FOCUS PRESS 166

 

La 25ª Conferència de les Parts del Conveni Marc de Nacions Unides sobre el Canvi Climàtic  (COP) pretén avançar en els compromisos dels països per aplicar les normes de l’Acord de París. Al mateix temps és un esdeveniment global que permet visualitzar l’estat de la recerca científica i els avenços tecnològics per mitigar i adaptar-se al canvi climàtic, així com un espai d’expressió de la presa de consciència social sobre l’abast d’aquest fenomen  i de les accions concretes a tots els nivells (entrevista a Teresa Ribera). Tanmateix, plana un cert escepticisme sobre els resultats d’aquesta cimera, a la vista de la distància que hi ha entre els plans compromesos i la seva aplicació (Cayetano López, Bjorn Stevens), obstaculitzada per la resistència dels sectors  depenents de l’economia carbonitzada (Ramón Lobo) a facilitar una transició energètica justa (Éloi Laurent, Cristina Narbona, Cristina Monge   [1]).

Crida l’atenció l’absència dels líders dels principals països del món -precisament els més contaminadors-, especialment dels països occidentals, que si han comparegut en l’altre esdeveniment internacional de la setmana: el 70è aniversari de l’OTAN.

En tots dos esdeveniments es fa sentir  el desarmament diplomàtic dels Estats Units i l’abandonament de les institucions internacionals multilaterals propiciat per l’administració Trump (Carlota García Encina). La desconfiança generada entre els socis de l’Aliança Atlàntica per la indiferència nordamericana (Pere Vilanova, Jeremy Shapiro) dificulta l’acord sobre els seus objectius estratègics en un moment crític de transformació del mapa de poder global (Juan Tovar) [2].

Crític especialment per a la Unió Europea, necessitada d’afirmar la seva autonomia estratègica (Joschka Fischer), però mancada del lideratge imprescindible per convertir-se en un agent polític global, que Emmanuel Macron -malgrat l’encert de la seva visió-   no pot exercir en solitari   (Dominique Moisi, Nacho Alarcón, Slawomir Sierakowski).

Certament, els nous dirigents de les institucions de la Unió Europea – Consell, Comissió, Parlament- són plenament conscients de la necessitat d’aquest enfocament estratègic, com es desprèn de les seves declaracions d’intencions (entrevistes a Charles Michel, Ursula von der Layen i Josep Borrell). En el mateix sentit s’orienten les aportacions d’experts analistes europeus com Zaki Laïdi [3], Mark Leonard [4]o Francis Ghilès. Segons Ramón González Férriz , la Unió Europea mai va voler ser un imperi, només pretenia ser un poder negatiu per impedir el ressorgiment del nacionalisme, però  ara hauria de plantejar-se ser un imperi si vol sobreviure (Xavier Vidal-Folch, Stephan Israel).

Però aquesta ambició europea es pot veure condicionada negativament per la situació interna dels països motors de la Unió. França viu un nou episodi de descontetament social contra la reforma d’un sistema de pensions atomitzat, sense que l’impuls reformador de Macron- i de la CFDT-  aconsegueixi el consens majoritari per a un projecte col·lectiu (entrevista a Marcel Gauchet  [5], article d’Olivier Galland sobre el pessimisme francès). A Alemanya s’esta desmoronant el consens centrista entre la CDU i l’SPD (Peter Kuras), amb la consolidació política de l’ultradreta i el gir a l’esquerra de la socialdemocràcia (Ana Carbajosa, Franco delle Donne [6]). I l’esperança que de les eleccions britàniques sortís una majoria que es replantegés el Brexit (Anayole Kaletsky) sembla del tot vana, a la vista de les enquestes que pronostiquen una majoria absoluta pels conservadors de Boris Johnson (veure els articles de Rafa de Miguel sobre els partits conservador, laborista, liberaldemòcrata i del brexit).

Fora d’Europa, segueixen les convulsions polítiques i socials a molts països de l’Amèrica Llatina (The Economist), que Manuel Castells atribueix a la desigualtat social, el fracàs del neoliberalisme i la crisi institucional. Causes a les que Daniella Campello hi afegeix la “maldició de la volatilitat”, és a dir la vulnerabilitat davant els canvis en les condicions econòmiques externes a Llatinoamèrica. Javier Lafuente publica un balanç del primer any del mandat de López Obrador a Mèxic, ben allunyat de la promesa d’un gran creixement econòmic. I Daniel Buquet analitza les eleccions que han produït l’alternança política a l’Uruguai després de quinze anys de domini del Frente Amplio.

El part del nou govern espanyol segueix presentant-se amb complicacions (Enric Juliana, Guillem Martínez, Lola García, Carlos Sánchez [7]), agreujades per la divergència sobre els ritmes de la negociació, que faciliten que pugi de to l’oposició -no tota de dretes- (Ignacio Sánchez-Cuenca, Teodoro León Gross,  Jorge Dezcallar, Antoni Puigverd) a  l’entesa PSOE-UP amb el suport d’ERC (José Miguel Contreras). Al mateix temps, la dilatació del calendari augmenta el risc d’algun incident de recorregut que acabi frustrant la investidura amb aquesta fórmula (Carles Casajuana), a la vista de l‘estret marge de maniobra que té el PSOE (Rafael Jorba, Joan Tapia).  Com també l’acord sembla més viable si pivota sobre l’agenda econòmica i pressupostària que si ho fa sobre qüestions de principi i simbòliques (Manel Pérez, Albert Sáez, Fernando Vallespín, Antonio Elorza). Sobre les condicions i les dificultats d’un govern de coalició, veure els articles d’Ignacio Urquizu i Fernando Ónega. I per especular sobre quin escenari podria resultar d’unes terceres eleccions, veure l’enquesta de GAD3/ABC que preveu uns resultats similars, amb una petit descens del PSOE i un trasvàs significatiu del vot de Vox al PP.

Lògicament, el focus està posat sobre Esquerra Republicana de Catalunya, molt condicionada per la competència electoral amb Junts per Catalunya (Francesc-Marc Álvaro), que li dificulta assumir els riscos inherents a una decisió clara d’abstenir-se en la investidura de Pedro Sánchez (Joan Tardà, Jordi Amat [8]).

Certament, el temor d’ERC no és gratuït: el tàndem Puigdemont/Torra treballa per bloquejar la política espanyola, en coherència amb la seva estratègia de confrontació i polarització (Manel Manchón, Josep Maria Ruiz Simon, Francesc-Marc Álvaro), i posarà tots els bastons a les rodes que pugui a la investidura de Sánchez (Isabel Garcia Pagan), sense considerar els costos que pugui tenir per a la societat catalana (Paola Lo Cascio).

Simultàniament, el factor Vox aconsegueix alterar el sistema polític – com s’ha pogut comprovar en la mateixa sessió inaugural de la nova legislatura-,  convertint-se en un agent de polarització i condicionant el discurs i l’orientació  política de la dreta espanyola. I aprofitant la notorietat que li dóna el debat sobre quina relació han d’establir-hi la resta de forces polítiques (editorial de El País, Josep Ramoneda, Joan Navarro [9], José Antonio Zarzalejos, Enric González). A la vegada, el fenomen Vox segueix sent diagnosticat per politòlegs i sociòlegs per esbrinar quina és la seva base social (Javier Ramos, Laura Aragó, Andrés Santana/José Rama).

Sobre el judici del procés s’acumulen les novetats editorials, entre les que destaquen el llibre d’Iñaki Sáenz de Ugarte El Juicio (crònica de la presentació a eldiario.es) i el de Javier Melero El encargo que està tenint una gran projecció mediàtica. D’entre les moltes entrevistes a Melero, recomanem la conversa amb Guillem Martínez publicada a CTXT.

En l’àmbit català, més enllà de les vicissituds sobre les posicions relacionades amb la investidura de Pedro Sánchez, sobresurten pronunciaments crítics sobre el procés com el de Javier Cercas en l’acte del premi Francisco Cerecedo i, especialment, l’anàlisi contundent de Guillem Martínez [10] sobre la derrota múltiple de la tradició catalanista, de l’independentisme d’esquerres, de l’unilateralisme, de la política i dels mitjans de comunicació … del país, en definitiva.

L’inventari de propostes positives sobre la relació Catalunya/Espanya s’engrandeix aquesta setmana amb la reflexió d’Ignacio Urquizu sobre les possibilitats de la convivència hispànica  a partir de l’exemple de la llegenda del Tossal dels Tres Reis, símbol de l’entesa entre catalans, valencians i aragonesos.

També pot inscriure’s en aquest determini de concòrdia, el recordatori de la figura de Jordi Solé Tura als deu anys de la seva mort, sobre el que Jordi Capo [11],  Jordi Amat, Marc Carrillo, Pere Ríos, Giaime Pala i Andreu Claret han publicat sengles articles.

Pel que fa a l’anàlisi electoral del 10-N a Catalunya és remarcable l’aportació de Mario Ríos [12],  amb quatre conclusions: l’efecte de la sentència beneficia les forces més polarizadores en l’eix nacional;  les forces favorables al diàleg aguanten l’envit en un context més advers,; l’enfonsament de Ciutadans reestructura l’espai de la dreta a Catalunya; l’independentisme es bifurca. I un interrogant: és el  principi de la fi del vot dual a Catalunya?

En el debat sobre la redefinició de la política lingüística a Catalunya, veure les aportacions de Jordi Font, Miquel Iceta, Pepe González i Ferran Caballero. I sobre la política educativa en general, veure els comentaris de José Saturnino Martínez, Lucas Gortázar i  Xavier Bonal i Adrián Zancajo sobre els resultats de l’informe PISA 2018, així com l’informe  de Save the Children sobre l’equitat educativa a Espanya i les seves autonomies

Sobre la concentració de l’oferta comunicativa en grans grups mediàtics, tant a nivell català i espanyol com global, Sergi Picazo ha elaborat un informe clarificador que publica Crític. També és interessant l’aproximació de Quique Badia Masoni a l’evolució intel·lectual de l’independentisme a través dels seus mitjans de comunicació.

La publicació esglobal presenta una selecció de 25 llibres del 2019 per entendre la complexitat del món globalitzat, des del canvi climàtic a la demografia, passant per la crisi de la democràcia, els Estats Units, Amèrica Llatina, la tecnologia, els conlictes, l’economia, Àfrica, el feminisme, Orient Mitjà i Àsia.  Un d’aquests llibres és La luz que se apaga. Cómo Occidente ganó la Guerra Fría pero perdió la paz d’Ivan Krastev i Stephen Holmes, sobre el que gira la conversa que Esteban Hernández ha mantingut amb Ivan Krastev [13] a El Confidencial, en la que es ressalta la impossibilitat liberal de defensar un statu quo que ja ha estat destruït.

Finalment, dues recomanacions més entorn dels llibres: la selecció dels 21 millors llibres del segle XXI que proposa Babelia -el suplement cultural de El País-; i un apunt de Cristian Vázquez [14] a Letras Libres sobre l’“antiblioteca” que formen el tresor dels llibres no llegits.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Cristina MONGE, “Tres razones por las que el cambio climático amenaza a las democracias” a El País (2-12-19)

(…) “De momento, existe evidencia de, al menos, tres efectos que la crisis climática tiene sobre las democracias.
1. En primer lugar, el cambio climático es un multiplicador de problemas previos. Aunque afecta a todos los seres humanos, impacta mucho más sobre los países más pobres, que son, precisamente, los menos responsables de su existencia y los que menos posibilidad tienen de hacerle frente. Entre ellos, afecta más a las mujeres, y, más aún, a las niñas. Como nos están diciendo numerosas investigaciones de organismos internacionales, la crisis climática golpea a las personas y comunidades en proporción directa a su previa vulnerabilidad.
El mismo fenómeno se da en el interior de las sociedades del mundo desarrollado. Está comprobado que fenómenos como la pobreza energética, que impide vivir en condiciones mínimas de confort cuando llegan, por ejemplo, olas de calor sofocante, afectan de forma especial a las mujeres solas con hijos a su cargo. Las consecuencias se dejan sentir tanto en la economía como en la salud. Todo esto hace de dicha crisis un factor de incremento de las desigualdades justo cuando estas son ya un desafío para la cohesión social. A los más pobres no sólo les hace más pobres, sino también más enfermos. Resurge así una pregunta repetidamente formulada en la última década. ¿Cuánta desigualdad pueden soportar nuestras democracias?
2. Por otro lado, es evidente que las democracias actuales carecen de herramientas para gestionar problemas complejos, cuyas consecuencias se perciben como algo futuro. El hecho de que sean desafíos a escala global hace que sea muy fácil justificar la inacción por la ausencia de un acuerdo planetario, sin entender que las crisis mundiales requieren asumir la parte de responsabilidad de cada cual. Y solo así se tiene legitimidad para presionar al resto a hacer lo propio.
La complejidad, por otro lado, casa mal en tiempos de comunicación rápida, eslóganes fáciles y búsqueda de salidas simples, pero el cambio climático es un fenómeno que necesita de conocimiento experto transdisciplinar, con vocación de entender y transformar la realidad. En definitiva, conocimiento para la acción. Además, aunque los efectos de la crisis climática se sienten ya, lo que ahora se haga repercutirá sobre las próximas generaciones. Es decir, los sacrificios para cambiar el modelo deben ser asumidos por una generación distinta a la que disfrutará sus ventajas. Se impone, por tanto, un acuerdo ético con el futuro, algo a lo que las sociedades actuales no parecen muy dispuestas.
3. En tercer lugar, y como consecuencia de lo anterior, están reapareciendo con fuerza discursos ecoautoritarios que exigen actuar con urgencia ante la emergencia climática, prescindiendo si fuera necesario de los procedimientos democráticos por lentos, engorrosos, y porque las medidas que deben tomarse son impopulares. A esta visión hay que sumarle, en el lado opuesto, los discursos de las nuevas extremas derechas que hacen del negacionismo una seña de identidad en su disfraz de antisistema” (…)

(2) Juan TOVAR, “La cumbre de Londres y la crisis transatlántica” a El País (3-12-19)

(…) “Más allá de los objetivos centrales de la cumbre, los crecientes acontecimientos han demostrado que la principal problemática en torno a esta organización y a la relación transatlántica que la sostiene, son de naturaleza política antes que militar. Entre ellos, el más relevante es el de la creciente falta de confianza entre los aliados y no solo entre Estados Unidos y sus aliados europeos, sino también entre los propios europeos. Un elemento, sin duda, vital.
Esta vez la división entre los aliados viene tanto por intereses y valores crecientemente divergentes como por su visión en relación a cuál debe ser el rol que la relación transatlántica está destinada a ocupar. Francia se situaría entre los países más críticos, y los del Este, entre sus principales defensores. Otros países como Alemania, Italia o España han adoptado una posición de mayor prudencia.
La llegada de la Administración de Trump y su consideración de la OTAN como “obsoleta”, revertida al llegar al poder, ocasionó ciertos movimientos internos entre los aliados europeos que llevaron a plantear una incipiente política de defensa común y una vaga “autonomía estratégica”, especialmente evocada por aquellos países que se consideraron sus principales beneficiarios, como es el caso de Francia.
Más allá del aumento de recursos, estos movimientos no pueden sino ser observados con escepticismo como posible alternativa, pero pueden suponer una aportación complementaria muy deseable si conducen a una mayor coordinación entre los aliados y contribuyen a recuperar la tradición olvidada del pensamiento estratégico europeo y forjar un necesario consenso sobre las amenazas a la seguridad de la región.
La Alianza Atlántica, cuya historia está jalonada de crisis recurrentes con apariencia de novedad, tiene garantizado el futuro al carecer de alternativas realistas, pero haría bien en encarar los desafíos políticos que afronta, restaurando la confianza entre los aliados. Solo entonces podrá afrontar con éxito los numerosos e importantes desafíos de seguridad del sistema internacional que forman parte de su agenda”.

(3) Zaki LAÏDI, “Can Europe learn to play power politics?” a Center for European Reform (28-11-19)

“-The EU is punching below its weight and unable to play power politics. The common explanation for this is that EU countries are deeply divided on many issues. This is true, but this explanation is insufficient. The root of the problem is that the EU’s initial project was built against the idea of power politics
– The US, China and Russia reject the EU’s liberal model of shared sovereignty. The three countries are weaponising soft power instruments, such as trade and technology, to an unprecedented extent. It is therefore unsustainable for the EU to remain a pure soft power. If it wants to continue to be relevant, it needs to reform.
– France and Germany are united over the idea of a more autonomous EU. But they are divided over how to reform the union. France wants the European Commission to exert more political control over the management of the eurozone, and views deeper integration in the fields of migration, taxation and foreign policy as a way of enhancing the EU’s ability to defend its interests. Germany is hesitant to give the EU’s institutions more power and struggles to think in terms of power politics.
– How Brexit will affect the EU’s ability to play power politics remains to be seen. On defence, the UK’s departure may make it easier for the EU to integrate, but at the same time the union will lose access to the UK’s military assets and there is not much appetite in the rest of the EU to enhance the union’s military powers. And it is still not clear whether the UK will remain aligned with the EU’s foreign policy objectives.
– The road to power politics will be long and difficult, but Europeans have taken the first steps to react to US pressure and Chinese competition. They have retaliated against US tariffs, held on to the nuclear deal with Iran in the face of US pressure, and refused to yield to US calls to cease all business with the Chinese firm Huawei. They have declared China a systemic rival and strengthened Europe’s investment screening mechanisms. They now need to move from a purely reactive strategy to forging a collective vision of Europe in the world.
– In the long term, the EU needs qualified majority voting (QMV) on a number of foreign policy issues; a strong European defence industrial base and a strong euro in international transactions. In the short term, the EU should start use its soft power instruments as a source of hard power. Trade is one of them, and the EU should initiate a political alliance with the countries of the Comprehensive and Progressive Agreement for Trans-Pacific Partnership (CPTPP) in order to protect the multilateralist trading system” (…)

(4) Mark LEONARD, “Una Comisión Europea ‘geopolítica’” a El País (4-11-19)

(…) “Si Von der Leyen pretende construir una “comisión geopolítica” efectiva, necesitará pasar siete grandes pruebas. La primera será generar unidad detrás del Trato Verde Europeo que promueve y que ha convertido en una de sus prioridades centrales. El interrogante no es sólo si puede liderar una respuesta europea efectiva al cambio climático, sino si puede impedir que la cuestión se convierta en otro frente en la guerra cultural entre los Estados miembros occidentales de la UE y el conjunto de Estados de Europa central y del este.

Los votantes en la República Checa, Polonia y Eslovaquia son ambivalentes respecto de si hay que ocuparse o no del cambio climático. Si la Comisión de Von der Leyen no toma medidas para sumar a estas poblaciones, el Trato Verde Europeo podría repetir la política de las crisis del euro y de los refugiados, cuando electorados marginales de la UE se sintieron relegados por actores más poderosos en el núcleo de la UE (muchos de los cuales estaban claramente convencidos de su propia superioridad moral).

Segundo, la Comisión de Von der Leyen tendrá que estar abierta a potenciales contramedidas contra la utilización del dólar como arma por parte de Estados Unidos. Desde que el presidente norteamericano, Donald Trump, se retiró del acuerdo nuclear iraní, su Administración ha venido decidiendo efectivamente con quién pueden comerciar los europeos, amenazando con sanciones secundarias contra cualquier compañía que haga negocios con Irán. El desafío para una Comisión geopolítica, entonces, consiste en identificar áreas en las que las empresas estadounidenses sean asimétricamente dependientes de Europa, y donde las sanciones europeas (o la simple amenaza de sanciones) se puedan implementar con un efecto máximo. Esta estrategia ya ha resultado efectiva en la confrontación por los aranceles a los automóviles.

Tercero, la Comisión de Von der Leyen tendrá que ocuparse de la cuestión de la defensa europea. Existen tres campos discernibles. El primero incluye a los franceses, que quieren alcanzar una autonomía estratégica europea y terminar con la dependencia del bloque de Estados Unidos. El segundo campo, encabezado por Polonia, favorece un “sometimiento estratégico” y quiere redoblar la apuesta en la relación transatlántica comprando más equipamientos estadounidenses y estableciendo Fort Trumps para mantener a Estados Unidos comprometido con el continente. El tercero, representado por Alemania, defiende una “paciencia estratégica”, basada en la esperanza de que un eventual alejamiento de Trump permita regresar a la normalidad. La única manera de reconciliar estas opiniones es fortaleciendo los aportes de Europa a la OTAN, de manera que sea considerada un mejor socio para Estados Unidos.

Cuarto, la Comisión de Von der Leyen debe reconsiderar la política de competencia de la UE, que actualmente se centra en la ayuda estatal y otras prácticas injustas en el interior de Europa, ignorando la competencia injusta del exterior.

Quinto, y en relación con esto, la nueva Comisión tendrá que desarrollar un mecanismo de chequeo de las inversiones extranjeras que proteja a sectores sensibles y compense a los Estados miembro de la UE a los que se les exige rechazar capital extranjero. Además de establecer procedimientos de chequeo comunes, la UE debería empoderar a la Comisión para vetar las inversiones extranjeras por cuestiones de seguridad, mientras que el Consejo Europeo retiene la última palabra (a través de una votación mayoritaria calificada).

Sexto, la Comisión de Von der Leyen necesitará desarrollar una agencia europea de defensa cibernética que merezca ese nombre. Específicamente, los nuevos líderes de la UE deberían transformar la Agencia Europea de Seguridad de las Redes (ENISA) en una institución bien provista de personal y bien financiada con equipos centralizados de respuesta ante emergencias informáticas (CERT), escuadrones forenses cibernéticos y representantes legislativos que exijan protocolos de seguridad más sólidos en todo el bloque.

Finalmente, Von der Leyen tendrá la tarea de reposicionar al Banco Europeo de Inversiones y al Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo como contrapesos creíbles para la iniciativa Un cinturón, una ruta de China. Hasta ahora, la UE no ha adoptado un enfoque estratégico para reformular la arquitectura financiera global, y su respuesta a las actividades de inversión y desarrollo globales de China ha sido tímida, en el mejor de los casos. Otorgar al BEI y al BERD la misión global de financiar proyectos fuera de Europa ayudaría a revertir esta deficiencia. Es más, permitiría a Europa rescatar a países que enfrentan crisis fiscales o financieras en el caso de que Estados Unidos o China aten las manos del Fondo Monetario Internacional u otras instituciones” (…)

(5) Entrevista a Marcel GAUCHET a L’Obs (2-12-19): « Il n’y a plus de vision politique »

Comment percevez-vous l’état du pays aujourd’hui?
Le climat français se distingue par son illisibilité. On pourrait le résumer sous la forme d’une équation : Confusion + Désarroi + Inquiétude = Colère + Impuissance + Résignation. Avec ces quelques mots, nous avons là la gamme complète des affects qui traversent les individus et les groupes sociaux. La confusion, parce que nous sommes face à une série de problèmes qui n’admettent aucune solution dans les grilles de lecture idéologiques reçues. Donc désarroi et inquiétude : personne ne sait plus à quel saint se vouer. Emmanuel Macron avait suscité l’espoir d’un déblocage de la situation. Il n’est pas au rendez-vous.

A quels domaines pensez-vous précisément ?
Prenez le cas emblématique de l’Education. Jean-Michel Blanquer a été accueilli comme le Messie au départ, et, de fait, il a mis en œuvre quelques mesures salutaires, comme le dédoublement des classes de cours préparatoire. Mais on s’aperçoit que le problème est bien plus général et bien plus profond, comme en témoigne le malaise des enseignants. On peut dire la même chose pour l’hôpital, par exemple. Le constat vaut, en réalité, pour toutes les politiques publiques. Impossible de continuer sur la même trajectoire sans qu’on discerne les voies d’un changement acceptable. Il n’y a plus de vision politique, au plein sens du terme, capable de tracer une perspective d’avenir claire. D’où les réactions de colère, comme celle qui s’est exprimée l’hiver dernier avec les « gilets jaunes », qui sont en train de se propager partout.
C’est davantage une analyse psychologique que politique…
Parce que la dimension psychologique signe l’échec de la politique à cerner les problèmes de la société et à proposer la manière d’y remédier. L’absence de perspective d’ensemble est saisissante.
Mais c’est un échec du macronisme ?
Oui. Car la percée du macronisme en 2017 s’était nourrie du double constat d’échec de la droite et de la gauche. C’était son carburant. Or, bien qu’Emmanuel Macron soit un président talentueux, intelligent, réactif, il ne fait guère mieux que ses prédécesseurs. Mais le phénomène remarquable est qu’aucune autre force politique ne tire profit des difficultés du président de la République. Aucun concurrent crédible n’émerge dans des conditions qui paraîtraient a priori favorables. Mieux encore, la première des opposantes est celle qui est la moins crédible : ses propres électeurs doutent de sa capacité d’exercer la fonction présidentielle. Cette prédominance de Marine Le Pen ne suscite aucun espoir. Elle ne remplit qu’une seule des fonctions essentielles des démocraties : être contre !
Comment expliquez-vous la pauvreté de l’offre politique actuelle ?
Elle a de multiples raisons. La première est l’inadéquation des anciennes analyses de l’évolution de nos sociétés. Difficile d’agir sur des situations que l’on comprend mal. Cela n’incite pas à se lancer dans la bataille. Le fait est que nous sommes confrontés à une véritable crise des vocations. Macron est une exception à cet égard. Mais les authentiques bêtes politiques comme lui, confiantes dans leur capacité d’agir sur les choses, se font rares. Il y a une fuite devant l’exercice de la responsabilité politique. L’évolution des mentalités joue un rôle dans cette désertion : l’individu d’aujourd’hui réagit davantage en personne privée, attachée à son épanouissement personnel : pourquoi s’attaquer à des problèmes insolubles dans un environnement de plus en plus hostile, alors qu’il y a tant d’autres moyens plus confortables de réussir sa vie ? Cela dit, l’individualisme triomphant n’explique pas tout. Il y a une raison encore plus profonde à cette crise des vocations, qui est la mort des grandes idéologies. Elle rend l’exercice du pouvoir incomparablement plus problématique. Il était possible de s’abriter derrière elles. Désormais, les responsables publics n’ont plus aucun alibi, si je puis dire. Ils sont exposés en première ligne. Le libéralisme et le socialisme constituaient des garants solides qui, en quelque sorte, protégeaient les détenteurs du pouvoir. Ils leur fournissaient une légitimité indépendante d’eux-mêmes, de leur talent propre. François Mitterrand par exemple a vécu quatorze ans sur l’héritage de l’idée socialiste avec laquelle pourtant son action avait de moins en moins de rapport. Emmanuel Macron ne bénéficie d’aucun appui doctrinal de ce genre.
Il est pourtant libéral…
Son inspiration est libérale, mais c’est tout sauf un idéologue. Ce n’est ni Thatcher, ni Reagan. Son libéralisme est pragmatique. Son objectif, en réalité, est (ou était) le même que celui de ses prédécesseurs, avec plus de clarté dans les idées et de résolution, à savoir aligner la France sur la norme libérale internationale et, plus particulièrement sur les standards européens, ce qui passe par la réforme de l’Etat et du secteur public. Mais Macron conduit sa politique sans l’argument d’autorité que fournit une idéologie. Il se comporte en gestionnaire du pays, comme le chef d’une entreprise. Ce qui a pour conséquence qu’il est beaucoup plus directement jugé sur ses résultats.
(…)

A vous entendre, il semblerait qu’Emmanuel Macron n’ait pas vraiment pris la mesure du problème…
Macron s’est proposé lui-même comme un remède à cette crise identitaire. Mais ses solutions ont contribué à l’aggraver. Il n’avait en effet sans doute pas tout à fait conscience de ce qui l’attendait et il a beaucoup improvisé. N’a-t-il pas confié lui-même qu’il était entré à l’Elysée « par effraction » ? Mais cela ne l’empêche pas de rester irremplaçable à ce jour. Il y a beaucoup de mécontents, mais personne d’autre ne peut prendre sa place.
En 2017, pendant la campagne présidentielle, vous souligniez que l’un des motifs de l’ascension de Macron, c’était aussi la volonté de rompre avec tous les sectarismes…
Macron a pu apparaître comme l’antidote à un fonctionnement pervers de la Ve République. Sous ce régime, pas de demi-mesure : vous êtes dans la majorité ou vous êtes dans l’opposition. Si vous êtes opposant, il s’agit pour vous de critiquer la majorité sans merci en attendant d’accéder au pouvoir pour faire en fin de compte à peu près la même politique que ceux que vous dénonciez hier. Le « en même temps » macronien et son esprit de compromis a représenté une bouffée d’oxygène par rapport à ce sectarisme manichéen, de surcroît mensonger. Il a répondu à une attente que la droite et la gauche étaient incapables de satisfaire.
Le « en même temps macronien » n’a-t-il pas eu pour conséquence de repousser les oppositions vers les extrêmes ?
On le dit souvent. Mais le Rassemblement national est tiraillé entre sa vocation à recueillir le vote protestataire et son souci d’apparaître crédible. Pour devenir majoritaire dans le pays, Marine Le Pen rêve de transformer la formation d’extrême droite héritée de son père en un parti « attrape-tout ». Du coup, elle lui donne un profil plus ouvert. L’extrême gauche, elle, en revanche, est en train de muter sous l’influence de la nébuleuse néoféministe, décoloniale, indigéniste, « minoritariste » qui n’est plus révolutionnaire au sens classique, mais morale. Cette nouvelle extrême gauche se complaît dans la dénonciation de tous ceux qui n’adhèrent pas à sa vision des choses, les renvoyant dans la catégorie des « ennemis du genre humain » ou des « salauds ». Et elle ne se contente pas de les poursuivre de sa vindicte, elle entend les empêcher de s’exprimer. On pouvait croire le principe du pluralisme démocratique solidement acquis. On voit qu’il reste du chemin à faire.
Quelle est la conséquence de ce sectarisme ?
Par sa surenchère, l’ultragauche morale a souvent paralysé la gauche de gouvernement. Aujourd’hui, le pire danger pour la gauche sociale-démocrate, si elle veut à nouveau incarner une offre politique crédible, serait de se mettre à la remorque de ces combats identitaires qui ne peuvent que la détourner un peu plus d’un projet majoritaire. Son problème est de renouer avec le peuple qui l’a abandonnée en reconstruisant une analyse fédératrice de la question sociale actuelle. Le moralisme ne mène nulle part. Là-dessus, si le marxisme est mort comme théorie, la leçon de méthode de Marx garde toute son actualité. Retrouvons-en l’esprit !

(6) Franco delle DONNE, “¿Giro a la izquierda en la socialdemocracia alemana?” a Agenda Pública (2-12-19)

(…) “La derrota de Scholz es la respuesta de las bases al weiter so, que en alemán significa que todo siga igual. Pero este resultado nos deja otro elemento relevante a tener en cuenta: la enorme distancia entre la dirigencia socialdemócrata y sus bases.
El 53% que obtuvo el binomio de Esken y Walter-Borjans es un indicador de la falta de contacto entre las élites políticas del partido y lo que sienten, quieren y piensan sus bases. Absolutamente nadie en la cúpula contaba con ese resultado. Así lo reconocen todos en las entrevistas de las últimas horas. Y de hecho, la inmensa mayoría de las figuras del SPD, incluyendo sus ministros, diputadas y diputados con cargos en el partido y en el grupo parlamentario, y hasta los retirados pero activos como el ex canciller Gerhard Schröeder, apoyaban la candidatura de Scholz. El consenso era definitivo. Pero sólo arriba, en el cuarto piso del Willy-Brandt-Haus, la sede central del partido; allí donde se reúne la Mesa Directiva o Vorstand.
¿Qué cambiará?
Los políticos, los medios, las empresas, los mercados, todos están convulsionados tras este resultado y ansiosos de conocer sus consecuencias reales. El fin de la eterna gran coalición puede ser una de ellas. De hecho, para muchos miembros del partido fue el motivo de su voto.
Horas después de conocerse su triunfo, Saskia Esken sostuvo en varios medios que su objetivo es replantear varios aspectos del contrato de coalición con el partido de Merkel y sus aliados bávaros. La nueva líder del SPD habló sin rodeos de “renegociar”. Algo inaceptable para los portavoces de la CDU y la CSU. “Se puede hablar pero lo firmado, firmado está”, afirmaban los distintos representantes del centro-derecha con intenciones de marcar el terreno e impedir que la euforia socialdemócrata los presione.
Esken y Walter-Borjans tienen en mente cuatro cuestiones básicas: 1) elevar el salario mínimo a 12 euros la hora; 2) introducir un impuesto al patrimonio; 3) mejorar los objetivos para la protección del clima que recientemente habían acordado SPD y CDU; y 4) eliminar la política del schwarze Null (el cero negro).
Este último elemento tiene que ver con la directiva de Angela Merkel y su Gobierno de impedir el déficit. La misma ha sido llevada adelante por el ex ministro Wolfgang Schäuble (CDU) y continuada por el actual; que, casualmente, es Olaf Scholz, el derrotado de la jornada.
Los nuevos jefes del SPD creen que es preciso aumentar las inversiones y, con ello, pensar en un Estado alemán que deje de acumular superávits fiscales sin sentido. Para muchos, esta propuesta se lee como una amenaza a los equilibrios actuales y, en especial, para la CDU y la CSU como una concesión altamente improbable. En efecto, el schwarze Null es uno de los caballos de batalla de estas formaciones políticas ante un electorado volátil que últimamente tiende a fugarse hacia la derecha radical ultraconservadora o hacia los ecologistas moderados que hoy dirigen el partido verde (Bündnis 90/die Grünen).
¿Qué sucederá?
Existen varios escenarios posibles para la situación actual. En primer lugar, cabe preguntarse si las demandas del nuevo binomio socialdemócrata son tales. Es decir, si la intransigencia de Esken y Walter-Borjans sólo ha sido parte de una campaña electoral. De ser así, es esperable que se llegue a un consenso y, con algunos cambios cosméticos, el SPD continúe en coalición con Merkel.
La consecuencia sería una nueva decepción para muchos de sus votantes, lo cual se traduciría en las urnas en las próximas elecciones. Una situación que ya hemos visto tras los paupérrimos resultados del SPD en las últimas regionales, en las que cayó por debajo de los 10 puntos.
En segundo término, es factible que la nueva dirigencia decida tensionar lo suficiente como para generar una ruptura en la alianza gobernante. Para muchos, esto es poco probable porque, dadas las condiciones y la intención de voto actual (14% para el SPD), sería un suicidio. Y está de más decir que nadie quiere perder su escaño.
A la CDU/CSU tampoco le convendrían elecciones ahora mismo (27% de intención de voto, seis por debajo de su resultado en 2017). Es por ello que, en caso de una ruptura, es posible que el partido de Merkel decida continuar gobernando en minoría, algo inédito para Alemania pero absolutamente viable.
La caída de la gran coalición no se traduce automáticamente en nuevas elecciones. Y partiendo de la base de que hace una semana se negoció y votó el Presupuesto, para Merkel no sería necesario contar con la mayoría en la Cámara, al menos hasta dentro de un año. Y sabemos que en un año pueden pasar muchas cosas; especialmente en la socialdemocracia, que ha tenido tres jefes de partido en unos pocos meses.
En apenas cinco días, el Congreso del SPD nombrará oficialmente a Esken y Walter-Borjens. A partir de ese momento veremos el contexto, el contenido y las posibilidades reales de los cambios que tienen en mente. Tal vez estemos frente al inicio de la refundación de la socialdemocracia alemana. O tal vez se trate sólo de algunos fuegos de artificio de fin de año”.

(7) Carlos SÁNCHEZ, “Por qué hay que negociar sin complejos con Esquerra Republicana de Catalunya” a El Confidencial (1-12-19)

(…) “Por lo tanto, no hay que confundir unas negociaciones políticas con la derrota del Estado. Ni el presidente del Gobierno puede pactar el derecho a decidir (una manera amable de reclamar la autodeterminación, y que el juez Marchena calificó en la sentencia de “eufemismo”) ni la amnistía (prohibida por la Constitución mediante la expresión ‘indultos generales’). Ni siquiera competencias que vayan más allá que el perímetro impuesto por el Tribunal Constitucional en la célebre sentencia de 2010, que marca los límites sobre lo que se puede hacer y sobre lo que no se puede hacer. Otra cosa es que se cambie la Carta Magna, pero para eso se necesitarían mayorías cualificadas que Sánchez no está en condiciones de asegurar. Ni siquiera la gestión del tercer grado a los presos de Lledoners es ya una competencia de Moncloa.
Los principios no se negocian
Estamos, por lo tanto, más ante una cuestión de principios (es decir, si es legítimo negociar con los independentistas) que de contenido formal de unas negociaciones. Y como decía Kissinger, que de esto sabía un rato, los principios no se negocian. Lo que se negocia son cuestiones muy concretas que tienen que ver con la vida de los ciudadanos. Este es el núcleo central de la discusión. ¿O es que era más legítimo negociar con ETA, algo que han hecho todos los gobiernos de la democracia, que con ERC o Unidas Podemos?
Es curioso, en este sentido, que se argumenta, con buen criterio, que el Estado no puede depender de los independentistas, pero sorprende que se pretenda encauzar la cuestión catalana (otra cosa es resolverla) sin el concurso de los partidos que gobiernan en la Generalitat, y que representan a cerca de la mitad de los votantes. Máxime cuando Cataluña, y lo que allí pasa, es lo que está contaminando la política española hasta el extremo de que el sistema parlamentario se ha situado al borde del abismo. ¿No sería más fuerte el Estado si fuera capaz de integrar a todos?
Lo que sucede en Cataluña es, por lo tanto, un problema de España, no solo una disputa interna entre catalanes, como a veces se dice, porque si esto fuera verdad sería lo mismo que decir que ese territorio no forma parte del Estado, lo cual solo se lo creen los independentistas lunáticos. Torra, aunque le pese, es tan español como Abascal.
Es muy probable que la opción ERC no sea la mejor de las alterativas posibles, entre otras cosas por el desastre político que es el impredecible y vacilante Junqueras, pero mientras el resto de fuerzas política no esté dispuesto a mover ficha, más allá de declaraciones retóricas que solo pretender confundir, no hay nada que hacer. Claro está, salvo que alguien pretenda que el pueblo español vote tantas veces como sea necesario hasta que salga lo que quieren algunos políticos.
Pero es que, incluso, en el hipotético caso de que hubiera un acuerdo entre los partidos constitucionalistas para gobernar, algún día habría que negociar con los independentistas para encontrar una salida a un problema que se ha enquistado en la política española hasta hacerla irreconocible, y que realmente se ha vuelto venenoso. Algo que olvidan los firmantes de un manifiesto (Guerra, Ibarra, Margallo, Tamames…) que huele a naftalina. Obviamente, salvo que los constitucionalistas desalojen de la Generalitat a los soberanistas, algo que hoy parece improbable.
Lo mismo que es repugnante y profundamente antidemocrático que los independentistas quieran gobernar contra la mitad de los catalanes, carece de sentido explorar una salida para Cataluña sin la implicación de los soberanistas.
Negociar con la nariz tapada
En política, ya sabe, hay veces en que hay que negociar con la nariz tapada, lo que exige arrojo y decisión. ¿O es que no se vive hoy mejor en el País Vasco que cuando había terrorismo? ¿O es que no le temblaban las piernas a Suárez cuando restituyó la Generalitat de Tarradellas bajo la amenaza de un golpe de Estado por parte de los militares franquistas? ¿O es que la paz en el Ulster no llegó después de los acuerdos del Viernes Santo?
Negociar no es renunciar a los principios, es, por el contrario, la esencia de la política. Y guste o no en España hay exetarras en el parlamento que gobiernan decenas de municipios en el País Vasco; independentistas que quieren volver al siglo XIX poniendo fronteras interiores, y ultranacionalistas españoles que cada mañana escuchan al cura Merino aprovechando la incapacidad del sistema político para poner orden en tanto caos político. Y que viven, precisamente, del desconcierto y de la anarquía política.
Pero a todos ellos, aunque algunos les pese, les une que son tan españoles como el rey Felipe VI. Y entre todos habrá que dar soluciones a un problema tóxico que hace al país ingobernable, como bien sabe Ciudadanos, que ha sido víctima de su propia estrategia. Claro está, salvo que se quiera volver a esa tragedia que fue para este país la identificación de algunos planteamientos políticos con la anti-España. Y que ha traído históricamente unos resultados dramáticos”.

(8) Jordi AMAT, “El riesgo del pacto” a La Vanguardia (1-12-19)

(…) “A priori, pues, la coyuntura vuelve a ser óptima para que se multiplique la pureza del chantaje antipolítico que desde hace años usa la coartada de la unidad (¡incluso de la dignidad!) con un objetivo espurio que tampoco osa decir su nombre: la conser­vación de cuotas de poder menguante, arrebatando profesionales del procés a unas instituciones saboteadas por quienes prometían estructuras de Estado, o el uso de las subvenciones al partido nodriza para crear uno alternativo que quiere fagocitar el ori­ginal y que cuenta con engrasadas terminales mediáticas.
Este es el riesgo real del pacto: el del uso destructivo que haga el mito de Waterloo y su corte y que se materialice en unos resultados sombríos que la dirección de Es­querra teme ver reflejados en TV3 la noche de las próximas autonómicas. Pero no afrontar este riesgo, lo hemos visto durante toda esta otra legislatura perdida, enquista una parálisis que va degradando una co­tidianidad política más y más enrarecida. Y no habrá manera de iniciar una fase lenta y gris de normalización institucional –y el país con ella– hasta que la maniaca competencia partidista dentro del bloque independentista quede superada de una puñetera vez mediante un gesto de autoridad construc­tiva liderado por la nueva gene­ración que comanda el partido del preso Oriol Jun­queras.
Hasta el colapso de los fets de la tardor , en el campo del catalanismo y desde el restablecimiento del autogobierno, esta autoridad la había ejercido tradicionalmente Convergència i Unió. El partido referencial del Estado del 78 en Catalunya, que creció injertado en el despliegue de la autonomía, generó una clase dirigente desde las instituciones que apuntaló la normalización pujolista, a la vez que patrimonializaba la gestión del poder regional como si fuera un derecho adquirido. Tenía sus razones. Era una élite preparada que, cuando la coyuntura en Madrid lo posibilitaba, ampliaba las cuotas de poder catalán por la vía de los sucesivos traspasos competenciales y así hacía evolucionar la matriz potencialmente federal del Estado de las autonomías.
Pero aquella clase dirigente, a pesar del ambicioso ejercicio de regeneración ideológica y de personal que los convergentes imaginaron durante los años de penitencia de los tripartitos –comidas de la Catalunya Oberta, fiestas de la CatDem–, implosionó por varios motivos: el gatillazo de un adelanto electoral; el crac de la corrupción; el acoso judicial que empezó tras el 9-N; el sometimiento al populismo del procés, que se llevó por delante a los moderados; la caída en la tentación unilateral, y la dilapidación de unas siglas consolidadas, que eran garantía de éxito, a cambio de unas que eran vacuas e improvisadas… Una demolición casi total ejecutada durante sólo un lustro con unos resultados perfectamente descriptibles: el castillo convergente hoy más bien parece el camarote de los Hermanos Marx, ocupado por activistas acomodados que una noche se acercan a la Meridiana para cortar la calle un rato, hacerse una selfie edulcorada y acto seguido subir de nuevo al coche oficial.
Contra el astuto instinto de supervivencia de esta élite tendrá que imponerse la única generación que existe en la política catalana: la de los dirigentes de Esquerra en torno a los 40 años. Son los que por primera vez, si resisten la presión, estarán en condiciones de consolidar un cambio de hegemonía duradero. Ellos son los que tienen la oportunidad de demostrar aptitud gubernamental conquistando la autoridad que otorga la toma de decisiones pragmáticas con coraje y firmeza. No aprovecharla, llegados al punto donde estamos, ya no es tampoco un riesgo menor. Su riesgo es el pacto. El cambio, dando el paso, puede ser sustancial”.

(9) Joan NAVARRO, “Ni cordón sanitario ni votos cautivos, simplemente, normalidad institucional” a El Confidencial (2-12-19)

(…) “Entonces, ¿cordón sanitario? No. Ni cordón sanitario ni préstamos (cautivos) de votos. Simplemente, normalidad democrática y mejores acuerdos.
Lo primero que hay que aclarar es que Vox no tiene suficientes votos por sí mismo para lograr un puesto en la Mesa, otro grupo debe prestarle votos. El PSOE, sin ir más lejos, prestará votos a Podemos, que a su vez votará a la presidenta del Congreso, previsiblemente socialista, lo que responde a un acuerdo de gobierno del que los dos partidos deberán dar cuenta. ¿A cambio de qué el PP prestará sus votos a Vox? No se trata de cordones sí, cordones no, sino de explicar a cambio de qué el PP dará mayor protagonismo a Vox del que este ha ganado en las urnas.
Cuando la izquierda plantea excluir a Vox se equivoca, no hay que excluir a nadie, pero tampoco votarlo. Hay que alcanzar el mejor acuerdo para garantizar el mejor funcionamiento de la Mesa del Congreso. ¿Es mejor, por ejemplo, un acuerdo que mantenga a Ciudadanos? Pues normalidad y responsabilidad, la que subyace de los ‘hechos’ y los ‘resultados’. La pregunta no es sobre el cordón, ni sobre la representatividad de la Mesa, ni sobre ninguna ‘excepcionalidad democrática’ para combatir a la extrema derecha, la pregunta es si podrá el PP superar el ataque de nervios que le genera su dependencia de Vox.
Pero este, coincido con Rafa, no es el debate sustantivo, y el procedimiento y la anécdota, por importante que sea, no debe ocultar que, en sus palabras, “la fórmula para combatir el populismo sigue inédita”.
En mi opinión, Vox, que no solo es populismo sino extrema derecha reaccionaria, tiene muchos padres. En términos políticos, la paternidad más relevante ha sido la necesidad del independentismo catalán de confrontar con la peor España para justificar así que la convivencia no es posible, Vox le debe mucho a Puigdemont, Torra y demás lideres, que han hecho del conflicto una maquina de miedo, alimentada por igual por el nacionalismo español de una parte de PP y sobre todo por Ciudadanos. Pero igual responsabilidad tiene la angustiosa ‘superioridad moral de la izquierda’, a la vez que su incapacidad para cumplir las promesas de equidad y progreso para con los más vulnerables. La primera es una causa castiza, la segunda, un problema en todos los países avanzados azotados por los efectos indeseados de la globalización. La receta contra los nativismos es viajar, y dialogar. La receta para evitar la sensación de estar quedándose fuera de la sociedad es la inclusión, económica y también en términos de dignidad. Justo por estos motivos los cordones sanitarios sobran, como sobran las descalificaciones de falta de pureza de sangre constitucional.
La respuesta es la normalidad institucional (respetando al votante) y el permanente combate de las mentiras, las defienda quien las defienda. Y añadiría, algo de astucia para no facilitar, bajo falsos debates funcionales, más protagonismo a quienes aprovechan el dolor para causar más dolor”.

(10) Guillem MARTÍNEZ, “La gestió de la derrota” a Crític (2-12-19)

(…) “En aquestes línies miraré de fer uns apunts de la derrota –una derrota colossal, descomunal, de coses fins i tot més grans que el Processisme, aquella cosa tan petita–, i de la consegüent victòria –de l’Estat; ha estat també descomunal–, que afectarà més persones i més territoris dels sospitats pel Processisme, una forma política sense gran pes intel·lectual, com testifica el caràcter incalculat i intens de la seva derrota. Anem-hi. Comencem. La derrota. Què ha estat derrotat?
En primer lloc ha estat derrotat el catalanisme. En tots els seus vessants. Ha estat derrotat, per exemple, el catalanisme conservador. Que, recordem, des de la seva verbalització només volia autonomia, des de Cambó fins a Pujol/Mas, un petit país on tallar el bacallà, fer un projecte cultural i negocis. El seu gir cap a un autoanomenat independentisme, i que consistia a autoanomenar-se indepe, l’ha deixat sense agenda. O només amb una agenda lèxica i autoreferencial. Ha passat el mateix amb el catalanisme d’esquerres que, recordem, des de la seva formulació, volia un Estat federat, un contrapoder, una manera de controlar amb contrapoders la bèstia, L’Estat, la seva brutalitat. Definitivament, aquesta tradició, diria, ha mort.
Ha mort entregada a tot el contrari de la seva essència: l’ús d’un vocabulari essencialista, i l’oblit de tota mena de fiscalitat i control de l’Estat. Catalunya, al cap i a la fi, és Estat. Estat fora de control, en el que no s’ha revisat ni investigat ni verificat cap declaració governamental des de 2012. I això – un poder polític sense control – és la barbàrie. Barbàrie pròpia de les dretes catalanes, sí. Però que mai hauria assolit el seu èxit desproporcionat sense la participació en la festa de les esquerres, i la seva devoció a una bandera per damunt del que hauria de ser un dels seus deures: protegir-nos de l’abús polític i econòmic.
Per últim, ha estat una derrota de l’independentisme. Una tradició dilatada, però fràgil. L’independentisme de dretes no el consideraré en aquesta petita anàlisi. Però la derrota del d’esquerres ha estat apocalíptica. Fins al punt d’haver-se transformat –momentàniament o definitivament– en un objecte no necessàriament d’esquerres. Avui no existeix, per exemple, un independentisme o un catalanisme no nacionalista. I això és la mort d’un petit país. I això, al seu torn, ens porta a un altre caire de la derrota.

La dreta catalana i l’independentisme d’esquerres comparteixen vocabulari. Nació i poble serien les grans paraules. Comparteixen una mateixa idea de democràcia, fonamentada en la idea de plebiscit. De plebiscitar-ho tot. Fins i tot les eleccions. Una idea de desobediència no social, si no governamental. És a dir, cap idea de desobediència. I una idea d’enemic. És intern. Oficialment no és l’immigrant, si no el mal català. Una persona que no s’ajusta a un ideal de nació i poble, que és inferior, antidemocràtic, i que rep substantius com ‘nyordo’, o ‘colon‘. És molt sensible a la repressió. Però només a l’espanyola –amb més eines, evidentment, però emesa des de la mateixa cultura; recordem, per exemple, la sentència del TS al cas Encerclem el Parlament, terrible, bàsica per emetre la sentència del TS al Procés–.
Tots els elements anteriors són –i això, em temo, no és opinable– els que conformen els populismes dretans europeus. Fins i tot l’espanyol. Tots els elements anteriors repercuteixen, a més, en un lèxic. El lèxic del populisme dretà europeu –el populisme és, bàsicament, un lèxic; poc més–. I aquesta és, em temo, la gran derrota de tot plegat. La irrupció d’una tradició nova a Catalunya. La darrera. Tal vegada, literalment. Un país petit no es pot permetre posar tots els ous en una cistella reaccionària, sense morir. Sense perdre tot el seu interès” (…)

“L’unilateralisme no calculat –no calculat en la seva correlació de forces, a Espanya i Catalunya– només ha tingut un tipus de rèdit. Electoral. És possible que, tot plegat, només fos això. Una manera de sobreviure electoralment en un moment de crisi descomunal. Un enfrontament entre dos partits –centredreta i centreesquerra– no gaire diferenciats, per la supremacia electoral, en un moment que el R’78 –ells, vaja– se n’anava a fer norris. Per fer això, s’ha optat per la propaganda. No hi ha, de fet, una altra eina per fer això. Una propaganda que, com és usual en la propaganda d’Estat, situava la democràcia en un bàndol, i n’expulsava l’altre. El resultat ha estat la divisió social. Absoluta. L’elaboració de llistes –almenys, mentals– que diferenciaven un grup social d’un altre. Un grup social fins i tot, ha vestit diferent, amb colors grocs, amb insígnies grogues. I això és una derrota. S’ha depurat una idea de poble i nació, on no hi cap tothom, i on per cabre havies d’utilitzar un lèxic i, fins i tot, una roba determinada. Això és una derrota.

S’ha exclòs de la nació i el poble –és a dir, s’ha fet un concepte de nació i de poble inoperants–, a qui no integrés una determinada línia política. Això és la fi d’un petit país. És a dir, els líders polítics han decidit acabar amb un país abans de veure en perill la seva continuïtat. Què passa quan la nació i el poble no integren, ni tan sols, el 50% de la societat? Passa el que va passar a les repúbliques bàltiques, on van quedar exclosos de la nacionalitat i dels drets volums de població del 30-40% –russos, jueus, ‘nyordos’, colons, etc.–. És a dir, un escàndol que ho invalida tot, però que en un país petit té encara unes altres repercussions. Perdre consensos polítics establerts fora de la política. Com ara la llengua. S’ha perdut el consens sobre el català. Una població que va fer els deures, i que als anys 70 va decidir que el català fos la llengua vehicular de la societat –aquesta aposta, per criteris democràtics, per la llengua en aquell moment dèbil, és exòtica a Europa–, no ho té tan clar, vist el tracte rebut, de persones foranies. I aquesta derrota és descomunal.
I, clar, ha estat derrotada la política, integrada per persones sense capacitat d’anàlisi, seleccionades per la seva familiaritat amb els eixos propagandístics processistes, sense res a dir o a fer que no sigui l’única cosa que saben dir i fer. Ha estat derrotat, per KO, el periodisme. Un periodisme que no ha informat. No ha fiscalitzat” (…)

“Bé. Tot això és la derrota. I, en aquest temps de gestió de la derrota, s’ha gestionat no gestionant-la. Plorant, cridant, sent fidels al que s’ha dit, però no al que s’ha fet. No s’ha fet, al cap i a la fi, res. D’aquí, possiblement, la derrota” (…)

(11) Jordi CAPO, “Jordi Solé Tura, l’home del consens” a “Cultura/s” 907 de La Vanguardia (30-11-19)

(…) “Democracia y nacionalidades
De esta biografía, el momento central es la redacción de la Constitución de 1978. Hoy, cuando las relaciones Catalunya- España pasan por una grave crisis, se tienen que señalar las aportaciones catalanas a la estructura institucional de estos cuarenta años de democracia. De los siete padres de la Constitución, dos eran catalanes, Miquel Roca i Ju­nyent y Solé Tura. Su sensibilidad catalana y catalanista es básica para entender la creación de un sistema de fuertes autonomías y que, por primera vez en una Constitución española, apareciera una mención explícita y rotunda de la existencia de nacionalidades en España. Se abría pues la perspectiva de una comprensión plurinacional y federalista, no bien desarrollada posteriormente.
Sin embargo, ¿cómo había llegado Solé Tura a pensar en una Constitución de consenso que diera salida al problema de la democracia y al problema de las nacionalidades de España? Para él, la actividad política no iba desvinculada de una profunda reflexión teórica. En el año 1977 publica con Eliseo Aja el libro Constituciones y ­perio dos constituyentes (1808-1936) , una revisión histórica de la ­inestabilidad política española provocada, según su interpretación, porque los textos constitucionales, bajo un trasfondo conservador, eran partidistas, suponiendo el triunfo de una idea política sobre la de sus adversarios, lo que comportaba simultáneamente el rechazo de los perdedores y la necesidad de un cambio cuando las circunstancias lo permitían.
La idea de consenso, la idea de pacto, está presente en este estudio en consonancia con nociones compartidas por buena parte de la oposición antifranquista. Así, el Partido Comunista hablaba de “pacto por la libertad” o Raimon cantaba “ A l’any quaranta quan jo vaig néixer, tots havíem perdut”. En este contexto, su aportación implica una reflexión creadora a partir del conocimiento histórico. Mientras que muchas veces el problema de la memoria histórica se convierte simplemente en el recuerdo de los agravios pasados y la repetición de las posiciones de partida, para Solé Tura, las interrogaciones sobre el pasado se convertían en elementos para una propuesta nueva, una Constitución sin ganadores ni derrotados, una Constitución de compromiso que permitiera edificar, olvidando las dos Españas.
También las relaciones Catalu­nya- España habían sido objeto de una larga reflexión teórica. De hecho, este era uno de los problemas que, como intelectual y como político, le habían preocupado más largamente. Son muchos los escritos que dedicó a eso, pero destaca especialmente Catalanismo y revolución burguesa , un estudio sobre Prat de la Riba que causó mucha polémica (en la que aquí no podemos entrar) para poner de manifiesto las limitaciones de un catalanismo conservador. Por eso su defensa de un catalanismo que no dividiera la clase obrera por razones lingüísticas en Catalunya ni se separara de todos los movimientos populares del resto de España, sin los cuales no sería posible llegar a la democracia. Para Solé Tura, sin autonomía no habría democracia; tampoco la habría si proyectos de autodeterminación dividían la izquierda catalana y estatal. Sus votos en este sentido fueron claramente explicados en los debates constituyentes y en su libro Nacionalidades y nacionalismos en España: autonomías, federalismo, autodeterminación .
Y todavía debería señalarse otra vertiente de la función intelectual de Solé Tura. Su preocupación por la esclerosis del pensamiento marxista, por la ortodoxia definida por el estalinismo, le llevan a introducir en nuestro país la obra de Gramsci y Poulantzas. Si en el plan de la actividad política este es el camino que lo lleva del PSUC a la fundación de Bandera Roja y el retorno a un PSUC ya claramente eurocomunista y después a las filas socialistas, en el aspecto intelectual eso supone buscar un marxismo que no arranque de vulgarizaciones y lugares comunes y capaz de muchas matizaciones sobre la ­lucha de clases, la idea misma de lo que son las clases sociales y las formas de su dominio. El pensamiento antidogmático está en la base de su comprensión de los problemas de las alianzas políticas y de la ­correlación de fuerzas necesaria para las transformaciones políticas y sociales”.

(12) Mario RÍOS, “Cuatro conclusiones y un interrogante de las elecciones generales en Catalunya” a Agenda Pública (1-12-19)

¿El principio del final del voto dual en Catalunya? A modo de conclusión de este análisis me gustaría señalar una hipótesis que parece tomar forma después del encabalgamiento electoral que hemos vivido en los últimos meses. La doble repetición electoral en Catalunya y sus resultados plantean un gran interrogante que puede afectar a la dinámica política y al comportamiento electoral de la ciudadanía catalana en un futuro próximo. Los resultados electorales de estas generales coinciden con lo que algunas encuestas muestran si se celebrasen unas hipotéticas elecciones al Parlament de Catalunya. En resumen, las tendencias demoscópicas y estos resultados muestran un solapamiento en el que ERC sería la primera fuerza en el Parlament de Catalunya, el PSC podría disputar la segunda plaza en votos, JxCAT padecería un deterioro electoral en comparación con el resultado de las elecciones catalanas del 21 de diciembre, C’s caería y perdería gran parte de sus apoyos, los comunes mejorarían sus resultados, el PP ganaría más representación y Vox entraría por primera vez en su historia a la cámara catalana. Esta coincidencia entre las diferentes convocatorias puede estar debilitando el tradicional comportamiento de los electores catalanes en las diferentes convocatorias: el llamado voto dual. Un voto que consistía en cambiar la opción política en función de los comicios en los que se votara o, más simplemente, si participar o no en ellos. Solo después de unas nuevas elecciones en el Parlament de Catalunya podremos corroborar la validez de está hipótesis o si bien es una coincidencia casual.

(13) Entrevista a Ivan KRASTEV a El Confidencial (3-12-19)

(…) P. China es la gran potencia emergente y su papel será crucial en los próximos años. Su crecimiento ha sido enorme, y entre los factores que lo han provocado están, y en lugar principal, la insensatez occidental, que trasladó allí su producción para que sus empresas tuvieran beneficios mucho mayores, pero al hacerlo dio acceso a China a muchísimos recursos. China no imitó las formas de hacer occidentales, sino que recogió todo lo que había sido expulsado de nuestro sistema productivo, centralización, planificación, trabajo a largo plazo, reparto del bienestar. Si China ha crecido ha sido por un error grave de las democracias liberales. Ahora Trump quiere frenar a China, pero otros dirigentes occidentales creen que se debe mantener una actitud amistosa.
R. En esto los liberales han cambiado. El liberalismo se basa en gran medida en la antigua teoría de la modernización según la cual el desarrollo económico produce una demanda de más libertad: una vez que las sociedades cuentan con una clase media robusta y numerosa, van a exigir más derechos. Por eso se apoyaba a China, porque esperábamos que ese movimiento interno se produjese, pero nos hemos dado cuenta de que no hay una relación directa entre ambas cosas. Hay muchos aspectos que no tomamos en consideración, como la tradición cultural o el tamaño del país. Por ejemplo, si comparas a los soviéticos con los chinos, había élites soviéticas que pensaban que el sistema no funcionaba, pero sí tenían una idea acerca de lo que debía preservarse del comunismo. Gorbachov creía que lo bueno de su sistema eran las ideas socialistas y que lo malo era el monopolio del partido comunista. Los chinos creen justo lo opuesto, lo bueno del comunismo es el poder del partido comunista, porque es eficaz, pero se utilizó para cosas equivocadas.
De modo que Occidente tiene que afrontar un problema con China. Por una parte, no sabemos durante cuánto tiempo se va a mantener el éxito de su economía y no sabemos cómo va a reaccionar su poder político chino cuando ese crecimiento deje de producirse, y somos conscientes de que China tiene un problema demográfico, que proviene de la política de hijo único. Pero, por otra parte, estamos viendo cómo el gobierno chino utiliza con mucho éxito su tecnología de vigilancia como medio de controlar a la sociedad. Un gran experto en China me contaba algo fascinante acerca del control social y de las ‘social cards’: aseguraba que eso no les hacía infelices. Lo más amenazante cuando vives en un sistema autoritario es que te castiguen por algo que no has hecho y este sistema introduce pruebas. Y, en segundo lugar, este sistema de puntos es muy similar a la experiencia de un niño con un videojuego, se te castiga o se te dan premios en función de lo que hagas. Está pensado para una generación determinada.
En todo caso, en EEUU ya no hay líderes políticos que defiendan que hay que encajar a China en el orden liberal. He pasado bastante tiempo durante el último año en EEUU y he visto un cambio similar al acontecido respecto de la Unión Soviética en el periodo 1947-1948. Hasta esa fecha, había distintas opiniones respecto de cómo actuar con ellos, y de repente todo cambió: se convirtieron en el enemigo. Ocurre lo mismo con China, también porque ha cambiado el punto de vista de las empresas americanas, sobre todo las de Silicon Valley. China ha perdido todos sus partidarios en EEUU.
P. A veces no tenemos en cuenta la capacidad de las poblaciones para amoldarse. La tecnología de vigilancia se utiliza también sobre los estadounidenses o los europeos por parte de empresas privadas y la gente no parece estar preocupada, seguimos utilizando esos medios de la misma manera aun cuando sabemos que nuestros datos están en manos de otras personas. China vigila, pero ofrece contrapartidas: hay más bienestar material y ahora son un imperio, con lo que supone de refuerzo del orgullo y de los elementos identitarios.
R. La gran diferencia entre la vigilancia china y la occidental es que la primera está controlada por el Estado y aquí es privada y, además, el control chino es visible, porque te dejan clarísimo que te están vigilando. En nuestro caso no. Siempre bromeo con que este autoritarismo del big data que hay en China tiene una ventaja, que no necesita informadores políticos, porque ya todo el mundo informa sobre sí mismo. Es importante subrayar que en todas partes ha habido un cambio psicológico. En la era industrial, todo estaba basado en los intereses económicos y en la idea del votante racional, pero ahora, y se vio claro en las prácticas de Cambridge Analytica, se saben con precisión las preferencias de la gente y se intentan manipular, pero no a través de sus intereses sino de su idiosincrasia. Ha habido un giro político hacia la psicología que construye una forma de gobernar diferente.
P. En esa guerra entre EEUU y China, la Unión Europa parece la gran perdedora. Carece de cohesión, su tecnología está por debajo de las que utilizan las grandes potencias, no tiene ejército propio ni un liderazgo claro. No hay elementos que hagan pensar que vamos a tener un buen futuro, en especial los europeos del sur.
R. Los búlgaros no somos famosos por nuestro optimismo… Pero sí, el nuevo telón de acero va a ser la tecnología. Europa está tratando de encontrar una tercera vía para que no quedar aplastada entre China y EEUU pero va a llegar un momento en que ambas partes van a querer garantizar sus opciones, y Europa tendrá que optar entre uno u otro. El 5G es el ejemplo típico. En el mundo en el que Europa sigue existiendo, percibe la mayor parte de las cuestiones como comerciales, pero tanto para EEUU como para China el comercio se ha convertido en una cuestión geopolítica. Y esto no sólo provoca una división entre países, sino que señala la división entre las élites. Por ejemplo, el jefe de la inteligencia alemana tiene una posición sobre el 5G, mientras que los empresarios del automóvil tienen otra muy distinta, porque China les puede dejar de comprar coches. Va a ser una difícil decisión.
P. Sí, porque la UE tiene una posición difícil. Sus alianzas militares y políticas tradicionales son con EEUU, pero China es un socio comercial vital. Esto, en el caso de Alemania, es muy evidente.
Sí, y además porque los alemanes venden a China pero su hardware tecnológico es americano. Este es el problema y va a producir cambios importantes. La gente habla últimamente de esferas de influencia, pero estas no van a quedar definidas por la naturaleza del gobierno, sino por el tipo de buscador de internet que utilices.

(14) Cristian VÁZQUEZ, “La biblioteca de los libros no leídos” a Letras Libres (28-11-19)

“¿Cuántos libros que no leíste hay en tu casa?, me preguntaron hace poco. No sé la cantidad exacta, por supuesto, pero sé que son un montón, como nos pasa a todos los lectores, por aquello del tsundoku, la tendencia a comprar libros para (todavía) no leerlos. “Un libro no leído es un proyecto no cumplido”, escribió Gabriel Zaid en Los demasiados libros, su ensayo publicado por primera vez en 1972. ‘Tener a la vista libros no leídos –agrega– es como girar cheques sin fondos: un fraude a las visitas’.
Sin embargo, no todo el mundo tiene una mirada negativa sobre esa cuestión. A Umberto Eco le gustaba hacer bromas sobre la imposibilidad de leer los 30 mil volúmenes que componían su biblioteca personal. El cálculo es simple: incluso a la demencial velocidad de un libro por día, harían falta más de 82 años para leer esa cantidad.
El ensayista de origen libanés Nassim Nicholas Taleb cuenta –en su libro El cisne negro, de 2007– que Eco dividía a la gente que visitaba su casa en dos categorías. La primera, la de las personas que reaccionaban exclamando: ‘¡Oh! Signore professore dottore Eco, ¡vaya biblioteca tiene usted! ¿Cuántos libros de estos ha leído?’. La otra categoría, muy minoritaria, era la preferida del autor italiano: la de quienes, en palabras de Taleb, ‘saben que una biblioteca privada no es un apéndice para estimular el ego, sino una herramienta para la investigación’.
‘Los libros leídos son mucho menos valiosos que los no leídos’, enfatiza Taleb, el principal objetivo de cuyo libro es destacar la importancia de lo desconocido, de la incertidumbre. ‘Nuestra biblioteca –añade– debería contener tanto de lo que no sabemos como nuestros medios económicos […] nos permitieran colocar en ella. Acumularemos más conocimientos y más libros a medida que nos hagamos mayores, y el número creciente de libros no leídos sobre los estantes nos mirará con gesto amenazador. En efecto, cuanto más sabemos, más largas son las hileras de libros no leídos. A esta serie de libros no leídos la vamos a llamar antibiblioteca‘” (…)