FOCUS PRESS 174

L’epidèmia del coronavirus (Pedro Villarreal) posa  a prova l’aptitud del règim xinès de gestionar una crisi d’aquesta envergadura i, amb ella, la seva legitimitat política  (Ramon Aymerich). Xina està  demostrant que la seva capacitat de control de la població és cada cop més sofisticada (Javier Borràs [1],  Arsenio Escolar). Sobre els efectes econòmics d’aquesta crisi sanitària, veure els articles de Josep Oliver i Raymond Torres.

Als Estats Units la conjunció del discurs sobre l’Estat de la Unió, l’absolució de Trump en el procés d’impeachment (Lluís Bassets) i el fiasco de les primàries demòcrates a Iowa (Roger Senserrich, Cristina Manzano, Germán Calvo) componen una panorama favorable a la reelecció de l’actual president (Carlota García-Encina).  Però al mateix temps anuncia un escenari polític molt més polaritzat i sense contrapesos institucionals eficaços al poder presidencial (Fareed Zakaria) [2]. Per tenir una visió de conjunt de les primàries demòcrates, veure la presentació dels candidats en el reportatge d’Amanda Mars i Pablo Guimón; i sobre els dilemes polítics del Partit Demòcrata, l’anàlisi d’Arturo Sarukhán) [3].

L’actualitat europea ha estat dominada per l’impacte emocional de la consumació del Brexit, expressat magistralment pels escriptors Ian McEwan [4] i Julian Barnes o l’historiador Timothy Garton Ash. Davant d’un nou escenari desconegut i incert, uns donen per fet que els efectes polítics, econòmics i socials seran negatius pels britànics (Ramón González Férriz, Andrea Rizzi) … però altres insinuen el dubte sobre un resultat no tan nociu (Antón Costas, Xavier Vidal-Folch) amb el seu possible efecte contagi (Josep Ramoneda). El que és ben cert és que la negociació sobre la nova relació amb la Unió Europea serà molt dura (Nacho Alarcón) i pot afectar la cohesió mantinguda fins ara dels seus Estat membres (Nacho Alarcón, Xavier Vives).

Mentrestant, a Itàlia segueix sent tema d’atenció el moviment de les sardines i la seva contribució a la derrota de la Lliga de Salvini a l’Emilia Romanya (Marco Valbruzzi). Com també és interessant la possibilitat d’organitzar un bloc contrapopulista als països del Grup de Visegrad a partir de l’ experiència de l’aliança dels alcaldes de Praga, Varsòvia, Budapest i Bratislava (Florent Parmentier) [5].

El nou govern espanyol segueix el seu procés d’assentament, intentant esquivar el soroll generat pels primers desajustaments -de moment sense efectes demoscòpics rellevants (CIS, Demoscopia, Metroscopia, Invymark)-, tot insistint en les seves grans prioritats: diàleg sobre Catalunya, transició digital (Nadia Calviño) i transició ecològica (Teresa Ribera). Amb l’objectiu d’aconseguir l’estabilitat necessària per aplicar el seu programa de reformes (Olivia Muñoz-Rojas [6],  Cristina Monge,  Marc Murtra, José Luis Ayllón). El dubte resideix en si l’estratègia polaritzadora de la campanya electoral podrà ser revertida per intentar acordar transversalment algunes d’aquestes reformes i aturar així el procés de degradació política que amenaça la legitimitat de les institucions (Teodoro León Gross, José Antonio Zarzalejos, Javier Pérez Royo).

Tota una altra qüestió són les conseqüències de les reformes, especialment els seus efectes en els sectors socials que poden tenir la percepció de ser-ne els perjudicats com a mínim a curt termini (Antonio Elorza). L’esclat de la protesta reivindicativa de l’Espanya agrària n’és el primer exemple (Enric Juliana), on l’augment del salari mínim ha estat rebut com un greuge per determinats sectors (Carlos Sánchez). En tot cas, s’han encés els senyals d’alerta sobre el potencial d’un conflicte (Fernando Vallespín, Carlos Sánchez [7] Esteban Hernández) que indica, entre d’altres coses, que la política territorial va més enllà dels temes relatius a les nacionalitats històriques i que l’impacte del Gran Madrid (José Antonio Zarzalejos) contribueix en gran manera a la descohesió social i territorial (Víctor Romero).

Com també seran controvertides les polítiques per combatre els efectes del canvi climàtic, amb una especial incidència en la redefinició del litoral (Antonio Cerrillo, Fernando Valladares).

De la mateixa manera  que el govern i les forces de la majoria fan la seva adaptació a la nova situació, en l’espai que va del centre-dreta a l’extrema dreta són intensos els moviments de reorientació estratègica i ideològica. En aquest sentit van les propostes d’aliances electorals entre PP i Ciudadanos de cara a les eleccions a Galícia, el País Basc i Catalunya (Narciso Michavila, Nacho Cardero). Tant o més important serà l‘estratègia que adopti el PP per competir amb Vox, que de moment està demostrant una gran eficàcia en la seva guerra de guerrilles cultural, com s’ha vist amb el fals debat sobre el “pin” parental (Jordi Amat).

El primer pas del diàleg entre els governs espanyol i català (veure l’Agenda pel retrobament proposada per Sánchez) neix envoltat de sorolls (Juan Carlos Merino/Pedro Vallín, José Antonio Zarzalejos), en el context gens propici d’un govern caducat a Catalunya, d’un període preelectoral de durada indefinida i d’una divisió estratègica profunda dels partits independentistes (Lola García, Carlos Elordi). Les declaracions contradictòries sobre la vinculació del diàleg amb els pressupostos de l’Estat  entre representants dels governs espanyol (Carmen Calvo) i català (Pere Aragonès) … i una coda d’Aitor Esteban, són un exemple de la fragilitat i de la incertesa de la incipient via del diàleg (editorial de La Vanguardia). Una via estreta que compta però amb un més que respectable suport en l’opinió pública espanyola, com apunta Mario Ríos [8] en un article a Agenda Pública.

La fragilitat del diàleg també està relacionada amb les vicissituds judicials relacionades amb el procés (Jordi Nieva-Fenoll, Antoni Puigverd, Antoni Bayona), amb susceptibilitats a flor de pell sobre la responsabilitat de la judicialització de la política i la politització de la justícia (Ricardo Alonso García). Mentre, segueix bloquejada la renovació del CGPJ (Santiago Tarín). Però la pedra de toc per la distensió política passa per la sortida que es doni a la situació dels líders independentistes condemnats: Òmnium Cultural  ha llançat una campanya per l’amnistia (Andreu Mas-Colell i altres) , a la vegada que segueix obert el debat sobre la conveniència d’una reforma del Codi Penal (Gonzalo Quintero, editorial de política&prosa).

Amb la perspectiva d’eleccions anticipades al Parlament de Catalunya (Carles Castro/LauraAragó, Xavier Arbós)  s’han publicat diverses enquestes (Gesop/El Periódico, NC Report/La Razón, Sociométrica/El Español),  que d’acord amb els càlculs del promig fets per Kiko Llaneras i Endika Núñez preveuen a finals de gener aquests resultats: ERC, 21.5% (33 escons); JxC, 19.5% (30); PSC, 18.2% (25); C’s, 10.2% (13); En Comú Podem, 9,2% (11); CUP, 7.2% (9); PP, 6.5% (9); Vox, 5.7% (5). De manera que es mantindria una majoria independentista en escons, però sense arribar a la majoria absoluta en vots (Manuel Lillo);  es produiria un descens significatiu del vot espanyolista degut a la descomposició del vot de C’s; a la vegada que seria possible una majoria d’esquerres. Segons Oriol Bartomeus les eleccions es decidiran en funció del comportament de dues bosses d’indecisos: la dels votants de C’s de 2017 i la de votants independentistes que  no tenen decidit el vot.

A la vista d’aquest pronòstic, la pugna entre ERC i l’espai puigdemontista per la primogenitura de l’independentisme s’anuncia a vida o mort (Joan Tapia, Andreu Claret), amb una president de la Generalitat a la corda fluixa (Marc Carrillo) però que es presumeix que utilitzarà tot el poder i recursos que li queden per posar pals a la roda a l’estratègia de diàleg  d’ERC (Jordi Mercader, Estefanía Molina). Hi ha analistes (Xavier Bru de Sala) que consideren que el puigdemontisme té perduda aquesta pugna estratègica, política i electoral, i les dificultats de lideratge i cohesió de JxC en serien un indici (Maria Jesús Cañizares). Mentre,  altres observadors   (Albert Branchadell) [9]  adverteixen sobre el seu enquistament, tot recordant la divisió del nacionalisme irlandès de fa un segle.

També és una incògnita la possibilitat que sorgeixi una oferta política catalanista que intenti atreure una part dels electors indecisos amb la intenció de trencar la lògica de blocs imperant (Marta Pascal, Francesc de Carreras).

Sigui quin sigui l’escenari postelectoral i l’evolució del diàleg amb el govern espanyol, s’haurà d’afrontar la dura tasca de recosir el país, com assenyala Josep Oliver [10], i de deixar de banda els atacs de superioritat de moral per intentar reconèixer i respectar l’adversari polític (Milagros Pérez Oliva) … i la reiteració -ni que sigui retòrica- del “ho tornarem a fer” no ajuda a crear el clima de reconciliació indispensable (Jordi Juan, Kepa Aulestia, Lluís Bassets).

Pel que fa a articles de fons, destaquem la reflexió d’Andrés Ortega sobre el final del progrés tal com l’havia entès la modernitat;  l’article d’Andrés Velasco [11] en defensa del cosmopolitisme; el comentari de Yascha Mounk i Robert Stefan Foa sobre l’informe del Centre for the Future of Democracy; i l’article de José María Lassalle sobre la reinvenció del liberalisme. Així mateix  és remarcable el número 31 de El món de demà dedicat a la gestió de dades.

Amb la mort de George Steiner, poques setmanes després de la de Harold Bloom, creix la sensació de desaparició dun cert món d’ahir d’arrel humanista. Ho subratllen obituaris com els de Christopher Domínguez Michael o de Juan Cruz … i una conversa amb Nuccio Ordine [12] de 2014 pensada per publicar postumament. Al seu llibre d’examen de la seva vida  Errata (1998), Steiner definia així el seu ideal polític:

“La meva política pot resumir-se en l’intent de donar suport a qualsevol ordre social capaç de reduir, si més no marginalment, la quantitat d’odi i de dolor a l’existència humana. De garantir la intimitat i un espai per l’excel·lència. Em considero un anarquista platònic. No una papereta electoral “.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Javier BORRÀS, “El coronavirus, la Inteligencia Artificial y el poder del Estado” a The Objective (1-02-20)

El último factor clave es la tecnología. La capacidad de respuesta del gobierno chino no habría sido suficiente sin la extensión tecnológica -médica, de vigilancia, virtual, de gestión de datos, logística- que el Partido Comunista ha desarrollado y que, nosotros, desde Europa, sólo vemos desde su perspectiva más distópica. Es muy probable que medidas como las cámaras de reconocimiento facial o la recopilación de datos del individuo por parte del Estado chino ganen todavía más apoyo entre la población después de esta crisis del coronavirus. Ante la disyuntiva entre menos control social y una capacidad de respuesta más rápida y efectiva ante una epidemia, para muchos chinos la respuesta está clara.
¿Y en el caso de Occidente? Pese a que puede haber más reticencias, el control sobre nuestros datos que tendrá el Estado, especialmente en el ámbito sanitario, será cada vez mayor. En su libro Lifespan, el genetista de Harvard David Sinclair plantea una pregunta decisiva: ¿cómo es que actualmente tenemos información actualizada cada cinco minutos sobre el buen estado interno de nuestro coche, pero no tenemos lo mismo en el caso de nuestro cuerpo? En su ensayo, Sinclair explica el caso de empresas que ya están poniendo a prueba métodos y aplicaciones mediante las que podremos hacernos revisiones médicas diarias. Pensad, dice Sinclair, todos los beneficios para el individuo y para el sistema sanitario si podemos detectar un tumor mucho antes de que alguno de sus síntomas nos lleve a la consulta del médico. Hará falta poco más que insertarse un chip y tener una aplicación vinculada en el móvil.
Obviamente, esta información estará a disposición del sistema sanitario y, por tanto, del Estado. Habrá algoritmos que, mediante esta recopilación de nuestros datos individuales, podrán aconsejarnos sobre qué alimentos nos sientan mejor o peor, qué hábitos deberíamos reforzar o reducir, o cómo crear una medicina específica para nuestra enfermedad. El mundo de la farmacia cada vez será más de medicamentos individualizados y menos de tipo génerico, que serán vistos como mucho menos efectivos. Desde un punto de vista económico, habrá que calcular lo que se gana en prevención y lo que se deberá gastar de más al individualizarse la medicina.
En este esquema, los que se opongan a usar la tecnología que informe al Estado sobre nuestra salud serán tratado como actualmente los son los antivacunas: individuos egoístas que, mediante sus acciones, no sólo se perjudican a ellos mismos sino a toda la comunidad -tanto sanitariamente como económicamente-.
En el caso de una epidemia como la del coronavirus, gracias a estos chequeos regulares la detección podrá ser mucho más rápida y, por tanto, mejor controlada. Por otro lado, la Inteligencia Artificial de, por ejemplo, las cámaras de reconocimiento facial, permitirá un seguimiento de los individuos infectados que permita analizar sus recorridos e interacciones, para tener en cuenta posibles casos de contagio. Puede parecer obvio, pero el reconocimiento facial no sólo sirve para cazar disidentes. La sociedades que todavía no han adoptado este tipo de tecnologías tendrán que tener en cuenta situaciones extremas como la crisis del coronavirus, cuando tengan el debate sobre si adoptarlas o no. Y qué consecuencias puede tener para el resto del mundo que se mantengan al margen de estos avances.
A grandes rasgos, el debate tecnológico actual se balancea entre el optimismo racionalista chino y la distopía “a lo Black Mirror” europea. La tecnología no escapa de la cultura. Cómo apuntaba el historiador Rana Mitter en el Financial Times, los caminos y límites que regirán la Inteligencia Artificial no serán los mismos en todas las sociedades. ¿Tomará las mismas decisiones y riesgos un coche autónomo en una sociedad individualista como Estados Unidos que en una más colectiva como la de Japón? ¿Qué “aproximación cultural” deberá tomar una Inteligencia Artificial en el caso de un peligro global como el que supone una epidemia?
La crisis del coronavirus es una catástrofe urgente que está manteniendo en vilo a toda China. También puede ser un momento decisivo que impulse todavía más la extensión tecnológica -material y cultural- en el país. Eso haría que los debates éticos y utilitarios que lleva asociados cogieran más relevancia a nivel global -y por tanto también en Occidente-. Tendríamos que tomar decisiones. Pronto. Y afectarían al resto del mundo, tanto si queremos como si no”.

(2) Fareed ZAKARIA, “El ‘impeachment’ ya se acaba, y lo que queda es un EEUU más polarizado e ingobernable” a El Confidencial (5-02-20)

(…) “Un gigantesco cambio que exacerbó enormemente la polarización es que el partidismo hoy día es mayormente un tema de identidad, no políticas. Y la propia identidad es cada vez más determinada por factores demográficos -sobre todo, después de la presidencia de Obama, la raza. En uno de los libros en los que se basa Klein, “Crisis de identidad”, el autor apunta: “Los blancos que no han cursado estudios superiores se dividían más o menos por la mitad entre los dos partidos según encuestas del Pew [Pew Research Center] organizadas entre 1992 y 2008. Pero para 2015, los votantes blancos que tienen un graduado escolar o menos eran 24 puntos porcentuales más republicanos que demócratas”.
Una vez las identidades están en el centro de las diferencias políticas, argumenta Klein, los hechos no cambian las opiniones de la gente. La gente elige sus partidos por razones de una lealtad tribal, y una ley para un mejor servicio de salud pública no alterará su profundo sentimiento de pertenencia. La comprensión de este hecho crucial es algo que los Demócratas en particular necesitan interiorizar. La clave para ganar apoyo entre los votantes indecisos es probablemente dirigirse a sus preocupaciones identitarias más que a los económicos. Antiguos “luminarios” de los Demócratas como Bill Clinton fueron maestros en este tipo de ‘políticas simbólicas’.
Algo crucial para entender la lealtad tribal es la polarización negativa. Klein cita a varios estudios que muestran que las visiones negativas del partido contrario pueden -de lejos- hacer que la gente vote y contribuya, comparados con las visiones positivas de su propio partido. Él da un ejemplo del antiguo representante de Texas Beto O’Rourke, que se convirtió en una estrella cuando se presentó contra Ted Cruz por el Senado en 2018, pero se desdibujó en su intento de llegar a la presidencia el año pasado porque no tenía ese “galvanizador negativo” -la oposición a Cruz- que alimentara su campaña.
Por la geografía política de Estados Unidos, la polarización afecta de manera diferente a cada partido, argumenta Klein. Los Republicanos son el grupo más homogéneo, centrado en hombres blancos, y tienen una tremenda ventaja demográfica, dado el sistema electoral estadounidense. Consideremos que han perdido el voto popular en cuatro de las cinco elecciones presidenciales y, aun así, han ganado la presidencia de la Casa Blanca en dos de esos casos. Los Demócratas necesitan atraer a una coalición de gente más amplia que los Republicanos para competir en estados del interior y ganar las elecciones.
El libro de Klein es poderoso, inteligente y deprimente. El sistema electoral estadounidense no es un sistema parlamentario en el que un partido gana el control de todas las ramas del gobierno y puede avanzar en su agenda y objetivos. El poder se divide entre tres ramas, con autoridades que se solapan. Los autores de la Constitución de EEUU despreciaban la idea de “partidos” e imaginaban unas facciones constantemente cambiantes. En la estructura que crearon para gobernar EEUU, un grado mínimo de compromiso y cooperación es esencial para conseguir hacer algo -razón por la que la polarización ha paralizado completamente el Gobierno estadounidense”.

(3) Arturo SARUKHÁN, “Los demócratas ante la encrucijada” a Letras Libres (29-01-20)

(…) “Lo que hoy sigue definiendo la carrera demócrata es la ausencia de un candidato que realmente haya capturado la imaginación de los votantes. Es posible que surja uno que pueda neutralizar el voto duro de Trump en estados bisagra, motivando a votantes no blancos y jóvenes. Pero ni Warren ni Sanders tienen mucho apoyo entre votantes afroamericanos y los partidarios de Warren tienden a ser de mayor edad que los de Sanders. El universo de Twitter –pro-Warren y pro-Sanders– no refleja el universo de electores clave para la victoria de los demócratas en noviembre próximo. En su necesidad de afianzar a sus respectivos votantes progresistas, tanto Warren como Sanders habían mostrado preocupación de que, si se atacaban uno al otro, terminarían por alienar a sus simpatizantes. Pero ese “pacto de no agresión” quedó roto en la antesala del último debate antes del arranque de las primarias. Sanders cuestionó si una mujer podía ganar la elección presidencial,
Trascendió que en una conversación privada entre ambos en diciembre 2019, Sanders le dijo a Warren que dudaba que una mujer pudiese ganar en 2020. Si bien Sanders ha reiterado que no hubo tal intercambio, durante el séptimo y último debate demócrata el 14 de enero, Warren dejó entrever, en su respuesta al senador, que efectivamente fue así. Warren incluso confirmó a varios medios la veracidad de la historia en los días previos al debate y Warren comenzó a establecer un contraste implícito con Sanders al enfatizar su género, una ruta más disponible después de la salida de la senadora Harris. Ambos tienen en la mira al contrincante que podría negarles triunfos tempranos –y el impulso mediático y político que ello conlleva– en las primarias de Iowa y Nuevo Hampshire, Pete Buttigieg. A finales de 2019, Buttigieg traía más tracción, al menos entre los votantes blancos de esos dos estados, en los que inician las primarias. Su talento e intelecto han generado mucho entusiasmo en Iowa y Nuevo Hampshire, como dejan ver las grandes multitudes que asisten a sus eventos. Pero aún enfrenta grandes interrogantes sobre si puede expandir su atractivo, particularmente en la comunidad afroamericana e hispana. A mediados de enero, Sanders había recobrado en esos estados el terreno perdido a fines de 2019. Lo mejor para Biden, que va rezagado en las encuestas de Iowa, es que Buttigieg le niegue a Sanders o a Warren una victoria ahí y, además, evitar que alguno se alce con las dos primeras primarias y adquiera momentum y financiamiento difíciles de neutralizar camino a las primarias de Carolina del Sur y Nevada (donde Biden está sólidamente a la cabeza por el apoyo del voto afroamericano) y las del supermartes. Y ningún precandidato logró generar mayor interés en Iowa que la senadora por Minesota, Amy Klobuchar, quien pasó más tiempo en el estado que cualquier otro de los principales cinco precandidatos y que puede presumir un perfil moderado y de centro que es atractivo en un estado como ese.
Una respuesta lógica para los demócratas sería elegir una fórmula que combine a un candidato que atraiga a los votantes blancos mayores de centro o más conservadores disgustados con Trump con otro mejor posicionado para movilizar a los jóvenes blancos y de minorías étnicas que son más hostiles hacia el presidente pero menos propensos a acudir a las urnas el día de la elección, tal y como sucedió con Hillary Clinton en 2016. Pero el dilema central que enfrenta el Partido Demócrata es que Trump es la principal amenaza a la democracia estadounidense en más de un siglo y que, más allá de preferencias ideológicas, el objetivo común al interior del partido debiera ser evitar, a como dé lugar y por encima de luchas de pureza ideológica, su reelección. Más allá de si los demócratas deciden ir por una revolución o una reforma y si lo hacen a hombros del voto de base o de bisagra, los datos duros del Colegio Electoral y las encuestas estatales recientes –que difieren dramáticamente de las encuestas nacionales– son los que deberían servirles de fuente de información de cara a las primarias. El mensaje es claro: no pueden nominar a un candidato menos atractivo que Clinton en los estados bisagra clave, o perderán. Así de sencillo”.

(4) Ian McEWAN, “Los malos consejos del pueblo” a El País (2-02-20)

(…) “Lo único seguro es que vamos a estar mucho tiempo haciéndonos preguntas. Dejemos a un lado por un momento las mentiras de la campaña a favor de la salida de la UE, su sospechosa financiación, la intervención rusa o a la inoperante Comisión Electoral y pensemos en cambio en los polvos mágicos. ¿Cómo es que un asunto de consecuencias constitucionales, económicas y culturales de tal envergadura se ha zanjado con una mayoría simple y no con una supermayoría? Un documento parlamentario (Briefing 07212) de la época de la Ley del Referéndum de 2015 apuntaba la razón: el referéndum iba a ser meramente consultivo. La consulta había de “permitir al electorado expresar una opinión”. ¿Cómo se transmutó “consultivo” en “vinculante”? Gracias a los polvos cegadores que nos lanzaron a los ojos las manos populistas desde la derecha y la izquierda.
Hemos soportado la complicidad paralizadora entre el Gobierno y la oposición. Corbyn aguantó abierta la puerta de salida de Europa para que Johnson la atravesase. En este caso, si uno iba lo bastante lejos por la izquierda acababa encontrándose con la derecha que llegaba desde el otro lado y arrojándose en sus brazos.
¿Qué hemos aprendido en nuestra ceguera? Que quienes no prosperaban en el antiguo estado de cosas no tenían razones de peso para votar por su mantenimiento; que nuestro prologando caos parlamentario era consecuencia de un error de planteamiento al formular una pregunta de sí o no para la cual había decenas de respuestas; que la ecología de larga evolución de la Unión Europea ha influido profundamente en la flora del paisaje de nuestro país, y que arrancar esas plantas será brutal; que lo que en el pasado se llamaba Brexit duro se convirtió en blando en comparación con la amenaza de no acuerdo que persiste aún hoy; que cualquier forma de salida, según cálculos del propio Gobierno, hará que la economía se contraiga; que se nos da bien la división múltiple y amarga: jóvenes contra viejos, ciudades contra el campo, titulados universitarios contra los que abandonan los estudios; Escocia e Irlanda del Norte contra Inglaterra y Gales; que cualquier tratado o acuerdo comercial internacional pasado, presente o futuro limita nuestra soberanía, como ocurre con los Acuerdos de París que suscribimos o con la pertenencia a la OTAN, y que, en consecuencia, “recuperemos el control”, ha sido la promesa más cínica y vacía de este deplorable periodo.
Nos hemos sorprendido a nosotros mismos. Cuando hace unos años se nos pidió que enumerásemos los problemas del país —la brecha entre ricos y pobres, el achacoso Sistema Nacional de Salud, el desequilibrio norte-sur, la delincuencia, el terrorismo, la austeridad o la crisis de la vivienda, entre otros—, a la mayoría no se nos habría ocurrido incluir nuestra pertenencia a la Unión Europea. Qué felices éramos en 2012, con la sensación de satisfacción que siguió al éxito de nuestros Juegos Olímpicos. Entonces no pensábamos en Bruselas. Lo que nos puso en movimiento fue lo que Guy Verhofstadt llamó una “riña de gatos” en el partido tory. Esos gatos llevaban décadas riñendo. Cuando nos arrastraron y nos instaron a tomar partido sufrimos una crisis nerviosa colectiva. Entonces, un número suficiente de personas quiso que la angustia desapareciese y “se llevase a cabo el Brexit”. Repetido hasta la náusea por el primer ministro, casi parecía descortés preguntar por qué”.

(…) “Se ven venir tiempos de perjuicios y pérdidas. En un mundo peligroso plagado de “hombres fuertes” vociferantes, la Unión Europea era nuestra máxima esperanza de una comunidad de naciones abierta, tolerante, libre y pacífica. La expansión de los populismos por Europa ya amenaza esas esperanzas. Nuestra retirada debilitará la resistencia contra la tendencia xenófoba. La lección de los últimos siglos de historia de nuestro país es sencilla: las turbulencias en el continente europeo nos llevarán a conflictos sangrientos. El nacionalismo rara vez es un proyecto de paz. Tampoco le importa la lucha contra el cambio climático. Prefiere dejar que ardan las selvas tropicales y los bosques australianos.
Hagan un viaje por carretera desde Grecia hasta Suecia y desde Portugal hasta Hungría. Olvídense de su pasaporte. Cuánta riqueza, cuánta exuberancia hay en la gastronomía, las costumbres, la arquitectura y las lenguas de ese cúmulo de civilizaciones, y qué profundo y orgullosamente diferente es cada Estado nacional de sus vecinos. Ninguna muestra de opresión de Bruselas, nada de la gris monotonía comercial del Estados Unidos continental. Traigan a la memoria todo lo que han aprendido sobre el estado ruinoso y desesperado en que se encontraba Europa en 1945 y luego contemplen los formidables logros económicos, políticos y culturales: paz, fronteras abiertas, relativa prosperidad y fomento de los derechos individuales, la tolerancia y la libertad de expresión. Hasta el sábado, ese era el lugar al que nuestros hijos mayores, si querían, iban a vivir y trabajar.
Todo esto se ha acabado, y de momento la fuerza está del lado del nacionalismo inglés. Su paladín es el Gabinete pro-Brexit de Boris Johnson, cuyo monumento será para siempre una peculiar sonrisa burlona perfeccionada allá por los tiempos de la vieja Unión Soviética. Miento, ustedes lo saben, y yo sé que ustedes lo saben, pero me importa un pito. Como cuando dijeron eso de que “las cincos semanas de suspensión del Parlamento no tienen nada que ver con el Brexit”. Michael Gove y Jacob Rees-Mogg eran maestros de la sonrisa burlona. La inoportuna sentencia del Tribunal Supremo que dictó que la suspensión era claramente ilegal todavía escuece. Hace poco, el exministro de Interior Michael Howard se puso a murmurar contra los jueces. Extender el control político sobre un Poder Judicial independiente estaría en consonancia con el proyecto Johnson-Cummings. El húngaro Viktor Orbán marca el camino.
Los partidarios de la permanencia defendimos un mundo más amable, pero siempre fuimos los herbívoros del debate con nuestras enormes manifestaciones bonachonas y ridiculizadas. “Una multitud llena de odio”, decía The Sun; “una élite”, calificaba The Daily Telegraph. Si 16 millones de remainers es una élite, deberíamos congratularnos de que el Reino Unido sea un modelo de meritocracia.
La verdad es que éramos los excluidos. Por obra y gracia de Corbyn y sus mediocres lugartenientes, no tuvimos voz efectiva en el Parlamento. En su primer día como jefa de Gobierno, Theresa May prometió a las puertas de Downing Street que gobernaría para todos los británicos. En lugar de ello, lanzó a la mitad del país a los perros para apaciguar al ala derecha de su partido. En un principio, el encumbramiento de Boris Johnson fue decidido por un reducidísimo grupo de electores de edad, la mayoría de los cuales declararon en las encuestas que les gustaría que Donald Trump gobernase el Reino Unido y que estaban deseando que volviese la horca. En la misma línea, Johnson alcanzó las más bajas cotas de vulgaridad populista cuando el pasado mes de junio habló de que el país se arrancaría de encima al íncubo de la UE. Su sueño se ha hecho realidad.
En cuanto a los extremos, nosotros nunca hemos apuñalado ni disparado en plena calle a un diputado partidario del Brexit; rara vez hemos mostrado propensión a enviar amenazas anónimas de muerte y violación como las que se han encontrado tantas veces Gina Miller, Anna Soubry y muchas diputadas. No obstante, los correos electrónicos antisemitas salidos del Partido Laborista fueron vergonzosos, lo mismo que la multitud que asedió la casa de Rees Mogg mofándose de él. Pero los partidarios de la permanencia no exhortamos arteramente a nuestros compatriotas a provocar disturbios en caso de que se celebrase un segundo referéndum cuyo resultado nos fuese desfavorable. Alrededor de dos tercios del electorado no votaron a favor de la salida. La mayoría de los empresarios, los sindicatos, los agricultores, los científicos, el mundo de las finanzas y las artes estaban en contra del proyecto del Brexit, y tres cuartas partes de los diputados votaron por la permanencia. Sin embargo, ignorando el evidente interés público, nuestros representantes se agazaparon tras las camarillas partidistas y “el pueblo ha hablado”, ¿esa lúgubre locución soviética?, y su sucesor, “cumplamos con el Brexit”. Esos son los polvos mágicos que han ofuscado la mente cegando la razón y reduciendo las oportunidades de nuestros hijos”.

(5) Florent PARMENTIER, “Vers un bloc contre-populiste centre-européen?” a Telos (30-01-20)

“Depuis le milieu des années 2010, le groupe de Visegrad est passé de l’incarnation du libéralisme pro-Atlantique à une forme de laboratoire du populisme au pouvoir en Europe. Mais l’histoire continue. Et si l’Europe centrale expérimentait déjà une résistance sous forme d’un bloc contre-populiste?
Si l’on regarde les différents pays du groupe de Visegrad, on observe une forme de pessimisme quant à leur évolution politique, pessimisme qui s’est répandu depuis plusieurs années. Le paradigme de la transition démocratique faisait évoluer par étape les régimes autoritaires en démocratie émergente, puis en démocratie consolidée. Un désordre est apparu dans cette évolution, bousculant la dynamique historique imaginée dans les années 1990 dans le sillage de la chute des systèmes communistes en Europe” (…)

“Dans ce contexte, la signature par les maires des capitales des pays de Visegrad, tous élus d’opposition, ont signé en décembre dernier un « Pacte des villes libres », donné explicitement comme une réponse transnationale aux régimes nationaux populistes : « Ensemble nous sommes plus forts, nous avons plus de ressources et nous sommes bien mieux informés. Nous devons aussi faire cela pour prévenir toute nouvelle vague de populisme qui fournirait des réponses trop simples ou mauvaises à toutes ces questions complexes », expliquait ainsi Zdenek Hrib, le maire de Prague. Est-ce le début d’un bloc contre-populiste ou un simple effet d’annonce momentané et opportuniste ?
Le populisme est l’adversaire explicite de cette nouvelle alliance. Mais cet objet reste vague. Les caractéristiques du populisme ont fait l’objet de nombreuses définitions. Dans son dernier ouvrage (Le Siècle du populisme, 2020), par exemple, Pierre Rosanvallon y attache cinq caractéristiques : une conception du peuple unitaire ; une théorie de la démocratie, marquée par la préférence pour la démocratie directe et le rejet des corps intermédiaires ; une modalité de la représentation (mise en avant d’un homme-peuple) ; une politique et une philosophie de l’économie (approche souverainiste et soucieuse de la sécurité de la population) ; un régime de passions et d’émotions (création de récits conspirationnistes et dégagistes). Comme le remarquent Marc Lazar et Ilvo Diamanti dans Peuplecratie (2019), le peuple souverain est sacralisé, considéré comme homogène, bon, face à des élites sans racines nationales.
Face ces régimes divers, combinant de manière contradictoire rejet de toute politique et aspiration à une autre politique, comment l’opposition institutionnelle peut-elle se réorganiser ?
À cette question délicate, l’Alliance des villes libres apporte un certain nombre de réponses, dont certaines sont négatives. Elle ne constitue pas, par exemple, un parti. Plus largement elle n’est pas une tentative de remettre au goût du jour des cultures politiques et des partis traditionnels, qui paraissent bousculés par les nouveaux venus populistes, en dépit d’un rattrapage économique sans équivalent dans l’histoire ces trois dernières décennies et d’une espérance de vie qui a nettement augmenté dans le même temps (6 à 8 ans).
Mais par-delà la différence des contextes, les signataires se ressemblent fortement sur certains points. Il faut tout d’abord observer que les maires de Budapest (Gergely Karacsony), Varsovie (Rafal Trzaskowski), Prague (Zdenek Hrib) et Bratislava (Matus Vallo) appartiennent à une même génération :  tous les quatre sont nés entre 1972 et 1981.
Ensuite, il y a la question des valeurs fondamentales. Dans leur Pacte, ils se revendiquent conjointement d’un certain nombre de valeurs : la liberté, la dignité, la démocratie, l’égalité, l’État de droit, la justice sociale, la tolérance et la diversité culturelle.
Des nuances existent, du fait des particularités des contextes nationaux et locaux, fait d’alternances et de préférences politiques. À Varsovie, le nouveau maire a pris la suite d’Hannah Gronkiewicz-Waltz, du Programme civique également. Rares sont d’ailleurs les maires populistes d’une métropole, puisqu’aucune des dix plus grandes villes polonaises n’est dirigée par un représentant du PiS. Par contraste, le maire de Budapest est arrivé au pouvoir en octobre 2019 suite à une alternance avec Ivan Tarlos, un septuagénaire du Fidesz à la tête de la ville entre 2010 et 2019. De même, le maire de Prague est arrivé après le mandat d’Adriana Krnacova, membre du parti populiste de Babis. De même que leurs situations politiques, leurs tendances sont différentes : alliance du centre gauche écologiste (Budapest, avec, de manière ambigüe, un soutien nationaliste du Jobbik), de centre droit (Plateforme civique), et des mouvements moins classables, allant des pirates (Prague) aux indépendants (Bratislava).
Les pouvoirs locaux sont souvent considérés comme des garants de la démocratie, plus encore aujourd’hui, dans une volonté de ré-enracinement citoyen face aux bouleversements sociaux, environnementaux et technologiques. Le Conseil de l’Europe a d’ailleurs construit une partie de sa renommée sur l’efficacité du Congrès des pouvoirs locaux et régionaux. Faut-il voir dans ce Pacte le fer de lance d’un nouveau « bloc contre-populiste », se confrontant aux populistes au pouvoir, dans une logique « bloc contre bloc » (Jérôme Sainte-Marie) ?
Le bloc populiste étant au pouvoir au niveau national, la résistance démocratique ne peut venir qu’au niveau local, comme le socialisme municipal en France a précédé l’arrivée au pouvoir au niveau national. La comparaison municipale avec la France n’est pas illégitime : en effet, si la France est connue pour son grand nombre de communes, le nombre d’habitants par commune (1763) y est en 2013 comparable à celui de la République tchèque (1679) et de la Slovaquie (1797), ce chiffre étant supérieur en Hongrie (3141) et plus encore en Pologne (15541). Notons que les critiques des institutions européennes concernent plus directement ces deux derniers pays.
L’argument du contre-pouvoir local face au bloc populiste est séduisant, mais on peut aussi  supposer que les capitales qui ont signé le pacte et, au-delà, les grandes villes qui ont été perdues par les blocs populistes (le Fidez en a perdu six octobre dernier) pourraient apparaître comme le « syndicat des villes gagnantes » de la mondialisation, dans des contextes nationaux de polarisation entre des centres urbains mondialisés et des territoires périphériques.
Enfin, comme l’ont noté certains observateurs, cette démarche n’est d’ailleurs pas tout à fait désintéressée dans la mesure où cette coalition des capitales vise à obtenir plus facilement des fonds en provenance de Bruxelles, contournant les contraintes financières de leurs gouvernements. Si les capitales peuvent constituer un socle d’un bloc contre-populiste, en Europe centrale comme ailleurs en Europe, le vrai défi pour élargir celui-ci consiste à repenser les services publics ainsi que la limite de la démocratie électorale”.

