FOCUS PRESS SETMANAL 119

Els esdeveniments que afecten els principals països europeus no són gens tranquil·litzadors (Francisco G.Basterra) a les portes d’unes eleccions al Parlament Europeu que es presenten com un enfrontament obert entre les forces europeistes i les forces nacionapopulistes (Carlos Yárnoz).

La revolta de les “armilles grogues”, ultra els efectes interns a França, afebleix considerablement el capital polític d’Emmanuel Macron com a líder dels europeistes (Dídac Gutiérrez-Peris, Gérard Grunberg/Elie Cohen [1],  Luis Bouza, Patrick JarreauPierre Veltz). L’inici del camí de retirada d’Angela Merkel, tot i que mitigat per l’elecció d’una successora del mateix perfil polític, tampoc ajuda a enfortir  el bloc  europeista (Lluís Bassets, Javier Martínez Cantó [2], Roberto Inclán). Les vicissituds entorn del Brexit, malgrat la fermesa negociadora de les institucions europees, no poden amagar que la seva consumació és un fort contratemps per a la Unió Europea (Ian Buruma, Salvador Llaudes, Paul MasonLluís Bassets).

Tot indica que serà molt difícil arribar a una correlació de forces que faci possible el nou impuls polític que necessita la Unió (Thomas Piketty [3],  Guy Verhofstadt) per no ser un actor secundari i subordinat en la redefinició del  mapa geopolític mundial. Una redefinició en la que juga un paper central la competició global  pel domini tecnològic (Macarena Vidal, Ievgueni Morozov, Eva Borreguer, Xavier Vives,  Javier Jordán [4])  o per acordar una política compartida sobre les migracions (Gemma Pinyol  [5],   Josep Borrell, José Fernández Albertos)

Vista amb perspectiva,  l’aparició d’una oferta política d’extrema dreta a Espanya suficientment atractiva per a l’electorat forma part d’un moviment de fons més ampli -iniciat a l’altre extrem del mapa ideològic amb el 15-M- d‘impugnació de  la transició (Oriol Bartomeus) [6]. Una impugnació que interpel·la  el conjunt del sistema polític espanyol i que pot llegir-se també com la variant espanyola de la confrontació entre política i antipolítica que caracteritza les convulsions que viuen les democràcies occidentals (Daniel Innerarity) [7].

El govern Sánchez entra en una fase d’alt risc (Enric Juliana, Carlos E.Cué, Josep Ramoneda [8])  en veure’s atrapat entre una dreta cada dia més desacomplexada per l’esperó de Vox (Eva Anduiza, Sebastián Lavezzolo)  i la deriva del sector puigdemontista de l’independentisme català cap a un segon xoc de trens (Jordi Juan). Sense oblidar les perspectives d’una desacceleració econòmica provocada en part per l’evolució del context internacional (Manuel A.Hidalgo). Les enquestes comencen a reflectir la inflexió del creixement del vot socialista i la possibilitat d’una majoria de les tres dretes (sondeig de Celeste-Tel/eldiario).

Alguns detalls d’aquesta complexa situació poden seguir-se en els primers anàlisis postelectorals dels comicis andalusos (enquesta de 40dB/El País i comentaris de Belén Barreiro i Kiko Llaneras). I més específicament sobre Vox, veure els articles de Fernando Vallespín, Víctor Lapuente, Esteban Hernández, Guillermo Cordero/José RamaVirginia Ros i  Guillermo Fernández Vázquez [9]).

Però sens dubte avui mateix el factor desestabilitzador més important i inquietant el constitueix un moviment independentista català sense rumb o, encara pitjor, decidit a provocar una nova crisi política que enfonsi el govern Sánchez i faciliti el retorn de la dreta al govern espanyol (Kepa Aulesti [10], Andreu Claret, Antonio Franco).

Amb la desautorització dels Mossos, el govern català corre el risc de perdre el control del carrer i de retruc les competències en matèria de seguretat (Lola García, Enric Marín, editorial de l’Ara). Amb la reivindicació de la via eslovena (Ignacio Molina, José Álvarez Junco, Albert Branchadell),  el president Torra contribueix a fer més gran la desorientació estratègica de l’independentisme (Francesc-Marc Álvaro, Xavier Bru de Sala) i facilita la reacció més dura de l’espanyolisme. I tot plegat aprofundeix el descrèdit de la Generalitat, començant per la institució de la presidència (David Miró, Albert Sáez, Xavier Vidal-Folch). Com diu Antoni PuigverdSuposem que sigui cert el diagnòstic independentista sobre la pretensió d’Espanya de sotmetre i destruir Catalunya. No el discutim, ara: suposem que sigui cert. Doncs bé: allò que els destructors exteriors de Catalunya no han pogut destruir, ho està devastant Quim Torra. Un president que caricaturitza la Generalitat, que avala el desgovern, que aplaudeix la desmesura de les minories irritades, que cada dia fa proclames més pintoresques i que, per postres, trivialitza i eclipsa la vaga de fam dels independentistes empresonats. El que no han pogut malmenar els contraris de l’autogovern, ho destrossa Torra. Com que això no té cap explicació, és pertinent preguntar-li: que potser, president, esteu convençut que l’única sortida digna al conflicte present és el suïcidi ritual de Catalunya?

ARTICLES RECOMANATS

(1) Elie COHEN et Gérard GRUNBERG, “Les gilets jaunes: une double régression” a Telos (7-12-18)

Une double image s’impose au cœur du mouvement des gilets jaunes. La première est celle de citoyens affirmant avec fierté leur qualité de détachement avancé du peuple souverain et revendiquant à ce titre la démission de tel ou tel ministre, l’annulation d’une loi, ou l’institution d’une assemblée citoyenne, bref c’est un peuple « en armes » qui à nouveau s’exprime et entend même congédier le « petit marquis » siégeant à l’Élysée.
L’autre image à rebours de la précédente est celle de sujets revendiquant au souverain qui, une hausse du SMIC, qui, une baisse d’impôts, qui, des équipements supplémentaires et souvent les trois à la fois bref de quoi remplir les frigos, gâter les petits enfants à Noël, et mieux vivre comme si l’État riche dont on ne sait quel trésor caché pouvait prodiguer des libéralités infinies à des sujets en demande. Une double régression économique et politique s’est alors installée au cœur du débat.

(2) Javier MARTÍNEZ CANTÓ, “La CDU escapa con ‘AKK’ del repliegue identitario” a Agenda Pública (9-12-18)

Con AKK, todo parece indicar que la CDU mantendrá su estrategia, consistente en mantener al partido lo más cercano al centro político, incluso a costa de perder parte del electorado a su derecha, con tal de ser un partido imprescindible a la hora de formar Gobierno. Y como además se mantiene como el más votado, tiene la ventaja de poder elegir sus socios de coalición preferidos.
Esta manera de plantear las cosas sería la preferida salvo que algún partido empezara a competir con la CDU por la primera plaza. Algo que, según las últimas encuestas, está más a mano de los verdes que del SPD. Entonces, la CDU volvería a tener incentivos para crecer por su derecha. Por ahora, todo indica que Kramp-Karrenbauer marcará su propio perfil sin poner en peligro esta estrategia, y con ello el legado de Angela Merkel.

(3) Thomas PIKETTY, “Manifiesto para la democratización de Europa” a La Vanguardia (10-12-18)

Nosotros, ciudadanos europeos, presentamos con este manifiesto, este tratado y este presupuesto unas propuestas precisas a la opinión pública. No son perfectas, pero tienen el mérito de existir: cualquiera puede tomarlas para mejorarlas. Se basan en una sencilla convicción. Europa debe construir un modelo original que garantice un desarrollo social equitativo y duradero para sus ciudadanos, a los que sólo convencerá abandonando las promesas vagas y teóricas. Europa sólo se reconciliará con sus ciudadanos si aporta una prueba concreta de que es capaz de establecer una solidaridad entre europeos y de hacer que los ganadores de la globalización contribuyan a la financiación de los bienes públicos que Europa necesita hoy cruelmente. Es decir, de hacer que las grandes empresas contribuyan más que las pequeñas y las medianas y que los contribuyentes más ricos paguen más que los más pobres, algo que en la actualidad no sucede.

(4) Javier JORDÁN, “No es una nueva guerra fría: son conflictos en la ‘zona gris’” a Agenda Pública (12-12-18)

Actualmente, se observa una mayor actividad en la zona gris que lleva a algunos a hablar de una nueva Guerra Fría. Sin embargo, es una comparación imperfecta. No hemos vuelto a un mundo bipolar con dos bloques, ideologías y sistemas (capitalismo y comunismo) frontalmente contrapuestos.
Lo que sí se advierte es una creciente rivalidad entre grandes potencias que, muy probablemente, se mantendrá e incluso intensificará en los próximos años. La asertividad de Rusia demarcando su área de influencia (Ucrania, Georgia, Bielorrusia, Transnitria …) o el azuzar azuzando la confusión –y distracción– política interna de sus rivales (elecciones en Estados Unidos y en varios países de la Unión Europea, incluyendo la cuestión de Cataluña) es muestra de ello. También se enmarcan en la zona gris del conflicto las acciones de China en las aguas e islas en disputa de Asia Pacífico.

(5) Gemma PINYOL, “La oportunidad del Pacto Global sobre Migración” a Agenda Pública (11-12-18)

Desaprovechar cualquier espacio que plantee la necesidad de articular (y discutir) un mejor marco de gobernanza colaborativa de un fenómeno como las migraciones es de una miopía preocupante, o de una mala intención evidente; porque no resuelve nada (que sería el objetivo final de cualquier política pública), pero especialmente porque dificulta la construcción de alternativas que promuevan migraciones ordenadas, seguras y regulares. Parece que, para algunos (que de momento son pocos), este debate es la oportunidad perfecta para atacar cualquier iniciativa que supere los límites del estado-nación, y ya de paso, cualquiera  de las instituciones que, como Naciones Unidas o la Unión Europea, promueven la coordinación. Teniendo en cuenta, además, que lo hacen en un marco de derechos y deberes básicos, cabe preguntarse si las voces discordantes del PGM también están por intentar deshacer estas estructuras de garantías.

(6) Oriol BARTOMEUS, “Impugnació de la transició. Segona part” a La ciutat llunyana (7-12-18)

El cicle electoral que han iniciat les andaluses acabarà de dibuixar un escenari de fractures creuades que projecta un nus d’aparença irresoluble pels propers anys. D’una banda, una esquerra esmicolada entre els defensors d’un pacte original, de contorns difusos i de reforma incerta, i una altra esquerra que proposa una esmena a la totalitat d’aquest pacte, esmena que coincideix, si més no retòricament, amb l’independentisme català. I a l’altra banda, una dreta que, tot i presentar-se formalment dividida, coincideix en la relectura restrictiva del pacte i la necessitat d’esmenar-ne algun aspecte (clarament, el territorial).
El 2011 l’esquerra va impugnar la transició, tot reclamant-ne una revisió crítica que enfortís alguns dels elements que la necessitat del conces va deixar al calaix. Set anys més tard s’ha consolidat un revisionisme des de la dreta que sembla estar guanyant la partida del relat a l’esquerra. I qui pot guanyar, no pacta. La “vella dama” de la correlació de forces, com fa quaranta anys, segueix explicant-ho tot.

(7) Daniel INNERARITY, “Las voces de la ira” a El País (10-12-18)

La política se nos ha convertido en una centrifugadora que polariza y simplifica el antagonismo. Cuanta menos calidad tiene la vida política, más vulnerables somos al poder de los más brutos, mayor es el espacio que dejamos a los provocadores. ¿Por qué nos extraña su éxito si llevamos tanto tiempo dando a entender que los enfadados siempre tienen razón y que la ira merece más atención que el argumento? ¿Cómo es posible que quienes han contribuido a convertir la política en un espectáculo intenten convencernos ahora de que son la solución?
Esto que acaba de pasar es la excrecencia de un problema producido por todos los que tenemos alguna responsabilidad (aunque sea en diferente medida) en la conformación de la cultura política y la opinión pública. Si cabe hablar en función de la solución, esta no será inmediata ni nos la va a proporcionar un cordón sanitario, ni el frente común, ni la enfática retórica antifascista, que solo sirven para impedir los buenos diagnósticos y bloquear la reflexión acerca de la propia incapacidad. No hay más solución que la política, es decir, el trabajo argumentativo, la visión estratégica, análisis más sofisticados, búsqueda de acuerdos, capacidad de resolver los conflictos, vigilancia y compromiso ciudadano.

(8) Josep RAMONEDA, “El rellano” a El País (13-12-18)

El Gobierno está entre dos aguas, entre la presión de la derecha y la presión del independentismo, y se le ve vacilante en la búsqueda de una vía para la distensión que sus antecesores declararon prohibida. Dar con el rellano en el que puedan encontrarse un número significativo de fuerzas políticas, soberanistas incluidos, parece ahora mismo misión imposible. No hay otra salida razonable. Una parte creciente del soberanismo lo sabe aunque, no ose dar el paso. Y el PSOE sigue dando una de cal y otra de arena, instalado en un pedestal precario que le resta autoridad y autonomía. Y, sin embargo, toda alternativa es peor. Nada bueno se puede construir sobre la derrota de dos millones de ciudadanos que la derecha busca.

(9) Guillermo FERNÁNDEZ VÁZQUEZ, “Las herramientas retóricas de la movilización de Vox” a Piedras de Papel (11-12-18)

La puesta en escena de Vox como una fuerza de choque frente a las amenazas identitarias, audaz en lo estratégico y robusta desde el punto de vista axiológico, va a reproducirse previsiblemente en las próximas citas electorales. Confiará en la movilización de una parte de la sociedad española angustiada. Y, en el caso de las elecciones europeas, subrayará la exigencia de una mayor soberanía a Bruselas para, en primer lugar, tratar el conflicto catalán como un asunto puramente doméstico (todas las dudas de Vox respecto a sus alianzas con la derecha euroescéptica tienen que ver con la presencia de partidos que simpatizan con el independentismo catalán en los dos grupos nodriza del euroescepticismo); y, en segundo lugar, blindar las fronteras españolas con Marruecos. En consecuencia, cuanto más se extienda entre la población española la inseguridad existencial-identitaria, cuanto más creíbles resulten las amenazas, más posibilidades tendrá Vox de seguir movilizando una épica de contrapeso. Por muy zafia, antigua o reaccionaria que esta parezca a los ojos del lector progresista.

(10) Kepa AULESTIA, “Un arco en el aire” a La Vanguardia (11-12-18)

El arco independentista no tiene principio ni fin. No se sabe en qué se fun­damenta, ni para qué se pretende erigirlo. Puede proyectar la ilusión de que responde a un trazado interminable, dispuesto para la eternidad. Pero en realidad es una construcción tan inmaterial, que se muestra incapaz de superar la más leve prueba de estrés. ­Incluso de responder a la más inocente de las preguntas sobre cuál es la hoja de ruta que comparten los intermitentes conjurados del arco independentista. Pongámoslo mucho más fácil, cuál es la hoja de ruta con la que desearían iniciar la exploración cada uno de los segmentos que componen ese arco. La respuesta son sólo pa­labras y silencios, gestos y omisiones, sin nada en claro. Ya ni siquiera se oyen anuncios y promesas, sencillamente porque ni los más entusiastas alientan la esperanza en algo tangible.