FOCUS PRESS SETMANAL 145

L’èxit de crítica i públic de la minisèrie televisiva  Chernobyl (HBO/Sky) contribueix a  revisitar el debat poliédric sobre l’energia nuclear, la societat de risc,  la capacitat institucional de control del risc i, en definitiva, sobre la impossibilitat de predir totes les conseqüències del progrés tecnològic. Manuel Arias Maldonado ordena els termes del debat en el seu article setmanal a Revista de Libros i Svetlana Alexiévich [1] en conversa amb PIlar Bonet rememora el seu llibre de referència Voces de Chernóbil  , utilitzat com a guia  en l’argument de la sèrie,

Temors i reflexions similars es produeixen entorn de la revolució de les màquines en curs:  el caràcter estratègic de les dades en la nova economia (Hernán Cortés), les conseqüències  de la generalització de la tecnologia 5G (Marta Peirano, Ramón Muñoz) , els efectes sobre el treball humà (Ekkeard Ernst, Lucía Velasco [2]),  l’amenaça a les llibertats (José María Lassalle) …

Mentre, els dos grans competidors per l’hegemonia mundial van fent la seva. Xina segura del seu model de capitalisme autoritari i sense cap intenció d’evolucionar cap a un sistema democràtic (Ana Fuentes, Carles Casajuana), com demostra la pressió sobre les llibertats civils a Hong Kong (Lluís Bassets). Els Estats Units de Trump que amb la seva diplomàcia de martell -com l’aplicada a Mèxic sense contemplacions (Amanda Mars, Sergio Muñoz Bata)- es figura ingenuament que podrà recuperar el poder que no va saber consolidar en el moment unipolar del segle passat (Fareed Zakaria) [3].

En ple compàs d’espera institucional de la Unió Europea (Andrea Rizzi, Arman Basurto,  Silke Mülherr), el drama del Brexit apunta a un final grotesc si s’acaben fent bons  els pronòstics que apunten Boris Johnson com a futur nou líder dels conservadors britànics (Mike Goldsmith); i sobre la victòria socialdemòcrata a les eleccions daneses planeja l’ombra d’una política d’immigració molt similar a la de la dreta xenòfoba (Sune Haugbolle, Gemma Pinyol [4].)

El cas danès ens  mostra  la dificultat de donar una resposta política nítida a la majoria silenciosa europea que -segons George Soros– s’ha pronunciat  a  les eleccions al Parlament Europeu contra l’ascens del nacionalpopulisme. Ramón González Férriz assenyala la responsabilitat de liberals i verds a l’hora de revitalitzar ideològicament el projecte europeu.  Giuliano Da Empoli [5] proposa una “euroguerrilla de les idees” per afeblir el nacionalpopulisme. I Jordi Vaquer examina la novetat de la presència de Vox a les institucions espanyoles des del punt de vista dels valors de la societat espanyola en comparació amb els se les societats francesa, portuguesa i, especialment,  italiana, ressaltant la diferència entre Espanya i Itàlia en tres qüestions sensibles com la igualtat de gènere, el matrimoni homosexual i la immigració.

El sudoku dels pactes a tots els nivells polítics espanyols comença a quadrar (Carlos E.Cué, Lucía Méndez, José Manuel Contreras i permet anar deduint algunes tendències de fons: la configuració real del bloc de les tres dretes (José Antonio Zarzalejos),  amb la normalització política de Vox (Jorge Galindo) i la renúncia de Ciudadanos a jugar el rol de partit frontissa (Anabel Díez) [6], i tot plegat a benefici del Partit Popular; la persistència de la fortalesa i capacitat d’influència dels partits d’àmbit no estatal (regionalistes, nacionalistes) (Astrid Barrio  [7], Luis R.Aizpeolea); la feblesa del bloc d’esquerres dissimulada per la primera posició asssolida pel PSOE (Carles Castro/Laura Aragó) [8]

En aquest marc sembla esvair-se la pretensió d’una “investidura blanca” (Enric Juliana) de Pedro Sánchez, és a dir amb l’abstenció de PP i/o Ciudadanos per evitar el recolzament passiu d’algun grup independentista com ERC (Juan Luis Cebrián, Jorge de Esteban). Un recolzament especialment problemàtic per la tensió acumulada els últims temps entre els socialistes i ERC (rebuig republicà als PGE i a Miquel Iceta, enfrontament a Barcelona …). Mentre, avança el tempteig per l’acord necessari entre PSOE i Unidas Podemos, condicionat per la feblesa objectiva de Podemos (Javier Pérez Royo, Santiago Alba Rico, Luis Arroyo). Al final queda l’amenaça de tornar a unes noves eleccions que, probablement beneficiarien a PSOE i PP, però sense alterar l’actual correlació de forces entre blocs (David Noriega, enquesta de Celeste-Tel/eldiario.es).

En el fons, s’estan decidint les posicions per afrontar en els propers anys la patata calenta de la qüestió catalana,  un cop dictada la sentència de la causa contra els dirigents independentistes i clarificat el quadre polític de l’independentisme català després d’unes eleccions al Parlament de Catalunya (Lola García, Neus Tomàs, Valentí Puig). I si posem les llums llargues, haurem de tenir a mà aportacions  com les que han fet aquesta setmana Daniel Innerarity [9],  Jordi Muñoz [10] i Josep Maria Fradera [11] per enfocar amb realisme un hipotètic diàleg futur.

En tot cas, avui el que domina és l‘impacte del final de les sessions al Tribunal Suprem de la Causa Especial 3/20907/2017, amb els al·legats jurídics de les defenses del acusats i els al·legats polítics d’aquests. D’entre les desenes de cròniques i articles publicats volem destacar les precisions sobre el sentit de les intervencions de les defenses de Jordi Nieva-Fenoll, la visió de conjunt del judici del sempre ponderat Marc Molins [12],  la contribució de Pau Luque [13] al debat sobre els fets de setembre o octubre de 2017 des del punt de vista de la filosofia del dret i, finalment, la sentida expressió de dolor i ràbia, molta ràbia que publica Andreu Claret [14]

No podem acabar aquest Focus Press sense fer esment a la duríssima batalla postelectoral que s’està lliurant a Barcelona. Ens quedem amb l’anàlisi de Carles Castro sobre els costos polítics i electorals del “dilema” d’Ada Colau I obrint el focus, recomanem l’anàlisi lúcida d’Oriol Nel·lo  [15] sobre els “ajuntamens del canvi”,  amb raons per reinvindicar-ne el llegat, debilitats per explicar-ne el declivi i motius per sostenir-ne la vigència.

 

ARTICLES RECOMANATS

(1) Conversa de Pilar BONET amb Svetlana ALEXIÉVICH a “Babelia” de El País (8-06-19): “La voz de Chernóbil

(…) “En el interés actual por Chernóbil, Alexiévich ve varios factores, además de una mayor comprensión de que existe un mundo desconocido, letal y global. Los jóvenes tienen una conciencia ecológica muy fuerte y sienten el peligro. Comprenden el tema de los recursos limitados —su nieta, dice, la recrimina por encender demasiadas luces— y el calentamiento global, aunque están más lejos de entender la amenaza de la carrera de armamento y del desmontaje de los tratados de desarme que pusieron fin a la Guerra Fría. Este fenómeno preocupa más a la gente madura, reconoce.
Por su naturaleza, el accidente de Chernóbil planteó desafíos al lenguaje literario. “Existe una cultura y una tradición para la narrativa de la guerra, lo que permite al creador moverse dentro de unos márgenes, tal vez explorarlos y ampliarlos en el marco de esas tradiciones. Sin embargo, cuando yo escribí mi libro sobre Chernóbil, no había un registro cultural para la narración sobre algo tan desconocido”, afirma. Existían no obstante obras premonitorias como Picnic al borde del camino (publicado en 1972), de los hermanos Arkadi y Boris Strugalski, un relato sobre seres que se ganan la vida saqueando en una zona prohibida, que viola las leyes de la física, tras una gran tragedia. El cineasta ruso Andréi Tarkovski llevó aquel relato a la pantalla con el título de Stalker (1979). “Los Strugalski y Tarkovski tuvieron la genialidad de adivinar lo desconocido e hicieron una incursión en otra época, exploraron una amenaza antes de que ésta se abatiera sobre nosotros”, señala.
Svetlana fue por primera vez a Chernóbil cuatro meses después de la catástrofe: “Allí entendí enseguida que estábamos en otro mundo. Todo parece lo mismo —las manzanas, los pepinos, la leche—, pero sobre ellos planea ya la sombra de la muerte y las personas están desorientadas, perdidas, y no en un plano anticomunista o antisoviético, sino como algo superior, algo distinto. Porque no se trata del ser humano en la historia, sino del ser humano en el cosmos. Volví a ver lo mismo muchos años después en Fukushima [la central nuclear japonesa afectada por un accidente en 2011], también allí había la misma desorientación en la gente, en los científicos y en los políticos, la misma sensación de impotencia”. (…)

(2) Lucía VELASCO, “El futuro del trabajo para las mujeres” a Agenda Pública (11-06-19)

(…) “La digitalización de nuestras economías tiene un enorme potencial para mejorar la vida de la ciudadanía, la productividad y la desigualdad. La tecnología es el futuro, estará presente en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida y su manejo condicionará nuestra carrera laboral. Las mujeres somos el 52% de la población europea, pero sólo el 17% trabaja en empleos relacionados con la tecnología.
Debemos desbloquear completamente el potencial femenino para impulsar la economía digital. Para ello es necesario que (1) Las mujeres estén presentes en las discusiones académicas y paneles especializados (2) Priorizar el diseño de políticas públicas que apoyen a la mujer en el ámbito digital (3) Combatir los estereotipos de género y los sesgos inconscientes relacionados con la tecnología (4) Fomentar la inversión en startups fundadas por mujeres y tecnología desarrollada para mujeres –femtech– (5) Modificar lo que sea necesario para que ellas participen en mayor medida en las carreras tecnológicas (6) Establecer itinerarios de re-cualificación laboral dirigidos a mujeres para aquellas ocupaciones que vayan a ser automatizadas (7) Incorporar obligatoriamente la neutralidad de género en el desarrollo tecnológico (8) Promover el liderazgo femenino y la visibilidad (9) Eliminar la brecha de género en las compañías tecnológicas (10) Asegurar que todos los análisis del futuro del trabajo, incluidas las necesidades educativas y las demandas de nuevas habilidades, se realicen con perspectiva de género” (…)

(3) Fareed ZAKARIA, “The Self-Destruction of American Power. Washington Squandered the Unipolar Moment” a Foreign Affairs (July/August 2019)

“Sometime in the last two years, American hegemony died. The age of U.S. dominance was a brief, heady era, about three decades marked by two moments, each a breakdown of sorts. It was born amid the collapse of the Berlin Wall, in 1989. The end, or really the beginning of the end, was another collapse, that of Iraq in 2003, and the slow unraveling since. But was the death of the United States’ extraordinary status a result of external causes, or did Washington accelerate its own demise through bad habits and bad behavior? That is a question that will be debated by historians for years to come. But at this point, we have enough time and perspective to make some preliminary observations.
As with most deaths, many factors contributed to this one. There were deep structural forces in the international system that inexorably worked against any one nation that accumulated so much power. In the American case, however, one is struck by the ways in which Washington—from an unprecedented position—mishandled its hegemony and abused its power, losing allies and emboldening enemies. And now, under the Trump administration, the United States seems to have lost interest, indeed lost faith, in the ideas and purpose that animated its international presence for three-quarters of a century” (…)

(4) Gemma PINYOL, “Nuevo gobierno danés, ¿más de lo mismo en inmigración?” a Agenda Pública (10-06-19)

(…) “La socialdemocracia danesa ha ganado, sí, pero también el discurso del DPP en materia de inmigración y asilo. Sólo la necesidad de otros partidos, especialmente los verdes, determinarán si el nuevo Gobierno danés cambiará la política de inmigración que lleva aplicando el partido liberal en los tres últimos años.
Esto invita a una reflexión imprescindible a la hora de hablar de este asunto: hay que hablar mucho más de políticas y salir de los debates infructuosos que no generan propuestas, pero sí animan el miedo y los recelos. Y es una reflexión imprescindible para los partidos tradicionales, que están siendo especialmente rápidos en copiar los discursos populistas en materia de inmigración. En el caso de la socialdemocracia, éste no es un debate nuevo: de hecho, ya hace tiempo que algunas voces procedentes de estos partidos creen que para no perder la batalla contra el populismo xenófobo, lo mejor es recoger su mensaje, atenuarlo un poco y rentabilizarlo en votos.
Hace pocas semanas, el profesor neerlandés Cas Mudde escribía sobre la falta de visión a largo plazo de los partidos denominados de izquierda que buscaban copiar el discurso populista sobre inmigración que la extrema derecha populista ha ido esparciendo por Europa. Por su parte, José Fernández Albertos recordaba la necesidad de la izquierda de replantearse su agenda política para defender más igualdad y más democracia en una Europa distinta a la de hace 50 años y con unos retos globales también muy diferentes (cómo por cierto, están haciendo los partidos verdes en muchos países europeos).
Parece necesario, para ello, que se deseche el marco narrativo que ha puesto encima de la mesa la extrema derecha populista y que obliga a todos a jugar con sus reglas. Hoy, la cosa no va de confrontaciones identitarias. Es cierto que las identidades colisionan, pero también se imbrican, se mezclan o combinan en marcos normativos compartidos. Es cierto que hoy, en el siglo XXI, se requiere de tiempos y formas distintas de explicar la diversidad. Pero pensar que sólo las respuestas nativistas van a mejorar las condiciones de vida de las personas es faltar a la verdad.
En la Dinamarca de hoy, parte del debate público es la supervivencia del Estado de bienestar y de su capacidad de reducir las desigualdades. Seguro que, para luchar contra ellas, otra política migratoria es necesaria. Pero no sólo. Hay otras reformas estructurales que no pueden seguir escondiéndose detrás del miedo al otro”.

(5) Giuliano da EMPOLI, “Seule une «euroguérilla des idées» pourra affaiblir le national-populisme” a Le Monde (7-06-19)

(…) “Seule une véritable Euroguérilla des idées sera en mesure de remettre en cause l’hégémonie culturelle du national-populisme. Mais quelles sont les formes qu’un mouvement de ce genre pourrait revêtir?
Certains des grands insurgés du passé peuvent nous donner quelques conseils. Le premier ingrédient de la guérilla est la surprise, dit Mao. « Les opérations de l’Armée rouge, écrit-il, se déroulent, d’une manière générale, sous la forme de coups imprévus ». Dans la pratique, cela signifie que les pro-européens n’ont plus besoin d’être ennuyeux.
Aujourd’hui, les seuls qui parlent de manière passionnante de l’Europe sont ses ennemis. Les Viktor Orban qui affirment incarner les vraies valeurs de l’Europe contre la décadence des dégénérés libéraux de l’Ouest. Les Steve Bannon qui rêvent de former des nouveaux gladiateurs du peuple dans les monastères du XIIIe siècle. Les Philippe de Villiers qui reconstruisent l’histoire de l’Union comme un roman d’espionnage orchestré par la CIA. Si nous voulons être capables de combattre leur vision nous devons commencer à construire un récit qui soit au moins aussi palpitant que le leur.
Voilà pourquoi l’Euroguérilla n’est pas un travail que pour les politiques, mais aussi pour les écrivains, pour les réalisateurs, pour les créateurs de jeux vidéo. Quand on a demandé à Adam Price, le créateur de «Borgen», ce qui l’avait poussé à écrire une série télévisée sur la politique danoise, il a répondu qu’il voulait rendre plus humain et passionnant un processus mystérieux et très ennuyeux. C’est de cela qu’aurait besoin l’Europe pour prendre le contre-pied des nationaux-populistes : quelques bonnes séries télévisées en plus et quelques conférences sur le multilatéralisme en moins.
La deuxième règle de la guérilla est le renseignement: étudier l’adversaire, en décrypter les mouvements pour faire en sorte que le front se trouve, comme disait le commandant vietnamien Giap, «partout où se trouve l’ennemi». Comprendre comment les nouveaux leaders anti-européens combinent la colère de certains milieux populaires et les algorithmes des réseaux sociaux pour faire basculer l’opinion dans leur camp est une priorité absolue pour ceux qui veulent les combattre.
Mais l’étude de l’adversaire ne doit pas conduire à une posture défensive purement réactive. Au contraire, tous les stratèges de la guérilla s’accordent sur le fait que seule l’offensive conduit à la victoire” (…)

(6) Anabel DÍEZ, “Ciudadanos ha tomado una única dirección” a El País (12-06-19)

“Sobre pactos y acuerdos de gobierno ya empieza a no haber dudas, si es que alguna vez las hubo. Antes de que empiece a negociarse en firme un acuerdo para el Ejecutivo de la nación y cuando aún se mantienen abiertas las conversaciones en los niveles autonómico y local, se puede establecer el cuadro de pactos por partidos. El trazo general conduce a los bloques de derecha e izquierda, aunque en este último habrá sumas con los partidos curtidos en pactos, como el PNV y los regionalistas cántabros de Miguel Ángel Revilla.
Si alguna vez hubo apariencia de que la vieja política había quedado arrumbada y en los tiempos nuevos la transversalidad era posible, fue un error; un espejismo que determinados sectores han querido sustentar, pero sin base alguna, ya que los actores de esa nueva forma de hacer política no han estado dispuestos a aplicarla ni a considerar que dejar gobernar mediante una abstención, si es que no hay otra alternativa, tampoco equivale a comprometerse. Del mismo modo no habrá diversificación de pactos, según sean las características de cada comunidad autónoma. No hay resquicio para que el acuerdo entre diferentes se estrene en España. Así lo ha querido Ciudadanos.
El partido que nació para la política nacional en 2014, Ciudadanos, después de una andadura con muchas dosis de épica y esfuerzo en la defensa de los valores constitucionales en Cataluña, ha adoptado una posición estratégica que excluye relacionarse con el PSOE. Así ha decidido dirigirse y trabajar en el ámbito del centro a la derecha y ayudar a gobernar al PP en ese espectro. Pero solos no pueden. La compañía de Vox es ineludible. Sin ellos, no hay Gobiernos autonómicos y Ayuntamientos” (…)

(7) Astrid BARRIO, “Los partidos de ámbito no estatal y la gobernabilidad” a El Periódico (8-06-19)

“Si hay un rasgo del sistema político español que permanece inmutable a pesar de los cambios recientes del sistema de partidos es el protagonismo de los partidos de ámbito no estatal (PANE), un nombre ni atractivo ni fácil pero muy útil acuñado por el maestro Isidre Molas en plena Transición a la democracia. Este apelativo, que se desmarca del criterio ideológico habitual (partidos nacionalistas, partidos regionalistas, partidos autonomistas) hace referencia a partidos que solo presentan candidaturas en una o varias circunscripciones y que limitan voluntariamente su implantación a una parte del territorio estatal que es al que circunscriben su actividad política. Se engloba así en una única categoría numerosos partidos de distinta ideología y que persiguen objetivos políticos muy diversos: desde los meramente regionalistas, pasando por los nacionalistas hasta los independentistas y todos ellos pueden ser indistintamente de derechas o de izquierdas.
En España, a causa de la existencia de una profunda fractura centro–periferia, prácticamente desde los inicios del Estado liberal ha habido PANE, especialmente en los territorios históricos o con hechos diferenciales. Sin embargo, el desarrollo del Estado autonómico propició su aparición en casi todas las comunidades autónomas. De hecho,  las únicas autonomías en las que nunca habido este tipo de partidos en sus respectivos Parlamentos son Madrid y Murcia. En el resto ha habido PANE aunque son pocos los que han conseguido dar el salto a la arena estatal. Aun así desde 1977 la presencia de PANE en el Congreso ha sido la norma convirtiendo el Parlamento español en uno de los más  plurales, circunstancia compatible, hasta hace poco, con una elevada concentración de escaños en los dos principales partidos del sistema” (…)

