FOCUS PRESS 226

ARTICLES DESTACATS

(1) Article de Kiko LLANERAS a El País (9-04-21): Así son los cálculos de riesgo y beneficio con la vacuna de AstraZeneca

(2) Article de Pau MARÍ-KLOSE a Agenda Pública (12-04-21): Decisiones bajo el velo de la desinformación 

(3) Article de Ramón MATEO a Agenda Pública (9-04-21): Un impuesto global a los beneficios para frenar a los paraísos fiscales

(4) Article de Daniel INNERARITY a La Vanguardia (10-04-21): Regular la digitalización

(5) Article d’Eric CHANEY a Telos (9-04-21): Naissance du néo-rooseveltisme

(6) Article de Roger SENSERRICH a  Four Freedoms (15-04-21): El final de un error 

(7) Article de Mark LEONARD a El País (13-04-21): El nuevo impacto de China

(8) Article de Jesús A.NÚÑEZ VILLAVERDE al blog del Real Instituto Elcano (14-04-21): Ucrania, un conflicto no tan congelado 

(9) Article de Christian ODENDAHL i John SPRINGFORD a esglobal (5-04-21): Por qué Europa debe gastar a lo grande, como está haciendo Biden  

(10) Crònica de Rafael RAMOS a La Vanguardia (9-04-21): La maldición atávica del Ulster alcanza a las nuevas generaciones

(11) Article de Julián CASANOVA a El País (14-04-21): La Segunda República, un sueño democrático que se proclamó hace 90 años sin violencia  

(12) Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (14-04-21): El plan de Sánchez, el plan de Europa: lo que no queremos ver  

(13) Article de José Antonio ZARZALEJOS a El Confidencial (10-04-21): Almeida y el 4-M (el ‘efecto Toronto’)

(14) Article de Guillem MARTÍNEZ a CTXT (10-04-21): La afterderecha. El caso Cat 

(15) Article de Francesc TRILLAS al blog Progrés Real/Progreso Real (13-04-21): De la revolta dels somriures al linxament a Cercas 

*****

EL PROCÉS DE VACUNACIÓ I LES POLÈMIQUES SOBRE ELS EFECTES DE LES VACUNES

Article de Kiko LLANERAS a El País (9-04-21): Así son los cálculos de riesgo y beneficio con la vacuna de AstraZeneca  [1] Un repaso a los números con los que trabajan las agencias de los medicamentos para decidir sobre la validez de la vacuna anglosueca …

Article de Carlos CAMPILLOS MARTÍNEZ a Agenda Pública (11-04-21): ¿Qué pasa ahora con AstraZeneca?  “Podríamos concluir dos asuntos que el último episodio con AstraZeneca ha puesto sobre la mesa. Por un lado, lo que pasa con AstraZeneca demuestra que nuestros sistemas de farmacovigilancia están funcionando, puesto que están detectando casos muy poco frecuentes de posibles efectos adversos que, dada precisamente su escasa frecuencia, son únicamente perceptibles una vez que el fármaco se administra de forma masiva, como está ocurriendo con las vacunas contra la Covid-19. Si tenemos en cuenta el riesgo real, éste no es mayor que el que supondría la toma de píldoras anticonceptivas o incluso de fármacos tan comunes como el ibuprofeno” … “Por otro lado, lo que pasa con AstraZeneca está siendo un ejemplo de cómo los gobiernos afirman que toman decisiones de políticas públicas basadas en criterios técnicos y científicos, pero la realidad de esas decisiones es mucho más compleja. La Agencia Europea del Medicamento en ningún momento ha defendido la necesidad de restringir el uso de la vacuna de AstraZeneca en la población adulta, y pese a ello los gobiernos nacionales de la Unión Europea han tomado medidas en este sentido.” …  “Es decir, los gobiernos nacionales de la Unión Europea están ignorando las recomendaciones y criterios técnicos del regulador tanto respecto a la suspensión de uso de AstraZeneca como respecto a las pautas de utilización de vacunas, incluida también la de esta compañía. Por tanto, lo que pasa con AstraZeneca es una serie de catastróficas desdichas a las que se responde con una serie de catastróficas decisiones, acompañadas con una deficiente campaña de comunicación pública. En definitiva, un ejemplo más de cómo utilizar la ciencia como escudo para justificar decisiones en políticas públicas que en realidad no se ajustan a criterios estrictamente científicos puede acabar erosionando la confianza tanto en los decisores públicos como en la propia ciencia”.

A VOLTES AMB LA GOVERNANÇA DE LES SITUACIONS D’EMERGÈNCIA …

Article de Pau MARÍ-KLOSE a Agenda Pública (12-04-21): Decisiones bajo el velo de la desinformación  [2]  … “Una premisa del conocimiento científico es que ninguna verdad sobre el mundo es definitiva: todo es susceptible de ser cuestionado y, con evidencia adecuada, desmentido. Los negacionistas se agarran al primero de estos principios a través de expectativas irrealizables. Frente a abundante evidencia, por ejemplo, de que el virus puede transmitirse en interiores no suficientemente ventilados o que no facilitan guardar distancias, y estudios que muestran que los espacios interiores de la hostelería son de alto riesgo, alegarán que se trata de investigaciones realizadas en otros países y que no existe evidencia concreta que corrobore esa transmisión en los bares españoles. Si se les muestran indicios de que también en España pueden rastrearse focos de contagio en bares o restaurantes, no les parecerán suficientes u objetarán que, al no ocurrir de manera generalizada, hay que centrarse en identificar las instalaciones que no toman precauciones, para evitar que paguen justos por pecadores. Y así, ad infinitum. Su estrategia para eludir la evidencia científica consiste en ‘mover la portería’, situando la exigencia de evidencia en un umbral inalcanzable. La expectativas irrealizables o el recurso a mover la portería es una de las técnicas recurrentes que, según John Cook, un investigador de George Mason University, utiliza el negacionismo para poner en cuestión las alertas sobre el cambio climático. Cook ha acuñado el acrónimo ‘Flicc’ para referirse a las cinco principales técnicas: ‘fake experts’, ‘logical falacies’, ‘imposible expectations’, ‘cherry picking’ y ‘conspiracy theorists’. Esto es, expertos impostores, falacias lógicas, expectativas irrealizables, la selección de cerezas y teorías de la conspiración. Las técnicas a las que recurre el negacionismo para poner en cuestión el cambio climático y el calentamiento global emergen con fuerza también en otros ámbitos donde el consenso científico impulsa a tomar decisiones de política pública que disgustan a algunos sectores o dañan sus intereses: la de salud pública contra el consumo de tabaco, contra la violencia machista, la lucha contra la pobreza… y cómo no, la política de salud pública contra la Covid-19”.

Article d’Antoni GUTIÉRREZ-RUBÍ i Pol MORILLAS a La Vanguardia (13-04-21): El hiperliderazgo frente a la pandemia  La pandemia ha revalorizado la acción política y la gestión de lo público, más allá del liderazgo político … El hiperlíder vive de la comunicación constante y directa con los votantes, enfatizando las bondades de la gestión personalista … El liderazgo femenino se ha beneficiado de una concepción de la política basada en la gestión de lo humano frente al protagonismo del hombre fuerte … “¿Cuáles han sido las claves comunicativas? En primer lugar, ha habido un cambio de actitud, de lo histriónico a lo cercano. Durante la pandemia, los líderes cambiaron su discurso enfatizando atributos como la calma, la honestidad, la transparencia o la naturalidad. El foco en la empatía, en compartir la vivencia sin precedentes que representaba el confinamiento con su ciudadanía, fue uno de los rasgos comunes en líderes como Macron, Ardern o Trudeau. Pequeñas acciones como la rueda de prensa de Erna Solberg, primera ministra de Noruega, dirigida a los más pequeños, o la declaración del conejo de Pascua como trabajador esencial por parte de Jacinda Ardern son ejemplos de ello. El precedente de la pandemia puede dar paso a una tipología de líder que no se distinga necesariamente por su lenguaje histriónico, sino por ser más abierto, sincero, natural y humano. En segundo lugar, ha habido un cambio de preferencias, del mitin a la gestión diaria. Las políticas de empleo, bienestar, protección y seguridad social han sido centrales en la acción política y se revaloriza la oferta de soluciones prácticas y tangibles por encima de discursos faltados de una oferta política profunda. Los nuevos liderazgos deberán seguir surfeando la vulnerabilidad y la incertidumbre, adaptándose y ofreciendo soluciones a su ciudadanía, también en el plano internacional, donde deberán fomentarse las dinámicas de cooperación con otros líderes, potencias e instituciones. La pandemia de la  covid marcará un antes y un después en muchos aspectos de nuestras sociedades y, en el campo del liderazgo, introducirá nuevas tendencias. El cambio de actitud, preferencias y jugadores en la comunicación política es una puerta abierta a la transparencia, la honestidad, la empatía y la conquista de lo humano. Pero la pandemia también puede traducirse en nuevos populismos, como muestran la negativa inicial de ciertos hiperlíderes a aplicar medidas de contención, el refuerzo de prácticas autoritarias o las conspiraciones sobre la vacuna. Los hiperliderazgos se encuentran, tras la pandemia, más cuestionados”.

… I EL DEBAT SOBRE LA CONVENIÈNCIA DE MANTENIR  L’ESTAT D’ALARMA

Article de Tomás de la QUADRA-SALCEDO  a El País (15-04-21): Espíritu constitucional y pluralismo   “La trascendencia del momento actual exige recuperar el espíritu constitucional y evitar impostar el pluralismo hasta convertirlo en tribalismo, si se exacerba la diferencia de posiciones no sobre la base de las que se tengan, sino sobre la base de buscar cualquiera que sea diferente de la del contrario para confrontarle. El objetivo compartido debe ser vencer definitivamente la pandemia cuanto antes para afrontar sus consecuencias posteriores y hacerlo con la mayor seguridad jurídica; y ésta parece claro que solo la da el estado de alarma. El objetivo para la oposición no puede ser debilitar al Gobierno, ya sea porque pierda la votación de la prórroga, ya sea porque la gane con el apoyo de los independentistas y los que llama herederos de ETA o Batasuna pensando, así, atacar al Gobierno, en cualquier caso. Pero el objetivo del Gobierno no puede ser evitar tal dilema para no caer en esa supuesta trampa que parecería tenderle el momento. Todo Gobierno tiene que hacer lo que debe hacer; hay exigencias de la democracia a la que nadie se debe sustraer y el Gobierno menos que nadie cuando se trata de solucionar problemas. También la oposición está sujeta a obligaciones y responsabilidades y no puede cerrarle al Gobierno todas las salidas para denigrarle, después de hacer imposible cualquier otra. Recuperar el sentido común con altura de miras y buscando, precisamente, la mayor seguridad jurídica es una exigencia de la democracia y del espíritu constitucional que inspiró la Constitución a la hora de enfrentarnos de nuevo a graves problemas comunes”.

ECONOMIA GLOBAL: A LES PORTES D’UNA REVOLUCIÓ FISCAL?

Article de Ramón MATEO a Agenda Pública (9-04-21): Un impuesto global a los beneficios para frenar a los paraísos fiscales  [3]  “La secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, sorprendía esta semana con una propuesta para establecer un tipo mínimo del 28% en el Impuesto de Sociedades a escala global. El objetivo es que las empresas multinacionales paguen al menos el equivalente a ese importe por todos sus beneficios sea cual sea el lugar en el que se declaren. La propuesta, de hacerse realidad, supondría un paso trascendental en la lucha contra la industria de la elusión fiscal a nivel mundial y un golpe letal para los paraísos fiscales. La noticia ha sacudido la economía global. No es la primera vez que se plantea una medida de este tipo. La OCDE lleva años promoviendo una revisión de las reglas de imputación del Impuesto de Sociedades para que los beneficios tributen donde se generan en lugar de donde se declaran, que es el principio que sostiene la industria de la elusión fiscal a través de la creación de filiales en países o territorios con baja o nula tributación. También la Comisión Europea ha impulsado en el pasado iniciativas para armonizar la metodología de cálculo del Impuesto de Sociedades entre los estados miembros, aunque sin demasiado éxito debido a la resistencia de algunos de ellos, entre los que destacan Irlanda y los Países Bajos. Pero el anuncio de Janet Yellen supone ir un paso más allá, con una propuesta firme para hacer realidad un impuesto mínimo global sobre los beneficios empresariales. Nunca antes Estados Unidos había abanderado esta posición; al contrario, habitualmente figuraba entre los países opositores a este tipo de iniciativas. La respuesta de la comunidad internacional no se ha hecho esperar. El Fondo Monetario Internacional ya ha expresado su apoyo. También lo ha hecho la Comisión Europea y, dentro de la Unión, España, Francia y Alemania han mostrado su adhesión a la medida. La credibilidad de esta iniciativa viene, en primer lugar, de que Estados Unidos tiene intención de comenzar a implantarla en su propia casa. La medida se enmarca dentro de la reforma fiscal que la Administración Biden presentó la semana pasada con la finalidad de generar unos ingresos de dos billones de dólares en los próximos 15 años para financiar su ambicioso plan de inversiones para la recuperación económica de EE.UU. de la crisis sanitaria. Un plan cuya envergadura ha hecho empequeñecer los esfuerzos realizados hasta el momento por la Unión Europea y en el que algunos analistas han visto el inicio de un cambio de paradigma en la política económica, ya bautizado como Bidenomics. Esta reforma fiscal consta de tres pilares. El primero es un incremento del Impuesto sobre la Renta para los ingresos superiores a los 400.000 dólares anuales. El segundo, un aumento del tipo marginal del Impuesto de Sociedades del 21% al 28%; significativo, pero aún inferior al 35% existente antes de la última rebaja fiscal de Trump. Y el tercero es la aplicación de un gravamen mínimo del 21% a los beneficios empresariales repatriados desde el extranjero”.

Crònica de Laura delle FEMMINE a El País (11-04-21): Estados Unidos da alas a la revolución fiscal  El giro de Washington, que ha propuesto un impuesto mínimo de sociedades del 21% en todo el mundo, allana las negociaciones para cambiar las reglas internacionales … “Tras menos de seis meses al frente del país más poderoso del mundo, Joe Biden ha puesto las bases para que se libre una revolución global. El nuevo presidente de EE UU ha pedido un impuesto mínimo de sociedades del 21% en todo el mundo, y ha propuesto que las mayores multinacionales tributen ahí donde generan beneficios. Este giro radical con respecto a su antecesor, Donald Trump, no solo desbloquea las negociaciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), encargada de rediseñar las reglas fiscales internacionales. De alcanzarse un consenso, transformará las dinámicas tributarias y pondrá coto a un mal que cada año resta miles de millones a las arcas públicas: la elusión de impuestos por parte de las grandes corporaciones”.

LA REGULACIÓ DE LES GRANS PLATAFORMES DIGITALS 

Article de Daniel INNERARITY a La Vanguardia (10-04-21): Regular la digitalización  [4] No podemos dejar que los gigantes digitales ­privaticen nuestro espacio público … Las nuevas regulaciones de la UE permiten intervenir preventivamente ante las grandes plataformas … “Un problema añadido procede de que en el mundo digital no son eficaces ni la legislación antitrust ni el ámbito estatal. La idea de que los monopolios son malos porque suben los precios y perjudican al consumidor ha sido central en la organización del espacio económico analógico, pero ahora nos encontramos con empresas tecnológicas que bajan los precios —algunas incluso son gratuitas, como Google y Facebook— y son excelentes para los consumidores. Una lectura neoliberal de la competencia (la concentración puede beneficiar a los consumidores) ha desarmado a los poderes públicos frente a la emergencia de una economía digital fundada sobre la ilusión de gratuidad para el consumidor. Con esta lógica no se identifica la causa profunda del problema planteado por los gigantes de internet. Su impacto obedece al carácter de monopolio u oligopolio que han adquirido en tan poco tiempo. La fiscalidad y la regulación de contenidos, por importantes que sean, no son más que los síntomas de la concentración excesiva del paisaje de la economía digital. Su amenaza para la vida democrática no tiene que ver con los precios sino con la concentración de poder, la disposición sobre los datos y el control del espacio público” … “Hay otros motivos por los que el actual derecho de la competencia apenas está en condiciones de entender y regular el funcionamiento de los actores digitales. De entrada porque la dimensión de las sanciones tradicionales por abusos es ridícula cuando las empresas tienen tanto valor y disponen de enormes reservas de tesorería. Las cantidades obtenidas por la Comisión Europea en concepto de multas no han modificado más que marginalmente el comportamiento de este tipo de actores. La constatación de estas y otras carencias ha llevado a algunos estados europeos a defender una transformación profunda de la política europea de la competencia y a las auto­ridades comunitarias a poner en marcha nuevas re­gulaciones que han culminado en la ley de Mercados Digitales, que, más allá de una simple adaptación de los instrumentos tradicionales de defensa de la competencia, introduce un nuevo marco de regulación ex ante (por oposición a la intervención del regulador actual, que interviene siempre para corregir ex pos t una ­situación de posición dominante). Una regulación de este ­estilo tiene que permitir que el regulador competente disponga de una amplia paleta de instrumentos para intervenir preventivamente frente a los gigantes di­gi­tales, lo que incluiría una lista de prácticas prohibidas, capacidad para prevenir los riesgos en relación con la competencia o corregir los déficits de competencia existentes, obligaciones de interoperabilidad, portabilidad de los datos, etcétera. Este nuevo marco de regulación ex ante debe permitir responder a los desafíos planteados por las grandes plataformas digitales; solo hay que extraer las consecuencias del concepto de plataforma estructurante y aplicarle las modalidades de regulación que existen ya para las infraestructuras esenciales en régimen de cuasi-monopolio, como las vías férreas, la energía o las telecomunicaciones, completando la idea clásica de regulación por una lógica de supervisión. Hará falta, por supuesto, tiempos de intervención más rápidos, a la altura de los ritmos de innovación de la economía digital. Y este marco tiene que ser flexible con el fin de adaptarse a la evolución constante de las prácticas de los actores y debe disponer de instrumentos técnicos complejos. La democracia tiene unos momentos destacados en la posibilidad de decidir y votar, pero eso no será posible en condiciones de igualdad mientras haya quien tiene tanto poder de estructurar el campo de juego digital, allí donde ya están teniendo lugar las batallas políticas más importantes”.

LA POLÍTICA ECONÒMICA DE BIDEN 

Article d’Eric CHANEY a Telos (9-04-21): Naissance du néo-rooseveltisme    [5] “Même amendé par le Congrès, le « Plan américain pour l’emploi » marque une rupture dans la politique économique des États-Unis. Depuis la première présidence Clinton, un consensus s’était formé sur l’intérêt à long terme de mener une politique budgétaire prudente, de conserver l’essentiel de la dérèglementation économique des mandats Reagan et de préserver le multilatéralisme commercial. La crise financière de 2008 avait déjà bien entamé ce consensus, comme en témoigne le durcissement de la règlementation du secteur financier qu’elle provoqua. Le libéralisme commercial, tout relatif qu’il ait été, fut torpillé par la présidence Trump, sans que la nouvelle équipe n’envisage de revenir au statu quo ante. Et la crise du Covid et l’exacerbation des inégalités qu’elle a mises au grand jour auront finalement eu raison des restes du consensus clintonien et préparé l’entrée en scène du néo-rooseveltisme. Si l’investissement dans les infrastructures, traditionnelles et liées aux nouvelles technologies est une excellente nouvelle pour l’économie américaine, l’orientation politique du plan structurel et son financement par les entreprises pourraient en réduire les effets positifs à long terme. La récession de 1937-1938, quatre ans après le début du New Deal, que certains attribuent à un resserrement budgétaire trop précoce mais que d’autres relient à l’excès de zèle de contrôle et de réglementation de l’administration Roosevelt, semble avoir été bel et bien oubliée”.

Article de Dani RODRIK a  Project Syndicate (9-04-21): Biden Must Fix the Future, Not the Past   The US administration’s proposed $2 trillion infrastructure package could transform the US and set an important example for other developed countries to follow. But to achieve its potential, the plan must avoid misleading state-versus-market dichotomies and outdated Cold War tropes … But Biden’s plan can be much more. It could fundamentally reshape the government’s role in the economy and how that role is perceived. Traditional skepticism about government’s economic role is rooted in the belief that private markets, driven by the profit motive, are efficient, while governments are wasteful. But the excesses of private markets in recent decades – the rise of monopolies, the follies of private finance, extreme concentration of income, and rising economic insecurity – have taken the shine off the private sector. At the same time, it is better understood today that in a complex economy characterized by so much uncertainty, top-down regulation is unlikely to work. Regardless of the specific domain – promoting green technologies, developing new institutional arrangements for home-care workers, deepening domestic supply chains for high-tech manufacturing, or building on successful workforce development programs – government collaboration with non-governmental actors will be essential. In all these areas, the government will have to work with markets and private businesses, as well as other stakeholders such as unions and community groups. New models of governance will be required to ensure public objectives are pursued with the full participation of those actors who have the knowledge and capacity to achieve them. The government will have to become a trusted partner; and it will have to trust other social actors in turn. In the past, each excessive swing in the state-market balance has eventually prompted an excessive swing in the opposite direction. The Biden plan can break this cycle. If it succeeds, the example it sets of markets and governments acting as complements, not substitutes – demonstrating that each works better when the other pulls its weight – could be its most important and enduring legacy. In this regard, it is unhelpful to view the Biden plan as a way to restore America’s competitive position in the world, especially vis-à-vis China. Unfortunately, Biden himself is guilty of this framing. The package will “put us in a position to win the global competition with China in the upcoming years,” he recently argued. It may be politically tempting to market the infrastructure plan in this fashion. In an earlier era, the prevailing fear that the US was losing its edge to the Soviet Union in ballistic missiles and in the space race helped catalyze a national technological mobilization. But there is much less reason for fearmongering today. It is unlikely to buy much Republican support for the plan, given the intensity of partisan polarization. And it diverts attention from the real action: if the plan increases incomes and opportunities for ordinary Americans, as it should, it will have been worth doing, regardless of the effects on America’s geopolitical status. Moreover, economics is different from an arms race. A strong US economy should not be a threat to China, just as Chinese economic growth need not threaten America. Biden’s framing is damaging insofar as it turns good economics at home into an instrument of aggressive, zero-sum policies abroad. Can we blame China if it tightens restrictions on US corporations as a defensive measure against the Biden plan? The plan could transform the US and set an important example for other developed countries to follow. But to achieve its potential, it must avoid misleading state-versus-market dichotomies and outdated Cold War tropes. Only by leaving behind the models of the past can it chart a new vision for the future”.

BIDEN ANUNCIA LA RETIRADA D’AFGANISTAN I RECONEIX IMPLÍCITAMENT LA DERROTA DELS ESTATS UNITS I L’OTAN

Comentari de Lluís BASSETS a El País (15-04-21): Guerras que no hay que librar Afganistán: veinte años, cuatro presidentes, tres estrategias al menos, un gasto en vidas humanas indecible y un dispendio presupuestario insoportable; y ahora estamos todavía en la casilla de salida … “El actual presidente ya quería terminar esta guerra hace 10 años, pero se quedó en minoría en la Casa Blanca de Obama. Ahora no quiere vivir supeditado a una estrategia equivocada de hace 20 años en el momento en que Estados Unidos necesita una estrategia nueva para abordar los nuevos peligros, el cambio climático, el rearme nuclear de Irán, la amenaza rusa o el ascenso de China. El legado de Trump no podía ser más envenenado. Primero quiso llegar a la pasada navidad con todas las tropas en casa. Luego firmó un acuerdo con los talibanes, para retirarlas el próximo 1 de mayo. Quiso regalarse una victoria militar, aunque fuera falsa, para la campaña electoral y en caso de derrota dejarle un muerto al siguiente, que es lo que ha sucedido. Biden quiere cambiar también el relato. Si hay una victoria que reivindicar, se produjo ya en diciembre de 2001, cuando cayó el régimen de los talibanes, castigados por su colaboración con Osama bin Laden en los ataques a Washington y Nueva York del 11 de setiembre de 2001. Aquella, a diferencia de la de Irak, fue una guerra de necesidad, defensiva, en represalia por un ataque, perfectamente cubierta por la legalidad internacional, incluida la declaración del Consejo de Seguridad, y con la solidaridad de la OTAN, que desenfundó su artículo 5 para que todos los aliados acudieran a defender al socio atacado. Las guerras posteriores, para vencer la ideología islamista en Afganistán y proteger los derechos humanos, especialmente de las mujeres, o para construir un Estado bien gobernado según los mejores estándares democráticos, no estaban al alcance de quienes pensaban que podían ganarlas. Así se han perdido 20 años. Lo último que quiere ahora Estados Unidos es la imagen de una derrota, como la de aquel helicóptero que despegaba de urgencia desde el tejado de la Embajada en Saigón en 1975 el último día de la guerra del Vietnam”.

Article de Roger SENSERRICH a  Four Freedoms (15-04-21): El final de un error  [6] … Estados Unidos sale derrotado de Afganistán, 20 años después … “Es el final de una guerra que ha durado veinte años, costado la vida a más de dos mil soldados americanos, cientos de miles de afganos, y 2,2 billones de dólares entre gastos directos, cuidado de veteranos e intereses. Esto es, Estados Unidos se ha fundido en una guerra en un maldito secarral en el fin del mundo una vez y media todo el PIB de España. Y la ha perdido. Porque es obvio que Estados Unidos ha perdido la guerra. Los objetivos iniciales de la guerra de Afganistán eran como mínimo nebulosos, pero pronto derivaron en una interminable semi-ocupación militar para evitar que el patético, corrupto, incompetente e impopular gobierno de Kabul perdiera el control del país hasta construir una democracia (je) estable. Nunca lo consiguieron. Los talibanes controlan casi todo el país, el ejército afgano es incapaz de enfrentarse a ellos y el resultado más previsible es que diez minutos después de que el último marine deje la capital el país se hunda en el caos. No que nadie en Afganistán vaya a notar demasiado la diferencia, porque el país lleva sumido en el caos desde hace décadas” … “La reacción del mundo conservador ha sido bastante limitada. En Fox News, que el presidente de los Estados Unidos poco menos admitiera la derrota en la guerra más larga de la historia del país ni siquiera ha está en la portada de su página en internet” … “¿El motivo? Bueno, por una vez, la derecha parece estar haciendo caso a la opinión pública. Los sondeos indican un apoyo abrumador a acabar la guerra desde hace años (rondando el 75%). Trump hizo campaña contra Hillary en el 2016 prometiendo que iba a poner punto final a la guerra interminable. De hecho, su plan de haber sido reelegido era sacar a las tropas de Kabul antes de mayo, pero la administración Biden retrasó la retirada” … “Mi sensación, aunque disto mucho de ser un experto en la región, es que Afganistán volverá a ser lo que ha sido siempre: un lugar donde las grandes potencias tienen roces y conflictos de baja intensidad, con un gobierno central entre débil e inexistente, y varios centros de poder regionales conviviendo de manera precaria en una paz armada. Un sitio deprimente para vivir, sin duda, y más si sus vecinos (porque la maldición de Afganistán es que tiene muchos vecinos) deciden intentar intervenir. La guerra de Afganistán fue, sin duda, un error. Quizás no lo fuera el 2001, como represalia a los atentados del 11-S, pero se convirtió en uno desde el mismo momento en que la intervención se convirtió en una ocupación sin objetivo aparente. Joe Biden, que apoyó la guerra entonces, entendió relativamente pronto este hecho, y se pasó toda la presidencia de Obama intentando convencer a su jefe de que era la hora de marcharse. Una vez en la presidencia, ha tomado la decisión correcta, porque es literalmente la única decisión que tenía sentido. No es fácil aceptar que has perdido, y más cuando eres una superpotencia. Hoy Joe Biden lo ha hecho”.

LA NOVA ESTRATÈGIA ECONÒMICA XINESA:  DE FÀBRICA DEL MÓN A LA CONQUESTA DEL LIDERATGE TECNOLÒGIC GLOBAL

Article de Mark LEONARD a El País (13-04-21): El nuevo impacto de China [7] Pekín planea separar su economía en dos esferas: una externa que permanecerá en contacto con el resto del mundo y otra interna, con creciente protagonismo. Esto es un reto enorme para Occidente … “En concreto, el plan que presentó Xi en 2015, Made in China 2025, pone el acento en sectores como la inteligencia artificial, los semiconductores, las baterías y los vehículos eléctricos, y apunta a aumentar el contenido nacional de componentes tecnológicos clave al 40% en 2020 y al 70% en 2025. El objetivo es usar subsidios estatales y controles a las exportaciones y a los datos para que empresas chinas reemplacen a las extranjeras (o para que las empresas extranjeras se vuelvan más chinas). Si el plan de Xi prospera, el nuevo shock de China puede llevarse tantos puestos de trabajo bien remunerados en tecnología y servicios como los que eliminó el primero en la industria pesada y textil. Pero no terminará allí. La principal batalla geopolítica de la actualidad no tiene que ver tanto con hacer cumplir las normas globales, sino con ser quien las dicte. Si antes Occidente luchaba por conseguir que China se amoldara a su normativa comercial, financiera y de propiedad intelectual, ahora China está tratando de crear y hacer valer sus propias normas. Ya hay o hubo representantes de China al frente de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), de la Organización Internacional de Normalización (ISO) y de la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC); y cada vez más empresas chinas están tratando de definir el futuro de la tecnología. Huawei ya tiene más de 100 000 patentes activas, en particular en tecnología 5G, donde compite por la fijación de normas internacionales con compañías occidentales como Ericsson y Nokia. Además, las tensiones competitivas ya no están contenidas en el marco de una relación bilateral entre China y Occidente. Con la iniciativa de la Nueva Ruta de la Seda, China estableció una red de lazos económicos con más de 100 países, y no vacilará en usarla para exportar las normas chinas, junto con su modelo de capitalismo de Estado y subsidios estatales. Pronto las empresas occidentales encontrarán en otros mercados (si no las encuentran ya) las mismas dificultades para competir que hoy tienen en China. Una consecuencia del nuevo shock de China es que las nuevas normas sobre datos, estándares e investigación y desarrollo obligarán a importantes empresas occidentales a adquirir características chinas para poder seguir operando en el país. Como me señaló una persona que analiza el sector privado desde una posición privilegiada: “La idea de China es que si empresas como Daimler o Volkswagen quieren trabajar en China, tendrán que llevar allí servicios, I+D y nuevos productos. Pekín espera que la circulación dual las convierta en empresas chinas”. No hace falta decir que el nuevo shock de China exige respuestas diferentes a las del anterior. En vez de tratar de transformar a China o entrar a su mercado, la prioridad de Occidente debe ser transformarse a sí mismo, en particular mediante el desarrollo de políticas industriales y de inversión que alienten la innovación y protejan sus propiedades intelectuales. Y para que sus campeones económicos tengan acceso a economías de escala, los países occidentales deben instituir normas compartidas en materia de privacidad, protección de datos, impuestos a las emisiones y otras cuestiones. En condiciones ideales, esta cooperación formalizará acuerdos comerciales, paquetes de inversión, créditos y regulaciones que faciliten el acceso de tecnologías y esquemas que no sean chinos a la economía global. Los europeos, por su parte, tendrán que implementar reformas internas que los protejan de la coerción económica en un mundo de globalización selectiva e instrumentalización agresiva de la interdependencia. Se habla mucho de la restricción de las libertades políticas en Hong Kong y de la represión de la minoría uigur en Xinjiang, pero el shock que viene es mucho mayor. A los dirigentes occidentales no puede pillarles de nuevo con el paso cambiado”.

ELECCIONS ANDINES: REVÉS DEL PROGRESSISME LLATINOAMERICÀ A ECUADOR I PERÚ

Article de Carlos MALAMUD al blog del Real Instituto Elcano (15-04-21): Elecciones andinas     “En líneas generales, se puede decir que el descontento con la democracia y los políticos sigue presente, un sentimiento expresado de forma categórica en Perú, aunque con importantes avisos contra las élites en Ecuador y en Bolivia. Pero, en estos casos, el mensaje anti elitista no se envió a las élites tradicionales, sino a otras más recientes, aquellas que ocuparon el poder en la época del súper ciclo de las materias primas, y que aún hoy lo conservan en Bolivia. Estos comicios estuvieron rodeados de una gran expectación ante la posibilidad de que, en los tres casos, o al menos en dos de ellos, triunfaran fuerzas vinculadas con lo que hasta hace poco se denominaba bolivarianismo, hoy progresismo, representado por el Grupo de Puebla. Las esperanzas puestas en la recuperación del poder eran muchas, al punto que se acariciaba con la punta de los dedos la organización de un festejo en Quito, coincidiendo con la toma de posesión de Andrés Arauz como nuevo presidente, y el regreso triunfal de Rafael Correa al Ecuador.” … “Pese a que las encuestas en Ecuador hablaban de un empate técnico entre los dos candidatos, el correísta Andrés Arauz y el banquero Guillermo Lasso, con una ligera ventaja para el segundo, la elección se sustanció con un triunfo de Lasso por más de cinco puntos. Esto refleja el fuerte sentimiento anticorreísta. Incluso el voto indígena no se comportó según lo esperado por Correa, ya que mientras algunos siguieron el llamado de Yaku Pérez de anularlo (hubo casi dos millones de votos nulos, un 17%), otros terminaron votando por Lasso” … “En Perú, el voto de castigo se ejerció de forma contundente. Pero no contra el gobierno o algún partido en concreto, sino contra los políticos en general. Perú Libre, el partido más votado gracias al tirón del candidato Pedro Castillo, solo obtuvo el 19,1%, mientras Keiko Fujimori y su Fuerza Popular, apenas llegan al 13,4%. Mayor fragmentación es prácticamente imposible. Las cifras hablan del bajísimo nivel de aceptación de las diferentes opciones presentadas.” … “El resultado de las elecciones legislativas deja pocas dudas sobre el estado calamitoso del sistema político y de partidos peruanos. En el parlamento habrá representados entre nueve y once partidos políticos. De modo que la búsqueda de gobernabilidad por el próximo presidente será complicada, aunque en este punto hay marcadas similitudes con Ecuador y otros países de la región” … En Bolivia, las expectativas del MAS, el partido de Evo Morales, de consolidar su poder territorial se vieron frustradas. Si bien todavía controla la mayor parte de los ayuntamientos, estos son mayoritariamente pequeños o medianos y rurales. Los mayores, especialmente en las capitales departamentales, hablan de una historia diferente. El domingo hubo segunda vuelta en cuatro de los nueve departamentos (provincias): La Paz, Tarija, Pando y Chuquisaca. En la primera vuelta el MAS se había impuesto en tres, Cochabamba, Oruro y Potosí; mientras Beni y Santa Cruz pasaron a la oposición. Esta vez ningún departamento cayó bajo control oficialista. Como reconoció Morales, el resultado “deja mucho que desear”. Con independencia de quien alcance finalmente la presidencia peruana, el balance parcial del ya iniciado ciclo electoral 2021–2024 no puede ser más indeterminado. La incertidumbre sobre el futuro sigue marcando la agenda, dominada por el impacto de la pandemia y las necesidades económicas de la reconstrucción. Mientras tanto, los equilibrios regionales se mantienen, a la espera de los próximos resultados”.

PUJADA DE LA TENSIÓ ENTRE RÚSSIA I UCRAÏNA: ELS ESTATS UNITS I L’OTAN A L’AGUAIT

Article de Jesús A.NÚÑEZ VILLAVERDE al blog del Real Instituto Elcano (14-04-21): Ucrania, un conflicto no tan congelado  [8]  “Desde luego, lo más improbable (lo cual no significa que sea descartable) es que se produzca una invasión rusa de Ucrania. Aunque el país no es miembro de la OTAN –Zelensky reclama cada vez con más fuerza que la Alianza acelere el proceso para sumarse como el 31º miembro– Putin es sobradamente consciente de que el precio a pagar seria muy alto. No se trata solamente de enfrentarse a sanciones mucho más duras de las que sufre actualmente, sino también al simple hecho de que nada le garantiza el éxito de una campaña (menos aún con la escasa entidad de las fuerzas actualmente desplegadas en la zona) que, en realidad, no necesita de momento para lograr sus objetivos. Cuenta con que mientras el conflicto se mantenga activo en el nivel actual la posibilidad de que Ucrania forme parte de la OTAN es nula. Y eso le basta para mantener el control efectivo sobre Crimea y para garantizar que su palabra es escuchada obligatoriamente en Kiev. De ahí que quepa interpretar el actual aumento de fuerzas rusas en presencia como un modo de chequear a la nueva Administración estadounidense de Joe Biden. Washington ha anunciado que enviará de inmediato dos buques de guerra al mar Negro; pero nada parece indicar que esté dispuesto a ir más allá de la ya conocida rotación de unidades en la región, incluyendo desde los países bálticos hasta una Turquía que también cobra protagonismo tras la visita de Zelensky a Erdoğan el pasado 10 de abril, en demanda de apoyo. Un apoyo que muestra las dificultades que definen las relaciones de Ankara con Moscú y que hace más visible el apoyo turco a Kiev en el terreno militar (por ejemplo, con la venta de buques de guerra y drones armados Bayraktar). Para Zelensky –crecientemente criticado internamente por su debilidad frente a la corrupción y al impacto de la pandemia, mientras la economía no mejora– la percepción de que Rusia puede estar reforzando sus posiciones para completar el aislamiento ucraniano tanto en su frontera común como en el mar Negro, plantea un panorama muy negativo. De ahí que tampoco haya que descartar que el propio presidente ucraniano esté interesado en sobredimensionar la amenaza rusa, buscando que los apoyos verbales que ha recibido hasta hoy se conviertan en acciones efectivas que refuercen su posición”.

INDECISIONS I ENTREBANCS QUE PROVOQUEN DUBTES EXISTENCIALS A LA UNIÓ EUROPEA

Article de Christian ODENDAHL i John SPRINGFORD a esglobal (5-04-21): Por qué Europa debe gastar a lo grande, como está haciendo Biden  [9] La magnitud del plan de gasto del presidente Joe Biden significa que la economía estadounidense va a recuperarse mucho más rápido que la europea. Sin embargo, en muchos aspectos, es la economía de Europa la que necesita más estímulos … “La OCDE calcula que, en 2021, el crecimiento en Estados Unidos será del 6,5%, frente al 3,9% de la eurozona. Se prevé que ambos estén en torno al 4% en 2022. Eso quiere decir que, al terminar este año, se estima que EE UU habrá vuelto al nivel de producción que había previsto la OCDE antes de que estallara la COVID-19, mientras que la economía de la eurozona se contraerá un 4%. Hay dos motivos por los que la recuperación será más lenta en Europa. El primero, que la campaña de vacunas en el continente avanza aproximadamente seis semanas por detrás de EE UU. A finales de marzo, la UE ha administrado 13 dosis por cada 100 personas, según la web Our World in Data; EE UU superó esa cifra el 10 de febrero. Seis semanas no es una diferencia insalvable, pero existen fuertes indicios de que una nueva ola va golpear Europa de nuevo, y las variantes británica y surafricana del virus pueden obligar a los gobiernos a imponer, para contenerlas, cierres más duros, más largos y, por tanto, más costosos. El segundo motivo es de política económica. La UE y los Estados miembros tuvieron un buen comienzo durante la pandemia, al permitir que actuaran unos “estabilizadores automáticos” cuantiosos y añadiendo o ampliando planes para mantener a los trabajadores en sus puestos de trabajo, suministrar ayudas complementarias y proporcionar liquidez a las empresas. Además, el fondo de recuperación de la UE, de 750.000 millones de euros financiados mediante deuda, aumentará el gasto inversor en los próximos años (pese a que no suponga un gran gasto adicional este año). Pero ahora son los gobiernos nacionales —algunos de ellos muy endeudados y en peligro de no cumplir las reglas fiscales europeas en el futuro— los que deben estimular más sus respectivas economías. En cierto sentido, Europa necesita los estímulos más que EE UU; sin embargo, los planes actuales de sus gobiernos indican que van a hacer mucho menos que el gobierno de Biden” … “Los gobiernos europeos deben introducir suficientes estímulos fiscales para devolver a la economía su potencial productivo, y el BCE tiene que seguir indicando que, en caso de un brote inflacionario, no reaccionará con una política más estricta (mientras considere que el aumento de la inflación es temporal). Teniendo en cuenta el balance de riesgos, merece la pena comprobar hasta qué punto la economía puede hacer frente a un mayor gasto sin que la inflación se dispare. Quizá se sorprendan los responsables políticos, dado que antes de la pandemia los índices de desempleo en Alemania, los Países Bajos, Gran Bretaña y otros lugares del norte de Europa habían caído a niveles muy bajos sin generar subidas salariales ni, por tanto, inflación. Y el fondo de recuperación, si se gasta como es debido, debería contribuir a ampliar la capacidad de oferta de la economía europea. Si resulta que se abusa de la política fiscal y el BCE considera que las perspectivas de inflación a largo plazo son demasiado elevadas, bastará recurrir a los instrumentos habituales del banco central para enfriar la economía. Se puede aplicar la expansión cuantitativa despacio y de forma metódica, con la venta de bonos del Estado por parte del BCE al sector privado, lo que aumentará los tipos de interés en toda la economía. Y también se pueden subir los tipos de interés a corto plazo. Con los riesgos existentes —en especial, la absoluta necesidad de evitar otra década perdida de estancamiento económico e inestabilidad política—,  los europeos deben abrir el grifo fiscal y gastar a lo grande como Biden”.

Article de Walter MÜNCHAU  a  El País (12-04-21): El dictador y nosotros El verdadero escándalo no es el ‘sofagate’, sino la ineficaz política exterior de la Unión Europea … “En mi opinión, el verdadero escándalo de lo que sucedió la semana pasada no tiene que ver con los sofás, sino con el fracaso diplomático de la UE. Mientras sus líderes se dan la mano con dictadores extranjeros, la Unión se ha permitido llegar a ser dependiente del gas ruso, la tecnología de telecomunicaciones china, y de Turquía como amortiguador de los flujos migratorios. Un símbolo más exacto del estado de la diplomacia europea fue la conversación telefónica de Xi Jinping con Angela Merkel. El presidente chino dijo a la canciller alemana que la Unión debería procurar su autonomía estratégica para desvincularse de EE UU y estrechar lazos con China. Resulta revelador que el mandatario chino piense que puede definir qué quiere decir autonomía estratégica de la Unión Europea. Ahora mismo, la búsqueda de autonomía estratégica se reduce a las relaciones comerciales. Merkel no puede denunciar las violaciones de los derechos humanos contra los uigures porque Volkswagen no puede descartar que parte de su cadena de suministro china recurra a mano de obra esclava. La actual canciller no es tan insensible como su predecesor, Gerhard Schröder, que dice sin tapujos que la política exterior es una cuestión de intereses, no de derechos humanos. Su lenguaje es más suave, pero la diplomacia es la misma. El pensamiento alemán en materia de política exterior se encuentra en el punto en el que estaba Estados Unidos en 1953, cuando Charles Wilson, el presidente de General Motors, a punto de convertirse en secretario de Defensa, hizo su inmortal comentario durante su audiencia de confirmación: “Lo que es bueno para General Motors es bueno para Estados Unidos”. Dado que el modelo económico alemán se basa en las exportaciones, podría hacerse una defensa racional de la política exterior como instrumento para asegurarse contratos comerciales. Pero esto no tiene sentido para la Unión Europea en su conjunto. La estrategia, en el ajedrez como en la vida, consiste en sacrificar una cosa a cambio de otra. El problema con la autonomía estratégica europea es que no es estratégica. Los presidentes Xi y Erdogan lo entienden mejor. Ambos saben que tienen a los europeos cogidos por el cuello. Vladímir Putin se las apañó para crear dependencias con los acuerdos sobre el gas. La obsesión con la Sputnik V en Europa no es más que otra manera de los europeos de volverse dependientes de Rusia. Los europeos hemos conseguido eludir las consecuencias de nuestra política no estratégica porque estábamos profundamente inmersos en una relación transatlántica en la que Estados Unidos se encargaba de todo el pensamiento estratégico. A cambio, el continente le prometía lealtad. Está claro que este no es un modelo sostenible en el siglo XXI. Pero, por el momento, en Bruselas y en las capitales nacionales no hay ni la más mínima conciencia de que el valor de la autonomía estratégica depende de la estrategia elegida. He llegado a la conclusión de que la Unión Europea no debería participar en la política exterior y de seguridad al más alto nivel hasta que esto cambie. La diplomacia de la UE solía obtener mejores resultados cuando Javier Solana era alto representante. Con el Tratado de Lisboa, este cargo ha subido formalmente de categoría, pero el éxito de la diplomacia en el ámbito europeo ha empeorado. Esta relación inversa entre creación de instituciones y eficacia de las políticas es un aspecto clave del declive de la Unión Europea en este siglo. Los argumentos a favor de una política europea exterior y de seguridad siguen siendo sólidos —al igual que la vacuna lo es para un centro europeo de control de enfermedades—, pero tienen que basarse en unas finalidades claras. A menos que esto sea así y hasta que lo sea, la diplomacia de la Unión Europea es una vergüenza”.

Article de Nacho ALARCÓN a El Confidencial (12-04-21): Sofás y orgías: las polémicas ayudan a construir un debate europeo Pocas cosas generan más debate a nivel europeo que las polémicas, que ayudan a europeizar la discusión, pero el debate no puede depender de fogonazos a corto plazo … “No hay nada más europeizante, al menos europeizante del debate, que las polémicas. En un mundo en el que hay continuos estímulos y en el que los ciudadanos viven inmersos en una aparente escalada continua de las emociones, la vida gris y silenciosa de la Unión Europea difícilmente se cuela en los debates de las cenas entre amigos. Las polémicas captan la atención del público dándole un espacio en la conversación que normalmente no tienen los asuntos europeos” … “Estas polémicas no suelen ser agradables. Ni para los protagonistas ni para el resto. Un ejemplo perfecto lo dio Jeroen Dijsselbloem, que fue presidente del Eurogrupo, brazo ejecutor de las posturas más conservadoras en política fiscal encarnadas por Berlín, y, además, ministro de Finanzas de Países Bajos. Pocas veces se le han visto más las costuras norte-sur a la Unión Europea y se ha hablado más sobre ello que cuando en 2017 aseguró en una entrevista con el Frankfurter Allgemeine Zeitung que los países del sur no podían gastar el dinero en “licor y mujeres” y después “pedir ayuda”. Eso no significa que la europeización del debate deba fiarse a las polémicas, los fogonazos y los incidentes puntuales. Las crisis globales que han obligado a una “politización” de la Unión Europea, entrando de lleno en muchas de las discusiones nacionales (en aspectos como la economía, pero ahora también en el plano sanitario) obligan a que el debate deba estar preparado para ello. Y esto queda demostrado en la crisis de la vacunación: son muchos los tertulianos, políticos y ciudadanos que están extrayendo conclusiones equivocadas de esta crisis, porque no terminamos de integrar el debate nacional con el europeo, y eso provoca un gran desconocimiento respecto a cómo funciona la UE. En cualquier caso, el hecho de que hoy cientos de ciudadanos discutan o pidan la dimisión de Michel por el incidente de Turquía muestra que algo se mueve, que se está construyendo, poco a poco (y quizás polémica a polémica), un espacio público europeo”.

Article de Josep OLIVER a La Vanguardia (9-04-21): Els raptes d’Europa  Malgrat les incompetències, els atacs a la UE reflecteixen una incomprensió de la història que fa por … “No siguem ingenus, rapta Europa la sistemàtica crítica d’anglosaxons al projecte europeu, una crítica que amaga opcions geopolítiques inconfessables. En aquest àmbit, el corrent intel·lectual que emfatitza la incapacitat de la UE, encapçalat pels Nobel d’Economia Stiglitz i Krugman o els historiadors de les finances Eichengreen o Tooze, ha trobat a Europa terreny adobat. I s’afegeix a la miopia utòpica amb què, al nostre país, s’han atacat les mancances europees; també la d’aquells que, imbuïts d’infantilisme econòmic o polític, demanen solucions immediates per a un projecte d’un inevi­table molt llarg termini; o, per fi, dels que soscaven la Unió amb un renovat nacionalisme que fa vertigen, siguin la Lega Nord, els Le Pen o Wilders de torn o Alternativa per Alemanya, per esmentar-ne alguns. En suma, des dels Estats Units als nostres euroescèptics, passant pels nous desencisats, tots volen raptar aquesta Europa real, menys utòpica però més possible, que estem intentant construir. Malgrat evidents i manifestes incompetències de la Unió Europea, els atacs a les seves institucions reflecteixen una incomprensió de la història que fa por: cal ser realment ignorants per creure que una unió d’estats, que s’han combatut ­militarment i amb trajectòries culturals, econòmiques, polítiques i socials abso­lutament divergents, pugui cristal·litzar en 70 anys en un país federal com els Estats Units d’avui. A aquesta Europa nostra tots volen raptar-la. Perquè molts desitgen el seu final. I és cert que té greus mancances. Però qui, des d’aquí, no recordi el paper del BCE en el nostre salvament en la crisi financera o els programes de suport per ­superar la covid, per no parlar de la polí­tica agrària o els fons estructurals, és un insensat. Perquè res humà no està donat per sempre. I si no combatem els raptes d’aquesta Europa, per modesta i defi­cient que sigui, no plorem quan la perdem”.

EFECTES RETARDATS DEL BREXIT: REVIFA EL CONFLICTE ATÀVIC D’IRLANDA DEL NORD

Crònica de Rafael RAMOS a La Vanguardia (9-04-21): La maldición atávica del Ulster alcanza a las nuevas generaciones  [10] Los jóvenes nacionalistas católicos se incorporan a las batallas campales en la provincia … Paramilitares lealistas azuzan a sus hijos, nietos y sobrinos a luchar para poner freno a la reunificación … “‘Un día el Reino Unido cometerá un error de bulto que dará pie a la reunificación de la isla’, dijo ­Eamon de Valera, considerado el padre de la patria irlandesa, el equivalente de George Washington, Benjamin Franklin o Thomas Jefferson en Estados Unidos. ¿Habrá sido el Brexit ese error?” … “La maldición del Ulster ha alcanzado por fin a las nuevas generaciones de la provincia, adolescentes y jóvenes de hasta treinta años que no vivieron los troubles , una guerra civil encubierta que duró tres décadas, nacieron después de los acuerdos del Viernes Santo y ahora están siendo azuzados por sus mayores (padres, tíos, abuelos…) a incorporarse a “la lucha”. Sobre todo los más próximos a grupos paramilitares lealistas, que acusan a Londres de querer cancelar su identidad británica y quedarse de brazos cruzados mientras los católicos avanzan hacia la mayoría demográfica y, eventualmente, la reunificación. Quieren que sus descendientes estén condenados a la misma vida de odio y violencia que tuvieron ellos. Entre las causas de los disturbios figuran el disgusto de los protestantes con el Brexit y la creación de una frontera en el mar de Irlanda, y los retrasos en la llegada de paquetes y mercancías desde el resto de Gran Bretaña. Pero la más importate es la sensación de que su predominio y los tiempos en que podían discriminar tranquilamente a los nacionalistas han pasado a la historia. Que ahora la balanza se inclina en todo caso del lado contrario, una comisión les dice cuándo y cómo pueden desfilar, un católico es jefe de la policía, organiza redadas contra los paramilitares lealistas implicados en el tráfico de droga y otras actividades criminales, y en cambio hace la vista gorda cuando los dirigentes del Sinn Féin acuden a un funeral sin guardar la distancia social. Un siglo después de la fundación de Irlanda del Norte, se sienten ciudadanos de segunda clase, el resto de británicos son indiferentes a su fortuna y el mundo que conocían se viene abajo, como el de Scarlett O’Hara en Lo que el viento se llevó”.

Comentari de Xavier VIDAL-FOLCH a El País (11-04-21): La culpa es del Brexit Londres ha hecho caso omiso de que los norirlandeses votasen a favor de seguir en la UE, en el referéndum de 2016 … “El arrinconamiento del acuerdo de 1998 es una catástrofe. Pues era un ángulo determinante del triángulo legal que configura a Irlanda como una isla económica y socialmente compacta, sin divisorias internas: la clave de la paz. El otro fue la incorporación del Reino Unido a la Europa comunitaria en 1973, que facilitó la conexión y convivencia de la República y los condados del Norte. De forma que ha habido lagunas de suministro de víveres londinenses en los supermercados de Belfast, pero continuidad y fluidez de las ventas de leche de las granjas sureñas a las queserías refinadoras del norte. Ese es el delicado equilibrio de fondo que se cuartea al cuestionarse la continuidad de la pertenencia del Norte al mercado interior, consagrada —tercer ángulo— en el tratado comercial estrenado en enero, y ya renqueante. Más allá de la realidad cotidiana y del conflicto legal, el drama actual de Irlanda evidencia que, tampoco en términos de soberanía, el tiempo se rebobina gratis. La modernización económica, la recuperación del protagonismo mundial del Reino Unido y la paz del Ulster —tan subvencionada por la UE— se forjaron durante las cuatro largas décadas de su adscripción europea. También la reconfiguración del Estado-nación británico. Como potente artefacto cosoberano de sus vecinos, los vínculos internos se fortificaron. Como artilugio de una débil minisoberanía, se deshilachan. El despego empezó en Escocia, a la que se prometió la continuidad en la UE como anzuelo para su permanencia en el reino, esa identidad europea que se le ha arrebatado. Y estalla ahora, entre miedo y frustración, en Irlanda. To be followed”.

EN EL 90È ANIVERSARI DE LA PROCLAMACIÓ DE LA SEGONA REPÚBLICA

Article de Julián CASANOVA a El País (14-04-21): La Segunda República, un sueño democrático que se proclamó hace 90 años sin violencia  [11] “A la Monarquía española no la derrumbó una guerra, sino su incapacidad para ofrecer a los españoles una transición desde un régimen oligárquico y caciquil a otro reformista y democrático. La caída de la dictadura de Primo de Rivera el 28 de enero de 1930 generó un proceso de radicalización política y un auge del republicanismo. En esa movilización por la República confluyeron viejos conservadores que decidieron abandonar al rey, republicanos de toda la vida, republicanos nuevos, socialistas convencidos de que tenían que influir en el movimiento desde dentro y destacados intelectuales. Todos juntos sellaron el compromiso de preparar el fin la Monarquía y de traer la República” … “A finales de 1931, con Niceto Alcalá Zamora de presidente de la República y Manuel Azaña de presidente de Gobierno, España era una república parlamentaria y constitucional. En los dos primeros años de República se acometió la organización del ejército, la separación de la Iglesia del Estado y se tomaron medidas radicales y profundas sobre la distribución de la propiedad de la tierra, los salarios de las clases trabajadoras, la protección laboral y la educación pública. Nunca en la historia de España se había asistido a un período tan intenso y acelerado de cambio y conflicto, de avances democráticos y conquistas sociales. Pero al mismo tiempo la legislación republicana situó en primer plano algunas de las tensiones germinadas durante las dos décadas anteriores con la industrialización, el crecimiento urbano y los conflictos de clase. Se abrió así un abismo entre varios mundos culturales antagónicos, entre católicos practicantes y anticlericales convencidos, amos y trabajadores, Iglesia y Estado, orden y revolución. Como consecuencia de esos antagonismos, la República encontró enormes dificultades para consolidarse y tuvo que enfrentarse a fuertes desafíos desde arriba y desde abajo. Pasó dos años de relativa estabilidad, un segundo bienio de inestabilidad política y unos meses finales de acoso y derribo. De la fotografía de fiesta popular en las calles de Madrid en abril de 1931 a los enfrentamientos armados en julio de 1936, para apoyar o frenar el golpe de Estado, pasaron cinco años. Nada estaba predeterminado, ni es cierto, como puede comprobarse a través de investigaciones rigurosas, que la “polarización” y la violencia fueran mayores que en Italia, Alemania o Austria antes de la destrucción de la democracia. Todas las repúblicas que surgieron en Europa entre 1910 y 1931 fueron derribadas, excepto la irlandesa, por movimientos autoritarios de ultraderecha o fascistas. Fueron intentos democráticos en momentos convulsos, de conflictos y violencia. Pero nada que ver con lo que siguió: intimidación, terror y crimen en masa organizado. Aunque cada vez parece más difícil superar la acritud política y la ignorancia sobre esa historia”.

Entrevista a Ángel VIÑAS a elDiario.es (13-04-21): “La República llegó con voluntad de quedarse” “La supuesta amenaza “social-comunista” que esgrime Vox y algunos de sus teloneros mediáticos del PP es más vieja que la quina”, afirma el historiador en una entrevista publicada en la revista de elDiario.es, Las luces de la Segunda República … “¿Qué supuso la II República? Me temo que no hay consenso en la sociedad española de nuestros días al respecto. Y, si se me apura, tampoco entre los historiadores. No hay que olvidar que toda reflexión sobre el pasado es una construcción intelectual. El pasado no existe. Se ha evaporado. No puede examinarse como un objeto físico.  Para mí, en pocas palabras, fue el resultado de una larga agonía del sistema político montado en la Restauración y de la voluntad de ciertas clases políticas y sociales de promocionar el desarrollo político, económico, cultural y social de España en el sentido de lograr un mayor acercamiento a las fórmulas dominantes en los países de la Europa occidental con los que España se había medido/comparado desde principios del siglo XIX: Francia, Inglaterra y Alemania, principalmente.  Para la derecha franquista, pro-franquista o nativista, una total abominación” … “¿Por qué cayó la República? Dos razones externas y dos internas. Entre las primeras la ayuda de las potencias fascistas a Franco (en el caso italiano predeterminado desde 1934) y la política de no intervención de las democracias. Sus ramificaciones todavía no se han estudiado al completo. En septiembre de 1936 el presidente Azaña confió a sus íntimos e incluso a algunos socialistas que la guerra estaba perdida. Entre las segundas, ante todo la rápida subordinación al mando militar de todas las fuerzas políticas entre los sublevados vs la continuación de la discordia entre los republicanos. Después, la propia evolución de las hostilidades en el marco, desde principios de 1937, de una guerra larga, de desgaste y de ocupación del territorio con vistas a su “limpieza” (léase destrucción de los hombres, mujeres e instituciones republicanas). La República nunca llegó a conseguir victorias militares. La de Guadalajara funcionó en su contra, porque ligó aun más a Mussolini al destino de Franco. El Jarama, Brunete y Belchite no llegaron ni a victorias. Teruel fue flor de un día. Solo Madrid resistió en manos republicanas, pero no podía flexionar el curso de la guerra.”

PLA DE RECUPERACIÓ TRANSFORMACIÓ I RESILIÈNCIA … I LES REFORMES PENDENTS

Comentari de Xavier VIDAL-FOLCH a El País (14-04-21): Infinitos proyectos, dinero limitado El nivel de la respuesta empresarial al plan de recuperación europeo, que debe inyectar en España 72.700 millones en subvenciones a fondo perdido, está siendo contundente … Más allá de lo cuantitativo, quizá el logro más relevante de la iniciativa pública europea, y de la convocatoria española, sea cualitativo. Al imán del apoyo público condicionado a revisar su propia estructura productiva orientándola a un futuro —ecológico, digital, social— distinto, el nivel de la respuesta empresarial —a la espera de datos oficiales, y a veces espoleada por gabinetes jurídicos y consultoras— está siendo contundente. Descontada la inevitable cuota de oportunistas, cazatalentos y funámbulos, muchas empresas (y organismos oficiales) han replanteado con seriedad sus modelos de negocio/servicio y sus planes estratégicos plurianuales. Han modulado sus vínculos con sus matrices y/o con sus filiales; han establecido nuevas alianzas intersectoriales (por ejemplo, entre industrias automotrices y energéticas). Han iniciado consorcios con el sector público y vínculos con otras compañías europeas. Han repensado su posición en el mercado, y para un mercado cambiante. Inevitablemente, muchos de sus proyectos quedarán en el camino: o porque los hay mejores en el mismo sector, o porque son deficientes, o porque no habrá bastantes fondos. Hay que prever el rebote de frustración, y prepararse para hacerle frente. ¿Cómo? En cuanto a la financiación, los buenos proyectos viables deberían tener oportunidad, incluso aunque no fuesen los primerísimos. Una vez se agote la disposición de los subsidios quedaría el recurso a los préstamos baratísimos del Mecanismo de Estabilización o Mede (del que España podría absorber 24.000 millones de euros); los del programa InvestEU, el sucesor del Plan Juncker (que ha cofinanciado proyectos generadores de inversiones por 514.000 millones), y que aproximadamente lo repetirá hasta 2027; o, entre otros, los del Banco Europeo de Inversiones, que aún podrían multiplicarse. Eso valdría también para todos los proyectos —incluyendo de forma transitoria a los ganadores— si el episodio del bloqueo del Tribunal Constitucional alemán prolonga el retraso en la disponibilidad de los fondos Next Generation. Pero entonces quizá cabría combinarlos con un mayor endeudamiento directo de la Comisión, de forma similar al programa SURE, que respalda con 100.000 millones operaciones laborales como los ERTE. En cuanto a la gobernanza, el rechazo de planes correctos inducirá críticas acerbas que entorpezcan el plan y tiendan a deslegitimarlo. Descartada la opción de una agencia independiente, la administración en solitario no se bastará para conjurar este peligro. Activar los foros de participación y grupos de alto nivel (previstos en el artículo 17 de la ley que regula los fondos), y su capacidad de efectuar “recomendaciones” es una opción útil. Para convencer a los segundones de que otros merecían el primer puesto. Objetivamente”.

Comentari de Claudi PÉREZ, “Lo que no sabemos” a El País (15-04-21): Lo que no sabemos del plan de recuperación La estrategia, que ha generado unas expectativas formidables, se ha negociado en Bruselas con absoluta opacidad …”¿Qué es ese plan en realidad? Ahora mismo, un amasijo de promesas del que se sabe poco, que ha generado unas expectativas formidables y se ha negociado en Bruselas con absoluta opacidad. Sabemos que llegarán 140.000 millones. Sabemos que a cambio del dinero se activarán reformas que marcarán los próximos tiempos. Sabemos que en las 211 páginas del documento aparecen cuatro ejes, de los que cuelgan 10 políticas palancas, de las que a su vez se desprenden 30 componentes, y que hay 212 medidas, de las que 102 son reformas: un lío morrocotudo. Sabemos que la palabra “modernización” aparece 268 veces en el texto, y “resiliencia” 191 veces. Pero en realidad no sabemos demasiado. El Gobierno apenas ha dado detalles adicionales del meollo del plan a pesar de toda la fanfarria publicitaria. Y sobre todo no ha informado de dos aspectos clave. No sabemos qué cambios solicitó la Comisión Europea ante el borrador inicial de España (que tampoco conocemos, por cierto). Y sabemos poco acerca de qué demonios ha aceptado España. No hay información adicional sobre los proyectos, y en parte es lógico porque aún es pronto. Pero sobre todo no sabemos el alcance que finalmente tendrán las tres reformas fundamentales: laboral, pensiones y fiscal; y en parte también es lógico porque eso depende de los agentes sociales y de los equilibrios internos en el Ejecutivo. Al final el resultado del plan dependerá de su ejecución: queda mucho, muchísimo para hacerse una idea fundada al respecto. El periodismo, dice el ensayista Pau Luque, no es una mera acumulación de hechos, sino una interpretación de los hechos. Bueno, pues ahí va una humilde interpretación que trata de ir más allá de España. Los planes de recuperación van con retraso en Europa: varios países ni siquiera han ratificado lo aprobado en Bruselas hace ya un año, y el Constitucional alemán arroja las habituales incertidumbres cuando se trata de los alemanes y el dinero europeo. Y las vacunas van también con un par de meses de retraso con respecto al Reino Unido y EE UU. Un señor que está a punto de cumplir 80 años ha puesto el mundo patas arriba: Joe Biden anuncia estímulos por importe de cinco billones de dólares con medidas sobre desigualdad, sanidad, educación, clima, infraestructuras y con subidas, por cierto, del Impuesto de Sociedades. Mientras, en Europa se ha esfumado la sensación de urgencia y la UE arrastra los pies tanto con las vacunas como con los fondos. ¿Y de qué se debate España en este momento crucial? Del Congreso llegaban ayer noticias de la propaganda del Gobierno, de la bronca estomagante de la oposición y de las elecciones en Madrid. Quizá habría que hacer un esfuerzo por romper con esa trama en el mercado de compraventa de ilusiones políticas. Porque esos meses de retraso son cruciales: la economía española se la juega en verano, aunque todo el mundo parezca más preocupado por el resultado de unas elecciones regionales”.

Article de Víctor ROMERO i Iván GIL a El Confidencial (15-04-21): El agujero técnico del plan estrella de Sánchez desconcierta a CCAA y empresas A pesar de su extensión y de la solemnidad con que fue presentado, el documento del Gobierno para trazar la recuperación pospandemia es un ‘refrito’ de planes ya redactados por el Ejecutivo, incluidos algunos pasajes copiados literalmente … “Se traza la carretera, la ruta por la que discurrirá, pero falta la parte técnica: asfaltarla, señalizarla y pintarla para poder circular por ella y definir con qué volumen de tráfico. El símil encaja, por ejemplo, con el caso del coche eléctrico o la voluntad de favorecer la reconversión de la industria nacional de la automoción para empujar la transición del motor de combustión al eléctrico. No hay cifras sobre objetivos de producción, empleos o demanda … Una carencia extensible a muchos de los proyectos que se citan como estratégicos (Perte) en el plan, a la espera de que tras el visto bueno de la Comisión se liciten las convocatorias y comiencen a adjudicarse proyectos” … “El documento que finalmente se enviará a Bruselas será mucho más extenso. Se habla incluso de miles de páginas. Más allá de las fichas (reformas e inversiones en una treintena de materias) que contiene el plan, al que los grupos parlamentarios accedieron apenas 12 horas antes de que lo presentase Pedro Sánchez en el Congreso, no solo ganará en profundidad y grado de detalle, sino que también añadirá nuevas líneas de actuación. En este sentido, el plan conocido hasta ahora exhibe más hacia dónde irán las inversiones que las reformas exigidas por Bruselas para recibir los fondos, eufemísticamente denominadas “recomendaciones”. La verdadera hoja de ruta del plan de recuperación todavía está en confección y se enviará a la Comisión Europea a finales de este mes, apurando hasta el final los plazos marcados. Fuentes del Ejecutivo reconocen que el documento hecho público este martes tiene un tono más divulgativo o de resumen ejecutivo que técnico”.

Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (14-04-21): El plan de Sánchez, el plan de Europa: lo que no queremos ver  [12] La Unión Europa continúa con sus debates habituales, con su habitual indecisión; mientras tanto, el mundo gira hacia otro lado: EEUU y China están utilizando palabras prohibidas … “En todo caso, este plan surge de la consciencia de que el tipo de sociedad que ha tejido EEUU tiene un sostén complicado, puesto que requiere de mayor cohesión, también en el orden de la reducción de la desigualdad. Una gran potencia dividida solo puede mantener su posición si es hegemónica, y EEUU es la mayor del mundo, pero ya no es la única. En ese orden, su principal problema, como el de Occidente, es el dominio del rentismo financiero, que ha precipitado las grandes diferencias internas y que ha condenado a buena parte de los EEUU a la pérdida en su poder adquisitivo. Biden no trae señales de cambio sustancial en ese aspecto, pero sí parece añadir elementos de equilibrio. En fin, por resumir medios y objetivos: Estado, producción, impuestos, fortaleza estratégica y cohesión interna” … “Europa sigue situada en una indecisión permanente, en ese equilibrismo que trata de modificar las cosas justo lo indispensable para que las piezas no se caigan. Pero esto ya no es posible sin perder un tiempo crucial y sin debilitarse de una manera decisiva. O se dan pasos hacia adelante en Europa o se dan hacia atrás, pero ya no vamos a quedarnos en el mismo sitio; y no actuar supone ir hacia atrás. Hay un elemento esencial en este escenario, y los fondos para la recuperación —y los debates alrededor de él— son un gran ejemplo. Seguimos inmersos en las discusiones del pasado, la austeridad, las reformas, los equilibrios fiscales y demás. Es un gran error, porque supone una nefasta comprensión del momento: todo eso no son más que instrumentos que se emplean para un fin, y lo que hay que tener claro es el fin. No se trata de meter o no dinero en la economía, que se ha introducido a espuertas desde la crisis de 2008, sino para qué meterlo y con qué finalidad. En la pasada década, ha sido el ámbito financiero el gran beneficiado de la acción del BCE, pero apenas nada de ello ha ido a parar a la economía real. Ahora se trata de hacerlo al revés, de que el capital se destine a producir; si se invierte correctamente, generará actividad, empleo, bienestar y, por tanto, producirá ingresos que permitirán recuperar lo aportado. Pero todo esto tendría una ventaja añadida, la de satisfacer imprescindibles demandas geoestratégicas. El punto clave, ese que marca decididamente el cambio, es el siguiente: Europa no puede seguir siendo un entorno en el que lo productivo no tenga un espacio importante” … “Es decir, o hay una apuesta por reintegrar buena parte de la producción en Occidente, o los países que no lo hagan quedarán totalmente expuestos (como hemos comprobado con la pandemia, desde las mascarillas hasta las vacunas) en muchos sentidos. Esto no va de digitalización y de energía verde, que también, sino de una jugada y una ambición mucho mayores. China está en ello, EEUU está en ello y Europa está pensando en términos de entregar el continente. Aquí seguimos dándole vueltas no a la necesaria reconstrucción, sino al equilibrismo de contención. En este orden, un plan de recuperación para España que se limite a colocar puntos de recarga para el coche eléctrico, rehabilitar edificios e introducir fibra óptica en las zonas rurales será una ayuda, pero no una solución. De lo que se trata es de producir, no de volver a hacer autopistas; de que tengamos un país que sea productor, y no que se limite a estar bien acondicionado para lo que otros producen. Esto es lo que le puede pasar no solo a España, sino a la UE en su conjunto, incluso a esas zonas alemanas exportadoras, condenadas a perder importancia si no se rodean de la potencia del tamaño europeo. En ese escenario, recomendaciones como las de Larry Summers para EEUU, que son las mismas que mantiene el ‘establishment’ europeo, conducen a la decadencia. Recordemos que Larry Summers fue el secretario de Estado económico con Obama, es decir, uno de los principales responsables de dejar su país en tal situación que Trump solo tuvo que salir al escenario para hacerse con el poder. No deberíamos los europeos tomar ese camino. Y menos ahora, cuando EEUU y China están en una nueva guerra fría y los europeos podemos pagar la factura. Continuar por la ortodoxia económica, esa por la que apuestan los halcones de uno y otro lado, y que EEUU no va a seguir, y olvidarnos de lo productivo, solo conseguirá que Pekín descorche el champán y que las sonrisas irónicas sean habituales en Washington”.

LLEI DE CANVI CLIMÀTIC I TRANSICIÓ ENERGÈTICA

Article de Manuel PLANELLES a El País (9-04-21): Las medidas más importantes de la nueva Ley de Cambio Climático Metas para 2030. La norma fija una serie de metas concretas para esta década y un sistema de revisión al alza de esos objetivos para cumplir con el Acuerdo de París. La primera de esas revisiones se deberá realizar en 2023 … Movilidad. En 2019, el último año del que hay datos oficiales, casi el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero de España procedieron del sector del transporte —y en gran medida del transporte por carretera—. La ley aprobada este jueves intenta acompañar la tendencia de cambio en la movilidad que ya se está dando en la sociedad y el sector industrial hacia el vehículo eléctrico, fundamentalmente … Sector eléctrico. El sector eléctrico representa en estos momentos algo menos del 14% de las emisiones de efecto invernadero del país. Gracias al cierre paulatino de las centrales de carbón y al aumento de la implantación de renovables, el sector cada vez emite menos de estos gases. Pero se necesita mucho más. La ley contempla duplicar en 2030 la cuota de renovables de la generación eléctrica en España hasta llegar a un 74%. Y fija como objetivo para 2050 que el 100% de la generación eléctrica sea renovable … Combustibles fósiles. La norma establece una serie de limitaciones para la explotación de nuevos yacimientos de combustibles fósiles en España, tanto en tierra como en explotaciones marinas. La quema de este tipo de combustibles para generar energía es la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero … Eficiencia energética y rehabilitación de edificios. La ley pretende servir para canalizar los fondos europeos del plan de recuperación también en materia de edificación y eficiencia energética … Adaptación y biodiversidad. La ley incluye varios apartados referidos a la adaptación al cambio climático. Hay determinados impactos del calentamiento que ya no se podrán revertir, por lo que la norma establece medidas relacionadas con este asunto y con la protección de la biodiversidad … Riesgos financieros, empresas y comité de expertos. La ley incluye varios apartados que buscan ampliar el conocimiento sobre los riesgos a los que se expone la economía del país debido al cambio climático, además de un cierto control externo de las medidas contra el calentamiento.

ELECCIONS A LA COMUNITAT DE MADRID … 

Anàlisi demoscòpic de Kiko LLANERAS a El País (11-04-21): Así están las encuestas de las elecciones en Madrid: la derecha mantiene su ventaja La suma de PP, Vox y Ciudadanos ronda el 54% de votos en el promedio de sondeos, por delante de PSOE, Más Madrid y Podemos (en torno al 45%). Sin embargo, la entrada o no de Cs añade incertidumbre … Promedio de encuestas: PP, 39.9; PSOE, 25.1; Más Madrid, 12.0; Vox, 9.1; UP, 8.0; Cs, 4.5

Anàlisi demoscòpic de Carles CASTRO a La Vanguardia (11-04-21): El éxito amenaza a Ayuso El PP necesita ajustar muy bien el voto del bloque conservador si no quiere ser víctima del sistema electoral madrileño … Los sondeos indican que Ayuso se ha comido el grueso de Cs y podría hacer igual con Vox … La mayoría absoluta está más segura para el PP si, al menos, uno de sus aliados sobrevive … Un gobierno popular necesitaría más del 45% de los votos para ser investido si dejase fuera de la Cámara a sus anteriores socios

Comentari de Teodoro LEÓN GROSS a El País (9-04-21): El duelo es Sánchez y Ayuso El presidente, desde el salto a la arena madrileña de su ex vicepresidente como espontáneo, salió al quite poco dispuesto a ceder ni un minuto de gloria … “Aquí se miden PP y PSOE, o Sánchez y Ayuso. Tanto es así que Vox ha ido a Vallecas a organizar un acto desafiante, y Podemos le ha ido al trapo jaleando la violencia como en Cataluña con la coartada antifascista, para tener sus minutos de gloria en primera página” …” A la presidenta de Madrid, que por supuesto tiene un ojo en Génova, donde flaquea Casado, le interesa figurar como líder de La Resistencia de la derecha española al sanchismo; y a Sánchez le conviene que toda la derecha se sintetice en Ayuso, un perfil adorado en Madrid pero inquietante para los demás barones con clientelas moderadas de la periferia. Sánchez ha bajado al barro de las elecciones, y una vez más anuncia en campaña el final del virus o de la alarma. Demasiadas veces ya. Es probable que pocos se hayan creído sus cifras de vacunación, y no porque sean falsas, sino porque ya antes han sido falsas demasiadas veces. Ayuso va a boicotear cada acuerdo interterritorial con esa retórica libertaria que MAR copia del vademecum bannoniano de las campañas de Trump, para convertirla en diana de los medios que la fortalecen a golpe de caricatura como si fuese un cruce de Sarah Palin y Cruella de Vil (esta semana, mientras Ximo Puig negociaba con Janssen o Merkel aceptaba el órdago Sputnik de Baviera, convertían a Ayuso en un trasunto del viejo Zeus secuestrando a la indefensa Europa). Sánchez y Ayuso saben que en Madrid se juegan mucho más que Madrid. Y a todo esto ¿qué pasa con Madrid? Bueno, como en Cataluña, no les pidamos que además se preocupen de los problemas de la ciudadanía”.

Comentari de Fernando VALLESPÍN a El País (11-04-21): La provocadora, el acelerado y el soso Los perfiles personales no lo son todo, pero sin ellos tampoco se entienden las dinámicas que los van conformando … “La provocadora lo es porque, vista de cerca, no lo parece. Porque su verbo dice lo que niega su apariencia, más propia de alguien educado en el colegio de las Ursulinas. Su éxito puede que resida en eso mismo, en las duras y contundentes palabras que declama como si tal cosa, sin inmutarse, sin apenas elevar la voz. Palabras duras y expresión angelical, casi indiferente, como si estuviera leyendo un guion (bueno, en realidad es lo que hace). Nuestra provocadora ha resultado ser así un personaje improbable pero real, un constructo producido por las más sofisticadas estrategias de comunicación. Su programación contiene una única tarea, enfrentarse ciegamente a un adversario. No hace falta más nada, la dimensión de la política como administración sobra y estorba. Encaja como un guante en la dinámica de la política polarizadora, la hoy dominante. El acelerado, por su parte, encarna otro arquetipo de la política contemporánea, el perpetuum mobile, la infatigable búsqueda del trending topic permanente, la bravata y la sorpresa. O sea, la necesidad patológica de captar la atención. Turbopolítica y happenings, reinvención constante e improvisación. La parte mala de tanta mudanza es que uno al final ya no sabe bien dónde se encuentra. El ansia por sobresalir, por introducir una y otra vez alguna versión de sí mismo, lo condena a un envejecimiento constante. Cada vez dura menos la sorpresa. El shock de su salida del Gobierno ya está más que amortizado, como pronto lo estará su “lucha antifascista”. Y vuelta a subir la roca. Esa es la trampa de esta sociedad, que su ritmo acelerado impide captar que esconde una obsolescencia programada, que no se para de correr para permanecer en el mismo sitio. El autoproclamado “soso”, en cambio, quizá porque en su condición de filósofo conoce la paradoja de Aquiles y la tortuga, apuesta por la pausa y la sobriedad. Donde se encuentra cómodo es en la argumentación, la búsqueda del entendimiento y la reflexividad, no en el enfrentamiento a cara de perro y las proclamas contundentes. Va a los problemas del día a día, a la política como gestión, y eso es lo que revela, no lo esconde. Es decir, que en el panorama de la actual política es el más friki de los tres, una excrecencia del mundo analógico. Su punto débil, que la política del sentido común ha devenido en la menos común de las políticas. El viejo político ilustrado ya ha sido suplido por los de la consigna, pero al menos nos recuerda una parte importante de lo que hemos perdido”.

Article de Cristina MONGE a infoLibre (12-04-21): ¿Cuánto nos va a costar Madrid?   “Hoy la cita con las urnas en la Comunidad de Madrid aparece cubierta por un trampantojo polarizador y brutal que se quiere imponer sobre la normalidad de cualquier campaña electoral. Y es preciso medir muy bien los actos y los discursos para no caer en el cepo” … “Un antifascismo histriónico, mal enfocado y peor dirigido no sirve de gran cosa, si de pararle los pies a la extrema derecha se trata. Echenique tuiteó que a Vallecas habían ido, a provocar, “unos pijos”. ¿Unos pijos? Vox, hablando en serio, es un fenómeno inquietante cuyo calado transciende el pijerío folklórico y apunta directamente a la línea de flotación de la convivencia. Y bajo su aparente delirio reaccionario late una astucia perversa y una retorcida eficiencia. Lo de los Mercedes descapotables y los palos de golf apenas es mera anécdota: la ridícula forma de un fondo negro y amenazador. Porque esto no es ninguna broma. Si Vox sobre el escenario y el PP de Ayuso en la dirección son capaces de meter la campaña electoral madrileña en una centrifugadora que lance cada argumentario y cada acto hacia el extremo de un enfrentamiento rabioso, sus provocaciones no solo tendrán éxito a la hora de movilizar su voto; además empujarán todavía más la agenda política de España entera hacia un ejercicio constante de provocación y disparates. Adiós a cualquier debate razonable sobre la realidad, sobre los problemas tremendos que ha agravado la pandemia. A este movimiento están contribuyendo también buena parte de medios de comunicación, cronistas y analistas, que dejándose arrastrar en la espiral, están alimentando a los personajes, discursos y extravagancias de los más extremos, los que utilizan la brocha gorda y son alérgicos a los matices. No hay más que echar un vistazo a la prensa, escuchar la radio o poner la televisión –de redes ya ni hablo, que ahí cada cual vive en su urbanización construida a su medida-, para evidenciar que aquellos candidatos más templados, que se molestan en hablar de propuestas para la Comunidad de Madrid e intentan dejar de lado los exabruptos, son sistemáticamente ninguneados. Hagamos también autocrítica, porque seguro que podemos hacerlo mejor. Visto lo visto, ¿cuánto nos va a costar Madrid? Como cualquier demócrata, progresista o conservador, sabe bien, esta deriva hacia el despropósito calculado puede salir muy cara. Por eso este sería el momento de recordar Atocha, aprender de los errores de Vallecas, no volver a caer en ninguna provocación, y centrar la campaña “en lo que importa”, eso que todos decimos cuando ejercemos de “bien pensantes”. Errores de ese tipo de no se pueden repetir”.

… I EL QUE ENS DIUEN DE LA DINÀMICA TERRITORIAL D’ESPANYA

Article de José Antonio ZARZALEJOS a El Confidencial (10-04-21): Almeida y el 4-M (el ‘efecto Toronto’)  [13] Madrid actúa también por reacción a Barcelona y el alcalde capitaliza ese sentimiento y hace dupla con la presidenta para ampliar el espectro electoral del PP … Martínez-Almeida, cara a las elecciones del 4-M, capitaliza una aspiración muy transversal de la ciudadanía madrileña … “En la medida en que Barcelona está cayendo en todas las variables que la distinguieron como la ciudad más cosmopolita y abierta de España, Madrid aumenta su proyección y acentúa sus características positivas frente a la endogamia social y política actual que se percibe en la capital de Cataluña. Como escribió Martí Font (‘Barcelona-Madrid. Decadencia y Auge’. EDLibros. 2019): “En todos los sectores de peso estratégico, Barcelona prácticamente ha desaparecido”. El hecho de que Madrid y su región se hayan encaramado en los ‘rankings’ positivos aprovechando la extraña vocación destructiva con la que el separatismo se ensaña con la propia Cataluña, hace que se diluyan los aspectos negativos de la capital y la región de manera parecida a lo que sucedió en Canadá entre Montreal y Toronto. La tendencia separatista de la primera, principal urbe de Quebec, favoreció el desarrollo de la segunda, capital de Ontario. Estamos en una réplica de la tesitura canadiense de la que advirtió Juan Claudio de Ramón en un relato que debería ser de culto: ‘Canadiana. Viaje al país de las segundas oportunidades’ (Editorial Debate, 2018). El diplomático español escribe párrafos en ese libro que adquieren una sobresaliente actualidad: “Como Barcelona para el nacionalismo catalán, la capital económica y cultural de Quebec es demasiado grande, demasiado híbrida, demasiado compleja y cosmopolita para no ser refractaria al empequeñecimiento cultural que las empresas nacionalistas comportan”. Sin embargo, Barcelona ha cedido a los criterios menestrales; su burguesía, otrora extravertida, se ha contraído y la reacción secesionista se ha adueñado de la ciudad. Y ha ocurrido allí lo que cuenta este autor en su relato: “Tras la victoria del Partido Quebequés en 1976, bancos, aseguradoras y otras grandes compañías, que no estaban para la independencia, trasladaron su sede financiera a Toronto, en mitad de una tormenta de acritud que en cuatro décadas no ha amainado por completo”. Y añade: “Cada vez que el soberanismo gana o repunta en las encuestas, los precios de la vivienda en Toronto suben”.

Article de Pablo ALLENDE NIETO a Agenda Pública (12-04-21): La concentración institucional en Madrid como fuente de desigualdad “¿Qué relación hay entre la acumulación de empleo público y la atracción de empresas y empleo privado? Algunos estudios, como Interaction of Public and Private Employment: Evidence from a German Government Move (Faggio, Schlüter y Berge 2018) cuantifican el efecto de los empleados públicos en una zona en la creación de puestos de trabajo privados. Se demostró que, por cada 100 empleados públicos acumulados en una zona, hay una ganancia de 55 procedentes del sector privado y 36 de forma indirecta. La instalación de organismos públicos deriva en un entorno en el que arraigan consultoras, despachos de abogados y empresas que ofrecen servicios personales como gimnasios o peluquerías. Por ello, la concentración de organismos en un único punto, como sucede en Madrid, genera gran atracción para la instalación de empresas nuevas y aumenta la demanda de bienes y servicios por todos los trabajadores que conforman las compañías y sus familias. Un polo que agranda la capacidad de Madrid para la inversión privada y se beneficia del volumen de personas muy cualificadas de la Administración viviendo en un mismo sitio.  Por eso, Madrid destaca sobre el resto de las principales comunidades autónomas como lugar donde deciden instalarse las empresas más grandes, entendiendo por éstas las que tienen más de 200 empleados. Un total de 1.735 de estas compañías se encuentran en Madrid, lo que equivale al 30% del total nacional y un nivel de empresas por cada 1.000 habitantes de 0,26, por encima de las regiones más importantes. Asimismo, más de la mitad de las 168 que superan los 5.000 asalariados se concentran en la Comunidad de Madrid, y lo mismo cabe decir de más del 40% de las que tienen entre 1.000 y 5.000 trabajadores. Por tanto, las compañías privadas se acumulan en torno a las sedes institucionales en detrimento de los territorios sin instituciones, trabajadores públicos, que se vacían”.

POLÍTICA CATALANA: SENSE PRESSES PER TENIR GOVERN, CAMÍ CAP A LA IRRELLEVÀNCIA … 

Article de Guillem MARTÍNEZ a CTXT (10-04-21): La afterderecha. El caso Cat  [14] Hay serios indicios de que habrá Govern trumpista. El mayor: JxC se juega 200 altos cargos. El procesismo no es independentismo, como el constitucionalismo no es ‘libertá’ … El carácter puntero de ese trumpismo es perceptible, por todo lo alto,  en CAT y MAD, dos CC.AA. con políticas calcadas en esta pandemia, lo que presupone más calcos … El Consell, un ente simbólico para la eliminación de opciones no votables, no esconde su inoperancia no simbólica. ERC ha asumido el Consell como forma de desbloquear las negociaciones pro-Govern con JxC, creando una nueva institución … “Algo que nunca fue independentismo, sino una progresiva reformulación, excluyente, de una cultura nacional, se va a repetir, intensificar y prolongar en el tiempo. No mucho tiempo, diría. Las energías sin movimiento implosionan. Pero un año o un día es mucho para el postfacismo en un gobierno. Más, en pandemia. Hay serios indicios, en ese sentido, de que habrá Govern trumpista. El mayor: JxC se juega 200 altos cargos. El procesismo no es independentismo, como el constitucionalismo no es libertá. Sorprende que ERC y CUP no se planteen lo vivido, y lo por vivir, en esos términos. Sorprende que algunas izquierdas coincidan con el trumpismo en su idea de democracia y nación. Algo de difícil explicación, y que lastra el futuro del independentismo de izquierdas, si es que logra sobrevivir a su dilatada fusión con una de las peores derechas del Estado. El independentismo, al contrario que el procesismo, no suponía brecha social. Era una izquierda más, cuando era de izquierdas. Y un objeto supremacista más, cuando era de derechas. Supongo, pensándolo, que esa diferencia actual entre izquierdas procesistas y el resto de izquierdas cat, así a lo bruto, es el fósil de algo antiguo. De antiguas impaciencias y sensibilidades, hoy desordenadas: el apego o el rechazo a ese cacharro de cuando mariacastaña, denominado dictadura del proletariado. Como hace décadas, al menos, unas izquierdas se entregan alegres a un presente poco edificante, a la espera de un futuro esplendoroso, algún día a alguna hora. Vamos, que va para largo. Vete a saber”.

Article de Cristian SEGURA a El País (11-04-21): “El embate”, el nuevo mantra del nacionalismo catalán Los partidos independentistas quieren centrar la acción de la Generalitat en lo que definen como el próximo “desafío al Estado” … “El nuevo mantra se ha planteado como un “embate democrático contra el Estado”. La idea surgió en las negociaciones entre Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y la CUP para investir presidente de la Generalitat al vicepresidente del Govern, Pere Aragonès. El 26 de febrero, tan solo dos semanas después de las elecciones autonómicas, Sergi Sabrià, líder del equipo negociador de ERC, afirmó en Catalunya Ràdio: “Con la CUP hemos hablado de prepararnos para el embate definitivo y desbordar los límites autonómicos”. La épica del embate pasó a ser uno de los puntos en el documento que un mes más tarde, a finales de marzo, presentaron ERC y la CUP como acuerdo de investidura: “La CUP y ERC nos comprometemos a generar las condiciones necesarias para que podamos plantear el nuevo embate democrático durante esta legislatura”. En este acuerdo, ambos partidos se conjuraban para “generar” un nuevo Estado Mayor, al que llaman en esta ocasión “mesa de dirección estratégica del independentismo”. Esta mesa “tiene que servir para trazar las líneas estratégicas, preparar las condiciones para el nuevo embate democrático contra el Estado”. El concepto ha ido más allá de las dos fuerzas de izquierdas del independentismo y también lo ha hecho suyo Junts per Catalunya, el partido capitaneado por Puigdemont. El Consell per la República, la organización que preside Puigdemont en Bélgica, emitió un comunicado a finales de marzo en el que sumaba el embate a su vocabulario habitual: “El Consell surge de la necesidad de vehicular a través de una institución republicana la acción unitaria para continuar con el embate democrático hasta el reconocimiento de la República catalana”. Pilar Rahola, opinadora próxima a Junts, subrayó en TV3 que el objetivo del partido de Puigdemont es “una posición de confrontación contra el Estado en Madrid y marcar una hoja de ruta durante estos cuatro años de legislatura respecto a lo que se hará en el embate contra el Estado”. ¿En qué consiste este embate? Lo explicó el propio Aragonès en el segundo debate de su investidura fallida, el 30 de marzo: El “embate de ruptura” sería un eufemismo de independencia, previo referéndum de autodeterminación y amnistía para sus dirigentes condenados por el Tribunal Supremo. La número dos de ERC, Marta Vilalta, incidió en que este “nuevo embate democrático” también tiene un componente de “desobediencia civil”. La diputada de la CUP Dolors Sabater añadió que el embate debe “cuestionar al régimen del 78” (en referencia a los poderes públicos que emanan de la Constitución de 1978) con una “confrontación democrática al Estado demofóbico”.

Article de Lluís BASSETS a  El País (12-04-21): Urgències catalanes “La pressa ara és tenir un govern que governi, que faci política i no s’entretingui enredant amb nous relats i amb la fantasia d’uns inútils invents institucionals. Sobretot, que digui la veritat als ciutadans. El procés s’ha acabat. No hi haurà amnistia, com a màxim indults. No hi haurà autodeterminació, si de cas una taula de negociació i unes reformes estatutàries i potser constitucionals que hauran d’acabar passant per les urnes. Cal vacunar ràpidament i amb eficàcia. Cal invertir molt bé per recuperar el paper de Catalunya com a motor econòmic espanyol. Cal que els ciutadans tornin a confiar en les institucions: el Parlament, el Govern, la seva policia, els seus mitjans de comunicació… Cap programa tindria més suport ara mateix al Parlament i entre la ciutadania. Fins i tot dins l’independentisme. És el que Esquerra voldria si gosés, si no fos un partit tan submís. És el que faria fins i tot el món postconvergent si les urnes no li haguessin pres la progenitura independentista. Només la CUP, amb la seva teatral puresa revolucionaria, té tots els arguments per oposar-s’hi, amb la força que li donen la seva hegemonia ideològica dins l’independentisme i una capacitat de direcció molt per sobre del seu pes electoral. La CUP és l’organització que més ha influït i menys ha pagat en repressió sobre els seus dirigents, la que més rendiments ha tret de l’operació independentista i la que sembla més disposada a seguir-ne traient, a costa, naturalment, de mantenir el desgovern a Catalunya i la inestabilitat a Espanya, que és el que li interessa. El que no és lògic és que la resta de l’independentisme, especialment Esquerra Republicana, prefereixi mantenir-se sotmesa a la CUP a costa de la paràlisi del país en lloc de treure les conclusions més pràctiques i assenyades dels resultats electorals. Els resultats de les urnes permeten al menys dues fórmules de govern, les dues amb Esquerra com a força central. Certament, és difícil esperar una mica de coratge cívic i d’intel·ligència política dels que no n’han demostrat gens fins ara. Res sembla més normal que la llarga cadena d’irresponsabilitats i frivolitats d’aquests darrers deu anys torni a culminar ara amb una altra exhibició de frívola irresponsabilitat. Però potser aquest cop els ciutadans de Catalunya ja no ho perdonaran”.

… MENTRE VA PRENENT COS EL TRUMPISME CATALÀ, AMB  UNA TELEVISIÓ PÚBLICA SEGRESTADA POLÍTICAMENT I UNS “GUARDIANS DE LA REVOLUCIÓ” A LES XARXES SOCIALS

Article de Marc MURTRA a La Vanguardia (14-04-21): És TV3 la nostra Fox3? La televisió pública catalana ha de canviar de model per ser més plural i arribar a més gent … “El resultat és una còmoda convivència entre el Govern i la república autònoma de TV3, però també, a ulls de molts de nosaltres, l’existència d’una Fox a la catalana. Recordem que la Fox News és la televisió que hàbilment ha modelat i fet impermeable el moviment republicà als Estats Units. Ho ha fet sent selectiva en quina informació oferir i davant quins fets escandalitzar-se. El resultat a TV3 és similar, una tele modernament autàrquica que busca complaure una realitat sociopolítica. Tot això no hauria de ser així en una televisió pública suportada per pressupostos públics. Per això alguns creiem que ha de canviar el model de governança i comunicació de TV3, perquè sigui més plural, compleixi la seva missió original i sigui la televisió de tots, i no un instrument per compensar els suposats de­fectes d’altres mitjans. A més, TV3 ha de ser ­reformada empresarialment, com qualsevol entitat pública que té uns costos incorrectes, encara que fer-ho sigui dolorós i impopular. Cal ressaltar, també, que són aquells que ­diuen estimar el català els que més preocupats haurien d’estar, ja que lligar el català al sobi­ranisme és limitador, perquè ajudarà a ge­nerar repudi davant els que rebutgin el sobi­ranisme. Si TV3 no és més plural, difícilment arribarà a més gent. Per tot això, si no es reforma TV3 amb alacritat, alguns preferiríem que no es financi amb els nostres diners i que es destinin aquests recursos a altres urgències, incloent-hi de­senvolupar una indústria audiovisual com­petitiva i impulsar una política lingüística més in­clusiva”.

Crònica de Xavier AYÉN a La Vanguardia (14-04-21): Cómo hacer pasar a Javier Cercas por un invasor El escritor denuncia la manipulación de un vídeo suyo que ha desencadenado un aluvión de insultos contra él en redes sociales … “Miles de personas le dieron al ‘like’ o lo retuitearon o comentaron. Entre ellos, el periodista Enric Calpena, que añadía: “Radovan Karadzic era un poeta reconegut abans de la guerra de Bòsnia. Nikola Koljevik, vicepresident serbi, era especialista en Shakespeare i qui va donar l’ordre de destruir la biblioteca de Sarajevo”. Gonzalo Boye, abogado de Carles Puigdemont, subió el vídeo comentando “Llamar a la unidad del General… en fin”. El medio digital elnacional.cat se ha hecho eco del revuelo en redes sociales, animándola con links a los tuits críticos y dando por  buena la versión de que Cercas pedía realmente la intervención del ejército. Algunos de los titulares utilizados son “El calbot de Gonzalo Boye a Javier Cercas”, “Ira por lo dicho por Cercas sobre el rey en TV3″ o “Declaración de intenciones de Llach, hunde a Cercas por hablar así de Catalunya”

Article de Francesc TRILLAS al blog Progrés Real/Progreso Real (13-04-21): De la revolta dels somriures al linxament a Cercas  [15]… “La mentida estava basada en una frase ridículament treta de context d’un discurs admirable pronunciat fa uns anys, molt celebrat en el seu moment, on l’escriptor feia a Extremadura, la regió on va néixer, un homenatge a la democràcia i a la seva pròpia catalanitat. El mecanisme és ben conegut, perquè ha passat abans, amb altres protagonistes. Es treu una frase de context (en alguns casos, que no el de Cercas, un petit error o una broma innocent desafortunada), s’exagera una enormitat, i es fa passar l’acusat o els acusats (a les xarxes socials i en algun mitjà digital subvencionat) per poc menys que un depravat, en un clima de delatació i intimidació propi d’una societat malalta. L’objectiu és que la persona es calli o se’n vagi, i tothom que pensi com ell aprengui la lliçó. Durant una estona, aquestes campanyes afecten i posen molt nerviós a les persones que en són víctimes, encara que el linxament sigui purament virtual. Però les persones que intenten intimidar i linxar no són virtuals, poden ser periodistes subvencionats, fins i tot periodistes que havien tingut un presitigi o han escrit llibres (un d’ells comparant Cercas amb persones acusades de crims contra la humanitat), o un veí famós del teu poble, o fins i tot un íntim amic teu del passat, o un parent llunyà. Al cap d’un temps (hores, dies, mesos o anys) i si hi ha sort i la persona és prou forta, i rep ajuda, la persona afectada recupera les forces i decideix defensar-se. I això és el que salva les democràcies. De vegades no hi ha hagut prou força, o prou ajuda, i algunes persones han arribat a callar o a anar-se’n almenys per un temps, com va pasar en el seu moment amb Marina Pibernat, per culpa dels qui no la van ajudar prou. No és la primera vegada que passa i linxaments semblants els han rebut Serrat, Borrell o Coscubiela, i els reben a diari persones menys famoses com Paola Lo Cascio i altres. Però tinc la sensació que el mal humor i el desvergonyiment han anat a més, potser degut al no assoliment dels objectius independentistes, és a dir, degut a la frustració. Albert Branchadell a El Periódico ja va explicar que han quedat enrera els temps en què l’independentisme dominant es volia presentar com a pragmàtic i integrador. Quan fins i tot s’acceptava que parlar en castellà, o barrejar el català i el castellà, eren les coses més normals del món a Catalunya. Sembla que ja no és així, i que quan cau una gota de pluralisme en el magma de la uniformitat, es produeix una reacció química fulminant. El pluralisme preocupa, i preocupa que vingui d’una persona que té èxit, que és respectat internacionalment, que parla un català perfecte amb accent de Girona, que escriu novel·les en castellà de gran èxit, i que ven els seus llibres com xurros a les llibreries de Barcelona. Si l’objectiu és que Cercas i els qui l’admirem ens callem, aquestes campanyes, que són profundament desagradables, ens donen força, no perquè siguem especialment forts, sinó perquè confirmen que expressar les nostres opinions, en comptes de quedar-nos sense dir res com si no passés res, és una obligació ètica i democràtica.Estem amb Cercas. Estamos con Cercas”.

LLIBRES

Jordi MERCADER. El pla Necker. Una via d’urgència per fer l’Espanya federal. Comanegra. Barcelona, 2021 … Ressenya de Pep MARTÍ a Nació Digital (9-04-21): Sortida d’urgència per a Felip VI Miquel Iceta presenta el llibre de Jordi Mercader “El pla Necker”, que teoritza sobre un projecte federalista impulsat per un rei de ficció que vol resoldre el conflicte amb Catalunya

Wolfam EILENBERG. El fuego de la libertad. Taurus. Madrid, 2020 … Entrevista a El País (11-04-21): “La Iglesia católica no quiere que la filosofía forme parte del currículo académico” El escritor alemán, autor del exitoso ‘Tiempo de magos’, profundiza en su nuevo libro en el valor de la obra de Hannah Arendt, Simone de Beauvoir, Simone Weil y Ayn Rand … “Pienso en la filosofía como en un arte de la vida”, proclama el filósofo, publicista y editor Wolfram Eilenberger (Friburgo, Alemania, 48 años), que defiende que las reflexiones sobre las grandes cuestiones existenciales deben aplicarse en el día a día cotidiano. Es lo que hicieron las pensadoras Simone Weil, Simone de Beauvoir, Hannah Arendt y Ayn Rand en los años treinta, cuando el auge del totalitarismo recorrió Europa. Las cuatro protagonizan su nuevo ensayo, El fuego de la libertad (Taurus), que aborda la compleja dialéctica entre el individuo y la sociedad en momentos de crisis. Eilenberger, que compagina la filosofía con el columnismo deportivo, repite la fórmula de su exitoso ensayo anterior, Tiempo de magos, que entrelazaba la vida y obra de los pensadores Benjamin, Heidegger, Wittgenstein y Cassirer en los años veinte. Ahora se centra en “filósofos que eran mujeres, no mujeres filósofas, que no es lo mismo”, dice durante la entrevista, que el frío y el viento de principios de abril en Berlín obligan a hacer a cubierto, con distancia y ventanas abiertas. Su respuesta a la zozobra fue “estar enteramente en el presente. O, en otras palabras, filosofar”. Los ecos de aquellas reflexiones en años convulsos resuenan en nuestros tiempos de proliferación de populismos, dilemas identitarios, banalización de la política y crisis sanitarias mundiales”.

Maria RUBERT DE VENTÓS. Barcelona sense GPS. Icaria. Barcelona, 2021 … Ressenya de Xavier MONTEYS a El País (13-04-21): Barcelona ‘a mà’ Un llibre de la professora Maria Rubert de Ventós mostra com alguns dels elements actuals de discussió de la ciutat ja estaven plantejats des de feia temps … Des de l’estricta òptica de pensar la ciutat hi ha dues coses que resulten antagòniques: el passeig i el despatx

Markus GABRIEL. Ética para tiempos oscuros. Valores universales para el siglo XXI. Pasado&Presente. Barcelona, 2015 … Tras su exitosa trilogía del Nuevo Realismo, Markus Gabriel, el joven prodigio de la filosofía europea, analiza los grandes problemas humanos de estos tiempos oscuros: la amenaza a la democracia por parte de la ultraderecha, la xenofobia, el populismo, la coarción a la libertad y al pensamiento a través de la digitalización a ultranza y la obsesión con la tecnología, el consumismo desaforado y los retos de nuestro entorno, en especial, el coronavirus y el cambio climático. Para poder enfrentarnos a ellos necesitamos recuperar los valores universales nacidos de la Ilustración, y la filosofía será una herramienta fundamental para crear una sociedad más libre y justa, capaz de desafiar a los retos del siglo XXII …      Article de Joan BURDEUS a  Núvol (13-04-21): Ètica per a després del final de la història La jove estrella de la filosofia mundial visita Catalunya … “Gabriel argumenta que ni el vell realisme ni la postmodernitat porten enlloc perquè el primer s’interessa per un món sense espectadors, i la segona per un món exclusivament d’espectadors. En canvi ‘El nou realisme assumeix que els pensaments sobre realitats existeixen amb el mateix dret que els fets sobre els quals reflexionem’” … “El discurs de Gabriel és un reflex fidel dels seus llibres: estrident apologia de la no-estridència, terriblement original perquè retorna als orígens. Convertits en ionquis de teories hiperbòlicament contraintuïtives, el públic filosòfic estem tan poc acostumats que s’afirmi la realitat tranquil·la de les coses, especialment si són coses morals, que la síntesi entre la claredat expressiva de la tradició anglosaxona i l’ambició creativa de l’escola continental que proposa Gabriel, ajuda als esperits deconstruits a posar una mica d’ordre a les peces. Gabriel és profund sense ser obscur i crític sense fer guerra de trinxeres, una barreja que fa sentir a l’espectador respectat, tractat com un adult. Serveix aquesta elegància intel·lectual per enterrar d’una vegada i per totes la incertesa filosòfica del present? Esclar que no, però després d’escoltar Gabriel, o de llegir-lo, sents que la filosofia torna a voler tocar de peus a terra, a oferir eines que, sense col·lapsar en l’instrumentalisme de la ciència i la tècnica, són útils per viure. Ara que la història es torna a posar en marxa, cada cop ens conformarem amb menys que amb la realitat”.