FOCUS PRESS 168

Existential és l’adjectiu triat com a  paraula de l’any per Dictionary.com, mentre que l’Oxford English Dictionary ha optat per Climate Emergence. Són dues tries força reveledores de l’estat del món, sobre el que l’equip del  CIDOB  [1],  coordinat per Eduard Soler,  ha seleccionat deu temes que marcaran l’agenda global del 2020: l’onada de protestes ciutadanes arreu del món, la politització del clima, el 75è aniversari de Nacions Unides, una economia desnortada, la tecnologia com a nova frontera del poder, les relacions amb la Xina com a potència global, les eleccions presidencials als Estats Units, una Europa geopolítica, la creixent centralitat africana, i, finalment,  la Mediterrània, entre la cooperació i el conflicte.

Òbviament, aquests deu temes no esgoten la complexitat del nostre món, amb una Amèrica Llatina en plena convulsió, amb un Orient Mitjà que segueix sent un polvorí estratègic o amb una Índia que deriva cap a un nacionalisme ètnic (Lluís Bassets).

Seguint aquesta selecció temàtica del CIDOB, destaquem alguns dels articles de la darrera setmana. Així, Michel Wieviorka analitza la crisi global dels sistemes polítics que posen de manifest les protestes ciutadanes, una crisi de representació política que és l’objecte del nou llibre de Pascal Perrineau, Le grand écart, que comenta Olivier Galland a Telos.

Encara que ha estat la Cimera del Clima de Madrid un dels temes que ha generat més controvèrsia, amb un sentiment de decepció pels seus magres resultats (Antonio Cerrillo, Mónica Araya) que, d’altra banda, és el sentiment habitual després de cada gran reunió d’aquest tipus i que planteja dubtes sobre el seu sentit i utilitat (Joan Herrera, Josep Martí Blanch) … i que expliquen les incògnites sobre el futur de Nacions Unides a punt del 75è aniversari. Sobre els resultats concrets de la COP25, veure l’anàlisi de Raúl Rejón [2].  Sobre el gap entre les evidències científiques relatives al canvi climàtic i la lenta i desigual aplicació de les polítiques correctores, veure l’article de José Manuel Sánchez Ron. També, una síntesi de l’estat de la qüestió científic sobre el canvi climàtic (Agatha Cortés).

En el marc global caracteritzat per la defecció dels Estats Units de l’Acord de París, les reticències de grans països com Xina, Índia o Brasil a comprometre el seu creixement econòmic a curt termini, i el desinterès de Rússia, la Unió Europea intenta erigir-se en pionera d’una política mediambiental més decidida amb el projecte de  Pacte Verd (Mark Leonard [3],  Ana Barreira), amb el dubte de si la nova Comissió tindrà la capacitat política i els recursos per fer-lo realitat (Nacho Alarcón).

Les prediccions econòmiques globals pel nou any són moderadament optimistes, ben allunyades dels temors expressats durant el 2019 sobre una desacceleració econòmica i el risc d’una nova recessió (Gonzalo Toca). Això no vol dir, però, que les guerres comercials no puguin provocar turbulències amb conseqüències inesperades (Nils Schmid), ni que la consumació del Brexit tingui efectes més negatius dels esperats (Nacho Alarcón, Enriques Feás).

En el fons persisteix la gran qüestió de la reforma del capitalisme que, segons Miguel Otero, requereix corregir les desigualtats territorials, reparar l’ascensor social, incentivar les iniciatives productives i estimular la competència limitant els poder dels monopolis. Sobre les propostes d’Elisabeth Warren per trencar el poder monopolístic dels gegants tecnològics, veure les observacions crítiques d’Evgeny Morozov. Sobre la fiscalitat de les grans fortunes, veure l’article de Katharina Pistor (4).

Com era previsible l’activació del procés d’impeachment -aprovat per la Cambra de Representants (Lluís Bassets)- està proporcionant combustible electoral a Donald Trump, amb un Partit Republicà totalment domesticat (John Cassidy) per un president que utilitza la política aranzelària per comprar l’adhesió de congressistes i senadors (Fareed Zakaria) [5].

En la convulsa situació llatinoamericana, sorprèn el cordial traspàs de poders a l’Argentina entre Macri i el nou president Alberto Fernández que, en tot cas, haurà de disipar els dubtes sobre la seva autonomia política en relació a Cristina Fernández de Kichner (Gabriel Palumbo, Gonzalo Ibáñez).

A Europa, l’elecció general al Regne Unit ha estat el gran esdeveniment, amb una victòria contundent de Boris Johnson (Dan Sabbagh,  Kiko Llaneras, mapes i gràfics de la BBC) que ha capitalitzat la seva proposta clara i decidida sobre el Brexit (Eduardo Suárez), en contrast amb l’ambigüitat laborista (Roger Senserrich, Ramón González Férriz). Tota una altra qüestió és quina serà la seva concreció definitiva i les seves conseqüències al Regne Unit i a Europa (panel d’Agenda Pública). Com també està per veure quina serà l’orientació de les polítiques conservadores (anàlisi de The Guardian, Arman Basurto) més enllà del Brexit, mentre la qüestió d’Escòcia emergeix com un conflicte polític de fons a mig termini (Xavier Vidal-Folch). Al mateix temps el Partit Laborista es veu obligat a repensar de nou l’orientació del seu projecte si vol tornar a ser una alternativa sòlida de govern (Gary Young, Nicola Melloni) … Un replantejament que, segons Ignacio Sánchez-Cuenca  (6), depassa l’àmbit del laborisme i afecta al conjunt de la socialdemocràcia.

Vista des del continent, la consumació del Brexit de la mà de Boris Johnson planteja un problema estratègic de primera magnitud: la conversió del Regne Unit en un gran paradís fiscal (Manel Pérez), el gran Singapur d’Europa (Andrés Ortega) [7] … que, a més, pot convertir-se  en exemple i estímul per a nous brexits (Esteban Hernández).

Aquest escenari probable dóna més sentit encara a la necessitat de la prioritat d’una orientació estratègica de la Unió Europea, abans no es converteixi en un satèl·lit d’una de les grans potències, com  apunta de forma pessimista Slawomir Sierakowski [8]. Una orientació que aclareixi quina ha de ser la relació amb la Xina (Carl Bildt) que, pel seu compte, cada cop té més influència -amb Rússia- a la Mediterrània (Andrea Rizzi). També és d’interès l’exposició sobre la tradició diplomàtica francesa que publica Maxime Lefebvre a Telos.

Les negociacions per a la investidura de Pedro Sánchez han arribat al punt que només es considera viable la fórmula de l’acord de govern entre el PSOE i Unidas Podemos amb l’abstenció clau d’ERC (Josep Ramoneda, Ignacio Escolar [9]).

