FOCUS PRESS 175

 

A Diana Garrigosa, en el record

Aquestes notes setmanals sobre l’actualitat estan avui  impregnades d’un ànim conmogut per la mort inesperada de Diana Garrigosa, “la protectora d’un projecte i d’una legítima ambició”,  en paraules d’Enric Juliana. Sobre ella s’han escrit aquests dies pàgines evocadores, com les de Jaume Badia, Margarita Obiols o Antoni Puigverd, que ha escrit: “Quina herència moral que deixa, aquesta parella! Sigui en la vivència sòbria de l’èxit, sigui enmig de les ombres funestes de la malaltia, el seu exemple refulgeix com un raig de sol consolador enmig dels foscos aiguamolls de la política actual“.

* * * * *

L’epidèmia del coronavirus és un fenomen que permet copsar en viu el funcionament del món globalitzat. La seva evolució pot seguir-se gairebé al minut a través d’eines infogràfiques que van actualitzant la informació que es publica, com la que ofereix el diari South China Morning Post. Sembla inevitable que es produeixi un gap entre l’abast real de l’epidèmia i la seva percepció social, intermediada pels mitjans de comunicació i les xarxes socials, provocant distorsions amb efectes col·laterals imprevisibles i, sovint, indesitjables. Un exemple ben pròxim el tenim en la cancel·lació del Mobile World Congress a Barcelona (Antoni Trilla, Jordi Mercader, Jordi Alberich). Un dels efectes indesitjables són les manifestacions de sinofòbia que es detecten arreu (Eva Borreguero, Mar Calpena).

També és rellevant tot el que afecta a l’eficàcia de la cooperació internacional per aturar l’epidèmia (Andreu Claret) i, especialment, la prova que representa per al sistema polític xinès, per la seva eficàcia i legitimitat (Víctor Lapuente, Kevin Rudd , Xiao Qiang [1],  François Godement, Elizabeth Economy) … I més enllà planteja la qüestió de l´ús de les noves tecnologies de control social (James G.Hodge Jr/ Leila Barraza).

El risc global en que se ha convertit aquesta epidèmia s’ha de posar en el context dels principals riscos geopolítics del 2020, dels que la revista Time n’ha seleccionat els que considera els 10 principals: els Estats Units de Trump, el gran desacoblament tecnològic entre els Estats Units i Xina, la rivalitat Estats Units/Xina, la desregulació de les grans empreses multinacionals, la Índia de Modi, l’opció geopolítica de la Unió Europea, la governança de la crisi climàtica, la crisi crònica de l’Orient Mitjà, el malestar a l’Amèrica Llatina i la Turquia d’Erdogan.

Altres qüestions globals són de permanent actualitat, singularment tot el que afecta la transició energètica, com apunta Jordi Sevilla i explica amb claredat pedagògica Mariano Marzo en dibuixar quatre escenaris possibles: un gran pacte verd global, una disrupció tecnològica, el nacionalisme “brut” i la desorientació.

Als Estats Units, un Donald Trump eufòric després d’haver superat l’impeachment encara l’elecció presidencial de novembre amb el vent favorable d’una situació econòmica positiva, més convençut que mai que la seva manera de fer política és guanyadora, i amb un Partit Republicà rendit als seus peus (Francisco G.Basterra). Per això és destacable el coratge mostrat per Mitt Romney en defensar en solitari i contracorrent els valors cívics de la República Americana (Maria Ramírez) [2], amb unes institucions judicials i legislatives neutralitzades fins al punt de posar en risc tot el sistema democràtic (Elizabeth Drew, Lluís Bassets).

Mentre, les primàries demòcrates prossegueixen sense que cap dels candidats aixequi entusiasme (Fareed Zakaria), massa condicionats per l’ombra de la nostàgia d’Obama (David Axelrod). Després de New Hampshire, les enquestes, les apostes, els mercats de predicció i les estimacions de Nate Silver coincideixen en assenyalar Bernie Sanders (Uri Friedman) com a favorit, mentre que Joe Biden (Roger Senserrich)  i Elizabeth Warren es desinflen i apareixen amb possibilitats Pete Buttigieg (Amanda Mars) i Michael Bloomberg. En el fons a les primàries es decideix entre dues posicions estratègiques i de valors que, a més de tenir en compte l’elegibilitat d’un candidat o candidata, implica determinar l’orientació futura de l’esquerra nordamericana (Víctor Lapuente) [3] amb repercussions per a totes les esquerres mundials (Sheri Berman).

La consumació del Brexit està tenint un impacte important en el debat sobre el futur de la Unió Europea, començant per la definició de la seva política exterior, de la seva ambició (Josep Borrell [4],  Robert Malley), de la seva estratègia de defensa (Jesús A. Núñez Villaverde) -amb l’ambició francesa de constituir-se en el seu principal referent (Nacho Alarcón)- o dels termes de la  seva relació amb els Estats Units i amb Xina (George Soros). I seguint per la seva estratègia econòmica (Raymond Torres, Xavier Vidal-Folch), particularment pel que fa a la transició digital (Justin Nogarede).

Davant d’aquestes qüestions essencials i de la negociació de la nova relació entre el Regne Unit i la Unió (Lluís Bassets, Arman Basurto) no serà fàcil mantenir la necessària unitat. Nacho Alarcón descriu la recomposició de la correlació de forces dins de la Unió, en el que denomina les noves tribus, amb el tradicional eix franco-alemany (França, Alemanya, Bèlgica i Luxemburg), els nous hanseàtics (Dinamarca, Països Baixos, Suècia, Finlàndia, Lituània, Estònia, Letònia i Irlanda) i el grup de Visegrad (Polònia, Txèquia, Eslovàquia i Hongria), amb la resta de països sense una posició definida. En aquest context és significatiu l’anunci del govern espanyol de desmarcar-se de l’eix franco-alemany (Bernardo de Miguel, entrevista a Arancha Gonzalez Laya), rebut amb una dura crítica de Juan Luis Cebrián.

L’afebliment del que ha sigut fins ara la columna vertebral de la Unió és manifesta en la crisi interna de la democràcia cristiana alemanya arran de la decisió de compartir amb l’extrema dreta el suport al nou president liberal del land de Turingia (Franco delle Donne, Fernando d’Aniello). Una crisi amb greus repercussions internes (Lluís Foix) que ha obligat a Angela Merkel ha reiterar les línies vermelles en relació a l’extrema dreta (Máriam Martínez-Bascuñán, entrevista a Wolfgang Schäuble) i ha provocat la dimissió  de la seva successora al front de la CDU, Annegret Kramp-Karrenbauer (Ramón González Férriz, Ana Carbajosa, Diego Íñiguez).

Però també una crisi  amb repercussions d’àmbit europeu (editorial de La Vanguardia,  Franco delle Donne), que ens remet a la gran confrontació entre les democràcies liberals i les il·liberals, entre europeistes i nacionalpopulistes (Esteban González Pons) i que afecta en primer lloc als populars europeus que han de triar entre les seves arrels demòcratacristianes i la driva il·liberal (Jan-Werner Müller) [5] … Un dilema que a Espanya interpel·la  de ple al Partit Popular i la seva relació amb Vox (Fernando Vallespín, Estefanía Molina).

Si l’afebliment de la CDU i de la influència d’Angela Merkel és un factor d’erosió de l’eix franco-europeu, també ho és la situació d’Emnanuel Macron a França, que afronta unes eleccions municipals sense bones perspectives pels seus candidats (Eusebio Val) i amb una defecció important dels electors d’esquerres que van votar-lo a les presidencials (Sylvain Courage).

Per entendre millor la base social i terrirorial del malestar europeu que nodreix l’euroescepticisme i el replegament nacionalista, Agenda Pública divulga el magnífic estudi que cartografia el descontentament a partir de l’anàlisi del comportament electoral de 63.000 districtes electorals de tota la Unió (Lewis Dijkstra/Hugo Poelman/Andrés Rodríguez-Pose) [6].

Tornant per un moment als efectes del Brexit, cal retenir la possible reorientació de l’estratègia independentista de l’Scottish National Party (Anthony Salamone), així com l’augment de la pressió per la reunificació irlandesa després de les eleccions a Irlanda, amb un èxit notable del Sinn Féin que ha trencat el tradicional bipartidisme de l’illa (Xavier Vidal-Folch, Ignacio Molina, Joan Tapia).

A Espanya assistim a una lluita oberta per imposar els temes de l’agenda política. El Govern s’esforça en donar una imatge de cohesió enfront dels dubtes que suscita la dificultat de coordinar una estructura tan àmplia i dispersa i els recels sobre la concentració de competències en el director del Gabinet de la Presidència del Govern (Juan Carlos Merino).

El Govern sembla sentir-se còmode en el camp de les batalles culturals (Eduardo Madina) [7], amb iniciatives de gran envergadura com la llei per legalitzar l’eutanàsia (Ignacio Escolar, Javier Pérez Royo), amb la seguretat de comptar amb un ampli consens social (editorial de El País), mentre que el Partit Popular (i Vox) es mostra incapaç d’argumentar amb solidesa ètica la seva oposició (Josep Ramoneda, José Antonio Zarzalejos, Miguel Ángel Quintana). Molt més discutible és la proposta de considerar l’apologia del franquisme com un delicte, tenint en compte el caràcter no militant de la Constitució espanyola (Manuel Cancio).

Però, la realitat imposa altres temes com el malestar de l’Espanya rural, oblidada des de l’Espanya urbana (Daniel Gascón) i que té en la protesta agrària d’aquests dies (José María Sumpsi) un embrió de constestació de conseqüències polítiques imprevisibles.

En la lluita per la distribució del poder polític a Espanya, simplificada en la competició entre les elits de Madrid i Barcelona (Esteban Hernández, Carlos Sánchez), potser caldrà afegir-hi l’Espanya interior com un nou actor a tenir en compte (Enric Juliana) [8].

Al mateix temps, el diàleg entre els governs espanyol i català segueix sent el principal tema de l’agenda política de la legislatura, amb el primer pas de l’entrevista entre els presidents Sánchez i Torra, superada amb menys entrebancs dels temuts (editorials de política&prosa, La Vanguardia, El País, Ara). Un primer pas que no amaga la desconfiança mútua (Josep Ramoneda)  i la  distància abismal entre les posicions de partida (José Antonio Zarzalejos, Isabel Garcia Pagan),  la divisió dins de l’independentisme, l’oposició radical de les dretes espanyoles i els recels de l’opinió pública. Sobre la virtualitat democràtica del diàleg i la qüestió de fons de la sobirania, són destacables els articles d’Albert Branchadell i Xosé M.Núñez Seixas [9]. A retenir de l’agenda de propostes presentada pel Govern central (Eduardo Magallón), les relatives a la cocapitalitat de Barcelona (Jordi Amat [10],  Miquel Molina, Joan Coscubiela).

En aquest marc s’han de situar les eleccions previstes per al 2020 (Enric Juliana), les de Galícia (Xosé Hermida) i el País Basc (Luis R.Aizpeolea, José Antonio Zarzalejos) avançades al 5 d’abril per fugir del contacte amb el conflicte política català (Jordi Amat) …  ; i  lògicament les de Catalunya amb un calendari incert. En les primeres estimacions de Kiko Llaneras, el PNV és el favorit al País Basc, amb possibilitats de consolidar una majoria estable amb el PSE; més compromesa és la situació del PP a Galícia, sobre la que Ignacio Varela fa un paral·lelisme amb l’avançament electoral de Susana Díaz a Andalusia.

Pel que fa a les eleccions catalanes (Jordi Juan), les primeres enquestes (GAD3, estimació de Kiko Llaneras), tot i que encara no són prou consistents, preveuen el manteniment de la correlació de forces entre blocs, però amb alteracions significatives com el daltabaix de Ciutadans en favor de PSC, l’abstenció,  PP i Vox , o la victòria d’ERC per davant de JxC. Es podria donar la paradoxa que amb una opinió pública menys procliu a l’independentisme unilateral el conjunt de les forces independentistes superés per primer cop la barrera del 50% en cas de produir-se un descens de la participació (Francesc-Marc Álvaro). D’altra banda persisteix la incògnita sobre el possible efecte d’una candidatura catalanista no independentista (Fèlix Riera), en la línia del que defensen Marta Pascal o Santi Vila en els llibres que tot just acaben de publicar.

Del que no hi massa dubtes és que la el període preelectoral i la campanya registraran un dur enfrontament entre ERC i el puigdemontisme (Oriol March), en el que el fantasma d’un tripartit d’esquerres serà utilitzat contra els republicans (Oriol Bartomeus, Francesc-Marc Álvaro), malgrat que la distància política i emocional entre ERC i el PSC sembla insalvable (Manel Manchón, entrevista a Gabriel Rufián). També s’especula amb un escenari postelectoral d’un bipartit d’esquerres amb   ERC i els Comuns i el suport extern d’una altra força d’esquerres (Roger Palà).

Mentre, s’ha iniciat la tramitació dels pressupostos de la Generalitat que serien el primer senyal rellevant d’activitat del govern Torra, que ha arribat a un récord de valoració negativa (Paola Lo Cascio). Sobre Torra, veure el perfil del personatge publicat per Xavier Vidal-Folch.

D’entre les continues aportacions a la interpretació del procés independentista, destaquem aquesta setmana les de Luis Arroyo [11], que segueix la pauta del llibre de Fintan O’Toole sobre el Brexit,  i la fàbula de J.H.H.Weiler, el gran constitucionalista europeista. També són d’interès les llargues entrevistes a Oriol Bartomeus i Josep Maria Sala.

Per acabar, dos articles de fons:

Daniel Innerarity fixa la mirada en el nou camp de batalla configurat per l’enfrontament entre els tipus de poder i de valors associats als homes i a les dones.

Branko Milanovic [12] analitza les vies per superar el capitalisme, un debat molt viu a tot l’Occident, mentre paradoxalment  el capitalisme global gaudeix de molt bona salut.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Xiao QIANG, “De cómo la “controlcracia” de Xi Jinping perdió el control” a Project Syndicate (10-02-20)

(…) “Por primera vez desde que llegase al poder, la maquinaria de censura de alta tecnología de Xi se encuentra con una intensa resistencia de millones de usuarios chinos de la Internet. La controlcracia está siendo sometida a prueba. Sin embargo, lo más probable es que la epidemia se usará para justificar una vigilancia y control todavía más estrictos.
Xi es un dictador descarado. Pero su dictadura está lejos de ser “perfecta”. Su necesidad obsesiva de controlar la información ha privado a los ciudadanos chinos de su derecho a saber lo que ocurre en sus comunidades, y potencialmente dentro de sus propios cuerpos.
Al 9 de febrero, el brote ya había matado a 900 personas e infectado a otras 40.000 en 25 países. Con todas sus tecnologías digitales avanzadas y su extraordinario poder económico y militar, China está siendo gobernada como si fuera una autocracia premoderna. El pueblo chino se merece algo mejor. Por desgracia, ellos y el resto del mundo seguirán pagando un alto precio por el despotismo hi-tech de Xi”.

(2) María RAMÍREZ, “La decisión correcta” a eldiario.es (7-02-20)

(…) La sorpresa de Romney es un ejemplo para cargos públicos, periodistas y otras personas con una responsabilidad cívica en todo el mundo. Con la voz a ratos temblorosa, despacio y casi sin levantar la vista de su papel, dijo que la presión de Trump al presidente de Ucrania para que investigara a su rival político y su decisión de retrasar la ayuda militar para sus intereses personales “fue un asalto flagrante a nuestros derechos electorales, nuestra seguridad nacional y nuestros valores fundamentales”. “Corromper unas elecciones para quedarte en el puesto es tal vez la violación más insultante y destructiva del juramento del cargo que puedo imaginar”, dijo.
Romney justificó su decisión por su fe mormona -de la que apenas habló cuando se presentó a la Casa Blanca en 2012 por miedo a los prejuicios de los votantes contra esta religión minoritaria-, su responsabilidad frente a sus hijos y sus nietos y la misión fundadora del país.
Es fácil ser cínico y tratar de buscar un cálculo político en su acción inédita en la historia -ningún senador había votado hasta ahora a favor del impeachment del presidente de su propio partido-. Romney tenía poco que perder porque su escaño no se renueva hasta 2024, disfruta de apoyo en su comunidad en Utah, es millonario y podría vivir alejado de la política. También tenía poco que ganar porque la mayoría de la base republicana está ahora contra él, sus colegas le están dando la espalda, el presidente en persona dirige a la masa de furiosos que le amenazan dentro y fuera de Twitter y si tuviera alguna intención de presentarse dentro de cuatro años, a los 76, cuesta ver cómo esto le puede ayudar en unas primarias republicanas. Los demócratas que estos días alababan su coraje no coinciden con sus posiciones ideológicas y nunca lo harán, con lo que tampoco tendrá aliados en ese lado. Romney recordó que había votado a favor de las decisiones de Trump el 80% del tiempo en el Senado.
Una alternativa al cinismo es pensar que se trata de un caso raro en que alguien actúa más allá de sus prejuicios ideológicos y sus intereses personales inmediatos y toma la decisión correcta sólo porque su conciencia le dice que debe tomar esa decisión. Alguien que cree que ser fiel al equipo sacrificando los principios más básicos es, en realidad, traicionarlo.
La falsa y ciega fidelidad no sólo sucede en los partidos políticos. También en los medios, de opinión crecientemente uniforme y a veces cerrados en una actitud a la defensiva, y en muchas empresas de sectores cambiantes y cuestionados.
En los gobiernos, en los parlamentos, en las redacciones, en las empresas hacen falta personas menos dogmáticas para tomar decisiones no siempre fáciles, no siempre claras. Los eslóganes partidistas pueden valer para la rutina, pero suelen ser insuficientes cuando algo importa de verdad.
Un acto de coraje es más fácil cuando eres un senador millonario con una familia amplia y vives en un país que, pese a su locura, sus trols y su tendencia histórica a la conspiración, se canta a sí mismo en su himno nacional como “el hogar de los valientes”. Prefiero pensar que de verdad es ese hogar de los valientes. Y no sólo para él”.

(3) Víctor LAPUENTE, “La guerra por el alma de la izquierda” a Piedras de Papel (11-02-20)

(…) Y, básicamente, las primarias Demócratas son un choque entre dos formas distintas, antitéticas, de hacer política progresista: la radical y la reformista. Radical es, sobre todo, Bernie Sanders y, en menor medida, Elizabeth Warren. Y reformistas son Pete Buttigieg y Joe Biden – amén de Michael Bloomberg, que no se presenta en las primarias de enero-febrero y se reserva para el “supermartes” el 3 de marzo, cuando 15 estados decidirán su candidato –. Radicales y reformistas difieren en políticas públicas concretas. Pero, sobre todo, en la meta de una política de izquierdas en tiempos de digitalización, estagnación económica y desigualdad.
Los radicales quieren refundar tanto el sector público como el privado. En el público, quieren nacionalizar las prestaciones sanitarias básicas. Reemplazar el actual sistema, que aunque sea heredado de Obama, mantiene una lógica privada, por un sistema como el nuestro: que el Estado sea el pagador único de los servicios sanitarios básico. Esto no suena a radical en Europa, pero en EEUU es considerado por muchos como toda una revolución socialista, porque la sanidad representa un porcentaje muy elevado del PIB. En el sector privado, Sanders y Warren también quieren un cambio de raíz: forzar a las empresas a dar poder a los trabajadores. Sanders propone que las grandes corporaciones den un 20% de sus acciones y un 45% de los asientos en los consejos de administración a los trabajadores. Warren sugiere un porcentaje menor, un 40% de los puestos en los consejos de las empresas, pero, aun así, es un giro muy notable en relación a las medidas más modestas del trío B (Buttigieg, Biden y Bloomberg). Estos, en palabras de la politóloga Sheri Berman, proponen políticas que encajan más con la social democracia europea que con el socialismo democrático de Sanders.
¿Qué izquierda es mejor, la cara B o la cara auténticamente progresista? La respuesta tiene dos partes, que corresponden con los dos dilemas de la izquierda contemporánea: el estratégico y el moral.
Desde el punto de vista estratégico, ¿qué izquierda motiva más a los simpatizantes del partido? En principio, parece que los radicales parten con ventaja. Uno de las explicaciones más recurrentes del éxito de Trump es que los Demócratas no tenían un candidato que jugara su mismo juego (relativamente sucio), e intentara movilizar a las bases con un lenguaje áspero. Pero, como mínimo, los estudios preliminares de voto en los caucus de Iowa no confirman esta hipótesis: no ha habido una movilización particularmente alta de los jóvenes y los desconectados con el partido Demócrata. Además, el análisis de los resultados de las elecciones americanas durante varios años indica que los candidatos radicales son peores que los moderados porque, aunque movilicen más a sus militantes, también excitan en demasía a las de los adversarios políticos. Las elecciones mid-term de 2018 fueron ganadas por los Demócratas porque confiaron en candidatos centristas que fueron capaces de seducir a votantes que, en su momento, se habían inclinado por los republicanos. Este electorado es clave para los estados decisivos en la contienda presidencial de este noviembre.
Ese es un argumento poderoso a favor de los candidatos reformistas. Pero eso no quiere decir que los radicales no tengan ninguna premisa a su favor: Trump ganó no porque tuviera las mejores propuestas, sino porque la batalla electoral se dirimió en el terreno de juego que él decidió (como el muro con México, la corrupción de las élites políticas, el feminismo supuestamente radical, etc..). Con lo que, los demócratas necesitan un “Trump de izquierdas”, que resitúe la batalla en el campo donde los Demócratas se encuentran más cómodos: sobre todo, la desigualdad socioeconómica. El corolario sería pues que los Demócratas deberían elegir un candidato moderado pero, hasta entonces, deberían dar la máxima voz posible a los candidatos que proponen reformas más radicales, aprovechándose de su capacidad para centrar los temas de debate.
Esto nos lleva al aspecto menos discutido, pero más relevante para la política americana (y de las democracias contemporáneas) a largo plazo: la dimensión moral de hacer campañas radicales o reformistas. Nuestras sociedades se han tribalizado, fragmentado en bandos cada día más irreconciliables. Esta “criba social” (social sorting) es la enfermedad colectiva de nuestro tiempo. Lo vemos en Cataluña de forma muy palpable, pero también en otras partes de España.
En el caso de EEUU la polarización ha conllevado incluso una segregación territorial de los votantes – aunque no es algo muy distinto a lo que crecientemente vemos en España: cada autonomía, cada provincia incluso, parecer ser “de un partido” (o tribu). En 1970, apenas un 25% de los americanos vivían en distritos electorales “muy rojos” o “muy azules”, lugares donde o bien los Republicanos a los Demócratas ganaban por más de 20 puntos las elecciones. Ahora, ese porcentaje es del 65%. Dentro de esos ghettos políticos, la hostilidad hacia el partido rival crece, con cuatro de cada diez votantes que creen que los simpatizantes del partido opuesto son malvados.
Ese es el problema fundamental de la sociedad americana. Es por eso que, más allá de qué candidato demócrata sea estratégicamente el mejor para derrotar a Trump, haya que preguntarse qué candidato está mejor preparado para intentar frenar, o incluso revertir, la creciente tribalización de EEUU. Los Demócratas en particular, y todos los americanos en general, necesitan un nuevo Obama. ¿Quizás Pete Buttigieg?
Esta fractura se reproduce en muchas otras democracias. Por ejemplo, entre partidarios y detractores de la ruptura con la UE en el Reino Unido, o liberales laicos contra ultraderechistas religiosos en Francia, Polonia o Hungría, sin olvidar las divisorias creadas por Jair Bolsonaro en Brasil, Narendra Modi en India o Rodrigo Duterte en Filipinas. Y en España no estamos al margen, con nuestros Ebros entre la izquierda y la derecha, y los constitucionalistas e independentistas en Cataluña.
Este objetivo moral de calmar los ánimos nacionales debería ser también una meta del nuevo gobierno español”.

(4) Josep BORRELL, “Ejercer el poder europeo” a El País (8-02-20)

(…) “¿Cómo afronta Europa este nuevo mundo? Muchos aseguran que la política exterior de la UE nunca tendrá éxito porque Europa es demasiado débil y está demasiado dividida. Es ciertamente innegable que, si los Estados miembros no están de acuerdo con las líneas de actuación fundamentales, nuestra credibilidad colectiva se resiente. A veces solo coincidimos en la expresión de nuestras preocupaciones, pero apenas convenimos en lo que haremos al respecto. Con normas de unanimidad es difícil alcanzar acuerdos sobre las cuestiones controvertidas y siempre acecha el riesgo de parálisis. Los Estados miembros tienen que entender que los vetos debilitan no solo a la Unión, sino también a ellos mismos. Además, no se puede proclamar que queremos desempeñar un papel europeo más protagonista en el mundo sin invertir en ello.
Europa necesita evitar tanto la resignación como la dispersión. Resignación significa pensar que los problemas del mundo son demasiados o están demasiado lejanos para interesar a todos los europeos. Para dotarse de una cultura estratégica común, resulta esencial que todos los europeos comprendan que las amenazas a la seguridad son indivisibles. Creer que la situación de Libia y el Sahel solo afecta a los países mediterráneos es tan absurdo como pensar que la seguridad de los países bálticos solo afecta a Europa oriental.
La dispersión consiste en querer estar en todas partes, mostrando preocupación o dando muestras de buena voluntad, junto con financiación humanitaria o ayuda a la reconstrucción. Como si las grandes potencias tuvieran derecho a romper la vajilla y la UE tuviera siempre que pagar los platos rotos. Debemos tener claros nuestros objetivos políticos y el repertorio de nuestras capacidades.
Si capitalizamos la política comercial y de inversiones, el poder financiero, la presencia diplomática, las capacidades normativas y el aumento de los instrumentos de seguridad y defensa, dispondremos de numerosas vías de influencia. El problema de Europa no es la carencia de energías, sino la falta de voluntad política para sumar sus fuerzas a fin de garantizar su coherencia y maximizar su impacto.
La diplomacia no puede tener éxito si no está respaldada por acciones. Para que la frágil tregua lograda en Libia sea duradera, debemos apoyar el embargo de armas. Si queremos que el acuerdo nuclear con Irán sobreviva, debemos garantizar que Irán se beneficie de su pleno cumplimiento. Si queremos que los Balcanes occidentales prosperen en la senda de la reconciliación y la reforma, debemos ofrecerles un proceso de adhesión a la UE creíble que aporte beneficios añadidos. Si queremos la paz entre israelíes y palestinos, debemos defender una solución negociada, acordada por todas las partes y basada en el Derecho internacional. Si no queremos que la región africana del Sahel termine sumida en la anarquía y la inseguridad, debemos ampliar nuestro compromiso. Todos estos son ejemplos en los que los Estados miembros deben asumir sus responsabilidades.
Además de hacer frente a las crisis en los países vecinos de Europa, existen otras dos prioridades clave: En primer lugar, la UE debe definir una nueva estrategia integrada para y con África, nuestro continente hermano. Tenemos que pensar en grande y utilizar nuestras políticas en materia de comercio, innovación, cambio climático, ciberespacio, seguridad, inversión y migración para llenar de contenido nuestra retórica sobre nuestra condición de socios en pie de igualdad.
En segundo lugar, hay que pensar seriamente en la definición de enfoques creíbles para relacionarnos con los actores estratégicos mundiales de hoy en día: Estados Unidos, China y Rusia. Aunque distintos en muchos aspectos, los tres practican la técnica de vincular ámbitos de negociación y el uso de la fuerza. Nuestra respuesta debe ser diferenciada y matizada, pero también clara y resuelta en la defensa de los valores, los intereses y los principios internacionales de la UE.
Nada de esto será fácil y ninguno de estos objetivos se conseguirá este año. Pero las batallas políticas se ganan o se pierden según cómo se plantean. 2020 debe ser el año en que Europa progrese en la definición de un enfoque geopolítico, burlando el destino de actor en busca de su propia identidad”.

(5) Jan-Werner MÜLLER, “¿Democracia cristiana o democracia iliberal?” a El País (9-02-20)

(…) “Pero la creación de esos partidos no indicó aceptación plena de la democracia representativa pluralista: una religión que reclama para sí validez universal no podía verse convertida en un grupo de interés como cualquier otro. Por eso el Vaticano siguió criticando abiertamente la sumisión de los políticos católicos a las reglas de juego parlamentarias.
Eso cambió después de la Segunda Guerra Mundial. Los cristianos que habían confiado en que los fascistas los salvaran del comunismo ateo aprendieron del peor modo que una alianza con las fuerzas de la ultraderecha antidemocrática era un error desastroso. El resultado fue una aceptación plena de la democracia y de los derechos humanos, que la Iglesia católica terminó haciendo suya en el Concilio Vaticano II (1962).
Durante la Guerra Fría, los democristianos se hicieron fama de anticomunistas por excelencia, pero también tenían una ambiciosa agenda social. En Alemania, Italia y otros países, crearon Estados de bienestar pensados para fortalecer a las familias y recompensar la conducta inspirada en valores tradicionales. No sorprende demasiado que algunas de estas políticas puedan pasar por “iliberales”. Al fin y al cabo, algunos importantes pensadores democristianos se mantuvieron en oposición explícita al liberalismo, considerándolo sinónimo de secularismo, materialismo e individualismo egoísta.
Pero a diferencia de los populistas de ultraderecha modernos como Orbán y el líder de la Liga, Matteo Salvini, en Italia, esos democristianos del pasado también eran críticos implacables de la idea de Estado nación. Su perspectiva religiosa los llevaba a considerar que los reclamos soberanistas basados en la nación o en el Estado constituían una forma de hybris. Como señaló en 1945 Giorgio La Pira, uno de los fundadores de la Democracia Cristiana Italiana, la idea católica de sociedad es “opuesta a toda concepción nacionalista, racial o clasista del orden político”. Además, los católicos alemanes e italianos todavía recordaban la opresión de las minorías religiosas a fines del siglo XIX por parte de los recién unificados Estados nacionales.
Dada su oposición a la idea nacional de soberanía, no es casual que los democristianos estuvieran entre los principales impulsores del proceso de integración europea. Promovieron el pluralismo y el federalismo como una forma de dispersión continental del poder, y tuvieron un papel fundamental en la creación de la Convención Europea de Derechos Humanos, ideada como un contrapeso al poder de los estados nacionales. Veían la sociedad como una comunidad pluralista de comunidades (en particular, la familia). Y comprendían la necesidad de proteger los derechos de las minorías y la sociedad civil (incluidas, claro está, las instituciones religiosas).
De modo que el intento de los autodeclarados “conservadores nacionales” y de los populistas de ultraderecha de arrogarse el cetro de la democracia cristiana es una farsa. A diferencia de los verdaderos democristianos, Orbán y otros autócratas en potencia pretenden ser los únicos representantes auténticos de un pueblo homogéneo. Con tal de obtener poder, no vacilarán en rechazar el pluralismo y pisotear los derechos de las minorías. El sociólogo Olivier Roy advierte que para ellos el cristianismo es una cuestión de pertenencia tribal, sin relación alguna con las creencias ni con la conducta ética. Lo dijo el obispo de Szeged, alineado con Orbán: “En Europa, hasta los ateos son cristianos”. Lo que les interesa no es el cristianismo sino la cristiandad, entendida como una civilización inherentemente hostil al islam.
La triste y sórdida verdad es que Orbán y los de su laya están tratando de librar una guerra cultural paneuropea para que la opinión pública local e internacional no centre la atención en las autocracias cleptocráticas que han creado. Acusando a sus críticos de ser unos progresistas dementes que promueven el matrimonio homosexual y políticas identitarias cada vez más indecentes, evitan que se hable de sus negocios turbios, de la politización del sistema judicial y del control asfixiante de los medios.
Parece que el PPE finalmente comprendió que la “protección de la familia” no es excusa para darle a un régimen licencia para destruir la democracia. Sea que a uno le interese el destino de la democracia cristiana en particular o el de la democracia en general, es importante llamar a Orbán y a sus aliados por lo que son: exponentes de una política de ultraderecha a la que jamás le importaron ni el cristianismo ni la democracia”.

(6) Lewis DIJKSTRA/Hugo POELMAN/Andrés RODRÍGUEZ-POSE, “La geografía del descontento y del malestar en la UE” a Agenda Pública (11-02-20)

(…) ¿Qué determina el voto euroescéptico?
Hasta hace poco, los investigadores que han estudiado el incremento del voto antisistema se han centrado principalmente en las características individuales de los votantes para entender el porqué de este malestar con la integración europea. El arquetipo del votante euroescéptico era claro: “personas mayores, clase trabajadora, de raza blanca, con poca formación, que viven con escasos ingresos y sin las capacidades necesarias para adaptarse y prosperar en medio de una economía posindustrial y moderna” (Goodwin y Heath, 2016: 325). Eso quiere decir que los individuos “excluidos” por la economía moderna son más propensos a apoyar o encontrar refugio en las opciones políticas antisistema. “Estos votantes excluidos se sienten desorientados por el consenso al que llegaron los partidos tradicionales, tendente a favorecer un mundo socialmente liberal y multicultural” (Ford y Goodwin, 2017: 19). Pero esta visión del mundo les resulta ajena. En la identificación de este tipo de votante antisistema, la edad, la educación y el ingreso conforman la “santísima trinidad” del voto populista (Ford y Goodwin, 2014; Hobolt, 2017; Becker et al., 2017). Según Los et al. (2017: 787) en relación con el Brexit: “Los ciudadanos con más edad o menos educación, los que se consideran conservadores socialmente y los que reciben menos ingresos están más dispuestos a votar a favor de abandonar la UE». «El votante a favor del sistema y de la permanencia en la UE se ha identificado como un ciudadano de más ingresos, más educación, más joven y más progresista».
Nuestra investigación desafía este punto de vista dominante, al poner de manifiesto que, más que cualquier otro factor, el declive industrial y económico a largo plazo es la fuente fundamental del aumento del voto populista y euroescéptico.

(…)

Apuntar hacia los ‘lugares que no importan’
El voto antisistema y euroescéptico está en ascenso. Muchos gobiernos y partidos tradicionales tienen dificultades para reaccionar ante este fenómeno. Nuestra investigación (Dijkstra, Poelman y Rodríguez-Pose, 2019) ofrece algunas propuestas iniciales para abordar esta situación. Los resultados indican que si Europa pretende combatir la creciente geografía del descontento europeo, habría que empezar por prestar atención a los llamados lugares que no importan.
Para responder a esta emergente geografía del malestar contra la UE, es necesario atender al desamparo territorial que han sufrido los que quedaron excluidos y promover políticas que trasciendan lo que se ha hecho hasta ahora, que es poner el acento sólo en las grandes ciudades (por lo general, más desarrolladas y dinámicas) o simplemente en las regiones menos desarrolladas. Hay una necesidad urgente de encontrar intervenciones viables para lidiar con la evolución a largo plazo de regiones con crecimiento negativo, bajo o nulo, y ofrecer soluciones para los lugares que sufren el declive industrial y la fuga de cerebros.
Además, las políticas deben superar lo que ha sido normalmente un enfoque compensatorio y/o de apaciguamiento. Esto implicaría aprovechar el ignorado potencial económico que tienen muchos de estos lugares y ofrecer oportunidades reales para acabar con el abandono y el declive. Políticas que estén pensadas específicamente para determinados tipos de territorio. Las llamadas políticas sensibles al territorio (Iammarino et al., 2019) podrían convertirse en la mejor opción para afrontar el declive económico, la escasez de los recursos humanos y las pocas oportunidades de empleo, que forman la base de la geografía del descontento en la UE. También podrían convertirse en el mejor antídoto para frenar y revertir el crecimiento del voto antisistema, que no sólo amenaza la integración europea, sino también a la estabilidad económica, política y social que ha generado el periodo más largo de relativa paz y prosperidad en la historia del continente.

(7) Eduardo MADINA, “Guerra cultural” a El País (8-02-20)

(…) “Si nos acercamos a nuestro ámbito doméstico, el último ejemplo que encontramos de conflicto cultural por los valores fue en el ciclo 2004-2011.
En aquellos años, convivían en la izquierda española diferentes proyectos de país. Pero a la vez, esquemas similares de valores junto a una idea similar de sociedad. Y en el núcleo de esa idea, dos elementos irrenunciables. En primer lugar, un valor republicano; no es aceptable forma alguna de discriminación o de supeditación de unas formas de vida a otras. En segundo lugar, un principio liberal; el Estado —o los poderes públicos— no pueden tener acceso a todo aquello que compete al ámbito íntimo de cada ciudadana y de cada ciudadano. La lectura de lo que somos se articulaba así a través de los conceptos de ciudadanía y sociedad. Desde ese marco, la izquierda supo implementar avances en el campo de los derechos de ciudadanía y las libertades públicas que modificaron para bien los marcos compartidos de valores de la sociedad española. El tiempo nos ha enseñado que de ahí nacieron nuevos códigos en nuestra manera de ser y de estar y en nuestra forma de convivir y de relacionarnos. Atrás quedaron limitaciones atávicas en las aproximaciones culturales que hacíamos a nuestro modelo de familia, a nuestra sexualidad, a nuestras creencias o a nuestros sentimientos de pertenencia.
Los campos de batalla de esa guerra cultural fueron, en primer lugar, deliberativos. O, mejor dicho, dialécticos. Y después tomaron forma en procesos legislativos ordenados en el Congreso de los Diputados para terminar en el Boletín Oficial del Estado. Se afrontaron reformas en el ámbito de la educación pública, la fiscalidad, las políticas de igualdad, el código civil, los pilares del Estado de bienestar, la memoria histórica, las políticas migratorias, la política exterior, la cooperación al desarrollo, etcétera. Todas ellas, desde una idea elaborada de entender lo que somos. Una idea coherente, constante y estable. Con consciencia de que enfrente había otra. Otra que se situaba en un discurso de defensa de marcos culturales más tradicionales y en una posición política de oposición de los avances.
El resultado de aquella dialéctica ha posibilitado la hegemonía, en estos años, de conjuntos de valores que nos vinculan a una idea de sociedad abierta, que nos hacen considerar, mayoritariamente, que nuestra pluralidad es un elemento de definición cívica del que estar orgullosos y no un factor negativo de amenaza convivencial.
Con esos valores predominantes hemos llegado hasta este tiempo. Y es en este tiempo cuando ha aparecido una fuerza política que ha nacido contra ellos y que los amenaza, por primera vez, de manera seria.
Se ha dicho muchas veces que convendría empezar a tomársela en serio. Y dejar de jugar con fuego. Por eso ojalá fuera cierto que estuviéramos en una guerra cultural.
Serían muchos los ciudadanos que podrían sumarse a un proyecto elaborado, coherente y constante, de valores humanistas frente a los valores antiilustrados y oscurantistas que la extrema derecha quiere convertir en hegemónicos a través de lo que busca: una victoria cultural.
Un proyecto que empezara, por ejemplo, por reivindicar la importancia del lenguaje, por entrelazar otra vez significantes y significados, por mostrar respeto de nuevo por el valor de las palabras. Un proyecto que destacara la importancia de los principios de coherencia y de contradicción, que defendiera la institucionalidad democrática, que se proyectara sobre esquemas de cooperación trasversal entre diferentes, partiendo de valores de aceptación del otro y no de peligrosas estrategias de polarización electoral extrema.
Esos valores y marcos habitan todavía en la sociedad. Aun son mayoritarios en ella. Pero necesitan del espacio de representación político donde verse reflejados de manera sólida y constante, orientada hacia un proyecto de país para las próximas décadas y los grandes retos de nuestro tiempo; competitividad económica, empleo, igualdad, cohesión social, digitalización y sostenibilidad.
Ojalá estuviéramos ya ahí, en un conflicto ordenado entre dos visiones coherentes por la hegemonía en el ámbito de los valores, las creencias y las prácticas sociales preponderantes y asentadas. Frente a la amenaza de esa España oscurantista de la extrema derecha, sería una preciosa batalla que dar. Tan preciosa como urgente”.

(8) Enric JULIANA, “España interior y cuestión catalana” a La Vanguardia (7-02-20)

“La noticia política más importante de esta semana no es la reunión de ayer en Barcelona. El dato más relevante es la dificultad del partido Vox para capitalizar de manera auto­mática la protesta del campo. Una protesta que lleva chaleco amarillo, pero que aún no se comporta como los chalecos amarillos franceses.
Hay semillas que tardan tiempo en germinar. Santiago Abascal fue abroncado el miércoles por un numeroso grupo de manifestantes cuando intentaba hacer un Salvini en la concentración convocada ante la sede del Ministerio de Agricultura en Madrid. Otros manifestantes le aplaudieron, es verdad. Pero no hubo la adulación popular al jefe , que define la cimentación de un nuevo liderazgo carismático. No hubo momento cesarista ante el antiguo palacio de Fomento. La batalla será larga y compleja. En la España interior, más que en Catalunya, se va a decidir el destino político del país, en un marco histórico cada vez más desfavorable para la mitificación europeísta. El fenómeno imperial trumpista puede durar cuatro años más –en estos momentos es lo más probable– y la reforzada coalición liberal-populista anglosajona (Estados Unidos e Inglaterra) puede acabar abriendo un surco más profundo en Occidente que el que roturaron Margaret Thatcher y Ronald Reagan en los años ochenta. Este es el horizonte que se va dibujando, a la espera de las elecciones presidenciales norteamericanas de noviembre. El mundo se va a endurecer todavía más.
En este contexto, la resiliencia política de la gente del campo es un dato a tener en cuenta. No les van a contentar con promesas rápidas del Gobierno, pero tampoco se van a dejar embaucar fácilmente por los reclamos demagógicos de la extrema derecha. Ambos actores se han movido con rapidez estos días. El Gobierno ha tenido reflejos para situar el descontento agrario en el centro de la última deliberación del Consejo de Ministros, adoptando una primera batería de iniciativas, que, cuando menos, indica una cierta capacidad de reacción. Excitado por el runrún de las encuestas y estimulado por la reciente cumbre de las nuevas derechas en Roma, bajo el episcopado del líder nacionalista húngaro Viktor Orbán , Vox envió a sus principales oficiales a la ma­nifestación agraria del miércoles y se encontró con resistencias que quizás no esperaba.
La batalla principal se va a librar en la España interior. El futuro político del país pasa por las veintiocho provincias a las que Adolfo Suárez dio un papel clave en la ley electoral de 1977. La izquierda hoy gobierna porque la división de la derecha en tres fracciones les penaliza severamente en las provincias que sólo escogen de tres a cinco diputados. El hundimiento de la política gubernamental en la España menos poblada, o un eficaz reagrupamiento de las derechas, podrían cambiar la disposición del tablero. Primera fase: la absorción de Ciudadanos por el Partido Popular.
España interior y cuestión catalana van ser los polos magnéticos de la legislatura. Ayer, Sánchez mostró dominio es­cénico en Barcelona, sin protestas significativas en la calle. No se vivieron las tensiones de su anterior visita, en diciembre del 2018. El recorrido hacia las elecciones catalanas será bizantino y podría cul­minar en octubre, muy cerca del gran momento Trump”.

(9) Xosé M.NÚÑEZ SEIXAS, “Sobre mesas y diálogos” a El País (12-02-20)

(…) “De entrada, el reconocimiento mutuo. El Gobierno de España habrá de reconocer explícitamente que hay un conflicto de naturaleza política, que no es sino de legitimidades: en algunos territorios la identidad nacional española no goza de un consenso unánime ni hegemónico. La Generalitat, que no todos, ni siquiera la mayoría (mitad más uno) de los catalanes, según las encuestas, es favorable a la independencia. A continuación, que las identidades nacionales de unos y otros son igualmente legítimas: ni todos los nacionalistas españoles son neofranquistas, ni todos los catalanistas son etnicistas y románticos supremacistas. Igualmente, que el grado de crispación política que generan los choques de identidades nacionales en el ágora pública, las redes sociales y buena parte de los medios no se corresponde con la vida cotidiana, donde impera mayormente el pragmatismo y la comprensión mutua: un viaje en AVE entre Madrid y Barcelona basta para comprobarlo.
Finalmente, antes o después, habrá que debatir sobre el sujeto de soberanía, auténtico nudo gordiano de la cuestión, más allá de dimes y diretes acerca de la política lingüística, los gestos simbólicos, las banderas y las escuelas. Si solo el pueblo español en su conjunto decide, o si la ciudadanía de Cataluña (y tal vez mañana la de Euskadi, en un futuro lejano tal vez Galicia…) puede decir cuál es su futuro. En ese punto, más allá de las formulaciones concretas en clave político-institucional, quizá ambas partes hiciesen bien en recordar que la soberanía es poder supremo, ciertamente; pero que las trabas prácticas a su ejercicio son tantas como sagradas sus formulaciones. Que una consulta puede incluir múltiples opciones, y definir umbrales cualificados para definir mayorías amplias. Que las constituciones se pueden interpretar y modificar, ciertamente; y que cualquier acuerdo de convivencia en una comunidad política pasa por la lealtad a medio y largo plazo a esa comunidad, cuya naturaleza puede ser variada.
En tiempos de retorno del Estado nación en Europa, bueno sería que desde uno de sus márgenes se tornase a afirmar que existen fórmulas de acomodación de la diversidad de identidades nacionales, a través de políticas del reconocimiento y de descentralización, que pueden ser exploradas. Y que, en definitiva, la soberanía es un principio básico, pero que no tiene por qué ser un tótem que se erija en obstáculo del fin primordial de la política: hallar soluciones pragmáticas a situaciones concretas. Paso a paso, quizá hablando se entienda la gente”.

(10) Jordi AMAT, “El mito de la cocapitalidad” a La Vanguardia (9-02-20)

El mito de la cocapitalidad es un mito y, como todos, permite interpretaciones opuestas. En el contexto actual era fácil descodificarlo como una palanca que pretendería la neutralización del independentismo. Es una manera de verlo. Pero no es una interpretación, sino un hecho, que agentes de la sociedad civil lo están repensando con otro propósito. Desde hace meses es el eje de la junta actual del Cercle d’Economia. La cocapitalidad pensada como una idea que, si es asumida por otros actores del país y se trabaja para convertirla en realidad, tiene la potencialidad de afrontar desde una perspectiva alternativa y no quemada la auténtica clave de bóveda del procés : el cuestionamiento sin ambigüedades de la centralización descompensada del poder español en Madrid.
Esta diagnosis ya no es sólo catalana. Su generalización explica la presencia en la Carrera de los Jerónimos de más y más partidos que tienen su territorio como prioridad programática. De Galicia a Teruel, de Cantabria a València. La suma de todos ellos, a la que se añaden cuadros socialistas como Ximo Puig (y tal vez también regionalistas como Núñez Feijóo), actúa como una fuerza centrífuga que, con acentos diversos, responde a la toma de conciencia de un problema que tiene una naturaleza estructural: una concentración del poder hipertrófica.
Fijémonos en nuestro caso, como hizo Jacint Jordana en el magnífico Barcelona, Madrid y el Estado . Desde un punto de vista político, ahora no es muy relevante determinar si la concentración de poder en Madrid respondió o no a un plan predeterminado. Es probable que esta acumulación en las capitales sea una inercia de los estados modernos, un proceso que en el caso madrileño ha encontrado su forma de legitimación con la consolidación de una historia y una idea de la nación unitaria. Pero la eficiencia del Estado, en la medida que España es un Estado complejo, necesita que este poder sea redistribuido. La enquistada crisis territorial, que consume tantas energías que deberían destinarse a pactar reformas de modernización del país, evidencia que la disfunción del reparto del poder en España es un problema colectivo de primera magnitud.
No importa tanto el pasado como la realidad, y el problema es que el mapa que Germà Bel cartografió en España, capital París –uno de los ensayos más influyentes publicados en Catalunya la última década– se ha impuesto por la vía de los hechos. Las infraestructuras –aeropuerto, trenes, autopistas– son el espejo de la disfunción territorial. Frente a esta deriva, el último intento serio de intervenir en esta inercia fue parte de la acción de gobierno que Rodríguez Zapatero implementó cuando era un presidente maragallista. Pero este intento primero fue impugnado y después abortado a través de una ofensiva en todos los frentes (del mediático al judicial) que desarrolló la tecnoestructura compactada en Madrid. Esta élite, ayer como hoy, quiere blindar su hegemonía, lubricada por un correlato fiscal injusto, con un objetivo: preservar aquella idea tradicional de nación como el mejor mecanismo para blindar el poder.
Cuando el catalanismo quiso cuestionar esta hegemonía por la vía constitucional, fue derrotado. Este es el principal factor que explica la mutación independentista. Después, el intento de conquistar el poder fundando una nueva soberanía, como si el mundo siguiera configurado por los estados nación, tampoco ha funcionado. Aquí estamos, y el mito de la cocapitalidad nunca ha pasado de la idea a la realidad, pero intentarlo es la función de la política. Es una posibilidad. No es fácil, pero lo es. Con estas palabras lo definió Pasqual Maragall en febrero de 1992: “Esta es una causa que necesita muy buenos abogados no en el nivel de la política estricta, sino al nivel más profundo de la cultura política, ese nivel donde se fraguan los cambios de civilización y de conducta”. El viernes Ada Colau y Pedro Sánchez, firmando un convenio de colaboración, se pusieron manos a la obra. A Quim Torra tampoco le ha gustado, pero es una vía. Y un síntoma inequívoco de la voluntad de encauzar políticamente el conflicto sería una apuesta institucional del Estado por reforzar la capitalidad digital que Barcelona puede tener en Europa. Apostar fuerte para que lidere”.

(11) Luis ARROYO, “Autocompasión y política del sufrimiento” a infoLibre (7-02-20)

Pues ya no ondea la bandera del Reino Unido en Bruselas, mientras las esteladas siguen ondeando en los balcones de Barcelona y en los montículos de los pueblos catalanes del interior. La autocompasión y la política del sufrimiento han vencido en la Gran Bretaña, aunque no todavía en Cataluña.
Inspira esta comparación la lectura de un libro fascinante del irlandés Fintan O’Toole, titulado Un fracaso heroico, y subtitulado precisamente El Brexit y la política del sufrimiento (Capitan Swing 2020). El texto es un ensayo irónico y divertido, que hiela la sangre por la crudeza de sus reflexiones. Cataluña no es objeto de comparación, y ni siquiera se cita, pero los sentimientos que han llevado al Reino Unido a abandonar la Unión son los mismos que animan a los independentistas catalanes a dejar España.
La tesis es que a lo largo de su historia, Inglaterra ha desarrollado un paradójico sentimiento de autocompasión, como dice el autor:
“Es posible, cuando la supremacía y la victoria se tornan en amargura, pensar en uno mismo como el indefenso y el perdedor. Esto sería (…) el tributo que la autocompasión paga al amor propio, un deseo masoquista de buscar la humillación combinado con la sensación de que esa humillación ha sido un ultraje contra un pueblo extraordinario. Y, como ocurre tantas veces en la historia, lo que empezó siendo una indulgencia de la imaginación, al final intentaría hacerse realidad”.
Es interesante observar que los catalanes independentistas, como los ingleses a favor del Brexit, o como los nacionalistas en general, se consideran miembros de un país superior. Y que al igual que los ingleses han depositado en “Bruselas” la culpa de todos sus propios fracasos, los independentistas catalanes han hecho lo propio con “Madrid”. Ya sabemos: “España nos roba”.
Y así, si Cataluña —que en la imaginación soberanista fue durante siglos un país independiente que solo fue integrado a la fuerza por los Borbones— ahora ha de sacarse el yugo de la metrópoli, los británicos, que lideraron ciertamente uno de los imperios más extensos de Occidente, por medio del Brexit se sacuden su condición de colonia de Europa. Dice O’Toole que “en la imaginación imperial hay solo dos tipos de Estado: el dominante y el sumiso, el colonizador y el colonizado. Este dualismo perdura. Si Inglaterra no es una potencia imperial, debe ser lo otro: una colonia”. Y al final “estamos ante el círculo perfecto de autocompasión y amor propio: merecemos que nos quieran, pero nos odian porque somos maravillosos”.
La ecuación sólo funciona cuando hay alguien en quien proyectar tus miserias. España, por supuesto, es el enemigo de Cataluña en la calenturienta y falaz narrativa separatista (la “puta Espanya”). Alemania lo es en la arrogante excusa del Brexit. La Alemania que, una nueva paradoja, perdió la guerra sin tocar ni un centímetro de tierra de las islas británicas, la que intentó integrar toda Europa bajo las botas del III Reich, se convierte en el enemigo real del nacionalismo británico. Si no pudo Hitler con nosotros, tampoco podrá Bruselas, que en realidad está controlada por Alemania.
No es una exageración. Es a la vez un disparate real y una advertencia a los amigos del europeísmo. Es ahora el mismísimo Boris Johnson quien habla: “Napoleón, Hitler y algún otro intentaron unificar Europa sometiendo al Reino Unido y acabaron fracasando en el intento. La Unión Europea es un intento de conseguir el mismo objetivo por otros medios, y también está condenada al fracaso, porque es imposible unificar Europa cuando nadie o casi nadie se siente verdaderamente europeo”.
Aviso a navegantes: alimentemos el victimismo, la autocompasión y el dolor de los pueblos que se sienten nación, y no tardarán en proyectar en sus supuestos dominadores la causa de sus propias limitaciones y de sus propios problemas. Reino Unido ya puede sacudirse el polvo, aunque sea pagando un coste que se anuncia altísimo. No está escrito que Cataluña y otros pueblos europeos no vayan a lograrlo también al coste que sea”.

(12) Branko MILANOVIC, “Tres vías para superar el capitalismo” a Letras Libres (11-02-20)

(…) “En un artículo académico reciente titulado “What is socialism today: Conceptions of a cooperative economy” (“Qué es el socialismo hoy: concepciones de una economía cooperativa”), John Roemer plantea tres pilares esenciales para todos los sistemas económicos: un ethos de comportamiento económico, una ética de justicia distributiva y una serie de relaciones de propiedad. En el capitalismo los tres pilares son 1) un ethos individualista, 2) laissez-faire (sin redistribución) y 3) medios de producción en manos privadas y beneficios para los capitalistas. Hasta ahora, afirma Roemer, todos los intentos de superar el capitalismo se centraron en el elemento 3, sustituir el capital en manos privadas con un capital estatal o colectivizado. Todos fracasaron.
Pero nuestro énfasis debería estar, según Roemer, en desarrollar un ethos solidario. Roemer usa terminología de la teoría de juegos y contrasta el ethos nashiano, en el que cada individuo busca maximizar su ganancia (algo que en algunos casos, como en el dilema del prisionero, conduce a resultados perversos), con el ethos kantiano, en el que nos comportamos de la manera en la que deseamos que el resto de la gente se comporte. Es un tipo de regla dorada (compórtate con los demás como desearías que se comportaran contigo) o, por usar un lenguaje económico más estrecho, un intento de internalizar (justificar) el comportamiento del resto de individuos.
En una conferencia reciente en CUNY en Nueva York, Roemer puso el ejemplo de la “tragedia de los comunes” para explicar la posición de Nash (individuos motivados simplemente por el beneficio): los individuos maximizan su propia pesca con el resultado de que al final no quedan más peces. La contrapone al comportamiento solidario kantiano en el que uno debe pensar que si aumenta su pesca todo el mundo hará lo mismo. El individuo, por lo tanto, “internalizará” el comportamiento de los otros y supuestamente evitará la tragedia de los comunes.
Roemer sostiene que, a medida que las sociedades se vuelven más ricas y a medida que aumenta un compromiso consciente, el porcentaje de kantianos aumentará en comparación con los nashianos y gradualmente nos moveremos hacia sociedades más solidarias y cooperativas. Roemer usa un buen ejemplo para explicar su tesis: la atención creciente que se le da al medio ambiente y los individuos que hacen un esfuerzo extra para ajustar su propio consumo o discriminar distintos tipos de basura, a pesar de que ninguna de esas actitudes son monitorizadas y desertar no tiene costes. Sin embargo muchos lo hacen esperando que el resto de los individuos también lo haga.
Una manera diferente de “trascender el capitalismo” la propuso recientemente Piketty en su nuevo libro Capital e ideología. En la última parte de la obra, después de analizar en 800 páginas cómo se han justificado ideológicamente diversas relaciones jerárquicas y de propiedad que hoy nos parecerían aberrantes, Piketty sostiene que hay que acabar con la ideología del fetichismo de la propiedad privada. Siguiendo la terminología de Roemer, Piketty vuelve claramente al punto número 2, pero al contrario que los marxistas y los soviéticos, no exige una eliminación profunda y dogmática de toda la propiedad privada sino que plantea formas en las que el poder económico de los propietarios puede ser limitado.
Despliega una propuesta radical y sin embargo realista para alcanzar ese objetivo, en la que todas las empresas, cuando alcancen un determinado tamaño, tendrán que ceder participaciones a los trabajadores, que tendrán un 50% de las acciones de la empresa, y ningún socio capitalista (independientemente de la cantidad de capital que haya invertido en la compañía) podrá tener más de una décima parte. (Así incluso el mayor propietario tendrá un límite de capacidad de voto del 5%). Piketty permitiría a las pequeñas empresas seguir con el modelo de capitalistas ostentando todo el poder y contratando el trabajo, pero cuando alcancen determinado umbral, la participación de los trabajadores entraría en vigor. Este sistema a dos niveles en el nivel de producción se combinaría con el sistema de la llamada “propiedad temporal”, que consiste en una severa imposición a la riqueza privada e impuestos de sucesiones progresivos.
El objetivo de los dos sistemas (en producción y fiscalidad) es alterar fundamentalmente las relaciones de producción en favor del trabajo y limitar la acumulación de riqueza privada. Esto último no solo cambiará los niveles de desigualdad que existen hoy sino que restringirá estructuralmente la habilidad de los ricos para controlar el proceso político y transmitir su riqueza a través de las generaciones. Por lo tanto, cambiará sustancialmente la movilidad intergeneracional. Pero, más importante aún, cambiará las relaciones jerárquicas dentro de las empresas entre propietarios y trabajadores.
(Esta idea de Piketty se ha criticado –aquí, por ejemplo– por no ser marxista en el sentido de que no va más allá de la lógica del capital o de la socialdemocracia, no deja de lado las relaciones de poder derivadas de la propiedad. También se critica que su idea de cambio social es idealista, no materialista.)
Una tercera vía para alcanzar cambio en el capitalismo moderno es relativamente diferente y la menciono brevemente al final de Capitalismo, nada más. Es materialista y está enraizada en la relación “objetiva” entre dos factores de producción (trabajo y capital), o más exactamente en sus relativas “escaseces”. Se basa en el tripartito estándar que establecen Marx y Weber para definir el capitalismo: a) la producción se lleva a cabo usando medios de producción privados, b) el trabajo es legalmente libre, pero es contratado por el capitalista (es decir, la función emprendedora la ejercitan los propietarios) y c) la coordinación de la toma de decisiones está descentralizada.
Ahora bien, como digo en Capitalismo, nada más, la apoteosis actual del capitalismo se debe en buena medida a la debilidad creciente del poder del trabajo como consecuencia del aumento de la fuerza laboral global, que trabaja bajo condiciones capitalistas tras la transición al capitalismo de los países del bloque soviético, China, Vietnam y la India. Además, el capitalismo digital ha permitido la comercialización (commodification) de muchas actividades que no habían sido comercializadas antes, lo que ha abierto nuevas maneras de entrar en nuestra vida privada. El dominio del capitalismo se ha extendido tanto geográficamente (hasta alcanzar todo el globo) como internamente, al desplazarse a la esfera privada e individual.
Pero si las relaciones subyacentes de escasez relativa entre el trabajo y el capital cambian en este siglo o el próximo, si la población alcanza su pico y se mantiene ahí (como todas las proyecciones indican) y si la participación del capital sigue aumentando, quizá nos enfrentemos a una relación completamente diferente entre el capital y el trabajo, básicamente la opuesta a la que existe en el mundo desde los años noventa. La abundancia relativa de capital quizá permita a los individuos convertirse en emprendedores simplemente pidiendo prestado el capital y no dejando que los proveedores de financiación tengan un rol decisivo en la gestión. Es lo que observamos actualmente en el mundo de las start-ups.
Quizá no parezca importante, pero lo es: la capacidad de acción que tienen exclusivamente los capitalistas podría transferirse a los “trabajadores”. El componente b) de la definición estándar de Marx-Weber sobre el capitalismo –la existencia de trabajo asalariado– desaparecería. El sistema seguiría manteniendo la propiedad privada de los medios de producción y una coordinación descentralizada: sería una economía de mercado, pero no sería una economía de mercado capitalista.
Esta “superación” del capitalismo sería diferente a las otras dos. Al contrario que en la idea de Roemer, no dependería de un cambio en nuestro ethos, y al contrario que en la idea de Piketty, no dependería de un cambio constructivista en las reglas sino que surgiría de manera “orgánica” a partir de una relación cambiante entre los dos factores de producción. Al ser “orgánico”, el cambio será más sólido y duradero.

 

 

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.