FOCUS PRESS 172

Es compleixen tres anys de la presidència de Donald Trump (veure l’examen de la seva trajectòria publicat a El País), coincidint amb l’inici de l’impeachment al Senat en un clima d’enorme divisió que el president intenta aprofitar per polaritzar al màxim la cursa de les presidencials de novembre (Amanda Mars, Lluís Bassets, Roger Senserrich).

En el balanç d’aquests tres anys es destaquen  la incoherència de la política exterior (Brett McGurk), de la que n’és l’exemple més actual  la crisi amb l’Iran (Elizabeth Drew, Ramon Aymerich), així com l’arbitrarietat de la política econòmica,  que mereix un sever suspens per part de Joseph E.Stiglitz [1], amb l’obsessió d’evitar que Xina guanyi  la competició comercial i tecnològica (Eva Valle, Fareed Zakaria).

Altres analistes situen la deriva arbitrària del president Trump en el marc de l’evolució desequilibrada del sistema polític nordamericà  en favor d’una “presidència imperial”  i en detriment dels contrapesos institucionals (Sarah Binder/James Goldgeier/Elizabet N.Sanders). 

Pel que fa a les primàries demòcrates que comencen a Iowa el proper 3 de febrer, Kiko Llaneras repassa les nombroses prediccions i considera que la cursa encara està molt oberta, malgrat l’avantage que atribueixen a Joe Biden. I Carlota García Encina considera que el tema de  la política exterior serà determinant per discriminar les possibilitats dels diferents aspirants.

En la nova configuració del poder global, la Rússia de Putin  (Nicolás de Pedro, Lluís Bassets) intenta recuperar el seu estatus de gran potència, malgrat les seves febleses econòmiques i polítiques, incrementant amb habilitat la seva capacitat d’intervenció i d’influència (Moisés Naím).

Una influència russa  que ha esdevingut determinant al Pròxim Orient i que s’estén a una Mediterrània revolta (Jorge Dezcallar) [2], amb especial incidència en el conflicte de Líbia, tot rivalitzant amb la influència turca (Francisco Peregil,  Jesús A.Núñez Villaverde).

Mentre, a la cinquantena edició del Fòrum Econòmic Mundial a Davos es debat  -un any més- sobre la refundació del capitalisme amb el mantra d’una economia sostenible social i mediambientalment (Juan Palop [3],  Santiago Carbó). Tota una altra cosa és passar dels acords sobre els grans principis a les concrecions de les polítiques fiscals per fer-los efectius, com és el cas de la  transició energètica (Adam Tooze).

Precisament, aquesta és la qüestió que centra el debat sobre la viabilitat del Green Deal impulsat per la nova Comissió Europea (Eric Chaney, Hans-Werner Sinn). Veure també l’article de Pedro Fresco sobre el futur de l’energia nuclear a Europa. El que sembla clar és que les institucions europees volen fer de la política de la transició ecològica la punta de llança del projecte europeu per assegurar-se un lloc en el nou mapa del poder global (Jacques Fayette, Sigmar Gabriel/Michael Hüther). Té força interès l’anàlisi de Carlos Carnicero de la visió d’Angela Merkel sobre les reformes que necessita la Unió Europea. Sobre la política de defensa, veure l’anàlisi de Felix Arteaga que precisa que no és el mateix una defensa europea que una defensa de la UE.

Pel que fa al Brexit, Enrique Feás recorda que ara ve el més complicat, amb una negociació molt dura  que generarà força discrepàncies entre els membres de la Unió. I sobre el rerefons social de possibles noves desercions de la Unió, veure l’article d’Andrés Ortega sobre l’Europa buidada.

Però, possiblement el fet polític més determinant de la setmana siguin les eleccions a la regió italiana de l’Emilia Romagna, governada per l’esquerra des del 1945 i símbol d’una cultura política d’arrel antifeixista (Anna Bosco/Francesco Ramella). La possibilitat d’una victòria de la Lliga de Salvini ha generat el nou moviment de les sardine per fer reaccionar una esquerra àtona (Paola Lo Cascio) [4]. Del que no hi ha dubte és que una victòria dels nacionapopulistes a l’Emilia Romagna precipitaria la caiguda del govern Conte, erosionat per una crisi profunda del M5E (Alessandro Parodi), i unes noves eleccions que  probablement guanyaria Salvini, amb conseqüències preocupants per al conjunt d’Europa.

El nou Govern espanyol ha iniciat amb fermesa el seu mandat amb dues decisions significatives: l’increment del salari mínim i l’anunci d’una reforma del Codi Penal.

En primer lloc, l’increment del salari mínim fins a 950 € acordat amb els  sindicats i de la patronal com a primer pas per a un augment progressiu en els propers anys (Joaquín Estefanía). Sobre els efectes del salari mínim i la necessitat d’inserir aquesta mesura en una política social més ambiciosa i complexa, veure l’article de Carlos Sánchez [5] a El Confidencial. Pel que fa a la modificació de la reforma laboral, veure els comentaris de Xavier Vidal-Folch i Jesús Mota.

Per situar aquestes mesures en el marc de l’orientació de la política econòmica  governamental, veure els anàlisis sobre les reformes estructurals de Raymond Torres, Josep Oliver i Andreu Mas-Colell  [6]. I sobre la política tecnològica, veure la reflexió de José Carlos Díez.

La segona decisió rellevant és l’anunci d’una reforma del Codi Penal per modificar, entre d’altres qüestions, el delicte de sedició i les penes associades (Editorial de La Vanguardia, Maria Jesús Cañizares, Javier Pérez Royo). No s’escapa a ningú la relació d’aquest anunci amb la voluntat política de desinflamar el conflicte  català (Joan Tapia, Marc Murtra) començant per donar una sortida als dirigents independentistes condemnats pel Suprem. D’aquesta manera, el Govern talla d’arrel les especulacions sobre un possible indult i una improbable amnistia  (José Antonio Zarzalejos).

Òbviament aquesta decisió té els costos d’aixecar una oposició radical per part de les dretes (Fernando Ónega), a la vegada que evidencia la dependència del Govern de la voluntat d’Esquerra Republicana, com alerta Kepa Aulestia. Uns costos interioritzats de ben segur.

En tot cas, es tracta d’un episodi important de la guerra de fons entre  poder de l’executiu i el poder judicial, de la que ja s’han produït les primeres escaramusses amb la reconvenció del CGPJ al vicepresident Iglesias i la resolució del mateix Consell sobre la proposta de nomenament de Dolores Delgado com a nova Fiscal General de l’Estat (Carlos Elordi, Javier Tajadura). Una guerra en la que participa el Partit Popular bloquejant la renovació del Tribunal Constitucional i del Consejo General del Poder Judicial per tal de conservar les actuals majories conservadores (Ignacio Escolar, Guillem Martínez). D’aquesta manera no s’atura l’erosió del nostre sistema institucional que, entre d’altres reformes precisa d’una nova governança del poder judicial (Rafael Jiménez Asensio)  [7] i, més enllà, d’una evolució de la cultura jurídica dominant (Jordi Nieva-Fenoll, Gemma Ubasart).

No cal oblidar que, entretant a l’Audiència Nacional s’esta jutjant al major Trapero (Jordi Nieva-Fenoll, Xavier Vidal-Folch, Cinto Amat, Javier Caraballo), el Tribunal Suprem decideix sobre la inhabilitació del president Torra i sobre els suplicatoris dels dirigents independentistes fugits (Bernardo de Miguel) i la immunitat de Junqueras (Javier Melero), i  el Tribunal Constitucional té pendents els recursos relacionats amb el judici del procés (José María Brunet).

Segons Enric Juliana, Catalunya, la judicatura i les batalles culturals constitueixen els tres fronts principals del Govern. Val a dir que aquest potser sigui el front en el que el Govern es senti més còmode (Estefanía Molina, Carlos Prieto). Així es dedueix dels efectes del  primer tast d’aquestes batalles gràcies a la guerra de guerrilles iniciada per Vox amb la seva proposta sobre l’anomenat pin parental educatiu (Ignacio Escolar, Pep Martí, Francesc de Carreras). Un iniciativa que està aconseguint incomodar un Partit Popular (Natalia Junquera) que encara es debat sobre quina ha de ser la seva orientació política en els propers temps (Carlos Sánchez, Jordi Juan).

És necessari destacar el caràcter frívol d’aquests tipus de propostes que impedeixen un debat seré sobre els problemes de fons de l’educació, com explica amb convicció Gregorio Luri [8] en una entrevista a El País.

Però, també és cert que les batalles culturals són expressió de les identitats polítiques, com subratlla Esteban Hernández en dos articles:  el primer sobre Vox, tot explicant els sentiments de les classes mitjanes nordamericanes empobrides que constitueixen la base electoral de Trump;  i el segon comentant el discurs de Pedro Sánchez a Davos, que interpreta com la millor expressió de la identitat ideològica de l’esquerra espanyola governant. Sobre les diverses   identitats de les dretes espanyoles, veure l’anàlisi d’Héctor Meleiro a Agenda Pública. Sobre l’evolució de la identitat de l’esquerra radical, veure l’article de Germán Cano, un dels pioners de Podemos.

I, a tot això què hi diuen les enquestes? L’únic sondeig publicat aquesta setmana (Sociométrica/El Español) destaca que Vox seria la única força política que creix, mentre que el PP seguria absorbint votants de Ciudadanos. Però més interessant és el debat sobre la missió del CIS,  suscitat arran de la confirmació de José Félix Tezanos com el seu director. Kiko Llaneras i Albert Penadés coincideixen en que els canvis metodològics sovintejats malmeten la credibilitat de la institució.

La política catalana segueix en un impasse a l’espera de les vicissituds relacionades amb la inhabilitació del president Joaquim Torra i la possible precipitació de les eleccions al Parlament de Catalunya (Lola García, Gemma Ubasart). També amb la incertesa de com acabarà influint el “factor Puigdemont” (Isabel Garcia Pagan, entrevista a Puigdemont). I no ha deixat de sorprendre el to agre d’Oriol Junqueras en una entrevista a El País, interpretat benevolament en clau electoral. Unes eleccions en les que l’èxit o el fracàs del diàleg decidiran l’hegemonia en el camp independentista (Francesc-Marc Álvaro).

Per tancar aquest Focus Press destquem alguns articles de fons:

José Luis Villacañas a CTXT argumenta sobre la potencialitat d’una solució federal per a les Espanyes.

Gilles BataillonLetras Libres s’endinsa en la crisi de l’Antropocè que vincula a  les formes polítiques i als modes de producció adoptats per la humanitat.

Pierre Rosanvallon [9] avança en una entrevista a L’Obs les tesis del llibre que acaba de publicar Le Siècle du populisme. Histoire, théorie, critique.

I Daniel Innerarity [10] fa el mateix en una entrevista a CTXT sobre el seu nou llibre Una teoría de la democracia compleja

ARTICLES RECOMANATS

(1) Joseph E.STIGLITZ, “La verdad sobre la economía de Trump” a Project Syndicate (17-01-20)

(…) Tal vez Trump sea un buen presidente para el 1% más rico (y sobre todo, para el 0,1% más rico), pero no lo ha sido para nadie más. De implementarse en su totalidad, la rebaja impositiva de 2017 generará aumentos de impuestos para la mayoría de los hogares en los quintiles de ingresos segundo, tercero y cuarto.
Puesto que los recortes impositivos benefician sobre todo a los ultrarricos y a las corporaciones, no debería sorprender a nadie que entre 2017 y 2018 (también los años más recientes con datos confiables) la mediana del ingreso disponible de las familias estadounidenses se haya mantenido prácticamente igual. Los hogares más ricos también se llevan la parte del león del crecimiento del PIB. La mediana de la remuneración semanal real está apenas 2,6% por encima del nivel que tenía al inicio del gobierno de Trump, y ese aumento no compensa largos períodos anteriores de estancamiento salarial. Por ejemplo, la mediana salarial de un estadounidense varón que trabaja a tiempo completo (y trabajar a tiempo completo ya es tener suerte) sigue siendo más de 3% inferior al valor de hace 40 años. Tampoco hubo mucho avance en la reducción de las disparidades raciales: en el tercer trimestre de 2019, la mediana de remuneración semanal de los varones negros que trabajan a tiempo completo fue menos de tres cuartas partes de esa misma cifra para los varones blancos.
Para colmo de males, el crecimiento habido no ha sido ambientalmente sostenible, y lo es todavía menos gracias a la destrucción, por parte de la administración Trump, de regulaciones que habían pasado por estrictos análisis de costo/beneficio. El resultado será un aire menos respirable, agua menos potable y un planeta más expuesto al cambio climático. De hecho, las pérdidas relacionadas con el cambio climático en Estados Unidos se dispararon, con una cifra de daños materiales que en 2017 llegó a un 1,5% del PIB, más que en cualquier otro país” (…) Asimismo, pese a tanta alharaca, las guerras comerciales de Trump no redujeron el déficit comercial de Estados Unidos, que en 2018 fue una cuarta parte más que en 2016. El déficit de 2018 en comercio de bienes fue el más grande de la historia. Incluso con China el déficit comercial creció casi una cuarta parte respecto de 2016. Lo que sí consiguió Estados Unidos es un nuevo tratado comercial para América del Norte, sin las disposiciones en materia de inversión que quería la asociación empresarial Business Roundtable, sin las cláusulas sobre aumento de precios de medicamentos que querían las farmacéuticas y con una mejora de las normas laborales y ambientales. Este acuerdo ligeramente mejorado fue posible porque Trump, el autoproclamado maestro negociador, perdió en casi todos los frentes en las negociaciones con los congresistas demócratas.
Y pese a las cacareadas promesas de Trump de repatriar empleos fabriles a Estados Unidos, la creación de puestos de trabajo en ese sector es menor a la que hubo con su predecesor, Barack Obama, al afianzarse la recuperación post‑2008, y sigue siendo muy inferior a lo que era antes de la crisis. Incluso el mínimo en 50 años de la tasa de desempleo enmascara una fragilidad económica. La tasa de empleo para hombres y mujeres en edad de trabajar, a pesar de haber aumentado, lo hizo menos que durante la recuperación de tiempos de Obama, y todavía es considerablemente inferior a la de otros países desarrollados. Y la tasa de creación de empleo también es marcadamente menor a la de Obama” (…)

(2) Jorge DEZCALLAR, “Mediterráneo revuelto” a El Confidencial (19-01-20)

“Andamos tan entretenidos con nuestra “amena” política interior, que no para de darnos sorpresas, que apenas nos queda tiempo para mirar con un poco de serenidad lo que ocurre más allá de nuestras fronteras salvo cuando su gravedad ocupa los titulares de los medios, como ha ocurrido —muy justificadamente, por cierto— con los acontecimientos en torno al asesinato del general iraní Qassem Suleimani.
Pero es mucho más lo que está ocurriendo en el mundo y en particular debe preocuparnos lo que pasa en el mar Mediterráneo porque nos puede afectar mucho. Al margen de los focos de tensión en torno a la interminable guerra de Siria, hay tres situaciones en las riberas de ese mar que deben estar siempre en nuestro punto de mira. Por lo que pueda pasar.

La primera es Argelia porque dependemos de su gas y porque una desestabilización seria podría derivar en una oleada de refugiados hacia nuestras costas. Y en Argelia la situación está bloqueada desde abril del año pasado cuando pacíficas manifestaciones ciudadanas (Hirak) impidieron que un enfermo presidente Bouteflika se presentara a un quinto mandato y luego lograron su dimisión. De forma festiva y sin violencia. Ahora lo que piden es la democratización del régimen y la salida de los militares que son los que de verdad mandan en el país (…)

Libia también debe estar en nuestro punto de mira pues de allí importamos mucho petróleo. El país lleva en guerra civil ocho años desde que las amenazas de Gaddafi de “matar como ratas” a la población de una Bengazi sublevada desencadenaran una dudosa operación de la OTAN, que de imponer una zona de exclusión aérea cambió a impulsar un cambio de régimen. Cameron y Sarkozy se hicieron fotos tras la muerte del Líder de la Yamahiría y luego abandonaron al país a su suerte y allí, a falta de partidos políticos y de sindicatos, resurgieron las viejas tribus con sus ancestrales reyertas (…) La decisión rusa de enviar un centenar de mercenarios de la Compañía Wagner para apoyar a Hafter en su ofensiva sobre Trípoli, decidió a Erdogan a intervenir en apoyo del gobierno legitimo enviándole tropas y armas. Pero Rusia y Turquía se necesitan en Siria y no pueden arriesgarse a acabar a tiros en Libia. Esa es la razón del acuerdo entre Putin y Erdogan para imponer un alto el fuego que veremos lo que dura.
Y aquí entra en juego el despertar turco, que bajo el régimen autoritario, islamista y nacionalista de Erdogan busca hacerse con un lugar bajo el sol del Mediterráneo al tiempo que ocupa una franja al Norte de Siria y disputa con rusos e iraníes la hegemonía que los norteamericanos han dejado vacante en Oriente Medio con sus indecisiones y falta de una política clara (no deja de ser irónico que a la sucesión norteamericana aspiren los herederos de los tres imperios que históricamente han dominado Oriente Medio: rusos, turcos y persas) (…)

(3) Juan PALOP, “Davos y la refundación del capitalismo” a esglobal (17-01-20)

“Davos, el cónclave de la élite económica y política global, insta a reformar el capitalismo. De cara a su próximo encuentro anual, del 21 al 24 de enero, el Foro Económico Mundial (WEF) ha lanzado un manifiesto que exige a las empresas una mayor responsabilidad social, medioambiental y tributaria para «mejorar» el mundo. Darle un rostro humano al sistema ante las amenazas de la emergencia climática y la creciente desigualdad. No está solo en este afán. Filántropos multimillonarios, profesores universitarios, banqueros, los grandes medios económicos y hasta la nueva ministra española de Exteriores, Arancha González, están pidiendo su refundación. También empiezan a aplicarse iniciativas en este ámbito. En el sector privado y en la administración. El objetivo final es salvar el capitalismo y que, en términos de legitimidad, esté en condiciones de competir con los modelos alternativos en auge, especialmente con el capitalismo de Estado chino.
El giro es significativo. Al cumplir medio siglo de vida Davos juega a reinventarse, consciente de que el entorno social, político y económico ha mutado, especialmente a raíz de la gran crisis financiera de 2008. El malestar y la indignación contra los sistemas político y económico son evidentes, de los chalecos amarillos de Francia a las masivas protestas en Chile y Líbano, pasando por el Brexit, el triunfo de los populismos de extrema derecha en Estados Unidos y Brasil, y el movimiento ecologista Fridays for Future encabezado por la joven Greta Thunberg.
La democracia liberal y el capitalismo sufren actualmente una quiebra de confianza y una crisis de legitimidad por su incapacidad de cumplir expectativas de progreso, bienestar y justicia social para una proporción cada vez mayor de la población. “La gente está revelándose contra las élites económicas, que consideran que les han traicionado, y que nuestros esfuerzos para limitar el calentamiento global a 1,5 centígrados son peligrosamente insuficientes», resume Klaus Schwab, fundador y presidente ejecutivo del WEF.
La hora del ‘stakeholder’
Ahora la palabra fetiche para Davos es stakeholder. Hay que ampliar el foco del shareholder, el accionista, y empezar a tener en cuenta a todas las partes interesadas, aquellos que de alguna forma están involucrados con las empresas, «empleados, clientes, proveedores, comunidades locales y la sociedad en general». El objetivo es pasar así de tratar de generar beneficios financieros a corto plazo para los tenedores de participaciones a contribuir conjuntamente «en la creación de valor compartido y sostenido» con un «compromiso común» y una apuesta por la «prosperidad a largo plazo». «El rendimiento no debe medirse tan solo como los beneficios de los accionistas, sino también en relación con el cumplimiento de los objetivos ambientales y sociales», continúa el manifiesto publicado por el WEF de cara a la cumbre de este año, a la que van a acudir, entre otros, el presidente estadounidense Donald Trump, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y la canciller alemana, Angela Merkel.
Este reequilibrio, prosigue el documento, no se limita a ampliar el foco de la responsabilidad de la empresa. También debe extenderse en el eje temporal, asumiendo que la actividad empresarial debe ser social y medioambientalmente sostenible. El sector privado debe actuar «como garante del universo ambiental y material para las generaciones futuras», subraya. Además tiene que gestionar «con responsabilidad la creación de valor a corto y medio plazo», para lograr «beneficios sostenibles para sus accionistas sin sacrificar el futuro en beneficio del presente», señala.
Asumir la lucha contra la emergencia climática
Esta apuesta por las luces largas enfatiza asimismo la importancia de la protección del medio ambiente y la lucha contra la emergencia climática. Las compañías éticas y conscientes, añade el manifiesto, protegen «de un modo responsable nuestra biosfera» y son promotores de «una economía circular, compartida y regenerativa». También resalta el papel que juega el sector privado en los ámbitos «del conocimiento, la innovación y la tecnología», con el objetivo final de «mejorar el bienestar de las personas» (…)

(4) Paola LO CASCIO, “El profundo mar de las ‘sardine’” a El Periódico (23-01-20)

(…) “Hace meses que todo el mundo es consciente de que justamente en la región de Bolonia se juega una vez más el destino del país. En Emilia-Romaña el fascismo se hizo fuerte a principio de los años 20 del siglo pasado, reprimiendo los campesinos y pactando con los terratenientes. En Emilia-Romaña la Resistencia durante la guerra fue numerosa y durísima. Y en Emilia-Romaña desde 1945 solo ha gobernado la izquierda y se presume -con cierta solvencia- de unos servicios públicos del nivel de los países escandinavos.

Por todo ello, la batalla electoral de este domingo va mucho más allá, configurándose como una verdadera guerra cultural: se juega el último baluarte de una manera de entender la política, la sociedad, las relaciones entre las personas. La última posibilidad de poner freno a un nacionalpopulismo que en Italia se está demostrando no solo agresivo, sino eficiente, capaz de conectar con sectores amplios de la sociedad, insertado en las dinámicas endiabladas de la política a golpe de tweet, de repliegue identitario, de construcción del otro como enemigo.

Vale la pena decir que esta batalla hasta ahora la izquierda la está perdiendo, al menos a nivel nacional. Es cierto que -más por los errores del mismo Salvini y por la tutela que ofrece el marco de la Unión Europea que por méritos propios- ahora mismo la izquierda (o lo que quede de ella) está en el Gobierno. Pero se tiene que decir que ni en políticas ni aún menos en capacidad de fijar la agenda esto se está traduciendo en un proyecto cultural y político alternativo a Salvini. Las razones que pueden explicarlo merecerían unas cuantas tesis doctorales. Aquí baste con decir que demasiadas veces y durante demasiado tiempo, la izquierda institucional ha oscilado entre una superioridad moral poco eficaz, el regate corto y una autoreferencialidad muy dañina.

Por esto está suscitando tanta esperanza el llamado movimiento de las ‘sardine’ (las sardinas). Nacido en otoño de la mano de cuatro treintañeros, Mattia Santoni (politólogo), Roberto Morotti (ingeniero), Giulia Trappoloni (fisioterapeuta) y Andrea Garreffa (guía turístico). En noviembre montaron una contramanifestación espontánea a un míting de Salvini en el Paladozza de Bologna. Como aquel recinto puede contener 5.570 personas, apostaron por ser como mínimo 6.000 y empezaron a organizarse en las redes sociales. Querían ser muchos, tantos como para estar hacinados como sardinas en lata. Y lo consiguieron.

Desde entonces el movimiento se extendió, por provincias -dato importante- y grandes ciudades, para protestar sin símbolos de partido contra el populismo soberanista salviniano. En Roma se pusieron un objetivo muy ambicioso como era llenar la plaza de San Juan en Letrán, escenario histórico de las movilizaciones de la izquierda italiana. Algunos ya querrían que se convirtieran en un partido, mientras de momento el movimiento crece y crece” (…)

(5) Carlos SÁNCHEZ, “Y por qué no un salario digno en lugar de un salario mínimo” a El Confidencial (23-01-20)

(…) Política social
Esta implicación de los poderes públicos en la política salarial no es gratuita. Tiene que ver con una cuestión de mayor calado: cómo lograr que las prestaciones sociales vayan realmente a quienes las necesitan. Está comprobado que los hogares con salarios más bajos pagan menos impuestos sobre la renta (al tratarse de escalas progresivas), reciben mayores transferencias públicas en forma de asignaciones para vivienda y por hijos, además de otras formas de prestaciones en cuestiones como la salud o la educación.
Es decir, el salario mínimo digno es una concepción más completa que el SMI, que recae exclusivamente sobre las empresas. Y cuya importancia es mayor a medida que la empresa es más pequeña. Las grandes empresas pueden pagar mejores sueldos que las pymes, de ahí que sean estas las que tienen más dificultades para asumir las alzas.
Este Gobierno y el anterior, sin embargo, mantienen congelado el Iprem, que es el indicador de rentas múltiples, y que en términos sociales sería mucho más beneficioso para los trabajadores pobres, toda vez que más familias tendrían acceso a las políticas públicas. El Iprem, como se sabe, nació en 2004 para complementar el salario mínimo como referencia en el conjunto de las políticas públicas de gasto, pero la realidad es que no ha funcionado tras llevar una década congelado.
Unidas Podemos, de hecho, llegó a plantear en campaña una subida del 25% para que más trabajadores pudieran beneficiarse de las transferencias sociales, pero las insuficiencias presupuestarias del Estado lo han hecho inservible. Hay que ser ‘muy pobre’ para tener acceso a determinadas ayudas, y eso está generando tensiones sociales entre nacionales e inmigrantes, que normalmente disponen de rentas más bajas.
Si al mismo tiempo se potenciara la negociación colectiva para que los salarios se beneficiaran de los avances de productividad y de los beneficios empresariales, es probable que el SMI dejara de estar en el centro de la política laboral, que va mucho más allá de los 950 euros acordados este miércoles por patronal, sindicatos y Gobierno”.

(6) Andreu MAS-COLELL, “Es la productividad” a El País (21-01-20)

(…) “¿Cuál es el modelo económico ideal del Gobierno Sánchez? Creo que, en su esencia, es bien simple de enunciar: hacer de España una sociedad comparable a la de las economías europeas más prósperas y más igualitarias. Las del norte de Europa, para entendernos. A los que se sonrían con este propósito les haría notar que esas economías fueron un día como la española hoy. Lo que fue posible allí no puede por principio no serlo aquí. Ambicionar este punto de llegada es perfectamente razonable.

Para enfilar este camino se precisa madurez, lucidez e inteligencia en al menos tres aspectos:

1. No se deviene una economía del norte de Europa de la noche a la mañana o de cualquier manera. Se precisa tiempo y finura legislativa. Finura es entender, por ejemplo, que la universalidad gratis es imposible. Si prevalece la posición de que los servicios públicos proveídos han de ser gratuitos, se está simultáneamente restringiendo el ámbito de necesidades sociales que se pueden proveer por servicios públicos. En el Norte están presentes, en mayor o menor medida, los peajes y los copagos sanitarios.

2. Recordemos el chascarrillo según el cual no se puede disponer simultáneamente de los servicios públicos de Suecia y de la presión fiscal del Sur. Es así y, afortunadamente, así lo entiende el Gobierno entrante. El mensaje emitido es que la presión fiscal aumentará. Es mejor saberlo: si el modelo son las economías del Norte, la presión fiscal no podrá ser muy diferente a la de aquellas. Y otra vez: si ello ha sido posible allí, no podemos partir de la base de que no lo es aquí.

3. Llego ahora al meollo de la cuestión. Contando con una implementación atinada, ¿bastará con aumentar la presión fiscal? La respuesta es rotundamente negativa. Nuestra diferencia fundamental con Dinamarca, Austria o Francia, no es el nivel de presión fiscal sino algo más estructural: la productividad (tecnicismos aparte, las diferencias en productividad vienen a ser las diferencias en rentas per cápita). Así, aún si situamos nuestra fiscalidad en los más exigentes niveles europeos, y aún contando con el factor de ajuste de la inmigración, una política de pensiones como la que deseamos no será sostenible.

¿Cómo encarar este reto decisivo? La mejora de la productividad no sucederá espontáneamente. Será indispensable una acción pública decidida, en parte legislativa (una buena y rompedora ley de universidades, por ejemplo) y en parte compromisos de recursos. Las intenciones fiscales del nuevo Gobierno ofrecen aquí una oportunidad, que es a la vez un desafío. Dicho con crudeza: no todo el incremento de ingresos fiscales netos del servicio de la deuda puede dirigirse a políticas sociales. Una proporción significativa —que no me atrevo a cuantificar— debe ir a las inversiones que hagan sostenibles las políticas sociales que se desean. Para atender a las necesidades sociales ahora y en el futuro hay que dedicar una parte no residual del gasto público adicional que podamos permitirnos a hacer posible que las podamos continuar atendiendo en el futuro. No será fácil, pero el nuevo Gobierno se la juega con su capacidad de autodisciplina para no sucumbir a las urgencias del momento. Los embates de la crisis han propiciado, comprensiblemente, un estado de opinión que lleva hacia lo social cada nuevo euro de ingresos públicos. Pero lo no social (que incluye infraestructuras, I+D+i o cultura) cayó más que lo social (que incluye las pensiones) durante la crisis. Es de sentido común que si no reequilibramos el gasto, cuando aumente la presión fiscal nos encontraremos en una situación insostenible a medio término.

Rechacemos la idea de que la justicia debe preocuparnos solo después de asegurar la prosperidad. Pero la prosperidad sigue siendo condición necesaria para la justicia plena. El reto consiste en no aplazar la justicia pero, a la vez, construir la prosperidad, es decir, aumentar la productividad” (…)

(7) Rafael JIMÉNEZ ASENSIO, “El Poder difuso: Poder Judicial y separación de poderes” a Hay Derecho (20-01-20)

(…) “La Gobernanza judicial es mala de solemnidad. El modelo de gestión también. Bastante hace el sistema judicial con “sacar papel”. Desde 1996 (Libro Blanco de la Justicia) no se ha hecho una reflexión holística del problema que sea mínimamente seria. La razón es muy sencilla: cada actor institucional tiene fuertes intereses que abogan en que nada se mueva. Que todo siga igual. En equilibro inestable. Es la ciudadanía quien paga los platos rotos de la vajilla judicial. Pero también el Poder Judicial que pierde crédito a raudales.
El segundo déficit es el sistema de acceso o de ingreso en la carrera judicial. Y el tercero el sistema de ascensos en lo que se califica como un modelo (propio de los sistemas burocráticos) de “carrera judicial”. Para poner a resguardo a la judicatura de los manoseos interesados del Ejecutivo en temas tan sensibles, se idearon dos mecanismos institucionales, hasta cierto punto complementarios. El primero, implantado desde 1870 (¡hace 150 años!), era el acceso a la carrera judicial a través de un procedimiento selectivo (“oposiciones”) de base exclusivamente memorística, que con matices que ahora no vienen al caso ha pervivido hasta nuestros día. El segundo el Consejo del Poder Judicial. Adviértase que los jueces superan la fase de oposición sin tener que realizar ningún test psicotécnico (de inteligencia o de personalidad), ni prueba práctica alguna que acredite sus competencias profesionales de interpretación y aplicación del Derecho. Dicho de otra manera: en el acceso no se les examina de aquello que van a hacer durante toda su vida profesional. Esto es insólito en el marco comparado. Tampoco se evalúa su equilibrio psicológico o emocional. Con ello se logra una aparente igualdad formal, siempre quebrada parcialmente por quien disponga de medios económicos suficientes para dedicar varios años de su vida postuniversitaria a memorizar un largo temario. El sistema garantiza, para sus defensores, la objetividad. Quien “canta” mejor los temas, tiene un pie y medio en la gloria. Pero está absolutamente periclitado. Y produce, por casualidad, buenos conocedores de la letra de la Ley, pero menos intérpretes avezados del Derecho y del marco social en el que deberán actuar. La Escuela Judicial no repara esos daños, pues no es materialmente una escuela selectiva y sigue inspirada en el modelo de escuela de descomprensión, tras unos largos años de encierro y aislamiento social obligado del opositor.
El tercer flanco débil es el relativo a la cobertura de los destinos. Para seguir salvaguardando el principio de igualdad formal, los miembros de la carrera judicial ascienden (con matices que ahora no vienen al caso) por el número en el escalafón o, si se prefiere, por el orden y año de entrada en la carrera judicial. Sin embargo, para ascender a “los cielos de la cúpula judicial” (esto es, a los niveles de responsabilidad gubernativa o a la condición de Magistrado del Tribunal Supremo) se requiere un nombramiento del Consejo General del Poder Judicial, un órgano de diseño constitucional desgraciado (“sin memoria”), que se reinventan cada 5 años, con estructura de asamblea (20, más una presidencia), cuya designación compete al Parlamento y de los equilibrios políticos que allí trencen las fuerzas políticas para alcanzar los 3/5 de los votos necesarios para nombrar 10 vocales por cada Cámara (6 entre jueces y magistrados y 4 entre “juristas de reconocida competencia”). El Consejo no es Poder Judicial, sino órgano de gobierno de éste. Los vocales elegirán a la presidencia, en función también de pactos políticos. No cabe extrañarse, por tanto, que el Consejo del Poder Judicial sea objeto de caza política mayor. Sus sillones, aunque son sinecuras sin apenas funciones, están muy codiciados. A través de la mayoría en este órgano constitucional se incide directamente en el nombramiento de los cargos gubernativos judiciales más importantes y de los miembros del Tribunal Supremo, incluido su presidencia. Y se hace política. Mucho poder en liza. Directo e indirecto. De ahí toda esa cruenta batalla política que se anuncia y ese juego de ajedrez maquiavélico barato que solo tiene un objetivo: repartirse el CGPJ y determinar así luego la política de nombramientos judiciales. Nada nuevo en un Estado preñado de clientelismo político. También la justicia está embarazada de ese mal endémico que contamina todas las instituciones, incluidas las “de control”. Y sin control efectivo no hay separación de poderes.
Bien es cierto que el CGPJ también ejerce más funciones y algunas importantes (potestad normativa, régimen disciplinario, acceso a la carrera, etc.). Pero la cruenta batalla está en la provisión de los destinos superiores. En España ningún actor de la clase política cree sinceramente en la separación de poderes. Ni ahora ni tampoco antes. Que nadie se llame a engaño. Pues el problema tampoco radica, por mucho que algunos se empeñen, en la manida renovación del CGPJ o en cómo se eligen a los vocales procedentes de la judicatura (si por el Parlamento o por los propios jueces). El dilema legitimidad parlamentaria versus legitimidad corporativa está mal planteado. El enfoque debería ser otro: ¿no hay otro medio institucional de acreditar la idoneidad y las competencias profesionales de quienes aspiran a gobernar el Poder Judicial?, ¿no puede realizarse ese proceso de selección de miembros por una autoridad o comisión independiente que cribe a los candidatos en función de sus respectivos proyectos y de su trayectoria profesional, proponiendo ternas y dejando incluso un espacio razonable para la cobertura de los puestos por sorteo entre aquellas personas que hubiesen superado el umbral de requisitos y competencias profesionales exigidos?
El Poder Judicial no es un pode exclusivamente de los jueces y magistrados, sino un poder del Estado democrático constitucional. Tampoco el Legislativo puede pretender apropiarse en exclusiva y sin límites del sistema de elección del órgano de gobierno del Poder Judicial. Los partidos no pueden ser los señores de la Justicia. La cuestión clave es si se quiere o no algún día construir definitivamente un CGPJ que sea un órgano de gobierno funcional y eficiente, que salvaguarde la imparcialidad e independencia de los jueces, con un nuevo modelo de Gobernanza Judicial, así como que trabaje para que el Poder Judicial actúe como auténtico checks and balances en relación al resto de poderes. Pero en ese nuevo marco, el CGPJ debería asimismo rendir cuentas ante el Parlamento y ante la ciudadanía. La otra opción es seguir como hasta ahora: pretendiendo que el órgano de gobierno del Poder Judicial actúe unas veces como lacayo del Poder Ejecutivo y otras como contrapoder judicial al Gobierno de turno.
Hay que evitar a toda costa que la erosión en la legitimidad del Poder Judicial vaya a más. Es una irresponsabilidad política y un suicidio institucional. En manos de la política está poner remedio a tal estado de cosas y no paños calientes, como nos tienen acostumbrados. No soy ningún ingenuo y, viendo el sombrío panorama político que nos rodea, nada de lo aquí expuesto se hará. Continuará el conflicto político centrado entre nombramientos de vocales judiciales por el Parlamento (mejor dicho, por los partidos políticos) o por los propios jueces y magistrados. Dos líneas paralelas que nunca se cruzarán. Y así eternamente. Debate nominal que esconde algo más grosero: quién controlará al Poder Judicial. El peso mayoritariamente conservador en la Magistratura pesa. Y eso condiciona el compromiso. O la política se pone manos a la obra para buscar un modelo de Gobernanza razonable o el Poder Judicial seguirá su lento, pero inevitable, camino hacia los infiernos. Estamos jugando con fuego. Una vez entre en llamas, su cuestionamiento puede ser irreversible. Y sin contrapeso judicial, no hay separación de poderes. Solo mera coreografía” (…)

(8) Entrevista a Gregorio LURI a El País (22-01-20): Para fomentar el pensamiento crítico, garanticemos que todos salen de la ESO sabiendo leer y escribir
(…) P. ¿Qué problemas puede ocasionar la implantación del llamado veto parental en algunas comunidades?
R. Cuando en una clase el maestro dice algo que sea contrario a lo que piensa ideológicamente un padre, para el niño la pérdida de credibilidad no va a ser la del padre, sino la del maestro, la de la escuela. Yo me planteo esta cuestión independientemente de lo que yo crea o pueda creer. En una sociedad donde se considera que el pluralismo es uno de sus valores constitucionales supremos, si una familia cree (por ejemplo) que la virginidad antes del matrimonio es un valor, a mí me puede parecer una opinión excéntrica, pero la escuela debería enseñarnos a convivir con personas con valores diferentes a los nuestros. Si no hace esto, no está cumpliendo con el mandato de una escuela democrática. Si la escuela pública, que dice y repite que quiere ser inclusiva, cierra las puertas a padres con determinados sistemas de valores, que son legales, entonces les está diciendo a esos padres que vayan a la escuela privada, que no hay lugar en la escuela pública para ellos.
Con respecto al pensamiento crítico, hay un ejercicio de cinismo extraordinario. Si queremos fomentarlo de verdad, garanticemos que todos nuestros alumnos salen de la ESO sabiendo leer y escribir. Y si no, estamos diciendo tonterías. Uno de cada cuatro alumnos termina su escolaridad sin poder entender un texto mínimamente complejo. Si resulta que, como dice el último estudio de PISA, nueve de cada diez alumnos son incapaces de distinguir un hecho de una opinión, ¿de qué estamos hablando aquí al referirnos al pensamiento crítico? Una escuela democrática tiene que asumir unos valores liberales en su seno, y saber que dentro de la escuela han de convivir ideologías que son igualmente legítimas. Hay una deriva en la que cada vez hay un menor peso del conocimiento y más de la ideología en las escuelas; ideología con la que a lo mejor estoy yo de acuerdo. Pero no me parece que la escuela pública tenga por misión fomentar mis creencias, sino la convivencia entre distintos valores. Si además lanzo el insulto cotidiano de “fascista” a cualquiera que ponga en duda mi visión del mundo, es algo demencial y un retroceso extraordinario.
Si hemos aceptado que nadie tiene el derecho a decirme en qué religión creer, o si creer en una; que nadie puede decirme a quién votar, a quién amar o tan siquiera cuál es mi género, ¿por qué la escuela ha de otorgarse el derecho a educarme moralmente? Por ejemplo, la ideología de género genera suspicacias en algunas familias. Si queremos llevarla a las escuelas, ¿estamos dando solo información objetiva y científica (y por tanto polémica), o tenemos que llevarla con un interés adoctrinador? Si este es el caso, es lógico que padres con distintos valores se consideren agredidos. La cuestión de fondo es que nos sobran estridencias y nos falta serenidad al hablar de la escuela. Si analizamos cualquier sistema educativo de éxito, vemos que siempre hay un círculo virtuoso de confianza, en el que las administraciones confían en los centros, los centros en las familias, estas en los profesores… Todos los actores se refuerzan mutuamente. Cuando intervenimos en los debates con la acritud que nos caracteriza, lo que hacemos es debilitar ese círculo de confianza (…)

(9) Entrevista a Pierre ROSANVALLONL’Obs (9-01-20): « Il faut prendre le populisme au sérieux »

(…) Certains défenseurs du populisme, comme Ernesto Laclau (décédé en 2014) et Chantal Mouffe, considèrent qu’il faut « radicaliser la démocratie », entendue à la fois comme l’expression de la volonté populaire et l’égalité. Selon eux, le populisme n’entre pas en contradiction avec elle : il en est un approfondissement.
Le populisme est inclus dans le champ de la démocratie, même s’il est l’expression d’une vision problématique de celle-ci. Il n’a donc rien à voir avec le totalitarisme dont la critique a été la grande affaire du XXe siècle. Selon ses défenseurs, à juste titre, la démocratie doit être approfondie pour deux raisons. La première, c’est qu’elle est trop souvent réduite à l’idée de pluralisme électoral. Cette « démocratie minimale » ne satisfait pas les citoyens, qui ont le sentiment de ne pas être correctement représentés et qui veulent participer eux-mêmes à la vie politique, interagir avec le gouvernement pour le soutenir, l’interroger, le sanctionner. Seconde raison, la démocratie ne désigne pas qu’un régime politique, elle est aussi une forme de société. Or cette société est affectée par de multiples inégalités, certaines s’étant accrues de façon phénoménale lors des trente dernières années.
Ils formulent donc un bon diagnostic…
Oui, mais ce procès en « démocratie limitée » est insuffisant. Il ne contient pas une analyse sérieuse de ce que devrait être une démocratie développée. Le populisme se borne à des slogans. Et, à l’inverse, ceux qui en font le procès se contentent généralement d’invoquer son « illibéralisme », ce qui ne va pas au fond des choses.
Mais vous aussi, vous pointez son illibéralisme…
Je le constate, mais ne m’en tiens pas là. Deux constats m’ont conduit à écrire ce livre. Le premier est historique, il renvoie au second Empire, une période qui présente des similitudes frappantes avec l’actuel populisme. C’était une première mise en forme d’une vision plébiscitaire de la démocratie. Les républicains avaient alors raison de critiquer ce régime : il limitait la liberté de la presse, confondait la représentation avec la mise en avant du prince césariste… Mais ils n’avaient pas l’intelligence de leur indignation. Ils n’étaient pas capables de répondre à la prétention de ce régime à être « plus démocratique ».
L’autre constat, c’est ce qui s’est passé dans les pays de l’est de l’Europe. J’y ai beaucoup voyagé, j’ai été en contact avec les opposants aux frères Kaczynski en Pologne ou à Viktor Orbán en Hongrie… Ils sont certes résolus, mais là encore ils ne comprennent pas qu’il faut se battre sur la prétention démocratique de ces régimes. D’où un face-à-face stérile entre ceux qui dénoncent ces « régimes illibéraux » et ceux qui rétorquent : « Nous sommes les champions d’une vraie démocratie, au-delà du vieux libéralisme. »
Dans ces circonstances, la grande confrontation intellectuelle et politique avec le populisme n’a pu avoir lieu. De ce fait, ce dernier continue sa progression. Et ceux qui s’y opposent ne parviennent pas à endiguer la vague, n’ayant pas de vision alternative à proposer : que doit être la démocratie ? Le seul frein auquel on a recours en Europe, c’est de répéter qu’il s’agit d’une « résurgence de l’extrême droite ». Ce faisant, on s’aveugle sur la nature profonde du phénomène. Même si le populisme a pris naissance dans ces parages, il a trouvé aujourd’hui son autonomie, et son pouvoir d’attraction va bien au-delà de celui de la droite radicale. Si progressisme et populisme sont appelés à former le grand antagonisme des années à venir, le second a une formulation déjà bien constituée, ce qui n’est pas le cas du premier.
Ces dernières années, on assiste à une poussée des populistes « de droite » (Trump, Bolsonaro, Salvini, Orbán, Le Pen, les « brexiters », etc.) Ils défendent des modèles assez autoritaires, peu respectueux de la liberté de la presse ou de la justice. Le populisme de gauche, lui, rêve d’égalité et de démocratie réinventée, comme en témoignent les débats au sein de La France insoumise (LFI). Ces deux familles ne sont-elles pas inconciliables ?
Pour souligner les différences et les convergences, il faut distinguer les mouvements des régimes. Si je considère les régimes populistes, ceux « de gauche » n’ont existé qu’en Amérique latine : au Venezuela, en Bolivie, en Argentine, en Equateur. Dans ceux de droite, vous pouvez classer la Pologne, la Hongrie, ou la présidence Trump à bien des égards. Dans les deux cas on retrouve des convergences notables : la stigmatisation de l’ adversaire, assimilé à un ennemi du peuple ; la critique de l’Etat de droit ; le souverainisme ; le protectionnisme… Il y a bien sûr des différences : les gouvernements de Pologne et de Hongrie, qui reçoivent des subsides de l’Europe, sont des souverainistes ouverts à celle-ci pour des raisons bien compréhensibles.
En revanche, si l’on regarde les mouvements, les choses sont tout autres. Ils sont enracinés dans leur histoire spécifique. L’extrême droite chez les uns, avec son fond raciste et sécuritaire ; l’extrême gauche chez les autres, universaliste et plus humaniste. Ce fossé, dans le cas français, ne sera pas comblé. Malgré les efforts du Rassemblement national (RN) pour se dédiaboliser, ses racines d’extrême droite restent prégnantes. Les leaders de La France insoumise, eux, sont marqués par leur histoire militante. Mais si l’on regarde les électeurs, le tableau est moins net. Les sensibilités peuvent commencer à s’accorder. Y compris sur la question de l’immigration. On a vu des électeurs de La France insoumise se tourner au second tour vers le RN.
La question du rapport à l’immigration est-elle centrale ?
C’est le critère radicalement distinctif entre les populismes de gauche et de droite. Le rejet des étrangers est au cœur de l’histoire de l’extrême droite. Mais des convergences sont possibles. A gauche, certains commencent à se saisir de la question de l’immigration, en arguant que le capitalisme a joué cette carte pour faire pression sur les salaires. Une brèche s’ouvre alors : on peut s’affirmer hostile à l’immigration sans être raciste, par anticapitalisme. L’extrême droite ne se prive pas de jouer sur cette corde.
Cela dit, il ne faut pas imaginer un front politique à l’ancienne. Il faut concevoir ces convergences en termes gramsciens, comme la constitution d’un ensemble d’éléments de culture politique qui peuvent commencer à s’agréger. Dans le cas français, un accord entre le RN et LFI est inimaginable. Mais un espace de critiques partagées rend possible des convergences” (…)

(10) Entrevista de Mar Calpena  a Daniel INNERARITY a CTXT (23-01-20): La ciencia, la economía y la cultura han sufrido una evolución, mientras que la política se ha quedado instalada en instituciones y conceptos que no están a la altura

(…) Usted defiende que a veces se hace un uso interesado de la complejidad, para confundir… ¿Cómo se combate esto?
Tenemos un problema teórico y un problema práctico. El teórico tiene que ver con que la mayor parte de los esquemas políticos que manejamos, como poder, territorio, soberanía, Estado, fueron formulados hace más o menos trescientos años en una época de relativa simplicidad, donde no existía el pluralismo que tienen hoy nuestras sociedades, donde los artefactos tecnológicos que manejaban no tenían ni la décima parte de complejidad que tiene un robot. Ese es un problema que lleva aparejado, además, que en el desarrollo histórico la ciencia, la economía y la cultura han sufrido una evolución, mientras que la política se ha quedado instalada cómodamente en unas instituciones y unos conceptos que no están a la altura. Hay un viejo principio que dice que no se puede resolver un problema complejo si no elaboras una teoría con el mismo nivel de complejidad. La política no está en ese nivel, en absoluto.
Hay otro problema paralelo, de tipo pragmático, y es que la vida política está configurada de tal manera que los discursos simples y rotundos, los antagonismos elementales, tienen todas las de ganar en un combate que cada vez se parece más al tipo de operaciones que hace un operador en los mercados financieros: ninguna relación con la realidad material del mundo del trabajo, rendimiento en el cortísimo plazo y absoluta despreocupación por las consecuencias y las externalidades. La política se ha convertido en una gigantesca máquina de obtener ventajas a corto plazo a costa de terceros, en la competitividad, sin estructuras duraderas para la intervención, porque partidos y sindicatos son muy débiles, y tenemos unos liderazgos más bien de tipo personal.
¿Se ha perdido la noción de que la política no es un juego de suma cero? ¿O simplemente es más evidente ahora?
Nos hemos dado cuenta después de varios intentos de que la situación era la que era. El mero hecho de la repetición electoral puede ser una buena metáfora para entender que nos cuesta mucho esfuerzo personal y colectivo aceptar la realidad en su complejidad. Hay una cierta nostalgia de victorias, cuanto más absolutas mejor, de juegos de suma cero. Y a esto se añade otro problema estructural, que creo que es grave y tenemos que resolver, que es que el proceso político tiene al menos tres fases: la competencia electoral, la formación del gobierno y la de gobierno como tal. Ahora mismo, el primer momento ha invadido todo lo demás. No es solo que haya habido varias campañas electorales, es que la campaña lo ha invadido todo, y lo más grave es que el que gobierna lo hace con mentalidad de campaña electoral. Los asesores que sirven para obtener el poder ahora ayudan a mantenerlo y ejercerlo, y eso indica que se va a ejercer con las mismas claves con las que se accedió a él. La lógica de las campañas es la del antagonismo, la de la denegación del adversario. El sistema político aguanta unos cuantos meses de campaña si después llega un periodo sin ella. Lo que no se resiste es una repetición de campañas y, sobre todo, una instalación en la lógica de las campañas, cuando lo que tiene que venir es un momento de cooperación, cuando hay que ponerse de acuerdo con el adversario, hacer una transacción, gobernar en coalición… No es un asunto anecdótico, sino que es estructural en el tipo de cultura política que estamos elaborando.
¿Esto es propio de la cultura política española o hay que verlo desde una perspectiva más amplia?
Creo que es general. Algunos países quizás tienen más capacidad para pasar esa página de las elecciones, como Alemania, pero Italia, por ejemplo, es muy parecida. Creo que es una propiedad de la democracia contemporánea, que en España vivimos con una peculiaridad: es una particularidad de Madrid, del Gobierno de España, a diferencia del gobierno de un gran número de autonomías o ciudades, bien es verdad que con un diseño institucional muy distinto. A veces se repite el tópico de que en España no hemos aprendido a hacer gobiernos de coalición cuando en realidad eso casi sólo se puede decir del gobierno central, porque donde yo vivo, en Navarra, siempre o casi siempre se ha gobernado en coalición, por ejemplo, y no ha pasado nada. Lo mismo en el País Vasco…
¿El futuro es de los que sepan gestionar la incertidumbre o pertenece a los que no quieran negociar?
Es un aprendizaje costoso. Nuestra generación viene de una cultura muy distinta y en un periodo de tiempo relativamente corto han pasado más cosas de las que podemos asimilar. Venimos de una cultura del fordismo industrial, de tradiciones familiares, culturales, lingüísticas bastante homogéneas y estables, roles profesionales muy bien definidos, carreras estables, y hemos ido entrando en un escenario de volatilidad e interdependencia, y eso nos está obligando a adquirir unas destrezas que nadie nos había dado. La gestión de la incertidumbre es una de las destrezas que no podíamos imaginar que iba a ser tan relevante. Y ya se dice que la mayor parte de las habilidades que se adquieren en la universidad no van a tener traslación al mundo del empleo.
¿Y aplicado a la política? ¿Lo ha entendido la derecha?
Más que un desarrollo lineal en la cultura política, yo creo que lo que hemos hecho es entrar en una especie de carrusel. La lógica de la moda se ha apoderado de la política. Las cosas caducan enseguida, quedan desfasadas rápidamente, pero si las guardas el tiempo suficiente, el ritmo es tan frenético que es posible que dentro de poco te lo puedas volver a poner. No hace tantos años, cuando yo explicaba este tipo de ideas, hacía una broma que ya no se entiende. Decía: “Podría llegar un momento en que la socialdemocracia fuera rescatada”, y la gente se reía… Tendríamos que extraer varias lecciones de esto: relativizar los éxitos y los fracasos y pensar que el ciclo político es tan rápido que el que hoy está arriba mañana estará abajo, que la lógica de la supervivencia y la oportunidad es la lógica fundamental y que no se puede dar nada por muerto. Si me hubieran dicho que iba a haber un día 52 parlamentarios nostálgicos del franquismo, machirulos, no me lo hubiera creído… Segunda lección: la historia política no es irreversible. Buena parte de la fragilidad de la construcción europea es que no ha concebido más que huidas hacia adelante, el gran lema en las elecciones es ‘Más Europa’, lo más imaginativo que conciben los jefes de campaña es eso, sin pensar que hay alternativas, diferencias, otros modos de integración… y fenómenos de retroceso y de desintegración. En el campo de la Unión Europea, cada vez hay más gente estudiando los fenómenos de desintegración, pero hasta el Tratado de Lisboa no existían siquiera mecanismos para ello, porque era inconcebible. El euro, por ejemplo, no contempla una salida. Si un país quisiera abandonar el euro, habría que inventar los mecanismos. Monnet y Schuman parten de una idea mecanicista, concebían Europa como un engranaje, porque muchos de los padres fundadores eran ingenieros y venían de la planificación casi al modo soviético, con la construcción de la escuela funcionarial francesa y todo eso, y pensaban que la sociedad era un mecanismo relativamente sencillo, donde había que hacer cosas mecánicamente sin decírselo demasiado a la gente.
Esta tensión de la que habla, entre tecnocracia y, llamémosle, pueblo llano ¿es consecuencia de una falta de alfabetización democrática?
De alguna manera, la sociedad contemporánea nos está volviendo incompetentes. En otros momentos históricos, la complejidad de la realidad ha sido un factor de desdemocratización, porque existía un grupo de expertos que entendía el problema y el resto no tenía ni idea. Hoy los expertos no siempre se ponen de acuerdo entre ellos, y no es verdad que todos los economistas sean de derechas, por ejemplo… Y la ignorancia, además, puede ser un factor de democratización. En el fondo, ¿cuál es la última ratio que permite que haya democracia? Pues que somos ignorantes, y por eso nos ponemos a hablar. Porque la manera humana de entenderse es no encerrarse en una habitación, sino salir al encuentro de otros. Este encuentro no siempre es gratificante, puede ser conflictivo, pero en él se descubre lo más conveniente. Es una de las teorías más sofisticadas de la democracia y a mí me convence mucho. Es una democracia deliberativa, más que agregativa de la suma de sus partes.
Precisamente, viniendo a esta entrevista he visto una pintada que ponía “El pueblo manda, el gobierno obedece”. ¿Qué le parecen este tipo de mensajes?
La relación entre la ciudadanía y sus representantes no es una relación de obediencia en ninguna de las dos direcciones. Si me permites esta simplificación –lo que hablando de complejidad sería un pecado mortal–, la derecha tiende a pensar la relación entre ciudadanos y representantes como una relación de obediencia en virtud de la cual los ciudadanos deben acatar lo que dicen sus representantes, mientras que parte de la izquierda entiende exactamente lo contrario, como si los representantes no fueran más que una correa de transmisión, sin ningún elemento deliberativo, de lo que el pueblo, por lo visto, sabe perfectamente. Yo creo que cuanto antes derribemos este castillo de naipes y reconozcamos que el punto de partida es la ignorancia personal y colectiva, mejor edificaremos nuestras instituciones políticas.
Pero la complejidad de las instituciones, por ejemplo en el caso de Europa, frecuentemente ha levantado ampollas… ¿Es ese el camino por el que deben ir las instituciones democráticas del futuro?
El mundo se va a parecer cada vez más a Europa. O al menos, debería. Todo lo que sea voluntad de construcción política, de acuerdo con nuestros parámetros democráticos, o se hace recogiendo la pluralidad de la sociedad –reconociendo la autonomía organizativa de la sociedad, sin suprimir la diferencia, la heterodoxia, el conflicto– o no se logrará. El modelo típico del nation building moderno, el jacobino, ha sido que solo podemos avanzar en la igualdad suprimiendo la diferencia. El modelo más avanzado, desde mi punto de vista, es progresar en la igualdad sin suprimir la diferencia, recogiendo toda la riqueza que hay en la sociedad. Riqueza de puntos de vista, de la inteligencia distribuida, de intereses, del conflicto y la cooperación… Cuando uno examina Europa y se lamenta de la lentitud, de la cantidad de elementos de veto que hay distribuidos dentro del proceso de decisión, de lo difícil que es poner de acuerdo a un sueco y a un italiano… Hay que preguntarse si no estaremos intentando disolver a la sociedad y elegir una nueva en lugar de elegir un gobierno, como decía Brecht. Las sociedades son como son y de eso hay que partir.

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada