FOCUS PRESS SETMANAL 149

L’auge de les opcions nacionalistes acostuma a associar-se al ressorgir de l’extrema dreta, però -com afirma Esteban Hernándezsón els pocs països amb capacitat per exercir una influència global els que estan jugant la carta nacionalista per preservar precisament la seva hegemonia mundial. Aquesta és la clau de l’enfrontament entre els Estats Units i Xina a partir del moment en què els americans van percebre el potencial xinès com una amenaça real (Gideon Rachman) [1].

Aquesta lògica nacionalista es correspon amb el declivi del conservadorisme tradicional que està sent substituït per un nacionalisme ultra i reaccionari en els països democràtics, com  ha denunciat The Economist (Ramón González Férriz).

Als Estats Units, un cop iniciat el procés de les primàries demòcrates,  persisteixen els dubtes sobre les possibilitats de triar una candidatura presidencial capaç de derrotar Donald Trump (Roger Senserrich, Elizabeth Drew, Nicolas Colin,  Carlota García Encina [2]).

En l’esforç per copsar les raons dels partidaris del Brexit, de Trump o dels gillets jaunes francesos s’ha de tenir ben present  el factor territorial -un cert retorn de la geografia- en la línia d’entendre que sense cohesió territorial no hi ha cohesió social. En aquest sentit s’orienta l’anàlisi de Simon Wren-Lewis [3] sobre el Brexit i, més explícitament, el de Christophe Guilluy sobre les desigualtats a França.

En relació al Brexit, atenció al gir proeuropeu de Jeremy Corbyn que, tot i que tardà, podria erigir-se en una darrera oportunitat per evitar el pitjor escenari d’una sortida sense acord (Luis Bouza, Carlos Carnicero).

Durant la setmana han proliferat valoracions de les nominacions per dirigir les institucions de la Unió Europea, sobre les que plana una ambigüitat característica,  resultat de la confrontació entre les lògiques comunitària i nacional inherents a la complexitat de la Unió (opinions  de Xavier Vidal Folch,  José Manuel García-Margallo,  Pablo R.Suanzes, Carmina Mortera [4], Daniela Schwarzer i dels analistes d’Agenda Pública/Política Exterior). A destacar que el resultat de les negociacions evidencien com en el seu declivi polític Angela Merkel ha perdut el control d’Europa (Bernardo de Miguel).

Tres esdeveniments de la setmana il·lustren sobre els problemes presents i futurs de la Unió. En primer lloc, la crisi dels immigrants i refugiats, exemplificada pel conflicte de Carola Rackete -capitana del vaixell SeeWatch 3– amb el ministre de l’Interior italià Matteo Salvini (Mario Vargas Llosa, Blanca Garcés). En segon lloc, la determinació europea pel lliure comerç global, demostrada amb l’acord comercial amb Mercosur (José Carlos Díez, Rebeca Grynspan) i que ha provocat les protestes ecologistes i del sector agrari, particularment francés (Jaume Masdeu). I en tercer lloc, la reforma pendent de l’Eurozona, sobre la que el desenllaç de les eleccions gregues favorables de nou a l’establishment (Xavier Vidal-Folch, Evangelos Liaras) hauria de fer pensar sobre la idoneïtat de la política d’austeritat aplicada sense concessions (Joaquín Estefanía). Unes eleccions de les que Syriza no n’ha sortit del tot malparada, en un exemple simptomàtic de l’evolució de les forces radicals  que emergiren en el moment àlgid de la Gran Recessió (Zoe Alipranti, Marina Meseguer, Héctor Sánchez Margalef [5]).

També mereix atenció l’opinió de Josep Maria Colomer [6] sobre la necessitat de reforçar les finances de la Unió:  “La paradoja actual es que, debido a que las finanzas públicas europeas son tan escasas, la UE ha tenido que intervenir, controlar y, eventualmente, rescatar las finanzas públicas de los Estados miembros, una experiencia que muchos han considerado antidemocrática. La UE es demasiado intervencionista porque es demasiado débil. La alternativa es fortalecer los recursos de las instituciones de la UE y dejar de controlar e interferir en las políticas públicas de los Estados devolviéndoles una mayor autonomía fiscal. Haría falta abandonar la idea de una “unión fiscal” de los Estados y dar, en cambio, más recursos a la Comisión. La autonomía fiscal de cada uno de los niveles de gobierno, de los Estados y de la Unión, así como de los gobiernos locales y regionales, es la única base viable para una unión política democrática”.

A pocs dies de la sessió d’investidura segueix el bloqueig polític (Guillem Martínez, Enric Juliana [7],  Víctor Lapuente), amb un enfrontament explícit entre els dos partits d’esquerres (Teodoro León Gross). Un bloqueig amb rèpliques en l’àmbit autonòmic a les comunitats de Madrid (Enric Juliana) i Múrcia, causat en aquests casos per la manca d’entesa entre PP, Ciudadanos i Vox  (Ignacio Varela).

Més enllà d’atribuir el bloqueig a  les desavinences programàtiques i, fins i tot personals, és pertinent parar atenció als condicionants institucionals que dificulten el procés d’investidura (Ignacio Jurado [8],  Eduardo Madina, Antón Costas). Com tampoc poden ignorar-se els condicionats associats a cultures i tradicions polítiques històricament enfrontades (José María Brunet). També té interès l’anàlisi de   Javier Martínez Cantó [9] sobre la capacitat negociadora de les diverses forces polítiques.

Sigui el que sigui, s’obre pas un convenciment fatalista sobre la repetició de les eleccions generals el proper 10 de novembre (Enric Juliana), matisat però per moviments per intentar una segon intent d’investidura al setembre,  sense que les enquestes que es publiquen pronostiquin canvis substancials en la correlació de forces actual (Celeste-Tel/eldiario.es, Invymark/La Sexta). De l’enquesta postelectoral del CIS (maig 2019) no es dedueixen preferències clarament majoritàries sobre el tipus de govern  desitjat, tot i que amb el pas del temps poden haver cristal·litzat preferències més sòlides (Kiko Llaneras).

A l’espera de la sentència del Tribunal Suprem sobre els fets de la tardor catalana del 2017, es para atenció a altres resolucions judicials i sentències constitucionals que puguin donar pistes sobre la decisió dels magistrats (J.M.Romero/Pablo Ordaz). Com també es considera  rellevant la consulta del Suprem al Tribunal de Justicia de la Unió Europea sobre la immunitat d’Oriol Junqueras (Daniel Sarmiento) [10]. I per adquirir perspectiva de les conseqüències penals del procés és interessant la recopilació que publica Santiago TarínLa Vanguardia. Al temps que continuen publicant-se comentaris sobre el cas des del punt de vista de la filosofia del dret (Manuel Arias Maldonado, Josep Maria Ruiz Simon).

És precisament la recerca d’una resposta política a una sentència que l’independentisme consideri inadmissible el que manté encara un mínim d’aparença d’unitat entre ERC i la galàxia postcovergent (entrevista a Jordi Sànchez).  Perquè el desacord es fa evident en el sentit i el ritme del gir estratègic de l’independentisme (Lola García[11],  Kepa Aulestia, Josep Martí Blanch, Ferran Caballero),  per exemple amb la proposta d’ERC de propiciar una mena de llei de claredat (Manel Manchón, Eva Granados,  Xavier Arbós  [12]. Per no referir-se a la picabaralla provocada pels pactes locals, en especial el de la Diputació de Barcelona (Francesc-Marc Álvaro, Paola Lo Cascio). D’altres analistes, posen el focus en el que creuen que serà la confrontació política de fons en els propers temps entre ERC i el PSC (Joan Esculies, Manel Manchón).

En el marc de la polarització política provocada pel procés no es gens estrany que retorni el debat sobre la política lingüística a Catalunya (Oriol Bartomeus [13], Xavier Bru de Sala, Albert Branchadell). Les controvèrsies suscitades arran de petites anècdotes no poden substituir un debat seré i rigorós sobre el futur de la llengua catalana (Rudolf Ortega) ni sobre com s’organitza la convivència lingüística al país (Lluís Bassets), començant òbviament per l’àmbit escolar (Mercè Vilarrubias).

Per tancar aquest Focus Press proposem un text de Máriam Martínez-Bascuñán [14] que commemora els setanta anys de la publicació del “Segon Sexe” de Simone de Beauvoir i una conversa amb Nicco Mele [15], director del Shorenstein Center on Media, Politics and Public Policy, sobre tecnologia i política.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Entrevista a Gideon RACHMAN a El País (7-07-19): EE UU ve a China como un rival a su mismo nivel”

(…) P. Después de Tiananmen en 1989, el mundo pensó que era inevitable la llegada de la democracia a China. Aquello duró poco.
R. China ha sorprendido a Occidente, al ser mucho más resistente al cambio político de lo que se pensó. El hecho de que coincidieran en el mismo año Tiananmen y la caída del muro de Berlín llevó a Occidente a creer erróneamente que el cambio era inevitable, que caería el Partido Comunista Chino (PCC). Había precedentes en aquel momento como Corea del Sur o Taiwán que se convirtieron en democracias. Suharto cayó en Indonesia en los noventa… los Marcos, en Filipinas en 1986… Si se pensaba en esto como un dominó se podía concluir que en China pasaría lo mismo. Prácticamente nadie previó la resistencia del PCC. No supimos apreciar la habilidad de China para combinar un crecimiento económico muy rápido con un Gobierno de partido único.
P. La secretaria de Estado bajo el mandato de Clinton, Madeleine Albright, se refirió a EE UU como “la nación indispensable”. La solución a cualquier crisis mundial debía pasar por ellos. ¿Sigue siendo así?
R. ¿Quieren seguir siéndolo? Está claro que quieren ser el país más poderoso del mundo, pero ¿quieren gobernar ese mundo? No está claro, y en esa tendencia parece haber cierta continuidad entre Obama y Trump. Solemos pensar que son completamente opuestos, pero si uno se fija, por ejemplo, en su actitud hacia Siria, no son tan diferentes. Obama era profundamente reticente a entrar en esa crisis; Trump apenas ha lanzado algunas bombas, de un modo simbólico. Sin embargo, al mismo tiempo, estamos viendo más firmeza en la afirmación del poder estadounidense, con las sanciones económicas y usando el dólar. De nuevo aquí hay continuidad con Obama, aunque Trump es más agresivo, y utiliza la amenaza arancelaria, algo que no hizo la Administración anterior. Pero la imposición de sanciones, la herramienta del dólar, el uso del sistema internacional de pagos, fueron estrategias pioneras durante la presidencia de Obama, cuando vieron que prácticamente podían bloquear Irán si le aislaban del sistema. Trump hace lo mismo (…)

(2) Carlota GARCÍA ENCINA, “Candidatos demócratas para el 2020: ¿Quién es el más progresista?” al blog del Real Instituto Elcano (9-07-19)

(…) “Aún a pesar de la numerosas dudas e incógnitas sobre lo que va a pasar, la sugerencia implícita y explícita de esta primera ronda es que es el momento para el partido de ir más allá de Biden y el legado de Obama, y de Sanders. La visión del ex presidente no llega a imponerse, una visión moderada que no parece que vaya a ser lo suficientemente persuasiva para los demócratas, mientras que Warren y Harris han desplazado a Sanders en la batalla por ser el rival más progresista”.

(3) Simon WREN-LEWIS, “¿Es el Brexit una guerra cultural o una guerra de clases?” a Letras Libres (8-07-19)

(…) “Esta conceptualización del Brexit como esencialmente una guerra cultural y no una guerra de clases es potente y tiene mucho de verdad. Pero deja algunos dilemas sin resolver. El primero es geográfico. Si el Brexit es una guía para saber dónde se sitúa la gente en el eje cultural, ¿por qué Londres, junto a otras ciudades dinámicas, está llena de liberales sociales y morales mientras las pequeñas ciudades deprimidas y el campo son mucho más conservadoras socialmente? El segundo tiene que ver con la clase. De nuevo, si el Brexit es una medida del conservadurismo social, ¿por qué la clase trabajadora es más conservadora socialmente que la clase profesional? Si nuestra posición en el eje cultural refleja preferencias innatas, ¿por qué no encontramos los mismos liberales que conservadores en diferentes regiones y clases?
Una posible respuesta tiene quizá relación con las dinámicas geográficas y sociales de una economía avanzada de servicios, en la que los pueblos y ciudades situadas alrededor de una fábrica son más una excepción que una regla. En países de este tipo, donde el Estado hace poco por intervenir (es neoliberal), son las grandes ciudades las que proporcionan la dinámica que propulsa la economía hacia adelante, mientras que las ciudades medianas basadas en viejas industrias y las zonas rurales se quedan estancadas. Esto parece cierto en el caso de Reino Unido y el de otras economías avanzadas. Además, la gente se traslada constantemente entre las áreas dinámicas y estancadas, en parte porque las ciudades suelen ser más jóvenes.
Si este es el caso, entonces esta dinámica puede jugar un papel de selección geográfico. Aquellos más abiertos, que buscan cambio y diversidad, se mudarán a la ciudad. Los que prefieren la continuidad y la comunidad se quedarán o incluso se trasladarán de la ciudad a un pueblo después de un tiempo. Con el tiempo los que son más liberales en lo social estarán en las ciudades, y los más socialmente conservadores estarán más en áreas rurales.
Además, a aquellos que provengan de entornos de clase media les resultará más fácil obtienen las cualificaciones que la ciudad necesita, mientras que a los que provienen de entornos de clase trabajadora les costará más, sin que esto sea por su culpa. Cuanto menos interviene el Estado para ayudar a la movilidad social, más cierto será esto. Si eres de clase media lo más probable es que estés en entornos (universidades y ciudades) que son diversos y por lo tanto fomentan el liberalismo moral, mientras que si eres de clase trabajadora es más probable que estés atrapado en pueblos o ciudades posindustriales estancadas. Esto ayuda a explicar algo más sobre el Brexit: la falta de educación es uno de los predictores más fuertes del apoyo al Brexit” (…)

(4) Camino MORTERA, “Reparto de altos cargos en la UE: el regreso del líder reacio” a Agenda Pública (8-07-19)

(…) “Los cuatro de Osaka estaban preparados para enfrentarse al desacuerdo de los Visegrad: parte de su estrategia confiaba en que, por mucho ruido que hicieran, los cuatro países (apoyados por Italia) no tendrían los números suficientes para bloquear a Timmermans en el Consejo (excepto en el improbable caso de que el Reino Unido, que tiene derecho a voto hasta que se vaya formalmente del club, se abstuviera). Pero no habían contado con la oposición de otros países gobernados por miembros del PPE.
Los veteranos de las cumbres europeas ya lo habían advertido: el futuro presidente, o presidenta, de la Comisión sería, más que probablemente, una sorpresa para todos. Y así ha sido. La solución de última hora la propuso Macron: Von der Leyen es una candidata inesperada pero de consenso, que gusta no sólo a Francia por su defensa de una cooperación militar más estrecha en la UE (lo que no quiere decir que apoye, como se ha dicho, un ejército europeo), sino también a los países del Este de Europa que la aprecian por sus esfuerzos en utilizar la OTAN para protegerlos de la agresividad militar de Rusia. Pero la posición de Von der Leyen sobre los temas que realmente van a dominar la agenda europea durante los próximos años, como el cambio climático o la inmigración, son vagas o directamente inexistentes.
Como en el fútbol, Alemania vuelve a ganar. Y esta vez ni siquiera ha sido premeditado. La (relativa) victoria alemana es el resultado de un gol en propia puerta de los países del Sur y el apoyo sin fisuras de una Francia temeraria. La elección de Von der Leyen supone, sobre todo, el regreso del líder reacio: la Alemania que no quiere mandar pero acaba haciéndolo, por parálisis o inutilidad de los demás. El resultado de este partido es también un fracaso para los defensores del Estado de Derecho y los valores europeos: el hecho de que el nombramiento de Timmermans fuera bloqueado por los países del Este, por el liderazgo del holandés en el llamado procedimiento del artículo 7, que castiga la ruptura con los valores europeos y que está en marcha contra Polonia y Hungría, dice muy poco de la voluntad de los líderes europeos de defender el Estado de Derecho en la UE. Incluso si eso les cuesta dos cumbres sin dormir más”.

(5) Héctor SÁNCHEZ MARGALEF, “Salvar al soldado Tsipras” a “Nota de Opinión” nº 586 del CIDOB (7-07-19)

(…) “Si las elecciones europeas de 2014 anticiparon su llegada al poder, las de 2019 anticipan su probable caída. Los resultados de Syriza, por detrás del partido tradicional de centro derecha Nueva Democracia, propiciaron el adelanto electoral para el 7 de julio y las encuestas no son halagüeñas. Su descenso en intención de voto no se explica ni por el rechazo de una parte importante de la sociedad griega al acuerdo con Macedonia, ni por la nefasta gestión de los incendios del verano de 2018, ni tampoco por su papel durante el pico de llegadas de refugiados a territorio europeo en el verano de 2015. Se explica, en parte, por haberse convertido en un partido más del sistema, queriendo ocupar el espacio del Pasok, e incidiendo en algunas prácticas poco transparentes con reminiscencias a los viejos partidos tradicionales. Pero sobre todo se explica por su renuncia a liderar una alternativa cuando capituló y aceptó el tercer rescate, a pesar de que consiguiese suavizar, con los años, algunas de sus condiciones más draconianas.
La jugada por parte del statu quo es maestra. Aunque Tsipras pierda las elecciones, las reformas estructurales que pide Bruselas están en marcha desde hace tiempo, y es muy difícil que un partido con tradición de responsabilidad de Estado, como es Nueva Democracia, deshaga un acuerdo con tanto consenso internacional, a pesar de que en la oposición se mostraron radicalmente en contra del pacto con Macedonia del Norte. Pero, sobre todo, la domesticación de Syriza evita incluso que se pueda imaginar cualquier tipo de alternativa que no sea seguir en esta Unión y con estas condiciones, y lanza un mensaje para los que pretendan intentarlo. Grecia ha vuelto al redil. El paso de Syriza por el poder habrá servido, si acaso, para poner de manifiesto que si el statu quo quiere seguir sobreviviendo deben corregirse las desigualdades cada vez más extremas mediante la puesta en marcha de la Europa social. En cualquier caso, ya no importará salvar al soldado Tsipras”.

(6) Josep M.COLOMER, “Más Europa y más Estados” a El País (11-07-19)

(…) “Para aumentar la responsabilidad fiscal de la UE, no ha habido una idea reciente más acertada que la creación de impuestos de ámbito europeo sobre las grandes corporaciones y plataformas tecnológicas transnacionales, incluidas Amazon, Apple, Facebook y Google, que ahora escapan a las administraciones fiscales y las regulaciones de los Estados. Si se completara la tarea, una UE financieramente más fuerte y menos reguladora permitiría a los Estados desarrollar sus propias políticas en los temas en los que decidieran ser diferentes, incluyendo, especialmente, el derecho civil y el gasto social. Los Estados serían autónomos hasta el punto de ser responsables de sus propias finanzas. Deberían ser capaces de cumplir sus propias leyes y constituciones que prescriben presupuestos equilibrados sin necesidad de ser monitorizados por la UE. Pero también deberían tener libertad para quebrar y no esperar ser rescatados por la UE a costa de los contribuyentes de otros Estados miembros. Como en el Imperio Romano, en el imperio democrático europeo habría que dar al césar lo que es del césar y a los Estados, así como a las regiones y las ciudades, lo que corresponde a cada uno por las tareas de las que se deben responsabilizar”.

(7) Enric JULIANA, “La hora terca” a La Vanguardia (7-07-19)

(…) “Iglesias quiere estar en el gobierno para proyectar fuerza. Sabe que el Podemos ministerial sería objeto de una crítica feroz y constante, que le reforzaría. Las tormentas mediáticas han hecho crecer al personaje y al partido. El placaje constante les fortalece. La imagen de partido vetado por el poder es el principal capital de Podemos en estos momentos. Algunos estrategas de Madrid aún no se han enterado.
Sánchez no quiere un gobierno colonizado mediáticamente por Iglesias. No quiere escorarse tanto a la izquierda, después de haber recuperado por la izquierda el liderazgo del PSOE y el gobierno. Quiere ocupar un amplio espacio central como Macron en Francia. Quier tener vías de interlocución con la derecha. Quiere tener las manos libres ante lo que pueda ocurrir en Catalunya después de la sentencia. Quiere romperle las piernas a Rivera. Quisiera ser el presidente de España durante un largo ciclo.
Si Rivera no cede, si Casado no ofrece la abstención en el último minuto, si Vox no comete una surreal locura (podrían abstenerse para castigar a Rivera), si la Comunidad de Madrid no estalla, y si Iglesias no acaba aceptando, –ante la amenaza de repetición electoral–, una presencia miniaturizada de Podemos en la estructura gubernamental, la investidura no tiene salida.
¿Elecciones el 10 de noviembre? El PSOE rompiendo las piernas a Ciudadanos y a Podemos, consagrado definitivamente como el nuevo partido central. El PP reabsorbiendo a la mitad del electorado de Vox. El gran regreso del bipartidismo. He ahí un magnífico sueño para una noche de verano. La patronal CEOE ya apuesta abiertamente por la repetición de las elecciones.
Unas elecciones con la sociedad perpleja y cansada. Unas elecciones con más del 32% de la ciudadanía convencida de que la política es el segundo mayor problema del país después del paro (CIS de junio). Unas elecciones sin el miedo a Vox movilizando a la izquierda. Unas elecciones con Podemos victimizado como el partido vetado por el poder. Unas elecciones con la sentencia catalana encima de la mesa. El 16 de octubre se cumplirán dos años del ingreso en prisión de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, acusados de rebelión. Para ese día, el Tribunal Supremo quisiera tener emitida la sentencia.
Serían las elecciones de la sentencia catalana, a menos que el juez Manuel Marchena tuviese una especial comprensión por la estrategia de Moncloa”.

(8) Ignacio JURADO, “El multipartidismo y la formación de gobiernos” a Piedras de Papel (8-07-19)

(…) “La responsabilidad de este período extendido de formación (por ahora infructuosa) de gobierno es sin duda de nuestros políticos. Nadie parece dispuesto a moverse un ápice de su posición y este inmovilismo es irresponsable. No obstante, tenemos que ser conscientes que los políticos actúan conforme a unas reglas y nuestra Constitución está diseñada para un sistema bipartidista. El sistema actual asume, principalmente, que uno de los dos grandes partidos tiene una probabilidad alta de obtener mayoría absoluta y, si no es así, formaciones pequeñas, probablemente nacionalistas, intercambiarán algunas políticas por un apoyo en la investidura y la legislatura. En cambio, la transición hacia el multipartidismo que hemos vivido en España y el movimiento hacia el independentismo del nacionalismo catalán ha creado un desajuste entre las reglas de formación de gobierno y la realidad sobre la que se debe formar gobierno.

En primer lugar, el sistema español de investidura requiere una votación positiva en el Parlamento (…) Otro factor que dificulta la formación de gobierno en el multipartidismo es la ausencia de plazos para la primera investidura. (…) Por último, otro factor que dificulta la formación de gobierno en nuestro escenario multipartidista es la moción de censura constructiva (…)

Estas reglas, obviamente, dotan de mucha estabilidad a los gobiernos, que es lo que la Constitución buscaba. La contrapartida es que ralentizan la formación de los mismos. Si los partidos saben que, una vez invistan a un candidato, no van a poder retirarle el poder con facilidad (no en vano, solo hemos tenido una moción de censura exitosa en cuarenta años) y que, además, ni siquiera serán imprescindibles para los presupuestos, se lo pensarán dos veces antes de otorgarle la confianza (José Fernández-Albertos ahondaba en esta idea hace ya tres años aquí).
Estos son algunos factores institucionales que dificultan la formación de gobierno en un entorno multipartidista. Las reglas no han sido problemáticas en más de tres décadas de democracia, pero el cambio en nuestro panorama político conlleva también repensar el marco institucional Sería buena idea que si en algún momento abrimos el melón de la reforma constitucional, utilicemos la oportunidad para actualizar unas reglas que hoy parecen poner más obstáculos que facilitar la gobernabilidad”.

(9) Javier MARTÍNEZ CANTÓ, “¿Por qué el PSOE no quiere a Podemos en el Gobierno?” a Agenda Pública (10-07-19)

(…) “Los dos [PSOE y Podemos] tienen razones para mantenerse inflexibles. Para Podemos, entrar en el Gobierno es su forma de crecer como partido tras unos malos resultados en las elecciones locales y autonómicas. Necesita rehacer su estructura territorial y formar a cuadros medios para disminuir su dependencia del binomio Iglesias-Montero. Entrar en el Ejecutivo le permitiría desarrollar esta estrategia con la que poder enfrentarse, desde una posición de fuerza, a una versión nacional de Más Madrid. Además, necesita asegurarse de que el PSOE cumpliría lo pactado, y no existe mejor forma de controlar la acción de gobierno que desde el propio Consejo de Ministros.
Por su parte, el PSOE teme un Ejecutivo bicéfalo, descoordinado e incapaz de imponer su agenda política. Además, es necesario tener en cuenta como el grado de colaboración con Podemos puede afectar a las mayorías que un Gobierno del PSOE puede alcanzar en el Congreso de los Diputados, y con ello a la estabilidad gubernamental” (…)

(…) “Cuando Vox, PP y C’s desaparecen de la aritmética parlamentaria, el poder negociador de ERC prácticamente se duplica. Una fuerza que, si a priori parece dispuesta a pactar con el PSOE, su posición siempre dependerá de eventos fuera del control gubernamental como la sentencia del juicio sobre el caso procés o la convocatoria de elecciones anticipadas en Cataluña.
Un Ejecutivo formado únicamente por ministros del PSOE poseería mayor capacidad de maniobra parlamentaria, incluso si tuviera a ministros independientes de la órbita de Podemos, pues reduciría su dependencia de los partidos nacionalistas y poseería una mayoría alternativa con la que presionar a Podemos y a otros socios. El principal dilema es que, para apoyar la investidura, la formación liderada por Pablo Iglesias necesita garantías de que el PSOE cumpliría lo pactado y no buscaría mayorías alternativas con el centro-derecha al cabo de pocos meses; mientras que el PSOE teme verse las manos atadas durante el resto de la legislatura si el apoyo de Podemos le impide llegar a cualquier tipo de acuerdos con PP o Ciudadanos, y las posibles demandas de ERC les resultan inasumibles.”.

(10) Daniel SARMIENTO, “El ‘procés” llega al Tribunal de Justicia de la Unión Europea” a Agenda Pública (5-07-19)

(…) “¿Qué pasará ahora? Para empezar, la Sala ha solicitado al Tribunal de Justicia que tramite la cuestión prejudicial mediante el procedimiento acelerado. Motiva correctamente que, en este caso, no concurren los requisitos para la tramitación de una cuestión prejudicial de urgencia, pero sí para un procedimiento acelerado. En la práctica, ha habido procedimientos acelerados aún más expeditivos que prejudiciales de urgencia (véase, por ejemplo, el ‘caso Melki’). Y no hay nada que le guste más al Tribunal de Justicia que demostrar su capacidad de reacción, especialmente con los casos mediáticos (véase, por ejemplo, el ‘asunto Wightman’ sobre la revocabilidad del Brexit). Por tanto, es probable que esta cuestión prejudicial se resuelva rápidamente y que a la vuelta del verano, o en octubre como muy tarde, tengamos una decisión.
Ahora bien, el Tribunal Supremo ha remitido un texto tan impecablemente construido que al Tribunal de Justicia le va a ser difícil apartarse de la senda que le han trazado. Incluso en el supuesto de que éste responda en el sentido contrario al que apunta el TS en su primera pregunta, el auto abre la puerta a otras opciones que podrían ser satisfactorias para el Tribunal de Justicia, pero que dejarían la última palabra en manos del Supremo. La estrategia de Marchena es clara: si me dan la razón a la primera pregunta, no hay que contestar a las demás. Y si no me la dan, la respuesta a las demás preguntas permite que el Tribunal de Justicia le lance un guante al Supremo, con esa coletilla tan habitual en la jurisprudencia europea, con la que se sientan criterios generales, pero recordando que se trata de ‘circunstancias que corresponde al tribunal de reenvío determinar’”.

(11) Lola GARCÍA, “La maltrecha unidad independentista” a La Vanguardia (7-07-19)

“El deterioro de las relaciones entre los dos grandes partidos independentistas, ERC y Junts per Catalunya, es cada vez mayor. Conforme se acerca la posibilidad de elecciones, el enfrentamiento entre ambas formaciones se acentúa. Pero antes de lanzarse a la pugna electoral, queda el reto de afrontar una respuesta conjunta a la sentencia del Tribunal Supremo, prevista para octubre.
Carles Puigdemont y Oriol Junqueras hace tiempo que abandonaron cualquier intento de reconciliación. Ambos están inmersos en la batalla judicial para ser eurodiputados y gozar de inmunidad, pero cada uno emplea una estrategia diferente. La del expresident es más efectista, pero quizá tiene más posibilidades de ser efectiva la del líder de ERC. Aunque en el Tribunal Supremo están convencidos de que ninguna de las dos vías tendrá éxito, la de Junqueras ha llevado al juez Manuel Marchena a elevar consultas con el Tribunal de Justicia de la UE, algo inédito.
También ambos siguen estrategias diferentes sobre la política española. Mientras ERC se muestra partidaria de abstenerse para facilitar la investidura de Pedro Sánchez, en el caso de Puigdemont la primera respuesta a ese interrogante fue un no rotundo, aunque en los últimos días ha abierto la puerta a una posible abstención. El grupo de JxCat en el Congreso está dividido al respecto.
Pero el punto álgido de tensión entre los dos socios del Govern ha llegado con los pactos posteriores a las elecciones municipales. Y la gota que ha colmado el vaso ha sido el acuerdo entre el PSC y JxCat para gobernar la Diputación de Barcelona, relegando a Esquerra. Los republicanos pusieron el viernes el grito en el cielo y Sergi Sabrià anunció que “tendría consecuencias”. Para ERC, la pérdida de este ente supramunicipal supone una bofetada tras quedarse sin la alcaldía de Barcelona” (…)

(12) Xavier ARBÓS, “La ley de claridad: un trasplante difícil” a El País (9-07-19)

(…) “Desde nuestra perspectiva, las cosas están bastante claras a la luz de la Constitución: las comunidades autónomas no pueden hacer referendos unilaterales, y no es posible un referéndum de autodeterminación. No creo que tenga mucho sentido evocar la ley canadiense. Tal vez se pretenda crear un marco mental de aquellos a los que se refiere Lakoff (No pienses en un elefante). Si de lo que se trata es de que por esa vía nominal nos impregnemos de la cultura política canadiense, bienvenida sea. Pero me parece que es un camino equivocado, porque no es cuestión ni de marcos mentales ni de relatos. Es algo más sustancial, que incluye respeto a la ley y a la diversidad, indisociablemente unidos en la búsqueda de soluciones prácticas a los problemas políticos. Parece claro”.

(13) Oriol BARTOMEUS, “Del ‘En català, si us plau’ al ‘En català, collons!’” a La ciutat llunyana (8-07-19)

(…) “No és només que el català no es pugui imposar, és que no volem que s’imposi. El català no pot ser mai una llengua d’imposició via DOGC. No només perquè no té la força per fer-ho (és al·lucinant que els que assumeixen que no la té creguin que pot imposar-se), sinó perquè els catalanoparlants no hauríem de voler imposar la nostra llengua. I no només pel fet de saber com se les dóna la imposició d’una llengua sobre una altra (mireu les dades sobre escriptura en català de bona part de la generació de catalanoparlants educada en el franquisme), no només perquè és impossible que el català s’imposi al castellà, sinó perquè sabem (o ho hauríem de saber) que intentar imposar la llengua l’únic que faria és rebentar el país.
Les dades ens diuen que hi ha tants catalans que consideren la seva llengua pròpia el català com el castellà (44% cadascun, amb un 9% que assenyala les dues per igual). De debò algú creu que la meitat del país renunciarà a la seva llengua? És que ho van fer els catalanoparlants durant el franquisme?
Al català li queda molt camp per córrer. A la justícia, als mitjans, també en el seu reconeixement per part de l’Estat com a llengua en situació d’igualtat amb el castellà i les altres llengües. Tot això, però, no pot legitimar una ofensiva que només pot dur al conflicte dins de Catalunya, un conflicte que hem aconseguit evitar durant cinquanta anys, un període en el que el català ha esdevingut la llengua principal en molts àmbits i ha aconseguit quelcom que als anys seixanta era una quimera: el bilingüisme real de pràcticament tota la població, independentment de la seva llengua materna.
Al català no el matarà que els nens i les nenes parlin en castellà als patis de les escoles. No el matarà Rosalía. El matarà l’obsessió d’aquells que creuen que ha arribat el moment de fer un país monolingüe”.

(14) Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN, “El feminismo que nació con Beauvoir” a El País (7-07-19)

(…) “De ahí deriva la famosa sentencia de Beauvoir: ‘No se nace mujer: se llega a serlo’. Regalaba con ella al feminismo, y a toda la humanidad, una de las formulaciones más revolucionarias de todos los tiempos, hasta el punto de que todo lo que ha venido después casi es una nota a pie de página de su pensamiento.
Nacería en ese momento la idea del género como categoría analítica, como base para explicar por qué esa diferencia entre hombres y mujeres no es natural sino accidental. Aparece entonces la famosa distinción sexo/género, esa dicotomía entre el determinismo biológico que, desde Aristóteles, afirmaba que ‘La hembra es hembra en virtud de una determinada carencia de cualidades’, y el otro lado de la moneda: la construcción de lo femenino como un hecho cultural, un atrevimiento audaz y genial que tensionaba la importancia de la tradición en el condicionamiento de la mujer, forzada por la costumbre a adoptar roles considerados socialmente inferiores. El feminismo de Beauvoir se reivindicaba, así, como humanismo, reclamando para las mujeres la energía creativa y las capacidades que le habían sido negadas históricamente.
A partir de ahí, todo el feminismo contemporáneo ha sido y es un diálogo con su libro inaugural: desde el feminismo de la diferencia de Carol Gilligan hasta la implosión del pensamiento queer auspiciado por Judith Butler, pasando por el feminismo radical de Kate Millet, los feminismos poscoloniales y multiculturales o el feminismo negro. Haría falta un largo recorrido por esa gran conversación para comprender la evolución y la riqueza de todos los enfoques teóricos que, con gran capacidad crítica, han ido diseccionando la obra de Beauvoir desde el reconocimiento.
El feminismo de la diferencia seguiría la estela del constructivismo de Beauvoir para señalar que la educación importa, por supuesto, pero que una educación basada en el cuidado y la empatía no debía centrarse únicamente en las niñas sino que podría ser provechosa para hacer un mundo mejor si se extendiera a todos los seres humanos, sin distinción.
Más adelante, el proyecto de tornar positivo el significado histórico de ‘la cultura de la mujer’ aparecería de la mano de propuestas artísticas como las de Judy Chicago y su The Dinner Party, o en los escritos subversivos de Julia Kristeva y de Luce Irigaray. Ellas intentan dar la vuelta a las enseñanzas de una Beauvoir vista ya como la madre del pensamiento feminista contemporáneo. Finalmente, ese diálogo para el que Beauvoir había abierto la puerta y que mantenía inalterable la distinción sexo/género explosionaría con la fabulosa entrada del paradigma de la corporalidad con otra gran maestra del feminismo y el pensamiento: la formidable Judith Butler.
Si es cierto que cuando un autor es demasiado poderoso puede llegar a funcionar como un grillete mental, en el caso de Simone de Beauvoir, la recepción de su obra fue más bien un gigantesco primer escalón que nos elevó hacia la conciencia crítica. Muchas de aquellas primeras reflexiones sobre la dignidad humana, la creatividad y la autonomía de la mujer siguen considerándose hoy una auténtica mina para el feminismo. El segundo sexo a los 70 sigue siendo un brillante pozo sin fondo repleto de preguntas que abren el mundo de las mujeres, pero también de los hombres, a nuevas posibilidades y horizontes de libertad”.

(15) Conversa amb Nicco MELE a Agenda Pública (10-07-19): “Necesitamos algoritmos que privilegien la calidad”

(…) “Europa ha liderado el camino con el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) y, si quiere que le diga la verdad, creo que es un ejemplo del declive de la influencia global de Estados Unidos. Éste es uno de los primeros asuntos políticos en décadas en el que Estados Unidos no ha sido líder. Recientemente, cuando la UE y la FCC aprobaron las legislaciones sobre la neutralidad de la red, la Administración Obama estableció un estándar global que fue adoptado, con modificaciones, en muchas otras partes del mundo. Y ahora vamos a ver que el GDPR de la UE se convertirá esencialmente en un estándar global.
El GDPR es bastante interesante, porque plantea desafíos técnicos en unas empresas que, fundamentalmente, hacen dinero con nuestros datos: qué hago cuando estoy en línea lo convierten en opciones para que los anunciantes lleguen a mí, y así se monetiza mi comportamiento, mis hábitos en línea. Utilizo el servicio de forma gratuita, pero pago por él vendiendo mis hábitos y mis datos a los anunciantes. Pero el GDPR tiene como principio que los usuarios necesitan más control de sus propios datos, y que el péndulo giró demasiado en una dirección. Y eso puede adquirir muchas formas regulatorias potenciales, pero en la raíz de todo esto está quién posee los datos. El GDPR dice que los usuarios necesitan un mayor control sobre ellos” (…)