FOCUS PRESS SETMANAL 152

Fa une setmanes The Economist aixecava acta de com la nova dreta està rebutjant la tradició conservadora per adoptar una radicalitat reaccionària que, entre altres coses, comporta la reivindicació del “bon nacionalisme”. Lluís Bassets [1] ens posa sobre la pista d’aquest nacionalconservadurisme, amb la  Edmund Burke Foundation  com a patrocinadora i el llibre The Virtue of Nationalism  de l’intel·lectual israelià Yoram Hazony com a referència. Aquesta mutació és un dels factors del que Jeffrey D.Sacks considera com la crisi de la democràcia angloamericana, de la que la coincidència de Donald Trump i de Boris Johnson al front dels Estats Units i del Regne Unit, respectivament, en seria la seva expressió més indiscutible. I sortint del marc occidental, pot advertir-se una certa concomitància en el fet  que a  la Índia -la “democràcia més gran del món”- el nacionalisme de Narendra Modi hagi estat ratificat àmpliament en les eleccions del passat  mes de maig (Sonia Faleiro).

Donald Trump no fa res per desmentir aquesta regressió liberal, ben al contrari insisteix en explotar un discurs racista i xenòfob per mobilitzar la seva base electoral (Alana Moceri), al mateix temps que la seva política proteccionista va incorporant nous adeptes arreu del món (Alicia González). No cal dir que en aquest context es fa cada cop més difícil arribar a grans acords globals per fer front a qüestions crucials com la fiscalitat digital, com explica Lucía Velasco [2] a Agenda Pública.

Mentre Xina, rere la seva imatge de gran potència emergent, ha de gestionar les seves inseguretats polítiques, com en el cas de l’efervescència democràtica de Hong Kong (Marco Esteban), però també econòmiques, amb dubtes sobre la versemblança del rendiment de les seves grans empreses públiques (Pablo Pardo).

Per a Europa el gran tema de futur és com sobreviure a la competició global entre els gegants americà i xinès. Nacho Alarcón creu que és imprescindible una intensa política exterior que prioritzi els interessos econòmics europeus, però és una incògnita si els nous dirigents de la Unió, amb Ursula von der Leyen al capdavant (Dominique Moisi) [3],  tenen la visió imprescindible per aplicar aquesta política i l’ambició i la voluntat d’enfortir la Unió  en una situació de gran fragmentació política i d’un possible replegament nacional d’algun dels grans estats membres com Alemanya (Ivan Krastev, Juan Palop).

Però el gran tema europeu de la setmana és el nou govern britànic dirigit per Boris Johnson (Alastair Campbell), amb la hipòtesi d’un Brexit sense acord a l’agenda, un escenari assumit amb fatalisme per Brussel·les (Bernardo de Miguel), tot i les dificultats objectives que tindrà Johnson per culminar el seu propòsit (Nacho Alarcón, Walter Oppenheimer) i que podrien acabar en un escenari electoral desfavorable pels “brexiters”, segons l’opinió de Timothy Garton Ash. Més enllà del desenllaç del Brexit, val la pena parar atenció al significat profund del fenomen Boris Johnson que passaria per fer del Regne Unit una mena de Singapur que actuaria com a pista d’aterratge del capitalisme nordamericà a Europa (Esteban Hernández) [4].

Tampoc pot passar inadvertit el vintè aniversari del regnat de Mohamed VI al Marroc, país clau en les relacions entre les dues ribes mediterrànies, sobre el que Fernando Peregil ha publicat un estat de la qüestió exhaustiu a El País. Veure també a política &prosa  l’anàlisi de Martí Roig sobre les reformes pendents del Marroc

El fracàs de la investidura presidencial de Pedro Sánchez ha generat una munió d’articles dels que presentem unes referències ordenades. En primer lloc, les cròniques sobre la negociació fallida entre el PSOE i Unidas Podemos (Carlos E.Cué i J.M.RomeroEl País, Enric Juliana i Pedro VallínLa Vanguardia, Ignacio Escolareldiario.es, Javier NegreEl Mundo). De la seva lectura es desprén que el PSOE es va veure forçat a negociar malgrat la seva escassa predisposició (Ignacio Escolar), que UP va sobrevalorar les seves possibilitats i que existien divergències internes sobre l’estratègia a seguir (Esteban Hernández), que una negociació seriosa per a un pacte de coalició difícilment es pot fer en unes poques hores (Roger Senserrich) [5], i que la possibilitat de noves eleccions el 10 de novembre no garanteix superar l’actual situació de bloqueig. També val la pena repassar la llista dels eufemismes utilitzats en tot el debat, com fa Daniel Gascón en un breu article a El País.

Per interpretar el fracàs de la investidura i del bloqueig polític creat uns analistes destaquen la manca de precedents europeus de coalicions dins d’un mateix espai polític (Víctor Lapuente) [6], altres remarquen la inadaptació dels partits a un nou mapa electoral fragmentat (Josep Maria Vallès, Ignacio Sánchez-Cuenca), i també la incompatibilitat de fons dels projectes polítics de PSOE i Unidas Podemos (Ricardo Dudda, José Ignacio Torreblanca ), o  la immaduresa política de Podemos i de la “nova política” en general (Fernando VallespínPablo Simón, Xavier Vidal-Folch). Un bon resum de tots aquests aspectes es pot llegir en l’article que Cristina Monge [7] publica a infoLibre.

Davant la incertesa creada pel bloqueig polític (Víctor Lapuente, Josep Ramoneda) es consideren de nou les diferents possibilitats abans de tornar a les urnes (Joan Navarro) [8]: reintentar la negociació per a un govern de coalició PSOE-UP (Grup Pròleg); explorar la “via portuguesa” d’un govern socialista amb suports externs d’UP i alguns nacionalistes (Rosa Cullell); insistir en una investidura de Sánchez gràcies a l’abstenció del PP i/o Ciudadanos (editorial del Financial Times, Francesc de Carreras), una opció més improbable encara després de l’acord que dóna la presidència de Navarra al PSN … També tè interés l’apunt de Xavier Arbós sobre el paper del Rei en aquesta situació.

La hipòtesi de la repetició electoral el proper 10 de novembre reobre les especulacions sobre els possibles guanyadors i perdedors, amb la mirada posada en unes enquestes (CIS, Sociométrica/El Español, 40dB/El País), de nou sota pressió (Oriol Bartomeus). Kiko Llaneras estima que els resultats no diferirien massa dels del 28-A, però està per veure com l’opinió pública acabarà metabolitzant el fracàs de la investidura. En tot cas els primers indicis apunten a un rebuig a unes noves eleccions, especialment entre els votants d’esquerres (editorial de El País).

En canvi,  a Catalunya sembla allunyar-se la hipòtesi d’un avançament electoral  com a resposta a la sentència del Tribunal Suprem. El darrer baròmetre del CEO no registra una alteració de l’actual correlació de forces entre independentistes i constitucionalistes, a la vegada que confirma que ERC s’imposa a JxC dins de l’espai independentista i que el PSC supera clarament  Ciutadans en l’espai constitucionalista (Joan Esculies) [9]. També és destacable el descens de l’opció favorable a la independència de Catalunya.

Mentre, es va fent patent que  el desig de la unitat independentista esdevé irrealitzable (Roger Palà, Isabel Garcia Pagan):  ERC fa més explícita la seva renúncia  a l’unilateralisme (Roger Torrent)  i aposta per una estratègia de “desbordament democràtic” (Enric Marín); i Carles Puigdemont publica un opuscle (“Reunim-nos”) en el que reclama una “direcció aliada” de l’independentisme i insisteix en la confrontació amb l’Estat com la única via possible (Iñaki Pardo). Uns plantejaments que no impedeixen la batalla per fer-se amb quotes de poder real a les institucions locals (Santi Vila).

Per refrescar la memòria sobre els orígens de les vicissituds de la política catalana en els últims anys és apropiat escoltar el testimoni de Joan Llinares [10] quan s’acompleixen 10 anys del descobriment de l’espoli del Palau de la Música:  “Catalunya ha normalitzat la corrupció“.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Lluís BASSETS, “El buen nacionalismo” a El País (28-07-19)

(…) Una vez alcanzado el poder en Washington y en Londres, que es como decir el mundo entero civilizado, solo hace falta que encajen las ideas para aclarar de una vez tanta confusión interesada. A ello se han dedicado medio millar de pensadores, periodistas y políticos identificados como conservadores, reunidos a mitad de julio en la capital de Estados Unidos bajo los auspicios de la Fundación Edmund Burke. Todo cuadra en la convocatoria y en los convocados: se trata de recuperar el nacionalismo bajo el rótulo de nacionalconservadurismo, más amable que el del nacionalpopulismo con el que se le ha caracterizado especialmente en Europa, y capaz de superar el libertarismo económico, el librecambismo globalista y el intervencionismo internacionalista de los neocons.

Las crónicas de la prensa estadounidense sobre el congreso revelan el papel estelar que ha desempeñado, entre muchos otros personajes, el joven intelectual israelí Yoram Hazony, feliz descubridor de la piedra filosofal del nacionalismo conservador en su libro La virtud del nacionalismo.

Hazony ha desarrollado toda una teoría de las relaciones internacionales, que se resuelve en dos formas de entender el orden mundial: o las naciones se conforman al sometimiento imperialista a organizaciones internacionales y globales, como la Unión Europea o Naciones Unidas, o se sublevan para recuperar el control sobre su destino como han hecho Trump con Estados Unidos y Johnson con el Reino Unido.

A quienes reivindican el nacionalismo o incluso un soberanismo de izquierdas frente a la globalización o a los Estados-nación establecidos les interesará saber que el pensador israelí, inspirándose en la Biblia, concibe las naciones como la reunión de tribus que comparten lengua, religión e historia “con el objetivo de defenderse y de emprender proyectos a gran escala”, y que además les atribuye nada menos que un derecho colectivo tan fundamental y progresista como el de autodeterminación.

¿No es una bella ironía que desde la derecha y desde cierta izquierda se pueda confluir en la recuperación ideológica del nacionalismo que conviene a Donald Trump y a Boris Johnson?”.

(2) Lucía VELASCO, “Fiscalidad digital: no podemos esperar más” a Agenda Pública (28-07-19)

(…) “Se espera que el debate a nivel europeo también recupere cierto consenso. La Comisión Europea propuso en 2018 varias normas para garantizar que se gravaban las actividades empresariales digitales de manera equitativa y favorable al crecimiento. La primera iniciativa (Propuesta de Directiva del Consejo por la que se establecen normas relativas a la fiscalidad de las empresas con una presencia digital significativa) proponía reformar la normativa tributaria para que los beneficios se registren y sean objeto de imposición en el lugar en el que estén los usuarios. La segunda (Propuesta de Directiva del Consejo relativa al sistema común que grava los ingresos procedentes de la prestación de determinados servicios digitales, o ‘impuesto sobre los servicios digitales”’) supondría un impuesto provisional que los estados miembros tendrían que aplicar. Estas medidas situarían a la Unión como líder mundial en el diseño de normativa fiscal adecuada para la economía moderna y la era digital. Por desgracia, y debido a la oposición de los países que se benefician del dumping fiscal, aún no se ha llegado a un acuerdo europeo sobre estas cuestiones. Esperemos que la renovada Comisión y la presión supranacional surtan efecto.
Lo que es evidente es que las bases imponibles están siendo socavadas sistemáticamente. Y eso es muy peligroso. Si el mercado laboral continúa precarizándose y utilizando fórmulas de empleo no convencional para ahorrar precisamente en cotizaciones sociales; si las empresas mueven su sede fiscal a países con tipos más bajos; si las grandes fortunas especulan en los mercados financieros globales sin más responsabilidad que aumentar sus rendimientos; o si hay todo un sector, como es el digital, que ni siquiera está contemplado en el ordenamiento jurídico y, por tanto, sólo extrae beneficios de los países sin dejar nada en ellos, el sistema se hunde. La menguante clase media no puede mantener sobre sus hombros a una sociedad prejubilada, que vive más años y que necesita cada vez más complementos públicos porque su poder adquisitivo es menor. Sólo en España, con lo que se recaudaría con un impuesto digital se podrían pagar casi todas becas y ayudas al estudio contempladas en los últimos Presupuestos Generales del Estado.
Estamos ante un problema global que obliga a actualizar el diseño de los impuestos pensados para una economía tangible e industrial de la que ya queda poco. Sin duda, la mejor estrategia sería encontrar soluciones multilaterales e internacionales a la fiscalidad de la economía digital. Por eso debemos celebrar el acuerdo del G-7. No obstante, conviene ir tomando medidas nacionales alineadas lo más posible unas a otras hasta que el tempo de los acuerdos globales nos alcance. No podemos esperar más”.

(3) Dominique MOISI, “Is Von Der Leyen the Leader Europe Needs?” a Project Syndicate (29-07-19)

(…) “Pero ahora le toca a von der Leyen diferenciarse claramente de la decepcionante mediocridad del liderazgo europeo reciente. En particular en lo económico, su discurso programático de apertura ante el Parlamento Europeo fue innegablemente convincente, al combinar coherencia y una clara expresión de su deseo de avanzar hacia un mundo descarbonizado. Además, von der Leyen es una jugadora política seria. Muchos en Alemania creen que vio en el ministerio de defensa un trampolín hacia el logro de su ambición real: llegar a la cancillería.
Pero muchos observadores europeos, entre quienes me incluyo, todavía nos preguntamos si tiene la combinación justa de carisma, fortaleza, resiliencia e inventiva política para ser la líder que Europa necesita. En primer lugar, es probable que este profundamente dividido Parlamento Europeo sea mucho más difícil de unificar y manejar que cualquiera de los anteriores. La mayor parte del tiempo predominarán en él consideraciones políticas puramente nacionales, con un proceso continuo de creación, redefinición y desarme de complejas alianzas oportunistas.
Además, la presidencia de la Comisión entraña tensiones y contradicciones que pueden ser difíciles de superar cualquiera sea el grado de carisma de su ocupante. Von der Leyen tendrá que mantener la confianza de los líderes nacionales que la designaron, pero sin parecer su vocera. Al mismo tiempo, deberá ganarse la confianza del Parlamento Europeo, que la confirmó para el cargo por muy estrecho margen. Y sobre todo, debe ser el rostro humano de una burocracia europea mayoritariamente anónima y, como tal, hablarles en forma directa y convincente a los europeos” (…)

(4) Esteban HERNÁNDEZ, “¿Quién se ríe ahora de Boris Johnson: su plan para transformar Reino Unido” a El Confidencial (30-07-19)

(…) “Sin embargo, es precisamente el sector financiero, aquel para el que Boris Johnson solicitaba un estatuto especial cuando era alcalde de Londres, el que podría salir beneficiado del alejamiento de Europa y de la amistad con los estadounidenses. La reducción de impuestos y una regulación muy laxa, que es la que quieren imponer los actuales gobernantes, sería una baza sustancial para seguir atrayendo capital y millonarios a Londres. En definitiva, un Reino Unido que amplificaría su papel financiero, y que atraería tecnología y creatividad a su capital, lo que no haría más que aumentar la brecha existente.
Por decirlo de otro modo, Boris Johnson quiso separar un territorio privilegiado del resto y trató de hacerlo por el lado pequeño, independizando Londres del Reino Unido. Y lo que no pudo conseguir por ese camino, trata de hacerlo ahora a lo grande: no es más que la secesión de las partes afortunadas de la sociedad del resto. Eso es lo que está en juego con el experimento británico, mucho más que el deseo de sus ciudadanos de recuperar el control, que el ascenso de los líderes populistas, el temor de las poblaciones atrasadas al cambio y demás lugares comunes con los que suelen enfocarse estos asuntos. De lo que se trata con este ahondamiento en la alianza entre EEUU y Reino Unido es de seguir profundizando en un modelo neoliberal cada vez más arriesgado. Como en otras épocas, el Reino Unido puede marcar la pauta de los cambios económicos. Haríamos bien en tener en cuenta todo esto cuando hablemos de extremas derechas y la UE y demás, y quizás entendamos que los pulsos políticos que estamos viviendo en España resultan doblemente absurdos”.

(5) Roger SENSERRICH, ”Esto no es una maldita serie” a Politikon (29-07-19)

“Lo peor que le puede pasar a un político es creerse sus propias fantasías. El artículo del País ayer sobre la «batalla» entre Iván Redondo y Pablo Iglesias sobre y su papel en las fallidas negociaciones para formar gobierno es un perfecto ejemplo sobre qué sucede cuando dos líderes caen en esa trampa.
Resulta que tanto Pablo Iglesias como Iván Redondo creen que serie como House of Cards, The Good Fight o Juego de Tronos son buenas representaciones de cómo funciona la política. Iván Redondo ve la política como un juego de ajedrez con piezas distribuidas de forma aleatoria, todo profundidad estratégica. Todo son maniobras, declaraciones, emboscadas, avances y fintas para dominar el campo de batalla. Todo es un elaborado juego con reglas invisibles donde el objetivo es dominar la narrativa.
Espero sinceramente que Redondo e Iglesias sólo dicen esta clase de chorradas para hacerse los interesantes de cara a la galeria, porque todos estos símiles son una soberana estupidez. La política no es un juego, ni una batalla, ni una elaboradísima partida de rol en vivo donde los votantes asisten extasiados ante las acciones de los dirigentes de cada partido. La política no es un competición de arte dramático donde estás intentando vender relatos a nadie. La política no tiene nada que ver con ninguna de las series que estos dos tipos describen extasiados durante todo el artículo” (…)

“Cuarto, y para acabar: incluso en la extraña, casi inaudita situación en que la narrativa cuente para algo, los políticos no están jugando al ajedrez, o al ajedrez aleatorio, o al ajedrez aleatorio a ciegas. Están dirimiendo quién va a tomar decisiones que literalmente afectarán a 46 millones de personas durante los próximos cuatro años. Esta idea de que el postureo, el ganar posiciones, la estrategia son más relevantes que sentarse en una mesa y hablar seriamente sobre ponerse de acuerdo para mejorar la vida a 46 millones de españoles es delirante. La insistencia en usar la retórica de guerras, batallas, combates, pugnas y demás flipadas belicistas no hace más que trivializar el hecho que la política, lo que se decide en política, es inmensamente importante, mientras que las bobadas sobre retórica son excusas para no hacer nada.
Mirad, en el fondo la política democrática es una cosa muy sencilla: escogemos a un grupito de gente mediocre para que tome decisiones importantes sobre cosas que afectan a todo el mundo. Son gente mediocre porque en el fondo todos los somos; aparte de Leo Messi, Beyonce y Tom Brady, genios hay pocos y no acostumbran a estar en partidos políticos. Estos mediocres toman decisiones sobre temas importantes porque alguien tiene que hacerlo, y no hemos encontrado un sistema de selección mejor. Los políticos deben recordar siempre dos cosas: primero, que son gente mediocre, y segundo, que están ahí para decidir sobre cosas, no para fliparse con maniobras dramáticas para conquistar la narrativa y chorradas postmodernas de estas.
En la antigua Roma, cuando los generales victoriosos desfilaban por la capital del imperio al frente de sus tropas en un triunfo, el esclavo que sostenía la corona de laureles sobre su cabeza les susurraba siempre al oído «memento mori» – recuerda que eres mortal. Quizás es hora que alguien le recuerde a Redondo, Iglesias, Sánchez, Echenique y compañía que están aquí de paso, no para vivir en la gloria”.

(6) Víctor LAPUENTE, “La ley secreta de las coaliciones” a El País (26-07-19)

(…) “La ley que explica la creación de coaliciones en nuestras democracias contemporáneas es la siguiente: todo partido se siente atraído por los partidos situados más cerca del centro ideológico y repelido por los ubicados en posiciones más extremas. Para montar un Ejecutivo, intentas coaligarte con quien hace frontera contigo en tu lado moderado y no en el radical. Invitas a entrar en el Gobierno a aquel aliado que, en caso de desviarse del comportamiento que habéis pactado, meta la pata por el centro y no por el extremo. Tener un socio que se pase de moderado es tolerable, pero que se salga del guion por radical podría ser letal para tu supervivencia como gobernante.
Sánchez no podía aceptar una coalición ortodoxa con Unidos Podemos de forma semejante a como la mayoría de dirigentes socialdemócratas no acceden a incluir como ministros a miembros de partidos más a la izquierda que ellos. Obviamente, buscan el respaldo parlamentario de estas fuerzas, de Portugal y España a Dinamarca y Suecia. Pero convertir a sus líderes en ministros sería enviar una señal de radicalización. Y, en un mundo que se guía cada vez más por percepciones, pocos presidentes de Gobierno quieren arriesgarse. A pesar de, o mejor dicho, gracias a, la creciente polarización política, poner en el Gobierno a un partido radical de tu bando resta, mientras que uno de centro, o incluso del bloque contrario, suma porque te confiere una pátina de razonabilidad. Iglesias podría haberlo intuido, y Sánchez anticipado, antes del vodevil de esta semana.
En Administraciones locales y autonómicas, el PP gana si gobierna con Ciudadanos, posicionado más al centro, y pierde si lo hace con Vox. Cuando sea necesario, los populares intentarán tripartitos. Pero, si tienen que elegir, siempre escogerán una coalición PP-Ciudadanos a una PP-Vox. Y no es porque, ideológicamente, el PP esté más próximo a Ciudadanos que a Vox. Como muestran las encuestas, los votantes de Vox y PP son muy parejos. Pero lo que condiciona las coaliciones de Gobierno no es la distancia ideológica, sino la imagen mediática. Un pacto con Ciudadanos lava la cara de un Gobierno del PP y un pacto con Vox la ensucia. Algo similar ocurre con las formaciones conservadoras en toda Europa. La CDU-CSU alemana le ha dado al SPD, en las antípodas ideológicas en muchos aspectos, unos ministerios que jamás concederá a partidos de una derecha radical con la que coincide en variados puntos programáticos.
Así también, los Comunes de Barcelona (encarnación pura de la política moderna y alternativa) invitan gustosamente al PSC (paradigma de la política vieja y convencional) a entrar en el gobierno municipal, otorgándoles considerables áreas de influencia. La razón es que los socialistas están colocados más al centro que los Comunes en los dos ejes de competición electorales en Cataluña: izquierda-derecha y nacionalismo. Son, por tanto, sus socios ideales. En cambio, Colau sería reticente a conferir el mismo poder a un partido más extremo que los Comunes en cualquiera de esas dos dimensiones, como, por ejemplo, ERC o la CUP. De nuevo, es posible que los Comunes simpaticen más con los republicanos o los cupaires que con los socialistas en las políticas más importantes. Pero no les darían ni una fracción de la discreción que le han entregado al PSC en Barcelona. Con Colau de alcaldesa, Ernest Maragall nunca tendría el poder efectivo que disfruta Jaume Collboni.
Esta discrepancia no es una cuestión de egos o química personal, sino de física política. Tu poder de negociación para entrar en un Gobierno es inversamente proporcional a tu distancia al centro del sistema de partidos. Las formaciones que, como Vox, pululan en órbitas lejanas reciben la atención de todos los telescopios mediáticos, pero están a años luz del poder real. Se nos dice que estos partidos determinan la agenda de discusión. Pero apenas rozan la esfera de decisión, y menos la de implementación, fundamental en España.
Como los planetas, las coaliciones de partidos gravitan hacia el centro. Los que se encuentran más cerca del núcleo de cada galaxia, como el PSC en Cataluña o Ciudadanos en el conjunto de España, son los que pueden acumular más puestos de Gobierno, porque son los aliados ideales: los que menos desgastan a sus compañeros de coalición. Iceta lo ha entendido bien. Rivera, no.
Esta ley gravitacional de las coaliciones opera en contraposición a la paulatina trivialización de la política. Cuanto más se polariza el discurso, y más se habla del ellos contra nosotros, más peligroso resulta para un partido con vocación de Gobierno confiar en otros más radicales dentro de su bloque ideológico, porque espantan más a los votantes moderados. En tiempos de gritos, el objetivo es no asustar al electorado”.

(7) Cristina MONGE, “Una coalición es solo un medio, jamás un fin” a infoLibre (29-07-19)

(…) “Lo ocurrido la semana pasada se ha contado ya por unos y otros. Cada cual creerá más aquellas versiones que coincidan con el partido que más simpatice, como mandan los debidos sesgos. Más allá de eso, conviene ir sistematizando algunas conclusiones. Distintos estudios sobre gobiernos de coalición, como este cuya lectura recomiendo y que ya he referenciado en otras ocasiones, señalan cuatro elementos como causas de ruptura o fracaso de las coaliciones: las diferencias sobre las políticas, las desavenencias entre los líderes, los costes de la coalición para cada uno de los partidos y las divisiones internas dentro de cada formación al respecto. Si se piensa despacio, en el caso español se han dado todas.
Diferencias sobre las políticas: se suele decir que no había diferencias en la parte programática, pero es posible que esas diferencias no emergieran porque apenas se habló de programa, y cuando se detectaron, se gestionaron de la peor forma posible, desde la renuncia. Cuando se dice que un buen acuerdo empieza por pactar el desacuerdo no significa que una de las partes haya de renunciar a su ideario, y eso es exactamente lo que hizo Pablo Iglesias cuando afirmó que si el problema era el referéndum en Cataluña, renunciarían a él. No, no es eso. Ningún acuerdo resulta positivo cuando el precio a pagar es tan alto. Otra cosa es que se acuerde la postura común, pero jamás se debe renunciar a seguir defendiendo la propia. ¿Esta iba a ser la pauta en el resto de diferencias, que las hay?
Desavenencias entre los líderes: no hace falta argumentar algo que se ha visto a todas luces. La relación entre ambos dirigentes, que en la moción de censura vivió sus mejores momentos, se ha ido agriando a fuerza de egos, altivez y desaires. Resulta ya un lugar común decir que la base del acuerdo es la confianza, que una vez rota de forma desgarradora es muy difícil de recomponer. Desde luego, no a corto ni medio plazo.
Los costes de la coalición: un gobierno de coalición en minoría y por la izquierda hubiese sido un hito en la historia de España y de Europa. Si no se ha hecho antes, tanto aquí como en otros países de nuestro entorno, quizá sea porque el coste es demasiado alto. En un caso, el de los partidos socialdemócratas, porque pueden verse comprometidos en posiciones políticas que consideran indeseables, y en otro, el de las formaciones “a su izquierda”, porque el abrazo del oso les puede ir estrangulando como ha ocurrido ya en experiencias en el ámbito local y autonómico.
Las divisiones internas de cada partido: el proceso de negociación vivido estos días ha dejado muchas heridas abiertas, algunas en el interior de cada formación. La de Podemos es la más visible: IU se desmarcó tomando la decisión de voto por su cuenta de forma autónoma a Podemos, en Equo hay división de opiniones, desde Cataluña se oyen voces críticas y Anticapitalistas se mostró reacio al gobierno de coalición desde el primer momento. A esto hay que sumar las diferencias también notables de socios naturales de Podemos como Compromís, cuyo líder declaraba unos minutos antes de comenzar el pleno de investidura que si el PSOE le hubiera hecho la oferta, él la habría aceptado. En las filas socialistas, aunque han salido del proceso con bastante cohesión, no han faltado tampoco discrepancias entre quienes miraban con más o menos simpatía la coalición.
A estos cuatro elementos hay que sumarles, al menos, uno más, propio del momento político. Los  partidos más jóvenes –ya nadie habla de “nueva política”, como señala Fernando Vallespín en esta columna– han puesto su objetivo en sustituir a sus compañeros de bloque, algo así como matar al padre. Mientras no encuentren una forma de convivir, la gobernabilidad será difícil, cuando no imposible, sobre todo en la izquierda. En esa izquierda que, como dijo Sánchez en su discurso, aunque pareciera la letra de una canción de Sabina, ‘pierde hasta cuando gana'”.

(8) Joan NAVARRO, “Proteger a la ‘reina’” a Agenda Pública (29-07-19)

(…) “Sí, habrá segundo intento y antes del 11 de septiembre; no se le puede pedir a ERC que se abstenga en plena Diada. Hoy, los socialistas saben (y las encuestas y cualitativos confirmarán tras el verano) que el único que tiene algo que ganar si se repiten elecciones es Pablo Casado. Ahora se entiende en toda su dimensión la audacia de Rajoy en 2016 no aceptando la propuesta del Rey para someterse a la investidura; los electores castigan a quienes pierden y, si hay repetición electoral, Pedro Sánchez habrá perdido.
Los socialistas volverán a jugar la carta del desbloqueo, pero saben que ni el PP, ni mucho menos Ciudadanos, se abstendrán, y que un acuerdo de investidura o programático con Podemos, ya sin sillones en el Consejo de Ministros, es (seamos claros) una quimera. Un Gobierno en solitario de Sánchez sería una victoria tal sobre Podemos, una humillación en palabras de Iglesias, que la crisis interna posterior se llevaría por medio no sólo al propio Iglesias sino a Montero; y, como todo buen leninista sabe, lo primero es el control del partido, que es lo único que permanece, pues los electores van y vienen. No habrá Gobierno en solitario, porque la derecha prefiere elecciones y Podemos no perder el control del partido.
¿Es, pues, razonable pensar que habrá de nuevo negociaciones para salvar el escollo de las políticas activas de empleo? No, no lo es; haría falta un milagro. Cuando Iglesias encargó a Echenique las negociaciones, sabía que lo importante era proteger a la reina. Cuando Sánchez hizo lo propio con Calvo, la misión era llegar a las elecciones con los peones intactos. Tras la primera vuelta, ambos han logrado sus objetivos, entre los que no se encontraba formar un Gobierno de coalición; al menos no como principal objetivo.
Cuando Sánchez replicó a Iglesias que quizás sin el apoyo de Podemos no sería presidente ahora, sólo podía estar pensando en que después el reagrupamiento del voto en torno a los dos grandes partidos les permitiría gobernar de nuevo en solitario con pactos puntuales; o, simplemente, que después de una repetición electoral, los diputados de Errejón serán suficientes. Pero incluso esta jugada es demasiado arriesgada para quien ya ha demostrado ser el presidente más audaz de nuestra democracia.
No, ya no es razonable pensar que habrá un acuerdo de gobierno. Estamos en el terreno de los audaces y los milagros… aunque éstos, en política, existen”.

(9) Joan ESCULIES, “L’estratègia del no-independentisme” a Ara (28-07-19)

(…) “L’estratègia passa ara per situar el PSC al mig i articular un ventall de pactes amb altres formacions o partits satèl·lit. Per exemple, la Lliga Democràtica, que arriba amb una missió concreta: captar pel flanc del centredreta els independentistes temperats amb record de vot convergent que gairebé per no trair el pujolisme no gosen votar el PSC, a més d’aquells democratacristians per a qui la inclusió d’un Espadaler a les llistes no és prou per fer el pas.
Joan B. Culla ha escrit unes interessants memòries que ha promocionat amb el lema de ‘Blade runner’, “Jo he vist coses que vosaltres no creuríeu…” És probable que a l’historiador n’hi quedin per veure encara algunes que, malgrat l’experiència, tampoc creurà. I és que en aquest mapa d’aliances al voltant dels socialistes per descavalcar l’independentisme també s’hi convidarà els comuns –la predisposició del sector més antinacionalista procedent d’ICV és evident– i també –i no és una paradoxa– els sobiranistes del PDECat que es plantegen un model assimilable al PNB. Els estrictes hereus de CDC que, descontents amb la liquidació del partit i del seu espai, veuen les limitacions electorals i programàtiques d’un ‘rassemblement’ a l’entorn de Puigdemont.
L’estratègia del no independentisme no passa per reconèixer el bloc opositor i plantejar-li un referèndum pactat. Es tracta d’aprofitar que l’independentisme, en comptes de consolidar el seu espai per mitjà de la gestió, continua analitzant el present no pas a partir de com són les coses sinó de com es voldria que fossin. Per això demana un pacte de claredat quan la realitat és una altra –i molt dolorosa per a aquells que pateixen les conseqüències penals de l’octubre de 2017–, i és que, com a mínim, mentre les majories no canviïn no hi haurà referèndum.
L’independentisme mira el Quebec, però oblida que a les files socialistes hi ha molts experts en el federalisme canadenc. Avui el jovent quebequès s’ha allunyat de les posicions independentistes. A Catalunya tenim una capa de la població d’edat avançada mobilitzada pel Procés, però un vot més jove molt volàtil. L’Estat –per bé que amb l’actuació vergonyosa dels cossos i forces de seguretat l’1-O i disposat a assumir els costos que calgui, com va augurar el malaurat Alfredo Pérez Rubalcaba–, ha aguantat l’embat independentista.
Allò que proposen el PSOE –el partit clau en la vertebració de l’Estat en els darrers 40 anys– i el PSC no és incendiar Espanya plantejant un plebiscit, sinó “pactar amb qui sigui” a Catalunya per desincentivar des del poder amb polítiques la part de votants independentistes estrictament necessaris perquè l’independentisme no governi i deixar per perduts la resta mentre els seus líders entren en combustió tot sols, que és el que s’ha fet al Quebec”.

(10) Entrevista a Joan LLINARES a El Confidencial (28-07-19): “El hombre que levantó la alfombra del 3%: ‘Cataluña ha normalizado la corrupción’”

(…) “Con esta trama del Palau y con todo lo que se ha ido destapando del 3%, mucha gente que hoy sigue gobernando y dirigiendo la política catalana debería estar apartada completamente, ya sea en su casa o en la cárcel. Pero ahí siguen “… “Mi sensación, por este caso y por el resto que hay en el Estado español, es que no hay conciencia del daño que hace la corrupción. No existe ninguna predisposición política a nivel de gobierno que se plantee seriamente luchar contra ella. Usan la corrupción para tirarse los trastos unos a otros y nada más. No hay conciencia ni en Cataluña ni en el resto del Estado y eso hace que la corrupción siga latente. Vividores, bandas organizadas en todos los partidos políticos, que se perpetúan en el poder y se enriquecen ilegalmente. Es sorprendente que no tengamos leyes específicas como en Francia o Italia” … “Mi tierra, Valencia, parece que sea el lugar donde hay más corruptos de España por la naturaleza esperpéntica de los personajes, pero yo vengo estudiando el fenómeno de la corrupción desde hace muchos años y no he visto diferencias sustanciales en ningún territorio de España. El sistema está estructurado de manera que se hagan adjudicaciones de obra pública en función del político de turno.
Esto además se ha ido perfeccionando hasta la perversidad más absoluta, ya hasta presumen de que los expedientes están perfectos. A Artur Mas se le ha oído decir esto más de una vez cuando se le acusa del 3%, o a Paco Camps, o a los políticos de Madrid y Andalucía. Todo está bien porque administrativamente han conseguido que sea indetectable. Pero en Andalucía y en Cataluña los ‘modus operandi’ son los mismos, y la mentalidad de los que están involucrados difieren muy poco. La mayor diferencia es la ideología, en la que unos juegan el papel del victimismo y de inventarse determinadas persecuciones políticas” … “En la Comunidad Valenciana o en Baleares los partidos con casos de corrupción lo han pagado electoralmente. También a nivel de España, el gobierno de Mariano Rajoy cae cuando la sentencia de la Gürtel, que condena al Partido Popular como participante, y se usa la corrupción para motivar la moción de censura” … “… en Cataluña hay una componente que acompaña a todos los procesos de corrupción que es que la ha normalizado. Su normalización, la banalización del problema” … Ha habido ciertas reacciones a la corrupción dentro de la sociedad catalana, no olvidemos que la CUP impide la investidura de Artur Mas porque lo considera un corrupto. O los cambios de nombre de Convergencia, que ha hecho tantas filigranas que ya no sé ni cómo se llama. Otra cosa es que no se haya hecho la limpieza que se debería. Como que el señor David Madí esté todavía en el patronato del Palau de la Música. ¿Por qué el patronato se negó a acusar a Convergencia en el juicio sabiendo que se jugaban seis millones de euros que pertenecían al Palau? La sensación de que la corrupción aún está ahí la tengo al ver a personas con tanto poder involucradas en casos judicializados” (…)

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada