FOCUS PRESS AGOST 2019

Durant el mes d’agost s’han anat escalfant alguns dels conflictes que marcaran l’agenda geopolítica del futur (Alicia González), començant pel perillós retrocés en els acords de no proliferació nuclear (Ernst J.Moniz/Sam Nunn); o la pugna per l’hegemonia a l’Orient Mitjà entre Arabia Saudita i l’Iran, amb l’estret d’Ormuz com a punt crític (Ángel Ferrero, Josep Borrell); o l’escalada de la protesta cívica a Hong Kong, amb l’amenaça d’una intervenció directa de Xina (Javier Borràs, Minxin Pei, ) ; o el retorn de la crisi de Caixmir (Lluís Bassets, Sumit Gangali), amb un rebrot de les hostilitats entre una Índia més nacionalista (Shashi Tharoor, Sumit Gangali) i un Paquistan cada cop més aprop de Xina (Xavier Mas de Xaxàs).

També han estat força presents episodis de l’emergència climàtica (Daniel Gascón, Roger  Senserrich, Adair Turner), entre els que destaquen la multitud d’incendis a l’Amazònia i altres zones del planeta (Manuel Ansede, Carlos Campillos [1],  Marc Castellnou); o de la competència comercial, tecnològica i monetària entre els Estats Units i Xina (David Tercero, Fernando Arancón [2],  Alícia García Herrero, Paul Krugman, Iván Fernández, Jordi Alberich, Odd Arne Westad, Xavier Vidal-Folch). Dues societats que tenen dificultats per gestionar les seves febleses internes: el racisme (Ian Buruma, Eduardo Suárez, Janet Murguía), en el cas nordamericà; l’autoritarisme (Xulio Ríos), en el cas xinès.

En l’àmbit llatinoamericà, destaca els nou moviment pendular de la política argentina, amb la perspectiva de l’enèsim retorn del peronisme (Enric González, Martín Caparrós, César G.Calero).

Mentre,  la Unió Europea segueix en stand by a l’espera de la culminació del procés de substitució dels dirigents de les seves institucions, mostrant-se incapaç d’afrontar amb eficàcia la crisi humanitària dels immigrants i refugiats a la Mediterrània (Ruth Ferrero-Turrión, Javier Cercas, Joan Tapia, Emilio Menéndez del Valle, José María Ruiz Soroa, María Ramírez [3]).

Al temps que tota Europa està pendent  del  desenllaç del Brexit, sense perspectives d’un acord civilitzat (Pablo Pardo, Xavier Vidal-Folch, Enrique Feás, Chris Patten [4],  Miriam González) i amb un  xoc institucional gravíssim entre el govern de Boris Johnson i el Parlament britànic (Javier Garcia Oliva, Pol Morillas, Rafael Ramos, Stephen Castle, José Ignacio Torreblanca, Mario Ojeda, Yascha Mounk). A considerar la proposta de J.H.H.Weiller, Daniel Sarmiento i Jonatham Faull per evitar un Brexit sense acord.

Itàlia, la inestabilitat política italiana provocada per Matteo Salvini (Daniele Conversi, Jorge del Palacio) ha derivat en una crisi de govern (Matteo Renzi, Angelo Panebianco [5],   Massimo Franco, Lluís Bassets) que podia acabar en una reversió de les aliances o en unes eleccions anticipades. Finalment, el pacte inèdit entre el M5E i el Partito Democratico dóna pas a un nou govern presidit per Giuseppe Conte (Daniel Verdú). D’aquesta manera facassa, de moment, el projecte xenòfob i euròfob de Salvini (Enric Juliana, Ramón González Férriz).

I creixen els dubtes sobre la solidesa europeista d’una Alemanya amb una Angela Merkel de sortida (Esteban Hernández), sense que els meritoris esforços d’Emmanuel Macron per assumir el lideratge europeu garanteixin omplir el buit  (Bernardo de Miguel, Jacek Rostowski/Arnab Das, José María Lassalle [6].

Per arrodonir el panorama inquietant, s’observen  símptomes d’una recessió econòmica en el futur immediat (Nouriel Roubini [7], Luis Doncel,  Manuel Pimentel),  manifestats especialment als Estats Units (Miguel Otero, Daniel Gros,  Paul Krugman, Esteban Hernández) i a Alemanya (Isaac Risco, Raymond Torres).

Davant d’aquest escenari ple d’incerteses, un instrument de col·laboració multilateral com el G-7 es mostra obsolet, sense la presència dels grans països emergents com Xina, Índia, Brasil …, i per la deriva nacionalista i proteccionista dels Estats Units (Alicia González). Per a la majoria d’analistes la reunió del G-7 a Biarritz és un exemple de la seva irrellevància (Jesús A.Núñez Villaverde, Daniel Gros), tot i que en finalitzar presenta un balanç no tan negatiu com el previst, gràcies a l’audàcia diplomàtica d’Emmanuel Macron (editorial de Le Monde), aconseguint gestos significatius sobre l’emergència climàtica, les relacions d’Occident amb l’Iran o la fiscalitat internacional.

També stand by a Espanya, on Pedro Sánchez cuina a foc lent una sortida al desbloqueig actual, perfilant-se dos escenaris probables: o un govern socialista “a la portuguesa” (Lucía Abellán, Boaventura de Sousa [8], Jordi Borja/Joaquim Sempere) o noves eleccions (José Antonio Zarzalejos) …  Sense descartar, una investidura sense cap acord programàtic (Ignacio Varela).

Unes noves eleccions que , segons les enquestes publicades durant el mes d’agost (Sociométrica/El Español, Invymark/La Sexta, Celeste-Tel/eldiario, NC Report/La Razón),  no alterarien substancialment l’actual correlació de forces, tot i afavorir el PSOE i PP en detriment de C’s, UP i Vox (Carles Castro, Andrés Medina, Narciso Michavila). També és útil la informació de Carles Castro sobre el rendiment electoral de les coalicions en diversos països europeus i en comunitats i ajuntaments espanyols.

En el moll de l’ós de la possibilitat o de la inviabilitat d’una coalició a nivell estatal entre el PSOE i Unidas Podemos (Lucía Méndez, Joan Subirats)  hi ha la qüestió de fons de la compatibilitat/incompatibilitat dels projectes polítics i ideològics de la socialdemocràcia i de l’esquerra populista (Antonio Elorza), sobre la que Alberto Penadés [9] i Juan Rodríguez Teruel han publicat  articles clarificadors. Com també són remarcables els articles d’Oriol Bartomeus i de Christos Katsioulis sobre l’ascens i caiguda de l’esquerra de l’esquerra a Europa.

Ara bé, si realment és confirma que és inviable qualsevol tipus d’acord entre socialistes i podemites, té alguna versemblança un acord transversal entre socialistes i populars, com apunta Juan José López Burniol, en suggerir una reedició del pacte del Pardo de la Restauració decimonònica?

Amb l’estratègia del vertigen (Carlos E.Cué)  i l’aparent prioritat donada a la lluita pel relat (Estefanía Molina) sobre la necessitat d’afrontar sense dilacions els problemes pendents (Fernando Vallespín, Rafael Jorba), el president Sánchez pot acabar per perdre el crèdit polític guanyat amb la moció de censura (Pablo Simón),  a la vegada que s’erosiona el prestigi del conjunt de la classe política (José Antonio Zarzalejos) i de les institucions, amb derivades electorals imprevisibles (Jesús Maraña, Arsenio Escolar, Javier Pérez Royo).

Durant el mes d’agost  s’han anat aclarint els pactes polítics pendents a diverses autonomies: Navarra (Andreu Claret, Luis R.Aizpeolea), Múrcia, Aragó, Madrid i  La Rioja. És particularment interessant el cas de la Comunitat de Madrid, en la mesura que Pablo Casado en vol fer la senyera del projecte polític del Partit Popular per a tota Espanya (Lucía Méndez, José Antonio Zarzalejos, Cristina Monge, Jordi Amat).

Conforme s’apropa la data de la sentència del judici de l’1-O (Javier Pérez Royo) resulta més inversemblant que la decisió judicial funcioni com a catalitzador d’un nou momentum independentista (Albert Branchadell) [10], com desitja el seu sector unilateralista. Les contradiccions entre els diversos actors de l’espai independentista ja no s’amaguen i fan patent la seva fragmentació, la manca d’una estratègia compartida i l’absència de lideratges indiscutibles (Àlex Tort, Jordi Mercader).

Carles Puigdemont (Fidel Masreal, Ignacio Martínez de Pisón) [11]  i Quim Torra persisteixen en propugnar la confrontació amb l’Estat espanyol com a única sortida de l’independentisme (Andreu Claret). Mentre que ERC es fa forta en la  defensa del diàleg i de cercar l’acord amb l’Estat (Joan Manuel Tresserras, Joan Tardà). En mig, el món posconvergent es debat en un munt de contradiccions (Lluís Mauri, Carles Campuzano, Roger Palà, Xavier Bru de Sala), sense que hagi cessat la reverberació dels casos de corrupció que van contribuir a l’enfonsament de la casa convergent (Francesc Valls, Santiago Tarín).

En aquest context, no sembla probable que hi hagi un avançament electoral a curt termini, amb unes enquestes i projeccions (Electomania, Carles Castro) que prediuen una victòria d’ERC i un important creixement del PSC (Sara González), mentre que JxCat i Ciutadans patirien una forta reculada.

És una incògnita saber com aquest clima polític enrarit està afectant l’opinió pública i els humors de la societat. Algunes polèmiques d’estiu poden donar pistes, com la persistència en les capes més endogàmiques de l’independentisme de teories conspiratives sobre els atemptats terroristes del 17-A (Antoni Puigverd [12],  Sergi Pàmies, Eduard Sallent); o el neguit social expressat a la ciutat de Barcelona per la percepció d’una crisi de la seguretat ciutadana (Rebeca Carranco). Potser tingui raó Manel Lucas [13] quan afirma que vivim en “una societat que no és cau bé”. I té tota la raó Pablo Salvador Coderch quan afirma que ja ha arribat l’hora d’arremangar-se per fer la feina pendent que se’ns ha anat acumulant.

Per tancar aquest dens repàs  al mes d’agost, proposem la lectura de dos articles del número d’agost de Letras Libres:   Ricardo Dudda [14] esbossa uns apunts sobre el nou  món ideològic a partir de la constatació dels   límits dels determinismes  triomfalistes del consens liberal i de l’utopisme tecnològic. I David A.Bell publica una semblança del seu pare, el sociòleg nordamericà Daniel Bell, en el centenari del seu naixement. I finalment, l’entrevista a Edgar Morin [15] que publica L’Obs, amb ocasió de l’edició de les seves memòries (Les souvenirs viennent à ma rencontre).

ARTICLES RECOMANATS

(1) Carlos CAMPILLOS, “Planeta ceniza” a Agenda Pública (25-08-19)

(…) “En definitiva, cada vez es más probable que nos enfrentemos a años récord en cuanto a incendios forestales por todo el mundo. Los efectos del cambio climático en las temperaturas globales y en la escasez de agua hacen que el riesgo de fuegos se incremente incluso en regiones donde era tradicionalmente mucho menor, como en el Círculo Polar Ártico. Además, las deficientes políticas públicas de gestión forestal, reforestación, conservación de masas forestales y lucha contra las prácticas ilegales en las industrias maderera, minera y agropecuaria, multiplican ese riesgo y ponen en peligro nuestra riqueza medioambiental y la integridad física de las personas que viven cerca de núcleos forestales.
Un reciente estudio del Fondo Monetario Internacional, la Universidad de Cambridge y la Universidad de California Meridional ha concluido que los impactos del cambio climático como las olas de calor y los incendios forestales pueden reducir el PIB ‘per cápita’ mundial más de un 7% a final de siglo, con un impacto que podría alcanzar el 12% en países como España. Por ello es tan importante que se introduzca en el debate público sobre la lucha contra el cambio climático el componente de adaptación y reducción de riesgos, muchas veces olvidado en favor de los esfuerzos para reducir emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, incluso con un aumento de temperaturas de 1,5ºC –como establece el Acuerdo de París– será necesario invertir en prevención de riesgos, especialmente para los pulmones del planeta”.

(2) Fernando ARANCÓN, “De Hong Kong a la guerra de divisas entre China y EEUU: no es economía, es geopolítica” a eldiario.es (6-08-19)

“… China, a pesar de tener la carta hongkonesa, está en clara desventaja en su guerra comercial con Estados Unidos por el hecho de que su balanza comercial con el país norteamericano es enormemente asimétrica: la potencia asiática exporta mucho más a EEUU que al contrario, por lo que está mucho más expuesta a los aranceles que su rival. Así, en vez de seguir escalando en un pulso que tiene perdido, ha optado por llevarse la batalla a otro terreno en el que juega con algo más de ventaja: las divisas.

Para que nos entendamos, el Banco Central Chino tiene bastante más poder de control sobre el tipo de cambio del yuan –la moneda china– que el que tiene la Reserva Federal con el dólar. El primero no flota libremente –su tipo de cambio no viene determinado por la oferta y la demanda del mercado de divisas–, mientras que el segundo sí. Y esa diferencia hace que China pueda devaluar su moneda para ganar cierta competitividad comercial por una vía en la que Estados Unidos no dispone de tal herramienta. Además, esta devaluación supone un reto a Trump de primer nivel: el mandatario había acusado a China de que manipula su moneda para ganar competitividad comercial de forma injusta –porque es cierto–, pero esta jugada de China supone aceptar el órdago de Trump e ir a hacer daño en una herida que, quizás, en la Casa Blanca no se esperaban que Pekín podía atreverse a hacer.

La gran esperanza de China para acabar con este conflicto comercial es que Trump pierda las presidenciales de noviembre de 2020. Hasta el momento, todas las rondas de negociación que se han sucedido entre ambos han sido infructuosas. Es una jugada arriesgada, porque las encuestas no aseguran una derrota del actual presidente y el panorama de candidatos demócratas tampoco apunta a que vayan a presentar una figura de carisma arrollador y visión privilegiada. Por tanto, en este lapso de tiempo hasta los comicios –y quién sabe si con una prórroga de cuatro años más gracias a un nuevo mandato del neoyorquino–, China parece que solo tiene dos opciones: o capitular ante Estados Unidos o continuar la escalada hacia un límite que nadie sabe dónde está”.

(3) María RAMÍREZ, “El bloqueo del ‘Open Arms’: la culpa no es de ‘Europa’” a eldiario.es (24-08-19)

“La crisis por el bloqueo del Open Arms cerca de la costa italiana ha resucitado uno de los habituales culpables abstractos ante problemas transnacionales: “Europa”, ese ente peligrosamente impreciso.

¿Qué es Europa? ¿El continente? ¿Sus pueblos? ¿La Comisión Europea, el Parlamento Europeo, el Consejo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea? ¿Sus funcionarios? ¿Sus políticos? ¿Un ministro del Gobierno italiano? ¿Un buque con bandera de un Estado miembro de la UE? ¿Los ciudadanos europeos de una ONG?

La tendencia a la abstracción es uno de los rasgos de la cultura europea y cuando se trata de la rendición de cuentas, esto se convierte a menudo en un mal. La responsabilidad y las soluciones están en las personas y en las instituciones concretas, no en entes indeterminados con características y manifestaciones contradictorias. La culpa no es “de Europa”, un concepto tan vacío de significado como de eficacia” (…)

“Si queremos más soluciones a problemas comunes en la UE, la vía que tiene el ciudadano es en primer lugar votar a políticos que tengan voluntad de buscarlas. El mejor servicio público que puede prestar el periodismo es explicar con detalles qué personas y qué instituciones están involucradas en las decisiones, tal y como hacen con cuidado y matices Gabriela Sánchez e Icíar Gutiérrez y otros buenos reporteros.

La mejor receta es lo concreto. También para los ciudadanos. Sirve elegir a políticos que hagan su trabajo y se centren en problemas reales. Sirve movilizarse para pedir cuentas a personas e instituciones específicas más allá de las elecciones. Sirve ayudar en tu trabajo o en tu barrio.

Porque, oh, sorpresa, “Europa” también eres tú”.

(4) Chris PATTEN, “¿Se está volviendo el Reino Unido un estado fallido?
 a Project Syndicate (20-08-19)

(…) “Es así que el liderazgo del Partido Laborista ahora está en manos de Jeremy Corbyn, un socialista de extrema izquierda a la vieja usanza. Y 90 000 miembros del Partido Conservador, cuyas ideas se han vuelto más extremas a la par que han menguado sus filas, eligieron hace poco a Boris Johnson como nuevo líder, y por consiguiente, como nuevo primer ministro del país.
Eligieron al hacerlo a un oportunista mentiroso. No es exagerado decir que Johnson llegó donde está a fuerza de mentiras, primero como periodista y después en la política. Debe su influencia al auge de xenofobia y nacionalismo inglés que muchos conservadores ahora defienden. Johnson es primer ministro porque prometió concretar el Brexit a fines de octubre, y aseguró imprudentemente al mundo que sacará al RU de la Unión Europea con o sin acuerdo y cualesquiera sean las consecuencias.
Johnson designó un gobierno de nacionalistas antieuropeos de ideas similares. A su asesor principal, Dominic Cummings, el ex primer ministro británico (2010‑2016) David Cameron lo describió como un “psicópata de carrera”. Cummings es, junto con Johnson, la figura más poderosa del nuevo gobierno; un alborotador al que nadie eligió y al que este año la comisión de privilegios de la Cámara de los Comunes declaró en desacato parlamentario. No deja de ser coherente (aunque lamentable) que ahora sea el arquitecto de nuestra salida de la UE con o sin aprobación parlamentaria.
Además, el gobierno está tramando ganar una elección, todavía no anunciada, con una campaña basada en la idea de enfrentar “al pueblo contra los políticos”. A los que se opongan a abandonar por las malas la UE sin acuerdo se los calificará de oponentes de la soberanía popular. Adiós democracia parlamentaria.
El gobierno de Johnson esconde la verdad sobre las consecuencias de un Brexit sin acuerdo, y califica cualquier intento de exponerla como parte de una “campaña de miedo”. Se culpa a la UE por el fracaso de las negociaciones, aunque se debió casi totalmente a decisiones que tomó el gobierno británico anterior. Para colmo, se le dice a la opinión pública que si el RU puede convencer a la UE de que está dispuesto a salir del bloque a cualquier costo, entonces Francia, Alemania y otros países se rendirán y cederán a nuestras demandas. Pero a largo plazo, un Brexit sin acuerdo perjudicará infinitamente más al RU que a la UE.
Johnson y Cummings están dispuestos a usar todos los métodos que funcionaron en la campaña del referendo por el Brexit en 2016, cuando se le aseguró a la población británica que de ninguna manera nos iríamos de la UE sin acuerdo. Ahora llueven promesas de aumento del gasto público desde un Tesoro que pronto se encontrará escaso de recursos. El valor de la libra está en caída, la inflación aumentó en julio, y la inversión de las empresas está estancada. Ya no se aclaman los presuntos beneficios de salir de la UE, con la excepción de un prometido acuerdo de comercio con el presidente estadounidense Donald Trump que sería casi tan inaceptable para el Congreso de los Estados Unidos como para la opinión pública británica. Encima, el gobierno omite totalmente el hecho de que una salida sin acuerdo iría seguida inevitablemente de largas negociaciones con la UE.
Peor aún, un riesgo creciente se cierne sobre el futuro de la Unión de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. El gobierno no quiere entender que si el RU abandona la unión aduanera europea, la frontera resultante entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte pondrá en peligro el Acuerdo de Belfast (1998), que trajo más de veinte años de paz a la isla de Irlanda.
¿Son estas las acciones de un estado exitoso? Los que nos hacemos esa pregunta nos arriesgamos a que se nos llame “enemigos del pueblo”. Pero estamos en buena compañía: es lo mismo que dijeron los brexiteros de tres altos jueces británicos que afirmaron el principio de soberanía parlamentaria en el proceso del Brexit.
El Brexit está cada vez más cerca, y las instituciones y perspectivas económicas del RU, su constitución y su futuro están en riesgo. Pero el temerario descenso a un abismo de engaños y mentiras no se detiene”.

