FOCUS PRESS 169-170

 

Aquests dies s’acumulen mirades retrospectives a la dècada  passada (Andrés Ortega [1],  gràfics de Piedras de Papel), balanços del 2019 i pronòstics prospectius sobre el 2020 (Ramón González Férriz, Isabel Ortiz, nota d’Agenda Pública, Kiko Llaneras),  en els que sobresurten uns quants temes transversals globals: l’emergència climàtica (Manuel Arias Maldonado [2],  Paul Krugman), la crisi de la democràcia (nota d’Agenda Pública, Xavier Mas de Xaxàs, Máriam Martínez-Bascuñán [3]), els esclats socials i polítics (nota d’Agenda Pública), la desigualtat social (Thomas Piketty, ), les incerteses sobre l’evolució de l’economia mundial (David Fernández), l’impacte de la revolució digital (James K.Galbraith [4]), la nova onada feminista

També, l’inventari dels conflictes armats oberts, latents o potencials que ha elaborat esglobal, així com el dels processos electorals més significatius de 2019 i 2020 (nota d’Agenda Pública, Lino González).

De l’estat del món per grans àrees geopolítiques destaquem el següent:

Sobre els Estats Units, pel que fa a l’evolució de la política interna, amb el procés dimpeachment en curs contra Trump i l’any de les eleccions presidencials, veure els articles de Pablo Guimón, Francisco G.Basterra, Ramón Lobo i Alana Moceri.

Sobre Xina, veure l’anàlisi de Jaime Santirso sobre l’impacte de les protestes de Hong Kong, el de Nouriel Roubini [5] sobre la competència econòmica entre Xina i els Estats Units i el de Paula Choza i Carlos Torralba sobre l’expansionisme militar xinès.

Sobre la involució política a la Índia, veure els articles de Lluís Bassets i Eva Borreguero.

Sobre l’Amèrica Llatina, veure la nota d’Agenda Pública  i la visió general  de Javier Lafuente,  l’article de Jorge Domínguez sobre els cops d’Estat de nova generació i el de Margarita López Maya sobre la confusa situació política de Venezuela.

Sobre Àfrica, veure l’article d’Ainhoa Marínesglobal, en el que destaca la fragmentació institucional i econòmica del continent.

Sobre Rússia, veure els articles de María R. Sahuquillo, Gonzalo AragonésNina R.Khrushcheva i Juan Carlos Sanz.

Sobre Turquia i, concretament, sobre la seva intervenció a Líbia, veure els articles d’ Ilya U.Topper i  Jorge Dezcallar.

Sobre el Pròxim Orient i l’Orient Mitjà, veure la visió de conjunt  de Juan Carlos Sanz … Però un esdeveniment ha sacsejat el panorama internacional en els primers dies del nou any: l’assasinat de Qassam Soleimani, màxim dirigent de la Guàrdia Revolucionària iraniana (Ana Soage), per ordre del president nordamericà de Donald Trump, que suposa un salt d’escala en la confrontació latent entre els Estats Units i l’Iran (Javier Espinosa, Ignacio Álvarez Ossorio) i amenaça a incendiar de nou tota la regió (Mariano Aguirre), tot i que alguns analistes consideren que l’incident no tindrà conseüències irreversibles (Shlomo Ben-Ami), tal com confirma de moment la “moderació” de la rèplica iraniana i la contrarèplica nordamericana (Ángeles Espinosa).

La  decisió de Trump suscita múltiples interpretacions: des de la cortina de fum per tapar el deteriorament polític intern  a una rectificació en el propòsit dels Estats Units d’abandonar l’Orient Mitjà (Ángeles Espinosa, Juan Tovar, Kelly Magsamen). En tot cas, una decisió més instintiva i reactiva que meditada i estratègica adoptada amb l’estil inefable de Trump (Richard N.Haass [6],  Lluís Bassets, Jorge Dezcallar), amb conseqüències imprevisibles en el temps (Enric González).  Mentre, l’Iran calcula una resposta que no suposi una ruptura irreversible amb els valedors del pacte sobre el seu programa nuclear (Ángeles Espinosa) i que al mateix temps l’ajudi a anar decantant l’equilibri de forces de la regió a favor seu (Luz Gómez).

A Europa comença el 2020 amb la sensació d’estar davant d’una dècada decisiva pel futur de la Unió (nota d’Agenda Pública, Cas Mudde, Carme Colomina [7]), amb el repte de trobar el seu lloc en el marc d’un context global dominat per la competència xino-nordamericana, que implica adoptar decisions geoestratègiques (Eliseo Oliveras, Sami Nair) i econòmiques (Peter Bofinger, Andrea Rizzi) rellevants. Probablement, el projecte del Pacte Verd Europeu sigui el factor dinamitzador d’aquesta nova etapa de la Unió (Andrea Rizzi, Enrique Feás).

Paradoxalment, aquest salt endavant sembla imprescindible per superar les inseguretats que afebleixen el projecte europeu (Daniel Gros), però, al  mateix temps,  progressa el risc de contagi del  virus sobiranista i populista (José Fernández-Albertos) que acabi per arruinar-lo del tot. En aquest sentit, el Brexit (Frans Timmermans, Xavier Vidal-Folch) tant pot ser una vacuna  contra la regressió com un accelerador  de la mateixa.

Pel que fa a la situació d’alguns dels principals països europeus:

Sobre el Regne Unit, veure la informació sobre els primers passos per gestionar l’aplicació del Brexit (Nacho Alarcón),  l’opinió de José María Lassalle sobre la possible col·laboració estratègica entre el Regne Unit i els Estats Units i l’article de Rafael Ramos sobre el difícil futur del Labour Party.

Sobre Alemanya i la seva visió de l’estratègia de la Unió Europea, veure l’article de María-Paz López.

Sobre França i la seva cultura política en relació als conflictes socials, veure l’anàlisi de Elie Cohen i Gérard GrunbergTelos.

A Espanya, lògicament, la notícia és la investidura del president Pedro Sánchez (discurs d’investidura, Benoît Pellistrande) que dóna pas a la formació d’un nou govern amb facultats plenes, gràcies a un complicat, accidentat i incert conjunt de pactes.

L’acord entre PSOE i UP (Lola García, entrevista a Pablo Iglesias) constitueix el nucli dur articulat entorn d’un programa de govern d’orientació socialdemòcrata (Carlos Sánchez, Emilio Ontiveros), al que l’acord PSOE-PNB aporta matisos importants pel que fa a la política territorial,  al temps que els nacionalistes bascos s’erigeixen en el factor moderador de la coalició governamental (Enric Juliana, Guillem Martínez);  i  l’acord PSOE-ERC per a l’abstenció dels republicans (Lola García/Isabel Garcia Pagan)  que obre una escletxa per avançar en el diàleg sobre l’enverinada qüestió catalana, amb l’interrogant de si es tracta d’una concessió o una oportunitat (panel d’Agenda Pública, Jordi Amat , Lluís Bassets, Neus Tomàs, Juan Luis Cebrián, Ricardo Dudda, Josep Ramoneda, José Antonio Zarzalejos). Tampoc poden ignorar-se els acords amb les altres forces minoritàries que han facilitat per activa o per passiva l’investidura, sent especialment conflictiva l’abstenció d’EH-Bildu (José Antonio Zarzalejos, Luis R.Aizpeolea).

Pedro Sánchez,  en fer de la necessitat virtut (Joaquim Coll),  s’ha desdit de   moltes de les afirmacions fetes  anteriorment sobre els actuals aliats, donant peu a les especulacions sobre la fragilitat de la coalició governamental i, especialment, de la majoria parlamentària de la investidura (Daniel Gascón, Antonio Caño). Sobre les possibilitats de consolidació del nou govern de coalició, veure especialment l’anàlisi de Juan Rodríguez Teruel [8], també els de Cristina Monge i Lluís Foix. Pel que fa a la lletra petita de l’acord, veure el protocol de funcionament pactat i l’anàlisi de Pablo Simón [9] sobre els elemenst imprescindibles per aconseguir una coordinació eficaç entre els membres d’una coalició governamental.

La reacció de les forces de dretes ha estat furibunda (Íñigo Domínguez), anunciant una oposició sense treva i amb tota mena de recursos (Javier Valenzuela, Antoni Puigverd, Jordi Mercader, Jordi Amat) que consolidarà un escenari de confrontació de blocs (Lluís Bassets, Xavier Vidal-Folch) que augura un “cada setmana un Vietnam”, en expressió d’Enric Juliana.   La presència reforçada de Vox (Lisa Zanetti/José Rama)  incentiva la polarització i la radicalització,   i genera una competència entre PP i Ciudadanos per veure qui es mostra més dur amb el nou govern (Kepa Aulestia), tot i que comencen a sentir-se veus que aconsellen al PP un gir cap a la moderació (José Antonio Zarzalejos [10],   Fernando Ónega).

Òbviament, l’accentuació de la confrontació i la crispació farà gairebé impossible arribar a  acords sobre els grans temes de país (Carlos Sánchez, Ramon Marimon [11], en contrast amb una societat que, ara per ara, no comparteix el clima enrarit de la política i que agrairia més mesura i concòrdia (Ignacio Molina) [12] per evitar una deriva il·liberal de la política espanyola (Gregorio Luri).

Probablement,  la radicalització de les dretes sigui el principal incentiu per mantenir la cohesió  de la coalició governamental i els seus socis parlamentaris (Ignacio Escolar, Guillem Martínez, Francesc-Marc Álvaro). En tot cas, el  que sembla assegurat és un increment de la judicialització de la política (Fernando Vallespín, Enric Juliana) per la utilització del “lawfare” per part de l’oposició (Ignacio Escolar [13],  Gemma Ubasart, Milagros Pérez Oliva).

El nou govern pretén fer del seu programa de  reformes  el seu senyal d’identitat  (José Moisés Martín Carretero, Cristina Monge, Josep Oliver, Xavier Vives [14]): reformes econòmiques i socials (fiscalitat, pensions, laboral, educativa) (Florentino Felgueroso), mediambientals (llei del canvi climàtic),  institucionals ( aforaments, anticorrupció, justícia universal), nous drets individuals (José Manuel Romero) … . Ara bé,  el tractament de la qüestió catalana esdevindrà la pedra de toc de la legislatura  (Grup Pròleg [15], Lluís Foix, Carles Boix) que condicionarà l’estabilitat necessària per aplicar el programa (Berta Barbet). A tenir molt present la divergència de les opinions públiques de Catalunya i la resta d’Espanya sobre les sortides al laberint català, analitzada per Carles Castro i Laura Aragó [16].

Una qüestió catalana condicionada per les interferències de les decisions judicials d’instàncies diverses que afectin els dirigents independentistes condemnats o fugits. Com demostra la controvèrsia política i jurídica suscitada per la sentència del Tribunal de Justícia de la Unió Europea sobre la immunitat d’Oriol Junqueras (Jordi Nieva-Fenoll,  Pablo José Castillo, José María Brunet, Diego López Garrido [17],  José Luís Martí, Tomás de la Quadra-Salcedo, que paradoxalment ha acabat per beneficiar Carles Puigdemont i Toni Comín (Gonzalo Quintero). O la inhabilitació del president Torra per part del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya i la intervenció matusserament intencionada de la Junta Electoral Central (Antoni Bayona, Javier Pérez Royo,  Xavier Arbós, Jordi Nieva-Fenoll, Lluís Bassets).

Els efectes en la política catalana incideixen en la pugna entre ERC i l’espai postconvergent, on els republicans semblen haver començat a perdre el temor a les conseqüències electorals (Roger Palà) de la seva aposta per la governabilitat espanyola -malgrat el desafortunades paraules d’una de les seves diputades en el debat d’investidura (Àlex Salmon, Marc Murtra)-. D’entrada ERC i JxC han de posar-se d’acord sobre com ha d’afrontar el govern de la Generalitat el diàleg amb el nou govern d’Espanya, contemplat en el pacte PSOE-ERC (Isabel Garcia Pagan). A més, els socis del govern català han de decidir sobre les conseqüències de la inhabilitació del president Torra (Jordi Mercader, Josep Martí Blanch, Mar Calpena, Lola García), amb la perspectiva d’una convocatòria electoral en els propers mesos.

En el fons segueix latent la resistència d’una bona part de l’independentisme d’assumir el fracàs de la via unilateral i el dany causat a la societat catalana (Antón Costas, Kepa Aulestia, Javier Cercas) … i també a les pròpies forces independentistes (Cristian Segura). La paràlisi de l’acció de govern i l’absència d’un horitzó de futur per afrontar les reformes pendents constitueixen un dels efectes més negatius, com recorda Quim Brugué [18] en un repàs oportú als desacords profunds en les polítiques públiques a aplicar.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Andrés ORTEGA, “La década de la desilusión” al blog del Real Instituto Elcano (8-01-20)

“La década que ha terminado, la de los años 10 del siglo XXI, ha venido marcada por la crisis que empezó en 2007-2008, acompañada de los inicios de la Cuarta Revolución Industrial. Los efectos de ambas se adentrarán en los años 20 que acaban de empezar. Ha sido la década de la digitalización a fondo, pero también de la desilusión en la transformación tecnológica, tras las promesas de los primeros años del siglo. Se han multiplicado las capacidades de comunicación, pero Internet no ha cumplido con sus expectativas liberalizadoras, sino que ha favorecido los totalitarismos de control estatal, como el chino, o empresarial (y de información de los gobiernos) en el capitalismo de vigilancia de que habla Shoshana Zuboff, y empoderado, como ya pronosticamos en 2007, a los radicales.

También se ha gestado, por la manera en que se ha intentado salir de la crisis económica con una reducción drástica de expectativas, un conflicto generacional mayor que el habitual, desde luego en lo que antes se llamaba Occidente. Este conflicto generacional, sobre todo en una Europa envejecida en la que los babyboomers que llegan a la jubilación pesan más que los millennials y los que les siguen, va a marcar estos años 20. También el conflicto por la creciente desigualdad que se ha agravado, con el desclasamiento de mucha clase media, y que ha marcado la erupción de muchas de las protestas “glocales”, muy analógicas, aunque se basen para su coordinación/imitación en técnicas digitales, reflejo también de un malestar en las democracias. ¿Cambiarán las empresas el rumbo de maximización de beneficios que tomaron en los años 80? Este va a ser un tema para los 20. ¿Es un momento pre-revolucionario?” (…)

“Un cambio simbólico de década no implica una ruptura, sino que estas tendencias y los conflictos que conllevan van a continuar. En lo inmediato, lo más importante en 2020 son las perspectivas electorales en EEUU para noviembre. Cuatro años más de un radical y variable Trump –lo que no está ni mucho menos excluido– supondrán la disgregación permanente del orden mundial de los últimos 75 años, y de una cierta idea de Occidente, un Occidente que se está quedando pequeño en todos los sentidos, en un mundo en el que el centro de gravedad se está moviendo hacia Oriente. Por vez primera desde el siglo XIX, en 2020 las economías asiáticas pesarán más que el resto del mundo. Tampoco nos creamos que una victoria demócrata en EEUU supondría una vuelta atrás a un statu quo ante. Demasiadas cosas han cambiado, incluido el enfoque estadounidense de las relaciones, sobre todo de poder, tecnológicas y de valores, con China –que van a determinar esta década–, y el regreso de la pesadilla de las armas nucleares para la que 2019 puede significar un punto de no retorno. No hay vuelta atrás, sino un nuevo futuro, aún incierto, que hemos de contribuir activamente a construir también desde España.

Europa está perdiendo la carrera tecnológica, sobre todo la de la Inteligencia Artificial, frente a EEUU y China. Habla de geopolítica, de autonomía estratégica y de soberanía digital, pero habrá que esperar a ver si el nuevo equipo en Bruselas y los gobiernos ponen verdaderamente los medios para ello. Lo que sí parece estar cambiando es la política de austeridad que ha marcado esta década pasada. La primera economía europea de peso en abandonar la austeridad, ya fuera de la UE si el Brexit se cumple el 31 de enero próximo, habrá sido la británica con Boris Johnson.

La de los 10 habrá sido también la década de la concienciación –con Greta Thunberg como símbolo y actor– ante las causas humanas del cambio climático, con el Acuerdo de París de 2015, y las crecientes medidas –lentas e insuficientes, pero que van a avanzando en las sociedades– que se están tomando al respecto. Pero esto es un cura de una enfermedad que hemos provocado, no un proyecto cargado de ilusión para una vida generalmente mejor, pues esta lucha tendrá costes sociales” (…)

(2) Manuel ARIAS MALDONADO, “Un clima enrarecido: ciencia y política del calentamiento global” a Letras Libres (1-01-20)

(…) “Se nos plantean aquí dos preguntas de raigambre kantiana: ¿qué puedo saber? y ¿qué debo hacer? O sea: ¿qué relación ha de establecerse entre lo que puedo saber y lo que debo hacer? Dicho todavía de otra manera: ¿qué tipo de conocimiento científico sobre el clima es posible alcanzar y qué prescripciones normativas pueden derivarse del mismo? Son cuestiones distintas: la ciencia aspira a un conocimiento objetivo de la realidad y la reflexión normativa quiere proveernos de razones para actuar de un modo u otro. El dibujo se complica cuando introducimos la política, pues esta se encarga de elegir cursos de acción colectivos que a todos obligan con independencia de sus convicciones morales y sin que pueda trazarse una línea recta entre descripciones científicas y decisiones políticas. Es tarea de la ciencia informar a los decisores políticos y es obligación de estos atender a lo que dice la ciencia, pero ninguna debe ocupar el lugar de la otra: la política no es una ciencia y la ciencia no debería hacer política.

A la pregunta de qué puedo saber cabe responder diciendo que el método científico garantiza la posibilidad de generar un conocimiento robusto del mundo natural. Medir la temperatura del planeta o estudiar el funcionamiento del ciclo de carbono genera resultados –en forma de datos o teorías– que no pueden reducirse a la condición de “constructos humanos”. Son, por supuesto, representaciones: ¿cómo podrían dejar de serlo? Pero no se trata de fantasías colectivas; se refieren a un mundo que está “ahí fuera”. Ya que, por decirlo de nuevo con Kant, la experiencia humana del objeto no es la misma cosa que el objeto: el objeto existe y podemos acceder a él de manera imperfecta, esto es, del modo en que nos lo permiten nuestras herramientas perceptivas. Y esto vale, mutatis mutandis, para la mesa en la que escribo y para el clima planetario.

Ni qué decir tiene que se trata de un asunto controvertido. En las últimas décadas, la sociología del conocimiento científico se ha esforzado por combatir la simplificación que nos presentaba la ciencia como una actividad libre de sesgos ideológicos o influencias sociales y dedicada heroicamente a alcanzar una verdad indisputable sobre el mundo natural. Pero no son pocos los que temen que semejante énfasis en la dimensión sociocultural de la ciencia la prive de sus privilegios epistémicos: si redujéramos la ciencia a la condición de un discurso que no vale más que otros, ¿no nos quedaríamos a oscuras? Igual que hizo la industria del tabaco en su momento, el negacionismo climático se apoya en esta caracterización para rechazar que las tesis sobre el calentamiento global puedan ser “objetivas” (…)

“Desde este punto de vista, la hipótesis del cambio climático antropogénico es ya una teoría robusta que cuenta con suficiente consenso científico tras un largo proceso de validación. Pero es evidente que el debate sobre lo que debamos hacer estará condicionado no por lo que sabemos, sino por lo que creamos saber sobre el calentamiento global. ¡No es lo mismo! Y en este punto será fácil que sustituyamos el modesto realismo por la arrogancia tajante, perdiendo de vista la diferencia entre observaciones y prospecciones. No digamos ya si entran en juego el conflicto ideológico, la persuasión democrática de masas o la complejidad geopolítica: la prudencia del científico se verá así progresivamente reemplazada por el desafuero del activista o el oportunismo del actor político. Esto no tiene por qué ser negativo, pero puede serlo.

No debe olvidarse tampoco que los propios científicos también operan en la esfera pública, realizando afirmaciones normativas –sobre lo que debemos hacer– reforzadas por el prestigio social de la ciencia. Y no puede negárseles la facultad de intervenir en el debate, pues nadie tiene el monopolio de los mandatos morales o las soluciones políticas. Pero, dado que los científicos no pueden imponer las interpretaciones de sus propios hallazgos, lo deseable será que se limiten a formular alternativas de política pública o comuniquen al público los riesgos que se derivan de sus observaciones. Por su parte, ni los científicos sociales ni los ciudadanos deberían discutir teorías científicas validadas como si fueran meras opiniones o discursos, a riesgo de terminar subordinando los hechos a la ideología y generar con ello una política de la posverdad que nos priva de cualquier suelo firme. Aunque siempre se podrá cuestionar a un científico recurriendo a lo que dice otro, distinguiendo, si es posible, entre la solidez relativa de las afirmaciones de cada uno de ellos.

Va quedando así claro que la relación entre lo que puedo saber y lo que debo hacer está plagada de ambigüedades. En primer lugar, porque no podemos saberlo todo: la constatación de que se ha producido un calentamiento global de origen antropogénico no nos dice todo lo que querríamos saber sobre el funcionamiento del clima ni despeja la incertidumbre acerca de su evolución ulterior. Disponer de simulaciones informáticas que describen posibles escenarios de futuro, herramienta habitual del Panel Intergubernamental del Cambio Climático, puede hacernos perder de vista que su precisión es limitada. Los modelos describen posibilidades más que probabilidades, incluyendo a menudo hipótesis sin validar; pensemos en el papel de las nubes o en la imposibilidad de saber de qué manera se comportará el trópico si la temperatura sigue aumentando. No en vano, la ciencia climática se inscribe en lo que Funtowicz y Ravetz denominan “ciencia posnormal”, que es aquella que se enfrenta a problemas endiablados en los que la interacción socionatural juega un papel decisivo y se reclaman decisiones urgentes en presencia de escenarios inciertos.

Pero si la incertidumbre es inevitable, ¿no habrá que tenerla en cuenta cuando discutamos acerca de lo que debemos hacer? Sería lo deseable. Eso no implica que hayamos de descartar las peores consecuencias del calentamiento global; basta con que no las demos por ciertas. Sin embargo, la clave del asunto estriba en que no existe una relación unívoca entre lo que podemos saber y lo que debemos hacer. Y ello por la sencilla razón de que los hechos observables (en este caso, el calentamiento antropogénico) nunca determinan sus propias consecuencias morales o políticas. Tal como ha sugerido Bruno Latour, hay descripciones científicas que nos impelen a actuar políticamente: incorporan un mandato práctico debido a la índole de lo que comunican. De ahí que los negacionistas pongan tanto empeño en desacreditar el hecho del calentamiento o nieguen su vínculo con la actividad humana: reconocida esa relación de causalidad, la pasividad es inconcebible.

Ahora bien: que los hallazgos científicos sobre el calentamiento global nos obliguen a hacer algo no nos dice qué debemos hacer. Para ser más precisos: si deseamos evitar el riesgo de desestabilización del sistema climático, habremos de reducir la cantidad de CO2 que se concentra en la atmósfera. Lo que pasa es que la ciencia no nos dice a qué ritmo debe realizarse esa reducción ni por qué medios: se trata de un objetivo general que puede alcanzarse de distintas maneras. Así que quien recurre al discurso apocalíptico con propósitos movilizadores o utiliza el calentamiento global para reverdecer viejas pasiones ideológicas se arriesga –quizá a sabiendas– a incrementar la polarización y el extremismo, alienando a una parte de la ciudadanía y debilitando la base científica del debate público. Tal vez no sepamos hacerlo mejor: la razón humana, como demuestra el culto mesiánico a Greta Thunberg, también conoce desbordamientos frecuentes. Pero bien podríamos intentarlo.

(3) Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN, “Cuando la democracia se vuelve impotente” a El País (29-12-19)

(…) Geopolítica

“El año 2019 ha supuesto el triunfo del pensamiento geopolítico como expresión de un mundo basado en la competencia entre grandes poderes. Nos aproximamos más rápido de lo que parece a la trampa de Tucídides: el magnate Trump encarna a su estrambótico modo el ego herido de un Occidente que pierde su hegemonía frente a Asia, un cambio de papeles que esconde el punzante cuestionamiento de nuestro modelo y acentúa el error de Fukuyama. Porque China ha despertado del todo y, al mismo tiempo que muestra la cara más cruda de su ciberau­toritarismo, se erige como el actor con mayor resiliencia y pensamiento estratégico del planeta. Frente a él, la alocada política exterior de Trump, coleteando en su pesadilla de reality show, consolida el ascenso de la nueva superpotencia. La escalada política abre un escenario incómodo para Europa: la Comisión Von der Leyen nació con el propósito de que la Unión hable, por fin, el lenguaje del poder, en un momento en el que aborda con crudeza su soledad. Con la OTAN en “muerte cerebral”, como mencionó Macron, el eje euroatlántico se da la espalda al tiempo que los británicos encuentran por fin la puerta de salida del club comunitario. La profunda trascendencia del Brexit radica en que es el primer desacople de la vieja globalización. El Reino Unido busca ahora nuevo acomodo en otra globalización bien distinta y que poco a poco se nos impone: apuesta por un mundo hobbesiano, caótico y brutal, donde pretende situarse como la nueva Singapur de Occidente.

El pueblo contra la democracia

Esta fue desde el principio la estrategia de Boris Johnson y su gurú Dominic Cummings: un Brexit ultraliberal que convirtiese la City en una zona de competencia desleal con Europa. Su triunfo en las pasadas elecciones confirmó que los británicos tal vez tengan más claro el papel que quieren desempeñar en el nuevo orden mundial, aunque se trate de otra manifestación más de la deriva del pueblo contra la democracia. Más del 50% de los británicos afirmaba que apoyaría a un líder fuerte que se mostrara dispuesto a quebrantar las normas democráticas para implementar el Brexit. John­son, orgulloso como un lord autocrático, ya nos había enseñado sus credenciales, con la ventaja de tener frente a sí al mejor rival posible, el melindroso Corbyn, obcecado en su obvia debilidad. Su falsa valentía es el cuento de El rey desnudo: pretendía proclamarse adalid de la nueva política, pero actuó siempre con miedo a su electorado, evitando formular una posición clara respecto al Brexit, inevitable eje del debate. Pero también por la cobardía de un programa regresivo con el aroma del viejo comunitarismo de izquierdas, al son del mantra vetusto del buen Estado-nación, ignorando escandalosamente las nulas condiciones objetivas para su implementación. La triste conclusión de este resultado electoral no es tanto que Hayek haya vencido a Keynes, sino que el populismo de derechas siempre vence al de izquierdas cuando se confrontan, quizás porque, al cabo, la izquierda, si es populista, no es izquierda.

Democracia impotente

Es otra de las paradojas del momento. Mientras los Estados se amurallan, el populismo se mundializa. Es la respuesta al nuevo despertar del desencanto globalizado frente a la impotencia de las democracias, que no aciertan a encauzar sus formas de protesta más viscerales. Sucede en la Francia de los chalecos amarillos, donde Macron (y con él toda Europa) pierde poco a poco la batalla contra el fascismo de Le Pen, pero también en esa América Latina que vive su particular otoño del descontento. Desigualdad, fragilidad institucional y rol de los militares son, de nuevo, las características comunes a todos los recientes estallidos de la región, con un añadido: lo que pasa en las calles de Bolivia, Chile o Colombia dibuja los mismos trazos de fondo que lo sucedido en las de Argelia, Irán, Irak o Hong Kong. Porque la gente necesita la calle, pero lo nuevo es la violencia asociada a la protesta, la búsqueda desesperada de los invisibles de sus propios mecanismos de representación. Joker es el filme que expresa la malaise de ese pueblo subterráneo, el eco furioso de una época que marca a fuego la historia de su demediado protagonista, una bomba de relojería que estalla de manera desordenada, sin organización ni representación, sin mensaje político aparente, solo con la protesta, omnipresente, sorda, formulada en negativo, alimentada únicamente por el rechazo de lo existente. Este 2019 que termina fue, parafraseando la magistral voz de Pierre Rosanvallon, el año que anticipó esta nueva forma de violencia que atrae hacia el centro lo que antes vivía en los márgenes”.

(…)

(4) James K.GALBRAITH, “La próxima gran transformación” a El País (5-01-20)

(…) “El actual nivel de desigualdad es síntoma de una enfermedad económica que amenaza la perduración de una existencia humana organizada, pacífica y próspera. Las desigualdades provocadas por los momentos de prosperidad financiera disparada y la concentración de ingresos en sectores especulativos (burbujas) son insostenibles por naturaleza. Si nos preocupa la sostenibilidad medioambiental, también tenemos que preocuparnos por la sostenibilidad en el terreno de la economía, ya que la inestabilidad obstaculiza la acción eficaz ante los desafíos mundiales, incluidos el cambio climático y la amenaza nuclear.

Si no hacemos nada, nos habremos atado de manos. Cualquier planteamiento tolerante con la desigualdad extrema y carente de utilidad pública es una fórmula que garantiza disturbios sociales, conflictos internacionales y pérdida de libertades ya en peligro en todas partes.

Karl Polanyi es famoso por su análisis de los fundamentos institucionales de lo que él llamó La gran transformación [Virus Editorial, 2016] del feudalismo al capitalismo. Tenemos que proponernos alcanzar un conocimiento igual de profundo y, al mismo tiempo, llegar más lejos. Hacer realidad el cambio institucional que necesitamos exigirá mucho más pensamiento creativo y mucho menos dogmatismo, sobre todo en la economía. Es lo que se nos exige ahora y lo que se les exigirá a las futuras generaciones”.

(5) Nouriel ROUBINI, “Trump hará a  China grande otra vez” a Project Syndicate (23-12-19)

(…) “En todas estas dimensiones, los últimos acontecimientos hacen pensar en un cambio general de la relación sinoestadounidense hacia la desglobalización, la fragmentación económica y financiera y la balcanización de las cadenas de suministro. La Estrategia de Seguridad Nacional 2017 de la Casa Blanca y la Estrategia de Defensa Nacional de los Estados Unidos 2018 consideran a China como un “competidor estratégico” al que es preciso contener. Por toda Asia se están acumulando tensiones bilaterales por razones de seguridad, de Hong Kong a Taiwán y del mar oriental al mar meridional de China. Estados Unidos teme que el presidente chino Xi Jinping, habiendo abandonado el consejo de su predecesor Deng Xiaoping de “ocultar la fuerza y esperar el momento”, se haya embarcado en una estrategia de expansionismo agresivo. China, en tanto, teme que Estados Unidos esté tratando de contener su ascenso y rechazar sus legítimas inquietudes en materia de seguridad en Asia.

Hay que ver cómo evoluciona la rivalidad. El resultado casi seguro de una competencia estratégica descontrolada sería pasar en algún momento de una guerra fría creciente a una guerra caliente, con consecuencias desastrosas para el mundo. Es evidente la vaciedad del viejo consenso occidental, según el cual admitir a China en la Organización Mundial del Comercio y hacerle lugar a su ascenso la obligaría a transicionar hacia una sociedad más abierta con una economía más libre y justa. Con Xi, China creó un estado de vigilancia orwelliano y redobló la apuesta a una forma de capitalismo de Estado que es incompatible con los principios del comercio libre y justo. Y ahora está usando su creciente riqueza para dar muestras de poderío militar y ejercer influencia en toda Asia y en el resto del mundo.
De modo que la pregunta es si hay alternativas razonables a una guerra fría creciente. Algunos analistas occidentales, por ejemplo el ex primer ministro australiano Kevin Rudd, defienden la idea de “competencia estratégica controlada”. Otros hablan de una relación sinoestadounidense basada en la “coopetición” (cooperación y competencia). En tanto, Fareed Zakaria (de la CNN) recomienda que Estados Unidos adopte ante China una postura de diálogo y disuasión simultáneos. Son todas variantes de la misma idea: una relación sinoestadounidense que incluya cooperar en algunas áreas (especialmente las relacionadas con bienes públicos globales como el clima y el sistema internacional de finanzas y comercio) y al mismo tiempo aceptar que habrá una competencia constructiva en otras.
El problema, por supuesto, es el presidente estadounidense Donald Trump, que no parece entender que una “competencia estratégica controlada” con China exige diálogo y cooperación de buena fe con otros países. Para tener éxito, Estados Unidos debe colaborar con sus aliados y socios para poner su modelo de sociedad abierta y economía abierta a tono con el siglo XXI. Aunque a Occidente no le agrade el autoritario capitalismo de Estado chino, tiene que poner en orden sus propios asuntos. Los países de Occidente deben implementar reformas económicas que reduzcan la desigualdad e impidan dañinas crisis financieras, junto con reformas políticas para contener la reacción populista contra la globalización, sin dejar de sostener el Estado de Derecho.
Por desgracia, el gobierno estadounidense actual carece de una visión estratégica de esa naturaleza. Al parecer, el proteccionista, unilateralista e iliberal Trump prefiere llevarles la contra a los amigos y aliados de Estados Unidos, lo que deja a Occidente dividido y mal preparado para defender y reformar el orden mundial liberal que creó. Es probable que los chinos prefieran la reelección de Trump en 2020. Podrá ser un incordio en el corto plazo, pero con suficiente tiempo en el cargo, destruirá las alianzas estratégicas en las que se basan el poder blando y el poder duro de Estados Unidos. Como el personaje de “The Manchurian Candidate”, Trump puede terminar siendo un agente inconsciente para “hacer a China grande de nuevo”.

(6) Richard N.HAASS, “El asesinato de Soleimani y la incoherencia estratégica de Estados Unidos” a La Vanguardia (7-01-20)

(…) “En Oriente Medio, Trump se esforzó por reducir el impacto y compromiso de Estados Unidos. Miró para otro lado cuando Irán atacó buques petroleros, drones estadounidenses y refinerías de petróleo sauditas, y les dio la espalda a los kurdos en Siria, aunque habían sido socios de Estados Unidos en la derrota de EI allí. “Dejemos que otros peleen por estas arenas manchadas de sangre” fue lo que Trump dijo en octubre pasado. La principal excepción a esta renuencia a la acción militar fue el ataque de Estados Unidos a fines de diciembre de 2019 a sitios asociados con Kataib Hezbollah, una milicia respaldada por Irán acusada de lanzar un ataque días antes en el que murió un contratista norteamericano y otros miembros del servicio resultaron heridos.

En este contexto es que Trump ordenó el asesinato dirigido del general Qassem Soleimani que, según la mayoría de los informes, era el segundo hombre más poderoso en Irán. Todavía se desconoce a ciencia cierta cuál fue su motivación para hacerlo. La administración dice que tenía inteligencia de que Soleimani estaba planeando nuevos ataques a diplomáticos y soldados estadounidenses. Pero la decisión de actuar también podría haber estado motivada por imágenes de la embajada de Estados Unidos en Bagdad siendo atacada por milicias respaldadas por Irán –imágenes que recordaban el sitio y la posterior toma de rehenes en la embajada de Estados Unidos en Teherán en noviembre de 1979 o el atentado de 2012 al consulado norteamericano en Benghazi que los republicanos utilizaron para criticar a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton-. Otro factor que incidió puede haber sido un tuit atribuido al líder supremo de Irán, el ayatollah Jamenei, que se burló de Trump diciendo “No puedes hacer nada”.

Dada la envergadura de Soleimani, es poco probable que Irán ceda. Tiene muchas opciones a su disposición, incluido un amplio rango de blancos militares, económicos y diplomáticos en muchos países en la región. Puede operar de manera directa o a través de intermediarios; puede usar fuerza armada o ataques cibernéticos. Estados Unidos bien podría encontrarse sin ninguna otra alternativa que dedicar más recursos militares a Oriente Medio y usarlos en respuesta a lo que haga Irán, un camino que podría conducir a más provocaciones iraníes. Y ese giro ocurriría en un momento de creciente preocupación por los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte, las amenazas militares rusas a Europa, el debilitamiento de los acuerdos de control de armamentos para frenar la competencia nuclear entre Estados Unidos y Rusia y la llegada de una nueva era de competencia tecnológica, económica, militar y diplomática con China.

La premisa de mi comentario en diciembre era que Estados Unidos se estaba distanciando cada vez más de Oriente Medio, debido a una frustración nacional con lo que las guerras han provocado allí, a una menor dependencia energética de la región y a un deseo de centrar sus recursos en otras partes del mundo y en el país. Puede ser que estuviera equivocado –o que el equivocado haya sido Trump, al embarcarse en un curso de acción sin antes pensar en las consecuencias estratégicas-.”

(7) Carme COLOMINA, “La UE al 2019: Una agenda per un nou mandat”, working paper de la Fundació Catalunya Europa (juliol 2019)

Introducció

“La Unió Europea està en transició: una transició demogrà ca, política i de lideratge. Les conseqüències socioeconòmiques de la globalització i la creixent desigualtat que s’ha instal·lat a la UE post-crisi han erosionat la cohesió social i el sentit de pertinença a la Unió. El consens sobre què és avui la Unió Europea i què hauria de ser en un futur pròxim s’ha trencat i això fa més urgent, el debat sobre cap a on evoluciona aquesta Europa qüestionada, cada cop més, des de les capitals dels estats membres.

Al 2019 l’escenari polític s’ha fet encara més complex. La conservadora alemanya Ursula Von der Leyen ja és o cialment la substituta de Jean-Claude Juncker a la presidència de la Comissió Europea, un càrrec que inaugura o cialment al novembre. L’exministra de Defensa d’Angela Merkel es convertirà així en la primera dona que presideix l’executiu comunitari. Però la seva elecció re ecteix les tensions polítiques i les contradiccions que marcaran aquesta nova legislatura. L’enquistada negociació del Brexit i la permanent amenaça d’una extrema dreta que s’estén, es fragmenta i s’in ltra a les agendes dels partits tradicionals i, ara també, al cor de les institucions europees, que amenacen d’arrossegar la Unió cap a un punt de no retorn. Un punt que pot transformar la naturalesa democràtica d’una UE pensada per comunitaritzar responsabilitats i compromisos. Aquesta és una Unió construïda sobre la con ança entre els estats membres –o, com a mínim, sobre el respecte a una legislació que tots haurien de complir– i el consens vers uns valors compartits. Però, en aquests moments, dues visions totalment contraposades d’Europa s’enfronten per imposar la seva lògica: els que la volen reformar per garantir una millor integració política i els que defensen la renacionalització de les competències a favor d’una Unió al servei de les capitals i els interessos nacionals. Aquestes visions han marcat també el procés de renovació dels lideratges institucionals europeus, resultat d’una involució, d’un consens al marge de les eleccions al Parlament Europeu del mes de maig, del retorn dels vells equilibris entre famílies polítiques cada cop més fragmentades. Els spitzenkandidaten –els suposats caps de llista europeus que aspiraven a la presidència de la Comissió– van ser les primeres víctimes propiciatòries del vell sistema de mercadeig, negociacions a porta tancada i dissensions cada cop més públiques. El 2019 és l’any de l’aprofundiment en la fragmentació política.

Amb el debat obert sobre la cessió de sobiranies, la complicada materialització del Brexit, les fractures internes per l’anomenada crisi dels refugiats, i amb la imposició absoluta de la intergovernamentalitat com a motor únic del projecte europeu, la UE sembla haver caigut en una lògica desintegradora que amenaça la seva idea fundacional.

Les velles fórmules de solidaritat, de comunitarització de decisions i responsabilitats s’entenen avui, a alguns estats membres, com una limitació a la seva sobirania. I, malgrat tot, el procés d’integració política ha seguit fent passos endavant, els últims anys, a través de les discutides reformes de l’Eurozona.

L’esfera pública europea viu una paradoxa. Mentre la retòrica política ha guanyat en dosis de renacionalització, el grau d’europeïtzació de la societat s’ha fet més profund. Ambdues realitats són conseqüència de com s’ha fet aquest procés de cessió de sobirania a nivell comunitari. Durant anys, la presa de decisions es va anar traslladant a Brussel·les sense que el debat mediàtic, polític i de l’opinió pública sortís de la seva lògica nacional. La crisi econòmica va canviar per complet la consciència de la in uència comunitària el dia a dia de la ciutadania més afectada per unes mesures econòmiques que, si bé van situar la política comunitària al centre de tots els debats de l’esfera pública, també van erosionar la imatge i la percepció de la Unió Europea. El sentiment de pertinença a la UE ha acabat molt mediatitzat per l’experiència personal de cadascú i les expectatives de futur individuals.

La Unió Europea és un procés, no una nalitat per ella mateixa. És un mètode: consens i cessió de sobirania per buscar el bé comú. La UE és una transició.

Europa s’ha de repensar. Ha de repensar la noció de sobirania, de subsidiarietat i de solidaritat, malmeses durant aquesta concatenació de crisis. El 2019 és un any crucial i la nova legislatura que ara comença determinarà el futur immediat de la Unió.

Com es pot superar la fragmentació política i l’erosió democràtica a la UE? Com s’hauria de transformar el marc institucional europeu per poder fer front als nous reptes regionals i globals? Com es re ectirà la subsidiarietat política en aquest futur escenari? Aquest treball pretén oferir les claus del canvi que viu el projecte europeu, identi cant els reptes més urgents que té per davant el nou cicle institucional a la Unió”.

(8) Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “Pedro Sánchez, entre la agonía, la astucia y la convicción” a Agenda Pública (7-01-20)

(…) “… las enormes expectativas planteadas en el discurso de investidura de Sánchez contrastan con las escasas esperanzas que muchos depositan en su duración. ¿Realmente estamos ante ‘otra’ legislatura breve? En realidad, no lo parece.
De entrada, volvemos a esquemas clásicos del parlamentarismo español: en ausencia de mayorías absolutas, se ha impuesto la necesidad de formar coaliciones parlamentarias con los principales grupos al margen del principal partido de la oposición, comenzando por las fuerzas catalanas. Son caminos que ya habían transitado anteriormente Suárez, Calvo-Sotelo, González, Aznar y Zapatero; y como habría hecho Rajoy si CiU no hubiera emprendido el camino del suicidio político, que para eso le facilitó los Presupuestos de 2011 y 2012 a Artur Mas en pleno auge procesista, antes de que este último se embarcara en su viaje a Ítaca del que ahora pretende regresar.
Incluso el inminente acuerdo con ERC significa un cierto retorno a esa pauta de normalidad, que de entrada será más costosa para la propia ERC que para el PSOE. Su abstención significa una nueva rectificación de la estrategia adoptada por el independentismo en los últimos cinco años, como ya lo fue el apoyo a la moción de censura. Si nos atenemos a las demandas planteadas por ERC, el acuerdo será, en términos sustantivos de policies (y Presupuesto), menos gravoso para la mayoría de gobierno de lo que supusieron los pactos de González y Aznar con Pujol, e incluso de lo ofrecido por Zapatero; reformas estatutarias incluidas, que ya es decir. Lo cual no es fruto de una mala negociación por parte de ERC, sino la plasmación de las disfunciones que el procés ha generado para el papel del nacionalismo catalán en el terreno de la política española: cuando mayor acumulación de fuerza ha conseguido en el Congreso es, también, cuando más impotente se está mostrando para convertirla en réditos materiales. Que la exigencia pública para desatascar formalmente la abstención fuese que la Abogacía del Estado mantuviera la misma posición sobre el caso Junqueras que ya había mostrado hacía meses es sólo una prueba de las dificultades del independentismo para salir del atasco. Que, a pesar de eso, la política española y muchos de sus intérpretes sigan enfangados en la exigencia del escarmiento para el independentismo es ya otro problema (y no menor) para la calidad de nuestra democracia” (…)

“Cabe preguntarse qué podemos esperar de Pedro Sánchez para esta legislatura. Una prospección especulativa sugiere tres escenarios (que no se excluyen entre sí, sino que marcan una secuencia): ¿agonía, astucia o convicción?

Agonía
En realidad, es el único de los tres escenarios seguro e inevitable; no tanto por la fragilidad de los acuerdos para esta investidura como por la creciente vulnerabilidad de los presidentes y de sus gobiernos para mantenerse en el poder y hacer cumplir sus programas. Un dato superficial pero elocuente: desde el largo gobierno de Felipe González, cada presidente ha durado menos que sus antecesores: Aznar, ocho años; Zapatero, siete y medio; Rajoy, seis y medio). Ninguno de ellos sobrevivió a la segunda legislatura. ¿Es ésta que comienza la primera o la segunda legislatura de Sánchez?
En realidad, la mayoría de los grandes (medianos y pequeños) líderes suelen cerrar sus carreras políticas de forma más o menos agónica. Que la de Pedro Sánchez sea la más corta de los siete presidentes de la democracia hasta el momento (por no revisitar precedentes republicanos) no ofrece ninguna garantía de permanencia, sino casi lo contrario: la aceleración de los tiempos políticos se está reflejando sobre todo en la menguante supervivencia de quienes llegan más alto en los gobiernos. Basta repasar las fotografías recogidas en su Manual de resistencia de los referentes políticos de otras democracias que acompañaron a Sánchez en su ascenso para ver dónde están hoy. Si eso es un efecto estricto de la Gran Recesión (Colomer & Magalhães, así como otros colegas), de las crisis bancarias en general (aquí) o el resultado de la impotencia democrática provocada por el fin de ciclo de la política que hemos conocido hasta hoy (según Sánchez Cuenca) es ahora menos relevante. El reverso de la personalización de la política, y de la acumulación de poder que comporta, bien podría ser la vulnerabilidad frenética de quienes la representan, como empiezan a apuntar diversos trabajos. A menudo, la principal misión de los gobernantes es tratar de aplazar esa agonía lo más posible.
Sin embargo, Pedro Sánchez afrontará una legislatura probablemente menos inestable de lo que ahora muchos vaticinan (y de lo que proponían los defensores de imaginarias grandes coaliciones); a pesar incluso de que las coaliciones multipartidistas en minoría parlamentaria (como la que nos gobernará) son los ejecutivos más inestables y menos duraderos en términos comparados. ¿Por qué Sánchez podría esperar más estabilidad? Ése es el gran cambio que se ha dado entre abril y noviembre de 2019: si aquellas elecciones alentaron la percepción de fuerza para los actores clave en las posibles mayorías de gobierno (Ciudadanos, Podemos y el propio PSOE), un acopio de fuerzas compitiendo entre sí que hacía inevitablemente inestable cualquier pacto posible, el 10-N distribuyó debilidades por doquier y eso, paradójicamente, incentivará un pacto más fuerte entre los hacedores de la mayoría.
PSOE y Podemos saben que, por poco que empeore su situación conjunta, difícilmente continuarán en el próximo ciclo de gobierno. Por ello, tendrán pocos incentivos para llevar la coalición al borde del precipicio… y dejarla caer desde allí. Como apuntan los estudios, los partidos que inician disputas tácticas detonando el final de una coalición suelen acabar pagando el pato. Se impone, pues, una necesidad de tiempo y paciencia que, además, es común prácticamente para casi todos los partidos, a un lado y otro del Hemiciclo. Una paz cuyo principal beneficiario, a medio plazo, podría ser el propio Pablo Casado, principal interesado en que Sánchez haya tejido esta coalición plural… y en que dure ma non troppo.
Sería una paradoja que la suma de debilidades de los líderes políticos haya hecho posible el desencuentro institucional en el Gobierno central y el independentismo catalán durante estos años, y que ahora esa misma suma de debilidades abra nuevos escenarios para canalizar el conflicto territorial. Si así fuera, deberíamos reflexionar y aprender por qué se perdió tanto tiempo en llegar hasta aquí.
Por eso, esta vez es más probable que Sánchez disponga del tiempo que él mismo temía no haber tenido si la coalición hubiese llegado en julio. Y por eso, también, veremos ahora qué puede ofrecer realmente no ya el presidente resistente, sino uno persistente obligado a transformar el pluralismo de su mayoría en una acción de gobierno más representativa de la mayoría electoral que le sostiene. Eso le llevaría al segundo escenario.
Astucia
Entendida como la jugada que permite dar patada al balón unos metros y luego ya veremos, la astucia se ha convertido en el recurso con el que muchos líderes contemporáneos justifican decisiones audaces para salir del atolladero. En numerosas ocasiones, ese recurso astuto apenas recorre un vuelo gallináceo.
Sin duda, Sánchez ha demostrado ser capaz de hilvanar las astucias necesarias para pasar del candidato imposible al presidente sin alternativa. Y el terreno propicio para ello es, obviamente, el gubernamental, como Sánchez ha demostrado el último año y medio. Su maleabilidad política, denostada por adversarios y no tan adversarios, es una enorme fuente de resiliencia en el contexto contemporáneo, donde la coherencia de los dirigentes políticos está a la altura de la de muchos de sus votantes.
No obstante, la formación de una coalición con Podemos va a alterar sustancialmente el contexto en el que el líder socialista se ha venido moviendo hasta ahora. Como ya comentábamos hace unos meses, esta nueva situación va a restringir enormemente el margen para la dirección personalista del Gobierno a la que los distintos presidentes se acostumbraron rápidamente. Sánchez va a tener menos dominio sobre el ‘qué’, el ‘cómo’ y el ‘cuándo’ de la acción del Gobierno. Y por eso va a ser más importante el ‘quién’.
Tal como explica Despina Alexiadou en un trabajo reciente, es precisamente en gobiernos de coalición donde mayor autonomía pueden ganar los diferentes ministros, condicionando decisivamente (para bien o para mal) los resultados previstos en los acuerdos de coalición. Los ejecutivos de coalición suelen tener un perfil más marcadamente partidista que en gobiernos de partido único. También es cierto que, en coaliciones, los expertos e ideólogos menos partidistas pueden lanzar una imagen más nítida de lo que el Gobierno quiere hacer a los distintos electorados a los que tratan de representar.
¿Hasta qué punto Sánchez va a diseñar un equipo de gobierno (al margen de los ministros de Podemos) representativo de la minoría electoral que la ha votado o de la mayoría social que aspira a encabezar? ¿Cuál será el perímetro ideológico de las personalidades que compongan el próximo Ejecutivo: el que señala el pacto con Podemos presentado a finales de año (y reflejado en la propuesta de ministros avanzada por los morados estos días) o el que le permita implementar parlamentariamente ese programa? Sánchez puede tratar de reforzar la presencia del PSOE y del PSC para contrarrestar la acción de los ministros de Podemos, o bien sacrificar parte de aquélla para incorporar al Gabinete las voces del centro ideológico y de las periferias regionales.
A partir de ahí, el campo para el ejercicio de la astucia presidencial va a ser precisamente el de los asuntos más delicados y arriesgados; principalmente, la cuestión catalana. Pero como ha mostrado el primer año de Gobierno de Sánchez, ése también será el terreno donde las jugadas audaces, dependientes en último extremo de otros partidos y líderes que ni siquiera estarán sentados en el Congreso de los Diputados, pueden tener un recorrido más limitado si carecen de una voluntad que trascienda la mera supervivencia gubernamental. Y ahí entra el tercer escenario.
Convicción
¿Podrá sobrevivir la agenda del Gobierno de Sánchez sin encauzar el conflicto con el independentismo? ¿Podrá lograr esto último sin plantear arreglos institucionales que recuperen el apoyo de una parte de los votantes independentistas, y también de un grueso no despreciable de quienes no lo son? ¿Es posible hacer esto sin el acuerdo con el PP? Ésa es la cuadratura del círculo sobre la que Sánchez deberá plantearse la orientación gubernamental si aspira a proyectar su Presidencia más allá de la concatenación de astucias.
Es evidente que el grueso del programa de gobierno es su política económica y social. Pero el eje sobre el que se sostendrá su éxito o fracaso será la cuestión territorial. Es cierto que Aznar y Rajoy llegaron al Gobierno, principalmente, debido a la desafección de los votantes de la izquierda en contextos económicos adversos. Pero no olvidemos que el PSOE se mantuvo durante más años en el poder también porque se atrevió a abordar el debate territorial desde el pragmatismo.
Nuestros dirigentes políticos saben cómo se debería reconducir la crisis catalana, o al menos por dónde deberían transcurrir los derroteros: arreglos intermedios sin perdedores humillados y con un solo ganador, la legitimidad constitucional e integradora de nuestra democracia. El nudo gordiano se ha encontrado siempre en el método para desplegarla sin perder el control de la situación, como sugieren las recientes reflexiones de Mariano Rajoy en su libro de memorias (más allá de lo que transcribe).
Si Sánchez mantiene su convicción sobre la agenda territorial que presentó en su investidura, es consciente de que ésta solo será viable si integra a una parte importante de quienes le increpaban desde la derecha del Congreso. ¿Hay margen para ello? Ciertamente, hay un contexto aparentemente desfavorable: una derecha dividida y compitiendo sobre esta cuestión territorial no acepta la implicación de partidos como Bildu o ERC en ese consenso. No obstante, ese rechazo de entrada también oculta algunos incentivos.
Si el PP quiere recuperar una mayoría parlamentaria que le permita regresar al poder, deberá decidir si lo hace sobre la recuperación de su derecha radical (ahora en Vox) o de sus votantes moderados (ahora en Ciudadanos). Disputar ambos frentes a la vez nunca ha sido viable, y las tácticas tradicionales de centrifugación-primero-moderación-después ahora son menos creíbles. Que se lo pregunten al PSOE.
Tarde o temprano, Casado deberá ofrecer réditos más constructivos que superen la pura crispación entre bloques. Y eso también dependerá de la convicción de Sánchez para que ese entendimiento sea posible a tiempo; quizá en otra legislatura posterior; e incluso a pesar del protagonismo de un sector joven de la nueva derecha simbolizada por la intelectual (y, por ello, menos flexible) Cayetana Álvarez de Toledo. La joven dirigente presagió, antes de convertirse en nueva diputada, que “Vox enterrará al PP y beneficiará al Frente Popular”, por lo que cualquier intento de moderación sería estéril. Ella proponía el movimiento contrario aunque auguraba que, al hacerlo, el “PP morirá en el empeño: hay movimientos telúricos, desastres inexorables. El consuelo es que por fin habrá hecho lo decente” (enero de 2019). ¿Se equivocó Álvarez de Toledo al proyectar sus augurios?
Un año después, el PP deberá resolver el dilema en torno a su estrategia de oposición, siguiendo la clásica distinción de Robert Dahl entre la “oposición clásica” desarrollada por el PP en otros períodos de oposición (rechazo de las políticas del partido gobernante, pero reconociéndole legitimidad para gobernar y dejando un margen para el pacto) y la “oposición de principios” alentada por Vox, en la que se rechazan no sólo las políticas, sino incluso el sistema de gobernanza vigente en sí mismo. Como ya le sucedió al PSOE descabezado de principios de 2017, el riesgo para Casado es sucumbir a la eliminación de la oposición si el electorado no percibiera diferencias significativas respecto al Vox. Ciudadanos puede aplicarse el mismo dilema en condiciones más precarias.
En último extremo, si la suma de convicción y astucia no resultaren suficientes para dilatarla en el tiempo, la agonía de Sánchez podría ser el preludio de un sistema de partidos más abierto, en el que se sucedan fórmulas de gobierno distintas y cambiantes. El incremento de la alternancia en el poder no sólo no es sinónimo de crisis estructural, sino que puede incluso ser un motor de renovación política y de consolidación democrática (como señalan Horowitz, Hoff y Milanovic), siempre que los dirigentes políticos no consideren que pequeñas dosis de degradación institucional pueden ser convenientes para no tener que afrontar con realismo conflictos mayores. De que suceda lo uno o lo contrario, Sánchez será el primer responsable; aunque no necesariamente el primer beneficiario”.

(9) Pablo SIMÓN, “Las válvulas de funcionamiento del gobierno de coalición” a El País (9-01-20)

(…) “Los acuerdos de gobierno suelen tener tres patas; el acuerdo de políticas, el reparto de carteras/cargos y las reglas de procedimiento o mecanismos de control. Los tres elementos han estado sobre la mesa, pues se pactó todo en paralelo. Es más, el verdadero programa de gobierno es dicho acuerdo, y como tal debe fiscalizarse por la opinión pública y publicada. Ahora bien, si por algo son útiles estos acuerdos es porque, aunque no son contratos, sí fijan aquello que los ministros se comprometen a hacer en sus carteras. Además, al ser públicos, establecen puntos de referencia que, de incumplirse por una de las partes, pasan factura ante electores y opinión pública. Por tanto, acotan el riesgo de tener a ministros díscolos.

La literatura tradicional se solía centrar en su extensión: cuanta más desconfianza entre los socios, más largos y detallados tendían a ser los acuerdos. Sin embargo, visiones más refinadas apuntan que su forma depende esencialmente de dos cosas. Primero, que cuanta más discrepancia haya entre los socios por un tema, más probable es que se extiendan sobre ello en el acuerdo. Es decir, que se busque atar más de manos al socio. Por el contrario, de no haberlas, se harán alusiones ambiguas, dejando por tanto más manos libres a los ministros del ramo. Y segundo, que cuanto más diferente sea la importancia que les da a cada tema los socios del Gobierno, menos riesgo de conflicto, luego también menos atención se le prestará en el acuerdo.

En todo caso, aunque aún no conocemos la estructura del Gobierno, y esto será clave para ver sus prioridades y ordenación, sí se ha hecho público el mecanismo de garantías del acuerdo. Un mecanismo que, a grandes rasgos, integra una comisión de control ejecutivo-parlamentaria, asegura la unidad de acción para proyectos de ley y presupuestos y fija mecanismos de seguimiento, comunicación y tratamiento de discrepancias. Un aspecto fundamental para que cualquier Gobierno de coalición pueda arrancar con un mínimo de garantías.

De nuevo, según este protocolo, el acuerdo de gobierno es el centro sobre el que se desarrollará la acción de los grupos parlamentarios. Sobre lo explícito, deberá haber coordinación. Sobre lo implícito, deberá haber comunicación. No es, por tanto, casualidad, que cuando hay Gobiernos de coalición también el Parlamento se vuelva central. El legislativo se convierte una pata central para la acción del Gobierno, impulsar su agenda legislativa e, incluso, una segunda mesa de gestión de desacuerdos fuera de La Moncloa.

En suma, dos de los tres elementos que articularán el futuro Ejecutivo ya son conocidos. Por supuesto, un Gobierno que verá su programa cumplido según las alianzas que pueda necesitar por encima de los 155 diputados de los que dispone, pero que ha vuelto a España más parecida a los países de nuestro entorno. Su gran prueba de fuego, cuando conozcamos la estructura definitiva, los Presupuestos Generales del Estado”.

(10) José Antonio ZARZALEJOS, “La derecha, entre ‘el espanto’ y ‘el apocalipsis’” a El Confidencial (9-01-20)

(…) “Para que la derecha sea percibida como una alternativa, tendrían que concurrir tres circunstancias: 1) atenerse a la advertencia de Napoleón según la cual “si el enemigo se equivoca, no lo distraigas”; 2) subrayar serenamente las contradicciones y errores del Gobierno evitando la jerga tremendista, y 3) manejar con sentido estratégico los muchos poderes políticos de que la derecha dispone, administrando su capacidad de bloqueo, recabando protagonismo e interlocución.

Esta legislatura podría ser la del deterioro de la izquierda de un PSOE al que Sánchez ha llevado a una aventura tan incierta como adelantan los discursos de sus ‘socios’ republicanos y bildutarras y como sugieren las ambiciones descontroladas de Pablo Iglesias. Y la de la reconstrucción de la derecha si el PP logra imponer su hegemonía indiscutible en ese espectro ideológico, si todo el poder territorial del que goza se emplea con sentido estratégico (Madrid, Andalucía, Galicia, Murcia, Castilla y León) y si su capacidad de bloqueo y desbloqueo (todas las decisiones que requieran 3/5 del Congreso y cualquier tipo de reforma constitucional) se pone a disposición de los intereses de España y del fortalecimiento institucional del sistema constitucional.
En definitiva, si dan la vuelta al relato (por mucho que ya se deteste la expresión) y se desprenden del rol que les han asignado Sánchez y sus colaborares: el del “espanto”, y el del “apocalipsis”. Y eso se logra, paso a paso, demostrando que nunca un Gobierno apoyado por ERC y Bildu puede ser “progresista”, sino de regresión, divisivo, identitario —en el sentido más decimonónico del término— y, en fin, insolidario. Se agradecería, en definitiva, que la(s) derechas(s) abandonen esa pulsión calderoniana en la expresión y agónica en la descripción y pasen del lamento y el ‘quevedismo’ de adjetivos a la política útil. Porque, en definitiva, es la ganadora”.

(11) Ramon MARIMON, “La vía de la responsabilidad” a Agenda Pública (8-01-20)

(…) “Es con esta óptica que leo con preocupación el acuerdo de fin de año entre el PSOE y Podemos y el compromiso del PSOE con ERC de “mesas entre gobiernos y urnas al final”. Preocupación por lo que se dice, lo que no se dice y, en especial, por la dinámica que se abre.
Lo que se dice
– Se habla de políticas de Estado, leyes orgánicas (Universidades, Poder Judicial, eutanasia), de pactos de Estado (modernización de la Administración de Justicia, cultura, violencia de género), de consensos parlamentarios (de regeneración democrática y transparencia). Todo ello, en principio, es consistente con la vía de la responsabilidad, pero no se dice nada de cómo se van a conseguir los consensos más allá de los de la investidura y, además, se habla de derogar la reforma laboral y de reemplazar la Lomce por una nueva ley de Educación, lo que recuerda la vieja dinámica de izquierda-derecha.
– Por una parte, se hacen muchas promesas que requieren financiación y por otra se reconocen los compromisos fiscales con la Unión Europea. Es difícil pensar que todo vaya a cuadrar. En particular, tampoco lo hace la ambición de “garantizar las pensiones dignas” con un plan que las hace aún más insostenibles, a no ser que haya un incremento muy elevado de las tasas que las sostienen.
– En relación a la mejora de “la colaboración y coordinación institucional entre la Administración General y las comunidades autónomas”, se dice que las “relaciones bilaterales siempre se regirán por los principios de lealtad y colaboración entre territorios que fija la Constitución”; pero, a continuación, se habla de “abordar el conflicto político catalán”, como si tratase de un capítulo aparte, lo que es más relevante –por no decir preocupante– cuando se tiene en cuenta el acuerdo PSOE-ERC. Se trata de una vía de diálogo y negociación con un alto riesgo de irresponsabilidad (sólo cabe recordar la negociación de Zapatero y Mas que abrió el proceso del Estatut de Cataluña 2006).
Lo que no se dice (aparte de lo ya indicado)
– Las reformas más ambiciosas que el PSOE ha defendido en el pasado: por ejemplo, la implantación de un fondo de empleo que complemente el seguro de paro y las pensiones (la mochila austriaca en su acuerdo con Ciudadanos), o el reforzamiento del carácter federal del Estado.
– Las reformas de las que apenas se habla: la fiscal (incluyendo aspectos como la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (Lofca) y el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), la de los organismos públicos de investigación, etcétera.
La dinámica que se abre
Sólo veo dos vías posibles. Una lleva a la vía de la responsabilidad: la sensatez predomina en el Sánchez II y, en vez de celebrar el triunfo de la izquierda e intentar gobernar con los apoyos de la investidura, persigue acuerdos de Estado que en su momento le ofrecieron PP y Ciudadanos para aplicar reformas necesarias y encauzar el problema territorial, que no es sólo catalán. La sensatez también predomina en la oposición constitucionalista y, en vez de negarle el pan al Ejecutivo de izquierdas (por temor a Vox y con la esperanza de que así caiga el Gobierno), entienden que la confrontación y el bloqueo de las reformas de calado debilita al Estado y fortalece independentismos y populismos.
En la otra, los 20s pueden ser otra década perdida para las reformas necesarias, y lo que pase con el problema territorial dependerá de cómo evolucione la confrontación entre izquierdas y derechas.
En una palabra, mi deseo para 2020 es que esté equivocado y encaucemos la vía de la responsabilidad colectiva”.

(12) Ignacio MOLINA, “Encomio de la mesura” a Agenda Pública (7-01-20)

(…) “España sale hoy bastante fea en el espejo y lo haría no sólo por el clima de confrontación actual, sino también por el bloqueo gubernamental de meses, por las alteraciones e inestabilidad de su sistema de partidos desde hace cinco años y (retrocediendo la mirada hasta algo más de una década), por el encadenamiento de graves crisis de tipo económico, social, institucional y, sobre todo, territorial. Si entre la Transición y 2008 creíamos haber dejado atrás para siempre el España como problema, cunde la sensación de que a partir de esa fecha no hemos dejado de retroceder a peores versiones de nosotros mismos. Máxime cuando a toda esa combinación de factores objetivamente graves se une esa tendencia universal, que aquí se practica con especial énfasis, a mirar poco a lo que pasa alrededor o, en su caso, a adoptar la percepción subjetiva que encuentra siempre la hierba más verde al otro lado. Sin embargo, bastaría analizar el funcionamiento de la democracia española en los últimos tiempos con un enfoque comparativo para llegar a conclusiones menos desoladoras o, en todo caso, para comprender el panorama nacional sin acudir a la sobreactuación ni al excepcionalismo.

No es difícil encontrar en el entorno ejemplos más acusados de todos los elementos que hoy tensionan nuestro sistema político (fragmentación parlamentaria, polarización y crecimiento de partidos extremistas, dificultades de gobernabilidad o pautas centrífugas). Toda Europa (por no hablar de EE.UU.) está experimentando desarrollos insólitos en la conducta electoral, en el sistema de partidos y en la gobernación. Por eso, antes de consternarnos por la situación española, merece la pena repasarlos.
Mírese, para empezar, el ritmo tan acelerado y disruptivo en el que los partidos que caracterizaban la escena política a finales del siglo XX están dejando de ejercer como referentes ideológicos y de gobierno. A día de hoy, ninguna de las fuerzas tradicionales en el ámbito conservador o de centro-izquierda está entre las dos primeras de Francia, Italia o Países Bajos. La socialdemocracia tampoco domina ya el espacio progresista de Grecia y es previsible que pronto deje de hacerlo en Alemania o Austria. Y, por lo que se refiere a la derecha, las opciones moderadas de gobierno se están viendo superadas por las populistas en Bélgica, Suecia o Finlandia. En cambio, España es de los pocos casos de Europa occidental en los que sus dos grandes partidos sobreviven en cabeza (después de haberse enfrentado en varias elecciones recientes a la dura competencia de aspirantes a sustituirlos) y donde, además, es previsible que sigan dominando en su perímetro.
Es cierto que, en paralelo a esa persistencia de PSOE y PP, han nacido y crecido dos fuerzas a su izquierda (Podemos) y a su derecha (Vox). Como esa irrupción ha sido paralela a la incomprensible renuncia de la otra novedad (Ciudadanos) a ejercer de pívot centrista, y como tampoco se ha alterado la dinámica política confrontacional típica de la democracia española (que, por otro lado, compartimos con Reino Unido, Francia, Suecia, Irlanda o casi todos los demás países del Sur), pues la única salida ha sido insertar en la gobernanza a estos actores más radicales.
Eso puede considerarse una anomalía extraordinaria pero, de nuevo, la mirada comparada deshace doblemente los juicios desmesurados. En primer lugar, porque el fenómeno está tan extendido que la mayor parte de los países tienen una derecha nacionalista anti-inmigración más fuerte, mientras que casi toda Europa occidental, con la excepción de Reino Unido o Italia, tienen fuerzas de izquierda alternativa (a veces muy euroescépticas) que rondan el 10% de intención de voto. Y, en segundo lugar, porque, mirando de nuevo a toda Europa, los famosos cordones sanitarios apenas se aplican más allá de Alemania o Francia. En resumen, más de la mitad de los gobiernos de la UE están o han estado hace poco sostenidos por este tipo de partidos.
También queda matizada la patología española relativa a la dificultad para formar Gobierno; incluyendo la necesidad de repetir elecciones o los cambios de primer ministro. Prácticamente todas las democracias europeas han vivido en los últimos años bloqueos o fracasos similares a los vividos en España, con prolijas negociaciones de coalición que han durado meses (y en algunos casos no fructificaron), dimisiones o censuras parlamentarias y adelantes electorales. De hecho, de los 28 estados miembros de la UE, sólo ha habido cinco (Alemania, Países Bajos, Suecia, Chipre y Luxemburgo) que han tenido menos inestabilidad gubernamental que España desde que estalló la Gran Recesión.
Incluso si se mira a la principal fuente de toxicidad en la política española de los últimos años, que sin lugar a dudas es el independentismo catalán, tampoco se puede sostener que se trata de una peculiaridad exclusiva. Es obvio que, siendo la mayor parte de los estados europeos mucho más homogéneos desde un punto de vista identitario, el fenómeno no puede estar tan extendido como los antes mencionados. Pero, con todo, si hay hoy algún territorio de Europa occidental donde la secesión tiene algún viso de viabilidad en el medio o largo plazo (dado que es del todo imposible en el corto), habría que mirar mucho antes a los casos de Escocia, Flandes o Irlanda del Norte.
Por supuesto, ni eso ni nada de lo anterior significa que haya que abordar el complejo momento político español desde la perspectiva poco sofisticada del mal de muchos, pero sí que a la hora de establecer su auténtica gravedad conviene hacerlo con la mesura que introduce la evidencia comparada. Entre otras cosas, porque eso incluye el escaso impacto real que (con la excepción del Brexit o del grave deterioro de la calidad democrática de Polonia, Hungría o Rumanía) ha tenido hasta ahora la polarización partidaria o la formación de gobiernos más ideológicamente escorados. De hecho, tener tanto un miedo excesivo como expectativas exageradas se compadece poco con la escasa fuerza de los gobiernos europeos actuales, incluyendo el nuevo que se ha formado en España. Y el problema real es que, en un clima tan crispado, sea imposible emprender grandes reformas que necesariamente exigen consenso.
Como quiera que sea, parece saludable desdramatizar. Es más, si se lee entera la carta de Erasmo y se conoce su biografía, se comprueba que el pensador holandés tenía muchas otras fobias nacionales y, cuando tuvo más información, acabó afirmando que España no le disgustaba en absoluto”.

(13) Ignacio ESCOLAR, “Lawfare contra el nuevo Gobierno” a eldiario.es (30-12-19)

(…) “Esta oposición no va a utilizar únicamente el Parlamento. Su principal arma va a estar en los juzgados. Quédense con un término que va a ser clave para explicar esta legislatura: el ‘lawfare’ o guerra jurídica. Un neologismo inglés que viene de fusionar las palabras ‘law’ (ley) y ‘warfare’ (guerra). Esa warfare consiste en judicializar la vida política para paralizar al Gobierno. Es un intento de ganar en los tribunales lo que no se logró en las urnas. Es una quiebra de la separación de poderes, donde el poder judicial se extralimita y asume funciones que no le corresponden, con el apoyo de los poderes económicos y de los medios de comunicación” (…)

“La colonización de la cúpula de la justicia por parte de la derecha va a ser clave en esta legislatura. Y no descarten que la primera turbulencia llegue antes incluso de que se logre la investidura” (…)

“Esta legislatura no será la primera en la que la derecha utilizará los tribunales, con todo su poder, para intentar bloquear al nuevo Gobierno. Ya pasó antes, con la guerra judicial desatada contra José Luis Rodríguez Zapatero. Entre 2004 y 2008, el PP presentó 26 recursos de inconstitucionalidad. Mariano Rajoy, entonces en la oposición, llevó al Tribunal Constitucional prácticamente todas las leyes que perdió en el Parlamento. Era una forma de desgastar al Gobierno, como demostró después el propio Rajoy cuando llegó al poder con mayoría absoluta y mantuvo muchas de las leyes que había recurrido ante el TC, como la del aborto o la del matrimonio igualitario.

Esa legislatura también fue la de la conspiración del 11-M, cuando el PP acusaba al PSOE de estar detrás del atentado más sangriento de la historia de España, con el apoyo de varios medios de comunicación, que se sumaron a esta infamia para desgastar al Gobierno y vender periódicos.

Son los precedentes de lo que nos espera a partir de 2020: el infierno es el límite. No habrá escrúpulo alguno para intentar tumbar al futuro gobierno a cualquier precio. El argumento –ya lo están creando– es el de presentar esta coalición y este acuerdo con ERC como una enorme traición ante la que todo vale.

Es en ese lenguaje de la traición –y no en sacar a los muertos de las cunetas– donde reside el auténtico guerracivilismo”.

(14) Xavier VIVES, “The Spanish Left Takes Center Stage” a Project Syndicate (8-01-20)

(…) “The coalition’s program – a compromise between the Socialists and Podemos – is mostly aspirational, with only a few concrete proposals. The government wants to increase social spending, raise the minimum wage to 60% of the average salary, re-index pensions to the consumer inflation rate, and introduce some form of basic income. This would (optimistically) all be financed through higher taxes on the rich, large firms (particularly banks and energy companies), and capital gains, with the aim of converging to the European average for revenue as a share of GDP.
Beyond these measures, the coalition plans to allow new rent controls in cities and eliminate health-care co-payments. It wants 100% renewable-electricity generation by 2050, gender parity in electoral lists, and an overhaul of education laws. Again, these policies are well-intentioned, but they may be difficult to implement.
The question, of course, is how to maintain fiscal discipline. Given that Spain already has a structural deficit that the European Commission wants reduced by more than €9 billion ($10 billion), it is hard to see how the planned pension reforms and increases in social spending will be made sustainable. Moreover, with the exception of some value-added-tax rates, Spain’s overall rate of taxation is not low; rather, its tax base is limited, owing to evasion, the underground economy, and various loopholes. As such, simply hiking tax rates could cause distortions without actually addressing the underlying problem” (…)

“Spain’s 1978 constitution allows for both “nationalities” and “regions” to exist within the Spanish state. But, since a failed military coup in 1981, there has long been a tendency toward re-centralization, which has fed renewed demands from individual regions for more autonomy. Complicating matters further, Spain’s right-wing parties object to the differentiated political arrangements vis-à-vis the Spanish state that Catalonia and the Basque country want to have. And Pablo Casado, the current PP leader, has vowed to pursue legal action against Sánchez if the new government does not keep the Catalan administration in line.
In any case, the new coalition favors a political solution rather than a judicial one, and will be pushing for a reinforcement of regional autonomy. Moreover, the agreement between the Socialists and the ERC calls for bilateral interactions between the Spanish and Catalan governments, even paving the way for a consultation with Catalonia’s citizens once a political settlement has been reached.
This is a striking departure from the previous positions held by both the Spanish government and Catalan pro-independence parties (including the ERC). In the best-case scenario, the new government will oversee a policy of détente toward Catalonia’s pro-independence camp, with the latter taking small steps toward more self-governance, and with both sides rediscovering the spirit of the 1978 Constitution. Ultimately, though, no constitutional reform will be possible without the PP’s buy-in.
The new government will thus be a fragile one. In addition to addressing an economic slowdown, it will have to build parliamentary majorities for each of its policy proposals in a deeply polarized political environment that recalls the “two Spains” described by twentieth-century Spanish poet Antonio Machado in the 1910s.
Still, as Portugal’s positive experience under a left-wing government shows, fiscal sustainability will still be possible, particularly if the centrist PNV is able to exert a moderating influence on the coalition. It will be rough going. But with skill and luck, the new government could both survive and deliver on some of its promises. If so, it will have rescued Spain from the political dysfunction gripping other European Union countries, and established it as a stabilizing force on the continent”.

(15) Josep M.VALLÈS, Lluís RABELL y Victoria CAMPS, “Blindar la esperanza” a El País (8-01-20)

(…) “He aquí el primer Gobierno de coalición desde la Segunda República, agrupando a la socialdemocracia y a fuerzas que se sitúan a su izquierda: fin de un tabú y cambio cultural sustantivo. A nadie se le oculta que las reformas anunciadas chocarán con resistencias corporativas y limitaciones en el gasto impuestas por el rigor fiscal de la UE. Sin olvidar un posible desfase entre los ingresos tributarios previstos y una economía afectada por numerosas incertidumbres internacionales y por la intensidad del impacto del periodo de austeridad sobre los servicios públicos y las condiciones de vida de la gente. En este terreno, el éxito gubernamental dependerá tanto o más que de sus propios aciertos de la concertación entre agentes sociales y especialmente de los sindicatos. Su papel será fundamental. Para alentar los cambios necesarios y para brindar, junto con movimientos y entidades, cauces adecuados a las demandas sociales. La explotación de la desazón de las clases medias y populares por quienes izan banderas de odio y repliegue tribal, se extiende de modo inquietante por los países de nuestro entorno.

Por todo ello, la gestión del asunto territorial será la gran prueba de fuego. El acuerdo con ERC, necesariamente genérico, esboza un camino transitable para el conflicto catalán. Se trata de empezar por reconocer su naturaleza eminentemente política, buscar soluciones en ese ámbito y dejar atrás el tiempo de las togas. Al mismo tiempo, las propuestas surgidas de la negociación deberán encontrar un encaje en el ordenamiento jurídico para hacerlas viables. Es justo reconocer el esfuerzo de quienes, aún desde la cárcel, como Oriol Junqueras, han apostado por ese camino. Lo que nos recuerda otra vez cuán difícilmente avanzaremos sin una salida adecuada a la situación penal de unos interlocutores necesarios, cuyo prolongado encarcelamiento no hace sino agravar las cosas.

Pero los enemigos del diálogo están ya en marcha. En Madrid, el griterío es ensordecedor y pretende desacreditar cualquier paso en esa dirección. En Barcelona, los partidarios de “cuanto peor, mejor” temen también que un proceso de distensión merme la influencia que les procura la polarización. Y es que el conflicto no sólo tiene que ver con un pleno reconocimiento nacional o con el reparto territorial del poder en España. Estos años han abierto una profunda herida en la sociedad catalana y una áspera disputa por su liderazgo. Alimentándose mutuamente, los radicalismos nacionalistas de uno y otro signo se esfuerzan por ahondar esa división, blandiendo las tétricas imágenes de una España monolítica y de una Cataluña irredenta. Más que una ensoñación, ambas son una pesadilla.

El reto consiste en hacer progresar el diálogo en medio de ese fuego cruzado. No será posible si los esfuerzos se limitan al ámbito institucional, a las mesas previstas, a las iniciativas parlamentarias o a los dispositivos autonómicos. La sociedad —en Madrid, en Barcelona y en toda España— debe multiplicar foros, debates, encuentros; contrarrestar la crispación con ideas y propuestas; propiciar por todos los medios un clima constructivo. Hay que tender puentes en todos los ámbitos, empujar desde abajo, blindar los acuerdos que se vayan alcanzando. Todo se antoja extremadamente frágil en este camino, plagado de amenazas. Está en juego la convivencia democrática. La llegada del nuevo Gobierno abre una puerta a la esperanza. Pero urge afianzarla. Tal es nuestro compromiso”.

(16) Carles CASTRO/Laura ARAGÓ, “Las salidas del laberinto catalán” a La Vanguardia (29-12-19)

“El laberinto catalán tiene algunas puertas de salida aunque las apariencias inviten al pesimismo. Las interioridades de la encuesta sobre el debate territorial en España, realizada por el CEO de la Generalitat a principios de otoño, revelan algunos decisivos puntos de coincidencia en el enorme mar de discrepancias que ha acabado por anegar cualquier vía de escape.

Y entre esos posibles círculos de consenso aparecen los relativos a tres dilemas de notable impacto práctico. El primero sería el que afecta a la respuesta institucional al conflicto político entre una parte de Catalunya y el resto de España, y que registra una mayoría clara a favor del diálogo. El segundo, y aún más sorprendente, sería el apoyo mayoritario a una financiación autonómica en la que las comunidades recaudasen todos los impuestos.

Y el tercero sería la fijación en la Carta Magna de las respectivas competencias estatales y autonómicas, a fin de acabar con el torrente de litigios ante el Constitucional. Por supuesto, hay otras opciones que podrían resultar claves para resolver el conflicto catalán pero que no suscitan el consenso necesario, ni en Catalunya ni en España” (…)

(17) Diego LÓPEZ GARRIDO, “La justicia europea ejerce su autoridad” a El País (27-12-19)

(…) “Frente a las críticas recibidas desde posiciones euroescépticas, hay que afirmar sin reserva alguna que esa sentencia constituye un paso integrador y europeizador, y, por supuesto, no cuestiona la justicia española, entre otras cosas porque forma parte de ella.

Conviene recordar que el Tribunal de Luxemburgo no ha actuado por su cuenta y riesgo, sino a petición del Tribunal Supremo español. Pero la jurisprudencia de esa cuestión prejudicial es “cosa interpretada”. Vincula a todas las instituciones —entre ellas el Parlamento Europeo— y a todas las autoridades de los Estados miembros. Lo hace en una materia capital: el estatus de parlamentario europeo. El TJUE dice que tal estatus nace cuando se declara electo al candidato o candidata. Ni antes ni después.

Por consiguiente, habrá que cambiar en ese sentido las normas para las elecciones al Parlamento Europeo en los 27 países que formarán parte de la Unión desde febrero de 2020. Sería una buena ocasión para hacer inelegibles a los candidatos que, como Puigdemont y Comín, se hayan sustraído a la acción de los tribunales españoles. Si no se hace esa reforma, seguirá siendo posible huir de la justicia y, a la vez, ser europarlamentario.

Por cierto, la misma filosofía debería aplicarse a una reforma legal de los requisitos para adquirir los plenos derechos de los parlamentarios, diputados y senadores. La Constitución no obliga a los electos a expresar público acatamiento a la misma. Entonces, ¿qué se gana con ese trámite?

En las últimas legislaturas sólo ha servido para permitir que se realicen desde la tribuna del Congreso y del Senado las declaraciones más variopintas, arbitrarias y oportunistas, aprovechando el minuto de gloria del juramento o promesa. Se diga o no se diga, la Constitución ha de ser en todo cargo obedecida. El acatamiento verbal no añade nada sustantivo.

Volviendo a la sentencia del TJUE, ¿qué consecuencias inmediatas y concretas tiene? La más relevante, establecer que Junqueras debió ser considerado eurodiputado cuando se le proclamó electo. Pero —salvo mejor criterio del Supremo— no tiene muchos más efectos, en mi opinión. La interpretación que nace de la sentencia del TJUE del 19 de diciembre sobre la condición de eurodiputado es posterior a la decisión sobre la prisión provisional de Junqueras y al juicio y fallo del Tribunal Supremo (TS) sobre el procés. Tras la sentencia firme del Supremo, que le impone penas de cárcel, Junqueras no podría ejercer ya como eurodiputado (el artículo 6 de la LOREG lo convierte en inelegible e incompatible).

Y es que el TS, cuando dictó la condena a Junqueras, no pudo predecir ni imaginar que la interpretación del TJUE en la cuestión prejudicial iba a innovar la propia doctrina anterior de la justicia europea sobre las exigencias legales para devenir eurodiputado. No tiene, por ello, sentido plantearse la nulidad del juicio desarrollado ante el Supremo, por otra parte impecablemente garantista.

Pues bien, si el juicio y la sentencia del Supremo no pueden ser anulados, la derivada respecto a Junqueras es, reiteramos, que en la actualidad no ostenta la condición de eurodiputado. Este hecho jurídico desprovee de significación que Junqueras vaya a recoger el acta a la Junta Electoral Central (JEC). Este es, por otra parte, un requisito que el TJUE ha considerado irrelevante para la obtención del estatus de eurodiputado. Se trata de un trámite que, de acuerdo a la nueva doctrina del TJUE, debió hacerse el 13 de junio, cuando Junqueras fue proclamado electo. No se hizo entonces, y ahora no cabe retroceder, porque se ha producido una sentencia del Tribunal Supremo que es firme.

¿Tendría el Estado que compensar de alguna manera a Junqueras por el supuesto error de no permitirle recoger el acta en la JEC? Quizá sí. Pero no considerándolo ahora eurodiputado, condición que, tras la sentencia firme del Supremo, no posee. Solo lo sería si se declarase nula esta sentencia, algo no posible a mi entender, y que ni siquiera la considera así el Tribunal de Justicia de la Unión Europea,

La sentencia del Tribunal Europeo sí tiene efectos, obviamente, sobre Puigdemont y Comín, que disfrutarán del estatus de europarlamentarios hasta que —hipotéticamente— el Parlamento Europeo conceda un suplicatorio para proceder contra ellos y ser juzgados en España por los delitos de sedición y malversación.

Pero los efectos más amplios y generales de la sentencia del poderoso Tribunal de Luxemburgo serán sobre el derecho que va a regular en el futuro las elecciones al Parlamento Europeo. Unas nuevas normas uniformes en toda la Unión deberían plasmarse a través de una reforma de los Tratados. Espero que esa sea una de las tareas de la Conferencia que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, se ha comprometido a convocar en los próximos meses”.

(18) Quim BRUGUÉ, “Els grans desacords de país” a CTXT (3-01-20)

(…) “… quan posem la lupa en les diferents polítiques públiques ni existeixen els grans acords nacionals, ni disposem de consensos evidents, ni tots els problemes deriven d’una classe política encaparrada a no fer allò que és evident per la resta de la població. Al contrari, temes com l’educació, la salut, la immigració, la seguretat, la cohesió social o el canvi climàtic estan sotmesos a profunds desacords i són objecte d’un intens debat entre posicions alternatives. Negar-ho és absurd. Allò que necessitem no són fantasies sinó reconèixer la realitat i, això sí, discutir-la públicament.
Tanmateix, davant les lògiques discrepàncies polítiques s’alcen dues premisses que, tot i donar-se per evidents, caldria discutir i, des del meu punt de vista, refutar. En primer lloc, donem per descomptat que la politització és negativa, confonent la tasca política en una versió degenerada d’aquesta. La política, com qualsevol altre àmbit de l’activitat humana, pot ser criticada i millorada; però una desqualificació gairebé essencialista simplement confon els termes. És probable que alguns debats pateixin instrumentalitzacions electorals o que es vegin degradats per una excessiva exposició mediàtica; però d’aquí no pot inferir-se que la solució sigui traslladar-los de l’arena política a un espai imaginari de consensos inexistents. Si la proposta és expulsar la política en lloc de millorar-la, estarem fent com aquelles aus que amaguen el cap sota l’ala i pensen que, seguint aquesta estúpida estratègia, el perill ja ha desaparegut.
La segona premissa que caldria rebutjar és aquella que, davant realitats òbvies, considera que els debats no són més que artificioses maneres de perdre el temps. Aquesta premissa, de fet, posa en dubte la legitimitat dels conflictes i assumeix l’existència d’una raó objectiva que ens ajudaria tant a delimitar els problemes com a concretar-ne les respostes. Des d’aquesta òptica, per fer front als grans temes de país hauríem d’actuar de la mateixa manera que quan se’ns rebenta una roda del cotxe. Si aquest és el cas, no obrim un debat sobre què fer sinó que la substituïm per la roda de recanvi i seguim el nostre camí. Aquesta inhibició del debat davant allò que considerem situacions objectives i respostes certes és, d’una banda, hereva del passat i, d’altra banda, una característica del present. Quan mirem endarrere, apareix la tradicional confiança il·lustrada en les solucions tècniques; mentre que quan mirem endavant, ens enlluerna el desconcert i ens paralitza la por. Per això usem el present per reclamar amb crits aïrats unes solucions que sabem no existeixen. Uns crits ben inútils, per cert.

Si aconseguim desempallegar-nos d’aquestes dues falses premisses, llavors els grans acords de país es difuminen i apareixen, paradoxalment, els grans desacords de país. L’educació, la immigració, la seguretat o el canvi climàtic són objecte de lògiques disputes entre mirades legítimament diferents. No estem defensant que el debat educatiu –per posar un exemple- hagi de cedir a instrumentalitzacions partidistes o mediàtiques; però tampoc ens sembla raonable negar que, davant el repte educatiu del segle XXI, hi ha posicions clarament antagòniques sobre el paper de les escoles concertades, sobre la formació del professorat i el paper de les famílies, sobre els models pedagògics o sobre la composició de les aules en entorns de creixent complexitat social. La discussió buida i els exercicis d’esgrima parlamentària són espectacles sobrers, però seguim necessitant un debat públic que confronti les diverses alternatives polítiques. Són els grans reptes i, precisament per això, generen els grans desacords que, com a societat, hem d’abordar democràticament.
Afegiria, a més, que aquests grans debats han d’incorporar també al conjunt de la ciutadania. No són debats que puguin cenyir-se a les arenes estrictament polítiques, sinó que cal obrir-los als múltiples agents que conformen una extensa comunitat d’interessos. Tornant a l’exemple educatiu, tal com en el seu moment va impulsar Pasqual Maragall amb el Pacte Nacional de l’Educació, cal fomentar un espai de trobada, de diàleg i de pacte -que no significa acord- entre els professionals, les famílies, l’alumnat, les empreses, el professorat, les diverses institucions i la ciutadania en general. No estaran mai tots d’acord, però necessitem que tots en parlin i que pactin els termes del seu desacord.
Aquest debat públic, a més a més, resulta imprescindible tant en la definició com en la implementació de les polítiques públiques. Construir plegats des del desacord permet, d’una banda, generar la intel·ligència col·lectiva que caracteritza el fet d’abordar els problemes des de diferents perspectives. I, d’altra banda, quan construïm plegats ens coneixem i ens reconeixem mútuament, establim llaços de confiança i som capaços d’avançar malgrat les diferències. Benjamin Barber, un prestigiós politòleg nord-americà, ens recordava com la deliberació democràtica és sempre un espai on intercanviar arguments i establir relacions. Intercanviar uns arguments que enriqueixen les nostres decisions col·lectives i establir unes relacions que ens permeten desplegar-les fins i tot malgrat els nostres evidents desacords. El mateix Barber ens recordava, amb extraordinàries paraules, la importància de treballar plegats; sumant els desacords:
“L’autor del llenguatge, el pensament, la filosofia, la ciència i l’art, a més de la llei, els pactes, els drets individuals, l’autoritat i la llibertat no ha estat l’home sinó els homes.”
Enfront de la unanimitat dels grans acords nacionals hauríem d’apostar, com ens suggereix aquesta cita, per passar del singular al plural; per fer aflorar la intel·ligència que contenen els grans desacords nacionals”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada