FOCUS PRESS 167

La Cimera del Clima de Madrid evidencia les dificultats per avançar en l’aplicació de les mesures de l’Acord de París i unes polítiques globals efectives per adaptar-se al canvi climàtic i impulsar la transició energètica (entrevistes a Carolina Schmidt i Laurent Fabius). Una reunió disminuïda políticament pels grans països contaminadors Estats Units, Xina, Rússia i Índia. I, a la vegada, convertida en un instrument de conscienciació per la projecció mediàtica de personatges com Greta Thunberg, elegida persona de l’any per la revista Time [1].

Simultàniament, assistim a la devaluació de la Organització Mundial del Comerç, provocada conscientment per l’Administració Trump, decidida a acabar amb les institucions i regles multilaterals (Marta Domínguez, Lori Wallach [2]). El col·lapse de l’OMC pot ser, tanmateix una oportunitat per reinventar la institució i les seves regles per adaptar-se a l’economia digital (Xavier Vidal-Folch).

Són dos exemples majors que posen a l’ordre del dia la qüestió de fons de la reforma del capitalisme.

Branko Milanovic [3], en un assaig a Foreign Affairs, constata que el capitalisme no té rival, però les seves dues grans variants proposen formes significativament diferents d’estructurar el poder polític i econòmic.

Sheri Berman considera que l’evident crisi de la fase neoliberal del capitalisme no suposa el seu col·lapse automàtic, de manera que a Occident es presenten dues alternatives: un llarg interregne de l’actual statu quo o una acció transformadora.

Marc Mazower [4]destaca en un anàlisi històric que l’estructura política de l’Europa actual es basa en la idea  que el capitalisme i la democràcia poden ser compatibles, però aquesta equació ha deixat de ser evident i el repte més urgent és trobar com tornar a fer-los conciliables.

Joseph E.Stiglitz [5] qüestiona que per assolir l’objectiu de l’Acord de París per limitar l’escalfament global s’hagi d’aturar l’expansió econòmica, convençut que hi ha marge per canviar la qualitat del creixement i reduir significativament el seu impacte ambiental.

En el marc d’aquestes aportacions sobre el futur del capitalisme pot ser oportuna l’evocació del recentment desaparegut  Paul Volcker, president del sistema de la Reserva Federal dels Estats Units entre 1979 i 1987 (Carlos Sánchez).

A l’anuari de 2020 de The Economist, Robert Guest esquematitza la lluita per l’hegemonia global en la confrontació entre dues de les grans cultures del món: l’angloesfera vs la xinosfera.

Però, els actuals Estats Units es corresponen amb el model ideal d’una democràcia exemplar? Fareed Zakaria [6] ho posa en dubte en advertir que els Estats Units són una gran nació en procés de descomposició. I Jared Diamond profetitza que deixaran de ser una democràcia ben aviat per convertir-se en una plutocràcia (Ramon Aymerich). Els arguments per a l’impeachment de Donald Trump (Andrés Ortega, Lluís Bassets, Roger Senserrich) o les revelacions de The Washington Post  sobre els  anomenats papers d’Afganistan (Íñigo Sáenz de Ugarte) apuntalen aquests pronòstics pessimistes.

D’altra banda, és plausible que la Xina amb un règim polític totalitari pugui esdevenir un model exportable per guanyar la batalla per l’hegemonia cultural? Robert Skidelsky [7] explica la resistència xinesa a adoptar el model polític occidental i exposa les tesis de l’acadèmic Lanxin Xiang per fonamentar la legitimitat del sistema xinès en una mena de confucianisme modernitzat.

Amèrica Llatina segueix en plena ebullició política i social, inscrita en el malestar general de la globalització (Juan Luis Cebrián), castigada per les desigualtats socials i la involucio política (Álvaro Soto/Pedro Martínez Lillo, Diego Sánchez-Ancoechea), patint les conseqüències de l’erràtica política exterior i comercial de Trump (Pablo Guimón,  Pablo Bortz), al mateix temps que és objecte de penetració econòmica neocolonial xinesa (Adrián Blanco).

Es deixen sentir reverberacions de les primaveres àrabs, aquesta setmana amb l’episodi rellevant de les eleccions presidencials a Algèria, fortament contestades per una població que no admet la perpetuació del règim del 1962 i exigeix una transició democràtica real (Luz Gómez).

Ursula von der Leyen  inicia el seu mandat creant unes expectatives que molt probablement estan  per sobre de les possibilitats polítiques de la Comissió (Nacho Alarcón, Cristina Manzano). L’ambició geopolítica que proclama està condicionada a la voluntat d’impuls i lideratge dels principals països de la Unió (Andrea Rizzi, Daniel Gros, Ivan Krastev), al temps que el gir geopolític no és compartit pels qui consideren que tergiversa la vocació de soft power del projecte europeu (Marius Müller-Henning) . El projecte estrella del Pacte Verd (Ursula von der Leyen, Frans Timmermans,  Nacho Alarcón) posarà a prova la seva capacitat de generar un consens eficaç entre els 26 per mobilitzar els recursos necessaris i imposar la seva autoritat en cas d’incompliments. En tot cas és una oportunitat per liderar la lluita contra el canvi climàtic amb l’aplicació rigorosa de les polítiques proposades (Xavier Vives) [8 ].

Tant o més decisiu pel futur europeu que l’acció de la Comissió Europea serà l’orientació de la política alemanya que, segons Esteban Hernández [9],  ha de resoldre tres dilemes: el dilema polític entre reforçar la centralitat política o adoptar l’agenda de la ultradreta; el dilema econòmic entre la tradicional política d’austeritat o un gir expansiu, determinant per al futur de l’Eurozona; el dilema geopolític, entre l’aliança tradicional amb els Estats Units que assegura la defensa però perjudica l’economia exportadora o l’entesa amb la Xina pel assegurar el lliure comerç.

Com també és rellevant l‘evolució de la socialdemocràcia europea (José Fernández-Albertos) [10]  i de les esquerres en general, inclosa l’esquerra nordamericana (Jerry Z.Muller), quan es constaten o intueixen les limitacions del gir a l’esquerra dels laboristes britànics (Bernardo de Miguel)  i, ara, dels socialdemòcrates alemanys. O quan es fa evident la dificultat de construir un ampli centre polític que eviti la polarització (Daniel Cohen), com demostra l’experiència d’Emmanuel Macron (Rafael Jorba).

El pronòstic demoscòpic del resultat de l’elecció general al Regne Unit (Rafael Ramos, Rosa Massagué)  apuntava a una victòria àmplia conservadora, amb la única i rellevant incògnita de si els tories aconseguiran la majoria absoluta (Kiko Llaneras). El resultat (declarat a 648 de les 650 constituences) confirma el pronòstic: majoria absoluta conservadora (363 escons, +47), duríssima derrota laborista (203 escons, -59), gran victòria dels nacionalistes escocesos (48 escons, +13) i retrocés dels liberaldemòcrates (11 escons, -1).

Però en contra de la propaganda de Boris Johnson que promet una resolució ràpida i definitiva de l’embolic del Brexit, la incertesa econòmica seguirà ben viva (Enrique Feás, Juan Elman, Cristina Manzano). Tant o més greus són les conseqüències polítiques, amb l’entronització del virus populista identitari en el sistema polític britànic (Guy Standing [11], Rafael Ramos, entrevista a Tony Blair).

Acabada la  ronda de consultes del Cap de l’Estat  amb les forces polítiques parlamentàries (Enric Juliana,  José Antonio Zarzalejos), Pedro Sánchez ha rebut l’encàrrec de presentar la seva candidatura a la  investidura (Enric Juliana, José Antonio Zarzalejos, Fernando Ónega), però sense  cap certesa d’ èxit (Antonio Casado). El temps hi juga en contra, però ERC  no vol o no està en condicions d’accelerar la seva decisió (Marta Vilalta, Isabel Garcia Pagan), tot i que predomina la impressió que finalment els republicans facilitaran la investidura amb la seva abstenció (Guillem Martínez, Lola García, Jordi Mercader). Entre els punts de vista favorables a la contribució d’ERC a la governabilitat destaquen els del Grup Pròleg, Albert Branchadell, Carles Campuzano, Xavier Vidal-Folch, Francesc-Marc Álvaro, Jordi JuanEn contra de qualsevol acord amb ERC s’esgrimeixen arguments de calibres diferents, des de la impossibilitat d’entesa amb una força que vol trencar la unitat espanyola a la poca fiabilitat política dels republicans (Francesc de Carreras). Sobre els efectes de la decisió d’ERC  en la política basca, veure un apunt suggerent de Kepa Aulestia.

Paradoxalment, el focus posat en ERC està fent més digerible el pacte PSOE-UP pels sectors empresarials, que l’havien rebut amb fortes reticències (Carlos Sánchez, Antón Costas, Manel Pérez). Segons Estefanía Molina, Unidas Podemos estaria en un procés de ràpida integració en el sistema, mentre que Vox seria la nova força antisistema. Sobre la conjuntura econòmica, veure l’anàlisi setmanal de Raymond Torres que constata una moderació de la desacceleració.

Més anàlisis sobre  l’opinió publica, el comportament electoral i els escenaris polítics resultants: el president de Metroscopia, José Juan Toharia es centra en el declivi de Ciudadanos i en les causes del secessionisme català i la resposta fallida de l’Estat espanyol; Mariano Torcal [12 ], en la polarització i el discurs catastrofista de la dreta que beneficia Vox (Íñigo Sáenz de Ugarte);  Lluís Orriols es fixa en l’evolució de l’opinió de la resta d’espanyols sobre els catalans, desmuntant mites sobre la “catalanofòbia”; i, finalment, Andrés Besserer i Javier Padilla proposen una aproximació etnogràfica per tractar de comprendre l’electorat de Vox.

El 41è aniversari de la Constitució suscita noves aportacions sobre la necessitat -i les escases possibilitats- de la seva reforma (Enric Juliana, Josep Ramoneda, Pablo Simón), amb la qüestió territorial com a nus gordià (Mariano Bacigalupo, Juan Claudio de Ramón), sense oblidar altres aspectes com l’adaptació a la revolució tecnològica (Fernando Vallespín) o els nous drets mediambientals (Cristina Monge). També ha estat l’ocasió de recordar Jordi Solé Tura en el desè aniversari de la seva mort (Giaime Pala, Marina Subirats, Pere Vilanova).

És difícil interpretar els moviments que s’estan produint en la política catalana fent abstracció de la qüestió de la investidura i de l’impacte de les vicissituds judicials i penitenciàries pendents (Oriol Solé Altimira, Jordi Nieva-Fenoll, Carlota Guindal),  però la perspectiva d’unes futures eleccions al Parlament de Catalunya està ben present en l’activitat de l’espai  laberíntic on conviuen Junts per Catalunya (Jordi Xuclà), el PDECat,   les iniciatives directament associades a Carles Puigdemont  (Andreu Claret, Manel Manchón) i la figura cada cop més amortitzada de Joaquim Torra (Rosa Cullell, Jordi Mercader).

I també aquesta perspectiva explica l’agitació dels projectes que pretenen recuperar el catalanisme moderat -la Catalunya imprevista (Fèlix Riera)- amb la intenció d’atreure una  bossa de votants cansada de l’aventurerisme independentista (Fidel Masreal, entrevistes a Santi Vila i Astrid Barrio).

En aquest context convuls, el PSC celebra el seu 14è congrés conscient del paper que li pertoca  per contribuir a desbloquejar la situació política, però també dels seus límits electorals (Miquel Iceta).

Tampoc falten noves aportacions a la interpretació del procés independentista i les seves conseqüències: Raimon Obiols les examina detingudament en una entrevista a Vilaweb; el col·lectiu Treva i Pau [13] s’interroga sobre la legitimitat del procés;  Josep Oliver incideix en la degradació del llenguatge i la simplificació dels arguments davant d’un problema molt complex; i Lluís Bassets denuncia la tergiversació de la idea de la desobediència civil.

I, per a  l’inventari  d’iniciatives i propostes positives sobre el problema polític entre Catalunya i Espanya, deixar constància del diàleg entre Carlos Solchaga i Andreu Mas-Colell,  propiciat pel Cercle d’Economia, en el que coincidiren en la necessitat d’un temps llarg i d’una sortida inclusiva (Lluís Foix).

ARTICLES RECOMANATS

(1) “Charlotte ALTER, Suyin HAINES and Justin WORLAND, “Greta Thunberg, person of the year 2019” a Time (desembre 2019)

(…) “The politics of climate action are as entrenched and complex as the phenomenon itself, and Thunberg has no magic solution. But she has succeeded in creating a global attitudinal shift, transforming millions of vague, middle-of-the-night anxieties into a worldwide movement calling for urgent change. She has offered a moral clarion call to those who are willing to act, and hurled shame on those who are not. She has persuaded leaders, from mayors to Presidents, to make commitments where they had previously fumbled: after she spoke to Parliament and demonstrated with the British environmental group Extinction Rebellion, the U.K. passed a law requiring that the country eliminate its carbon footprint. She has focused the world’s attention on environmental injustices that young indigenous activists have been protesting for years. Because of her, hundreds of thousands of teenage “Gretas,” from Lebanon to Liberia, have skipped school to lead their peers in climate strikes around the world.
“This moment does feel different,” former Vice President Al Gore, who won the Nobel Peace Prize for his decades of climate advocacy work, tells TIME. “Throughout history, many great morally based movements have gained traction at the very moment when young people decided to make that movement their cause.”
Thunberg is 16 but looks 12. She usually wears her light brown hair pulled into two braids, parted in the middle. She has Asperger’s syndrome, which means she doesn’t operate on the same emotional register as many of the people she meets. She dislikes crowds; ignores small talk; and speaks in direct, uncomplicated sentences. She cannot be flattered or distracted. She is not impressed by other people’s celebrity, nor does she seem to have interest in her own growing fame. But these very qualities have helped make her a global sensation. Where others smile to cut the tension, Thunberg is withering. Where others speak the language of hope, Thunberg repeats the unassailable science: Oceans will rise. Cities will flood. Millions of people will suffer.
“I want you to panic,” she told the annual convention of CEOs and world leaders at the World Economic Forum in Davos, Switzerland, in January. “I want you to feel the fear I feel every day. And then I want you to act.”
Thunberg is not a leader of any political party or advocacy group. She is neither the first to sound the alarm about the climate crisis nor the most qualified to fix it. She is not a scientist or a politician. She has no access to traditional levers of influence: she’s not a billionaire or a princess, a pop star or even an adult. She is an ordinary teenage girl who, in summoning the courage to speak truth to power, became the icon of a generation. By clarifying an abstract danger with piercing outrage, Thunberg became the most compelling voice on the most important issue facing the planet.
Along the way, she emerged as a standard bearer in a generational battle, an avatar of youth activists across the globe fighting for everything from gun control to democratic representation. Her global climate strike is the largest and most international of all the youth movements, but it’s hardly the only one: teenagers in the U.S. are organizing against gun violence and flocking to progressive candidates; students in Hong Kong are battling for democratic representation; and young people from South America to Europe are agitating for remaking the global economy. Thunberg is not aligned with these disparate protests, but her insistent presence has come to represent the fury of youth worldwide. According to a December Amnesty International survey, young people in 22 countries identified climate change as the most important issue facing the world. She is a reminder that the people in charge now will not be in charge forever, and that the young people who are inheriting dysfunctional governments, broken economies and an increasingly unlivable planet know just how much the adults have failed them.
“She symbolizes the agony, the frustration, the desperation, the anger—at some level, the hope—of many young people who won’t even be of age to vote by the time their futures are doomed,” says Varshini Prakash, 26, who co-founded the Sunrise Movement, a U.S. youth advocacy group pushing for a Green New Deal.
Thunberg’s moment comes just as urgent scientific reality collides with global political uncertainty. Each year that we dump more carbon into the atmosphere, the planet grows nearer to a point of no return, where life on earth as we know it will change unalterably. Scientifically, the planet can’t afford another setback; politically, this may be our best chance to make sweeping change before it’s too late.
Next year will be decisive: the E.U. is planning to tax imports from countries that don’t tackle climate change; the global energy sector faces a financial reckoning; China will draft its development plans for the next five years; and the U.S. presidential election will determine whether the leader of the free world continues to ignore the science of climate change.
“When you are a leader and every week you have young people demonstrating with such a message, you cannot remain neutral,” French President Emmanuel Macron told TIME. “They helped me change.” Leaders respond to pressure, pressure is created by movements, movements are built by thousands of people changing their minds. And sometimes, the best way to change a mind is to see the world through the eyes of a child” (…)

(2) Lori WALLACH, “The World Trade Organization is dying” a International Politics and Society (10-12-19)

(…) A different global trade vision
Of course, the WTO isn’t dead yet; the question is, will it see the looming crisis and undertake the reforms necessary to save itself? Unlikely: Its current priority is to set new limits on regulations regarding e-commerce and data privacy at a time when most people are clamoring for some check on the industry.
This is especially perverse, given that the original global trade body, the 1948 International Trade Organization, provides a ready foundation for creating better global trade rules. With a focus on full employment and fair competition coming out of the horrors of World War II, the ITO included labour standards, anti-monopoly provisions and currency-cheating rules to ensure the benefits of trade accrued to more people. But the Senate blocked American participation in the organisation, effectively killing it.
That very different vision for a rules-based global trading system remains attainable, once we agree that the system is supposed to work for people around the world, not the world’s largest corporations. Twenty years after Seattle, we still have work to do”.

(3) Branko MILANOVIC, “The Clash of Capitalisms” a Foreign Affairs (january/february 2020)

(…) “THE FUTURE OF CAPITALISM
John Rawls, the consummate philosopher of modern liberalism, argued that a good society ought to give absolute priority to basic liberties over wealth and income. Experience shows, however, that many people are willing to trade democratic rights for greater income. One need simply observe that within companies, production is generally organized in the most hierarchical fashion, not the most democratic. Workers do not vote on the products they would like to produce or on how they would like to produce them. Hierarchy produces greater efficiency and higher wages. “Technique is the boundary of democracy,” the French philosopher Jacques Ellul wrote more than half a century ago. “What technique wins, democracy loses. If we had engineers who were popular with the workers, they would be ignorant of machinery.” The same analogy can be extended to society as a whole: democratic rights can be, and have been, given up willingly for higher incomes.
In today’s commercialized and hectic world, citizens rarely have the time, the knowledge, or the desire to get involved in civic matters unless the issues directly concern them. It is telling that in the United States, one of the oldest democracies in the world, the election of a president, who, in many respects in the American system, has the prerogatives of an elected king, is not judged of sufficient importance to bestir more than half the electorate to go to the polls. In this respect, political capitalism asserts its superiority.
The problem, however, is that in order to prove its superiority and ward off a liberal challenge, political capitalism needs to constantly deliver high rates of growth. So while liberal capitalism’s advantages are natural, in that they are built into the setup of the system, the advantages of political capitalism are instrumental: they must be constantly demonstrated. Political capitalism starts with the handicap of needing to prove its superiority empirically. It faces two further problems, as well. Relative to liberal capitalism, political capitalism has a greater tendency to generate bad policies and bad social outcomes that are difficult to reverse because those in power do not have an incentive to change course. It can also easily engender popular dissatisfaction because of its systemic corruption in the absence of a clear rule of law.
Political capitalism needs to sell itself on the grounds of providing better societal management, higher rates of growth, and more efficient administration (including the administration of justice). Unlike liberal capitalism, which can take a more relaxed attitude toward temporary problems, political capitalism must be permanently on its toes. This may, however, be seen as an advantage from a social Darwinist point of view: because of the constant pressure to deliver more to its constituents, political capitalism might hone its ability to manage the economic sphere and to keep on delivering, year in, year out, more goods and services than its liberal counterpart. What appears at first as a defect may prove to be an advantage.
But will China’s new capitalists forever acquiesce to a status quo in which their formal rights can be limited or revoked at any moment and in which they are under the constant tutelage of the state? Or, as they become stronger and more numerous, will they organize, influence the state, and, finally, take it over, as happened in the United States and Europe? The Western path as sketched by Karl Marx seems to have an ironclad logic: economic power tends to emancipate itself and to look after, or impose, its own interests. But the track record of nearly 2,000 years of an unequal partnership between the Chinese state and Chinese business presents a major obstacle to China’s following the same path as the West.
The key question is whether China’s capitalists will come to control the state and if, in order to do so, they will use representative democracy. In the United States and Europe, capitalists used that cure very carefully, administering it in homeopathic doses as the franchise slowly expanded and withholding it whenever there was a potential threat to the property-owning classes (as in Great Britain after the French Revolution, when the right to vote became even more tightly restricted). Chinese democracy, if it comes, will likely resemble democracy in the rest of the world today, in the legal sense of mandating one vote per person. Yet given the weight of history and the precarious nature and still limited size of China’s propertied classes, it is not certain that rule by the middle class could be maintained in China. It failed in the first part of the twentieth century under the Republic of China (which held sway over much of the mainland from 1912 to 1949); only with great difficulty will it be reestablished with greater success 100 years later.
PLUTOCRATIC CONVERGENCE?
What does the future hold for Western capitalist societies? The answer hinges on whether liberal meritocratic capitalism will be able to move toward a more advanced stage, what might be called “people’s capitalism,” in which income from both factors of production, capital and labor, would be more equally distributed. This would require broadening meaningful capital ownership way beyond the current top ten percent of the population and making access to the top schools and the best-paying jobs independent of one’s family background.
To achieve greater equality, countries should develop tax incentives to encourage the middle class to hold more financial assets, implement higher inheritance taxes for the very rich, improve free public education, and establish publicly funded electoral campaigns. The cumulative effect of these measures would be to make more diffuse the ownership of capital and skills in society. People’s capitalism would be similar to social democratic capitalism in its concern with inequality, but it would aspire to a different kind of equality; instead of focusing on redistributing income, this model would seek greater equality in assets, both financial and in terms of skills. Unlike social democratic capitalism, it would require only modest redistributive policies (such as food stamps and housing benefits) because it would have already achieved a greater baseline of equality.
If they fail to address the problem of growing inequality, liberal meritocratic capitalist systems risk journeying down another path—not toward socialism but toward a convergence with political capitalism. The economic elite in the West will become more insulated, wielding more untrammeled power over ostensibly democratic societies, much in the same way that the political elite in China lords over that country. The more that economic and political power in liberal capitalist systems become fused together, the more liberal capitalism will become plutocratic, taking on some features of political capitalism. In the latter model, politics is the way to win economic benefits; in plutocratic—formerly liberal meritocratic—capitalism, economic power will conquer politics. The endpoint of the two systems will be the same: the closing ranks of a privileged few and the reproduction of that elite indefinitely into the future”.

(4) Marc MAZOWER, “Capitalismo versus democracia: el difícil problema europeo” a Letras Libres (1-11-19)

(…) “En resumen, la acusación principal contra los políticos actuales no es que sean indiferentes a los peligros de la guerra. Es que son complacientes con respecto al estado de la democracia europea, e infravaloran cómo las decisiones políticas de los últimos treinta años y las políticas de austeridad de la última década han contribuido a ponerla en peligro. Cuando la democracia fue restaurada después de 1945 era con el recuerdo aún vívido de las consecuencias de la alternativa –el fascismo– y la conciencia de que las democracias tenían que prestar más atención a la estabilidad de la moneda. La primera fase de la integración europea tuvo lugar en un mundo en el que sobrevivía un grado considerable de autarquía económica, y donde evitar el desempleo masivo del periodo de entreguerras era una prioridad nacional. El problema surgió con los tremendos cambios que llegaron a partir de los años ochenta, la jamás conocida apertura de las economías nacionales y la mayor facilidad para la circulación de los flujos de capital.
La apertura es un término neutral, incluso positivo. Pero la vulnerabilidad puede ser otra manera de pensar sobre él: una especie de constricción sobre la soberanía nacional que se vio intensificada por el proceso de la propia integración europea. La existencia dentro de Europa de un mercado único, una moneda común y un solo banco central para vigilar el cumplimiento de normas fiscales comunes representaba un tipo de ambiente muy distinto al que había cuando la toma de decisiones económicas de los años cincuenta del siglo pasado.
El futuro de Europa será distinto a su pasado. No volverá al mundo del antiguo régimen, ni las instituciones democráticas afrontarán los mismos desafíos que las asaltaron tras la Primera Guerra Mundial. Pero mientras las lealtades políticas y los sentimientos de los europeos permanezcan enraizados en una idea de pertenencia nacional, alcanzar un sistema político unificado por medio de la UE siempre será un asunto delicado. La globalización está socavando la igualdad social, en vez de aumentarla, y si la Unión pretende cumplir su promesa democrática necesitará alejarse de forma más decisiva de la estabilidad monetaria y la ortodoxia presupuestaria hacia una política de solidaridad social. La lucha por reconciliar la democracia y el capitalismo continúa”.

(5) Joseph E.STIGLITZ, “¿La idea de crecimiento es anticuada?” a Project Syndicate (9-12-19)

(…) “Debemos iniciar acciones decididas ahora para evitar el desastre climático hacia el que se encamina el mundo. Y es auspicioso el hecho de que tantos dirigentes europeos promuevan esfuerzos para que el mundo obtenga la neutralidad de carbono en 2050. El informe de la Comisión de Alto Nivel sobre Precios del Carbono, de la que fui copresidente con Nicholas Stern, sostiene que podemos alcanzar el objetivo fijado por el acuerdo de París de limitar el calentamiento global a no más de 2 °C y al mismo tiempo mejorar los niveles de vida: la transición a una economía verde puede alentar la innovación y la prosperidad.
Esta idea nos diferencia de los que sugieren que el único modo de lograr los objetivos del acuerdo de París es frenar la expansión económica. Considero que se equivocan. Por muy desacertada que sea la obsesión con el incremento permanente del PIB, sin crecimiento económico miles de millones de personas seguirán careciendo de una provisión adecuada de alimentos, vivienda, vestimenta, educación y atención médica. Pero hay amplio margen para cambiar la calidad del crecimiento y así reducir considerablemente su impacto ambiental. Por ejemplo, incluso sin grandes avances tecnológicos, es posible alcanzar la neutralidad de carbono de aquí a 2050.
Pero no se dará automáticamente, y no se dará si esperamos que lo haga el mercado. Implica necesariamente combinar altos niveles de inversión pública con estrictas regulaciones y una adecuada fijación de precios a los costos ambientales. Y es imposible o improbable que suceda si descargamos el peso del ajuste sobre los pobres: la sostenibilidad ambiental sólo se logrará en combinación con una búsqueda de mayor justicia social”.

(6) Fareed ZAKARIA, “EEUU es una gran nación… que está en proceso de descomposición” a El Confidencial (6-12-19)

(…) “¿Puede Estados Unidos sobrevivir en tiempos tan venenosos?
Bueno, lo ha conseguido en otras ocasiones. La república estadounidense es una creación extraordinaria, construida para acomodar a personas muy diferentes con ideas y valores completamente distintos. Ha sobrevivido a las batallas entre los propietarios de esclavos y los abolicionistas, a la primer oleada de miedo “al rojo” del comunismo y al macartismo, a Vietnam y al Watergate. Todas esas luchas fueron asuntos de alto riesgo, cada una despertó pasiones, y cada una de ellas finalmente se acabaron, aunque no sin amargura y desilusión. La historia, incluso la historia de un país tan poderoso y exitoso como los Estados Unidos, no es una colección de cuentos alegres con finales felices. Está lleno de peleas, con victorias, derrotas y empates.¿Podría esta vez ser diferente? Sí, dice Yoni Appelbaum en un ensayo que invita a la reflexión en la revista The Atlantic titulado “Cómo se acaba Estados Unidos”. Appelbaum argumenta que “Estados Unidos está experimentando una transición que quizás ninguna democracia rica y estable haya experimentado jamás: su grupo históricamente dominante está encaminándose a convertirse en una minoría política, y sus grupos minoritarios están reivindicando sus derechos e intereses en igualdad de condiciones”. Ezra Klein señala una transformación relacionada: “Casi el 70% de los adultos mayores estadounidenses son blancos y cristianos. Solo el 29% de los adultos jóvenes son blancos y cristianos”.
Appelbaum reconoce que ha habido versiones más pequeñas de esta transición antes, pero esos momentos han sido desgarradores, a menudo forzando a Estados Unidos hasta casi el punto de ruptura. Se necesitó una guerra civil para acabar con la esclavitud y luego casi 100 años de lucha para acabar con las leyes racistas de Jim Crow. Estados Unidos aprobó la Ley de Exclusión de China e internó a 120.000 ciudadanos y no ciudadanos estadounidenses de ascendencia japonesa antes de abrir sus puertas a inmigrantes de todo el mundo. Las mujeres tuvieron que emprender una larga campaña para garantizar su derecho al voto, y los homosexuales tuvieron que superar la discriminación y la persecución sistemáticas antes de obtener la aceptación. Hoy, el país está encerrado en una nueva batalla sobre cambios demográficos radicales.
Hay otra tendencia preocupante que amenaza el carácter constitucional de Estados Unidos: el poder cada vez más amplio poder del presidente. Independientemente de lo que piense sobre los cargos contra el presidente Trump sobre Rusia o Ucrania, su posición de no cooperar decididamente con el Congreso debería preocuparle profundamente. Si el Congreso no puede ejercer su capacidad primordial de supervisión, obtener documentos y citar a los funcionarios de la administración para que testifiquen, el esencial sistema de control y equilibrio se ha roto. La presidencia se habrá convertido en una dictadura electa.
Hemos estado yendo por este camino por un tiempo. Arthur M. Schlesinger Jr. escribió sobre “La Presidencia Imperial” en 1973. La legislación y la cultura después de Watergate llevaron a muchos a creer que este tipo de asuntos estaban bajo control. La gente realmente comenzó a preocuparse por una Casa Blanca debilitada y emasculada. Pero en cambio, como Schlesinger señaló en una reedición de su libro en 2004, la figura de la presidencia en los últimos años se ha fortalecido más que nunca. El temor después del 11-S resultó ser la puerta de entrada para una rama ejecutiva fuera de control. El presidente ganó la capacidad de espiar a los ciudadanos estadounidenses de manera particular, usar la fuerza militar a su antojo, torturar a los prisioneros y detener a las personas indefinidamente. El presidente ahora puede ordenar la ejecución de ciudadanos estadounidenses que son considerados, por él, terroristas, sin el debido proceso judicial.
En el Fiscal General William P. Barr, Trump ha encontrado un asistente extraordinariamente útil, que parece creer, a pesar de toda esta historia, que el gran problema en los Estados Unidos es que la presidencia es demasiado débil. Ha habilitado una política de obstrucción y silencio, en la que los altos funcionarios de la Administración casi se comportan como si el Parlamento no existiera. La gente a menudo se pregunta qué pensarían los padres fundadores de Estados Unidos hoy. Me parece que la mayor sorpresa para ellos sería el increíble crecimiento del poder presidencial. El Congreso y los tribunales son reconocibles desde su época, la Casa Blanca no lo es.
Tensiones por un profundo cambio demográfico, una violenta reacción política y una presidencia que se niega a ser controlada. Mi optimismo se está agotando”.

(7) Robert SKIDELSKY, “La búsqueda de legitimidad de China” a La Vanguardia (7-12-19)

(…) No sorprende que el hecho de que ni Rusia ni China siguieran el guion de Fukuyama despertara temores de una nueva guerra fría. Específicamente, el ascenso económico de China se interpreta como un desafío a Occidente. Desde esta lectura, las transferencias pacíficas de poder internacional sólo son posibles entre estados con una misma ideología. Así, en la primera mitad del siglo XX, Gran Bretaña pudo pasar el testigo a EE.UU., pero no a Alemania. Hoy, según este argumento, China supone un desafío tanto ideológico como geopolítico a una hegemonía occidental en declive.
Sin embargo, el académico chino Lanxin Xiang refuta esta perspectiva. En su fascinante libro The quest for legitimacy in Chinese politics (la búsqueda de legitimidad en la política china), hace pasar el foco de interés de la crisis de gobierno en Occidente a la crisis de gobierno en China. En cierto modo, es algo conocido. Los científicos políticos occidentales creen que la democracia constitucional es la única forma estable de gobierno y argumentan que el Estado unipartidista chino, importado del bolchevismo, está condenado al fracaso y que las protestas en Hong Kong presagian el destino de la metrópolis.
Xiang cuestiona la suposición occidental de que China se enfrenta a las alternativas de integrarse a Occidente, intentar destruirlo o sucumbir a la violencia y el caos internos, y ­propone un régimen constitucional con características chinas, basado en un confucianismo modernizado” (…)

(…) “Xiang no es muy preciso al describir cómo el confucianismo se puede ajustar a un orden mundial creado por Occidente. Piensa que los líderes chinos se engañan si esperan que la retórica marxista dé sustento a la legitimidad del régimen, dado “el declive moral de la élite gobernante, cuyo apetito por la acumulación de riqueza no conoce límites”. China, señala, “necesita alguna idea occidental sobre procedimientos democráticos” y una sociedad civil que pueda servir como una alternativa a la rebelión. Finalmente, apela a la Iglesia para que aproveche una oportunidad histórica de reavivar los esfuerzos jesuitas de compatibilización con el confucianismo. Si los Estados Unidos protestantes representan una nueva Roma, afirma Xiang, entonces la Unión Europea podría convertirse en “una versión secular de la Iglesia católica unificadora de antes de la Reforma”, una curiosa conclusión para un interesante libro”.

(8) Xavier VIVES, “La Greta, la Christine i Europa” a La Vanguardia (12-12-19)

(…) “La qüestió central és com es poden aconseguir els objectius de la cimera de París d’arribar a zero emissions netes de CO2el 2050 i que la temperatura no pugi en aquest segle més de 2 graus, i millor no més d’1,5, per evitar entrar en zona de risc alt. De moment, no sembla que anem a complir els objectius, i veurem el resultat de la sessió de la Conferència de les Parts (COP25) a Madrid sense pre­sència oficial de nivell dels Estats Units (de sortida de l’acord de París), la Xina, Rússia i l’ Índia.
Hi ha tres elements fonamentals per aconseguir els objectius.
En primer lloc, és necessari posar preu al carboni perquè el seu cost social sigui internalitzat pels actors econòmics. Aquest preu pot ser implementat per un impost o bé per un mercat d’emissions contaminants que el determini.
En segon lloc, el problema i la solució han de ser globals: s’ha d’afrontar el problema del polissó ( free rider) , que deixa que el cost de l’ajust necessari recaigui en el veí. Altrament, la reducció d’emissions en una àrea seria compensada per altres àrees i no hi hauria cap avenç en conjunt. Aquí pot tenir un paper rellevant un aranzel per penalitzar les empreses i els països estrangers amb productes que no compleixin els requisits mediambientals. El disseny d’aquest aranzel no és fàcil, però ofereix una alternativa a la previsible falta d’un acord global.
En tercer lloc, cal assegurar-se que la transició sigui justa i que es compensin els consumidors per les pujades dels preus energètics, i en particular els col·lectius i països més vulnerables. En aquest context, s’ha de pensar en creixement sos­tenible; l’ajust en una perspectiva de decreixement seria molt problemàtic. Fa falta afegir que la pressió de l’opinió pública és molt important perquè les em­preses i els països actuïn. Tot i això, el catastrofisme mediàtic pot perjudicar la causa a llarg termini.
Europa està ben posicionada per li­derar la lluita contra el canvi climàtic. La nova Comissió Europea l’ha convertit en una prioritat amb una vicepresidència en mans de Frans Timmermans, i un ­green deal amb un objectiu de reducció d’emissions per al 2030 del 50% com a mínim (des del 40%) i la creació d’un fons per realitzar la transició. El Banc Europeu d’Inversions exercirà un paper crucial a l’hora de fo­mentar les inversions verdes. Tal com ha fet amb la pro­tecció de dades, la Unió ­Europea podria anticipar amb ambició global una definició precisa del que és una inversió o producte financer verd. Tot i això, ha d’extremar el rigor per no utilitzar instruments no adequats. Per exemple, el Parlament i el Consell Europeu han proposat que es rebaixin en un 25% els requisits de capital per a crèdits verds. Suposem que s’ha ­resolt el que és un crèdit verd, la qüestió és que la funció dels requisits de capital és controlar i esmorteir el risc dels projectes empresarials per preservar l’estabilitat financera. Si s’utilitzen per afavorir pro­jectes verds, es pot posar en perill aquesta estabilitat.
L’èxit aconseguit en el control de la capa d’ozó, combinant el coneixement científic, la innovació i els acords internacionals, ens indica un camí esperançador en el control d’emissions”.

(9) Esteban HERNÁNDEZ, “Alemania como Rajoy: una lección de la historia que no debe olvidarse” a El Confidencial (7-12-19)

(…) “Alemania está en una encrucijada y la forma en que salga de ella nos dirá mucho acerca de nuestro futuro. Hasta ahora su postura ha sido la de la prudencia, pero a la manera de Rajoy, contemporizando a la espera de que los problemas se disuelvan por sí mismos, lo que suele ser una mala idea.
Alemania, en lo interno y en lo externo, debe afrontar tres retos, uno económico, otro político y otro geopolítico, y los tres están relacionados. La CDU gobierna el país germano en alianza con los socialdemócratas. Merkel se retira, y con su salida también se resquebrajan los consensos que había logrado. Los conservadores están sometidos a una doble presión, por la derecha y por la izquierda. La elección de nuevos líderes en el SPD, más de izquierdas, amenaza con quebrar en un tiempo el acuerdo de gobierno que tienen socialdemócratas y conservadores. Es normal que el SPD quiera salvarse adoptando posturas más progresistas, ya que permanecer a la sombra de Merkel, con la extrema derecha creciendo y con el auge verde, puede llevar a los socialistas a la irrelevancia, un camino que parecen haber iniciado.
La extrema derecha y la UE
Por el otro lado del espectro político, la CDU debe afrontar un riesgo mayor, el de la AfD, la extrema derecha, cuya aspiración es crecer a costa de los de Merkel. Su siguiente objetivo, como han declarado, es quedarse con todo el espacio de la derecha, lo que obliga a los conservadores, como en casi todas partes, a tomar decisiones ideológicas. Para combatir a su rival, deben asumir parte de sus posturas u oponerse firmemente a ellas, pero ya no pueden quedarse en el mismo lugar. Y por más que se hable de la inmigración y de la xenofobia, esa pelea política se está jugando en dos terrenos, la economía y la configuración actual de Europa.
En lo que se refiere a la economía, Alemania va mejor de lo que parece. Es el país que más se ha beneficiado del euro y de la apertura hacia el Este, domina Europa y cuenta con un superávit que le permitiría gastar más. Pero está mostrando señales negativas, por lo que aumenta la presión para que actúe y revitalice la economía. De un lado de la cuerda tiran los socialdemócratas (y el resto de la izquierda), partidarios de reactivar el gasto público, de aumentar impuestos y de tomar medidas menos amistosas con la austeridad dominante para ofrecer algo de alivio económico, vía redistributiva, a una población que, como en todo Occidente, está partiéndose en dos. Al mismo tiempo, las zonas más deterioradas del país, como el Este, precisan de inversión para mitigar su brecha con el resto de Alemania, lo que también explica el crecimiento de la ultraderecha en estos territorios.
“Con Holanda sí, con Italia no”
Por el otro lado están las posturas de la extrema derecha, que aboga por reforzar la austeridad. La prensa conservadora los está ayudando con los mensajes de “Europa nos roba a través del conde Drághila” y “Europa se queda con el dinero de los ahorradores alemanes”. Lo cual es preocupante, porque están reproduciendo el clima preBrexit en el país central de la UE. Esta derecha señala que el euro tiene los días contados y que no habría problema “en compartir una moneda con Holanda o Bélgica, pero sí con Grecia o con Italia. El euro solo funciona si se rescata al sur permanentemente”. Es el signo de los tiempos, los territorios más afortunados tratando de separarse del resto para evitar sus responsabilidades. Y, en este sentido, la ruptura de la actual UE, ya sea convirtiéndola en una Europa de dos velocidades, debilitando su fuerza o incluso quebrándola del todo no es una amenaza menor.
A todo esto se suma el gran problema alemán, que es la guerra comercial de EEUU contra China. Su difícil posición se sintetiza en que sus alianzas políticas y militares son con EEUU, mientras que las relaciones comerciales se producen cada vez más con China. Ambas potencias exigen contrapartidas y Alemania hace muchos equilibrios para satisfacer a ambas.
En esa confrontación declarada, EEUU no va a dar marcha atrás, con o sin Trump. En esta reestructuración del orden internacional, EEUU está adoptando posturas proteccionistas en lo interno pero expansivas en lo externo (con las grandes tecnológicas y los fondos como punta de lanza del poder económico estadounidense), y está tratando de que Alemania y la UE asuman una posición definitivamente dominada. En el marco militar es obvio, y las tensiones en ese sentido las acabamos de ver en las declaraciones de Macron y en su confrontación con Trump, pero también lo es en lo comercial. Y esto es bastante grave, porque Alemania y la UE han forjado una economía orientada a la exportación y que por tanto sufrirá especialmente en la guerra comercial.
Una prudencia fatal
Las decisiones que tome Alemania en este escenario serán vitales. Hasta ahora, su prudencia es sinónimo de negarse a entender que el mundo ha cambiado. Es posible que siga pensando que esta situación es eventual, una suerte de paréntesis que durará hasta que Trump salga de la Casa Blanca. Pero no es así: algo profundo se ha roto en el orden internacional. Sin embargo, parte de las élites occidentales siguen esperando una suerte de regreso al pasado, y continúan mirando por encima del hombro a Trump mientras este les dobla el brazo una y otra vez.
Tarde o temprano, tendrán que actuar. En Alemania hay una tensión evidente, como ocurre en casi toda la UE, entre los partidos del ‘establishment’ (a veces conservadores y en algún caso socialdemócratas) y un creciente movimiento de derecha populista y de extrema derecha que tiene relaciones sólidas con EEUU y que pretende la fragilización, cuando no la desaparición, de la UE. En EEUU y en el Reino Unido, esa pugna acabó con la absorción por parte de los partidos tradicionales de las posturas y las ideas de esa nueva derecha. En Alemania, hay riesgo de que sea así.
Todo va junto
La decisión económica de fondo es también obvia, la de continuar políticas que favorezcan la economía rentista y que beneficien a las grandes tecnológicas y a los grandes fondos, o promover una economía redistributiva que tenga efectos sólidos para potenciar el mercado interior europeo. Y todo ello encuadrado en la necesidad de una Europa que sea una potencia por sí misma o que se convierta en mera subordinada de EEUU o China.
La cuestión es que los tres temas van de la mano: la economía, la política y la geopolítica. Si no hay un mercado interior sólido, en el que la redistribución permita que la economía funcione, las opciones políticas rupturistas van a seguir creciendo, y lo mismo ocurrirá con las tensiones internas, tanto entre poblaciones y gobiernos como entre diferentes países. La supervivencia de las instituciones depende de la confianza que generen en los ciudadanos, y sin un funcionamiento correcto del sistema, especialmente en lo económico, esta seguirá cayendo. Y con ella, los países perderán su fuerza externa. Esto es diáfano en el caso de Macron, que puede tener la apuesta más decidida a la hora de entender que la UE debe ser una potencia y que debe ser aliada y no subordinada a EEUU, pero cuya gestión económica, con las reformas que realiza en su país para mantener el ‘statu quo’ económico, fragilizan enormemente su poder.
Hay una lección que nos ofrece la historia y que no deberíamos olvidar: las potencias vencedoras pueden lidiar relativamente bien con las resistencias internas; las que están en declive, casi nunca. A quien corresponda: Europa está cayendo”.

(10) José FERNÁNDEZ ALBERTOS, “Un declive más allá de la crisis” a El País (8-12-19)

(…) “Pero es muy probable que las causas últimas del declive socialdemócrata tengan raíces algo más profundas. Las bases sociales tradicionales socialdemócratas se han empequeñecido: la progresiva desindustrialización hace que cada vez haya menos trabajadores de cuello azul en nuestras sociedades, y los Estados hoy no pueden o no quieren acompañar esta transformación económica con una expansión de la sanidad, educación y servicios sociales que justifique un mayor empleo público, otra de las bases tradicionales de estos partidos.
Tendemos a culpar del declive de la socialdemocracia a la deseconomización del debate político. Muchos defienden que es el énfasis en políticas de identidad (centrar el debate en el reconocimiento o la crítica de ciertas formas de vida) lo que ha descolocado a la socialdemocracia, que ha perdido así la brújula que le daba sentido: la búsqueda de una sociedad más igualitaria en la que el Estado limitaba o corregía los de los mercados. Pero esta visión simplista olvida que lo que pone en cuestión la agenda socialdemócrata no es la aparición de ecologistas, feministas o minorías sexuales o étnicas en el debate, sino un cambio en las condiciones objetivas en las que opera. Nuestras economías son más heterogéneas, crecen menos rápido y están más divididas entre trabajadores cualificados y no cualificados.
En este contexto, las políticas socialdemócratas clásicas (regular los mercados, imponer impuestos progresivos, expandir la provisión pública de servicios) son más difíciles de vender políticamente a grandes capas de la sociedad. Y cuando se opta por satisfacer a unos, inevitablemente se deja insatisfecho a otros. Como muestran los trabajos de la politóloga Silja Haussermann, si la competición política futura pasa a estar estructurada por un conflicto entre políticas de inversión social (favorecidas por los votantes de partidos verdes y liberales) y políticas pasivas de protección (preferidas por las bases sociales de los populistas de derecha y de la izquierda tradicional), los partidos socialdemócratas se van a encontrar incómodamente partidos por la mitad.
Es este delicado equilibrio el que mejor explica los problemas actuales de la socialdemocracia, y es así como hay que interpretar el aparente viraje izquierdista del SPD, las bases demócratas estadounidenses o los laboristas británicos. Son intentos de conquistar ciertos electorados que su apuesta centrista en el pasado ha dejado desatendidos o desilusionados. Cuando se analiza el atractivo demoscópico de estas propuestas, aparece una regularidad: los partidos que se embarcan en ellas se vuelven más atractivos entre los jóvenes, pero a costa de tensionar sus envejecidos electorados tradicionales. No es por tanto evidente que estas apuestas acaben siendo exitosas. Dependerá en buena medida del contexto que enfrenten —no es lo mismo competir contra Trump que contra una miríada de partidos verdes, liberales y de populistas—. Y en todo caso, los problemas estructurales que dificultan un idílico retorno a una hegemonía socialdemócrata (que por cierto nunca existió) por no van a desaparecer.
En todo caso, sería un error interpretar este complejo panorama económico como necesariamente destructivo para la socialdemocracia. Seguramente tendrá que acostumbrarse a niveles de apoyo inferiores a los de la posguerra, pero eso no significa que se convertirá en irrelevante. Al contrario, en este contexto político fragmentado y volátil, los socialdemócratas gozan de ciertos activos (su papel pivotal en la conformación de gobiernos, su flexibilidad programática, su resistencia organizativa…) de los que sus competidores adolecen. De que aprendan a explotarlos dependerá su futuro”.

(11) Guy STANDING, “El populismo puede triunfar en Londres” a El País (10-12-19)

(…) “Sin embargo, no todo es Brexit. En estas elecciones pesa más la clase social que en ningunas de las celebradas en el Reino Unido desde 1945. Pero su peso es muy novedoso. Porque los tories ya no son conservadores tradicionales, partidarios de reformas graduales para una amplia clase media, ahora constituyen una formación populista radical.
En otros países donde también han aumentado las desigualdades y la inseguridad económica, han surgido nuevos partidos populistas, como Vox en España o la Liga en Italia. Pero en el Reino Unido, aunque haya un Partido del Brexit, son los conservadores quienes han ocupado ese espacio. Este mismo año expulsaron a su líder, Theresa May, y una reducida y envejecida militancia eligió como sucesor a un rico partidario del Brexit, Boris Johnson, que automáticamente se convirtió en primer ministro. Desde entonces ha expulsado del partido a muchos moderados. Para comprender lo ocurrido hay que remontarse al thatcherismo neoliberal de la década de 1980, liberalizador de mercados y privatizador. La liberalización comenzó con el sector financiero, del que ahora depende cada vez más la economía. En la década de 1970, ese sector representaba el 100% de la renta nacional. Hoy supera el 300%. Esto ha creado una versión británica del llamado mal holandés, que, al acelerar la desindustrialización, aumenta el número de trabajadores terciarios precarios, generando un enorme desfase entre el nivel de vida, sobre todo del norte de Inglaterra, y Londres, principal centro financiero.
Thatcher y sus seguidores también comenzaron a desmantelar las instituciones de solidaridad social, reforzando enormemente el poder de las finanzas y el capital. Irónicamente, así el neoliberalismo se ha convertido en una economía de mercado cautiva, que mejor sería calificar de capitalismo rentista, que va dejando la renta y la riqueza en manos de quienes poseen bienes financieros, físicos y las llamadas propiedades intelectuales. Aquí surge la nueva estructura de clase, que tanto pesa en estas elecciones. En el mundo, y en el Reino Unido en concreto, ha surgido una nueva plutocracia multimillonaria que vive de las rentas de propiedad, que suele ser de derechas y que se resiste denodadamente a todo lo que huela a socialismo. Ahora tiene gran parte de los medios, ha financiado a los conservadores y la campaña del Brexit y quiere mantener las desigualdades estructurales que caracterizan al Reino Unido actua. Sin embargo, los plutócratas necesitan dos cosas para mantener su modelo: un electorado partidario de un sistema que en realidad va contra sus intereses y políticos capaces de difundir un programa populista que conserve el sistema. Aquí es donde ha cristalizado el segundo aspecto clasista. Al conjugarse el capitalismo rentista, la revolución tecnológica y los mercados laborales flexibles ha surgido una nueva clase obrera masiva: el precariado.
Como en otros países, el antiguo proletariado industrial votaba mayormente a los laboristas, principal partido de oposición actual, y a la socialdemocracia. Pero muchos trabajadores han caído en un precariado inseguro, sin perspectivas de movilidad social, y están perdiendo derechos sociales y económicos. Quien podría decidir el resultado de las elecciones generales es la parte relativamente poco formada del precariado. Son los que yo he denominado “atávicos”, quienes sienten que han perdido lo que ellos o gente como ellos tenía anteriormente.
Los atávicos se han desligado de la antigua clase trabajadora, de padres que pertenecían a ella o de quienes proceden de comunidades obreras. Prestan atención a una retórica populista fácil de comprender, que además los exime de la responsabilidad de sus propias penurias. Aunque los economistas podrían demostrar que su inseguridad y el estancamiento de sus ingresos se deben a la austeridad y el capitalismo rentista, aceptan la explicación populista que achaca sus problemas a fuerzas externas. Son la infantería del Brexit, del orden público, de la xenofobia y del castigo a los supuestos “aprovechados” que dependen de las prestaciones sociales.
Esto nos lleva al segundo elemento anhelado por la plutocracia, un partido con un líder capaz de articular un discurso populista que aparte a los atávicos de cualquier programa progresista y redistributivo. El populista ideal que buscan plutócratas y libertarios es alguien que, o bien cree en su modelo, o bien puede mentir con suficientemente convicción como para atraer a los atávicos y a la élite que se beneficia del capitalismo rentista. El arte del populista radica en la capacidad de echar la culpa a los forasteros de una inseguridad y unas desigualdades que en realidad nada tienen que ver con ellos. Puede que ese ideal lo hayan encontrado en Boris Johnson. Como es bien sabido, cuando era corresponsal en Bruselas, lo echaron por inventarse noticias.
Johnson ha dejado claro que para él las elecciones son una pugna entre “el pueblo y el Parlamento”, burlándose abiertamente de los parlamentarios que desean permanecer en la UE, por resistirse a la voluntad popular y por estar dispuestos a “rendirse” ante Bruselas”  (…)

(12) Mariano TORCAL, “La derecha española: entre la irresponsabilidad democrática y el error estratégico” a CTXT (9-12-19)

“Hay dos hechos claramente observables a partir del análisis de los resultados de las pasadas Elecciones del 10-N. La trasferencia de voto entre bloques ideológicos de izquierda a derecha y a la inversa, es decir, entre los componentes de los bloques de derecha e izquierda, ha sido muy reducida. El segundo aspecto es que la transferencia del voto dentro de cada bloque ideológico ha sido mucho mayor entre los partidos de derecha que entre aquellos que conformaban el bloque de izquierda, favoreciendo al crecimiento de Vox. Esto ha desatado una especulación sobre los motivos que han propiciado la transferencia del voto del PP y de Ciudadanos en favor de dicho partido, favoreciendo la aparición de todo tipo de argumentos variopintos que se escuchan en tertulias de los medios de comunicación, y que, en cualquier caso, resultan poco fundamentados en datos reales.Sin embargo, pese a la superficialidad de muchas argumentaciones, esta no es una cuestión baladí. Por un lado, porque es importante conocer qué aspectos de la competición han coadyuvado al crecimiento de esta organización política ultraconservadora de la que apenas sabíamos nada apenas hace un año.  Segundo, porque con independencia de la responsabilidad moral de la derecha democrática respecto de la necesidad o no de propiciar el aislamiento electoral de dicha formación, es necesario descifrar si los cálculos tácticos y electorales que se argumentan para no hacerlo son erróneos o no. En otras palabras, necesitamos saber si la adopción del PP de ciertos temas de matiz iliberal, como el discurso en contra de las políticas migratorias, las políticas de lucha contra la violencia de género y la llegada de inmigrantes a nuestro país y Europa, le perjudican electoralmente o no en su competición con esta fuerza política. Imagino que es esto a lo que los “expertos opinadores”, que tanto proliferan en los medios, llaman “blanquear a Vox” (nunca me ha quedado claro que quieren decir con esto)” (…)

(…) “En suma, la polarización y el discurso catastrofista favorecen al voto de Vox, algo especialmente significativo en lo que hace referencia a la inmigración.  También puede decirse lo mismo respecto de la situación en Cataluña, aunque en mucha menor medida. Si bien en este caso, no es propiciada tanto por la polarización identitaria contra los catalanes como grupo social, sino más bien a la proyección alarmista de la situación política en esa región.  Por todo lo anterior, la derecha democrática tiene que ser consciente que ciertos planteamientos asumiendo discursos radicales e iliberales, o que proyecten situaciones muy negativas, cuando no falsas, respecto de la inmigración o la situación política en Cataluña, les perjudican electoralmente en favor de la formación ultraconservadora.  No combatirlos y adoptar ciertos discursos pensando que les va a restar votos en favor de Vox es claramente un error de cálculo electoral, además de una irresponsabilidad democrática.

(13) Col·lectiu Treva i Pau, “La legitimidad real del ‘procés’” a La Vanguardia (6-12-19)

(…) “Una de las consecuencias más dramáticas de este sentimiento de estar en posesión de la verdad democrática es la creación de falsas expectativas, luego defraudadas: dado que la razón democrática nos asiste, Europa nos apoyará sin duda alguna. Y cuando no ocurre, emergen posiciones irracionalmente antieuropeas.
Hay, sin embargo, más consecuencias. La más grave es la polarización generada en el seno de la sociedad catalana, por más que, curiosamente, este hecho sea sistemáti­camente negado por los más fervientes procesistas. Desgraciadamente, Catalunya no es ahora un sol poble, y habrá que trabajar ­mucho, y con mucha delicadeza, para que vuelva a serlo, empeño en el que ciertamente ayudarán reflexiones empáticas como las­  recientemente expresadas por Carme ­Forcadell.
Otras consecuencias se han ido decan­tando progresivamente y tienen que ver con la degradación de la calidad democrá­tica de nuestra sociedad, que era razona­blemente satisfactoria. Lamentablemente, han aumentado la crispación y la intole­rancia, la falta de respeto, no ya a las mi­norías, como exige la democracia, sino a la propia mayoría. En paralelo, se ha acre­centado el sentimiento de superioridad ­moral por parte de la minoría mayoritaria, a lo que recientemente se ha añadido cierta condescendencia hacia la violencia, si son los nuestros quienes la emplean.
El sectarismo parece duraderamente instalado en los medios públicos de comunicación y en las propias instituciones, empezando por la Generalitat, que han sido objeto de apropiación partidista. ¡Qué lejos quedan los escrúpulos democráticos de Artur Mas cuando, en septiembre del 2012, renunció a participar en la Diada, cuyo lema estaba en contradicción con su condición de president de todos los catalanes!
Y lo más peligroso del sectarismo, desde un punto de vista democrático, es que su permanencia disminuye progresivamente la sensibilidad y la capacidad de autocrítica: es fácil presumir que el personal sanitario del hospital en que recientemente se interpeló a gritos a Pedro Sánchez no era consciente de que su actuación no era democráticamente correcta, ya que un servicio público tiene la obligación de ser neutral (como debería ser TV3). Es la misma inadecuación que la de un funcionario público cuando ejerce como tal con un lazo amarillo a la vista. Estas personas no aparentan ser conscientes de que su conducta puede violentar a otras que piensan distinto, con la misma legitimidad que ellos.
Igualmente, no es democrático entorpecer el ejercicio de sus derechos a los que no piensan como nosotros, ni decidir arbi­trariamente quiénes tienen derecho a expresarse, o qué leyes deben respetarse y ­cuáles no, o qué instituciones gozan o no de legitimidad.
Hay otras consecuencias más obvias, por más que sean frecuentemente negadas por los procesistas más enfervorizados: la pérdida paulatina de pulso económico y de oportunidades de crecimiento, la parálisis del Govern de la Generalitat y de nuestro Parlament, en detrimento de los segmentos más desfavorecidos de la población, y el deterioro de expectativas de futuro.
Y concluiremos con uno de los hallazgos más singulares del procés: la vulneración del marco legal democrático con pretensiones de impunidad por parte de sus actores, por más que las sanciones provoquen un sentimiento de fraterna solidaridad. O, a un nivel más anecdótico, las acampadas en la plaza Universitat, una forma de rebeldía juvenil sin costes que, por estar haciendo historia, se permite desoír la paciente mediación de los Mossos d’Esquadra. No es difícil imaginar qué ocurriría en un país menos democrático y tolerante que el nuestro o –incluso– en algún país democrático allende los Pirineos”.

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.