(5) Angelo PANEBIANCO, “I tanti errori, le illusioni e la realtà” a Corriere della Sera (20-08-19)

(…) “I nemici di Salvini, anche loro oggi impegnati in giravolte e trasformismi, potrebbero commetterne tali e tanti da compensare e neutralizzare i suoi, restituendogli così le carte vincenti. Ad esempio, quegli esponenti del Pd che hanno auspicato un «patto di legislatura» fra Pd e 5 Stelle sembrano usciti da una pagina di storia, ignari di cosa sia accaduto in Italia negli ultimi trenta o quarant’anni. Ignorano (o fingono di ignorare) che un patto di legislatura può funzionare solo se esistono partiti solidi: organizzazioni dotate di un forte insediamento sociale e di un po’ di disciplina e coesione. Per un patto di legislatura occorrerebbero i partiti di massa di un tempo. I partiti-marmellata che li hanno sostituiti, senza più insediamento (o con un insediamento fragile) e privi di coesione, non sono in grado di fare niente del genere.
Una cosa è dire: facciamo un governo purchessia — meglio se guidato da un tecnico — che duri i mesi necessari per fare la manovra e, se proprio non si può evitare la riduzione dei parlamentari, compensarla facendo la riforma elettorale (che significa solo una cosa: eliminare la residua quota di collegi uninominali, varare la proporzionale pura). Per inciso: chi scrive teme che un sistema proporzionale (puro o impuro), in assenza di partiti solidi, sia un pericolo per la democrazia. Ma questo, evidentemente, è un altro discorso. Un simile governo potrebbe comunque legittimarsi invocando lo stato di necessità. Sarebbe però, quasi certamente, un governo elettorale, e quindi di spesa. Non è detto che sia meglio di elezioni subito. Il peggio è comunque inventarsi formule (come il patto di legislatura) per giustificare l’ingiustificabile, per dare vita a una coalizione tenuta insieme dalla paura delle elezioni e altrettanto rissosa di quella ora giunta a scadenza. Per Salvini, un governo simile sarebbe una pacchia” (…)

(6) José María LASSALLE, “Nueva centralidad” a El País (20-08-19)

(…) “El centro ya no puede verse a partir de una equidistancia entre extremos de un plano lineal que equilibra la derecha y la izquierda. Sobre todo porque la dimensión económica de esa tensión, que era la relación entre capital y trabajo dentro de la economía fordiana, se ha disuelto ante la revolución digital que gestiona la economía de plataformas. El centro hoy es un área tridimensional de intersección entre ejes y vectores de procedencia múltiple. Para verlo hace falta cambiar el chip visual. Proyectar una mirada que agregue perspectivas que permitan dibujar un mapa amórfico en donde surjan las intensidades que definen, también, la nueva política. Esto exige cohonestar en tiempo real una pluralidad de conjuntos de proximidad que interseccionan un centro donde se negocian intereses aparentemente irreconciliables. Un centro que está sujeto a la interacción hostil que plantean sobre él los vectores de radicalidad que tienen la vocación de anillarlo para asfixiarlo y hacerlo colapsar políticamente.

En cualquier caso, el plano horizontal entre derecha e izquierda que acompaña la política desde 1789 es insuficiente. Nuestra realidad posmoderna hace que tenga que ser sustituido por un sistema de ecuaciones lineales en donde confluyan espacios tridimensionales que hacen cada vez más compleja la geografía política.

Precisamente la nueva centralidad que emerge es la respuesta práctica a ella. Define una matriz central en la que se cruzan los ejes de derecha e izquierda, libertad e igualdad, así como otros que en forma de vectores revelan la cartografía de una política que requiere más imaginación y dinamismo para analizarla y hacer posible la acción reformista que sustenta la democracia.

Hablamos de vectores como feminismo y ecología, o polaridades como humanismo tecnológico y transhumanismo, identidad digital y corporeidad, mentorización e innovación, renta básica y robótica, libre albedrío e inteligencia artificial, institucionalidad y populismo, ética y nihilismo, cosmopolitismo y nacionalismo o laicidad y creencias, entre otros. Vectores y ejes difíciles de casar si no es dentro de una centralidad dinámica y asimétrica que modere y equilibre el peso de los intereses en conflicto y la intensidad de los mismos.

Para ello es imprescindible delimitar una matriz de encuentro. Una coalición que sume contra los propios intereses, que haga posible acuerdos que identifiquen el interés de todos. Y todo dentro de una Europa que sufre la tensión entre quienes abominan de fronteras para que subsista y quienes defienden fronteras para que desaparezca” (…)

“En sus casi 75 años de historia [Europa]  afronta su momento más crítico. Por un lado, una crisis de credibilidad y, por otro, un asalto desde varios frentes que buscan converger en la dislocación de su institucionalidad liberal y democrática. No es casual que un sumatorio de radicalidades extremas golpee intensamente la vocación de acuerdos al poner a prueba la viabilidad de estos. Algo que hace a diario el Brexit al buscar el desenganche de la fachada atlántica; el ascenso de los nacional-populismos y la emergencia del fascismo y la xenofobia; la proliferación de Gobiernos iliberales; los cesarismos y liderazgos populistas que se propagan por doquier. Sin olvidar la presión de una Rusia convertida en un imperio gamberro que desea debilitar un continente que China y Estados Unidos quieren convertir en el campo de batalla de la guerra mundial que libran por la hegemonía tecnológica.

