FOCUS PRESS 241

ARTICLES MÉS DESTACATS

(1)  Article de Lluís BASSETS a El País (12-09-21): ¿De qué ha servido la Guerra Global contra el Terror?

(2) Article de David RIEFF a Letras Libres (12-09-21): Afganistán

(3) Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (11-09-21): La resaca del 11-S en España: la última vez que intentamos convertirnos en una gran potencia

(4) Article d’Enric JULIANA a La Vanguardia (15-09-21): La mesa de Argelia y Marruecos

(5) Article de Josep Maria VALLÈS a El País (13-09-21): “Jueces elegidos por jueces”

(6) Article de Carlos SÁNCHEZ a El Confidencial (15-09-21): El recibo de la luz y los chalecos amarillos que alienta Bruselas

(7) Article de Lluís RABELL a Crónica Global (13-09-21): ¡Es la táctica, estúpidos!

(8) Article de Jordi AMAT a El País (12-09-21): Nuestro Prat de cada dia

(9) Article de Xavier BRU DE SALA a El Periódico (15-09-21): Mesa muerta de miedo

(10) Assaig d’Álvaro DELGADO-GAL a Revista de Libros (4-09-21): A la izquierda de la izquierda

*****

CORONAVIRUS

La normalització relativa de la pandèmia del coronavirus va acompanyada d’un pòsit d’experiència acumulada com la que ha posat en solfa la Societat Espanyola d’Epidemiologia en la seva reunió anual. Més controvertida és la qüestió de la vacunació obligatòria que podria donar ales al moviment antivacunes:

 Article de Pablo LINDE a El País (13-09-21): Lecciones sobre la pandemia  Más de 600 especialistas en salud pública han participado en la reunión anual de la Sociedad Española de Epidemiología, cuyo eje conductor han sido los aprendizajes sobre la covid-19 … La presencialidad es segura (en determinadas circunstancias) … El virus está en el aire y el mayor peligro, en interiores … Los confinamientos domiciliarios fueron muy útiles, los cierres perimetrales no está claro … Las mascarillas sirven para frenar el contagio, pero no se sabe cuánto … La edad es el mayor factor de riesgo … La probabilidad de contagio está determinada por condicionantes sociales …  Es necesario mejorar los sistemas de salud pública …  Hay que seguir aprendiendo, y para eso hace falta evaluar

Article de Wolfgang MÜNCHAU a El País (13-09-21): La locura de la vacunación obligatoria.  El despotismo vacunal podría convertir un pequeño movimiento antivacunas en una gran coalición de grupos particulares con objeciones racionales 

“Lo que conseguirá la vacunación obligatoria será ampliar la coalición de los enemigos de la inyección. La coalición ampliada podría estar compuesta por los siguientes grupos solapados: los antivacunas propiamente dichos; los libertarios, que se oponen por principio a la obligatoriedad; los que creen que las obligaciones no son eficaces; los científicos disidentes; los padres de niños pequeños”.

“Si el mencionado grupo de personas con objeciones racionales al despotismo vacunal se une, podría constituir una importante fuerza política. Donald Trump consiguió crear una coalición inaudita de personas contrarias al consenso tecnocrático de la periferia de Washington. El Brexit fue una coalición que iba mucho más allá de los eurófobos. Conozco a bastantes personas que votaron a favor del Brexit porque estaban indignadas por el trato que la Unión Europea dio a Grecia durante la crisis de la deuda soberana. Así es como se consigue el 52%.

Presiento que la consecuencia de la vacunación obligatoria sería que, en algún sitio, en algún momento, surgirá un gobierno antivacunas. Mi mensaje a los partidarios de la obligatoriedad es el mismo que a los del segundo referéndum: si presionan demasiado, lo perderán todo”.

VINTÈ ANIVERSARI DE L’11-S

La sortida precipitada de l’Afganistan per part dels Estats Units i els seus aliats ha coincidit amb el vintè aniversari dels atemptats de l’11-S de 2001. El balanç d’ aquesta vint anys posa en qüestió la doctrina de l’intervencionisme liberal i l’estratègia seguida: l’infern de les bones intencions deixa pas a una política exterior realista:

Article de Javier SOLANA a Project Syndicate (10-09-21): Tres lecciones de veinte años desperdiciados

“Una primera lección es que la fuerza militar ejercida desde el exterior no representa un método sensato para producir cambios de régimen”.

“La segunda lección de estos veinte años en Afganistán es que la exclusión de actores regionales en escenarios de conflicto no es una estrategia viable, y mucho menos en el orden multipolar actual. Al decidir ir por libre, Occidente no interiorizó la naturaleza cambiante de las distribuciones de poder internacionales”.

“La última lección de la debacle afgana concierne a Europa en particular. El viraje que está experimentando Estados Unidos, que ya no parece dispuesto a ejercer de policía del mundo, debería hacer que Europa reflexionara sobre hasta qué punto quiere depender de las capacidades y decisiones estadounidenses para llevar a cabo su política exterior”.

Article de Lluís BASSETS a El País (12-09-21): ¿De qué ha servido la Guerra Global contra el Terror?  [1] George Bush anunció una “una larga campaña, como nunca la habrán visto” tras el 11-S. La debacle de Afganistán ha puesto fin a esa estrategia. Diez años después de su muerte, Bin Laden ha conseguido dos de sus objetivos: demostrar la vulnerabilidad de EE UU y forzar su salida Oriente Próximo

“La mayor derrota para Estados Unidos no es ni siquiera la victoria territorial de los talibanes, sino la sufrida en el plano geopolítico, más visible bajo el foco de los 20 años transcurridos desde el 11-S. En vez de la democratización del gran Oriente Próximo entonces anunciada, estas dos décadas han dejado sin excepción un rosario de Estados fallidos y de dictaduras. Han facilitado la ampliación de la hegemonía iraní sobre Líbano, Siria e Irak. Y han regalado una victoria estratégica a Pakistán en su confrontación y rivalidad con India. Minimizar la pérdida de Afganistán por el limitado valor económico y político del país desvía la atención respecto a la ventaja estratégica obtenida por China y Rusia gracias al desgaste autoinfligido por la superpotencia única.

Washington contó hace 20 años con el apoyo de Moscú y Pekín en el Consejo de Seguridad en su respuesta a los atentados. Ambas potencias ya sacaron entonces rendimientos inmediatos de las resoluciones de Naciones Unidas y de la nueva atmósfera internacional antiterrorista en su política de represión de las minorías chechena, en el caso ruso, y uigur, en el chino. Como si hubieran seguido al pie de la letra una sentencia célebre de Bonaparte —“Nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error”—, chinos y rusos han exhibido una gran paciencia estratégica en el aprovechamiento de las debilidades de su adversario, al que ahora declaran en abierto declive”.

Article de Roger SENSERRICH a Four Freedoms (10-09-21): Veinte años  El aniversario de un día que no debería haber sido importante y lo fue

“El hecho de que fuera un suceso extraordinario, sin embargo, no implicaba necesariamente que tuviera que marcar un antes y un después. El 11-S podía horrorizar a un país y causar un impacto traumático en los que lo sufrieron, pero no tenía por qué definir una era. Lo que vimos, sin embargo, es que Estados Unidos permitió, y lo hizo de forma consciente y voluntaria, que las acciones de un puñado de chalados suicidas decidieran en qué mundo íbamos a vivir a partir de entonces”.

“La ‘era del 11-S’ no era inevitable. Bush, Cheney, Rumsfeld, Wolfowitz y el resto de tarados al mando decidieron que el 11-S marcaría una época, y lo hicieron ante otras alternativas posibles, realistas, y sensatas. Ese otoño, los líderes del país podrían haber tomado cualquier curso de acción que hubieran querido sin coste político alguno y el mundo les hubiera seguido sin rechistar. Escogieron la invasión y ocupación de Afganistán e Irak, los secuestros, las torturas, la Patriot Act y demás, usando el 11-S como excusa para impulsar su agenda.

Trump y la oleada de populismo demagogo, xenófobo y racista en occidente, son hijos del 11-S y de quienes lo utilizaron para gobernar. Hay un hilo directo entre la política del miedo de la era Bush, de “proteger nuestras fronteras” y de complots terroristas y la paranoia contra inmigrantes, woke y otros enemigos de occidente del trumpismo. Las amenazas son distintas, las apelaciones al miedo no han variado. La guerra para llevar la libertad y democracia al mundo árabe terminó con un tipo disfrazado de shaman asaltando el Capitolio en una insurrección de pandereta.

La tragedia del 11-S fue que los terroristas no sólo consiguieron sus objetivos, sino que quienes llevamos a la práctica su agenda fuimos nosotros mismosEstados Unidos abrazó sus miedos, y estos le derrotaron”.

Article d’Argemino BARRO a El Confidencial (11-09-21): El día en que Estados Unidos perdió su inocencia   Ya sea por estar grabado en la memoria, en gigantescos monumentos, en pequeños altares o en la propia piel, el 11 de septiembre de 2001 es un día imposible de olvidar para los estadounidenses … Además de los monumentos a los caídos diseminados por todo el país, los ciudadanos han erigido pequeños altares en sus salas de estar

“Unas fauces negras se abrieron ese día sobre los estadounidenses, que se adentraron en ellas. Los corresponsales de entonces recuerdan una explosión de nacionalismo. El país se transformó en una tribu. La popularidad de George W. Bush alcanzó niveles nunca vistos. Un 92%. Ni siquiera Franklin D. Roosevelt, lo más parecido a un emperador que ha tenido este país, vio cifras semejantes. El siglo había sido bautizado con sangre y sonaban tambores de guerra.

La sed de venganza era auténtica. Al menos en el caso de Afganistán. En octubre de 2001 la invasión contó con el respaldo del 88% de los estadounidenses. Se trataba de una operación legal, según el marco de Naciones Unidas. Una campaña para matar a quienes habían organizado o acogido a los responsables del ataque contra EEUU. La invasión de Irak, año y medio después, fue distinta. Su presunto vínculo con Al Qaeda aún está por demostrar y casi la mitad de los estadounidenses se oponía”.

Article de David RIEFF a Letras Libres (12-09-21): Afganistán [2]  La presencia estadounidense en Afganistán alimentó la esperanza utópica de transformar democráticamente el país. La discusión entre el realismo y el idealismo en política exterior ha sido intensa tras el final de esa guerra, una de las consecuencias más prolongadas y costosas del 11-S.

“¿Esto quiere decir que el presidente Biden se equivocó al terminar de manera abrupta la guerra estadounidense en Afganistán? No lo creo, y apoyo completamente su decisión. Lo digo no con poca culpa y duda, por lo que he querido enfatizar el precio que pagarán las mujeres afganas como consecuencia, porque me parece que muchas de aquellas personas que apoyan la retirada inmediata se han negado a mirar de frente a la catástrofe de género que sobrevendrá. En realidad, Estados Unidos tenía dos solo opciones: permanecer en Afganistán indefinidamente, o irse de ahí, como lo reconocen incluso algunos partidarios de la primera alternativa cuando describen la corrupción absoluta del Estado afgano.

Si el imperialismo es la única respuesta, entonces hay algo mal con la pregunta. Y al decidir salirse, no obstante el terrible costo, Biden abre la posibilidad de que la Larga Guerra no será, como muchos temían, interminable después de todo. Esa Larga Guerra ha causado un daño terrible en nuestras sociedades, tanto en el Norte como en el Sur globales. Ha alimentado de muchas maneras a los Estados de vigilancia en todo el mundo. En Estados Unidos, trajo una era en la que no quedó claro nunca si el país estaba en paz o en guerra, algo que resulta extremadamente corrosivo en términos morales para cualquier sociedad. Obviamente esto no quiere decir que la guerra con drones terminará, ni siquiera en Afganistán, donde Biden ya ordenó un ataque en represalia por el ataque suicida en el aeropuerto de Kabul. Sin embargo, sí quiere decir que por primera vez desde el cambio de siglo sea posible imaginar que el contraterrorismo dejará de estar en el centro de la estrategia o del poder estadounidense. En un momento en el que no hay mucha esperanza a nivel internacional, esta es un motivo para tenerla.

¿Qué más hay que decir? No hay una buena manera de terminar la guerra estadounidense en Afganistán; la guerra tenía que terminar, su final ha sido terrible y puede volverse más terrible todavía.”.

Article de José Antonio y Miguel Ángel HERCE a Revista de Libros (15-09-21): September 11, 2001

“La salida de Kabul por las tropas estadounidenses y sus aliados, como argumentamos en nuestra anterior entrada, no es ni una inequívoca señal del ocaso de Occidente (léase la centuria americana) ni, mucho menos, el fin de su influencia. Más bien, argumentaremos hoy, la salida de Kabul es un acto positivo y revestido de gran valentía personal por parte del presidente Biden, a pesar del terrible compromiso y mayor peligro en que los acuerdos de Trump y Pompeo con el Talibán del pasado febrero de 2020 pusieron a los gobiernos de la coalición. La salida de Kabul es también un acto que podría redefinir, para mejor, las relaciones internacionales entre los países y bloques de mayor influencia en el mundo. Y por si lo anterior no fuera poco, ya iba siendo hora de poner fin a una descabellada aventura.

La necesidad de evangelizar parece ser un atributo de los poderosos que, además de utilizar su poder en persecución de sus intereses de grupo o de país, difunden la «buena nueva», siempre con una imprecisa mezcla de convicción y de interés. Durante la Guerra Fría, la estrategia de los Estados Unidos y sus aliados se concibió como la contención de la Unión Soviética, esencialmente definida en el «long telegram» que el diplomático e historiador George Kennan envió a Harry Truman desde la embajada USA en Moscú en febrero de 1946. La noción de contención se situaba a medio camino entre la «detente» (o colaboración verbal y relajamiento de tensiones) y el cambio de régimen. Con todas sus limitaciones y daños colaterales, la estrategia de contención tuvo la virtud de proporcionar claros referentes para las relaciones internacionales. Y por la competencia que creó entre los bloques para demostrar su superioridad (por ejemplo, la carrera del espacio y del desarrollo), estimuló la actividad económica, posiblemente incluyendo las primeras inversiones en China.

Pero con la desaparición de la Unión Soviética dejó a los Estados Unidos y sus aliados, si se nos permite el símil, con un cuadro de síntomas de abstinencia y sin una estrategia adecuada para enfrentarse al reordenamiento de las relaciones internacionales que se produjo casi instantáneamente tras la implosión soviética. La noción de que un superpoder triunfante, los Estados Unidos, podría ser una fuerza para el bien y tendría el mundo de su lado, y dispuesto a dejarse evangelizar (y de paso proporcionar mercados ilimitados a los capitanes de industria de la metrópolis), nos parece hoy ingenua cuando menos y, en función de los resultados que se vienen observando, contraproducente para los intereses del superpoder triunfante. Una mezcla de perezosa inercia, injustificado optimismo y lo que los griegos clásicos denominaban como «hybris», o la arrogancia temeraria, facilitó la aparición de la pseudo estrategia que reemplazó a la contención de George Kennan.

Nuestras conclusiones, que hemos expresado en un lenguaje casi populista pero con plena intención, están informadas por el análisis de Stephen Walt, uno de los más destacados estudiosos de las relaciones internacionales contemporáneas, quien en su reciente obra The Hell of Good Intentions, resume de esta forma, que citamos traducida al español y en cierto detalle, las principales características de la estrategia de los Estados Unidos:

En lugar de una serie de éxitos claros y definitivos, los años que sucedieron al final de la Guerra Fría estuvieron llenos de fracasos manifiestos y de logros modestos.

Algunos de estos fracasos fueron oportunidades desaprovechadas, tales como la oportunidad perdida, por parte de ambos partidos, de capitalizar los Acuerdos de Oslo y lograr una solución duradera al conflicto de Palestina. Otros desastres –tales como las guerras de Afganistán e Iraq– fueron heridas en carne propia y muy costosas. En algunos casos, lo que se anunció como iniciativas americanas visionarias y constructivas –tales como la decisión de expandir la OTAN o la política de «cometimiento dual» en el Golfo Pérsico– acabaron sembrando las semillas de problemas futuros. Ninguna de estas decisiones hizo a los americanos más seguros o prósperos.

Los Estados Unidos fueron, además, incapaces de difundir sus valores políticos. El colapso de la Unión Soviética fue una impactante reivindicación de los ideales democráticos americanos y muchos observadores esperaban que estos valores enraizaran y profundizaran por todo el mundo. Esperanzas tan idealistas no llegaron, sin embargo, a realizarse: las dictaduras de entonces demostraron ser resistentes al cambio, algunas de las democracias emergentes volvieron a sus orígenes autoritarios, los intentos de cambio de régimen liderados por los Estados Unidos produjeron estados fallidos y, andando el tiempo, fueron los mismos Estados Unidos quienes empezaron a abandonar sus principios básicos.

En estos párrafos de la importante obra de Stephen Walt se destilan casi treinta años de muchos errores y pocos aciertos”.

 EL REFLEX D’AQUESTS VINT ANYS EN LA POLÍTICA EXTERIOR ESPANYOLA

Com no podia ser d’una altra manera la política exterior espanyola ha estat també marcada per l’evolució de la política exterior nordamericana i de l’Aliança Atlàntica, destacant l’intent de José María Aznar de convertir-se en un socia privilegiat dels Estats Units:

Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (11-09-21): La resaca del 11-S en España: la última vez que intentamos convertirnos en una gran potencia.  [3]  Las aspiraciones españolas de jugar un papel internacional relevante encontraron un instante en el que todos los factores confluyeron. Pero todo salió mal, para nuestro país y para los principales implicados  … “Dado que nuestra posición era inferior, pensamos en compensarla con nuestras fortalezas, y el atlantismo nos ayudaba” … “Powell decía que cómo no iba a dar la razón a Ana Palacio, si le llamaba cada media hora” … España ya no era un país de segunda división, sino un Estado que podía y debía tener voz propia en el mundo global … El objetivo prioritario de Rodríguez Zapatero fue impulsar campeones nacionales que pudieran competir en el mercado global … Los gobernantes españoles se centraron en solucionar los problemas urgentes, ya sin una estrategia internacional clara … El gran acierto de Sánchez ha sido el de aprovechar la coyuntura para actuar como la antigua CiU o el PNV con el gobierno central— Hay otra visión, esa que Vox ha denominado Iberoesfera, que apunta en una dirección estratégica similar a la de Aznar

UNIÓ EUROPEA

El balanç de l’Estat de la Unió Europea que ha presentat Ursula von der Leyen és positiu en línees generals, destacant l’èxit de la vacunació,  l’impuls de la recuperació econòmica a través dels fons de la Next Generation EU, la iniciativa de regulació de l’economia digital … Però també s’acumulen els deures pendents: la política migratòria, la redefinició de les regles fiscals, la concreció de l’autonomia estratègica, la revisió de la regulació energètica …:

Article de Bernardo de MIGUEL a El País (14-09-21): El legado exprés de Ursula von der Leyen   La presidenta de la Comisión llega a su segundo discurso del Estado de la Unión este miércoles con el viento de cola tras varios tropiezos en el arranque de un mandato marcado por la crisis sanitaria

“Ursula von der Leyen, la primera mujer que preside la Comisión Europea, ha logrado acumular en menos de dos años un legado que algunos de sus antecesores no consiguieron en una década. La pandemia de covid-19, que se inició solo dos meses después de que la conservadora alemana llegara al cargo, amenazaba con arruinar su mandato. Pero la presidenta de la Comisión ha logrado darle la vuelta a la crisis con tres iniciativas —fondo de recuperación, campaña de vacunas y certificado digital— que ya le garantizan un lugar destacado en la historia de la Unión Europea”.

“El futuro no será fácil. En menos de dos semanas perderá el apoyo de su mentora, Angela Merkel, a raíz de las elecciones del 26 de septiembre en Alemania. El apoyo de la canciller y del presidente francés, Emmanuel Macron, han sido cruciales para el éxito de la presidenta de la Comisión. Una circunstancia que, por cierto, la emparenta con uno de sus grandes predecesores. Jacques Delors, considerado hasta ahora como el mejor presidente del organismo, también supo explotar la complicidad con los líderes del eje franco-alemán de su época (Helmut Kohl y François Mitterrand). Quizá a Delors le ha llegado el turno de compartir su trono histórico con la primera mujer que ha presidido la Comisión”.

Crònica de Nacho ALARCÓN a El Confidencial (15-09-21): Von der Leyen marca la hoja de ruta de Bruselas para el próximo curso político.                       La presidenta de la Comisión Europea realizará este miércoles su discurso del estado de la Unión, una de las citas centrales en el calendario de la política europea, en el que marcará sus prioridades para este curso político

“La política alemana ya adelantó la semana pasada a los presidentes de los distintos partidos políticos cuáles serán los puntos principales de su discurso: mirando hacia atrás uno de los elementos centrales será el éxito de la campaña de vacunación europea a pesar de las numerosísimas críticas que la Comisión Europea recibió durante los primeros compases de la gestión conjunta de la campaña. Todos los Estados miembros han tenido acceso a las vacunas gracias a la compra común, y hace semanas Von der Leyen celebró haber cumplido con el objetivo de inmunizar al 70% de la población adulta europea, un hito que, seguro, repetirá ante la Eurocámara.

Mirando hacia el futuro, la presidenta probablemente anclará su discurso en la recuperación económica a la que ayudará el fondo de recuperación de más de 750.000 millones de euros pactado en 2020, así como en algunos elementos de la autonomía estratégica, intentando sacar algunas conclusiones de lo ocurrido en Afganistán en la segunda mitad del mes de agosto. Probablemente, también tenga palabras en materia de Estado de derecho, en el contexto del pulso que Bruselas mantiene con Polonia y Hungría, dos países cuyos planes de recuperación todavía no han sido aprobados precisamente por esos roces con el Ejecutivo comunitario.

Von der Leyen también defenderá la propuesta legislativa que la Comisión Europea ha puesto sobre la mesa para alcanzar la neutralidad climática en 2050, reduciendo primero las emisiones en 2030 un 55% respecto a los niveles de 1990. El ajuste que requerirá dicho objetivo es enorme, y en el Consejo se mira ese dosier con mucho escepticismo, por lo que la alemana tiene como una de sus prioridades reforzar una alianza con la Eurocámara en este paquete para presentar un frente más o menos común cuando toque comenzar las negociaciones entre los tres actores, los llamados ‘trílógos’

Una de las cuestiones en el aire para el equipo de Von der Leyen es si hará algún tipo de mención a la reforma de las normas fiscales, que comenzó a debatirse este fin de semana en Eslovenia. Es un asunto enormemente sensible. La presidenta de la Comisión Europea es alemana y, con las elecciones tan cerca, celebrándose el próximo 26 de septiembre, cualquier palabra suya puede tener efectos no deseados sobre la campaña de los democratacristianos de la CDU, su partido, que van por detrás en las encuestas”.

ELECCIONS FEDERALS A ALEMANYA

A deu dies de la data electoral, els pronòstics segueixen setn favoravles als socialdemòcrates, sense que el candidat de la CDU-CSU sigui capaç de capitalitzar la bona valoració amb la que Angela Merkel s’acomiadarà de la cancelleria:

Article de Franco Delle DONNE i Raúl GIL BENITO a El Confidencial (9-09-21): Divide y perderás: así arraigó la cultura de la coalición en Alemania         A diferencia de lo que ocurre en España, el pacto entre partidos en Alemania no se considera una cesión ni una traición a los principios, sino un acto de responsabilidad por el bien del país … Nadie considera a la ultraderecha de AfD un potencial socio de Gobierno

Article de Miguel OTERO IGLESIAS a Agenda Pública (9-09-21): Merkel, la canciller que salvó el euro.   Piensan que Merkel fue miope y se centró en demasía en velar por los intereses nacionales alemanes. Arrastró durante años los pies y se creyó el mito de la necesaria austeridad de la ama de casa suaba. Su obcecación por reducir la deuda casi lleva al precipicio al Viejo Continente. Además, piensan que la respuesta común que se logró en 2020 para paliar la crisis pandémica se podía haber hecho en 2010, y eso habría evitado muchas tensiones y sufrimiento. Pero dudo de que Merkel hubiera podido hacer 10 años antes lo que hizo 2020. Es más, el rechazo popular a la unión de transferencias era tan fuerte entonces que si hubiera aceptado mutualizar las deudas habría perdido las elecciones de 2013. Es importante recordar que, pese a la dureza de Merkel con el sur, el partido Alternativa por Alemania surgió precisamente antes de esas elecciones como rechazo a compartir moneda con esos países del sur.

Crònica d’Isaac RISCO a El Confidencial (13-09-21): Rojo contra negro: la batalla por la cancillería ya es cosa de dos  A dos semanas de las elecciones, la líder verde parece fuera de carrera. El segundo debate televisivo entre los candidatos dejó, por otro lado, en evidencia a una Alemania sin ideas para Europa

“La última encuesta le da al bloque conservador CDU/CSU un 20% de las preferencias, frente al 26% por ciento del SPD de Scholz, en ascenso constante desde mediados de agosto. Los Verdes han hecho el camino inverso y se ubican ahora en un 15%”.

LES TRIBULACIONS DEL GOVERN SÁNCHEZ … 

L’optimisme idiosincràtic del president Pedro Sánchez,  basat en l’exemplar campanya de vacunació i en les perspectives positives de recuperació econòmica,  es veu pertorbat per una agenda econòmica i social que es complica per moments, amb especial incidència de l’alça continuada del preu de l’electricitat, que ha obligat al Govern a adoptar mesures urgents per previndre un esclat de protesta social. Si a aquesta qüestió hi afegim els temes del salari mínim interprofessional, la reforma de les pensions i la reforma laboral, augmenten les possibilitats d’una tardor calenta:

Article de Carlos ELORDI a elDiario.es (9-09-21): El Gobierno parece desbordado    No está dicho que los meses sin elecciones -hasta año y medio o más- vayan a ser necesariamente beneficiosos para Sánchez. Si no cambia el signo negativo de estas últimas semanas, puede ocurrir todo lo contrario. Y que la izquierda llegue a la convocatoria electoral derrotada de antemano

Crònica d’Antonio MAQUEDA a El País (13-09-21): 16 semanas de infarto para la política económica  El Gobierno tiene ya comprometido el 41% de los 24.000 millones en fondos europeos previstos para este año, ha de avanzar en 16 leyes comprometidas con Bruselas antes de que acabe 2021 y asume que puede terminar legislando solo el mecanismo de corrección de las pensiones

“Para poder recibir esos fondos de Europa, es imprescindible cumplir con las reformas. Según figura en su plan normativo, en este cuatrimestre el Gobierno tiene que avanzar en 16 proyectos con rango de ley. Toca a uno por semana. Una de las iniciativas que encara más escollos es el mecanismo de equidad intergeneracional, un sistema para evitar que la jubilación del baby boomsobrecargue las pensiones. Respecto a este mecanismo, el ministro Escrivá señaló que implicaría un pequeño ajuste o tener que trabajar más tiempo. Sin embargo, al día siguiente tuvo que recular. Su legislación estaba comprometida con la UE para 2022 en sustitución del llamado factor de sostenibilidad, una fórmula que aprobó el PP, cuya entrada en vigor había sido pospuesta y que recortaba las prestaciones en función del aumento de la esperanza de vida. Pero los sindicatos se empeñaron en que este factor se eliminase ya. Ni Bruselas ni la CEOE querían que se suprimiese el factor de sostenibilidad sin poner otro que lo sustituyese. Así que el acuerdo con los agentes sociales dice que patronal y sindicatos tienen que consensuar para el 15 de octubre el nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que reemplazará al factor de sostenibilidad.

Si no lo hacen, según consta en el acuerdo, el Gobierno legislará solo. Fuentes del Ejecutivo asumen que este escenario es posible. Tendrán que tramitarlo en muy poco tiempo junto a las revalorizaciones con el IPC para poder aprobarlo a finales de año en un contexto parlamentario que hace adivinar bloqueos y tensiones.

La otra reforma que afronta una negociación complicada es la laboral. Ahora mismo parece inconcebible que la CEOE respalde la actual propuesta de Trabajo, que según fuentes de la patronal restringe la temporalidad, la subcontratación y la flexibilidad interna. Estas aseguran que si se modifica el artículo 41 en los términos que plantea el Gobierno implicaría una contrarreforma de la legislación de 2012. Así que la patronal intenta buscar fórmulas alternativas para rebajar la temporalidad y mejorar el empleo juvenil sin que haya un impacto en la contratación. El equipo de Yolanda Díaz tiene mucha labor por delante para conseguir un acuerdo en esta materia. El documento firmado por los líderes europeos para conceder los fondos dice: “Los cambios no resultarán en obstáculos desproporcionados para que las empresas se ajusten al ciclo y respondan a la evolución de la productividad”. También deja claro que la reforma debe contar con el visto bueno de la patronal”.

Article  de Mariano GUINDAL a La Vanguardia (15-09-21): Otoño caliente    Si Sánchez no acepta revertir la reforma laboral del PP tendrá su primera huelga general

“Pero no solamente los aumentos salariales son los que están en juego este otoño, sino también la segunda parte de la reforma de pensiones. Hasta ahora todos han estado de acuerdo en que las rentas de los pensionistas suban lo mismo que el IPC, pero la discrepancia se encuentra en la sustitución del coeficiente de sostenibilidad. El aumento de las pensiones tiene un efecto bola de nieve en la masa salarial de los pensionistas.

La propuesta del ministro Escrivá de elevar la edad de jubilación ha sido respondida por los sindicatos con la amenaza de “nos veremos en la calle”. Por tanto, la solución será que el Estado pague una parte del déficit de la Seguridad Social y que la otra la paguen los trabajadores que más ganan. Es decir, destopar la cotización máxima para recaudar más. Dicho de otra manera, más déficit y, nuevamente, más costes para el sector privado, sin descartar nuevos impuestos para los que más ganan.

El tercer factor es la reforma laboral que se tiene que aprobar ya. Sindicatos y ministra Díaz están de acuerdo en revertir la reforma del PP. Si Sánchez no lo acepta se tendrá que enfrentarse a su primera huelga general. Es decir, que no le va a quedar más remedio que eliminar la ultractividad y recuperar el convenio de sector.

La guinda es la prórroga de los ERTE, aunque suponga la supervivencia de empresas zombi, la pobreza energética y todo lo que se quiera añadir a este cóctel explosivo”.

Article d’Enric JULIANA a La Vanguardia (15-09-21): La mesa de Argelia y Marruecos  [4] Un Gobierno asediado por compañías eléctricas gana aura, pero lo que viene es muy serio

“Un Gobierno acusado de ilegítimo por dos organizaciones políticas (PP y Vox) que en estos momentos bordean la mayoría absoluta en algunas encuestas recientes, acaba de entrar en ruta de colisión con el oligopolio eléctrico.

Efectivamente, la legislatura va muy en serio y su destino no se decidirá en la mesa catalana de los enredos, sino en los saltos hidráulicos del río Duero (el más preciado tesoro de Iberdrola), en los parques eólicos, en los huertos solares, en las centrales nucleares, en los dos gasoductos que conectan los yacimientos argelinos de Hassi R’Mel con la red gasista española a través de Tarifa y Almería, y en las maniobras de Vladímir Putin con el suministro del gas a Europa.

En el corto plazo, la acometida de las eléctricas va a prestigiar al Gobierno y dará fuerza al programa de siete medidas para bajar el precio de la luz aprobado ayer por el Consejo de Ministros. Un Gobierno de izquierdas asediado por un oligopolio adquiere de inmediato aura romántica. Las empresas deberán cuidar su reputación y según cómo se comporten pueden acabar provocando la movilización que en estos momentos le falta a la izquierda.

Pero esto va en serio y la decisión casi tomada de Argelia de cortar el gas a Marruecos a finales de octubre, puede provocar problemas de muy largo alcance. Argelia se está rearmando y Marruecos, también. Dos países con millones de jóvenes a la espera de una vida mejor.

Que la vida iba en serio lo comprendimos el día que subió la luz”.

… I LA TÀCTICA DE TERRA CREMADA DEL PARTIT POPULAR … 

Esperonat per l’èxit a Madrid i per pronòstics demoscòpics favorables, el PP de Pablo Casado persisteix en fer una oposició que no deixa cap marge als acords transversals necessaris:

 Article de Lluís BASSETS a El País (12-09-21): Pablo Casado, el vetócrata.   El gran experimento vetocrático de nuestra época lo está realizando el trumpismo republicano en Estados Unidos

“Si el boicot es preocupante una sola vez, reiterado y convertido en sistema, constituye un riesgo para el sistema político. El gran experimento vetocrático de nuestra época se está produciendo desde hace años en Estados Unidos, donde la minoría republicana está a punto de limitar gravemente el derecho de voto y de revertir, en contra de las mayorías sociales, la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre el derecho a la interrupción del embarazo. La pálida imitación hispánica practicada por Pablo Casado, cabalgado ideológicamente por la extrema derecha de Vox, todavía no ha llamado la atención internacional, pero galopa por la misma peligrosa ruta que está conduciendo al republicanismo trumpista hacia el iliberalismo y la autocracia”.

Article de Fernando VALLESPÍN a El País (12-09-21): Dividir no es un nombre ruso  A diferencia de Alemania, en España tenemos un modelo ideológico-polarizado, la política como confrontación permanente y vetos cruzados: aquí solo caben pactos intrabloques

“Muchas de nuestras divisiones responden a la lógica necesidad de los partidos de diferenciarse unos de otros en torno a las principales líneas de fractura, la nacional/identitaria, la económica o la nueva entre valores materialistas y posmaterialistas, tan presente en la cuestión ecológica. Pero una cosa es diferenciarse y otra vetarse, persistir en las diferencias en vez de tratar de disolverlas, en restar más que en sumar. Caiga quien caiga o se frustre lo que sea. Dividir no es un nombre ruso, es el ejercicio habitual de la política en España”.

Article d’Esther PALOMERA a elDiario.es (13-09-21): Eran pocos y salió Aguirre  A Casado le espera un calvario de aquí a las próximas generales. Porque aún quedan dos años largos para la convocatoria y porque los suyos han empezado a preparar el terreno para el día después. Ayuso y quienes mecen la cuna de la presidenta regional quieren el control orgánico por ello y por nada más

“Ayuso no hace más que repetir la historia de su partido, pero quizá alguien debería recordarle cuál fue el destino de sus tres antecesores en el cargo. Todos se creyeron por encima de la dirección nacional, todos tenían un gran concepto de sí mismos; todos repartían millones en publicidad a los medios “amigos”; todos se vieron rozando el pódium de la séptima planta de la calle Génova y todos, por diferentes motivos, acabaron fuera de la política y repudiados por todos aquellos que un día vieron en ellos tantas cualidades para liderar el partido. Aguirre, más que ningún otro”.

… QUE PERPETUA SINE DIE EL BLOQUEIG INSTITUCIONAL

Article de Josep Maria VALLÈS a El País (13-09-21): “Jueces elegidos por jueces”   [5] En la mayoría de democracias intervienen otros poderes en la formación del gobierno de la judicatura, porque la independencia judicial no se garantiza con un inexpugnable reducto corporativo

“En cualquier caso, si se quiere sustraer la intervención del Parlamento en la elección de la parte mayoritaria de nuestro Consejo General del Poder Judicial y dejarla en manos exclusivas de los mismos jueces, este cambio debería ir acompañado de la reducción de los 12 representantes judiciales para igualarlos, al menos, con los 8 miembros no judiciales, nombrados por el Senado y el Congreso. Dejar el número total de consejeros en 16 en lugar de los 20 actuales incluso podría ser beneficioso en términos de eficacia y eficiencia del órgano en cuestión. Pero mientras no sea posible enmendar el artículo 122 de la Constitución que establece el número actual de consejeros, insistir en la elección exclusiva de jueces por jueces disminuirá todavía más la necesaria variedad y amplitud de perspectivas sociales, políticas y profesionales desde la que debería orientarse el ejercicio de las funciones de este organismo constitucional. De este modo, nuestro sistema se homologaría con el de los países que confieren mayor o igual participación a personas ajenas a la magistratura en la gobernación de la administración de justicia, sin que esta participación haya producido resultados peores a los que registramos aquí. Más bien, al contrario.

Quienes sustentan la tesis de ‘jueces elegidos por los jueces’ ignoran probablemente lo que afirmaba Lord Woolf, magistrado y antiguo Lord Chief Justice del Reino Unido: ‘Independencia judicial no es aislamiento judicia’. La salvaguardia del ejercicio libre e independiente del juzgador no se garantiza con la construcción de un inexpugnable reducto corporativo que monopoliza ineficientemente los resortes clave del gobierno judicial. Al contrario, este aislamiento puede menoscabar la independencia de la judicatura al consolidar servidumbres gremiales y prácticas rutinarias que han hecho casi imposible acometer hasta ahora una modernización efectiva de la administración de justicia y han impedido convertirla en una pieza prestigiosa del Estado democrático de derecho. Algo que conviene hacer con urgencia y sin dilación para apuntalar la castigada legitimidad de sus instituciones”.

MÉS SOBRE L’AGENDA ECONÒMICA I SOCIAL

Dos temes econòmics i socials acaparen l’atenció: l’augment del salari mínim interprofessional i el control del preu de l’electricitat. En torn del SMI es dibuixa una línia de fractura entre el Govern i la patronal, que pot repercutir negativament en les altres taules de negociació obertes. Pel que fa al preu de l’electricitat, el Govern s’ha vist obligat a adoptar un paquet de mesures per evitar que la fase alcista dels preus de l’energia a nivell europeu acabi repercutint en la factura de la llum de la població. La qüestió de fons és qui acabarà per pagar la rebaixa i per trobar, per tant, un equilibri entre la repercussió en els contribuentsi les companyies elèctriques … Sense oblidar la responsabilitat de la Unió Europea en la regulació de la política energètica:

Article de Mariano GUINDAL a La Vanguardia (12-09-21): Desconfianza hacia Yolanda Díaz    La identificación de la ministra con CC.OO. hace imposible la concertación social y desplaza a UGT… Los ugetistas ven cómo los postulados de la ministra son más radicales que los suyo

“Se ha roto la luna de miel que a lo largo de la legislatura venía manteniendo el Gobierno de coalición de la izquierda con los agentes sociales. La razón es que la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha entrado en campaña electoral y supedita la economía a la política. Esto quiebra la concertación social cuando más se necesita”.

Crònica de Ferran BONO  i Carlos E.CUÉ a El País (14-09-21): Pulso entre el PSOE y Podemos por la cuantía de la subida del SMI   Yolanda Díaz deja claro que ella quiere un alza importante pactada con los sindicatos pero asegura que “la decisión está en la parte mayoritaria del Gobierno”

“La situación es políticamente muy compleja. Después de meses de tensiones internas, con el SMI congelado desde el año pasado, Sánchez aceptó este verano la posición de Díaz; es decir, que había que subirlo. Los buenos datos de empleo y la inflación, que ya está en el 3%, terminaron de convencer al PSOE. Sánchez anunció que se haría una subida “inmediata” en su discurso de arranque del curso político, hace dos semanas. Pero desde entonces todo se ha atascado.

La patronal se ha quedado fuera del acuerdo, algo que el Ejecutivo tenía asumido. Pero ahora son los sindicatos los que también podrían quedarse fuera si la subida no es relevante y, sobre todo, según fuentes sindicales, si no se garantiza que en 2022 se alcanzarán los 1.000 euros, para avanzar en la senda de llegar al 60% del salario medio en 2023, algo que recomienda Bruselas y que ha comprometido Sánchez. Sin embargo, en el pulso entre el PSOE y Unidas Podemos, el sector socialista, según se deduce con claridad de las palabras de Díaz, no acepta lo que reclaman los sindicatos.

El riesgo político es acordar una subida que sea tan pequeña que frustre a los sindicatos y provoque movilizaciones; un auténtico fiasco porque esta era una de las buenas noticias de la temporada con la que el Gobierno pretendía cambiar el ambiente político y social después de los relevos en el Ejecutivo en julio. Las palabras de Sánchez hacen pensar que al final se encontrará un acuerdo. Díaz insistió en su comparecencia en que ella ha trabajado todo el fin de semana y sabe lo que quieren los sindicatos. Ha dejado claro que por su parte el acuerdo está listo, pero que ahora la pelota está en el tejado del PSOE. Nadia Calviño, la vicepresidenta primera, se resistió durante meses a subir el SMI, pero en julio lo aceptó, aunque ahora se ha atascado en la discusión de la cantidad. La cuestión ha llegado tan lejos, que solo Sánchez podrá resolver la disputa, ya que se trata de un asunto muy sensible para la coalición”.

Article de Xavier VIDAL-FOLCH a El País (11-09-21): ¿Quién costeará la rebaja de la luz?    Convendría que no solo los proyectos de ley gubernamentales que aumentan el gasto detallen cómo compensarlo del lado de los ingresos, sino que también lo hicieran las iniciativas de los partidos.

Article de Miguel Ángel NOCEDA a “Negocios” de El País (12-09-21): La misión más inmediata se centra en la tarifa de la luz  El desbocado precio de la electricidad obliga a Gobierno a acelerar las medidas de control en el comienzo de un curso con muchos frentes

Editorial de El País (15-09-21): Medidas necesarias Aunque tardías, las iniciativas para abaratar la luz se reparten con equilibrio entre contribuyentes y compañías
“El principal acierto de una decisión tardía consiste en que engloba distintos tipos de medidas, en consonancia con el carácter multicausal del problema. Arbitra reducciones de impuestos adicionales a las decididas en junio y rebaja sin demora los beneficios empresariales inesperados a consecuencia del aumento del gas. Algunas medidas van incluso dirigidas contra los excesos de lucro en el vaciado súbito de los embalses aprovechando el desfase entre su coste (cercano a cero) y su retribución (ligada a la evolución de las energías caras). Y se incluye también la atención especial, por el lado del gasto, a los más vulnerables.

Todos quedan involucrados. El presupuesto público compensará los recortes de impuestos sectoriales, y las cuentas de resultados de las energéticas también aportarán. Todo ello es razonable, aunque el primero deba pechar con más de dos tercios del esfuerzo (unos 1.400 millones de euros hasta Navidad), mientras que el oligopolio afronta apenas un tercio.

Poca duda cabe de que este plan es mucho más equilibrado que la proposición de ley alternativa tramitada por el Partido Popular, que apenas roza lo que son beneficios exorbitantes de las empresas. Las compañías eléctricas no han emprendido acciones legales, pero sí han anunciado que estudiarán el decreto ley para valorar la vía jurídica. Con todo, las medidas propuestas tienen carácter transitorio, a la espera de que las reformas estructurales alcancen su impacto. La Comisión Europea tampoco será ajena a ello porque está ya interesada, y lo estará más en el futuro, por este tipo de novedades.

El paquete balancea también las medidas estructurales de los proyectos de ley, las urgentes del decreto y la incentivación a la competencia interna del oligopolio que ambas suponen. Al ala minoritaria del Gobierno puede satisfacerle su alcance sustancial y, sobre todo, su urgencia. La fijación arbitraria de precios públicos no era una opción hoy, y seguramente la reflexión sobre una empresa pública en el subsector hidroeléctrico pide algo más de tiempo y templanza”.

Article de Carlos SÁNCHEZ a El Confidencial (15-09-21): El recibo de la luz y los chalecos amarillos que alienta Bruselas [6] Los gobiernos se han quedado sin competencias en política energética. Puede ser una buena noticia. Sin duda. El problema sucede cuando quien las ha asumido no responde a las actuales tensiones

“Lo paradójico, sin embargo, es que quien tiene que lidiar con el problema de la subida de la luz no son los reguladores, ni mucho menos los funcionarios de Bruselas (tampoco Constancio), sino que son los gobiernos quienes dan la cara ante los ciudadanos cuando se incendian las calles. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, mientras tanto, hace mutis por el foro, como si los problemas de diseño de un mercado —en este caso, el de CO2— no fuera con ellos. Parece obvio que si Bruselas ha arrebatado a los gobiernos buena parte de las competencias legislativas en política energética, sea ella, también, quien dé una respuesta a las tensiones actuales”.

“Es decir, estamos ante un mercado muy sensible a los ciudadanos y a la industria, y quien tiene la llave se esconde entre las bambalinas. Precisamente, en una de las cuestiones clave en la economía política, como es el precio de la energía. Es evidente que sería un error renacionalizar las políticas energéticas, pero no estaría de más que Bruselas repensara el funcionamiento de un mercado con claras insuficiencias. Si Bruselas no es capaz de poner orden, es mejor que renuncie o aumente las competencias de los gobiernos. El último barómetro de la UE ya dejó claro que los ciudadanos querían que Bruselas actúe ‘para garantizar el acceso a una energía asequible’. A lo mejor habría que parafrasear a Clemenceau cuando dijo que la guerra, en este caso, la energía, es un asunto demasiado importante como para dejarlo en manos de los burócratas de Bruselas”.

LA CRISI DE L’AEROPORT DE BARCELONA, PARADIGMA DE LA CRISI CATALANA … I DE LA CRISI DE LA POLÍTICA

La crisi provocada per la manca d’entesa institucional  sobre la inversió per ampliar l’aeroport de El Prat constitueix l’exemple per excel·lència de la crisi catalana i, més enllà, de la crisi de la política, quan els actors polítics es mostren incapaços d’abordar temes de gran complexitat i d’adoptar, per tant, decisions difícils:

Article de Lluís RABELL a Crónica Global (13-09-21): ¡Es la táctica, estúpidos!   [7]

“La adecuación del aeropuerto podría tener un potente efecto tractor… a condición de ser convenientemente gobernado, articulado con otros proyectos y conjugado con las exigencias medioambientales. A esa tarea estaban convocados la Generalitat y, en menor pero nada despreciable medida, el mundo municipal. El problema de las emisiones, considerando los plazos aún poco definidos para el tránsito de la aviación civil al uso de carburantes verdes, requería sin duda ser tratado en el marco de una política de reducción de los efectos contaminantes del conjunto de la movilidad en el área metropolitana. La consecución de una plataforma intercontinental plantearía al mismo tiempo una redistribución de vuelos entre los distintos aeropuertos, así como un desarrollo de la red ferroviaria para conectarlos y reducir los vuelos cortos a favor del tren. Por otro lado, los sindicatos tendrían mucho qué decir respecto a la calidad contractual de los nuevos puestos de trabajo. La tarea que se planteaba a los agentes económicos y sociales, pero ante todo a las administraciones públicas, era ingente. Éstas la han rehuido: se necesitaba un esfuerzo sostenido, había que buscar compromisos razonables entre ecología y economía, gestionar contradicciones… Todo eso suponía prestar el flanco a la demagogia populista y a la emotividad desbordada que caracterizan el actual momento político. Han preferido salvar La Ricarda y permanecer impolutos, en una cobarde dejación de funciones”.

Article de Rocío MARTÍNEZ-SAMPERE a La Vanguardia (15-09-21): ‘Post hoc, ergo propter hoc’   La política és tot allò que té conseqüències, i són aquestes les que mereixen el nostre judici polític

“Per això m’agraden articles com el de Parlament francès que ha avaluat a nivell desagregat l’impacte dels ajuts covid. I miro amb exasperació la insistència dels nostres líders polítics que fa una dècada que estan en hipèrbole declarativa. Es veu que tot depèn del nostre vot, de la nostra (bona?) voluntat i de la contundència verbal amb què s’afirma. No només sembla que els avorreixi governar, que també, sinó que són (i som) incapaços de tenir un debat una mica madur sobre les conseqüències de les nostres decisions. L’alcaldessa Colau no és l’única que continua en aquest bucle, però sí que ha estat i és una alumna avantat­jada. Per això, quan les xifres expliquen que és a Barcelona on més desnonaments s’han ­executat, et ve la temptació de qualifi­car-la de la mateixa manera que ella ho feia amb l’alcalde Trias o Hereu. Encara que sapiguem que és més complex. Que no depèn d’ella. Però hi ha altres coses que sí. El no a l’ampliació del Prat. És un no amb conseqüències. Qui les ­explica? Qui les assumeix? Qui proposa una alternativa?

És un exemple clar del fet que continuem instal·lats en els peròs més que en els plans, en els monosíl·labs més que en les frases, en l’abstracció dels costos de les nostres deci­sions i en la banalitat que es pot governar sense contradiccions”.

Article d’Estefanía MOLINA a El Confidencial (11-09-21): Pedro Sánchez revienta la estrategia del ‘mientras tanto de Aragonès   No solo es ya el referéndum un imposible en vísperas de retomar la mesa de diálogo, sino el darle cierto trato sostenido de favor al soberanismo para alejarlo de las proclamas de secesión … Ciertos barones podrían verse lastimados por la percepción de favoritismo a Cataluña tras los indultos

“… la voladura de Moncloa tiene varios efectos. El primero, que cuestiona ahora el relato que llevan el PSOE y Sánchez blandiendo hace años sobre su afán de calmar al soberanismo y restablecer la convivencia más allá de los avatares del ‘procés’, vía inversiones o demás apoyos económicos. ­­­Eso, en el caso de que el Prat acabe resultando algo más que una anécdota. Segundo, pone ahora en serios apuros a Esquerra, que se presenta a sí misma de forma llamativa como la primera impresionada por lo ocurrido –aunque el plan era tomar La Ricarda el 19 de septiembre para la foto de la queja. Todo ello, a las puertas de la Diada menos movilizada en años“.

“Con todo, en el largo plazo el movimiento táctico de Moncloa podría empezar a pintar bastos para Aragonès, porque de mantenerse sostenido en el tiempo, podría anunciar ya un giro de timón por parte del presidente del Gobierno. Esto es: el intento de corregir cierto malestar en no pocas regiones de España por el mantra del “trato de favor” a los independentistas. A la postre, dejando a ERC vendida con su “mientras tanto”, a lo vieja-nueva Convergencia pujolista.

Es un factor clave para el PSOE que las elecciones generales vayan a ser en el mismo año que las autonómicas. Ferraz se podría haber dado cuenta, ya que ciertos barones podrían verse lastimados por la percepción de favoritismo a Cataluña tras los indultos, en un contexto de crisis. Todo ello, sumado a un Sánchez dedicado a priorizar al Ejecutivo como plataforma electoral —enviando incluso a ministros a ganar elecciones, descuidando el tejido autonómico y municipal del partido—. E incluso, orquestando campañas autonómicas como la de Madrid desde la sede de Moncloa, en vez de fortalecer a sus territorios.

Porque la realidad es que delante del PSOE está el Partido Popular, que se ha apuntado a eso de la España plural. A nivel estatal, se mantiene el discurso de la unidad de España a la greña con Vox. Pero, a nivel autonómico, hoy cada barón ha adaptado un discurso regional para acomodarse a su votante: a la madrileña, a la gallega, a la andaluza… Esto es: lo más parecido al PSOE de hace 15 años, descentralizado y un reino de taifas, que al de la línea del Sánchez de 2018-2021.

Pese a todo, el giro del Gobierno podría tener una última derivada: la de interpretarse como un órdago para rebajar las expectativas de Esquerra previas a la mesa de diálogo. PSOE y ERC necesitan estirar el chicle, al menos dos años, porque no habrá referéndum. Y tal vez el Prat solo sea la forma de dar un paso para atrás para dar otro hacia delante y acabar en el mismo sitio: ralentizando la mesa de diálogo soberanista mediante los desacuerdos y reconciliaciones en la agenda de inversiones.

Porque, de lo contrario, el presidente del Gobierno habrá reventado el relato sobre el que Aragonès pensaba deslizarse hasta las siguientes elecciones, el “mientras tanto” de ERC, así como el suyo propio, el socialista, sobre convivencia a cambio de inversiones”.

Article de Jordi AMAT a El País (12-09-21): Nuestro Prat de cada dia    [8]     El lugar de Barcelona en España no va a ocuparlo otra ciudad, preservarlo es una garantía de prosperidad del conjunto y una salvaguarda de cohesión del Estado compuesto

“El lugar de Barcelona, hoy como ayer, no va a ocuparlo otra ciudad. Preservarlo no solo representa una garantía de prosperidad para el conjunto, sino que debe actuar como la válvula de escape para salvaguardar la cohesión de un Estado compuesto, una cohesión que tensa la hipertrofia en la capital del bloque de poder tradicional. Digamos las cosas por su nombre: ese bloque fue rehabilitado durante la aznaridad, a él han ido adhiriéndose “las élites enfurruñadas de la Transición” —copio a Sánchez-Cuenca—, su clase dirigente comparte relato nacional, disfruta de una fiscalidad neoliberal que no tiene la redistribución como objetivo y se siente blindada por la cúpula de un Poder Judicial cuya renovación bloquea o tutela por la puerta de atrás en función de sus intereses. Y para mantenerlos, les resulta utilísima la cronificación de la crisis constitucional: desgasta al Gobierno español y maniata la competitividad catalana.

Por ello el principal incentivo del Gobierno para activar la mesa de diálogo debería ser la búsqueda de soluciones para esa crisis, soluciones cuya implementación le permitiesen disolver en parte ese bloque de poder tradicional. O, en su defecto, situar al independentismo ante la disyuntiva de sus exhaustas contradicciones, como ha visualizado la Diada. Las vías no son tantas. Las hay desarrollistas y estructurales. Para regenerar cohesión territorial no hay instrumento más eficaz que la reforma del sistema de financiación, como defiende el president valenciano, Ximo Puig. La selección por parte de La Moncloa de los proyectos premiados con los Next Generation, además de transición verde y digitalización, puede tener la cohesión como criterio. Y las apuestas en infraestructuras, en fin, plasman el modelo de estado autonómico del Gobierno. El modelo socialista es la cuestión.

Tal vez no estaría de más, en la sobremesa de la mesa, que alguien pidiera la palabra y se preguntase en voz alta: ‘¿Salvamos la inversión para El Prat?’”.

Article de Miquel MOLINA a La Vanguardia (12-09-21): Barcelona debe decidir como ganarse la vida   Aceptar de entrada el plan para el Prat suponía un aprendizaje sobre la complejidad

“En el caso de Ada Colau no cabe hablar de incoherencia. Su oposición a las obras de El Prat tiene un amplio apoyo interno y sintoniza con la ideología de los comunes. Sus dirigentes son conscientes, además, de que algunas de sus políticas en contra de la contaminación sintonizan con el sentir de los votantes de otros partidos.

Sin embargo, el rechazo de BComú al plan es coherente con su escaso entusiasmo hacia otras políticas que también son importantes para el desarrollo de Barcelona –como la promoción de la ciudad turística o de negocios– sin que se ofrezca una alternativa sólida a la desindustrialización, a la salida de empresas o a la caída de los ingresos por turismo. El partido de la alcaldesa tiene un modelo urbanístico de ciudad bien definido –guste o no guste–, pero no ofrece respuestas a la magnitud del problema económico.

Las start-ups, la innovación, los polos científicos, la economía circular o el nuevo diseño son fortalezas innegables, pero insuficientes para reactivar una Barcelona que ofrece cada vez peores sueldos (Catalunya ya es la cuarta comunidad en salario medio bruto, según el INE). El proceso que se abría con la aceptación de entrada del proyecto de El Prat era en sí un ensayo de diálogo, un escenario de negociación a varias bandas para lograr el mejor resultado posible. Un aprendizaje de la complejidad”.

Article de Jordi ALBERICH a Crónica Global (12-09-21): El aeropuerto lo evidencia: va para largo

“Así, por una parte, resulta que pese a venir reclamando dicha modernización desde hace muchos años, no se había trabajado en un posible proyecto aeroportuario para Cataluña. Eso sí, un incesante alardear de que, de gestionarlo, El Prat funcionaría mucho mejor. Sorprendente pero entendible, en la medida en que las energías se orientan al sueño independentista y a endosar al vecino la responsabilidad de nuestros males. Algo que también vivimos recientemente con los peajes: tras décadas acusando al centralismo de nuestras autopistas de pago, resulta que las concesiones finalizan y el gobierno catalán no sabe qué hacer. Siendo una reclamación tan antigua, y conocedores de la fecha de liberación de los peajes, ¿no podían haber trabajado un proyecto consensuado de gestión viaria? Pues resulta que no.

Y, por otra parte, se han evidenciado con toda crudeza las contradicciones del independentismo que nos gobierna. No es nada nuevo, pero ahora emerge de manera ya indiscutible. Acumulamos muchos años en que predomina el tacticismo, las luchas entre facciones de un mismo partido, la ausencia de criterio o la falta de coraje para decir en público lo que se afirma en privado. A ello añadamos una dosis de incapacidad para el gobierno de las cosas, de aquello que incide directamente en el bienestar diario de los ciudadanos.

Por todo ello, dejemos de considerar que la salida del entuerto vendrá desde fuera. El primer e ineludible paso nos corresponde a nosotros. Los propios catalanes debemos acordar qué escenarios posibles compartimos de manera muy mayoritaria. Y ello sólo será posible si los líderes políticos son los primeros en practicar con el ejemplo. Lamentablemente, aún no será así, y lo vivido en el aeropuerto será uno más de la larga lista de disparates que acumulamos, y que seguiremos engrosando en los tiempos que vienen”.

Article de Xavier VIVES a La Vanguardia (16-09-21): El test de l’aeroport (segona part).   L’objectiu ha de ser que el Prat expandeixi la capacitat en vols de llarg radi i sigui un ‘hub’ internacional

“La política de curta volada en què estem instal·lats porta al bloqueig i no afronta els problemes ni les tries que s’han de fer mirant cap al futur. No es pot governar i manifestar-se al mateix temps. Economia i ecologia es poden i s’han de fer compatibles donant als agents econòmics els incentius adequats (qui contamina paga i a l’extrem ha de transformar l’activitat) i amb l’ajuda del progrés tecnològic (el pas dels carruatges a l’automòbil va fer que Londres no acabés com un gran femer). A més, cal gestionar els conflictes entre objectius que es volen assolir. Atenció perquè la transició energètica no implica, per exemple, costos més baixos de l’electricitat sinó més alts si volem que els preus reflecteixin les externalitats mediambientals. Volem tenir una economia que pagui bons salaris i combatre el canvi climàtic i la contaminació. Hi pot haver conflicte a curt termini però no n’hi haurà a llarg termini si fem les coses bé. Barcelona pot aspirar a tenir conne­xions intercontinentals com Munic o Zuric, per què no? El tema de l’aeroport encara no està tancat, esperin la tercera entrega de la sèrie”.

Article de Carlos SÁNCHEZ a El Confidencial (12-09-21): Un error que España pagará muy caro   Lo que está en juego en la ampliación de El Prat es el valor del interés general frente al particular. Va mucho más allá que la simple ampliación de un aeropuerto … Noruega no ha cegado su principal fuente de riqueza. Al mismo tiempo que saca petróleo y gas, avanza en la descarbonización del país … El interés general —y La Ricarda es de propiedad privada— prevalece sobre los intereses locales, lo que justifica, por ejemplo, las expropiaciones … Hispanoil exploró las aguas de Guinea en busca del petróleo. Lo encontró, pero no vio rentabilidad. Los ingenieros de ExxonMobil sí

“Hay pocas dudas de que hoy, en el siglo XXI, el principal recurso natural de España, y por eso el caso de la ampliación del aeropuerto de El Prat es de interés general, es el sol. También, cabe recordarlo, para producir energías limpias y acelerar la necesaria descarbonización de la economía. Precisamente, porque en el centro de las políticas de Estado está el empleo. Muchos alcaldes lo entienden, y cabe pensar que también la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, quien dice mantiene una “discrepancia en silencio” con el presidente del Gobierno en esta materia, pero que viaja hasta La Ricarda para hacerse una fotografía con la alcaldesa de Barcelona. Hay silencios atronadores.

Conviene recordar que el populismo, la demagogia y la basura política se alimentan, fundamentalmente, del paro y de los desclasados obligados a emigrar, y la historia de Europa en el siglo XX lo ha dejado nítidamente claro. Y una descarbonización injusta y desequilibrada que se olvide del empleo y que favorezca a las renta altas, es probablemente la peor receta para luchar contra el cambio climático. Eso no es una transición justa. No puede ser una desgracia poseer yacimientos de litio o de petróleo en el subsuelo. Mejor hacer caso a lo que hacen los noruegos”.

Article de Francesc-Marc ÁLVARO a La Vanguardia (13-09-21): Lliçons de vol gallinaci.   Esquerra Republicana viu massa pendent del que diuenla CUP i els comuns

“Primera. Pedro Sánchez té controlades les discrepàncies amb els socis podemites (sempre amb sordina) i pot suportar sense immutar-se la foto de la vicepresidenta Yolanda Díaz amb l’alcaldessa Colau passejant per la Ricarda. En canvi, Pere Aragonès ha de treballar de valent per evitar que les desavinences amb Junts (o amb la CUP) tapin amb un soroll excessiu la seva gestió.

Segona. Els socialistes no tenen sorpreses en el món local metropolità, que controlen. Mentrestant, les bases d’ERC han malfiat sempre de l’ampliació de l’aeroport i no han volgut deixar en mans exclusivament dels comuns i dels cupaires la bandera del medi ambient; també hi ha càrrecs locals de Junts que han expressat les seves reticències.

Tercera: els republicans volen i dolen. S’han posat el vestit del possibilisme institucional però no tenen intenció de renunciar a les ganes de fer política portant una pancarta. ERC vol ser el gran partit de l’independentisme (i això implica ser una força d’ordre) però viu massa pendent del que diuen anticapitalistes i comuns pel que fa l’agenda social. A Madrid, ERC continua apostant per l’estabilitat.

Quarta: Qui enganya qui? Sabia o no el Govern el que implicava de debò el projecte d’Aena? Les versions dels implicats no concorden. És un malentès o una rectificació per por de ser impopulars? Els agents empresarials assenyalen el Gabinet català com a principal responsable que Madrid es faci enrere. Es pot parlar d’una trampa parada per Sánchez a Aragonès o és, més aviat, un avís per recordar que no es pot anar a la processó i repicar? Mentrestant, a Barcelona, el pacte Colau-Collboni ho resisteix tot.

I cinquena: Tot això passa la mateixa setmana que Aragonès visita el president valencià Ximo Puig per normalitzar les relacions entre les dues administracions autonòmiques. Bona sintonia. S’emeten senyals en totes direccions, per si de cas”.

Article de Manel MANCHÓN a Crónica Global (13-09-21): Los poderes económicos fracasan al intentar centrar el debate político catalán en la gestión  Foment, Pimec y el Círculo de Economía reclaman la ampliación del aeropuerto y superar ya el ‘procés’, con el independentismo agarrado a la negociación con el Gobierno

“El hecho es que el poder económico ya no mantiene la misma influencia que años atrás. Los pronunciamientos de las patronales y del lobi empresarial que preside Faus, o de otros grupos de presión forman parte del paisaje, son “una voz más”, pero no son la “voz”, ni la posición de referencia. No la son, incluso, ni en cuestiones como el aeropuerto. Tampoco lo han sido respecto al final de los peajes de las vías rápidas, con documentos extensos, como los que había elaborado Foment, que han sido ignorados y que apuntaban a una posible solución anticipándose al final de las concesiones de las vías rápidas”.

“… para el empresario Jordi Alberich, que conoce a la perfección el mundo empresarial, que dirige el Instituto de Estudios Estratégicos de Foment y que fue ex director general del Círculo de Economía, el problema deriva de la actitud poco combativade ese mismo empresariado en el inicio y en el transcurso del proceso independentista. “Ahora puede parecer que se reclama con contundencia un cambio, y no tiene consecuencias, pero es que tampoco se pudo influir cuando esas peticiones se formulaban con una mayor moderación”, señala.

La cuestión es que el poder económico no encuentra su sitio. Clama, influye, y orienta, y una parte del poder político sigue esa estrategia. Lo hace el PSC y el Gobierno de Pedro Sánchez, que considera que todo se puede reorientar con inversiones, con diálogo y con proyectos comunes. Y lo hace una parte de Esquerra Republicana, que, sin renunciar al ideario independentista, está convencida de que necesita tiempo para reorganizar la sociedad catalana, y demostrar, además, que sabe gobernar”.

DE LA DIADA A LA TAULA DE DIÀLEG, AMB UNA CRISI ENTRE ERC I JUNTS ENTREMIG

Si l’episodi de l’aeroport semblava un despropòsit insuperable, en pocs dies la guerra civil dins de l’independentisme n’ha proporcionat un altre d’entitat similar, en evidenciar-se el boicot de Junts a la taula de diàleg, tot posant en qüestió l’autoritat del president de la Generalitat i l’estabilitat del Govern català … Un panorama que no contribueix precisament a incentivar que el Govern espanyol adopti iniciatives arriscades per avançar en el diàleg. De moment, però,  la taula s’ha reunit i persisteix la voluntat dels presidents espanyol i català de guanyar temps per seguir normalitzant les relacions institucionals …:

Article de Josep MARTÍ BLANCH a El Confidencial (12-09-21): Una Diada con más pena que gloria

“El impacto en la agenda política será inexistente. Si hasta el 2017 la gente se manifestaba sobre la base de un objetivo político concreto, que siempre pasaba por empujar al gobierno catalán a dar un paso más, después de 2017 esta lógica quebró y el manifestante no sabe bien por qué exactamente está en la calle la tarde del día 11 de septiembre, más allá de demostrar su condición de independentista.

Este año se ha manifestado gente que comulga con las ruedas de molino de la unilateralidad, otros que ya dan por hecha la independencia desde hace cuatro años y otros para apoyar al gobierno catalán en vísperas de que dé inicio la negociación con el efectivo de Pedro Sánchez. Una mezcolanza de razones que hacen que nadie entre la clase dirigente independentista se sienta interpelado por los eslóganes de la manifestación.

Ni ERC ni JXCAT tienen motivos, visto lo visto, para cambiar de estrategia. Pere Aragonès seguirá agarrándose a la mesa de negociación y a ganar tiempo y los de Puigdemont seguirán haciendo todos los papeles del guion para intentar sacar provecho algún día del fracaso que anticipan al diálogo entre los gobiernos español y catalán. Lo mejor en el fondo, para ambos partidos, es que la Diada ya ha pasado. Y tal y como quería, especialmente ERC para no dañar su estrategia, este año con más pena que gloria”.

Article d’Isabel GARCIA PAGAN a La Vanguardia (13-09-21): Las tres patas de la mesa de diálogo  Una cita incierta: ¿Reencuentro o referéndum? Que nadie se levante de la mesa … Partidas simultáneas:  PSOE-ERC: Lejos por el referéndum, cerca en el presupuest … El socio incómodo:  Junts: Una discrepancia escrita el pacto de Govern

Article de Jordi AMAT a El País (15-09-21): Deslealtad con el ‘president’ Junts ha optado por boicotear la bilateralidad, en una estrategia propia de quienes no quieren comprometerse con buscar una salida pactada

“En la estrategia partidista de sabotear la mesa de diálogo confluyen quienes no necesitan una salida transaccionada a la crisis catalana. En Barcelona y en Madrid. La novedad de ayer es que para conseguirlo Junts exhibió su disposición a vaciar de autoridad al president de la Generalitat, en un acto de deslealtad intolerable. La reacción de Pere Aragonès exigiendo que Junts vaya a la mesa con consellers, fue rápida y correcta, además de reveladora. Primero, porque no consiguió lo que pretendía. Segundo, porque la delegación catalana acudirá este miércoles debilitada a la mesa. Y tercero, porque como en el caso del aeropuerto, cuando llega la hora de las decisiones, la Generalitat queda atrapada en sus propias contradicciones y no tapona la deriva que la desapodera”.

Editorial de La Vanguardia (15-09-21): Desunió independentista davant la taula   Junts no ha estat mai entusiasta de la taula i ahir va tornar a tensar la corda

“L’enèsim desacord entre els dos partits que formen el Govern català, aquesta vegada a propòsit de la taula de diàleg, com les anteriors, fruit de la lluita d’ERC i Junts pel control del moviment independentista, deslluirà la trobada d’avui. Ara bé, aquesta taula continua sent la ­millor via oberta cap a la resolució del conflicte entre l’Estat i la Generalitat. El seu resultat és ara incert. Però cal ser-hi. Perquè la unilateralitat i la confrontació no duen gaire lluny, com s’ha comprovat al llarg del procés que va descarrilar el 2017. I la disposició a negociar d’un hipotètic Govern conser­vador no seria millor. L’oportunitat és ara clara.

Els ciutadans de Catalunya necessiten un altre tipus de Govern. Necessiten un Govern que no es perdi en els xocs dels partits sobiranistes de la seva coalició. En primer lloc, perquè són estèrils. En segon lloc, perquè fins ara les dues formacions han estat incapaces de resoldre’ls. Els ciutadans de Catalunya necessiten un Govern cohesionat que anteposi la feina pel bé comú de tots els catalans a qualsevol altra causa. Demanar una cosa així potser ja els sembla a alguns una extravagància. Però no ho és en absolut. És el que es demana a qualsevol govern d’un país avançat. Exigir-ho a més en una conjuntura delicada, marcada per la pandèmia encara no erradicada i per una recuperació econòmica que requerirà un gran esforç col·lectiu, és cosa de ple sentit comú. Respondre adequadament a aquesta petició és una obligació de l’independentisme en el Govern. De la mateixa manera que no fer-ho és una irresponsabilitat per la qual tard o d’hora l’electorat li demanarà compte”.

Editorial d’Ara (15-09-21): Imatge lamentable del Govern abans de la taula de diàleg

“… és lícit preguntar-se quin futur té un Govern que en les últimes setmanes ha mostrat diferències insalvables en dues qüestions tan importants com l’aeroport del Prat i la taula de diàleg. I no només això, sinó que en aquest cas Junts ha qüestionat directament l’autoritat del president de la Generalitat i ha desoït la seva petició. Cal apuntar aquí que Aragonès, com a president i líder de la força independentista més votada, té dret a liderar la negociació, a marcar les regles de joc i a exigir una mínima lleialtat institucional als seus socis. Perquè, en última instància, la manca d’unitat catalana a qui beneficia és al govern espanyol i a Pedro Sánchez, que es volia estalviar el tràngol de la reunió i ara veu com la seva presència el que ha fet és afeblir la part catalana de la taula”.

Article de Xavier BRU DE SALA a El Periódico (15-09-21): Mesa muerta de miedo   [9] El pulso de Junts ya no es contra el Gobierno central sino contra ERC. Y es que los herederos de Convergència solo pueden digerir el neoautonomismo si ellos se llevan la parte del león

“Todavía es pronto para dilucidar si la mesa nace solo muerta de miedo, si el miedo la mata o si se estrena siquiera moribunda, pero se puede afirmar con toda contundencia que sin el mínimo exigible de confianza en los resultados por ninguna de sus tres patas, su recorrido no puede ser largo. El miedo a que los manifestantes de la pasada Diada se den cuenta del doble juego de un partido que clama por la unilateralidad mientras practica el neupujolisme, ha llevado JxCat a tirar de la cuerda con unos nombres que solo pueden tener el objetivo de boicotearla desde dentro. El veto de Pere Aragonès a Nogueras y Rull, y de rebote a Jordi Sànchez, proviene del miedo a un final político prematuro de la legislatura que lo haga ir como un pato cojo los meses o los años que convengan. El miedo de los socialistas al PP aún aumentaría si no fuera porque en el frente de verdad crucial del independentismo Unidas Podemos apoya a Pedro Sánchez sin la menor discrepancia.

¿A santo de qué pues la mesa de diálogo? Por la sencilla razón de queEsquerra se ha hecho un lío entre la actitud que mantiene, la única posible después de la derrota de 2017, idéntica a JxCat más allá de gesticulaciones y vanas palabras, y las ganas de ofrecer algún resultado que vaya más allá del retorno a la casilla de salida previa al inicio del proceso. Si los republicanos invistieron Pedro Sánchez para descabalgar el responsable de enfrentarse al secesionismo en 2017, ahora no pueden, o se piensan que no pueden, asegurarle la máxima placidez hasta el final de la legislatura. No, no a cambio de nada. Incapaces de ceñirse a la adversidad y extraer tantas pequeñas o grandes concesiones como puedan a su imprescindible apoyo, verbigracia aeropuerto, verbigracia Rodalies, se sienten obligados a sacar pecho y proponerse el máximo de los máximos, la solución acordada del conflicto, aunque son conscientes de que ni ahora habrá amnistía ni nunca un referéndum de autodeterminación contará con el beneplácito de España. A día de hoy, de mañana o pasado mañana, la oportunidad histórica de que habla Aragonès es tan irreal como la reanudación de la vía unilateral.

Sostenida por la efímera conveniencia de los presupuestos e incapaz de soportar el peso de tanto miedo, la presente puede ser la primera, o segunda, y la última reunión de una mesa destinada a ser sustituida por una mucho más modesta comisión bilateral y un día a día de las negociaciones entre el partido que gobierna Madrid y quienes lo apoyan, entre ellos los catalanes, que si ahora lo hacen a cambio de alimentar la grandilocuencia, tal vez mañana procurarán objetivos más tangibles”.

Article de Carlos CASAJUANA a La Vanguardia (13-09-21): Sánchez i la taula de diàleg  Si Sánchez demostrés que és capaç d’encarrilar el conflicte, la recompensa podria ser molt alta

“La incògnita és si l’aposta per conservar el poder a curt termini no acabarà sent la manera de perdre’l a mitjà termini, perquè si Sánchez no ­arriba a les eleccions amb una perspectiva d’acord sobre Catalunya, costa de veure com ERC li podrà donar suport per revalidar el Govern, i sense ERC no és fàcil que el PSOE i Podem sumin prou escons per governar.

Molts diran que ara no és el moment de pactar res sobre Catalunya, que cal es­perar que el PSOE tingui més força. És cert. Però mai no és el moment. Un diàleg real sobre Catalunya, amb voluntat d’arribar a un acord, tindrà un cost, ara o quan sigui. Gràcies al vent favorable de les ajudes europees i de la recuperació postcovid, ara aquest cost por ser assu­mible, ­sobretot perquè encara queda molta legislatura per tal que els ciutadans vegin els efectes positius de les con­cessions que calgui fer. Els bons polítics són els que creen el seu propi clima po­lític. Amb una aposta decidida, Sánchez el pot ­crear”.

Article d’Antoni PUIGVERD a La Vanguardia (15-09-21): L’hora del coratge Hi ha vida més enllà del dilema diabòlic: independència vs. neocentralisme?

“Un Sánchez pusil·lànime no farà forat a Catalunya, però tampoc en farà a Madrid, on hi ha marques més dures que sempre obtindran un premi més alt. Un Sánchez valent, que posi sobre la taula de Catalunya, amb propostes concretes, una tercera via de sortida al conflicte, pot guanyar dues coses: el futur polític personal; i una nova etapa de col·laboració interespanyola. Més focs artificials ja no servirien de res. Ara ja només val el coratge. Tant Sánchez com Aragonès han de saber que l’excés de prudència ara és una gravíssima traïció al futur. Condemnar Catalunya a la impotència és satisfactori per una certa Espanya, però és un suïcidi, ja que el tot no pot viure amb una part dominada per la necrosi. Condemnar Catalunya al ressentiment i a l’embolic, com sospira una part de l’independentisme, és tan com afirmar que la mort pròpia val la pena perquè fa mal a l’adversari”.

Article de Jordi AMAT a El País (16-09-21): Sin prisa, sin pausa, sin plazos Iniciado el proceso de diálogo, estableciendo calendario y metodología, no resulta tan fácil interrumpirlo

“Durante su rueda de prensa, Pere Aragonès quiso sustanciar su apuesta por la mesa de diálogo como el instrumento para la resolución del conflicto. En varias ocasiones reiteró la necesidad de construir confianza entre las partes. Es de manual. En su libro Powell afirma que “es cuando ambas partes empiezan a cumplir las promesas que han hecho poniendo en práctica el acuerdo, cuando empiezan a confiar la una en la otra”. Y la parte catalana sabe que el Ejecutivo español cumplió muy en serio, arriesgando, cuando el Consejo de Ministros aprobó los indultos. Nadie que no esté atrapado en su fracaso o la demagogia puede discutir lo que Pedro Sánchez afirmó en la Sala Gòtica del Palau de la Generalitat: “el clima es mejor que hace un año”. El principal activador de ese cambio ha sido la apaciguadora medida de gracia. Una decisión que demostró la disposición del Gobierno para avanzar —”sin prisa, sin pausa, sin plazos”— por una vía en construcción.

No hubo más concreciones, a pesar de las dos horas de reunión entre presidentes. Las partes asumen que este conflicto viene de lejos —diez años, repitió Sánchez— y que unos y otros parten de lugares muy alejados, hoy por hoy sin punto de encuentro en el horizonte. Pero iniciado el proceso de diálogo, estableciendo calendario y metodología, no resulta tan fácil interrumpirlo. Quien se levante de la mesa, asumirá la responsabilidad de perpetuar una situación anómala. Y precisamente por ello la imagen de ayer no solo es marketing. La fotografía incorpora un mensaje: la presencia de Sánchez es testimonio de su compromiso. Quien no quiera comprometerse en la normalización política, en Cataluña y España, que asuma también ese papel. Vale por un Pablo Casado en modo Savonarola. Vale por Junts y su callejón sin salida”.

Article de Jordi MERCADER a Crónica Global (16-09-21): La deslealtad institucionalizada

“¿Cuál será la razón por la que ERC y Junts gobiernan juntos? Programa compartido no tienen, empatía personal tampoco, tolerancia política menos, experiencia de gobierno casi nula. La respuesta es mucho más elemental. Porque son independentistas, claro. Y porque una coincidencia sí que tienen: la convicción de que solo desde la Generalitat se puede mantener viva la lucecita de la ilusión que es la misma bombilla que ilumina los intereses electorales que les facilita vivir de la política, financiar la nube republicana y, sobre todo, asegurarse el control de los medios públicos catalanes y  la caja de subvenciones para los medios privados imprescindibles para que la conjura perviva.

Es un círculo infernal para la gobernación de Cataluña y seguramente también para la idea del estado propio que les trascenderá, pero es un circulo virtuoso, —al estilo Joan Laporta–, para los beneficiados. Esta institucionalización de la deslealtad durará mientras su electorado crea que es más substancial para el país la deslegitimación del Estado español que la gestión de las competencias estatutarias o en su caso la negociación de una ampliación del autogobierno. O hasta que ERC pierda el miedo a romper con esta secuencia de necedades y sitúe el horizonte de la independencia en sus parámetros realistas”.

“Pere Aragonès acaba de protagonizar un gesto de aparente autoridad al negar a Junts que situara en una mesa de gobierno a dirigentes de partido que no se sientan en el Consell Executiu. Una provocación de Junts en la que cayó ERC. Aragonès fue incapaz de firmar un decreto nombrando a todos los consejeros que cree necesarios para integrar la delegación que debe dialogar con los ministros del gobierno Sánchez, sean del partido que sean. En otras palabras, forzar a los consejeros de Junts a rehuir de sus responsabilidades.

El presidente de la Generalitat, renunciando a ejercer sus competencias y actuando como jefe de partido, le ha hecho un favor a Junts y se ha encomendado a la buena voluntad de PSOE y Unidas Podemos para transferirle un mínimo de oxígeno para que no se ahogue en la presión de Puigdemont. Este mínimo de supervivencia no alcanzará para ponerse la medalla de la amnistía y de haber una consulta consultiva sobre los acuerdos de la Mesa de Negociación no habrá manera humana de venderlo como un referéndum de autodeterminación. Sabiendo eso, ¿cuánto tiempo puede resistir Aragonès sin reconocer las bases reales del diálogo sobre las que puede sostener su perfil propio?

De no querer admitir lo que es viable, no se entiende el interés de ERC por la negociación con el gobierno constitucional. Para Junts, nada de lo que vaya a decidirse en esta relación bilateral será satisfactorio porque da por descontados los límites razonables. Entonces, ¿en qué consiste el juego?“.

PENSAMENT

Parem atenció en tres papers sobre el futur de l’esquerra: un llarg assaig d’Álvaro Delgado-Gal que analitza les propostes de Thomas Piketty i les dels inspiradors del populisme d’esquerres Ernesto Laclau i Chantal Mouffe. Un apunt d’Ignacio Sánchez-Cuenca sobre les causes   de la feblesa electoral de l’esquerra europea. I un article de Linne Rennwald sobre el dilema estratègic de la socialdemocràcia:

Assaig d’Álvaro DELGADO-GAL a Revista de Libros (4-09-21): A la izquierda de la izquierda   [10]

“Termino: tras el abandono del materialismo histórico, parte de la izquierda ha incurrido en visiones de la política oníricas y traídas por los pelos. Pero la izquierda no va a desaparecer. No lo hará, mientras siga existiendo la democracia liberal, una forma política no solo mixta sino sujeta a fuertes tensiones internas. La idea de «democracia» intima igualdad, y la igualdad, unanimidad, y la igualdad y la unanimidad, si son absolutas, no son compatibles con la libertad. El doloroso alumbramiento de la democracia indirecta o representativa, la adaptación, en fin, de la democracia a la libertad, refleja lo difícil de conciliar los dos conceptos. La democracia liberal, mientras dure, será un equilibrio o un compromiso, en redefinición constante. El crecimiento inmoderado del capital, si es que se verifica conforme al patrón que Piketty denuncia, integra uno de los desarrollos que podrían romper el equilibro. Hay otros. La propensión de los ricos a constituirse en una oligarquía es un hecho innegable, con dimensiones múltiples. Probablemente, contenga cierta dosis de verdad la sospecha de que las universidades norteamericanas de élite están copiando los procedimientos que hace tiempo permitieron a las logias convertirse en centros de influencia invisibles, con tentáculos en el poder que el juego democrático convencional no alcanza a neutralizar eficazmente. Los sistemas democrático-liberales, en resumen, perduran como tales solo si cada uno de sus dos componentes contrabalancea constructivamente a su opuesto. No solo la democracia, llevada más allá de cierto límite, suprime la libertad, sino que la propia libertad puede suprimirse a sí misma: eso ocurrirá si la desigualdad engendrada por la libertad transfiere un poder excesivo a quienes se vean tentados a ejercerlo en beneficio propio y perjuicio ajeno. Para evitarlo, se precisa de una fuerza compensadora.

El momento actual de la izquierda, es de búsqueda. La socialdemocracia clásica, un hecho infinitamente venturoso dadas las alternativas, ha perdido momento por dos causas obvias: rendimientos decrecientes, y generalización. También el centro derecha es ahora socialdemócrata, por mucho que su mayor conexión con la propiedad suela traducirse en un desplazamiento de los acentos llegado el instante de determinar la progresividad de los impuestos o el protagonismo del Estado en educación o sanidad. Esta asimetría, no obstante, es secundaria, y no debe ocultar otra mucho más importante. Mientras que, para la derecha, la política socialdemócrata es un hecho consumado con el que no hay más remetido que coexistir, para la izquierda expresa una aproximación a la revolución incumplida. Mientras la distancia tienda a contraerse, será posible pensar, intermitentemente al menos, que la historia no ha vuelto las espaldas al proyecto socialista tradicional. La resulta es que la corrección a la baja de las políticas redistributivas (los motivos pueden ser múltiples: ineficiencia, recursos menguantes, desequilibrio al alza entre cotizantes y no cotizantes a la SS) no produce los mismos efectos a un lado y otro del espectro. El político que se sitúa a mano diestra percibe la minoración como un contratiempo; el que se coloca a mano siniestra, como la puesta en cuestión de un objetivo que no puede declarar cesante sin reconsiderar radicalmente su papel en la vida pública. Una dificultad práctica es una cosa, y una crisis existencial, otra por entero distinta.

La izquierda lleva años preguntándose cómo seguir siendo progresista… de otra manera. La raza, el género o el medio ambiente constituyen tres buenos ejemplos. El efecto es mixto. Como se ha observado en los USA o en Europa, no es fácil conciliar las reivindicaciones ecologistas o las cuotas étnicas con el apoyo de los blue-collar workers. Tampoco con la severa, irritante, realidad económica. A los costes económicos anejos a las políticas reivindicativas, se añaden los socialmente estructurales. Esto dicho, la democracia liberal, si perdura, encontrará una nueva fórmula, y la izquierda entrará en ella. ¿Bajo qué figura? Lo desconocemos. La socialdemocracia estatalista que propugna Piketty es más de lo mismo, sólo que a destiempo, y el carnaval agonístico fantaseado por Laclau y Mouffe, un desvarío. La izquierda que está por venir tendrá otra cara, una que todavía no vemos. También es posible, claro, que desaparezca la democracia liberal. En esa hipótesis, que personalmente me aflige pero que no descarto en absoluto, no habría ya ni izquierda ni derecha, dos nociones, y también dos hechos, alumbrados, según refieren los doxógrafos, por la Asamblea Nacional de 1789, esto es, al comienzo de la Edad Contemporánea. Tarde o temprano, todo pasa. Pasan las edades geológicas y, ni les cuento, las modestas duraciones en que dividimos la historia humana”-

Article d’Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA a CTXT (12-09-21): Pendiente o precipicio: la debilidad de la izquierda  El voto a la izquierda en quince países de Europa occidental ha caído seis puntos porcentuales en veinte años. En España las cosas no son muy distintas. La concentración de poder en pocas manos quizá explique por qué lo tienen tan difícil

“Todo indica, pues, que las izquierdas no han sido capaces de capitalizar de forma duradera el descontento generado por la crisis de 2008 y las políticas de austeridad que le siguieron. Paradójicamente, el aumento de la desigualdad en los países desarrollados ha supuesto un debilitamiento de la izquierda.

Al tratarse de un análisis de dos décadas que combina resultados de partidos muy diversos en quince países, la tendencia decreciente no puede atribuirse a los “sospechosos habituales”, es decir, la línea ideológica seguida o el modelo organizativo del partido y su relación con la sociedad. Por un lado, los datos muestran que la mayoría de los descontentos con la socialdemocracia no se han ido a la izquierda radical: nada hace pensar que estuvieran demandando una política más de izquierdas. Por otro lado, la tendencia se da a pesar de que en los cálculos se han agregado partidos con funcionamiento interno muy distinto (unos tienen primarias y otros no, unos tienen buena relación con los sindicatos y otros no, etcétera). Parece, por tanto, que debemos mirar más allá de la ideología y la organización. La concentración de poder (económico, mediático y cultural) en unas pocas manos, favorecida por el capitalismo financiero globalizado, quizá explique por qué las izquierdas lo tienen tan difícil. El tablero de juego, por así decirlo, está inclinado. Pero eso es materia para otro artículo y, con suerte, para un debate más general sobre lo que está sucediendo con las fuerzas progresistas en las sociedades occidentales”.

Article de Line RENNWALD a Agenda Pública (13-09-21): La disyuntiva socialdemócrata: recuperar a los trabajadores o ganar a las clases medias

“… a mediados de los años 70, los trabajadores de la industria eran los que más los apoyaban, seguidos de cerca por los del sector servicios en muchos países. En términos relativos, teniendo en cuenta la puntuación media de la socialdemocracia, los trabajadores de la producción tuvieron un comportamiento distinto. Como se muestra en el Gráfico 1, su voto superó la media en una proporción que varía entre 1,28 y 1,44 en la mayoría de los países (con Francia con una puntuación más baja). Ayudados por su fuerte posición en la estructura del empleo, los trabajadores de la producción contribuyeron a constituir una gran parte de los votantes de esta familia de partidos (por ejemplo, el 49% en Gran Bretaña y el 38% en Alemania). Los partidos socialdemócratas disfrutaron de una especie de monopolio sobre el voto obrero, ya que ningún otro fue capaz de reunir una simpatía superior a la media en la mayoría de los países.

Pero a mediados de la década de 2010, la relación entre los trabajadores y la socialdemocracia se debilitó mucho. Su participación en las elecciones bajó mucho, y cuando acudían a las urnas, su apoyo a la socialdemocracia no fue muy categórico. El Gráfico 1 muestra que el apoyo superior a la media de los trabajadores de la producción, aunque no ha desaparecido, disminuyó en todos los países con la excepción de Austria. En consecuencia, el voto de la clase trabajadora se ha fragmentado bastante. Tanto los partidos de la izquierda como de derecha radical han reunido un apoyo superior a la media entre los trabajadores de la producción. Al ser partidos grandes, los de la derecha dominante reciben también una parte considerable del voto obrero, aunque los trabajadores no expresan una simpatía superior a la media por esta familia de partidos. Las formaciones socialdemócratas se enfrentan, por tanto, a una competencia en múltiples frentes y no hay que reducirla a la derecha radical, como se suele presentar en los medios de comunicación. Pero, sobre todo, la decisión más importante para la clase trabajadora a principios del siglo XXI no es qué partido elegir, sino si participar o no en las elecciones. La abstención es, por tanto, una característica fundamental del voto obrero en la actualidad”.

“… la tarea de volver a movilizar a la clase trabajadora será relativamente exigente para los partidos socialdemócratas. Dada la fuerte abstención entre los trabajadores y el desencanto generalizado con la política, motivarlos de nuevo para que acudan a las urnas requerirá importantes esfuerzos. Lo más importante es que éstos incluyen pensar más allá de las elecciones siguientes (lo que suele ser difícil para los estrategas de los partidos y otros spin doctors) y desarrollar una estrategia a largo plazo. Esto implicará también trabajar estrechamente con los socios; particularmente, con los sindicatos, que hacen que los trabajadores sean conscientes de sus intereses, contribuyen a forjar la unidad entre una mano de obra heterogénea y, en general, hacen que los individuos estén más informados sobre los asuntos políticos. Los partidos socialdemócratas tienen, por tanto, un importante interés en mantener los recientes intentos sindicales de organizar a los trabajadores del sector servicios.

La segunda cuestión implica pensar en el papel social más amplio de los partidos socialdemócratas. estos, y más en general el movimiento obrero, tuvieron éxito en las primeras décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial para integrar a las clases bajas en la política democrática. Los análisis presentados en el libro (‘Social Democratic Parties and the Working Class’) indican claramente que ningún otro partido consigue cumplir este papel en la época contemporánea. Cuando los partidos socialdemócratas no consiguen movilizar a la clase trabajadora, ésta queda prácticamente ausente de la política democrática. Esto representa un riesgo importante de que las preocupaciones de grandes segmentos de la población sigan siendo ignoradas por las élites políticas, y de que las políticas públicas se diseñen para responder prioritariamente a las demandas de las clases altas (medias). Ello deja también un amplio margen para que los partidos de la derecha radical movilicen a los electores de la clase trabajadora con un programa anti-inmigración y anti-democrático, lo que implica un programa contrario a los objetivos de las organizaciones del movimiento obrero para emancipar a la clase trabajadora. Por lo tanto, más que cualquier otra familia de partidos, los socialdemócratas debieran pensar en cómo pueden revivir su fuerte capacidad de integración, y cómo ésta puede ir unida a consideraciones electorales legítima”.

LLIBRES

Serge RAFFY. Anne Hidalgo. Une ambition qui vient de loin. Bouquins. Paris, 2021.                                                                                                                                                         – Avançament editorial a L’Obs (5-09-21): Chirac, Macron, 2022 … Les secrets d’Anne Hidalgo   Dans une biographie fouillée, dont « l’Obs » publie les bonnes feuilles en avant-première, Serge Raffy revisite la vie et le parcours hors norme de la maire de Paris, qui se lance aujourd’hui à l’assaut de l’Elysée.

 Cristian SEGURA. Gent d’ordre. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2021.             – Article de Jordi AMAT al “Quadern” de El País (12-09-21): Els darrers llençols d’una burgesia   Els records familiars que l’escriptor i periodista Cristian Segura recull a ‘Gent d’ordre’ permeten analitzar l’agonia dels ‘capitans d’indústria’ de Catalunya … El solar de la fàbrica dels Segura ha acabat en bloc de pisos: tot un canvi de tendència en les elits … Els últims grans moments de l’ordre burgès van ser els Jocs Olímpics i el Pacte del Majestic

Anna FREIXAS. Yo, vieja. Capitán Swing. Madrid, 2021.                                               – Entrevista a FREIXAS a La Vanguardia (13-09-21): “Les velles d’avui no ens sotmetrem a l’ancianitat dòcil que se’ns reserva”…  “Tenemos que acabar con las creencias destructivas que sobre la vejez se imponen” … “Hay que revisar las residencias, limitarlas a casos de muy severa dependencia” … “La vejez nos permite volver a quienes éramos, bajar de la noria de los demás”

Andreu NAVARRA. La revolución imnposible. Vida y muerte de Andreu Nin. Tusquets. Barcelona, 2021.                                                                                                                    – Entrevista a NAVARRA a La Vanguardia (11-09-21): “Era un home tossut i honrat que no es va rendir mai”

Javier MORENO LUZÓN. Centenariomanía. Conmemoraciones hispánicas y nacionalismo español. Marcial Pons. Madrid, 2021.                                                            – Ressenya de Rafael NÚÑEZ FLORENCIO a Revista de Libros (9-09-21): ¿Español o españolista? Conmemoración del pasado e identidad nacional