FOCUS PRESS 246

ARTICLES DESTACATS

(1) Article de Hal BRANDS i John Lewis GADDIS a Foreign Affairs (November/December 2021): The New Cold War. America, China, and the Echoes of History

(2) Entrevista a Jean PISANI-FERRY a El Confidencial (15-10-21):  El ‘arquitecto’ de Macron te explica cómo la geopolítica ha conquistado la economía

(3) Article d’Éric CHANEY a Telos (19-10-21): Explosion des prix de l’énergie, risque de stagflation, que faire?

(4) Article de David OWNBY a Palladium (21-09-21): Chinese Intellectual Ecology

(5) Entrevista a Adam TOOZE a El País (16-10-21): “El futuro de Europa depende de que el plan de recuperación sea permanente”

(6) Article de The Economist reproduït a La Vanguardia (21-10-21): Polonia seguirá siendo un problema para la UE, porque no se irá

(7) Article de Pierre MENNERAT a Le Grand Continent (18-10-21): Esquisse d’un pays en feu tricolore

(8) Article de José Pablo FERRÁNDIZ a El Periódico de España (21-10-21): Tres condiciones para gobierne la derecha

(9) Article de Carles CASTRO a La Vanguardia (17-10-21): ¿Tiene futuro el socialismo?

(10) Article de Germán CANO a El País (20-10-21): Explosión social y progresismo

(11) Article de Cas MUDDE a elDiario.es (18-10-21): Por qué los ‘trumpianos’ se están acercando a partidos como Vox

(12) Article d’Antoni PUIGVERD a La Vanguardia (20-10-21): ETA y el virus constitucional

*****

POLÍTICA INTERNACIONAL: UNA NOVA GUERRA FREDA?

La creixent polarització de les tensions internacionals entre els Estats Units i Xina porta a caracterizar-la com una nova guerra freda, malgrat les diferències notables amb la primera guerra freda.  En poc temps ha augmentat la inquietud per l’escalada entre la Xina i Taiwan amb  la possibilitat d’un incident bèl·lic de conseqüències imprevistes. El més preocupant és endinsar-se en l’escenari d’una nova guerra freda sense els codis necessaris per gestionar-la. Un escenari que agafa a contrapeu una Unió Europea en plena recerca de la seva autonomia estratègica:

Article de Hal BRANDS i John Lewis GADDIS a Foreign Affairs (November/December 2021): The New Cold War. America, China, and the Echoes of History   [1] The study of history is the best compass we have in navigating the future … Autocracies often win sprints, but smart investors put their marathon money on democracies … What would Xi do with Taiwan if he captured it? … International systems are anarchic and no component within them is fully in control … “This aggregation of knowns, unknowns, and surprises leaves us with the historical equivalent of a three-body problem: given the coexistence of predictability and its opposite, we’ll know the outcome only when we’ve seen it. Strategy, however, doesn’t have that luxury. Its success requires living with uncertainties, of which the future will not be in short supply. The strategy of containment, although imperfect in its accomplishments and at times tragic in its failures, did successfully manage its own contradictions while buying the time necessary for those within the Soviet system to become obvious, even, in the end, to its own leaders. It did this chiefly by combining simplicity of conception with flexibility in application, for even the clearest of destinations may not always, or even often, reveal the paths by which to reach them. It may be necessary, for example, to cooperate with Stalin to defeat Hitler, or with Tito to resist Stalin, or with Mao to confound Brezhnev: not all evils are equally so at all times. Nor are arms buildups always bad or negotiations always good: Eisenhower, Kennedy, Nixon, and Reagan employed both to begin transformations of the adversaries confronting them. Kennan distrusted such elasticities in the pursuit of containment, but it was precisely this maneuverability that ensured the strategy’s safe arrival at its intended destination. A second way in which containment succeeded was by treating spontaneity as a strength. The North Atlantic Treaty Organization was as much a European as an American creation, in striking contrast to its Moscow-dominated rival, the Warsaw Pact. Nor, outside of Europe, did the United States insist on ideological uniformity among its friends. The objective instead was to make diversity a weapon against a rival bent on suppressing it: to use the resistance to uniformity embedded within distinctive histories, cultures, and faiths as a barrier against the homogenizing ambitions of would-be hegemons. A third asset, although it didn’t always seem so at the time, was the American election cycle. Quadrennial stress tests for containment unnerved its architects, upset sympathetic pundits, and alarmed overseas allies, but they were at least safeguards against ossification. No long-term strategy can succeed if it allows aspirations to outrun its capabilities or capabilities to corrupt its aspirations. How, though, do strategists develop the self-awareness—and the self-confidence—to acknowledge that their strategies are not working? Elections are, for sure, blunt instruments. They are better, though, than having no means of reconsideration apart from the demise of aged autocrats, the timing of whose departure from this world is not given to their followers to know. There are thus, in the United States, no exclusively foreign affairs. Because Americans proclaim their ideals so explicitly, they illustrate departures from them all the more vividly. Domestic failures such as economic inequality, racial segregation, sexual discrimination, environmental degradation, and top-level extraconstitutional excesses all go on display for the world to see. As Kennan pointed out in the most quoted article ever published in these pages, “Exhibitions of indecision, disunity and internal disintegration within this country” can “have an exhilarating effect” on external enemies. To defend its external interests, then, “the United States need only measure up to its own best traditions and prove itself worthy of preservation as a great nation.” Easily said, not easily done, and therein lies the ultimate test for the United States in its contest with China: the patient management of internal threats to our democracy, as well as tolerance of the moral and geopolitical contradictions through which global diversity can most feasibly be defended. The study of history is the best compass we have in navigating this future—even if it turns out to be not what we’d expected and not in most respects what we’ve experienced before”.

Article de Lluís BASSETS a El País (21-10-21): La Segunda Guerra Fría ya ha empezado  El mayor peligro no radica en la repetición de una confrontación prolongada entre dos superpotencias, sino en las capacidades de unos y otros para evitar que se deslice hacia la guerra caliente por una actitud negligente de los gobernantes … “Y esperemos que no se convierta en caliente. Muchos no quieren ni pronunciar la palabra. Para evitar que se convierta en profecía que se cumple a sí misma, como si nombrarla fuera convocarla. No se parecerá a la Primera Guerra Fría, pero la rivalidad entre Washington y Pekín, la escalada militar y verbal alrededor de la hegemonía en Asia y la polarización entre democracia y autoritarismo han instalado ya la idea entre nosotros. John Lewis Gaddis, profesor de Historia en Yale y probablemente el mayor estudioso de aquel período, no tiene dudas: “Ya no es objeto de debate que los dos tácitos aliados durante la mitad final de la última Guerra Fría están entrando en su propia guerra fría”. Lo cuenta en Foreign Affairs, la más veterana de las publicaciones sobre relaciones internacionales, que dedica a este nuevo Mundo dividido su número de noviembre, dominado más por la pesadumbre que por el alivio de tener localizado al fin al enemigo de la nueva era. Henry Kissinger, el artífice de la alianza de cuatro décadas con China, ya advirtió del peligro hace diez años cuando señaló que “una guerra fría entre los dos países frenaría el progreso para una generación a ambos lados del Pacífico” (China. Debate). De momento, si las relaciones entre superpotencias están a punto de convertirse en juego de suma cero, tal como temía Kissinger, todavía no sucede así con la cadena de suministros, a pesar de las tarifas impuestas por Trump y mantenidas por Biden. Washington no está dispuesto a abandonar sus intereses y aliados en Asia, para ceder amablemente la hegemonía mundial a Pekín, mientras que el régimen chino tiene una clara estrategia para convertirse en una superpotencia a la par con Estados Unidos a mitad de siglo, con unas Fuerzas Armadas a la misma altura y un proyecto de globalización de matriz china diferenciado de la globalización occidental. El mayor peligro no radica en la repetición de una confrontación prolongada entre dos superpotencias con sus propios sistemas de valores y modelos sociales, como se produjo entre Estados Unidos y la Unión Soviética, sino en las capacidades de unos y otros para evitar que se deslice hacia la guerra caliente, gracias a una actitud negligente y sonámbula de los gobernantes, como sucedió en la Primera Guerra Mundial. La carrera armamentística en Asia, los progresos de China en inteligencia artificial, su ampliación del arsenal nuclear, las pruebas con misiles hipersónicos y la envergadura creciente de sus Fuerzas Armadas, especialmente las marítimas, junto al espinoso contencioso sobre el estatuto de Taiwán, no son datos tranquilizantes. Quizás no sea exactamente una guerra fría y solo lo parece, pero falta ahora que alguien tropiece con el nombre que le corresponde, como George Orwell cuando lo utilizó por primera vez para designar la “paz que no era paz” que se instaló entre Washington y Moscú a partir de 1945″.

Article de Cristina MANZANO a El País (19-10-21): Escaladas  La historia está llena de tensiones internacionales y de nuestra incapacidad para atender a varios acontecimientos a un mismo tiempo … “¿Qué tienen en común hoy Marruecos, Rusia y Taiwán? Que, por diferentes razones, están en medio de una escalada de tensión marcada por las consecuencias de la pandemia, los choques tradicionales con sus vecinos y su particular relación con Estados Unidos. Tensiones que nos están afectando ya, o no tardarán en hacerlo. Argelia ha esgrimido varias excusas para romper relaciones diplomáticas con Marruecos a finales del verano, como el apoyo alauí al movimiento independentista de la Kabila, o el escándalo de espionaje masivo con el programa Pegasus a 6.000 ciudadanos argelinos. Distraer la atención de los problemas internos —incertidumbre política, declive económico, revueltas populares, inestabilidad en la frontera— apuntando a un enemigo exterior es un clásico. Al otro lado, un Marruecos crecido, decidido a convertirse en la principal potencia del Magreb, un gasto militar duplicado en la última década y con el respaldo de Estados Unidos a su reclamación sobre el Sáhara Occidental, lanzado por Trump y no revertido por la Administración Biden. El impacto sobre los precios de la energía —España depende del gas argelino— lo estamos sufriendo ya. El frente ruso parecía más tranquilo después de la gran escalada de la primavera pasada, con un intenso movimiento de tropas rusas en el Donbás. Pero Vladímir Putin acaba de publicar un ensayo recordando la “unidad histórica” de rusos y ucranios, dejando claro que no cree en la existencia de una Ucrania independiente y que esta es un elemento central en su lucha geopolítica con Occidente. La reciente Plataforma Crimea, una cumbre en la que participaron representantes de 46 países para mantener en la agenda internacional la ilegalidad de la anexión, ha enfurecido al Kremlin. Hace poco más de un mes el presidente ucranio, Volodímir Zelenski, afirmaba que, aunque sería lo peor que podría ocurrir, no descartaba una guerra abierta entre los dos países. Mientras, los temores a un menor suministro de gas ruso este invierno ya están levantando todas las alarmas en el resto de Europa. La de China y Taiwán es la madre de todas las escaladas. La exhibición de fuerza aérea china sobre el espacio aéreo taiwanés los días pasados son solo un recordatorio más del compromiso de Xi Jinping de lograr la reunificación. Junto a ello, la señal a Estados Unidos y al mundo de quién será la verdadera potencia del siglo XXI. Ante la posibilidad, todavía remota, de una posible invasión de la isla, la gran cuestión es si la Comunidad Internacional estaría en disposición de hacer algo para impedirlo (la respuesta más bien parece ser no). Pero el miedo de momento está en un error o accidente que puedan desencadenar un conflicto abierto. La historia está llena de accidentes de ese tipo y de nuestra incapacidad para atender a varios acontecimientos a un mismo tiempo. Hay que seguir muy de cerca cualquier signo de escalada que puedan llevar a un otoño de verdad caliente”.

Article de Pol MORILLAS a El Pais (18-10-21): Afganistan, Aukus y la autonomía europea  Durante demasiado tiempo, la ausencia de amenazas directas ha llevado a la UE a arrastrar los pies en el desarrollo de sus capacidades. Francia deberá ayudar a construir una Europa que hable el lenguaje del poder … “La UE, consciente de su poder comercial y normativo, adolece de capacidades propias en materia de seguridad y defensa, y de la voluntad política para mejorarlas. Mientras cobran relevancia hacia el exterior, estas capacidades siguen fragmentadas entre Estados miembros y supeditadas a la OTAN. La pervivencia de intereses, percepciones de amenazas y trayectorias históricas distintas dificulta la consolidación de una cultura estratégica europea que actúe como nexo para una Europa más geopolítica” … “Aukus, en cambio, sí interpela directamente a la UE y, tras ella a Francia, a la hora de desarrollar una mayor autonomía estratégica. La alianza demuestra que las relaciones internacionales se articulan crecientemente en torno a la seguridad y la defensa. No tanto en su concepción clásica, esto es, la defensa territorial o la protección ante invasiones, pero sí global y multisectorial, en la que la ciberseguridad, la inteligencia artificial o la seguridad de las rutas comerciales juegan un papel central. Todos estos elementos, incluida por supuesto la defensa ante ataques a infraestructuras y cables de conexiones digitales submarinos, forman parte de Aukus (más allá de la provisión a Australia de submarinos de propulsión nuclear, a expensas de su anterior contrato con Francia). El mismo día que se anunciaba la nueva alianza, Bruselas publicaba su estrategia para el Indo-Pacífico, repleta de referencias a la promoción de la estabilidad, la seguridad, la prosperidad y el desarrollo sostenible en esta región, pero carente de objetivos operativos en seguridad y defensa. La autonomía estratégica europea es todavía un propósito narrativo con poca traslación práctica. Los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión condenaron enérgicamente lo que vieron como el segundo agravio consecutivo por parte de Washington, mientras estudiaban la infructuosa petición de París de retrasar el Consejo de Comercio y Tecnología entre la UE y Estados Unidos como señal de protesta. Algunos Estados miembros, recelosos de la interpretación francesa del concepto como autonomía respecto a Estados Unidos, se alejaban del sentir de agravio de París y mostraban de nuevo que, si tal autonomía no existe, es debido a las divisiones internas en la UE. Aukus ejemplifica también un error estratégico mayor cometido durante las negociaciones del Brexit. Mientras que los negociadores se centraban en la consecución de un acuerdo comercial que respetara las normas del mercado interior y protegiera la paz en Irlanda del Norte, la UE relegaba a un segundo plano la relación estratégica con el Reino Unido, su principal socio en capacidades de defensa y de presencia global. Para Downing Street, el acuerdo con Estados Unidos y Australia ofrece la ocasión para validar su lema “Global Britain”, a la vez que asesta su propia venganza contra la férrea actitud de la UE y de París durante el Brexit. Entender que la relación con el Reino Unido pasa solamente por la estabilidad económica y comercial es un error de fondo con relación a la autonomía estratégica de la UE. Finalmente, Aukus muestra cómo, ante la transformación del orden internacional, las alianzas son hoy más flexibles, y complementarias a los marcos institucionales tradicionales. La lógica “China first” de la política exterior estadounidense pasa por delante de la lealtad hacia los socios tradicionales. El “Quad” (diálogo estratégico entre Estados Unidos, la India, Japón y Australia) y los “Cinco Ojos” (alianza de inteligencia entre Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos) son entendimientos flexibles y con la mirada puesta en la creciente asertividad y agresividad de China hacia su vecindario. Los europeos hemos sido demasiado autocomplacientes al creer que las coaliciones entre países democráticos, como la denominada “cumbre de las democracias”, reforzaría a la Unión. A ojos del presidente Joe Biden, las democracias que importan ante el auge de China se encuentran más allá de Europa. Las alianzas no superfluas son las que rinden en pro de un interés geopolítico compartido, y el auge de China preocupa tanto a Estados Unidos como a los países del Indo-Pacífico. La estabilidad internacional es algo más que flujos comerciales, pandemia o crisis climáticas. Los episodios de Afganistán y Aukus nos recuerdan la importancia de la seguridad y la defensa en un mundo crecientemente hobbesiano. Durante demasiado tiempo, la ausencia de amenazas directas ha llevado a la UE a arrastrar los pies en el desarrollo de capacidades propias, incluso si estas son complementarias a las de Estados Unidos. Hoy, la autonomía estratégica europea requiere hechos y voluntad política, tanto desde el punto de vista de capacidades como de alianzas con socios estratégicos. Francia, en tanto que actor indispensable para la defensa europea tras el Brexit, deberá dejar de lado el agravio sufrido con el Aukus y ayudar a construir una Europa que, finalmente, hable el lenguaje del poder”.