Dentro de contexto, Europa ensaya una nueva centralidad moderadora que refuerce su proyecto. Para ello ha diseñado una narración que configura un Gobierno que es el resultado de la intersección de los ejes y vectores que quieren conciliar la mayoría de los europeos. Algo que hace un siglo se ensayó en Weimar con una coalición de gobierno puesta al servicio de las reformas que querían plasmar en Alemania el ideal civilizatorio de Kant y Goethe. Entonces se sumó a socialdemócratas, centristas y liberales frente a la hostilidad de fascistas, nacional-conservadores y comunistas. Aquella experiencia fracasó y la enseñanza de su derrota debe inspirar hoy a los populares, socialistas, liberales y verdes europeos. Una coalición del siglo XXI que tiene la responsabilidad de definir el centro que gane definitivamente la batalla frente a la radicalidad de los extremos que la hostigan. De su éxito depende el futuro de Europa y de la democracia”.

(7) Nouriel ROUBINI, “Anatomía de la recesión que viene” a Project Syndicate (22-08-19)

(…) “El primer shock potencial deriva de la guerra comercial y de monedas entre Estados Unidos y China, que a principios de este mes se agravó cuando el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump amenazó con imponer más aranceles a las exportaciones chinas y designó formalmente a China como manipulador cambiario. El segundo tiene que ver con la guerra fría que se está gestando lentamente entre Estados Unidos y China en torno de la tecnología. En una rivalidad con todas las señas de una “trampa de Tucídides”, China y Estados Unidos compiten por el dominio de las industrias del futuro: la inteligencia artificial (IA), la robótica, el 5G, etcétera. Estados Unidos incluyó a la gigante china de las telecomunicaciones Huawei en una “lista de entidades” reservada a empresas extranjeras a las que considera una amenaza a su seguridad nacional. Y aunque después le otorgó exenciones transitorias que le permiten seguir usando componentes estadounidenses, esta semana la administración Trump anunció la inclusión en la lista de otras 46 empresas afiliadas a Huawei.
El tercer riesgo importante tiene que ver con el petróleo. Si bien sus precios han disminuido en las últimas semanas, y una recesión activada por una guerra comercial, monetaria y tecnológica deprimiría la demanda de energía y presionaría a la baja sobre los precios, la confrontación de Estados Unidos con Irán puede tener el efecto contrario. Si ese conflicto llegara al nivel militar, puede producirse un súbito encarecimiento mundial del petróleo que provoque una recesión, como sucedió durante enfrentamientos previos en Medio Oriente en 1973, 1979 y 1990” (…)

“En vista de la posibilidad de que se produzca un shock negativo de la demanda agregada en el corto plazo, las bajas de tasas de los bancos centrales son correctas. Pero también las autoridades fiscales deberían prepararse para dar una respuesta similar en el corto plazo. Una marcada caída del crecimiento y de la demanda agregada exigirá una política fiscal expansiva anticíclica para evitar que la recesión se agrave demasiado.
Pero en el mediano plazo, la respuesta óptima a los shocks negativos de la oferta no es una política expansiva, sino ajustarse a ellos sin continuar la expansión. Al fin y al cabo, los shocks de oferta negativos de una guerra comercial y tecnológica serán más o menos permanentes, lo mismo que la reducción del crecimiento potencial. Lo mismo se aplica al Brexit: abandonar la Unión Europea asestará al Reino Unido un shock de oferta negativo permanente, y por consiguiente, una caída permanente del crecimiento potencial.
Esos shocks no se pueden revertir con medidas monetarias o fiscales. Se los puede manejar en el corto plazo, pero todo intento de oponerles una política expansiva en forma permanente llevará a la larga a que la inflación y sus expectativas aumenten muy por encima de las metas de los bancos centrales. En los setenta, los bancos centrales respondieron con políticas expansivas a dos grandes shocks petroleros. El resultado fue un aumento persistente de la inflación y de sus expectativas, déficits fiscales insostenibles y acumulación de deuda pública” (…)

(8) Boaventura de SOUSA SANTOS, “¿Y ahora qué, España?” a El País (14-08-19)

(…) “La situación en la que se encuentra el mundo es nueva. El capitalismo y la democracia se están volviendo incompatibles. La ola reaccionaria que atraviesa el mundo es la prueba más visible, a pesar de que la razón más profunda está en la escandalosa desregulación financiera que se alimenta de la concentración de riqueza a cualquier precio. Hemos entrado en un periodo de luchas defensivas y la lucha más básica es la defensa de la democracia. En esta defensa no podemos contar con las fuerzas de derecha. Por más democrático que sea su discurso, siempre que en la práctica se vean obligadas a optar por más democracia o por más capitalismo, optan por más capitalismo. Es por eso por lo que hoy un partido de izquierda dispuesto a gobernar con la derecha hará inevitablemente una política de derecha. De ahí la nueva tarea histórica de las fuerzas de izquierdas. Son las que de manera más genuina pueden luchar por la defensa de la democracia y esta debe ser su nueva exigencia de unidad.

Dicha exigencia de unidad es pragmática. Esto no implica que las fuerzas de izquierdas pierdan sus identidades o sus horizontes civilizatorios. Implica identificar lo que las une más allá de lo mucho que las divide y considerar que ello es suficiente para la formación de alianzas que defiendan la democracia. En estas condiciones, los maximalismos de lucha por puestos en el Gobierno no tienen sentido. Tiene sentido luchar por programas fuertemente defendidos en el Parlamento”.

(9) Alberto PENADÉS, “¿La izquierda de la izquierda en el Gobierno?” a Piedras de Papel (20-08-19)

“¿Por qué es tan difícil -al punto de ser ya improbable- un pacto entre el PSOE y Podemos? Conviene pensar en las razones, quizá más especialmente si se desea, pues no lo vuelve más sencillo el tomarlo por natural, atribuyendo su fracaso a la mala uva, la falta o exceso de cualidades como el sentido de la responsabilidad, la confianza, las químicas personales o incluso la simple ambición (que no es que esté ausente, pero es algo que, como explica todo, no explica nada en particular). Cuando no la cultura de pactos y otros especímenes de argumentos low cost. El paso previo de todo esto siempre es gesticular con el sonsonete de “pero si es fácil”, “pero si en Libertonia esto es lo más normal”, “qué país”, “y se dicen de izquierdas”…

Es una coalición muy difícil y por eso no es nada aventurado predecir que no va a llevarse a cabo. Creo que basta para ese pronóstico la observación de que no se están produciendo ni mucho menos los esfuerzos y cautelas necesarias para poder afrontar algo tan extraordinario, salvo que esté negociando gente que no conozcamos o lo hayan externalizado a una empresa de recursos humanos. La coalición de la Comunidad de Madrid era mucho más fácil y ha llevado bastante más tiempo del que se dispone o se ha dispuesto, además de reuniones, documentos, una teatralización mucho más discreta de las desavenencias, exigencias y concesiones, y una mucho más clara ausencia de alternativas, reales o contempladas, por parte de los actores. Y, con todo, la oposición lo considera un gobierno roto y débil desde su primer día y parece apostar por su incapacidad y su ruptura.

¿Por qué decimos que la dificultad es extraordinaria? En primer lugar, porque es una coalición atípica. En otras ocasiones he defendido que no existe precedente en Europa para un gobierno de coalición entre la izquierda, digamos, radical y la socialdemocracia, esto es, de las fuerzas más a la izquierda del parlamento con la socialdemocracia como su costado derecho, sin que intervengan fuerzas moderadoras a su derecha. Hay algunos gobiernos que se le parecen, pero si se mira con un poco de cuidado se da uno cuenta de que se le parecen poco, y quisiera comenzar por insistir en ello” (…)

“Así pues, los gobiernos con participación de la izquierda de la izquierda son infrecuentes, y en el formato en el que se plantea la coalición PSOE-UP, desconocidos. ¿Por qué sucede esto? La principal respuesta es que el gobierno de mayorías es una fuerza moderadora muy considerable. Una coalición mayoritaria tiene que representar bien al votante mediano, que es un señor o señora poco interesado en aventuras y que normalmente tiene otras opciones. Los partidos de la izquierda radical suelen construir su identidad sobre cuestiones que el votante mediano ve con suspicacia. Por eso mismo, los partidos de la izquierda de la izquierda están, a veces, poco interesados en participar en un gobierno con un programa aceptable para esos votantes. Escuchen si no a los sectores más a la izquierda de UP. Otras veces pueden intentar educar a sus votantes en la diferencia entre el programa que ellos defienden y lo que se puede conseguir en una coalición donde son otros los que llevan la batuta, pero hay que reconocer que eso a veces los votantes no lo ponen fácil, ni cuando los representantes están dispuestos al esfuerzo, que ya digo que no me parece que sea siempre.

El hecho de que estos gobiernos existan a escala regional a veces produce cierta sensación de posibilidad, pero seguramente sea equivocada. A escala más pequeña, de región como de ciudad, muchas de las cosas que pueden ser señales de identidad de la izquierda de la izquierda, como la forma de la jefatura del Estado, la organización territorial, la política de defensa, la política migratoria, la política exterior, la UE, los parámetros fundamentales de la política fiscal, etc., no son parte de las competencias, no vienen al caso salvo como cuestiones más bien simbólicas o relacionadas con la construcción de identidades ideológicas. De este modo, ni el votante mediano tiene por qué sentirse inquieto -aparte de que localmente puede ser muy de izquierdas- ni el partido de la izquierda tiene que experimentar renuncia alguna.

El caso que nos ocupa, España 2019, está lleno de particularidades. No era imposible que el PSOE hubiera llegado a un acuerdo con Podemos como el que en el pasado negoció con Ciudadanos. No era fácil tampoco. Curiosamente, creo que lo mismo que podemos contar como un factor facilitador de la coalición, produce también su retroceso.. Dadas, entre otras cosas, la coyuntura de gran competitividad y un sistema electoral muy destructor, el cálculo de ambiciones, tanto del líder de Podemos como el de Ciudadanos, ha creado una situación atípica, en el que la izquierda de la izquierda quiere gobernar y el hasta ahora centro no quiere saber nada, por no decir que apoya la idea. Pedro Sánchez, en ese juego, prefiere elecciones si no puede gobernar en minoría. Posiblemente necesitamos unas reglas que cambien los incentivos, porque con al ambición de los políticos y su cálculo estratégico podemos contar siempre. Creo que fue Gonzalo Rivero quien dijo en Twitter (@griverorz) que habrá elecciones y será un triunfo de la ciencia política. Entendida esta como “ciencia sombría” como la que más, claro está”.

(10) Albert BRANCHADELL, “Esperant la sentència” a El País (16-08-19)

(…) “Fins ara el moviment independentista català ha estat capaç d’organitzar mobilitzacions pacífiques, cíviques i massives, però no “permanents”. Després de la Diada del 2018 alguns manifestants van decidir acampar a la plaça de Sant Jaume de Barcelona i quedar-se fins que el govern de la Generalitat complís el “mandat” de l’1-O. Al·legant motius de seguretat, el matí del 26 de setembre els Mossos van desmuntar el campament, format essencialment per tendes buides. En veure les dificultats per reclutar un nombre significatiu de persones disposades a pernoctar de manera continuada al carrer, el següent intent de mobilització permanent es va definir d’entrada amb un horari diürn delimitat de 9 a 21 h. Es tractava concentrar-se diàriament davant l’edifici de la Generalitat a partir del 4 de febrer, coincidint amb l’inici del judici. La iniciativa va durar el que va durar.

Amb les mobilitzacions permanents succeeix el mateix que amb les vagues generals. Una cosa és desitjar-les –el 2013 Junqueras ja va suggerir que els independentistes podrien aturar l’economia catalana durant una setmana– i fins i tot convocar-les formalment, i una altra és que tinguin èxit. Les dues convocatòries de vagues generals “independentistes” (8 de novembre del 2017 i 21 de febrer del 2019) s’han saldat amb sengles fracassos. En lloc de flirtejar amb exigents mobilitzacions que potser no estiguin a l’abast i l’efectivitat de les quals per a la mateixa causa independentista seria en qualsevol cas dubtosa, els líders independentistes haurien de treballar en una resposta a la sentència que no torni a sobrevalorar les seves forces i, sobretot, que ajudi tan com sigui possible a canalitzar políticament el conflicte”.

(11) Ignacio MARTÍNEZ DE PISÓN, “Sebastianismos” a La Vanguardia (2-08-19)

“… el independentismo catalán tiene mucho en común con el sebastianismo. Si Sebastián y los suyos estaban convencidos de estar acometiendo una misión superior, no otra cosa creían hace poco los independentistas, enardecidos por la fantasía de estar haciendo historia. Si aquellos hicieron oídos sordos a las advertencias y los consejos más razonables, estos ignoraron las múltiples voces que desde Europa, España y la propia Catalunya les pedían prudencia y respeto a la ley. Si los primeros sobreestimaron sus propias fuerzas, ¿qué decir del independentismo, que para cumplir sus objetivos habría necesitado una energía titánica, extraordinaria, y que, por no tener, no tenía el apoyo de más de la mitad de la población, el respaldo de ninguna potencia extranjera ni la bendición de ninguna institución internacional? Si aquellos desdeñaron al adversario, deformaron la realidad y acabaron creyéndose a pies juntillas sus propias fantasías, imagínense estos, que etcétera, etcétera.

Ahora sustituyamos los desiertos de África por jardines europeos y veremos cómo todas las piezas terminan de encajar. Siguiendo los pasos del atolondrado rey portugués, Puigdemont cruzó la frontera para librar lejos de casa una batalla que no puede acabar sino en derrota, porque Europa le va a seguir cerrando, una tras otra, todas las puertas. Pero su derrota va mucho más allá, porque las dinámicas de la política catalana están cambiando y en el nuevo tablero no habrá sitio para alguien como él. La etapa de las decisiones unilaterales ha quedado atrás, y la sociedad vuelve a premiar a quienes se esfuerzan por abrir vías al diálogo y al acuerdo y anteponen la búsqueda de soluciones a la creación de nuevos problemas. Se terminó el tiempo de los jugadores de ventaja, el aventurerismo político y las “ventanas de oportunidad”, el tiempo del providencialismo de quienes creían posible la independencia sólo porque la deseaban posible. Se terminó por tanto el tiempo de Puigdemont, que languidecerá por esos mundos de Dios a la espera de que se consume su muerte política, su particular Alcazarquivir.

Hace unos meses, en una entrevista concedida a este mismo periódico, el escritor Fernando Aramburu definió el nacionalismo como una ilusión de eternidad. En eso el sentimiento nacionalista es como el religioso. Saberse parte de una nación o una fe religiosa aporta a nuestras vidas un sentido de trascendencia y nos consuela de nuestra propia finitud, nuestra pequeñez. De ahí que las naciones, como las religiones, insistan en situar su origen en la noche de los tiempos y en presentarse como algo perpetuo, atemporal, inamovible, algo verdaderamente grande que siempre ha estado y siempre estará ahí. Las naciones dicen venir de mucho antes que nosotros mismos e ir mucho más allá, y ese sueño de inmortalidad colectiva reconforta, seduce y embriaga. Por eso, pese a haber hecho durante tanto tiempo tanto daño a la humanidad, las religiones y los nacionalismos siguen gozando de tan buena salud. Por eso seguirá habiendo gente dispuesta a creer en resurrecciones milagrosas y miríficos retornos y no faltarán poetas que evoquen la mesiánica extravagancia de Puigdemont como símbolo de pureza y dignidad.

Pero al final, como en el caso del sebastianismo, de todo eso no quedará más que una trasnochada promesa de esplendores patrios y un empalagoso poso de melancolía.

(12) Antoni PUIGVERD, “La frivolidad” a La Vanguardia (21-08-19)

“Durante este verano, Catalu­nya ha conmemorado la tragedia del 2017 con un sainete retórico de cuarta división. Sin pruebas, combinando conjeturas y prejuicios, ha circulado, durante meses, con el aval del presidente de la Generalitat y de la alcaldesa de Barcelona, una acusación de máxima gravedad, según la cual los servicios secretos españoles habrían hecho la vista gorda o, peor aún, habrían facilitado las sangrientas acciones terroristas de la célula yihadista de Ripoll. La acusación no se formulaba de manera clara, sino con lenguaje equívoco. Perdida la valentía de que antes se alardeaba, ahora se estilan los pellizcos de monja.

Carlota Guindal, Manel Pérez y Mayka Navarro, grandes periodistas de La Vanguardia, han desmontado la teoría de la sospecha demostrando que el CNI no tenía pinchados los teléfonos de los terroristas; que los Mossos nunca habían avalado la teoría de la conspiración del CNI; y que la ficha del imán terrorista no había sido destruida como malé­volamente se aseguraba. Demostraron ­asimismo que el supuesto informe que fundamentaba la especulación de connivencia entre el CNI y el imán y traficante Es Satty era un documento apócrifo, contradictorio e insustancial. El pasado sábado, segundo aniversario del salvaje atentado de la Rambla, este diario entrevistaba al comisario jefe de los Mossos, quien afirmó: “Las hipótesis requieren pruebas fehacientes y sobre esta acusación nosotros no las hemos encontrado”.

Es miserable usar una tragedia como la del 17-A para fabricar munición política. Es patético tener como único objetivo el desprestigio de España, dado que el objetivo propio –la independencia unilateral– empantanó en un callejón sin salida. Pero más miserable y patético es propagar que España busca la muerte de los catalanes. Muchos independentistas siguen creyéndolo. Vivir en el engaño es la pasión del siglo XXI” (…)

(13) Manel LUCAS, “Una societat que no es cau bé” a El País (21-08-19)

(…) “a Catalunya tenim un problema amb la sobreexplotació de paraules grosses –dignitat, democràcia, cop d’Estat, Catalunya, fermesa, blablabla. El que segur que som és una societat que no es cau bé: ens suportem, no ens escridassem –tret d’excepcions, com la del taxista que fa uns dies va accelerar cridant “és la independència, capullo”, al pas d’un dirigent de l’esquerra no independentista. Ens somriem, però estem incòmodes, evitem temes conflictius, deixem de parlar de política amb els “altres”, i suportem grups de WhatsApp només perquè sabem que tots veuríem que hem marxat. I, com a molt, ens conjurem en una conversa breu perquè “tot acabi bé”, fent un esforç per no esclarir què entenem cadascú per ‘bé’”.

(14) Ricardo DUDDA, “Un nuevo mundo ideológico” a Letras Libres (1-08-19)

(…) “Los dos triunfalismos, el tecnológico y el ideológico, en buena medida entrelazados, han fracasado. El consenso liberal se topó con el populismo y con nuevas brechas: sociedades abiertas-sociedades cerradas, cosmopolitismo-comunitarismo, campo-ciudad, educados-no educados, pero sobre todo la vuelta de la clase como categoría válida, consecuencia del crecimiento de la desigualdad. De pronto, el mundo ideal con soluciones win-win dio paso a un mundo de suma-cero (donde se perciben más los ganadores y los perdedores), como ha señalado el periodista del Financial Times Gideon Rachman.

El utopismo digital, por su parte, se topó con la tribu, como ya avisó McLuhan: “Cuanto más nos juntamos, ¿más nos gustamos? No hay evidencia de eso en ninguna situación que conozcamos. Cuando la gente se junta se vuelve más y más salvaje e impaciente.” El teórico de la comunicación anticipó el tribalismo en las redes y la cara oscura del engagement que promueve Zuckerberg en ellas: el creador de Facebook pensaba que la interconexión, la creación de comunidades y el compromiso con causas tendrían efectos positivos, pero han creado burbujas cognitivas y fomentado la radicalización.

Arrogancia liberal
Tanto los liberales como los tecnólogos utopistas tenían una visión de la naturaleza humana limitada: los primeros pensaban que el progreso (moral y material) es lineal, los segundos cayeron en la trampa del determinismo tecnológico. Ambos promovieron una sensación de inevitabilidad.

Las grandes plataformas tecnológicas crearon un nuevo ecosistema que ofrecía comodidad y gratuidad sin una aparente contraprestación. La idea de un sistema win-win volvió a parecer factible. Pero cuando los usuarios empezaron a comprender qué hacían con sus datos privados (no solo venderlos a empresas de marketing y data brokers sino también a partidos políticos), el mito de Silicon Valley de que la gente ya no valora tanto su privacidad se cayó. (Zuckerberg dijo en 2010 que la “norma social” sobre la privacidad había cambiado, pero casi diez años después, en 2019, tras la crisis de reputación de Facebook, se retractó: “El futuro es privado. Con el tiempo, creo que una plataforma social privada será más importante para nuestras vidas que las plazas públicas digitales”.)

Hoy el tecnooptimismo de principios de siglo ya no es tan fuerte y sabemos que sí que cedemos algo a cambio de lo gratis y cómodo. Somos más conscientes del desarrollo de un “capitalismo de vigilancia”, como lo ha denominado Shoshana Zuboff, autora de The age of surveillance capitalism: “[Es] un nuevo orden económico que usa la experiencia humana como una materia prima libre para ejercer prácticas comerciales ocultas de extracción, predicción y ventas”, y es también “una lógica económica parasitaria en la que la producción de bienes y servicios está subordinada a una nueva arquitectura global de modificación del comportamiento”.

La visión de la naturaleza humana de los utopistas liberales, por su parte, era incompleta porque asumían que toda la población aceptaba los valores de la diversidad y el cosmopolitismo. Su política de la inevitabilidad, de “lo tomas o lo dejas”, resultaba arrogante. Como ha escrito Zygmunt Bauman, “la invocación al ‘multiculturalismo’, en boca de las clases cultas, esa encarnación contemporánea de los intelectuales modernos, significa: ‘Lo siento, no podemos sacarte del lío en el que estás metido.’ Sí, hay confusión sobre los valores, sobre el significado de ‘ser humano’, sobre las formas adecuadas de convivir; pero de ti depende arreglártelas a tu modo y atenerte a las consecuencias en el caso de que no te satisfagan los resultados”.

El psicólogo social Jonathan Haidt afirma que hay, en esencia, seis valores importantes para la mayoría de la población: lealtad, justicia, libertad, jerarquía, cuidado y lo sagrado. Muchos votantes antisistema se movilizaron en defensa de algunos de esos valores. Cuando el populismo hizo aparición, el establishment liberal lo descartó simplemente como una vuelta atrás, como un bache en el progreso, y no como la respuesta a su propia arrogancia y una reacción de una parte de la población ante el miedo a perder sus valores. Algunos arrojaron todas las culpas (cuando claramente no todo se explica con eso) a la injerencia extranjera en las elecciones (Trump, brexit, Salvini) e incluso a teorías de la conspiración. Pero, como ha escrito John Gray, “si los centristas han virado hacia las teorías de la conspiración es porque se niegan a asumir el papel que han jugado ellos mismos en su propio declive” (…)

(15) Entrevista a Edgar MORIN a L’Obs (29-08-19): “Le fabuleux destin d’Edgar Morin”

(…) On compare régulièrement notre époque à la fin des années 1930. Qu’en pensez-vous?
C’est le même somnambulisme, le même refus de voir les périls. La différence, c’est qu’à l’époque, le danger venait d’une puissance à volonté hégémonique raciste; aujourd’hui, les périls sont autres. Les idéologies de gauche étaient solides, alors que nous assistons à présent à leur décomposition. La gauche est en miettes. Ses divers représentants s’imaginent qu’en se regroupant, ils trouveront la solution, alors qu’il s’agit de repenser totalement sa philosophie. A droite, il n’y a pas de pensée, sinon un nationalisme étroit conjugué à un libéralisme mondialisé. (…)

La crise de la démocratie est-elle profonde?
Les systèmes néo-autoritaires se répandent dans le monde entier, y compris en Europe. Il n’est du reste pas dit que la France ne soit pas déjà atteinte. Dans certains cas, comme Bolsonaro au Brésil, les dirigeants sont entièrement aux mains des puissances d’argent, dont ils permettent le déchaînement hors de contrôle. Le capital est infiniment plus puissant que dans les années 1930, où toute la presse dénonçait les « deux cents familles ». On n’entend plus de telle dénonciation aujourd’hui. Le mot d’« entrepreneur » a remplacé celui de « capitaliste » ou de « patron » ; tout un vocabulaire managérial s’est imposé, d’apparence plus aimable, qui masque la violence économique.

Politiquement, nous en sommes réduits, ditesvous, à un vide de la pensée?
Il y a d’abord eu la réduction du politique à l’économique, et de l’économie au néolibéralisme, durant les années Thatcher et Reagan. Puis, les partis politiques sclérosés n’ont pas su renouveler leur pensée face à la complexité croissante des problèmes. Or la démocratie ne vit que d’antagonismes féconds, d’oppositions d’idées. Celles-ci ont été remplacées par des oppositions de personnes. Les politiques, au lieu d’être les éclaireurs, comme sur la question des migrants par exemple, se conforment à ce qu’ils croient être l’opinion majoritaire. Ils sont de plus en plus hermétiques à tout humanisme à l’égard de ceux qui souffrent, qui sont humiliés, offensés. La France, qui était un pays d’accueil, s’est montrée très égoïste. La crise que nous vivons n’est pas seulement économique, mais une crise de civilisation, d’humanité même. Elle suscite des angoisses et des incertitudes. On ne croit plus au progrès, et les esprits se replient sur eux-mêmes, sur leurs identités particulières, nationales, ethniques ou religieuses. Il nous manque une conscience globale du destin de l’humanité et des dangers planétaires. (…)

Vous sentez-vous toujours « de gauche »?
Pour moi, être de gauche, c’est sentir vivantes en soi ses trois sources : la source libertaire, c’est-à-dire l’épanouissement des individus; la source socialiste, c’est-à-dire l’amélioration de la société; et la source communiste, soit la fraternité et la communauté. A cela, j’ai ajouté la source écologique, qui est notre relation avec la nature. Depuis que j’ai quitté, voici plus de soixante-dix ans, le Parti communiste, je n’ai plus appartenu à aucun parti, pas même au PSU ­ quoi qu’en dise ce satané Wikipédia! J’ai fait de la politique hors parti, à travers des tribunes et des livres, mais je me sens plus authentiquement de gauche que ses représentants officiels actuels.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada