FOCUS PRESS 153-154

Quina mala pinta té aquest món! Així titulava Emilio Ontiveros un article dedicat a l’estat de l’economia global on constata que hi ha prou indicis negatius per anunciar una propera recessió mundial (Guillermo de la Dehesa), que difícilment serà superada per la política monetària convencional i que necessitaria d’una política fiscal reactiva (Guntram B.Wolff). En el rerefons, les conseqüències de la guerra comercial desfermada entre els Estas Units i Xina (Xavier Vidal-Folch).

Una guerra comercial que forma part d’un procés de les dues grans potències mundials per trobar un marc de relació estableAndrés Ortega) [1]. Un procés llarg i tortuós en el que tant la Xina (Marta Domínguez, Ana Fuentes, Manuel Castells) com els Estats Units hauran de resoldre les seves contradiccions internes.

Contradiccions que també afecten al conjunt del món occidental, com per exemple la política en relació a l’Iran (Mark Leonard), amb la dificultat afegida de la gestió erràtica de la política exterior nordamerica per part de Donald Trump, amb la fulminant destitució de John Bolton com a últim episodi (Ivo Daalder/I.M.Destler, Lluís Bassets, Juan Tovar, [2],  Dexter Filkins).

La contribució europea al desgavell general ha tingut en últims dies signes contraposats. D’una banda el potencial destructiu del Brexit segueix manifestant-se sense aturador, amb una crisi institucional al Regne Unit sense  precedents (editorials del Financial Times i The Economist, Richard J.Evans, Ignacio Molina, María Ramírez, Carles Casajuana, Xavier Arbós, José Tudela, Víctor Lapuente); amb un Boris Johnson encapçalant l’onada populista (Enrique FeásLluís Bassets, Carolin Emcke, Ian Buruma) contra la democràcia liberal consuetudinària britànica que liquida la tradició conservadora (Lorenzo Bernaldo de Quirós, editorial de The Economist, Timothy Garton Ash [3]); sense perspectives de que la Unió Europea accedeixi  fàcilment a una renegociació (Xavier Vidal-Folch, Guy Verhofstadt, Simon Jenkins ); i amb unes eleccions incertes a l’horitzó (Gérard Grunberg).

En sentit contrari, la situació política italiana s’ha capgirat com un mitjó: la crisi política provocada per Matteo Salvini ha conduït al seu suïcidi a curt termini (Anna Buj, Daniel Verdú)  i s’ha resolt amb un acord improbable fa tres anys entre els grillini i el Partito Democratico (Jorge del Palacio, Steven Forti [4]), Petra Malfertheiner/Óscar Moreno, Daniel Conversi) i, el que és més important, amb un govern de clara orientació europeista (Xavier Vidal-Folch, Enric Juliana).

El gir polític italià coincideix amb el moment en que Ursula von der Leyen ha fet pública la composició de la nova Comissió Europea, de caràcter paritari, amb majoria de comissaris socialistes i amb la incorporació d’un membre dels Verds i dels ultraconservadors, i amb una orientació decidida cap a la transició energètica (Nacho Alarcón, Ignacio Molina, Andrés Gil, Daniela Schwazer).

Alguna comentaristes (Enric Juliana, Andrea Rizzi) comparen la flexibilitat mostrada per les institucions i la classe política italianes en resoldre la seva crisi política amb el bloqueig postelectoral de la situació política espanyola, amb efectes rellevants sobre la posició i la influència d’Espanya i d’Itàlia dins de la Unió Europea.

Efectivament, el bloqueig polític persisteix en semblar inviable un possible acord entre el PSOE i Unidas Podemos, a la vegada que els partits de la dreta es mostren insensibles a les crides  a facilitar la governabilitat. Descartats els escenaris d’una coalició d’esquerres (Fernando Casal), d’una coalició transversal  o d’una investidura gratuïta (Daniel Basteiro, José Antonio Zarzalejos), només queden dues sortides: un acord de governança per fases entre les esquerres (Eduardo Moyano[5], Jorge Fabra, Antonio Elorza, Javier Pérez Royo,)  o la repetició electoral el 10 de novembre.

Un allau d’articles intenten interpretar com i perquè s’ha arribat a aquesta situació. S’infereix que l‘estratègia de Pedro Sánchez (veure entrevistaEl País) consisteix en reduir primer  l’espai de l’esquerra de l’esquerra per fer un gir posterior cap al centre (Nacho Cardero) [6], aprofitant el buit que està deixant Albert Rivera amb la seva deriva dretana (Enric Company, Víctor Lapuente, Juan Claudio de Ramón). D’aquesta manera s’aglutinaria entorn del PSOE una majoria moderada -“cautelosa“, Juliana dixit– per fer front amb garanties a les turbulències que provoqui la recessió anunciada (Raymond Torres), les rèpliques a la sentència sobre el procés (Javier Pérez Royo), o les conseqüències d’un Brexit sense acord en el context europeu. Òbviament, per assolir aquesta majoria sembla inevitable anar a unes noves eleccions (Lucía Méndez, Carlos Elordi), a la vegada que construir el relat que justifiqui aquesta decisió (Guillem Martínez, Kepa Aulestia, Francesc-Marc Álvaro).

Però, les probabilitats  que aquesta estratègia sigui guanyadora són incertes i no falten veus que demanen prudència i recomanen un acord -fins i tot un mal acord- (Juan Luis Cebrián, Felipe González, Esther Palomera, Fernando Vallespín [7],  Enric Juliana) abans d’anar a unes eleccions en un clima d’emprenyament social per la ineficàcia de la classe política (Enric Juliana) i de decepció entre els electors d’esquerres (Josep Ramoneda, Silvia Claveria).

Sobre les causes de la inviabilitat de l’acord entre el PSOE i Unidas Podemos hi ha analistes que posen el focus en les incompatibilitats en els grans temes de fons sobre la concepció de l’Estat i de la societat que generen un pòsit de desconfiança (Víctor Lapuente) que té unes arrels històriques en la divisió entre socialistes i comunistes ( Andrés Ortega). Tanmateix,  per altres comentaristes aquestes diferències “ontológiques” no haurien de ser obstacle per negociar uns codis de conducta que fessin possible acords sobre les polítiques públiques a impulsar (Cristina Monge, José Ignacio Torreblanca, José Fernández Albertos [8]).

Respecte a la posició d’Unidas Podemos, és interpretada en clau resistencialista del nucli dur entorn de Pablo Iglesias, erosionat per les diferències amb les diverses confluències i amb Izquierda Unida, i per l’escissió de Más Madrid (Pedro Vallín, Esteban Hernández, Teodoro León Gross). Si aquesta interpretació és certa, faria bé Pedro Sánchez en escoltar l’advertiment de Pau Luque: “no acorralis mai un nihilista polític“.

Si es confirma finalment  la repetició electoral, a data d’avui les enquestes publicades (Sociométrica/El Español, Sigma Dos/El Mundo, NC Report/La Razón, GAD3/ABC, Key Data/Público, Celeste-Tel/eldiario), segons les estimacions de Kiko Llaneras, es produiria una escenari en el que el PSOE obtindria el 31.6% dels vots i 138 escons; el PP, 19.5% i 82 escons; UP, 13.7% i 37 escons; C’s, 12.8% i 41 escons; Vox, 8.8% i 17 escons. Però no pot ignorar-se l’impacte que podria tenir en els electors el fracàs de la legislatura que, en paraules de Marta Romero [9], “puede poner a prueba el umbral de tolerancia social respecto a la (in)capacidad de la clase política para llegar a acuerdos y gestionar el multipartidismo”.

Els actes de la Diada d’enguany (Rafael Jorba, Jordi Mercader) no han aportat novetats significatives en l’inacabable compàs d’espera de la política catalana (Guillem Martínez,  Lola García). El ritus anual per revifar la flama del poble independentista no ha pogut amagar l’absència d’una estratègia compartida, la soterrada rivalitat electoral o la manca d’un lideratge reconegut per tot l’independentisme (Joan Esculies [10], Jordi Mercader, Neus Tomàs). A la vegada que certifiquen -un any més- la degradació de les institucions de la Generalitat (Argelia Queralt), convertides en patrimoni exclusiu d’un independentisme que ha ofegat el catalanisme (Antoni Puigverd). Sense que les renovades proclames per tornar-hi i per aixecar tsunamis democràtics trobin el ressò esperat en una ciutadania fatigada per les vicissituds del procés (Francesc-Marc Álvaro, Lola García, Lluís Mauri).

Potser ja va sent hora d’abandonar la “teatrocràcia” i passar pàgina (editorial de política&prosa) per tornar a la realitat, com afirma  Raimon Obiols [11], en  comentar el llibre recent de Francesc-Marc Álvaro Assaig general d’una revolta-: “… el pujolisme en el poder hauria estat teatrocràcia, i també hauria estat teatrocràcia (i no oclocràcia, poder de la plebs, com medita Àlvaro) el “procés”, amb els seus enormes espectacles i els seus drames. Un prolongat ‘efecte Potemkin’ ha creat sens dubte un nombrós públic. Però d’aquests grans constructes emotivistes és molt fàcil perdre’n el control, que és el què ha passat, amb totes les seves pèssimes conseqüències“.

Un símptoma d’un possible canvi d’escenari -que cal agafar amb pinces- són les enquestes (NC Report/La Razón, Electomania, CEO) que pronostiquen canvis a l’interior de cada bloc, amb la primacia d’ERC en el camp independentista i del PSC  en el camp constitucionalista, i que podrien donar pas a una situació de bipartidisme imperfecte protagonitzat per aquests dos partits (Mario Ríos).

En l’àmbit del pensament volem destacar l’aparició del nou llibre de Thomas Piketty Capital et Idéologie en el que repassa la història mundial de les desigualtats i proposa el seu programa de reforma radical del capitalisme. Per fer-se’n una primera idea recomanem l’entrevista  [12] publicada a L’Obs.

 

ARTICLES RECOMANATS

(1) Andrés ORTEGA, “EEUU contra China: el nombre de la cosa” al blog del Real Instituto Elcano (3-09-19)

“El nombre de las cosas, de los conceptos, importa y no resulta neutro, sino que refleja además de diferencias de análisis, opciones políticas (de policy) diversas. EEUU está inmerso en un nuevo diseño de su política hacia China, aunque aún no esté claro lo que busca la Administración Trump, y Pekín está respondiendo. ¿Cómo llamarlo? Es debatible, y probablemente no se haya dado aún con el término apropiado, ya que estamos ante lo que Jonathan Ward llama una “competencia única y original”, que, añadimos, no es entre Estados clásicos sino entre Estados-civilizaciones y que tendrá factores de competencia y enfrentamiento junto a otros de interdependencia, una “rivalidad interdependiente”. Ya en 2017, Graham Allison escribió sobre el peligro de caer en lo que llamó “la trampa de Tucídides”, a saber, la competencia finalmente militar entre Atenas y Esparta. Según esta visión, “dejando a un lado las intenciones, cuando una potencia creciente amenaza con desplazar a una potencia gobernante, el estrés estructural resultante hace que un choque violento sea la regla, no la excepción”. No estamos –¿todavía?– ahí” (…)

(…) “Guerra comercial y tecnológica

El enfrentamiento se presenta como una guerra comercial, que va escalando peldaños y que esconde una guerra por el predominio tecnológico. De hecho, también la UE ya ha calificado a China como un “competidor estratégico” y un “rival sistémico”. Pero los europeos no han tomado medidas de represalia contra China (aranceles, no acceso a ciertos productos tecnológicos) como EEUU, sino medidas de precaución. Aunque están por ver los resultados, y si se mantiene este tipo de tensión cuánto puede influir en la marcha de esta guerra la ralentización de la economía mundial, incluida la de EEUU. Trump empezó ya en su campaña electoral a quejarse de los empleos que EEUU estaba perdiendo frente a los productos chinos, lo que tuvo eco en una parte de su electorado. Las contramedidas chinas –por ejemplo, respecto a las importaciones de soja, o los gestos de devaluación competitiva– van en buena parte también dirigidas contra ese electorado en unos meses importantes de cara a las elecciones de noviembre de 2020. EEUU poco puede influir políticamente sobre el sistema chino. Transformar el enfrentamiento en una guerra comercial para la asfixia tecnológica de China puede llegar tarde y acabar siendo contraproducente, reforzando en un período de tiempo relativamente corto la autosuficiencia, frente a la interdependencia, de China y frenar su inserción en un sistema internacional compartido.

Una cosa se puede transformar en otra. Y seguramente la situación que se está creando tiene elementos de todo lo planteado, y muchos nuevos de competencia e interdependencia. En todo caso, China puede frenar, pero no va a cejar en su ascenso. EEUU y China van a tener que convivir e interrelacionarse, en una relación mucho más compleja que la que vivieron la gran superpotencia norteamericana y la Unión Soviética. Para ambos, y para el resto del mundo, se plantean retos que nunca se habían vivido antes. Y realmente no se sabe aún bien qué nombre ponerle a esta nueva situación en ciernes”.

(2) Juan TOVAR, “Bolton y la crisis de la política exterior de Estados Unidos” a Agenda Pública (11-09-19)

(…) “Si Bolton defendía una política exterior enérgica que incluyese, de ser necesario, el uso de la fuerza, Trump había llegado al poder prometiendo acabar con las llamadas ‘guerras interminables’, esos conflictos en los que Estados Unidos llevaba envuelto durante años con resultados negativos y del que Afganistán se ha convertido en un ejemplo prototípico; uno de los puntos, por cierto, de consenso entre Trump y la mayor parte de candidatos demócratas que participan en las actuales elecciones primarias.
Las propuestas de Bolton en la mayor parte de supuestos de relevancia para la política exterior estadounidense (desde Venezuela a Siria, de Irán a Corea del Norte y de Afganistán a Rusia) no han tenido una gran acogida por parte del presidente estadounidense y demostraron de forma reiterada la limitada influencia del consejero de Seguridad Nacional en el proceso decisorio de la Administración, a pesar de los temores de sus numerosos críticos en Washington sobre su capacidad de maniobra para introducir a Estados Unidos en un nuevo conflicto armado.
Lo paradójico del caso es que si el primer equipo de Seguridad Nacional de Trump, a algunos de cuyos integrantes el periodista James Mann calificó de adults in the room, parecía formado para contener los impulsos del presidente estadounidense, en esta ocasión no sería sino el propio Trump quien tuvo que contener los de su consejero en su papel de decisor último, tal y como el mismo presidente enfatizó” (…)

(3) Timothy Garton ASH, “Revolucionarios conservadores” a El País (12-09-19)

“El Reino Unido se aproxima a toda velocidad a un momento decisivo para la democracia. El culebrón del Brexit puede acabar siendo uno de los peores casos de la plaga mundial actual de populismos nacionalistas o el mejor ejemplo de una democracia contraatacando. Para aprovechar la oportunidad que ofrece esta crisis será necesaria una prudencia extraordinaria por parte de todos los votantes británicos que quieren que su país sea fiel a sí mismo. En otras ocasiones hemos hablado de voto táctico; ahora será un voto existencial.

Tal vez afirmar que el populismo británico puede ser uno de los peores parezca un ejemplo más de la importancia desmesurada que se atribuye el Reino Unido a sí mismo. ¿Peor que la destrucción de la democracia practicada por Viktor Orbán en Hungría? ¿Peor que el daño que Donald Trump puede hacer al orden internacional? Pero no hay ningún otro populismo que con tanta certeza vaya a descomponer el país que asegura querer salvar. El Brexit salvaje hacia el que nos lleva el primer ministro Boris Johnson, como un piloto de carreras enloquecido, puede muy bien suponer el fin del Reino Unido. Además de debilitar la Unión Europea y la alianza transatlántica” (…)

(4) Steven FORTI, “Salvini resucita (sin querer) al PD” a CTXT (30-08-19)

(…) “Los obstáculos son muchos, es evidente, a partir de las diferencias y un lustro de insultos entre PD y M5E. Continuan con la elaboración de los presupuestos que se deben aprobar antes de diciembre. Ahí las instituciones europeas podrían echar una mano. Europa es una de las claves, no lo pierdan de vista: el voto del M5E a favor de Ursula von der Leyen en julio –la Liga votó en contra– abrió una primera grieta.
¿Los de Di Maio aceptarán cambiar de prioridades? ¿Hasta qué punto? ¿Y Renzi? ¿Cómo es de fiable? Muy poco teniendo en cuenta los antecedentes: puede hacer caer el gobierno cuando quiera y, mientras tanto, hacerle la guerra a Zingaretti con el objetivo de reconquistar la secretaría del partido. O si no, abandonar el PD y crear su propia formación. Para eso, sin embargo, necesita la nueva ley electoral de tipo proporcional. ¿Ciencia ficción? Todo puede pasar, más aún tras lo que hemos visto en este extraño mes de agosto. Todos son conscientes de una cosa: el gobierno Conte bis puede ser un simple ejercicio transformista y gatopardesco de corto aliento o bien el inicio de una nueva fase política. Eso dependerá tanto del M5E como del PD, que aún no ha explicado qué proyecto tiene para el país, más allá de algunas fórmulas vacías y de navegar sin rumbo ni brújula”.

(5) Eduardo MOYANO. “Coalición, de entrada, no” a El País (31-08-19)

(…) “Cabe preguntarse si hay alguna posibilidad de que posiciones tan alejadas (en una situación como la actual, de suma cero) puedan aproximarse hasta lograr alcanzar algún tipo de acuerdo (pasando a una situación de suma positiva en la que ambos partidos puedan salir beneficiados). La desconfianza es tan grande entre PSOE y Unidas Podemos, que no parece probable, ni deseable, la formación, por ahora, de un Gobierno de coalición entre ambas formaciones políticas (“coalición, de entrada, no”). Sin embargo, creo que hay algunas fórmulas de cooperación que se podrían explorar para salir de la actual parálisis.

Una fórmula consistiría en una cooperación por fases, que podría conducir al final a un Gobierno de coalición. En una primera fase, ambas formaciones políticas tendrían que pactar un programa de gobierno, lo cual no sería difícil, ya que gran parte del mismo se negoció con ocasión de los frustrados Presupuestos Generales del Estado en febrero y marzo. No obstante, al no sumar el PSOE y Unidas Podemos mayoría parlamentaria, tendría que ser un pacto programático abierto a otros partidos.Superada la investidura y formado un Gobierno socialista presidido por Pedro Sánchez (que podría incluir en el consejo de ministros alguna persona independiente, pero cercana a Unidas Podemos), se entraría en la fase de cooperación parlamentaria. Si esa cooperación funciona bien y permite generar confianza entre estas dos formaciones políticas, se podría ir a una tercera fase, a mitad de legislatura, en la que Pedro Sánchez se comprometería a realizar un cambio de Gobierno para incorporar a algunos destacados dirigentes de Unidas Podemos. Y si no funciona, se convocarían elecciones anticipadas en 2022. Sería una cooperación por fases, que podrían asumir las dos formaciones políticas junto al acuerdo del programa de gobierno.

Aunque la actual desconfianza hace poco recomendable un Ejecutivo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos, hay, sin embargo, espacio para el diálogo si realmente ambas fuerzas políticas tienen voluntad de alcanzar un acuerdo que satisfaga las expectativas de cada una de ellas y evite la repetición de las elecciones. Sería, como digo, pasar a una situación de suma positiva, en la que cada partido obtendría algún beneficio, menor del que aspiran, pero mayor del que realmente lograrían de mantener la actual situación de suma cero en la que se encuentran. Por eso, ‘coalición, de entrada, no; más tarde, quizá'”.

(6) Nacho CARDERO, «La batalla estratégica por conquistar el centro» a El Confidencial (9-09-19)

(…) “La política española está bailando al son que marcan desde la Moncloa: Gobierno de cooperación, de coalición, reuniones con la sociedad civil, elecciones… Y los demás bailan y bailan hasta quedar ubicados en el espacio ideológico que más conviene al PSOE. Tan es así que en la opinión pública empieza a calar la idea —idea apuntalada por los voceros de la ‘izquierda divina’— de que, frente a la radicalización del ‘trifachito’, con Ciudadanos a la cabeza, y la falta de lealtad de Podemos, hay un partido, el PSOE, que se muestra como el partido alfa, una formación que ha ido copando estratégicamente el centro. Porque es ahí donde se ganan las elecciones. En esa lucha entre Casado y Rivera por ver quién se convierte en el referente de la derecha, al PSOE le han dejado libre el espacio. Sánchez, sabedor de tal circunstancia, se ha dedicado los últimos meses a abonar su imagen más institucional, la de hombre de Estado. Lo comparan con Mitterrand. La analogía aparece recurrente en los medios. No es baladí. Está milimétricamente medido. España es un país moderado. Las elecciones, lo sabe el Ejecutivo en funciones, se ganan desde la moderación” (…)

(7) Fernando VALLESPÍN, “Vicios privados, desastres públicos” a El País (1-09-19)

(…) “¿Vamos a tener que seguir votando hasta que el PSOE tenga una mayoría suficiente para gobernar solo? ¿O hasta que Podemos pueda entrar en el Consejo de Ministros? ¿O hasta que las tres derechas consigan su propia mayoría? ¿Es eso lo que de verdad interesa al país o es lo que le interesa a cada uno de ellos?

En su último número, The Economist señalaba cómo el cinismo de los actores políticos, asociado a la manipulación de las reglas democráticas y las tendencias populistas, opera hoy como un factor crítico para la supervivencia de la democracia. Habría que añadir que el cemento que hasta ahora los unía era su sujeción a reglas incuestionadas y a una cultura política cívica. Este civismo, bien sustentado sobre virtudes públicas, es lo que estamos perdiendo. Solo nos importa que ganen los nuestros, por los medios que sean, no que ganemos todos.

Se ha dicho que urge tener Gobierno porque no podemos permitirnos la ingobernabilidad bajo condiciones tan desfavorables como las que hemos de afrontar. Yo creo que hay otra razón aún más imperativa: la salvaguarda de la democracia. Su necesaria defensa frente a estos brotes de sectarismo que amenazan con subvertir el sentido mismo del invento: ¿para qué queremos un Parlamento que es incapaz de ponerse de acuerdo para poder operar como tal? ¿para qué una democracia que no se sabe gobernar?”

(8) José FERNÁNDEZ-ALBERTOS, “El preocupante legado de la (no) negociación” a El País (12-09-19)

(…) “Con independencia de lo que ocurra en los próximos días, a todos nos debería preocupar el legado que nos va a dejar este verano de (no) negociaciones para formar Gobierno. Hace ya media década, el bipartidismo imperfecto entró en crisis provocando la llegada de nuevos partidos a las instituciones, en principio con la intención de canalizar las demandas desatendidas de una sociedad más diversa, más compleja, y con nuevas prioridades. Dada la naturaleza de nuestras sociedades, el multipartidismo ofrece muchas más ventajas que inconvenientes, y puede servir de antídoto contra las propuestas excluyentes y extremistas que nos amenazan y ganan fuerza en algunos países de nuestro entorno. Pero para que el multipartidismo funcione es necesario que ciudadanos y políticos compartamos algunos principios: que hay que cultivar la confianza hacia quienes son tus rivales en las urnas, pero con los que estás obligado a trabajar para aprobar leyes y presupuestos, que compartir el poder no es sinónimo de caos, no equivale a distribuir parcelas de influencia y que obliga a ciertas lealtades compartidas, y que negociar y transigir no es “pactar en los despachos” ni ejercer responsabilidades de gobierno es “repartirse los sillones”. Viendo lo que nos dicen los datos de opinión pública, tengo la sensación de que la mayor parte de los ciudadanos ha asumido mejor estos principios que los partidos, y que solo las luchas internas, el tacticismo y las inercias de algunos liderazgos explican por qué a demasiados políticos (de todos los colores) les está costando asumir estas reglas básicas necesarias para que el multipartidismo no se nos atragante”.

(9) Marta ROMERO, “Ante el horizonte de la repetición electoral” a Piedras de Papel (9-09-19)

(…) “Pero más allá de las sumas y restas, y de la proyección de escenarios, que pueden hacerse con los sondeos realizados recientemente, los socialistas se enfrentarían, en un entorno de elevada volatilidad electoral, a la incertidumbre de cómo puede evolucionar la opinión pública en general, y su electorado en particular, en los dos próximos meses de cara a una potencial repetición electoral.

Por el momento, el PSOE cuenta con el rechazo social mayoritario a unas nuevas elecciones. Especialmente, contrarios a la repetición electoral son sus votantes (así como los de Unidas Podemos), quienes prefieren que socialistas y morados alcancen un acuerdo de gobierno. No es de extrañar, así, que los movimientos de Pedro Sánchez hayan ido encaminados, desde que fracasara su investidura en julio, a mostrar que los socialistas se esfuerzan por lograr el apoyo de Unidas Podemos.

Pero no parece que, por ahora, la batalla por el relato les vaya bien, pues, según algunas encuestas, más de un 40% de los ciudadanos consideran, hoy por hoy, que el PSOE es el máximo responsable de que no se forme un gobierno, frente a un 19% que responsabiliza a todos los partidos y un 16,6% que señala a Unidas Podemos. Tampoco, en este punto, los socialistas resultan convincentes entre sus electores, pues si bien casi un 30% de ellos creen que es Unidas Podemos, la formación que tiene mayor responsabilidad del bloqueo, un significativo 24% apunta a su propio partido como máximo responsable.

Probablemente, la imagen final de quiénes fueran los primeros (o los últimos) en levantarse de la “mesa”, y apretar el botón electoral por no aceptar las condiciones propuestas por el otro, no sería una condición suficiente para no ser percibido como “culpable”, habida cuenta de las innumerables idas y venidas protagonizadas por ambos grupos, en el marco de un largo, extenuante y poco edificante proceso negociador. Y en el que los focos se han ido poniendo, cada vez más, sobre ellos, al mostrar otros actores políticos, como ERC o el PNV, su disposición a no impedir la formación de un gobierno.

Por otra parte, la desilusión y el enfado que, ante una nueva repetición electoral, podría sentir el electorado de izquierda y los votantes menos ideologizados, podría materializarse en una importante desmovilización. Algo que complicaría la nueva campaña electoral socialista, dado que, entre muchos de estos votantes, podría pesar más la decepción, que la apelación al voto del miedo ante la posibilidad de que los partidos de derechas, incluido el ultraderechista Vox, pudieran formar gobierno. Más aún, si consideramos que, pese a los esfuerzos de centrarse en su oferta programática, el PSOE tendría difícil que la campaña del 10 de noviembre no girara en torno a los pactos y a su falta de entendimiento previo con la formación morada.

Además de ello, la forma de gestionar las negociaciones para formar gobierno, podrían acabar erosionando la imagen de Pedro Sánchez en este electorado, y, por ende, restando fuerza a su tirón como cabeza de cartel. De este modo, no parece que la repetición electoral resultara tan favorable para los socialistas como a priori puede parecer, dado que ésta podría convertirse en un camino plagado de riesgos, y en el que los cálculos más optimistas pueden quedar pulverizados rápidamente” (…)

(…) “Es posible que los actuales partidos y líderes políticos minimicen el alto nivel de malestar político que muestra la sociedad, bien porque consideren que éste es pasajero, o bien porque crean que se acabará normalizando (a la fuerza de ser crónico). Sin embargo, la “burbuja” del malestar político, puede tener efectos imprevisibles, y en el momento más inesperado. Ya sea en forma de surgimiento de movimientos sociales, como el 15-M, o de aparición de nuevos partidos que traten de capitalizar ese malestar. En los últimos cinco años, y como reflejo del malestar político, se han incorporado a la política nacional tres nuevos partidos (Unidas Podemos, Ciudadanos y Vox), que hoy forman parte del establishment. Pero el alto y persistente nivel de malestar político sigue constituyendo un terreno fértil para la creación de nuevas marcas electorales, en detrimento de otras ya existentes y del regreso a la etapa del bipartidismo (tal y como lo conocíamos).

En cualquier caso, la actual situación de bloqueo puede constituir una suerte de “stress test político”, con el que se puede poner a prueba el umbral de tolerancia social respecto a la (in)capacidad de la clase política para llegar a acuerdos. Y que se puede saldar con un repunte del descrédito institucional y de la insatisfacción de los ciudadanos con el funcionamiento de la democracia”.

(10) Joan ESCULIES, “La tardor del cisma independentista” a El País (3-09-19)

(…) “Quan a mitjans d’octubre se sàpiga la sentència del Suprem, tindrà lloc una altra manifestació, àmplia, contundent, de rebuig, que molt probablement acabarà amb alguns aldarulls. Aquest dia, ni “ho tornarem a fer”, ni es farà res de nou, malgrat el desànim interior que produirà comprovar que a una desena de persones, amb les seves famílies respectives, se’ls obre una perspectiva molt negra. Després d’aquest moment, el cisma en l’independentisme ja serà una realitat, però si es reactiva l’euroordre i acabem presenciant la penosa imatge d’un president de la Generalitat baixant d’un avió escortat per la policia, la fractura ja serà total.

En una banda hi quedaran els intransigents. Els que consideren que, amb accions de desobediència acèrrima, l’independentisme pot desestabilitzar Espanya i forçar-la a un referèndum d’autodeterminació. Són els mateixos que consideren que en un plebiscit el ‘sí’ obtindria més del 47% dels vots, que és on se situa el còmput de vots separatistes en unes eleccions convencionals. També són aquells que creuen que l’1-O va ser el dia més important de la història contemporània de Catalunya i que no cal perdre el temps a convèncer veïns i amics per què la República catalana ja està proclamada i tan sols s’ha d’implementar.

A l’altra banda hi quedaran els possibilistes. Aquells que han vist en el repte unilateral un daltabaix i consideren que per separar-se d’Espanya cal alguna cosa més que propaganda i que les classes mitjanes que donen suport a l’independentisme no viuen tan malament per jugar-se el seu dia a dia a canvi d’un futur incert. Són els mateixos que dubten si davant d’un referèndum el 47% continuaria compacte en el ‘sí’. També són els que creuen que l’1-O va ser un acte de desobediència i autoorganització molt notable però exempt de reconeixement i que si, malgrat l’impacte emocional generat per l’actuació policial, els empresonaments i el judici, el vot independentista no ha superat el 50% és que cal convèncer governant més coneguts i saludats de les virtuts d’una Bèlgica mediterrània.

Aquestes dues tendències es donaran en tots els partits i organitzacions independentistes i es produiran reorganitzacions i baixes sonades de militants. Després del cisma, l’independentisme possibilista etiquetarà d’“eterns agitadors” els intransigents i, amb lideratges emergents, tendirà a aproximar-se a les formacions catalanistes existents −PSC, Comuns− i d’altres, en fase de concreció.

L’objecte serà pactar un nou marc de relació de Catalunya a Espanya que sigui ratificat, i situarà la reclamació d’un referèndum d’autodeterminació en un pla retòric per no renunciar al mite, ja avui, de l’1-O però per plantejar-lo en cas d’una majoria independentista folgada en el futur, però no a curt termini.

Aquest moviment portarà els independentistes intransigents a incrementar la pressió sobre els possibilistes −que fàcilment seran etiquetats de “botiflers” i de coses pitjors− com ja ha començat a passar. Del percentatge d’independentistes que quedin enquadrats en un costat o altre dependrà la possibilitat que la qüestió catalana tingui alguna solució o cap durant els propers anys”.

Raimon OBIOLS, “Un llibre de Francesc-Marc Àlvaro, ‘teologia de Catalunya’, teatrocràcia” a L’Hora/Nou Cicle (8-09-19)

(…) “Teatrocràcia

Hi ha en l’anàlisi d”Àlvaro un leitmotiv recurrent: allò que anomena un “enorme ‘trompe-l’oeil’”, que “marca la història del nacionalisme català des de fa dècades”. És l’estratègia del “com si”, que “forma part de l’estil de govern de Pujol durant vint-i-tres anys de mandat”, fent “mans i mànigues perquè l’acció de la Generalitat sembli la d’un petit Estat d’Europa”, “dins i fora de Catalunya”.

Àlvaro escriu que Pujol ho féu inspirat en Prat de la Riba, per tal de “mostrar més potència institucional i política de la que veritablement es té”. Però Prat no feia els gegants, no aparentava. Prat exercia.

“Mostrar” o “exercir”? En aquesta distinció, em sembla, toquem el moll de l’os. Prat de la Riba, per usar una expressió d’Alexandre Galí, “exercia en funció d’Estat”. Creà, en poc temps i amb recursos escassos, una munió de realitats socials i institucionals bàsiques, que avui perduren. El pujolisme, diu Àlvaro, “construeix uns decorats i col·loca uns miralls que aconsegueixen donar una imatge de més poder del que veritablement es té”. Durant molts anys i amb més recursos, les seves realitzacions pràctiques foren escasses i controvertides.

En aquest sentit, es podria descriure el pujolisme com una teatrocràcia, per usar un terme de Nietzsche: un règim de representació i espectacle, de gran efecte, prolongat i eficaç, sobre un ample sector de la societat. En una teatrocràcia, deia Nietzsche, “la consciència més personal sucumbeix a l’encant anivellador del gran nombre”.

Tarradellas, que tenia ull, deia de Pujol que era “un comediant genial“. Potser hauríem de concloure que ha estat, efectivament, un home de teatre, i que la fixació d’Albert Boadella pel personatge s’ha d’ entendre en clau de rivalitat o gelosia.

Des d’aquest punt de vista, el pujolisme en el poder hauria estat teatrocràcia, i també hauria estat teatrocracia (i no oclocràcia, poder de la plebs, com medita Àlvaro) el “procés”, amb els seus enormes espectacles i els seus drames. Un prolongat “efecte Potemkin” ha creat sens dubte un nombrós públic. Però d’aquests grans constructes emotivistes és molt fàcil perdre’n el control, que és el què ha passat, amb totes les seves pèssimes conseqüències.

Jordi Amat, comentant el llibre de Francesc-Marc Àlvaro, ha escrit que “matisa la investigació de la veritat amb la llum del dubte”, i conclou: “les velles preguntes tornen i no tenim una resposta clara i satisfactòria”. No podria estar-hi més d’acord.

Necessitem noves idees i també abandonar-ne algunes de velles. El llibre d’Àlvaro indica algunes pistes. En retinc dues: la superació de les estratègies de “trompe-l’oeil”, de “com si”; i, en conseqüència, la necessitat i el deure de treballar pel futur amb realisme i imaginació, sense enganyar-nos. De debatre’n, des d’unes posicions o altres, i entre elles”.

Entrevista a Thomas PIKETTY a L’Obs (4-09-19): “Il est temps de dépasser le capitalisme”

“Piketty mode d’emploi
1 232 pages ? Ah oui, quand même… Alors, surtout, ne pas se laisser impressionner. Le volume est épais, mais Piketty n’est jamais un auteur écrasant. Mêlant récits historiques, analyses statistiques, réflexions politiques et même quelques jugements bien envoyés, son pavé est un livre généreux, varié, pédagogique. « A chacun de choisir son chemin » : c’est par ces quelques mots qu’à la fin de l’introduction, l’auteur donne quitus aux lecteurs qui voudront sauter la partie historique pour aller directement à la fin, où il livre ses propositions. Mais franchement, ce serait dommage. Car il y a beaucoup à découvrir, quitte à picorer dans ce long récit rempli d’épisodes fascinants. A l’image de cette France de la Belle Epoque qui se prenait pour une société de petits propriétaires peu ou prou égaux et dont l’auteur nous apprend qu’elle était en réalité violemment inégalitaire : 70% des Parisiens mouraient sans laisser aucun bien à leurs enfants. « Une découverte qui m’a beaucoup marqué », écrit-il.

Des Etats-Unis au XIXe à l’Inde luttant contre les castes en passant par l’Allemagne et la France de l’après-guerre, Piketty montre que les groupes humains n’ont cessé d’inventer de nouvelles solutions pour répartir différemment la richesse commune, pour le pire parfois, mais aussi pour le meilleur. Rien n’est écrit à l’avance, martèle-t-il, déplorant « le désenchantement actuel et un certain fatalisme face aux inégalités ». Signe de cet optimisme : au terme d’un chapitre époustouflant où il relate l’abolition de l’esclavage et les « indemnisations » gigantesques versées aux propriétaires, Piketty n’hésite pas à prendre position pour des réparations financières en faveur des descendants d’esclaves. Cet économiste-là est aussi un moraliste, dans le meilleur sens du terme”.

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada