FOCUS PRESS 171

La gran competició per l’hegemonia global entre els Estats Units i Xina i el paper que hi pot tenir la Unió Europea centren l’atenció dels tres  primers papers del CIDOB de 2020: Pol Morillas i Jordi Quero es pregunten si el nou ordre mundial serà a dos o a tres; Alan Riley també es qüestiona si la Unió Europea encara hi té alguna cosa a dir; i Sean Golden assenyala el contrast entre el lliurecanvisme xinès i el neoaïllacionisme nordamericà. I el New Yorker publica un extens article de Evan Osnos [1] que intenta esbrinar el futur de la relació entre les dues grans potències mundials a partir d’un repàs històric per concloure que la polarització pot portar a un escenari catastròfic. Per completar aquest quadre, Enrique Fanjul [2] explica els quatre factors clau de la globalització en el 2020: desacceleració del comerç internacional, batalla entre multilateralisme i proteccionisme, nova estructura de la globalització i la qüestió xinesa.

L’actualitat immediata segueix centrada en la tensió entre els Estats Units i l’Iran arran de l’assasinat de Qasem Soleimani, que ha evidenciat -una vegada més- l’erràtica política de l’Administració Trump (Javier Solana, Jesús A.Nüñez Villaverde [3]), però també les fragilitats del règim iranià (Lluís Uría), especialment després d’abatre per error un avió comercial. El més preocupant és el retrocés que aquesta situació pot implicar en la política global contra la proliferació de l’armamament nuclear (Lluís Bassets).

Pel que fa als efectes interns als Estats Units, els possibles guanys que Trump podria tenir per la cortina de fum sobre l’impeachment (Borja Bauzá, Lluís Bassets) podrien ser anul·lats per una escalada del conflicte que acabés per alarmar l’electorat nordamericà (Francisco G.Basterra).

A l’Amèrica Llatina hi ha expectació sobre quin serà el resultat del programa econòmic del nou govern argentí, que intenta guanyar credibilitat sobre les possibilitats de fer front a les seves obligacions financeres (José Juan Ruiz). Per la seva banda, David Rieff [4] analitza a Letras Libres la capacitat de supervivència del peronisme que -amb variants diferents- sempre troba la manera de tornar al poder.

Mentre, a Rússia Vladimir Putin impulsa una reforma institucional destinada a assegurar la seva successió de manera que es consolidi el seu sistema de poder (Pilar Bonet i comentari de The Economist).

Sobre l’emergència climàtica,  Paul Krugman dedica el seu article setmanal als incendis d’Austràlia i als efectes catastròfic del negacionisme climàtic. I Juan Palop publica a esglobal una guia de les polítiques per assolir la descarbonització de l’economia mundial.

Sobre la revolució digital en curs, Sebastián Carbó i José Ignacio Castillo analitzen la tendència de les grans plataformes digitals a esdevenir oligopolis globals.  I Rubén Ruiz Calleja explica l’estat actual de la recerca tecnològica que ja està avançant el futur d’un 6G. La gran qüestió pendent és com governar el cavall desbocat del progrés tecnològic que desborda els marcs mentals i institucionals vigents. Francisco Longo [5] esbossa una agenda del bon govern en temps disruptius. Una preocupació que està en el centre del nou llibre de Daniel Innerarity, “Una teoria de la democracia compleja“, on es pregunta si pot sobreviure la democràcia a la complexitat del canvi climàtic, la intel·ligència artificial, els algoritmes i els productes financers.

La Unió Europea intenta donar respostes a aquests interrogants,  per exemple amb el   Nou Pacte Verd Europeu, sobre el que  Estrella Durá i Irina de Sancho plantegen la necessitat de fer compatibles les aspiracions ecològiques i la justícia social;  Serafín Pazos-Vidal  analitza la  relació entre una transició energètica justa i l’ús adequat dels fons europeus; i Guido Montani alerta sobre les limitacions del lideratge ecològic europeu en un món desordenat. Una UE certament condicionada  per una nova realitat geopolítica que li es adversa i que l’obliga a un canvi d’orientació que violenta el seu esperit fundacional (Andrea Rizzi, Nicolas Baverez).

Crida força l’atenció la nova coalició de govern a Àustria  entre conservadors i verds que, segons Luis Cornago, tot i no ser cap novetat  la participació dels verds en coalicions multipartidistes  amb formacions conservadores, en aquest es tracta d’una coalició a dos, amb electorats molt distants ideològicament.

Un altre cas a seguir és la coalició entre el Partito Democratico i el Movimento 5 Stelle a Itàlia, presidida per un polític -Giuseppe Conti. que pot inscriure’s en la vella tradició del transformisme polític italià, com subratlla Emanuela Fornari tot interpel·lant a la dividida esquerra italiana a construir projecte alternatiu al transformisme que representa Conti i al sobiranisme que lidera Salvini. Sobre la situació política italiana, veure també l’entrevista a Matteo Renzi publicada a El País.

Com també és objecte d’observació la nova coalició de govern  espanyola entre socialdemòcrates i l’esquerra radical, amb uns antecedents europeus que són analitzats per  Jorge García Santos i Alberto López Ortega [6] a Agenda Pública.

En relació a la protesta social a França contra la reforma de les pensions aporta força llum l’article d’Olivier Galland [7] a Telos, on sosté que aquesta reforma amaga un objectiu de més gran abast que és la transformació del model social francès per superar la societat de la desconfiança en la que predominen el corporativisme i l’estatisme.

Amb la formació del nou govern espanyol de coalició s’entra en un període de normalitat institucional, tot i els condicionants externs que el poden fragilitzar. Més enllà de les vicissituds sobre la seva gestació, composició i agenda, són pertinents les preguntes sobre la capacitat de resistència de les nostres democràcies que formula José Fernández-Albertos:

“Poden les polítiques públiques corregir les causes últimes (econòmiques) de la desafecció i el descontentament?

Pot l’acció de govern transmetre a la població la convicció que les eleccions importen prou com perquè valgui la pena que els ciutadans vegin en elles un mecanisme útil per canalitzar les seves demandes, però no tant com perquè alguns donin l’esquena a les regles bàsiques del joc democràtic quan no guanyen a les urnes?

És possible reconstruir un teixit institucional que articuli i organitzi els interessos en conflicte consubstancials a les societats plurals i democràtiques?”

La composició del govern reflecteix la complexitat de la situació política i intenta trobar equilibris diversos: entre els partits que l’integren, però també entre prioritats contradictòries (Andrés Ortega, Víctor Lapuente). En la seva agenda destaquen les grans prioritats econòmiques i socials (José María Lassalle): la transició digital per assegurar la competitivitat econòmica (Raymond Torres, Jordi Alberich), la reversió de les desigualtats socials i territorials accentuades durant la Gran Recessió (Carlos Sánchez) i la transició energètica . També l’ambició de retornar amb autoritat a l’escenari europeu i internacional. I,  com a qüestió determinant, el conflicte polític català (Lluís Foix), amb la perpectiva de la constitució immediata d’una taula de diàleg de govern a govern (Jordi Mercader,  Jordi Amat, Albert Branchadell [8], Josep M.Colomer). Malgrat aquesta complexitat, sobresurt el determini compartit d’apostar per un govern de llarga durada (Juan Rodríguez Teruel [9], Josep Ramoneda, carta del president  Sánchez als ministres). Veure també l’anàlisi dels principals reptes ministeri per ministeri elaborat pel diari El País.

Com mostren el baròmetre de desembre del CIS i les enquestes posteriors a la investidura (40dB/El País, GAD3/ABC, Invymark/La Sexta, Celeste-Tel/eldiario), comentades per Kiko Llaneras, el marge d’error del nou govern és molt petit, especialment pel que fa a la política relacionada amb Catalunya, amb una oposició tancada a qualsevol acord transversal i que intenta instal·lar en l’opinió pública el marc mental d’un govern radical i il·legítim (Cristina Monge, Enric Juliana, Carlos Sánchez).

En tot cas, no pot confondre’s la crítica hiperbòlioca, barroera i, fins i tot, al·lucinada amb els dubtes raonables que planteja un ús personalista del poder que tendeix a la seva concentració en la cúpula de l’executiu en detriment dels contrapesos polítics i institucionals (José Antonio Zarzalejos). De totes maneres és  molt rellevant pel futur polític del país l’orientació estratègica que adopti el Partit Popular (Carlos Barragán [10], Luis R.Aizpeolea), especialment en relació a una extrema dreta que, si assimilés ràpid altres experiències europees, estaria en condicions de disputar-li l’hegemonia en el seu espai polític (Esteban Hernández).

El que es pot donar per cert és que  la batalla en el camp de la comunicació serà duríssima i determinant (Guillem Martínez). D’aquí la importància per a l’èxit del govern de cercar la connexió amb la societat, més enllà  de la gestió i de la política institucional (Antoni Gutiérrez-Rubí).

Però, la gran batalla pel poder es lliurarà en l’àmbit de la justícia (Ignacio Sánchez-Cuenca [11],  Jordi Amat, Enric Juliana), on el Partit Popular intentarà mantenir la seva influència bloquejant la renovació -reiteradament  retardada- dels principals òrgans judicials i del Tribunal Constitucional (Ernesto Ekaizer, Antoni Puigverd). L’aposta de Pedro Sánchez per Dolores Delgado com a nova Fiscal General de l’Estat mostra -més enllà dels dubtes sobre la seva imparcialitat (José Antonio Zarzalejos)-  la voluntat d’afrontar aquesta batalla sense complexos (Ignacio Escolar, Fernando Ónega).

Aquests dies tenim diversos exemples de la complicada interferència entre política i justícia (Jordi Nieva-Fenoll), des de la qüestió de la immunitat parlamentària d’Oriol Junqueras,  dirimida entre el Tribunal de Justícia de la Unió Europea i el Tribunal Suprem (Jordi Neva-Fenoll, Germán M.Teruel, Javier Përez Royo) a la inhabilitació del president de la Generalitat que enfronta la Junta Electoral Central i el Parlament de Catalunya (Juan José Solozábal), passant per la petició al Parlament Europeu dels suplicatoris de Puigdemont i Comín (Carlota Guindal) … I amb la delicada qüestió d’un hipotètic indult als condemnats pel judici de l’1-O (Luís Mauri [12], Beatriz Parera).

Aquest panorama general es tradueix a Catalunya en l’agònica competició entre Esquerra Republicana i Junts per Catalunya (veure per exemple la recent polèmica entre Joan Tardà i David Bonvehí), amb la perspectiva d’unes eleccions inevitables quan  sigui ferma la inhabilitació del president Torra (Francesc-Marc Álvaro)  i amb la incògnita sobre la rellevància que pot acabar tenint Carles Puigdemont en funció de quina sigui la seva sort com a parlamentari europeu (Jordi Mercader).

ARTICLES RECOMANATS

(1) Evan OSNOS, “The Future of America’s Contest with China” a The New Yorker (6-01-20)

(…) “But Henry Kissinger considers America’s contest with China to be both less dire and more complex than the Soviet struggle. “We were dealing with a bipolar world,” he told me. “Now we’re dealing with a multipolar world. The components of an international system are so much more varied, and the lineups are much more difficult to control.”

For that reason, Kissinger says, the more relevant and disturbing analogy is to the First World War. In that view, the trade war is an ominous signal; economic polarization, of the kind that pitted Britain against Germany before 1914, has often been a prelude to real war. “If it freezes into a permanent conflict, and you have two big blocs confronting each other, then the danger of a pre-World War I situation is huge,” Kissinger said. “Look at history: none of the leaders that started World War I would have done so if they had known what the world would look like at the end. That is the situation we must avoid.” Westad agrees. “The pre-1914 parallel is, of course, not just the growth in German power,” he said. “What we, I think, need to focus on is what actually led to war. What led to war was the German fear of being in a position where their power would not strengthen in the future, where they were, as they put it in the summer of 1914, at the maximum moment.”

On each side, the greatest risk is blindness born of ignorance, hubris, or ideology. If the Trump Administration were to gamble on national security the way that Navarro did with his botched predictions on trade, the consequences would be grave; if Xi embraces a caricature of America determined to exclude China from prosperity, he could misperceive this as his “maximum moment.”

The most viable path ahead is an uneasy coexistence, founded on a mutual desire to “struggle but not smash” the relationship. Coexistence is neither decoupling nor appeasement; it requires, above all, deterrence and candor—a constant reckoning with what kind of change America will, and will not, accept. Success hinges not on abstract historical momentum but on hard, specific day-to-day decisions—what the political scientist Richard Rosecrance, in his study of the First World War, called the “tyranny of small things.”

To avoid catastrophe, both sides will have to accept truths that so far they have not: China must acknowledge the outrage caused by its overreaching bids for control, and America must adjust to China’s presence, without selling honor for profit. The ascendant view in Washington holds that the competition is us-or-them; in fact, the reality of this century will be us-and-them. It is naïve to imagine wrestling China back to the past. The project, now, is to contest its moral vision of the future”.

(2) Enrique FANJUL, “Cuatro claves de la globalización en 2020” al blog del Real Instituto Elcano (16-01-20)

(…) “4 La cuestión de China
Esta es una de las grandes cuestiones de la escena global para los próximos años. China ha emergido de forma definitiva como una gran potencia, económica y con ambiciones geopolíticas. Sus métodos de actuación generan críticas y desconfianza en numerosos países. China es acusada de incumplimiento de normas internacionales y de los compromisos de su adhesión a la OMC, de falta de reciprocidad en el tratamiento que reciben las empresas extranjeras en China en comparación con el que reciben las empresas chinas en otros países, de contar con un capitalismo de Estado que proporciona ventajas a sus empresas estatales, de intentar exportar su censura, entre otras cuestiones.
Los signos de fricción son múltiples. La Unión Europea publicó a principios de 2019 un importante documento en el que se califica a China de “competidor económico” y “rival sistémico que promueve modelos alternativos de gobernanza”. Por otra parte, ha puesto en marcha un mecanismo de supervisión de inversiones extranjeras, que en la práctica se dirige fundamentalmente hacia las inversiones de empresas chinas.
Las protestas en Hong Kong, las recientes elecciones en Taiwan (que han supuesto un serio revés para el gobierno de Pekín), la represión en Xinjiang y la persecución de disidentes en China son algunos hechos que ponen de relieve el marco de crecientes tensiones que se generan en relación con China, y que han provocado una creciente reacción contra el régimen político chino.
¿Qué hacer? ¿Qué política seguir frente a China? Algunos han propuesto una solución radical y simple: el desacoplamiento (decoupling), que implicaría la separación radical, la división del mundo en dos grandes sistemas económicos y tecnológicos aislados entre sí, uno liderado por Estados Unidos y el otro por China,  las dos grandes potencias que han entrado en un proceso de fuerte rivalidad económica y tecnológica.
El desacoplamiento va ciertamente en contra del multilateralismo y de la idea de la interacción económica entre las naciones como fuente de crecimiento y bienestar.
No tenemos espacio en este post para analizar este tema con algo de detalle. Pero sí destacar que se ha convertido en una de las cuestiones más relevantes, y complejas que se plantean a la comunidad internacional, que trasciende del ámbito económico y que exige un serio esfuerzo de reflexión sobre cómo afrontarla”.

(3) Jesús A.NUÑEZ VILLAVERDE, “EEUU-Irán, la venganza no soluciona nada” al blog del Real Instituto Elcano (13-01-20)

(…) “A la espera de que el tiempo vaya haciendo visibles todas las implicaciones negativas de la decisión de Trump, eliminando a quien unos consideran un monstruo asesino y otros un héroe nacional y un mártir, dos son las consecuencias más significativas a corto plazo. Por un lado, cabe dar por agotado el acuerdo nuclear de 2015. Irán no solo no encuentra ya ningún estímulo ante la reiterada falta de voluntad de EEUU y otros para cumplir su parte (aliviando las sanciones económicas), sino que buscará como mínimo volver a dotarse de stocks y capacidades para disponer de bazas de negociación en un hipotético nuevo proceso negociador. En esas condiciones algunos de sus vecinos –Arabia Saudí, EAU, Turquía, Egipto…– aumentarán a buen seguro sus esfuerzos para no quedarse atrás en este terreno, aumentando así el riesgo que conlleva la proliferación armamentística en una región tan delicada, al tiempo que se reducen significativamente las capacidades de los inspectores de la AIEA para seguir controlando el programa iraní. Y el panorama aún se puede oscurecer mucho más si finalmente Teherán decide abandonar el TNP.

Por otro lado, la situación de las tropas estadounidenses en Irak –visto por Trump como una mera base de partida para atacar a Irán– se hace insostenible. El pasado 5 de enero el parlamento iraquí aprobó una resolución que exige su salida y, aunque la medida no llegue a hacerse efectiva en su totalidad, es evidente que automáticamente aumenta el riesgo para los 5.000 efectivos estadounidenses allí desplegados (y los de sus aliados, incluyendo a España). Por su parte, a su primer ministro, Adel Abdul Mahdi (abiertamente ninguneado por Trump), se le va a hacer cada vez más difícil resistir la presión de una ciudadanía cada vez más crítica con la injerencia de Washington y, sobre todo, de los líderes (Muqtada al Sader y Hadi al Amiri) de los dos principales bloques parlamentarios, muy sensibles a los dictados de Teherán. En otras palabras, más libertad de acción para Daesh y otros grupos yihadistas, más problemas para el gobierno central iraquí, más inseguridad para las tropas de la coalición liderada por Washington y, sobre todo, más margen de maniobra para Irán en su intento de seguir influyendo en todo lo que pasa en el territorio de su vecino.

Visto así, solo cabe concluir que Trump se ha equivocado al tomar este rumbo, en contra de los propios intereses estadounidenses y de sus aliados occidentales y regionales, por puro afán electoralista. Una opción que no le garantiza la victoria el próximo noviembre y que, mirando hacia Teherán, aumenta las posibilidades de victoria de los representantes más duros del régimen en las elecciones parlamentarias del próximo 21 de febrero. Un régimen que no pierde operatividad por la desaparición de Suleimani y que, por el contrario, cuenta con una enorme experiencia en sobrevivir en condiciones muy agobiantes y no parece dispuesto a volver a ninguna mesa de negociaciones de inmediato. Y todo eso sabiendo, unos y otros, que en algún momento tendrán que volver a la mesa de negociaciones”.

(4) David RIEFF, “Un populismo controlado: el peronismo” a Letras Liibres 220 (enero 2020)

(…) “Los que observan desde fuera, incluso aquellos que conocen bien tanto América Latina como Argentina, pocas veces dejan de asombrarse de que un movimiento fundado en los años cuarenta, cuando Getulio Vargas era presidente de Brasil, Gabriel González Videla era presidente de Chile y Miguel Alemán era presidente de México, no solo es parte de la historia política argentina en 2019 sino que sigue siendo su elemento central, en una época en la que las otras figuras, que fueron tan importantes en la vida política de sus países, ahora poseen un interés prácticamente solo histórico. Por tanto, si existe un excepcionalismo argentino –y en general el excepcionalismo argentino es una construcción tan narcisista y dudosa como el estadounidense, aunque el primero haya presentado menos riesgos para el resto del mundo– es el peronismo. Y afecta a la vida argentina en cuestiones grandes y pequeñas, también a nivel simbólico. Por ejemplo, cuando Macri llegó al poder mandó apagar las luces de las gigantescas esculturas de Eva Perón –una que parece mirar hacia las zonas más pobres de la capital y se conoce como “Eva de los humildes” y otra, más severa y que mira hacia las zonas más ricas y se llama solamente “Eva”– encargadas por Néstor Kirchner, difunto marido de Cristina y predecesor en su cargo, para adornar el ministerio de desarrollo social en el centro de Buenos Aires. Alberto Fernández, ya se ha anunciado, volverá a encender la luz” (…)

(…) “Hay enormes desafíos, y no está nada claro que el nuevo gobierno, o cualquier gobierno argentino, sea capaz de afrontarlos. Porque al final, los profundos problemas de Argentina no tienen que ver con una sola política o grupo de políticas específicas implementadas por un gobierno particular. Será difícil que Alberto Fernández sea peor presidente que Macri, aunque por supuesto en Argentina ningún resultado, por poco probable que sea, puede descartarse por completo. Pero hay un gran espacio entre eso y restaurar la prosperidad y al menos cierto grado de cohesión social. En una entrevista concedida poco antes de su elección, Alberto Fernández se comparó con Hamlet al describir cómo era ser presidente electo. “Estuve mucho tiempo organizando campañas y un día me tocó ser candidato, pasé de ser director de la obra a ser Hamlet. Toda mi vida trabajé para ser Hamlet.” Pero como tuitéo el periodista argentino Andrés Fidanza después de leerlo: ‘Alberto usa nuevamente la metáfora de Hamlet. Entiendo el mensaje, pero mi humilde tip es que elija una obra en que al final no mueran casi todos’.”

(5) Francisco LONGO, “La agenda del buen gobierno en tiempos disruptivos” a Agenda Pública (12-01-20)

(…) “Pero la disrupción tecnológica tiene también un lado oscuro. Crea esas inmensas oportunidades, pero al precio de una gran incertidumbre, se produce en un contexto de emergencia medioambiental grave, heredada del deterioro acumulado durante siglos de industrialización, y hace aflorar nuevos riesgos, costes, problemas y colectivos de perdedores que reclaman la atención de los poderes públicos. Las áreas de esa vulnerabilidad sobrevenida ocupan amplio espacio en el debate público más reciente. Resumimos, sin pretender ser exhaustivos, algunas de las que son más imputables a los cambios tecnológicos de los últimos años.
– Apoyado en la instantaneidad de las interacciones digitales a escala global y los avances del fintech, los flujos de capital financiero sortean las regulaciones y se hacen opacos a las instituciones supervisoras. Según el Consejo Europeo de Riesgo Sistémico, la llamada ‘banca en la sombra’ representaba ya en 2018 un 40% del sistema financiero en la Unión Europea. La Gran Recesión mostró los peligros de este déficit de supervisión pública de las transacciones financieras.
– La revolución tecnológica, apoyada en la globalización, ha creado fuertes tendencias a la concentración empresarial. Los nuevos conglomerados tecnológicos aprovechan las externalidades de red para crear monopolios, investidos de un gigantesco poder de mercado. Las amenazas a la libre competencia son mayores que las de cualquier período histórico anterior y se benefician de la debilidad de las instituciones de gobernanza global y los poderes regulatorios supraestatales.
– El desarrollo exponencial de la inteligencia artificial y la robótica amenazan con dejar sin empleo a grandes contingentes de trabajadores en todo el mundo. La OCDE calcula que un 9% de los empleos de los países miembros corren un alto riesgo de ser automatizados, y que un 25% verán radicalmente transformadas sus tareas.
– El manejo de la ingente cantidad de datos que la tecnología ha vuelto disponibles abre paso a lo que, en su último informe sobre riesgos globales, el World Economic Forum llama “vulnerabilidades tecnológicas”: riesgos de pérdidas de privacidad, brechas de seguridad, ciberataques, robos de identidades digitales y filtraciones masivas de datos.
– La “revolución de la plataforma” (en expresión de Geoffrey Parker) ha venido a desregular procesos de mercado y dinamitar la organización productiva de sectores de actividad completos (piénsese, por ejemplo, en el de la movilidad urbana), creando la necesidad de rediseñar las bases regulatorias y ordenar los costosos procesos de transición a la competencia que serán necesarios para minimizar los conflictos sociales.
– La desigualdad corre el riesgo de agravarse a consecuencia de la disrupción tecnológica. Nunca hubo un tiempo mejor –escriben Brynjolfsson y McAffee en ‘La segunda era de las máquinas’– para los trabajadores más cualificados y nunca lo hubo peor para los demás. Autores como Branko Milanovic han destacado los riesgos de que esta brecha cognitiva se vuelva resistente a los mecanismos de redistribución a través del sistema fiscal, utilizados tradicionalmente por los gobiernos para corregirla.
– La enorme prolongación de la esperanza de vida, alimentada por el progreso científico-técnico, se une al descenso de la natalidad que acompaña al desarrollo, para crear tendencias demográficas que amenazan la sostenibilidad de los sistemas de previsión social. El envejecimiento de la población dispara, junto a otros factores, el gasto sanitario y reduce la capacidad de los sistemas de salud para mantener las prestaciones.
– El primer Nobel de Economía, Jan Tinbergen, explicaba la desigualdad como el resultado de la carrera entre tecnología y educación. El tsunami tecnológico agrava los desajustes en este combustible básico del ascensor social. Aumenta el riesgo de discordancia entre los perfiles profesionales demandados en cada momento por la economía y las empresas, y las capacidades para producirlos de instituciones educativas con tradiciones propias de entornos más estables. Estos desajustes se añaden a la crisis de los sistemas educativos, extendida a muchos países y constatable en los indicadores comparados.
– Las grandes ciudades, cuya expansión y crecimiento serán, en este siglo, un fenómeno planetario, son viveros de innovación y nodos centrales en las redes de la economía global. Pero, a la vez, son víctimas de fenómenos negativos asociados a los cambios, como la carestía del acceso a la vivienda para los jóvenes, la expulsión de residentes de los centros urbanos, la congestión de la movilidad, la aparición de zonas degradadas, inmigración ilegal, economía informal, deterioro del espacio urbano y la convivencia por la presión del turismo masivo, etcétera” (…)

(6) Jorge GARCÍA SANTOS y Alberto LÓPEZ ORTEGA, “Las coaliciones de socialdemócratas y de izquierda radical” a Agenda Pública (15-01-20)

(…) “Conclusiones.
Es difícil dar un sentido unívoco al paso de la izquierda radical por los diferentes gobiernos europeos. Atendiendo a los resultados electorales, el balance es claramente negativo, pero es difícilmente medible el impacto políticas públicas desarrolladas o la normalización de las propias ideas izquierdistas dentro de la sociedad. Al fin y al cabo, no existe una fórmula matemática que nos permita calcular cuántos votos es admisible perder para lograr un avance social.
¿Cómo se traslada esto a la previsión de la coalición española? En principio, debiéramos reseñar lo obvio: Unidas Podemos tendrá grandes dificultades para transformar sus políticas públicas en apoyos electorales. Algunos aspectos pueden ayudar, por el contrario, a un desarrollo positivo para la formación.
En primer lugar, PSOE y Unidas Podemos necesitarán apoyos externos, pero serán los únicos socios gubernamentales, lo que sin duda les otorga cierta ventaja con respecto a sus homólogos europeos. En Noruega y Dinamarca compartieron coalición también con partidos de centro, y en Francia e Italia la combinación era aún más heterogénea. Islandia es el único caso en el que socialdemócratas e izquierdistas compartieron el Gabinete en solitario.
En segundo lugar, las experiencias de Gobierno conjunto han sido una realidad en otros niveles de la Administración. Más allá de la esfera municipal, de difícil extrapolación con la estatal, el gobierno de las comunidades autónomas también podría aportarnos algunas enseñanzas interesantes. En Asturias, Cataluña o Andalucía formaciones como Iniciativa per Catalunya o Izquierda Unida se mostraron capaces para una gestión eficaz, solidificando su apoyo electoral y mostrando que podían ir más allá de las promesas de campaña.
Por último, ambos socios podrían coexistir de forma más o menos pacífica. Los socialistas no necesitan el abrazo del oso para crecer, ya que disponen de un centro abandonado por las fuerzas de la derecha. Unidas Podemos, por su parte, puede repescar en las naciones históricas donde su apuesta de negociación territorial funcionó en las elecciones de 2015 y 2016 (País Vasco, Cataluña, y Galicia), e incluso integrar las demandas de autonomía de los anti-capitalistas andaluces y comprobar si tenían razón. Los dos partidos desconfiarán entre sí, esto es inevitable, pero deberán aprender a repartirse los roles y los segmentos de voto. Solamente de esta manera podrán ambos disfrutar de los posibles frutos que otorgue gobernar” (…)

(7) Olivier GALLAND, “La face cachée de la réforme des retraites: la fin de la société de défiance” a Telos (13-01-20)

“L’objectif explicite de la réforme du système de retraite en masque un autre, bien plus large, et peut-être plus important encore : transformer profondément le modèle social français pour sortir de la «société de défiance». Cette expression a été popularisée à la suite du magistral petit ouvrage de Yann Algan et Pierre Cahuc paru en 2007 qui portait ce titre (après l’ouvrage tout aussi important et visionnaire d’Alain Peyrefitte en 1995, La Société de confiance). On trouve dans leur livre tout l’arrière-plan socioéconomique qui donne sa justification politique à la réforme en cours, tout en soulignant les grandes difficultés de mise en œuvre. Quel était leur argument?

La thèse principale du livre est que la France est une société de défiance – défiance entre les citoyens, défiance des citoyens à l’égard des institutions, de leurs gouvernants, de leurs représentants et également des syndicats censés défendre les intérêts des travailleurs – et que cette défiance est entretenue par un modèle social fondé à la fois sur le corporatisme et l’étatisme. La preuve empirique de la défiance française est bien établie par les résultats de nombreuses enquêtes dont les World values surveys sur lesquelles s’appuient les auteurs.

Yann Algan et Pierre Cahuc reprennent la célèbre typologie d’Esping-Andersen qui caractérise le modèle français comme relevant du type « conservateur » dans lequel des dépenses sociales élevées sont octroyées en fonction de différents statuts afin de les préserver et de « renforcer un ordre social traditionnel » (p. 44). Le modèle corporatiste est donc organisé autour de « groupements de métiers qui cherchent à faire respecter des distinctions de statuts » en conditionnant « les différents types de solidarité à l’adhésion à ces groupes ». Et nos deux auteurs citent bien sûr la multiplication des régimes de retraite et d’assurance maladie comme l’un des signes patents de ce modèle corporatiste. Sa caractéristique est également d’être relativement inégalitaire puisque les prestations sont liées d’abord au statut professionnel.

Pourquoi ce modèle entretient-il la défiance ? C’est assez facile à comprendre : chacun veut défendre ses intérêts statutaires au besoin contre les autres et sans se soucier de l’intérêt général. Cette société corporatiste est donc une « société propice à la lutte des classes, au mal vivre national et international, à la jalousie sociale, à l’enfermement, à l’agressivité de la surveillance mutuelle » comme l’écrivait Alain Peyrefitte dans son ouvrage de 1995. Le soutien majoritaire des Français au mouvement de contestation actuel de la réforme des retraites, malgré la gêne occasionnée à beaucoup d’usagers, a surpris certains observateurs. Mais il est l’expression même de cette société corporatiste dans laquelle beaucoup de citoyens jugent qu’il est légitime de défendre ses intérêts statutaires quelle que soit leur légitimité sur le fond. La cohabitation baroque des avocats avec les grévistes de la CGT dans les manifestations et l’opposition farouche au projet en est une autre illustration.

Yann Algan et Pierre Cahuc montraient à partir des données empiriques des World values surveys que les pays défiants sont également plus inciviques que les pays confiants et qu’ils pensent plus souvent que les autres que leurs dirigeants sont corrompus. Ils montrent également, comme beaucoup d’économistes avec eux, que la confiance et le civisme sont des ingrédients nécessaires au bon fonctionnement des marchés et donc à une bonne marche de l’économie.

Cette société de la défiance repose également, en France en tout cas, sur des syndicats faibles, qui sont d’autant plus virulents et peu portés au compromis qu’ils représentent une part très étroite des salariés et que leur sort institutionnel est lié au maintien des corporatismes” (…)

(8) Albert BRANCHADELL, “Sobre taules de negociació” a El País (14-01-20)

(…) “L’acord subscrit entre el PSOE i Esquerra Republicana preveu que la Taula “establirà terminis concrets per a les seves reunions i per presentar les seves conclusions”. Després de comprovar el fiasco al qual van portar el procés independentista els adeptes del tenim pressa, el pitjor que podria fer la part catalana de la Taula és deixar-se endur altre cop per la precipitació a l’hora de forjar acords amb el Govern espanyol. Un dels líders independentistes més assenyats, Andreu Mas-Colell, ha suggerit en un article d’aquest diari que “cal pensar a vuit anys vista” per encarrilar el problema.

El conflicte català no és el primer conflicte territorial del món que s’aborda per mitjà d’una negociació política, i per això un cop d’ull als altres casos del continent europeu pot resultar instructiu. El conflicte més recent és el que enfronta les autoproclamades repúbliques populars de Donetsk i Lugansk amb Ucraïna. El setembre del 2014 i el febrer del 2015 es van signar els respectius acords a Minsk que van establir les bases per a la solució del conflicte. Després d’una llarga etapa de negociacions poc fructíferes, el nou president d’Ucraïna, Volodímir Zelenski, i el seu homòleg rus, Vladímir Putin, estan treballant des del desembre en una sortida definitiva per al conflicte en el marc de l’anomenat Quartet de Normandia, que reuneix Ucraïna, Rússia, França i Alemanya.

A la frontera occidental d’Ucraïna es troba l’autoproclamada República Moldava Pridnestroviana, més coneguda com a Transnístria, una regió que es va separar unilateralment de Moldàvia aviat farà 30 anys. En aquest cas, les negociacions per resoldre el conflicte van començar el 2006 i van rebre un nou impuls el 2011. Des de llavors es desenvolupen en el format 5+2, anomenat així per la participació de Transnístria, Moldàvia, Rússia, Ucraïna i l’OSCE, amb els Estats Units i la Unió Europea en el paper d’observadors.

Sens dubte, el procés negociador que fa més temps que dura és el que afecta el futur de Xipre, un país dividit des de la secessió unilateral de la seva part nord el 1974. En aquest cas, les primeres converses daten del mateix 1974 i s’han anat repetint en diverses onades i amb diferents formats.

Si aquest breu cop d’ull recomana paciència als negociadors de la Taula bilateral espanyola, també ens instrueix sobre els objectius que es persegueixen. En cap dels casos esmentats l’objectiu de la negociació és refermar la independència dels territoris que han optat unilateralment per la secessió. En el cas de Donetsk i Lugansk tot el que preveuen els acords de Minsk II és una reforma de la constitució d’Ucraïna amb la descentralització com a element clau, que permeti la creació de regions autònomes en un Donbass majoritàriament russòfon. A Transnístria l’OSCE explica clarament que l’objectiu de les negociacions és elaborar els paràmetres d’un acord global “basat en la sobirania i la integritat territorial de la República de Moldàvia dins de les seves fronteres internacionalment reconegudes, amb un estatut especial per a Transnístria dins de Moldàvia”. Finalment, l’objectiu de totes les negociacions sobre Xipre sempre ha estat la reunificació del país, normalment sota el format d’algun tipus de federació entre el nord “turc” i el sud “grec”. En aquesta línia, el citat Mas-Colell no ha tingut cap inconvenient a dubtar que la “fita final” de la negociació que s’apropa sigui un referèndum sobre la independència.

Per acabar, també cal fer una reflexió sobre la possibilitat que la Taula bilateral fracassi. El precedent de Xipre és digne de menció. Per entrar en vigor, el Pla Annan del 2004 per a la reunificació del país havia de ser ratificat per les comunitats turca i grega en respectives consultes. Els turcs hi van votar a favor, però els grecs van votar massivament en contra, de manera que el Pla va fracassar contra la voluntat dels negociadors. D’aquí a quatre, vuit o els anys que siguin, quan arribi el moment de votar, els catalans tindran el deure de decidir si subscriuen un acord que no consistirà a instaurar la República Catalana o si allarguen sense remei el conflicte”.

(9) Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “Un Ejecutivo diseñado para la ofensiva” a Agenda Pública (14-01-20)

“Con el nombramiento de ministras y ministros, el nuevo Gobierno despeja finalmente el arranque efectivo de la legislatura. Y con ello pone de manifiesto que, al menos desde la perspectiva de quien lo ha organizado, la nueva etapa comienza menos precariamente de lo que apuntan su base parlamentaria y muchos analistas. Los perfiles ministeriales y su organización no sugieren un equipo gubernamental pensado para resistir a la defensiva, sino más bien lo contrario. Si Sánchez espera a dialogar con el PP para resolver algunos retos de la democracia española, parece que quiera hacerlo después de una demostración de fuerza durante la primera parte de su mandato.
De entrada, un poco de perspectiva: con este Gobierno de coalición de izquierdas, España plantea una vía distinta de la que hemos podido observar en otras democracias vecinas del sur de Europa en la última década. Frente al modelo griego, donde la socialdemocracia ha colapsado, sustituida por nuevos actores de izquierda radical que le han arrebatado la identidad, el programa y la presencia institucional (un eclipse que también se ha producido en diferente grado en Francia o Italia, y que podría estar gestándose en Alemania o Austria), y frente al modelo portugués, donde la socialdemocracia se mantiene el poder con apoyos externos a su izquierda pero sin necesidad de compartirlo (como Dinamarca ensaya en esta legislatura), España significa una alternativa: la socialdemocracia resiste integrando institucionalmente a los nuevos actores en el Gabinete con la esperanza de que la consolidación organizativa de éstos no se haga en detrimento de los viejos.
No quiere vencer deslegitimándolos (como intentó en un principio), sino exponiéndolos a un baño de pragmatismo; este sí, radical. En cierto modo, es lo que trata de hacer también el PP respecto a sus nuevos competidores en el campo de la derecha. De momento, el resultado es obvio: la competición entre izquierda y derecha mantiene su significado político (a diferencia de otros países) y, con ello, PP y PSOE resisten. Veremos por cuánto tiempo.
Con esa perspectiva parece haberse organizado el nuevo Ejecutivo. A pesar de la novedad que supone su naturaleza coalicional, lo cierto es que predomina mucho más la continuidad que el cambio. Y eso resulta útil para anticipar el horizonte de la nueva legislatura” (…)

(…) “En realidad, la asimetría de poder resultante entre socialistas y ‘podemitas’ rebaja la importancia de los acuerdos formales y subraya, en cambio, el peso de los terceros actores sobre el rumbo de la mayoría parlamentaria. Y en ese triángulo, el papel de Podemos está menos preservado, como muestra la preparación de la mesa entre gobiernos prevista para el caso catalán. De igual forma, si bien los protocolos limitan la promiscuidad de los contactos fuera de la coalición, Sánchez tendrá margen para ensayar acuerdos por arriba con la oposición; especialmente con el PP” (…)

(…) “Es importante interpretar bien un dato definitorio del sanchismo ministerial. Éste será el Ejecutivo con menor porcentaje de ministros afiliados al partido del presidente desde 1977 (siendo laxos con lo que eso quería decir entonces). Si esta cifra es un tanto artificial porque se trata de un Gobierno de coalición, también refleja una decisión de Sánchez: no equilibra el marcado perfil partidista de los ministros de Iglesias con más dirigentes del PSOE y del PSC, sino con una obertura hacia el centro a través de nuevos independientes (José Luis Escrivá, Arancha González Laya).
Con una excepción: Sánchez ha preservado un área hexagonal que será la responsable de gestionar el asunto catalán y que vendrá definida por el propio presidente, la vicepresidenta Calvo y las nuevas incorporaciones en Justicia y Política Territorial, y la entrada de Salvador Illa. Ese quinteto, de adscripción inexcusablemente partidista y leal a Sanchez, asegurará que el Gobierno ponga en marcha una política activa y no reactiva que trate de reenfocar la orientación gubernamental hacia el conflicto con el independentismo. Por eso, éstos serán también las principales dianas de los ataques de la oposición.
La incorporación de Illa, que ejercerá de ministro de Cataluña entre reunión y reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, garantiza que uno de los más experimentados gestores políticos entre bambalinas del socialismo español actúe ahora desde el Consejo de Ministros en esa dirección. Su perfil ilustra bien lo que queda de la fontanería política tradicional: siendo un profesional de la política, nunca ha sido diputado ni alto cargo del Gobierno central, pero su trabajo ha resultado esencial para que, entre otros, Sánchez e Iceta hoy puedan estar en sus lugares respectivos. Nada que ver con lo que hoy recoge la nueva política.

Más que un Gobierno de coalición, este nuevo Ejecutivo refleja lo que Sánchez aspira a encabezar en esta legislatura: la reunión de las izquierdas bajo la autoridad personal de un líder que construye su preeminencia más sobre una metodología del poder que sobre una ideología de lo que quiere hacer con él. Una personalización del liderazgo que ha eclipsado al PSOE y que, de confirmarse los augurios, podría acabar haciéndolo también con Podemos y sus confluencias”.

(10) Carlos BARRAGÁN, “El ‘zugzwang’ de Pablo Casado: cómo puede evitar el Partido Popular el jaque mate de Vox” a El Confidencial (13-01-20)

(…) “El dilema ha llegado a los pasillos de Génova. Este lunes, el partido celebrará una Junta Directiva Nacional para acordar las bases de su oposición ante el gobierno de Sánchez y Pablo Iglesias y su plan para lidiar con Vox. Por el momento, el grupo parlamentario ha cerrado filas con Casado tras su duro discurso en la sesión de investidura de Sánchez el pasado 4 de enero. El político de 38 años describió el nuevo Ejecutivo como “un gobierno contra el Estado” y acusó al presidente de haber puesto el futuro de España “en manos de golpistas y terroristas”.
Sin embargo, figuras relevantes del PP alertan contra una posible radicalización del partido y la pérdida de “moderación”, en palabras del barón autonómico Alberto Núñez Feijóo. Otros, como Alfonso Alonso, presidente de los populares vascos, rechazan cualquier intento de imitar a Vox: “Los que chillan, chillan mucho y siempre nos van a ganar a chillidos. Nosotros les tenemos que ganar a sensatez”.
Lejos de ser una excepción, la disputa de los populares es tan solo un reflejo de la descomposición del centroderecha europeo y global bajo el acoso del nacionalismo reaccionario. En los últimos años, esto ha generado un enconado debate en el seno del Partido Popular Europeo sobre cuál es la mejor estrategia para sobrevivir a la ultraderecha. Y hay de todo menos una opinión unánime.

El descalabro de los Republicanos franceses o de Forza Italia es un recordatorio para el centroderecha de que una mal movimiento puede costarles muy caro. Pero otras experiencias como en Grecia, Austria o Reino Unido muestran que hay opciones de remontar la partida.
Aunque cada país tiene sus particularidades y los contextos domésticos no suelen ser extrapolables, El Confidencial ha planteado a varios expertos cinco posibles escenarios del panorama internacional en donde los conservadores han encontrado la respuesta a la que se enfrenta ahora el Partido Popular: ¿cómo sobrevivir ante el empuje identitario de Vox y, al mismo tiempo, desplazar al PSOE del poder?” (…)

(11) Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA, “Ley y democracia” a La Vanguardia (11-01-20)

(…) “La sentencia del TJUE es breve y clara (frente a los habituales fárragos jurídicos de nuestros magistrados). Más allá de las diferencias de estilo, lo que me interesa subrayar ahora es que el TJUE construye su argumentación sobre el principio de la democracia representativa, que entiende como la base del propio orden legal de la UE. Este punto de partida es infrecuente en los altos tribunales españoles. Y, precisamente porque parte del principio democrático, concluye que lo importante es que el candidato haya sido elegido “mediante sufragio universal directo, libre y secreto”, expresión de la voluntad ciudadana. Esa es la esencia de la democracia, que no puede ser desnaturalizada por procedimientos administrativos que cada Estado pueda exigir para formalizar la condición de eurodiputado. Mediante su interpretación administrativista de los intereses en liza, los magistrados del Supremo español interpretaron la ley de la manera más desfavorable posible para los valores democráticos.

Esta falta de atención a dichos valores en la interpretación de la ley se constata igualmente en las sentencias del Tribunal Constitucional y hasta en los discursos de Felipe VI. Hay un sesgo sistemático que lleva a una interpretación ciega de la ley, sin sensibilidad hacia los valores democráticos en juego. Frente a la sentencia del Tribunal Supremo de Canadá sobre la secesión de Quebec, en la que se buscaba un equilibrio entre el principio constitucional y el principio democrático, nuestros altos tribunales han primado sistemáticamente el principio constitucional.

La cultura jurídica española está las­trada por un formalismo muy acusado que la vuelve poco sensible hacia los va­lores democráticos. Buena parte de las controversias que se han suscitado a propósito de la causa especial tienen que ver con la manera en que se interpreta la ley ante cuestiones que afectan a tales valores. La democracia aparece en autos y sentencias como una creación del Estado de derecho y no el Estado de derecho como un mecanismo del que se dota la democracia para proteger y perfeccionar sus principios y valores.

Del mismo modo que la falta de sensibilidad de algunos jueces ante los delitos de género ha llevado a plantear la obligatoriedad de unos cursos de formación en la materia, quizá podría invitarse a magistrados y fiscales a recibir unas clases sobre principios democráticos. Me temo que con el obsoleto sistema de oposiciones no aprenden suficientemente esta materia. Necesitamos un sistema jurídico más atento a los valores democráticos. Cuántos problemas nos podríamos haber ahorrado”.

(12) Luis MAURI, “El futuro de los presos del ‘procés’” a El Periódico (12-01-20)

(…) “La situación de los presos va a ser una clave principal en el intento de reconducción del conflicto catalán hacia la esfera política. El asunto estará en la mesa. Encima o debajo, pero estará. Aliviar la carga penitenciaria allanaría el camino del diálogo y beneficiaría en principio a ambas partes. Al independentismo, por razones obvias. Al Gobierno, porque amortiguaría el impacto de una consigna básica del relato secesionista posterior al fiasco de la DUI, esa que dibuja un Estado represivo y vengador.

Hay tres instrumentos posibles, aunque no todos probables, para lograr dicho alivio: la amnistía, el indulto y la reforma del Código Penal. El indulto perdona parcial o totalmente la pena, pero no exime de la culpa. Y no exige arrepentimiento del reo: cualquier ciudadano puede solicitar el indulto de un condenado.

La amnistía, por el contrario, anula de raíz el delito. La amnistía es un repudio retroactivo de la ley penal. Hoy es inimaginable una mayoría parlamentaria para sacarla adelante. Pero la virtud real de la demanda de amnistía no es jurídica, sino electoral. Esto lo sabe su primer predicador, Joan Tardà. No habrá amnistía, pero su colosal carga emocional será muy rentable para los independentistas cara a las cercanas elecciones catalanas.

La tercera opción es reformar el Código Penal para rebajar las penas por sedición y posibilitar una excarcelación más o menos próxima. El Gobierno no tendría problemas para aglutinar aquí una mayoría parlamentaria. Con indulto o con reforma penal, si la reconducción política no descarrila, el futuro de los presos del ‘procés’ no está en la celda”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.