Tot i que no hi ha dubtes sobre la voluntat d’arribar a un acord per part de PSOE i ERC (Esther Palomera/Irene Castro, Carlos E.Cué), la dilació del calendari facilita que qualsevol incident el faci trontollar (Lola García). Com és el cas de les  repercussions incertes  de la sentència del Tribunal de Justicia de la Unió Europea que reconeix la immunitat parlamentària d’Oriol Junqueras (veure els comentaris d’urgència de Jordi Nieva-Fenoll, Xavier Vidal Folch i Javier Pérez Royo).  O els equilibris interns d’ERC de cara al seu Congrés d’aquest cap de setmana (entrevistes a Oriol Junqueras i Pere Aragonès). O els pals a les rodes provinents de l’espai Puigdemont/Torra (Jordi Mercader, Xavier Bru de Sala) en ple procés d’una confusa redefinició (Toni Aira, Jordi Juan). O l’impacte de la sentència del Tribunal Superior de Catalunya que inhabilita el president Joaquim Torra un any i mig …

Sense menystenir el furor apocalíptic de la dreta política i mediàtica contra aquest escenari polític (Fernando Ónega, Ignacio Sánchez-Cuenca, José Manuel Contreras, José Antonio Zarzalejos), en el que ara per ara el més sòlid, segons Enric Juliana, és el silenci disciplinat d’Unidas Podemos (Pedro Vallín) i el congrés del PSC (Neus Tomàs/Arturo Puente, Andrea Mármol, Carles Castro/Laura Aragó).

Tant rellevant com la configuració del nou govern serà l’orientació que prengui l’oposició, especialment el Partit Popular que ha de decidir com relacionar-se amb la seva escissió representada per Vox (Andrés Ortega).

El que és indubtable és que al nou govern -i més enllà al conjunt de la política espanyola (Fernando Vallespín, Jose Luís García Delgado i Elisa Chulià) [10]- l’esperen uns veritables treballs d’Hèrcules, amb una agenda de reformes econòmiques i socials ajornades massa temps (Jordi Alberich, Arsenio Escolar) … i amb la qüestió territorial oberta en canal (Manuel Castells, Josep Antoni Duran Lleida, Jorge Urdánoz).

En l’àmbit estricte de la política catalana l’acord entre ERC i els Comuns sobre la reforma fiscal del projecte de Pressupostos de la Generalitat  (Guillem López-Casasnovas, Manel Pérez) és interpretat com un preludi d’una possible entesa de les esquerres catalanes (Enric Company, Andreu Claret). Tot plegat en una mena de do ut des que afectaria els pressupostos de l’Estat, de la Generalitat i de l’Ajuntament de Barcelona.

També és destacable que, malgrat el soroll generat per l’anunci del Tsunami d’organitzar una gran protesta amb ocasió del Barça-Madrid, es va desinflant el moviment protestatari sorgit arran de la sentència del Suprem. Roger Palà publica una anàlisi crítica d’aquest moviment, particularment de l’absència de lideratge públic.

Per l’inventari de visions del procés independentista aquesta setmana recollim  les entrevistes a Joaquim Nadal a Vilaweb  i José Luís Oller Ariño a Crónica Global. I especialment la publicació en català de l’estudi de Josep M.Oller, Albert Satorra i Adolf Tobeña, Evolució i llegats de l’aventura secessionista a Catalunya [11], aparegut aquest estiu a Policy Network.

Pel que fa al recull d’opinions i propostes constructives per superar el cul-de sac de les relacions Catalunya-Espanya, destaquem l’article d’Andreu Mas-Colell [12] a El País, on sintetitza les posicions mantingudes en un debat amb Carlos Solchaga al Cercle d’Economia.

Finalment, recomanem alguns articles de fons i un llibre:

Daniel Innerarity a La Vanguardia reflexiona sobre la relació entre la intel·ligència humana i la intel·ligència artificial.

Xavier Arbós [13] a El Periódico fa pedagogia per aclarir alguns conceptes bàsics sobre democràcia i sobirania.

Ramón González Férriz a El Confidencial fa un repàs als  esdeveniments rellevants de la dècada i n’extreu quatre lliçons: 1) Les innovacions tecnològiques no ens redimiran; de fet moltes són nocives. 2) Les novetats polítiques generen il·lusió. La il·lusió tan sols serveix fina a un cert punt. 3) La cultura canvia sempre, però en aquesta década tú t’has fet més gran. 4) Si no saps una mica d’economia estàs incapacitat per entendre el món.

Pablo Batalla Cueto [14] a El Cuaderno Digital ressegueix els símbols culturals amb els que s’ha produït el rearmament del nacionalisme espanyol.

Josep Maria Ruiz Simon [15] a política&prosa insisteix en l’anàlisi de les contradiccions de la ideologia de la no-violència.

Martín Alonso a CTXT fa un balanç crític de les tres dècades següents a la caiguda del Mur, fixant-se en els paral·lelismes de l’època que va conduir a la destrucció de la República de Weimar.

I, per acabar,  Gerard Llobet a Nada es Gratis glossa el llibre de Daron Acemoglu i James Robinson, El pasillo estrecho. Estados, sociedades y cómo alcanzar la libertad.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Eduard SOLER (ccord.), “El mundo en 2020: diez temas que marcarán la agenda global” a “Notes Internacionals” 220 del CIDOB (desembre 2019)

“Empieza un nuevo año y también una nueva década. 2020 nos invitará a pensar no sólo en los retos inmediatos sino también en aquellos que se plantean a medio y largo plazo. Dejamos un 2019 con protestas ciudadanas en las calles de medio mundo, sin que haya estallado todavía la crisis económica que tantos decían que estaba al caer, con nuevas muestras de la errática política exterior de Donald Trump al frente de la que sigue siendo la principal potencia global y con un nivel de concienciación cada vez mayor sobre la emergencia climática y la brecha de género.

¿Cómo será el mundo en 2020? ¿Qué grandes retos van a marcar la década que ahora empieza? Estas cuestiones pueden resumirse en tres palabras: desorientación, desigualdad y desincronización. Estamos ante un mundo desorientado por la falta de referentes sólidos: fallan o se cuestionan unas instituciones que a menudo se muestran incapaces de canalizar las frustraciones de amplias capas de la población, de aliviar sus miedos y de apuntalar sus esperanzas. Y esta desorientación provoca perplejidad, o lo que es lo mismo, la incapacidad de tomar decisiones a tiempo.

También es un mundo desigual en más de un sentido: hablamos de la desigualdad entre países y, sobre todo, dentro de cada una de las sociedades, entre los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen poco; de la desigualdad de género, ámbito en que los niveles de concienciación y movilización son cada vez mayores, aunque los avances sean demasiado lentos y se detengan por el auge de fuerzas políticas o sociales regresivas. La desigualdad es también territorial, bien sea dentro de una misma ciudad, o entre aquellas zonas de un país bien conectadas y las que han quedado en el olvido. La quinta desigualdad es la generacional, no solo material sino también de expectativas.

Fruto de estas desigualdades, pero también de la aceleración de los cambios tecnológicos, tendremos un mundo desincronizado. En otras palabras, que avanza a ritmos muy distintos. Existe desincronización global y desincronización social. Incluso podría hablarse de una nueva forma de desigualdad entre quienes se hallan preparados para la aceleración y aquellos que temen quedarse descolgados y se sienten aterrados ante la ausencia de una red de seguridad que amortigüe el golpe.

Como cada año, este ejercicio pone el foco en diez temas de la agenda global, que llega especialmente cargada, bien sea por motivos de calendario —las elecciones en Estados Unidos son el ejemplo más claro— o bien por los indicios de que las fuerzas de cambio van a ser más poderosas o más visibles este año” (…)

(2) Raúl REJÓN, “Seis claves para entender lo que pasó en la Cumbre del Clima de Madrid” a eldiario.es (15-12-19)

(…) “Las posiciones de los países

Las negociaciones climáticas funcionan por consenso. Esto supone que cualquier país tiene derecho a intervenir, pero también cualquier país puede bloquear. La salida (ya en proceso legal) de EEUU del Acuerdo de París ha lastrado ese ambiente de multilateralismo que necesita este proceso para funcionar.

La investigadora del Real Instituto Elcano Lara Lázaro destaca que traer la cumbre a Madrid refuerza el “espíritu de cooperación”. Sin embargo, “la creciente desconexión entre partes de la sociedad civil y de los negociadores debilita la confianza en el proceso de negociaciones internacionales sobre el clima en un momento en que la ciencia nos insta a actuar de manera decidida”, ha añadido.

Con EEUU en la puerta de despedida, han surgido reticencias. China e India no quieren comprometer su crecimiento económico y han considerado que renunciar ya y completamente a alguna fuente de energía (como el carbón) pone en riesgo su PIB.

Brasil ha intervenido mucho y, según se ha podido ver, en numerosas ocasiones para entorpecer. En el pleno final, el delegado brasileño ha pedido varias veces que se eliminara un párrafo que pide estudiar la interacción y protección del océano con el cambio climático.

Ha llovido una retahíla de intervenciones en su contra: desde España a EEUU, pasando por Indonesia, Canadá, Costa Rica, Belice y Noruega. Solo tras no conseguir en tres ocasiones la eliminación del texto ha dado su brazo a torcer. Luego ha vuelto a protestar por no conseguir que los mercados de emisiones de CO2 tuvieran en cuenta sus pretensiones de poder comerciar con antiguos créditos arrastrados del ya casi extinto Protocolo de Kioto.

La nueva atmósfera que se ha respirado en las negociaciones de Madrid ha destilado desconfianza” (…)

(3) Mark LEONARD, “The Green Deal Will Make or Break Europe” a Project Syndicate (13-12-19)

(…) “Critically, once you move from asking people whether climate change is a problem to how it should be addressed, concerns about socioeconomic fairness and the distribution of costs prove hugely divisive. Even in the European Parliament, where 62% of MEPs were elected on green-inspired platforms, only 56% agree that the EU should be pursuing a rapid transition to a low-emissions economy. Moreover, only one-third of MEPs are prepared to take tough action against companies with large carbon footprints.
Generally speaking, then, there are two possible futures for European climate policy. The Green Deal could become Europe’s chief new cause, lending momentum to European integration and strengthening the EU’s global position vis-à-vis China and the United States. Or, it could become the next “refugee crisis,” a singularly potent issue that divides Europe between east and west, and that mobilizes populist forces within countries across the bloc.
To make the first scenario more likely, EU leaders need to listen less to moralists like the young climate activist Greta Thunberg, and more to pragmatic realists who understand that paying off reactionary forces has long been part of the price of progress. The only way to shepherd the Green Deal to successful implementation will be to offer large fiscal transfers to the laggards, so that they, too, will have a stake in the clean-energy transition. Without European unity, there can be no effective European response to climate change”.

(4) Katharina PISTOR, “If wealth is justified, so is a wealth tax” a International Politics and Society (17-12-19)

(…) “Wealth is a product of law

Note the sense of entitlement underlying each of these reactions. Each man’s billions, we are told, belong to him; he earned the money and should therefore get to decide how to spend it, be it on philanthropic projects, taxes, or neither. The billionaires tell us that they are willing to pay a fair share of taxes, but that there is some undefined threshold where the incentives to innovate and invest will be thrown into reverse. At that point, apparently, the ultra-wealthy will go on strike, leaving the rest of us worse off.

But this perspective ignores the fact that accumulated wealth is largely a product of law, and by implication of the state and the people who constitute it. As economist Thomas Piketty demonstrates in his 2014 book, Capital in the Twenty-First Century, the rich today hold most of their wealth in financial assets, which are simply legally protected promises to receive future cash flows. Take away legal enforceability, and all that remains is hope, not a secure asset.

Moreover, the private empires over which today’s billionaires preside are organised as legally chartered corporations, which makes them creatures of the law, not of nature. The corporate form shields the personal wealth of the founders and other shareholders from the corporation’s creditors. It also facilitates the diversification of risk within a company, by allowing discrete pools of assets to be created, each with its own set of creditors who are barred from making claims on another asset pool, even though the parent company’s management controls all of them.

Laws empower private agents

Further, the company’s own shares can be used as currency when acquiring other companies. When Facebook bought WhatsApp, it covered USD 12bn of the USD 16bn purchase price with its own shares, paying only USD 4bn in cash. And, as with Facebook, corporate law can be used to cement control by founders and their affiliates through dual-class share structures that grant them more votes than everyone else. As such, they need not fear elections or takeovers of any kind.

Finally, companies whose assets take the form of intellectual property (IP) and other intangibles tend to rely even more on the helping hand of the law. As of 2018, 84 per cent of the market capitalisation of the S&P 500 was held in such intangible assets. It takes a legal intervention to turn ideas, skills, and knowhow – which are free to be shared by anybody – into exclusive property rights that are enforced by the full power of the state. And in recent years, Microsoft and other US tech companies have boosted their earning power significantly by promoting US-style IP rules around the world through the World Trade Organization’s body for Trade-Related Aspects of Intellectual Property Rights (TRIPS).

To be sure, there are good reasons for states to adopt laws that empower private agents to reap the rewards of organising businesses and developing new products and services. But let’s call a spade a spade and a (legal) subsidy a subsidy. While Bezos, Bloomberg, Gates, and Zuckerberg may well be savvy entrepreneurs, they also have benefited on a massive scale from the helping hand of legislatures and courts around the world. This hand is more contingent than the invisible one immortalized by Adam Smith, because its vitality depends on a widely shared belief in the rule of law. The erosion of that belief, not a tax, poses the greatest threat to billionaires’ wealth”.

(5) Fareed ZAKARIA, “Cómo Donald Trump convirtió al Partido Republicano en el Soviet Supremo” a El Confidencial (15-12-19)

(…) “Recuerden que la ideología de libre mercado nació en oposición, precisamente, a los aranceles, el proteccionismo y el mercantilismo, que era el foco de escritores como Adam Smith y David Ricardo. Durante décadas, los conservadores como Margaret Thatcher y Ronald Reagan evangelizaron al mundo en las virtudes del libre comercio. Pero quizás incluso más, creían en la idea e que los gobierno no deberían escoger ganadores y perdedores en la economía -una idea tan fundamental para los republicanos que Trump la tuiteó en 2015 poco después de anunciar su candidatura-.

Sin embargo, el gobierno de Trump se ha comportado como la Agencia de Planificación Central, otorgando exenciones arancelarias para favorecer a ciertas compañías e industrias, mientras que las rechaza para otras. Salmón, bacalao, Biblias y químicos para fractura hidráulica o ‘fracking’ están entre los productos que han esquivado los impuestos, por ahora. Las exoneraciones son temporales, por lo que las compañías tienen que volver a pedirlas cada cierto tiempo.
En el más puro estilo soviético, lobbistas, abogados y ejecutivos corporativos hacen cola para recibir audiencia de funcionarios gubernamentales para obtener esas valiosas exenciones, que son adjudicadas en un proceso opaco -en ocasiones, aparentemente por el propio Trump-. Inicialmente tuiteó que Apple no obtendría una, pero después de un encuentro con su consejero delegado Tim Cook, se la otorgó. Todo este favoritismo encaja bien con el deseo de Trump de meterse más en política industrial, una diseñada para favorecer su agenda personal y no los intereses económicos nacionales.

Trump ayuda consistentemente a compañías y trabajadores en estados electorales clave que espera ganar en 2020. Instó a la Autoridad del Valle de Tennessee a reconsiderar el cierre de una planta eléctrica que compra carbón de uno de los mayores donantes de Trump. Cuando decide que no le gusta una compañía o su consejero delegado, como Jeff Bezos, los ataca por su nombre. Amazon se queja de que fue injustamente rechazada para un contrato del Departamento de Defensa valorado en 10.000 millones de dólares por esta razón (Bezos, el fundador y consejero delegado de Amazon, es el dueño del Washington Post).
Un elemento central que solía definir al Great Old Party republicano -la economía- se ha convertido hoy día en planificación estatal y capitalismo corrupto. Y eso es lo que los llamados conservadores apuestan por defender con uñas y dientes”.

(6) Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA, “La derrota de Corbyn y algo más” a infoLibre (17-12-19)

(…) “Las elecciones del pasado jueves son un amargo recordatorio de que en estos momentos la izquierda europea se encuentra perdida: no funcionan ni los programas más radicales ni los más liberales o pragmáticos. Con un programa moderado y tras gobernar como socio minoritario en una gran coalición, el SPD alemán obtuvo su peor resultado desde la Segunda Guerra Mundial en las elecciones de 2017, quedándose en un 20,5% del voto. Su candidato, Martin Schulz, era una figura bien situada en el establishment europeo, habiendo desempeñado el cargo de presidente del Parlamento europeo. Con un programa radical en lo económico, que incluía nacionalizaciones de algunos servicios básicos, una fiscalidad más agresiva y ambiciosas promesas en transferencias sociales, el partido laborista ha perdido las elecciones. El candidato, Jeremy Corbyn, era un outsider dentro del partido y de la política europea. Ni el moderado Schulz ni el radical Corbyn eran la solución.

Desde la crisis económica de 2008, los partidos de izquierda no han conseguido apenas gobernar y, cuando lo han hecho, no han podido realizar grandes cambios. De nuevo, ni los moderados ni los radicales: los mandatos del moderado François Hollande en Francia o del radical Alexis Tsipras en Grecia fueron igualmente decepcionantes por lo que toca a la capacidad de cambiar el statu quo.

Por lo demás, los partidos socialdemócratas clásicos han perdido buena parte de su apoyo popular. Incluso en España, donde el PSOE ha ganado las dos últimas elecciones, lo ha hecho con un porcentaje de voto por debajo del 30%, muy lejano del 43,6% de 2008, justo antes de la crisis. Por otro lado, las fuerzas de nueva izquierda (Syriza, Podemos, Francia Insumisa, Die Linke, etc.) no tienen el empuje suficiente para remplazar a los viejos partidos socialdemócratas.

Todos estos datos ponen de manifiesto una debilidad estructural de la izquierda (he intentado analizar las causas profundas del fenómeno en un libro reciente, La izquierda: fin de (un) ciclo). Esta debilidad resulta algo paradójica, pues el aumento de la desigualdad y de la inseguridad económica que vino con la crisis hacía pensar que habría una mayor demanda de redistribución y, por tanto, un mayor apoyo electoral a los partidos izquierdistas. ¿Por qué no sucede así?

Una pista la proporciona el propio Corbyn, quien en un artículo en The Guardian ha ofrecido una interpretación de lo ocurrido en las elecciones de su país. Entre las varias cosas que argumenta, Corbyn insiste en el problema de la confianza. Tras los estragos de la crisis, los ciudadanos, en general, no confían ni en los partidos ni en los políticos. Al quebrarse la confianza, el papel intermediador de los partidos ha quedado en cuestión. Ahora bien, ¿por qué esta falta de confianza perjudica más a la izquierda que a la derecha? Pues, me permito sugerir, debido a que la izquierda, justamente porque se presenta ante la ciudadanía con programas de cambio y transformación, vive de la confianza que le conceden los votantes. El programa del partido laborista, como en general el programa de los partidos de la izquierda, va a la contra del sentido en que está evolucionando el capitalismo en los países avanzados. Se propone revertir las desigualdades crecientes y alterar las relaciones de poder que resultan del sistema económico. Todo ello exige que los ciudadanos confíen en los partidos y en los líderes, es decir, que piensen que los riesgos asociados a todo proyecto de cambio vale la pena correrlos.

La derecha, en cambio, no necesita tanta confianza. Puede apelar a votantes desencantados y cínicos, a los que intentará activar con la promesa de una gestión eficaz de los recursos y con una apelación a los sentimientos identitarios nacionales más primarios. Quien no espere grandes cosas de la política se consolará votando a quien le asegure estabilidad económica y defensa de los intereses nacionales.

La izquierda no está siendo capaz de capitalizar la extendida insatisfacción con la política y el sistema económico. El primer desafío consiste en entender la razón de ello. No parece que sea un problema de propuestas. Como he señalado antes, hay propuestas radicales y moderadas, pero ninguna de ellas consigue el apoyo abrumador que su materialización requiere. Más bien, da la impresión de que los votantes no creen que esas políticas sean realizables o que, si lo son, no vayan a tener unos costes mayores de los que sus promotores están dispuestos a admitir. Con niveles bajos de confianza política, un capitalismo financiero y globalizado que constriñe lo que pueden hacer los partidos cuando llegan al poder, más una ideología neoliberal dominante, muchos ciudadanos dan la espalda a los mensajes que lanzan, con un punto de desesperación, las fuerzas progresistas”·.

(7) Andrés ORTEGA, “Del Brexit al Gran Singapur en Europa” al blog del Real Instituto Elcano (17-12-19)

“Tras la aplastante victoria de Boris Johnson en las elecciones británicas, previsiblemente habrá Brexit en la fecha prevista, el 31 de enero, y en los términos pactados. Pero el Brexit, la salida formal del Reino Unido de la UE, pese a las energías consumidas, es sólo un principio. Lo difícil viene después, con la negociación de la relación futura del Reino Unido con la UE, el futuro acuerdo comercial, que también ha de contemplar temas como la defensa, la seguridad, la investigación, la protección de datos y otros aspectos. Todos importan, y mucho, a ambos, y son los que realmente definirán qué tipo de Brexit resultará al final. No hay aún mandato para tal acuerdo, ni ha sido ese, pese a su importancia, tema de debate en profundidad en la campaña electoral. No hay, al menos públicamente, una idea clara de lo que pretende Johnson, más allá del libre comercio, siempre con la tentación en mente de transformar al Reino Unido en un Gran Singapur en Europa, aunque la UE no le dejará, por miedo al dumping, social y otro” (…)

(…) “Mientras los británicos votaban, el Consejo Europeo en Bruselas debatía los planes para el ambicioso Pacto Verde Europeo, el European Green Deal, que presentó von der Leyen, y acordó (sin la Polonia del carbón, aunque es necesaria en esta Europa de la unanimidad) reducir a cero las emisiones para 2050. La UE se ha planteado adquirir una nueva visión geopolítica, que aún está por plasmarse en la práctica más allá de los primeros pasos en política industrial militar. Es decir, que la UE se ha vacunado del Brexit, que no deja de ser un fracaso para la idea de la Europa comunitaria, pero que ningún otro Estado miembro se plantea.

A partir del 1 de febrero, una vez consumado el Brexit, el Reino Unido mirará al mundo, para empezar a reposicionarse en él. La Global Britain de su predecesora, Theresa May, era humo. Tendrá que pensar qué tipo de relaciones puede y quiere con la UE y con el resto del mundo. Los británicos, pese al error del Brexit, son buenos a la hora de responder a desafíos vitales. Con Johnson ya miran con gran esperanza a Washington y a las promesas de Trump, partidario del Brexit por antieuropeo. Sin embargo, EEUU defiende, ante todo, sus intereses. Baste un ejemplo: EEUU está compitiendo con el Reino Unido por un contrato para colaborar en la fabricación del nuevo avión de combate japonés que reemplace a sus F2. Es un caso de las contradicciones con que se puede encontrar un Reino Unido fuera de la UE. Como con China, con la que cuenta Londres aunque puede chocar con Trump. Pues pese al limitado acuerdo (ante el horizonte de las elecciones de noviembre próximo) para desactivar parcialmente una guerra comercial que va en contra de los intereses de muchos productores agrícolas e industriales estadounidenses, EEUU está en competencia económica, tecnológica, militar, geopolítica e ideológica con Pekín.

Johnson cumplirá con el Brexit, pero no ha explicado lo que viene después. Especialmente cuando el mayor socio económico y comercial del Reino Unido es y seguirá siendo la UE. Eso lo sabe perfectamente Johnson. Su mayoría parlamentaria le hará depender menos en Westminster de los conservadores más duros sobre el tipo Brexit y no necesitará a los Unionistas Democráticos norirlandeses. Pero aún no ha fijado sus prioridades. Ni su modelo. Pese al acuerdo político suscrito con Bruselas –en el que uno de los términos más relevantes es el de “ambicioso”–, habrá sorpresas, y algo más que fricciones”.

(8) Slawomir SIERAKOWSKI, “Europe’s Age of Humiliation” a Project Syndicate (18-12-19)

(…) “In fact, we are witnessing a great reversal of roles between Europe and China compared to the nineteenth century. For China, the 1800s were the “age of humiliation,” a period when it was infiltrated by the French, British, and German empires, as well as by Russia and the US. These foreign powers imposed humiliating trade treaties, subordinated and exploited China economically, and controlled it politically.
Today, the EU increasingly resembles nineteenth-century China: a still-rich empire that cannot be occupied by others, but is weak enough to be infiltrated and exploited. China, meanwhile, has assumed Europe’s former role, with its companies and investors increasingly penetrating the European economy and extending their influence.
Chinese investors are buying Europe’s best factories (including the pearl of German robotics, KUKA) and its largest ports (including Duisburg in Germany, the world’s largest inland port, and Piraeus in Greece). They are signing unequal economic agreements and gradually conquering the EU, beginning with the weakest links, namely Eastern and Southern Europe – and, in particular, Hungary, Greece, and Portugal.
Worse, there is no reaction from Brussels. There is a rickety plan to build European industrial champions, but it is being blocked by the fear of violating EU competition rules. The EU does not know what to do, including with the 5G infrastructure being built by Chinese companies.
In addition, European leaders’ silence on questions of human rights is deafening. While Hong Kong’s citizens protest, and the US Congress passes legislation threatening possible sanctions on Chinese and Hong Kong officials for human-rights abuses, Europe puffs itself up and “calls on both sides to refrain from aggression.”
Europe can only watch from the sidelines, because it has no arguments to make. Transatlantic unity is disappearing, and nothing new is emerging in its place. Even cooperation among European intelligence services is a sham: journalists knew who murdered a former Chechen rebel commander in Berlin’s Tiergarten park in August before Germany’s politicians did.
If this stagnation continues, the only question is whether Europe will become the satellite of the US or of China. And, ultimately, that will be decided outside the EU. If isolationism wins out in America, Europe will become a Chinese satellite. And if the US maintains a confrontational stance vis-à-vis China, Europe will remain dependent on America.
Until recently, Europe could have hoped to be a partner for the US. But that now appears increasingly unlikely – not only because of US President Donald Trump’s America-first instincts, but also as a result of the EU’s own failings. In the face of a rising China, European passivity is no less problematic than Trump’s unpredictability”.

(9) Ignacio ESCOLAR, “Un Gobierno para solucionar el conflicto catalán” a eldiario.es (17-12-19)

(…) “El Gobierno, el presidente Pedro Sánchez, el próximo vicepresidente Pablo Iglesias, el PSOE, Unidas Podemos… tienen ya garantizada una oposición brutal. El simple acuerdo entre ambos partidos ya se presentó como una decisión intolerable –por parte de los mismos partidos que están pactando con Vox–. Será la máxima crítica posible, independientemente de lo que decidan acordar con ERC. Tanto si afrontan una negociación ambiciosa, capaz de superar la actual ruptura con España de casi la mitad de los catalanes, como si montan un paripé para ganar tiempo y lograr la investidura engañando a ERC.

Pacten lo que pacten, el desgaste va a ser igual. Porque el conflicto territorial es una realidad, y no solo en Catalunya. También entre los muchos españoles –incluidos muchos votantes de la izquierda– que prefieren una solución autoritaria a una solución dialogada para el conflicto catalán.

La derecha tiene muy clara cuál es su opción: que no haya solución. Aplicar la mano dura contra el independentismo, negarse a cualquier diálogo, negar la realidad, convertir el conflicto catalán en un nuevo conflicto vasco; esa suerte de úlcera que molesta pero se puede sobrellevar. Utilizar ese conflicto para polarizar a la sociedad y ganar votos en el resto de España, ya que en Euskadi y Catalunya son cada vez más irrelevantes.

¿Y el plan de la izquierda? No parecía existir, y siempre se topaba con el miedo escénico ante el nacionalismo español. Con las críticas de algunos barones de la España interior y el enorme pavor que, históricamente, provoca en el PSOE la prensa mayoritariamente conservadora de Madrid.

El acuerdo de Gobierno va a cambiar esta situación. Y va a obligar a reconocer una obviedad: que la mejor manera de solucionar problemas políticos es dialogar. Que para ello te tienes que sentar con quien no piensa igual que tú. Que no hay nada vergonzoso en aceptar que estamos ante un conflicto político grave –¿cómo llamar si no al hecho de que casi la mitad de los catalanes se quieran marchar?–. Que este conflicto obliga a actuar. Que requiere medidas valientes y líderes que no se asusten con facilidad. Y que la mejor manera de salvar la unidad de España es, precisamente, convencer a la mayoría de los catalanes de un proyecto de futuro en común.

Solo desde posiciones muy sectarias se puede aceptar que sentarse a negociar con los representantes de la mayoría de los catalanes es una traición. Porque todos los problemas políticos, en todo el mundo, se han solucionado así: con política. Y si todos los gobiernos democráticos –el de Suárez, el de Felipe, el de Zapatero y el Aznar – negociaron con la banda terrorista ETA, ¿cómo justificar que ahora no se pueda siquiera hablar con un movimiento netamente pacífico, y que gobierna la Generalitat?

El primer Gobierno de coalición va a pasar a la historia de España. Aún no sabemos en qué lugar. En la mano de PSOE y Unidas Podemos está lograr algo importante: salvar España. Y eso se hace solucionando el conflicto catalán, no metiendo la cabeza en la arena por el miedo al qué dirán”.

(10) Fernando VALLESPÍN, José Luis GARCÍA DELGADO y Elisa CHULIÁ (Círculo Cívico de Opinión), “La gran responsabilidad de los políticos” a El País (14-12-19)

(…) “Esta extrema dificultad para acceder a una gobernabilidad normal no solo afecta a la salud de nuestra democracia, sino que nos impide hacer frente a los principales desafíos que requieren una respuesta inmediata: la desaceleración económica, desemboque o no en crisis, que puede profundizar problemas arrastrados desde la Gran Recesión; la sostenibilidad del sistema de bienestar social (y, en particular, de las pensiones), pendiente de inevitables reformas y reestructuraciones ante los cambios demográficos y familiares; el reiteradamente propuesto (e incumplido) pacto de Estado por la educación, y el esfuerzo necesario en investigación e innovación, para no perder pie en esta nueva fase de la revolución tecnológica, cuyos efectos sobre nuestra competitividad económica y el mercado del trabajo son determinantes; el nuevo ciclo de la Unión Europea que ahora se abre, del que podemos encontrarnos ausentes por incomparecencia; el cambio climático y la transición energética, con tanta trascendencia sobre todo el sistema productivo; finalmente (pero en primer lugar), Cataluña, con la urgencia de reestablecer el respeto a la ley y a la democracia. Todo ello reforzado por el hecho de que llevamos cuatro elecciones en cinco años y arrastramos presupuestos año a año, aplazando día a día los problemas” (…)

(…) “Así pues, el nuevo Congreso tiene, no ya la obligación, sino la responsabilidad histórica de constituir un Gobierno estable que represente a una mayoría amplia en condiciones de gobernar. Estabilidad en el tiempo, y mayoría amplia en el espacio político.

Pero para ello no basta con favorecer la investidura del partido más votado apoyado sobre su propio bloque. Es evidente que esta situación nos abocaría a una nueva y casi inmediata crisis de gobierno. Lo que se requiere son acuerdos transversales, que obliguen a los actores políticos a buscar los pactos que el país necesita. Estamos en tiempos de excepción que obligan a dotar de la mayor legitimidad a lo que habrán de ser decisiones y reformas difíciles.

España necesita un gran proyecto político que la impulse adelante como ocurrió durante la Transición. Mirando al futuro, no al pasado, para resolver los problemas de nuestros hijos y nietos, y no las querellas de nuestros abuelos; y mirando hacia fuera, a un mundo que cambia a velocidad de vértigo, y no ensimismados otra vez más en viejas rencillas identitarias.

Y también necesita un relato nuevo, porque su ausencia está siendo ocupada ahora por quienes aspiran a desmembrarla o añoran un supuesto pasado feliz de tintes preconstitucionales. España es hoy un gran país: una de las pocas democracias consolidadas, con un Estado de derecho sólido, una de las esperanzas de vida más altas de todo el mundo, altas dotaciones en infraestructuras físicas y equipamientos sociales y con una sociedad y una economía abiertas e internacionalmente valoradas. Tiene, en definitiva, recursos materiales e intelectuales suficientes para mantener el temple en medio de grandes tribulaciones y para salir de ellas. Por ello mismo, requiere aglutinarse en torno a una narrativa en la que cobre una especial relevancia nuestro modelo de convivencia: plural y diverso, integrador de los inmigrantes, tolerante, europeísta y cosmopolita. Estos recursos simbólicos no se consiguen revisando nuestro pasado para edulcorarlo ni tampoco para demonizarlo, sino insistiendo en nuestras fortalezas, sin caer en el triunfalismo o en la autocomplacencia.

Tan obvio como oportuno en estos momentos críticos es, en fin, señalar que encarar el futuro no compete solo a la clase política, sino que debe ser, como corresponde a un país moderno y complejo como el nuestro, tarea de toda la sociedad, una empresa común entre Estado y sociedad civil”.

(11) Josep M.OLLER, Albert SATORRA i Adolf TOBEÑA: Evolució i llegats de l’aventura secessionista a Catalunya a Converses a Catalunya (16-12-19)

(…) Conclusions provisionals

La sèrie de troballes presentades confirmaren la intensa polarització entorn de la secessió que altres ja havien subratllat, anteriorment, a partir d’alguns sondejos o dels resultats electorals. Els nostres resultats longitudinals permeten discernir, a més, importants covariacions entre l’evolució dels sentiments d’identitat nacional, al llarg de l’onada secessionista, amb: 1) la llengua familiar/materna, català o castellà; 2) el seguiment de mitjans regionals públics enfront d’altres media; i 3) diferències en relació amb la situació econòmica i el benestar familiar. Sospitem que l’abast i les implicacions de les potents associacions estadístiques que hem mostrat no són gens trivials i mereixen una atenció seriosa.

Pel que fa al primer vector, abans de l’alba de la surgència secessionista, Miley] ja havia establert l’existència d’identificacions nacionals divergents, als grans segments de la societat catalana. Identificacions que depenien d’una frontera etnolingüística. A partir dels resultats de sondeigs CIS i d’altres dades socials, desmuntà la definició de l’aposta per la sobirania de Catalunya com un “nacionalisme cívic”. Va destacar la persistència d’una escletxa etnolingüística que distingia dues grans fraccions de població: ciutadans “autòctons, de parla catalana” i els seus veïns de parla castellana, amb orígens immigrants. De fet, la “llengua materna” tenia l’impacte més gran en l’auto-identificació diferencial dels ciutadans. En estudis posteriors, va mostrar que hi havia una notòria bretxa entre les preferències dels ciutadans i les opcions adoptades pels seus representants: la política lingüística implementada pel poder regional era inconsistent amb les preferències dels ciutadans de parla castellana. A més, va identificar dos mecanismes que bloquejaven la seva presència a les institucions autonòmiques: 1) una clara infra-representació dels ciutadans de parla castellana als poders autònoms; i 2) una assimilació parcial d’alguns polítics electes de parla castellana, vers les actituds dels governants catalanoparlants.

Miley conclogué que les bases socials de suport al nacionalisme català eren “essencialment ètniques” i que el moviment separatista era un projecte “de dalt a baix” dirigit per les elits catalanes. Les nostres troballes ofereixen un fort suport a aqueixes conclusions mostrant que la fragmentació a través de la bretxa etnolingüística es vinculà, crucialment, amb els perfils de polarització distintius durant tot el període de l’onada secessionista. Els intents apressats de dissimular aquesta realitat al·legant que tant els discursos com les accions polítiques de totes les forces secessionistes han estat sempre inclusives, no poden amagar la forta segmentació de les preferències ciutadanes a través de la frontera etnolingüística.

Les identitats divergents i cada cop més polaritzades també es van vincular, en gran mesura, a una exposició diferencial als mitjans de comunicació sota control directe o indirecte del poder regional. Vam veure que, seguir o no les notícies als mitjans públics regionals, era un potent mediador dels canvis en els sentiments d’identitat nacional i les preferències per la secessió. Els biaixos dels mitjans de comunicació (en les notícies i debats polítics), juntament amb la fragmentació de base del llenguatge familiar, van contribuir a exagerar els marcs de referència distintius a ambdues cares de la frontera etnolingüística: catalans i catanyols. Els canals de televisió, els diaris i les emissores sota control directe o indirecte del govern regional, que operen només o majoritàriament en llengua catalana, no només dominaren sinó que van encapsular les audiències secessionistes Això suposa un desajust evident ja que el castellà és la llengua d’ús quotidià de més de la meitat dels ciutadans catalans, reflectint així el funcionament d’una “bombolla comunicativa” que alimentà la fracció secessionista: nadius de classes mitjanes i ciutadans assimilats que utilitzen la llengua catalana, gairebé exclusivament, en les seves rutines diàries i obtenen la seva opinió política sobretot dels mitjans locals. Malgrat les discussions no resoltes sobre el poder relatiu dels mitjans de comunicació per incidir i modificar l’opinió social, hi ha acord sobre la seva forta influència quan les audiències són segmentades.

Les xarxes socials han estat un altre vector ineludible per a la creixent diferenciació dels lligams i els afectes dins els camps unionista i secessionista, tot i que hi ha una discussió continuada sobre la seva rellevància.] Una anàlisi a gran escala va proporcionar una prova sòlida que durant el “referèndum” il·legal sobre la independència de Catalunya (1 d’Octubre del 2017), analitzat com a diana d’estudi, els bots socials van generar i promoure un gran flux de continguts violents dirigits, principalment, al segment de població secessionista. Prop de 4 milions de piulades Twitter, sobre aquest tema, generades per gairebé un milió d’usuaris, van ser analitzades durant dues setmanes al voltant d’aquell esdeveniment. Els resultats van indicar clarament que la pirateria social automatitzada va contribuir a agreujar un conflicte polític seriós.

Durant les crisis polítiques profundes, l’existència de escletxes etnoculturals sense segellar és un requisit ben conegut per a desencadenar una ràpida polarització i alineacions partidistes entre comunitats veïnes. La fractura a Catalunya no ha arribat al llindar d’un conflicte violent obert, tot i que les tensions foren elevades durant la tardor del 2017 i encara subsisteixen, mentre la situació es manté estancada i atrinxerada. Actualment apareixen tot tipus de friccions en diferents escenaris socials. Friccions i topades que mantenen enfrontades dues comunitats que havien gaudit d’una llarga tradició d’interaccions tolerants, amables i convivencials. Hi ha hagut preocupació que aquesta divisió social pugui provocar enfrontaments entre bàndols oposats que duguin els ingredients violents típics que sorgeixen a les societats on perduren fronteres etno-culturals sense segellar.

El màxim assoliment de l’aventura secessionista catalana va ser la cristal·lització d’una devoció intensíssima per assolir la sobirania plena, com un estat independent. Devoció que arribà a mostrar trets d’una passió romàntica col·lectiva que arrossegava un formidable segment de la ciutadania. Aquesta passió fervorosa no va encomanar-se, però, a la resta de la població catalana. Els ingredients d’auto-glorificació que duia aqueixa passió nacionalista exclouen, per definició, altres comunitats de la regió.

El moviment secessionista ha estat sistemàticament nodrit pels poders autònoms partidistes, tot responent, potser, al llarg i tenaç contenciós entre diverses formacions secessionistes per dirigir l’administració regional. En la sèrie de troballes discutides ací s’han desvetllat importants pistes operatives per entendre un llarg litigi civil que ha deixat, com a principal i preocupant llegat, una comunitat profundament dividida dins d’una societat oberta i democràtica al cor d’Europa”.

(12) Andreu MAS-COLELL, “Un pasaje estrecho, pero pasaje al fin” a El País (17-12-19)

(…) “¿Qué podemos afirmar sobre el ritmo y el contenido de la negociación?

—El ritmo va a ser lento. La realidad de la prisión y el exilio pesa.

—Los conflictos difíciles son aquellos en que falta la confianza. Construir un marco de confianza, aun si se intuyen los parámetros de un compromiso posible, solo se puede llevar a cabo paso a paso, hito a hito.

—Creo que hay que pensar a ocho años vista, lo cual significa que en los cuatro primeros habría que asegurar que tengamos los cuatro siguientes.

En los primeros cuatro años se trata, en gran medida, de alcanzar un clima de distensión y de interlocución permanente, fluida y progresivamente empática. Esto no sucederá por el hecho mismo de hablar. Deberá haber gestos con substancia y un encadenamiento de hitos. He mencionado dos por el lado catalán: facilitar la formación de Gobierno y limitarse a movilizaciones ordenadas y no disruptivas. El Gobierno de España, por su lado, debería tener presente que dos ejes propulsores de la desafección catalana son la percepción de que el modelo territorial centralizado se está consolidando con fuerza, ejemplarizado en el mapa del AVE o en el crecimiento del poder económico de Madrid, y la percepción de que España ve la identidad nacional catalana como una amenaza, y la persistencia de la lengua, como una imperfección.

Pienso que el soberanismo, entendido como la convicción de que el pueblo catalán es un sujeto político, no decrecerá, pero el independentismo podría hacerlo si desde Cataluña se tuviese la percepción de que España está dispuesta a ser como Alemania, con su Berlín, Múnich o Fráncfort. O aún mejor, como Canadá, donde la realidad nacional de Quebec es paralela a la catalana y más respetada. Todos los hitos y gestos que vayan en esta dirección marcarán caminos de distensión. No es difícil identificar los ámbitos relevantes: infraestructuras, establecer y desarrollar con profundidad el consorcio tributario ya previsto, y no discutido, en el Estatuto de 2006, o no cuestionar la troncalidad escolar del catalán y el objetivo del bilingüismo perfecto y culto.

El hito final ¿será un referéndum sobre la independencia? Lo dudo, pero también afirmo que es legítimo reivindicarlo. Ciertamente, en algún momento deberá haber una apelación al voto popular para sellar un acuerdo con solemnidad. Pero no podrá ser pronto, y no podrá ser mientras continúen la cárcel y el exilio. No resolvería el conflicto catalán una reforma constitucional que no tuviese mayoría en Cataluña, o la tuviese exigua. No veo otro resultado posible a corto o medio plazo que este. Pienso además que nuestro problema medular no es uno de Constitución, sino de Tribunal Constitucional. Las ambigüedades en la Constitución dejan muchos caminos abiertos, incluido, por ejemplo, el federal (con regiones y nacionalidades). Pero estos caminos se han ido cerrando por la dominancia reaccionaria en el Tribunal Constitucional. Cualquier agenda de distensión habrá de incluir reequilibrar esta situación. No se nos diga que esto es politizar. Los que hemos vivido muchos años en Estados Unidos sabemos bien que la composición de la máxima corte de un país es un tema esencialmente político. La derecha española también lo sabe. La izquierda no tanto.

¿Podrá haber un acuerdo duradero si no incluye a la derecha española? Seguramente, no, pero la observación no puede implicar que esta derecha tenga capacidad de veto. Tradicionalmente, la izquierda española ha sido más dialogante con Cataluña. Y ello justifica ahora que desde Cataluña se les permita gobernar. En los países democráticos gobiernan las mayorías y cualquier mayoría es legítima. El día que la intolerancia hacia la diferencia catalana y vasca reste a la derecha más votos que le añada será un día decisivo en el devenir de la sociedad española.

Los partidos catalanes deben trabajar para que ese día llegue, que no será, a mi parecer, antes de ocho años. Para ello deberían practicar una política suficientemente moderada para garantizar que si la derecha plantea unas elecciones como un asalto al autogobierno, las pierda. Pudiera ser estrecho el pasaje entre una moderación catalana sostenible y las políticas que un Gobierno de España considere viables en el marco de sus perspectivas electorales. Pero los resultados electorales recientes apuntan a su existencia y que es la única esperanza que nos queda a los que queremos evitar que el conflicto se agrave. Hay quien piensa que la derecha española nunca cambiará y que continuará intimidando a la izquierda de tal forma que a una moderación catalana le faltará oxígeno. Pero servirán mejor su interés pretendiendo que no lo creen. Son todavía muchos los catalanes predispuestos a dar una oportunidad a esa posibilidad. Es mejor que no vean en el independentismo un obstáculo.

La formación del Gobierno de coalición de izquierdas puede fracasar. El PSOE podría tomar el camino de la gran coalición sin Sánchez. No es probable si este dispone de una actitud cooperadora de Esquerra. Además, con dirigentes políticos muy estimados en prisión y en el exilio, cualquier incidente o provocación conlleva impactos emocionales que pueden interferir en una negociación. Especialmente si inciden sobre la competencia electoral. Esquerra quiere abrir paso al Gobierno de coalición. Pero teme perder votos hacia Junts per Catalunya o la CUP, situados en la cómoda posición de ser aritméticamente irrelevantes. A medio plazo, estoy convencido, una actuación responsable de los dirigentes será recompensada electoralmente. No puedo evitar expresar el deseo de que los electores supieran también contener sus emociones, y reaccionar con la cabeza fría, también a corto plazo”.

(13) Xavier ARBÓS, “Populismo y soberanía” a El Periódico (17-12-19)

(…) “El poder político supremo, la soberanía, se atribuye al pueblo, pero eso no es más que una fórmula que pretende representar la legitimidad originaria del nuevo orden constitucional. Tras entrar en vigor una constitución, la voluntad del pueblo solo se expresa válidamente en los términos establecidos por los artículos de su texto. Entonces el pueblo ya no es soberano, porque su poder deja de ser supremo al someterse a las reglas del derecho. Pero el equívoco está implantado en las nociones primarias de la política, de modo que puede darse que quien crea representar al pueblo, sea una mayoría o un líder, se considere con derecho a ejercer un poder ilimitado. El populismo puede erosionar los valores constitucionales apoyándose en la idea de soberanía, de la que tal vez podrían prescindir las constituciones. O por lo menos acotarla explícitamente, como hace la Constitución italiana en su artículo 1: ‘La soberanía pertenece al pueblo, que la ejercitará en las formas y dentro de los límites de la Constitución’.”

(14) Pablo BATALLA CUETO, “‘Y no pido perdón’: el rearme simbólico del nacionalismo español, de Marta Sánchez a Blas de Lezo” a El Cuaderno Digital (diciembre 2019)

(…) “Reverte no es exactamente un intelectual, pero sabe parecer uno a los ojos deslumbrables de una cultura media, como un Joaquín Sabina sabe parecer un poeta en lugar del rey del ripio a los ojos impresionables del lego en poesía. Formula teorías de aspecto sesudo (como la del, por él muy subrayado, presunto doble error histórico de España: haberse equivocado de Dios en Trento y de rey durante la guerra de la Independencia; sobre el error de equivocarse de bando en la guerra del treinta y seis no dice nada Pérez-Reverte) y sabe parecer preclaro al advertir sobre tendencias de época que, en cambio, no es original en absoluto al señalar, como la crisis supuesta de una Europa acechada por nuevos bárbaros. Pero son teorías y advertencias de tetrabrik; paisajes intelectuales de cartón piedra; intuiciones elementales, simples y erradas por lo tanto, pero diestramente estucadas con el oropel de la finura estilística y el brillo de la cita erudita; algo así como una meritoria bisutería. Reverte, por otro lado, se vende a sí mismo como valeroso; como un hombre sin pelos en la lengua, de arriesgada y brutal sinceridad; pero ello también delata sus hechuras bisuteras a poco que se lo somete a un microscopio inmisericorde. En su meterse con todo y con todos (menos con el Rey y con el Ejército), Arturo Pérez-Reverte termina por no meterse con nadie en realidad y por volverse, así, el prosistema más dócil. No hay como disparar cañonazos a un enjambre de mosquitos para no matar ni uno.

Las obsesiones de presunto jacobino de Pérez-Reverte coinciden, por lo demás, punto por punto con las de la moderna ultraderecha, de la que ya se ha dicho que hoy no es ni antiilustrada ni necesariamente religiosa, por lo que el Reverte que ensalza la guillotina y carga contra los obispos no tendría el menor problema en ser admitido a ella, si solicitara la admisión: España se derrumba, Europa se derrumba, los bárbaros nos cercan, nos devoran las feminazis, la democracia no funciona, ya no hay héroes. Su furibunda antiespañolía tampoco es incompatible en realidad con un nacionalismo español que no en vano lo admira, y que como todo nacionalismo, no es el amor a España, sino muy precisamente su odio. El nacionalista quiere a su nación sólo en la medida en que se atenga estrictamente a su idea de ella; y como toda nación es compleja y variopinta, pues todas las colectividades humanas lo son, tolera mal la democracia pluralista que expresa y articula esa complejidad. «Quiero demasiado a mi país para ser nacionalista», decía el benemérito Albert Camus. El amor del nacionalista es el amor enfermo del maltratador a la mujer a la que maltrata o el del amante de los pájaros que les corta las alas y los enjaula; un amor que hiere y mata pero que, como Marta Sánchez, jamás pide perdón.

Sobre cómo amar correctamente a los pájaros versa precisamente la mejor canción española de todos los tiempos, que se escribió en euskera y es el Txoria txori que cantaba Mikel Laboa:

Hegoak ebaki banizkio
nerea izango zen,
ez zuen alde egingo.
Bainan, honela
ez zen gehiago txoria izango.

O sea: ‘si le hubiera cortado las alas, habría sido mío, pero así habría dejado de ser pájaro'”.

(15) Josep Maria RUIZ SIMON, “Desafiar l’Estat” a política&prosa nº 14 (desembre 2019)

(…) “Polaritzar fins a esquerdar

En general, quan es parla de l’estratègia de l’acció no-violenta s’assumeix el punt de vista de Sharp, que, tot i contemplar altres possibilitats, presenta aquesta estratègia com un instrument pensat per enderrocar dictadures i règims autoritaris. Però es passa per alt la capacitat d’aquest mètode per soscavar les democràcies existents i fer-les col·lapsar. Les noves tecnologies confereixen una potència políticament destructora enorme al resultat de la confluència del mètode de Gandhi amb el mètode de Troski i el mètode descrit per Loewenstein. I, tal com suggeria Malaparte, convé no perdre de vista la distinció entre la qüestió de la tècnica insurreccional i la qüestió política.

Com el de la tropa que participa en un cop d’Estat militar, el poder que l’estratègia no-violenta dóna a aquells que, sense formar part de l’elit política i tècnica que l’organitza, senten que s’empoderen exercint-la un poder que només té incidència en el moment negatiu del canvi de règim i que, en els punts àlgids, pot arribar a actuar conjuntament amb el poder de la violència de flancs radicals que poden ajudar a decantar la balança o poden generar el caos. Aquesta sempre ha estat la realitat quan l’estratègia de la creació del conflicte no-violent s’ha portat a terme contra un règim dictatorial o autoritari i cap indici convida a pensar que hagi de ser diferent quan es posa en practica per desafiar deslegitimant-lo un règim fins aleshores considerat com a democràtic.

Ni en un cas ni en l’altre hi ha cap garantia que les expectatives que mouen el comú dels qui desafien l’Estat es vegin satisfetes. Ni en l’un ni en l’altre resulta tan sols segur, com es va poder veure amb algunes primaveres àrabs a propòsit del primer, que s’acabi arribant a un resultat democràtic. No es pot descartar, per tant, la possibilitat que l’ús del desafiament no-violent contra un Estat que fins la posada en funcionament d’aquesta estratègia era tingut per democràtic per una gran majoria dels ciutadans acabi desembocant, tant si aquest desafiament triomfa com si fracassa, en una situació realment autoritària. I es podria pensar que aquesta possibilitat no resulta gens improbable quan el desafiament polaritza la societat fins esquerdar-la, situa l’Estat en una situació d’estrès i aconsegueix deslegitimar les regles de joc de la constitució democràtica de què es partia”.

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada