FOCUS PRESS 159

Com era previsible, la publicació de la sentència de la Sala Segona del Tribunal Suprem sobre el procés s’ha convertit en el centre de l’actualitat i  les seves radiacions contaminaran durant força temps la vida política catalana i espanyola, començant per les eleccions generals del 10-N.

El contingut jurídic de la sentència, amb els seus fets provats, els fonaments de dret, el judici de tipicitat, el judici d’autoria i, finalment, les penes imposades requereix d’una lectura atenta i serena, ben lluny de la impaciència mediàtica que, tot just publicada, exigia als experts interpretacions sobre la marxa i als polítics pronunciaments contundents (Antoni Gutiérrez-Rubí).

De les primeres valoracions dels juristes que s’han atrevit a opinar en aquest context, destaca que el Tribunal hagi descartat el delicte de rebelió i optat pel delicte de sedició (Gonzalo Quintero, Rafael Mateu de Ros,  Xavier Vidal-Folch, editors de Hay Derecho,  Diego López Garrido [1]). Una decisió que ha rebut crítiques dels defensors de la teoria del cop d’Estat (Jorge de Esteban) i, al mateix temps, dels que consideren que la interpretació de la sedició que es fa a la sentència obre la porta a una jurisprudència lesiva per a les llibertats democràtiques de manifestació i protesta (Joaquim Bosch, José Luís Martí [2],  Antoni Bayona,  Margarita Bonet). També es subratlla la duresa de les penes imposades, matisada, però, per la decisió de no limitar l’aplicació dels beneficis penitenciaris als que tinguin dret els condemnats (Lola García, José María Brunet). Es valora la cura extrema dels magistrats per blindar-se davant les al·legacions sobre possibles violacions de les garanties processals i altres drets dels encausats (Pere Lluís Huguet, José Antonio Zarzalejos). I s’han reiterat les crítiques sobre l’ús abusiu de la presó preventiva, justificada per una acusació de rebelió finalment descartada (Javier Pérez Royo). Per a Jordi Nieva es tracta d’una sentència salomònica que no acontentarà ningú, però, segons Víctor Lapuente, aquesta és precisament la virtut de la justícia en un Estat democràtic. És també força interessant, la lectura entre línies de la sentència que proposa Carlos Sánchez  [3], de la que n’extreu vuit missatges del Tribunal als polítics en relació a les ambigüitats i insuficiències legals sobre la violència, la sobirania, la sedició (veure l’apunt històric d’Enric Ucelay da Cal), i també sobre el paper de l’acusació popular, la fonamentació del dret a decidir, la interferència dels polítics en la Justícia, l’efectivitat de les euroordres i, finalment, sobre el tercer grau penitenciari.

Bona part de les valoracions periodístiques de la sentència i els seus efectes giren entorn del desig de passar pàgina, aprenent dels errors comesos (Josep Martí Blanch, Lluís Bassets),  i el retorn de la política per afrontar un conflicte enquistat (Juan Rodríguez Teruel  [4], Joan Tapia, Andreu Claret, Jordi Amat, Paola Lo Cascio). Ara bé, l’independentisme per fer política realista ha de superar la seva desorientació estratègica i cercar nous lideratges (Jordi Juan, Francesc-Marc Álvaro, Kepa Aulestia, Enrique Gil Calvo). Un gir molt complicat enmig de l’impacte emocional de la sentència en el món independentista (Martí Saballs),  que amplifica un sentiment de desafecció molt interioritzat (Enric Company, Lluís Bassets). Des de la perspectiva espanyola, és molt significatiu l’informe del Real Instituto Elcano [5] sobre el conflicte independentista a Catalunya, amb propostes concretes per la millora   de l’autogovern català.

Tanmateix,  la necessitat de mirar lluny topa amb l’esclat de la protesta contra la sentència en ple període electoral. Una protesta independentista, animada des de les institucions de la Generalitat i de la televisió pública, però delegada en les  organitzacions ANC, Òmnium, CDRs i Tsunami Democràtic, pot acabar dominada per la dinàmica  dels disturbis violents dels sectors més radicals (Xavier Vidal-Folch, Jordi Mercader) [6]). Les reticències en la condemna de la violència i les tensions entre els partits del Govern sobre l’actuació dels Mossos (Lola García, Enric Juliana) abona la imatge d’un buit d’autoritat (Isabel Garcia Pagan, Guillem Martínez, Ignasi Guardans) que és un incentiu pels qui pressionen el Govern de Pedro Sánchez per aplicar la Llei de Seguretat Nacional o l’article 155 (Enric Juliana, Antonio Arroyo Gil). En cas de no superar-se racionalment aquesta crisi d’ordre públic, els costos per a les institucions d’autogovern catalanes poden ser altíssims, tot allunyant-se les  possibilitats d’iniciar el difícil camí del diàleg polític (Josu de Miguel, Rafael Jorba).

Òbviament, les radiacions de la sentència contaminen plenament les eleccions del 10-N i reafirmen els interrogants sobre l’aposta de Pedro Sánchez (Enric Juliana, Milagros Pérez Oliva, Elena Alfaro, Lucía Méndez) d’aprofitar la situació d’incertesa política per millorar posicions electorals a cavall d’una “majoria cautelosa”.

Les estimacions de les enquestes més recents, però anteriors a la sentència del  TS, (Sigma Dos/El Mundo, Celeste-Tel/eldiario,  GAD3/ABC, Sociométrica/El Español, i projeccions de Kiko Llaneras, Carles Castro/Laura Abelló, Endika Núñez i Pablo Medina/Hugo Garrido)  alimenten aquests dubtes: el PSOE obtindria un resultat similar al del 28-A; mentre que el PP experimentaria una forta pujada a costa de l’enfonsament  de Ciudadanos, que ho seria encara més sense la resistència de Vox; Unidas Podemos baixaria sense enfonsar-se, mentre que les possibilitats de Más País semblen modestes; i en el conjunt dels partits nacionalistes i regionalistes perifèrics no es preveuen canvis substancials, amb l’excepció de l’aparició de la CUP.

Sobre els altres factors que podrien tenir influència electoral, veure l’anàlisi de Raymond Torres sobre la conjuntura econòmica i una entrevista a Nadia Calviño. Pel que fa a l’exhumació de les despulles de Franco, veure els articles d’Enric Juliana i Teodoro León Gross i el comentari de Javier Pérez Royo sobre l’anomalia dels Acords amb la Sant Seu de 1979.

En l’àmbit internacional, l’atenció està centrada en la nova crisi a l’Orient Mitjà provocada per l’ofensiva de Turquia al nord de Síria (Jesús A.Núñez Villaverde, Ricardo Ginés [7]) que afecta greument els kurds assentats a la zona (Jorge Dezcallar, Enric González), abandonats a la seva sort pels Estats Units (Luis Sánchez-Merlo), davant l’ambigua posició europea (Francisco Veiga).

La decisió de Donald Trump és una mostra mes de l’erràtica política nordamericana seguida a l’Orient Mitjà (Martin Indyk), en consonància amb la irresponsable demolició de la tradició diplomàtica nordamericana (William J.Burns) [8]. Es tracta de qüestions majors (Lluís Bassets) que, probablement, tenen poc pes en el procés polític que s’ha obert contra Trump (Xavier Arbós), però que tindran conseqüències nefastes pel prestigi i la influència dels Estats Units en el futur (Andrés Ortega).  Sense descartar que una deriva radicalitzada de Trump instal·li en els Estats Units un clima de guerra civil, com alerten alarmats Gérard Grunberg  [9] i Fareed Zakaria. Mentre, en el procés de les primàries demòcrates, Elizabeth Warren (Nate Silver, Amanda Mars) ja disputa la primera posició a un Joe Biden, víctima indirecta de l’embolic ucrainià de Trump.

Atenció també als diversos procesos electorals en curs a Amèrica Llatina, amb  els comicis a l’Argentina (Mariana Llanos), Uruguai (Daniel Chasquetti) i Bolívia (Andrés Santana, Fernando Mayorga), on les opcions d’esquerres parteixen com a favorites (Jorge Galindo) [10]. Mentre, s’apaivaga la crisi política a l’Equador amb la retirada d eles mesures anti-austeritat per part del govern de Lenin Moreno (Elena Casanovas).

També és ressenyable la concessió del Premi Nobel de la Pau a un dirigent africà, el president d’Etiopia Abiy Ahmed per la seva iniciativaper posar fi al conflicte fronterer amb Eritrea (José Naranjo, María Ramírez).

Nou gir de guió en les negociacions del Brexit (Enrique Feás): in extremis s’arriba a  un acord entre la Unió Europea i el Regne Unit (Nacho Alarcón),  subjecte tanmateix a una tramitació al Parlament britànic de resultat incert (Xavier Vidal-Folch).

A les eleccions legislatives a Polònia, els nacionalpopulistes de Llei i Justícia revaliden la seva victòria (Fernando Casal/Piotr Zagórski, Martin Zaborowski), però perden la majoria al Senat. Veure també la visió crítica de Lech Walesa sobre la situació política polonesa.

I a Portugal, António Costa opta per governar en solitari (Manuel Castells), alineant-se amb un corrent de fons refractari a incorporar als governs les esquerres més enllà de la socialdemocràcia (Maria Antonia Sánchez-Vallejo).

Per acabar, unes referències sobre cultura i pensament.

En primer lloc, la concessió del Nobel d’Economia a Esther Dufflo, Abhijit Banerjee i Michael Kremer, representants d’un corrent pragmàtic d’economia aplicada  a l’experimentació de polítiques públiques per eradicar la pobresa (Sophie Fay, Hugo Cuello, Eva O.Arceo [11]).

En segon lloc, un paper de José Maria Maravall [12]sobre el socialisme liberal publicat per la Fundación Felipe González, on Maravall examina les diverses posicions sobre les relacions entre socialisme i liberalisme.

En tercer lloc, una reflexió suggerent de Ferran Caballero [13]sobre la utilització banal del concepte de populisme.

I, finalment, la necrológica que publica The New York Times de Harold Bloom, [14] un dels últims gegants vivents de l’humanisme occidental.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Diego LÓPEZ GARRIDO, “La sentencia de la no rebelión” a El Confidencial (16-10-19)

“Cuando en 1995 aprobamos el Código Penal de la democracia, los diputados que integramos la ponencia del proyecto de ley y que luego fuimos portavoces en la comisión en el pleno dimos especial importancia a la redacción del delito de rebelión (art. 472). Era una decisión política clave para un país con una presencia tan acusada de los partidos nacionalistas vascos y catalanes.
Había que prohibir la segregación o fragmentación del territorio español y darle la correspondiente trascendencia penal. Pero, a la vez, había que permitir que en el ideario de un partido o de un grupo de personas estuviera como objetivo la independencia de una parte del territorio nacional. ¿Cómo resolver ese problema?
El proyecto de código del Gobierno no era suficiente, porque penalizaba una declaración de independencia de esas características, uniéndola a una acción de ‘alzamiento’, concepto demasiado indeterminado. De ahí que en el debate parlamentario se incluyese, mediante una enmienda transaccional, con el apoyo de todos los grupos —salvo el Grupo Popular—, la exigencia de violencia para que exista un delito de rebelión.
Pero no cualquier violencia, sino aquella que haga creíble la posibilidad de que el Estado español se divida o se rompa, porque el propósito del Código Penal no es prohibir una mera declaración política, es impedir que la independencia se produzca en la realidad. Y una secesión real solo es posible desencadenando una violencia de gran magnitud, es decir, una insurrección masiva, con ocupación de infraestructuras esenciales, instituciones y territorio por la fuerza, con la utilización incluso de armas.
Una fuerza que obligaría al Congreso de los Diputados a autorizar o decretar el estado de excepción o de sitio; en este último caso, con la intervención de las fuerzas armadas, una de cuyas funciones es salvaguardar la integridad territorial de España. Esos estados no se decretaron —porque no fue necesario— en septiembre y octubre de 2017 en Cataluña. No se dieron las condiciones o hechos que son propios de un delito tan grave como la rebelión, que implica un atentado creíble —no imaginado o deseado— a la integridad territorial y, por tanto, a la Constitución española.
Pues bien, esto es lo que ha entendido el Tribunal Supremo en su sentencia sobre el llamado ‘procés’. Ha entendido que, haya existido o no una declaración de independencia —confusa y controvertida—, lo que no ha habido es una rebelión, porque en ningún momento estuvo en riesgo la integridad territorial española. Nunca pensaron el independentismo y sus líderes procesados separarse del Estado mediante el uso de una violencia insuperable por este.
A mi juicio, lo más relevante de la sentencia del Tribunal Supremo es precisamente esto. Que el delito de rebelión exige algo más que desórdenes públicos o acciones tumultuarias puntuales, junto a declaraciones independentistas. Por eso no la llamo la sentencia de la sedición, sino la sentencia de la no rebelión. Eso es lo más importante, jurídica y políticamente. En España, declarar la independencia de una parte del territorio no es delito. Es inconstitucional y nulo, como ha fallado el Tribunal Constitucional. Pero no es delito. Ni de rebelión ni de sedición” (…)

(2) José Luís MARTÍ, “Un exótico derecho. Protesta y sedición en la sentencia del procés” a CTXT (15-10-19)

(…) “En primer lugar, hay que señalar un acierto de la sentencia. La imputación de rebelión, que recordemos permitió en un primer momento la suspensión de los derechos políticos de algunos de los presos en aplicación del –probablemente inconstitucional– artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y cargar las tintas para justificar una injustificable prisión provisional que ha durado dos años, ha quedado rechazada de plano en el punto tercero del Juicio de Tipicidad al no haberse probado el tipo de violencia necesaria para alcanzar ninguna de las finalidades contempladas por el artículo 472 del Código Penal. Tal y como ya habían dicho los tribunales de Schleswig-Holstein, Bélgica, Gran Bretaña y el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas, no se produjeron en los hechos de 2017 actos de violencia destacable suficientes para constituir dichos delitos. Se dice que hubo violencia, entendida de forma extensiva como intimidación grave, tanto el día 20 de septiembre en el cerco a la Consellería de Economía como el 1 de octubre en la movilización del referéndum. Pero esa violencia no era instrumental y funcional a los fines recogidos por el art. 472 CP que regula la rebelión (después volveré sobre este punto). Pero es que además tampoco se daba el elemento subjetivo del tipo penal de la rebelión, pues, nos sigue diciendo la sentencia, los acusados eran plenamente conscientes de la imposibilidad real de derogar o suspender el orden constitucional, y simplemente se dedicaron a engañar a la ciudadanía al respecto. Celebremos esto. Que se absuelva a los acusados de rebelión evita un escándalo internacional descomunal y un nivel de injusticia que sería difícilmente soportable …”

“En definitiva, la interpretación extensiva que el TS hace del artículo 544 CP pone en jaque nuestros derechos democráticos, y en este sentido es injusta y peligrosa. Pero es que además es jurídicamente incorrecta, pues como es sabido el código penal, ante la duda, debe ser siempre interpretado de forma restrictiva y a favor de los acusados. Y si además hay derechos fundamentales en juego, como en este caso el derecho de manifestación, la interpretación debe ser doblemente restrictiva. Por eso, incluso aquellos que alberguen dudas sobre lo que he dicho hasta ahora, pero admitan que mis argumentos pueden mantener alguna plausibilidad, deberán optar por la interpretación más restrictiva del delito de sedición, y deberán concluir conmigo que la condena por sedición a los 9 acusados del procés no es admisible constitucionalmente” (…)

(3) Carlos SÁNCHEZ, “Los ocho recados que envía Marchena (entre líneas) a los políticos” a El Confidencial (16-10-19)

“Se suele afirmar que los jueces hablan a través de las sentencias o los autos que firman, pero una cosa es lo que se escribe —lo visible— y otra muy distinta lo que se quiere decir entre líneas, y que, a menudo, solo se sugiere de forma velada. Subrepticia. Hasta el punto de que a veces lo subterráneo, lo oculto tras la farfolla legal, es tan importante como los propios fallos judiciales.
Y la sentencia del ‘procés’, en este sentido, es un monumento a expresiones y juicios de valor, muchos de ellos alejados de lo estrictamente penal, que, en realidad, hay que leer a la luz de la hermenéutica jurídica. Ya se sabe, el arte de interpretar un texto legal. Probablemente, porque los magistrados del Supremo, que han firmado una sentencia muy política en el sentido literal del término, han intentado pasar por encima de polémicas estériles y, de paso, no dar pie a recursos que pongan en apuros la sentencia ante instancias europeas o ante el propio Tribunal Constitucional (aunque esto sea más difícil). Pero también porque han querido enviar algunos recados a los políticos a través de un fallo que se estudiará en las facultades de Derecho.
Eso explica que buena parte de las 493 páginas sean en realidad un delicado equilibrio entre lo jurídico y lo político. Entre lo que se puede decir y lo que se quiere sugerir. En particular, en cuestiones como la definición penal del término ‘violencia’, la personación de los partidos en procedimientos penales, la interferencia de los políticos en el juicio o la cuantificación de la malversación, que se limita a poco más de 250.000 euros, muy lejos de los más de 1,6 millones (posteriormente ampliados) que llegó a calcular el juez Llarena en su auto de procesamiento de mayo de 2018.

1.- La violencia
El primer mensaje está destinado a los redactores del artículo 472 del Código Penal, que es ciertamente vago e impreciso (¿cómo se mide el grado de violencia?), lo que obliga a los magistrados —las sentencias son también fuente del derecho— a interpretarlo por su cuenta y riesgo. Por cierto, dejando al pie de los caballos al instructor Llarena y a la propia Fiscalía, que habían interpretado el 472 de forma verdaderamente expansiva; probablemente, porque al calificar los hechos como rebelión, lo que en realidad se buscaba (artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) era que los ahora condenados no pudieran acceder a cargo público, lo que se consiguió.
Para ello, el juez Llarena y la propia Fiscalía abarataron el concepto de ‘violencia’. Pese a que uno de los ponentes de la reforma del Código Penal, el catedrático Diego López Garrido, ha dejado por escrito que “los legisladores de 1995 entendimos por rebelión una sublevación o insurrección con visible ostentación de fuerza física y con capacidad para llevar a cabo esa finalidad, evidentemente contraria a la Constitución”. Esa ambigüedad que se refleja en el texto, en todo caso, es lo que explica la controversia sobre si hubo utilización de la violencia, a menudo confundida con desórdenes violentos.
Los magistrados, en aras de no polemizar, lo plantean de una manera inteligente: “Responder a si hubo o no violencia no se puede hacer con un monosílabo”. Es decir, sí o no, ya que ello supondría “incurrir en un reduccionismo analítico que esta sala —por más que se haya extendido ese discurso en otros ámbitos— no puede suscribir”. Es más, según la sentencia, “la violencia tiene que ser una violencia instrumental, funcional, preordenada de forma directa, sin pasos intermedios, a los fines que animan la acción de los rebeldes”. Estamos, por lo tanto, ante un tribunal que no solo es sentenciador sino, también, legislador. Sin duda, porque la técnica jurídica utilizada en su día fue deficiente para un asunto tan grave, lo que explica que ahora algunos partidos quieran reformar el texto. Los jueces no solo interpretan las leyes sino que legislan.

2.- La protección del Estado
La sentencia no solo tiene transcendencia penal sino que también incorpora consideraciones que tienen más que ver con el derecho constitucional o, incluso, con el debate político. Los magistrados sugieren entre líneas que hay que revisar el concepto de soberanía, pero no en los términos que pretenden los independentistas. Muy al contrario, recuerdan que “la protección de la unidad territorial de España no es una extravagancia” sino que, por el contrario, está presente en la práctica totalidad de las constituciones europeas. La Constitución francesa, por ejemplo, deja muy claro que “Francia es una República indivisible”.
Ahora bien, dicho esto, se sugiere que “asistimos a una transformación de la soberanía, que abandona su formato histórico de poder absoluto, y se dirige hacia una concepción funcional, adaptada a un imparable proceso de globalización”. Es decir, una especie de suavización del concepto de soberanía, pero en un sentido centrífugo (hacia afuera) y no centrípeto (hacia dentro), como buscan los soberanistas. Si algún día se reforma la Constitución, aquí está el mensaje, los ponentes tienen trabajo por delante para definir a la luz del siglo XXI el término ‘soberanía’, que durante dos siglos ha sido el elemento esencial del Estado-nación.
En todo caso, el mensaje es claro: “Ningún texto constitucional es perfecto”, dicen los magistrados. Es más, en su opinión, “su presentación como un bloque jurídico hermético, cerrado a cualquier propuesta de reforma, va en contra del propio significado del pacto constitucional. No existen los consensos perpetuos”. Todo un recado para los legisladores que no han tocado la Constitución (salvo el artículo 135 y un pequeño inciso para que votaran los extranjeros en las municipales) en 40 años de democracia.
3.- La sedición
El tribunal lanza dos mensajes. Uno a los soberanistas. Es una “contradicción insalvable”, asegura, proclamar la independencia e inmediatamente después “dejarla sin efecto para volver al punto de partida y reclamar, no la independencia, sino la negociación con un ente soberano del que afirma haberse desgajado, aunque solo temporalmente durante unos pocos segundos”.
El segundo recado va dirigido a los constitucionalistas. Como se sabe, la sedición exige el alzamiento tumultuario con la finalidad de derogar la efectividad de leyes o el cumplimiento de órdenes o resoluciones de funcionarios en el ejercicio legítimo de sus funciones, pero “no faltan propuestas doctrinales que propugnan una interpretación actualizada de ese alzamiento público”. Más claro agua. También hay que poner al día el concepto de sedición, que es, precisamente, el tipo penal aplicado a los principales condenados, no vaya a ser confundido con el de desórdenes públicos, mucho más benigno.
¿Y en qué consistiría esa reforma? Lo que se plantea es que también abarque la interconexión de miles de personas que pueden actuar de forma convergente, sin presencia física, a través de cualquiera de los medios que ofrece la actual sociedad de la información. Es decir, una especia de sedición telemática (a través de las redes sociales) que ponga en peligro el orden constitucional. Más trabajo para los legisladores” (…)

(4) Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “La sentencia como oportunidad” a El País (15-10-19)

(…) “Como señalaba Ran Hirschl en Towards Juristocracy, en un tiempo en el que las élites políticas se muestran demasiado débiles para afrontar problemas de especial trascendencia para la comunidad de ciudadanos a los que no ven salida fácil, por los costes políticos y electorales que pueden acarrear, estas pueden optar por trasladar el peso de la resolución a los agentes judiciales. De este modo, mediante la judicialización de la alta política, Gobiernos y Parlamentos renuncian a resolver aquellos asuntos que, en otros tiempos, hubieran quedado reservados al mundo de la decisión puramente política.
Ese era el terreno en el que siempre debió haber quedado la disputa entre el Estado y las instituciones catalanas, el de la negociación y la contención institucional. Pero una acumulación poco usual de impotencias y de errores de cálculo por parte de los máximos dirigentes en los Gobiernos de uno y otro lado deslizó el desencuentro hacia el ámbito de lo constitucional, lo legal y lo penal, en el que nunca faltarán actores judiciales predispuestos a suplir la indecisión política. Por eso la sentencia no puede significar ninguna solución para el problema de fondo, pero abre una oportunidad para que los dirigentes políticos recuperen en exclusiva su responsabilidad. ¿Con qué consecuencias y en qué condiciones? (…) En realidad, el peso de la sentencia se hará sentir después del 10-N, cuando el mapa parlamentario confirme que el esquema básico de la política española apenas habrá variado tras una década de intensa tempestad: los dos principales partidos, PSOE y PP, seguirán siendo los representantes principales, más debilitados, de los bloques que organizan la competición política, y el nacionalismo catalán, ahora más fragmentado y mutado en independentismo, la voz predominante de la tercera España indispensable para completar cualquier mayoría cualificada. Es cierto que ahora tenemos expresiones propias de los discursos más extremos, el de la nación española y el de la nación catalana. En ese escenario, el Estado tendrá que seguir planteándose cómo actualizar su plebiscito cotidiano en un proyecto común que integre a casi dos millones de independentistas catalanes.
Ciertamente, hay algunas novedades. Por primera vez, desde la sentencia del Tribunal Constitucional de 2010 sobre el Estatuto de Cataluña, los principales partidos en España podrán abordar esta cuestión sin el temor por su supervivencia. La sentencia llega en un momento de recomposición de la política española hacia el centro, en el que PSOE y PP tendrán escasos incentivos para promover reformas institucionales sin una aproximación consensual entre ambos. Esa exclusión mutua se halla en el origen de la revuelta catalana hace más de una década. Desde esta perspectiva, quizá se entienda mejor la renuencia de Sánchez a enfrascarse en una coalición que, probablemente, a estas horas estaría a punto de explotar. Ahora dispondrá de mayor margen para que en esa posible ecuación de los grandes acuerdos de Estado también pueda estar el PP. Si bien los nuevos partidos complicarán la suma de programas en los grandes temas abiertos, la tendencia menguante de sus electores no parece la mejor perspectiva para aparecer como los outsiders del consenso. Solo el PNV ha sabido gestionar ese arte de facilitar acuerdos de cuya firma se esfuma si conviene.
Es cierto que la parte catalana sigue pareciendo la pata débil para afrontar una negociación: excesivamente volátil y fragmentada, y con un núcleo operativo en los sectores unilateralistas con demasiada capacidad de irradiación para que ERC y la mayoría de los protopartidos que buscan la estela de CiU acepten fijar unos límites a ese acuerdo multilateral. Por ello, es probable que estos actores busquen tiempo y eviten precisamente sacar provecho de la contestación emocional de los próximos días. Necesitan despejar su propia debilidad para hallar el punto de equilibrio en la fuerza que aún mantienen. No estamos muy lejos de 2010, cuando todo empezó a venirse abajo, pero hoy todos tienen más experiencia, han consumido demasiado tiempo y energías, han sufrido más y, por ello, al menos deberían haber aprendido, por ambas partes, cómo no hacer las cosas”.

(5) Informe del Real Instituto Elcano: “El conflicto independentista en Cataluña” (versión actualizada 2019)

(…) • ¿Es esperable una solución?
– El movimiento independentista no está ahora mismo interesado en negociar sobre un mejor autogobierno y sólo reclama hablar de autodeterminación y de la absolución de sus líderes.
– El Gobierno de España (sin importar el color político que tenga) no puede negociar ni un referéndum de secesión ni la impunidad de los procesados, por profundas razones constitucionales y políticas.
– No obstante, a medio plazo, resulta plausible que el independentismo constate la extraordinaria dificultad para alcanzar sus objetivos máximos dada la realidad social de Cataluña, la falta de apoyo internacional a la causa de la ruptura, las consecuencias económicas y sociales del conflicto o la pérdida de influencia del nacionalismo catalán en el conjunto de España. Eso puede promover, como ha ocurrido en otros contextos (Quebec y el propio País Vasco) una moderación de las demandas y la búsqueda de un gran pacto interno dentro de la sociedad catalana.
– El resto de España (instituciones, fuerzas políticas y sociedad) también necesita tiempo para digerir el trauma que supusieron los acontecimientos de otoño de 2017. En estos momentos es fuerte el rechazo a cualquier negociación constitucional que se entienda como apaciguamiento y se prefiere endosar a los independentistas los costes de un proceso que, al modo del Brexit, se vendió a los catalanes como exento de daños económicos y sociales. Pero, pasada la tensión, es probable que también llegue a la conclusión de que la complejidad de un país tan heterogéneo como es España y la gran importancia objetiva de Cataluña dentro del mismo requiere reducir el número de catalanes alejados del consenso constitucional.
– No es imposible un nuevo pacto territorial que reacomode a buena parte del independentismo, tal y como se deduce de la figura 15 que mostraba el apoyo de los catalanes a distintas opciones de encaje en España. El margen para nuevas transferencias de competencias es muy limitado, pues la Generalitat disfruta ya de amplísimos poderes, pero sí es mejorable la capacidad de las Comunidades Autónomas de influir en las instituciones del Estado (por ejemplo, con la reforma del Senado o del Tribunal Constitucional) y algunas cuestiones simbólicas, como el uso de las lenguas españolas distintas del castellano. También se puede dotar de más recursos y transparencia a la financiación, sin perjuicio de que se mantengan o incluso se incrementen los fondos de redistribución interterritorial.
– En todo caso, cualquier solución de nuevo encaje (que en ningún caso será definitiva por la inestabilidad inherente a las democracias plurales) deberá partir de la aceptación de los principios del Estado de Derecho y de la propia pluralidad interna de Cataluña, reacomodando también a los muchos catalanes (y a una gran mayoría de españoles) opuestos a que las instituciones de autogobierno estén al servicio de una construcción nacional que tenga por objetivo último la ruptura. Lealtad federal, acuerdos consociativos y reparto de poder dentro de Cataluña serían también elementos claves en una posible solución.
– El desafío de España en perspectiva histórica y comparada consiste en demostrar que mantiene su capacidad de siglos para combinar integridad territorial con descentralización y pluralismo interno, en este caso en un contexto democrático. Lo que en los últimos años se ha visto como grave crisis territorial puede, en caso de reconducirse con grandes acuerdos, llegar a ser un modelo internacional. Cataluña y toda España tienen el potencial y la responsabilidad de convertirse en referentes exitosos de autogobierno amplio, concordia entre sentimientos nacionales complejos y unidad en la diversidad, ayudando así a canalizar con ictos identitarios similares. Al fin y al cabo, un mundo donde se generalice el cuestionamiento de los Estados plurales no solo sería de difícil viabilidad, por multiplicarse los microintereses nacionales, sino que generaría grandes riesgos para la convivencia interna, con ciudadanos excluidos en su propia tierra por la incapacidad de acomodar identidades diferentes en un mismo país.

(6) Jordi MERCADER, “Atrapados en su propia trampa, finalmente” a Crónica Global (17-10-19)

“El independentismo de coche oficial está sufriendo ya las consecuencias de su discurso engañoso entre la vanguardia más radical del movimiento, cabreada por las muchas palabras equívocas y vacías que les han dirigido, machaconamente, desde el Gobierno de la Generalitat. Desde el incumplimiento flagrante del supuesto mandato ineludible del 1-O a la promesa de no acatamiento de la sentencia, pasando por el “apretad, apretad” de Torra o la empatía de Budó con el intento de ocupación del aeropuerto, hay todo un memorial de agravios que ahora se expresa con rabia y fuego en las calles.
Oficialmente, la violencia ya está aquí, lo admitió el titular de Interior, Miquel Buch, altamente cuestionado por la acción de los Mossos en el intento de reprimir a los protagonistas de los altercados. Los exaltados son pocos comparados con los miles de manifestantes pacíficos, pero demasiados para continuar haciéndose el sueco ante las denuncias de su existencia. La consigna del oficialismo es ahora aislar a los violentos. Algo tarde. El Gobierno de Torra ha quedado atrapado por el doble lenguaje y la frivolidad institucional de quien no parece ser consciente de sus competencias y obligaciones. Y en cuanto se ha visto forzado a ejercerlas para evitar males mayores (la intervención de un Estado expectante o la pérdida del control del orden público) ha chocado de frente y con virulencia con sus excitados compañeros de viaje. (…) La secreta esperanza de los atrapados en su propia trampa tejida a lo largo de meses de lenguaje artificioso sería una intervención precipitada del Gobierno de Madrid. Ésta les permitiría reunificar las posiciones entorno a la “intolerable represión del Estado”, olvidándose de polémica sobre el papel de los Mossos. Está por comprobar la capacidad de resistencia de Pedro Sánchez a la presión de PP y Ciudadanos para que desenfunde la Constitución de nuevo. Hay unos cuantos diputados en juego en la resolución de esta incógnita, además de la credibilidad del Gobierno en sus declaraciones de confianza a la actuación de los Mossos y su coordinación con el resto de fuerzas de seguridad.
La nueva consigna de aislar a los violentos promovida por el independentismo debería ser completada con la voluntad de aislar también a los incompetentes, aquellos que han convertido a la Generalitat en un órgano secesionista, dedicado en exclusiva a la agitación política, sin poder ofrecer a su enorme y confiada base electoral otra cosa que declaraciones periodísticas y resoluciones parlamentarias sin impacto práctico, aunque no fuesen anuladas por el Tribunal Constitucional. Al resto de catalanes no le ofrecen nada, salvo disgustos y agotamiento”.

(7) Ricardo GINÉS, “Turquía y Síria, frente a frente (y con los kurdos de por medio)” a esglobal (16-10-19)

“¿Por qué una operación militar turca en Siria? Muy sencillo. Al menos, superficialmente; la respuesta es Kurdistán. Es decir, Turquía no quiere tener una entidad-región kurda (Royava) que considera terrorista al otro lado de la frontera, en Siria. Como tampoco en Irak, también limítrofe.
No desea una frontera porosa, permeable, para todo tipo de individuos armados que puedan atentar contra sus intereses. Sobre todo cuando puede suponer un coladero para que militantes del PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán, aliado de la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular, YPG, en Siria), que puedan llegar al sureste de Turquía, de mayoría kurda, y convertirlo —todo junto— en un amplio territorio insurreccional.
A saber, la zona tampón que Ankara pretende crear y, de hecho, ya está manufacturando estos días, supone una separación entre dos amplios territorios de mayoría kurda. En medio instala una gran área que desea ver repoblada con fuerzas a favor de Ankara, es decir, sirios árabes que sirvan como freno, como contención. O por (otras) fuerzas islamistas que se muestren agradecidas a Ankara como son, por ejemplo, milicianos del Ejército Libre Sirio (ELS), actuales aliados de Turquía contra el régimen de Damasco.
Aprovecha así Recep Tayyip Erdogan, el presidente turco, el vacío dejado por la desintegración del Estado sirio, causada por una guerra que dura 8 años y que ha costado la vida a medio millón de personas. Hasta ahora. La cuenta sigue.
Y de paso intenta reubicar a uno o dos millones de refugiados sirios —de los 3,6 que, dice, han encontrado cobijo en Turquía (aunque la cifra es exagerada y Erdogan haya utilizado a menudo a los refugiados como moneda de cambio con la UE)— en su país de origen.
Su paso ha conmocionado y disgustado a la opinión pública internacional —que ahora, caída del cielo, alma de cántaro, despierta su celo por la integridad territorial de Siria y la protección de la población civil—, pero Ankara se atendrá a los hechos consumados. O eso pretende.
Y uno de los hechos más cruciales que intenta lograr es la reubicación de los refugiados árabe-sirios. Este objetivo no se debe tanto a protestas de turcos contra los sirios (por causas como la saturación del mercado laboral, por ejemplo), que también, sino que se busca sobre todo una nueva política demográfica en Siria. Y ella es vital de cara a una futura negociación de un nuevo mapa del país vecino” (…)

(8) William J.BURNS, “The Demolition of U.S. Diplomacy” a Foreign Affairs (14-10-19)

(…) AGAINST THE AMERICAN INTEREST
Last spring, I wrote an essay in Foreign Affairs called “The Lost Art of American Diplomacy.” It was meant less as an elegy than as a reminder of diplomacy’s significance. I’m feeling much more elegiac today.
To clean up the institutional wreckage in the State Department will take many years. The damage to our influence and reputation may prove to be even longer lasting—and harder to repair.
The practical consequences are not hard to discern. If a U.S. ambassador doesn’t speak for the president, and the embassy is seen as an enemy of the White House, why would the local government take seriously its diplomatic messages? Why use official channels, rather than speak directly to the president’s personal lawyer and his grifting confidants? If the key to unlocking aid is stroking the president’s vanity, why undertake the hard work of economic or political reform, with all the risks that entails?
The president’s actions distort diplomatic practice and decapitate the American interest. Because of them, a new Ukrainian administration is all the more exposed to corruption and democratic backsliding, and all the more vulnerable to Russian manipulation and aggression. Russian President Vladimir Putin, professionally trained to manufacture compromising material on all sorts of opponents, couldn’t have produced a more disruptive document than the summary of the Trump-Zelensky call last July, which has sowed political dysfunction in both Washington and Kiev.
By using his public office for personal gain, Trump has affirmed Putin’s long-held conviction—shared by autocrats the world over—that Americans are just as venal and self-absorbed as they are, just more hypocritical about it. For dictators, Trump is the gift that keeps on giving, a non-stop advertisement for Western self-dealing. So much for enlightened self-interest. So much for the power of our example. So much for our credibility.
We are digging a deep hole for ourselves in a world that is changing fast, filled with players who won’t wait for us to stop digging and a landscape that is quickly hardening against U.S. interests. Our allies are confused. Our adversaries are quick to take advantage. The institutions and coalitions we shaped over decades are wobbling. The confidence of the American people in the power and purpose of disciplined American leadership is evaporating.
THE URGENCY OF RENEWAL
The Trump administration’s dereliction of duty takes place at a time when the United States will need to rely on diplomacy more, not less, to advance its interests and values in an ever more competitive world.
I closed my essay six months ago on a reasonably optimistic note. I acknowledged that a long, tough journey lay ahead—that American diplomacy would take a lot longer to fix than it has taken to break. But I also emphasized the opportunity before us, which the malpractice of the Trump administration has thrown into sharp relief. The journey toward renewal will be even more arduous now, and even more urgent.
Joseph Welch, the legendary attorney in the Army-McCarthy hearings, burst the balloon of McCarthyism in 1954 when he posed his unforgettable question: “Have you no sense of decency, sir? At long last, have you left no sense of decency?”
The question was rhetorical then, just as it is today for the McCarthy imitators in and around the Trump administration. Their sense of decency is well hidden, their venality and vindictiveness on full display”.

(9) Gérard GRUNBERG, “À Minneapolis, Trump installe un climat de guerre civile” a Telos (16-10-19)

(…) “Trump, en hystérisant ses partisans, présentant comme des ennemis dangereux du peuple américain tous ceux qui, démocrates ou même républicains, le critiquent, crée un climat de guerre civile dont il est permis de penser qu’il ne s’apaisera pas facilement une fois les élections passées si Trump est battu. Le grand principe de la démocratie représentative est que le perdant accepte sa défaite. Trump et ses partisans l’accepteraient-ils ? Après avoir chauffé à blanc ses zélotes, Trump pourrait-il, en admettant qu’il le veuille, leur faire accepter une éventuelle victoire démocrate ? Comment en effet admettre que les ennemis du peuple reviennent au pouvoir. L’Amérique ne serait-elle pas alors en grand danger ?
Dans ces conditions, on comprend pourquoi les sénateurs républicains ne voteront pas l’impeachment. Non pas seulement parce qu’ils tiennent avant tout à leur carrière et donc au vote de leurs électeurs, ce qui est humain à défaut d’être courageux, mais aussi peut-être parce que ceux qui voteraient l’impeachment risqueraient de ne pas perdre seulement leur siège… S’étant livrés, pieds et poings liés, à un apprenti sorcier, les Républicains n’ont plus guère que deux scénarios à leur disposition : couler avec lui en cas de défaite, ou, en cas de victoire, assister à la destruction de la démocratie américaine. Hitler, avant sa prise du pouvoir, écrivait : « Un ouragan de passion dévorante peut seul changer le destin des peuples ; mais celui qui porte en lui-même cette passion peut seul la provoquer. C’est elle seule qui inspire à ses élus les mots qui ouvrent, comme à coups de marteau, les portes du cœur d’un peuple. Celui qui ignore la passion, celui dont la bouche est muette, n’est pas l’élu du ciel pour imposer sa volonté ». Puisse cette passion dévorante ne point dévorer l’Amérique!”

(10) Jorge GALINDO, “Qué anticipan las encuestas en la nueva ola electoral latinoamericana” a El País (12-10-19)

“Argentina, Bolivia y Uruguay observan cómo la izquierda parte como favorita según los sondeos en la primera vuelta de sus respectivas presidenciales, todas durante octubre.
La ola rosa. Así bautizamos a la serie de victorias que la izquierda encadenó en la Latinoamérica del cambio de milenio. En cambio, las posteriores victorias de Macri, Piñera o Bolsonaro sugirieron una suerte de contra-ola azul, escorada a la derecha. Pero las tres elecciones clave que tendrán lugar en las próximas semanas dentro de la región sugieren que esta imagen de mareas ideológicas homogéneas de larga duración está caducando. A la luz de los datos de las encuestas publicadas hasta ahora (que deben interpretarse con cautela dada su precisión desigual en el pasado), la marejada electoral latina se mueve de la derecha del último año a unas izquierdas de distintos matices. El posible eterno retorno del peronismo al poder en Argentina sucede al mismo tiempo que Bolivia pone en cuestión el liderazgo del único superviviente de aquella ‘ola rosa’. Uruguay, mientras tanto, celebrará sus comicios más abiertos en mucho tiempo con una izquierda abierta en posición, pero con duda, de renovar su liderazgo” (…)

(11) Eva O.ARCEO, “Nobel de Economía 2019: Ensayos aleatorios para aliviar la pobreza” a Letras Libres (16-10-19)

“Para aquellos que hacemos análisis empírico en economía, el anuncio del Premio Nobel de Economía de 2019 ha sido motivo de júbilo. De una disciplina que hace unas décadas tenía como herramienta principal la representación de la realidad en modelos matemáticos abstractos, nos hemos movido a una ciencia donde lo empírico se ha vuelto fundamental. La investigación llevada a cabo por Abhijit Banerjee, Esther Duflo y Michael Kremer, los laureados de este año, significó una revolución empírica en cómo evaluamos y nos aproximamos a la política social para abatir la pobreza. Esta revolución implicó una mudanza de las grandes preguntas sin respuesta a preguntas pequeñas y muy acotadas que sí somos capaces de responder. En este sentido, Banerjee, Duflo y Kremer introdujeron cierto pragmatismo en el estudio de intervenciones para combatir la pobreza. Esta revolución empírica sentó sus bases en lo que se conoce como la revolución de la credibilidad en la economía. En este primer avance de la investigación empírica, economistas como Joshua Angrist, David Card y Alan Krueger (otros favoritos para ganar el Nobel, aunque Krueger murió en marzo de este año) hicieron uso de los llamados experimentos naturales para mostrar la existencia de relaciones causales entre variables económicas. Antes de estos avances metodológicos, era muy difícil atribuir cambios en la conducta de las personas o empresas a una política pública específica, ya que hay diferencias preexistentes entre quienes son beneficiarios de cierta política pública y quienes no lo son. Por ejemplo, no era posible distinguir si aumentar un salario mínimo conducía a un mayor desempleo, ya que las economías que lo incrementaban eran a priori diferentes de las economías que no lo implementaban. Así, no se sabía si los cambios observados en el empleo se debían al efecto del salario mínimo per se, o a estas diferencias iniciales en las tendencias de la economía local u otros cambios que se produjeran simultáneamente. Este problema de atribución es el principal reto para encontrar un efecto causal.
Banerjee, Duflo y Kremer llevaron esta revolución empírica un paso adelante, al promover una agenda en la que el uso de ensayos aleatorios se convirtió en la regla de oro para medir el impacto de intervenciones en los resultados de vida de las personas. Los ensayos aleatorios no son una novedad en las ciencias. Los estudios médicos han implementado este tipo de experimentos para evaluar la efectividad de medicamentos y otros tratamientos. En estos ensayos, un grupo de individuos seleccionados al azar dentro de una muestra de una población de interés (en este caso, personas en situación de pobreza) recibe una intervención, mientras que el resto recibe un placebo (o no recibe nada). La asignación al azar de la intervención nos permite conocer el efecto causal de la intervención en los resultados de vida, ya que se eliminan las diferencias iniciales entre quienes reciben la intervención y quienes no (esto es, todos son pobres y con las mismas características en promedio). Así, esta herramienta nos permite saber qué políticas sociales funcionan y cuáles son las más costo-efectivas. Antes de su aplicación a problemas relacionados con la pobreza, estas intervenciones aleatorias se habían hecho en contextos educativos en Estados Unidos, como el proyecto STAR” (…)

(12) José María MARAVALL, “El socialismo liberal” a Papeles de la Fundación Felipe González nº 1 (octubre 2019)

(…) “Quiero plantear tres temas centrales que, a mi juicio, presenta la contraposición del socialismo frente al liberalismo. El primero se refiere a la libertad. Los socialistas han considerado que para el liberalismo la libertad solía entenderse como privilegio. La libertad era la protección de los pocos frente a los riesgos que tanto “los muchos” como “los poderosos” podían suponer –lo que Isaiah Berlin entendía como “libertad negativa” (1969): la protección de los ciudadanos frente a restricciones y coacciones de su autonomía personal.

Las condiciones que aseguren la “libertad negativa” son parte actual de todo aquello que se considere como “socialismo democrático”. Pero son puestas en cuestión hoy día en sistemas democráticos por un “populismo” ejercido por dirigentes políticos que, en nombre del “pueblo”, practican agresiones a las condiciones de la “libertad negativa” de ciudadanos individuales: Matteo Salvini en Italia, Víktor Orban en Hungría, Donald Trump en Estados Unidos, Jaroslaw Kaczyński en Polonia son ejemplos no ya de anti-socialismo, sino de anti- liberalismo que afecta a la democracia. Dentro de la socialdemocracia europea ha habido dirigentes claramente anti-liberales: lo es hoy día Jeremy Corbyn como líder del Labour en el Reino Unido, lo fue Andreas Papandreu en el PASOK griego, lo empezó siendo Alexis Tsipras en Syriza, lo es Jean-Luc Mélenchon en Francia, primero en el Parti Socialiste y luego en La France Insoumise. Caben muchos otros ejemplos.

La defensa de los principios heredados del liberalismo se ejerció, de forma sistemática, a partir del programa de Bad Godesberg del SPD alemán (Sozialdemokratiische Partei Deutschlands) en noviembre de 1959, dirigido por Willy Brandt. El programa declaraba que “La vida de la persona, su dignidad y su conciencia son previas al Estado…, el Estado debe crear las condiciones necesarias para que el individuo pueda desarrollarse en un marco de libre autorresponsabilidad y compromiso social”. En el programa de Viena en mayo de 1958, el SPÖ austríaco, dirigido por Bruno Kreisky, ya se afirmaba también que “El socialismo es democracia ilimitada en los aspectos político, económico y social”. En España, Felipe González ha señalado en innumerables ocasiones que el socialismo es “la profundización de la democracia”.

(…) El segundo tema que quiero examinar en la contraposición de socialismo y liberalismo consiste en la igualdad, considerada siempre como la fundamental seña de identidad de la socialdemocracia. Me refiero ahora a lo que Isaiah Berlin denomina como “concepción positiva” de la libertad: procurar unas condiciones materiales que permitan su disfrute. Con ello se refiere fundamentalmente al Estado de bienestar. En una muy prolongada conversación con Steven Lukes (1998), Berlin (**) declara: “Usted me ha preguntado en qué creo. Pues bien, creo en el estado de bienestar. Eso es exactamente en lo que creo” (1998: 207). Anthony Crosland, un ejemplo eximio de “socialista liberal”, escribió: “La creencia en la igualdad social es el rasgo más característico del pensamiento socialista” (1956), añadiendo dos décadas después que “el socialismo ha consistido básicamente en la igualdad” (1974). Tal vez el principal pensador socialista liberal de los tiempos recientes, Norberto Bobbio, ha escrito que “como principio fundacional, la igualdad es el único criterio que resiste el paso del tiempo” (1994) (…)

(…) Ello nos conduce a la tercera cuestión respecto del socialismo liberal. ¿Es compatible un Estado redistribuidor con una economía eficiente? Dicho de otra manera, ¿una mayor igualdad en la sociedad puede conducir a un menor bienestar —incluso a un menor bienestar de los sectores más desfavorecidos? El socialismo liberal no puede aceptar que la igualdad signifique empobrecimiento de todos —también de los sectores de menos recursos. Podemos imaginar una sociedad A en la que “los ricos” reciben 10 y “los pobres” 5 (es decir, con una desigualdad de 5, la diferencia entre los unos y los otros). Y otra sociedad B, en la que “los ricos” reciben 7 y “los pobres” 4 (es decir, con una desigualdad de 3). En esta segunda sociedad, todos (“ricos” y “pobres”) percibirían menos —su bienestar sería menor, aunque la desigualdad sería también menor. La opción B no podría nunca ser la del socialismo liberal (…)

(13) Ferran CABALLERO, “Redescobrint l’idiota” a Catalunyadiari (14-10-19)

(…) “La visió del populisme que té Chantal Delsol pot ser que costi una mica d’entendre a casa nostra, on el populisme va ser descripció abans que insult, però explica molt bé per què també aquí hi ha populismes i populismes i per què, per tant, també aquí els populismes de dretes fan més por que els d’esquerres. Delsol afirma que el populisme d’esquerres és, de fet, excepcional, perquè, per a ella, el populisme és aquesta defensa de l’arrelament en oposició a la ideologia de l’emancipació. Aquí, en canvi, el populisme va arribar com l’enèsima reinvenció de l’esquerra alliberadora, com la bandera ideològica que havia de portar el poble a les institucions per canviar el sistema i tota la pesca.
De fet, aquí el populisme només es va convertir en un insult quan es va veure que la ideologia de l’alliberament era en realitat una ideologia lliberticida que en nom del poble atacava, de forma explícita i decidida, totes les institucions i procediments propis de l’ordre democràtic liberal. I malgrat tot, malgrat que cap partit com Podemos ha estat tan clar ni tan explícit en la radical oposició al sistema, la por que feia Podemos quan Podemos feia por no es pot comparar a l’odi que desperta el nacionalisme de Vox o els nacionalismes català i basc.
El motiu d’aquesta diferència de tracte i consideració és el mateix que explica aquella vella diferència de tracte que rep qui es declara comunista i qui es declara nazi. O que l’insult que espontàniament es dedica als violents sigui nazi o feixista i no comunista, fins i tot en els casos en què ells mateixos es declaren, orgullosos, comunistes. Mentre que el comunisme i els seus seguidors i blanquejadors es declaraven, i es declaren encara, hereus, autèntics estàndards de l’ideal de la raó i l’emancipació universal, «tot el que Hitler va dur a l’excés es va veure des d’aleshores desacreditat, des de l’amor a la pàtria fins l’exaltació del valor en la política; des de la crítica a la il·lustració fins a la idea de decadència». És per això que tota crítica a la ideologia de l’emancipació pateix immediatament una reducció ad hitlerum mentre que tota ideologia lliberticida i totalitària pot encara trobar refugi en la retòrica de l’emancipació. Les forces i discursos de l’arrelament són més mal vistos que les forces i discursos de l’emancipació, independentment de si aquest arrelament es fa en nom i en ple respecte a la democràcia liberal tal com la coneixem o de si aquesta emancipació es fa a costa de totes les institucions i llibertats que defineixen la democràcia moderna.«L’acusació injuriosa de populisme —diu Delsol— podria ser l’última defensa mitjançant la qual la ideologia de la Raó, amenaçada en la seva legitimitat, intenta la seva salvaguarda».
Aquí i arreu veiem com la generalització de l’acusació de populisme en nom del liberalisme tendeix a ocultar aquella diferència que hi ha entre les forces de l’emancipació i les de l’arrelament. Una dicotomia que no té res de nova, que és fonamental en totes les societats perquè és congènita a totes les ànimes i que només una certa embriaguesa ideològica ens ha pogut fer oblidar. En tot home hi ha impulsos emancipadors i necessitat d’arrelament. És precisament qui es nega a veure-ho, qui es nega a comprendre que la vida política sempre té lloc entre aquestes dues pulsions, qui acaba posant en perill la democràcia i la llibertat.
La nostra situació s’assembla a aquella que descrivia Leo Strauss quan acusava els científics socials, diguem-ne politòlegs, de «tocar el violí mentre Roma crema. Només els excusen dues coses —afegia—: no saben que Roma crema. I no saben que toquen el violí». És indubtable que hem millorat. Nosaltres, gràcies a Trump, a Vox, al Brexit, i a tots els idiotes que el populisme ens ha fet redescobrir, ja sabem que Roma crema. El que sembla que no hagi canviat és que seguim sense saber que toquem el violí”.

(14) Dinitia SMITH, “Harold Bloom, Critic Who Championed Western Canon, Dies at 89” a The New York Times (15-10-19)

(…) Gorging on Words
Professor Bloom called himself “a monster” of reading; he said he could read, and absorb, a 400-page book in an hour. His friend Richard Bernstein, a professor of philosophy at the New School, told a reporter that watching Professor Bloom read was “scary.”
Armed with a photographic memory, Professor Bloom could recite acres of poetry by heart — by his account, the whole of Shakespeare, Milton’s “Paradise Lost,” all of William Blake, the Hebraic Bible and Edmund Spenser’s monumental “The Fairie Queen.” He relished epigraphs, gnomic remarks and unusual words: kenosis (emptying), tessera (completing), askesis (diminishing) and clinamen (swerving).
He quite enjoyed being likened to Samuel Johnson, the great 18th-century critic, essayist, lexicographer and man about London, who, like Professor Bloom (“a Yiddisher Dr. Johnson” was one appellation), was rotund, erudite and often caustic in his opinions. (Professor Bloom even had a vaguely English accent, his Bronx roots notwithstanding.)
Or if not Johnson, then the actor Zero Mostel, whom he resembled.
“I am Zero Mostel!” Professor Bloom once said.
Like Dr. Johnson’s, his output was vast: more than 40 books of his own authorship and hundreds of volumes he edited. And he remained prolific to the end, publishing two books in 2017, two in 2018 and two this year: “Macbeth: A Dagger of the Mind” and “Possessed by Memory: The Inward Light of Criticism.” His final book is to be released on an unspecified date by Yale University Press, his wife said.
Perhaps Professor Bloom’s most influential work was one that discussed literary influence itself. The book, “The Anxiety of Influence,” published in 1973 and eventually in some 45 languages, borrows from Freudian theory in envisioning literary creation as an epochal, and Oedipal, struggle in which the young artist rebels against preceding traditions, seeking that burst of originality that distinguishes greatness.
Professor Bloom argued that a poem was both a response to another poem and a defense against it. Poetry, he wrote, was a dark battleground where poets deliberately “misread” those who came before them and repress their debt to them.
This was a view that ran counter to the New Criticism, the dominant literary theory in midcentury America that put aside matters like historical context and author’s intentions and rather saw literature as a series of texts to be closely analyzed, their meaning to be found in language and structure.
Professor Bloom crossed swords with other critical perspectives in “The Western Canon.” The eminent critic Frank Kermode, identifying those whom Professor Bloom saw as his antagonists, wrote in The London Review of Books, “He has in mind all who profess to regard the canon as an instrument of cultural, hence political, hegemony — as a subtle fraud devised by dead white males to reinforce ethnic and sexist oppression.”
Professor Bloom insisted that a literary work is not a social document — is not to be read for its political or historical content — but is to be enjoyed above all for the aesthetic pleasure it brings. “Bloom isn’t asking us to worship the great books,” the writer Adam Begley wrote in The New York Times Magazine in 1994. “He asks instead that we prize the astonishing mystery of creative genius.”
Professor Bloom himself said that “the canonical quality comes out of strangeness, comes out of the idiosyncratic, comes out of originality.” Mr. Begley noted further, “The canon, Bloom believes, answers an unavoidable question: What, in the little time we have, shall we read?”
“You must choose,” Professor Bloom himself wrote in “The Western Canon.” “Either there were aesthetic values or there are only the overdeterminations of race, class and gender.”