FOCUS PRESS 173

El 75è aniversari de l’alliberament del camp d’extermini d’Auschwitz-Birkenau coincideix gairebé amb la desaparició dels últims testimonis vius d’aquell martiri i s’obren dubtes sobre com llegim avui i llegirem en el futur el significat de la Xoà. Aquests dies se’n ha vist un exemple als actes commemoratius a Jerusalem on es confrontaren les visions nacionalista i cosmopolita, com explica Mark Leonard: “Es irónico que en momentos en que Auschwitz trasciende la memoria para entrar en la historia, se empiecen a extraer de lo sucedido enseñanzas cada vez más particulares, en vez de más universales. Es evidente que la lucha mundial contra el antisemitismo necesita una nueva narrativa para el mundo del siglo XXI, un mundo de sociedades hiperfragmentadas y multiculturales donde ya no se conoce personalmente a sobrevivientes del Holocausto. De lo contrario, la historia seguirá siendo politizada y abusada al servicio de agendas nacionalistas, en vez de mostrar el camino hacia un futuro más pacífico para todos”.  

Letras Libres ha tingut l’encert de recuperar dels seus arxius un assaig de 2012 de l’historiador Timothy Snyder [1] que situa Auschwitz en el context més general de la maquinària exterminadora del nazisme i també de la política d‘assassinats en massa practicada a la Unió Soviètica.

Alguns observadors destaquen un cert gir ideològic a  la reunió de Davos d’aquest any. Així, Gerhard Bosch assenyala un reconeixement dels models socials escandinaus com alternativa a la desigualtat creixent. I José Moisés Martin descriu el nou manifest de Davos 2020 -que insisteix en la responsabilitat cívica de les empreses– com una “victòria de Portoalegre”.

Sense abandonar la mirada global, s’acaba de publicar el Democracy Index de la Unitat d’Intel·ligència de The Economist, que detecta un avenç de la recessió democràtica, vinculada a esdeveniments conjunturals (especialment a Amèrica Llatina) i a una tendència estructural detereminada pel declivi de la influència dels Estats Units i l’ascens de noves potències (Raquel Jorge-Ricart). Un diagnòstic coincident amb el de l’informe Global dissatisfaction with democracy at a record high del Center for the Future of Democracy de la Universitat de Cambridge. I sense eufemismes, Federico Finchelstein [2] afirma que avui hi ha feixisme, amb formes diferents però amb una influència política creixent.

Tot i aquest declivi de la influència nordamericana, el que està creant escola és  l’estil polític de Trump, com adverteix amb preocupació Fareed Zakaria, a la vista de com alguns països europeus copien les seves polítiques. Sobre la política econòmica de Trump hi ha divisió d’opinions:  Joseph Stiglitz considera que els bons resultats en creixement i ocupació són il·lusoris, però Jean Pisani-Ferry pensa que han funcionat els estímuls a la demanda, sense que ni la política comercial i les intervenciones industrials (Paul Krugman), ni les retallades d’impostos corporatius i la desregulació hi tinguin massa a veure.  Pel que fa a la política exterior, Trump -com els seus antecessors- no ha resistit la temptació de presentar un pla de pau per al Pròxim Orient, en aquest cas aliniat perfectament amb les tesis del govern israelià de Netanyahu (Lluís Bassets, Juan Carlos Sanz, Ilan Baruch).

El procés dimpeachment prossegueix al Senat, sense sortir-se del guió previst gràcies al recolzament sense fisures al president per part dels republicans, tot i les  noves revelacions que continuen incriminant Trump. D’aquí que vagi creixent l’opinió sobre la seva inutilitat i, encara més sobre el seu possible efecte boomerang (Antoine de Tarlé, Alana Moceri).

A punt de començar la cursa de les primàries demòcrates, en les que Joe Biden va per davant a les enquestes, seguit de ben a prop per un Bernie Sanders que ha recuperat terreny en els darrers dies en detriment d’Elizabeth Warren (Sanders encapçala les enquestes a Iowa i New Hampshire). Juan M.Hernández Puértolas apunta el caràcter voluble i capriciós de les primàries en els quatre primers Estats.

Creix la preocupació per la possible expansió del Coronavirus de Wuhan fins a esdevenir una pandèmia. A banda dels aspectes sanitaris, també inquieten els seus efectes econòmics (Santiago Carbó).

La divisió europea sobre el desplegament de la tecnologia 5G evidencia dues coses: la precària posició geopolítica de la Unió davant la competició tecnològica entre Xina i els Estats Units; i la pérdua de la cursa tecnològica per part d’Europa (Agueda Parra [3],  Pierre Haski, Xavier Vidal-Folch).

Amb aquest antecedent, Andrea Rizzi adverteix de la dificultat de l’aposta per liderar la transició ecològica si es té en compte la posició negacionista de l’Administració Trump i la dispersió d’interessos dels membres de la Unió en les seves relacions amb Xina (Miguel Otero).

La gestió del Brexit és l’altra gran tema de l’agenda europea (Alicia González), sense que a hores d’ara el Regne Unit hagi aclarit quin model de relació vol establir amb la Unió Europea (Nacho Alarcón) [4]. El que es dóna per fet és que l’exemple del Brexit s’utilitzarà per minar la cohesió de la Unió (Guy Standing, Máriam Martínez-Bascuñán).

La victòria de l’esquerra a les eleccions de l’Emilia Romagna suposa un  fre a l’ambició de Matteo Salvini de fer caure el govern Conte i provocar unes eleccions que presumeix favorables. Més enllà de la repercussió italiana, la mobilització contra Salvini (Ugo Boggero) i l’èxit electoral són vistos com un exemple per fer front al nacionalpopulisme en les seves diverses manifestacions arreu d’Europa (Enric Juliana). La qüestió és com fer efectiva i operativa aquesta capacitat de mobilització social (Daniel Conversi). També aquestes eleccions regionals suposen un punt de no retorn en el procés de descomposició del Movimento 5 Stelle i mostra els límits i les conseqüencies de la nova política virtual (Steven Forti) [5].

A França el moviment de protesta s’enquista, mentre els reformistes del govern i dels sindicats intenten trobar un acord sobre la reforma de les  pensions. Una situació que desvetlla dubtes sobre la possibilitat de les reformes (Olivier Galland) [6]  i sobre la deriva nihilista de la protesta social (Natacha Tatu). Des d’una censura radical al projecte de Macron, el socióleg Emmanuel Todd anuncia l’inici d’un nou període  de lluita de classes explícita.

En els primers compassos del nou escenari polític espanyol (Enric Juliana, Juan José López Burniol), amb les enquestes favorables (CIS), el Govern ja ha ensopegat amb un primer entrebanc originat per la gestió maldestra de l’enverinat tema de la relació amb Venezuela (Fernando Ónega, Roger Senserrich, panel d’Agenda Pública), a la vegada que suscita recels la concentració de poder a la reestructurada Presidència del Govern sota la direcció d’Iván Redondo (José Antonio Zarzalejos) [7].

Unes qüestions que no impedeixen la determinació d’aplicar una política econòmica i social acordada dins del possible amb els agents socials (Joan Tapia), però que presenta reptes de difícil assoliment sense una modificació profunda de la política fiscal (Xavier Vidal-Folch, Josep Oliver).

Com també el Govern es mostra decidit a impulsar el diàleg sobre Catalunya (entrevista a Pablo Iglesias, Antonio Garrigues Walker, Joan Esculies), malgrat la conjuntura desfavorable de l’interinitat política catalana (Enric Juliana, Anabel Díez) que ha portat a prendre la decisió d’ajornar la taula de diàleg fins després de les eleccions al Parlament de Catalunya … per rectificar a les poques hores per la pressió d’ERC.

Per la seva banda  l’oposició no acaba de trobar el seu paper, especialment el Partit Popular que -com el conjunt de la dreta conservadora europea (Jacques Rupnik)- busca un projecte i una estratègia pròpies (Marta García Aller, Marta Romero, Víctor Lapuente) i no subsidiària de Vox, que intenta colonitzar ideològicament l’espai sociològic de la dreta (Jordi Amat [8], Carles Ferreira, Antoni Gutiérrez-Rubí, Ana Belén Ramos).

Un panorama orientat a la polarització, alimentada per  la crispació, la simplificació al màxim dels arguments, les notícies falses, el menyspreu de l’adversari, la deshumanització de la política … (Fernando Vallespín, Carlos Sánchez, Ricardo Dudda, Daniel Capó, Oriol Bartomeus [9],  Sandra León).

Paral·lela a la pista de la política camina la pista de la justícia, amb la qüestió de fons de la relació entre ambdues, sobre la que Josep Maria Vallès [10] ha publicat un article clarificador en el que vincula la creixent desconfiança en els mecanismes ordinaris de la democràcia representativa amb la judicialització de la política. En un sentit semblant s’expressa Jordi Nieva-Fenoll en advertir  que si els jutges no comencen a rebutjar querelles mediàtiques infundades es produirà un fatal desprestigi de la justicia. Sobre les dificultats per la renovació de l’órgan de govern de la judicatura, veure els articles de Gonzalo Quintero, Elena Herrero, María Jesús Cañizares i José Manuel Romero. Sobre els casos judicials relacionats amb el procés (més de 70!), veure l’informe publicat  a La Vanguardia i els articles d’Antoni Puigverd i d’Isabel Garcia Pagan. Sobre la inhabilitació del president Torra, veure els articles de Tomás de la Quadra-Salcedo i Javier Pérez Royo. I sobre el judici contra el major Trapero i la cúpula policial de l’1-O, veure els articles de Mayka Navarro i Álex Sàlmon.

Per la seva transcendència en el futur del conflicte polític català té especial interès el debat obert sobre la possible modificació dels delictes de sedició i rebel·lió en el marc d’una reforma més àmplia del codi penal, qüestió sobre la que destaquem els articles de Roger Palà, Arturo Puente, Rodrigo Tena, Esperanza Sánchez Ruiz-Tello, Juan Luis Cebrián i José Luis Díez Ripollés, i un editorial de política&prosa.

En tres dies s’han condensat esdeveniments que han precipitat el col·lapse del govern Torra (Neus Tomàs/Arturo Puente, Isabel Garcia Pagan, Lola García), prèviament desnonat per l’opinió pública (enquesta del CEO):   visualització explícita de la ruptura entre Junts per Catalunya i Esquerra Republicana en seu parlamentària (Manel Lucas), crisi institucional entre la Presidència de la Generalitat i el Parlament de Catalunya (Joan Esculies), catarsi emocional amb els polítics presos utilitzant la institució parlamentària (Isabel Garcia Pagan, Rafael Jorba), reconeixement de la crisi del govern de coalició amb l’anunci d’eleccions anticipades després de l’aprovació dels pressupostos. Tres dies que Francesc-Marc Álvaro [11] ha resumit lapidàriament: vergonya, catarsi i vendetta.

Malgrat la retòrica sobre la unitat de propòsit dels dos grans corrents de l’independentisme s’ha arribat al final del cicle del procés (Roger Palà)[12]. .Les eleccions  (enquesta del Comuns, Alberto Pérez Giménez) determinaran quina estratègia s’imposarà (Josep Martí Blanch), si la via gradualista que defensa ERC (Joan Tardà) o la via unilateralista del puigdemontisme, amb les implicacions decisives en l’estabilitat de la política espanyola. Però la lenta agonia del govern (Lluís Foix) pot deteriorar encara més la situació política, complicant la via del diàleg institucional, com de fet ja s’ha posat en evidència a les primeres de canvi (Jordi Mercader).

Fora del soroll de la crisi política ha quedat un  tema de llarg abast: la gestió de les conseqüències del temporal Gloria (Alfred Rodríguez-Picó, Enric Sierra), emmarcat en el context de quina estratègia emprendre per adaptar-se al canvi climàtic (Cristina Monge, Raúl Rejón/Miguel Giménez/Santiago Cabrera), a la vista que els successos “extraordinaris” s’aniran repetint amb més assiduïtat (Narcís Prat) [13].

Per tancar aquest Focus Press recomanem un paper de Marc Arza [14]sobre la visió  de Jaume Vicens i Vives i Josep Pla sobre la relació de Catalunya amb l’Estat espanyol.

També dos llibres acabats de publicar:

Francisco CAMAS i José Pablo FERRÁNDIZ (Eds.) Radiografía de unas elecciones no deseadas. 10 notas sobre el 10N (Catarata. Madrid, 2020). Veure la ressenya d’Íñigo Sáenz de Ugarte.

Fintan O’TOOLE. Un fracaso heroico. EL Brexit y la política del dolor  (Capitán Swing. Madrid, 2020). Veure la ressenya de Xavier Peytibí.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Timothy SNYDER, “La realidad ignorada” a Letras Libres (12-03-2012)

(…) “Aun cuando la historia del asesinato en masa tiene mucho que ver con el cálculo económico, la memoria rehúye todo aquello que pudiera hacer del asesinato algo aparentemente racional. Tanto la Alemania nazi como la Unión Soviética tomaron el camino de la autosuficiencia económica. Alemania deseaba equilibrar la industria con una utopía agraria en Occidente, y la URSS quería superar su atraso agrícola con una industrialización y urbanización aceleradas. Ambos regímenes pretendían alcanzar la autarquía económica en el marco de un gran imperio: para ello, los dos buscaban controlar Europa occidental. Ambos veían al Estado polaco como una aberración histórica; ambos consideraban a Ucrania y su fértil tierra como indispensable. Y cada uno definía a distintos grupos como enemigos de sus designios, aunque el plan alemán de asesinar a todo judío no tiene parangón con política soviética alguna. Pero lo que resulta crucial es que la ideología que legitimaba el asesinato en masa también constituía una visión del desarrollo económico. En un mundo de escasez, particularmente en materia de alimentos, ambos regímenes integraron el asesinato en masa y la planificación económica.
Las formas en que buscaron esos objetivos hoy nos parecen espeluznantes y obscenas, pero eran lo suficientemente plausibles como para motivar a un gran número de seguidores en aquella época. La comida ya no escasea, al menos en Occidente; pero otros recursos sí, o lo harán pronto. En el siglo XXI afrontaremos escasez de agua potable, aire limpio y energía sostenible. El cambio climático podría traer consigo una nueva amenaza de hambruna.
Si hay una lección política general en la historia del asesinato en masa, es la necesidad de mostrarnos cautelosos ante lo que podría llamarse un desarrollo privilegiado, es decir, ante los intentos de los Estados de emprender una forma de expansión económica que designe víctimas, que motive la prosperidad por medio de la mortalidad. No puede excluirse la posibilidad de que el asesinato de un grupo pueda beneficiar a otro, o que, al menos, sea visto como un beneficio. Es esta una versión de la política que Europa de hecho ha presenciado y que puede presenciar de nuevo. La única respuesta suficiente es un compromiso ético con el individuo, donde lo individual cuente en la vida más que en la muerte, y en la que esquemas de este tipo se vuelvan impensables.
Pese a sus problemas, la Europa de hoy es notable precisamente por su combinación de prosperidad, justicia social y derechos humanos. Quizá más que cualquier otra parte del mundo, Europa es inmune, al menos por ahora, a tan crueles ejercicios instrumentales del crecimiento económico. Pero la memoria se aparta extrañamente de la historia algunas veces, y ahora estamos en un momento en el que necesitamos de la historia más que nunca. El pasado europeo reciente podría parecerse al futuro cercano del resto del mundo. Esta es una razón más para afrontarlo”.

(2) Federico FINCHELSTEIN, “Sí, hay fascismo” a Agenda Pública (29-01-20)

(…) “Estas invocaciones fascistas no citan a Hitler, Mussolini o Franco. Hacerlo sería lo más lógico o esperable en términos ideológicos clásicos. Su estrategia es distinta: establecer puentes con la ideología racista de los gobernantes populistas.
Estos puentes son de ida y vuelta, pues los fascistas son a veces normalizados, e incluso justificados, por los mismos populistas. Recordemos ese momento ya célebremente infame cuando Trump enfatizó que incluso entre los nazis había buena gente. Lo dijo en 2017 tras la marcha fascista (y asesinato) que tuvo lugar en Charlottesville.
Recordemos también el ejemplo de Italia. Es verdad que en Macerata el jefe de la Lega, Matteo Salvini, se distanció del tirador neo-fascista que había militado en este partido y que había presentado a su líder como su «capitán»; pero dijo también que la verdadera culpa la tenían los gobiernos que permitían que «cientos de miles de inmigrantes ilegales vengan sin límite alguno». El terrorista de Macerata tenía en su casa el libro Mi lucha de Hitler y otras pertenencias y rasgos que lo vinculaban con el nazismo, incluido el tatuaje de su rostro.
Si bien Trump nunca se tatuaría a Hitler en su propia cara, un libro del dictador alemán pudo estar en la mesilla del actual presidente estadounidense, quien luego, en su campaña también elogió frases de Mussolini”. En cualquier caso, Trump, un populista autoritario, no está encandilado con el fascismo, sino que comparte ofuscación con enemigos mutuos: gente que piensa, se siente, es o se comporta de manera diferente en política y sociedad.
Este odio por la diferencia es el verdadero vínculo que les une, y lo que explica por qué Trump está tan obsesionado con los enemigos del fascismo. Unos y otros (fascistas y populistas) comparten objetivos: promover la xenofobia sin descuidar la violencia política. El nuevo populismo incorpora la violencia; la vuelve a poner de moda. En Estados Unidos no es sorprendente que las personas cuya ideología se alinea con la de su presidente puedan involucrarse en ella, desde hostigar a inmigrantes en las calles o en restaurantes o, incluso, como en el caso extremo del ‘MAGAbomber’, hasta enviar bombas a aquéllos (periodistas, políticos y opositores varios) que son diariamente demonizados vía Twitter por el caudillo estadounidense. Son los enemigos del pueblo, que sólo pueden ser personificados por su líder que, sin embargo, no ordena estas acciones aunque veces las glorifique o recomiende.
Esto es así incluso cuando el Gobierno no parece tener una relación directa con estos actos, y en ese sentido Estados Unidos aún está lejos del fascismo. Pero Trump, y los mini-Trumps a ambos lados del Atlántico, tienen una responsabilidad moral y ética por fomentar un clima de violencia fascista. En 2018, en una advertencia al movimiento antifascista, Trump se refirió a él advirtiéndole de que “mejor que la otra parte no se movilice… Porque si miras, al otro lado, están los militares. Es la Policía. Es mucha gente muy fuerte, mucha gente muy dura”. Según el presidente, estos grupos que se oponen al antifascismo “se están enojando cada vez más», y su movilización significaría que «antifa se encontraría en un gran problema”.
Al validar la potencial violencia contra los antifascistas como una expresión de actores violentos legítimos que le gustan pero no necesariamente controlan, los trumpistas son habilitadores ideológicos de este comportamiento violento por parte de miembros de su ‘base’. Entre los trumpistas principales, incluido su abogado personal Rudy Giuliani, abundan las fantasías sobre la violencia contra la oposición. El mismo Trump, ahora ya en medio de su impeachment, amenaza a los líderes de la oposición y, en particular, al diputado Adam Schiff, encargado parlamentario del juicio político (impeachment manager). Esta semana le dedicó un tuit en el que le presentaba como «un POLÍTICO CORRUPTO, y probablemente un hombre muy enfermo», advirtiéndole que «¡aún no ha pagado el precio por lo que le ha hecho a nuestro país!». Schiff escribió que se siente seriamente amenazado por estas palabras del presidente” (…)

(3) Águeda PARRA PÉREZ, “Europa, dividida por el 5G” a Agenda Pública (26-01-20)

(…) “No disponer de un mercado único de telecomunicaciones en la Unión Europea ha propiciado la generación de bloques de decisión respecto a Huawei, siendo el reflejo de cómo la geopolítica de la tecnología se ha incorporado a la nueva diplomacia. Finlandia, sede de la compañía Nokia, ha apostado por un mix entre tecnología propia y de Huawei, poniendo de relevancia las capacidades que aporta la tecnología china. Caso contrario es el de Suecia, sede de Ericsson, que, a pesar de contar con el primer centro de I+D de Huawei en Europa, ha apostado por utilizar únicamente tecnología propia.
En la Unión Europea, de sus 28 miembros hasta una veintena de países tienen firmado con Huawei acuerdos de despliegue, están realizando pruebas o todavía no han tomado una decisión. En algunos casos, responde al bloque de países que buscan priorizar la oportunidad de prosperidad económica que plantea un despliegue 5G temprano con Huawei, caso de Chipre y Austria, mientras que para los que pertenecen a la OTAN el escenario de colaboración con Estados Unidos se complica, pudiendo estar en riesgo acuerdos lucrativos vigentes (caso de Luxemburgo), y donde ser miembro del G-7 y país adherido a la emblemática nueva Ruta de la Seda, caso de Italia, plantea pesos contrapuestos en el país.
La iniciativa china se ha confirmado como una de las piezas más destacadas en la expansión de la diplomacia de este país, convirtiéndose en game changer de la geopolítica en Europa. Sin reservas, y ávido de poner en marcha proyectos 5G, es la posición de Grecia, cuyo apoyo a Huawei responde a la oportunidad de prosperidad socioeconómica que plantean las nuevas redes y al vínculo del puerto de El Pireo con China, emblema de la nueva Ruta de la Seda en el Mediterráneo. Las inversiones chinas en puertos también se extienden a Malta, país adherido a la iniciativa y con el que Huawei ha firmado un acuerdo de cooperación estratégica. De momento, Portugal no suma puertos a la iniciativa, pero sí apoyos a favor de la compañía china.
La ruta de poder de la geopolítica de la tecnología también se extiende al bloque de los Países de Europa Central y Oriental (pecos), socios de China en la plataforma de comercio e inversión denominada Mecanismo 16+1, y adheridos en su mayoría a la nueva Ruta de la Seda. En este bloque, la diplomacia china ha conseguido triunfar en Bulgaria, Croacia, Eslovaquia y Hungría, mientras el lobby norteamericano ha puesto a su favor a Polonia, República Checa y Rumanía tras plantear Washington la suspensión de los planes de cooperación militar si optan por Huawei como proveedor. Eslovenia confiará en Ericsson, el proveedor más dominante en su red, mientras el resto de movimientos en este bloque están promovidos por las denominadas Propuestas de Praga, una serie de recomendaciones, aplaudidas y respaldadas por Washington, surgidas de la Conferencia de Seguridad de Praga 5G, a la que asistieron expertos en ciberseguridad de 30 países de la Unión Europea, además de representantes de Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Australia y la OTAN. Su efecto ha supuesto el respaldo de países no adheridos a la iniciativa china, como Estonia y posiblemente Lituania, y de otros que sí lo están, como Letonia, a pesar del acuerdo cerrado entre el operador móvil Bite Latvia y Huawei.
Con el 5G se ha iniciado la configuración de una nueva geopolítica donde la tecnología está promoviendo un escenario bipolar cuando la sociedad avanza hacia un entorno de hiperconectividad. Pero en el entorno virtualizado que propone el 5G, los riesgos de seguridad pueden proceder de cualquier dispositivo que esté conectado a la red, y la nueva generación permitirá la conexión de hasta un millón de ellos por kilómetro cuadrado. Los riesgos de ciberseguridad tomarán una nueva dimensión en los próximos años y detener el ascenso de Huawei en los despliegues 5G no va a frenar la determinación de China de convertirse en actor global en 2049, haciendo de la tecnología una pieza clave en sus próximos logros”.

(4) Nacho ALARCÓN, “¿Qué quiere ser Reino Unido de mayor: Turquía, Canadá o Noruega?” a El Confidencial (29-01-20)

“A partir de la medianoche de este 31 de enero el Reino Unido se habrá convertido en el primer Estado miembro en abandonar la Unión Europea. Londres, tras tres años de ceguera negociadora, tendrá que mirar al mundo y a Bruselas y decidir, de forma realista, dónde le conviene más situarse.
Lo que parece claro es que el Reino Unido, con unos recursos negociadores limitados, debe priorizar cualquier acuerdo comercial con la Unión antes que mirar hacia el que consideran su socio preferencial: Estados Unidos. No está claro que lo vaya a hacer, o al menos no que vaya a sentarse a hablar con la UE sin tener a Washington en el retrovisor.
En un intento desesperado por retroceder en la historia, Reino Unido ha situado a EEUU como faro del futuro fuera de la UE. Pero pese al voluntarismo británico, la Unión seguirá siendo el socio más importante para el Reino Unido, por mucho que su clase política quiera mover el foco a Norteamérica.
La realidad es que Londres tiene poco tiempo para decidirse por el tipo de relación futura que quiere mantener con la Unión Europea. Hay algunos modelos que pueden servir de ejemplo para el Reino Unido. ¿A qué lugares puede mirar Boris Johnson para encontrar inspiración?
Haremos un repaso a ellos, pero antes es interesante echarle un ojo a la diapositiva que el negociador jefe del Brexit, Michel Barnier, ha utilizado desde hace mucho tiempo para explicar las futuras relaciones. Hoy por hoy, el Reino Unido se encuentra en lo alto de la escalera. Sus propias líneas rojas le harán ir alejándose de la UE, escalón a escalón, hasta el único modelo que cumple con sus actuales exigencias: el más alejado de la membresía, uno que afectará negativamente a su economía” (…)

(…)”La peor opción, la OMC
Si no hay acuerdo, o si el Reino Unido prefiere no firmar un acuerdo, y hay voces británicas que lo defienden, el resultado sería que las relaciones comerciales caerían directamente al nivel de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Esta es, de largo, la peor opción que hay sobre la mesa.
En realidad, el “escenario OMC” es un Brexit sin acuerdo. Las consecuencias serían brutales y el Reino Unido sufriría los efectos que se describieron en los documentos de preparación del Gobierno británico: problemas serios con el suministro de alimentos y fármacos, colas todavía más kilométricas para poder mover los bienes al continente… Y sin embargo, se va a seguir aireando esta posibilidad.
Fuera y dentro del Gobierno se sigue defendiendo la tesis de que es necesario tener alguna amenaza para que la UE ceda y dé condiciones ventajosas. Una persona que siempre dijo que hacía falta amenazar para sacarle cosas a Bruselas fue Yannis Varoufakis, y no le fue demasiado bien.
Aunque la UE también saldría muy dañada de este escenario, la realidad es que la economía británica recibiría un revés brutal, y parece poco probable que el Gobierno británico, de manera voluntaria, se encamine hacia esta opción.
El próximo 1 de febrero el Reino Unido comenzará su andadura hacia el final de la escalera. Hay muchos peldaños y son muy empinados. En la UE se cruza los dedos para que todo salga bien. Y las expectativas son tan bajas que “que salga bien” significa que el Reino Unido no se despeñe escaleras abajo y todo termine en un Brexit por las bravas”.

(5) Steven FORTI, “El Waterloo del Movimiento 5 Estrellas” a CTXT (28-01-20)

(…) “Las razones del declive
La comparación  de los resultados del M5E en estas últimas regionales en Emilia-Romaña y Calabria con los votos obtenidos en las generales de 2018 es estremecedora: en la región septentrional pasa de 700.000 a 102.000 votos y en el sur de 406.000 a 50.000. Es cierto que el Movimiento no ha brillado casi nunca en el ámbito local, pero se trata de un Waterloo sin paliativos. La tendencia es evidente.
¿Cómo explicar su rápida caída en desgracia? Por un lado, es evidente que los grillini sufren el síndrome populista: tras prometer todo y lo contrario desde las calles y las bancadas de la oposición, una vez en el gobierno no han sabido ni podido cumplir prácticamente nada. Además, buena parte de los que les votaron, por frustración, rabia o desesperación, los han acabado percibiendo como un partido más de la casta, que tanto había estigmatizado el M5E. Es cierto que no todos los partidos populistas acaban así. Al contrario. Los hay que consiguen por una razón u otra mantenerse en el poder y/o conservar el apoyo electoral conquistado.
En el caso del M5E, al síndrome populista se le añaden otra serie de elementos cruciales que ayudan a entender su debacle.
En primer lugar, el partido cuyo lema más reconocible fue el vaffanculo [literalmente, a tomar por culo] ha demostrado una falta de preparación y un diletantismo asombrosos. Más allá de algunas excepciones, sus ministros, diputados y senadores se han convertido, con razón, en objeto de escarnio por sus errores. Entre los muchos ejemplos, el de el ya exministro de Transportes, Danilo Toninelli, que llegó a declarar que los empresarios utilizan a menudo el túnel del Brennero, en la frontera con Austria, para exportar mercancías. No existe ningún túnel. Otro de los casos más emblemáticos es el de la alcaldía de Roma: en menos de tres años han abandonado el gobierno una decena de regidores, algunos incluso imputados por corrupción. Y todo esto por no hablar de las (pocas) medidas impulsadas desde el gobierno durante su coalición con la Liga: la puesta en marcha de la supuesta renta de ciudadanía –en realidad, un subsidio de desempleo ampliado– ha acabado en buena medida como el rosario de la aurora. Las declaraciones altisonantes, como el “¡hemos abolido la pobreza!” del ya dimitido líder grillino Luigi Di Maio cuando se aprobó el llamado decreto Dignidad en 2018, han chocado con la realidad.
En segundo lugar, el M5E no tiene ninguna estructura: no es más que una marca, desconectada de los territorios, y que, sobre todo, no ha sido capaz –ni posiblemente ha querido– de construir una organización en todos estos años. Algo muy parecido a Ciudadanos. Esto explica también porque a nivel local, excepto contadas excepciones, ha obtenido resultados como mínimo decepcionantes, incluso en sus mejores momentos. A esto cabe añadirle la total ausencia de democracia interna: las decisiones importantes siempre las ha tomado un grupo hiper restringido, formado esencialmente por Grillo y Casaleggio –tras su muerte en 2016 le sustituyó su hijo, Davide– y Di Maio en el último bienio. A estas tres personas quizás haya que sumarle  tres o cuatro más. Sin ninguna transparencia. Jamás ha existido un debate interno serio, jamás ha existido algo parecido a una secretaría con miembros elegidos por las bases, jamás se ha organizado un verdadero congreso. Quien se atrevía a criticar las decisiones impuestas por la cúspide acababa amonestado, expulsado y acosado por espeluznantes campañas en las redes. La democracia directa, preconizada por los grillini, se convirtió en una farsa. Así en su plataforma Rousseau, que debía ser el non plus ultra de los procesos participativos, votan tan solo algunos pocos millares. Para más inri, Grillo y Casaleggio hicieron siempre lo que les dio la gana y cambiaban a su antojo las decisiones de los militantes. A esto hay que sumarle que los Casaleggio son los propietarios de esta herramienta, para la que los parlamentarios del M5E deben donar cada mes 300 euros, bajo pena de expulsión. Sobre ese dinero, más de un millón de euros anuales, nadie sabe nada. Ni dónde acaba ni cómo se utiliza.
En tercer lugar, a nivel ideológico el partido ha ido dando unos bandazos increíbles, a veces sin justificación alguna. De las cinco estrellas del nombre –agua pública, transporte, desarrollo, conectividad y medio ambiente– ya no queda prácticamente nada. Algunas de sus batallas estandarte, como la oposición a la construcción de la línea de tren de alta velocidad entre Turín y Lyon o el gasoducto transadriático, pasaron a mejor vida con gran enfado de sus militantes. El partido que debía ser, según lo que repetían un día sí y otro también, ni de izquierda ni de derecha se acabó aliando en poco más de un año con la extrema derecha de la Liga, y luego, de golpe, con la tan denostada por ellos mismos  centro-izquierda del PD, formación a la que Grillo tachaba hasta hace poco de “PD menos L” (en referencia al PDL, el Partido de la Libertad berlusconiano). Algo similar ha practicado en Europa: en 2014 el M5E formó grupo con el británico y euroescéptico UKIP, luego de un día para otro y sin consultar ni a sus eurodiputados, Grillo decidió pasarse a los liberales de ALDE. La operación no salió bien y el M5E volvió al cabo de 48 horas con Farage. Tras las europeas de mayo ha optado por no aliarse con nadie y permanecer en el grupo de los no inscritos, pero votó a favor de la elección de Ursula von der Leyen como presidenta de la Comisión Europea. En la lógica grillina, la exministra de Defensa alemana representaba hasta nada a la “casta” europea. Si bien, esta es una época gaseosa, más que líquida, los bandazos del M5E han dejado anonadados a muchos votantes” (…)

(…) “Si, como todo apunta, estamos delante de una muerte anunciada, cabe preguntarse cuál habría sido la función histórica del M5E: ¿acercar otra vez a la política a una población decepcionada? ¿Poner encima de la mesa en el Parlamento, un cuarto de siglo después de Tangentópolis, la lucha contra la corrupción? ¿Colocar en el centro del debate público cuestiones como la renta de ciudadanía, etc.? Podría ser, quizás.
Para el que escribe estas líneas, sin embargo, el M5E ha tenido esencialmente dos funciones. Por un lado, embrutecer aún más el lenguaje, cabalgar el resentimiento, transformarlo en odio y canalizarlo políticamente. Es decir, dar rienda suelta a las pasiones más tristes, con altas dosis de discurso del odio y deshumanización del adversario político. Y,  por otro lado, allanarle el camino y abrirle las puertas del gobierno a la ultraderecha. Allá por 2012, Grillo declaró que si no hubiese llegado el M5E, en Italia estaría en el poder una formación ultraderechista como la griega Amanecer Dorado. Seis años después formaba gobierno con la Liga de Salvini, aliada de Orbán, Le Pen y Strache, lo que le permitió a la ultraderecha italiana cobrar protagonismo y convertirse en el primer partido del país”.

(6) Olivier GALLAND, “Un président réformateur?” a Telos (23-01-20)

“En politique lorsque tout va mal peu de personnes sont disposées à vous soutenir. Même ceux qui ont inspiré votre programme prennent prudemment leurs distances dans les médias (voir la tribune publiée dans Le Monde du 9 décembre 2019 par Philippe Aghion, Antoine Bozio, Philippe Martin et Jean Pisani-Ferry). Il y a comme un effet boule-de-neige, une spirale négative qui renforce jour après jour la défiance et la contestation.
Pourtant les présidents détestés finissent souvent, avec le temps, par être adulés, même lorsque leur bilan est bien maigre comme celui de Jacques Chirac, appelé cruellement mais justement un « roi fainéant » par un de ses successeurs. Emmanuel Macron connaîtra-t-il le même sort enviable d’un retour en grâce lorsqu’il se sera éloigné de l’arène politique ? Jacques Chirac a sans doute inspiré de la sympathie à cause de sa personnalité chaleureuse. Emmanuel Macron est, lui au contraire, souvent contesté, à cause de sa personnalité et de ses propos jugés parfois provocants. Mais après tout, pour le pays, le plus important n’est pas la personnalité du Président, mais l’action qu’il a menée et les réformes qu’il a conduites. Que penser donc, à mi-mandat, du bilan réformateur de l’actuel président, sans prendre en compte la réforme des retraites dont le sort est encore incertain au moment où j’écris ces lignes?” (…)

(…) “Finalement, l’ensemble de ces réformes dessine bien un programme social-libéral. Social parce que l’objectif est de faciliter l’accès aux dispositifs de l’action publique de ceux qui doivent en être les premiers bénéficiaires et qui en sont souvent exclus. Libéral parce que cette plus grande facilité d’accès est rendue possible par la suppression de rentes, de barrières à l’entrée et parfois simplement de lourdeurs et de complexités administratives. Libéral aussi, ou simplement pragmatique, parce que, dans certaines des réformes menées, le rôle des entreprises dans l’accès à l’emploi et à la formation ou du secteur privé dans le domaine hospitalier, est mieux reconnu et valorisé.
La difficulté politique d’un tel programme est qu’il est difficile à expliquer à l’opinion. Les dispositions sont souvent très techniques et les enjeux institutionnels sont souvent cachés. Les négociateurs qui participent aux débats et aux controverses qui accompagnent ces réformes connaissent ces enjeux cachés (le pouvoir et le financement des organismes paritaires par exemple) mais ne les dévoilent pas parce que c’est la règle du jeu. L’opinion en est donc totalement ignorante tandis que le débat se focalise souvent sur des questions idéologiques très éloignées de ces enjeux institutionnels. Quant aux bénéfices que peuvent en escompter les usagers, ils ne sont pas immédiats.
Ces difficultés rendent peut-être le bilan réformateur d’Emmanuel Macron à mi-mandat peu lisible et difficile à défendre devant l’opinion. Pourtant, même si le succès de chacune de ces réformes n’est pas assuré et devra être évalué, ce bilan paraît conséquent et en en tout cas bien supérieur à ceux des trois présidents au moins qui l’ont précédé”.

(7) José Antonio ZARZALEJOS, “El exorbitante contrato de Iván Redondo o la gran trampa de Pedro Sánchez” a El Confidencial (29-01-20)

(…) “La relación entre Pedro Sánchez e Iván Redondo se parece mucho más a un contrato de delegación de funciones que permite al director del Gabinete intervenir en todos los ministerios y sobre todas las materias, llegando hasta el asesoramiento al jefe del Ejecutivo en “seguridad nacional”. A todo ello se incluye una cláusula de apoderamiento según la cual Iván Redondo “realiza aquellas otras actividades o funciones que le encomiende el presidente del Gobierno”.
Este real decreto era el as en la manga de Pedro Sánchez, porque con su aplicación a través de Redondo neutraliza el Gobierno de coalición con Unidas Podemos y somete a sus ministros, con competencias troceadas, a la condición de meros directores generales de unos departamentos arbitrariamente diseñados con excepción de los llamados ‘de Estado’, en los que también se injiere el director del Gabinete. El gran poder de Redondo es la acumulación de información y conocimiento que se traduce en un poder real de eficacia radical mediante los instrumentos de coordinación, presencia, asistencia y asesoría.
Iván Redondo no es un Rasputín de Sánchez, ni un valido del presidente. Es algo más y distinto: se configura como un ‘alter ego’ del presidente por encima de las vicepresidencias, con unas facultades conferidas por una disposición administrativa que se parece a un contrato de consultoría a lo bestia. Y esa es la naturaleza de la relación entre ambos, profesional: Redondo es el consultor y Sánchez es el cliente. Aquel le diseñó la estrategia que falló tras el 28 de abril y se la rediseñó tras el fracaso del 10-N. El consultor no podía tener mejor cliente: Sánchez quería el poder aun a costa de cabalgar con cualquier contradicción, grande o pequeña, pero estableciendo una urdimbre de facultades a su servicio que le sirven para consumar todas sus ambiciones y, sobre todo, evitar que cualquiera de los ministros de Unidas Podemos (Iglesias incluido), independientes y militantes del PSOE adquieran la más mínima autonomía política o administrativa. Redondo es, además del diseñador de estratagemas, la ‘manu militari’ que Sánchez requiere.
El asunto es de una enorme importancia, porque desplaza el centro de gravedad del poder ejecutivo desde el Consejo de Ministros a la presidencia del Gobierno —no al ministerio de Carmen Calvo sino a los servicios internos de la Moncloa—, sin obligación normativa de someterse a control parlamentario y perpetrando una extralimitación de facultades que justificarían un recurso contencioso administrativo tras estudiar qué instancias estarían legitimadas para interponerlo. Corresponde al presidente del Gobierno, efectivamente, la estructura orgánica de su Gabinete y de la propia presidencia, pero tal competencia debe desempeñarse sin incurrir en desviación de poder ni en fraude del espíritu de la norma que le confiere esos poderes.
Ante este abuso callarán los ministros, socialistas, independientes y coaligados; callará el PSOE, que ha perdido su organicidad en el tránsito de ser un partido a convertirse en una plataforma para sostener al líder, y lo hará mediante la ‘longa manu’ de Redondo, que no es, siquiera, militante socialista. Caminamos decididamente hacia un modelo iliberal homologable a los más sofisticados, pero férreos, de otros países europeos. Esta forma de nepotismo amical es un síntoma inquietante de un hombre disruptivo de los paradigmas democráticos a los que hasta ahora se ha sometido nuestro sistema político. En definitiva, esta disposición administrativa va mucho más allá de la literalidad de sus previsiones y se adentra en un entendimiento del poder que, muy razonablemente, debería alertar, primero, y preocupar (y mucho), inmediatamente después”.

(8) Jordi AMAT, “El bloque reaccionario” a La Vanguardia (26-01-20)

“La conferencia se celebró hace dos semanas en el auditorio de la Mutua Madrileña. En la sala, como viene siendo habitual, no cabía un alfiler. Pablo Casado en primera fila. A su lado, a mano izquierda, Rocío Fagalde –integrante del patronato de la Fundación Villacisneros, la organizadora–, Isabel Díaz Ayuso, Esperanza Aguirre –que en el 2014 ganó el primer premio de la fundación (era la escultura de un toro)– y Ana Botella. Detrás, Alejo Vidal-Quadras. La conferencia, “Una toma de conciencia”, era una sesión más del ciclo Un nuevo Frente Popular . Desde la moción de censura vienen sustanciando la tesis de la existencia de un frente. El planteamiento, que activa el recuerdo de la tragedia, es de combate. Si ­hasta entonces el propósito de las sesiones había sido “el necesario fortalecimiento de España”, desde el 3 de octubre del 2018 reorientaron su tesis con un doble objetivo: establecer un paralelismo con la dinámica fatal que desembocó en la Guerra Civil y afianzar un bloque de oposición nacionalista.
El 13 de enero pasado intervinieron tres ponentes. El historiador Alfonso Bullón de Mendoza, presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, especializado en el carlismo y paradigma del revisionismo neofranquista (como evidencia la serie sobre la guerra Mitos al descubierto emitida en el 2011 por Telemadrid). El segundo era ­Íñigo Gómez-Pineda, presidente de la fundación, que fue registrada en el 2007 y cuyos dos objetivos fundacionales eran la “de­fensa de los valores cristianos de Occidente” y la “difusión de la historia de España como elemento esencial en el desarrollo profe­sional y personal del individuo”. Y el tercero fue Jaime Mayor Oreja, miembro del consejo directivo de la fundación. Su tesis era que España atraviesa una situación crítica y el origen de ese mal es un pacto suscrito por el presidente Rodríguez Zapatero y ETA. El PSOE, interpretado como el causante de la guerra, volvía a ser caracterizado como el responsable principal de la funesta deriva actual. “En aquel momento, pasó del so­cialismo a la revolución; hoy, de la reforma a la ruptura”.
Ante esta amenaza agónica, sostuvo el exministro, debe darse una batalla en múltiples frentes. Uno es político: este núcleo reaccionario, básicamente madrileño, ha reclamado el reagrupamiento de las derechas (allí lo han propuesto también Aguirre o Jiménez Losantos o el ahora eurodiputado Tertsch, otro miembro del consejo directivo). Pero la ofensiva no es sólo política sino total, porque el objetivo es trascendente: salvar la nación tal y como la ha imaginado la tradición reaccionaria, promover los valores asociados a dicha tradición (una de sus obsesiones es la llamada ideología de género) y al mismo tiempo ensalzar el relato que la legitima.
No es casual que la fundación tenga una ambiciosa política de memoria. No sólo por su aplicación Hispania : un juego de preguntas y respuestas de adoctrinamiento dicharachero. No sólo porque apadrinó el manifiesto Por la historia y la libertad (“en España viene perpetrándose un inadmisible y flagrante historicidio desde la aprobación de la mal llamada ley de Memoria Histórica de diciembre de 2007”). No sólo porque el último premio haya recaído en la historiadora María Elvira Roca Barea, cuyo exitoso y mistificador Imperofobia y leyenda negra es un ejemplo perfecto de las batallas culturales que monopolizan nuestra discusión pública. Dicha política de la memoria se concreta, desde sus orígenes, en un apoyo a las víctimas del terrorismo, un apoyo moralmente indiscutible pero en su caso ideológicamente ambiguo: se ha instrumentalizado a favor de una posición en cuyo horizonte no está la reconciliación sino la apropiación del dolor para sedimentar una idea uniformizadora de la nación.
La escultura que recibió Roca Barea se titula Zulo y “pretende reflejar la angustia vivida por quienes fueron secuestrados y torturados por etarras”. Nadie encarna mejor esa angustia que José Antonio Ortega Lara. En el 2015, cuando ya era dirigente de un nuevo partido, dio sus primeras conferencias en la fundación. En el 2017 volvió para identificar las tres alarmas que sufre el país: el separatismo, el islamismo radical y los olvidados por esas dos amenazas. Pero es que antes, en el 2012, precediendo por unos meses a Cayetana Álvarez de Toledo (otra habitual), Santiago Abascal impartió la conferencia “La España de las autonomías”. Fue una impugnación al Estado autonómico y también una invitación a una manifestación que se celebraría bajo la convocatoria “España somos todos”. La lista de firmantes es interesante. Han sido estos círculos de activistas que vienen y van de la política a la opinión, desde sus medios y machacando este polarizador discurso del miedo, quienes han construido el canal más alarmante para la calidad de la democracia: aquel que está permitiendo el tránsito de la base electoral conservadora hacia la amenaza a la libertad que es Vox.
En primera fila, atentamente, escucha Pablo Casado, atrapado en un bloque reaccionario que cuando habla de nación lo hace para que nada cambie y preservar así influencia y poder”.

(9) Oriol BARTOMEUS, “Bienvenidos a la ‘política Instagram’” a Agenda Pública (20-01-20)

(…) “Entre las cohortes crecidas antes de la llegada de la televisión (las nacidas antes de 1960), ésta triplica a cualquier otro medio como fuente de información electoral. En la primera generación catódica (los nacidos entre 1961 y 1975), la televisión duplica a las redes sociales. En las cohortes más recientes, el uso de ambos canales es casi idéntico.
La encuesta del CIS no se detiene ahí y pregunta a través de qué tipo de páginas digitales se informa el elector. Se percibe otra diferencia entre las cohortes: mientras las más antiguas dicen informarse mayoritariamente a través de las webs de los medios de comunicación, las más jóvenes tienden a utilizar más las redes sociales, hasta el punto de que la cohorte de los nacidos a partir de 1996 dice informarse más a través de éstas que por las webs de los medios tradicionales.
Es decir, parecería que el uso de internet para obtener información electoral entre las cohortes mayores respondería a un cambio del medio, pero no del contenido, puesto que usan internet principalmente para informarse a través de los medios de comunicación tradicionales: radios, periódicos y televisiones.
En cambio, entre los más jóvenes el uso de internet no responde sólo a un cambio de soporte (del papel al digital), sino a un cambio en el contenido, puesto que abandonan los medios de comunicación tradicionales por las redes de intercambio de información. En una reciente encuesta sobre el electorado catalán, realizada en noviembre pasado por el Centre d’Estudis d’Opinió, se constataba que Instagram se había convertido en el medio más utilizado para obtener información electoral entre los nacidos a partir de 1996.

Esta cohorte, que en 2019 agrupaba al 6% del censo electoral, va a representar el 22% en una década, según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE), de manera que si se mantiene el ritmo de penetración de las redes sociales como medio de información política, internet se consolidará como la alternativa al dominio de la televisión para el año 2030; es decir, pasado mañana.
Este cambio va a implicar la emergencia de una nueva manera de hacer política y de relacionarse con ella, del mismo modo que la televisión impuso una nueva manera de consumir (y, por tanto, de hacer) política.
Seguramente la nueva política, la política Instagram (o cualquiera que sea en ese momento la aplicación de moda) no suponga un cambio completo de los modos de hacer en este campo, sino una evolución. Algunos elementos de la política televisiva se mantendrán, como el predominio de la imagen, la simplificación de los mensajes o la emotividad por encima de la racionalización. Esto no es nuevo ni fruto de las redes sociales: llegó con la televisión y seguramente permanecerá.
Lo que muy probablemente aporte esta nueva política Instagram va a ser una mayor multiplicación de canales y emisores y una aceleración en la producción y consumo de mensajes. Esto obligará a todos los actores de la arena política (partidos, instituciones y medios tradicionales) a modificar la forma en que comunican, la manera de hacer campañas y de trasladar públicamente políticas. Romperá los equilibrios entre los actores y, probablemente, acabará con la influencia de las televisiones como intermediarios ineludibles para los políticos. Y, muy posiblemente, someterá al elector a un bombardeo continuo de mensajes personalizados de los cuales le será complicado conocer su origen; y no digamos ya su veracidad”.

(10) Josep Maria VALLÈS, “Juicios de Estado” a El País (28-01-20)

(…) “En una síntesis injusta para sus matices, el planteamiento de Sumption puede resumirse en cuatro afirmaciones. Son las disfunciones de las democracias actuales las que encomiendan a la judicatura lo que deberían ser decisiones políticas. Pero la judicatura pocas veces es capaz de dar respuesta satisfactoria cuando aborda dichas cuestiones. El remedio para corregir esta deriva ineficiente no reside en emprender —como a menudo se propone— algunas reformas de carácter legal o constitucional. Solo un mayor compromiso de la ciudadanía con la cosa pública puede rectificar la tendencia a la judicialización de la política, perjudicial para la calidad de la democracia allí donde se produce.
Poca política y demasiado derecho sería un resumen simplificado de sus consideraciones. El declive en la deliberación democrática lleva a que se intente llenar el vacío que deja con un recurso desmedido a la legalidad y a la discusión jurídica. Desmedido porque para Sumption no todos los problemas políticos o morales reclaman una solución legal ni tampoco van a encontrarla en ella. Pese a ello, el hecho es que ha aumentado incesantemente la tendencia a legislar, cosa que critica el autor desde una perspectiva liberal. Junto a otras explicaciones que apunta en el texto, no descarta que la continua y enfática invocación al imperio de la ley no sea “un eufemismo para designar el imperio de los juristas”.
El origen de este movimiento de judicialización radica en la desconfianza que hoy generan en la ciudadanía instituciones como el Parlamento o los partidos. A estas instituciones de la democracia representativa les correspondería en principio una doble tarea: representar la diversidad de intereses y opiniones sobre cada cuestión y al mismo tiempo trabajar para conseguir una salida de compromiso lo más aceptable posible para el mayor número de ciudadanos y sin tener que recurrir exclusivamente a la coacción.
Sin embargo, y por más de una razón, esta doble tarea no se cumple satisfactoriamente. De ahí la desconfianza creciente en los mecanismos ordinarios de la democracia representativa. Se recurre entonces a la demanda de solución judicial para obtener lo que no se ha conseguido en la esfera política. En algunos casos, esta demanda encuentra buena acogida en el estamento judicial que comparte también la pérdida de confianza en los decisores políticos y no se resiste a asumir un papel que no le compete. Con lo cual se erige en un actor político, pero sin responder democráticamente de sus decisiones porque disfruta de la inamovilidad de su posición.
El resultado es que la intervención judicial en contenciosos políticos consigue muy difícilmente el compromiso que debería aproximar posiciones divergentes hacia un terreno común. Porque —siguiendo el argumento de Sumption— el litigio judicial es generalmente un juego de suma cero: hay ganador y hay perdedor. Un resultado poco favorable para obtener suficiente legitimidad y poner fin al litigio planteado.
Esta legalización excesiva y la consiguiente judicialización de la política le parecen al autor una mala solución a la crisis de nuestros sistemas de gobierno. Admite que la ley presupone un tratamiento coherente, racional y rigoroso de las cuestiones. Pero duda mucho de que sea lo adecuado en asuntos de alcance político. “La opacidad, la inconsistencia y la vaguedad pueden ser intelectualmente impuras. Por esta razón desagradan a los juristas. Pero con mucha frecuencia son inseparables del tipo de compromisos que debemos hacer en nuestras sociedades si hemos de convivir en paz”. Una sugerente reflexión para quienes siguen aspirando a que cuestiones políticas de extrema complejidad sean tratadas con la aparente precisión de un artículo de código o de una fórmula matemática”.

(11) Francesc-Marc ÁLVARO, “Vergonya, catarsi, ‘vendetta’” a La Vanguardia (30-01-20)

“Dilluns, la vergonya.
Dimarts, la catarsi.
Dimecres, la vendetta.
Sí, la vendetta. Perquè dilluns el president Torra es va sentir més que traït pels seus socis d’ERC, es va sentir humiliat. Torra versus Torrent, una narrativa pulp , com dels anys trenta, per a consum de criatures. Torra versus Aragonès, el factor humà que recobreix el que sempre hem vist: la competència electoral entre uns i altres. I ahir, mogut per l’orgull ferit, el president custodi –és la seva denominació– va fer un moviment que –paradoxa entre les paradoxes– és el més sensat, com li van recordar els comuns: aprovar pressupostos i, després, convocar elec­cions. A contracor i en el darrer minut, Torra ha hagut de fer política. “Tardis piulastis”, fa la dita. Dilluns, Waterloo va posar-se en mode avió.

L’espectacle de dilluns al Parlament va ser una versió gore d’ Els pastorets , sigui dit amb el màxim respecte per aquells que representen l’obra de Folch i Torres cada Nadal. Per a la parròquia independentista, una jornada que feia vergonya, depressiva i desfibradora, d’aquelles que alimenten la pulsió antipolítica i serveixen per proclamar que els partits “han traït l’ideal”. Alguns brocanters de la il·lusió esperen la seva oportunitat darrere del caïnisme desbocat, insomnes buscant la vibració mística que el torrisme ha esbravat assajant la desobediència improductiva; esperen també darrere de l’enyorança pels tsunamis. Per als catalans en general, dilluns va ser un dia de desgast de les institucions, la pitjor resposta possible a les arbitrarietats de la Junta Electoral Central, tot amanit amb el paperot de Cs, democràcia de barra de bar. Novament, la tecnoestructura –el secretari general de la Cambra catalana– va posar el principi de realitat, el que il·lumina la frontera entre voluntat i possibilitat. Ja es pot dir: el que pitjor ha gestionat l’independentisme –després del temps– és la relació amb els funcionaris de l’autogovern, es diguin aquests Xavier Muro o major Trapero. El judici a l’Audiència Nacional, tan important, ha quedat tapat per l’escuma.
Dimarts, quan les bufetades entre ERC i JxCat encara coïen, va ser el moment de la catarsi. Una catarsi acompanyada de miratge, el d’una república a punt d’estrenar, com va suggerir Turull. Diuen que va ser una treva, però no. La compareixença de diversos dels polítics empresonats a la ­comissió d’investigació del 155 va servir perquè els pilots del procés regalessin una sobrecàrrega d’adrenalina a les mateixes bases sobiranistes que el dia abans van llançar el barret al foc. Segons la fraseologia pujoliana, dilluns no ens vam agradar i dimarts, en canvi, ens vam agradar molt. La muntanya russa emocional. L’adrenalina havia de ser el més pura possible, per això no podia contenir gaire autocrítica: amb matisos, tots els que van comparèixer van aferrar-se al guió d’octubre del 2017, fins i tot Junqueras, que és qui lidera el gir estratègic i l’aterratge en el pragmatisme. Les apel·lacions que alguns van fer a la unitat eren coets que esclaten després de la revetlla. Com renovaran el discurs quan ningú no vol trencar l’encanteri? La campanya pot ser un festival si no són capaços de parlar clar i assumir el risc de la decepció, sense la qual no hi haurà nova perspectiva.
Després d’unes hores d’incertesa, rumors i especulacions, ahir migdia, Torra va solemnitzar l’obvietat, va donar el tret de sortida a la llarga precampanya i, de passada, va manifestar el seu enuig amb els socis. El relat agònic que semblava etern ha degenerat en vendetta . Quan les formes institucionals queden buides de sentit, tot esdevé combustible per al fol­klore i la paròdia. Dolor i glòria, si copiem el títol del darrer film de Pedro Almodóvar. Un altre Pedro, el president del Govern espanyol, es trobarà dijous que ve amb un president de la Generalitat que s’anirà esborrant cada dia que passi, sobretot perquè no repetirà com a candidat. Paradoxa suprema: l’esperat diàleg entre governs el començarà, per la part catalana, una figura que surt de l’escenari i que no comparteix l’estratègia que ha fet possible aquest nou marc. Què pot sortir malament?
Vergonya, catarsi, ven­detta . La gesticulació que es devora a ella mateixa, la re­tòrica que ha perdut el dring i fa soroll de pot. Torra encara parla del mandat de l’1 d’octubre. Dissonàncies cognitives que s’acumulen. Anar i venir dels personatges darrere de no se sap què. Entre el dilluns i el dimarts, l’independentisme va recórrer un estrany camí, presidit per una paraula-fetitxe tan rebregada que es fa servir per descriure una cosa i la seva contrària: dignitat. És un mot que frena debats, assenyala traïdors, menysté complexitats. La dignitat que pot tapar la misèria d’unes hores desafortunades i pot recordar-nos també que, malgrat la repressió policial i judicial de l’Estat, les lluites casolanes desgasten estúpidament aquells que les porten a terme.
Tornar a votar hauria de ser una manera de repensar-nos. Exagero. Se’ns farà llarg fins el dia de les eleccions”.

(12) Roger PALÀ, “Deixeu de mentir-nos” a Crític (27-01-20)

(…) “Deixeu de mentir-nos sobre l’1-O i el retorn de Puigdemont
I si parlem de l’1 d’Octubre i de tot el que va passar… Neoconvergents, deixeu de mentir-nos, també, amb el retorn de Carles Puigdemont. Puigdemont no tornarà de l’exili per entrar al Parlament i prendre possessió del seu càrrec, i tampoc podrà exercir de President per molt que el Parlament decideixi investir-lo a distància. Puigdemont, amb bon criteri i ben assessorat jurídicament, buscarà de totes les formes possibles eludir l’acció de la justícia espanyola, amb totes les estratègies legals al seu abast, i intentarà evitar acabar a la presó com Junqueras.
Tots plegats: deixeu de mentir-nos també sobre el mite de l’1 d’Octubre. L’1-0 va ser un embat a l’Estat sense precedents i que l’independentisme mai hauria somiat fa pocs anys. Va ser, en molts sentits, un moment fundacional: d’aquí a uns anys, mirarem enrere i potser direm que l’independentisme català modern va néixer, de debò, l’1 d’Octubre. Però l’1-O no va ser un referèndum que habilités el Parlament per proclamar la independència. No és possible la independència unilateral amb un 43% de participació del cens electoral. No és possible fer-ho amb aquesta base social i amb un Estat en contra. No és possible fer-ho si els Mossos d’Esquadra fins i tot tenien un pla per detenir el president. En un altre context, potser ho seria. Ara no.
Per tot això, independentistes: si de debò aspireu a assolir la independència algun dia, deixeu de mentir-nos. Deixeu de tractar-nos com a menors d’edat. Deixeu que afrontem com a ciutadans adults les limitacions i contradiccions del projecte sobiranista. Deixeu de dir-nos que ho tenim a tocar. Deixeu de fer-nos creure que els del vostre partit, entitat o col·lectiu és el més pur, autèntic i combatiu. Deixeu de basar la vostra política a furgar en les contradiccions dels altres independentistes. Deixeu d’intentar fer-nos creure que vosaltres sí que prioritzeu la unitat i no feu partidisme, quan és evident que no és veritat. Deixeu de basar el vostre discurs en el fet que l’Estat espanyol sempre serà pitjor que qualsevol alternativa que pugueu oferir-nos.
Deixeu d’alimentar el populisme de la dreta ‘indepe’
Però sobretot, deixeu de mentir-nos perquè a base de mentides l’únic que feu és alimentar el populisme. El discurs de l’independentisme màgic, un cop es contrasta amb la realitat, es desfà com un terròs de sucre. I això només fa que donar ales a la dreta independentista, que existeix de veritat, i que pot acabar recollint els fruits de les vostres fal·làcies. Una dreta reaccionaria i carca que es vesteix de liberal, moderna, trencadora i disruptiva, que té presència als mitjans i a les xarxes, i que fermenta en les vostres mentides. I per lluitar contra la dreta no hi ha dreceres ni camins fàcils: fan falta més dosis de veritat, encara que la vacuna de vegades faci mal.
És cert: el discurs de gran part de l’independentisme ha evolucionat durant els últims anys. Amb major o menor mesura i amb més o menys èxit, hi ha persones de tots els espais polítics que han fet autocrítica. En alguns casos, les pròpies organitzacions han fet processos d’anàlisi molt rellevants. Alguns en diuen pragmatisme, d’altres realisme. És un exercici imprescindible, però encara no prou estès. Cal més pensament. Més cervells pensant. Més discursos que fugin del tòpic i el recurs a l’èpica fàcil.
Així doncs, us ho implorem: deixeu de mentir-nos. I si voleu, fem eleccions. O aprovem els pressupostos i fem eleccions. O no fem eleccions! N’hem fet tantes que no vindrà d’unes més. Però sobretot, si de debò aspireu algun dia a veure una República catalana, deixeu de mentir-nos. Perquè cap projecte que valgui la pena pot fundar-se sobre la mentida ni l’autoengany”.

(13) Narcís PRAT, “Después del temporal” a El Periódico (24-01-20)

(…) “Se califica el evento de “suceso extraordinario” sugiriendo que esto es algo que no pasará en los próximos años. Esto es falso. Un episodio como este se podría repetir en la costa mediterránea en pocos meses o el próximo año. Cuando se dice que algo es “extraordinario” es porque con los datos que tenemos la probabilidad de que esto ocurra de nuevo es muy baja. Pero en el futuro seguirá aumentando la temperatura, el clima cambiará, las tormentas como ‘Gloria’ pueden hacerse más frecuentes y también más intensas, el cambio climático está aquí para quedarse. ¿Cómo responderemos a este reto?
“Somos una especie poderosa, seguro que nos adaptaremos”. ¿Seguro? Si tenemos uno o más ‘Glorias’ cada año, ¿tendremos los medios para protegernos y el dinero suficiente como para recuperarnos? Por más que pongamos más bomberos, guardias urbanos y otros profesionales no podremos controlar los embates de los futuros temporales. Sus efectos se verán magnificados por nuestro modelo económico del “siempre más”, lo importante es que crezca el PIB, con esto ya arreglaremos los desperfectos.
Se requiere un cambio en la manera como ordenamos el territorio, dónde ponemos las urbanizaciones, cómo diseñamos los puentes de ferrocarriles y carreteras y qué tipo de agricultura queremos. Tenemos que sacar nuestras infraestructuras y viviendas del territorio del río, buscar otro modelo de conservación de la costa, cambiar nuestra agricultura por otros modelos más sostenibles. Si un puente se cae no es por culpa del río que baja sucio, es porque alguien lo diseñó mal. El río no es solo agua, en crecida siempre llevará troncos cañas, piedras y fango. La culpa es del puente no del río.
¿Cómo cambiamos?
Lo mismo se aplica a la línea de la costa, el mar sube de nivel, no llega suficiente arena al mar, protegemos las costas con diques y piedras, construimos en zonas inundables. Tenemos miles de kilómetros de paseos marítimos que van a seguir destruyéndose en cada nuevo temporal. ¿Qué haremos ahora? ¿Los reconstruimos para que los destruya el próximo temporal “extraordinario”? Tenemos joyas de la corona como el delta del Ebro o el mar Muerto que pueden llegar a desaparecer. ¿Seguiremos como hasta ahora? ¿Pretendemos destruir la costa Brava con más chalets?
Después del temporal oiremos de nuevo a los que quieren solucionar los problemas causados de “forma rápida y definitiva”, airadas voces de alcaldes exigiendo a los políticos soluciones. Los responsables políticos se acusarán unos a otros de no hacer las inversiones millonarias que se necesitan para proteger a las personas, bienes y medioambiente (por este orden).
Si un puente se cae no es por culpa del río que baja sucio, es porque alguien lo diseñó mal
Si les hacemos caso iremos directos al desastre. Necesitamos otra manera de convivir con la naturaleza. Y la tenemos. Por ejemplo, sabemos qué hay que hacer en el delta del Ebro: sacar los sedimentos de los embalses y regenerar las playas de forma natural. Tenemos incluso los presupuestos para hacerlo. ¿Por qué no se hace? Porque es incompatible con tener más regadíos en la cuenca del Ebro, reducir al mínimo su caudal ambiental o maximizar la producción hidroeléctrica como objetivo. Alguien tiene que cambiar el Plan de Cuenca del Ebro, que imposibilita que se puedan trasladar los sedimentos de los embalses al delta (lo podemos aplicar al Júcar, al Segura y muchos otros ríos).

Pero, aunque cambiemos nuestra manera de ordenar el territorio, el cambio climático puede que haga imposible esta recuperación. Hay que cambiar la economía del carbono por otra que disminuya de forma drástica la concentración de CO2 en la atmosfera. No hacer nada o poco puede llevarnos a un punto de no retorno, de cambio definitivo del clima en la mayoría de rincones de la Tierra. Sin descarbonización no hay manera de impedir que tengamos más temporales como el ‘Gloria’ y más frecuentes.
¿Cómo cambiamos? La próxima vez que votemos pensemos en estas prioridades y no en la simplicidad de los argumentos de aquellos que quieren dividirnos en buenos y malos. Si no cambiamos, todos seremos los malos de la película. Exijamos a nuestros políticos y gestores un cambio radical en las políticas económicas”.

(14) Marc ARZA, “Josep Pla y Vicens Vives, Cataluña frente al Minotauro” a Conversaciones sobre la Historia (25-01-20)

(…) Dirigir España, cambiar España
Era necesario minimizar los contrastes históricos que Vicens señalaba en sus libros y que Pla diagnosticaba en sus escritos para evitar que continuaran haciendo imposible la estabilidad política, la modernización del país y, en última instancia, la libre expresión catalana en todos los campos. El historiador se sentía responsable, en parte, por la posición central que ocupaba en el diálogo entre las Españas de su tiempo. Así lo escribió en 1959: «La meva posició és clara, em considero l’únic fil autèntic entre Barcelona i Madrid» (Gatell 2012; 491). De hecho la dedicatoria inicial de Notícia de Catalunya, «als catalans i als altres pobles d’Espanya» (Vicens 2012; 7), explica, ya desde el inicio, que el libro se piensa y escribe como una herramienta de reflexión catalana pero, también, como una herramienta de diálogo español.
Resulta interesante releer algunos de los artículos que Jaume Vicens Vives en el semanario Destino en los que, ya a mediados de los años cincuenta, reclamaba la intervención catalana en la España meridional. Una “Reconquista que lleve de norte a sur el hálito de la inteligencia, la comprensión de hermanos, el auxilio de nuestros capital es, el interés de nuestros técnicos, la dedicación de nuestros pedagogos“ (Vives 2011; 204). La reclamación de una alianza de las periferias ante el Estado que Castilla se había apropiado, en parte, gracias a la falta de voluntad i acierto político de Cataluña. «Ese gran movimiento, tan esperado, que convierta realmente la periferia en eje de España, teniendo a un lado a nuestra industria y a nuestra inteligencia» (ídem).
Unas opiniones que Vicens y otros colaboradores políticos reafirmaran en 1956 con la redacción del manifiesto de l’Aliança pel Redreç de Catalunya que en su punto 4 afirmaba:
La missió de Catalunya, entitat nacional autèntica, es compleix en el si d’Europa. Però no renuncia a la tasca que li correspon en la perfecció d’Espanya» (íbid.; 574). Unas páginas más tarde, en el punto 14 se insistía con una referencia directa al compromiso catalán con el sur de España: «Catalunya reclama el desvetllament econòmic del sud d’Espanya. Disposada a fer un esforç col·lectiu, reclama que els diners que s’inverteixen estèrilment en l’exteriorització urbanística de Madrid, siguin aplicats urgentment a la millora de les condicions del camp d’Andalusia i Extremadura (íbid.; 576).
Para Vicens Vives la implicación catalana en la política española no era una opción sino una obligación. Una responsabilidad inelubible. Vicens consideraba que España necesitaba la aportación catalana y que, sin ella, el Estado nunca encontraría el equilibrio. Hasta el punto de llegar a considerar, reflexionando sobre la actitud hispánica de los catalanes en Notícia de Catalunya, que la crisis de octubre de 1934 y la Guerra Civil fueron fruto, en buena manera, de la ausencia de una auténtica participación catalana en el gobierno del Estado.
“… les posicions revolucionàries d’octubre del 34 i del juliol del 36 (…). En ambdues ocasions, els catalans deixàrem de donar testimoni de la nostra responsabilitat envers els altres pobles d’Espanya, de la nostra maduresa per a fer-los acceptar els camins que els indicàvem des de 1901 (Vicens 2012; 211).
Vicens será un apóstol de la misión hispánica de Cataluña.
Conclusión
Josep Pla y Jaume Vicens Vives tuvieron una relación intensa de marcado carácter político desde finales de los años cuarenta hasta la muerte prematura de Vicens en 1960. Una relación que enriqueció la obra intelectual de ambos pero que iba más allá de la teoría y la reflexión. Juntos participaron en la reflexión de posguerra que elaboró el catalanismo y contribuyeron a algunas de sus conclusiones principales. La necesidad de formar una nueva élite política que retomará a la senda de la generación de 1901. Una generación que aprendiese a gobernar y reconciliara el país con una idea sana de la autoridad. Una generación que cultivase el seny y supiese ahuyentar la rauxa. Una generación que se implicase a fondo en la misión hispánica de Cataluña.
Jaume Vicens tuvo un papel central en la formación de esa élite. Basta decir que los tres principales candidatos a la Presidencia de la Generalitat en 1980, veinte años después de su muerte, eran tres hombres sobre los que había ejercido una fuerte influencia. En perspectiva puede decirse que aquella élite, la generación de 1980, supo desarrollar de forma extraordinaria durante veinticinco años la labor para la que se la había formado”.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada