FOCUS PRESS SETMANAL 136

 

Comencem el Focus Press d’ aquesta setmana amb tres qüestions d’ordre global: les polítiques sobre el canvi climàtic (Ignacio Sánchez-Cuenca), amb un anàlisi sobre el Green New Deal (Richard Kozul-Wright/Kevin P.Gallagher); una càrrega en profunditat contra la visió individualista de la pobresa (Fernando Fernández-Monge) [1]; i una nova aportació per comprendre l’abast de la guerra digital entorn del 5G (Gonzalo Toca).

D’entre els diversos processos electorals d’aquest mes destaquen les eleccions generals a la India, la  “democràcia més gran del món” que ha sobreviscut i que s’ha consolidat contra els pronòstics més pessimistes formulats en els convulsos moments inicials de la seva existència (Josep M.Colomer).

En l’àmbit mediterrani es succeixen esdeveniments que provoquen inquietud: a Algèria s’intenta una sortida controlada per l’exèrcit de la crisi política (Kamel Daoud, Sami Nair); a Líbia  es produeix una ofensiva  de Khalifa Haftar  per boicotejar els esforços pacificadors de Nacions Unides (Jesús A.Núñez Villaverde); i a Israel, Netanyahu guanya in extremis les eleccions … (Pere Vilanova, Jorge Dezcallar, Itxaso Domínguez de Olazábal, Lluís Bassets). Són esdeveniments amb conseqüències que afecten a una Europa que no pot seguir inhibint-se de la resposabilitat de dotar-se d’una política mediterrània  (Eduard Soler).

La qüestió del Brexit segueix arrosegant-se (Mike Goldsmith), amb l‘acord d’una nova pròrroga fins el 31 d’octubre que impedeix la ruptura abrupta (Denis MacShane), però que, malgrat  les cauteles, no garanteix que es produeixi una dilatació lesiva pels interessos de la Unió Europea (Xavier Vidal-Folch), sense que s’hagi avançat en la resolució del trilema plantejat i que resumeix amb precisió Enrique Feás [2]:  “si se quiere evitar la frontera en Irlanda –única y más que justificada línea roja europea–, el Reino Unido no puede tener a la vez autonomía de política comercial y el mismo régimen en Irlanda del Norte que en Gran Bretaña. A algo deberá renunciar. Y la solución no es una salida sin acuerdo. Aparte del caos económico, un no-deal provocará precisamente aquello que el Acuerdo de Salida pretendía evitar con su salvaguarda: una frontera en Irlanda. Y quizás más tensiones en el seno de la Unión Europea de las que nos imaginamos”

El maldecap del Brexit no hauria de distreure la Unió Europea d’afrontar els problemes més greus que té plantejats i que Nacho Alarcón resumeix en aquests quatre: la remuntada nacionalista, la reforma de l’Eurozona, la crisi migratòria i l’atac a l’Estat de dret a Polònia i Hongria (Xavier Vidal-Folch). Ni de la necessitat de dotar-se d’una política comuna per negociar amb una Xina convertida en competidor econòmic i rival sistèmic, segons la Comissió Europea (Enrique Fanjul,[3]  Philippe Legrain, Xulio Ríos, Miguel Solana). Ni de dotar-se d’una política de defensa autònoma de la tutela nordamericana (enquesta d’Agenda Pública/Política Exterior).

Qüestions que graviten sobre les eleccions al Parlament Europeu, sobre les que la mateixa cambra acaba de publicar una nova estimació dels resultats que confirma el retrocés de populars i socialistes, l’avenç dels liberals, l’estancament de l’esquerra unida i dels verds i el progrés dels populistes euroescèptics. Sobre l’intent de Matteo Salvini d’aglutinar tots els grups nacionapopulistes europeus, veure l’article d’Steven Forti [4].

En iniciar-se la campanya de les eleccions generals del 28-A,     les enquestes   publicades els últims dies  (Celeste-Tel, Gesop, IMOP, GAD3, NC Report i CIS) estimen que el PSOE tindria, el 29.2% dels vots ; el PP, el 20.2; Ciudadanos, el 15.7; Unidas Podemos, el 13.3; i Vox, l’11.7% (Kiko Llaneras) [5]. Però, una indecisió molt elevada (Inés Calderón) , estimada pel CIS en un 42% dels que estan disposats a participar, fa possibles diversos escenaris postelectorals: des d’una majoria d’esquerres suficient a una majoria de les tres dretes, passant per escenaris intermedis (majoria PSOE+C’s, majoria d’esquerres+nacionalistes) o, fins i tot, un bloqueig que provoqui unes noves eleccions (vere també el mercat de predicció electoral PREDI). La  indecisió afecta especialment els votants de Ciudadanos del 2016, dubtant entre PSOE, PP i Vox (José Fernández-Albertos, Ignacio Jurado i Sebastián Lavezzolo). L’amplitud de la mostra del CIS permet trobar pistes sobre el comportament electoral a les circumscripcions més petites, les de l’Espanya buida, on la competició de les tres dretes donaria un avantatge clar al PSOE (José Fernández-Albertos) i on Unidas Podemos pràcticament desaparexeria (Fray Poll). També és una incògnita el potencial del vot de Vox (Kiko Llaneras, Ignacio Varela, Laura Aragó/Carles Castro). I sobre la competència de Unidas Podemos amb Compromís i En Marea, veure la nota d’Andrés Santana.

L’elevat grau d’indecisió i la volatilitat electoral observada en comicis recents, atorga a la campanya electoral una importància determinant (Àngels Pont, Gema García-Albacete/Marta Fraile/Mónica Ferrín). Sobre l’estratègia electoral de Pedro Sánchez i el PSOE, veure el comentari de José Antonio Zarzalejos. Pel que fa a l’estratègia del Partit Popular és rellevant l’editorial de la revista de la Fundación FAES, que posa el focus en la qüestió catalana i en la competència electoral de Vox.  I, en tot cas, és remarcable la tendència a l’hiperlideratge de tots els partits, com observa Lucía Méndez [6].

La corrupció policial, més concretament l’ús de la policia en benefici de l’anterior partit governant (José Manuel Romero, José Precedo, Alfonso Pérez Medina), ha irromput com a tema de  campanya electoral, donant un cert impuls a la campanya de Pablo Iglesias i Unidas Podemos.  Al temps que ha obert la polèmica sobre la connivència de determinats periodistes i mitjans de comunicació amb la xarxa policial delictiva (Jesús Maraña, José Manuel Contreras). Aquest episodi s’afegeix a  d’altres que contribueixen a erosionar la salut de la democràcia espanyola (Elisa de la Nuez) [7].

Sobre les eleccions generals a Catalunya disposem de la informació facilitada per les enquestes del CEO, Gesop i CIS, que estimen que ERC i PSC es disputarien el primer lloc, seguits a distància per En Comú Podem, Ciutadans i Junts per Catalunya, i en darrer lloc pel PP i Vox, sense descartar-se la possibilitat que les candidatures de Front Republicà  i PACMA obtinguessin algun escó.

En el fons de les eleccions del 28A a Catalunya  està latent el dilema del món independentista entre la rectificació i la resistència, entre ERC i Puigdemont/Torra (Javier Pérez Royo, Esther Vera, Josep Ramoneda), i de com es resolgui aquest dilema dependrà la capacitat d’influència del nacionalisme català en la política espanyola (Antoni Gutiérrez-Rubí, Lola García).

En aquest context, s’han fet sentir per primera vegada les veus dissidents del PDECat, amb Marta Pascal i Carles Campuzano, i el rumor del possible retorn d’Artur Mas a la primera línia política (Francesc-Marc Álvaro). S’han obert així les especulacions sobre les possibilitats de reconstruir un espai polític sobiranista moderat (Lola García, Neus Tomàs, Marçal Sintes, Jordi Mercader, Enric Company, Joan Tapia), en un moment en que el govern Torra mostra signes de gran debilitat, censurat al Parlament i sense mostrar cap voluntat efectiva de governar (Miquel Noguer, Jordi Mercader, Albert Sáez, Jordi Juan).

Tanmateix, mentre segueixi el judici de l’1-O (cròniques de José M.Brunet, Guillem Martínez, Xavier Vidal-Folch …) no es donen les condicions per a una hipotètica rectificació i per a l’impuls d’iniciatives i d’espais polítics que la facin possible. Una derivada d’aquesta situació bloquejada és com es repectaran els drets dels líders en presó provisional que concorren a les eleccions generals (Jordi Nieva-Fenoll) [8]

Noves aportacions al debat de fons sobre el desbloqueig de la política catalana, amb l’entrevista a Benoît Pellistrandi (autor de Le Labyrinthe catalan), la reflexió sobre les lliçons del Brexit de Joan Tapia,  l’article de Lluís Uría sobre les contraindicacions d’un referèndum, les preguntes de Lluís Bassets al nacionalisme català, la nova contribució del col·lectiu Treva i Pau o la llista del que no volem de Fèlix Riera [9]. I també, des de la perspectiva de Barcelona, l’article de Jordi Amat sobre el difícil encaix de l’aspiració global de la ciutat i la gestió quotidiana, així com la suggerent perspectiva que ofereix Alexis Roig [10] sobre la geopolítica de les ciutats a El món de demà.

 

ARTICLES RECOMANATS

(1) Fernando FERNÁNDEZ-MONGE, “Ser pobre …” a Agenda Pública (5-04-19)

“La precariedad es la tierra en la que nacen, crecen y mueren millones de personas. Esa inestabilidad permanente que condiciona las decisiones de tanta gente. Ese caldo de cultivo en el que se cocina la atroz estadística de Joseph Stiglitz: “El 90% de las personas que nacen pobres mueren pobres.”
Un dato que por sí sólo pone en cuestión la existencia de la igualdad real de oportunidades. Un dato que lleva a una conclusión: la injusticia social existe. Un dato que nos recuerda lo falaz de las concepciones individualistas de la pobreza. Sin entramados institucionales, sistemas de protección social, mecanismos de provisión de bienes públicos y, en definitiva, de esfuerzos colectivos que ayuden a la gente a superar la escasez y la precariedad, fiarlo todo a la igualdad de oportunidades es un acto de fe para algunos, y una condena al cadalso de la inanición para muchos otros.
Así, el libro, quizá sin proponérselo, no sólo sirve para mostrar las grietas de nuestras relaciones con los países como Senegal o Angola, sino que es un oportuno toque de atención ante nuestra insuficiente determinación en la lucha contra la pobreza interna. Una llamada de aviso ante los supuestos beneficios del desmantelamiento del Estado del Bienestar, o el creciente ataque hacia la población inmigrante”.

(2) Enrique FEÁS, “Irlanda y el ‘brexit’: historia de una escalera” a vozpópuli (10-04-19)

“Al igual que la obra de Buero Vallejo, esta Historia de una escalera en la que se ha convertido el teatro del brexit solo puede terminar como una mala pelea de vecinos. El Acuerdo de Salida (y, por tanto, la salvaguarda extendida a todo el Reino Unido) no es modificable, y la prórroga que pide May es para reescribir la Declaración Política que lo acompaña, y que orienta la relación definitiva. Incluso aunque haya Acuerdo de Salida, el dilema de hoy se repetirá al concluir el período transitorio: o un brexit solo de nombre (Noruega Plus, es decir, Noruega más unión aduanera), o una unión aduanera con un régimen especial para Irlanda del Norte inaceptable para unionistas y conservadores. Bueno, y para escoceses, que no aceptarán ser “menos europeos” que Irlanda del Norte y quizás opten por la ruptura.
Hoy, como ayer –y como siempre–, persiste el trilema: si se quiere evitar la frontera en Irlanda –única y más que justificada línea roja europea–, el Reino Unido no puede tener a la vez autonomía de política comercial y el mismo régimen en Irlanda del Norte que en Gran Bretaña. A algo deberá renunciar. Y la solución no es una salida sin acuerdo. Aparte del caos económico, un no-deal provocará precisamente aquello que el Acuerdo de Salida pretendía evitar con su salvaguarda: una frontera en Irlanda. Y quizás más tensiones en el seno de la Unión Europea de las que nos imaginamos”.

(3) Enrique FANJUL, “La gran reacción contra China” al blog del Real Instituto Elcano (11-04-19)

“En el trasfondo de esta nueva actitud de recelo y desconfianza hacia China se encuentran dos factores clave, en mi opinión.
Por un lado, el carácter autoritario de su régimen político. Existe una percepción cada vez más generalizada de que en la etapa de Xi Jinping se ha producido una involución en lo que se refiere a la evolución política, los derechos humanos, las libertades. La idea de que la reforma y el progreso económico llevarían hacia un sistema político más abierto y liberal parece haber perdido validez. Con la política de reforma que se lanzó en 1978, bajo el impulso de Deng Xiaoping, se puso en marcha un proceso para separar paulatinamente el Estado del Partido, en el que también se ha producido una involución.
Por otra parte, se ha extendido la percepción de que China no respeta las normas internacionales. China, por ejemplo, rechazó la resolución de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya en relación con su contencioso con Filipinas en el mar del Sur de China.
Se han producido secuestros y desapariciones de abogados defensores de derechos humanos, editores, empresarios, etcétera, algunos de los cuales han “desaparecido” en otros países o en Hong Kong y han reaparecido posteriormente en China realizando confesiones públicas de culpabilidad”.

(4) Steven FORTI, “Salvini, a la conquista de Europa” a CTXT (7-04-19)

“Este lunes 8 de abril, en Milán, con la conferencia “¡Hacia la Europa del sentido común!”, Salvini empezará la campaña electoral para las Europeas y lanzará, según afirman desde su entorno, la nueva Alianza de Pueblos y Naciones Europeas (APNE), partido que quiere aglutinar a los nacional-populistas en el Viejo Continente. En las próximas semanas el líder liguista visitará diversos países, entre ellos Francia, Alemania y Austria para convencer a los demás partidos a sumarse. Según Marco Zanni, su hombre de confianza en Bruselas, la APNE quiere “enfatizar el concepto de nación, pero también el de Europa” porque su objetivo es “cambiar y no destruir” la UE. Traducido: ya no estamos en la fase de salir del euro y asestar el golpe de gracia al proyecto comunitario, nuestro objetivo es tocar poder, gobernar la Unión, donde obviamente pararíamos en seco cualquier intento de mayor integración e intentaríamos devolver algunas competencias a los Estados nacionales. Un marco en el cual muchos podrían sentirse cómodos”.

(5) Kiko LLANERAS, “Claves de unas elecciones impredecibles” a El País (7-04-19)

Estas cinco cuestiones creo que van a ser las principales claves.
El movimiento de los sondeos. Esta es la variable más tranquilizadora: de aquí al 28 de abril los electores pueden ir cambiando sus intenciones, pero esos movimientos los veremos en los sondeos. Para seguirlos, en EL PAÍS vamos a usar un promedio de encuestas como el del gráfico anterior.
La indecisión. Estas elecciones prometen tener muchos votantes dubitativos, quizás más que nunca. No es fácil batir el récord porque en 2015 más del 40% no había decidido su voto a un mes de la votación, según el CIS. Casi un tercio se decidió la última semana y uno de cada diez esperó al último día. La indecisión viene impulsada por la división del voto del PP, que según los datos de 40 dB. se está partiendo por la mitad: un 43% repetiría su voto, pero otro 36,5% dice que ahora votaría por Ciudadanos o Vox.
La abstención imprevista. Los sociólogos suelen decir que la abstención no se declara, sino que se revela. Muchos entrevistados no saben que no votarán, otros son optimistas y algunos prefieren fingir que sí para quedar bien. Por eso es tan difícil predecir la abstención. En 2016, por ejemplo, nos sorprendió la desmovilización del voto de Unidos Podemos porque vino sin avisar. Y este invierno en Andalucía pasó algo parecido: antes de las elecciones solo un 5% de los votantes del PSOE de 2016 decían que no iban a votar, pero en la encuesta postelectoral hasta el 23% reconoció que no había votado.
La conversión de escaños. Nuestro sistema electoral no traduce los votos en escaños de forma proporcional, por culpa de las provincias menos pobladas. Allí se reparten pocos escaños y eso beneficia a los partidos mayoritarios y puede dejar prácticamente en blanco a fuerzas con un 10% de votos a nivel nacional. Ahora los sondeos apuntan a que Ciudadanos podría lograr 15 escaños en esas provincias de 1 a 5 diputados. Vox se llevaría otros 6 y sería Podemos el que se quedaría casi a cero. Pero nuestras simulaciones muestran que ese resultado puede cambiar con facilidad: para estos tres partidos, dos o tres puntos arriba o abajo pueden suponer una docena de escaños.
La fortaleza real de Vox. La última incógnita son las fuerzas del partido ultraderechista. Hay dos teorías contrapuestas. Una tesis dice que el PP resistirá mejor de lo que indican las encuestas, porque es lo que ocurrió en 2015 y 2016. Pero también hay argumentos para pensar, fijándonos en Andalucía, que Vox podría beneficiarse del voto oculto y obtener un resultado mejor del previsto.

(6) Lucía MÉNDEZ, “El líder-amo se impone sobre todas las siglas” a El Mundo (7-04-19)

“La actuación de los líderes se ajusta a las tesis del principal asesor del presidente del Gobierno. ‘Los partidos han dejado de ser instrumentos útiles para la acción política, ahora importan más los líderes y los mensajes’. El temido y criticado hiperliderazgo ha alcanzado, así, sus máximos objetivos en la recta final hacia las elecciones del 28-A.
No es ajena a esta realidad la circunstancia de que todos los líderes de los partidos españoles han sido elegidos por el procedimiento de primarias. Sánchez, Casado, Iglesias y Rivera se sienten, sobre todas las cosas, legitimados por el voto de la militancia, por lo que -consciente o inconscientemente- se consideran liberados del corsé y del control de las estructuras de los partidos. Ellos se deben a las bases y, como señala Archie Brown, ‘son los seguidores quienes otorgan carisma a sus líderes cuando esas personas parecen encarnar las cualidades que andaban buscando’. Se han situado por encima de sus colegas y controlan el proceso político.
La personalización de la política -las siglas han pasado a mejor vida- confirma su reinado en la recta final hacia las elecciones del 28-A. Tampoco aquí coinciden los líderes españoles con las tesis del historiador británico. ‘Creer que en unas elecciones democráticas se vota a favor o en contra de un líder individual es, en el mejor de los casos, una burda simplificación que puede inducir a error. La idea de que la personalidad de líderes y candidatos es un factor trascendental en los resultados electorales es sencillamente falsa. Muy rara vez el líder marca la diferencia entre la victoria y la derrota'”.

(7) Elisa de la NUEZ, “Cómo se erosionan las democracias” a El Mundo (9-04-19)

“Mientras estamos entretenidos con nuestro maratón electoral y distraídos con unos políticos que intentan atraer la atención de los ciudadanos durante unos pocos minutos (que en el mundo de la comunicación actual ya es una hazaña), se nos escamotean como por arte de magia las cuestiones realmente importantes del debate electoral. O incluso cuando sí que están en la agenda por simple imperativo de la ley electoral (como ocurre con la despoblación de amplias zonas de España donde se juegan tantos y tantos escaños) se sigue echando en falta un mínimo de solvencia y rigor en la forma de abordarlas.
Parece que desde la elección de un showman como Donald Trump a la Presidencia de Estados Unidos o el desastre de la gestión del Brexit por los antaño admirados partidos británicos los debates políticos tienen más de teatro que de intercambio mínimamente racional de argumentos e ideas. Eso sí, como espectáculo pueden competir ventajosamente con cualquier entretenimiento televisivo. De hecho, las intervenciones de sus protagonistas cada vez se asemejan más a las de los tertulianos que proliferan en nuestros medios, incluidas las redes sociales.
Sabemos que los movimientos populistas apelan más a los sentimientos que a la razón y que esta forma de actuar les funciona estupendamente dado que los seres humanos adoptamos nuestras decisiones de forma emocional y luego las justificamos de forma racional. Así que en época electoral no debemos sorprendernos de que todos los partidos sean más o menos populistas. Sabemos también que cuando se pide el voto la distinción entre las mentiras, las medias verdades y las verdades (o los hechos) es bastante difusa. En política siempre se ha mentido mucho -ya decía Maquiavelo que la simulación de la verdad aprovecha, mientras que la misma virtud de la verdad estorba- pero quizá la novedad es que ahora se miente con total descaro y con total impunidad. Además la mentira se difunde a gran velocidad y a millones de personas a la vez lo que lleva a relativizar el propio concepto de la verdad: por eso se dice que vivimos en el mundo de la posverdad. Y por desgracia la dialéctica amigo/enemigo, tan querida para los pensadores totalitarios y los enemigos declarados de la democracia liberal se ha vuelto a poner de moda.
Podemos consolarnos pensando que pasada la campaña electoral nuestros políticos recuperarán el pragmatismo y las cosas serán distintas. Al fin y al cabo, los números obligarán a alcanzar pactos transversales que son los únicos posibles para resolver los urgentes problemas que tenemos pendientes como sociedad empezando por el territorial y terminando por el de la sostenibilidad del Estado del bienestar. Son problemas que por su complejidad y su relevancia no pueden ser resueltos sin grandes debates y sin grandes acuerdos”.

(8) Jordi NIEVA-FENOLL, “Prisión y elecciones” a El Periódico (9-04-19)

“Va a empezar un largo período electoral que precisa la participación de los presos si no se quiere restringir el debate político en las elecciones, como tanto preocupa al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Se habla de liberarlos para recoger sus actas, o dejarles hacer algún acto electoral ¿desde la prisión? ¿No sería más sencillo decretar su libertad con restricción de movimientos y vigilancia electrónica y policial, si de verdad se desea su legítima participación en las campañas electorales? No es ninguna cuestión que deba decidirse con ligereza ni desde la paranoia por la fuga, sino desde el respeto por el legítimo debate democrático”.

(9) Fèlix RIERA, “El que no volem” a La Vanguardia (9-04-19)

“Potser no arribem a un consens en la societat catalana sobre el que volem, però potser és possible aconseguir-ho si ens centrem en el que no volem per a Catalunya. No volem que no es governin les nostres institucions i que es vegin debilitades pels constants bloquejos polítics. No volem un Parlament paralitzat per la confrontació partidista. No volem posar en perill la cohesió social. No volem que la justícia decideixi la política com tampoc no volem que la política es prengui la justícia per la seva mà. No volem quedar atrapats en el procés com a realitat determinant per al futur. No volem veure com disminueix el nostre autogovern. No volem perdre la influència a Madrid, que constitueix un pilar fonamental per avançar socialment, culturalment i econòmicament en la defensa de Catalunya. No volem la por que algunes forces polítiques estatals volen imposar com a base per a edificar la política dels pròxims anys. No volem que la sanitat, l’educació i els serveis socials es vegin afectats per la inestabilitat política. No volem l’esmunyedissa i abusiva raó d’Estat que es proclama per coartar les llibertats individuals i col·lectives. No volem una democràcia de baixa qualitat sotmesa a lideratges difusos i buits. No volem ser moneda de canvi de cap força política que s’amaga rere els ciutadans. No volem que ens diguin que és massa tard per a avançar en el diàleg i en l’acord. No volem haver de viure sota un règim polític que aspiri a fonamentar els seus èxits en anunciar: ‘Ahir vàrem vèncer els independentistes’, com tampoc volem que es fonamenti en proclamar: ‘Ahir vàrem vèncer els espanyols’”.

(10) Alexis ROIG, “La geopolítica de la ciència i les ciutats” a El món de demà (5-04-19)

“Un ordre global nou ha emergit en les darreres dècades al voltant de les ciutats i les seves economies, en detriment dels Estats nació i les fronteres estatals. Les grans ciutats globals han esdevingut potències polítiques i grans pols de generació de riquesa i coneixement, de manera que han redibuixat l’escena internacional i s’han convertit en actors geopolítics influents. El 2025, les 600 economies urbanes més grans del món produiran el 65% del creixement econòmic global. El 2050, prop del 70% de la població mundial serà urbana. Les ciutats ja són els escenaris pioners en l’ús de tecnologies emergents, laboratoris dels grans canvis socials d’abast global i actors diplomàtics independents.
Els darrers segles, les nacions han desplegat les seves xarxes diplomàtiques per tal de bastir ponts amb altres Estats, tenir veu en organismes multilaterals, negociar tractats internacionals, informar els seus governs, influenciar societats estrangeres o evitar conflictes armats. Avui, l’escenari geopolític empeny les grans ciutats a aplicar estratègies anàlogues. Com succeí durant el Renaixement amb ciutats autònomes com Anvers, Bruges, Gant, Florència o Venècia –que van redefinir el marc jurídic internacional, les xarxes comercials i les bases del crèdit internacional–, també les ciutats globals contemporànies són capaces de transformar el seu coneixement, la resiliència i la productivitat en un progrés global. En aquest segle, el futur del multilateralisme passa sens dubte per les grans metròpolis.
El món esdevé com més va més volàtil i les democràcies dels Estats westfalians sucumbeixen a pulsions de tall il·liberal i populista. En aquest entorn, les ciutats s’erigeixen en la salvaguarda dels valors que ens permetran encarar els gran reptes mundials. A mesura que els governs nacionals es desentenen de les seves responsabilitats globals, les ciutats guanyen poder i influència en l’escena geopolítica”.