20 y la OCDE contiene dos partes. El Pilar I pretende distribuir los impuestos que pagan las multinacionales entre los países en que operan. Pero la regla solo se aplica a corporaciones con ventas superiores a 20.000 millones de dólares (16.840 millones de euros), a los beneficios superiores al 10% y, lo peor, solo se aplica a una parte de los mismos (entre el 20% y el 30%). Solo afectaría a 78 compañías y se redistribuirían unos 73.000 millones de euros. Los bancos han sido salvados de esta regla. Amazon quedaría exenta por obtener unos beneficios inferiores al 10%, por lo que se estudia aplicar la norma a sus filiales que los obtienen. Según Oxfam las multinacionales afectadas solo distribuirán entre el 1% y el 1,5% de sus beneficios en ciertos mercados donde actúan. El Pilar 2 establece un tipo mínimo del 15% sobre los beneficios obtenidos a las compañías cuyas ventas superen los 750 millones de dólares. Tras aplicar las exenciones previstas, el tipo fiscal que pagarían en determinados países sería del 3,2%. Los 38 países del Foro Africano de Administración Tributaria (ATAF), que solo reciben un 3% de los ingresos, han pedido que el tipo mínimo sea al menos del 20%. Francia había solicitado el 25%. Para Oxfam, el acuerdo “puede aumentar los ya grotescos niveles de desigualdad del sistema fiscal internacional”. Susana Ruiz, investigadora de la organización, precisa que “un acuerdo tan deficiente sería muy injusto, porque ha exigido ocho años de negociaciones y quedará para mucho tiempo”. La justicia fiscal global está muy lejos”.

Comentari de Lluís FOIX a La Vanguardia (14-07-21): Guardians en la penombra Els gegants digitals pagaran impostos, però serà millor si observen els cànons democràtics … “Aquell dia fatídic va demostrar que la sobirania digital que actua sobre els algoritmes podia ser independent de la sobirania democràtica. La conclusió és que els que controlen internet i les xarxes s’han fet imprescindibles per als polítics, però els governs no controlen els que poden prendre decisions molt rellevants que afectin el sistema democràtic. Això significa, diu Lassalle, que els gegants tec­nològics exerceixen el paper de guardians en la penombra d’un poder polític democràtic que els necessita per sobreviure. Els polítics necessiten les xarxes, però en poden ser les víctimes perquè estan fora del seu control. La iniciativa de bloquejar els comptes de Trump no va ser a instàncies d’un fiscal o d’un jutge sinó la decisió d’una elit de propietaris tecnològics que van actuar per compte propi. La pregunta és elemental: qui controla el ­controlador? Si la supervivència de la ­democràcia liberal depèn d’una decisió que està fora de les institucions de l’ Estat, estem reconeixent que el govern democràtic no és plenament sobirà. Estaríem en una democràcia sense contrapesos, fora de control, transportada per corrents d’opinió fabricats en les ombres indesxifrables dels algoritmes, en les mentides o en els interessos il·legítims o il·legals difícilment identificables. Un dels problemes més in­quietants de la nostra època és la versemblança dels fets sobre els quals es discuteix. Està molt bé que les grans corporacions tecnològiques paguin els impostos allà on ­generin els negocis. Però queda un llarg ­recorregut fins a neutralitzar les democrà­cies populistes que han pujat al carro digital sobrevolant les institucions i llançant missatges que arriben directament a milions de seguidors que no tenen mitjans per verificar si són certs o falsos els fets que se’ls anuncien. Les guerres del futur es lliuraran primer digitalment i, potser però no necessàriament, en els camps de batalla tradicionals. Les llibertats, en tot cas, estan amenaçades per les plataformes que pensen més en el negoci que en el bé comú i la democràcia”.

EL DEBAT NORDAMERICÀ SOBRE LA MERITOCRÀCIA I L’EQUITAT RACIAL

Article d’Argemino BARRO a  El Confidencial (8-07-21): ¿Meritocracia o equidad racial? EEUU revisa el ‘sueño americano’ Casi en cualquier variable socioeconómica, Estados Unidos arroja un sinfín de desigualdades raciales en las que los afroamericanos se llevan la peor parte … La Administración Biden prometió promover la “equidad racial” por todo el Gobierno federal y está actuando en consecuencia … Es posible que otros factores, como la tradición, la cultura o el mero azar, hayan ligado a algunas comunidades con determinados sectores … En Harvard, uno de cada cuatro estudiantes es asiático-americano, pese a que solo son un 5,7% de la población de EEUU … Por eso los ‘guerreros de la justicia social’ creen que la igualdad, a día de hoy, no existe, así que miden la virtud de las instituciones en función de un concepto distinto: equidad. La equidad no se preocupa de que todas las personas comiencen en la misma línea de salida, ya que esto sería imposible, dadas las desigualdades sistémicas; lo que exige la equidad es que haya una igualdad de resultados: que todas las personas, sea cual sea su origen o color de la piel, lleguen a la vez a la meta. Una especie de corrección drástica de las desigualdades. Si el sistema no quiere abrirse y repartir, la solución es imponer cuotas raciales perfectas en cada institución. La manera de comprobar si una empresa, un Gobierno, una universidad o el reparto de una película practican la equidad, por tanto, es comprobando si su composición racial equivale a la composición racial de la población en la que esté esa institución. Si la cuota racial es distinta, se entiende como una prueba evidente de racismo. El autor más influyente de esta escuela, el académico Ibram X. Kendi, reduce la lucha contra el racismo a las cuotas raciales que existen a nuestro alrededor. Y de hecho ha propuesto medidas al Congreso y al Gobierno federal para “arreglar el pecado original del racismo”. Entre ellas, añadir una enmienda a la Constitución de EEUU que “ilegalice la inequidad racial a partir de determinado umbral” y crear un “Departamento de Antirracismo”, responsable de que “todas las políticas públicas locales, estatales y federales se aseguren de no generar inequidad racial”. Los cambios que propone Kendi pueden no llegar a materializarse a esos niveles, pero el empuje de esta idea de equidad es extraordinario. Las empresas más grandes de EEUU, sobre todo desde el asesinato de George Floyd el año pasado, han prometido todo tipo de iniciativas antirracistas y cuotas a alcanzar en el corto o medio plazo” … “Las críticas a la búsqueda de la equidad racial son múltiples: primero, que su premisa fundacional es cuestionable. A pesar de las claras tendencias estadísticas, no todos los blancos son inherentemente privilegiados y no todos los negros están inherentemente oprimidos. Categorizarlos de esta forma tan rígida, además de ignorar centenares de otros factores y de sacrificar la identidad individual por la identidad grupal, puede corregir injusticias al precio de generar muchas otras. Tal y como aconseja abiertamente el propio Kendi, la conquista de la equidad solo puede hacerse mediante la discriminación racial pura y dura. Discriminación a la hora de contratar y discriminación a la hora de conceder un ascenso, lo cual, como en el caso de las ayudas del Gobierno, puede considerarse una violación de la Ley de los Derechos Civiles, además de causar fricciones raciales” … “Además, no todas las inequidades tienen por qué ser consecuencia exclusiva del racismo o de las desigualdades sistémicas. Es posible que otros factores, como la tradición, la cultura o el mero azar, hayan ligado a algunas comunidades con determinados sectores. Esto explicaría parcialmente la preponderancia de judíos neoyorquinos en el periodismo o en las ciencias sociales; la estrecha vinculación de familias irlandesas e italoamericanos con la policía o el cuerpo de bomberos; de los coreanos en la gestión de los supermercados; de los chinoamericanos en el sector de la hostelería, o de los afroamericanos en el mundo de la música y el deporte. La última crítica, la más genérica, es que esta perspectiva contradice uno de los pilares básicos de la mitología estadounidense: la meritocracia. Si la plantilla de una empresa, de una fundación o de una obra de teatro está fijada en función de parámetros raciales, el margen de maniobra para el esfuerzo o la excelencia individual queda mucho más reducido …”

ESCLAT SOCIAL A CUBA QUE ALIMENTA UN SIMULACRE DE DEBAT IDEOLÒGIC A ESPANYA 

Article de Yeri MENÉNDEZ GARCÍA i Mónica RIVERO CABRERA a Agenda Pública (14-07-21): El derecho a la protesta y la ‘excepcionalidad’ cubana  [1] “En estos días, las protestas sociales masivas han llegado a Cuba (aquí, un precedente cercano en el tiempo). Las razones que las impulsan se superponen. Son políticas: la legitimidad gubernamental puede estar en caída libre, aunque no se dispone de datos o éstos no son fiables; son económicas: la Tarea Ordenamiento y las reformas que conlleva no están dando buenos resultados; y se basan en las infraestructuras de coordinación que permiten difundir la protesta espontánea en redes y relacionar actores (a pesar de las restricciones que el Gobierno impone). Con la salida a la calle de cientos de cubanos sale también el país de la excepcionalidad, como sostiene el análisis con el que comenzamos hoy. Mientras el Gobierno de Díaz-Canel apuesta por reprimir (llamando al “combate”) y polarizar (revolucionarios contra contrarrevolucionarios), una buena parte de los actores internacionales también se polariza y traslada la disputa a la política doméstica (está pasando en España, en Argentina, en Chile, por mencionar unos pocos). Como se ha dicho por aquí, que la (hiper)ideologización no sustituya al análisis … “Hasta el momento, el Gobierno cubano ha perdido la oportunidad de reconocer la legitimidad de las protestas y diferenciarlas de los penosos actos vandálicos que se produjeron. No ha propuesto salidas políticas a la crisis ni caminos posibles para el diálogo. Clasificar a los manifestantes, personas de todo el país y de distintas edades y estratos sociales, como “contrarrevolucionarios” o “confundidos” y llamar a los “revolucionarios” a enfrentarse a ellos vuelve a poner el énfasis en la polarización, el discurso del odio y la división entre cubanos sin que ello se ajuste a la realidad. El cubano es un pueblo doliente que necesita libertades y alivio; los triunfalismos hace mucho que perdieron efecto. La movilización sitúa al país en una situación grave, por su magnitud y por su rareza. A diferencia de agosto de 1994, cuando cientos de habaneros tomaron el malecón para pedir el fin del socialismo, esta vez las manifestaciones se han extendido por toda Cuba y no está descartado que ocurran nuevos episodios. Por otro lado, actualmente no existe el nivel de representatividad política y poder simbólico de entonces, concentrado en la figura de Fidel Castro, sino un Gabinete sobre el que pesa la falta de legitimidad y el cansancio de un país que lleva años esperando una apertura. Artistas y políticos de todo el mundo han expresado su apuesta por el diálogo, la no violencia y la urgencia de promover los cambios que Cuba necesita. El 11 de julio se envió un mensaje: el pueblo de Cuba es capaz de articularse y salir a la calle. El Gobierno tiene la obligación histórica de asumir su rol de forma creativa y desprenderse de viejos libretos para dar, con urgencia, respuestas demasiado tiempo postergadas”.

Article de Rafael ROJAS a El País (13-07-21): El estallido social cubano El Gobierno cubano remite el conflicto interno al diferendo histórico con EE UU y reaparece esa extraña óptica colonial invertida que no admite que la realidad cubana tenga un contenido propio … “Al negar la legitimidad del estallido social y disputar, incluso, su pertinencia lingüística —ese poder demuestra una inusual intolerancia a las palabras; también le molestan términos como “embargo”, “disidencia” o “ayuda humanitaria”—, el Gobierno cubano remite, totalmente, el conflicto interno al diferendo histórico con Estados Unidos. Reaparece, por enésima vez, esa extraña óptica colonial invertida, que no admite que la realidad cubana tenga un contenido propio, determinado por las tensiones entre un Estado que no quiere cambiar y una sociedad que cambia aceleradamente, conforme avanza el siglo XXI. La represión de estos días sumará más agravios a una población vulnerable, de bajos recursos, víctima del racismo y el machismo, que probablemente rechace, mayoritariamente, la hostilidad y el embargo comercial de Estados Unidos, pero que dirige su malestar contra el Gobierno de la isla. Una parte considerable de esa población cubana humilde, que tradicionalmente enarbola como suya la burocracia, ha demostrado que piensa que el Gobierno cubano es el máximo responsable de su situación. Tiene razones válidas para pensarlo”.

Article de Lluís BASSETS a El País (15-07-21): Dictadura para todos Hay una izquierda que se ha quedado paralizada en el tiempo y en las ideas, incapaz de condenar a los dictadores que consideran suyos con la misma contundencia con la que condenan a los otros … “El socialismo real se evaporó, sustituido en los casos más lamentables por regímenes mafiosos y despóticos, y en los más eficaces, por la pérfida mezcla obtenida por China de lo peor del capitalismo y lo peor del comunismo. No importa, porque hay una izquierda que se ha quedado paralizada en el tiempo y en las ideas, incapaz de aprender de la historia y de abandonar la hemiplejia moral y política para condenar a los dictadores que consideran como suyos con la misma contundencia con la que condenan a los otros. Cuba es un punto ciego para todas estas cegueras. Su socialismo se hundió cuando cesó el patrocinio de la Unión Soviética. Por empeño anticapitalista, no quiso apuntarse a la dudosa vía china que conducía a la democracia a través de la prosperidad. Perdió con Moscú la primera guerra fría y enlaza ahora directamente con la segunda, con Moscú al lado y Pekín al mando. Más que Joe Biden, que combate en su propio país por el derecho de voto, es decir, por la democracia, a Díaz-Canel le convenía el trumpismo, enemigo perfecto para mantener el desafío al culpable imperio americano. La rivalidad de Biden está en China y en la eficacia de su sistema autoritario. De ahí la imprescindible ejemplaridad de las democracias de ambas orillas del Atlántico, especialmente de cara a su inmediato vecindario. Para preservar la hegemonía en el siglo XXI, Washington necesita un único rasero que pueda aplicarse a la vez a Cuba y Arabia Saudí, a Venezuela y Egipto. En vez de dictadura para todos, democracia para todos”.

Article de Ramón GONZÁLEZ FÉRRIZ a El Confidencial (15-07-21): Cuba: la dictadura que no necesita fingir que no lo es Cuba no ha sentido siquiera la necesidad de adoptar la apariencia democrática que buscan otros países autoritarios. Es aún hoy cruel, ineficaz y, desde hace 30 años, además, anacrónica … “Occidente siempre ha utilizado América Latina como un ‘proxy’ para sus guerras ideológicas internas. Durante décadas, el apoyo de los izquierdistas franceses, británicos o estadounidenses a las revoluciones centroamericanas fue al mismo tiempo una muestra de ingenuidad utópica que proyectaba sus fantasías en el mundo subdesarrollado y una guerra ideológica doméstica. En España, esto se ha producido sobre todo con el caso de Cuba, el espacio exterior en el que, junto con Venezuela, hemos decidido librar nuestras batallas ideológicas. La discusión sobre si Cuba es una dictadura es ridícula: no hay democracias en las que un mismo partido gobierne más de 60 años sin alternancia, por no hablar de todo lo demás. Así, la posición del Gobierno español empieza a ser absurdamente prudente: se entiende que quiera mantener una posición moderada para no dañar sus opciones de influir en la isla y en su economía durante su posible transición a la democracia, cuando se produzca una apertura económica real. Sin embargo, todavía falta mucho tiempo para ese momento y no estaría de más que los comunicados, las declaraciones y las acciones fueran un poco contundentes. Los cubanos han sufrido durante demasiado tiempo y toda solidaridad con los manifestantes es poca (estaría bien, además, que Estados Unidos retirara su embargo: es muy probable que ni contribuya a debilitar el régimen ni propicie su caída). Hay que tener una valentía asombrosa para protestar en un régimen como el cubano; una de la que carecemos la mayoría de quienes vivimos en democracias. Pero Occidente debería dejar de fantasear con salidas políticas que, tristemente, es muy poco probable que se produzcan. Cuba es una dictadura anacrónica. Y parece previsible que siga siéndolo. No está claro qué deberíamos hacer con esa constatación. Durante la Guerra Fría, Alemania Occidental cooperaba con Alemania Oriental porque creía que eso favorecería la caída del Muro. Estados Unidos pensaba lo contrario. No sabemos qué estrategia era la correcta. Pero lo que sí sabemos es que el Gobierno de Cuba hará lo que haga falta para mantenerse en el poder. Sin necesidad siquiera de fingir que es lo que no es”.

CANVI RELLEVANT EN L’ESTRATÈGIA DE LA POLÍTICA MONETÀRIA DEL BANC CENTRAL EUROPEU

Article de Claudi PÉREZ a El País (9-07-21): Lagarde, Frankenstein, Drácula, Jekyll y Hyde  [2] La decisión del BCE sobre la inflación es una derrota de los halcones, pero la auténtica batalla llegará en unos meses, con el rediseño de las políticas expansivas en Fráncfort y el debate sobre las reglas fiscales en Bruselas … “Las discusiones sobre política monetaria suelen sonar a teología con un ligero toque cómico. Pero hay que prestar gran atención a esos druidas modernos que son los banqueros centrales: el aura pseudorreligiosa que poseen brota de su capacidad para hacer dinero de la nada, y sin ellos la Gran Recesión habría sido todavía más dura, y el Gran Confinamiento aún más oscuro. El BCE aprobó este jueves un cambio constitucional: se acabó el mandato actual, por el que la inflación debe ser “inferior pero cercana al 2%”, y ahora el Eurobanco se da, por fin, un mandato simétrico. Traducción bíblica: el objetivo es el 2% y hay que actuar tanto cuando los índices de precios están más arriba como cuando están por debajo de ese listón. Los miedos alemanes a la inflación explican el claro sesgo de Fráncfort durante años, mucho más preocupado si el IPC crecía más de la cuenta. Eso, en teoría, se acabó. Christine Lagarde dijo un par de cosas fundamentales tras la reunión del consejo de gobierno. Uno: cuando los tipos de interés están en la zona del 0% y la inflación es persistentemente baja (algo que ocurre en Europa desde hace más de 10 años) no hay que precipitarse y hacer políticas restrictivas ipso facto si la inflación rebasa el sacrosanto 2%. Y dos: en caso de duda, el consejo del BCE se autoconcede margen para hacer lo que buenamente quiera, con lo que sigue adentrándose en territorio político; ojo con eso. En definitiva, el BCE no va tan lejos como la Reserva Federal de EE UU: los norteamericanos, más pragmáticos, están buscando activamente un periodo de recalentamiento inflacionario después de años de congelación del nivel de precios, y el BCE apunta con timidez que apenas tolerará esa mayor inflación si llega. Los halcones impiden ir más lejos. ¿Qué diantres significa todo eso para España? Mucho. Se avecina un periodo de inflación alta, en parte por la subida de los precios de la energía, y en parte por un posible recalentamiento de la economía, más aún tras años de políticas monetarias ultraexpansivas. Si el BCE se guiara por los miedos alemanes ya estaría retirando las políticas de compras de activos y subiendo los tipos de interés: eso sería letal para una economía como la española, sobreendeudada hasta las cejas, y en general para la eurozona. Viene más inflación, sí, pero los bancos centrales han demostrado durante 25 años que saben controlar ese monstruo, y un poco de inflación (unos años, digamos, al 3%) permitiría diluir las ratios de endeudamiento. Pero la guerra no está ganada. En unos meses, a lo largo del primer semestre de 2022, vendrá uno de esos momentos verdaderamente delicados en los que la historia bascula y deja algún cadáver sobre el escenario: el BCE tiene que redefinir su política de adquisición de activos y tipos de interés, y Bruselas debatirá si hay que cambiar o no las reglas fiscales, que como todo el mundo sabe son procíclicas, una palabra fina para no decir idiotas. Los halcones, que este jueves cedieron una derrota por la mínima, llevan tiempo afilando sus garras en la oscuridad ante la trascendencia de esas dos decisiones. Y esa será la auténtica batalla: en Fráncfort, Lagarde ha sabido convertir por ahora a su consejo de gobierno en el doctor Jekyll, en el Morata goleador de la segunda parte. Pero míster Hyde sigue al acecho: habría que evitar dejarle tirar el penalti”.

Article de Raymond TORRES a “Negocios” de El País (11-07-21): Balón de oxígeno del BCE El nuevo objetivo de inflación debería ser la primera etapa de una política monetaria pospandemia … “El BCE da un respiro, pero la clave no está en la inflación, sino en si prorroga su programa de compra de deuda iniciado con la pandemia. El reto para la política económica española es aprovechar la ventana de oportunidad, preparándose a un entorno de menor dependencia del banco central en su colocación de deuda, y limitando los riesgos asociados a un contexto de abundante liquidez”.

UNIÓ EUROPEA: HORA D’ACTUAR ENFRONT D’ORBÁN I SEGUIDORS … PERÒ AL MATEIX TEMPS DINAMARCA APLICA ALS REFUGIATS UNA POLÍTICA INDIGNA

Article de Juan Fernando LÓPEZ AGUILAR a El País (9-07-21): Qué hacer con Orbán y con quienes le imitan Sería conveniente que la UE se dotara de medidas de coerción ejecutiva contra los Estados que ignoren o desprecien sus obligaciones … “La UE no es aún federal: lo prueba que sea viable su abandono voluntario, ya activado en el Brexit, artículo 50 del Tratado de la UE. Su artículo 48 contempla dos procedimientos para reformar los Tratados: uno ordinario (“agravado”) para modificaciones mayores (las institucionales) y otro “simplificado” (ampliación de competencias), mientras el artículo 49 regula los requisitos, el iter, para la adhesión de los nuevos candidatos. En cambio, ningún artículo prevé la eventual expulsión de un Estado miembro manifiestamente incumplidor de sus obligaciones: pongamos que hablamos de Hungría. Apúntese de inmediato que tal finiquito por hartazgo contra un Estado miembro groseramente disfuncional comportaría una consecuencia exorbitante e injusta: dejaría a la resistencia antiOrbán sin el paraguas de la UE, despojada de derechos de ciudadanía europea, abandonada a su suerte, aún más expuesta a la intemperie. Sin embargo, es preocupante que se multiplique el reclamo para debatir la hipótesis, hasta ahora evitada, de la salida forzosa: “Quosque tandem? ¿Hasta cuándo más desplantes, desafíos y provocaciones de Orbán y sus Orbanettes? ” No es descartable que la procaz agresión húngara a los valores y derechos de la UE —rotundamente protestada por la presidenta Von der Leyen— apunte a una maniobra que arroje una cortina de humo sobre su corrupción con los fondos europeos, habiendo indicaciones claras de enriquecimiento oligárquico o abiertamente nepotista de Orbán y su camarilla. Pero, sea como fuere, cabe aquí alguna idea: nada impide acometer una respuesta a la altura del envite en la actual Conferencia sobre el Futuro de la UE que incorpore un mecanismo del que actualmente carece: una coerción ejecutiva que obligue a cumplir sus deberes a quien los ignore o desprecie, tal y como ejemplifican los artículos 155 de la CE y 37 de la Constitución alemana”.

Article de Soledad GALLEGO-DÍAZ a El País (11-07-21): Paso a la barbarie [3] Dinamarca “repatria” sirios a Damasco, un modelo de paz. Son situaciones monstruosas con tono muy civilizado … Alguien pensará que, al fin y al cabo, “reubicar” a solicitantes de asilo en otro país (Copenhague ha firmado ya un primer memorándum con Ruanda) se parece mucho a lo que hace la Unión Europa financiando campos de refugiados en Turquía. Pero por muy incorrecto que sea lo que hace la UE, no tiene que ver con la barbarie que pretende el Gobierno danés. Lo que financia la UE son “campos de tránsito”, desde los que los refugiados pueden presentar la solicitud de asilo y no se altera ningún principio jurídico internacional. Lo que pretende el Gobierno socialdemócrata es deportar o enviar de manera obligada a un tercer país a los solicitantes de asilo que presentaron su documentación para ir a Dinamarca. ¿Por qué hace algo así uno de los países más desarrollados, ricos y felices del mundo? Según su primera ministra, para preservar la unidad del país. Obviamente, los refugiados no son secesionistas, así que lo que quiere preservar la señora Frederiksen no es la unidad territorial, sino la unidad “cultural”. Dinamarca tiene unos seis millones de habitantes y, según sus últimas estadísticas, casi medio millón de extranjeros, la mitad de ellos polacos, alemanes, británicos y lituanos (UE) que no va a enviar a Ruanda. Tampoco es muy creíble que lo haga con refugiados rusos o ucranios. Así que la ley está pensada para sirios, iraquíes, paquistaníes o somalíes (actualmente un 3% de la población es de religión musulmana). ¿Qué requiere tanta protección en la cultura danesa? ¿La religión?, ¿la lengua? Los asilados la aprenden para obtener trabajo. ¿Temen que las costumbres gastronómicas cambien?, ¿que ya no se lean los libros de Søren Kierkegaard, Karen Blixen o Hans Christian Andersen? ¿Por qué un estudiante de Filosofía iraquí no va a conocer a Kierkegaard? ¿Por qué los hijos de los sirios van a ignorar los cuentos de Andersen? No, afirman, la unidad cultural se refiere a los principios de democracia avanzada que imperan en Dinamarca. Pero esos principios no son innatos, sino que están garantizados por leyes que son de aplicación a todos quienes residan en Dinamarca, sin excepción. Lo más inquietante de toda esta defensa de la “cultura” en Europa es que en realidad esté ocultando otra cosa y ya no se trate, como sucedió desde la Ilustración, de algo que se opone a la ignorancia, sino de algo que empieza a relacionarse con cuestiones que se llamaron de otra forma: raciales”.

REMODELACIÓ DEL GOVERN ESPANYOL: UN INTENT PER RECUPERAR IMPULS PER A LA SEGONA PART DE LA LEGISLATURA I EL PROPER CICLE ELECTORAL AMB MÉS PSOE,  MILLOR COORDINACIÓ DE L’EXECUTIU … I MÉS EXPOSICIÓ DEL PRESIDENT SÁNCHEZ

Article de Juan RODRÍGUEZ TERUEL i José REAL-DATO a Agenda Pública (12-07-21): ‘Reset’ gubernamental … ma non troppo!  [4]… “El mensaje de esta remodelación está más dirigido al PSOE que al propio Ejecutivo: vienen cambios. Sánchez es consciente de que acumula lógicamente desgaste de materiales, y de que la implosión de la derecha ha entrado un proceso de unificación.  El movimiento de anticipación del presidente está claro: hay que asegurar la comunión entre partido y Ejecutivo. Mientras ambos vayan alineados, es muy difícil que la oposición le tuerza el paso al Gobierno, como hemos visto repetidamente desde 1977. Para ello, Sánchez recupera ministros con perfil partidista, como ya hizo en su primer Gabinete. Éste es, de hecho, el Gobierno de izquierdas con más ministros afiliados a los partidos del Ejecutivo desde 1993. Cuando había problemas, los últimos Felipe González y José Luis R. Zapatero tendieron a confiar más en independientes.” … “El otro gran objetivo de la remodelación ha sido menos destacado: recoser el deshilachado núcleo interno del Ejecutivo. Había problemas evidentes que se venían manifestando en su gestión interna y que tenían que ver, sobre todo, con los fallos en la coordinación ministerial. Estos problemas ya se hicieron patentes en los primeros meses de gobierno socialista tras la moción de censura. Sin embargo, se agravaron injustificadamente con el Gobierno de coalición y las urgencias de la pandemia. Y es que buena parte del ruido proyectado desde el Ejecutivo ha tenido más que ver con defectos patentes en la coordinación de la agenda que con falta de sintonía programática entre partidos. Que haya discrepancias entre proyectos y perspectivas de cómo desarrollar la agenda política es un rasgo común en la mayoría de gobiernos, de coalición o no. Sin duda, en los multi-partidistas es más difícil ocultarlo” … “No todo es cambio. Es cierto que entran muchas ministras jóvenes, que habrá más ministros de partido y con más experiencia en diversos niveles de gobierno. Pero se mantiene el núcleo de la agenda que ha permitido a Sánchez llegar vivo hasta aquí: la economía y el orden, que están precisamente en manos de políticos más séniors, no afiliados al partido en su mayoría y cuya cadena de mando está más allá del PSOE; aquéllos que precisamente pueden ayudarle aún a recuperar algo del apoyo electoral de centro que sigue mirando al presidente con desconfianza. Parece que Sánchez fía el éxito de su mandato a ese núcleo duro, y sólo espera que el resto del Ejecutivo no le cree más problemas de los que ya tienen objetivamente”.

Article de Fernando GAREA a El Periódico (12-07-21): El desastre del 4-M propició el giro de Sánchez  [5] El desencadenante del vuelco político está en la derrota socialista en Madrid: o se reaccionaba ahora o se mantenía la curva descendente del PSOE y se abría paso a un Gobierno del PP apoyado por la ultraderecha … “No debe ser casual que dos de los grandes triunfadores de la matanza (política) del 10 de julio hayan sido los redactores de los dos último estatutos orgánicos del PSOE. Algo significa que Félix Bolaños y Óscar López conozcan tanto el corazón del partido como que fueron ellos mismos quienes lo diseñaron en diferentes congresos federales. Durante los tres últimos años, Pedro Sánchez ha vivido en una especie de burbuja en la que creyó que sin partido es posible tener éxitos electorales, en una especie de coincidencia con la visión de Macron. Finalmente, igual que el líder francés, el presidente comprueba con resultados y expectativas electorales que sin partido no hay victoria, y por eso Sánchez ha dado un giro para cambiar esa situación. Sin PSOE no hay recuperación electoral y opciones de revalidar la Moncloa y eso le ha llevado a la conclusión de que no es posible mantener expectativas desde una burbuja de la Presidencia que le aleja de su base principal, la que le llevó a ganar dos primarias. Sánchez ha vivido en la cápsula de los grandes actos de luz y de color, de presidencialismo con un “primer ministro contratado o mercenario” (Iván Redondo) y alejado de la estructura del partido” … “¿Cuándo se cayó Sánchez del caballo? En Moncloa se cuenta que el hecho determinante ha sido la derrota electoral del 4 de mayo en Madrid, entendiendo por tal lo que va desde la desastrosa operación política de Murcia a las elecciones en la Comunidad de Madrid y la posterior oleada ascendente del PP en las encuestas. O reaccionaba ahora o se mantenía la curva descendente del PSOE y se abría paso a un Gobierno del PP apoyado por la ultraderecha. Por eso, días después de las elecciones de Madrid, destacados barones socialistas pidieron cambios profundos en el Gobierno y le han insistido en las últimas semanas. Las elecciones de Madrid fueron el ejemplo de la eliminación del partido, porque desde Moncloa se diseñaron los mensajes y las estrategias, orillando al PSOE. A Sánchez le decían que habría vuelco a favor de la izquierda hasta la misma tarde de las elecciones.  El análisis era tan erróneo como el que llevó a repetir las generales en 2019. Sumado a errores tan enormes como aquella foto de las banderas que convirtió a Isabel Díaz Ayuso casi en una jefa de Estado. Y el presidente del Gobierno que permitió todo eso ahora lo rectifica radicalmente” … “El riesgo asumido es que después de varios años de placidez política por un PSOE desactivado, ahora el partido empoderado pueda ser de nuevo un foco de contestación para Sánchez.  Es previsible que rectifique uno de los déficits: la falta de un portavoz permanente del PSOE, que complete la acción del Gobierno y movilice al partido en su apoyo. Redondo nunca quiso esta figura porque podía convertirse en incontrolable para él. El siguiente paso será el congreso federal de octubre, con dos personas claves a la espera: Santos Cerdán y Francisco Salazar. El primero quedó como “ama de llaves” de Ferraz y tiene en la cabeza cada sede del PSOE, hasta el punto de que clava días antes los resultados de todas las primarias y el segundo es mano derecha de Redondo y enlace teórico con el partido. En esa clave está también la visión territorial de los cambios en el Gobierno. Sánchez mira a comunidades fundamentales para el PSOE como alternativas a actuales barones (y varones) socialistas con nuevas ministras como Isabel Rodríguez y Pilar Alegría. Para ese Congreso se da por hecha la renovación casi total de una Ejecutiva que ya tenido un papel muy secundario …”

Article d’Enric JULIANA a La Vanguardia (11-07-21): Sánchez indulta al PSOE Las turbinas ya han engullido a Iglesias y Redondo, grandes urdidores de la coalición … “El acontecimiento murciano (10 de marzo) fue un auténtico festival de física cuántica. Sus partículas descontroladas han puesto fin a la carrera política de Pablo Iglesias , cortándole la coleta.  Han arruinado a Ciudadanos, impidiendo un balanceo centrista del PSOE. Han propulsado a Isabel Díaz Ayuso como líder indiscutible del proyecto reunificador de las tres derechas, segando visiblemente la hierba bajo los pies de Pablo Casado. También han acelerado los indultos a los políticos catalanes presos, demostrando que algunas partículas pueden estar en dos sitios a la vez: reunificando a la derecha y empujando a Esquerra Republicana al pactismo. Finalmente, el efecto Murcia dejó ayer fuera del Gobierno a Carmen Calvo , Iván Redondo y José Luis Ábalos , tres de los más abnegados colaboradores de Sánchez desde la moción de censura a Mariano Rajoy en mayo del 2018. Excepto Sánchez y los férreos dirigentes del Partido Nacionalista Vasco, los demás protagonistas de aquella moción de censura están hoy fuera de la política. También quedan fuera de combate los dos hombres (Redondo e Iglesias) que urdieron el gobierno de coalición PSOE-UP en noviembre del 2019, antes de que en Madrid se pusiesen en marcha intensas maniobras en sentido contrario” … “Forzando un poco el encuadre, podríamos decir que Sánchez indulta al PSOE. El secretario general ha puesto en marcha el ascensor. Rescata antiguos dirigentes alejados (reaparece Óscar López, antiguo secretario de organización del partido, como nuevo jefe de gabinete, en sustitución de Redondo en do menor) y se promocionan cuadros locales: la valenciana Diana Morant (Ciencia e Innovación), la catalana Raquel Sánchez (Transportes), la aragonesa Pilar Alegría (Educación) y la castellanomanchega Isabel Rodríguez, nueva portavoz y titular de Política Territorial. Félix Bolaño , nuevo ministro de la Presidencia, pasa a ser el hombre clave del gabinete. Nadia Calviño es ascendida a vicepresidenta primera para que nadie esté intranquilo en Bruselas. Se entrega la cabeza de la ministra de Asuntos Exteriores Arancha González Laya a Mohamed VI, para pacificar la relación con Marruecos. Quizá sea este el pasaje más crudo de la remodelación. La concentración de cuadros del PSC en el antiguo Ministerio de Fomento pasa a ser un dato muy relevante. Con su transferencia a Cultura, Miquel Iceta se aleja algunos metros más de la agenda catalana. Unidas Podemos mantiene sus cinco ministros, sin cambios, lo cual no es necesariamente un signo de fortaleza, aunque lo pueda parecer”.

Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (11-07-21): El porqué de la salida de Iván Redondo de Moncloa [6] … La remodelación del Ejecutivo tiene en la marcha de Redondo su eje y responde a un cambio de estrategia, también con fines electorales, del presidente del Gobierno … El final de Redondo como asesor de Sánchez ha llegado, y no podía haber otra conclusión, solo que antes de lo esperado … El poder que acumuló el jefe de Gabinete fue el que el presidente le concedió, ni más ni menos … “Redondo estaba en Moncloa para asentar el liderazgo indiscutido de Sánchez y para que tomase las decisiones sin estorbos internos … En el nuevo escenario, Redondo tenía mal encaje, porque aportaba estrategia y envoltura de mensaje, y todo ha girado hacia el poder de la estructura … Redondo estaba en Moncloa para asentar esa visión: liderazgo indiscutido de Sánchez, una estructura paralela de gente que servía mucho más al líder que al partido, y distancia para tomar las decisiones que el presidente entendiera oportunas sin estorbos internos. Sánchez sabía con detalle los líos que la aristocracia del partido podía generarle, de modo que esa clase de organización le resultaba muy conveniente. Otra forma de conservar el poder. La salida de Redondo, y la forma en que ha remodelado el Gobierno, implica el fin de esa aventura, pero solo para sustituirla por una nueva. No ha cambiado a su jefe de Gabinete por otro con perfil y atribuciones similares, sino por personas ligadas al partido, con una visión, por así decir, más administrativa, y con mayor experiencia de gestión. De modo que no habrá más tecnocracia paralela y sí un mayor apoyo en la organización. Como ese giro también resulta problemático, porque pueden regresar las tentaciones internas, Sánchez ha tomado una decisión lógica: ha elegido como ministros a perfiles con un peso relativo en el partido, que siempre serán más leales que quienes creen que tienen poder por sí mismos. Es otra forma de conservar todo el poder. Por supuesto, este cambio tiene que ver con los tiempos que llegan tras la pandemia. El PSOE tiene suficientes apoyos parlamentarios, haciendo equilibrios, para durar bastante tiempo, pero las encuestas no le ofrecen buenos resultados. Sánchez es consciente de que la manera en que se produzca la recuperación y su capacidad para impulsar la economía en tiempos difíciles son las bazas con las que cuenta, fondos mediante, para recuperar terreno y asentarse como el partido más votado. Es, por tanto, un momento más propicio para la gestión que para los golpes de efecto, en los que busca más tranquilidad y continuidad que sobresaltos. Con Iglesias y Redondo fuera, el paréntesis hasta las próximas elecciones aparece menos intenso. Pero, sobre todo, la remodelación del Gobierno está pensada en términos electorales. Los cambios realizados significan que Sánchez confía, de cara a las próximas convocatorias electorales (que se esperan para 2023, pero a saber), en una fórmula para ganarlas diferente de la utilizada hasta ahora: más trabajo de organización, más pico y pala y menos giros sorprendentes, más estructura y más movilización de sus electores desde ya. En ese escenario, Redondo tiene mal encaje, porque aporta estrategia, envoltura de mensaje, simbología, habilidad para la representación mediática, golpes de efecto, intuición y rapidez, y todo ha girado hacia lo concreto de la estructura, hacia una visión más ortodoxa acerca de cómo se conserva el poder. En poco tiempo, han salido del Gobierno Iglesias y Redondo, y Sánchez se ha vuelto decididamente hacia el partido. Si fuera una operación de acoso y derribo, podría decirse que está haciendo su efecto. O quizá sea un giro necesario para el presidente, porque los instrumentos que sirven en un momento no son igual de eficaces en otro. En todo caso, queda mucho partido”.

Article de Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN a El País (11-07-21): Nuevo tiempo, nuevo Gobierno Pedro Sánchez quiere una legislatura larga y ganar las próximas elecciones. No hay fidelidad que esté por encima de eso … “Que Sánchez decida prescindir de la triada que le hizo llegar a la cima se puede interpretar de muchas maneras. Podría decirse que no tiene miramientos ni fidelidades plenas, y también que posee un instinto de supervivencia y de poder implacables. Su olfato le conduce a articular el nuevo Gobierno bajo tres coordenadas: politización, territorialización y feminización. Optar por políticos frente a figuras con perfil más tecnócrata e independiente supone apostar por un Gabinete más político que encajaría mejor con el Coliseo en el que se ha convertido el Congreso: Ejecutivo de cantera en tiempos de política salvaje. Al mayor grado de politización suma tres ministras procedentes del mundo local, algo extraño en nuestra cultura política, no así en la europea, donde no suele despreciarse ese talento. Es significativo el cambio de Montero en la portavocía por la castellanomanchega Isabel Rodríguez, que podría leerse como una reorientación estratégica hacia una política que mire más a la España interior. Su nombramiento perjudica indirectamente a Iceta, pues dos ministros catalanes al frente de Administración Territorial y Fomento —ahora en manos de la alcaldesa de Gavà— no hubiera sido la mejor manera de mostrar sensibilidad hacia todos los territorios. Se desperdicia parte del talento de Iceta, que va a estar en un ministerio que, asombrosamente para un país europeo, no tiene para este Gobierno la importancia que merece. Veremos cómo aterriza en Cultura. Y esa sensación de no haber cumplido con una etapa se repite también con Arancha González Laya, una ministra con una brillante carrera internacional que ha llevado aire fresco a nuestra conservadora diplomacia. ¡Lástima que la feminización en ese terreno aún tenga que esperar!”.

Article de Cristina MONGE a El País (11-07-21): Sánchez vuelve al PSOE La remodelación del Ejecutivo, la más rotunda en términos cuantitativos de esta etapa democrática, deja muchos mensajes de interés … “En primer lugar, la constatación de que el Gobierno de coalición sigue siendo un acuerdo de dos, donde todavía no se ha entendido que la clave es que el total sea más que la suma de las partes. Remodelar el Gobierno para afrontar mejor la nueva etapa de recuperación sería igual de válido para los ministros socialistas que para los de Unidas Podemos. Sin embargo, los morados no han movido ninguna ficha, pese a la valoración negativa de muchos de ellos. Hay quien piensa que no tienen banquillo, y quien aduce que la fragilidad de los equilibrios dentro de Unidas Podemos es tal que conviene no tocar ninguna pieza. Sea como fuere, su inmovilismo no les refuerza” … “A tres meses del 40º Congreso Federal del PSOE, Sánchez ha optado por volver al PSOE. Falta por ver si esto es suficiente para recuperar impulso desde el Gobierno. Al menos, en su parte de Gobierno”.

Article de José Antonio ZARZALEJOS a El Confidencial (13-07-21): ‘Vae victis!’, Félix Bolaños y la purga en el PSOE Sánchez ha dejado claro en el BOE que su hombre fuerte es el ministro de la Presidencia. Ahora queda por ver quién lo será en el PSOE … ‘Vae victis!’, dos palabras que describen la indefensión y la impotencia de los que han sido vencedores y, de pronto, pasan a perdedores … “Pedro Sánchez quiere las cosas claras y el chocolate espeso. Las vicepresidencias tienen más de honorífico que de jerárquico, más de representativo que de competencial, y es ya meridiano que el índice del orden del día del Consejo de Ministros —en el que los asuntos se marcan por colores: rojo, los temas más delicados y que requieren deliberación especial en el Consejo; verde, cuestiones informadas favorablemente por la comisión y de menor envergadura— lo van a determinar, mano a mano, Sánchez y Bolaños. Ahora habrá que ver si Óscar López, como Iván Redondo antes, estará presente en esa comisión general, lo que es probabilísimo, porque su rango será de secretario de Estado, y si seguirá sentado en las sillas que ocupaba el donostiarra, entre ellas, el Consejo de Seguridad Nacional o los múltiples organismos que se crearon en los servicios de presidencia en la Moncloa. Y así, Félix Bolaños, técnico, socialista y burócrata, con habilidades personales para actuar discretamente, se perfila sin lugar a dudas como el jefe de filas del entorno inmediato del presidente del Gobierno” … “Queda por ver si Óscar López, hombre experimentado y con credenciales, hace un buen tándem con Félix Bolaños, porque sobre ambos van a recaer funciones de coordinación e interlocución decisivas. Los dos van a trabajar físicamente en Moncloa, en donde no habitará ninguna de las tres vicepresidentas. El complejo presidencial, seguramente (a la espera de la estructura orgánica que encabece López), se queda más que antes como un bastión de Sánchez, a modo de castillo inexpugnable en el que el presidente del Gobierno urde ya el segundo asalto: la ejecutiva del PSOE. Sería poco prometedor que fueran Adriana Lastra y Santos Cerdán los que se asentasen ahora como los puntales de Ferraz, porque entonces la operación de aproximación al socialismo multifamiliar habría sido malinterpretada. Lastra es tan divisiva como otros que han hecho mutis por el foro. El “ahora nos toca a nosotros” de la asturiana, frase lapidaria pronunciada en noviembre del pasado año en contestación a declaraciones críticas de socialistas disidentes de la política de pactos del Gobierno —concretamente con Bildu, que ella firmó en mayo de 2020 sobre la “derogación completa” de la reforma laboral—, no parece compatible con restablecer lazos con ámbitos de la organización muy distanciados, cuando no hostiles, del denominado sanchismo. Ayer, la nueva ministra portavoz, Isabel Rodríguez, invocó el nombre de Alfredo Pérez Rubalcaba, lo que tiene necesariamente que expresar un tiempo distinto en el partido. En ese nuevo tiempo, ¿cómo encajan Lastra y Cerdán? De ahí se deduce una lógica casi irremediable: que la remodelación del Gobierno debería corresponderse con otra en el PSOE, porque los hasta ahora colaboradores de Ábalos en la organización son la viva representación de lo que con esta crisis neroniana Sánchez ha querido dejar atrás. Es muy posible que ambos salgan de Ferraz en octubre tras el 40º Congreso Federal del PSOE para sustituirlos por perfiles creíbles en la operación de reencuentro de las distintas sensibilidades socialistas. Y probable, por eso, que la crisis gubernamental tenga una réplica de envergadura en el gran cónclave del PSOE. En esta razia que Sánchez comenzó a ejecutar el 10-J, habrá más vencidos”.

Comentari de Luis BARBERO a El País (12-07-21): Un presidente sin cortafuegos Por primera vez en mucho tiempo no hay una vicepresidencia política, cargo clave para la coordinación interna del Gobierno y parapeto para los presidentes … “Sin excesiva perspicacia, es fácil llegar a la conclusión de que si cambia al equipo de confianza más cercano que le ha acompañado estos años es porque este no funciona y es imprescindible modificar el rumbo actual, marcado demasiado a menudo por la improvisación, las tensiones internas y una osadía que, por momentos, se asoma al precipicio de la temeridad. La gigantesca crisis de Gobierno habría sido seguramente mayor si Sánchez hubiera tenido margen para destituir a algunos de los ministros propuestos por Podemos, que, a excepción de Yolanda Díaz, ejercen su poder sobre parcelas muy limitadas y, en algún caso, con una gestión ignota, más allá de alguna polémica puntual. El vuelco en el Gobierno y el que ya se intuye en el PSOE es una demostración de poder de Sánchez, que, en la actualidad, carece de contrapesos internos de entidad. La recuperación de Óscar López para la primera fila política como jefe de gabinete y la promoción como ministros de dirigentes que en el pasado estuvieron en bandos diferentes evidencian que el líder socialista no atisba ningún brote de disidencia tras desactivar las últimas voces críticas” … “Más llamativo resulta que por primera vez en mucho tiempo no haya una vicepresidencia política, un cargo clave para la coordinación interna del Gobierno y parapeto de los diferentes presidentes. Esta ausencia no es menor porque en los últimos meses Sánchez ha perdido como vicepresidentes a Pablo Iglesias y Carmen Calvo, que han sido dos cortafuegos que han amortiguado innumerables golpes de la oposición, una labor en la que es difícil imaginarse a Calviño. Y es doblemente llamativo porque a la vuelta del verano aguarda la mayúscula tarea de pilotar la mesa de diálogo con Cataluña. Es decir, política”.

Comentari de Lluís AMIGUET a La Vanguardia (14-07-21): Iván, a casa a releer encuestas … “Seminario demoscópico en Madrid con el nuevo pero no novato equipo de Elemental Research. Tomo nota: 1) España pide alternancia de gobierno, pero aún no encuentra alternativa. Ya se atisba una nueva mayoría en los sondeos, pero aún no encuentra un liderazgo transversal en la derecha para consolidarla. Ese liderazgo sí lo logra Pedro Sánchez en la izquierda al puntuar alto entre los votantes de Podemos y Errejón; pero a Casado aún se le resisten los de Vox (y parte de los del PP). 2) Ir contra las encuestas es irse a casa. Las encuestas anticipaban que la Comunidad de Madrid seguiría gobernada por el PP tras 30 años de mayorías absolutas, porque ha logrado imponer su nacionalismo fiscal madrileño, aderezado con tipismo liberal; pese a sus cinco presidentes imputados por corrupción. Parece que si el escaqueo fiscal de unos pocos se legaliza y se hace extensivo e inclusivo para todos, el elector disculpa el ajeno. Pese a esa evidencia demoscópica, alguien quería ofrecer la piel del oso a la Moncloa, empezando por Murcia; y, cuando el PP reaccionó convocando a los madrileños, siguieron vendiendo a Sánchez que era posible sumar y ganar, incluso con voto robado a Ciudadanos, que empezó a cortejar Gabilondo. En campaña, todo candidato que se sabe perdido jura que va a arrasar, pero es que esta vez se lo creían. En la Moncloa no se esperaban quedar terceros; Ábalos y Redondo lo han pagado. Y Sánchez vuelve hoy a apostar por el partido para las municipales y autonómicas del 2023, que es donde se anticipan las generales. 3) Podemos, por el camino de Cs. La falta de implantación territorial obliga a los dos jóvenes partidos a funcionar con una estructura muy vertical, que solo es eficiente con un liderazgo claro. El novio de Malú, como anticipó Ferrándiz, ya no puede ofrecerlo y hoy nadie sabe quién manda en Podemos. 4) Los indultos, menos caros de lo previsto. El estadista toma decisiones por principios y no por encuestas. La de los indultos se temía más costosa en intención de voto de lo que ha sido, incluso entre la derecha. De ahí que Casado al fin no quisiera otra foto de Colón ni mesas “contra Catalunya”. Las generales no se decidirán en Madrid, sino en Catalunya”.

REMODELACIÓ DEL GOVERN: UNA AGENDA QUE PRIORITZA LA RECUPERACIÓ ECONÒMICA …

Crònica de Claudi PÉREZ a El País (12-07-21): La economía que espera al nuevo Gobierno: la reactivación coge vuelo pero con riesgos en el horizonte Una docena de indicadores apuntan con claridad hacia un acelerón del PIB, pese a las incertidumbres relacionadas con las nuevas variantes del coronavirus … “La economía española ha aprendido a convivir con las dudas y ha ganado vuelo en las últimas semanas. Los riesgos no se han materializado, o al menos no del todo. Y el rebote aún no se puede llamar recuperación —los niveles de PIB precrisis están lejos—, pero España aprieta los dientes camino de una reactivación vigorosa, con tasas de crecimiento en el entorno del 6% tanto este año como en 2022, cifras de posguerra tras el castañazo del 11% en 2020. Ese es, grosso modo, el escenario económico al que se enfrenta el Gobierno recién remodelado por Pedro Sánchez, con Nadia Calviño reforzada como vicepresidenta primera con un triple objetivo: tratar de sacar partido político de la mejoría económica en esta segunda mitad de la legislatura, cuidar la relación con Bruselas sobre los multimillonarios fondos europeos y las difíciles reformas asociadas, y preparar la presidencia española de la UE, prevista para 2023 —año presuntamente electoral— y negociaciones cruciales para España como la relativa a la reforma de la política fiscal del euro. Goldman Sachs apunta en un análisis reciente que las cosas pintan bien, pero añade que el principal riesgo es la “inestabilidad política”, ese estado de crispación permanente que se asocia a la política española en los últimos tiempos. Las incertidumbres coronavíricas también siguen ahí, de cara a un verano fundamental para reforzar el perfil ascendente del PIB. Si nada se tuerce, la economía va camino de alcanzar una velocidad de crucero notable: crecerá por encima del citado 6% este año, aunque la recuperación sea aún asimétrica e incompleta, como en todas partes; y, de la mano de la vacunación, se asentará definitivamente en 2022, con pronósticos que rondan también el 6%, según los números del Gobierno, la Comisión Europea, el FMI y el Banco de España” … “Para que el rebote termine de asentarse hay que poner la lupa en cinco factores, según fuentes del Banco de España. Uno: la efectividad de las vacunas frente a nuevas variantes. Dos: las implicaciones de la situación sanitaria para el turismo (el banco central pronostica que el gasto turístico alcanzará este año el 50% del nivel precrisis, el 80% en 2022 y el 100% en 2023). Tres: la evolución del consumo, con la posibilidad de que el rebote se vaya aún más arriba si el ahorro embalsado (en torno al 15% de la renta disponible, una cifra estratosférica) se filtra a la economía, algo que ya empieza a suceder. Cuatro: la llegada de los 140.000 millones de fondos europeos, que pueden aportar casi dos puntos de PIB al año hasta 2023. Y cinco: habrá que ver cuál es el deterioro del tejido productivo cuando el Estado retire las ayudas y se vea quién estaba nadando desnudo. “Es muy fácil: no hay que retirar las muletas bajo ningún concepto hasta que la economía pueda correr sin ellas. Los ERTE son la mejor noticia de esta crisis: junto con las líneas de liquidez han permitido suavizar el impacto. Pero las ayudas directas a empresas no han llegado aún y otras medidas se han aplicado tarde y mal. El Ministerio de Economía ha sido excesivamente timorato”, critica Juan Moscoso, de Deusto. “Uno de los Gobiernos más a la izquierda de Europa ha aplicado la que quizá sea una de las políticas económicas más ortodoxas”, reprocha” …

Article de Carlos SÁNCHEZ a El Confidencial (11-07-21): Gana Calviño y en Unidas Podemos corren como pollos sin cabeza Existen muchas lecturas de la crisis de Gobierno. La más obvia es que Calviño sale reforzada, pero lo que esconde, también, es una pérdida de influencia de Unidas Podemos … Calviño ya ha ganado algunas batallas, como la del SMI o la ley de los ‘riders’, y ahora, con su nuevo cargo, tendrá más razones para imponerse … Díaz no tiene atributos para hablar de tú a tú a Sánchez más allá de amenazar con retirar su apoyo. Pero no pulsará el botón nuclear … Los indultos o las negociaciones con el Govern son el pasado. Ahora se trata de desinflamar no solo el volcán catalán, sino la política … “Toca, pues, aguantar a Unidas Podemos el tiempo que sea necesario hasta el fin del partido, y eso es, realmente, lo que pretende Sánchez, estrechar el campo de juego de la parte más izquierdista de la coalición para afrontar un nuevo tiempo político en el que hay que virar hacia el centro. Léase, hacia la moderación en el lenguaje con caras nuevas impolutas a las que difícilmente se las va a cuestionar por ser, precisamente, políticos completamente desconocidos, incluso para los medios de comunicación y la opinión publicada. Esto ya se consiguió con la salida de Iglesias ante los mejores modales políticos de Yolanda Díaz, pero ahora con más fuerza, ya que la parte socialista del Gobierno nace virgen de problemas. Sin cadáveres en el armario. Los indultos o la mesa de negociación con el Govern son ya, incluso, el pasado. Ahora se trata de desinflamar no solo el volcán catalán, sino también la política española sacando del consejo de ministros, por distintos motivos, a Ábalos y Calvo. El primero metiendo caña desde Ferraz y con asuntos feos como el Delcygate o el rescate de Plus Ultra, y la segunda con asuntos como la memoria histórica, que polariza a la opinión pública, además de su incapacidad para pactar nada. Hasta las leyes feministas, una vez aprobadas, tenderán a dormirse en el trámite parlamentario. Ahora se trata de hablar de fondos europeos, de recuperación económica y de gestión del día a día con políticos de bajo perfil. Sin duda, el peor de los escenarios para Unidas Podemos, con quien el PSOE compite en el espacio electoral de la izquierda, y que necesita tensar la política para tener mayor visibilidad. Igual que hace Vox en el campo de la derecha. Tenía razón Yolanda Díaz cuando dijo hace un par de meses que la legislatura había comenzado. Lo que no sabía era que ahora Unidas Podemos lo tendrá más difícil”.

Article de Mariano GUINDAL a La Vanguardia (11-07-21): Yolanda Díaz, Nadia Calviño y las grietas en el Gobierno La recuperación agudiza las discrepancias económicas entre los ministros socialistas y de Podemos y en particular entre las ministras … “Son dos concepciones totalmente diferentes. Mientras Calviño da prioridad a la creación de empleo, como le ha pedido la OCDE, por entender que “debe ser el centro de la recuperación para evitar las secuelas de la pandemia”, para Díaz lo importante es mejorar la vida de los que ya tienen trabajo y que son los que están sindicalizados” … “La estrategia de la nueva lideresa de Podemos es negociar con voz meliflua los planteamientos más duros. Esta táctica le ha ido bien a los sindicatos, que han logrado engañar al ministro Escrivá y a la Unión Europea eliminando el coeficiente de sostenibilidad de las pensiones, argumentando que la segunda parte, la de los recortes, se hará más adelante. De entrada, los podemitas se han salido con la suya, se ha frenado la pérdida de poder de compra para los pensionistas, lo que supondrá un coste entre 30.000 y 50.000 millones. Las medidas de sostenibilidad ya llegarán… en el 2027. Y ahora llega lo más gordo. Sánchez tendrá que negociar con sus socios de gobierno los presupuestos del 2022 y la reforma fiscal. En la medida en que la recuperación avanza, cada vez salen más grietas en el tejado de la Moncloa. Para Díaz ha llegado el momento de comenzar a repartir. Esto supone un aumento del salario de los funcionarios al menos de dos puntos, que sirva de referencia para el sector privado. Para Calviño la prioridad es reducir el paro, especialmente juvenil, como le exige Bruselas …”

… I INTENTA REFREDAR LA CARPETA CATALANA … PERÒ L’ARITMÈTICA PARLAMENTÀRIA CONDICIONA AQUEST PROPÒSIT

Comentari de Francesc-Marc ÁLVARO a La Vanguardia (12-07-21): Posar-hi un català Madrid haurà de passar de les bones paraules a les concrecions … “El PSC compta ara amb dos ministres a l’Executiu de Sánchez. A més d’Iceta –que agafa les regnes de Cultura i Esports–, hi haurà Raquel Sánchez, que deixa l’alcaldia de Gavà per fer-se càrrec del ministeri de Transport, Mobilitat i Agenda Urbana. Aniran tots dos a la taula de diàleg? Cal suposar que, al marge de les figures que integrin la representació del Gabinet espanyol a la taula, Iceta serà escoltat a la Moncloa quan es tracti aquest assumpte, tenint en compte que els matisos compten molt en aquest viatge i això ho sap bé l’home que va parlar dels indults abans que ningú (i va rebre de valent per haver-ho fet). La setmana passada corria un rumor que, com tants rumors que van i venen, finalment no va quedar en res. Pel que sembla, alguns especulaven que Iceta pogués convertir-se en un dels nous vicepresidents de Sánchez, la qual cosa em va fer pensar en els temps en què Iceta va ser director del gabinet d’anàlisi a la Moncloa, amb despatx a l’àrea de Semillas, quan Narcís Serra era vicepresident de Felipe González. Hauria tingut sentit per donar a l’agenda catalana la importància que mereix, sobretot després de l’actuació emfàtica de Sánchez al Gran Teatre del Liceu. No ens enganyem: passat l’estiu l’elefant català continuarà en el centre de l’escena, encara que ara sembli menys elefant perquè ERC assumeix una estratègia possibilista. Tan cert és que la via unilateral és avui impossible com que Madrid haurà de passar aviat de les bones paraules a les concrecions. No n’hi haurà prou amb miralls i collarets. Caldrà parlar del “huevo” –fons europeus– i del “fuero”, per dir-ho a la manera clàssica. El subtext de la fugaç (i, per breu, decebedora) experiència d’Iceta com a ministre de Política Territorial ens mena a una pregunta que ja es feien alguns fa més de cent anys: Per a què serveix un ministre català? És una qüestió que remet a un món que ha desaparegut, encara que alguns no se’n volen assabentar”.

Article de Joaquim COLL a Crónica Global (14-07-21): Descatalanizar la política española … “Sánchez pues ha decidido descatalanizar la política española, lo cual no es incompatible con que unos de los ministerios con más capacidad de gasto, el de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, lo encabece Raquel Sánchez, hasta ahora alcaldesa de Gavà. Al PSC de Salvador Illa le va ir muy bien para su propia agenda, con temas como la ampliación de El Prat, el impulso que se reclama siempre a Cercanías o la urgencia de cerrar un acuerdo para la nueva ley estatal de vivienda, teniendo en cuenta que la normativa catalana ha sido recurrida por el Gobierno al Constitucional. Y también es importante que Iceta esté al frente del ministerio de Cultura y Deportes. Refuerza lo simbólico, porque el último catalán que ocupó esta cartera fue Jordi Solé Tura hace ya 20 años. El primer secretario del PSC es una persona apreciada dentro del ecosistema cultural catalán, frente a una desconocida Natàlia Garriga (confieso que he tenido que buscar su nombre) como consejera de Cultura del Govern de Pere Aragonès. La humillación inicial se convierte así en un favor para destacar en un ámbito que con pocos recursos se pueden hacer muchas cosas. Descatalanizar no significa que no vaya a ver mesa de diálogo, que se reunirá en septiembre para volverse a convocar meses tarde para seguir hablando del sexo de los ángeles durante dos años. Porque todo el mundo sabe que el diálogo no va a ninguna parte mientras los independentistas exijan la amnistía y la autodeterminación. Descatalanizar significa que la reforma de la sedición quedará orillada porque el Gobierno ya ha quedado escarmentado con los indultos. Descatalanizar no implica que ERC no vaya a apoyar los Presupuestos de Sánchez para 2022. Eso ya lo pactó con Pere Aragonès en la Moncloa hace 15 días. ¿A cambio de qué? Pues, por ejemplo, el Gobierno no interpondrá recurso al Constitucional sobre el mecanismo que el consejero de Economía Jaume Giró ha diseñado para hacer frente a los embargos del Tribunal de Cuentas sobre el patrimonio de los 34 ex altos cargos de la Generalitat. A muchos nos huele a fraude de ley, a otro peligroso boquete en el Estado de derecho, pero para Sánchez “solo son negocios”.

Article d’Astrid BARRIO a El Periódico (12-07-21): Nuevas prioridades, adiós Catalunya, adiós PSC En términos políticos los socialistas catalanes, a quienes tanto debe Sánchez en su ascenso, han sido sacrificados  ya por dos veces: primero lo fue Illa y ahora lo ha sido Iceta … Las prioridades de Sánchez son garantizar el éxito de la recuperación económica, a través de los fondos Next Generation y de las reformas estructurales y recoser el PSOE, tras la fratricida lucha de los últimos años y rehacerlo a su imagen y semejanza … “Tras la concesión de los indultos que precedió a la reunión de presidentes y con la perspectiva de la reanudación de la mesa de diálogo entre gobiernos a partir de septiembre, la cuestión catalana parece encarrilada, al menos desde el punto de vista político, aunque quizás no tanto como se cree Sánchez. Porque a los inevitables escollos en el ámbito jurídico e internacional que habrá que afrontar hay que añadir ahora el preocupante mensaje que se traslada, después de haber optado por el desplazamiento de Iceta de un ministerio que debía tener un papel protagonista en la negociación política. Se dice que en compensación el PSC ha ganado cuota de poder, entendiéndose por poder el manejo de presupuesto. Pero lo cierto es que en términos políticos los socialistas catalanes, a quienes tanto debe Sánchez en su ascenso, han sido sacrificados y ya por dos veces: primero lo fue Illa y ahora lo ha sido Iceta. El problema mayor, sin embargo, no es la cuestión de los nombres sino del proyecto, algo sobre lo que el PSC deberá reflexionar y decidir si sigue subordinado a quien le ningunea o si quiere ser un proyecto autónomo …”

Article de Josep MARTÍ BLANCH a El Confidencial (13-07-21): La aritmética parlamentaria es inmune a la crisis de Gobierno  [7] Sánchez no quiere a los independentistas como cabeza de cartel del festival de la próxima temporada. Pero sacarlos de la pista no es fácil … “El PSC vende los resultados de la crisis de Gobierno en clave de oportunidad para seguir abriendo vías de agua en el independentismo desde el pragmatismo de las cosas del comer. Si la agenda de los próximos tiempos ha de ser la de la recuperación económica, confrontemos a los independentistas con la realidad de un Gobierno de España dispuesto a protagonizar avances en cuestiones sustanciales en este terreno. En el mundo de la teoría, donde todo acostumbra a guardar una gran coherencia, tiene sentido la explicación. Menos ruido alrededor de la estelada y más enfoque en las políticas sectoriales. Sordina al independentismo, en definitiva” … “Los republicanos, que son los que realmente están implicados en la negociación con el Gobierno español, tienen claro que en la crisis de Gobierno hay un intento claro de alterar la jerarquía de la agenda política española para que sea la recuperación económica y no el conflicto catalán quien gane protagonismo en el segundo tramo de legislatura. Echarlos de la pista, o al menos que su número ya no sea uno de los más destacados de la función. Y aunque los de Oriol Junqueras no tengan interés ni intención de hacer embarrancar a los socialistas, y tengan también el máximo interés en conseguir logros sectoriales ajenos a la carpeta independentista, saben que no pueden permitirse que se agüe en demasía el vino de la reivindicación soberanista. Así que su trabajo es neutralizar el efecto de su disolución que pretende, entre otros objetivos, la crisis de Gobierno para poder mantenerse como cabeza de cartel del festival de la política española de la próxima temporada. De ahí que en ERC se aferren a lo que consideran sustancial para sus intereses y que no cambia, por muchos ceses y nombramientos de ministros que se anuncien desde la Moncloa. Y lo sustancial son los 13 diputados republicanos en el Congreso, imprescindibles en la coyuntura política actual para asegurar a Pedro Sánchez unos nuevos Presupuestos y un final sin sobresaltos de la legislatura. El independentismo es consciente, como lo es España entera, de que Pedro Sánchez no se casa con nadie más que con él mismo. De las pesadillas de gobernar con Podemos al abrazo con Pablo Iglesias, de que no habría indultos de ninguna manera a tener a los líderes independentistas condenados por el Tribunal Supremo en la calle. Todo se mide con el presidente español por el valor de uso que las cosas tienen en un momento dado para seguir asegurando resultados a su particular ‘manual de resistencia’. Y el valor de uso del independentismo sigue siendo, al menos de momento, alto. Y eso no lo cambia una crisis de Gobierno. Otra cosa es por cuánto tiempo será así”.

Article de Mariano GUINDAL a  La Vanguardia (15-07-21): Majestic 2.0 Los socialistas catalanes han perdido poder político … “De alguna manera, 25 años después la historia parece repetirse. Pedro Sánchez se enfrenta a una oportunidad histórica, aprovechar los fondos europeos para reconstruir el país y entrar de lleno en el siglo XXI. Si aquello fue el pacto de la burguesía central y periférica para cerrar el paso a la izquierda, este sería el pacto entre las izquierdas española y catalana para cortar el paso a la derecha. De esta manera Sánchez ha apartado a Iceta, en contra de la opinión de éste, de la mesa de negociación entre la Generalitat y el Gobierno de Madrid. A cambio a los socialistas les han dado mayor influencia en el ámbito económico de la que ya tienen, que ya es mucha. La alcaldesa de Gavà, Raquel Sánchez, es ministra de Transportes, con fuerte peso en el reparto de inversiones en infraestructuras y transportes. De esta manera los socialistas catalanes han perdido poder político, por exigencia de ERC, a cambio de ganar poder económico. Iceta seguirá teniendo influencia entre bambalinas, de la misma manera que Oriol Junqueras. Como en una partida de ajedrez, uno por otro. En cualquier caso, Iceta no podía seguir siendo el ministro de Política Territorial, mientras fuera el primer secretario del PSC. Quedó claro en el 2019 cuando ERC le vetó como presidente del Senado evitando que esta institución fuera una cámara territorial. Además, políticamente resultaba inviable, dado que en cualquier negativa a las peticiones económicas de la Generalitat, él tendría la culpa. Una situación similar se produjo en el gobierno de Felipe González cuando Luis Martínez Noval compatibilizó la cartera de Trabajo con la secretaría del PSOE asturiano. Cada vez que el sindicato minero Soma-UGT convocaba una huelga el PSA la apoyaba y se creaba un conflicto de interés. Anta tal esquizofrenia al ministro no le quedó más remedio que dimitir. No podía soplar y absorber al mismo tiempo. A Sánchez no le ha quedado más remedio que orillar a Iceta en Cultura. La economía se antepone a los intereses personales y de partido. Un tira y afloja que va a continuar hasta octubre cuando se aprueban los presupuestos para el 2022”.

Article de Jordi MERCADER a Crónica Global (15-07-21): Sánchez diseña su arcadia política … “En todo este movimiento perfectamente explicable, parecería chirriar el cambio de ministerio de Miquel Iceta. Iceta será un buen ministro de Cultura y podría haber sido un buen ministro de Política Territorial y portavoz del gobierno. Sánchez ha despejado cualquier duda sobre el peso del PSC al concederle un nuevo ministerio, nada menos que el de las infraestructuras; por ahí, pues, no hay mayor historia. Todo hace pensar que el cambio de Iceta se debe al inevitable equilibrio político-territorial del propio gobierno. Y con Cataluña en el horizonte. El presidente Sánchez no tiene ninguna varita mágica para ofrecer a la Generalitat ninguna propuesta que vaya al fondo del problema crónico del encaje de Cataluña en España. La que podría tener (la reforma federal) es imposible ni tan solo de verbalizar en estos tiempos de un PP montaraz y con expectativas de victoria electoral. Mal que pese reconocerlo, a corto plazo no hay vía política, a pesar de ser proclamada como vía predilecta a diario; lo que existe es una senda económica, inversora, financiera, incluso competencial, que recorrer. Las tesis serán las del PSC pero el protagonismo le corresponderá al PSOE, porque parece apropiado frente a la opinión pública española y porque así lo prefieren los independentistas. A Iceta y a Salvador Illa no les puede sorprender”.

DECISIÓ POLÈMICA DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL SOBRE L’ESTAT D’ALARMA

Crònica de José María BRUNET a El País (14-07-21): Debate crucial en el Constitucional sobre libertades frente a la pandemia La deliberación mantiene el empate entre partidarios del estado de alarma y el de excepción … “Cinco magistrados (tres progresistas y dos conservadores) siguen creyendo que ante una pandemia de este tipo basta con decretar el estado de alarma, mientras otros cinco (todos ellos conservadores) estiman imprescindible la declaración del estado de excepción. El sentido del undécimo voto, que corresponde a la vicepresidenta del tribunal, Encarnación Roca (elegida en su día a propuesta del PSOE), sigue rodeado de incertidumbre” … “Conde-Pumpido, que fue ocho años fiscal general del Estado, argumentó que hay un error de base en reclamar el estado de excepción para hacer frente a una pandemia, sobre todo si el argumento es que el estado de alarma decretado el año pasado suspende derechos fundamentales. Según él, el instrumento que realmente relega y pulveriza derechos fundamentales es el estado de excepción, que deja en manos del Ejecutivo un poder omnímodo, tanto para prolongar los períodos de detención de tres a 10 días sin intervención judicial como para cerrar medios de comunicación o para realizar registros en domicilios o establecimientos. A juicio de Conde-Pumpido, en suma, anular ahora el decreto sobre el estado de alarma roza el despropósito y traicionaría la voluntad del legislador constituyente y del que luego desarrolló los mandatos constitucionales. Conde-Pumpido recordó que el Parlamento vinculó el estado de excepción a supuestos de grave alteración del orden público, mientras mencionó las emergencias sanitarias entre los casos previstos para acordar el estado de alarma. El magistrado González Trevijano puso pie en pared ante estos argumentos. Para Trevijano, la Constitución no permite interpretaciones laxas, y a la suspensión de un derecho no se le puede llamar limitación. A su juicio, el hecho es que entre marzo y junio del año pasado los españoles no pudieron salir de su domicilio ―salvo para tareas o funciones imprescindibles o muy necesarias para sí o para la comunidad—, no pudieron fijar su lugar de residencia libremente, ni pudieron reunirse con familiares y allegados. Tales derechos fundamentales, por tanto, permanecieron en la práctica suprimidos. Eso solo puede hacerse previa declaración del estado de excepción, que implica la autorización previa del Parlamento, añadió Trevijano. Conde-Pumpido, por su parte, defendió el equilibrio que el estado de alarma supone para las relaciones entre Gobierno y Parlamento. El Ejecutivo acuerda la medida, pero la refrenda el Parlamento. Y en el caso del decretado el año pasado, el apoyo parlamentario superó el 90%. Pumpido recordó que se criticó al Ejecutivo por haber actuado tarde, y subrayó que declarar el estado de excepción habría maniatado al Gobierno a la espera del debate en las Cortes, que en ese supuesto son las encargadas de aprobar dicha medida. Conde-Pumpido se preguntó así si el Constitucional quiere ser responsable de que se afronte con previsible retraso —no por falta de información fiable, como el año pasado— el estallido de una pandemia. González Trevijano replicó entonces que la democracia exige el máximo respeto al reparto de funciones. Por tanto, si la situación es de excepción —por razones de orden público o por otras—, le corresponde valorarlo al Parlamento, y suyo es el deber de actuar con agilidad.

Crònica de José María BRUNET a El País (15-07-21): El tribunal más dividido declara inconstitucional el confinamiento Seis magistrados frente a cinco anulan un artículo del decreto vigente en 2020. La sentencia avala las medidas pero sólo bajo un estado de excepción y no de alarma … “El Tribunal Constitucional anuló este miércoles por seis votos a cinco —falta un magistrado que dimitió hace nueve meses y aún no ha sido sustituido— las medidas más duras del decreto sobre el estado de alarma aprobado por el Gobierno al inicio de la emergencia sanitaria, en marzo del año pasado y que no están vigentes. El Tribunal, que resolvía un recurso de Vox, ha entendido que para acordar el confinamiento de toda la población es necesario declarar el Estado de excepción, cosa que solo puede hacer el Parlamento, a propuesta del Ejecutivo. La declaración de inconstitucionalidad del decreto no generará responsabilidad patrimonial del Estado por la actividad de empresas y comercios que tuvo que detenerse —estos artículos, también recurridos por Vox, han sido avalados en la sentencia—. Sin embargo, podrá reclamarse la devolución del importe de las sanciones impuestas a particulares que hubieran roto el confinamiento. El tribunal ha necesitado dos plenos consecutivos, y alrededor de quince horas de debate para llegar a la resolución del recurso de Vox, pero no ha sido capaz de hallar una fórmula de consenso. El fallo acordado por un solo voto declara parcialmente inconstitucional el decreto del estado de alarma y, por tanto, marca una línea de actuación para el futuro, ya que si hiciera falta acordar en algún momento el confinamiento general de la población, el Gobierno tendría que acudir al Congreso para pedir que declarase el estado de excepción. El voto que decantó el resultado de las deliberaciones fue el de la vicepresidenta del tribunal, Encarnación Roca, quien en el pleno anterior no se expresó con carácter definitivo, a la espera de que se aclararan algunos puntos del borrador de sentencia. El texto de la sentencia –que supone la aprobación de la ponencia elaborada por el magistrado conservador Pedro González Trevijano— se dará a conocer en los próximos días, pero el propio tribunal anunció este miércoles que anula los apartados 1, 3 y 5 del artículo 7 del decreto acordado por el Gobierno el 14 de marzo del año pasado. El primero de estos puntos es el que regulaba el confinamiento, y por tanto restringía la capacidad de movimiento de los ciudadanos en términos que el Constitucional ha considerado contrarios a la propia Carta Magna. Se disponía en ese apartado que solo se podría circular “por las vías o espacios de uso público” para actividades esenciales, como la adquisición de alimentos y de primera necesidad, desplazamientos a centros sanitarios o al lugar de trabajo que siguiera operativo por su naturaleza e importancia. El punto 3 prohibía la circulación de vehículos, salvo para los casos necesarios descritos. Y el punto 5 facultaba al Ministerio del Interior para el corte de carreteras “por razones de salud pública”, entre otras. La sentencia no cuestiona que se adoptaran estas medidas, sino que considera que fueron proporcionadas al riesgo sanitario existente y que fueron similares a las que se acordaron con carácter general en todos los países afectados por la pandemia. Lo que objeta –y de ahí la declaración de inconstitucionalidad- es que el Gobierno recurriese a la vía del decreto sobre el estado de alarma para dictar unas disposiciones que, de hecho, suspendían tres derechos fundamentales, el de libre circulación por el territorio, el de fijación del domicilio —al impedir los desplazamientos— y el de reunión entre particulares, al prohibir todo encuentro social, incluso con familiares o allegados. El tribunal ha considerado que para todo ello era preciso actuar previa aprobación en el Parlamento de la declaración del estado de excepción, porque a los ciudadanos se les iba a privar de ejercer tales derechos, que se hallan entre los considerados fundamentales en el propio texto constitucional …”

Article de Xavier ARBÓS a El Periódico (15-07-21): El Tribunal Constitucional y el estado de alarma  [8] … Es esencial saber si el fallo responde a la consideración de que el estado de alarma produjo la suspensión de la libertad de circulación que recoge la Constitución en su artículo 19 … “El Tribunal Constitucional determina que son inconstitucionales las disposiciones que impusieron el confinamiento domiciliario y las severas restricciones a la libertad de circulación por las vías públicas. Igualmente, establece que son inconstitucionales las facultades otorgadas al ministro de Sanidad “para modificar, ampliar o restringir” los cierres a establecimientos abiertos al público. Lo que no sabemos, y es esencial, es si ese fallo responde a considerar que el estado de alarma que se decretó produjo la suspensión de la libertad de circulación que recoge la Constitución en el artículo 19. Si eso es así, resultaría claro a partir de ahora que un estado de alarma que establezca el confinamiento domiciliario es inconstitucional, porque suspende la libertad de circulación. Lo que la Constitución permitiría es la suspensión de la libertad de circulación en el estado de excepción. Pero, aunque la Constitución lo permita (artículo 55), lo cierto es que la ley orgánica que regula los estados de alarma, excepción y sitio no permite en el estado de excepción el confinamiento domiciliario. Se faculta a la autoridad gubernativa a “prohibir la circulación de personas y vehículos en las horas y lugares que se determine, y exigir a quienes se desplacen de un lugar a otro que acrediten su identidad, señalándoles el itinerario a seguir” (artículo 20.1). No llega hasta autorizar la imposición del confinamiento domiciliario, que comporta, como regla general, la obligación de estar en casa y la prohibición de salir, con excepciones tasadas. Y, por otra parte, el estado de excepción, según la ley orgánica mencionada, no puede aplicarse a las crisis sanitarias. Para eso está el estado de alarma, como dice el artículo 4.b de esa misma ley orgánica. También podemos aventurar que, a partir de la publicación de la sentencia completa, va a ser imposible que se declaren toques de queda. Es una suposición basada en la declaración de inconstitucionalidad de las medidas restrictivas de la libertad de circulación, que se extendería también a los supuestos en los que la limitación derivara de una norma autonómica. Porque la garantía de los derechos fundamentales protege frente a los excesos de cualquier poder público, tanto si es estatal, autonómico o local. A esos problemas se añaden otros: los que afectan a las personas que en su momento fueron sancionadas por infringir las normas declaradas inconstitucionales. La sentencia los concretará, como ya se apunta en el fallo publicado, que remite a un fundamento jurídico que todavía no se conoce. Pero podemos imaginar que se aplicará lo que dispuso la sentencia STC 45/1989. Se refería a la inconstitucionalidad de las disposiciones que, en la Ley Reguladora del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, obligaban a los matrimonios a presentar de manera conjunta la declaración de la renta. El Tribunal Constitucional dispuso que podían acogerse a su sentencia quienes, después de haber sido multados por la aplicación de la norma declarada inconstitucional, hubieran presentado un recurso contra la sanción sobre el que aún no hubiera recaído una sentencia firme. En cambio, no se podían beneficiar de la sentencia quienes no hubieran presentado ningún recurso. Creo que ahora los efectos podrían ser similares. Se me ocurre otro efecto: que los legisladores se pongan las pilas, y con la referencia del Tribunal Constitucional, adapten las normas a las necesidades sanitarias. Pero no sé si lo verán muy urgente”.

Article d’Ana María CARMONA a Agenda Pública (12-07-21): Control de constitucionalidad del derecho de excepción o cuando el orden de los factores altera el resultado  … “La premisa de partida del juicio de constitucionalidad ha de orientarse aconstatar si la crisis sanitaria causada por la Covid-19 se corresponde con alguno de los supuestos contemplados para el estado de alarma por la Ley 4/1981; o si, por el contrario, se identifica con los previstos para la excepción. Una vez dilucidada dicha cuestión, el siguiente paso es evaluar si las medidas adoptadas, señaladamente el confinamiento domiciliario, respetan los límites fijados por la Constitución y la citada ley. Determinado el orden de la secuencia analítica, las previsiones legales avalan con claridad que era la alarma y no la excepción el estado a activar atendiendo a las circunstancias concurrentes en marzo de 2020. Las crisis sanitarias, tales como las epidemias, son mencionadas expresamente por la LO” … “Si el TC llegara a estimar que, estando vigente la alarma, la previsión relativa al confinamiento domiciliario supuso efectivamente la suspensión de la libertad de circulación, en tal caso lo procedente será declarar la inconstitucionalidad de tal medida por haberse extralimitado. Lo que en modo alguno resultaría aceptable en términos constitucionales es que, una vez verificada la existencia del efecto suspensivo, se pasara a concluir, ignorando los supuestos habilitantes definidos por la LO 4/1981, que lo procedente hubiera sido acudir al estado de excepción. Y es que, de actuar así, la inversión del orden de los factores conduciría a alterar de manera espuria el resultado final”.

MÉS SOBRE L’ACTUACIÓ DEL TRIBUNAL DE COMPTES

Article de José Luis MARTÍ i  Josep Joan MORESO a Agenda Pública (12-07-21): La doctrina del ‘indirizzo politico’ y el Tribunal de Cuentas  [9] … “En nuestra opinión, un órgano de control externo de naturaleza constitucional, aunque con funciones jurisdiccionales, como es el Tribunal de Cuentas debe tomar en consideración y ser deferente con esta función, plenamente constitucional, del Gobierno de la Generalitat. No puede, como nos tememos que ha hecho, fiscalizar sus acciones como si fueran las de un órgano de la Administración; como la dirección provincial de Correos” … “Los viajes organizados por el Gobierno de la Generalitat para dar a conocer la realidad catalana, de acuerdo con las mayorías parlamentarias surgidas de las urnas, deben ser respetados; incluso si los representantes del Govern aprovechaban esos viajes para difundir la idea de que Cataluña tenía derecho a organizar un referéndum de independencia. Puesto que, como el Tribunal Constitucional ha zanjado sin dejar lugar a dudas, el objetivo político de la independencia de Cataluña no es en sí mismo incompatible con la Constitución Española, lo único que podría serlo es la utilización de determinados medios, siempre que estén explícitamente prohibidos por la propia Constitución, cuestión sobre la que en seguida volveremos. Otra cosa bien diferente es la pregunta de si una determinada política exterior del Gobierno de la Generalitat es acorde o no con los intereses políticos de España. Pero ésta, por supuesto, es una cuestión política sobre la que el Tribunal de Cuentas no debe pronunciarse ni tener, siquiera, opinión formada. Sólo si se pudiera probar que algunos de los gastos generados por la política exterior catalana estaban causalmente conectados con la celebración de un referéndum unilateral y, por lo tanto, manifiestamente ilegal, entonces podrían ser fiscalizados por el Tribunal de Cuentas para exigirles la responsabilidad contable” … “Todo lo que ocurrió en política exterior entre 2011 y 2017 en el ámbito de las acciones de la Generalitat entra dentro del ámbito de sus competencias estatutarias. Y no le corresponde al Tribunal de Cuentas evaluar ni la conveniencia o corrección política de las decisiones tomadas por el Govern en el ejercicio de dichas competencias ni, en consecuencia, fiscalizar las cuentas derivadas de dicho ejercicio; más allá, por supuesto, de que existan defectos formales en tales cuentas, gastos no debidamente justificados, facturas incorrectamente emitidas, etc. Si este es el caso, el Tribunal de Cuentas no sólo puede, sino que debe intervenir y exigir responsabilidades a las personas que respondan de ello. Sin embargo, hagamos el siguiente ejercicio mental. Es obvio que todos los viajes, reuniones, conferencias y ruedas de prensa internacionales organizadas por el Govern entre los años 2011 y 2017 no estaban conectados causalmente con la celebración del referéndum del 1-O. Ni eran necesarias para celebrarlo, ni sirvieron para facilitarlo ni, por otra parte, hicieron más probable su celebración. El Govern presidido por Carles Puigdemont (que, recordemos, era distinto a aquellos de los que formaron parte las personas a las que ahora se exigen responsabilidades contables) decidió celebrar el referéndum y, más tarde, someter a votación del Parlament la declaración de independencia. Cabe preguntarse qué habría hecho el Tribunal de Cuentas si ese Govern hubiera decidido no seguir adelante con el referéndum de 2017: ¿habría exigido responsabilidades contables a estos 34 altos cargos? ¿Cuál podría ser el fundamento para hacerlo? Pero si la respuesta es que no, como nos tememos, entonces se está exigiendo responsabilidad contable a 34 altos cargos de diversos gobiernos por actos realizados entre 2011 y 2017, únicamente por las decisiones tomadas por un Gobierno posterior, en septiembre y octubre de 2017. Y es evidente que eso vulnera los principios más básicos de nuestro Estado de derecho. La doctrina del indirizzo político es precisamente un modo de respetar la separación de poderes que constituye parte de la columna vertebral de nuestro sistema constitucional. Las decisiones de nuestros gobiernos, central y autonómicos, han de ser contempladas con deferencia hacia su autonomía al establecer los fines y los instrumentos para lograrlos, con el único límite del respeto a los principios constitucionales de nuestro Estado autonómico. Juzgarlos como si fueren acciones de administración ordinaria, que requieren una habilitación específica en cada caso, es traspasar los límites, no respetar la separación de poderes como consecuencia de una errónea intelección de lo que la mejor doctrina de la separación de poderes requiere de una democracia constitucional. Hacerlo exigiendo responsabilidades retroactivas a determinadas personas sobre la base de las acciones posteriores de otras personas distintas es, además, una vulneración flagrante del principio de legalidad que debe fundamentar cualquier Estado de derecho”.

Article d’Andreu MAS-COLELL a La Vanguardia (13-07-21): Si és justícia, hi vull jutges El decret llei de la Generalitat restaura el dret de la presumpció d’innocència … “En definitiva: reclamo el dret de la presumpció d’innocència i que aquest només el pugui manllevar, totalment o parcialment, un procés judicial de veritat, i amb jutge. El procediment del TC em detrau aquest dret, el DL de la Generalitat me’l restaura. L’hau­ríem de considerar bo tots els que volem ­defugir de les dinàmiques de confrontació: la coalició política de la investidura, però també les organitzacions socials i els mitjans més centrats. Després d’alguna vacil·lació inicial tinc la convicció que acabarà sent així”.

DUES APORTACIONS CRÍTIQUES SOBRE LES TELEVISIONS PÚBLIQUES

Article de Roger SENSERRICH a vozpópuli (11-07-21): Cerremos las televisiones públicas [10] Lo mejor que podemos hacer es privatizarlas, y hacerlo cuando antes mejor. Nos ahorraríamos un montón de dinero (especialmente en Cataluña) … Internet y las plataformas digitales permiten, casi literalmente, un número infinito de medios, así que la excusa de regular un mercado con escasa competencia no tiene ya sentido … En Cataluña, hogar de la televisión pública más politizada del país, la audiencia de TV3 está compuesta por votantes de los partidos nacionalistas que controlan la Generalitat …  “Los defensores de la televisión pública (que son, casi siempre, el partido que ha perdido las últimas elecciones) argumentan que la existencia de unos medios de comunicación sin ánimo de lucro imparciales e independientes es un servicio público, algo necesario para el funcionamiento de una democracia moderna y una ciudadanía bien informada. Estos argumentos, sin embargo, tienen poco sentido. Para empezar, la existencia de la televisión pública en Europa es un accidente histórico, no el resultado de un sobrio proceso de toma de decisiones de algún antepasado más sabio que nosotros. La empresa privada no tuvo problema alguno en crear un ecosistema mediático vibrante antes de la segunda guerra mundial en radio y prensa. La televisión emerge como tecnología viable justo después de la guerra, en un momento en el que no hay demasiado capital privado sobrante y los gobiernos están con ganas de intervenir en la economía con entusiasmo. Regular las televisiones tenía cierta justificación en los años cincuenta, cuando debido a limitaciones tecnológicas (número de frecuencias disponibles) la competencia en el sector iba a ser, en el mejor de los casos, limitada. Esto lo vemos en Estados Unidos con la fairness doctrine, la normativa que obliga a las televisiones a dar múltiples puntos de vista en sus informativos (y que fue abolida en la era Reagan), pero incluso en ese contexto, los monopolios públicos eran difíciles de justificar. Las privadas en Estados Unidos compiten, informan y entretienen, y lo hacen sin costar un céntimo a los contribuyentes ni debilitar la democracia. Ahora mismo, sin embargo, esas barreras a la entrada no existen. Internet y las plataformas digitales permiten, casi literalmente, un número infinito de medios de comunicación, así que la excusa de regular un mercado con escasa competencia no tiene ya sentido. Queda entonces la idea de crear un medio independiente e imparcial. Que es precisamente lo que los políticos no quieren, pueden, o saben hacer. Los politólogos a menudo hablamos sobre una de las paradojas del poder político: el tener poder implica a su vez no poder limitarse a uno mismo de forma efectiva. Del mismo modo que un Dios omnipotente no puede crear una roca tan pesada que ni él sea capaz de levantarla, porque su omnipotencia le permite hacer que la roca pese lo que le plazca inmediatamente después, un parlamento soberano no puede aprobar una ley que no pueda ser invalidada por el mismo parlamento al día siguiente. Dicho en otras palabras: la Asamblea de Madrid, el congreso de los Diputados o el Parlamento catalán podrían aprobar la más perfecta de las leyes sobre televisiones públicas imparciales mañana mismo, pero no pueden eliminar su capacidad de deshacer esa reforma en el momento que en el telediario hablen mal de ellos. Un partido puede decidir, en un ataque de altruismo, sacar una ley adelante en este sentido, pero sabe que en el momento en que pierda las elecciones sus sucesores pueden deshacer ese trabajo de inmediato. Ninguna regulación, aparte de codificar a RTVE en la constitución (buena suerte llegando a un acuerdo para ello), no hay “independencia”, va a sobrevivir a otra ley orgánica. Así qué, ¿para qué intentar una ley así? Mejor politizar y listos. Lo divertido, por supuesto, es que los votantes no son estúpidos, y son perfectamente conscientes de que esto sucede. En Cataluña, hogar de la televisión pública más politizada del país, la audiencia de TV3 está compuesta por votantes de los partidos nacionalistas que controlan la Generalitat, que escuchan lo que quieren oír. El resto se largó hace tiempo a otras cadenas. Dado que los políticos en este país nunca van a tener los incentivos para hacer lo correcto, y que las televisiones públicas acaban siendo inevitablemente chiringuitos partidistas que todo el mundo sabe que es propaganda, lo mejor que podemos hacer es privatizarlas, y hacerlo cuando antes mejor. Nos ahorraríamos un montón de dinero (especialmente en Cataluña), un puñado de espectáculos bochornosos en los parlamentos con los políticos fingiendo preocuparse por independencia periodística, y no reduciríamos un ápice la calidad de la información que recibimos como ciudadanos. Si me apuráis, las administraciones podrían mantener algunas cadenas de radio en manos públicas, para emergencias, catástrofes y apagones, y tener algún sitio donde pongan música clásica. Fuera de este nicho, el sector audiovisual privado puede cubrir de sobras las necesidades informativas de la ciudadanía. El estado debe limitarse a mantener la competencia, garantizar cierta pluralidad en los medios y evitar monopolios, pero poco más. Los políticos son malos productores televisivos. Mejor no darles acceso a los platós”.

Article de Joan BURDEUS a Núvol (13-07-21): TV3 després del Procés TV3 perd el lideratge 46 mesos després: la culpa no és de l’Eurocopa, sinó del Procés … “I ara el cicle històric s’ha tancat. La racionalitat, el bé i la socialdemocràcia s’han imposat, no se sap si Joe Biden injecta més bitllets o més vacunes, Brussel·les esmena la plana judicial a Espanya, i Pedro Sánchez reparteix fons de recuperació europeus amb una mà i passa el drap per la taula de negociació amb l’altra. Tots els conflictes han estat pacificats i els telenotícies poden limitar-se a explicar la lògica i la bondat darrere les decisions que les elits prenen per nosaltres des dels seus despatxos. I tot això podria ser una crisi, però també una magnífica oportunitat: alliberats d’haver d’explicar la Història, la força i el talent de la televisió pública catalana es podria dedicar a les històries. En comptes de fer servir el català per parlar de l’agonia del català, fer coses en català plenes de vida. Estem menys preparats que mai perquè això passi. Precisament perquè el Procés s’havia convertit en l’únic motor d’audiència per a la CCMA, tots els canvis que calia fer s’han desatès durant massa temps. El Procés va néixer com un cop de cua desesperat per sobreviure a la intranscendència que venia, però en lloc de donar resultats, es va convertir en un mecanisme autoreferencial eficaç per no abordar mai les qüestions de fons que suposadament el motivaven. En comptes de mirar els revolts i penya-segats davant nostre, vam poder viure durant anys instal·lats en el retrovisor. Ara, els problemes econòmics i estructurals de TV3, que és analògica, pública i petita, són els mateixos que a l’inici del Procés, però tot és una mica pitjor: en lloc d’un Estat independent, tenim una societat més nacionalment polaritzada, una dècada més de darwinisme digital rosegant els números de la llengua, i una dècada menys de productes audiovisuals per a infants creant parlants normals. Per acabar-ho d’adobar, el Procés ha fabricat una generació de joves furibundament antiprocessistes que, fora del monopoli llirista, veuen la CCMA com una còmplice de l’esterilitat política i no com una eina útil per a la fiscalització. El Procés ha buidat la credibilitat de totes les institucions autonòmiques, i el problema de l’audiovisual és que des del carrer es pot fer política, però no es poden fer sèries que ho petin entre nens i adolescents”-

UN PARELL DE REFLEXIONS …I UNA ENTREVISTA A JORGE HERRALDE

Article d’Enric GONZÁLEZ a El País (11-07-21): Los nuestros  [11] Cada día me convencen menos los colectivos, tan propensos a transformarse en jaurías por la estupidez y la fe ciega … “No nos alineamos con ‘los nuestros’ por razones intelectuales. Ni siquiera ideológicas. La afinidad suele florecer en los pantanos más oscuros de nuestro pasado y nuestro carácter. “Los nuestros” constituyen, con frecuencia, nuestra caricatura más desfavorable. Los independentistas razonables (los hay, muchos) son inevitablemente comprensivos con los fascistas de su bando; a la derecha liberal e inteligente (donde sitúo a Peyró) siempre se le escapa algún mimo hacia la ultraderecha más hedionda y cerril; la izquierda que trata de aferrarse a la razón y escapar de la cursilería sabe que el bueno era Kérenski, pero babea ante cualquier Lenin que pase por ahí. El problema es que ‘los nuestros’ nos hacen peores. Porque no nos gustan sus formas, pero sentimos una conexión emocional con su fondo. Lo cual constituye una estupidez. En general, y muy concretamente en la política, lo más importante son las formas. El fondo resulta deprimente: la derecha quiere preservar una oligarquía y unos privilegios determinados, y la izquierda lucha por crear otra oligarquía y otros privilegios igualmente determinados. Son las formas (el respeto, el juego limpio, la igualdad ante la ley, la libertad de expresión, esas cosas) las que hacen habitable una sociedad. Creo que permanezco aproximadamente donde he estado siempre, en una izquierda un poco anticuada, y aborrezco lo que siempre he aborrecido. Vox, por ejemplo. Cabe imaginar que, por la ley de probabilidades, en ese partido haya gente decente. Esa gente sabrá hasta dónde está dispuesta a tragar las mentiras, señalamientos y amenazas de los suyos. Por mi parte, confieso andar un poco harto de los míos. Puede que sea política y socialmente útil el mecanismo de ‘los nuestros’ y ‘los otros’. Pero cada día me convencen menos los colectivos, tan propensos a transformarse en jaurías o en grupos cohesionados por la estupidez y la fe ciega. Lo que más me gustó de Peyró es que parece pensar por cuenta propia. Si no es así, disimula muy bien”.

Article de Ramón GONZÁLEZ FÉRRIZ a El Confidencial (13-07-21): Cuatro lecciones intelectuales que he aprendido durante la pandemia El coronavirus no ha terminado, pero puede que ya sea prudente preguntarse si hemos aprendido algo … 1. No estar especializado es algo bueno: El mundo es tan complejo que tal vez solo tenga sentido especializarse en adaptarse a los hechos y verlos desde varios puntos de vista … 2. La pregunta más difícil de responder es si algo lo cambia todo o es un simple acontecimiento más: Ahora tiendo a pensar que la pandemia va a cambiar pocas cosas a tres o cinco años vista … 3. A los gobiernos, como a los individuos, les cuesta aprender: Los gobiernos no tenían ni idea de cómo enfrentarse a un acontecimiento así … 4. Somos totalmente dependientes de las historias que nos contamos: Somos las historias que nos contamos. La pandemia nos lo ha recordado de manera brutal

Entrevista a Jorge HERRALDE a política&prosa nº 33-34 (estiu 2021): “Carmen Balcells i jo hem tingut una relació d’amor i odi”  [12] … L’editor, diu Jorge Herralde, «és una altra classe d’escriptor, que opera a base de macrounitats, que són els llibres que publica, i així va construint un catàleg amb llibres d’autors diferents, però amb una harmonia interna, i això és el que fa de l’editor un escriptor una mica emfàtic». Herralde va néixer a Barcelona el 1935 i, tot i estudiar enginyeria, va acabar sent editor. Diu que li ve de quan, encara adolescent, anava a casa del seu amic Pere Duran que tenia un pare que era l’enquadernador de José Manuel Lara i de José Janés, els dos gegants de l’edició barcelonina, i allà va entendre què era ser un editor: «l’emoció artesanal de cuidar un llibre en tots els aspectes». Va fundar Anagrama el 1969 amb el propòsit de difondre el pensament de tota l’esquerra radical, però la febre de l’assaig polític va passar i es va fer fort amb la narrativa, fins a convertir-se en un dels grans referents universals de la literatura en castellà. El 2010 va vendre Anagrama als seus amics italians de Feltrinelli i es va donar un termini de cinc anys per jubilar-se. Malgrat que ja no porta el dia a dia de l’editorial, no es pot dir que estigui jubilat. Ara, Jordi Gràcia acaba de publicar Los papeles de Herralde. Una historia de Anagrama. 1968-2000.

LLIBRES: 12 SUGGERIMENTS

Pere ALMEDA (ed.). Catalunya-Espanya. Del conflicte al diàleg. Catarata. Madrid, 2021

Més de 60 autors fan l’anàlisi més completa publicada sobre la relació entre Catalunya i Espanya en els últims anys.

Per què Catalunya no va aconseguir la independència l’any 2017? Quines estratègies prioritzarà l’independentisme a partir d’ara? Cap on evoluciona el conflicte polític entre Catalunya i Espanya? Com s’hauria d’articular el diàleg polític entre els governs català i espanyol? Quines vies es podrien explorar per tal que la ciutadania participi i decideixi el seu futur col·lectiu d’acord amb els projectes polítics en conflicte? És viable la reforma de la Constitució espanyola? Quin paper poden tenir les institucions europees per trobar solucions democràtiques i consensuades en els conflictes de sobirania territorial?

Aquest llibre vol donar resposta a aquestes i altres preguntes, tot analitzant el conflicte polític entre Catalunya i Espanya i els fets dels darrers anys, arran del referèndum de l’1 d’octubre de 2017. Impulsat des del Centre d’Estudis de Temes Contemporanis (CETC) de la Generalitat de Catalunya, i a través de la reflexió de més d’una seixantena d’autores i autors, el llibre s’estructura en quatre eixos d’anàlisi: el debat dins l’independentisme, el debat a Catalunya, el debat a l’Estat espanyol i el debat a Europa.

Un recull d’articles i anàlisis que, des de perspectives molt diverses i plurals, són la diagnosi més completa i sistemàtica publicada sobre la relació Catalunya – Espanya dels últims anys. L’ambició principal d’aquest llibre, però, és la d’esperonar un diàleg polític urgent, traçant els camins viables i definint les propostes i alternatives que haurien de permetre resoldre democràticament el conflicte i decidir el futur de Catalunya i Espanya.

María BELMONTE. En tierra de Dioniso. Acantilado. Barcelona, 2021

Fiel al dicho de Kazantzakis según el cual «el buen viajero crea el país por el que viaja», María Belmonte concibe y recrea Macedonia, en el norte de Grecia, que de su mano se nos va revelando como una tierra melancólica y misteriosa, tan exuberante, sin embargo, como la Grecia solar, y llena de rincones capaces de deparar momentos de auténtica exultación. Un paisaje de frontera que para la autora no son sólo líneas divisorias, sino también fascinantes zonas donde confluyen realidades diversas, ya sean materiales o espirituales. El resultado es un relato extraordinario, a caballo entre la historia, los viajes, la antropología y la literatura, urdido a fuerza de convocar imágenes, recuerdos, lecturas, leyendas y personajes, para hacer justicia a la riqueza de una región que ha sido y sigue siendo, ni más ni menos, el punto de encuentro de dos mundos, Oriente y Occidente.

Wolfam EILENBERG. El fuego de la libertad. Taurus. Madrid, 2020

La década de 1933 a 1943 marcó el capítulo más triste de la Europa moderna. En medio del horror, Simone de Beauvoir, Simone Weil, Ayn Rand y Hannah Arendt, cuatro de las figuras más influyentes del siglo XX, mostraron lo que significa llevar una vida verdaderamente emancipada y, al mismo tiempo, desarrollaron sus ideas visionarias sobre la relación entre el individuo y la sociedad, el hombre y la mujer, el sexo y el género, la libertad y el totalitarismo y Dios y la humanidad.

Con gran habilidad narrativa y un equilibrio magistral entre el relato biográfico y el análisis de las ideas, Eilenberger nos ofrece la historia de cuatro vidas legendarias que, en medio de la convulsión, como refugiadas y combatientes de la resistencia, condenadas al ostracismo e ilustradas, cambiaron nuestra forma de entender el mundo y sentaron las bases para una sociedad verdaderamente libre.

Sus aventuras las llevaron del Leningrado de Stalin a Hollywood, del Berlín de Hitler y el París ocupado a Nueva York; pero, sobre todo, dieron lugar a sus ideas revolucionarias, sin las cuales nuestro presente, y nuestro futuro, no serían los mismos. Sus trayectorias muestran cómo la filosofía también puede vivirse y son un testimonio impresionante del poder liberador del pensamiento.

Entrevista a EILENBERG a Letras Libres (1-07-21): “Padecemos una pobreza de trascendencia, estamos atrapados en la pesadilla de la inmanencia”

José María LASSALLE. El liberalismo herido. Arpa. Barcelona, 2021

El mundo muestra cada día un rostro más antiliberal, consecuencia de un siglo XXI debilitado por los populismos autoritarios e incapaz de dar respuesta a la deshumanización de una revolución digital.

6 de enero de 2021: un tsunami populista golpea la colina del Capitolio estadounidense. La estampa de un búfalo humano presidiendo la Cámara de Representantes confirma que la democracia liberal está en peligro. Esta imagen es consecuencia de otras que ha traído un siglo XXI profundamente antiliberal. Los Boeing impactando contra las Torres Gemelas; los ejecutivos de Lehman Brothers abandonando con sus cajas las oficinas y las calles desiertas por el toque de queda decretado con la pandemia. Tres crisis sucesivas que nos hacen sentir desprovistos de seguridad, prosperidad, salud y confianza en el progreso.

La impotencia del liberalismo ante los retos del siglo hace que se muestre herido frente al populismo mientras crece la nostalgia autoritaria en las democracias. Ante esta coyuntura tan adversa para la libertad, José María Lassalle propone un liberalismo renovado y crítico que rechaza el individualismo egoísta de una ideología neoliberal hibridada con el fascismo, tal y como encarnan Trump y la derecha alternativa surgida del Tea Party.

El liberalismo del siglo XXI ha de ser un nuevo humanismo colaborativo, abierto a alianzas con quienes quieren una democracia hospitalaria y generosa que luche contra el odio y la polarización que propaga la Internacional Reaccionaria. Además, defiende un humanismo tecnológico que impida que el autoritarismo neoliberal de Silicon Valley materialice en Occidente un Ciberleviatán basado en el Biggest Data desatado por la covid-19. Un humanismo digital que ayude a diseñar éticamente una Ciberdemocracia.

José María MARAVALL. La izquierda y la democracia. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2021

El número de democracias se ha duplicado en el mundo a lo largo de los últimos cincuenta años. ¿Por qué, tras tal expansión, está muy extendida la idea de que la democracia consiste en elegir, y no tanto en premiar o castigar a los gobernantes?

Se han defendido a veces sistemas electorales mayoritarios y gobiernos monocolor. Sin embargo, aunque en España solo haya habido un gobierno de coalición, tras las elecciones de noviembre de 2019, las coaliciones son la regla en muchos países europeos.

Al examinar los gobiernos, José María Maravall atiende a dos tipos muy diferentes de escenarios. Por un lado, analiza las experiencias populistas de América Latina, donde el apoyo a la democracia varía mucho entre los países. ¿Es posible encontrar explicaciones a estas diferencias? ¿Qué asociación existe entre las políticas populistas y el desarrollo económico o la desigualdad? Por otro lado, analiza la experiencia socialdemócrata en Europa. ¿Tienen los términos «izquierda» y «derecha» algún sentido? ¿Puede defenderse la idea de que, si el liberalismo convirtió los principios de libertad e igualdad en «privilegios», una importante tradición de la socialdemocracia haya apoyado esos principios? Frente a una política de nacionalizaciones económicas, ha pasado a promover políticas de igualdad de oportunidades y de igualdad de condición, de erradicación de la necesidad y de la discriminación. Y finalmente, ¿son compatibles tales políticas con la competitividad de las economías?

Alfonso PÉREZ MEDINA. No lo sé, no recuerdo, no me consta. Crónica de la corrupción política en la España democrática. Arpa. Barcelona, 2021

Hubo un tiempo en España en el que la corrupción lo invadió todo. Espoleado por la burbuja inmobiliaria, el país entero se volvió loco en una espiral de crecimiento que desembocó en cientos de escándalos que anegaron la vida pública, convirtiéndola en una inmensa cloaca de la que pocos actores del régimen del 78 salieron indemnes. Alfonso Pérez Medina, periodista político especializado en tribunales, explica cómo se gestaron los escándalos de corrupción que generaron la indignación social que hizo saltar al bipartidismo por los aires, desde el «Tamayazo» —que abrió la puerta a la delincuencia organizada en Madrid— y la caja B del PP, hasta la Andalucía de los ERE o la Catalunya del 3 %. Fueron años en los que la corrupción impregnó el sistema entero, desde la caja de ahorros más modesta hasta el máximo exponente institucional, Juan Carlos I. Este libro es un brillante análisis pormenorizado de los principales casos judiciales de nuestra democracia y sus protagonistas. Una lectura urgente y necesaria para comprender mejor de dónde venimos y qué errores no podemos volver a cometer  / Avançament editorial a infoLibre (8-07-21): ‘El rey de las comisiones’: cuando el (presunto) corrupto se llama Juan Carlos I

Valentí PUIG. Dioses de época, 1993-2006. Destino. Barcelona, 2021

El final del felipismo y la aparición del aznarismo enmarcan un periodo apasionante de la política, la sociedad y el periodismo en nuestro país. El nuevo siglo comenzó con el atentado del 11-S, Europa erró en su proyecto constitucional, China crecía y la prosperidad económica de la España del boom inmobiliario entraba en un impasse. En Cataluña imperaba el pujolismo.

El escritor Valentí Puig, como autor de numerosos libros y artículos, fue un observador de excepción de esta época histórica y un buen conocedor de temas como el catalanismo pactista, la Fundación FAES, el choque de civilizaciones, la integración europea y los inicios de la crisis liberal.

Dioses de época es a la vez una memoria ensayística, una crónica del cambio de costumbres y un retrato afilado de los personajes de la vida política y cultural de nuestro país. A través de un análisis vivaz y en ocasiones irreverente, el autor compone el fresco brillante de una época que, aunque nos parezca lejana, contiene todos los mimbres inquietantes de la actual.

Manuel REVENTÓS. Diari de la guerra i Barcelona viscuda. L’Avenç. Barcelona, 2021

Diari de la guerra és la transcripció anotada d’un valiós dietari, que l’autor comença l’octubre de 1936 i que s’estén fins al gener de 1939, en les setmanes prévies a la caiguda de Barcelona. El text, conservat per la família i totalment inèdit fins ara, permet seguir gairebé a diari el curs del conflicte, amb les dificultats diverses de la vida quotidiana. Al mateix temps, ofereix una visió molt crítica sobre l’actuació de Companys i Tarradellas en el govern de la Generalitat, i en general amb el bàndol republicà i el govern de Negrín. Barcelona viscuda és també la transcripció anotada d’un text inèdit, unes estampes sobre la Barcelona de 1900, que l’autor escriu simultàniament al dietari de la guerra, prenent com a referència el Paris vécu de Léon Daudet. Amb una escriptura elegant i a voltes elegíaca, Reventós evoca la ciutat antiga i l’incipient Eixample modern. En el seu recorregut, recorda diversos personatges dels seus anys de joventut i retrata figures com Cambó o Prat de la Riba.

José María RIDAO. República encantada. Tradición, tolerancia y liberalismo en España. Tusquets. Barcelona, 2021

Un imprescindible ensayo sobre las raíces de la intolerancia y sus repercusiones en la política actual. El autor explora con enorme lucidez diversos aspectos controvertidos de la historiografía española: la negación del pasado musulmán, las consecuencias de la expulsión de judíos y moriscos de nuestro país, la imposición de una ortodoxia religiosa de tintes retrógrados, las dificultades que la tolerancia ha tenido para prosperar en España, el escaso arraigo de un auténtico liberalismo y la sempiterna persecución del disidente en aras de una uniformidad impuesta casi siempre por la fuerza. Todo ello sirve para establecer un esclarecedor diagnóstico de la compleja realidad social y política del país en el momento presente.

Federico DE ROBERTO. Els virreisEdicions 1984. Barcelona, 2021

Els virreis (un veritable serial televisiu avant la lettre) podria ser la contrafigura d’El Gattopardo. Escrita seixanta anys abans i ambientada a la segona capital de Sicília, Catània, encarna com cap altre text el doble ocàs que hi va portar el Risorgimento: el de la novel·la de fulletó a la francesa i el de la dinastia dels Borbons al Regne de les Dues Sicílies. Expulsats de la història pels nous vents revolucionaris i per la seva mateixa degeneració, la família Uzeda (prínceps avars, monjos golafres, marqueses virginals, nores assolellades…) assisteix amb borbònica ceguesa al seu propi final, cada un ofuscat en la seva dèria i tots barallats amb tots. Però, com a la novel·la de Lampedusa, l’únic membre de l’estirp que sap anticipar el canvi de règim —don Gaspare, capaç de trasmudar la fe en la monarquia hispànica en adhesió al parlamentarisme de la nit al dia— serà el gran traïdor que acabarà arrossegant el fill arrogant i viciós del príncep, educat per perpetuar la nissaga, a un dels canvis de camisa més esplendorosos de la literatura premoderna. Al costat del cinisme de don Consalvo Uzeda de Francalanza, la tancrediana capacitat camaleònica del nebot del príncep de Salina és d’aficionat. La connivència de la Democràcia Cristiana amb la màfia, la rendició de l’esquerra, la gran vergonya del berlusconisme… un segle i mig de corrupteles i corrupcions a la italiana ja s’anticipaven en aquesta història familiar i col·lectiva, que, igual que la Camorra napolitana, branda amb orgull i altivesa el seu origen castellà.

Antonio SCURATI. M. El hombre de la providencia. Alfaguara. Madrid, 2021

En 1925, una figura de camisa negra y gesto arrogante comienza a ocupar todos los intersticios de la vida pública italiana. Benito Mussolini, una vez que se ha convertido en el presidente del Consejo más joven de la historia de Italia, se prepara para el siguiente paso del proyecto fascista: fundir su nombre con el de su propio país. Pero la senda del autoritarismo no es sencilla: luchas internas en el partido, durísimas batallas parlamentarias, la amenaza revolucionaria, la necesidad de expandirse territorialmente, una turbulenta vida personal y palaciega, intentos de asesinato y la nueva relación con un joven Herr Hitler, cada vez más popular. Todo para que Mussolini, fascismo e Italia sean uno. Este proceso irá tomando cuerpo hasta que, en 1932, se cumpla una década de la marcha sobre Roma. Pero no hay tiempo para mirar atrás, el futuro parece encerrar una promesa brillante para el fascismo.

Yuri SLEZKINE. La casa eterna. Saga de la Revolución rusa. Acantilado. Barcelona, 2021

Proyectada por el visionario arquitecto Borís Iofán e inaugurada en 1931, la Casa del Gobierno es un colosal edificio de más de quinientos apartamentos que se alza en la orilla del río Moscova, delante del Kremlin, destinado en origen a alojar a los principales dirigentes e intelectuales soviéticos y a sus familias. Yuri Slezkine rastrea la historia de los devotos e ideólogos de la causa bolchevique que gobernaron la URSS y terminaron convirtiéndose en víctimas de las purgas estalinistas. Un texto que combina hábilmente biografía, crítica literaria e historia con las fascinantes teorías sobre las revoluciones, las profecías milenaristas y las utopías. El resultado es el relato, en la tradición de Guerra y paz, Vida y destino y Archipiélago Gulag, de los avatares de los inquilinos de un edificio que, como la propia Unión Soviética, fue un inquietante experimento humano y terminó habitado por los fantasmas de los desaparecidos que, pese a los empeños del régimen, jamás cayeron en el olvido.

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.