 Entrevista a Jean PISANI-FERRY a El Confidencial (15-10-21):  El ‘arquitecto’ de Macron te explica cómo la geopolítica ha conquistado la economía   [2]   El economista y exasesor del presidente francés conversa con El Confidencial sobre la transformación en curso de un sistema económico mundial cada vez más marcado por la competencia geopolítica … El aparato exterior de Estados Unidos se ha dado cuenta de que el país necesita jugar de forma distinta a la de antes … Biden, básicamente, ha aceptado la visión de Trump sobre el comercio, y ese es su legado … Jean Pisani-Ferry (1951) es uno de los analistas más respetados de Europa. Ingeniero y economista, es el exdirector de Bruegel, el segundo ‘think tank’ más importante del mundo (según el índice Global Go To Think Tank); fue líder de France Stratégie, el laboratorio de ideas del Gobierno galo, y es considerado el ‘arquitecto’ del proyecto económico del presidente francés, Emmanuel Macron, con quien colaboró durante su campaña política como jefe de programa. Actualmente, es profesor del Instituto Universitario Europeo, entre otros importantes centros de enseñanza del continente.  Colaborador habitual de Project Syndicate, Pisani-Ferry publicó recientemente una columna de gran repercusión titulada “La conquista geopolítica de la economía”. En ella, argumenta que el sistema económico mundial establecido tras el final de la Segunda Guerra Mundial está sufriendo una profunda transformación a raíz del crecimiento de China y su rivalidad con Estados Unidos. La frase con la que comienza el texto es clara al respecto: “Desde el asunto Huawei hasta la disputa del Aukus y más allá, una nueva realidad está sacudiendo la economía global: la toma de control, generalmente hostil, de la economía internacional por parte de la geopolítica”. En entrevista con El Confidencial, el analista francés detalla a fondo esta transformación y ofrece un análisis sobre la particular posición de la que parte la Unión Europea —incómoda, pero con un gran potencial— en un mundo marcado por la competencia entre grandes poderes.

ECONOMIA GLOBAL:  EL FANTASMA DE L’ESTANFLACIÓ

Incertesa sobre la fortalesa de la recuperació econòmica després de la crisi de la pandèmia a causa de l’esclat dels preus  de l’energia i dels colls d’ampolla detectats en la cadena de subministraments. Mentre,  els analistes econòmics divergeixen a l’hora de preveure el caràcter conjuntural o estructural de l’actual inflació, amb el fantasma de l’estanflació a l’horitzó:

Article de José Moisés MARTÍN CARRETERO a El País (15-10-21): ¿Estamos en la antesala de la crisis del 73? Todavía no… “¿Estamos en la antesala de una crisis como la de 1973? En aquella ocasión, la combinación fatídica de una inflación desbocada y un alto desempleo lastró el crecimiento económico casi durante una década, y trajo consigo notables ajustes por el lado de la oferta. Ese fue el caldo de cultivo de la Reaganomics y del giro neoliberal de las políticas de Thatcher, con penosos resultados en sociales en el medio y largo plazo. No estamos, de momento, en esa situación, pero todo dependerá de cómo evolucionen los acontecimientos en los próximos meses. En lo que corresponde a la Unión Europea, y mirando a futuro, no deberíamos sentirnos demasiado cómodos dependiendo, como lo estamos haciendo, del gas de Rusia. De nuevo vuelve a surgir la necesidad de lograr una autonomía estratégica, también, en el ámbito energético. Y esa es una cuestión que nos va a costar resolver”.

Article d’Éric CHANEY a Telos (19-10-21): Explosion des prix de l’énergie, risque de stagflation, que faire?   [3] “À long terme, les prix de l’énergie ne peuvent qu’augmenter … À la rigidité de l’offre s’ajoute l’impérieuse nécessité de la transition énergétique pour passer des sources d’énergie fossiles aux sources décarbonées. Pour y parvenir, l’Union européenne a décidé d’étendre le nombre de secteurs soumis à des quotas d’émissions de CO2, et de réduire ces quotas, de façon à parvenir à la neutralité carbone en 2050 – c’est l’objet du plan « Paré pour 55 » préparé par la Commission. Même si le plan de Bruxelles doit encore passer sous de nombreuses fourches caudines, le message est clair : le prix du carbone, donc des sources fossiles qui fournissent encore 40% de l’énergie primaire consommée dans l’Union européenne, continuera à augmenter, et avec lui le prix final moyen de l’énergie. Même si l’augmentation conjoncturelle des prix est liée aux soubresauts de la pandémie, la tendance structurelle est bel et bien à la hausse. Et on ne saurait s’en plaindre : le renchérissement du prix des ressources fossiles est l’incitation la plus puissante à s’en écarter, et l’augmentation du prix relatif de l’énergie elle-même un aiguillon poussant à réduire l’intensité énergétique de nos économies, comme on le constate depuis plus de vingt ans. Sans en être une condition suffisante, l’augmentation des prix de l’énergie est nécessaire à la décarbonation de nos économies – l’autre volet étant les investissements en infrastructures et le financement de la recherche et de l’innovation. Le «chèque énergie», c’est bien mieux qu’une taxe flottante… Le traumatisme du mouvement des Gilets jaunes a largement débordé du cadre franco-français : cité par des politiques aussi divers que les Verts allemands ou Joe Biden (qui furent à l’origine favorables à une taxe carbone), il a rendu les décideurs allergiques aux augmentations des prix de l’énergie et réticents à toute idée de taxe carbone. Comme, cette fois, il ne s’agit pas seulement des carburants liquides mais aussi du gaz de chauffage et de l’électricité, chacun a répondu dans l’urgence. Pour sa part, le gouvernement Castex a opté pour un encadrement du prix de l’électricité et une augmentation de 100€ du chèque énergie payable en décembre aux ménages dont le revenu annuel n’excède pas un certain seuil. Pour une famille de trois personnes ayant un revenu annuel inférieur à 10 080€, le chèque devrait s’élever à 377€, soit une augmentation de 3,7% du revenu. À son crédit, le gouvernement a résisté au chœur des sirènes appelant à compenser l’augmentation du prix du gaz ou de l’essence par une baisse des taxes, une modulation parfois appelée la « taxe flottante ». Cette idée est en réalité contre-productive, car elle revient à transférer des recettes du budget de la nation vers les comptes des fournisseurs, Gazprom ou Saudi Aramco. Imaginons en effet que tous les pays importateurs réagissent à une hausse des prix en baissant leurs taxes sur les combustibles. Ce faisant, ils augmenteraient la demande et les producteurs pourraient revenir au même équilibre de marché en augmentant leurs prix, empochant ainsi une rente supplémentaire. Comme quoi une idée apparemment de bon sens peut totalement se retourner contre son intention première. «L’homme veut avoir bien chaud, tous les jours» L’augmentation du prix de l’énergie peut faire éclater le budget des ménages aux revenus les plus bas et, comme, les révolutionnaires allemands le chantaient en 1934 « L’homme veut avoir des bottes, oui / Il veut avoir bien chaud tous les jours ». Lors d’un pic extrême de prix de l’énergie, le chèque énergie, une forme de redistribution temporelle si on fait l’hypothèse que les dépenses publiques d’aujourd’hui seront financées par des impôts futurs, est justifié. Mais, comme son nom l’indique, il ne peut être utilisé que pour payer les factures d’énergie ou de rénovation énergétique. Il vise donc à effacer la hausse du prix de l’énergie, réduisant de ce fait l’incitation à réduire sa consommation d’énergie. Mais qu’en est-il en cas d’augmentation structurelle du prix de l’énergie, causée par un prix du carbone croissant dans le temps ? Une redistribution allouée d’avance à la réduction des factures d’énergie ne peut que réduire l’effet incitatif et transformateur du prix du carbone. Déjà, l’utilisation du chèque énergie devrait être laissée à la libre appréciation des bénéficiaires, de façon à ce que le signal prix du carbone puisse jouer, y compris pour les bas revenus. Mais, plus généralement, comment devrait être allouées les recettes tirées du prix du carbone, qu’il s’agisse de taxe nationale ou de revenus de l’ETS redistribués aux États ? Vers un «dividende carbone», ciblé vers les bas revenus L’économiste Thomas Douenne, co-lauréat du prix de thèse de l’Association française de science économique, a montré à l’aide de micro-simulations que la taxation du carbone entraînait des effets redistributifs importants, même si la solution prônée par les économistes, une redistribution uniforme des revenus du carbone était mise en œuvre. Douenne montre dans le cas français, cette stratégie de « dividende carbone » rendrait la taxe carbone progressive, mais aussi qu’une proportion non-négligeable des ménages à bas revenu seraient quand même pénalisés, en raison de l’hétérogénéité des consommations énergétiques. Il y voit une raison objective du mouvement des Gilets jaunes. Allouer le dividende carbone, souvent intitulé « revenu climatique » en France, uniquement aux ménages à bas revenu (1er décile par exemple) résoudrait la difficulté, sans amoindrir l’incitation à réduire ses propres émissions”.

ESTATS UNITS:  BIDEN,  EN DIFICULTATS

L’esperançador programa reformador del president Biden està trobant serioses dificultats per  a la seva aprovació a les cambres legislatives. Unes dificultats agreujades per  la divisió en el camp demòcrata que afecta especialment el programa per combatre el canvi climàtic, que de no aprovar-se situaria els Estats Units en una posició molt incòmoda a la Conferència sobre el Canvi Climàtic de Glasgow:

Article d’Elizabeth DREW a Social Europe (18-10-21): Biden’s trap.  Joe Biden’s administration must deliver on sweeping new federal programmes while placating moderates who oppose radical policy measures … “When the election gods handed Joe Biden the presidency of the United States in 2020, they set a trap that he walked right into. The question—one that could define his presidency and affect the 2024 presidential election—is whether he can escape the trap formed by the narrow margins the Democratic Party has in both chambers of Congress. Along with the presidency, Biden was handed a 50-50 vote in the Senate, with the deciding vote to be cast by the vice-president, Kamala Harris, and an eight-vote margin in the House of Representatives. Thus, one Democratic senator or four Democratic representatives can block any Biden initiative”. “The coexistence of these two programmes deepened divisions within both parties. Though moderate Republicans are nearly extinct, the Democrats are deeply divided, particularly in the House. Almost no right-wing Democrats remain nowadays, as members who held such views became Republicans. The Democratic caucus in each chamber is dominated by liberals—which led them to display little interest in negotiating with the moderates. But when Biden indicated that he would go for a smaller number out of necessity, they became more open to compromise. The liberal Democrats don’t trust the party’s moderates to keep their word about supposed agreements, such as whether they’d support the ‘human infrastructure / climate’ programme in certain circumstances. One reason for the divide is that these two groups have different constituencies. Those on the left have little reason to worry about re-election as opposed to members from ‘swing’ districts. The disagreements have prevented progress on the ‘human infrastructure / climate’ bill, as well as on the timing of congressional consideration of both bills. This stalemate has also contributed to an impression of a hapless president. Biden’s team is aware that his presidency may be at stake. So, too, is the Democrats’ tenuous control of Congress.  But something even more important is at risk. Though there were other factors, the sense—particularly among the middle class—that the government is incapable of acting in their interest is widely understood to have fuelled Trump’s 2016 victory. With Trump hovering on the brink of another presidential race (unless his legal problems prove insurmountable), and likely obtaining almost unhindered power if he wins, something far more than two federal programmes is riding on the legislative outcome. America’s democracy is also endangered”.

Article de Roger SENSERRICH a Four Freedoms (19-10-21): El imperio de los Apalaches  El planeta entero es hoy súbdito de los señores del carbón de West Virginia … “El congreso de los Estados Unidos está ahora mismo negociando el paquete Build Back Better (aquí tenéis la explicación completa), y entre un montón de programas sociales y cosas que nos gustan (¡guarderías! ¡bajas por enfermedad!) incluye todo el programa de Joe Biden para combatir el cambio climático. La ley sólo puede ser aprobada con el apoyo de Joe Manchin, que representa este estado con una decadente pero aún relevante minería del carbón, y con una enorme carga emocional asociada a un pasado militante y glorioso. Este mismo Joe Manchin es también accionista de varias minas de carbón, cosa que es un pequeño problema. Este fin de semana Manchin ha anunciado que se opone al Clean Electricity Standard(CES), la parte de la legislación que crea un sistema de incentivos, subvenciones, y ayudas para hacer que el 80% de la generación eléctrica en Estados Unidos provenga de energías renovables el 2030. Esta provisión era, de muy lejos, la más importante de todas las provisiones para combatir el cambio climático, y a un coste de 15.000 millones anuales, era relativamente barata. Sin un CESes muy poco probable que el país pueda cumplir con sus objetivos de cambio climático esta década, abriendo la puerta a que otros países usen este fracaso como excusa para seguir contaminando.  Cuando digo eso de que Joe Manchin es señor y emperador de todo el cosmos y amo del futuro del planeta, timonel del progreso y la civilización, no estoy bromeando. Gran parte del futuro del planeta entero depende de este señor de West Virginia, el estado que ahora mismo domina la Tierra bajo su puño de hierro. En un mundo remotamente racional, lo que vendría a continuación sería casi sencillo: dado que el coste de no aprobar la ley es literalmente billones de dólares y sufrimiento a una escala planetaria sin precedentes, el congreso literalmente podría regar de millones al estado llenándolo de monorraíles, museos diseñados por Calatrava y naumaquias y salir ganando. Darle un cheque en blanco a Manchin, dejarle que pida lo que quiera (“¿Un millón de dólares a cada minero? lo que tu digas, Joe”), sacar la ley adelante, y listos.  Por desgracia, esta compra descarada de votos para salvar el planeta es vista como algo de mal gusto estos días (una lástima: en este caso, la política como transacción es exactamente lo que necesitamos), así que el partido demócrata en bloque, y todo el movimiento ecologista, están buscando una medida que a.) reduzca emisiones a un ritmo comparable b.) no exija un milagro c.) guste a Joe Manchin. Y por desgracia, no parece haber casi ninguna”.

XINA: UN ECOSISTEMA INTEL·LECTUAL PROPI

Es fa difícil entendre la lògica de la cultura política xinesa des del marc conceptual i de valors occidental. Un llarg article de David Ownby presenta una aproximació al mapa ideològic dins del marc definit per les directirus generals del Partit Comunista xinès:

Article de David OWNBY a Palladium (21-09-21): Chinese Intellectual Ecology    [4] “… The Chinese Communist Party celebrated the hundred-year anniversary of its founding on July 1, 2021. The weeks and months preceding the event witnessed a vigorous campaign highlighting the glories of the party’s past, present, and future. Editorials, journal articles, and blog posts trumpeted the wisdom of the party and denounced historical nihilism. Headlines in Western media repeated themes like “Xi Jinping Seeks to Consolidate Power as Party Celebrates Centenary Anniversary,” which is surely true, as the opening of additional “research centers on Xi Jinping Thought” accompanied the birthday preparations. On July 2, 2021, the day after the birthday celebration, Yao Yang, an economics professor at Peking University, published an online article entitled “Yao Yang’s Latest 10,000-Character Plan: The Challenges Facing the Chinese Communist Party and the Reconstruction of Political Philosophy,” in Beijing Cultural Review, a well-regarded, middle-of-the-road Chinese journal where many public intellectuals publish their work.  Yao is a well-known, highly respected scholar and public intellectual, generally identified with the New Left. Over the past few years, however, he has begun to express his admiration for Confucianism. I first noticed this in an interview he gave in the spring of 2020, in which he said something along the lines of “the West hates us because we call ourselves Communists—maybe they’d take a second look if we called ourselves Confucians.” It’s a pragmatic approach already reflected in institutional decisions like the name “Confucius Institutes”. In fact, Yao had started writing about Confucianism beginning around 2016, and more recently has published quite substantive texts on the topic. Yao’s July 2 text addresses the theme of the CCP’s 100-year birthday, as well as the next centenary celebration on the horizon: 2049, the 100-year anniversary of the founding of the People’s Republic. The text is written in such a way as to make clear that Yao and his editors know he is being read the day after the CCP’s birthday bash. While many Chinese public intellectuals ignore the party and the revolution in their writings. Yao conspicuously does not do this. Instead, he praises the party and the revolution repeatedly and directly for their contributions to China’s modernization. Yao’s message, however, is that there is still work to be done. China has yet to absorb the West in the way that it finally absorbed Buddhism; both Marxism and the party require a final “sinicization” if China is to complete this second absorption—what Yao calls a “philosophical restructuring.” Yang’s solution? A return to Confucianism: “To reconstruct the party’s theoretical system, with Marxist philosophy as its guide and Confucian politics as its essence, is the only way for the party to complete its return to China, and a key step in Chinese civilization’s absorption of the West.” Yao cites Deng Xiaoping repeatedly, but does not mention Xi Jinping. Yao Yang is just one voice, but that’s how China’s intellectual ecology works. In the early days of the Internet in China, there were intellectuals among the celebrity bloggers that attracted tens, even hundreds of thousands of followers. But the party herded people away from the open blogosphere and toward smaller WeChat circles, which are less influential and easier to monitor. There is little or no institutional support for intellectual pluralism beyond online journals and WeChat feeds. Yet Yao and thousands of others keep trying by supplementing and implicitly challenging official propaganda with quietly independent views.  They can do this because, over the past half-century, China has changed so radically as to remake the world. No matter what Xi and the party say, no one knows where China will be fifty years from now. Nothing is truly fixed. Recognizing this, China’s intellectuals are determined to have their say”.

UNIÓ EUROPEA: DEBAT SOBRE LA GOVERNANÇA ECONÒMICA

La Unió Europea s’enfronta al repte de redefinir la seva governança econòmica després de la crisi originada per la pandèmia. En el centre del debat està la conveniència de mantenir, modular o retirar els estímuls fiscals. Els màxims responsables econòmics de la Comissió fixen els termes del debat i l’historiador econòmic Adam Tooze vincula el futur polític de la Unió a un pla de recuperació permanent:

Article de Valdis DOMBROVSKIS i Paolo GENTILONE a El País (20-10-21): Después de la pandemia: el futuro de la gobernanza económica  Las reglas fiscales han tenido logros notables, pero también ha habido deficiencias. Buscamos un debate inclusivo y sosegado para que reflejen la nueva realidad y den el mejor resultado en el futuro … “En primer lugar, las necesidades de inversión se han vuelto más urgentes. La transición ecológica y digital requerirá en torno a 650.000 millones de euros al año de inversión privada y pública hasta 2030. De esta cifra, la transición verde supone 520.000 millones. Sólo los sectores de la energía y el transporte requerirán unos 390.000 millones de euros al año, un 50% más que antes. El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia contribuirá en gran medida a satisfacer estas necesidades de inversión: proporcionará a los Estados miembros 338.000 millones de euros en ayudas a fondo perdido y hasta 386.000 millones en préstamos hasta 2026. Pero esto no nos exime de reflexionar sobre la forma en que las políticas nacionales deben facilitar la inversiones públicas y privadas en estos sectores. En segundo lugar, tras la activación de la cláusula de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, los distintos países de la Unión han gastado casi el 19% de su PIB en hacer frente a la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia. Este apoyo fiscal, junto al apoyo monetario del Banco Central Europeo, ha sido determinante para superar la pandemia pero ha supuesto también un aumento de la deuda y los déficits públicos. Por ello, el debate que abrimos debe considerar cómo garantizar una reducción gradual del ratio de deuda-PIB. Necesitamos unas finanzas públicas sanas para poder responder a futuras crisis y mantener costes de financiación bajos que apoyen un crecimiento económico sostenido. En tercer lugar, la covid-19 ha profundizado las desigualdades y agravado algunas vulnerabilidades previas. La deuda privada ha aumentado. Los precios de la vivienda han seguido subiendo y la deuda hipotecaria ha ascendido en ciertos casos. Los déficits por cuenta corriente han crecido en los países dependientes del turismo y la corrección de los superávits por cuenta corriente se ha estancado. Además, la pandemia seguirá afectando a nuestras economías y pueden surgir nuevos riesgos. Por ello, debemos reflexionar sobre la forma en que el sistema de gobernanza económica puede afrontar mejor estos retos. El debate que hoy abrimos estará abierto hasta finales de año, para recabar todas las opiniones y contribuciones posibles. En el primer trimestre de 2022, la Comisión publicará orientaciones que ayuden a guiar las políticas fiscales de los estados miembros en el siguiente periodo. Estas orientaciones reflejarán la situación económica general, la de cada país y el debate sobre el futuro de la gobernanza económica. Ofreceremos perspectivas sobre los posibles cambios, con el objetivo de lograr un consenso amplio sobre su futuro antes de 2023. La economía europea se está recuperando pero debemos garantizar que su crecimiento sea sostenido y sostenible en los próximos años y a más largo plazo. Conseguirlo es nuestra responsabilidad conjunta: el debate sobre cómo hacerlo empieza ahora”.

Entrevista a Adam TOOZE a El País (16-10-21): “El futuro de Europa depende de que el plan de recuperación sea permanente”  [5] El historiador aboga por un cambio en la política económica de Alemania tras las elecciones y se muestra más preocupado por una posible retirada prematura de los estímulos que por la inflación … “Ya no tenemos excusas: cuando llegue otra crisis no podremos fingir que no sabemos cómo afrontarla. El último año y medio nos deja una experiencia y un aprendizaje importante”. Adam Tooze (Londres, 54 años), uno de los grandes historiadores económicos de nuestros días, destila un optimismo moderado al otro lado de la pantalla, sentado en el luminoso salón de su apartamento neoyorquino poco antes de empezar su jornada docente en Columbia. Su último libro, El apagón (Crítica) es lo más parecido a una crónica de urgencia sobre la sacudida sin precedentes que el virus propinó a la economía mundial: estaba trabajando en un nuevo texto sobre la década transcurrida desde la crisis financiera, pero la actualidad y la dimensión de los acontecimientos le atropellaron y le obligaron a centrarse en lo inmediato. La de 2020 ha sido la primera crisis verdaderamente global hasta donde alcanza la memoria, y también la primera en la que la política monetaria y la política fiscal han ido de la mano casi desde el minuto cero. Toda una novedad si se compara con lo ocurrido durante la Gran Recesión, sobre todo en Europa, cuando la descoordinación y la austeridad a ultranza patrocinada por Alemania y sus satélites complicó todavía más las cosas. Pero en el Viejo Continente esta debacle ha alumbrado algo más: un fondo de recuperación con el que ha caído, por primera vez, el tabú de las emisiones conjuntas de deuda y que puede inaugurar una nueva vía de redistribución de la riqueza entre norte y sur. “La clave ahora es saber si esto será o no permanente. Es la batalla más importante que se va a librar en los próximos tiempos, y de su resultado depende el futuro de Europa”, desliza. “No tanto porque vaya a explotar o desintegrarse, algo que no va a ocurrir, sino porque lo que le espera es muy distinto si es capaz de manejar la deuda de forma cooperativa. Si da el paso, los inversores apostarán por los eurobonos para depositar su dinero y el euro se convertirá en un activo seguro”. Tooze, que dio el salto definitivo al gran público con Crash(Crítica), una de las obras cumbre sobre el desmoronamiento de Lehman Brothers y sus consecuencias, pone encima de la mesa un dato elocuente para reforzar sus argumentos: seis de cada diez habitantes de la eurozona viven en países que tienen una deuda pública de más del 100% del PIB. “Una gran mayoría quiere que las nuevas reglas [fiscales] no laminen sus democracias y que las inversiones que tienen que hacer se carguen en el balance común y no en los nacionales. Pero la clave será, como siempre, lo que decida Alemania: si está del lado de la mayoría o si no”.

POLÒNIA VS UNIÓ EUROPEA

No es preveu un desenllaç clar en la  confrontació entre el govern polonès i la Comissió Europea. La hipòtesi d’una ruptura irreversible és veu poc probable, però la possibilitat que un estat membre romangui a la Unió incumplint sistemàticament les regles comunitàries obre un escenari de degradació progressiva de les institucions que pot ser molt pitjor que una sortida traumàtica:

Article de Romain SU a Telos (18-10-21): Le Polexit est possible et pourrait être encore plus chaotique que le Brexit  “Dans le cas polonais, on peut aujourd’hui citer au moins deux exemples de mécanisme de coopération où la non-participation « subie » de la Pologne est soit possible et imminent, soit déjà une réalité. Le premier est le plan de relance européen dont la Pologne attend près de 24 milliards d’euros de subventions (ce montant ne tient compte ni des prêts de NextGenerationEU, ni des subventions du budget européen « ordinaire »). À la date du 13 octobre, elle était l’un des derniers États membres dont le plan national de relance n’avait pas encore reçu l’avis positif de la Commission européenne et ne pouvait donc ni être approuvé par le Conseil de l’UE, ni donner lieu au versement de la première tranche de subventions [3]. La Commission n’a pas caché que ce délai était dû au refus persistant de Varsovie de mettre en œuvre certains arrêts de la Cour de justice de l’UE et de revenir sur certaines réformes portant atteinte à l’indépendance des tribunaux, refus désormais consolidé par la récente décision d’une Cour constitutionnelle aux ordres du pouvoir de permettre la mise à l’écart de jugements de la CJUE lorsqu’ils sont considérés comme inconstitutionnels. Bien que la Pologne et le reste de l’UE aient effectivement un intérêt partagé à sortir de cette impasse pour se concentrer sur la relance économique, jusqu’ici, la perspective d’un compromis s’éloigne plus qu’elle ne se rapproche. Une illustration d’une situation d’exclusion de facto, quoique partielle, de la Pologne d’un mécanisme existant de coopération a trait aux mandats d’arrêt européens. Conséquence directe de la capture par le parti-État du parquet, des présidents de tribunaux et d’une proportion grandissante de juges, le refus d’autres magistrats européens de remettre aux autorités polonaises des personnes visées par ces mandats au motif que celles-ci pourraient ne pas avoir accès à un procès équitable représente un recul du niveau d’intégration et de confiance mutuelle entre la Pologne et ses partenaires européens, même si aucun État n’a formellement dénoncé la base juridique du mandat d’arrêt européen. De façon moins mesurable, il est possible que déjà, des entreprises originaires d’autres pays membres se retirent du marché polonais ou renoncent à y investir parce qu’elles redoutent qu’en cas de litige avec un concurrent local, elles ne puissent accéder à un juge impartial. Des Européens LGBTQ+ renoncent aussi peut-être à exercer leur droit à aller étudier ou vivre en Pologne par crainte des discriminations qu’elles y rencontreraient. Pour se produire, de telles formes très concrètes de désintégration européenne n’ont besoin d’aucune procédure juridique ou de changement institutionnel. Ces éléments suggèrent que la voie possiblement suivie par la Pologne pour quitter l’UE serait à la fois très différente du Brexit, et bien plus erratique et déroutante pour elle-même comme pour le reste de l’Union. Suite désordonnée de coups de force et de faits accomplis à l’instar du rejet de la primauté du droit européen, elle ne s’inscrirait dans aucune procédure ou calendrier agréé, car aucune des parties ne voudrait donner l’impression d’être officiellement à l’initiative du divorce. En revanche, avec son caractère indéterminé, cette trajectoire présente l’« avantage » de pouvoir être rectifiée à tout moment, que ce soit après une alternance électorale ou des évolutions internes au parti au pouvoir. Au final, la question ne porte pas sur la possibilité du Polexit – il a commencé –, mais sur la durée d’un processus qui conduit aujourd’hui la Pologne et le reste de l’UE, pas nécessairement de manière préméditée, à vider leur relation de sa substance jusqu’à la réduire à un lien purement formel, dénué de sens et de dynamique politique”.

Article de The Economist reproduït a La Vanguardia (21-10-21): Polonia seguirá siendo un problema para la UE, porque no se irá    [6] La sentencia del Tribunal Constitucional polaco dictaminó que la constitución del país está por encima del ordenamiento comunitario, haciendo saltar por los aires seis décadas de jurisprudencia europea … La permanencia sucia es más perniciosa que un posible Polexit porque esto deteriorará el orden jurídico comunitario … El Tribunal Constitucional polaco ha rociado la ley europea con gasolina y le ha prendido fuego. “… del mismo modo que hay muchas formas de salir de la Unión Europea, también hay muchas formas de permanecer de ella. Está la versión limpia, en la que los países aceptan sin más las restricciones comunes. Y luego está la versión turbulenta, en la que los gobiernos ponen el club patas arriba. Pensemos en esa posibilidad como un ‘remain sucio'”. “… quien espere un Polexit al estilo británico quedará defraudado. El apoyo comunitario dentro del país es uno de los más altos de la Unión. Presentarse a unas elecciones en Polonia con un programa defendiendo la salida de la Unión Europea equivaldría a presentar un programa defendiendo ahogar a todos los perritos recién nacidos. El problema no es que Polonia intente abandonar la Unión Europea; el problema es que pretende quedarse. La permanencia sucia es más perniciosa que el Polexit. El riesgo en Polonia, según sostiene Daniel Sarmiento de la Universidad Complutense de Madrid, es que el orden jurídico comunitario se desvanezca lentamente. Y que se produzca un efecto dominó. Si los tribunales comunitarios no pueden confiar en sus homólogos polacos, el sistema jurídico de la Unión Europea empezará a paralizarse. Una orden de detención de un país no se cumplirá en otro; una licencia bancaria concedida en un lugar quizás no tenga validez en otro. Con el tiempo, una zona en la que las personas, los bienes, los capitales y los servicios gozan de libertad de circulación se convertirá en una zona en la que todo serán trabas al movimiento” … “Estas malas mañas son difíciles de manejar dentro del club comunitario. Un Estado-nación puede imponer su voluntad en el plano interno enviando a la policía o incluso, en un caso extremo, al ejército para sofocar la insurrección. La Unión Europea no dispone de tales herramientas. La Comisión Europea puede, por ejemplo, negarse a firmar la parte polaca del fondo de recuperación frente a la covid-19, lo cual privará al país de 57.000 millones de euros. El peligro es que eso lleve a Polonia a paralizar el funcionamiento de la Unión Europea en señal de protesta. El mal comportamiento fuera del club comunitario es un problema menor. Después de actuar según las normas como miembro, Gran Bretaña ha descubierto una vena rebelde e intenta incumplir los términos de su acuerdo. No es algo que cause grandes problemas a la Unión Europea. Más que un problema existencial, el Brexit es un asunto tedioso que tiene que ver con el movimiento de salchichas a través del mar de Irlanda. Gran Bretaña ha sido cauterizada. En cambio, el Estado de derecho en Polonia es una herida abierta. Supone una amenaza a largo plazo que debe resolverse si la Unión Europea quiere prosperar. Del mismo modo que una crisis financiera en un país puede extenderse a otro, también puede hacerlo una crisis constitucional. Para la Unión Europea es relativamente fácil hacer frente a una salida. Manejar la permanencia sucia resulta mucho más complicado”.

EL BREXIT DE MAI ACABAR

De la  lectura del diari de les negociacions del Brexit de Michel Barnier queda la impressió d’una certa mala fe negociadora de la part britànica, confirmada per les maniobres actuals de Boris Johnson per no aplicar el Protocol d’Irlanda del Nord. Però, si el bé principal a preservar és la pau a Irlanda del Nord caldrà trobar una solució de compromís:

Crònica de Rafa de MIGUEL a El País (17-10-21): Las maniobras ocultas del Brexit de Boris Johnson  La negativa del Gobierno conservador británico a aplicar el Protocolo de Irlanda del Norte amenaza con abrir una guerra comercial entre Londres y Bruselas … Londres y Bruselas están a pocos pasos de precipitarse por el barranco y desatar una guerra comercial que a ninguno interesa, porque el Gobierno de Johnson ha decidido que los compromisos que firmó en su momento ya no le valen. Exige cambios drásticos en el Protocolo de Irlanda del Norte, la pieza más delicada y costosa de un largo proceso de negociación para culminar la salida del Reino Unido de la UE. Y no basta con ajustes más o menos amplios que alivien las trabas burocráticas que ha ocasionado el protocolo a los empresarios. Downing Street quiere ahora que la piedra angular de ese acuerdo, su supervisión por parte del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), desaparezca. “El papel del TJUE en relación con el protocolo nunca preocupó a nadie… Hasta que quedó claro que los problemas concretos se podían resolver de un modo práctico y el Gobierno británico se quedaba sin casus belli”, asegura a EL PAÍS Fintan O’Toole, el escritor y analista político irlandés que con más destreza ha calado la naturaleza y carácter de Johnson. “En vez de cantar victoria, aceptar la generosa oferta de la UE y rebajar la tensión en Irlanda del Norte, prefieren inventarse una nueva exigencia imposible para culpar a Bruselas cuando la rechace”, acusa O’Toole. Con el Brexit, como con cualquier laberinto, conviene tirar del hilo para no perder de vista dónde comenzó el enredo. Al abandonar el club comunitario, la República de Irlanda se convertiría en la única frontera terrestre entre el Reino Unido y la UE. Bruselas buscaba a toda costa, durante las negociaciones de salida, preservar su tesoro más preciado: el mercado interior, que agrupa los intercambios económicos y comerciales de 27 países bajo unas mismas reglas. Entró en juego en las conversaciones, sin embargo, un segundo factor, quizá sin tanto peso económico, pero que exigía delicadeza extrema. Los Acuerdos de Paz de Viernes Santo de 1998, que pusieron fin a décadas de violencia terrorista y sectaria en Irlanda del Norte, impusieron una solución práctica e imaginativa. La frontera entre las dos Irlandas se volvió invisible. Cualquier ciudadano podía desplazarse de uno a otro lado sin detectar la menor señal de separación, más allá de que el café o la pinta de cerveza tuviera que pagarse en euros o libras esterlinas. La imposición de controles aduaneros con la llegada del Brexit, por muy discretos que fueran, suponía el riesgo de despertar fantasmas todavía latentes. La solución por la que optaron Londres y Bruselas fue que Irlanda del Norte siguiera formando parte del mercado interior de la UE y se ajustara a sus reglas. La nueva frontera, para supervisión aduanera y sanitaria de mercancías, se colocaría en el mar de Irlanda, que separa las dos islas. Johnson firmó encantado un pacto que le permitía presentarse ante los suyos como el político que había hecho que el Brexit fuera por fin realidad. La verdad, sin embargo, es siempre tozuda. Y cuando el político conservador ha empezado a poner pegas al Protocolo de Irlanda del Norte, hasta el punto de culpar al texto de amenazar incluso la paz en la región, aliados y rivales le han recordado que aquel compromiso fue una farsa desde el principio. “A mí Johnson me dijo, personalmente, que una vez hubieran firmado el Protocolo, lo iban a cambiar”, confesaba esta semana a la BBC el diputado unionista norirlandés Ian Paisley Jr., el hijo del histórico y visceral reverendo Paisley. “De hecho, me aseguró que lo iban a romper en mil pedazos. Lo firmaron como un atajo de última hora, pero el problema es que ha supuesto ya casi 180 millones de euros a los empresarios norirlandeses, y no nos lo podemos permitir”, decía Paisley”.

Article de Joe ZAMMIT-LUCIA a El País (18-10-21): El Protocolo de Irlanda del Norte: ¿Avanzando hacia una solución?.  Continúa la lucha entre la UE y el gobierno del Reino Unido en torno a la aplicación de este pacto. Es hora de dejar de lado las posturas de ambas partes y afrontar la realidad … “No hace falta repetir que en Irlanda del Norte hay dos comunidades: una unionista y otra republicana. El GFA permitió que cada comunidad sintiera que su propia identidad estaba siendo preservada. El comercio sin fisuras (y la circulación de personas) tanto con Gran Bretaña como con la República de Irlanda se combinó con el reparto de poder para que cada comunidad sintiera que su identidad había sido preservada. La comunidad republicana podía sentirse irlandesa, la comunidad unionista podía sentirse británica. El consentimiento de ambas comunidades para cualquier cambio era una parte esencial del GFA.  El Brexit ha destrozado ese acuerdo. Entonces, ¿por qué tanto el Reino Unido como la UE firmaron el protocolo de Irlanda del Norte cuando era obvio que, tal y como está escrito, vulnera la identidad de la comunidad unionista y nunca podría contar con el apoyo bipartidista? Una explicación es que el gobierno del Reino Unido firmó el protocolo con cinismo. Sabía perfectamente que nunca se mantendría y que tendría que ser revisado o abandonado por completo. Pero, dada su personalidad, Boris Johnson podría haber considerado que eso era un problema para otro día. ¿Y la UE? O bien los negociadores de la UE no entendieron la política y la cultura de Irlanda del Norte. O también sabían que nunca se mantendría y, con el mismo cinismo, creían que podría utilizarse más adelante para devolver a todo el Reino Unido a la órbita reguladora de la UE y a la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo, una creencia en la que podrían haberse visto alentados por la postura negociadora de Theresa May. Pero ahora sabemos que ese alineamiento dinámico no se va a producir. Y no es necesario volver a discutir sobre si el Brexit fue una buena o una pésima idea. Lo hecho, hecho está. Lo digo como votante contra el Brexit. La realidad es que la paz en Irlanda del Norte solo puede preservarse si ambas comunidades vuelven a sentir que se respeta y preserva su identidad. Esto no puede suceder si hay fronteras reglamentarias, ya sea con la República o con el resto del Reino Unido. O si la UE tiene jurisdicción sobre la provincia sin consentimiento democrático. Tampoco importa si las fronteras están digitalizadas, sin fisuras y, a todos los efectos, son prácticamente invisibles. En términos de identidad, esas fronteras seguirán ocupando un lugar importante en los corazones y las almas de las comunidades de Irlanda del Norte. El gobierno del Reino Unido se equivocó —y puede que lo supiera— cuando firmó el acuerdo original al pretender que una tecnología brillante y actualmente inexistente podría dar una respuesta. La tecnología nunca puede resolver los problemas políticos. Al igual que la comunidad empresarial de Irlanda del Norte se equivoca hoy al afirmar que se trata de cuestiones puramente técnicas y que la política debe mantenerse al margen. Una posición extraña” … “La solución de compromiso es una chapuza política que es burocráticamente y técnicamente imperfecta. Pero es la única manera de avanzar. Y la UE es experta y está bien acostumbrada a hacer chapuzas políticas técnicamente imperfectas en la gestión de sus propios asuntos (basta con ver la estructura de la moneda única). La cuestión no es, por tanto, técnica, sino de voluntad política. El otro punto de fricción gira en torno a la jurisdicción del Tribunal de Justicia Europeo. La realidad es que la idea original de que Irlanda del Norte pueda seguir formando parte del mercado único no ha funcionado. Si se quiere preservar las identidades, hay que pensar de forma diferente. Desde el punto de vista político, habrá que considerar que la provincia tiene un estatus especial al estar dentro y fuera del mercado único al mismo tiempo. Otro truco político esencial que no gustará a los burócratas. En una situación así, tener al TJCE como único árbitro de las disputas simplemente no funciona. El gobierno del Reino Unido ha sugerido un organismo de arbitraje independiente, como es normal en todos los acuerdos de este tipo. Tal vez alguien pueda aportar una idea mejor, pero aún no hemos visto ninguna. Las opciones disponibles son claras. Acordar ahora un compromiso político imperfecto y seguir adelante. Esperar hasta 2024, cuando el protocolo será seguramente rechazado por la comunidad unionista cuando se someta al consentimiento político de Irlanda del Norte. O invocar el artículo 16 y empezar de cero”.

ALEMANYA: EL GOVERN DE LA COALICIÓ SEMÀFOR MÉS A PROP

Les negociacions entre socialdemòcrates, verds i liberals per forjar una nova coalició governamental presidida per Olof Scholz van progressant. Especialment interessant és el document d’intencions compartides que constitueix el preludi de les negociacions:

Article de Pierre MENNERAT a Le Grand Continent (18-10-21): Esquisse d’un pays en feu tricolore  [7] … La première traduction et le premier commentaire – ligne à ligne – du document sur lequel les Verts, le SPD et le FDP se sont entendus en Allemagne. Une lecture incontournable pour comprendre à quoi pourrait ressembler une telle coalition. 

Article de Pierre HASKI a L’Obs (19-10-21): France – Allemagne : la comparaison des débats est accablante… pour la France… Pendant que la France passe à côté de l’histoire en débattant à l’infini de Pétain et du fantasmatique « grand remplacement », l’Allemagne a choisi la rupture douce pour se concentrer sur les enjeux d’un monde qui bouge … “L’Allemagne se prépare à une véritable alternance. Après les quatre mandats consécutifs dirigés par l’alliance CDU/CSU, chrétiens-démocrates et chrétiens-sociaux, c’est donc une véritable alternance qui se prépare en Allemagne, même si elle est tempérée par le fait que le futur chancelier, le SPD Olaf Scholz, était le vice-chancelier et ministre des Finances d’Angela Merkel. Mais ainsi va l’Allemagne, qui choisit les ruptures douces, sans « grand soir » ou promesses de renverser la table. Rupture il y aura néanmoins, si l’on en croit le texte de douze pages que les trois partenaires ont signé après seulement une semaine de négociations. Ce texte – dont le site Le Grand Continent du think tank Groupe d’Etudes géopolitiques a eu l’excellente idée de publier une traduction commentée en français – offre un aperçu des principaux changements en vue. Ils intéressent l’Allemagne, mais aussi tous les Européens, comme l’indiquent les premiers mots qui annoncent les priorités: « Les prochaines années seront décisives pour le renforcement de l’Allemagne et de l’Europe – pour les grands défis tels que le changement climatique, la numérisation, la garantie de notre prospérité, la cohésion sociale et l’évolution démographique. ». Dès cette première phrase, et les priorités affichées, on ne peut s’empêcher de comparer les termes de cette rupture douce aux débats qui agitent la France depuis la fin de l’été, avec l’agenda imposé par le non-candidat Eric Zemmour et la caisse de résonance médiatique qui l’accompagne, autour des questions identitaires, de l’immigration, de l’islam. Ces sujets ont été quasiment absents de la campagne électorale allemande, là où ils ne laissent presque pas d’espace pour parler d’autre chose en France. Et pourtant, ils auraient pu s’imposer aussi en Allemagne : lors de la campagne électorale précédente, au lendemain de la vague migratoire de 2015 et de la position courageuse de la chancelière, ils étaient incontournables, et avaient permis la percée de l’AfD, le parti xénophobe, qui avait alors fait son entrée en force au Bundestag. Quatre ans plus tard, ce parti est toujours là, avec ses places fortes dans certaines parties de l’ex-Allemagne de l’Est, mais incapable de dicter l’agenda et globalement en légère baisse. Pourquoi ce contraste entre les deux principales puissances de l’Union européenne ? Sans doute faut-il y voir en partie une différence de culture et de système politiques, entre la « monarchie républicaine » française et le fédéralisme décentralisateur allemand. La légitimité du système est beaucoup moins remise en question en Allemagne : les partis « mainstream », dont les Verts qui participent à plusieurs exécutifs régionaux ou municipaux dans toutes les configurations politiques possibles, y compris avec les conservateurs de la CDU, conservent le soutien de l’immense majorité de l’électorat allemand. En France, l’extrême droite représente un bon tiers de l’électorat dans les intentions de vote du premier tour, et la gauche radicale environ 10 %. Si l’électorat allemand s’est en partie détourné des partis historiques de gouvernement – CDU/CSU à droite, SPD à gauche –, ceux-ci conservent néanmoins la moitié du vote global, là où leurs équivalents français – LR et PS – en réunissent moins d’un sur cinq. La survie d’un modèle social Il faut lire le texte de la future coalition pour voir le cœur de ses préoccupations : l’investissement dans des infrastructures qui ont été trop longtemps négligées, dans les industries de l’avenir et l’innovation, dans le social et dans le « green deal » qui devra corriger la dépendance trop grande de l’Allemagne au charbon, etc. Ces sujets sont ceux de la survie d’un modèle social qui ne résisterait pas à la marginalisation croissante de l’Europe dans une mondialisation qui bascule vers l’Asie. On peut sans doute regretter les termes trop généraux du dernier chapitre consacré aux affaires internationales et à la place de l’Allemagne en Europe et dans le monde, mais les principes énoncés sont ouverts et prometteurs. Peut-on à ce point passer à côté de l’histoire en débattant à l’infini de Pétain ou du fantasmatique « grand remplacement », et oublier les enjeux d’un monde, d’une économie, d’une société qui bougent et exigent des choix lucides et courageux ? Le passage par l’Allemagne est un vieux classique de la modernisation de la France, son aiguillon vertueux depuis quelques décennies agace et titille l’orgueil français. Mais admettons qu’en ce moment, c’est à Berlin, pas à Paris, que se joue la modernité européenne ; peut-être est-il temps de se « désoler » en se comparant, avant qu’il ne soit trop tard”.

ITÀLIA: FINAL DE TRAJECTE DEL GRILLISME

Els resultats de les eleccions locals italianes porten també bones notícies per l’esquerra socialdemòcrata, relativitzades per la baixa participació electoral registrada. Però, el fet més rellevant és la certificació del final de l’experiment populista impulsat per Beppe Grillo, amb la incògnita de la possible transformació del Moviment 5 Estrelles en un partit ecologista:

Article de Javier BRANDOLI a El Confidencial (19-10-21): Italianos, el populismo antisistema ha muerto: esquela electoral del Movimiento 5 Estrellas  El populismo desaparece, la derecha se desinfla y la izquierda renace con una contundente victoria en las elecciones municipales en Roma, Milán, Turín, Nápoles y Bolonia del PD … “¿El populismo italiano ha muerto? Hace algo más de cinco años, los medios de comunicación de Italia e internacionales abrían sus noticieros con la sorprendente victoria del Movimiento 5 Estrellas (M5S) en Roma y Turín. Por primera vez en Europa occidental, un partido populista y antisistema llegaba al poder en dos grandes ciudades, incluida la capital del país, arrasando con una ola que cargaba ilusión e indignación a partes iguales. Virginia Raggi, la que ha sido hasta ahora alcaldesa de Roma, se convertía con un 67% de los votos en la primera figura del Movimiento en alcanzar una cota alta de poder.  Aquello fue el preludio de su sonada victoria dos años después en las elecciones generales, en las que por primera vez, otra vez, un partido antisistema alcanzaba el poder en un país del G-7. Sonaron trompetas de algunos y alarmas de otros. El populismo que venía a renovar la democracia, a demoler y regenerar el sistema desde dentro, llegaba a la cima. ¿Y qué ha pasado en estos cinco años de éxtasis o penitencia? Que a tenor de los actuales resultados, la lectura que se puede sacar es que el M5S vivía bien criticando y se ha marchitado rápido decidiendo. Tanto Roma como Turín, hace solo cinco años (qué rápido envejecen las revoluciones), marcaron el pistoletazo de salida de lo que debía ser un tsunami en la política italiana. Y lo fue, y muy rápido ha dejado de serlo. El M5S ni siquiera ha disputado la segunda vuelta en ambas ciudades, donde el PD, sin necesidad de aliarse con ellos, ha conseguido una cómoda victoria.  Tampoco les va mejor en clave nacional. Los cambios de dirección —primero gobernaron con la extrema derecha soberanista de Salvini, luego con laizquierda europeísta del Partido Democrático y finalmente se han convertido en el principal valedor del Gobierno tecnócrata del personaje menos antisistema que se puede ser, el economista y expresidente del Banco Central EuropeMario Draghi— no los ha entendido su electorado.  Eso ha generado además enormes tensiones dentro de sus cuadros dirigentes, entre los que pretendían ser antisistemas ocupando el Gobierno para hacer una demolición y no chapa y pintura y los que entendieron, por ejemplo, que una cosa es ser antivacunas en un mitin y otra serlo teniendo la responsabilidad de enterrar 1.000 personas cada día. Y en ese juego entre utopía y realidad (cada cuál que decida en qué lado estaba cada bando) ha saltado por los aires el Movimiento desde dentro. Se han ido figuras destacadas que no han aceptado la unión con el archienemigo del PD. Se ha acabado con su fetiche de la plataforma Rousseau, desde la que se pretendía que las bases a través de este programa informático votaran todas las decisiones. Y se ha partido el movimiento entre un padre, Beppe Grillo, que a muchos ya no les parece un cómico irreverente sino un señor enfadado que no sabe cómo mantener el poder sobre su criatura, y un líder apreciado, el ex primer ministro Giuseppe Conte, que tiene en contra que es demasiado tranquilo para ser antinada, y al que ha sucedido en el poder un tipo, Draghi, que a los italianos les parece tan tranquilo como él pero mucho más eficiente. ¿Ha muerto el M5S? El viejo M5S, el que venció en Roma y Turín, sí. Ahora, este nuevo M5S liderado por Conte, que ya no es un movimiento popular sino una formación política, parece depender solo del prestigio de su cabeza de lista. No parece que el M5S vaya a poder ganar hoy unos comicios generales, pero sí que pueda mantenerse en torno al 10 y 15% de los votos para convertirse en indispensable en futuras fórmulas de gobierno. El problema es de definición y practicidad: ¿quién va a querer votar a un antisistema que sostiene el sistema? ¿Para qué malgastar un voto en el M5S y un posible futuro Gobierno con el PD como partido fuerte si se puede votar directamente al PD?  El populismo italiano antisistema, tras estas elecciones, se da por muerto. La pregunta es: ¿hay espacio para un nuevo populismo de sistema?”

ENQUESTES ESPANYA: ESCENARIS ELECTORALS OBERTS

El  Baròmetre d’octubre 2021 del CIS i les altres enquestes publicades recentment, tot i les disparitats, retraten un moment de l’opinió pública que deixa oberts els futurs escenaris electorals. Seran determinants: la fragmentació de l’oferta en cada bloc ideològic; la mobilització asimètrica dels electors; el transvassament de vots inter i intra blocs:

Article de Kiko LLANERAS a El País (16-10-21): Esto es lo que dicen las encuestas, más allá del CIS  La mayoría de estudios ven una situación diferente a la que estima el centro. El promedio de sondeos coloca a la derecha por delante, con el PP como primera fuerza (27%-28%), aunque con el PSOE muy cerca (26%) … “Aunque el CIS mantiene al PSOE como primera fuerza en sus estimaciones, el promedio de todos los sondeos tiene delante al PP. Según las últimas encuestas, los populares rondarían el 27-28% de votos en unas elecciones que se celebrasen ahora. El PSOE ha recuperado algo de terreno tras el verano y aparece cerca, con un 26%, seguido de Vox (16%) y Unidas Podemos (11%). El resto de fuerzas están alejadas. El salto adelante del PP se produjo a principios de este año, coincidiendo con las elecciones en Madrid y el desplome de Ciudadanos. Ahora las fuerzas parecen más estabilizadas. Desde antes del verano solo se observan tendencias lentas: (1) El PSOE le ha recuperado algo de terreno al PP; (2) Vox sube unas décimas; (3) Más País pierde el impulso que logró con la campaña madrileña; (4) Podemos sube; y (5) Ciudadanos se queda plano con poco más del 3% de los votos. Este es el nuevo equilibrio, aunque las advertencias son obvias: no hay elecciones cerca, casi nadie está pensando en votar, y cualquier convocatoria —precipitada u ordinaria— provocaría cambios. Pero las encuestas son siempre un termómetro, y en ese sentido, el dato más relevante es lo que muestra el siguiente gráfico, el equilibrio de fuerzas entre los dos grandes bloques ideológicos, los votos para la izquierda (PSOE, UP, MP) y derecha (PP, Vox, Cs). Esas sumas tienden a igualarse cuando se acercan las elecciones, pero son una señal de movilización muy útil: nos dicen qué bloque tiene a sus partidarios más decididos”.

Article d’Oriol BARTOMEUS a Agenda Pública (18-10-21): Los votantes vuelven a casa para pasar el invierno “En este barómetro se contabilizan hasta 13,5 millones de votantes fieles, es decir, de electores que declaran tener intención de repetir el voto que ya hicieran en noviembre de 2019. Hacía un año que no se veía una tasa tan alta de votantes fieles. El PSOE ha recuperado seiscientos mil votantes desde el cataclismo madrileño. Vuelven a casa los que pensaban irse con Errejón y aquellos que decidieron no volver a votar a los socialistas. Baja el cabreo del votante PSOE y parece disiparse la depresión post4M. Tal vez arrastrando los pies, pero buena parte del voto socialista vuelve. También vuelve parte del voto al PP, y se refuerza. La preferencia por Casado como próximo presidente del gobierno entre los votantes populares aumenta. Hay confianza. La frontera con Vox parece calmarse.“ … “El CIS detecta la llegada de la resaca después de la última cita con las urnas. Ha habido movimiento, mucho. El PP ha consolidado un voto que le pone a tiro al PSOE. Los socialistas le han visto las orejas al lobo. Pero ahora toca replegarse, fortificar posiciones y pertrecharse para este largo invierno que viene. Parece que el PP haya aceptado que no tiene fuerza suficiente para hacer caer al gobierno y acortar la legislatura, así que puede que prefiera esperar a la nueva batalla de las elecciones autonómicas en Andalucía, la puerta del nuevo ciclo electoral, donde intentará volver a comerle terreno al PSOE”.

Article de José Pablo FERRÁNDIZ a El Periódico de España (21-10-21): Tres condiciones para gobierne la derecha    [8] “Dos partidos en la derecha, desmovilización de la izquierda y saldo neto positivo en los trasvases de voto. Estas son las tres condiciones que serán necesarias desde una óptica puramente electoral para que la derecha española vuelva a tener opciones de conseguir la mayoría parlamentaria y formar gobierno. Y estos deberían ser, por tanto, los objetivos estratégicos prioritarios para las fuerzas conservadoras de aquí a 2023” … “A estas tres cuestiones, entre otras, son a las que deberíamos estar más atentos en las encuestas que se publiquen de aquí a los comicios para evaluar las posibilidades reales de la derecha. ¿Y qué dicen en estos momentos? La primera condición parece cumplirse: el voto de derecha se concentra actualmente en torno a PP y Vox. Ciudadanos es una fuerza política en claro y evidente retroceso electoral. No solo lo reflejan los sondeos —la mayoría, en todo caso, le sitúan por debajo del millón de votos y con un único escaño—, sino también los resultados de las elecciones más recientes. En Cataluña pasó de ser primera a ser séptima fuerza política dejándose en el camino casi un millón de votos. En la Comunidad de Madrid ha pasado de cogobernar junto al PP a quedarse fuera de la Asamblea dilapidando medio millón de votos. Por tanto, el crecimiento del PP se está produciendo, de momento, por su capacidad de capitalizar el decrecimiento de Ciudadanos y no del que sería, llegado el caso, su socio necesario: Vox aguanta firme hoy por hoy su resultado de 2019. Con respecto a la condición de desmovilización, la mayoría de sondeos estiman que si ahora hubiera elecciones, la participación sería algo más reducida que la del 10N de 2019. La estimación de participación electoral realizada por Elemental Research teniendo en cuenta los datos brutos del Barómetro de octubre del CIS —el organismo público no ofrece estimación de participación—, se sitúa en el entorno del 66%, casi cuatro puntos por debajo de la registrada en los últimos comicios. Una menor participación que afecta más al electorado de izquierda que al de derecha. Una clara señal de alerta de cumplimiento de esta segunda condición. En todo caso, debe advertirse que cuando no hay elecciones convocadas la tensión electoral ciudadana tiende a ser menor en estos periodos valle. La tercera condición es, por ahora, la que más parece resistirse. La volatilidad electoral se produce mayoritariamente intrabloque y los movimientos interbloque registrados son, por lo general, erráticos. De cualquier forma, estos cambiantes flujos de izquierda a derecha y de derecha a izquierda que registran las últimas encuestas favorecen de momento más a la derecha, especialmente al PP.  Por último, las condiciones de la derecha se traducen también, en realidad, en tareas para la izquierda. Aunque no parece que solo una estrategia a la defensiva pueda ser suficiente. De aquí a 2023, la izquierda necesita algo más que potenciar la fragmentación en la derecha, movilizar a su electorado y detener la fuga de votantes fuera de su bloque. Tiene dos años para ello. Traducido en tiempo político: dos años luz”.

40è CONGRÉS DEL PSOE: PARTIT UNIT, MARCA SOCIALDEMÒCRATA  I POSSIBILISME PROGRAMÀTIC

La litúrgia congressual socialista sembla haver assolit el resultat esperat: reunificar el partit entorn del lideratge de Pedro Sánchez, identificar-se amb un cert renaixement socialdemòcrata europeu i confiar en l’èxit del programa polític que executa el Govern:

Article de Fernando VALLESPÍN a El País (17-10-21): Un discurso socialdemócrata para tiempos de desconcierto.  Confiar solo en el Estado para que calme nuestras muchas ansiedades no deja de ser ingenuo. Este solo podrá hacerlo si goza de una sociedad civil dinámica, emprendedora, abierta a nuevas experimentaciones … “Su futuro inmediato, el de la socialdemocracia, va a depender ahora de cómo sepa sintonizar con las nuevas sensibilidades políticas que buscan refugio en los nuevos partidos. Algunos de ellos, como los Verdes, ya empiezan a mirarla a los ojos al mismo nivel. Y tampoco puede ignorar el amplio apoyo que los liberales están obteniendo en algunos países europeos entre los jóvenes. Por otra parte, sin embargo, si se inclina en exceso a competir con su izquierda —radicalizándose en las guerras culturales, por ejemplo— puede perder pie entre sus votantes tradicionales, que son bastante añosos. Esta lección sí puede aprenderla del centro-derecha, que se está buscando la ruina al tratar de competir con el discurso nacionalpopulista. Ya ven, todo un dilema: tiene que abrirse a las nuevas sensibilidades, pero manteniéndose firmemente a la vez en sus convicciones tradicionales. Por eso mismo, la clave está acceder a una adecuada y desapasionada lectura del momento presente, priorizar el riguroso análisis de la situación sobre el automatismo ideológico. A este respecto, me parece que acierta el sociólogo alemán Andreas Reckwitz cuando sintetiza la actual crisis de las sociedades avanzadas a partir de la dialéctica entre protección e innovación. El estadio inmediatamente anterior se caracterizó por la hiperdinamización de la economía, un gran salto tecnológico y la aparición de nuevas sensibilidades culturales, pero tuvo como consecuencia el incremento de la desigualdad, el hiperindividualismo, el descenso social de las clases medias tradicionales, la aceleración del cambio climático. Bajo esas condiciones el valor que empezó a cotizar al alza fue el de la protección, que ya se hizo imperativo con la pandemia. Así se explica este giro neo-keynesiano en el que estamos, y la demanda de regulaciones varias para atar en lo posible la dinámica destructiva de esta nueva fase del capitalismo, sobre todo en la cuestión verde. Quizá por eso mismo el discurso socialdemócrata volvió a cobrar protagonismo. Ahora bien, el Estado por sí mismo no suele ser fuente de innovación —aunque pueda fomentarla mediante políticas públicas—, ni va a desaparecer la fiera competencia internacional ni el pluralismo de valores. Confiar solo en el Estado para que calme nuestras muchas ansiedades no deja de ser ingenuo. Este solo podrá hacerlo, además, si goza de una sociedad civil dinámica, emprendedora, abierta a nuevas experimentaciones. Apostar en exceso por la protección preteriendo al otro valor puede ser pan para hoy y hambre para mañana. El nuevo punto arquimédico de la política actual consiste en combinar las dos dimensiones. Ambas son reclamadas también por distintos sectores de la sociedad. Ojo al parche: quienquiera que dé con la mejor combinación de estos valores podrá pescar también en distintos caladeros de votos”.

Article de Joaquín ESTEFANÍA a El País (17-10-21): El socialismo y la democracia   En el Congreso del PSOE están presentes las distintas almas del socialismo español  … La ponencia marco —un documento de 304 páginas a un espacio, publicado en la página web del PSOE— traza un parteaguas: hasta 2017 el socialismo español definía la justicia social como una lucha por la igualdad de oportunidades a través de los mecanismos redistributivos del Estado de bienestar. El nuevo proyecto parte de la afirmación de que las sociedades desarrolladas son cada día más desiguales porque antes del proceso de redistribución, en la propia realidad de la producción, el capital se está llevando la mayor parte de las rentas y aumenta la polarización entre una minoría a la que las cosas le van bien, y una mayoría que se ha estancado o retrocedido. Así, la lucha contra la desigualdad, sin abandonar la consolidación del Estado de bienestar, se ha convertido en un elemento central de la política. Es muy sugerente comparar transversalmente esta ponencia —a la que en el congreso se le añadirán innumerables enmiendas— con algunos de los dilemas que sugiere Maravall en su libro. Por ejemplo, para muchos el socialismo es el heredero legítimo de un liberalismo que se toma en serio sus principios; para otros muchos, el socialismo es el antagonista del liberalismo. ¿Cómo es posible que se puedan defender ambas posiciones en el seno del mismo partido? Las dos almas del socialismo. Hay socialistas que defienden que, en definitiva, el socialismo es la profundización de la democracia. La defensa de los principios heredados del liberalismo se ha ejercido, de forma sistemática, a partir del programa de Bad Godesberg del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD), en noviembre de 1959, dirigido por Willy Brandt. Otro de los popes del socialismo, el austriaco Bruno Kreisky, decía: “El socialismo es democracia, ilimitada en los aspectos político, económico y social”. Hay elementos muy oportunos de la ponencia marco. Por ejemplo, frente a la escasa reflexión de la socialdemocracia sobre las consecuencias de la internacionalización de la economía (que se manifestó en su nulo papel de alternativa en los años de la Gran Recesión), hay una propuesta de una nueva versión de la globalización: debe ser gobernada ante la evidencia de que la existente ha multiplicado los perdedores y no es un proceso beneficioso por definición. Al mencionar a los sectores que están en la cúspide de la clasificación social no se nombra como en el pasado a los bancos o las multinacionales en general, sino a los fondos de inversión y las grandes empresas tecnológicas que han dado lugar al “capitalismo de vigilancia”. Prácticamente al tiempo que el Congreso del PSOE se ha oficiado la Universidad de Otoño de Unidas Podemos y la convención del PP. Si se entra en sus páginas web se verá en la primera un manifiesto titulado Defender lo logrado, ir a por más, y absolutamente nada en la del PP, a pesar de que su reunión se titulaba Una semana por las ideas“.

Article d’Enric JULIANA a La Vanguardia (17-10-21): El incierto régimen del 2021  El PSOE despliega su viejo instinto de  upervivencia ante tiempos inciertos Unidad… y bocetos de una futura oferta de ‘concertación nacional’ al PP … “El PSOE, por tanto, es un partido dotado de una gran plasticidad. Cuando se desvanece, reaparece. Cuando parece que se va a romper, se recompone. Cuando ya no se hablan, se reúnen en foto de familia. Hay que considerar esa genética para entender el congreso que tiene lugar este fin de semana en València. El PSOE se reagrupa porque su instinto le dice que tiene la oportunidad de fortalecerse como fuerza central española si se consolida un momento socialdemócrata en Europa después de la epidemia. El PSOE también se reagrupa porque el instinto, el viejo instinto, también le dice que esa primavera socialdemócrata puede ser abortada por un shock energético con el que nadie contaba. El PSOE se reagrupa en defensa propia porque sigue siendo un partido político y no una plataforma electoral. Felipe González, admirador de Prieto, bendijo ayer el golpe de timón decidido por Sánchez en julio, asustado por los catastróficos resultados electorales de mayo en la Comunidad de Madrid. Siempre Madrid. Ofició la reconciliación José Luis Rodríguez Zapatero , que hace unos años rehabilitó a Negrín. A su lado, Joaquín Almunia , un buen tipo. Presidía la escena una gran fotografía de Alfredo Pérez Rubalcaba , que en su día calificó de Frankenstein la actual fórmula de Gobierno. Rubalcaba también estaría hoy al lado de un Sánchez asistido por Óscar López, Félix Bolaños Francesc Vallés y Salvador Illa ¿Vuelve el régimen del 78, reivindicado ayer, orgullosamente, por González? Quizá viene un momento socialdemócrata europeo. Quizá viene un shock energético capaz de tumbarlo todo. El PSOE, partido plástico, se prepara para los dos escenarios. Si las cosas se complicasen mucho dentro de uno o dos años, el Partido Socialista podría ofrecer acuerdos de concertación nacional al Partido Popular. Ya se está ensayando en Andalucía”.

Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (16-10-21): La izquierda caritativa: la pelea ideológica de fondo en el congreso del PSOE  Los socialistas afrontan su 40 Congreso con un objetivo muy definido, pero también con contradicciones serias. Y los dardos que Iván Redondo ha lanzado esta semana ahondan en ellas … Muchas de esas medidas han sido entendidas como el producto de la presión de los socios del Gobierno … Redondo avisa de que ese plan puede salir mal. Y hay argumentos en esa dirección: la contradicción ideológica dentro del PSOE es uno de ellos … Más que seguir un programa socialdemócrata, el viejo PSOE quería poner en marcha medidas limitadas y caritativas … La forma de casi toda la izquierda de afrontar un problema gravísimo ha consistido en prolongar el viejo marco mental con nuevos términos … La desigualdad se transmuta en un problema de vivienda, la vivienda en uno de alquiler y el alquiler en uno juvenil: entonces se toman medidas … Al final, las medidas caritativas se vuelven en contra, porque ni resuelven los problemas, ni se maneja el escenario … “El problema de hacer tortillas sin romper huevos es que pasa factura, porque te deja en tierra de nadie: ni solucionas los problemas ni se reconocen los esfuerzos. El precio de la energía es un buen ejemplo. A primeros de agosto, el Gobierno ya era consciente de que los precios de la iban a continuar subiendo, al menos hasta marzo de 2022. Sin embargo, no parecía especialmente preocupado por ello. La ministra de Trabajo insistió en el asunto, porque era consciente de la repercusión que tenía para las pymes y para la industria, con el efecto arrastrado sobre el empleo. Sin embargo, el gobierno tardó en reaccionar, y fue a iniciativa de Sánchez, y no tanto de la ministra Ribera. El efecto de la subida puede suponer un desgaste notable para el Gobierno, también por la sensación de que no es capaz de gobernar con eficacia un sector estratégico. Aitor Esteban lo subrayó en el Congreso de los diputados esta semana.  El PSOE reaccionó, pero tarde. Esa parte de los socialistas que se mueve arrastrando los pies, a la que le cuesta dar pasos poco ortodoxos, se resistió a actuar. Cuando lo hizo, introdujo medidas paliativas que no tuvieron apenas efecto, pero que provocaron que las eléctricas les planteasen un pulso muy serio. Y cuando tomaron medidas más contundentes, ya se había generado la percepción de que fue la insistencia de sus socios de Gobierno la que les obligó a actuar. Un planteamiento decidido desde el principio les habría granjeado las mismas críticas, pero hubiera sido apreciado por sus posibles votantes, pero también por los españoles perjudicados con la factura. Este es el problema político para esa clase de izquierda, ya que estamos en un momento muy complicado, de esos en los que la falta de decisión se paga. No afrontar los problemas estructurales supone que las medidas caritativas se vuelven en contra, porque ni resuelven los problemas del sector al que se dirigían, ni se maneja el escenario. Al final del camino, los adversarios políticos han mordido, los votantes propios no están satisfechos y la sociedad tiende a responsabilizar al Gobierno. Es falta de arrojo conlleva quedarse en medio de unos y otros y recibir golpes desde ambos lados.  Esto es lo que puede ocurrir con la forma de abordar los problemas de la juventud, la igualdad de género y el cambio climático. Y desde luego con los fondos de recuperación: que no satisfagan ni a unos ni a otros, que no solucionen los problemas y que se deje la puerta abierta a los rivales. Este es un problema serio, y no afecta únicamente al socialismo español, porque la falta de arrojo de Biden después de las promesas que formuló, puede entregar el gobierno estadounidense a la siguiente ola republicana, la falta de valor de la Unión Europea para cambiar el paso de verdad puede llevar a que los populismos de derecha se extiendan con éxito por Europa, y la timidez en las acciones económicas pueden llevar a la pérdida de poder adquisitivo a la gran mayoría de españoles. Esta ausencia de coraje es el signo de los tiempos, y lo demás resulta secundario“.

Article de Carles CASTRO a La Vanguardia (17-10-21): ¿Tiene futuro el socialismo? [9] La socialdemocracia europea, incluido el PSOE, ha perdido entre un tercio y la mitad de su base electoral en las últimas década … Los socialistas han extraviado cuatro millones y medio de sufragios entre los comicios del 2008 y los del 2019 … Inmigración, choques identitarios y cambio climático fragmentan el voto potencial de la izquierda española … Excepción española: La clase obrera sigue sin apoyar de forma relevante al populismo de extrema derecha … “La socialdemocracia languidece en todas partes. Los socialismos nórdicos han perdido más de un 40% de su base electoral; los centroeuropeos, más del 50%, y algunos mediterráneos corren incluso riesgo de extinción: en Francia el PSF agoniza con menos del 8% de los sufragios, y en Grecia el Pasok ha llegado a caer por debajo del 7%. En el sur de Europa sólo resisten España (aunque con pérdidas superiores a un tercio de su electorado en solo una década) y, sobre todo, Portugal (donde el PSP obtuvo un envidiable 36% hace dos años). Se trata, en su mayoría, de partidos más que centenarios que acusan el paso del tiempo, como si estuviesen condenados a morir de éxito. Al fin y al cabo, para muchos de sus beneficiarios el estado del bienestar ya habría alcanzado una dimensión que no dependería del signo del gobierno de turno. De hecho, la propia pretensión socialdemócrata de ser “el partido de los pobres” choca con la constatación de que al PSOE ya le votan todos los pobres que podrían hacerlo (hasta un tercio de quienes se definen como “clase obrera” o “clase baja”). El resto ha roto con las lealtades electorales de generaciones anteriores, de modo que uno de cada diez vota al PP y más del 5% lo hace a Vox. Y más de un tercio del total se abstiene. De alguna manera, el socialismo está viendo desaparecer el suelo bajo sus pies. En España todavía no, pero en otras partes la base obrera flirtea con el populismo xenófobo. Y las clases medias afines al centroizquierda presentan tal grado de fragmentación ideológica que resulta imposible que se sientan representadas en una marca ganadora. Tres fisuras dividen a los sectores objetivamente interesados en la existencia de un estado protector de raíz socialdemócrata (más del 69% de la población española). Y esa triple fisura se ve agravada a menudo por la pugna entre posiciones extremas o entre intereses particulares antagónicos. La primera de esas divisorias gira en torno a la identidad: la colectiva, con su deriva de conflictos territoriales, pero también la individual, en torno al perímetro de los derechos y libertades. El segundo dilema versa sobre la inmigración, con un amplio abanico de respuestas frente a la globalización. Esa fisura está inevitablemente vinculada a la inseguridad, pero también a la competencia laboral y a los conflictos de convivencia que suponen la llegada de millones de individuos procedentes de otros mundos. Un conflicto horizontal en el que florecen las fricciones culturales, religiosas o étnicas. Finalmente, un tercer dilema divide a las clases medias y trabajadoras que miran hacia la izquierda: las nuevas sensibilidades ambientalistas y animalistas,  y las distintas percepciones sobre el cambio climático y los riesgos para el futuro del planeta. El resultado de esa triple fragmentación es la aparición de nuevas ofertas políticas que erosionan a la socialdemocracia por la derecha y por la izquierda. Pero el desgaste socialdemócrata afecta también a su flanco izquierdo. Lo alimentan ofertas que oscilan entre el fundamentalismo mágico del decrecimiento económico como un Santo Grial que salvará el planeta y las posiciones más pragmáticas y transversales ideológicamente de los verdes centroeuropeos. ¿Explica toda esa metamorfosis social el declive del PSOE? Seguramente. Pero en el desplome desde los 11 millones de sufragios de los comicios del 2008 a los menos de siete de noviembre del 2019 intervienen factores que explican mejor la historia reciente. Primero, los partidos socialdemócratas –y el PSOE en posición destacada– gestionaron la gran recesión aplicando políticas de austeridad que ponían en cuestión sus valores y principios programáticos. Y con esa política antinatura traicionaban, además, los intereses corporativos de sus votantes tradicionales: la clase trabajadora y la clase media asalariada, que veían extinguirse millones de empleos bien pagados, sustituidos por una infinidad de trabajos precarios. Junto a esa “traición” hay que anotar la cosecha inevitable del radicalismo táctico del PSOE de Rodríguez Zapatero, que exigió a sus bases potenciales un enorme esfuerzo de movilización electoral frente a la derecha, para acabar sucumbiendo a las recetas de la austeridad o abandonando a su suerte algunas promesas estrella: el cheque bebé, la ley de Dependencia, el Estatut, la ley de Memoria… La decepción que generaron esas renuncias explica la descomposición del voto socialista a partir del 2009: esos 11 millones de electores que se extendían desde el centro a la izquierda y representaban todos los matices identitarios del escenario español. Pero esos 11 millones de votantes ya no volverán. La única esperanza del PSOE es que los otros 11 millones de votos que suma el bloque conservador español sigan fragmentados entre la derecha ambivalente del PP y los ultramontanos de Vox, que es el mayor acelerante del voto de izquierda y centroizquierda”.

EL PARTIT POPULAR DESPRÉS DE LA SEVA CONVENCIÓ

El gest del Partit Popular de facilitar la renovació pendent dels òrgans institucionals, amb l’excepció significativa del Consell General del Poder Judicial, podria interpretar-se com la voluntat de sortir de l’extrem al que l’acula la competència amb Vox. En tot cas, la bona salut del sistema democràtic espanyol requereix d’una dreta amb sentit d’Estat:

Article de Roger SENSERRICH a vozpópuli (16-10-21): La torpe oposición de Pablo Casado.  Un buen primer paso sería criticar la situación del país en el que viven sus votantes, no en el que cree vivir un puñado de trolls de Twitter … Si no lo ha hecho aún es porque el PP no ha pactado con ellos la renovación del Consejo del Poder Judicial y porque Ayuso defiende las libertades de España desde la Puerta del Sol, o algo parecido … Pedro Sánchez es alguien que por una combinación entre aritmética parlamentaria, ambición personal e indefinición ideológica no ha hecho gran cosa gobernando el país … “Lejos de ser este ser maligno e hiperactivo que dibuja la derecha, Pedro Sánchez es alguien que por una combinación entre aritmética parlamentaria, ambición personal e indefinición ideológica no ha hecho gran cosa gobernando el país. Tiene como disculpa una situación política difícil (una pandemia y un Parlamento donde no hay mayorías fáciles), pero no deja de ser un gestor tirando a mediocre que se conforma en gestionar crisis y maquillar problemas, pero no intenta solucionarlos. Tengo la sensación de que, para Pablo Casado, sería mucho mejor los defectos reales de Pedro Sánchez, no sus maldades imaginarias. Es más divertido, no lo dudo, aullar alegremente en el Congreso sobre humillación, comunismo, déspotas y que viene Cuba, pero para aquellos votantes que siguen la actualidad leyendo sólo el ABC, escuchando a Federico Jiménez Losantos y el resto de los híper excitados medios conservadores, estos ataques les parecerán absurdas fantasías retóricas que algo ven en el día a día. Una de las estrategias más infravaloradas en política es decir la verdad, que resulta ser la mejor manera de ganar credibilidad entre los votantes. Si Pablo Casado quiere convertirse en un líder que merezca cierto respeto, un buen primer paso sería criticar la situación del país en el que viven sus votantes, no en el que cree vivir un puñado de trolls de Twitter”.

Article d’Steven FORTI a CTXT (15-10-21): Salvar al soldado Casado  … Pensar que el abrazo que ata cada vez más al líder popular a Abascal favorece a corto, medio o largo plazo a las izquierdas significa ser ingenuo o sencillamente cínico … Una democracia no puede funcionar –y difícilmente podrá aguantar a largo plazo– si uno de sus partidos principales supera todas las líneas rojas … Una democracia no puede funcionar –y difícilmente podrá aguantar a largo plazo– si uno de sus partidos principales supera todas las líneas rojas … “En definitiva, la pregunta que cualquier ciudadano debería plantearse es cómo hacer para que la derecha, que se quiere liberal y democrática, no se convierta en una ultraderecha, más o menos light. Este asunto nos atañe a todos, en primer lugar a los que defendemos ideas progresistas. Porque, sencillamente, una democracia no puede funcionar –y difícilmente podrá aguantar a largo plazo– si uno de sus partidos principales supera todas las líneas rojas. En lo que concierne a España, no descubro nada si digo que Isabel Díaz Ayuso, que puede competir con Bolsonaro o el mismo Trump en cuanto a lenguaje populista y radicalización, es irrecuperable. Distinto, en cambio, es el caso de Casado. Cuando, hace un año, durante la moción de censura presentada por Vox le espetó a Abascal ese “¡Hasta aquí hemos llegado!” muchos nos alegramos. Parecía que el líder del PP había entendido que la ultraderechización no era una buena decisión. Luego, sin embargo, ha vuelto a las andadas del bienio anterior. Lo de Valencia parece haber sido la oficialización de que, tras unas cuantas dudas, ha apostado finalmente por tirarse por el barranco.  Pero, la última palabra aún no está escrita. El PP vive profundas tensiones internas que tendrá que resolver de cara a su Congreso el año que viene. Hay dirigentes, empezando por Feijoó en Galicia, que no digieren o que incluso se oponen a este giro. Y no se trata solo de una lucha subterránea entre Casado y Ayuso, eso sería una interpretación muy superficial de toda la cuestión. Salvar al soldado Casado es aún posible. Y conseguirlo depende también, de alguna manera, de todos nosotros. Incluso de las izquierdas”.

MOVIMENTS A L’ESPAI A L’ESQUERRA DEL PSOE

Impasse en l’espai polític a l’esquerra del PSOE, que ha d’esforçar-se per evitar la seva progressiva dilució i irrellevància. Està per veure si el lideratge que s’atribueix a Yolanda Díaz és capaç d’articular tot l’espai i, per tant, d’evitar els dimonis familiars de l’esquerranisme. La lectura del llibre d’Íñigo Errejón “Con todo” aporta reflexions a tenir en compte:

Article d’Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA a CTXT (18-10-21): ¿Por qué no se pudo? Las memorias de Íñigo Errejón  Errejón hace una lectura de la historia de Podemos más voluntarista, mientras que quien firma este artículo tiene una visión más próxima al fatalismo … Errejón cree que se dejó pasar la oportunidad por errores políticos, pero cabe pensar también que no se podía llegar mucho más lejos … “¿Por qué no se pudo ir más allá del resultado histórico de 2015? Las posibles respuestas a esta pregunta revelan la tensión constante entre agencia y estructura, o entre voluntad y condiciones objetivas, que se da en toda explicación de los fenómenos políticos. En el límite, los voluntaristas creen que todo es posible, que no hay restricciones a lo que la acción política puede conseguir, frente a los fatalistas que piensan que los resultados de la política están predeterminados por las leyes férreas de la historia. Tanto en el Marxismo como en las Ciencias Sociales, esta tensión entre los dos planos no se ha resuelto nunca satisfactoriamente y sigue siendo fuente de interminables debates. Errejón hace una lectura de la historia de Podemos más voluntarista, mientras que quien firma este artículo tiene una visión más próxima al fatalismo.  En su relato de los acontecimientos, Errejón recurre a dos factores que suelen salir en todo debate izquierdista que se precie y que le aproximan hacia el voluntarismo: uno, la línea ideológica; otro, el modelo organizativo. Por un lado, el autor considera que la fusión con IU en las elecciones de 2016 supuso el fin de la estrategia populista que se había ensayado con tanto éxito en las elecciones de diciembre de 2015. Por otro, defiende que Podemos se construyó de forma excesivamente vertical, con un liderazgo demasiado fuerte, que acabó vaciando las energías del movimiento del que el propio partido nació. No rehúye la responsabilidad individual que a él le toca en la consolidación de esa forma de organizar Podemos y de la que él terminó siendo víctima cuando cayó en la corriente minoritaria” … “Tanto Podemos como el independentismo catalán comprendieron que había que darse mucha prisa, que la debilidad del Estado y del sistema político a mediados de la década pasada era una oportunidad que solo se presenta una vez cada tanto. Por eso, todo aquello de la “guerra relámpago” tuvo su razón de ser. Era entonces o nunca. Errejón cree que se dejó pasar la oportunidad por errores políticos, pero cabe pensar también que no se podía llegar mucho más lejos. De hecho, los partidos se reposicionaron, surgió Ciudadanos y el PSOE salió adelante cuando Sánchez adoptó un discurso con elementos de Podemos y el 15-M. Podemos solo era una amenaza en la medida en que tuviera expectativas de crecimiento. Su estancamiento después de 2015 facilitó su absorción en el sistema de partidos que venía a reventar. Y el estancamiento fue consecuencia, en último término, de la reticencia de grandes capas de la población a asumir los riesgos de una ruptura política. El sistema político español no se ha recuperado plenamente de la década vertiginosa. El bipartidismo está lejos de recuperar sus niveles de apoyo pre-crisis. Continúa habiendo múltiples indicadores de una crisis latente (fragmentación política, veto a las reformas institucionales, incapacidad del sistema para resolver la crisis territorial, niveles muy bajos de confianza en los partidos y las instituciones, crisis de la monarquía). No obstante, las élites ya no sienten el aliento de Podemos en la nuca. Errejón, uno de los políticos con mayor talento y proyección en España, da algunas pistas al final del libro sobre la adaptación al momento político actual. La capacidad de Más País para situar en el centro del debate algunas cuestiones sociales importantes (salud mental, semana laboral de cuatro días) son experiencias tentativas sobre las cuales podría construirse una nueva estrategia que permita superar la ideologización permanente de la política española y recuperar apoyos amplios en la sociedad. ¿Conseguirá Errejón reinventarse? Ojalá que sí”.

Article d’Enrique GIL CALVO a El País (19-10-21): Izquierdistas  Donde el pluralismo genera más tensiones es sin duda en la periferia del sistema, dada la competición eliminatoria entre los soberanistas y entre los grupos situados más allá del PSOE … “Se trata del mayor rasgo diferencial de nuestra cultura política, una especie de continuidad histórica explicable por la teoría de la dependencia de la senda (path dependency), aplicada por Pierson al campo de la política. Desde la revolución industrial, tenemos el hábito adquirido de primar la confrontación sobre la cooperación; especialmente entre la izquierda asalariada, pues la derecha propietaria está más cohesionada por el cemento de sus intereses comunes. Así se demostró durante los años 30, cuando la división del bando republicano le hizo perder la Guerra Civil contra la unidad de los golpistas. Y desde entonces las izquierdas continúan porfiando en excluirse mutuamente, tratando de desbordar a sus rivales con mayores muestras de radicalismo que ellos. Es el síndrome de Izquierda Unida, esa confluencia de siglas en torno al PC incapaz de entenderse mucho tiempo porque su cemento cohesivo es la fobia contra su enemigo común: el PSOE. Durante un tiempo pareció que los nuevos movimientos sociales, sobre todo tras el 15-M, serían capaces de trascender y sublimar ese destructivo habitus izquierdista. Pero no fue así, pues el actor político llamado a hacerlo, con el nombre de Podemos, fracasó en el intento, recayendo en los peores vicios de tan pueril izquierdismo (Lenin dixit). De ahí que su líder, al ver el abismo electoral que se abría bajo sus pies, optara por retirarse, pasándole el testigo a la camarada Yolanda. Y de nuevo la izquierda radical vuelve a subir la piedra a lo alto de la montaña como Sísifo, esperando refundar por enésima vez otra nueva confluencia o frente amplio izquierdista. Pero aquí hay algo que no cuadra. Nos quieren vender el relato de que Iglesias, que hasta ahora se había demostrado inflexible purgando a todos sus rivales, se habría regenerado como Pablo camino de Damasco, convirtiéndose en un líder emérito, altruista y desinteresado, que abdica de su poder y le cede gentilmente su puesto a la delfina designada por él sin concurso de las bases. Pero ¿acaso no suena esta historia a Néstor o a Putin delegando su poder en Cristina o en Medvédev? ¿Aceptará Yolanda representar el papel de una nueva Evita?”.

Article de Germán CANO a El País (20-10-21): Explosión social y progresismo   [10] En ‘Con todo. De los años veloces al futuro’, Iñigo Errejón refleja una España entendida como un proceso de negociación incesante entre un orden, necesitado de consentimiento social, y sus numerosas grietas impugnadoras … “Hay en el regreso de Errejón a nuestra historia reciente muchos motivos de interés, solo subrayo tres. En primer lugar, su interpelación a un “nosotros” insuficientemente comprendido, también por indiscutibles errores propios. Más allá del psicodrama personalista de la historia de Podemos, nos brinda una reconstrucción de los debates políticos que, por desgracia, quedaron eclipsados por diferentes causas. Aplacada la urgencia —en un político, reconoce, adicto a las campañas—, aquí también emerge un trabajo de duelo que se reclama un tiempo contemplativo para aprender de lo sufrido, duelo por la oportunidad perdida, pero, más autocríticamente, por lo perdido y no reconocido en esa yincana que fue la fase política iniciada en 2014; y, tercero, una reflexión sobre qué podría ser una organización realista de izquierdas que no aspire solo a tomar el poder, sino a educarse democráticamente con las impurezas de su país. Toda intervención con motivación hegemónica pasa por no enamorarse de la forma partido sin desdeñarla. Hay en estas páginas un curioso pesimismo de la inteligencia —las dudas del animal político— modulado por el optimismo de la voluntad militante. Es por ello por lo que orden y tiempo son los ejes sobre los que se arma un texto lleno de prisas, frenazos y dolores de estómago. La España moderna entendida como un proceso de negociación incesante entre un orden, nacido en 1978, necesitado de consentimiento social, y sus numerosas grietas impugnadoras. Aquí el relato biográfico de un joven activista impacientemente socializado en la tradición libertaria que termina reconociendo la dimensión institucional de la experiencia latinoamericana es parte de la historia. Más importante es el análisis del moderno “orden democrático español”, de sus sucesivas crisis, de su poder de seducción en amplios sectores sociales y de cómo cierta Izquierda choca una y otra vez con ese muro desde una suerte de resurrección histórica de lo perdido. ¿Analizar toda esta historia para volver a casa o regresar a ella para comprender sus promesas truncadas entre la continuidad y lo nuevo? Ha de valorarse la reflexión sobre lo popular en Errejón como una repetición contemporánea del gesto de Gramsci en un horizonte de modernidad. No se trataba de aplicar de forma oportunista y demagógica la mercadotecnia política —mucho advenedizo hizo aquí carrera—, sino de trabajar para conformar tejido social en ese laboratorio neoliberal de desorden, atomización y despolitización. Dicho esto, me pregunto si en este caso la fuerte dependencia de un específico diagnóstico teórico acerca de las crisis también fue obstáculo para una relación más fructífera con la vida cotidiana de la sociedad civil. En otras palabras, si la eficacia del primer Podemos a la hora de politizar el malestar en términos destituyentes fue también freno para construir un orden cultural de carril largo. Hoy, cuando el miedo español ya no mira al pasado, sino al futuro, ¿cómo articular la opción progresista por un cierto orden —el cuidado de la vida cotidiana en todas sus dimensiones (protección social, ecológica, igualdad de género)— con las cada vez más previsibles explosiones de malestar social? En el fondo este libro es también un regreso a una conversación histórica que quedó aplazada.

L’EXTREMA DRETA ESPANYOLA: LA INTERNACIONALITZACIÓ DE VOX

La consolidació de Vox passa també per la seva homologació internacional. Per això es mostra molt actiu en la construcció d’una xarxa de relacions a l’Amèrica Llatina sota la marca de l’Iberoesfera:

Article de Miguel GONZÁLEZ/Naiara GALARRAGA/Federico RIVAS a El Pais (18-10-21): La creciente red de aliados de Vox en América Latina Abascal ficha al colombiano Pastrana, presidente de la internacional de la que forma parte Casado … “Integristas (católicos y evangélicos), neocons y ultraliberales, populistas de derechas y nostálgicos de las dictaduras militares conforman la alianza anticomunista que el partido español Vox está tejiendo en América Latina. Eduardo Bolsonaro, hijo y heredero político del presidente brasileño; Keiko Fujimori, excandidata presidencial en Perú; o José Antonio Kast, líder del Partido Republicano chileno, que se opuso a derogar la Constitución de Pinochet, son algunas de las figuras más destacadas de este conglomerado heterogéneo al que une su visceral rechazo a los gobiernos de izquierda, tanto autoritarios como democráticos. La punta de lanza de Vox ha sido la llamada Carta de Madrid, un manifiesto que alerta del supuesto “avance del comunismo” en la Iberoesfera (el nombre con el que el partido ultra, siempre atento al marketing, ha rebautizado a Iberoamérica), una parte de la cual ya habría sido “secuestrada por regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico, bajo el paraguas del régimen cubano”. Abascal ha anunciado su propósito de dotar a la carta, que ha recabado más de 8.000 firmas, de una “estructura permanente y un plan de acción anual”; es decir, pasaría de ser un mero banderín de enganche a una nueva organización internacional: el Foro Madrid. Su objetivo es convertirse en alternativa al Foro de Sao Paulo y al Grupo de Puebla, las dos plataformas de la izquierda latinoamericana: la primera agrupa a fuerzas políticas y sociales, desde el Partido de los Trabajadores de Brasil al Partido Comunista cubano; y la segunda, a un puñado de políticos de perfil mayoritariamente socialdemócrata, como Alberto FernándezLula da SilvaEvo MoralesRafael CorreaPepe Mujica o José Luis Rodríguez Zapatero“.

Article de Cas MUDDE a elDiario.es (18-10-21): Por qué los ‘trumpianos’ se están acercando a partidos como Vox  [11]  Antes de Trump, solo los conservadores estadounidenses relativamente marginales tenían conexiones con la ultraderecha internacional. Hoy, estos lazos son la tendencia prevalente … “¿Finalmente está tomando forma la llamada “Internacional Populista“, tantas veces anunciada pero jamás materializada? ¿Tendrá el movimiento conservador estadounidense un papel destacado en ella? ¿O se trata más de política interna que de dominación global? Cuatro vertientes Al igual que el Partido Republicano, el movimiento conservador estadounidense abarca una amplia gama de matices ideológicos, a menudo de extrema derecha. Por ello, diferentes figuras se han dirigido a diferentes tipos de agrupaciones ultraderechistas. Existen al menos cuatro grandes vertientes de redes internacionales de extrema derecha en las que participan “conservadores” estadounidenses de todos los niveles. La primera y más importante es la derecha cristiana global. La derecha cristiana estadounidense ha sido durante mucho tiempo un actor de influencia global, particularmente activo en la Europa poscomunista, como bien retrata la serie de Netflix The Family. Cuenta con partidarios influyentes, como el presidente ruso Vladimir Putin y, más recientemente, el primer ministro húngaro Viktor Orbán. Por invitación de Orbán, Mike Pence habló hace poco en la Cumbre Demográficabianual de Budapest, con una amplia variedad de académicos, líderes eclesiásticos y políticos de todo el mundo, incluido el posible candidato presidencial francés de extrema derecha, Éric Zemmour. Budapest también ha sido la nueva tierra prometida para la segunda vertiente, el llamado movimiento del “conservadurismo nacional“, obra del escritor israelí Yoram Hazony. El conservadurismo nacional es una especie de extrema derecha para gente que lee, por decirlo de forma despectiva. Un intento de fusionar las ideologías conservadoras y de extrema derecha —en la actualidad siempre superpuestas— y de crear un movimiento de extrema derecha apto para la élite cultural, económica y política.  El presentador Tucker Carlson dio un discurso en una cumbre de conservadores en Washington en 2019 y recientemente llevó su programa de Fox News a Budapest, donde alabó a Orbán y su régimen. Asimismo, se dice que la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés) celebrará también su reunión de 2022 en Budapest. La tercera vertiente la conforman las redes establecidas hace tiempo entre algunos republicanos de extrema derecha y los “sospechosos habituales” de la extrema derecha europea, como el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) y Agrupación Nacional (RN) en Francia. Estos lazos se basan en un núcleo ideológico común de nativismo, autoritarismo y populismo.  Las conexiones entre la extrema derecha europea y los miembros republicanos del Congreso se remontan a décadas atrás: basta con pensar en personas como Steve King, el republicano de Iowa, y Dana Rohrabacher, el republicano de California. Eran bastante marginales dentro de su partido —e, irónicamente, ambos perdieron sus escaños en la era Trump—. Sobre todo con estos grupos, Steve Bannon creó el “Movimiento“, que nunca llegó a ser más que revuelo mediático. Vox Y, por último, tenemos el partido al que Cruz envió un mensaje de apoyo en vídeo: Vox en España.  Pasando casi desapercibido, Vox ha estado construyendo una red para la extrema derecha conservadora en el mundo de habla hispana, en parte facilitada por la fundación del partido, Disenso. Centrada sobre todo en América Latina—y aprovechando la larga lucha de la derecha latinoamericana contra el “comunismo” y a favor del cristianismo conservador— la fundación ha publicado una “Carta de Madrid” firmada por más de 100 políticos y activistas políticos de Europa y América, entre los que se encuentran el activista conservador estadounidense Daniel Pipes (antiislamista) y Grover Norquist (contrario a los impuestos), además de una serie de diputados latinoamericanos.  Varios líderes de la ultraderecha europea asistieron a la convención de Vox a la que Cruz se dirigió, incluidos Giorgia Meloni, de Fratelli d’Italia (FdI), el partido mejor posicionado en las últimas encuestas, y André Ventura, del partido luso Chega. Obviamente, estas redes internacionales coinciden en muchas cuestiones, sobre todo en su oposición común a la “izquierda global” pero también, en mayor o menor medida, a la inmigración, el islam y la “ideología de género”. Sin embargo, también discrepan en cuestiones centrales, desde la importancia de la doctrina religiosa hasta el papel de Rusia, por lo que sus integrantes son muy cambiantes y distintos entre sí. Además, difieren respecto al lugar que ocupa el movimiento conservador estadounidense dentro de la red. Lazos con EEUU. A excepción de su derecha cristiana, que desde hace tiempo lidera este movimiento a nivel mundial, Estados Unidos no desempeña un papel destacado en estas redes. Incluso la red de “conservadurismo nacional” tiene a un israelí al mando y está financiada cada vez en mayor parte por húngaros. Además, varios de los republicanos estadounidenses que han participado recientemente de estas reuniones parecen utilizar sus conexiones internacionales para obtener beneficios internos —sobre todo en la lucha por la candidatura republicana (en caso de que Donald Trump no se presente)— más que para construir una “internacional populista”. Esto no quiere decir que no haya nada nuevo en los últimos acontecimientos. En la era pre Trump, solo los conservadores y los republicanos de derecha relativamente marginales tenían conexión con la ultraderecha internacional. Hoy en día, los lazos entre el movimiento conservador estadounidense más amplio y la extrema derecha global se han convertido en la tendencia prevalente, desde el Partido Republicano hasta la revista National Review, con cada vez menos voces disidentes.  Sin embargo, impregnado de excepcionalismo estadounidense, el movimiento conservador de Estados Unidos permanece orientado principalmente hacia dentro, utilizando sus conexiones y los acontecimientos internacionales para las disputas políticas nacionales. Y la internacional populista tiene más de show mediático que de realidad política”.

 DESÈ ANIVERSARI DEL FINAL D’ETA

La transcendència del final de la violència política exercida pel terrorisme d’ETA no pot ser minusvalorada ni desvirtuada. Sense cap mena de dubte el terrorisme d’ETA ha estat el problema més greu que ha patit la democràcia espanyola des de 1977, en la mesura que suposava mantenir un focus de violència  que impedia la plena normalitat política pròpia d’una democràcia civilitzada. El seu final va suposar que per primera vegada en la història contemporània d’Espanya la violència política deixava de ser un factor perturbador de la convivència:

Article d’Eduardo MADINA a El País (17-10-21): Frente a la tentación magnética del olvido.  Continuar trabajando en la convivencia de la sociedad vasca debe ser un objetivo irrenunciable, el reto más importante de todos … “Difícil encontrar mejores palabras que las que dejó escritas en su diario Maria Dolores González Catarain Yoyes el 5 de diciembre de 1985, nueve meses antes de ser asesinada en Ordizia: “Del derecho a la diferencia se ha pasado al deber de uniformidad… A través de un militarismo basado exclusivamente en un nacionalismo oscurantista y mítico”. ETA fue exactamente eso, un militarismo basado en un nacionalismo oscurantista y mítico con el que desarrolló una tentativa totalitaria de purificación nacional. Diez años después de su final, la evaluación de su existencia no remite a nada más que a un balance inmenso de daños. Tuvo su cierre en la tarde del 20 de octubre del año 2011. Cierre que llegó sin haber conseguido ni uno solo de los objetivos políticos para los que había nacido en 1959. No es mal momento esta conmemoración para reflexionar sobre todo aquello de lo que nos habla ese pasado de sangre. Para preguntarnos por las conclusiones que nos deja para el presente y sobre las enseñanzas que convendría aplicar, en forma de salvaguardas democráticas, en el futuro. En primer lugar, una realidad incómoda: algo fue mal en el corazón mismo de la sociedad vasca. Algo no funcionó bien cuando una organización terrorista arraigó con tanta fuerza y durante tanto tiempo entre nosotros. La violencia y el terrorismo encontraron acomodo en decenas de miles de personas que aplaudieron, justificaron, comprendieron o blanquearon el asesinato de ciudadanos y ciudadanas a lo largo de toda la existencia de ETA. En un sector de la sociedad vasca sucedió algo sobrecogedor: el valor objetivo de la vida humana fue menor que el valor subjetivo de las ideas políticas. Esta realidad abrumadora nos invita a pensar en la naturaleza trascendente de los valores humanistas. Nos alerta frente a los nuevos populismos de la pureza y los nuevos traficantes del miedo, siempre expertos en teorías de la homogeneidad colectiva; siempre una identidad nacional unívoca, siempre un dogma identitario, casi siempre una patria pura. Y a su lado, el señalamiento del extraño, del otro, del diferente. El totalitarismo casi siempre arraiga sobre esos materiales. Lo hace para convertir sueños propios en pesadillas ajenas. En segundo lugar, los 50 años de vida de ETA también nos avisan de la velocidad con la que se extiende la indiferencia cuando el mal aparece en cualquiera de sus formas. Cientos de miles de vascos no se sintieron interpelados por la existencia de una organización terrorista que mataba en las mismas calles de sus ciudades y de sus pueblos. Por alguna extraña razón, miles y miles de personas fueron capaces de aplicar una extraordinaria distancia emocional con la violencia que habitaba en su propia geografía. Es insalvable una pregunta dolorosa ¿Cuánto tiempo hubiera durado ETA con toda la sociedad vasca movilizada contra ella desde sus primeros atentados? ¿Cuánto hubiera durado frente a la fuerza de una movilización mayoritaria, activa y constante? Es ahí donde nos espera una enseñanza nítida. Es una mala idea mirar para otro lado cuando se construye políticamente al extraño, cuando se aplica distancia social a los señalados. Es una mala idea desde múltiples puntos de vista, incluido el más egoísta de todos; cuando los señalamientos del otro entran en escena, cuando suenan palabras que extranjerizan y expulsan del espacio público a los señalados, conviene enfrentarlas con contundencia antes de que sea tarde. Quién sabe cuánto tardarán en sonar también para nosotros. En tercer lugar, nuestro pasado nos pregunta por el significado que atribuimos a todo lo vivido y por el papel que queremos que juegue en lo que somos como comunidad política. Hay que reconocerlo; es tentadora la apariencia del olvido. Lo más sencillo para una sociedad en fase postraumática está en pasar página y no mirar nunca más hacia atrás, dejar allí a quienes allí quedaron y desprendernos de un pasado incómodo, lleno de aristas y espacios de sombra. Sin embargo, también es posible un enfoque distinto apostando de forma decidida por la memoria. Es posible educar a las generaciones más jóvenes de niñas y niños vascos en lo que ETA significó, con contenidos obligatorios, tanto en primaria como en secundaria, para aprender la verdad desnuda de los hechos. Es posible reformar el Estatuto de Autonomía de Euskadi para que, entre las distintas inspiraciones que nos configuran como comunidad política esté también la memoria de las víctimas del terrorismo. Es posible dotarlas así de un significado trascendente en la existencia misma de nuestra comunidad política. Es posible trabajar desde múltiples enfoques en un tratamiento político de nuestro pasado que se encuentre a la altura de los hechos que contiene dentro. Continuar trabajando en la convivencia de la sociedad vasca debe seguir siendo un objetivo irrenunciable, el reto más importante de todos. Debemos hacerlo sobre la defensa de nuestra pluralidad de ideas y de sentimientos identitarios, trabajando en las salvaguardas necesarias para nuestra aspiración de convertirnos en un sociedad plenamente normal. Es un objetivo noble. Quizá el más noble de todos. Frente a la tentación magnética del olvido, solo se alcanza a través de la memoria”.

Article de Carles CASAJUANA a La Vanguardia (18-10-21): ETA i Zapatero, al cap de deu anys  Si Zapatero no s’hi hagués deixat l’ànima, ETA no hauria renunciat al terrorisme l’any 2011 … “El dia que la història faci el balanç de la seva presidència, tot això pesarà molt. També pesarà la seva integritat, que no crec que ningú posi en dubte. Però el mèrit més decisiu que la història li atribuirà serà la fi d’ETA. Fem memòria: quan ell va arribar al poder, acabàvem de sofrir el pitjor atemptat terrorista de la nostra història. El govern d’Aznar va culpar ETA. Era mentida, però era una mentida fins a cert punt creïble: ETA assassinava de forma sostinguda i se sabia que tenia plans per actuar a Madrid. Al cap de vuit anys, quan Zapatero va deixar la Moncloa, ETA, derrotada per una barreja de pressió política i eficàcia policial, havia renunciat a la lluita armada. El problema més greu de la democràcia espanyola estava resolt. Durant aquells anys, el terrorisme d’ETA va ser la seva principal preocupació. El Partit Popular el va acusar de trair els morts i de revigoritzar ETA, per dialogar amb la banda. L’atemptat a la T4 de Barajas, vint-i-quatre hores després que ell fes una valoració optimista del procés de diàleg, el va deixar entre les potes dels cavalls. Curiosament, avui quan la gent relaciona Zapatero amb ETA recorda més aquelles crítiques i el revés que aquell atemptat li va suposar que l’abandó de les armes. Zapatero sempre va dir que no s’havia de fer un ús partidista de la lluita contra el terrorisme i, per coherència, va renunciar a atribuir-se el mèrit per haver aconseguit que ETA l’abandonés. Dubto que ho faci mai. Dirà que va ser obra de tots i citarà ­Alfredo Pérez Rubalcaba i Jesús Egui­guren, llavors president el PSE. Però si ell no s’hagués deixat l’ànima per aconseguir-ho, ETA no hauria fet llavors aquell pas decisiu. Ara que han passat deu anys i que molt aviat farà deu anys que Zapatero va deixar la Moncloa, crec que és just recordar-ho”.

Article d’Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA a El País (19-10-21): El (lento) final de ETA  Diez años después, es justo reconocer que fue el impulso político de Zapatero, Eguiguren, Rubalcaba y Otegi lo que llevó a término la agonía de la banda terrorista, en contra de una amplia oposición al proceso de diálogo … “Los procesos de paz son siempre operaciones de riesgo extremo. Se enfrentan a dilemas morales y políticos importantes y, si salen mal, pueden empeorar la situación. En España, el anuncio de Zapatero produjo una oleada de indignación en el Partido Popular (Mariano Rajoy le acusó de traicionar a los muertos), la prensa de derechas, las asociaciones mayoritarias de víctimas y múltiples analistas e intelectuales, todos los cuales hicieron cuanto pudieron para que el proceso de paz fracasara. El Gobierno, no obstante la oposición tan amplia a sus planes, siguió adelante. Las conversaciones causaron graves disensiones en el seno de ETA y el sector más militarista, insatisfecho con la actitud del Gobierno, organizó el atentado con coche-bomba de la T4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre de 2006, que acabó con la vida de dos inmigrantes ecuatorianos. A pesar de aquel golpe, el proceso de paz ensayado por el Gobierno socialista acabó dando sus frutos. El Gobierno mantuvo los contactos para hacer saber que seguía dispuesto a facilitar las cosas si ETA daba el paso esperado. Otegi, por su parte, a pesar de sus complicidades, ambigüedades y silencios, entendió que la continuación de la violencia era una losa demasiado pesada para Batasuna y jugó a favor de la paz. La presión de las fuerzas de seguridad por un lado y de Batasuna por otro llevó a la declaración de final de la violencia en 2011  ETA habría acabado de todos modos, pero sin la visión y determinación de José Luis Rodríguez Zapatero, Jesús Eguiguren, Alfredo Pérez Rubalcaba y Arnaldo Otegi, el final del terrorismo habría sido incluso más agónico. Todo esto es importante porque, al no haber terminado ETA bajo un Gobierno de la derecha y no haberlo hecho como algunos hubiesen querido, la fase última que lleva a la renuncia de la violencia hace ahora una década sigue envuelta en una cierta confusión y en silencios incómodos. Luis Rodríguez Aizpeolea es quien ha contado la historia del final del ETA con mayor precisión y exactitud. En sus libros puede encontrarse lo que realmente sucedió en el fin de ETA sin tergiversaciones ideológicas. ETA era un anacronismo en la Euskadi del siglo XXI, un trozo de pasado sangriento en medio de una sociedad próspera. De todos los grupos armados surgidos en Europa en los años sesenta y setenta del siglo pasado, el único que sobrevivía en nuestro tiempo era ETA. Aunque arrastre tan mala fama la política, el fin de ETA fue posible gracias a un impulso político. Bien está que se reconozca”.

Article d’Antoni PUIGVERD a La Vanguardia (20-10-21): ETA y el virus constitucional   [12] La nostalgia de ETA no se esconde solo entre los presos etarras más conspicuos … “Tanta sangre derramada, ¿de qué ha servido? Políticamente, ETA ha sido el peor virus de la democracia. ETA es la razón primera de la división española en torno a la cuestión territorial. Aznar, que sobrevivió a un atentado, tuvo la clarividencia de situarse tras la pancarta de ¡Basta ya!, el movimiento por la libertad civil en el País Vasco. Dicho movimiento tuvo un gran éxito en toda España, pues encarnaba una respuesta ética al terror. Pero fue instrumentalizado y, siendo un justo y necesario ariete contra la violencia política, suscitó la impugnación de todos los nacionalismos llamados periféricos. La tesis de la ciudadanía igualitaria se impuso, corrigiendo, de facto, el pacto de la Constitución del 78 (con la ayuda de nuevas hornadas de jueces del Constitucional y el Supremo). El regreso de Tarradellas había evidenciado que el pacto era también territorial. Dejó de serlo. La beligerancia uniformista de Aznar y de la intelectualidad savateriana (después Cs) alimentó la conflictividad en Catalunya. La propaganda mediática, hegemonizada por el PP, contra todos los nacionalismos llamados periféricos, llegó a hacer más odiosos a los no violentos que a los violentos. La estúpida complicidad del independentismo catalán con Otegi facilitó la jugada. Por otra parte, el PP no reprimió la oportunidad de subvertir los esfuerzos de Rubalcaba y Zapatero para obtener el fin de ETA. Que, sin embargo, se produjo. De ahí el apático reconocimiento a los fautores. La muerte, el dolor y el virus que infecta a nuestra democracia son obra de ETA. Pero la nostalgia de ETA no se esconde solo entre los presos etarras más conspicuos, sino en muchos despachos políticos y cabeceras periodísticas que lamentan no poder exprimir más aquel agrio limón que vitaminó su hegemonía”.

Article d’Antonio GUTIÉRREZ VEGARA a El País (20-10-21): Maixabel, digna y necesaria  Quizá haya que replantearse con toda franqueza las relaciones institucionales con las víctimas del terrorismo … “No es una ucronía estéril imaginar lo que podría haberse avanzado en la normalización de las relaciones sociales en Euskadi, e incluso en el reequilibrio de su espectro electoral atenuando las opciones nacionalistas, si el PP, en la oposición o gobernando, hubiese sido leal a la unidad de los demócratas frente al terrorismo y consecuente con la aspiración de consolidar el proceso de paz, consensuando la gestión posterior de la convivencia. Paradójicamente, la contumacia del PP en seguir recurriendo al espantajo de ETA para deslegitimar al Gobierno de coalición lo que realmente difumina es la victoria del Estado de derecho español sobre la banda y alimenta el relato conmiserativo de su derrota que hacen las formacionesabertzales.   Aunque solo fuese por esta razón sigue siendo necesario emplazar al PP para que abandone la instrumentalización sin fundamento del terrorismo etarra; pero además porque aún sería posible lograr que, algún día, los homenajes y otros actos que siguen promoviéndose para glorificar a los presos terminen decayendo por falta de público, más que por las acciones gubernativas amparadas en la legalidad vigente; sin que estas deban descartarse llegado el caso. Este anhelo debería ser irrenunciable para cualquier demócrata. Maixabel Lasa nos aportó también la forma más justa y decente de atender a las víctimas de todas las violencias. Durante el tiempo que dirigió la Oficina de Atención a las Víctimas, creada por el Gobierno vasco, trató por igual a cuantas personas y familias hubieren sufrido acciones terroristas, tanto si las habían perpetrado ETA o los GAL; porque no puede haber discriminación en el dolor en función de quienes lo hayan causado. Su programa se basó en la atención personalizada, porque cada víctima es singular en sus circunstancias personales o familiares; y porque el dolor de cada cual no se puede delegar. En consecuencia, el respeto que se les debe ha de empezar por la comunicación directa con las instituciones para ser escuchadas y concretar las ayudas que procedan en cada caso, sin intermediaciones asociativas. Y es que otra lamentable paradoja a la que se han visto abocadas es la de su invisibilidad particular, mientras se potenciaba la proyección pública de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, y sobre todo la de las personas que se han ido sucediendo en sus cargos directivos a medida que iban pasando a ocupar distintos puestos en la Administración Pública o en diferentes instituciones parlamentarias, tras figurar en las candidaturas del PP principalmente. Las legítimas preferencias políticas individuales no pueden valerse de la representatividad colectiva de las víctimas; puesto que la confusión con intereses partidistas ha podido inducir discriminaciones por razones ideológico-políticas, e incluso en relación con otras asociaciones como la de Víctimas del 11-M, precisamente la que alberga a quienes padecieron los atentados yihadistas de 2004 es la menos tenida en cuenta. Tal vez haya que replantearse con toda franqueza este delicado plano de las relaciones institucionales con las víctimas del terrorismo. Reflexión en la que, por cierto, sería muy conveniente contar con la experiencia y el criterio de Maixabel Lasa”.

PENSAMENTS

Fil de twitter de Gregorio LURI (16-10-21):  “Esta reflexión de Christophe Clavé va dirigida a los franceses, pero en este caso, todos somos franceses: “La progresiva desaparición de los tiempos verbales (subjuntivo, pasado simple, imperfecto, formas compuestas del futuro, participio pasado …) da lugar a un pensamiento imitado al instante, incapaz de proyecciones en el tiempo. La generalización de la familiaridad, la desaparición de las mayúsculas y la puntuación reducen la la sutileza de la expresión. […] Menos palabras y menos verbos conjugados significan menos capacidad para expresar mociones y para pensar detenidamente. […] Sin palabras para construir un razonamiento, el pensamiento complejo se ve obstaculizado. Cuanto más pobre es el lenguaje, menos pensamiento existe. […] No hay pensamiento crítico sin pensamiento. Y no hay pensamiento sin palabras. ¿Cómo construir un pensamiento hipotético-deductivo sin dominar el condicional? ¿Cómo visualizar el futuro sin conjugarlo? Cómo aprehender una temporalidad, una sucesión de elementos en el tiempo, pasados o futuros, así como su duración relativa, sin un lenguaje que distinga entre lo que pudo haber sido, lo que fue, lo que es, lo que podría suceder y lo que sucederá después de que haya pasado lo que podría suceder? Es necesario un grito de alarma dirigido a los padres y profesores: haced que vuestros hijos y alumnos hablen, lean y escriban. Hay que enseñar y practicar el idioma en sus más variadas formas, aunque parezca complicado. Sobre todo si es complicado. Porque en este esfuerzo está la libertad. Los que defienden que es necesario simplificar la ortografía, depurar el lenguaje de sus “defectos”, abolir géneros, tiempos, matices y todo lo que expresa la complejidad son los sepultureros de la mente humana. No hay libertad sin exigencias. No hay belleza sin el pensamiento de la belleza “.

LLIBRES

Óscar ALZAGA. La conquista de la transición. Marcial Pons. Madrid, 2022 – Ressenya de Jordi AMAT a “Babelia” de El País (16-10-22): Los ‘Alzaga Papers’:  las memorias que revelan aspectos desconocidos de la Transición  Algunos de los documentados hitos que se reflejan en ‘La conquista de la transición’, de Óscar Alzaga, ya eran sabidos, muchos no, otros estaban mal contados

Rafel CHIRBES. Diarios. A ratos perdidos 1 y 2. Anagrama. Barcelona, 2021 – Avançament editorial a “Babelia” de El País (15-10-21): Chirbes contra Chirbes (y contra todos)… Los diarios póstumos del autor de ‘Crematorio’ son un repaso despiadado a su propia figura y a la de sus contemporáneos. Publicamos una selección con reflexiones íntimas y opiniones sobre escritores como Arturo Pérez-Reverte, Belén Gopegui, Antonio Muñoz Molina, Philip Roth o John Le Carré – Ressenya d’Anna CABALLÉ a “Babelia” de El País (15-10-21): “¿Dónde coño está el bien, eso que uno ha buscado toda la vida?” … Los diarios de Chirbes viajan desde el sufrimiento del amante lacerado de las primeras páginas hasta la angustia del creador que se siente perdido y sin salida

Steven FORTI. Extrema derecha 2.0. Qué es y cómo combatirla. Siglo XXI. Madrid, 2021.  La extrema derecha está dejando de raparse la cabeza y cada vez emplea menos el saludo romano; ahora se pone traje y corbata, y, junto al emoji de carita sonriente y el de la taza de café, continúa la cadena de fake news y comparte los titulares con mayor clickbait que le han llegado a través de sus redes sociales para dar los buenos días. Aunque aquella resulta clara y llanamente amenazadora, la nueva versión encierra peligros que pasan fácilmente inadvertidos. Steven Forti, en su Extrema derecha 2.0, señala que, alejada de los fascismos que asolaron Europa y desde el estilo populista que permea nuestro presente, la nueva extrema derecha está alcanzando una dimensión de fenómeno global. Disfrazada de democrática, la extrema derecha no solo ha entrado en las instituciones y comienza a tener un mayor peso, sino que pulula por internet y gangrena las redes sociales –normalizando así su discurso e ideología– para corroer la democracia desde dentro.

Karl SCHLÖGEL. El siglo soviético. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2021 – Entrevista a SCHLÖGEL a La Vanguardia (18-10-21): “Merkel metió la pata cuando dió la llave de la calefacción a Putin”… “Un país no es más que un pacto cotidiano de convivencia sobre el que se construye un Estado a través de los siglos. Si el pacto es impuesto, como el de Putin en Rusia, avisa Schlögel, tal vez logre estabilidad a corto plazo, pero solo durará lo que la fuerza que lo impone. De ahí que resulten ridículos Kaczynski y otros dirigentes del Este cuando advierten que no se libraron del Moscú soviético (tal vez menos del de Putin) para obedecer a Bruselas. Porque la enorme diferencia entre ambos es que la UE jamás fue impuesta a ningún europeo por los tanques, que, en cambio, sí dictaron la pertenencia al bloque comunista. Tal vez la UE, admite, acabe sucumbiendo ante enemigos que, como Putin, aprovechan sus debilidades; pero nuestro futuro como europeos no depende, a diferencia del de los rusos hoy, de un ­autócrata y su ejército”.