(6) Olivia MUÑOZ-ROJAS, “Gobierno sobrio” a El País (4-02-20)

“Guerra total”, “Gobierno de resistencia”, “un Ejecutivo a la ofensiva”… el lenguaje bélico impregnó las valoraciones iniciales que hicieron los medios del nuevo Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos y su relación con la oposición. Nadie ha hablado del “Gobierno bonito”, como hicieron algunos en junio de 2018 tras la conformación del primer Gobierno de Sánchez. Observando las tomas de posesión de los ministros del nuevo Ejecutivo el pasado 13 de enero —sin estridencias, como señalaron algunas crónicas— se dedujo que estábamos bastante lejos del espíritu que animó la puesta en escena de apariencia entre glamurosa e improvisada del Gobierno que Sánchez formó tras la moción de censura. Tras meses de bloqueo y arduas negociaciones, ofrecer una imagen mediáticamente atractiva con fichajes estrella inesperados no parece haber sido la prioridad del nuevo Gobierno. Sí lo han sido la unidad y la comunicación. Ante, por un lado, una oposición que ya está demostrando que no va a darle tregua y, por otro, una sociedad que demanda del Gobierno reformas concretas e inmediatas tras años de parálisis, se vuelve esencial para el nuevo Ejecutivo aparecer coordinado, así como lograr transmitir sus iniciativas y responder a la oposición con tanta puntualidad como firmeza y convencimiento. Predomina últimamente en la política española un discurso tóxico marcado por la hipérbole retórica, aderezado con noticias y datos falsos, frente al que se hace necesaria más que nunca una actitud política sobria. “Templanza, moderación y ausencia de adornos superfluos” es como define la RAE el concepto de sobriedad. Traducido a la práctica política, estaríamos hablando de un hacer y un decir que, por una parte, huya de la gestualidad y evite convertir en política espectáculo grandes causas como la lucha contra el cambio climático y la desigualdad de género; y, por otra, no caiga en la réplica incendiaria y el tono displicente con la oposición, por más desmedida y destructiva que se muestre. Mantener un rumbo y escoger bien las batallas mediáticas y comunicativas (lo que implica asumir que no todas se pueden ganar) es primordial para cualquier Ejecutivo, pero en las tensas circunstancias políticas actuales es una cuestión de supervivencia” (…)

(…) “La desconfianza que manifiestan los representantes de la oposición hacia el programa de gobierno es proporcional a las ganas que tiene el electorado progresista de ver plasmado ese programa tras casi una década de mayorías conservadoras seguidas de bloqueo político. Figurativamente hablando, es como si las voces que antes coreaban con esperanza, “sí, se puede”, ahora parafrasearan resueltas la icónica frase de la conocida marca deportiva: “Just Do It” (“Simplemente, hacedlo”). Es labor del Gobierno aprovechar y canalizar esa ilusión que, aun con todas las dificultades que precedieron a la investidura, emana de una parte de la sociedad. Al mismo tiempo, es responsabilidad del Ejecutivo cuidar de aquella otra parte del electorado que recela de él. Si la primera espera algo más que gestos y medidas aisladas de progreso, la segunda necesita saberse escuchada y respetada, recordándosele que los Gobiernos democráticos, sean de izquierdas o de derechas, buscan el bien común. Apostar por la investigación y el desarrollo tecnológico, avanzar hacia una sociedad crecientemente inclusiva que aprovecha todos los talentos, proyectarse internacionalmente como un referente en el uso de energías renovables, por poner algunos ejemplos, beneficia al conjunto de la sociedad. Son líneas de actuación que no responden a un ideario de signo radical, sino a objetivos acordados con las demás democracias avanzadas del mundo.
Favorece, asimismo, al conjunto de nuestro país que todos sus ciudadanos se sientan vinculados a él de una manera u otra. Como han señalado numerosos analistas, el Gobierno tendrá que hacer uso de enormes dosis de inteligencia, paciencia y audacia para encauzar la situación de conflicto en Cataluña y avanzar hacia un nuevo modelo territorial. Es, posiblemente, su principal reto en la legislatura que comienza, pero no debe parecerlo. No porque el Gobierno tenga nada que ocultar o vaya a saltarse la ley, sino porque en la resolución de cualquier conflicto tan sensible como el catalán es fundamental un talante moderado y una comunicación discreta.
El zeitgeist o espíritu de nuestro tiempo, marcado por la paulatina toma de conciencia de la emergencia climática y la necesidad de adaptar nuestro modo de vida a ella, invita a la sobriedad: hacer lo mismo, o más, con menos recursos y en condiciones medioambientales crecientemente adversas. El clima de excepción permanente al que en este momento parece querer abocar la oposición al Gobierno le confiere también un sentido bélico al término: sobriedad es lo que se espera de la acción de un Gobierno en tiempos de guerra. Lo deseable, desde luego, es que esta última connotación se diluya progresivamente. Sería indicativo de que se instala un clima de normalidad y razonable confianza mutua entre el Gobierno y la oposición de una democracia avanzada”.

(7) Carlos SÁNCHEZ, “Rebelión en el campo: una tractorada en la yugular de Moncloa” a El Confidencial (2-02-20)

“Las profundas transformaciones que ha vivido el país en las últimas décadas —el empleo agrario apenas supone hoy el 4% de la ocupación y la PAC ha hecho el resto para mantener la paz social en el campo— explican el arrinconamiento de la cuestión agraria como uno de los asuntos centrales del debate político. Y aunque es verdad que emerge a la opinión pública de forma intermitente, su influencia tiende a ser residual. Otra cosa son sus consecuencias: despoblación, envejecimiento, incendios… Probablemente, por un déficit que golpea cada vez con mayor intensidad, y que tiene que ver con la ausencia de políticas de cohesión territorial. Solo cuando los tractores ocupan la calle, el campo es noticia.
Todos los gobiernos de la democracia han ninguneado los efectos que tiene la concentración de la riqueza en torno a las grandes ciudades, lo que explica, sin duda, el despoblamiento y, lo que no es menos relevante, los aumentos de la desigualdad territorial, que, en contra de lo que suele creerse, tiende a ensancharse.
Es obvio que no se trata de un fenómeno genuinamente español. Ni nuevo. La región más próspera de la UE (Londres) multiplica por casi seis veces la media del PIB por habitante de la Unión Europea, mientras que las regiones más pobres registran unos niveles que se sitúan por debajo del 50% de la media, pero sí es una patología propia el hecho de que ante esa realidad irrefutable los poderes públicos hayan mirado para otro lado. Como si la cohesión social fuera un asunto menor que no condiciona la realidad política.
Islas de prosperidad
Como han puesto de relieve multitud de estudios, la convergencia regional se ha frenado desde los años 80, aunque creciera en las dos décadas anteriores por la extensión de la educación y de la sanidad, mientras que, al mismo tiempo, cada vez son más evidentes ‘islas de prosperidad’. En este caso, vinculadas tanto al llamado ‘efecto capitalidad’ como al proceso de tercerización de la economía al calor del progreso tecnológico. El centro del área metropolitana de Londres, París, epicentro de Île de France, o Madrid, que son las tres grandes ciudades europeas, ganan en posición relativa y tienden a alejarse del resto.
Es decir, existe una divergencia cada vez más airada entre el campo, en el sentido más amplio del término, y la ciudad, y que políticamente se ha manifestado en las victorias de Trump o Johnson. O, incluso, en el auge de la extrema derecha y del populismo en regiones de Alemania, donde el envejecimiento y la despoblación caminan unidos. También en Francia o Austria a polarización del voto es cada vez más evidente.
En el caso español, como han puesto de manifiesto diversos trabajos académicos, hay, al menos, tres evidencias: la desigualdad regional está creciendo; aumenta la polarización de rentas entre territorios relativamente ricos y los pobres y se está conformando un marcado y persistente patrón geográfico norte-sur en un entorno brutalmente competitivo (en el caso español, en torno a tres regiones: Madrid, País-Vasco-Navarra y el mediterráneo norte).
Esto se demuestra en el hecho de que en 2018, por ejemplo, Madrid acaparó el 85,3% de la inversión extranjera en España (Cataluña el 6,4%), lo que difícilmente puede achacarse a la astucia del gobierno regional para atraer inversiones. Por el contrario, en 15 regiones (incluidas las que han seguido la misma estrategia fiscal que Madrid bajando impuestos y poniendo todo tipo de facilidades) no se llegó al 1%, y en cinco de ellas (Galicia, Castilla y León, Asturias, Murcia y Extremadura) no se llegó si siquiera a los 100 millones de euros.
Desgaste electoral
No es de extrañar, por lo tanto, que, comience a ser frecuente, como han alertado algunos especialistas, que algunos de los lugares que “no importan”, la metáfora que oculta el abandono de determinados territorios, hayan descubierto que el mejor instrumento para rebelarse es acudir a las urnas aprovechando el desgaste electoral de aquellos partidos tradicionales que históricamente han articulado el conflicto social.
Esto pone de manifiesto el fracaso de determinadas políticas basadas en las transferencias de rentas (monetarias o a través de servicios públicos) o ruinosas inversiones en infraestructuras (AVE, aeropuertos…) que, sin embargo, no atacan los problemas de fondo. Y que en muchos casos tienen que ver con las externalidades negativas que ofrece una globalización altamente desequilibrada, que coincide en el tiempo, además, con un proceso descentralizador en la mayoría de las economías, lo que en muchas ocasiones deja inermes a los territorios. El problema, de hecho, no es el SMI, sino la ausencia de mecanismos de defensa de la agricultura y de otros sectores para competir en un mundo globalizado, lo que exige políticas públicas eficientes y capaces de ser evaluadas antes de su implementación, no después.
Como ha señalado el profesor Rodríguez-Pose, en los últimos años, y por razones que saltan a la vista, se ha dedicado mucho tiempo a analizar las desigualdades individuales en términos de renta, pero poco a la desigualdad territorial, que hunde sus raíces en la nueva división internacional del trabajo y en la ausencia de incentivos locales.
Palabrerías
La consecuencia es evidente: ha nacido un nuevo sujeto político —este, desde luego, más consistente que el que reivindican los independentistas catalanes— que no tiene nada que ver con las categorías tradicionales (izquierda-derecha, ricos o pobres), sino con un componente local que hoy se les escapa a los grandes partidos. También a los más pequeños, cuya agenda, más allá de palabrerías, está hoy alejada de problemas que han venido para quedarse.
No en vano, las diferencias comienzan a ser insalvables. Con la misma legislación, laboral, seis regiones (País Vasco, Navarra, La Rioja, Madrid, Baleares y Aragón), tienen una tasa de paro inferior al 10%, mientras que Extremadura y Andalucía están por encima del 20%, lo que da idea de que se trata de un problema complejo que, desde luego, no se resolverá troceándolo, como ha hecho este gobierno. Ni manteniendo vigente un Fondo de Compensación Interterritorial (que es el que diseña la Constitución) completamente obsoleto, como vienen denunciando desde hace años muchos especialistas.
Entre los muchos despropósitos de la configuración del consejo de ministros está la parcelación de la política de cohesión territorial, que descansa ahora en, al menos, cinco ministerios: el de Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Ribera), el de Política Territorial y Función Pública (Darias) el de Inclusión Seguridad Social e Migraciones (Escrivá), el de Agricultura (Planas) y, por supuesto el flamante vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030 (Iglesias), que ha creado una insólita dirección general denominada de Políticas Palanca (sic) para el cumplimiento de la Agenda 2030, como si la demografía, el envejecimiento o el futuro de la agricultura no fueran el núcleo de las políticas de Estado en las próximas décadas. Sin contar esa fantasmagórica Oficina Nacional de Prospectiva y Estrategia de País creada al abrigo del jefe de gabinete de presidente (Redondo), cuyo campo de juego es una entelequia. No parece que el diseño vaya a ser muy eficaz. La tractorada está más cerca”.

(8) Mario RÍOS, “Una salida consensuada al conflicto político en Cataluña” a Agenda Pública (2-02-20)

“La investidura de Pedro Sánchez ha constatado una realidad palmaria que ha llevado a la política española a meses de bloqueo: sin afrontar el conflicto político en Cataluña no hay, a día de hoy, mayorías políticas viables en España. Por eso, Sánchez ha necesitado de la abstención de ERC (y de Bildu) para llegar al Gobierno. Después de dos meses de negociación entre PSOE y ERC, ambas formaciones han llegado a un acuerdo para encauzar el conflicto político mediante el diálogo y a través de una serie de mecanismos institucionales en los que los dos gobiernos tienen que tomar parte. Una vez se conoció el acuerdo, Bildu, que había acordado seguir una estrategia similar a la de ERC, decidió abstenerse. Que la nueva coalición gubernamental haya necesitado de la abstención de los independentistas catalanes y vascos ha provocado una ola de crispación enorme en el espectro derecho del Congreso, donde Vox marca el paso.
La cuestión territorial va a ser el principal elemento distorsionador de la nueva legislatura española y el principal reto del nuevo Gobierno para mantener una mayoría parlamentaria suficiente que garantice el desarrollo de su programa. De ello dependerá la estabilidad política.
Sin embargo, y a pesar del acuerdo entre las dos formaciones políticas, encauzar el conflicto en Cataluña no va a ser fácil. El fracaso de la vía unilateral y de la judicialización del conflicto solo ha traído dolor, frustración, desconfianza y bloqueo de un problema que nunca debiera haber salido del ámbito de lo político. Asistimos a una doble polarización: entre independentistas y no independentistas en Cataluña y entre ciudadanos del resto de España, los que quieren avanzar en la descentralización y los que quieren retroceder” (…)

(…) “No obstante, no todos los datos son tan desoladores: existen puntos en común sobre los cuales ir avanzando en una resolución del conflicto y que pueden contar con el apoyo de amplias mayorías, aunque no satisfagan plenamente las expectativas de unos y de otros. Antes de ir a posibles salidas es necesario señalar dos cuestiones para el optimismo: tanto en Cataluña como en el resto de España la población considera necesario encauzar el conflicto mediante el diálogo. Aunque ambas partes difieren a la hora de definirlo (en Cataluña la primera opción es un diálogo y negociación sin límite, y en el resto de España es limitado por el marco constitucional), la mayoría de los dos electorados apuesta por esta vía: un 80% de los catalanes y un 65,6% en el otro bloque. La fórmula unilateral en Cataluña sólo alcanza un 11,2% y la ‘mano dura’ en el resto de España un 26,9%. De la misma manera, tres cuartas partes de los catalanes y la mayoría de los españoles creen que la solución al conflicto debe ser política y no judicial.
Dentro de este marco favorable al diálogo y a una solución política, en la encuesta aparecen algunas propuestas que pudieren satisfacer a importantes segmentos de la ciudadanía en los dos ámbitos geográficos y que serían una primera piedra de toque para encontrar una solución más duradera en el futuro. Tres asuntos parecen suscitar grados de acuerdo entre ambos electorados como punto de partida: una mejora del sistema de financiación que pase por aumentar la capacidad recaudatoria de las comunidades autónomas, apoyado por el 68,2% de catalanes y el 54% del resto de españoles; una delimitación competencial clara (apoyada por el 68,1% y el 72,6%, respectivamente, y el reconocimiento de la realidad lingüística a nivel estatal (70,7% en Catalunya y 37,7%; en este último caso ligeramente por debajo de los que se muestra en contra).
Esto nos podría conducir a un escenario en el que Cataluña obtuviera un sistema de financiación más justo y acorde a sus necesidades de gasto, evitar conflictos competenciales que distorsionan el despliegue del autogobierno catalán y un reconocimiento de su realidad diferenciada existente, aunque inicialmente sea en materia cultural y lingüística.
Es evidente que estos tres puntos no resolverían el conflicto, pero quizás crearían un horizonte que posibilitase la construcción de salidas más ambiciosas para los problemas de fondo que lo caracterizan: el reconocimiento de la realidad nacional catalana y una redistribución del poder político a nivel territorial. Estas salidas no satisfarán a ninguna de las dos partes pero, tal y como afirma Daniel Innerarity, un buen acuerdo es aquél que deja a ambas partes parcialmente insatisfechas.
Es necesario que los actores políticos involucrados asuman esta premisa para encontrar una solución que exija la renuncia a los objetivos máximos de cada una de las partes. Sólo así se podrá tejer un acuerdo transitable para la mayoría de la ciudadanía catalana y del resto de España. Como estos datos muestran, será necesaria mucha imaginación, voluntad y pedagogía para encontrar un equilibrio que permita una salida a este conflicto”.

(9) Albert BRANCHADELL, “La irlandització de Catalunya” a Ara (4-02-20)

“Diversos analistes han utilitzat el terme ulsterització per descriure un suposat conflicte com el d’Irlanda del Nord que enfronta els catalans independentistes (en el paper de catòlics oprimits) amb els catalans no independentistes (fent de protestants opressors). A legitimar el concepte hi ha contribuït la insistència de l’independentisme a apropiar-se de l’etiqueta republicà i a batejar com a unionista tota la resta de la població, posant al mateix sac els qui prefereixen que Catalunya sigui una regió, una comunitat autònoma o un estat dins una Espanya federal.
Jordi Pujol va dir que Catalunya era com Lituània però que Espanya era diferent de l’URSS. Ara podríem dir que ni Catalunya és com l’Ulster ni Espanya és la Gran Bretanya. Però la Catalunya dels propers temps sí que corre el risc d’assemblar-se a la Irlanda de fa un segle.
L’any 1919 va començar a Irlanda l’anomenada Guerra de la Independència, una guerra de guerrilles entre l’IRA i les forces militars (o paramilitars) britàniques. Al cap de dos anys, molta crueltat per totes dues parts i prop de 2.000 morts, els bel·ligerants van entendre que no tenien possibilitats de guanyar i van negociar un alto el foc. Tot seguit, els independentistes irlandesos i el govern britànic van decidir asseure’s a parlar per trobar una solució al conflicte. Les posicions eren molt allunyades: els irlandesos volien una república independent formada pels 32 comtats de l’illa i els britànics pensaven en un govern de 26 comtats (sense l’Ulster) vinculat a la Corona i l’Imperi britànics. La dimensió humana de la negociació tampoc no era fàcil: el primer ministre britànic, Lloyd George, va haver de fer l’esforç de tractar els negociadors irlandesos com a iguals després d’haver-los titllat no de delinqüents sinó directament d’assassins.
Les negociacions formals van començar l’octubre de 1921. Contra tot pronòstic, la delegació irlandesa no la va encapçalar Éamonn de Valera, el líder suprem de l’independentisme irlandès, sinó Arthur Griffith, que hi va anar acompanyat de Michael Collins, Robert Barton, Éamonn Duggan i George Gavan Duffy. El govern (de coalició) britànic estava representat per quatre pesos pesants: el mateix Lloyd George; el secretari d’estat per a les Colònies, Winston Churchill; el cap del Partit Conservador, Austen Chamberlain, i el lord canceller, comte de Birkenhead.
El 6 de desembre de 1921 la taula de negociació bilateral va engendrar l’anomenat Tractat Angloirlandès. Per reconciliar la pertinença d’Irlanda a l’Imperi amb les aspiracions nacionals irlandeses, Irlanda es convertia en l’Estat Lliure Irlandès, amb l’estatus de “domini” dins la Commonwealth britànica de nacions com l’Austràlia o el Canadà de l’època. Un governador general havia de representar el rei a Irlanda i tots els parlamentaris irlandesos li havien de jurar fidelitat. A banda del jurament, la part més controvertida del Tractat és que segellava la partició de l’illa, en permetre que els sis comtats d’Irlanda del Nord es retiressin de l’acord si ho demanaven al rei, cosa que van fer el mateix dia que es va constituir l’Estat Lliure.
Tot i que el Dáil, el Parlament irlandès muntat pel Sinn Féin, el va validar per majoria absoluta, De Valera i els seus seguidors van refusar el Tractat i el Sinn Féin es va partir en dos. A les eleccions del 16 de juny de 1922 el Sinn Féin pro-Tractat de Michael Collins va derrotar el Sinn Féin anti-Tractat liderat per De Valera. La tensió entre els uns i els altres va anar creixent i el conflicte va degenerar en una guerra civil, amb un format no gaire diferent de la que havia viscut el país entre 1919 i 1921. La diferència és que ara els qui es mataven entre ells no eren rebels irlandesos d’una banda i forces britàniques de l’altra sinó irlandesos pro-Tractat i irlandesos anti-Tractat.
Certament, totes les comparacions són arriscades, però la divisió entre ERC i JxCat a propòsit de la investidura de Pedro Sánchez, la taula bilateral de negociació i la retirada de l’escó de Quim Torra té un aire de família amb la divisió que va causar el Tractat Angloirlandès. A Catalunya, una guerra civil entre independentistes no és una perspectiva realista. Però si la propera campanya electoral ha de ser una lluita a mort entre “valents” i “traïdors” convé començar a preguntar-se què passarà quan la taula atenyi els seus acords i aquests acords no consisteixin a celebrar un segon referèndum d’autodeterminació, sinó més aviat a apuntalar l’autonomia que se suposava que ja havíem superat”.

(10) Josep OLIVER, “El ‘brexit’ y los otros catalanes” a El Periódico (5-02-20)

(…) “Aquí, los acontecimientos vividos han tenido algunas consecuencias similares. Conocen mi preocupación por sus potenciales efectos económicos: en el corto plazo, sobre la actividad y el empleo; en el medio, sobre la confianza y la inversión; y, en el largo, sobre una Catalunya fuera del euro y de la protección que brinda el BCE y el MEDE (Mecanismo Europeo de Estabilidad). Pero hoy, de la mano del ‘brexit’, se impone tratar otro aspecto, sustancialmente más relevante, el de la profunda herida social generada: una creciente fosa construida sobre el mito de que los catalanes han decidido ser independientes. Un mito que, como todos, tendrá consecuencias imprevistas e indeseables: inevitablemente, excluye de la catalanidad a todo aquel que no lo comparta. Ello está generando rupturas traumáticas que, más allá de las anécdotas, han terminado con sueños que parecían convertirnos en un país mejor. De entre ellos, el final de aquella visión tan querida de una Catalunya tierra de integración.
Espíritu mestizo
Desde la Transición, ese objetivo formaba parte de un deseo ampliamente compartido por derecha e izquierda: dar nacimiento a un nuevo país, libre de ataduras del pasado y de fracturas futuras. Un consenso que, traducido en la inmersión lingüística, pretendía evitar la división entre trabajadores manuales, inmigrantes mayoritariamente castellano-hablantes y clases medias y ejecutivas de lengua catalana. Fue de lo mejor que, como país, ha dado a luz Catalunya, pero su espíritu meritocrático y mestizo, del que la presidencia de Montilla fue su expresión más palmaria, ha recibido un severo golpe.
La responsabilidad en este estropicio es compartida. De los gobiernos del Estado, y aunque hoy tenemos una renacida esperanza, jamás se ha podido esperar gran cosa: su incomprensión de la sociedad catalana denota pura ignorancia, simple malicia o deshonesto cálculo electoral. Y esta ha sido también la posición de gran parte de la clase política y los medios madrileños. Desde Barcelona, la emergencia de colectividades enfrentadas refleja la exclusión de la catalanidad de los no partidarios de la independencia, sean o no nacidos aquí.
Recoser el país
No es que no hubieran existido señales de esa división. Las habían mostrado 40 años de elecciones, con marcadas diferencias según fueran para el Parlament o las Cortes. También emergían más sutilmente en ese tono de superioridad moral que expresaba, y expresa, parte de la narrativa catalana sobre todo lo español. Y en la necesidad de preservar, por encima de todo, la catalanidad heredada: en el discurso independentista, integrar la inmigración equivale a asimilación. Con ello se ha querido olvidar que aceptarla conlleva mestizaje y, con él, la aparición de identidades diferentes a las preexistentes, sean las de los catalanes de origen como los de adopción. En todo caso, de aquellos polvos estos lodos: ni la integración era tan profunda, ni tan duraderas sus consecuencias.
¿Dónde quedó aquella sociedad mestiza, más justa y más progresiva? ¿Dónde los vientos que traían consigo Paco Candel y tantos otros? En esa confrontación, todos hemos perdido. Por ello, hay que regresar al pasado y reemprender la muy dura tarea de recoser el país: los radicalmente independentistas deberán ser capaces de dialogar y pactar un nuevo futuro con los fervientemente españolistas. ¿Política ficción? Quizá. Pero no hay más cera que la que arde”.

(11) Andrés VELASCO, “En defensa del cosmopolitismo” a Project Syndicate (31-01-20)

(…) “Ha llegado el momento de montar un contraataque. Sin embargo, el contraargumento no puede ser tecnocrático. Las estadísticas acerca del potencial de la globalización para aumentar el crecimiento no van a prevalecer. El argumento debe ser moral, y aquí es donde entra en juego el cosmopolitismo.
A los populistas de izquierda les gusta sostener que defienden la igualdad. Pero, dado que el punto de partida de los liberales cosmopolitas es la igual dignidad de todos los seres humanos, su defensa de la igualdad puede ser tan vigorosa como la de cualquier otro. Ni los cínicos ni los estoicos griegos lo hicieron, pero partiendo con Cicerón y llegando hasta John Rawls, Amartya Sen y la propia Nussbaum, la tradición cosmopolita liberal hace hincapié en que la justicia requiere “deberes de ayuda material”. No basta con invocar el valor inherente de un niño pobre. Para que ese niño realice su potencial humano, se precisan algunos estándares básicos de igualdad en el acceso a la nutrición, la salud y la educación.
La igualdad, entonces, no es enemiga de la libertad, sino su aliada. Es por ello que el liberalismo cosmopolita constituye un poderoso antídoto a la retórica populista de izquierda.
En contraste, los populistas de derecha afirman representar el amor a la patria. Pero, también en este ámbito los liberales cosmopolitas pueden derrotar a los populistas en su propio juego. Como lo señala Nussbaum, no hay conflicto entre el amor a la humanidad y el amor a la patria. Por el contrario, como lo sostiene en un libro anterior, Political Emotions [Emociones políticas], el amor a las tradiciones y a las instituciones democráticas de la patria es clave para mantenerlas estables, robustas y capaces de garantizar la igualdad de derechos y de dignidad para todos.
La política moderna, de modo inevitable, tiende hacia la política identitaria. Lo que resta por decidir es a qué identidad nacional apelan los políticos. Los populistas de derecha apelan a una identidad basada en “la sangre y la tierra”. Los liberales, en contraste, no aman a su patria debido a un equivocado sentido de superioridad racial o étnica, sino porque ella representa valores universales nobles.
El presidente Emmanuel Macron dice ser un orgulloso patriota francés porque su patria le dio al mundo liberté, égalité y fraternité. Ve un alma gemela en Justin Trudeau, a quien le gusta afirmar que la diversidad inclusiva es lo que distingue a Canadá y al espíritu canadiense. En Holanda, Jesse Klaver, el joven líder del partido Izquierda Verde, saltó a la fama cuando en televisión le dijo al populista Geert Wilders que no es la inmigración sino la xenofobia de derecha la que socava las tradiciones holandesas. Desde hace siglos, explicó Klaver, Holanda defiende la libertad, la tolerancia y la empatía.
Estos son ejemplos de lo que el filósofo Jürgen Habermas ha llamado patriotismo constitucional (que otros llaman patriotismo cívico).  Sí, patriotismo. A los liberales cosmopolitas no les amedrenta este término.
Ya en 1945, George Orwell explicó la diferencia entre nacionalismo y patriotismo: “Por ‘nacionalismo’… entiendo el hábito de identificarse con una sola nación u otra unidad, colocándola más allá del bien y del mal, y reconociendo como único deber la promoción de sus intereses… Por ‘patriotismo’ entiendo la devoción a un lugar y a un modo de vida en particular, que uno cree son los mejores del mundo, pero que no desea imponer a otros pueblos”.
El nacionalismo es tóxico; el patriotismo no lo es. Y el mejor tipo de patriotismo es el que se basa en valores tan antiguos como la libertad, la dignidad y el respeto mutuo. ¿Por qué no llamarlo patriotismo liberal?
Los liberales cosmopolitas no son elitistas del jet-set que saborean café latte con poca o ninguna preocupación por sus conciudadanos. Son idealistas para quienes el amor a la patria comienza con un compromiso fundamental con la igual dignidad de todos los seres humanos. Ensombrecidos por sus adversarios nacionalistas, los liberales cosmopolitas no deberían titubear en decir, junto con Diógenes, “Salgan de nuestra luz”.

(12) Entrevista pòstuma de Nuccio ORDINE a George STEINER a El País (5-02-20)

(…) P: ¿A quién desea enviar un mensaje?
R: Pienso en algunos estudiantes, más brillantes que yo, que están completando trabajos importantes; su éxito es una gran recompensa para mí. Pienso con profunda gratitud en algunos de mis colegas que me han acompañado en el camino académico. Y pienso, sobre todo, en personas más íntimas, como tú, que han entendido lo que he intentado hacer y gracias a quienes he podido vivir una intensa aventura intelectual y emocional. Pero, en este momento, ante todo, trato de entender por qué la distancia que me separa del irracionalismo moderno y, me atrevo a decir, de la creciente barbarie de los medios, de la vulgaridad dominante, es cada vez mayor. Creo que estamos atravesando un período cada vez más difícil…
P: ¿Qué es lo que más le ha hecho sufrir?
R: Me ha hecho sufrir el ser consciente de haber publicado ensayos que me habría gustado escribir mejor. Por supuesto, hay páginas de mi trabajo que he defendido y defiendo con convicción, y también con amargura. Pero sé que probablemente no era eso lo que me habría gustado escribir. Y a menudo pienso en la injusticia del gran talento: nadie entiende cómo surgen estos dones supremos y cómo se distribuyen. Pienso en un niño de cinco años y medio que dibuja un acueducto romano cerca de Berna y luego, de repente, representa un pilar con zapatos; desde entonces, gracias a Paul Klee, que así se llama, los acueductos caminan por todo el mundo. Nadie puede explicar las sinapsis neurológicas que pueden desencadenar en un niño este “flechazo” de la metamorfosis, esta brillante intuición que cambia la realidad. Pensé que era una injusticia que pudiéramos intentar, volver a intentar, esforzarnos de nuevo, solo para poder permanecer en la estela de los adultos, pero sin llegar a ellos, porque son diferentes a nosotros.
P: ¿Y lo que le ha hecho más feliz?
R: La felicidad de haber enseñado y vivido en muchos idiomas. La felicidad que he tratado de cultivar todos los días, hasta el final, sacando de mi biblioteca un poema para traducirlo a mis cuatro idiomas (francés, inglés, alemán e italiano). Y aunque no lo haya traducido bien, tengo la impresión de que he dejado entrar un rayo de sol en mi cotidianidad.
P: ¿Qué deseos no ha podido cumplir?
R: Muchísimos: viajes que no me he atrevido a hacer, libros que quería escribir y que no he escrito, sobre todo encuentros cruciales que evité por falta de valor o disponibilidad o energía. Podría haber conocido, por ejemplo, a Martin Heidegger, pero no me atreví. Y creo que tenía razón. Siempre he respetado un principio: no hay necesidad de importunar a los adultos, tienen otras cosas que hacer. Y además, nunca he soportado a quienes se consideran importantes porque coleccionan citas con grandes nombres. Las personas excelentes tienen el derecho a escoger con qué interlocutores quieren “perder” su tiempo. Luego ocurre que un día, al abrir libros de memorias, se leen frases como: “Me importunó el señor X, que insistió en reunirse conmigo, pero no tenía nada interesante que decir”. Siempre me ha dado miedo caer en el error burdo. Pienso en Jean-Paul Sartre, por ejemplo, especialista en revelar circunstancias ligadas a famosos “pesados”. Y me costó mucho renunciar, en los últimos tiempos, a la compañía de un perro. Después de la muerte de Muz me di cuenta de que, a mi edad, era muy arriesgado tener otro. Adoro a estos animales, pero en el umbral de los 90 años me parece terrible ofrecerle una casa para dejarlo solo.

 ¿Cuál es la victoria más hermosa?
R: Insistir en la idea de que Europa sigue siendo una necesidad importantísima, y de que, a pesar de las amenazas y los muros que se construyen, no debemos abandonar el sueño europeo. Soy antisionista (postura que me costó mucho, hasta el punto de no poder imaginar la posibilidad de vivir en Israel) y detesto el nacionalismo militante. Pero ahora que mi vida está llegando a su fin, hay momentos en que pienso: ¿quizás me equivoqué? ¿No habría sido mejor luchar contra el chovinismo y el militarismo viviendo en Jerusalén? ¿Tenía derecho a criticar, cómodamente sentado en el sofá de mi hermosa casa de Cambridge? ¿Fui arrogante cuando, desde el extranjero, intenté explicar a las personas en peligro de muerte cómo deberían haberse comportado? ” (…)

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.