FOCUS PRESS 224

 

ARTICLES DESTACATS

(1) Article de Peter BEAUMONT a elDiario.es (23-03-21): ¿Cómo se fabrican las vacunas contra la COVID-19 y por qué ha habido retrasos?   

(2) Article de Geografía infinita (29-03-21): Los puntos estratégicos de las rutas marítimas mundiales  

(3) Article de Javier BORRÀS ARUMÍ a El tribú (29-03-21): Europa s’ha d’enfrontar a la Xina? 

(4) Article de Guillermo ÍÑIGUEZ a Agenda Pública (27-03-21): ‘Déjà vu’ en Karsruhe

(5) Article de Pilar MERA a El País (31-03-21): La polarización como farsa  

(6) Article de Manel PÉREZ a La Vanguardia (28-03-21): Las elecciones ‘generales’ de Madrid  

(7) Article d’Enric GONZÁLEZ a El País (26-03-21): La gestión de la muerte  

(8) Article de Josep OLIVER a El Periódico (30-03-21): Más allá del covid  

(9) Article d’Antoni BAYONA a elDiario.es (26-03-21): Democracia a medida  

(10) Article d’Antoni PUIGVERD a La Vanguardia (31-03-21): No és el gen, és el foc

(11) Entrevista a Andreu MAYAYO a Crític (29-03-21): “Catalunya està en decadència” 

(12) Article de Toni ROLDÁN a Ethic (30-03-21) : Workington man

* * * * *

QUÈ ESTÀ PASSANT AMB LES VACUNES?

Article de Peter BEAUMONT a elDiario.es (23-03-21): ¿Cómo se fabrican las vacunas contra la COVID-19 y por qué ha habido retrasos?   [1]                  “El uso de nuevas tecnologías y las tensiones entre países han provocado demoras. La concentración en la invención de las vacunas dejó de lado necesidades más básicas como la instalación de nuevas fábricas y el refuerzo de la producción de viales y otros contenedores” …. ¿Existe un patrón?  Liz Breen, académica de la Universidad de Bradford que estudia el funcionamiento de sistemas vinculados con la salud pública, incluidas las cadenas de suministro, cree que sí. “El esfuerzo por crear nuevas vacunas ha sido increíble, pero es como si a lo largo del camino algunos de los fundamentos se hubieran dejado de lado, las tareas más básicas que hacen que la producción de vacunas escale”, dice. “Realmente creo que nos centramos en las vacunas y no pensamos en el resto de elementos que deben darse para que la producción sea posible”.¿Qué pasa con el llamado “nacionalismo de las vacunas”? Con tantos países a la caza de dosis insuficientes, el nacionalismo de las vacunas se ha convertido en un problema real con amenazas de restricciones a la exportación de vacunas y de materias primas. El Reino Unido está sufriendo una escasez temporal de entregas de la vacuna Oxford por parte del Serum Institute de la India, que ha sido contratado para producirla. Dado que la mayoría de las vacunas requieren que el paciente reciba dos dosis en un espacio de tiempo limitado (en este caso de 11 a 12 semanas), esta demora tiene un efecto en cadena para las campañas de vacunación”.

Article d’Antón COSTAS a El Periódico (27-03-21): Por qué se retrasa la vacunación                                                                                                                                             Los sospechosos habituales son las farmacéuticas y las chapuzas de los dirigentes, pero hay algo más profundo, sistémico y determinante que tiene que ver con la forma de actuar de la UE … “¿Qué ha hecho la UE? Se ha comportado como un gran comprador que va a negociar el mejor precio, sin involucrarse en el proceso de investigación y fabricación, ni en la asunción de riesgos que representan las vacunas. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha reconocido que el enfoque estadounidense juega un papel clave en la seguridad de la cadena de suministro de sus vacunas. “Estados Unidos tiene una gran ventaja al tener el DPA”, dijo. “Esta es una infraestructura que Europa no tenía”. Como no ha sabido actuar como debía, la UE tiene ahora la tentación de caer en el nacionalismo de las vacunas, prohibiendo exportaciones y demonizando a las farmacéuticas. Pero no se dejen convencer. La UE ha de cambiar la filosofía de sus políticas, dejando de comportarse como un simple compradora la búsqueda del mejor precio para involucrarse en la investigación y la fabricación de vacunas en Europa, asumiendo los riesgos que esto significa”.

Comentari de Xavier VIDAL-FOLCH a El País (29-03-21): Sandeces sobre la vacuna en Europa                                                                                                                                 “El ritmo de la vacunación contra la covid 19 es insatisfactorio en la UE. Por su escasa experiencia en política sanitaria, a diferencia de la económica, o la agrícola. Por sus escasas competencias en la materia: no son ni exclusivas ni siquiera compartidas con los gobiernos, sino de “acompañamiento” y apenas se desarrollan en dos artículos —168 y 169— de los 358 del Tratado TFUE. Por un exceso de confianza al contratar con las farmacéuticas, en el capítulo de responsabilidades por incumplimiento. Por cierta ingenuidad a la hora de exigir reciprocidad liberal/solidaria a los demás países fabricantes. Y por la débil densidad de su política industrial. Es decir, no por exceso de Unión como arguyen los euroescépticos —achacándole gigantismo, burocratismo y pesadez procesal—, sino al revés, por defecto. No por mucha UE, sino por demasiado poca Europa. Pese a las deficiencias de ejecución, los principios de la política de vacunación adoptada son impecables: nadie estará seguro hasta que todos lo estén (solidaridad interna); tampoco si olvidamos a los vecinos (externa); tienen más fuerza para abastecerse (no solo para mejorar precio) 27 juntos que cada uno por separado; la dispersión daña más que los costes de la coordinación. Hay motivos para la crítica. No para la sandez. La mayor es comparar a la UE (446 millones de ciudadanos) con Israel (8,8 millones). El secreto diferencial de este país es que por su tamaño ha podido obtener prioridad de compra con los fabricantes de vacunas a cambio de convertirse en prueba piloto de su efectividad: algo imposible para un continente entero. Otra es medirse sin más con EE UU. La UE ha aplicado 88 millones de dosis a sus ciudadanos y exportado 77 millones, muchas a la iniciativa solidaria Covax. EE UU se ha desentendido del mundo. Trump dictó (8/12/20) una orden presidencial dando “acceso prioritario” (de hecho, exclusivo) a los suyos, y residual al resto: Biden la ha mantenido. O medirse en bruto con Reino Unido. Con o sin órdenes expresas, sus dos factorías de AstraZeneca no han enviado una sola dosis al continente; pero la isla-y-media ha recibido de las fábricas europeas 21 millones. Hay que combatir estas discriminaciones: no imitarlas. Y en todo caso, comparar de forma homogénea. Gran Bretaña había inmunizado ayer completamente (dos dosis) al 5,3% de su población. Exactamente igual que la UE: al 5,3%. Pero menos que España (al 6,1%), o Italia (al 5,4%)”.

UN REPÀS A LA GEOPOLÍTICA DEL COMERÇ MUNDIAL ARRAN DE L’ACCIDENT AL CANAL DE SUEZ

Article de Geografía infinita (29-03-21): Los puntos estratégicos de las rutas marítimas mundiales   [2]                                                                                                “Se calcula que más del 80 por ciento de todos los productos comercializados a nivel mundial se transportan a través del mar. Es más que probable que la ropa que usamos, el vehículo que conducimos (y su combustible), la televisión que vemos o el teléfono móvil que tenemos en la mano hayan llegado en barco. El movimiento de todas estas mercancías es posible gracias al transporte marítimo. Las rutas marítimas más importantes del mundo son las del Atlántico Norte, las que unen Europa y América del Sur; las que unen Europa y África Occidental con el Índico para llegar hasta China y Japón. También son muy relevantes las rutas transpacíficas, que unen Asia y América haciendo uso de la corriente del Kuroshio. En el siguiente mapa podemos apreciar la densidad de barcos de esas rutas marítimas comerciales” … “En todas esas rutas existen unos cuantos puntos estratégicos, de una importancia fundamental para el comercio marítimo. Hay algunos puntos, como el Canal de la Mancha, el Estrecho de Gibraltar o el Estrecho de Malaca que son naturales. Por otro lado, nos encontramos con puntos que, como el Canal de Suez o el Canal de Panamá están realizados por el hombre. El control de estos puntos y su bloqueo pueden tener grandes consecuencias a nivel mundial. Lo hemos visto con el bloqueo par parte del barco Ever Given del canal Suez que se saldaba con seis días encallado en medio de una infraestructura crítica. Un bloqueo que representaba una amenaza de primer orden a las cadenas de suministro del comercio global. No en vano el 10% del comercio mundial lo cruza, según estimaciones de la Autoridad del Canal de Suez, y es una de las vías más importantes del planeta en el transporte de gas, petróleo y mercancías en contenedores” … Contenidos del artículo: Canal de La Mancha; El estrecho de Gibraltar; Estrecho de Ormuz; El canal de Suez; El estrecho de Malaca; El cabo de Buena Esperanza; Estrecho del Bósforo; El canal de Panamá; El estrecho de Magallanes; Canal de Kiel; Estrecho de Torres; Factores a considerar para rutas marítimas; La influencia del deshielo del ártico en las rutas marítimas; Historia de las rutas marítimas; El galeón de Manila

COM HAN DE SER LES RELACIONS D’OCCIDENT AMB LA XINA?  LA TENSIÓ ENTRE PRINCIPIS DEMOCRÀTICS I INTERESSOS ECONÒMICS … 

Comentari de Lluís BASSETS a El País (1-04-21): Asuntos internos               Pekín reivindica su soberanía nacional y el derecho a no interferencia en sus políticas. Así avanza un nuevo imperialismo … “El fracaso es doble: el libre mercado no conduce a la libertad política, pero la globalización proporciona a los países autoritarios armas para el chantaje a las democracias. El resultado a la vista está: con China hemos hecho un pan como unas tortas. No son tan solo los gobiernos e instituciones internacionales los que están pillados, sino empresas y particulares” …  “En respuesta a las denuncias y sanciones internacionales, el régimen de Pekín reivindica su soberanía nacional y el derecho a la no interferencia en los asuntos internos. Así avanza un nuevo imperialismo, muy semejante a los viejos, pero asentado en la buena conciencia y preparado para expandirse en su espacio geográfico primero, hasta ampliar luego su hegemonía a todo el continente euroasiático y más allá. Las leyes raciales de la Alemania nazi de 1935 también fueron asuntos internos que precedieron en pocos años a la Segunda Guerra Mundial y al Holocausto”.

Article d’Argemino BARRO a El Confidencial (24-03-21): Bienvenido Mr. Blinken: el hombre con la misión más difícil del planeta                                                 El diplomático se reunió con sus contrapartes europeos para confirmar el “firme compromiso” con la Alianza Atlántica. Sobre el tablero había, sin embargo, temas espinosos … “Ahora sus tareas fundamentales son dos: la primera, como trató de sugerir con la historia tan europea de su padrastro, devolver a Estados Unidos el puesto de referencia mundial de las democracias. Restaurar esa arquitectura de 1945 que el “America First” de Donald Trump puso en cuestión, y garantizar a los traumatizados aliados europeos que Washington es su amigo y está de vuelta” … “La segunda tarea es quizás más ambiciosa y complicada: pararle los pies a China. La toma de tierra de Blinken al respecto, el pasado viernes en Alaska, donde se encontró cara a cara con su homólogo chino, Yang Jiechi, escenificó las tensiones entre ambas potencias. Un tono muy diferente al que trató de conciliar la antigua administración Obama”.

Article de Xavier MAS DE XAXÀS a La Vanguardia (27-03-21): China y el mundo infeliz                                                                                                                                          El autoritarismo chino, de alto rendimiento capitalista y burocrático, coloca a las democracias liberales ante el dilema del dinero o la moral … Occidente solo sobrevivirá a China si devuelve la dignidad a los trabajadores que se han quedado atrás … “China representa el 18% del PIB mundial. Fabrica el 22% de las manufacturas que cruzan el planeta. Es el principal socio comercial de 68 países. Ha implantado 40.000 empresas fuera de sus fronteras. Su economía está tan vinculada a la suerte de Occidente que no hay riesgo de otra guerra fría. No es necesario. China ha ganado. Mientras las democracias liberales constatan su declive, azotadas por la pandemia y la crisis, con la ciudadanía desmoralizada y radicalizada, China se aplica para liderar las tecnologías del futuro, empezando por la inteligencia artificial y el 5G, y en aumentar el bienestar de su pueblo. Es un objetivo nacional que el Partido Comunista se ha marcado y que los chinos han aceptado. El boicot de esta semana a las textiles lo demuestra. Existe una unidad entre el gobierno y el gobernado que en las democracias liberales ha desaparecido. El prestigio de nuestros políticos está por los suelos. No solo porque no hayan podido protegernos de la pandemia y la crisis sino, sobre todo, porque no han impedido que millones y millones de personas hayan perdido dignidad. Todos los trabajadores que la globalización ha dejado atrás, las clases medias, las personas que sin un título universitario se ganaban bien la vida y estaban orgullosas de sus empleos, hoy no pueden llevar una vida tan digna porque esos empleos hace años que están en China, donde el capitalismo disfruta de un ecosistema perfecto”.

Article de Ramón GONZÁLEZ FÉRRIZ a El Confidencial (1-04-21): Por qué a China puede pasarle factura su arrogancia contra el mundo               Recientemente, ha llamado racista a EEUU, ha sancionado a políticos europeos, ha asolado Hong Kong y boicoteado a empresas occidentales. Quizás esté yendo demasiado lejos … “China tiene derecho a defenderse. Nadie espera que no lo haga, aun cuando Occidente lleva razón al acusarla de vulnerar los derechos humanos y al recelar de su ímpetu expansionista, cada vez más explícito, que ha dejado claro en la brutal desdemocratización que ha impuesto en Hong Kong. La perplejidad por la rapidez y la agresividad con que China está ofendiendo de manera deliberada a países de los que no solo depende económicamente, sino que siguen siendo mucho más poderosos que ella, empezando por Estados Unidos, es cada vez mayor. Tiene sentido económico que, en su último plan quinquenal, presentado en marzo, el Partido Comunista haya trazado una estrategia de “autosuficiencia”, una reducción progresiva de su dependencia de las exportaciones y la inversión de empresas extranjeras, ante un “entorno externo hostil”. Pero ¿tiene el país el músculo suficiente para hacer ese difícil proceso de transformación tan rápido como su agresiva diplomacia quiere transmitir? …  Más allá de cálculos racionales, parece que China está entrando en una deriva habitual entre los países que se sienten con fuerzas para ocupar un lugar hegemónico en el mundo y disputar esa primacía con los demás: la arrogancia. Y la historia está llena de fracasos debidos a un exceso de ella: desde la Unión Soviética en los años setenta a la Alemania de Guillermo II durante la primera década y media del siglo XX, de la España de la Restauración a finales del siglo XIX a la Francia posterior a la Segunda Guerra Mundial con Argelia. China es inmensamente rica y su evolución económica no tiene precedentes. El régimen no está amenazado ni tiene una oposición mínimamente viable. Al mundo no le queda otra opción que considerar a China una gran potencia. Pero, al mismo tiempo, sus prisas y su agresividad hacen más probable que cometa errores de cálculo y sobreestime sus recursos y la capacidad para imponer su voluntad: es más fácil ejercerla en Nairobi que en Berlín o Washington. China ha demostrado tener un déficit de conocimiento sobre el funcionamiento de las democracias occidentales, que le ha impedido influir seriamente en ellas y resultar atractiva más allá de su fuerza bruta. Quizás algún día lo consiga. Mientras tanto, parece condenada a confundir sus objetivos legítimos con ensoñaciones nacionalistas de imponerse a Occidente”.

… QUIN POT SER EL MARGE D’AUTONOMIA DE LA UNIÓ EUROPEA EN UN MARC GLOBAL POLARITZAT?

Article de Nacho ALARCÓN a El Confidencial (31-03-21): Así empujó Pekín a la UE hacia una ‘guerra fría’ entre democracias y autocracias                                    El ataque del régimen chino sobre la libertad de expresión de diputados y analistas europeos marca el inicio de una nueva era de bloques entre democracias y autocracias … “En Bruselas consideran que así se ha inaugurado una nueva época que va a estar dominada por una división en dos bloques, uno a grandes rasgos compuesto por EEUU, Canadá, Reino Unido y la Unión Europea, el calificado en Bruselas y Washington como el “bloque demócrata”, y por otro lado fundamentalmente China y Rusia, al que se califica “bloque autoritario”. No gusta en unos edificios de instituciones europeas en las que se ha apostado casi siempre en los últimos años por una “tercera vía”, por lo que se bautizó como la “doctrina Sinatra”, ir “a mi manera”. Pero es el mundo que viene. Parece que “no tiene remedio”, explica una alta fuente europea. Nadie habla de este nuevo mundo con tanta claridad como el nuevo presidente de los Estados Unidos. “Está claro, absolutamente claro. Esta es una batalla entre la utilidad de las democracias en el siglo XXI y las autocracias. Eso es lo que está en juego aquí. Tenemos que demostrar que la democracia funciona”, ha explicado recientemente Joe Biden. “Les predigo que sus hijos o nietos van a estar haciendo su tesis doctoral sobre el tema de quién triunfó, autocracia o democracia, porque eso es lo que está en juego”, añadió durante una rueda de prensa la semana pasada. No está tan claro que el movimiento vaya a ser inmediato, fundamentalmente porque todavía quedan muchos Estados miembros que no terminan de posicionarse respecto a China por sus lazos económicos.  El más relevante es Alemania. Angela Merkel, canciller alemana, ha decidido durante los últimos días obviar el movimiento del régimen chino atacando a ‘think tanks’, analistas y diputados europeos. Francia también prefiere evitar lo que en su momento, hace unos meses, Emmanuel Macron, presidente galo, calificó de un “todos contra China”.

Article de Javier BORRÀS ARUMÍ a El tribú (29-03-21): Europa s’ha d’enfrontar a la Xina? [3]                                                                                                              “Hi ha dos problemes amb la pregunta “Europa s’ha d’enfrontar a la Xina?”. El primer és el verb: la pregunta implica el que la Unió Europea hauria de fer, no el que té capacitat de fer ni el que està fent realment. Ens movem en el terreny inestable dels desitjos. El segon problema és que falta un adjectiu: parlem de enfrontament econòmic, polític o militar? Quin terreny ens importa? Els podem deslligar? Com que no ens interessa el debat abstracte, baixem a observar tres fets recents que han implicat la Unió Europea i la Xina. El primer és el tractat d’inversions entre la UE i la Xina que ambdues potències van acordar el passat desembre. El segon són les sancions creuades que la UE i la Xina s’han imposat aquesta passada setmana. El tercer és el boicot per part dels consumidors xinesos a multinacionals tèxtils com la sueca H&M. Aquests tres temes ens ajudaran a discutir la nostra pregunta inicial” … “‘Europa s’ha d’enfrontar a la Xina?’. La resposta dependrà de les prioritats econòmiques, polítiques i ètiques de cadascú. Però el que demostren tots aquests fets que hem analitzat és que la resposta que donem a aquesta pregunta no pot tenir en compte només les nostres intencions, sinó també les possibles conseqüències. Tota acció té el seu cost. I els costos ara són més alts que mai. Un debat sincer sobre la Xina hauria de posar sobre la taula totes les conseqüències que estem disposats a assumir per defensar les nostres conviccions”.

Article de Javier SOLANA a El País (31-03-21): Europa, más allá de la resiliencia                                                                                                                                Debemos seguir aprovechando cualquier conmoción para fortalecer nuestras defensas. Establecer una “Unión Europea de la salud” nos ayudará a corregir los déficits que hemos vivido y mitigar futuros riesgos … “Todos estos propósitos podrían resumirse en un concepto que lleva años asomando en círculos europeos: el de “autonomía estratégica”. Por desgracia, este término viene siendo objeto de malentendidos y desacuerdos. En aras de facilitar los consensos, tal vez convenga resaltar menos el término en sí, e incidir más claramente en los dos grandes axiomas que pretende sintetizar. Por un lado, es evidente que la cooperación multilateral representa el ADN del proyecto europeo, lo cual la hace irrenunciable como eje vehicular de su proyección exterior. Por otro, es igual de evidente que la UE debe tener la voluntad y la capacidad de fijar sus prioridades y desempeñarse de forma autosuficiente. El fin último al que aspirar no es otro que regirnos por nuestras propias normas: ese es precisamente el sentido etimológico de la palabra “autonomía”. Conviene subrayar, por tanto, que nos hallaríamos ante una incomprensible paradoja si todo lo expuesto en párrafos anteriores derivase en prácticas diametralmente opuestas a dichas normas. La UE no ha de convertirse al proteccionismo, ni impulsar medidas que comporten un serio menoscabo de la libre competencia entre nuestras empresas. Además, reforzar nuestra seguridad de abastecimiento no siempre exige relocalizar los procesos productivos, sino que puede conseguirse mediante una mayor diversificación. Una vez superemos la pandemia, la UE seguirá afrontando batallas de más largo recorrido. En juego está, entre otras cosas, nuestra supervivencia como actor político de primer orden. El declive demográfico europeo no contribuirá a ello, como tampoco lo hará la actual erosión del multilateralismo a escala global. Sin embargo, tenemos o estamos en disposición de tener suficientes activos materiales e inmateriales para asegurarnos un papel protagonista en el mundo, siempre y cuando utilicemos dichos activos de forma inteligente y cohesionada. Eso no pasará necesariamente por construir los “Estados Unidos de Europa”. Pero sí por persistir en nuestro afán de aprovechar cualquier conmoción para fortalecer nuestras defensas, inspirándonos así en el ideal de la antifragilidad”.

PLA DE RECUPERACIÓ EUROPEU: DEL CONTRATEMPS ALEMANY ALS PROJECTES CONCRETS

Article de Guillermo ÍÑIGUEZ a Agenda Pública (27-03-21): ‘Déjà vu’ en Karsruhe   [4]                                                                                                             “Independientemente del contenido de la sentencia, las medidas cautelares del pasado viernes ponen de relieve dos problemas de difícil resolución para la Unión. Por una parte, que la erosión de sus valores fundamentales no es cosa de unos pocos estados: bajo el pretexto de proteger su ‘identidad nacional’, el TC vuelve a poner palos en la rueda de la integración económica, autoproclamándose el auténtico guardián de los tratados y desbancando al TJUE como único intérprete del Derecho Comunitario. Con cada intervención soberanista de Karlsruhe, el principio de cooperación leal, fundamental para asegurar el funcionamiento del frágil orden jurídico comunitario, queda más en entredicho. En una década en la que la Unión sufre una crisis de legitimidad cada vez más aguda, y ante la necesidad de obtener resultados tangibles que poder ‘vender’ a sus ciudadanos, el bloqueo permanente a cualquier avance en la integración económica no es menos peligroso que la deriva autoritaria polaca o húngara …  ¿Qué pasará el día en que el tribunal vaya más allá, negándose a acatar un acto jurídico comunitario? ¿responderán las instituciones con la misma contundencia que utilizan frente a Hungría o Polonia, u otorgarán a Alemania un trato privilegiado?  Aún es pronto para apreciar el alcance de la decisión: la Comisión se ha mostrado ‘convencida’ de la ‘legalidad’ del Fondo, y nada impide que se desestime el recurso, y que su único impacto sea un retraso de unas semanas. Sin embargo, la orden del viernes vuelve a dejar en evidencia la piromanía del Tribunal Constitucional alemán, una institución que se percibe como la única guardiana de los tratados, y que es capaz de llevar su dogmatismo económico hasta sus últimas consecuencias. Urge una profunda reflexión, tanto en Bruselas como en Berlín, sobre el papel de Karlsruhe en la integración europea: una Unión Europea ‘geopolítica’, que desee agilizar su toma de decisiones para convertirse en una potencia mundial, no puede estar a merced, año tras año, de la ‘Alianza Voluntad Ciudadana’”.

Article de Miquel PUIG: L´última oportunitat a El món de demà #56 (29-03-21)      Els fons són excepcionals perquè, amb l’excusa dels estralls causats per la COVID-19, en realitat estan dissenyats per fer política industrial … El que ens cal no és sols que la nostra indústria faci un salt tecnològic, sinó, també, que guanyi pes en el conjunt. Dit d’una altra manera, que el turisme en perdi … “Quatre han de ser les nostres prioritats en la utilització d’aquests fons excepcionals: Impulsar la Formació Professional per dotar-nos d’una massa de treballadors joves preparats per ocupar quadres intermedis en la indústria … Continuar apostant per la recerca i apostar de debò per la transferència de tecnologia … Impulsar la transformació de sectors industrials madurs. Dos hi destaquen, l’automòbil i la indústria agroalimentària. Pel que fa al primer, ens cal que SEAT passi a produir vehicles elèctrics, que s’instal·li a Catalunya una fàbrica de bateries i apostar per la recerca aplicada en el vehicle autònom, i cal dir que l’IDIADA té un projecte molt ambiciós al respecte. Pel que fa a la indústria agroalimentària, cal aprofitar l’oportunitat per resoldre el problema de les dejeccions ramaderes sobre el subsòl … Impulsar l’aparició de sectors industrials nous, i aquí destaquen tot el relacionat amb la salut, els projectes del disseny del xip europeu d’altes prestacions que impulsa el BSC i el projecte de computació i telecomunicacions quàntiques que impulsa l’ICFO”.

EL FUTUR DEL GOVERN DE COALICIÓ DESPRÉS DE LA SORTIDA DE PABLO IGLESIAS

Editorial de La Vanguardia (1-04-21): El Gobierno después de Pablo Iglesias     “El Gobierno de coalición entre PSOE y UP, primero de este tipo en España desde la recuperación de la democracia, podría tener ahora el camino más despejado. Quienes auguraban su pronta caída comprueban que la resiliencia de Sánchez es grande, como lo es su capacidad para ir corrigiendo el rumbo. Eso, unido a una oposición del PP titubeante y acosada por Vox, parece favorecer el futuro del Gobierno. Trabajo, desde luego, no le va a faltar. En primer lugar hay que derrotar a la pandemia, algo que si los ritmos de vacunación alcanzan la velocidad esperada podría ocurrir hacia finales de año. Después de eso, habrá que encarar la recuperación económica, zurciendo los rotos del tejido empresarial, creando empleo y dando a los fondos de ayuda europeos el mejor destino posible, de manera que se contribuya a un tiempo a apoyar los sectores más punteros y, también, a evitar que nadie se quede atrás. Porque ya sabemos que si la recuperación no es colectiva difícilmente podrá ser duradera. Y que, aun si hubiera éxito en tales ta­reas, habría que aplicarse luego en otras como la reforma fiscal, de las pensiones o del funcionariado. Pero también es cierto que si esas recuperaciones se llevan a cabo, el horizonte del Gobierno para el 2023, que es el año en que están previstas las próximas elecciones generales, podría estar mucho más claro de lo que ha estado en los tiempos de pandemia que marcaron el arranque del Ejecutivo de Sánchez, y que siguen marcándolo. Por una parte, porque difícilmente los próximos dos años y medio serán peores que el último año que nos ha tocado vivir. Y por otra, porque, si todo va bien, España debería haber tomado para entonces la senda de la recuperación sanitaria y económica”.

Article de José Antonio ZARZALEJOS a El Confidencial (25-03-21): Fin de la coalición Sánchez-Iglesias y naufragio de Ciudadanos                                               “La suma de todos estos factores preanuncia que la coalición está rota, que la alternativa de sustitución ha quebrado (Ciudadanos con el apoyo de los seis diputados del PNV), que la colaboración de ERC es casi inverosímil en coherencia con la trayectoria histórica de los republicanos catalanes y que el PSOE en Madrid pretende salvar los muebles con un programa centrista que excluye, por serlo, a los morados, cuyo líder natural acampará en la Asamblea de Madrid como base de operaciones para otro intento de asaltar los cielos mediante la agitación, la propaganda y la confrontación más radical. Estamos en una sucesión de secuencias que abocan a un final traumático de la experiencia de la coalición gubernamental y con dos partidos accidentados: Podemos, con pronóstico grave, y Ciudadanos, con otro peor: cuadro crítico”.

Article de Joaquín ESTEFANÍA a El País (27-03-21): Confrontaciones en el Gobierno                                                                                                                                                 La reforma laboral y los alquileres, las madres de todas las batallas en el seno de la coalición … “Yolanda Díaz se va a encontrar ahora con la madre de todas las confrontaciones, con poco espacio para la negociación. Los sindicatos, a los que está tan unida, pretenden negociar en dos fases: la primera, muy rápida, derogando sus aspectos más lesivos con bastante rapidez para reequilibrar el poder de cada parte en el seno de la empresa (prevalencia de los convenios de sector sobre los de empresa, la vigencia de un convenio mientras no se firme el siguiente, limitación de las subcontrataciones, etcétera); la segunda, abordar por fin lo que mil veces se ha denominado el Estatuto de los Trabajadores del siglo XXI. ¿Aceptará Bruselas estos cambios y este ritmo?, ¿lo harán las patronales y Nadia Calviño, encargada de llevarlos a Europa? Y, sobre todo, ¿cuál será la posición final de Yolanda Díaz? Ello trascenderá el asunto concreto y tendrá consecuencias en el devenir del propio Gobierno de coalición”.

Crònica de Fernando GAREA a El Confidencial (31-03-21): Iglesias refuerza su equipo negociador dentro del Gobierno                                                                                 “En todo caso, el líder de Unidas Podemos y ya exvicepresidente segundo se ha asegurado mantener y hasta reforzar el equipo negociador de su partido con el PSOE y la parte socialista del Gobierno. Lo hace, además, con personas de su estricta confianza.

Entrevista a Manuel CASTELLS a La Vanguardia (28-03-21): “Si este Gobierno colapsara, que no lo hará, España se desintegraría”                       “Iglesias ha sido valiente y auténtico, su gesto no responde a una crisis de Gobierno”

Entrevista a Miquel ICETA a La Vanguardia (29-03-21): Els indults no tenen calendari, s’estan tramitant                                                                                          “Catalunya viurà una prolongació agònica de la legislatura anterior” … “La taula pot i s’ha de poder reunir des del moment que hi hagi Govern, i aquest vulgui. Cal recordar que el president Torra va decidir, en un moment determinat, que l’estratègia havia de ser la confrontació, i en comptes d’afavorir el diàleg va fer el contrari. Fa molt poc ERC va plantejar al Congrés una moció amb el compromís de reunir la taula de diàleg quan hi hagués Govern, i el PSOE i Unides Podem hi vam votar a favor. No veiem solució fora del diàleg, no veiem cap altre camí. Pot ser llarg i complex, però estem disposats a treballar-hi”.

ELECCIONS A LA COMUNITAT DE MADRID: MÉS QUE UNES ELECCIONS AUTONÒMIQUES

Crònica d’Enric JULIANA a La Vanguardia (28-03-21): El riesgo de Ayuso: el empuje del PP podría dejar a Vox sin representación en Madrid                            “En resumen, el lado derecho está extraordinariamente movilizado. Resta por ver si el lado izquierdo conseguirá lo mismo en las próximas semanas. El PSOE busca votantes de centro disconformes con el estilo entre trumpista y caraqueño de la candidatura de Ayuso. (Un estilo muy estudiado). Más Madrid apela a una izquierda urbana joven, baja en calorías ideológicas, e Iglesias intentará movilizar a la izquierda militante que evitó el descalabro de Unidas Podemos en las últimas elecciones generales. En estos momentos, la izquierda madrileña no transmite moral de victoria. Hay días en que Gabilondo parece un hombre triste y la crisis de las empanadillas sigue ahí. Cómo apuntábamos al principio, uno de los riesgos a los que se enfrenta el Partido Popular, apuntan algunos sociólogos electorales, es el de morir de éxito en la ofensiva para captar a los votantes de Vox. Si deja a este partido en los huesos, los de Santiago Abascal podrían llegar a quedar por debajo del 5% y no obtener representación parlamentaria. Para conseguir la mayoría absoluta en solitario, el PP necesitaría alcanzar el 45,5% de los votos. Falta un mes y en ese tiempo puede producirse un rebrote de la epidemia. Las imágenes de los jóvenes franceses de fiesta en Madrid están causando indignación. Esa libertad no gusta”.

Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (30-03-21): La alianza de Vox y Ayuso contra Casado                                                                                                        Las elecciones madrileñas ponen sobre la mesa tensiones importantes y, en especial, en la derecha española: su futuro puede quedar apuntado en los resultados del 4-M … El riesgo para Madrid es la estrategia suicida de Teo y Pablo. Ayuso debería rogarles que la dejaran sola, como han hecho siempre … Quieren ser los garantes de las esencias de la derecha de siempre, sin dejarla en manos de un endeble y errático Casado … “¿Qué hacer, entonces? ¿Cómo enfrentarse a la amenaza de absorción por parte de Ayuso? ¿Cómo convencer a sus votantes de la conveniencia de votar a Monasterio? La táctica elegida por Vox es interesante: quieren proteger a Ayuso de Casado y de Teodoro. La respuesta oficial a las encuestas que advierten de una posible debacle de Vox, que podría incluso no superar el 5%, es significativa: “Preparémonos para los desatinos de Génova 13, filtrando sondeos falsos… El único riesgo para Madrid son las estrategias suicidas de Teo y Pablo. Ayuso debería rogarles que la dejaran sola…como han hecho siempre”. La verdadera derecha:  Dicho de otro modo, ellos serían los garantes últimos de que gobernase la verdadera derecha, no aquella que se deja llevar por las tibiezas y por los volantazos ideológicos, como le ocurre al PP de Casado. Atribuyen así al voto a Vox una utilidad que puede animar a quienes dudan entre un partido y otro y devuelven los comicios a una vertiente política. En el fondo, están peleando por el alma ideológica de la derecha y por fijar sus ideas centrales, lo que puede ser un elemento de convicción: si nos votas, contribuiremos a que la derecha no pierda el foco. El problema de jugar esta baza, que hay que entender posicionada en unas elecciones concretas, es el lugar contradictorio en que sitúa a Vox. Si tienen éxito, Ayuso triunfa en Madrid con su ayuda, y esa misma posición impulsa a la facción más a la derecha del PP y Vox se queda sin espacio. Sería una batalla por ser reabsorbidos; jugarían el papel del UKIP, que llevó al partido conservador hacia posiciones más duras y que se desvaneció precisamente por lograr sus objetivos. Para que les funcione la estrategia, necesitan un PP con un perfil más moderado que el actual, de forma que puedan ejercer de garantes de las esencias de la derecha de siempre, sin dejarla en manos de un endeble y errático Casado. Lo paradójico de todo esto es que, en cierto modo, Vox tiene razón al jugar esta baza. La jugada del PP con estas elecciones tiene que ver con consolidar su hegemonía en la derecha, de modo que se pueda significar como el único aspirante que puede derribar a Sánchez. A su vez, Casado es consciente de que su control del partido es lo que garantizará el poder, y con él su candidatura, y esa es la explicación de las tensiones con los barones. La ideología le importa mucho menos, en el sentido de que, una vez asentado en ambas posiciones, el discurso que utilice será el que más le convenga para intentar conseguir el poder. Es en esas tensiones del PP, la ideológica y la interna, donde Vox se convertirá en un actor importante”.

Article de Cristina MONGE a infoLibre (30-03-21): La ultraderecha no quiere gobernar                                                                                                                                                “La estrategia de los partidos de ultraderecha va por otro lado. Estas formaciones alcanzan sus mayores éxitos generalmente por tres vías: contaminando a otros partidos con su ideario, normalizando respuestas antidemocráticas a desafíos reales, o inventando problemas inexistentes a los que después dar una respuesta acorde a su imaginario. El terreno de la ultraderecha no es el de la gestión de gobierno, sino el de la contaminación del debate público y la subversión de los valores de convivencia democrática, y para ello necesita contar con la aquiescencia de las organizaciones conservadoras tradicionales”.

Article de Pilar MERA a El País (31-03-21): La polarización como farsa  [5] Los discursos apocalípticos que inundan la política actual resuenan frívolos e interesados … “La guerra es una realidad aún viva en otros entornos, como los golpes de Estado y las represiones brutales. Frente a estos contextos de terror real, los discursos apocalípticos y guerracivilistas que inundan con tenacidad la política actual resuenan frívolos e interesados. El mundo de las disyuntivas simples y rotundas intenta moldear de manera machacona la realidad. Es la polarización, dicen. Un animal mitológico que espolea conciencias para movilizar a los nuestros, prietas las filas. Ataca gigantes y crea cortinas de humo que distraen de los problemas reales. Es la polarización, dicen. A fuer de repetición, cualquiera pensaría que es inevitable. Por no ser, no es ni novedosa, aunque en 2004 su nombre era crispación. No faltaban entonces las acusaciones al Gobierno de llegar al poder de manera ilegítima, las conspiraciones, los muertos que echarse en cara, los insultos, las manifestaciones multitudinarias, los choques por una ley de educación… Faltaba Twitter, pero había blogs y SMS. Una crisis económica, un 15-M, una muerte no tan mortífera del bipartidismo y un auge no tan floreciente de la nueva política después, la polarización resurge. Casi parece que nos acostumbramos a ella. En un escenario donde el sistema se ha transformado en un bibloquismo estable, los partidos coquetean con los hiperliderazgos, sumergidos en la dicotomía de ganar (o sobrevivir) en su bloque, mientras intentan imponerse en conjunto al bloque contrario. En lugar de apuntalar los acuerdos, tan necesarios en un contexto fragmentado, las posibilidades de coalición se vuelven más rígidas. En el fondo, la polarización no es más que una estrategia para reconquistar el poder perdido, asegurar el que se tiene o no perder fuelle. Una pelea por ocupar espacios y apuntalar legitimidades. La precampaña madrileña y sus disyuntivas falaces son el último ejemplo. Iglesias se reinventa como el dique contra el fascismo. Ayuso agradece su incorporación, que le permite tensar más el discurso y subir la apuesta. Comunismo o libertad. La presidenta señala como rival al líder del quinto grupo de la futura Asamblea según las encuestas. Las elecciones se dibujan como un plebiscito múltiple. Ayuso contra Iglesias. Ayusismo frente a sanchismo. La Comunidad de Madrid frente al Gobierno de España. La irreal disputa entre fascismo y comunismo por la hegemonía del tablero madrileño supone un coste de legitimidad institucional, enrarece la relación entre los aún movilizados y diluye en un choque identitario de diseño los qués relevantes de unas elecciones autonómicas en tiempos de pandemia. Como escribió Marx, la historia se repite dos veces. Si la Guerra Civil fue la tragedia, ahora es el turno de la farsa”.

Article de Manel PÉREZ a La Vanguardia (28-03-21): Las elecciones ‘generales’ de Madrid  [6]                                                                                                                   Las élites madrileñas están insatisfechas con el trato del Estado; el mérito de Ayuso es decirlo en público, sin complejos … La fiscalidad de la capital cimenta a las derechas; y la victoria el 4 -M bloqueará la reforma del Gobierno central … “La aportación relevante de Ayuso y sus audaces asesores es haber dado expresión política acabada y discurso con ambición de hegemonía para bloquear la acción del Gobierno central, a ese Madrid galáctico, artificialmente musculado con asteroides públicos. A caballo de una crisis institucional, territorial, económica y sanitaria” … “Los grupos sociales y de interés que perfilan la acción del Ejecutivo de Madrid están insatisfechos con el trato del Estado. Tienen consciencia de ser la cabeza del país, se consideran su motor económico y reclaman una retribución y un trato simbólico y protocolario acorde con ese papel. Ayuso tiene la virtud de decirlo públicamente, sin complejos. En Barcelona, muchos aspiran a romper amarras con el Estado; en Madrid son más ambiciosos: quieren, a la vez, arrancarle más concesiones y atarle más las manos. Un statu quo progresivamente mejorado. Como ha sucedido en otros lugares antes, el oscuro objeto del deseo es liberarse de la presión económica del Estado, pagar lo menos posible. Libertad es la palabra código, la clave. Los iniciados ya la entienden sin más explicaciones … El plan de Ayuso ante esta adversa evolución es, primero, hacer como en el 2011 y pasar la factura de la crisis a la periferia. Después, bloquear la acción del Gobierno central con la barricada de una gran mayoría electoral en Madrid a favor del modelo de privilegio económico y fiscal. Antes del 4 de mayo, las posibilidades de cambiar las cosas eran mínimas. El resultado electoral puede enterrarlas definitivamente. En tal caso, el escaso margen de política fiscal del resto de las comunidades autónomas se esfumará. Y la acción fiscal del Gobierno central quedará altamente limitada por la presión política que se aplicará desde la Puerta del Sol. En las elecciones madrileñas están en juego ámbitos clave de la política económica, como si de unas elecciones generales se tratase”.

Article d’Enric GONZÁLEZ a El País (26-03-21): La gestión de la muerte  [7] La cuestión es combatir la pandemia y conseguir una victoria que no sea pírrica: hay un mañana y cuanto menos pobre, mejor … “Madrid es uno de los lugares donde la gestión de la muerte se ha realizado de forma más fría, cruel y eficiente. Para alguien que, como yo, ha vivido el larguísimo confinamiento argentino y la sensación de derrota de las calles desiertas, llegar a Madrid es respirar. Es vislumbrar el día después. Es sentir que hay vida entre tanto espanto. Con sus muertos y enfermos, con el horror de las residencias, con los franceses borrachos, con las fugas de fin de semana, con lo que quieran: desde lejos, Madrid se ve como una gran mancha de luz. Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de la Comunidad de Madrid, me parece una persona sin escrúpulos, sin el menor apego a la verdad y decidida a alcanzar sus objetivos (ideológicos y personales) pasando por encima de la ética e incluso de la ley. Jamás podría darle mi voto. Por otro lado, no me extrañaría que muchos madrileños, incluso entre quienes más han sufrido, tuvieran en cuenta que soportan la pandemia con menos agobios cotidianos que los ciudadanos de otros lugares. Tampoco me extrañaría que muchos madrileños tuvieran en cuenta que cuando esto acabe, Madrid habrá incrementado su supremacía económica dentro de España. No me extrañaría, por último, que muchos madrileños valoraran la actitud chulesca de Isabel Díaz Ayuso: salvando las enormes distancias intelectuales, políticas e históricas, eso es lo que más apreciaron los británicos de Winston Churchill en las horas más oscuras del Reino Unido. En las guerras, como en las pandemias, el recuento de muertos resulta secundario. Lo importante es la victoria y lo que hay después de ella. Disculpen la crudeza”.

ECONOMIA ESPANYOLA: INDICADORS DE PIB, DESPESA PÚBLICA, DÈFICIT I ESTALVI

Crònica d’Ignacio FARIZA a El País  (27-03-21): La pandemia se llevó en 2020 un 10,8% del PIB español, dos décimas menos de lo previsto                                      “El socavón abierto por la pandemia en la economía española fue enorme, pero marginalmente menor de lo inicialmente proyectado. El PIB cayó un 10,8% en 2020, según ha anunciado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE), dos décimas menos de lo avanzado en enero. La ligerísima revisión al alza apenas supone nada en comparación histórica: el ejercicio pasado fue el peor en términos económicos desde la Guerra Civil —en 1936 la actividad se desplomó casi un 27%—. El hundimiento provocado por los confinamientos para contener el avance del virus es, por ejemplo, superior al registrado en 1898, cuando las guerras de Cuba y Filipinas propiciaron una caída del 10%; al de 1945, cuando el batacazo causado por la Segunda Guerra Mundial superó ligeramente el 8%; o al del estallido de la crisis financiera, en 2009, cuando la bajada fue del 3,8%”.

Crònica d’Antonio MAQUEDA i Laura delle FEMMINE a El País (29-03-21): La pandemia provoca la mayor subida del gasto público en democracia                     “La pandemia ha provocado el mayor incremento del gasto público en democracia. En 2020, los desembolsos de las administraciones crecieron en más de 50.000 millones de euros, según cálculos de EL PAÍS. La cifra total supera por primera vez los 570.000 millones, batiendo la barrera del 50% del PIB al tener que intervenir el Estado para evitar un derrumbe mayor de la economía. Gracias a los ERTE y a que las empresas aguantaron el empleo, la caída de las rentas familiares fue mucho menor que la de la actividad económica: en torno al -4% frente al -10,8%. La necesidad de contratar personal y material para combatir la pandemia también explica este récord … De hecho, una parte relevante del aumento de gasto del año pasado, en torno a unos 30.000 millones, han ido a estos ERTE —del que llegaron a beneficiarse unos 3,5 millones de trabajadores—, la ayuda extraordinaria para autónomos y la ampliación de la cobertura del desempleo. Además, la pandemia provocó un alza de unos 1.500 millones de euros en la partida de incapacidad temporal. Y en 2020 se empezó a implementar el ingreso mínimo vital, que al cierre del año ya suponía un desembolso superior a los 500 millones de euros. Por otra parte, el incremento de la rúbrica de las pensiones se acercará a los 4.000 millones de euros, debido a la revalorización de las prestaciones del 0,9%, el aumento del número de perceptores y la entrada de jubilados con mejores carreras de cotización y, por tanto, prestaciones más altas”.

Crònica de Laura delle FEMMINE a El País (30-03-21): El déficit público se disparó al 11% del PIB en 2020 por la pandemia y las pérdidas del banco malo  Los gastos asociados a la covid ascienden a casi 45.000 millones, mientras que los ingresos cayeron un 5% … “La pandemia ha causado un gran roto en las cuentas públicas. Las crisis desatada por la emergencia sanitaria elevó el déficit ―la diferencia entre ingresos y gastos de las Administraciones Públicas― hasta el 10,09% del PIB en 2020 ―sin incluir la ayuda financiera―, según ha confirmado este lunes el Ministerio de Hacienda, por debajo del 11,3% previsto en los pronósticos oficiales enviados a Bruselas. Si se incluyen las ayudas financieras, por el agujero aflorado en el banco malo (Sareb), el desfase presupuestario ascendería al 10,97% del PIB. El fuerte aumento del agujero presupuestario es el efecto directo de las medidas puestas en marcha para hacer frente a una crisis atípica. Por un lado, la adopción de medidas para mantener las rentas y el tejido productivo y blindar los servicios, como han sido los expedientes de regulación de empleo (ERTE), las ayudas para autónomos y el aumento del gasto sanitario han disparado los desembolsos. Por el otro, la caída de la recaudación y el parón de la actividad causada por los confinamientos han mermado los ingresos de las arcas públicas” … “El año pasado, el gasto público aumentó en 53.070 millones, el 85% de esta cifra destinado a la lucha contra la pandemia. Tan solo las medidas para mantener el empleo y las rentas supusieron entre cuatro y cinco puntos del PIB. Solo los ERTE y las ayudas a autónomos supusieron un coste de cerca de 40.000 millones de euros adicionales. A ellas se sumaron transferencias extraordinarias, como las recibidas del fondo perdido de 16.000 millones de euros asignado a las comunidades para apuntalar la sanidad y la educación, y la subida de otros gastos ordinarios como las pensiones ―que además se revalorizaron un 0,9%― o el incremento del sueldo de los funcionarios. Las medidas para mantener las rentas, un esquema adoptado en todos los países del entorno ante una crisis que no tiene su origen en desequilibrios económicos, ha permitido sin embargo que la recaudación cayera menos de lo que ha ocurrido en anteriores recesiones. En concreto, los ingresos públicos cayeron 24.487 millones, un 5%, por debajo de la caída del PIB (10,8%). La recaudación de la Agencia Tributaria también retrocedió menos que la actividad económica, un 8,8%. Los ingresos por IRPF hasta subieron en el ejercicio, un 1,2%, mientras que las figuras vinculadas al consumo, el IVA y los impuestos especiales, descendieron un 11,5% y un 12,1%, respectivamente. Entre los grandes tributos, el impuesto de sociedades sufrió el mayor descalabro, del 33,2%. Este resultado no se debe solo a la caída de los beneficios empresariales, también recoge el impacto de las devoluciones fiscales”.

Comentari de José Carlos DÍEZ a El País (30-03-21): Números rojos en tiempos de covid-19                                                                                                                           “El déficit ha aumentado en 77.000 millones: 24.000 por caída de ingresos y 53.000 por aumento de gasto. A menudo escuchamos, incluso a economistas, que el Estado supone casi la mitad del PIB, pero esa gente sabe poco a nada de contabilidad pública y de economía real. De los 53.000 millones de gasto, 45.000 millones han estado relacionados con la pandemia y 20.000 millones, directamente con los ERTE. Esas rentas del Estado han llegado a las familias y se habrán traducido —o se traducirán— en consumo privado. Esto ayuda a explicar que la caída del empleo haya sido muy inferior respecto a la crisis anterior y que el impuesto de la renta haya aumentado su recaudación durante el pasado año. Esta extraordinaria política fiscal sería impensable si España estuviera fuera del euro y si el BCE no hubiera aprobado un programa de compras de deuda sin precedentes. La pandemia continúa, las vacunas se retrasan en Europa y el Tribunal Constitucional alemán acaba de meter palos en las ruedas del plan de recuperación, que se retrasará unos meses más. El PIB de Europa y España volverá a caer en el primer trimestre. Por eso, sigue siendo necesaria la política fiscal y de rentas. El BCE mantiene sus compras, España sigue emitiendo deuda pública a tipos negativos y la Comisión Europea ha permitido no cumplir el Pacto de Estabilidad en 2021. La clave será el déficit estructural después de la pandemia y la necesidad de alcanzar un superávit primario (sin contar con el pago de intereses), para reducir la deuda pública a partir de 2022. Para conseguirlo habrá que asumir cambios en el sistema público de pensiones, mejoras de eficiencia en nuestro sistema de salud pública para hacer frente al envejecimiento de nuestra población y una reforma fiscal integral que aumente nuestra recaudación sobre PIB dos o tres puntos por encima de los niveles de 2019. Veremos”.

Comentari de Santiago CARBÓ a El País (1-04-21): Ahorro pandémico                  La presión fiscal y la persistencia de la desconfianza posponen el gasto lo atesorado por los españoles … “En España, ese ahorro pandémico es algo ciclotímico. Por un lado, las familias ahorran poco durante las fases expansivas del ciclo económico, y eso se nota en la dependencia de financiación exterior y en la inversión no inmobiliaria. Por otro lado, podría venir muy bien un cierto gasto con alegría para la segunda mitad del año pero, al paso que vamos, se va a retrasar. En todo caso, cuando llegue se notará. El problema es que entre la presión fiscal y la persistencia de la desconfianza puede que se descorchen solo unas pocas botellas. La forma de gestionar las crisis va a tener mucho que decir en el ahorro y la inversión de los próximos años. Se prodiga en el sector privado una sensación de estar viviendo una época de lo impensable. Dos generaciones están luchando en un mercado de trabajo golpeado por dos crisis y son, casi de forma natural, más desconfiadas. Si a eso se le unen las deprimentes perspectivas sobre las prestaciones de jubilación, la cosa se complica aún más. Tal vez sea por esto, entre otros factores, que a los bancos centrales no les preocupa mucho la presión inflacionista. Porque parece que gran parte del ahorro previsión está aquí para quedarse”.

RECUPERACIÓ INERCIAL O REFORMISTA?

Article de Josep OLIVER a El Periódico (30-03-21): Más allá del covid  [8]     A pesar de los fondos europeos, hay poderosos intereses políticos, culturales y económicos a los que sirve el modelo productivo que prima el aumento del PIB basado en ocupación de bajo valor añadido … “Estas optimistas previsiones ponen sobre la mesa el tan traído y llevado cambio de modelo productivo. Los que creen en él, postulan que la inversión de los fondos europeos, dirigida fundamentalmente a actividades de lucha contra el cambio climático y fomento de la digitalización, aumentará sustancialmente la productividad del país. Ojalá fuera así. Pero tengo dudas fundadas de que veamos cambios sustanciales. Por varias razones. Primero, porque los fondos europeos están hoy a la espera de sentencia del Tribunal Constitucional alemán de Karlsruhe; y, suponiendo que este falle a favor de su distribución, los 150.000 millones que deberían comenzar a llegar a España en la segunda mitad del año se dirigen fundamentalmente a inversión de grandes empresas.  Segundo, porque el ambiente político, en Barcelona y Madrid, no está por la labor de una transformación sustantiva de nuestra economía: implicaría desterrar la complacencia con la que usualmente se ha aplaudido un crecimiento del PIB basado en ocupación de bajo valor añadido. Es decir, abandonar nuestra dependencia de la droga dura de avances de la actividad añadiendo empleo. ¿Qué Gobierno ha puesto, explícitamente, como norte de su política el aumento de la productividad? Tercero, porque hay poderosos intereses, políticos, culturales y económicos, a los que sirve el modelo productivo. Si no fuera así, se habría modificado ya. La prueba del ácido de un posible cambio de rumbo serían aumentos en la imposición indirecta sobre importantes actividades intensivas en mano de obra de reducida cualificación y bajos salarios. Pero eso dudo que lo podamos ver próximamente. Cuarto, porque esta adicción al crecimiento del empleo a cualquier costa nos sitúa en un círculo diabólico del que es difícil escapar: cuando hay crisis el paro explota e, inevitablemente, la recuperación se ha de basar en las mismas premisas de baja productividad y mucha ocupación. Tras la recesión, la reducción del paro pasa siempre por delante de cualquier otra política. Y se entiende. Y, finalmente, porque una parte no menor del pensamiento económico dominante en nuestro país no enfatiza el necesario aumento de la productividad: hay un colectivo de economistas, con presencia pública notable, para los que lo único importante es el aumento del PIB, sea cual sea su origen. Lastimosamente, tiene importancia que el PIB crezca pero la tienen, tanto o más, las bases de su aumento: básicamente añadiendo empleo o con una razonable combinación de crecimientos de la productividad y la ocupación. La primera vía, la que ha seguido España desde hace más de tres décadas, termina generando bajos salarios, desigualdad y precarización laboral. La segunda nos llevaría a otro mundo, el de Centroeuropa. Pero ¿hay alguien dispuesto a ponerle el cascabel al gato?”.

FRACÀS DELS DOS PRIMERS INTENTS D’INVESTIDURA DE PERE ARAGONÈS … QUE FA PREVEURE UN FUTUR PRESIDENT MASSA HIPOTECAT I UNA LEGISLATURA AGITADA

Comentari de Francesc-Marc ÁLVARO a La Vanguardia (27-03-21):  En un ángulo muerto y oscuro                                                                                                                “Más allá y más acá de las desconfianzas, están atrapados en un ángulo muerto y oscuro donde se han acumulado tantas miserias, zancadillas y cálculos estériles que cuesta imaginar un clima de cooperación para hacer funcionar un nuevo Govern bipartito.  El papel del Consell per la República es solo un macguffin que tapa la verdadera peripecia: la dificultad de Puigdemont de mantener desde el exilio un ascendiente equivalente al que tiene Junqueras desde la cárcel, y todo el corolario que se deriva de esta asimetría, inaceptable para Junts. La sensación que domina ahora en los pasillos de la política catalana es que los que tuvieron la presidencia durante la legislatura anterior han entrado en un túnel de salida incierta,  que podría desembocar –según cómo– en unas nuevas elecciones o en un giro de guion espectacular, quizá con Aragonès investido con votos de otras fuerzas y Junts pasando a la oposición (y perdiendo una pila de cargos). Mientras, la ciudadanía contempla atónita como el interés general lleva meses en el congelador”.

Crònica de Francesc VALLS a El País (28-03-21): Puigdemont tiene el ‘botón rojo’                                                                                                                                                              “En realidad, el escollo tiene nombre y apellidos. Se llama Carles Puigdemont y su célebre Consell per la República, que tiene como objetivo “impulsar las actividades de carácter político, social, cultural y económico destinadas a la implantación y materialización de un Estado independiente en Cataluña en forma de república”. Desde Waterloo aspiran a ceder a Aragonès el papel de gestor del día a día, mientras que reservan para “el president en el exili” una suerte de liderazgo como el papel de faro del procés con capacidad para condicionar la política del Govern” … “No está claro hasta dónde está dispuesta a ceder ERC, cuánto va a durar el pulso, ni cuál va a ser la duración del nuevo Gobierno catalán. La fórmula de un Ejecutivo entre ambas formaciones se ha revelado un fracaso de gestión en los últimos años, según han considerado las principales patronales y los sindicatos mayoritarios. El propio exdiputado republicano Joan Tardà aseguró hace unas semanas que la reedición de un Gabinete de coalición con Junts sería “un Vietnam”. “Ellos son un artefacto inestable y es muy probable que a media legislatura se produzca un cambio de alianzas”, aseguran fuentes republicanas. Todo está supeditado a que desde el Gobierno central se de luz verde a medidas como los indultos o la reforma del Código Penal que ERC pueda exhibir como triunfos negociadores frente a los independentistas hiperventilados de Junts, apuntan desde Esquerra. Para añadir inestabilidad a la frágil legislatura, Aragonès se ha comprometido a someterse a una moción de confianza en dos años para lograr el apoyo de la CUP”.

Article de Roger PALÀ a Crític (27-03-21): El trauma convergent                         Junts per Catalunya no pot assumir que ERC lideri la Generalitat, però la seva negativa a investir Pere Aragonès pot obrir escenaris imprevistos … És més que previsible, si no hi ha un acord ‘in extremis’, que Junts tampoc doni suport a Aragonès en la segona volta … Si Junts no vol investir Aragonès, ERC es pot sentir legitimada per buscar altres aliances …

Crònica de Guillem MARTÍNEZ a CTXT (28-03-21): Lo imposible no es lo inmoral                                                                                                                                                     “Las socialdemocracias son la mayoría en el Parlament. Están todas las sensibilidades de la socialdemocracia, incluida la ausencia de sensibilidad alguna. No pueden formar govern no porque la sociedad no lo entienda –todo apunta a que lo entiende e, incluso, lo apoya–, sino porque no lo entendería la derecha trumpista cat, que es la que gestiona los marcos nacionales actuales. Una mala noticia, en todo caso, para la continuidad de una pequeña nación, que no puede ponerse wagneriana mucho tiempo sin desaparecer o quedar seriamente herida. Cuesta creerlo hoy, pero, en breve, esos marcos serán recordados para dibujar una época ridícula, reaccionaria, de la que nadie querrá acordarse. Por lo que sea –y esa es la magnitud de la tragedia– para unas socialdemocracias es natural pactar con el trumpismo local, antes que con otras socialdemocracias menos salvajes. El marco nacional ha crecido tanto hacia lo mítico que no solo es irrealizable, sino indominable e innegociable. No sirve para nada, salvo para ser recitado. La legislatura actual avanza hacia la anterior. O hacia una sorpresa, si el PSC consigue que el PSOE ofrezca algo real para la hoguera del tema más irreal. Todo es tan gaseoso y sentimental que un golpe de realidad lo cambiaría todo. Nadie está hoy por ello. Puede suceder hoy, o nunca, o a lo largo de una legislatura con otro govern trumpista e inoperante, más allá del lenguaje, en lo cotidiano”.

Article d’Enric COMPANY a El País (30-03-21): El caixa o faixa d’ERC a Junts Aragonès pretén formar a mitges amb la dreta un govern amb un programa d’esquerres pactat abans amb la CUP … La insistència d’Aragonès en allò del govern d’esquerres i independentista li sona a gat amagat, a Junts … La qüestió no està entre Aragonès i Puigdemont sinó entre Puigdemont i Junqueras. Ara mateix, entre Waterloo i Lledoners … “Embrancats Puigdemont i Junqueras en la permanent i irresolta pugna per la primacia en l’independentisme, sembla com si aquesta fos la mare de totes les guerres. Però no és així. ERC està en mans de Junts des del moment que Junqueras va decidir ja fa molt de temps, pràcticament des que va aconseguir el comandament del partit, que el seu veritable adversari a Catalunya és el partit socialista i no la dreta catalana. Sense aquesta premissa, ja hi hauria ara un president i un govern d’esquerres a Catalunya”.

Article de Paola LO CASCIO a El Periódico (29-03-21): Saltarse el guion             Los postconvergentes ya tienen escrito el suyo: una constante, martirizar a los de Aragonès como traidores a Catalunya, y dos finales alternativos: vaciar su presidencia de contenido o ir a nuevas elecciones … “En resumidas cuentas, Junts tiene un guion cerrado, según el cual el traspiés de haber quedado por detrás con respecto a los republicanos y a los socialistas por un diputado es simplemente un detalle que no empaña y no tiene que empañar el papel protagonista que quiere seguir teniendo en la política catalana. Resuenan ecos ferrusolianos de 2003: “¡Ens han fet fora de casa!”. El propio Joan Tardà, por otra parte, lo recordaba: se tenía que entender la pataleta de los de Puigdemont, ya que siempre habían sido los señores del país, considerando a todos los otros -y a los republicanos primero-, simplemente como unos simples masovers. El problema de fondo es que los mismos republicanos parecen considerarse tales. De otra forma no se podrían entender ni el ‘error Borràs’ -que pagaran ellos, pero también toda la ciudadanía, con una presidencia del Parlament que estará dedicada a la gesticulación sectaria-, ni la disposición que han demostrado para hacerse directamente humillar en la sesión de investidura”.

Article de Josep MARTÍ BLANCH a El Confidencial (30-03-21): Pere Aragonés muerde el polvo de nuevo                                                                                                         Algunas de las cesiones que JxCAt exige a ERC situarían la política catalana en un escenario claramente iliberal y nacionalpopulista … “En las negociaciones previas al fracasado intento de investir a Pere Aragonès el error estratégico de ERC ha sido hacer demasiado evidente el menosprecio a JxCAT. Más cuando el propio Oriol Junqueras cerró la puerta a otras alianzas posibles que incluyesen a los socialistas de Salvador Illa. Desde ese momento, ERC quedaba únicamente en manos de la CUP y JxCAT. Y aun así decidió hacer llegar un recadito a los de Carles Puigdemont relegándolos al último lugar en el orden de las negociaciones. Se trataba de que JxCAT recibiera con claridad estos mensajes: ya no sois el partido líder del soberanismo, ahora lo somos nosotros; Puigdemont ya no es el capitán general del independentismo, ahora lo es Pere Aragonés y, por último, Catalunya ha votado a la izquierda y vosotros no sois de esta familia. Había calculado ERC que la irritación de JxCAT ante la afrenta no sería tanta como para que la sangre llegara al río. Calculó mal. JxCAT se ha tomado cumplida venganza con el doble fracaso de Pere Aragonés, que deberá seguir esperando para ser presidente. Y ahí también hay mensaje. El acuse de recibo de JxCAT llega con tres mensajes de añadido. El primero es hacerle saber a ERC que Carles Puigdemont sigue siendo un actor principal de la política catalana, aunque los republicanos quieran darlo por finiquitado. El segundo es que, por mucho que se empeñen los republicanos en gritar a los cuatro vientos que ganaron las elecciones entre las facciones independentistas, la realidad es que se mantiene el empate técnico y que por tanto la negociación debe ser entre iguales. Y el tercero, que las políticas que deba llevar a cabo el futuro Gobierno es con JxCAT con quien deben pactarse primero y no con la CUP”.

Article de Jordi MERCADER a Crónica Global (1-04-21): La pregunta que Aragonès evita                                                                                                                                  “La diputada Gemma Geis de JxCat le formuló a Pere Aragonès la pregunta clave del debate, al menos del debate entre independentistas, que es el que nos tiene sin gobierno desde hace más de un año: ¿Qué haremos cuando nos digan que no a la amnistía y a la autodeterminación? El fallido candidato de ERC a la investidura no respondió, se limitó a dejar constancia de una evidencia: “es dificilísimo, ya lo sé”. En la voluntad o la posibilidad de eludir la respuesta a esta pregunta crucial radica el futuro del acuerdo entre los dos grupos. Todo lo demás huele a humo, aunque parte del humo proceda de este fuego, como es el caso del papel del Consell per la República que tanto interesa a los implicados” … “La sospecha del independentismo de un no rotundo a sus expectativas es probablemente el único elemento realista y sincero de su análisis. Y aun así, Pere Aragonès ha convertido ambos compromisos (amnistía y autodeterminación) en la piedra angular de su programa de gobierno. Para JxCat el horizonte al que Aragonès no quiere enfrentarse (al menos públicamente) es su escenario preferido y antes de apoyar formalmente su investidura pretende arrastrar al presidenciable de ERC al aventurado juego de formular propuestas para después de una nueva derrota. La pregunta de Geis sitúa a Aragonès en una disyuntiva cruel, que es, sin embargo, extraordinariamente clarificadora. O decir la verdad y abrazar sinceramente el pragmatismo, consolidando los obstáculos para su investidura; o seguir alimentando la ilusión de que todo es posible con solo soñarlo y obtener el voto y el aplauso del legitimismo, encaminándose decididamente al fracaso de su presidencia” … “ERC está ansiosa por conseguir la presidencia de la Generalitat para seguir los pasos de Francesc Macià y necesita tiempo para enfrentar la disyuntiva inevitable entre pragmáticos y prestidigitadores, sabiendo que plantearla en plena negociación de investidura podría ser un suicidio político. Los republicanos no han planeado las negociaciones con demasiado acierto (ya les ocurrió en el caso de la alcaldía de Barcelona) pero tampoco es previsible que vayan a caer en la trampa que les está tendiendo JxCat en estos días de nervios. De entrada, de alinearse abiertamente ERC con la estrategia de la confrontación de JxCat perdería toda lógica la permanencia en la mesa de negociación y de rebote su participación en la mayoría parlamentaria de Pedro Sánchez se convertiría en una flagrante contradicción. Para evitarse tantos equilibrios, JxCat les ofrece una segunda artimaña, la unidad táctica en el Congreso. Unos linces”.

Article de Rafael JORBA a El Periódico (1-04-21): El ‘efecto tóxico'”                   Las palabras –ahora la amnistía y la autodeterminación como condiciones previas a todo consenso- pueden actuar como dosis ínfimas de arsénico … “En términos estratégicos, Aragonès resultará elegido en tiempo de descuento –otras elecciones pasarían factura a JxCat–, pero su mandato será deudor de una triple dependencia: del aval de la CUP, una fuerza antisistema que le impone el peaje de una moción de confianza a mitad de la legislatura; de Carles Puigdemont y de su Consell per la República, que liderará de puertas afuera la “internacionalización del conflicto” mientras JxCat seguirá poniendo palos a las ruedas de puertas adentro; y de la dependencia orgánica de Oriol Junqueras. Este último factor ha sido determinante para restar margen de maniobra al candidato de ERC. Junqueras, al día siguiente de las elecciones del 14-F, cerró la puerta a una apertura táctica de Pere Aragonès en dirección a Salvador Illa al afirmar que Esquerra y el PSC “son las dos fuerzas más contrapuestas del Parlament”. ¿Más antagónicas que con Vox?, cabría preguntarse retóricamente. Incluso dando por sentada la voluntad de ERC de reeditar un gobierno en clave independentista, un amago de negociación con el PSC hubiese encendido todas las alarmas en JxCat. Aritméticamente existen dos mayorías que suman 74 escaños (6 más que la mayoría absoluta): ERC-JxCat-CUP y PSC-ERC-ECP” … “Sí, el binomio “amnistía-autodeterminación” sustituye al del “derecho a decidir-principio democrático”. Un sector de la intelectualidad y de la academia ya lo ha comprado, como lo compró entonces. El relato sigue siendo perverso. En el plano penal, la amnistía no solo es constitucionalmente inviable, sino que puede torpedear la vía de los indultos y de la reforma del Código Penal. Y, en el plano político, otro referéndum nos abocaría a un nuevo ejercicio de democracia ritual, en clave binaria, de blanco y negro. Ya conocemos los costes y el resultado: una Catalunya empatada consigo misma.

Article d’Antoni BAYONA a elDiario.es (26-03-21): Democracia a medida  [9]                                                                                                                                                                      Hay motivos para pensar que detrás del Consell de la República hay algo de más calado, como puede ser la creación de un instrumento pensado para intervenir en la misma actividad gubernamental … “No es bueno que en una democracia se produzcan confusiones o incertidumbres sobre quien ejerce realmente el poder. Las instituciones públicas son las que conocemos y cada una de ellas tiene su espacio natural de juego relacionado con las funciones que constitucional y estatutariamente les corresponden y de cuyo ejercicio deben dar cuenta según las reglas establecidas. En esto consiste la democracia que se basa en última instancia en el control parlamentario sobre el Gobierno. El Parlamento representa a los ciudadanos y ciudadanas y, en un régimen parlamentario como el nuestro, es esencial que la relación de confianza política entre el Parlamento y el Gobierno responda siempre a la interacción entre ambos sujetos. En este esquema no debería tener cabida ningún otro sujeto con pretensión o apariencia institucional que pueda dar a entender cara al público que también actúa como Gobierno. No sólo sería un fraude a las reglas básicas del sistema político y social, sino también al mismo modelo democrático tal y como lo entendemos en un contexto occidental.   En democracia no puede haber dobles gobiernos, ni dobles legitimidades. El Parlament representa al pueblo de Catalunya y es él quien configura el Gobierno con el acto de investidura. A partir de ese momento se establece una relación fiduciaria entre ambos en la que no caben invitados que no van a poder dar la cara ante el Parlament y al que los ciudadanos tampoco podrán exigir responsabilidades. Las instituciones son las que son y los políticos no deberían ignorar esa realidad porque convenga a sus intereses. No sólo es una exigencia democrática, sino también de trasparencia en el ejercicio del poder. Las reglas básicas de funcionamiento de las democracias hace tiempo que existen y se debería andar con mucho cuidado con experimentar en algo que es más delicado de lo que muchos creen. Mejorar estas reglas es posible y puede ser necesario, pero reinventarlas no es tan sencillo porqué se corre el riesgo de desfigurar el modelo. En este ámbito las apariencias también son muy importantes, porqué los ciudadanos y ciudadanas no deberían verse sometidos a confusión o incertidumbre respecto de quién decide por ellos”.

Article d’Antoni PUIGVERD a La Vanguardia (31-03-21): No és el gen, és el foc [10]                                                                                                                                                          El catalanisme ha perdut, i ha guanyat la visió que Pujol tenia de Catalunya: una nació pura assetjada … “Menyspreat al Parlament, Aragonès és bombardejat als vomitoris de les xarxes socials. S’esbomba que el seu avi, alcalde en temps de Franco, era amic de Fraga. També es publiquen els números del hòlding hoteler de la família. Just quan un jutge ordena subhastar els Ferrari i Lamborghini de Jordi Pujol Ferrussola, els fills i nets polítics del fundador de Convergència acusen Aragonès de ser massa ric i de tenir un mal pedigrí. És meravellós que els hereus del pujolisme recordin el passat contradictori d’una família del Maresme que ha transitat, com tantes famílies catalanes, del franquisme inevitable a l’independentisme emocional. Si una operació descriu Pujol com un mestre de la política, és la deglució dels alcaldes franquistes. Convergència digeria les contradiccions de la Catalunya conformada amb el franquisme amb la condició que aquesta assumís els somnis d’uns pocs nacionalistes que no s’hi van conformar. Quina mutació tan curiosa! De l’elogi de sant Pancraç al menyspreu de l’esforç i l’èxit empresarials. Potser això, a més del drama personal de Puigdemont (el factor humà: sempre determinant), explica la indiferència amb què Junts va embolicant la troca de la governació de la pitjor crisi que hem viscut de la postguerra ençà. ERC descobreix com les gasta el nacionalisme. El nacionalisme d’estats forts com Alemanya o França sospita per sistema de les minories nacionals del territori. Les combat i les menysprea. Procura assimilar-les si cal violentament, fins que perdin el record de les arrels. França va planxar l’hexàgon. Alemanya va exterminar la seva mi­noria jueva. Espanya no va aconseguir assimilar les seves minories nacionals quan això era possible (XIX, XX), malgrat que el franquisme ho va intentar de valent. Fins que l’Espanya de matriu castellana no prengui consciència de la seva heterogeneïtat constitutiva, no sortirem del caos. Ara bé: els nacionalismes defensius com el català no tenen el poder assimilatori i, per tant, o bé procuren seduir els nouvinguts (integrar-los, no assimilar-los) o no tindran força per sobreviure com a cultures singulars. El catalanisme era un bon invent: afavoria la integració diluint el sentiment de pertinença. Salvava la llengua, afavoria la participació de tots els catalans (Jocs Olímpics) i evitava confrontacions amb Espanya. Però el catalanisme ha perdut, i ha guanyat la visió alemanya que Pujol tenia de Catalunya: una nació pura assetjada pels assimiladors. En la visió del nacionalisme, el país no s’encarna en la gent que hi viu, sinó en el foc sagrat que alimenten la història, la llengua, la terra, el folklore. Qui posseeix el control del foc, posseeix el país i es permet el luxe d’exigir submissió als altres, als quals acusa de fluixos, covards, venuts. ERC va fomentar aquest joc diabòlic, que expulsa més que integra. Fent-se perdonar aquests dies per salvar la presidència, Aragonès s’agenolla davant del propietari del foc sagrat. Un president submís és un polític suïcida”.

Entrevista a Andreu MAYAYO a Crític (29-03-21): “Catalunya està en decadència” [11]                                                                                                                    “L’esquerra i el sindicalisme han estat històricament molt forts al món rural català” …  “El nacionalisme ha fet una apropiació indeguda de figures com el Termes, l’Ovidi Montllor o el Raimon” … “El Procés surt de 23 anys de pujolisme. I aquest projecte de país l’hem de combatre” …  “El País Valencià pot ser en 20 anys més important que Catalunya. Estan fent molt bé les coses” … “Un acord entre ERC i el PSC és ara impossible… però potser a l’octubre sí que funcionaria” …  “Esquerra Verda vol ser el referent dels Verds europeus, però dins dels Comuns” … “Una gran part de la nova classe treballadora que sí que viu i treballa al món rural (els immigrants) no tenen dret a vot. Això distorsiona un resultat electoral. En molts pobles de Catalunya no pot votar el 15% o el 20% de la població i són, en general, els ciutadans més fotuts econòmicament. Aleshores, si tu agafes només el paràmetre del vot, et surt que les societats del món rural s’han tornat més conservadores o de dretes respecte a fa 30 o 40 anys” … “Tots els projectes que no passin per tenir clares les coordenades actuals de la Unió Europea no serveixen per a res i són fora de la història. No hi ha opcions reals d’engegar un projecte polític sense la complicitat de la Unió Europea, en contra d’Espanya i facturant la població de Catalunya. I el Procés ens ha portat fins a l’atzucac. Els catalans, històricament, havien llegit molt bé els corrents d’opinió, polítics i econòmics, europeus. I, a més, als anys 30 i als anys 70, els catalanistes tenien clar que, per aconseguir l’autogovern de Catalunya, havien d’aconseguir la democràcia a Espanya. Per tant, necessites un projecte de majories ampli, l’acord amb l’Estat i la complicitat de la Unió Europea, i això avui dia només és possible a través del federalisme. Històricament, i en moments molt difícils, s’han aconseguit majories de canvi dins d’Espanya: recordem el Pacte de Sant Sebastià el 1930 o la inclusió del terme nacionalitats a la Constitució durant la transició venint del franquisme. L’autogovern no cau del cel: s’aconsegueix gràcies a la força que teníem” … “Catalunya està en decadència. Aquí ens hem apalancat; hi ha més empenta de la societat civil a Madrid que a Catalunya. Hem abaixat la persiana de la botiga, i hem col·locat el nen de subdirector general de la conselleria de Comerç. Ara ens venen a dir que hem de mantenir tot això per sobreviure. La cosa ja no va d’independència sinó del fet que algunes classes mitjanes catalanes puguin sobreviure a la crisi econòmica i industrial. Ja ha passat altres cops en la història: que Catalunya retrocedia i, en canvi, altres territoris veïns eren la punta de llança” … “El cas de València. Aquí ningú parla gaire del País Valencià, però allà estan passant coses molt interessants. Durant una època, el Regne de València va ser més important que el Principat de Catalunya. I, tal com anem ara, qui ens diu que d’aquí a 20 o 30 anys el País Valencià no serà més important que Catalunya perquè estan fent molt bé les coses. No hem de pensar que els catalans, per alguna qüestió genètica, serem sempre els primers de la classe. Els historiadors del present hem d’ajudar el país a fer autocrítica perquè crec que hem paït molt malament l’autogovern de Catalunya. Ens hem fet més madrilenys que catalans. Ara volem més poder polític que no pas poder de la societat civil” … “Amb l’aritmètica parlamentària que tenim, hauria de ser un govern d’ERC, dels Comuns, segur que amb el PSC i amb la CUP o sense. Sense els socialistes no hi ha solució global per a tot el país. Si no es posen d’acord ERC i els socialistes, no hi ha sortida de l’atzucac. No cal que siguin sempre al Govern, però cap dels dos pot bandejar l’altre. Ara mateix, tots dos tenen majoria. Però cap dels dos pot tirar endavant un projecte de país inclusiu sense comptar amb l’altre. Això és un error de calaix”

UNA PROPOSTA DE POLÍTICA CULTURAL

Article de José María LASSALLE a La Vanguardia (27-03-21): Bauhaus y geopolítica cultural  España debe partir de un eje cultural mediterráneo que alinee las miradas de Lisboa, Madrid y Barcelona … Hay que repensar la cultura a través de una malla nodal de clústeres de innovación … “¿Queremos que nuestro continente resurja de la tragedia colectiva del coronavirus resignificado culturalmente a partir de una Nueva Bauhaus? ¿Las culturas sureñas de Europa estamos dispuestas a asumir un relato moderno, arquitectónico, fabril, germánico, funcionalista y nórdico como marco interpretativo del sentido que demos a la economía circular que surja de invertir 750.000 millones de euros en sostenibilidad y transformación digital?” … “Por eso creo ahora que, ante la propuesta de la Nueva Bauhaus, España tiene la responsabilidad de plantear una respuesta crítica que interactúe geopolíticamente con la visión nórdica y centroeuropea que comentamos. Ha de hacerlo a partir de un eje cultural mediterráneo que alinee las miradas sureñas que proporcionan Lisboa, Madrid y Barcelona. Alrededor de este corredor de nodos culturales puede ofrecerse una estrategia que superponga intersecciones narrativas dentro de un proyecto mediterráneo, latinoamericano y africano que acompañe el viaje que tendrá que abordar culturalmente Europa si quiere interiorizar positivamente las catástrofes que acompañan el siglo XXI y que ejemplifica de manera radical la pandemia” … “Si Europa quiere ser un actor global que muestre su diseño de economía circular como un compromiso real con la sos­­te­ni­bilidad del planeta, tendrá que renovarse culturalmente y ofrecer una experiencia ética de sí mismo más hospitalaria, generosa y humanitaria de lo que ha sido hasta ahora. De no abrir este debate, corre el riesgo de recrear un eurocentrismo cultural que le reste capacidad multilateral. Al menos si quiere ser un actor geopolítico que compita con China y Estados Unidos. Aquí es donde la Bauhaus es insuficiente si no se contrasta críticamente con una mirada mediterránea y mestiza de la cultura europea” … “Aquí es donde España puede aportar una visión complementaria si activa un eje geopolítico proveniente del sur. Ha de buscar complicidades mediterráneas que reivindiquen el mestizaje y la hibridación cultural que aporta la latinidad y sus conexiones con el norte de África y América Latina. Se trataría de cohonestar una conceptualidad sureña donde la corporeidad, lo orgánico, la forma, el sincretismo, las heterodoxias y la lucha por las emancipaciones identitarias frente a jerarquías de pensamiento europeas generen nuevos lenguajes estéticos asentados, también, sobre una tecnodiversidad y una ecofilosofía que nos ayuden a trascender los marcos referencialmente norteños, funcionales, utilitaristas y modernos que propuso la Bauhaus. Y todo ello a partir de una alineación Lisboa-Madrid-Barcelona que movilice una geopolítica del Sur que lideren instituciones culturales que operan en esas ciudades y que agregan un valor inigualable a nivel mundial. El objetivo sería repensar la cul­tura a través de una malla nodal de clústeres de innovación y laboratorios de expe­riencias creativas globales. Un eje de conceptualismos estéticos que interactúen alrededor del material simbólico de la nueva cultura digital y las categorías éticas y es­téticas que necesita la imaginación tecno­lógica si quiere ir más allá de su funcio­nalidad práctica. Algo que afrontará incipientemente el Cercle d’Economia junto al MNCARS y el Macba a partir del próximo 7 de abril con el ciclo de conferencias: “En territorio enemigo”. Un ciclo con Manuel Borja-Villel, Nelly Richard, Marco Baravalle, Hito Steyerl y Timothy Morton, y que puede ser la excusa para que Barcelona inicie la mo­vilización geopolítica de esa cultura del Sur que dialogue críticamente con la Nueva Bauhaus”.

UNA INTERPRETACIÓ DEL POPULISME

Article de Toni ROLDÁN a Ethic (30-03-21) : Workington man    [12]                         La hipótesis económica convencional sobre el auge del populismo ofrece una salida «racional» relativamente reconfortante, pero no acaba de explicar bien algunas de las cosas que han sucedido en los últimos años. Cabe pues preguntarse: ¿cuáles son exactamente esas cosas? Y más importante aún: ¿qué soluciones tenemos para abordarlas? … «El populismo crece porque es más efectivo que nadie explotando esa ansiedad económica» … «Si queremos tener éxito, los defensores de la democracia liberal tenemos que apelar a la razón» … “El relato de las causas económicas está muy bien, tiene un apoyo sustancial en la evidencia empírica en economía y sobre todo ofrece una salida «racional» relativamente reconfortante. Si es un problema de desigualdad, la solución es relativamente sencilla: conocemos las políticas, lo único que falta es que ganen los buenos y las pongan en marcha. Es decir, la cosa es más un problema de policies, más que de politics. Sin embargo, la hipótesis económica sobre el auge del populismo –en la que esencialmente coinciden marxistas y utilitaristas de todo el espectro político– no acaba de explicar bien muchas de las cosas que han sucedido en los últimos años. Advertimos un primer problema evidente si dirigimos la vista hacia los países emergentes. La regresión iliberal en sus diferentes formas –nacionalistas, autoritarias, identitarias, populistas de izquierdas o de derechas – es un fenómeno global que va desde Manila a Jaipur, pasando por Estambul, Johannesburgo, Brasilia o Caracas. En una buena parte de estos países, las tasas de crecimiento y convergencia con los países avanzados han sido extraordinarias. Turquía o Indonesia, por poner dos ejemplos, han crecido a una media del 6% anual en los últimos 20 años. Si nos vamos un poco más cerca, Polonia –con un gobierno iliberal, nacionalista y xenófobo– ha sido el gran campeón del crecimiento en Europa, donde el PIB per cápita ha crecido a una media de más de un 4% en la última década. No parece que estos países sufran precisamente un problema de «colapso de las expectativas». Otro problema de esta teoría es que si la causa fuera la desigualdad, lo normal sería que los votantes eligieran opciones mayoritariamente de izquierdas que ofrezcan soluciones a esa desigualdad. En ese mundo, Bernie Sanders, Jeremy Corbyn o Jean-Luc Mélenchon deberían estar creciendo en apoyos y ganando elecciones. Sin embargo, los que ganan (mayoritariamente) son magnates racistas de derechas como Trump, nacionalistas reconvertidos de Eton como Johnson, o militares ultraconservadores como Bolsonaro. En las últimas elecciones en Austria o en España los partidos que más han crecido (en Austria el FPÖ obtuvo un 26% de apoyo) son populistas, ambos de extrema derecha con un programa económico «libertario» de bajadas de impuestos indiscriminadas y liberalización de la economía. Un tercer problema de esa teoría es respecto a la composición de los votantes. ¿Están realmente «los perdedores de la globalización» votando por opciones populistas? O, de otro modo, ¿quiénes son los votantes de los nuevos partidos extremistas y autoritarios? La conclusión tampoco es clara en este sentido. El perfil del votante de Podemos se parece más al de un joven productor de documentales del barrio de Gracia de Barcelona que ingresa 40.000 euros que al de un obrero de las minas de León. Por otra parte, la clave de la victoria de Bolsonaro no estuvo precisamente en el apoyo de las élites cosmopolitas de São Paulo, sino en el apoyo de los millones de habitantes de las favelas de Brasil hartos de la inseguridad. Todo esto nos deja en una situación complicada. Si el problema del auge populista no es tanto la economía, sino «otras cosas», ¿cuáles son exactamente esas cosas? Y más importante aún: ¿Qué soluciones tenemos para abordar esas otras cosas? Los demócratas (con d pequeña) tenemos un problema más grande del que queremos reconocer, porque lo cierto es que no acabamos de entender las razones del auge populista global. Y, por tanto, no sabemos cómo hay que responder. Al menos existen dos líneas de investigación que pueden ayudarnos a iluminar un poco mejor lo que nos pasa. Por un lado, desde la ciencia política está la conocida tesis del cultural backlash, de Pippa Norris y Ronald Inghlehard. Ambos argumentan que las transformaciones culturales traídas por la globalización, el multiculturalismo y la velocidad a la que han cambiado nuestros entornos han generado un efecto de desconcierto y rechazo en la población. Eso explicaría el repliegue nacionalista y el auge de fuerzas nativistas y extremistas de distinta índole. Finalmente, están los avances en la investigación en ciencias cognitivas. El común denominador de estas investigaciones nos dice que los humanos somos menos racionales y más tribales de lo que pensábamos. El psicólogo y premio Nobel Daniel Kahneman demuestra que nuestro cerebro a menudo usa atajos para comprender el mundo que nos rodea, y esos atajos nos conducen a innumerables sesgos cognitivos. Neurólogos como Robert Sapolsky, de la Universidad de Stanford, muestran que los humanos tenemos unas tendencias grupales innatas que se activan de forma automática, que nos predisponen a favorecer a los nuestros y a rechazar al otro. El psicólogo y profesor de la New York University, Jonathan Haidt, va más allá y nos dice que en realidad los humanos somos más racionalizadores que racionales. Bajo este prisma, nuestros procesos mentales en política se parecerían más a un ejercicio de recopilación de argumentos para justificar o proteger a los nuestros que a un proceso genuino de búsqueda de la verdad. Esa tendencia a resguardarnos en los nuestros se aviva en tiempos de crisis e incertidumbre y la batalla de las identidades (raciales, religiosas, nacionales y partidistas) está servida. ¿Cómo respondemos los liberales a un mundo en el que la identidad y no la economía está en el eje de los debates? Si queremos tener éxito, los defensores de la democracia liberal tenemos que apelar a la razón, pero también repensar cuestiones esenciales para el ser humano como la dignidad, el reconocimiento, el sentido de pertenencia o la comunidad. En esa dirección van los últimos libros de algunos de los mejores pensadores económicos de nuestro tiempo como The Third Pillar (2019) de Raghuram Rajan o The Future of Capitalism (2018) de Paul Collier. La pandemia ofrece una oportunidad única para reconstruir un nuevo contrato social. Pero para reconstruir ese new deal no será suficiente con cuatro reformas económicas bienintencionadas. En las últimas elecciones en Reino Unido, un think tank conservador británico definió al Workington man como el votante objetivo de Boris Johnson: hombre de mediana edad, exvotante laborista, al que le gusta el rugby y tomar cerveza en el pub. Cuando un reportero de The Guardian se fue a Workington tras las elecciones y le preguntó a un señor mayor que opinaba del Workington man, este respondió riendo: «¡Otra categorización más de las élites de Londres, que jamás han pisado Workington y no tienen ni idea de lo que nos pasa!».

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.