(8) Carles CASTRO/Laura ARAGÓ, “Así que pasen cuatro años” a La Vanguardia (10-06-19)

“Lo que el sistema electoral le dio al PSOE el 28 de abril se lo podría quitar dentro de cuatro años si las fuerzas de centro y derecha consiguieran armar una alianza preelectoral que les permitiese concurrir bajo una sola marca. Esa coalición electoral entregaría a la “derecha unida” un mínimo de 176 diputados si fuese capaz de sumar todos los votos que PP, Ciudadanos y Vox obtuvieron por separado en las últimas elecciones generales. Y en paralelo, la izquierda sumaría en ese supuesto únicamente 141 parlamentarios en el Congreso (concretamente 108 para el PSOE y 33 para Unidas Podemos).
Este hipotético desenlace puede resultar sorprendente a la vista de la correlación de escaños que arrojó el 28-A. Hace algo más de un mes, PSOE y Podemos cosecharon conjuntamente 165 diputados (123 los socialistas y 42 la coalición de izquierdas), mientras que el tridente conservador sólo obtuvo 147 (o 149 si se agregan los dos de Navarra Suma, la coalición de PP, Cs y UPN en esa comunidad). Es decir, una distancia de 16 diputados entre ambos bloques. Y ello a pesar de que izquierda y derecha empataron prácticamente en papeletas el 28-A: PSOE y Podemos sumaron un 43% de los sufragios, frente al 42,8% (o al 43,2% si se computa la coalición conservadora navarra) de PP, Ciudadanos y ultras.
La explicación de esa paradoja no tiene misterio: la división de la derecha en tres marcas redujo la rentabilidad de su voto a causa de la existencia de pequeñas provincias que reparten pocos escaños y dejan sin representación a los partidos minoritarios (aquellos, como Vox o incluso Podemos, que obtienen menos del 15% de los sufragios). Y al mismo tiempo, el sistema electoral tiende a premiar a las formaciones más votadas, como fue el caso del PSOE que, además, quedó a gran distancia (nada menos que 12 puntos por encima) del segundo partido, el PP.
La prueba de este sesgo es que si la derecha hubiese agrupado o concentrado su voto en una sola marca, esa coalición habría sido la más votada en 45 de las 52 provincias (y los socialistas sólo en una), mientras que en los comicios del 28-A el PP sólo fue primera fuerza en cinco circunscripciones. En el resto, el PSOE fue el más votado en 41 provincias y los nacionalistas en seis. Pero, además, el eventual reagrupamiento del voto de la derecha en torno a una sola marca cambiaría la correlación de bloques en 26 demarcaciones” (…)

(9) Daniel INNERARITY, “Definir el conflicto catalán” a La Vanguardia (8-06-19)

(…) “Propongo delimitar el perímetro de este conflicto en torno a unas propuestas de enunciación que a mi juicio facilitan el acuerdo más que otras. Se articularían en torno a los siguientes principios:
1) La misma formulación del problema debe no prejuzgar inevitablemente la solución. Si insistimos en que la soberanía reside en el pueblo español y entendemos que cualquier otra distribución de esa soberanía debe ser aceptada por el conjunto indiferenciado del pueblo español, entonces estamos cerrando el camino a una solución pactada, que exige necesariamente instalarse más allá del marco mental de las so­beranías incompartibles. Si lo planteamos como un conflicto “entre Catalunya y España” (minusvalorando la división que este asunto produce en el seno de la sociedad catalana), estamos dando por bueno un marco mental que favorece a una de las partes, en este caso, al mundo soberanista. Propongo que el punto de partida no sean ni las formulaciones constitucionales cerradas ni unos derechos cuya existencia no es incontestable sino parte precisamente de lo que se discute. ¿Estarían unos dispuestos a aceptar que el principio de indisolubilidad del Estado es compatible con una distinta distribución interna de soberanía, del mismo modo que la integración europea ha implicado cesiones sustanciales de soberanía sin que hayan sido interpretadas como contrarias al ordenamiento constitucional? ¿Aceptarían los soberanistas que el principio de que la ciudadanía de Catalunya ha de poder decidir su futuro no excluye la posibilidad de compartir ese derecho con otro ámbitos más amplios, en España y en Europa? Una visión rígida de la idea de unidad del Estado o del pueblo de Catalunya hacen inviable cualquier solución democrática porque el marco da la razón a una de las partes. Quien ponga encima de la mesa la unidad del Estado como un límite que no permite modulaciones o la autodeterminación como un derecho innegociable ha de saber que está imposibilitando el diálogo y la transacción. No podemos convertir un posible punto de llegada en un inevitable punto de partida.
2) Imaginemos otra manera de ejercer la soberanía popular en un Estado compuesto. Aceptemos como principio general que el futuro de Catalunya depende de la voluntad de su ciudadanía y pensemos en toda su radicalidad el concepto “ciudadanía de Catalunya”, de la que forman parte personas cuya identificación nacional es muy plural, desde quienes aspiran a ejercer esa voluntad política de manera independiente hasta quienes quieren configurarla en el marco estatal y, a su vez, con lógicas de muy diverso tipo (centralizado, federal o confederal). Tomarse la voluntad de la ciudadanía catalana en serio significaría diseñar un procedimiento, un algoritmo de encuentro podríamos llamarlo, entre esa variedad de voluntades políticas, ninguna de las cuales tiene en principio preeminencia sobre las otras y cuya relevancia política depende del grado de aceptación que susciten.
3) Hay que lograr un punto de encuentro entre la diferenciación y la ampliación de la voluntad popular de los catalanes. Los llamados unionistas deben ofrecer una fór­mula para que se reconozca la especificidad de la voluntad de la sociedad catalana, si es que siguen manteniendo el implícito reconocimiento de su subjetividad política di­ferenciada que se contiene en el término ­nacionalidad y en el espíritu y la letra del pacto constitucional del 78. Los soberanistas tendrían que responder a la pregunta acerca de cómo esa voluntad recoge la pluralidad de la sociedad catalana y cómo se articula con la de los españoles, a la que de hecho está vinculada en un condicionamiento recíproco. Unos y otros deben pensar cómo incluir a las minorías que se establecen según el ámbito de decisión en el que estemos operando, y la mejor garantía de estar haciendo lo correcto es que nadie exija a la otra mayoría lo que no está dispuesto a hacer con su minoría. La mejor negociación sería poner en juego esta lógica de reciprocidad. Se trataría de encontrar un camino intermedio entre la decisión subordinada y la decisión solitaria, entre las dos unilateralidades (la de la secesión no pactada y la del derecho de veto o imposición) que no son procedimientos a la altura de una sociedad compuesta. Si debe pactarse el concepto y procedimiento para realizar esa voluntad política, no es para reducir esa voluntad sino para asegurar que sea lo más integradora posible”.

(10) Jordi MUÑOZ, “Ara que la pols s’assenta” a Nació Digital (8-06-19)

(…) “Diria que per l’independentisme seria productiu assumir que no anem a un escenari de diàleg en el curt termini, ni tampoc d’involució bèstia com prometien Casado, Abascal i Rivera, per bé que previsiblement el poder judicial voldrà arrossegar l’estat cap aquí. I tampoc, òbviament anem cap a la independència exprés com prometen encara avui alguns (cada vegada menys) irresponsables. Un cop assumit això, caldria deixar de buscar traïdors a dins i a fora, no acumular ressentiment i mirar, estratègicament, de boicotejar la conformació d’aquest equilibri de tancament. Bastir ponts allà on siga possible. Ponts que trenquen aquest equilibri i que facin més difícil d’empassar-se per als comuns aquesta operació. Aguditzar-ne les contradiccions. La sentència hi hauria de contribuir. I, en tot cas, en lloc de tancar-se sobre si mateix esperant una victòria del 47% que no arribarà, esforçar-se a fer plantejaments que interpel·lin al votant medià, i esprémer al màxim el poder institucional per promoure polítiques avançades que transformen la realitat i milloren tant com sigui possible les condicions de vida de la gent. Més enllà del que facin els altres, fer inventari d’errors i encerts i plantejar un projecte amb voluntat de transcendir els blocs que va definir el 2017.
Tot això, en sóc conscient, és molt més fàcil de dir que no de fer. Perquè al capdavall, la política la fan persones i les emocions hi juguen un paper rellevant. I perquè les forces són les que són, la tensió interna al si de l’independentisme és notable, i la presó, l’exili, els processos judicials eterns i la repressió econòmica són dures i desgasten. Però això és, ha de ser, una cursa de fons. I de relleus”.

(11) Entrevista a Josep Maria FRADERA a Crónica Global (9-06-19): “La pérdida de confianza es lo más temible que ha pasado en Cataluña”


(…) “Lo que reclama la actual situación es rehacer la política catalana de arriba abajo. Ahora que se habla de Esquerra Republicana, pero hay que pronunciarse con prudencia. Esquerra lo que plantea es provincializar la sociedad catalana, para que no escape de su control, como hizo Jordi Pujol. Como partido, tiene su punto de lógica, como proyecto de sociedad es otra cosa” (…)

“Los náufragos se acogen a la madera que puedan avistar. Lo que es agotador es dejar la responsabilidad en un partido, que tiene sus objetivos propios. El problema es que la sociedad, lo que pide, o esa mayoría que aparece, es que se prolongue el sueño de una empresa. Y parece que se lo encarga a un partido, como ERC, que impidió la convocatoria de elecciones, que se lo jugó a un todo o nada. Cualquier estado hubiera actuado de forma igual a como lo hizo el Estado español contra un proyecto secesionista unilateral. No se trataba de defender una monarquía o una república. Se trataba de la supervivencia de un orden estatal. Y eso no lo quisieron ver” (…) Da igual si el independentismo lo apoya un poco más o menos de la mitad de la población. Lo que hay que hacer es evitar desastres previsibles. Y el problema más grave es la pérdida de confianza. Para mí, como había apuntado Josep Pla durante la Guerra Civil, la pérdida de la confianza es lo más temible que ha pasado en Cataluña en estos años” (…) El proyecto fraternal es el que no deja a nadie que se quede atrás, porque la alternativa es la guerra civil, que no creo que sea deseable. Y dudo, por ejemplo, que los republicanos dejen de ir en contra de sus adversarios. Estamos en una crisis de confianza entre las dos mitades de catalanes, y en el interior de esas mismas mitades. Por eso el trabajo que nos espera es tan difícil y hundirá a una generación entera”.

