FOCUS PRESS SETMANAL 146

Fa trenta anys es publicava a la revista The National Interest  l’article de Francis Fukuyama titulat “The End of History?” , en el que es postulava la universalització de la democràcia liberal occidental com la forma de govern més legítima i eficaç (Ramón González Férriz) [1]. Avui està clar que no s’ha verificat l’evolució històrica prevista i desitjada per Fukuyama, com ell mateix reconeix en el seu darrer llibre “Identidad“, i com es dedueix d’un repàs ràpid a l’actualitat.

Xina no va seguir el camí de la Unió Soviètica de Gorbatxov i dels  països de l’Est europeu  i avui el seu sistema s’erigeix com una alternativa competitiva al sistema occidental, configurant-se un futur amb dos ecosistemes enfrontats i incompatibles (Andrés Ortega [2]). Els analistes  (panel de Política Exterior, J.Bradford DeLong) no es posen d’acord sobre  profunditat i les conseqüències d’aquesta confrontació , en la que Europa hi pot tenit molt a dir si en té voluntat política i es dota dels instruments d’intervenció adequats (José María Lassalle, Miguel Otero-Iglesias, Federico Steinberg).

Tampoc a l’Orient Mitjà s’ha verificat la bona nova de Fukuyama. Ben al contrari,  la intervenció occidental  “democratitzadora” a l’Iraq ha comportat el caos a tota la regió, on ara mateix segueixen vius els conflictes de Síria i el Iemen i  estem assistint a l’escalada de la tensió entre els Estats Units i l’Iran (Lluís Bassets, Jesús A.Núñez Villaverde), en el marc de la lluita de fons per l’hegemonia regional entre els iranians i l’Aràbia Saudita.

I no són gens tranquil·litzadores per a la bona salut de la democràcia les evolucions polítiques en el mateix cor del sistema occidental, on tot just ara comença la carrera de les presidencials  nordamericanes de 2020, amb un Donald Trump confiant en remuntar les seves expectatives gràcies a la fidelitat de la base republicana (Amanda Mars, Juan M.Hernández Puértolas, Pere Vilanova, Ramón Lobo)  i -perquè no dir-ho- tot esperant que els demòcrates siguin incapaços de trobar una alternativa guanyadora (veure el comentari de Yascha Mounk sobre la pobra idea de socialisme democràtic de Sanders).

Sense insistir en el surrealista quadre polític britànic (Tim Bale), com demostra una enquesta de YouGov (11-14/07/19)  entre membres del Partit Conservador que majoritàriament posen l’objectiu del Brexit per sobre de tot, fins a estar disposats a la destrucció del seu propi partit, la ruptura del Regne Unit i  patir conseqüències econòmiques negatives, a la vegada que volen evitar de totes totes un govern Labour i mostren gran simpatia per Neil Farage (Matthew Smith) [3].

Les negociacions per acordar les màximes responsabilitats de les institucions de la Unió Europea prossegueixen en un marc favorable a la influència espanyola (David Herszenhorn/Diego Torres/Maïa de la Baume)  i, de retruc, del conjunt dels països del sud europeu (Nacho Alarcón). Però, Pedro R.Suanzes [4] adverteix del risc que Pedro Sánchez faci un seguidisme excessiu de la iniciativa d’Emmanuel Macron i recomana mantenir una línia pròpia diferenciada i col·laboradora alhora de França i d’Alemanya, en la línia de les recomanacions del Real Instituto Elcano (Luis Simón).

Amb la constitució dels consistoris municipals el passat 15 de juny ja tenim el mapa del repartiment del poder municipal a Espanya  (Pablo Simón). El número d’alcaldies assolides a les 200 primeres ciutats espanyoles (El Electoral) és un indicador general que ens dóna una visió aproximada: PSOE 104 (+15), PP 40 (-12), C’s 6 (+6), Podemos/Comuns 4 (-8), IU 4 (=), PNV 7 (=), ERC 7 (+6), JxC 6 (-3), CC 4 (-1), Compromís 2 (-1), BNG 2 (=). Per tenir una visió general dels efectes de les eleccions municipals i autonòmiques, veure l’aportació de Lluís Orriols centrada en la solidificació d’una política de blocs; i també la de José Ramón Montero, José Rama, Andrés Santana i Carlos Fernández Esquer [5] que subratllen la diversitat dels patrons electorals a diferents zones d’Espanya.

Però la percepció política és tributària del desenllaç a determinades places estratègiques, com el cas de Madrid, on la impotència de l’esquerra pot deixar una petjada profunda i duradora (Enric Juliana); o com el cas de Barcelona, on la decisió de Manuel Valls percuteix directament en la línia de flotació política de Ciudadanos (entrevista a Manuel Valls, Ferran CaballeroTeodoro León Gross), en un moment que la deriva dretana d’Albert Rivera és severament contestada per alguns dels seus inspiradors inicials (Francesc de Carreras[6],  Arcadi Espada, Félix Ovejero).

Pel que fa a la futura investidura de Pedro Sánchez,  el mosaic resultant dels pactes municipals  no sembla que faciliti les negociacions (Anabel Díez, Enric Juliana, Lucía Méndez).  A la vegada que els pactes autonòmics van restringint el marge de maniobra de Sánchez, com demostra el cas de Navarra (Luis R.Aizpeolea). En aquest sentit és pertinent la reflexió de Javier Pérez Royo [7] sobre la incapacitat del sistema polític en les tres últimes eleccions generals  per produir majories positives que garanteixin una investidura clara del president del Govern i que, segons el catedràtic sevillà, seria una mostra més de la crisi constitucional que afectaria el nostre sistema polític.

Una crisi que també afectaria la institució de la monarquia que, en el cinquè aniversari del regnat de Felipe VI (Fernando Ónega, Jordi Mercader), només obté la preferència del 50.8% de la població versus un 46.1% partidari de la república (enquesta d’IMOP/El Confidencial), encara que un 67.3% aprova l’actuació del rei en aquests cinc anys. El més significatiu de l’enquesta  és que la monarquia només és preferida a la república pels grups d’edat de més de 45 anys i que es manifesta un rebuig contundent tant a Catalunya com al País Basc.

Òbviament, en el centre de la crisi constitucional apuntada per Pérez Royo hi ha el problema català, susceptible d’enverinar-se encara més en funció de la sentència del Tribunal Suprem sobre els dirigents secessionistes (Guillem Martínez [8],  Lola García, Santi Vila). El que sembla clar és que el moviment independentista confia en revifar-se a partir de la reacció a una sentència que -sigui quina sigui- serà vista com una injustícia, amb el lema proclamat per Jordi Cuixart en el seu al·legat final “Ho tornarem a fer” (Sergi Picazo). El problema és que ningú sap explicar  ben bé el què va passar i, per tant, el què es tornaria a fer! (Bernat Dedéu, Manuel Cuyàs, Jordi Mercader).

En aquest context s’han constituït els consistoris en els ajuntaments catalans: ERC confirma el seu salt municipal amb 359 alcaldies (+100), amb places tan importants com Lleida i Tarragona, tot i que JxC obté 370 alcaldies (-60). El PSC, malgrat el seu segon lloc en número de vots, es queda amb 89 alcaldies; la CUP,  amb 19 i els Comuns,  amb 16 (Francesc-Marc Álvaro).

Però és evident que la batalla política més rellevant s’ha produït a la ciutat de Barcelona, on els Comuns han aconseguit mantenir Ada Colau com alcaldessa amb un pacte amb el PSC i el suport extern dels regidors afins a Manuel Valls, frustrant així la simbòlica conquesta de Barcelona per part de l’independentisme (Jordi Mercader [9],  Milagros Pérez Oliva, Esther Vera). Com s’ha vist el desenllaç d’aquesta batalla ha provocat reaccions exarcebades, inèdites a la política barcelonina, però més habituals en altres zones del país. El cas de Santa Coloma de Farners n’ha estat l’exemple més impactant (entrevista de Josep Cuní a l’alcaldessa), on la negació deshumanitzada de l’adversari polític (Jordi Amat) [10] ha esta encoratjada per la màxima autoritat de Catalunya. És exagerat pensar que els episodis de Barcelona i Santa Coloma de Farners ens indiquen que hem entrat en un camí sense retorn de fractura de la societat catalana? (Javier Cercas). Queda algú amb autoritat moral per aixecar la bandera blanca de la concòrdia? (Rafael Jorba) [11].

Per oxigenar-se una mica del nostre ambient enrarit, recomanem la llarga entrevista [12] de Jot Down als editors de la publicació El Orden Mundial, que repassen les grans qüestions de la política internacional.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Ramón GONZÁLEZ FÉRRIZ, “El fin de la historia treinta años después: ¿tenía razón Fukuyama?” a El Confidencial (18-06-19)

(…) “El mayor error del artículo, con todo, demostró ser la fallida interpretación de la evolución del comunismo chino de Fukuyama –un error compartido por casi todo el mundo en aquel entonces–. “En la actualidad hay más de veinte mil estudiantes chinos en Estados Unidos y otros países occidentales, casi todos ellos hijos de miembros de la élite china –decía–. Resulta difícil creer que cuando vuelvan a casa para gobernar el país se contentarán con que China sea la única nación asiática que no se ha visto afectada por la gran tendencia democratizadora”. Pero eso es exactamente lo que ha pasado.
Vigencia y tristeza
Más allá de este error, el artículo de Fukuyama sigue teniendo una vigencia asombrosa. Pueden comprobarlo leyéndolo en la reciente edición de Alianza Editorial, que reúne ese y otros ensayos suyos sobre el tema en un volumen muy manejable, ‘¿El fin de la historia? y otros ensayos’. Curiosamente, el libro subsiguiente, ‘El fin de la historia y el último hombre’ no está disponible en castellano, pero hay una vieja edición de Planeta de los años noventa. Aunque la verdad es que las cincuenta páginas del artículo original bastan para hacerse una idea clara de la intención de Fukuyama y solo los muy entusiastas necesitarán leer el libro que, en mi edición en inglés, tiene 432 páginas.
“El fin de la historia será un tiempo muy triste –concluía Fukuyama–. La lucha por el reconocimiento, la disposición a arriesgar la propia vida por una meta puramente abstracta, la lucha ideológica a nivel mundial que requería audacia, coraje, imaginación e idealismo se verá reemplazada por el cálculo económico, la interminable resolución de problemas técnicos, la preocupación por el medio ambiente y la satisfacción de las sofisticadas demandas consumistas. En la era posthistórica no habrá ni arte ni filosofía, sólo la perpetua conservación del museo de la historia humana”.
¿Tenía razón Fukuyama? Es discutible, aunque tiendo a pensar que bastante. De hecho, él mismo ha matizado sus opiniones de la época en su último libro ‘Identidad’ (Deusto, 2019) y ha reconocido que el regreso del elemento identitario ha cambiado notablemente el panorama político. En todo caso, el treinta aniversario es una buena excusa para volver a este texto, uno de los más importantes que se han escrito sobre nuestro tiempo”.

(2) Andrés ORTEGA, “EEUU contra China: hacia dos ecosistemas enfrentados” al blog del Real Instituto Elcano (18-06-19)

(…) “Esta dinámica puede llevar a la constitución en el mundo de dos ecosistemas digitales en buena parte incompatibles entre sí: uno en torno a EEUU, y otro en torno a China, rompiendo algunas cadenas de suministros esenciales que están en la base de la última fase de globalización, ahora cuestionada. No podrá ser una separación total, pues los ecosistemas de ambos países, y del mundo, están íntimamente imbricados, pero sí en aspectos importantes. En EEUU algunos centros académicos punteros ya se están planteando limitar la aceptación de estudiantes e investigadores chinos (de los que hay 360.000). China, mientras, está entrando en terrenos de competencia con Occidente, como el sistema de pago y de tarjetas de crédito UnionPay, para competir con Visa y otras marcas occidentales. Pekín ha mandado avisos de que puede, en represalia por las medidas de la Administración Trump, limitar sus exportaciones de tierras raras, esenciales para la actual revolución tecnológica. Hay alternativas fuera de ese país, pero pueden suponer un retraso para todos. Por no hablar de 1,2 billones de dólares de deuda estadounidense en manos chinas. O la preocupación de algunas grandes empresas estadounidenses por su presencia en China, desde IBM a Apple.
Todo es parte de una competencia geotecnológica, que pondrá a prueba al resto del mundo. A Europa, “sujeto y objeto” de esta tensión, como la define Luis Simón, dividida ante China, este conflicto le coge en medio, aunque la OTAN, la visión transatlántica y algunos valores compartidos, a pesar de Trump, pesan. Muchas empresas europeas están empezando a padecer de esta tirantez en sus tratos con otras empresas chinas. Ahora bien, la Comisión Europea ya había calificado a China de “competidor económico” y de “rival sistémico”. La idea de Emmanuel Macron de un modelo europeo para la Cuarta Revolución Industrial, entre el de las “empresas Estados” (EEUU) y el “Estado empresa” (China), no acaba de materializarse. El programa de la Franja y la Ruta de China es un proyecto geopolítico esencial, principalmente para Euroasia, y Washington intentará también frenarlo o pararlo.
Rusia, por su parte, hace guiños a Pekín, pero no le conviene echarse plenamente en sus brazos. África, el continente que está viviendo la mayor explosión demográfica, está muy abierta a China. Huawei está protagonizando allí una significativa penetración, con un acuerdo con la Unión Africana. América Latina también vive tensiones ante esta situación. Y en Asia, hay divisiones. La posición de India va a ser pronto determinante. Aunque no sea –¿aún?– una confrontación militar, varios países, encabezados por Japón y Australia, están intentando una coalición frente a China, en la que les gustaría ver implicada a los europeos ¿y a la OTAN?. Claro, la chispa puede saltar en cualquier momento en el Mar del Sur de China, aunque en el terreno militar la superioridad estadounidense es aún aplastante. ¿Por cuánto tiempo?
No cabe olvidar la dimensión de los valores e incluso de las culturas, pues en la Guerra Fría, EEUU y sus aliados y la Unión Soviética compartían una base cultural común amplia, aunque sus sistemas estuvieran separados. La actual dinámica es mucho más compleja –no necesariamente más peligrosa– que aquellos tiempos. El mundo se puede volver a dividir en varias dimensiones, de otras maneras. ¿Puede evitarse? El G20 en Osaka –donde se verán Trump y Xi–, lo va a intentar. Pero estamos metidos en un proceso que tiene difícil vuelta atrás, y que, de confirmarse, nos puede engullir a todos”.

(3) Matthew SMITH, “Most Conservative members would see party destroyed to achieve Brexit” a YouGov (18-06-19)

(4) Pablo R.SUANZES, “España, ante la ‘trampa’ francesa en Europa” a El Mundo (17-06-19)

(…) “Hay un sector realista en el mundo de las Relaciones Internacionales español que de hecho abogaría por una alianza meramente pragmática con el Partido Popular Europeo que pudiera ser más beneficiosa para el país, más o menos en la línea defendida por Rajoy durante su etapa en Moncloa. Pero hay otra, minoritaria aún, que pide algo más profundo. Su tesis, sólida, es que España nunca va a entrar en el eje franco-alemán ni tendrá una relación especial equivalente a la de ambas, y es hora de asumirlo. Aspirar a ello no sólo es inocente, sino contraproductivo porque marea y desgasta. Francia no lo va a permitir y, sinceramente, a ninguna de las dos partes les hace falta.
“Meterte en el eje franco-alemán es intentar meterte en una pareja consolidada. Aunque tengan sus peleas, es muy difícil no salir escaldado. La clave es una flexibilidad en las alianzas. Tienes que tener aliados suecos en cuestión de género, con Portugal para una agenda socialdemócrata. Con Macron para el relanzamiento de Europa. Y con Merkel por el poder. No tienes que ser determinista, sino tener una política flexible en función de los intereses. Si te crees un país grande, si quieres serlo, debes jugar con alianzas de más de uno y no intentar sumarte al tándem o contrarrestarlo”, indica Pol Morillas, director del Cidob de Barcelona. “Está claro que Macron ve a Sánchez como un aliado para el objetivo a corto plazo de bloquear a Manfred Weber y limitar la influencia de Merkel. Eso puede ser bueno para España, porque puede influir en las decisiones. Pero sin duda es un riesgo si apuesta sólo en su relación con París y se enfrenta o trata de ser un antagonista de Merkel u otros líderes”, advierte Eric Maurice, responsable de la oficina de la Fundación Robert Schuman en Bruselas.
Casi todos los expertos consultados abogan por una dosis de realismo e independencia. No fiarlo todo a estar en el Top 3, de igual a igual, sino crear un espacio propio y que se haga indispensable sumando socios. En el Consejo de Asuntos Generales de la UE, donde entre otros se trata el asunto del Brexit, España propuso recientemente sumarse a Berlín y París, que a menudo unifican criterios y hablan con una sola voz. El Gobierno hizo una propuesta a ambas partes, una delegación germana de alto nivel estuvo en Madrid discutieron detalles. Francia se mostró entusiasmada y después la mató. “Nunca van a compartir ni a renunciar a su posición privilegiada con Alemania”, admiten voces influyentes en Exteriores.
“España tiene una oportunidad de oro, pero no para ponerse del lado de uno o del otro ni para unirse al eje franco-alemán, sino para ser un contrapeso precisamente a ese eje. Sobre todo teniendo en cuenta que la posición y sucesión de Merkel esta menos clara que antes y que eso le da mucho poder a Macron”, afirma Camino Mortera, investigadora del Center for European Reform. “España debería consolidarse como el tercer país más importante. Políticamente sería una buena marca, porque coincide que en Alemania está el PPE con Merkel, en Francia los liberales con Macron y Sánchez podría ser el tercer país y la tercera ideología, el tercer elemento, con perspectiva propia”, explica Grégory Claeys, del think tank Bruegel, en Bruselas.
Hay muchas cuestiones, como la reforma de la Eurozona, en la que España está aparentemente cerca de Macron. En ese sentido podría reemplazar a Italia como interlocutor del sur. Puede y debe tener la máxima ambición, desplegarse bien en un tablero en el que los límites son negociables. Italia, por ejemplo, en esta legislatura tenía la presidencia del BCE, del Parlamento Europeo y la alta representante para la Política Exterior, una posición extraordinaria. Logar algo así no es imposible, pero casi. Requiere décadas de trabajo y no sólo una buena mano coyuntural. Requiere un trabajo de todas las fuerzas del país a una, independientemente del signo político. Requiere, además, intercambios de favores, pactos contra natura en la sombra y candidatos adecuados y de ideologías diferentes que sepan entenderse.
Ambición, realismo y el cinismo ‘palmerstoniano’ de quien sabe que en política internacional no suele haber aliados permanentes, sino intereses centenarios. Una visión de conjunto, de Estado. No basta un momento puntual de lucidez o un socio fuerte, aunque sea el mismo presidente de la República francesa. “En cierto modo es quizás lo más natural, pero a España le convine más ser tercera parte, independiente. Ser un aliado de Francia, pero no quedar atrapado en la esfera de influencia de Macron”, concluye Claeys”.

(5) José Ramón MONTERO/José RAMA/Andrés SANTANA/Carlos FERNÁNDEZ-ESQUER, “Las nuevas Españas electorales” a Piedras de Papel (17-06-19)

(…) “El crecimiento de la volatilidad electoral y de la fragmentación partidista plantean retos importantes a los Parlamentos autonómicos de las legislaturas que están a punto de comenzar. En realidad, los estudios comparados sobre ambos fenómenos los abordan en términos contradictorios. Por lo que hace a la volatilidad electoral, es positivo que muchos electores cambien su voto de una elección a otra, puesto que supone el premio de los votantes a los partidos que han protagonizado una gestión positiva desde las elecciones anteriores, o por el contrario significa el castigo a gobiernos incompetentes o corruptos; en suma, implica el ejercicio de la rendición electoral de cuentas, uno de los principios fundamentales de los sistemas democráticos. Pero tasas excesivamente elevadas de volatilidad, y si además son crónicas, pueden provocar entradas y/o salidas recurrentes de partidos de las instituciones políticas, lo que reflejaría una institucionalización débil de los sistemas de partidos y tendría consecuencias negativas en los rendimientos del sistema político.
La fragmentación partidista, por su parte, suele tener menos defensores. Aunque aumenta las posibilidades representativas de los votantes, los sistemas de partidos excesivamente fragmentados están asociados con legislaturas complejas que incrementan los riesgos para cualquiera de las dimensiones relativas a la gobernabilidad, desde la formación de gobiernos a la adopción de decisiones, pasando por la difícil supervivencia de gobiernos de coalición con múltiples partidos. Cuando además la polarización se suma a la fragmentación, las llamadas líneas rojas se añaden a los vetos recíprocos. Los escenarios más frecuentes suelen incluir inestabilidad gubernamental, dificultades para la formación de gobiernos de coalición, escasa actividad legislativa, presupuestos prorrogados y adelantos electorales.
Con todo, la legislatura autonómica precedente, la de 2015-2019, ha sufrido solo algunos episodios puntuales respecto al impacto de Parlamentos fragmentados en la acción de los gobiernos autonómicos. Entre ellos, la ruptura del gobierno de coalición entre Coalición Canaria y PSOE en diciembre de 2016, que se saldó con la salida del gobierno canario de los socialistas; la entrada en el gobierno de Castilla-La Mancha de Podemos en agosto de 2017, lo que le permitió ensayar con el PSOE su primer gobierno de coalición a nivel regional; y los cambios en la Presidencia de la Comunidad de Madrid (Ángel Garrido por Cristina Cifuentes) y en la Región de Murcia (Fernando López Miras por Pedro Antonio Sánchez), debidos a las dimisiones de sus presidentes ante la amenaza de sendas mociones de censura presentadas por la oposición por sus presuntas actividades de corrupción política.
Pero, en la legislatura 2019-2023, a los actores ya conocidos se ha sumado uno nuevo, Vox, que promete no hacer tan fácil la estabilidad de los Gobiernos a los que incluso dice apoyar. Véase si no el ejemplo de Andalucía, donde, por ahora, ya han optado por anunciar su bloqueo a los presupuestos si los socios del Gobierno, PP y Cs, se empeñan en desconocer sus demandas. En fin, parece que el mal llamado bipartidismo, ahora sí, también a nivel autonómico ha llegado a su fin”.

(6) Francesc de CARRERAS, “Querido Albert” a El País (14-06-19)

(…) “No entiendo que ahora nos falles, Albert, que nos falle Cs, que el joven maduro y responsable se haya convertido en un adolescente caprichoso que da un giro estratégico de 180 grados y antepone supuestos intereses de partido a los intereses generales de España. Es ir contra toda tu trayectoria política, contra la trayectoria de Cs. Se te acusará, con razón, que por tu culpa arrojas al PSOE a pactar con Podemos y con los nacionalistas, precisamente aquello que Cs debía impedir.
Si rectificas pierdes credibilidad, en los últimos meses has dicho hasta la náusea que nunca pactarías con los socialistas. Pero muchos votantes de tu partido, y también de otros, creen que este país necesita un Gobierno sólido y si Cs contribuye a ello olvidarán esta desgraciada campaña. Estás a tiempo de rectificar. Si en 2016 acordaste con el PSOE un buen programa de gobierno, no hay motivo para que ahora no se repita tal operación. Recobra, Albert, la capacidad de liderazgo que has tenido en todos estos años y afronta con valentía la adversidad. Rectifica. Muchos no desean que a Cs les una solo un melancólico recuerdo”.

(7) Javier PEREZ ROYO, “Crisis constitucional” a eldiario.es (18-06-19)

(…) “Tras las elecciones del 28A nos encontramos en una situación que es distinta, sin lugar a dudas, de la resultante de las elecciones generales de 2015 y 2016, pero en la que el problema de fondo de la no existencia de una mayoría de investidura “de verdad” sigue estando presente. Es verdad que, en el caso de que Pedro Sánchez fuera investido presidente de cualquier forma que lo fuera, no existiría en el Congreso de los Diputados una mayoría para la moción de censura, como sí la hubo frente a Mariano Rajoy, pero no lo es menos que la configuración de una verdadera mayoría de investidura en positivo, que pudiera operar a lo largo de la legislatura como mayoría de gobierno, no se vislumbra con claridad.
Son ya tres las elecciones consecutivas en las que la síntesis política que la sociedad española hace de sí misma a través de los partidos políticos de su elección no garantizan la gobernabilidad del país. Las elecciones son representativas de la realidad del país. Pero sus resultados no permiten formar mayorías en positivo. No permiten dar cobertura a una acción de gobierno propiamente dicha.
La acción de gobierno en una democracia parlamentaria se expresa a través de la potestad legislativa y la potestad presupuestaria. Desde las elecciones de 2015 la potestad legislativa parlamentaria ha sido sustituida por la potestad legislativa gubernamental, Decreto-ley en lugar de la Ley, y apenas se ha ejercido la potestad presupuestaria y siempre desvinculada del ciclo temporal para el ejercicio de la misma prevista en la Constitución. Como consecuencia del no ejercicio de ambas potestades, no ha habido propiamente control de la acción de gobierno, aunque sí mucho ruido.
¿Se puede revertir esta situación? La investidura es un problema, porque en el supuesto de que no se produjera y hubiera que repetir elecciones, nos estaríamos deslizando por una pendiente muy peligrosa. Pero con la investidura exclusivamente no vamos a salir de la crisis constitucional en que estamos inmersos. El sistema político diseñado en la Constitución de 1978 no garantiza la gobernabilidad del país”.

(8) Guillem MARTÍNEZ, “Yo acuso. Apuntes a un juicio y a una sentencia” a CTXT (18-06-19)

(…) “SOBRE EL TRATAMIENTO DE LA MENTIRA. Se ha enjuiciado algo que no era un proceso de autodeterminación, pero tampoco un golpe de Estado. Se está juzgando algo gravísimo, que en Alemania se consideró una amenaza leve al orden constitucional, y que en absoluto encajaba con el palabro rebelión. Lo que sea que se juzgue tiene que ver con la mentira, por tanto. ¿Qué tratamiento ha tenido el Tribunal con la mentira? En general, el TS ha sido muy tolerante con ella en sus extremos. Es decir, la ha tolerado sin inmutarse cuando la emitían mindundis y grandes velocistas. No se ha ensañado, sino todo lo contrario, por ejemplo, con autónomos y pequeños empresarios que no fueron claros en el momento de describir el cobro de su trabajo. Tampoco lo fue con altos cargos electos. Rajoy, en ese sentido, emitió una declaración de la que se puede ponderar un gran distanciamiento con la realidad. Y no fue amonestado. Sus declaraciones, posteriormente, fueron contradichas con los hechos mostrados en el juicio. Y, todo apunta a ello, el Tribunal no hará nada al respecto. Lo mismo con Soraya SS, a quien una defensa pidió tratar como testigo renuente, sin respuesta del Tribunal. Los únicos perfiles tramitados a un juzgado de guardia por su declaración han sido cargos políticos cat. La mentira, o al menos una realidad rica en impresiones personales y detalles y exageraciones –pudieron hablar de odio, de miedo, y de ataques violentos perpetrados con Fairy, el milagro anti-poli– fue admitida en los testigos de la acusación, y fue más matizada, cortada y filtrada en los de la defensa. La mentira, en fin, se ponderó con su aproximación al centro geográfico de la Península. Las defensas, a su vez, optaron por una defensa técnica, nítida, que aprovechó el caos del Estado en aquellos días –y, me temo, en estos– y la exageración de los cargos y de su tratamiento. Ese fue el caso de Melero. El resto de defensas aprovecharon esa posibilidad, la delegaron en Melero y, periódicamente, satisficieron a sus clientes con pequeños momentos de léxico y sentimentalidad procesista. Es importante recordar que, salvo Cuixart, todos los acusados reconocieron que tras el procés no había un hecho político, sino declaraciones periodísticas. Por lo que las defensas, en ese sentido, también defendieron a los acusados de la percepción de todo ello en la sociedad cat. Sólo la sentencia fijará si acertaron unos abogados u otros. O ninguno. La defensa de Cuixart fue la que hizo más hincapié en derechos fundamentales. Con Cuixart, en fin, cabe la posibilidad de que se esté juzgando el derecho de asociación y de manifestación. Una sentencia al respecto puede ser fundacional de algo nuevo, o garantista. Puede ser, snif, la única gran verdad en todo esto. O prolongar la mentira.
SOBRE LA SENTENCIA. Se espera la sentencia para julio u otoño. Por mi parte, me he jugado un cenorrio a que será para julio. Las defensas oscilan entre el optimismo absoluto de Melero –desobediencia, poco más–, que es, por otra parte, la realidad pesimista que he descrito en estos años, y el pesimismo de otras defensas. Entre las defensas fluye la idea de que una condena superior a 4 años sería el equivalente a la pena de muerte del siglo XIX y XX. Un castigo ejemplarizante. El hecho de que no se haya concedido ya la libertad provisional a los acusados, el hecho incluso de que a Junqueras no se le permita aún ir a la JEC y al Parlamento Europeo a por lo suyo puede ser un indicio de severidad. O no. Una sentencia unánime, me dicen, sería por fuerza una sentencia más flexible y benigna que una con votos particulares, incapaces, por tanto, de firmar una sentencia con fuertes dosis arbitrarias. Con la sentencia, la Justicia elige entre aproximarse al punto de vista europeo, que negó las euroórdenes –algo que nunca se deniega– por su carácter exagerado y desproporcionado, o aproximarse al discurso del 3-O, que describió un golpe de Estado, no demostrado en el juicio. Por lo mismo, la sentencia puede decidir no sólo si hubo DUI, sino que toda aquella pasada autoritaria, que ha puesto a la sociedad cat a las puertas de la crispación y del fanatismo protocatólico, fue en verdad algo serio, meditado con posibilidades reales. Tendría guasa que un tribunal otorgara la mayoría de edad a un movimiento autorreferencial y propagandístico, sin más planes que la propaganda, para disculpar con ello los errores del Estado, para darle al Estado un enemigo de su tamaño. Para no desautorizar al discurso democráticamente extraño del jefe del Estado en el 3-O. Por otra parte, si Picasso violó los códigos de la realidad para crear belleza, un tribunal puede hacerlo para crear todo lo contrario, sentencias que no se parecen a la realidad al primer vistazo. O al segundo. O al tercero. Un tribunal, en fin, es un símbolo. Visten simbólicamente, con togas y puntillas, para demostrar que no son estrictamente humanos, que están en una esfera autónoma. Esa es la descripción y el ideal de la Justicia. Pero también, glups, de lo gremial. Lo veremos, en todo caso, con la sentencia.”.

(9) Jordi MERCADER, “Barcelona eludeix l’estat d’expiació” a El Periódico (16-06-19)

“Ada Colau reté l’alcaldia amb un pacte d’esquerres, ha fet les paus amb el PSC (i viceversa), garanteix per a Barcelona un govern estable i, a més, ha prestat a Catalunya un servei valuós: ha resistit amb èxit la pressió de l’independentisme. ERC i JxCat han pretès obtenir rèdit polític de “la socialització del dolor”, a la qual es referia Jordi Sánchez davant del Tribunal Suprem, per assolir una hegemonia que les urnes no els van concedir. El dolor per la injustícia de tanta presó per als seus dirigents existeix i és àmpliament compartit, però apel·lar a aquesta solidaritat per obtenir poder i desacreditar altres pactes legítims voreja l’estat d’expiació, cosa que poc té a veure amb la democràcia” (…)

(10) Jordi AMAT, “Bea Ventura” a La Vanguardia (18-06-19)

“Fa tres setmanes va concórrer per primera vegada a unes eleccions. Fins ara el seu compromís l’havia vehiculat a través del sindicalisme: era vicesecretària de la federació de serveis, mobilitat i consum de la UGT. Va decidir fer el salt a la política institucional. Ha estat la cap de llista del PSC a la localitat on viu des de fa cinc anys: Santa Coloma de Farners. Les mesures estrella del seu programa eren l’ampliació de la plantilla de la policia i dels treba­lladors del servei de neteja (n’hi ha dotze, quatre són conductors i vuit no són sufi­cients per fer tota la feina). Durant la campanya va declarar que la seva prioritat, si fos alcaldessa, ­seria aconseguir llocs de treball per tal que els veïns no haguessin de marxar fora a fer feina. La van votar 619 veïns, augmentant en 119 els vots del seu partit respecte del 2015. Després de les eleccions va arribar a un acord per formar govern amb Junts per Catalunya, el segon partit més votat.
El grup d’ERC, com pot llegir-se a la xarxa, va definir l’acord com “el pacte de la vergonya”. A la fi, després de les pressions de Quim Torra –descrites amb profunda tristor per Susagna Riera de Junts per Catalunya ahir a l’ Aquí, amb Josep Cuní–, el pacte es va trencar. El ple, que es va suspendre, va ser patètic. El més greu no va ser el robatori del retrat del president, escena d’un casti­cisme inenarrable. El més dramàtic va ser l’escarni humi­liant que va ­sofrir la regidora socialista. Malgrat que ella, devastada, defensava la ­necessitat del pluralisme, mani­festava la seva pena per la situació de Dolors Bassa i es comprometia a fer els possibles per aconseguir l’indult, de res servia. Crits i insults. La pre­sidenta d’edat del ple –la regi­dora de la CUP– ho va permetre durant uns ­segons d’intolerable ignomínia democràtica. A la nit, aquesta regidora ­rematava amb aquest tuit: “Moltes gràcies a totes les farnesenques que ahir van mostrar el seu rebuig al pacte de la vergonya! La lliçó d’ahir és quan el poble mana el govern ha d’obeir! Endavant segadores! Sense por!”. Contra aquest totalitarisme, l’única esperança és el ­coratge cívic. La resistència d’algú a qui no conec de res i li dono les gràcies: Bea Ventura”.

(11) Rafael JORBA, “Bandera blanca, sisplau!” a El Periódico (18-06-19)

(…) “Enfront de la democràcia dual, que deixaria una meitat del país molt contenta i l’altra meitat molt cabrejada, s’imposa explorar la via de la democràcia deliberativa per a aconseguir que una àmplia majoria de ciutadans estiguin moderadament satisfets.
Tanmateix, no es pot començar la casa per la teulada. Cal recuperar abans l’activitat parlamentària i l’acció de govern. I aquest principi val tant per a la política catalana com per a l’espanyola. Només després, recuperada la política de les coses de cada dia, es podran abordar els reptes pendents; també la qüestió catalana. Primer hauríem de seguir aquell consell d’Ortega en una conferència a Buenos Aires: “¡Argentinos, a las cosas!”. “Deixin-se de qüestions prèvies personals, de suspicàcies, de narcisismes”. Sí, “españoles (y catalanes), a las cosas”, hauríem de repetir en l’hora present.
Molt sovint, des dels fets atziacs del setembre i l’octubre del 2017, poso l’exemple d’una comunitat de veïns: si discuteixen sobre la presència de les banderes als balcons –que si l’estelada o l’espanyola–, de ben segur que no es posaran d’acord, però si ho fan primer sobre la necessitat de construir una rampa d’accés per a discapacitats físics a l’entrada de l’edifici, és possible que aconsegueixin un acord; pot ser fins i tot que els veïns de l’estelada i l’espanyola, que tenen a casa una persona discapacitada, votin en el mateix sentit.
Es tracta del camí oposat al triat per Quim Torra. Condiciona la negociació amb Pedro Sánchez a una premissa major –el dret d’autodeterminació– i a unes demandes que vulneren la separació de poders –la llibertat dels polítics presos– i el principi de legalitat: “No acceptaré una altra sentència que no sigui l’absolució”. Obrant així, imbuït d’una superioritat moral que espanta, el president impedeix també que s’aconsegueixi un clima de col·laboració que seria molt útil per a gestionar el temps polític de la postsentència.
En resum, la recuperació de la política quotidiana és el camí per a recompondre primer la confiança mútua i abordar després els grans acords d’Estat. Mentrestant, cal que aixequem la bandera blanca. Des de la primavera de l’any passat tinc fixat un missatge en el meu compte de Twitter: la poesia ‘L’ametller’, de Joan Maragall, amb l’estrofa “Déu te guard, bandera blanca”. Sí, necessitem un alto el foc, en paraules de Santi Vila, per reprendre l’acció de govern, refer la confiança i iniciar una nova etapa política. Si així ho féssim, es començarien a obrir moltes portes.
¿Val la pena continuar escrivint? És Gaziel, de nou, qui ho fa el maig de 1934 dirigint-se al l’aleshores president de la Generalitat: “Només vostè, des del seu alt lloc, pot onejar la bandera blanca, i fer el signe màgic, sobre les enfangades trinxeres de la nostra discòrdia (…) Hi ha un profund cansament secret entre els bàndols enemics. S’han embolicat tant les coses, que ningú no està satisfet de si mateix i ningú no es considera segur en les seves posicions actuals (…) En una paraula: aquesta és l’hora de la treva patriòtica”. La necessitem, a Catalunya i al conjunt d’Espanya. Bandera blanca, sisplau”.

(12) Conversa amb els editors de El Orden Mundial a Jot Down (juny 2019): “El próximo paso del capital es aceptar que la democracia tiene un límite”

(…) En alguno de vuestros análisis habéis dicho que el mayor desafío de lo que se avecina como el nuevo paradigma internacional es la respuesta a las demandas identitarias, cada vez más particulares, en un mundo globalizado. ¿Hacia dónde vamos?
B. M.: Es que la cuestión identitaria es una reacción a cómo se ha globalizado todo de un día para otro, en quince años. Caminar por una calle de Estambul, de Madrid, de Londres, y mirar: tienes exactamente los mismos comercios. Pasa igual con la música, con el cine… Las identidades se pierden, y no olvidemos que la identidad en una persona es algo muy importante. Sentirse representado y arropado en un grupo. Porque, si no lo tengo, quizás me siento perdido, y por eso necesito reclamar esa tradición histórica por más rancia que sea. Por eso creo que la cuestión identitaria es una cosa que va a crecer, mucho y en todas partes.
E. S.: Fíjate, si es algo que se ve hasta en los videojuegos: la búsqueda del sentimiento histórico a través del wéstern. Se manifiesta en todos los ámbitos: desde la Iglesia ortodoxa en Rusia, que es un símbolo de identidad, hasta el resurgimiento de unas corrientes cinematográficas que apelan a una historia que crea una identidad colectiva.
F. A.: Las identidades de ahora son superdefensivas. En realidad, no es una identidad en positivo, que está superbién. El problema es cuando tú antepones esa identidad a los grupos. «Como yo soy del Atleti, pues no puedo tener ningún tipo de relación con los del Real Madrid», por poner un ejemplo estúpido.
B. M.: Lo hemos visto muy claro en Estados Unidos: la política identitaria es capaz de deshacer y descomponer la identidad democrática. Porque tienes a dos polos enfrentados que no se hablan en absoluto, que votan sistemáticamente y, si se llega a un empate, ¿qué? Todo es campo para la pelea política identitaria, incluidas las instituciones democráticas, que a priori no deberían serlo. Todo eso supone un descrédito absoluto para la ciudadanía de sus instituciones y de la democracia como tal. Es la política de trincheras.
F. A.: Y, ¡ay de quien se ponga en medio!
B. M.: Ahora me viene a la cabeza el ejemplo de Mandela, un tío capaz de unir a un país, con todos sus matices. Pero es muy raro que se dé un Mandela, un líder así.
E. S.: Es una situación muy extraña para el punto del que venimos. Lo normal es pensar que una democracia liberal tienda a la cooperación y al diálogo entre partes y partidos. Pero, y en clave nacional, me parece imposible tener una política más allá del partidismo. Y esto es aquí. ¿Cómo vas a romper la idea de identidad si los partidos tradicionales no lo hacen? Tu definición pasa por contraponerte al otro. Con la cantidad de acceso a la información que tienes para entender al contrario…
F. A.: Pues creo que precisamente ahí está la clave. El hecho de que, gracias a internet, has sido capaz de identificar a más personas que piensan como tú. Donde antes eras una persona rara, en tu barrio, colegio o trabajo, si todo el mundo pensaba distinto a ti… pero, en el momento en que tienes una comunidad por la red, todo cambia. Empiezas a tejer pequeñas redes, y esa red se acaba haciendo más grande. Y te acabas encontrando que en tu barrio, donde creías que nadie pensaba como tú, hay más. Antes de internet nuestra burbuja era el medio físico (…)