FOCUS PRESS SETMANAL 144

Estem assistint al final del món tal com l’hem conegut,  constata Joschka Fischer [1],  que veu en l’agressiva política proteccionista de Donal Trump el senyal que els Estats Units estan disposats al que calgui per mantenir la seva hegemonia davant la Xina emergent, amb el risc que la polarització econòmica entre les dues potències doni pas a un conflicte més perillós. Està per veure si Xina caurà en la “trampa de Tucídides” que portaria fatalment a un enfrontament bèlic amb la potència dominant establerta (Pablo Pardo) o si és capaç de mantenir el rumb  convençuda de la superioritat del seu model social i polític (Esteban Hernández) [2].  De moment, l’estratègia barroera de Trump no fa altra cosa que reforçar l’autoritarisme del règim xinès (Lluís Bassets)  quan es commemorem 30 anys de la matança de Tiananmen (Xulio Ríos, Eugenio Bregolat, Andrew J.Nathan, Ian Buruma).

El que és inqüestionable és la voluntat de Trump de forçar els límits de les regles internacionals  (Santiago Carbó) per tal d’afavorir el que creu que són els interessos nordamericans (Pascal Boniface), com ho demostren les guerres aranzelàries amb Xina (Zhang Jun) i amb Mèxic (Enrique Feás).

D’aquesta manera, amb els seus objectius nacionalistes i el seu estil populista, Trump marca una tendència a imitar per les dretes arreu del món (Esteban Hernández), sigui a la India de Modi (Pankaj Mishra), al Brasil de Bolsonaro o l’Europa dels Salvini,  Orban o Farage …

Dins d’aquesta lògica trumpiana, una Europa forta i unida és una anomalia, tal com ha explícitat grollerament Trump en la seva visita al Regne Unit (Lluís Foix), encoratjant als brexiters (Alejandro Quiroga) a un trencament amb la Unió Europea sense acord i oferint la protecció nordamericana (Enrique Feás) [3]. Una opció cada cop més versemblant i ben lluny de propostes sensates pel redreçament del Regne Unit com les de Gordon Brown.

Però, a banda d’un Brexit sense acord, la Unió Europea ha de tenir cura del punt feble que ara  mateix representa Itàlia i que pot posar en risc de nou la zona euro (Ramon Marimon, Ángel Ubide), en mig del complex procés de recomposició dels lideratges de les institucions de la Unió (Nacho Alarcón) després de les eleccions al Parlament Europeu.

Unes eleccions (Diego López Garrido, Sheri Berman) que han demostrat la capacitat de resistència europea (Manuel Castells)  a l’embat dels nacionapopulistes de dretes (Dahpne  Halikiopoulou, Félix Flores), a la vegada que han certificat el final del cicle de protesta d’esquerres (Enrique Gil Calvo, José Fernández Albertos [4],   Andrea Pantazopoulos) i la possibilitat d’una coalició central amb un protagonisme creixent de liberals i verds (Mitchell Abidor, Carole Barjon),  que compensi el defalliment de populars (Lluís Uría) i socialdemòcrates i que sigui capaç de donar un nou impuls a la Unió (Andrés Ortega, Pol Morillas).

Amb totes les cartes repartides, a Espanya s’està jugant la partida de la redistribució del poder polític a tots els nivells (Fernando Vallespín, José Miguel Contreras), amb un Pedro Sánchez que ocupa el centre del terreny de joc (José Ignacio Torreblanca [5], Carlos E. Cué, Enric Juliana)  i que gaudeix del plus d’una projecció internacional prometedora (Josep Ramoneda). En aquesta situació el PSOE està en condicions de fixar  els límits del joc polític, amb l’exclusió de Vox  i de l’independentisme unilateralista (Manel Manchón, José Antonio Zarzalejos).

A la vegada, Sánchez,  està obligat a aplicar el seu programa amb una acció de govern sòlida i vigorosa (Antonio Elorza), i molt atenta a les reformes econòmiques imprescindibles per afrontar els problemes estructurals de l’economia i la societat espanyoles (Jesús Fernández-Villaverde/Tano Santos[6], Joaquín Estefanía),  com li acaba de recordar la Unió Europea en aixecar la seva vigilància sobre l’economia del país (Guillem López Casasnovas). A més, ha  de concretar les vagues intencions federalistes en una proposta ambiciosa de reforma institucional (José María Ruiz Soroa) … i explorar les condicions per reconduir la qüestió catalana (Ignacio Sánchez-Cuenca [7],  José María Lassalle).

En aquest marc està per veure quina podrà ser l’aportació de Podemos, molt afeblit electoralment i orgànicament (Ramón Espinar, Pedro Vallín, Esteban Hernández)  i enfrontada al que Cristina Monge [8], denomina la paradoxa de la nova política: fer-se gran o envellir.

Com també està per veure si Ciudadanos és capaç de modular la seva estratègia política per no veure’s atrapat en una deriva dretana que acabaria per desvirtuar el seu propòsit fundacional (Francesc de Carreras, Luis Barbero).

Mentre, la qüestió catalana segueix immersa en una boira espesa, amb un Pedro Sánchez determinat a no dependre dels independentistes catalans (Jordi Juan , Rafael Jorba [9]);  amb un Govern de la Generalitat inoperant i teledirigit a distància des de Brussel·les (Francesc-Marc Álvaro [10],  Jordi Mercader, Josep Martí Blanch); amb el condicionant majúscul del desenllaç del judici del procés (Guillem Martínez,  Jordi Nieva-Fenoll, Santiago Tarín); amb la pugna inacabable entre ERC i una  postconvergència confusa (Agustí Colomines); amb l’expectativa escèptica sobre la capacitat  d’articular una nova opció política catalanista moderada (Fidel Masreal, Lola García, Iñaki Pardo, Santi Vila) …

Tot plegat incideix en les negociacions dels pactes municipals i, amb una intensitat dramàtica en el cas de la ciutat de Barcelona (Jordi Amat, Lluís Bassets), peça major cobdiciada per l’independentisme (Carles Mundó, Pau Luque, manifest “Barcelona capital dels drets socials i les llibertats”)  i plaça forta a conservar sigui com sigui pels Comuns si no volen veure com s’esvaeix el seu projecte polític (Jordi Mercader,  Oriol Bartomeus [11],  Milagros Pérez Oliva, Lluís Mauri, Josep Maria Vallès/Oriol Nel·lo, manifest “Per un govern d’esquerres a la ciutat de Barcelona”). Sobre les causes de la davallada dels Comuns a Barcelona, veure l’anàlisi de Marc Andreu a Crític.

Perc acabar, val la pena recollir algunes reflexions de fons sobre la naturalesa dels fets jutjats en la causa contra els dirigents independentistes, entre les que destaquem la minuciosa reconstrucció dels fets de Santos Juliá arran de la lectura dels llibres de Joan Coscubiela, Antoni Bayona i Lola García. També els comentaris de José Lluís Martí  i de José Luís Villacañas [12] sobre la utilització del fiscal Javier Zaragoza en el seves conclusions d’arguments de Jürgen Habermas i de Hans Kelsen. Villacañas es pregunta ¿Qué faltó para convertir el acto simbólico en acto jurídico y golpe de Estado?” i respón ” No faltaba el poder. Faltó la intencionalidad de convertir la proclamación en acto jurídico“.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Joschka FISCHER, “El fin del mundo tal como lo conocemos” a Project Syndicate (3-06-19)

“Después de tres décadas de avanzar hacia un mercado global único gobernado por las reglas de la Organización Mundial de Comercio, el orden internacional ha sufrido un cambio fundamental. Estados Unidos y China están inmersos en una guerra arancelaria que, al principio, parecía girar en torno al balance comercial bilateral, pero que terminó siendo mucho más que eso. Hasta hace poco, podíamos albergar una esperanza en el hecho de que, a pesar de los frecuentes intercambios de amenazas, los dos países estaban negociando. Ya no (…) Ahora que el conflicto ha adquirido la forma de una lucha hegemónica, China tal vez tenga que esforzarse al máximo para proteger a sus empresas líderes nacionales. Eso implica retirarse lo más rápido posible de todas las cadenas de suministro que dependan de insumos de alta tecnología fabricados en Estados Unidos, particularmente semiconductores. China tendría que empezar a abastecerse de todos los componentes necesarios internamente, o conseguirlos de socios seguros dentro de su órbita.
En el mediano plazo, este ajuste en efecto dividiría al mundo en dos esferas de competencia económica. Tarde o temprano, todas las potencias más pequeñas que dependan de los mercados globales tendrían que elegir un bando, a menos que sean de alguna manera lo suficientemente fuertes como para soportar tanto la presión estadounidense como la china. Cuando China y Estados Unidos exigieran claridad, hasta gigantes económicos como la Unión Europea, India y Japón se enfrentarían a un dilema económico inextricable.
Suponiendo que un mercado global abierto y unificado efectivamente se convierte en algo del pasado, la pregunta entonces será cómo juega sus cartas China. En su papel del mayor acreedor de Estados Unidos, ¿considerará una guerra monetaria su as en la manga? Si fuera así, una lucha ya peligrosa por la preeminencia tecnológica global se convertiría en un conflicto más amplio y aún más peligroso en lo inmediato.
El peligro no es sólo que la rivalidad económica, el proteccionismo y las restricciones comerciales amenacen la prosperidad global; es que esos desenlaces también aumentarían el riesgo de una confrontación política seria. La soberanía tecnológica ocuparía el lugar del comercio y del intercambio, y la nacionalidad de las corporaciones –inclusive las grandes multinacionales- se tornaría tan importante como su modelo de negocios (…)

(2) Esteban HERNÁNDEZ, “Por qué está triunfando China” a El Confidencial (6-06-19)

(…) “Por qué triunfan las potencias
La tesis de Yan Xuetong, que había afirmado en ‘Political Leadership and Power Redistribution’, es la del ‘realismo moral’ y explica de un modo diferente el auge, la permanencia y la caída de las potencias hegemónicas, basándose no tanto en el nacimiento de nuevas tecnologías, en los errores de expansión o en la fortaleza de los sistemas políticos, que son las explicaciones usuales, como en factores de liderazgo. En una entrevista publicada en ‘Global Times’ subraya que todos los antiguos hegemones chinos experimentaron un proceso de crecimiento, declive y desaparición sin un cambio sustancial en las instituciones y que el elemento decisivo en esos cambios fue la calidad del liderazgo. “Si los sistemas políticos desempeñasen un papel decisivo, no podría explicarse por qué algunos países occidentales no se convirtieron en una gran potencia, dado que contaban con el mismo sistema que EEUU o por qué otros países comunistas durante la Guerra Fría estaban muy lejos de ser la Unión Soviética”.
Lo esencial, y a eso alude con la expresión “calidad del liderazgo”, es la capacidad de un gobierno de realizar reformas e implementarlas. En ese punto reside su fortaleza respecto de su gran competidor, EEUU, “que está en declive durante el siglo XXI porque su gobierno es menos capaz de reformarse que el chino, no porque su sistema político sea inferior”. Más allá de los cambios políticos, el país asiático ha cambiado mucho durante las últimas décadas gracias a su capacidad de adaptación, de entender las necesidades y de ajustarse a ellas. En el aspecto económico su crecimiento ha sido enorme porque primero proporcionó mano de obra barata al entorno globalizado, pero después fue asentándose en las cadenas de valor y fomentando el mercado interior, realizó una planificación estratégica esencial y giró en el ámbito tecnológico desde la mera reproducción de sistemas ajenos a liderar diferentes sectores” (…)

(…) “Este nuevo tipo de realismo político de corte moral, en el que los intereses nacionales predominan y el liderazgo es esencial, ha girado ya el centro del mundo desde el Atlántico hasta el Pacífico, está provocando grandes cambios en la política internacional y en las nacionales, y va a otorgar un papel diferente a Europa. Según Yan, esta competición estratégica entre China y Estados Unidos durará al menos 20 años y en ese periodo ‘Washington tendrá ventaja sobre Pekín. A partir de entonces, China alcanzará el mismo estatus, en término de fuerza nacional, que EEUU'”.

(3) Enrique FEÁS, “Cuando el Reino Unido despertó, la salvaguarda irlandesa todavía estaba allí” a vozpópuli (5-06-19)

(…) “Sea quien sea el próximo primer ministro, hombre o mujer, brexiter viejo o converso, moderado o radical, cuando despierte después de su primera noche en el número 10 de Downing Street, la salvaguarda de Irlanda todavía estará allí, impasible, como el dinosaurio del cuento de Monterroso. Quienquiera que lidere entonces el Gobierno debe saber que se enfrentará a las mismas tres limitaciones que sufrió su predecesora.
En primer lugar, que el Acuerdo de Salida no se va a renegociar. La UE ya ha dicho, por activa y por pasiva, que tan solo aceptará cambios en la Declaración Política, es decir, en el documento anexo al Acuerdo que orienta la relación futura entre el Reino Unido y la UE.
En segundo lugar, que no puede haber frontera física en Irlanda, para lo cual es imprescindible aislar a Irlanda del Norte en un régimen de salvaguarda (backstop) más alineado con la legislación UE que el resto del Reino Unido, con ajustes complementarios en el mar de Irlanda para productos agrícolas e impuestos indirectos. Esta salvaguarda incluye una unión aduanera con la UE que, en el modelo actual, afectaría a todo el Reino Unido (aunque siempre podría reducirse solo a Irlanda del Norte), y es imprescindible en caso de falta de acuerdo definitivo. Porque hoy en día, digan lo que digan, la tecnología aún no permite una frontera invisible.
En tercer lugar, que se mantiene el trilema del brexit: si se quiere evitar la frontera con Irlanda, hay que renunciar a la homogeneidad de regímenes comerciales de Irlanda del Norte y Gran Bretaña o renunciar a salirse del mercado único y la unión aduanera (sacrificando la autonomía de la política comercial).
Y si esto es igual, aparte de May, ¿qué es lo que ha cambiado en el escenario político del Reino Unido? Tres cosas. En primer lugar, que tras las elecciones europeas las encuestas para unas posibles generales muestran que el brexit ha polarizado la política en torno a las opciones de salir (representada por el Brexit Party) o quedarse (representada por los Liberal Demócratas), en detrimento de los partidos tradicionales tory y laborista, que han terminado por agotar a los votantes con sus divisiones internas y su indefinición. En segundo lugar, la postura de Escocia, quien tiene cada vez más claro que exigirá un segundo referéndum de independencia porque no está dispuesta a permitir dejarse arrastrar por un no-deal. Y, en tercer lugar, la postura de Irlanda del Norte, porque algunas encuestas ya muestran que, en caso de no-deal, preferiría la reunificación con Irlanda que permanecer en el Reino Unido. Esto no es ninguna utopía: el Acuerdo del Viernes Santo establece, de hecho (en su Anexo A), la obligación de un referéndum cuando haya indicación de que la población de Irlanda del Norte quiere la reunificación.

Así que, cuando Theresa May pasee estos días a Donald Trump por Londres, dentro de su visita oficial, probablemente sienta algo de alivio al pensar que su sucesor o sucesora no solo tendrá que enfrentarse a sus mismos problemas, sino a tensiones políticas internas cada vez más intensas que podrían desembocar en un hundimiento de los partidos tradicionales o en una división nunca vista del Reino Unido. Si le sumamos a eso los efectos de una economía mundial amenazada por una guerra comercial y tecnológica cada vez más peligrosa, no me extrañaría si, tras despedir a Trump en el aeropuerto, le entran unas ganas irrefrenables de ponerse a canturrear”.

(4) José FERNÁNDEZ-ALBERTOS, “La inevitable izquierda posmoderna” a El País (6-06-19)

(…) “La historia nos muestra que no hay nada natural en la existencia de coaliciones a favor de un determinado programa político. La historia del movimiento obrero es quizá el mejor ejemplo de ello. ¿No era acaso ‘política de identidad’ la insistencia de partidos y sindicatos en la creación de una ‘conciencia de clase’ entre los trabajadores, destinada a que se reconocieran como miembros de un específico grupo y así priorizaran unos intereses sobre otros?
Para reducir las desigualdades, no basta con imaginar políticas y desearlas muy fuerte. En democracia, es imprescindible acompañarlas de estrategias políticas que hagan de estas propuestas atractivas social y electoralmente. Las transformaciones de la izquierda moderna tienen menos que ver con decisiones equivocadas de sus líderes, y más con la necesidad de crear nuevas solidaridades capaces de sostener una agenda política que defienda más igualdad, más apertura y más democracia en unas sociedades diferentes a las de la Europa de posguerra, en las que las demandas materiales no han desaparecido, pero las prioridades se están transformando. Y estas solidaridades se están creando mientras escribimos: en las pasadas elecciones europeas, los verdes vencieron por veinte puntos a los democristianos entre los alemanes de menos de 30 años”.

(5) José Ignacio TORREBLANCA, “Sánchez en el centro” a El Mundo (1-06-19)

(…) “Avatares del destino, la flexibilidad ideológica de Sánchez y los errores de los demás, el PSOE se ha convertido en un megapartido de centro, una bisagra que permite al partido girar hacia la izquierda y los nacionalistas de Podemos y compañía o hacia el centro constitucionalista de Ciudadanos. Ese papel de partido centrado y flexible que necesita pocos escaños para ser decisivo pareció reservárselo Ciudadanos. Pero su afán de liquidar al PP le obliga a abandonar el centro, aunque sea temporalmente. No es algo muy distinto de lo que hizo Sánchez en 2016: romper con Rivera para girar a la izquierda y así acabar con Podemos. La cuestión es que a Sánchez dicha jugada le ha salido bien gracias a que el liderazgo de Iglesias ha destruido a Podemos. La cuestión es si a Rivera le saldrá bien imitar esa estrategia, apostándolo todo a que Sánchez se desgaste en el Gobierno por su dependencia parlamentaria de Podemos y los independentistas mientras el PP se autodestruye en peleas internas por el liderazgo y Vox retrocede. Es una posibilidad. Pero mientras, Sánchez ocupa el centro en España y se pasea por Europa de la mano de Macron”.

(6) Jesús FERNÁNDEZ-VILLAVERDE y Tano SANTOS, “Cinco fallas de la economía española” a “Negocios” de El País (2-06-19)

(…) “Nadie sabe ni cuándo ni cómo vendrá la próxima crisis económica. La economía es un sistema complejo en el que la predicción en el medio plazo es casi imposible. Sin embargo, sí que podemos identificar las fallas de nuestra economía y augurar que la próxima crisis, que tarde o temprano llegará, incidirá con alta probabilidad sobre tales debilidades.
Las cinco fallas principales de la economía española actual son las cuentas públicas, la productividad, la estructura de nuestras exportaciones, el sistema financiero y la fragmentación política en el Congreso” (…) “nuestros políticos tienen que encontrar áreas de acuerdo donde, más lejos de intereses propios, se pueda avanzar en reformas de sustancia. España ha sufrido, por décadas, un ciclo en el que las fallas de nuestra economía crecían a lo largo de la expansión hasta que, temblando de manera brusca, nos obligaban a un ajuste inesperado y doloroso. Ahora es el momento de romper ese ciclo y, por primera vez en 60 años, prepararnos para la siguiente crisis antes de que llegue”.

(7) Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA, “Renuncias” a La Vanguardia (1-06-19)

(…) “Basándome en lo que se dijo en los debates electorales, aquí van algunas renuncias imprescindibles que allanarían el terreno. En primer lugar, la derecha nacionalista españolista tendría que renunciar a la tesis de que la demanda de independencia es un atentado contra los valores democráticos. Es legítimo que el nacionalismo español luche por mantener unido el país, pero para ello no hay que llegar al extremo de excluir del juego democrático al independentismo. El independentismo catalán, en última instancia, aspira a construir una democracia liberal en Catalunya cuyo funcionamiento no sería muy distinto del de otras ­democracias europeas. Presentar a los independentistas como si bus­caran la destrucción de la democracia es un sinsentido fruto de los temores más irracionales del nacionalismo ­español.
En segundo lugar, la derecha nacionalista española debería renunciar a la idea de que no existe un conflicto entre Catalunya y España, que el único conflicto realmente existente se da entre los catalanes y, por tanto, el Estado central debe mantenerse al margen. Esta postura es una forma de ceguera selectiva que sólo contribuye al bloqueo: es cierto que no hay un consenso amplio entre los catalanes sobre la independencia (aunque sí hay un consenso muy mayoritario a favor de cambiar el statu quo), pero es absurdo negar que haya un problema a propósito del encaje de Catalunya en España. Reconocer la complejidad del problema es un paso necesario para poder encontrar una solución.
En tercer lugar, el independentismo catalán haría bien en renunciar a la ficción de que actúa siguiendo un “mandato democrático” (el del 1 de octubre del 2017), pues el referéndum fallido de aquella jornada no puede ser considerado de ninguna manera un mandato. Vengo defendiendo desde hace muchos años, desde antes de que empezara el procés, que sería conveniente realizar un referéndum en Catalunya sobre la independencia, pero precisamente por ello creo que es evidente que la votación frustrada del 1 de octubre no cuenta como mandato democrático. Al no haber sido un referéndum acordado entre las partes y haberse realizado con las limitaciones que impuso el Estado, no sirve como medición de la voluntad popular sobre la secesión de Catalunya.
En cuarto lugar, el independentismo catalán debería renunciar también a presentar sus fines últimos como si fueran resultado del ejercicio del derecho de autodeterminación. Es frecuente oír que la vía unilateral es legítima por basarse en un derecho genérico a la autodeterminación de los pueblos y las naciones. Sin embargo, no se trata de un derecho, sino solamente de una aspiración política, a la que se debe dar una salida democrática. Los casos que ­prevé el derecho internacional para el ejercicio de la autodeterminación nacional son ajenos a la realidad catalana. Todo sería más sencillo si la reclamación de independencia no se presentara como el ejercicio de un derecho inalienable, sino como un proyecto político que si llegase a reunir los apoyos suficientes podría llevarse a término.
En quinto lugar, el PSOE, como partido de gobierno, no debería refugiarse en la legalidad y el Estado de derecho para cerrar el paso a ciertas propuestas. Por ejemplo, si se considera que hay motivos políticos para realizar un referéndum pero que la ley actual no lo permite, la solución debe pasar por cambiar la ley, no por utilizarla como instrumento de bloqueo. Con demasiada frecuencia, se hace referencia a la ley en el debate político como un hecho consumado, como una restricción que nos viene dada, cuando cabe modificarla para acomodar las diversas posturas que hay en el conflicto.
Ninguna de estas renuncias supone una traición o una dejación moral. No implican el abandono de las posiciones políticas más fundamentales. Sin embargo, permitirían iniciar un diá­logo abierto, en el que ­todas las partes, sin exclusiones mutuas, pudieran defender sus tesis (la unidad de España, el modelo plurinacional, la ­independencia de Catalunya). ¿Tenemos que ­resignarnos a no poder mantener una conversación civilizada sobre este asunto?” (…)

(8) Cristina MONGE, “La paradoja de la nueva política: hacerse mayor o envejecer” a infoLibre (3-06-19)

(…) “El ciclo de esperanza y expectativas de la nueva política se ha cerrado. Hemos pasado pantalla. El actual escenario depende de que esta nueva política decida si quiere hacerse mayor o envejecer súbitamente. Hacerse mayor significa, al menos, tres cosas: entender que la política es -probablemente- el arte más difícil del mundo, asumir que España es una sociedad cada vez más plural y que la política útil debe ejercerse pensando en todos y todas –no sólo en los suyos–, y negociar con el pragmatismo que requiere la utopía de querer transformar de verdad la sociedad para que todos y todas, los que estamos y los que vendrán, vivamos cada vez mejor –fin último de la política-.
Si, por el contrario, no hacen ni la mínima autocrítica que exigen a otros, ni toman las decisiones oportunas (dimisiones incluídas), o acaban enrocados en posiciones maximalistas poniendo un supuesto interés del partido por delante del del país, envejecerán de forma súbita y más temprano que tarde perderán el aliciente que suponían para muchos electores. Es muy significativo que Podemos, que recogió bien el sentir de las generaciones más jóvenes, haya visto cómo desciende progresivamente ese porcentaje. Según el Barómetro del CIS de febrero de 2019, un 9% de los jóvenes entre 18 y 24 años declaraban su intención de votar a Podemos. En 2015 esa cifra alcanzaba el 27%. De la misma forma que Ciudadanos, que emergió ante el electorado no independentista catalán como una alternativa al independentismo, ha pasado de ser la fuerza más votada en Cataluña el 21 de diciembre de 2017, a no ser primera fuerza en ningún municipio, pese a haber pasado de 89 candidaturas hace cuatro años a 204 en esta ocasión.
Si es cierto que estamos insertos en la turbopolítica, todo es susceptible de cambiar en poco tiempo. Sin embargo, hay muchos indicadores que confirman que se inicia un nuevo ciclo y por lo tanto las decisiones que se tomen en estas próximas semanas marcarán el devenir de cada uno de los partidos, en especial de los que más expectativas habían levantado. Los tradicionales, aunque están sujetos también a desafíos y no tienen motivo para la autocomplacencia, disponen sin embargo de un fuerte arraigo histórico y territorial con el que los primeros no cuentan. Eso le ha permitido al PSOE hacer su particular travesía en el desierto, la misma que previsiblemente –y de forma más discreta– inicia ahora el PP”.

(9) Rafael JORBA, “La apertura catalana” a El Periódico (2-06-19)

(…) “Sí, el presidente en funciones quiere salir de la rueda del hámster del procés. Utilizó una nueva imagen, la de la rotonda: “En nuestro camino no puede haber vuelta atrás. Ni podemos seguir encerrados en una interminable rotonda en la que damos vueltas y vueltas y más vueltas, una y otra vez, a los viejos problemas del siglo XIX con respuestas del siglo XX”. Su receta: afrontar los problemas del siglo XXI con respuestas de futuro conjugando “los verbos anticipar, compartir, dialogar y consensuar”.
Sí, la apertura catalana de Sánchez está marcada por el mate del pastor al que le sometieron los grupos independentistas en el debate de los presupuestos y que precipitó el adelanto electoral. No moverá ficha en el tablero catalán hasta que se despejen dos incógnitas: la sentencia del procés, que se conocerá en otoño, y la pugna por la hegemonía en el espacio independentista, con un adelanto de las elecciones catalanas de por medio.
Entre tanto, el presidente moverá fichas en el tablero español, como ya lo hizo en la constitución de las Cortes Generales, en dirección al conjunto de la sociedad catalana para rescatarla de la subasta emocional entre los dos nacionalismos en escena (catalán y español). La receta de Sánchez, cuando amaine la tormenta, pasa por seguir compartiendo soberanías, en el Estado autonómico y en la Unión Europea, y por ofrecer una respuesta -el derecho a seguir conviviendo- frente a la alternativa dual del llamado derecho a decidir.
En el marco de la reunión anual del Cercle d’Economia -una entidad nacida bajo el patrocinio de Jaume Vicens Vives- es de justicia recuperar el diagnóstico de este historiador sobre cómo armonizar las cuerdas de la lira española: “Intelectuales y políticos (…) no tuvieron valor para sacrificar su popularidad a los designios de una tarea mancomunada. Al final se acabó hablando de concordia y conllevancia, grandes palabras que se pronuncian cuando el callejón no tiene salida”. Sánchez quiere salir de la rotonda”.

(10) Francesc-Marc ÁLVARO, “El Govern Torra i els oblits” a La Vanguardia (6-06-19)

(…) “Al meu parer, el Govern Torra arrossega dos errors des del primer dia: un de conceptual i un de fun­cionament. Conceptualment, és un Executiu provisional, a l’espera de “la restitució” d’aquells que van ser cessats pel 155, Puigdemont i tots els seus consellers; portar la consigna legitimista fins a l’extrem ha llevat autoritat als que han de tirar endavant les polítiques del país, començant pel president, que subratlla la seva condició vicària constantment, fent així un pèssim favor a la credibilitat que ha de projectar la presidència. Funcionalment, som davant d’un equip sense cohesió i sense voluntat de mostrar-la, una mera cohabitació de gestors que tracten de salvar les seves respectives carteres millor o pitjor, amb un fil més clar els d’ERC, amb menys partitura els de JxCat” (…) “ERC i JxCat haurien de pensar què passaria si, de resultes d’unes eleccions –les pròximes?–, l’independentisme no governés la Generalitat i hagués de passar a l’oposició. El lector pensa, segurament, que les xifres dels darrers comicis municipals i generals indiquen que aquesta hipòtesi no té cap base. És cert, de moment. Ho plantejo a efectes disruptius: perquè els dirigents independentistes reflexionin sobre la importància de tenir aquest poder institucional o de no tenir-lo. On és escrit que el president de la Generalitat serà sempre, des d’ara, un independen­tista? Crec que, a vegades, els republicans i els postconvergents actuen com si fos secundari tenir a les mans l’eina autonòmica, que està abonyegada i mal finan­çada, però que és d’una importància enorme. Tota la història del catalanisme és, de Prat de la Riba ençà, una voluntat tossuda de transformar el país des del ­govern efectiu al servei de l’interès general. Sense això, Catalunya seria una altra Occitània, i el catalanisme hauria estat un simple particularisme folklòric sense cap pes polític ni social. L’independentisme no pot oblidar aquestes lliçons elementals, que passen per reforçar sempre el sentit institucional, no pas per rebaixar-lo i confondre’l amb les accions –perfectament legítimes– que puguin fer associacions, plataformes i grups diversos. Ho he escrit un centenar de vegades i ara hi torno: no tindrem mai un Estat propi si no practiquem el sentit d’Estat.” (…)

(11) Oriol BARTOMEUS, “Colau y la decepción de sus votantes” a Agenda Pública (30-05-19)

” … no existe en el Ayuntamiento surgido de las urnas del 26 de mayo una clara mayoría de concejales para investir a un alcalde o alcaldesa. De ahí que todas las propuestas que se han puesto sobre la mesa hasta hoy incluyan combinaciones de espacios. La de un acuerdo de los tres partidos de izquierda supone incorporar tanto a fuerzas independentistas (ERC) como a no independentista (BeC y PSC), mientras que la propuesta avanzada por Manuel Valls de apoyar un pacto entre BeC y el PSC supondría la participación de fuerzas de izquierda y de derecha (el propio Valls y su Barcelona pel Canvi-C’s).
La clave para solucionar el embrollo la tienen BeC y Ada Colau, puesto que son ellos el elemento central que puede decantar la balanza. Ni ERC ni el PSC parecen dispuestos a acordar nada, puesto que la fractura que supone el estar a favor o en contra del procés les impide formar parte de un mismo Gobierno. Siendo esto así, es Colau quien tiene la llave para decidir si Barcelona va a ser gobernada por ERC y BeC, que aglutinan 20 concejales, con el previsible apoyo de los cinco de Junts, ya sea en la investidura o formando parte del Gobierno municipal. O, por el contrario, la ciudad se encamina a un Gabinete BeC-PSC, con el voto en la investidura de todos o parte de los concejales del grupo de Valls (…) Las dudas de BeC ante la operación que les proponen Valls y el PSC se entienden mejor si se observan las diferencias entre el resultado de las elecciones municipales y el de las europeas, celebradas al alimón. Entre una y otra elección el resultado de BeC/Catalunya en Comú-Podemos en la ciudad baja en 75.000 votos; es decir, pierde casi la mitad de sus apoyos. Una parte parece recalar en la lista europea del PSC, pero muy poco. ¿Adónde va el grueso del voto que pierden los comuns? Todo indica que a la candidatura encabezada por Carles Puigdemont, que más que duplica el resultado de sus compañeros en las elecciones municipales. Estaríamos hablando que un tercio del voto municipal de BeC habría optado por la lista del ‘ex president’ (…) Ahí es posible que esté una de las claves de la situación en la que ha quedado la gobernabilidad de Barcelona y, más concretamente, una de las razones de las dudas de Colau y los dirigentes de BeC a la hora de aceptar el pacto que dejaría a ERC fuera del Gobierno municipal. El voto a BeC no es monolítico desde el punto de vista del apoyo o del rechazo a la independencia. Esto explica los vaivenes de la propia Colau en el tema a lo largo de su mandato y podría explicar sus dudas actuales. No sería tanto el problema que le podría causar a su base (y a parte de sus cuadros medios) el aceptar el préstamo para investirla que le ofrece una opción de derecha como la que representa Manuel Valls, sino el descontento que podría producir en una parte importante de sus votantes apartar a los independentistas de ERC de la Alcaldía con el apoyo de dos formaciones claramente no independentistas, como el PSC y la candidatura asociada a Ciudadanos.
Aunque lo mismo podría decirse de la opción contraria. ¿Cómo recibirían los votantes de BeC que se mantuvieron fieles a su voto en las elecciones europeas que Colau entregara el Gobierno de la ciudad a un Maragall que ya ha dicho que su prioridad va a ser la liberación de los presos y un referéndum de autodeterminación?
Colau tiene 15 días para resolver el dilema. Va a tener que sopesar su decisión pensando en la ciudad, en su futuro personal y en el de su fuerza política. Y haciéndolo, puede estar segura que va a decepcionar a una parte de sus votantes. No es fácil ni agradable. Se le llama hacer política”.

(12) José Luís VILLACAÑAS, “Kelsen en el procés” a CTXT (6-06-19)

” … suponiendo que la voluntad política se agote en sí misma, ¿qué queda entre la voluntad política y un acto jurídico propiamente dicho? ¿Qué faltó para convertir el acto simbólico en acto jurídico y golpe de Estado? No faltaba el poder. Estamos hablando del Parlament y el President de Catalunya. En mi opinión, faltó la intencionalidad de convertir la proclamación en acto jurídico. ¿Qué evidencias hay de ello? Creo que la evidencia fundamental reside en la temporalidad que gobierna la expresión de voluntad política. Esta es instantánea. Los procesados expresaron una voluntad política atemporal, esencial. Quieren la independencia. Tenían el poder de imprimir la Ley de Transitorietat Jurídica i Fundacional de la República y decidir el minuto, el día y la hora en que entraba en vigor y así coaccionar con su fuerza a la ciudadanía. Decidieron no hacerlo. Expresaron su voluntad de romper la Constitución española, pero también la de no usar su poder y su fuerza para hacerlo en ese preciso instante. Al mismo tiempo que aprobaban una ley claramente ilegal, dejaron claro que no usarían ninguno de los poderes que tenían a la mano para imponerla. Y lo hicieron antes de que el Estado les retirara los poderes concedidos mediante el artículo 155. No fue este artículo el que quebró su voluntad política. Fue su propia voluntad la que se anuló a sí misma.

Estos hechos intuitivos pueden traducirse al lenguaje jurídico de Kelsen de esta manera: los procesados no habrían establecido un solo enunciado jurídico al aprobar aquella ley. Condicionaron su validez jurídica a un referéndum ilegal, una desobediencia más. Pero cuando podían darle fuerza jurídica a la ley, decidieron suspenderla al instante, antes de que tuviera el más mínimo efecto. Habrían aprobado algo que podría llamarse golpe de Estado, de pretender que entrara en vigor, pero lo anularon al mismo tiempo en que podían hacerlo. Al actuar así, habrían pronunciado un enunciado político, pero no jurídico. En la página 84 de la Teoría pura del derecho, en la edición citada, se dice que un enunciado jurídico es una oración condicional que, de acuerdo con un orden jurídico, prevé que deban seguirse determinadas consecuencias producidas por ese orden, bajo determinadas condiciones establecidas en él. En la mentalidad naturalista de Kelsen el enunciado jurídico debe tener consecuencias previstas en las conductas. Por eso el tiempo es decisivo: regula la previsión de la conducta de los afectados y el momento de aplicar la coacción del poder. Los procesados no establecieron enunciados jurídicos que permitieran prever consecuencia alguna sobre las conductas de los ciudadanos de Cataluña con su declaración, por lo que esta no se puede establecer como un enunciado jurídico.

Ahora bien, ¿puede ser un golpe de Estado desde el punto de vista jurídico una declaración pública que no contiene enunciado jurídico alguno, en toda su complejidad? Yo creo que no. Y por eso, no instituyó un acto coactivo ante ningún ciudadano ni puso a su disposición la potencia y la fuerza de un poder derivado del Estado. En realidad, no se coaccionó conducta alguna. Por eso creo que Kelsen estaría perplejo al evaluar el proceso catalán y se inclinaría a considerarlo como un acto político y no jurídico. Acto político de desobediencia al límite de la producción de enunciados jurídicos, pero retraído por propia previsión de esa posibilidad. Pero como el fiscal ha hecho depender la calificación de rebelión como algo intrínseco a la valoración de golpe de Estado, de negar esta se sigue que no procedería la calificación de rebelión.

Como he recordado, yo no soy jurista, sino filósofo. Pero conceptualmente observo estas cuestiones como problemáticas y por eso, sin ánimo alguno, las pongo a disposición de la opinión pública. Lo más importante para mí, por supuesto, no son estas sutilezas conceptuales, por mucho que tengan importantes consecuencias. Lo más importante para mí es juzgar esta voluntad política de los procesados. Y creo que, aunque no cometieron delito de rebelión, su conducta política merece los mayores reproches. Pues esa declaración, sostenida por la desobediencia, consistió en una provocación premeditada al Estado, con la esperanza de que lo injusto y obstinado de su proceder produjese una reacción desmedida, torpe y violenta del Estado, de tal manera que diera razones para que se pudiera cuestionar su legitimidad democrática. Con ello regresamos al argumento de Habermas. Los procesados desearon generar el ambiente en el que se crearan condiciones de posibilidad para juzgar al Estado español como carente de legitimidad y así evidenciar la legitimidad de la secesión. Por eso creo que lo que hicieron no fue un golpe de Estado, pero desde el punto de vista político, fue una actuación cargada de mala fe y de un perverso espíritu de aventura, que implica un desprecio radical del papel civilizatorio del Estado y, en este sentido, del Estado español. Pero poner en peligro ese valor civilizatorio del Estado, en un pueblo que ha padecido mil tragedias, es desleal e imprudente. Y esta conducta, en mi opinión, los descalifica ante el espectador imparcial, que no puede sino detestar su estrategia. Esta consiste en una insistente desobediencia ante las autoridades legítimas con la finalidad de provocar una reacción mimética de nuestro triste pasado que justifique el victimismo en el que sostener su causa. Confiar en levantar esos fantasmas del pasado, permite apreciar una despiadada falta de solidaridad y un desprecio incívico. Pero provocar una injusticia mayor para tapar la propia y abrir camino a su realización plena es algo perverso, pues implica poner en peligro los derechos y la paz de millones de ciudadanos en una actitud de “o se me hace caso, o el caos”. En la lógica de esta provocación estaba la esperanza de producir una reacción virulenta y masiva de actitudes autoritarias y neofascistas entre la población española, que permitieran mostrar al mundo la imposibilidad de convivir con un pueblo tal.

La ciudadanía española, sin embargo, ha pasado la prueba. Ha contenido esa reacción neofascista con la prudencia de su voto y le ha plantado cara con una lucha política y cultural adecuada, con grandes movilizaciones populares progresistas. Al comportarse de este modo, la ciudadanía española ha dejado a muchos actores del procés del lado de las fuerzas más oscuras que amenazan nuestro continente. Sin embargo, tras desenmascarar a estos aventureros, el Estado y sus poderes quizá deberían tratarlos como lo que son, aprendices de brujos de rango menor, y condenarlos con la generosidad propia de quien es fuerte y justo”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada