FOCUS PRESS SETMANAL 132

Nacions Unides acaba de publicar el seu informe sobre els principals problemes ambientals del planeta, amb conclusions inquietants que certifiquen els incompliments de la majoria dels acords internacionals sobre el canvi climàtic, desenvolupament sostenible i protecció mediambiental (M.Planelles/E.Sánchez).

Davant d’aquesta situació d’emergència civilitzatòria està prenent cos un moviment de canvi global (Pierre Ducrozet, Arnaud Gonzague) que va des de l’anomenat 15M climàtic, simbolitzat en l’adolescent sueca Greta Thunberg (Sara Difallah), al socialisme millenial nordamericà (Fernando Vallespín, George Osborne) que proposa un new deal vert (Pascal Riché,  Johano Strasser). Aquest nou clima d’opinió pot ser un simptoma d’un desplaçament del sentit comú o del maisntream social i polític  de les societats occidentals, com apunta Roger Senserrich [1] en un article sobre el centre polític.

Mentrestant, es van afeblint les institucions i les regles de la governança mundial,  ressorgeixen les aspiracions dels vells imperis xinès, rus i otomà (Cristina Manzano) [2] i la decadència de l’imperi americà podria esdevenir irreversible si Trump assolís un segon mandat (Elizabeth Drew, Nicholas Kristof).

La crisi algeriana sembla haver entrat en un compàs d’espera amb la decisió de Buteflika de renunciar a un cinquè mandat, amb el propòsit de guanyar temps per intentar controlar el canvi polític que demana l’opinió pública (Lluís Bassets, Jesús A.Núñez Villaverde, Xavier Mas de Xaxàs).

Europa segueix pendent del culebrot del Brexit: la frivolitat  i la irresponsabilitat de la classe política britànica (Ivan Rogers, Antonio Estella, Alastair Campbell) està acabant amb la paciència de la Unió Europea, de manera que el no deal pot acabar produint-se contra la voluntat de gairebé tothom (Arman Basurto). Les conseqüències d’un Brexit traumàtic són analitzades amb detall per Guntram B.Wolf [3] a Política Exterior.

Les energies gastades en el Brexit posar en marxa les iniciatives per rellançar la Unió, com les que proposa Ulrike Guérot  [4] amb la seva ambiciosa República Europea. Veure també l’anàlisi d’Andrea Rizzi sobre la renovació de la socialdemocràcia i el d’Henrik Utterwede sobre el nou tractat franco-alemany.

Una segona onada d’enquestes i d’estimacions sobre els resultats de les eleccions de 28-A (enquestes de Sociométrica/El Español, Invymark/La Sexta, GAD3/ABC, Celeste-Tel/eldiario.es i estimacions de Key Data/Público) confirma les tendències observades fins ara: creixement de PSOE i Vox, i descens de PP, Ciudadanos i Unidos Podemos. Els escenaris postelectorals segueixen totalment oberts, amb més probabilitats  que es reprodueixi una situació com l’actual (Kiko Llaneras). Molt probablement l’escenari resultant es derivarà de com es resolgui la batalla de les tres dretes (Lluís Orriols) [5] i també de la mobilització de l’electorat d’esquerres (Carlos Elordi). Com també s’ha de ponderar la influència electoral que tindrà el moviment del 8-M (Lucía Méndez, Eva Anduiza/Berta Barbet/Guillem Rico), que ha tornat a demostrar la seva gran capacitat de mobilització (Núria Alabao)

Pel que fa a l’evolució dels partits, el Partit Popular se n’adona probablement tard del mal que li fa la competència de Vox (Rubén Amón, anàlisi de El Mundo), Ciudadanos segueix instal·lat en una posició incòmoda accentuada per nous errors (Teodoro León Gross, José Antonio Zarzalejos) i Podemos segueix en una situació d’atonia que pot posar en risc una majoria relativa  d’esquerres (Lucía Méndez, Enric Juliana). Altres analistes destaquen l’envelliment prematur de la nova política (Ignacio Varela, Santos Juliá, Jorge Galindo). I el que compateixen tots els partits és el fenomen d’una personalització aguda de la política, com arreu del món (Paolo Guerbaudo) , que desnaturalitza la funció de les formacions polítiques (Joan Navarro i José Antonio Gómez Yáñez) [6]. També és interessant la relació que estableixen Carol Galais i Marc Guinjoan entre les persones crédules amb la teoria de la conspiració de l’11-M i els electors de dretes (Francesc-Marc Álvaro).

Carles Puigdemont segueix impertèrrit amb el seu “programa pollastre” (copyright Jordi Amat), en aquesta ocasió amb la intenció de que el seu grup polític contribueixi en la mesura de la força que li donen els electors a bloquejar la política espanyola (Lola García, Marçal Sintes, Ferran Sáez), en contraposició als sectors independentistes que es plantegen una rectificació (Francesc-Marc Álvaro, Joan Tardà, Carles Campuzano).  Com a conseqüència el PDECat ha saltat pels aires (Juan Rodríguez Teruel, Joan Tapia),  les institucions de la Generalitat cada cop estan més devaluades (Lluís Foix, Jordi Mercader) i sense autoritat (Lluís Bassets, Jordi Amat  [7]), i les perspectives d’una reconducció sensata de la situació política s’enfosqueixen (Grup Pròleg).

El judici de l’1-O va fent camí amb els testimonis orientats a esbrinar l’actuació dels Mossos (José María Brunet, Íñigo Sáenz de Ugarte, Tsevan Rabtan, Xavier Vidal-Folch, Eulàlia Vintró)  i a indagar sobre una possible malversació de cabals públics (Pablo Ordaz, Guillem Martínez).

Per tancar, tres recomanacions en l’àmbit del pesnament i la cultura. Daniel Innerarity [8] reflexiona sobre la inevitable politització de l’espai digital. Nigel Warburton [9] proposa una relectura de Richar Rorty per pensar políticament el món d’avui. I Judit Carrera [10] explica amb deteniment les noves orientacions del Centre de Cultura Contemporània.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Roger SENSERRICH, “El falso centro de la política de Occidente” a vozpópuli (12-03-19)

“El centro político, entonces, no está en ese vago espacio ideológico de ortodoxia financiera, programas sociales limitados, inmigración abundante y matrimonio gay que repiten los expertos. El votante mediano, de hecho, vive en la línea que separa aquellos que quieren más gasto social y menos inmigrantes y los que quieren más gasto social y más inmigrantes. Trump “ganó” (sacó tres puntos menos que Clinton, pero ya nos entendemos) porque convenció a un número suficiente de obreros del medio oeste que no iba a recortar el gasto social, pero iba a deportar mejicanos.
Si estos datos son ciertos (y cuantos más sondeos veo, más convencido estoy de que lo son), esto tiene implicaciones profundas y significativas para la política americana a corto y medio plazo. Primero, que la estrategia demócrata más clara para ganar las elecciones no es llamar al presidente racista, sino acusarle de gobernar como republicano que favorece a los ricos. Segundo, aunque la mayoría de americanos no es hostil a la inmigración o a hablar de derechos civiles, los demócratas harían bien en centrarse en hablar tanto de economía como sea humanamente posible. Aunque tienen la opinión pública de su parte en agregado, estos temas dividen su coalición electoral, debilitándola.
A medio plazo, mirando las tendencias de opinión pública por grupo de edad, los republicanos tienen un problema grave. Los millennials están sustituyendo a los baby boomers como fuerza predominante en el electorado, y son mucho más liberales en lo social que generaciones precedentes. La fragmentación del voto económico ha debilitado a los demócratas durante décadas, pero esto va camino de desaparecer.
Lo fascinante también al ver estos datos es que intuyo que muchas de las tendencias políticas en estos sondeos también existen en Europa, aunque con distinto color local. En España, por ejemplo, intuyo que la inmigración es menos importante que el eterno conflicto centro-periferia (nótese que, dentro de Cataluña, el populismo es el independentismo, por cierto) pero la persistente quimera del centrismo es parecida. A diferencia de Estados Unidos, las democracias europeas están experimentando un envejecimiento de la población mucho más rápido y mucho más marcado, así que los partidos de izquierda están en un berenjenal considerable.
Lo que creo que debería estar claro a estas alturas es que el centrismo de gastar poco y ser abierto de miras es algo que las élites de ambos lados del charco desean fervientemente que sea real, pero tiene mucho de fantasía. Comentaristas y tertulianos harían bien en tomar nota”.

(2) Cristina MANZANO, “La revancha de los imperios” a El País (12-03-19)

“Esta nueva situación geopolítica ha dejado también atrás el componente ideológico que caracterizó la división de bloques. Con todo su poder, China no parece interesada en extender el comunismo más allá de sus ya extensas fronteras —aunque sí lo está Xi en que el capitalismo con rostro chino no traicione la esencia del sistema—.
En realidad, detrás de la retórica y de las bravuconadas de hombres fuertes se percibe un gran pragmatismo, en el que los intereses —y no los ideales ni los valores— guían decididamente la acción exterior. Es un mundo de relaciones más complejo y enmarañado que el que conocíamos, en el que también el resto de países muestra ahora una mayor capacidad de elegir los socios que mejor le convengan en cada circunstancia —ya sea vender sus materias primas u otorgar grandes contratos de infraestructuras—.
Existe la impresión de que este (des)orden es más inestable que el anterior, y que genera nuevas incertidumbres, pero no tiene por qué serlo. Las dependencias mutuas son tan fuertes que hacen más probable la búsqueda de soluciones pragmáticas que de enfrentamientos frontales.
Paradójicamente, las mayores dudas en este nuevo escenario proceden de un Occidente traumatizado porque ya no está encabezando el cambio. Por un lado, un Estados Unidos desnortado que, pese a su enorme poder, no recuperará ya su papel de líder global indiscutible, ni siquiera cuando Donald Trump deje la presidencia. Por otro, una Unión Europea, cuna de antiguos imperios, que no acaba de creerse su capacidad como potencia global”.

(3) Guntram B.WOLF, “Brexit sin acuerdo. ¿Está preparada la UE?” a Política Exterior nº 188 (marzo-abril 2019)

“El rumbo estratégico general que aconsejo que adopte la UE es incrementar lo más posible el coste de un Brexit sin acuerdo (respetando los límites éticos), al tiempo que muestra más flexibilidad en la declaración política y quizá en el propio acuerdo de salida. A la larga, tanto a la UE como a Reino Unido les interesa colaborar estrechamente. La salida de Reino Unido sin ninguna clase de acuerdo sería una señal muy mala para el mundo sobre la capacidad del país en particular, pero también de la UE, de colaborar con sus socios estratégicos. Esto tendría efectos perjudiciales para la relación entre ambos. Poner de relieve los costes políticos de un Brexit no acordado debería ayudar a convencer al Parlamento británico de la necesidad de firmar un acuerdo. No obstante, los actores han de iniciar discretamente los preparativos técnicos para el caso de que no lo haya.
Es probable que los próximos seis meses resulten turbulentos desde el punto de vista político y que veamos políticas de riesgos calculados. Es de la máxima importancia que la Unión permanezca unida. También es importante que no pierda de vista sus intereses estratégicos a largo plazo.”.

(4) Ulrike GUÉROT, “We need a European Republic” a International Politics and Society (11-03-19)

“First of all, you need to distinguish between the eurozone and the non-eurozone. Robert Menasse and I always say: one market, one currency, one democracy. And democracy simply means equal laws for equal citizens. That’s the idea. “Equal laws” means equal electoral law, equal tax law, equal social benefits. The others would have to join the single currency first, then the single democracy – essentially a two-stage plan.
Obviously, the figures show differences in the eurozone. But there are much bigger differences between town and country and between centre and outskirts than between individual countries. Northern Italy is just as good as Greater Frankfurt, Brandenburg is just as bad as Umbria or the department of Ardèche. Therefore, when it comes to the European minimum wage or European unemployment benefit, it’s not a question of whether the Germans would end up paying for the Italians again. For the most part, the metropolitan and prosperous regions would transfer resources to the rural regions. Therefore, it would be helpful to stop viewing things from a national perspective.
We tend to talk a lot about European democracy and European citizens. But one necessary, albeit not sufficient condition of a democracy is that its citizens are equal before the law. And if they are equal before the law, they vote on equal terms. “One person, one vote” leads directly to “no taxation without representation”. This means that there must also be equal tax law. And then, of course, equal access to social rights. Otherwise, citizens end up competing with another within the same democracy”.

(5) Lluís ORRIOLS, “La Gran Batalla de la derecha” a Piedras de Papel (10-03-19)

“La ruptura del sistema de partidos afectó inicialmente a la izquierda y al centro político. Por primera vez, un partido distinto al Partido Socialista amenazaba en convertirse en primera fuerza en el espacio de la izquierda. El sorpasso finalmente no llegó, pero la pugna por el liderazgo de la izquierda marcó la política española durante el pasado ciclo electoral. También por primera vez el bipartidismo fue desalojado del centro político. La fuerza más votada en el espacio del centro en 2015 y 2016 fue Ciudadanos, dejando obsoleta la regla de ‘quien gana el centro gana las elecciones’ que muchos defendían hasta entonces.
Sin embargo, durante las elecciones de 2015 y 2016, la derecha quedó relativamente resguardada de la tormenta política. La mayoría de los votantes más conservadores cerraron filas en torno al PP y fueron pocos los que decidieron cambiar de opción política. El PP durante años confió en que la derecha podía quedar definitivamente al margen de la grave crisis política que sufría nuestro país. Gracias la fidelidad del voto conservador, el PP creyó posible mantener su condición de primera fuerza política. Pero antela falta de proactiviad de Rajoy a la hora de regenerar el PP era cuestión de tiempo que la crisis política se desplazara también a la derecha.

(…)

Los datos indican que la derecha ha pasado por dos fases: una primera etapa en 2012-15 similar a la que vivió la izquierda con una caída de los fieles a costa de la indecisión y la desmovilización. Pero el PP, al llegar las elecciones de 2015-16, consiguió reactivar a una porción muy importante de ese votante conservador descontento. La segunda etapa se produce a partir de 2018, la fidelidad en la derecha vuelve a desplomarse pero, a diferencia del anterior ciclo electoral, en esta ocasión no es a costa de de los BAI (abstencionistas, indecisos y blanco), sino de otras formaciones políticas.

En definitiva, el porcentaje de leales en la derecha ya se desplomó en 2013 pero entonces tuvo una naturaleza muy distinta. Si bien hace cinco años la derecha sufrió una crisis de desactivación o desmovilización, actualmente nos encontramos en una crisis de fidelidad. Se trata sin duda de una crisis más severa, pues el PP ya no puede confiar con activar o movilizar a los votantes durante la campaña electoral, sino que ahora debe competir con otros partidos por el mismo espacio. La fase de ruptura llegó finalmente a la derecha. El 28-A es sólo el primer acto de la gran batalla que en los próximos años se librará en la derecha”.

(6) Joan NAVARRO y José Antonio GÓMEZ YÁÑEZ, “Desprivatizar el funcionamiento de los partidos políticos” a Agenda Pública (11-03-19)

“Si queremos unos partidos que conecten con la sociedad, capaces de analizar y dar salida a los problemas del país, seguir ensayando reformas internas pensadas en la legitimación de sus aparatos, no es el camino. Necesitamos que la democracia interna de los partidos deje de ser un asunto privado en manos de sus dirigentes. Necesitamos normas que, como las leyes de Partidos y electoral alemanas, garanticen que aquéllos atiendan todas sus funciones constitucionales, agreguen preferencias individuales a través de la participación política efectiva de los ciudadanos en la vida política, seleccionen a sus candidatos a cargos públicos mediante elecciones entre sus afiliados y puedan exigirles cuentas.
La Gran Recesión encontró a los partidos tradicionales con la puerta cerrada y la sociedad optó por crear nuevas formaciones políticas. Si las puertas siguen cerradas tanto en los tradicionales como en los nuevos, ¿cómo evitar que esta crisis inacabada los mande a la irrelevancia? Quizás, que la democracia interna deje de ser asunto de los aparatos de los partidos sea lo mejor que podamos hacer por estas instituciones imprescindibles para la democracia”.

(7) Jordi AMAT, “Una crisis de autoridad” a La Vanguardia (10-03-19)

“La política catalana, carente de un centro institucional fuerte y reconocido, sólo puede desarrollarse de manera sonámbula. Nadie parece tener capacidad para revertir esta dinámica e iniciar un proceso de reconstrucción. Mientras tanto, mientras pasa este tiempo banal de desinstitucionalización, ­Catalunya seguirá instalada en una situación de crisis. Sin capacidad para reaccionar frente a un 155 autoritario y anticonstitucional. Con el soberanismo sintiéndose con una razón moral ultrajada, pero sin mecanismos para articular una fuerza efectiva que permita cohesionar la sociedad en torno a las instituciones propias. Víctimas de una tara antigua: la incapacidad congénita para consolidar autoridad.

(…)

“A mediados de los cincuenta el historiador Vicens buscaba los porqués de la relación fallida de los catalanes con el poder. En los textos de Pla halló claves para comprender nuestra falta de sentido de Estado. Una era la dificultad para estructurar una clase dirigente. Pla, de hecho, sólo identificaba una: el Comité de Acción Política de la Lliga. Con posterioridad, la única comparable diría que fue la que el pujolismo hizo crecer en torno al poder de la autonomía. La capacidad de esta clase para reproducirse en el poder, que es una garantía de continuidad, es el gen convergente (copyright Juliana). Pero su última mutación la está desnaturalizando en lo esencial. Ha perdido el sentido de Estado. Las consecuencias de una mutación de estas dimensiones las describió el propio Pla. ‘Muchos políticos que la gente pensaba que lo eran resultaron de una vaciedad tumbal. La política, el ejer­cicio de esta actividad, exige un temperamento específico. Si no se tiene, si no es más que una forma u otra de fanfarronada diletantística, no hay política posible. La fanfarronada diletantística puede provenir tanto del perfeccionismo utópico como de la ignorancia más acreditada y cierta’. Volvemos a estar aquí. Descentrados. Otra vez sin clase dirigente. Sin política. En medio de una crisis de autoridad en el peor momento posible”.

(8) Daniel INNERARITY, “Lo digital es político” a La Vanguardia (11-03-19)

“Las revoluciones políticas más importantes no se están produciendo en los parlamentos, las fábricas y las calles sino en los laboratorios y las empresas tecnológicas. Allí se está decidiendo si el futuro va a estar en nuestras manos y de qué modo, cuánta desigualdad podemos permitirnos, qué riesgos estamos dispuestos a asumir. Seguramente no estamos dedicando a estos asuntos el tiempo y la energía social que requerirían. Hay que modificar la agenda política y hacer que nuestros debates giren en torno a las cuestiones más importantes, pero también el análisis social debe enriquecer sus metodologías. La filosofía política, más acostumbrada a buscar la compañía inspiradora de las ciencias sociales y las humanidades, debe introducirse en el debate de la ciencia, la tecnología y la matemática. Sería el modo de corregir, al mismo tiempo, esa tendencia de los tecnólogos a reflexionar tan poco acerca de las consecuencias sociales y políticas de sus artefactos.
La tecnología no sólo modifica nuestra relación con las cosas sino que altera el modo como los humanos nos gobernamos a nosotros mismos. Y la suerte no está echada en cuanto a si lo hará de un modo positivo o negativo, como lo prueban los actuales debates, en ocasiones tan polarizados en torno a posiciones demasiado ingenuas o catastrofistas. Hay quien asegura que la democracia de los datos será más representativa que cualquier otro modelo de democracia en la historia humana, que las urnas serán pronto unas reliquias del pasado cuando nuestra opinión puede estar siendo requerida de modo automático miles de veces cada día y que los expertos decidirán mejor que los partidos políticos ideologizados. Los pesimistas preguntarán, con razón, por qué llamar democracia a ese dispositivo.
Este es el gran debate de los años venideros, que formalmente tiene un gran parecido con las grandes controversias del pasado: cómo asegurar la vigencia de los valores democráticos en unos nuevos entornos tecnológicos que parecen de entrada ponerlos en riesgo y a cuyas ventajas no parece muy inteligente renunciar”.

(9) Nigel WARBURTON, “Rorty’s political turn. When he shifted his attention from philosophy to politics, Richard Rorty revived liberalism’s potential for social reform” a Aeon (6-03-19)

“Such experimentalism was central to Pragmatism and Rorty’s own understanding of it. His emphasis on reformist gradualism echoes Otto Neurath’s still-pertinent contention of 1921 that, when trying to rebuild a living language, we are like sailors trying to rebuild a wooden ship while it is still at sea. On pain of sinking, we can proceed only by replacing a few planks at a time. In Rorty’s view, the task of improving a liberal society’s institutional framework is subject to a similar restriction. It cannot be done wholesale. Moreover, by proposing that solutions to sociopolitical problems ought to be piecemeal, he was offering an alternative to what he saw as the Left’s distracting predilection for theoretically integrated packages intended to put everything right at once.
Rorty’s therapeutic slimming programme was fashioned so as to protect his proposed liberalism against standard intellectual objections by ensuring it did not depend on vulnerable theoretical claims. It did not require, for example, any prior assumptions about human nature, nor was it tied to any particular conception of morality. But he was well aware that a society based on his ideas would be unintentionally provocative, and hence exposed to brute force exerted both internally and externally. The internal pressure would come from resistance to reform on the part of vested interests, and the external from regimes perceiving liberalism’s successes at home to be a threat to their own legitimacy.
At a round table on globalisation in Italy in 2001, Rorty also warned of future international alliances that might be fatally damaging to liberal democracies:
It is quite possible that the CEOs of the multinationals seeking markets in Asia and in the in territory of the old Soviet Union might start working together with the Russian Mafia and with the corrupt leadership of the Chinese military – the people who now control much of China’s economy. Such people might come to prefer working without binding legal contracts, and without the rule of law – without the institutions that helped make possible the rise of democratic institutions … The growing corruption of governments in the West … could be fatal to democratic hopes.
He did not spell out any specific ways of coping with these threats. However, the clarity surrounding the institutional arrangements of his liberalism, a clarity that accrued from their rationale being transparently pragmatic and results-based rather than ideological-cum-theoretical, would make it easier to identify and assess internal threats. And the growth of knowledge and complexity of character that evolved through the processes of self-creation would foster a resilient citizenry, comprised of people always on the lookout for similarities that enable them to include in their ever-expanding community of ‘us’ those who might seem hostile or simply different. On this path to greater human solidarity, they are likely to become better equipped to devise ways of dealing firmly with external threats and treacherous global alliances in a conversational spirit of compromise and negotiation rather than immediate confrontation”.

(10) Entrevista a Judit CARRERA a Jot Down (12-03-19): «El cuerpo va a ser sin ninguna duda el espacio privilegiado de las principales batallas políticas del siglo XXI»

“Justamente hablando de libertad de expresión, que está tan en riesgo en tantos países del mundo y también aquí, creo que es necesario tener un espacio en el cual la palabra pueda campar libremente y donde se pueda fomentar el debate razonado, el debate libre, el debate de intercambio de ideas en un momento en que todo tiende a restringirse, a cerrarse. Utilizar la palabra como un medio no solo de reflexión y del pensamiento sobre el presente sino también como espacio de ficción, como instrumento de ficción y por lo tanto de literatura.
Cuando hablo de la palabra me refiero a defenderla como elemento intangible y también tangible central del mundo cultural contemporáneo. Los espacios culturales como el nuestro tienen un deber de estar enraizados en la sociedad que los hace crecer y nacer y al mismo tiempo ser muy abiertos y muy cosmopolitas. En ese sentido, esta preminencia de la palabra también responde a Barcelona, a una ciudad y a una sociedad que ha sido potencia editorial, que es una potencia editorial en dos lenguas, que tiene en traducción y en multilingüismo una forma de estar en el mundo y que me parece que son valores que hay que defender y que hay que promover como estandartes del mundo que viene. El mundo que viene es cada vez más plural, más multilingüe, más complejo y tener una sociedad acostumbrada a este intercambio constante a esta traducción, traducción entendida como una metáfora de la capacidad de entenderse a pesar de las diferencias. En una traducción siempre se pierde algún matiz pero se prioriza la capacidad de entender. No puede haber traducción perfecta pero al mismo tiempo la traducción es posible, lo que creo que es un elemento simbólico importante para una institución como el CCCB. Cuando hablo de priorizar la palabra, hablo de hacer del CCCB uno de los centros del pensamiento y de literatura más relevantes del sur de Europa”.