FOCUS PRESS SETMANAL 128

Tal com exposavem en l’anterior Focus Press, l’abandó de la política de distensió nuclear per part dels Estats Units i Rússia és percebut com un retrocés  de l’ordre internacional de conseqüències imprevisibles. Així ho creuen The Economist i The New York Times en sengles editorials que destaquen com la decisió obre pas a una nova era d’inestabilitat nuclear (Sergio Muñoz Bata).

Mentre, segueix oberta la crisi veneçolana, sense que cap de les parts enfrontades sembli estar en condicions de decantar la balança al seu favor, ni que les decisions dels diversos actors internacionals implicats facilitin una solució ràpida (Diego Sánchez-Ancoechea, Moisés Naím ).

El quarantè aniversari de la revolució iraniana (Narges Bajoglhi, Tomás Alcoverro i entrevista a Albohasan Bani Sadr),  s’esdevé en un moment força crític pel país, cada cop més aïllat després del gir de l’Administració Trump (Lluís Bassets)  i de l’agressiva política d’Aràbia Saudita a tot l’Orient Mitjà (Jesús A.Núñez Villaverde) [1].

Una bona apraximació al gran joc geoestratègic global ens l’ofereix Borja Monreal a esglobal en un informe sobre els interessos econòmics i estratègics de Xina, Rússia i Estats Units al continent africà.

La consolidació de la Lliga de Matteo SalviniDaniel Verdú) com la principal força política de la dreta italiana projecta el seu líder com a referent dels nacionalpopulismes europeus a les portes de les eleccions al Parlament Europeu ( Daniel Conversi) [2], alimentant l’imaginari d’una confrontació Macron-Salvini i un deteriorament real de les relacions entre dos dels països fundadors de la Unió Europea (Pablo Martín de Santaolalla, Marc Lazar).

I seguim sense trobar una solució  al cul-de-sac del Brexit, amb el risc d’arribar al pitjor escenari en contra del desig de la majoria dels actors (Raymond Torres). Per orientar-se en els quatre escenaris possibles  i les seves implicacions és molt útil un quadre que ha elaborat Enrique Feás.

Aquest escenari provoca el crit  d’alarma de Georges Soros [3] que adverteix que sense una mobilització de la majoria europeista dorment  el somni de l’Europa unida pot esdevenir un malson.

La conjunció de la negociació pressupostària i l’inici del procés de l’1-O ha fet saltar pels aires la fràgil estabilitat del govern Sánchez (Enric Juliana), fent impossible la separació de plans que intentava desvincular-los. Ha pogut més la pressió emocional que alimenta les estratègies dels extrems (Antoni Gutiérrez-Rubí, Carlos Sánchez), sigui per defenestrar Pedro Sánchez del poder per la via ràpida per part de les dretes (Esteban Hernández, Josep Ramoneda, Joaquín Estefanía) , sigui per imposar un escenari de “quan pitjor, millor” per part del sector puigdemontista de l’independentisme (Jordi Juan [4], Joan Tapia, Manel Manchón, Roger Senserrich, Lola García, Jordi Mercader).

Com a conseqüència sembla inajornable la convocatòria anticipada d’eleccions generals (Lluís Orriols), amb unes expectatives molt incertes (Carles Castro), però amb la possibilitat que es configuri una majoria de dretes (veure el promig de les enquestes recents de Kiko Llaneras i l’enquesta de Celeste-Tel/eldiario). Per a Juan Rodríguez Teruel[5]el desenllaç electoral pot oscil·lar entre una debacle de l’esquerra (Jorge Galindo) i un estancament de les dretes.

Les eleccions suposen una nova aposta al límit de Pedro Sánchez  (Pablo Simón, Paola Lo Cascio), confiat en que la polarització dels extrems beneficiarà electoralment els socialistes. El personalisme de Sánchez (José Antonio Zarzalejos) s’inscriuria en una tendència general a l’hiperlideratge en detriment de les organitzacions polítiques tradicionals (Juan Rodríguez Teruel).

Una hipotètica majoria de dretes no està exempta de dificultats i contradiccions, com s’està veient en la incipient etapa de governació a Andalusia o en la manifestació del 10 de febrer a Madrid (Enric JulianaJavier Pérez Royo), i que evidencien una immaduresa dels seus líders i dels seus projectes (Víctor Lapuente).  El Partit Popular es debat entre un projecte conservador convencional i un projecte reaccionari (trumpista per simplificar), com analitza Aurora Nacarino-Brabo. Ciudadanos “no sap com sortir de la plaça de Colón”, com afirma irònicament Enric Juliana).

Es perfila un panorama polític de tots contra tots sense perspectives d’assolir acords transversals per afrontar els grans problemes de fons polítics, socials i econòmics. Un Beirut dominat pels extrems, sense guineus pragmàtiques, escriu José Maria Lassalle [6] on es necessita que els moderats dels espais polítcs centrals s’activin per evitar la temptació de pactar amb els extrems (José Antonio Llorente). En la línia d’aquestes reflexions s’inscriu l’assaig de Manuel Arias Maldonado, “Repudio y necesidad del centro”, publicat en les tres darreres setmanes a Revista de Libros.

En aquest context polític ha començat el judici de l’1-O, amb l’expectació política i mediàtica esperada. D’entre la multitud de cròniques, anàlisis i comentaris que suscita hem intentat confegir una guia per facilitar- ne el seguiment: les cròniques judicials de José María BrunetLa Vanguardia, de Pablo OrdazEl País i d’Oriol Solé i Pedro Águedaeldiario.es; les cròniques d’ambient de Joaquín Luna a La Vanguardia, de Manuel Jabois i de José Martí GómezEl País; les cròniques inclassificables de Guillem MartínezCTXT; els comentaris jurídics de Xavier ArbósLa Vanguardia, de Xavier Vidal-FolchEl País, d’Ernesto EkaizerAra; els anàlisis jurídics de fons de Miguel PasquauCTXT,  de Miguel Ángel Presno Linera al blog Del derecho y del revés i de Jordi Nieva-FenollEl Periódico … Sense oblidar els comentaris dels analistes polítics com Francesc-Marc Álvaro, Gemma Ubasart,  Jordi Mercader i tutti quanti.

Sobre l’entrecreuament dels caràcters penal i polític del judici contra els dirigents independentistes, veure l’anàlisi de Pau Luque [7]a Agenda Pública. També, la reflexió de Roberto Gargarella sobre la impropietat amb la que el sistema institucional processa demandes, protestes i descontentaments.

La ruptura política entre el Govern Sánchez i l’independentisme i el judici de l’1-O no auguren res de bo, si més no en el curt termini. S’esvaeixen les expectatives de trobar fórmules que facin possible un diàleg futur per intentar una sortida raonable. Conscients d’aquesta realitat, Josep Maria Vallès, [8], Joaquim Coll, Joan Coscubiela o Cristina Monge aporten les seves reflexions, ni que sigui per pactar els desacords. I el llibre de Josep Maria Tresserras i Enric Marín, Obertura Republicana, teoritza una possible via de rectificació de l’independentisme sobre la que poder dialogar en un futur.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Jesús A.NÚÑEZ VILLAVERDE, “Irán cada vez más solo” al blog del Real Instituto Elcano (11-02-19)

“Se cumplen hoy cuarenta años del fin de la revolución en Irán que encabezó el ayatolá Ruhollah Jomeini en 1979. El derribo del sah Mohamed Reza Pahlevi no solo supuso para Washington la pérdida de un aliado clave en Oriente Medio, sino también la emergencia de un actor político empeñado en cuestionar el statu quo regional, reclamando el liderazgo frente a Riad y Bagdad, y en exportar su modelo más allá de sus fronteras. Desde la perspectiva de los sucesores de Jomeini cabe imaginar que su valoración del balance cosechado desde entonces debe ser, como mucho, agridulce.
Es cierto, por una parte, que han logrado preservar el régimen a pesar de estar permanentemente en el punto de mira de algunos de sus vecinos y de potencias globales muy interesadas en derribar el sistema teocrático de velayat-e-faqih. Si el peso de un actor se mide por el de sus rivales, no hay duda de que Irán, la antigua Persia, es un país relevante. Basta con recordar que Estados Unidos lleva décadas intentando echar abajo a quien percibe como un proliferador nuclear y un promotor del terrorismo, no solo a escala regional sino también global. Tres son las etapas que muestran ese acoso y derribo: 1) la primera guerra del Golfo (1980-88), donde logró frenar a un Irak apoyado inequívocamente por las potencias occidentales; 2) la llamada “política de doble contención”, dirigida principalmente por Bill Clinton durante la última década del pasado siglo, que también incluía a un Irak en el que Sadam Husein, tras la invasión de Kuwait, se había convertido ya en un monstruo difícilmente controlable; y 3) el embate de George W. Bush, tras definirlo en enero de 2002 como parte del “eje del mal”, junto a Irak y Corea del Norte. Sin menospreciar otros factores, puede decirse que si Irán se ha librado en el contexto de la “guerra contra el terror” de sufrir un ataque masivo directo estadounidense ha sido, sobre todo, por la imposibilidad de Washington de abrir un tercer frente bélico en la región ante el empantanamiento en el que se había metido tanto en Afganistán como en Irak”.

(2) Daniel CONVERSI, “El futuro de la Unión Europea pasa por Roma” a Agenda Pública (8-02-19)

“¿Cómo está reaccionando la comunidad internacional frente a esta continua crisis? Todos los países vecinos de Italia y Europa entera no esconden su preocupación y creciente nerviosismo. Y los conflictos internos del gobierno italiano están siendo observados intensamente por la presidencia de los Estados Unidos con su plan de hundir Europa como proyecto político y social común.
Se trata de un diseño que ya se dio a conocer durante la presidencia de George W. Bush, cuando miembros de su gobierno atacaron repetidamente a varios países europeos y a la «vieja» Europa como concepto que superar. A partir de la invasión de Afganistán e Irak, las fracturas cada día más irreconciliables alimentaron una profunda desconfianza entre Europa y los Estados Unidos. En particular, las elites corporativas de los Estados Unidos nunca perdonaron a Europa la adopción de un sistema monetario único, horrorizadas por la amenaza que representaba el euro para la supremacía mundial del dólar. Ahora, con Donald Trump y Steve Bannon, su ‘embajador’ en Europa y exjefe-estratega, el sueño republicano de Bush parece convertirse en realidad, pero a través de una radicalización sin precedentes de los conflictos  y un apoyo masivo a los regímenes autoritarios.
El juego para la destrucción de Europa se jugará principalmente en Roma. El sometimiento de Roma al soberanismo autoritario podría significar la destrucción del sueño europeo. En este caso, el proyecto devastador de Bannon-Trump podría avanzar y ganar gracias a la incongruencia italiana”.

(3) George SOROS, “¡Europa, despierta!” a Project Syndicate (11-02-19)

“Es difícil ver de qué manera los partidos proeuropeos puedan salir victoriosos de la elección de mayo si no ponen los intereses de Europa por encima de los propios. Es posible todavía defender que se preserve la UE para poder reinventarla de raíz. Pero para ello es necesario un cambio de actitud en la UE. La dirigencia actual se parece al politburó de la Unión Soviética al momento de su derrumbe, que seguía emitiendo ucases como si todavía significaran algo.
El primer paso para defender a Europa de sus enemigos (internos y externos) es reconocer la magnitud de la amenaza que plantean. El segundo es despertar a la durmiente mayoría proeuropea y movilizarla en defensa de los valores fundacionales de la UE. De lo contrario, el sueño de una Europa unida puede convertirse en la pesadilla del siglo XXI”.

(4) Jordi JUAN, “Quan es tensa tan la corda” a La Vanguardia (11-02-19)

L’estratègia inicial dels independentistes era la de permetre la tramitació dels pressupostos de l’Estat en una fase inicial, sense presentar esmena a la totalitat, i deixar una sortida oberta a un rebuig en el moment de la votació final dels pressupostos. És cert que encara poden rectificar i retirar les seves esmenes, però és una cosa molt complicada davant l’inici de la vista i perquè la Moncloa no pot fer cap concessió en la línia del que li demanen els seus interlocutors catalans.
Sánchez ha patit un gran desgast a Espanya per la reunió bilateral de Pedralbes o acceptant la figura del relator, però ja no se li pot demanar més quan el seu partit s’està jugant la vida en les eleccions municipals, autonòmiques i europees del maig. El diàleg iniciat de fa poc requeria paciència i treball sense llum ni taquígrafs, i justament des de la plaça Sant Jaume han anat amb presses i amb excessiva escenificació. La història d’aquesta llarga etapa de conflicte es resumeix sempre igual: un error darrere l’altre.

(5) Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “¿Desgarro de la izquierda o estancamiento de la derecha?” a Agenda Pública (7-02-19

“En los próximos cuatro meses, la política española va a consistir en una lucha entre dos hipótesis políticas: la del desgarro de la izquierda frente a la del estancamiento de la derecha.
De un lado, la hipótesis del desgarro de la izquierda alienta los movimientos de quienes apuestan por avivar la revuelta social contra el Gobierno, agitando la crisis en Cataluña, porque asumen que esa cuestión genera mucho desconcierto en el centro-izquierda, favorece la ruptura en el PSOE y, en último extremo, pudiera producir un realineamiento electoral sin precedentes, que llevara a muchos votantes socialistas a la abstención o, incluso, a una mutación del voto hacia Ciudadanos o, por qué no, Vox. Sería una reedición del desgarro socialista de octubre de 2016, que abriría las puertas a un tripartito de derechas en la Moncloa y algunas autonomías. El colofón de esta hipótesis podría llegar a ser la ruptura del PSOE y la aparición de plataformas ex socialistas predispuestas a la colaboración con Ciudadanos y absolutamente reacias ante la izquierda y los nacionalistas (…)

Hay un escenario alternativo, la hipótesis del estancamiento de la derecha, según la cual la controversia catalana y otras cuestiones sensibles para el electorado conservador (aborto, inmigración, etc) son, en realidad, campos de batalla interna por el voto de derecha, que afectan relativamente poco al electorado de izquierdas (en cualquier caso, menos de lo que presupone la prensa conservadora de Madrid) pero que van a determinar el dominio del espacio de la derecha, e incluso la supervivencia a medio de plazo de alguno de los tres partidos que compiten por él (PP, Ciudadanos y Vox). Si esta hipótesis resulta más acertada que la anterior, deberíamos esperar mucha volatilidad potencial dentro de ese espacio y mucha menos entre bloques, ya que apenas se alterarían las fronteras entre la izquierda y la derecha. Es más, sería un escenario de polarización que favorecería la concentración del voto en torno al PSOE. ¿Se imaginan votantes de la CUP votando a Sánchez? En realidad, apenas habría cambios sustantivos del voto, y en todo caso el resultado sería un estancamiento de la política española, provocado por el nivel de acritud y gesticulación entre oposición y Gobierno. La derivada más preocupante podría ser el crecimiento de la desafección política y del cinismo de los ciudadanos”.

(6) José María LASSALLE, “Sin centro, entre erizos y en Beirut” a El País (9-02-19)

“Habitamos la política sin que exista un espacio de centro. La pérdida de este percute gravemente sobre el clima partidista y la salud de la democracia en toda Europa. De hecho, cuando más presiona, crece y grita el populismo, más se repliega la centralidad hacia el silencio, la indiferencia y la atonía. Sin voces moderadas ni referentes liberales, la radicalidad amplía sus márgenes, adopta matices fascistas y desertiza la política erosionando la capacidad de consenso sobre la que se basan las sociedades abiertas.
Sin centro, la democracia colapsa. Lo hace porque no puede haber acuerdos y estos, no lo olvidemos, son la narrativa sobre la que se escribe la capacidad de progreso a la que sirve la democracia. La asfixia del consenso hace de esta un modelo fallido. Víctima de la dialéctica amigo-enemigo, las mayorías se imponen por la fuerza de los números y no por la persuasión deliberativa de los argumentos. La transformación de la alteridad en enemistad hace imposible la empatía y la negociación. Condena la otredad a la trinchera y asienta la política en un bucle autorreferencial que desemboca en la bunkerización de los principios”.

(7) Pau LUQUE, “Los juicios del procés” a Agenda Pública (11-02-19)

“Este martes se dará inicio a una cadena de juicios: primero, el penal; después, una suerte de juicio político. Serán eventos distintos, pero relacionados.
El juicio penal colocará a los acusados ante un dilema: tendrán que elegir, a ojos de su parroquia, entre sus intereses personales y su prestigio político.
Si el compromiso con la vía unilateral a la independencia iba en serio, entonces así deberían declararlo los acusados. Y, al hacerlo, debieran resignarse a la condena quizás no por rebelión, pero sí al menos por sedición, ya que la vía unilateral de 2017 tuvo algunos episodios (20 de septiembre, 1 de octubre, 3 de octubre) de presión tumultuaria –aunque no violenta–, coordinados desde arriba, que implicaban un delito de sedición. Esto satisfaría al flanco más duro del independentismo y concedería el martirologio a los encarcelados. Todo al precio de arruinar sus vidas personales.
Quizás la única manera de contribuir a evitar la condena por rebelión o por sedición es afirmando que la denominada vía unilateral fue en realidad una gigantesca y coordinada operación de propaganda destinada no sé sabe muy bien qué, pero no a la independencia. Esto evitaría, siendo optimistas, las penas de prisión más graves, pero frustraría a los independentistas del morro fort.
Ninguna de las dos narrativas, ni la del martirologio ni la de la propaganda, determinará la verdad de los hechos. Se trata de potenciales estrategias de la defensa. Pero apuntan a las dos lecturas descarnadas con las que se ha descrito el procés: una auténtica operación de secesión unilateral o una obra de teatro colosal y peligrosa, impulsada desde las instituciones y con fines propagandísticos, para hacer creer que se trataba de una auténtica operación de secesión unilateral.
¿Pero y si el procés hubiese sido ambas cosas a la vez? ¿Y si los objetivos de los principales implicados fueran en realidad contradictorios entre sí? A medida que pasa el tiempo me parece más plausible pensar que –diacrónica y, por momentos, sincrónicamente– el ‘procés’ fue una cosa y su negación. ¿Cómo se lidia entonces con semejante maraña irracional desde el punto de vista penal?”

(8) Josep Maria VALLÈS, “Después del juicio, negociación” a El País (11-02-19)

“La conclusión es que el viaje hacia una negociación efectiva no cuenta todavía con las condiciones básicas para iniciarlo con algunas posibilidades de éxito. Hay que añadir a las dificultades actuales las que representarán el juicio que nos aguarda o el incierto resultado de las futuras convocatorias electorales. Sin embargo, y pese a todo lo problemática que se presenta, la negociación parece la única alternativa viable para que el sistema político gestione sin colapsar un problema de esta envergadura. Negociación dentro de la ley, ciertamente. Pero con una interpretación de la ley tan generosa e imaginativa al menos, como la que permitió a Andalucía acceder a la autonomía por la vía del artículo 151 sin cumplir sus requisitos o la que confiere en la práctica a Navarra una relación cuasi confederal con el Estado.
Y mientras esta negociación no llega, sería muy útil un esfuerzo de autocontención en el lenguaje, rehuyendo no solo la injuria directa al discrepante o la descalificación irónica de sus argumentos, sino también la desatención a sus razones y motivaciones como si el mero hecho de ignorarlas pudiera hacerles desaparecer. Es una responsabilidad de los dirigentes políticos, de los profesionales de la comunicación y de todos los ciudadanos que desean honestamente salir del laberinto actual por la única vía que ofrece la política democrática: negociar para transaccionar.
A esta vía habrá que recurrir, más tarde de lo deseable, cuando comprobemos después de la futura sentencia del Tribunal Supremo que el problema sigue ahí, reclamando una salida bastante más compleja que las equivocadas soluciones del derecho penal o del aventurerismo unilateral”.