(12) Marc MOLINS, “Vist per a sentència” a La Vanguardia (13-06-19)

(…) “Tanmateix, i aquest és un dels grans reptes que al meu entendre ha d’assumir la sala sentenciadora, sobre el que no hi ha acord entre els diferents actors –en sentit ampli– és sobre el significat global del que va passar a Catalunya durant els mesos de setembre i octubre del 2017. Mentre que alguns continuen sostenint que la declaració de la república amb què va culminar el procés d’independència va ser l’estricta execució d’un mandat popular, majoritari i circumscrit dins del feix de facultats que preveu el dret a l’autodeterminació dels pobles, d’altres, amb idèntica responsabilitat política i jurídica, afirmen que la declaració d’escissió de Catalunya de l’Estat espanyol no va ser més que una declaració ­simbòlica, mancada de fonament i d’una veritable dimensió jurídica. Com resulta obvi, aquesta no és una qüestió fútil.
Esquivant completament la dimensió simbòlica i emocional que se li vulgui donar a la declaració duta a terme pel llavors president de la Generalitat, com bé adverteixen les defenses, des d’un punt de vista jurídic l’efectivitat –que no legalitat– d’aquesta declaració es converteix en una qüestió nuclear, ja que, en cas que es consideri simbòlica i mancada de substantivitat, l’ordre constitucional no es podria considerar trencat.
Decidir aquesta qüestió sobre la qual, insisteixo, sembla que no hi ha consens entre les diferents parts processals i els operadors polítics que la promouen, no només s’erigeix en la premissa essencial de qualsevol raonament jurídic, sinó que, a més a més, reafirma que aquesta “imperfecció” que dèiem que representa qualsevol judici, en aquest cas particular, és especialment “necessària”, atès que en defecte d’una explicació clara i unívoca dels seus protagonistes, la sentència ha d’oferir a la ciutadania una versió uniforme i impar­cial dels fets perquè, des de l’acceptació o la discrepància, pugui continuar escrivint la seva pròpia història” (…)

(13) Pau LUQUE, “Kelsen, Habermas, Benjamin y el juicio del ‘procés’” a Agenda Pública (12-06-19)

(…) “A algunos la acusación por rebelión les parece un disparate porque es obvio (afirman) que no hubo violencia. Yo pensaba exactamente así. Ahora creo que hay que hacer un matiz: no es un disparate. Debieran ser absueltos del delito de rebelión, pero acusarles de tal cosa no es un disparate.
Y no lo es porque, aunque es cierto que la estrategia de la cúpula independentista fue siempre la de la no-violencia, lo que buscó con esa estrategia fue, paradójicamente, que se diera violencia. Habitualmente, las estrategias de no-violencia se llevan a cabo para reivindicar alguna causa política y la represión que a veces sufren es una especie de daño colateral de esa estrategia.
Aquí resulta tal vez útil distinguir entre el resultado de una acción y sus consecuencias. El resultado de una acción es el estado de cosas que se busca alcanzar con esa acción. Las consecuencias de una acción son aquello que acontece causado por esa acción pero que no es buscado por la misma. Cuando Gandhi reivindicaba y ponía en práctica la no-violencia, el resultado que buscaba era la liberación y la violencia –en su contra– era una consecuencia indeseada de esa acción. En cambio, cuando los dirigentes independentistas catalanes promovieron y contribuyeron a poner en práctica la no-violencia, el resultado que explícitamente buscaron –según han declarado voces autorizadas del independentismo– era la foto de la represión, es decir, la violencia contra sus bases”

(…) “En su inteligente alegato final, Xavier Melero, abogado de Joaquim Forn, afirmó que el independentismo habría elegido, en todo caso, una estrategia en la que la violencia, como en el ejemplo de Gandhi, era una consecuencia. Melero tiene la obligación de presentar las acciones de su cliente bajo su mejor luz. Sin embargo, creo que la cúpula independentista optó más bien por que la violencia fuera el resultado, y es que la no-violencia normalmente es usada para intentar conseguir un objetivo político a pesar de la represión. El 1 de Octubre, en cambio, muchas cosas –por ejemplo, que la Generalitat hizo lo posible para no aplicar los resultados del referéndum, lo cual sugiere que el objetivo político del mismo no era la independencia– indican que el independentismo unilateralista hizo de la represión infligida contra los suyos ‘su objetivo político’ fundamental” (…)
(…) “Cabe un reproche desde luego moral y político contra ese uso ilegítimo –e irresponsable– de la no-violencia (uso que, conviene recordar, hicieron los dirigentes, no las bases). Pero soy escéptico respecto de la posibilidad de que haya, en el actual Código Penal, un reproche legal contra ese uso. Sí estoy seguro, en cambio, de que sin un argumento knock-down, el reproche legal no puede consistir en la condena por rebelión”.

(14) Andreu CLARET, “Dolor y rabia, mucha rabia” a El Periódico  (13-06-19)

(…) “Dolor y rabia. Una rabia incontenible por el daño irreparable que le han hecho a mi país. Todos, o casi todos. Empezando por Rajoy, el primero en utilizar las ‘fake-news’ para llenar camionetas de firmas contra el Estatut. Por lo que hizo, y dejó de hacer durante años con provocaciones que hicieron estallar las larvas cultivadas por Pujol, con paciencia de entomólogo, haciendo que los campos de Catalunya se llenaron de utopías republicanas. Con la crisis, y las mentiras, estas utopías empezar a venderse en paradas de ‘todo a cien’ y ya era tarde para que la política o la razón predominaran. Solo quedaba la justicia. Y así hemos llegado adonde estamos.

Siento rabia también por la actitud de todos aquellos políticos catalanes que hicieron el juego a la provocación del Partido Popular. Lejos quedaba aquella frase premonitoria de Pujol, cuando le preguntaron por Lituania y Catalunya y advirtió que España no era un estado en descomposición como la URSS. Nacionalistas de la primera hora y arribistas envueltos con la ‘estelada’ dijeron que éramos como Eslovenia y se cachondearon del Estado. No sé si Artur Mas se lo creyó, pero entró en el juego. Y luego vino Puigdemont, que siempre lo ha pensado, y Torra, que se ve en la estela de Companys y Macià, sin reparar en el drama que vivió Catalunya en los años 30. Detrás, dos millones de personas, llevadas por ilusiones legítimas. El resultado es un país dolido, dividido, humillado, aislado. A corto plazo, la única esperanza es que las sentencias, si son razonables, o un indulto, si es posible (o la reforma del Código Penal, con efectos retroactivos) creen un nuevo clima. Hasta entonces las emociones seguirán prevaleciendo sobre la política”.

(15) Oriol NEL·LO, “Els ajuntaments del canvi. Cinc raons per reivindicar-ne el llegat, cinc debilitats per explicar-ne el declivi i cinc motius per sostenir-ne la vigència” a política&prosa (10-06-19)

“El maig de 2015, un conjunt de forces polítiques nascudes de mobilitzacions ciutadanes conqueriren el govern de ciutats espanyoles com Madrid, Barcelona, Saragossa, la Coruña, el Ferrol, Santiago de Compostela i Cádiz. La pràctica totalitat de la capçalera del sistema urbà espanyol quedava així governada per alcaldes i alcaldesses que tenien en comú la seva orientació progressista, la seva procedència dels moviments socials i la seva manca d’obediència als partits polítics tradicionals.
Posada en perspectiva històrica, la irrupció d’aquestes forces en la política municipal tenia certes similituds amb l’arribada de les forces progressistes als ajuntaments la primavera de l’any 1979, després de les primeres eleccions municipals democràtiques. Els nous governs venien impulsats pels moviments socials, no pertanyien a l’establishment existent, aixecaven grans expectatives i propugnaven una agenda de temes i polítiques fortament innovadora.
Quatre anys després, els resultats de les eleccions municipals del 26 de maig de 2019 assenyalen l’eclipsi d’aquestes experiències en la pràctica totalitat de ciutats on aquestes havien triomfat. Fins i tot allà on han conservat una certa força o capacitat de maniobra, fins i tot allà on puguin mantenir l’alcaldia, les forces polítiques que varen guanyar fa quatre anys en les principals ciutats espanyoles han perdut vots, empenta propulsiva i capacitat transformadora.
Resultaria del tot prematur intentar ara, en una nota d’urgència, assajar el balanç d’aquestes experiències. Com prematur seria, així mateix, donar per resolts els problemes que les ha impulsat i per amortitzades les polítiques que han volgut dur a terme. Tot i així, veiem en aquests dies com, de manera més o menys interessada, es destaca el caràcter episòdic i fugaç dels ajuntaments del canvi, i se’ls comença a descriure com una anomalia històrica d’escassa rellevància.
Davant d’aquestes previsibles lectures, que s’apressen a donar aquestes experiències per enterrades, resulta convenient assenyalar les seves fortaleses i reivindicar els molts aspectes positius del seu llegat. Així mateix, convé reflexionar sobre les debilitats que es troben, segurament, en l’origen del seu declivi. Finalment, i això és segurament el més important, cal debatre fins a quin punt les propostes dels ajuntaments del canvi continuen vigents i analitzar la forma com la seva experiència pot projectar-se cap al futur. A aquestes finalitats dedicarem aquestes notes d’urgència” (…)

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada