FOCUS PRESS SETMANAL 139

El resultat de les eleccions generals del 28 d’abril és un primer pas de clarificació del panorama polític espanyol (José Fernández-Albertos) [1], a l’espera del segon acte d’expressió de la sobirania popular a les eleccions municipals, autonòmiques i europees del 26 de maig.

Sobre el resultat electoral, a banda de la informació oficial del Ministeri de l’Interior, els mitjans de comunicació estan desplegant tota mena de recursos estadístics, gràfics i cartogràfics que permenten escrutar fins al mínim detall el comportament dels electors: veure, per exemple,  els mapes que publiquen eldiario.es,  o  l’equip de Kiko Llaneras a El País o José Rico a El Periódico; també les matrius de transferència de vot de Sigma Dos/El Mundo o de Sociométrica/El Español. I com és habitual són de consulta imprescindible els “Breus de dades” de Gesop sobre els resultats a Espanya i Catalunya, així com el dossier postelectoral sobre els resultats a Barcelona que elabora el servei d’Estadística municipal.

En grans números el balanç d’aquestes eleccions es pot sintetitzar en quatre dades (Ignacio Jurado, Andrés Santana/José Rama, Silvia Clavería):

1) Un increment important i decisiu de la participació amb 2.200.000 votants fins arribar al 75.8%.

2) Un increment de 873.000 vots del conjunt de les esquerres, amb una recomposició interna favorable al PSOE (+2.047.000 vots) en detriment del conglomerat d’Unidas Podemos (-1.317.000 vots) (Xavier Vidal-Folch, Ricardo Dudda).

3) Un petit increment de 97.000 vots del conjunt de les dretes, amb una recomposició interna traumàtica, en la que el Partit Popular perd fins a 3.585.000 vots en favor de Ciudadanos (+995.000 vots) i de Vox (+2.630.000 vots) (Panel d’Agenda Pública,

4) Un augment espectacular  de 852.000 vots del conjunt dels partits nacionalistes i regionalistes, dels que 510.000 corresponen als partits independentistes catalans.

Es dedueix fàcilment que davant la proposta regressiva i centralitzadora de les dretes s’ha produït una mobilització de l’electorat progressista, d’una banda, i nacionalista, de l’altra, de la que el PSOE n’ha estat el més beneficiat en optimitzar en escons  el rendiment dels seus vots (Andrés Santana/José Rama),  gràcies a la fragmentació  en tres opcions de l’oferta de la dreta.

Com també sembla evident que l’amenaça de Vox i del seu contagi al discurs i el projecte de PP i Ciudadanos ha provocat una reacció contundent dels electors nacionalistes i regionalistes (Laura Aragó/Carles Castro [2],  Francesc-Marc-Álvaro, Josep Ramoneda)

A Catalunya, aquests quatre trets definitoris del comportament electoral presenten algunes característiques específiques:

1) La participació s’incrementa en uns 650.000 votants fins arribar al 77.6%, per sobre de la mitjana espanyola.

2) Els socialistes i els comuns sumen 167.000 vots més, capgirant-se la correlació de forces en favor del PSC (+400.000 vots) en detriment d’En Comú Podem (-234.000 vots)

3) Les tres forces de dretes presenten un balanç negatiu d’uns 15.000 vots: els 262.000 vots perduts pel PP no són totalment capturats per Ciutadans (+99.000 vots) i per Vox (+148.000 vots)

4) El conjunt de les forces independentistes apleguen 515.000 vots més, recomposant-se amb un clar avantatge d’ERC (+386.000 vots) sobre JxC (+16.000 vots) (Steven Forti) i l’aparició en unes generals d’un grup de l’espai cupaire (Front Republicà amb 113.000 vots).

Les eleccions del 26 de maig probablement confirmaran amb matisos aquest mapa polític, tot i que és més que prudent advertir de la improcedència de projectar els resultats del 28A (Kiko Llaneras, Jordi Mercader, Antoni Puigverd). Fins aleshores seguirà en peu la incògnita sobre quin tipus de govern es formarà, si  socialista en minoria o bé una  coalició d’esquerres (Juan Rodríguez Teruel [3], Enric Juliana, Pablo Iglesias). I com repercutiran les negociacions postelectorals municipals i autonòmiques en els pactes a nivell global i en la conformació de l’agenda política  (Jorge Galindo, Antón Costas, Xavier Vives, [4] Josep Oliver) dels propers quatre anys sense eleccions (amb l’excepció de les pròximes eleccions al Parlament de Catalunya).

Més temps requerirà veure com s’anirà reconfigurant l’espai de centre-dreta (Jorge del Palacio  [5], Cristina Ares [6]) i quina relació establirà amb l’extrema dreta de Vox (Benoît Pellistrande, Esteban Hernández)

Planteja dubtes la capacitat que tindrà l’independentisme català, malgrat el gran resultat electoral d’ERC (Jordi Muñoz, Roger Palà, Enric Company),  de tenir més influència en l’escenari polític espanyol, on Pedro Sánchez té una situació molt més còmoda que la que tenia amb la majoria de la moció de censura (Kepa Aulestia): no sembla que haver forçat la convocatòria electoral en no aprovar els pressupostos de Sánchez hagi estat un bon negoci, segons explica Albert Carreras [7]en analitzar el cost-benefici per l’independentisme de les eleccions del 28A.

En tot cas, cal esperar un període d’estabilitat política (Santos Juliá, Máriam Martínez Bascuñán [8]), amb conseqüències positives per la governació del país i  per a l’estabilitat europea i la influència espanyola a la Unió Europea (Enric Juliana, Ignacio Molina)  i, -qui sap?- sobre una possible recuperació de la socialdemocràcia europea (Jorge Galindo).

Estabilitat i temps per endavant que poden ajudar a crear el clima propici de moderació i pragmatisme (Antoni Puigverd) [9] per  anar desfent amb paciència el nus del conflicte català  (Josep Maria Fradera) [10] i consolidar una idea d’Espanya plural i inclusiva (Lluís Bassets, Argelia Queralt).

En el proper Focus Press setmanal tornarem al enfocament habitual amb la mirada posada en els àmbits global i eurorpeu.

ARTICLES RECOMANATS

(1) José FERNÁNDEZ-ALBERTOS, “Respuestas y preguntas tras el 28-A” a El País (30-04-19)

(…) “La primera pregunta que nos deja sin responder el 28-A es la de la reconfiguración del bloque de la derecha. Parece claro que los tiempos de un gran partido conservador que aspiraba a representar desde el centro liberal europeísta y moderado a los residuos nostálgicos del régimen pasado han quedado definitivamente atrás. Quizá lo que nos deberíamos preguntar no es tanto por qué el PP se ha desangrado hacia el centro y hacia la extrema derecha, sino cómo fue posible durante tanto tiempo que lograse aglutinar en su seno a sensibilidades tan diferentes. Como mostró Lluís Orriols en varias ocasiones, el PP lograba esto gracias a ser camaleónico hacia sus simpatizantes: en las encuestas, los votantes de centro lo veían como un partido moderado, y los votantes más a la derecha, como un partido muy conservador. Era el mejor de los mundos para sus líderes.

Pero tres elementos han acabado demoliendo el pegamento que mantenía unido ese precario equilibrio. Primero, la sucesión de casos de corrupción dañó la imagen del partido entre los más jóvenes y los votantes menos ideologizados. Mantenerse dentro de la casa común de la derecha empezó a resultar menos atractivo. Segundo, la crisis catalana permitió a sus competidores (Ciudadanos por el centro, Vox por la extrema derecha) presentarse como legítimos representantes de las preferencias de los votantes del PP en el tema más importante para ellos: la cuestión territorial. Por último, la fuerte ideologización programática del partido, impulsada por los ganadores del último congreso, contribuyó a destruir otro de los pilares que contribuían a mantener unidas a sus heterogéneas bases sociales: una ideología “blanda” centrada en la gestión y el conservadurismo, en el sentido más literal del término.

Desde el domingo sabemos que este gran partido de la derecha es una cosa del pasado, pero no sabemos muy bien qué vendrá después de él. Una posibilidad es que Vox opte por una deriva populista y antiestablishment que le dé espacio al PP para rearmarse como partido “de orden” (por ahora, Vox ha sido incapaz de crecer más allá de la derecha). Otra posibilidad, no del todo descartable dada la cercanía ideológica entre estos dos partidos, es que se refunden en una nueva derecha más iliberal à la Orban y enfrentada a Ciudadanos. Por último, el PP puede esperar que Ciudadanos vuelva a ser el partido que prometió ser hace unos años (una fuerza moderada y pivotal con capacidad de negociar y gobernar a izquierda y derecha) para retomar la centralidad de la oposición. En cualquier caso, el PP no tiene muy buenas opciones a corto plazo, y además está en buena medida preso por las decisiones de sus rivales.

La segunda pregunta que nos deja el 28-A es cómo encauzaremos la crisis territorial. Tanto en el País Vasco como en Cataluña crecen las fuerzas soberanistas (en buena medida, por culpa de la caída del voto “plurinacional” que fue a Podemos y sus confluencias en 2015 y 2016) y caen más que en el conjunto del país aquellos que hicieron campaña por una posición más dura hacia el autogobierno. Creo que la mejor forma de interpretar esto no es tanto como una demanda por la agudización del conflicto, sino más bien al contrario, como una reacción de una parte de la población hacia la posibilidad real de que la llegada al poder de los tres partidos de derechas impusieran una agenda recentralizadora. De hecho, son las fuerzas nacionalistas y soberanistas con posturas más pragmáticas (PNV y Esquerra) las que más fortalecidas salen de esta contienda” (…)

(2) Laura ARAGÓ/Carles CASTRO, “El centro derecha nunca gana las elecciones cuando exacerba las tensiones y provoca una participación masiva” a La Vanguardia (30-04-19)

(…) “A estas alturas, la derecha española ya debería saber que algunas estrategias electorales le sientan fatal. Por ejemplo, la tensión, las exageraciones y –por qué no decirlo– las mentiras, como ya le ocurrió en los dramáticos comicios del 2004. Es verdad que esas artimañas le permiten movilizar todo el voto conservador y arrastrar a las urnas a millones de personas políticamente desquiciadas ante la perspectiva de que se rompa España o de que Madrid se convierta en una enorme checa bolivariana.
Pero, al mismo tiempo, esa estrategia catastrofista, trufada de implícitas amenazas para todos aquellos que tienen una visión más sosegada de España –o que directamente no tienen ninguna–, solo consigue provocar una contramovilización de signo contrario que neutraliza el despliegue conservador. Ya pasó alguna vez en los años 90 y alcanzó la máxima expresión en el 2004 o el 2008. Y el domingo volvió a ocurrir con efectos aumentados.
Para empezar, el tronante tremendismo de PP, Cs y Vox provocó una movilización extraordinaria, que rompió todos los pronósticos: casi el 76% del censo de residentes y más de 26 millones de votantes. Es decir, mucha más gente (hasta un millón más) que en unas elecciones de cambio de ciclo como las del 2015 (que la derecha perdió en votos pero salvó en escaños).
Ahora, la consecuencia de esa participación extraordinaria ha sido que los 11.169.796 electores que las fuerzas conservadoras han conseguido llevar ante las urnas se han tropezado con una cantidad similar de votantes de la izquierda (44.000 más, y menos divididos) que también han visitado los colegios electorales. Un gran acierto estratégico si los números se contrastan con los de los anteriores comicios del 2016.
Entonces votaron dos millones menos de personas, pero el PP y Ciudadanos reunieron 650.000 votos más que PSOE y Unidos Podemos y cosecharon 13 escaños más: 169, a apenas siete de la mayoría absoluta. Ahora, en cambio, PP, Cs y Vox han sumado 18 diputados menos que la izquierda y se han quedado a 27 de la mayoría absoluta que acariciaban tras el milagro andaluz.
Y luego está el precio interno que ha supuesto para el bloque conservador el relato apocalíptico sobre los males de España, que, sin duda, ha contribuido a agigantar a Vox. Cuando Pablo Casado se hizo con los mandos del PP e inició su andadura como aprendiz de brujo mediante invocaciones a salvar la patria, la ultraderecha apenas asomaba en el radar de los sondeos. Nueve meses después, Vox logró el 10,3% del voto, aunque muchísimos menos escaños de los que perdió el PP.
Sin embargo, tampoco deberían sentirse demasiado eufóricos los liberales extremos de Cs. Su alegría bebe de la desdicha ajena. Rivera ha sumado apenas tres puntos a su resultado del 2016 (y cerca de un millón de votos más, que se reducen a casi la mitad si se comparan con los tres y medio que obtuvo en su estreno del 2015). Es cierto que ha obtenido 25 escaños más (pero se reducen de nuevo a 17 si se contrastan con los logrados en el 2015).
Ahora bien, la de CS es una magra cosecha, a la vista de las cuantiosas pérdidas del PP, que ha extraviado tres millones y medio de papeletas y 71 diputados. Es decir, de los 16 puntos que pierde el PP, Cs se hace con menos de tres. Y de los 71 diputados, con solo una tercera parte. El mérito de Cs reside en que el PP ha sido el principal contribuyente del despegue de Vox. Los populares han pagado sus errores de gestión, una corrupción casi sistémica en algunos territorios y un relevo abrupto, entregado a un discurso de agitación incendiaria. Y está por ver si no acaban perdiendo la hegemonía del centro derecha, como ya ha ocurrido en Madrid, Aragón, Andalucía, Baleares o Catalunya.
En definitiva, la artillería retórica de Casado ha multiplicado las capacidades hipnóticas de un partido espectral, como Vox, que confunde Burgos con Montana y cuyos líderes exhiben una destreza retórica limitada y trayectorias políticas individuales más bien lúgubres.
El segundo efecto de la ingeniosa estrategia de la derecha ha consistido en ayudar desde la oposición (mientras Sánchez lo hacia desde el Gobierno) a reactivar a la izquierda en términos muy operativos. Podemos ha salido de la UVI y el PSOE se ha hecho con dos millones de votos útiles, de los que el 66% proceden de la formación de Iglesias y el resto de otros partidos o de la abstención. Eso se llama izquierda asustada.
Sin embargo, hay un tercer impacto en la estrategia de tierra quemada del PP y Cs. Su terapia recentralizadora ha provocado simultáneamente una reacción inédita en la periferia. No solo sube la participación y la derecha pierde votos en Euskadi, Galicia y Catalunya. Además, mientras en la anterior legislatura los diputados nacionalistas o regionalistas ocupaban 25 asientos en el Congreso, ahora ocupan 38” (…)

(3) Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “Contra sí mismo” a El País/Agenda Pública (30-04-19)

(…) “Como señala Yves Mény en Imparfaites démocraties (2019), el auge de los populismos ha contribuido a reavivar las preferencias por el líder providencial entre votantes y elegidos, apuntalando la creciente desintermediación que deja el debilitamiento de los partidos y otros agentes representativos. Si Sánchez ha sabido devolver al PSOE a la senda de la victoria recurriendo al icono emocional de su persistencia, le convendría evitar la caricatura del hiperliderazgo, comenzando por reconocer ante los electores los límites que deberá afrontar. Los franceses lo denominaban parler vrai“.

(4) Xavier VIVES, “El govern necessari” a La Vanguardia (2-05-19)

(…) “La llista de deures és molt llarga. Es necessiten canvis de pes per crear llocs de treball de qualitat, reduir la pobresa i desigualtat que la crisi va generar i permetre salaris més elevats que puguin sostenir el precari sistema de pensions. No s’aconseguiran per decret, sinó elevant la productivitat, i la clau de la productivitat està en l’educació i en la inversió en recerca i ­desenvolupament (R+D), temes que han brillat per la seva absència en els debats electorals. Es discuteix si els escolars s’han d’aprendre la Constitució, però no com reforçar els coneixements de matemàtiques, programació i filosofia per enfrontar-se al món digital, per no parlar del canvi climàtic. Cal tenir en compte, a més, que la despesa en R+D a Espanya ha tingut una evolució a la baixa amb relació al PIB a partir del 2009, mentre que a l’eurozona ha estat a l’alça. No s’ha debatut què passarà en un país amb un dèficit públic estructural important i el 100% de deute públic sobre el PIB quan els tipus d’interès i el petroli pugin i es moderi el turisme.
La formació de govern i possibles coalicions es posposarà fins després de les eleccions europees i mu­nicipals. Els dos grans temes damunt la taula són les reformes econòmiques i el contenciós català. El segon necessita distensió, diàleg i imaginació. Una coalició del PSOE amb Ciutadans sembla improbable perquè els incentius de tots dos no van per allà. El PSOE pot intentar governar sol o amb el suport d’ Unides Podem (UP) i de partits nacionalistes catalans i/o bascos. Els acords anteriors entre PSOE i la UP apunten cap a un augment d’impostos amb pujada de tipus i derogació de la reforma laboral. Es tractaria de pujar la pressió fiscal al nivell europeu per augmentar la despesa social. Tot i això, més protecció social requereix més ingressos públics, però no necessàriament uns tipus marginals sobre la renda més elevats (ja ho són a Espanya), sinó un eixamplament de la base reduint la nostra àmplia economia submergida.
La socialdemocràcia s’ha recuperat a Suècia i Finlàndia. La recepta nòrdica combina la voluntat política per reformar amb el consens necessari en la societat. Es basa a mantenir el funcionament compe­titiu dels mercats juntament amb uns elevats serveis socials. Aquesta podria ser una bona guia per a la socialdemocràcia a Espanya”.

(5) Jorge del PALACIO, “En busca del PP perdido” a El Mundo (2-05-19)

(…) “Si el Partido Popular aspira a ser un partido de vocación mayoritaria sólido y reconocible debería evitar los cantos de sirena de modelos ajenos e ideologías prefabricadas, que sólo sirven para imponer un corsé a la praxis del partido. Y buscar en su historia real, que no imaginaria, los recursos para afrontar la transformación del PP en un partido moderado, moderno, institucional y firme en la defensa de los valores constitucionales. La política, como decía el filósofo conservador Michael Oakeshott, no deja de ser un ejercicio que ‘consiste en mantenerse a flote y en equilibrio’ donde ‘el mar es amigo y enemigo’ y ‘el arte de navegar consiste en utilizar los recursos de una forma de comportamiento tradicional para convertir en amiga toda situación hostil’”.

(6) Cristina ARES, “Cs y la cadena trófica” a El País/Agenda Pública (2-05-19)

(…) “Para analizar el momento de Ciudadanos (Cs) recurro al símil de la cadena trófica, no para ofender a sus votantes ni a su dirección, no es mi estilo, sino para llamar a la reflexión con carácter preventivo. En la cadena alimentaria, a través de la cual nos relacionamos para sobrevivir todos los seres vivos, existen tres categorías de individuos: productores, consumidores y descomponedores. Los primeros son los únicos capaces de crear, gracias a los rayos de sol, materia orgánica; los últimos se alimentan de residuos. Los eslabones de la cadena trófica están jerarquizados; hay niveles. En la política europea existen partidos emergentes que ofrecen soluciones de políticas a grupos de ciudadanos que de hecho no podían canalizar sus preferencias a la arena institucional por un déficit de oferta. Aunque a muchos no nos guste, Vox es uno de ellos.

Cs nació en 2006 en Cataluña como respuesta a la mutación del nacionalismo en independentismo y creció a partir de 2010 con la debatida sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Autonomía hasta convertirse en primera fuerza de la oposición en el Parlamento catalán en las elecciones autonómicas de 2015. Como hemos constado al observar el resultado del 28-A en su región de origen, esta estrategia tiene una caducidad y por supuesto un techo.
Su primera incursión en la política central fue notable, con 40 escaños en el Congreso en 2015 y 32 asientos suficientes para la firma del acuerdo de investidura de Rajoy en 2016. La diferencia de poco más de 200.000 votos respecto al PP de Casado en 2019 puede ser entendida por Cs como una oportunidad para convertir a Rivera en líder de la oposición y eventualmente presidente del gobierno.
Después de todo, en Italia, la Liga hizo similar recorrido. No obstante, si desde las elecciones de 2018 este partido está presente en el Gobierno lo hace como sostén del Movimiento 5 Estrellas, el socio principal. Sin embargo, en 2017 Francia renovó su clase política con una organización creada de la nada y un líder con un discurso nuevo atractivo para votantes de centro-izquierda y centro-derecha. Aunque su incursión debilitó más al Partido Socialista, Macron y su República en Marcha actuaron como productores no como descomponedores. La fortuna es clave en política y los descomponedores tienen un papel, pero nunca el de reina o rey de la selva”.

(7) Albert CARRERAS, “Anàlisi cost-benefici electoral” a Ara (2-05-19)

(…) “Quins han estat els costos i beneficis per als partits independentistes? Si no distingim entre partits, no és fàcil detectar beneficis respecte a la situació alternativa de continuïtat de la legislatura. L’únic benefici ha estat l’obtenció de més escons, però a costa de la pèrdua d’influència. Tant ERC com Junts per Catalunya han deixat de ser decisius en la conformació d’una majoria parlamentària. Abans tenien una situació d’influència, bloquejada a la primera part de la legislatura, però que s’havia recuperat gràcies a la moció de censura a Rajoy. Han donat l’oportunitat a Pedro Sánchez de triomfar fins al punt de ser ara molt més difícil negociar amb ell que abans. Han perdut el soci més fiable, que era Podem i les seves confluències, ara molt disminuïts. Han perdut la possibilitat de disposar d’uns bons pressupostos estatals –no ideals, però els millors des de feia molts anys–. Han perdut la possibilitat d’obtenir el suport d’En Comú Podem al Parlament de Catalunya per aprovar els pressupostos del govern d’ERC i Junts per Catalunya, tan necessaris per engegar la reversió de les retallades i l’inici de la recuperació.
Si baixem de l’efecte conjunt, i mirem grup a grup, podem detectar que ERC està satisfeta d’haver guanyat clarament Junts per Catalunya, especialment de cara a totes les eleccions del 26 de maig. Junts per Catalunya està satisfet perquè ara els diputats al Congrés estan políticament alineats. Tot i que són un menys, són més fidels al líder. En tot cas, les enquestes suggerien que podien ser molts menys i el resultat obtingut ha acabat sent una bona notícia. En resum: l’independentisme ha perdut influència encara que els dirigents dels partits independentistes estiguin satisfets. Qui ha perdut? Els electors. S’han mobilitzat massivament, però ara tenen menys poder.
És paradoxal aquest resultat. De fet, tant ERC com Junts per Catalunya van votar en contra de tramitar els pressupostos perquè creien que els seus electors no entendrien que fessin cap altra cosa. Els dos grups podien entendre racionalment la conveniència de votar-hi a favor, cosa que hauria reforçat la complicitat amb Podem, i hauria pressionat Pedro Sánchez perquè no es jugués a la ruleta russa (unes eleccions) la composició d’un Congrés de Diputats que tan favorable era per als independentistes. La por a l’electorat va ser la raó per votar ‘no’ als pressupostos, però l’electorat ha estat el principal perdedor. Els dirigents potser volien votar que sí, però ara estan satisfets amb els resultats obtinguts.
Ens falla alguna cosa. ¿Potser més sinceritat entre dirigents i electorat? ¿Potser l’explicació dels costos i beneficis de les grans decisions? Ens calen decisions polítiques que siguin políticament racionals, és a dir, que tinguin més beneficis que costos. Facilitar la dissolució del Congrés de Diputats més favorable a l’independentisme dels darrers anys, i facilitar l’entrada de l’extrema dreta, no sembla que suporti el més elemental anàlisi cost-benefici per a l’independentisme”.

(8) Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN, “La inevitable búsqueda del pacto” a El País (28-04-19)

(…) “Estamos en una coyuntura donde parece obligado acentuar lo conflictual, pero nuestras sociedades plurales y fragmentadas están transmitiendo también otras señales: ya no es posible esconder realidades, acallar voces, ahogar debates latentes, silenciar pulsiones sociales o producir tramposamente consensos ficcionales para ocultar disensos. Tampoco sería deseable interpretar los resultados electorales en clave de vencedores y vencidos, aunque los actores políticos se empeñen en utilizar las campañas para cristalizar (o inventarse) antagonismos. La lógica bélica de la que nutren el juego político abjura de cualquier posibilidad de proyecto común, pero si una facción social se queda sin representación, ¿acaso la búsqueda del pacto no se hace inevitable? Y sin embargo, cuanta más fragmentación existe, más se fuerza el bloque, más tiramos de los extremos. Terminada la contienda, lo que se impone es la exclusión del vencido, en lugar de su cuidado.
¿Cómo trabajar una nueva cultura democrática del pacto cuando este desafío se presenta, además, al compás del surgimiento de fuerzas ultras cuya estrategia consiste en minar los fundamentos de los sistemas democráticos? ¿Cuáles de sus provocaciones merecen ser amplificadas y cuáles habría que ignorar? ¿Cómo evitar que se premie la exageración en lugar de los enfoques y aproximaciones constructivos?” (…)

(9) Antoni PUIGVERD, “Virtuts romanes” a La Vanguardia (29-04-19)

(…) “Auctoritas, en primer lloc. Aquests lideratges fulgurants d’ara sempre acaben escandalosament, però hi ha maneres de construir-ne de duradors: els lideratges fonamentats en la paciència i l’autenticitat.
Comitas equival a una barreja d’humor i cortesia: en oposició a l’amistat entesa com una suma infinita de contactes, proposa relacions lentes i denses, de mesura humana.
Clementia implica la pràctica de la suavitat social, la deferència i la gentilesa. Ajuda a recuperar formes de relació perdudes: la lleialtat, el compromís, la paraula donada.
Firmitas és la capacitat que tenim de resistir la pressió d’un entorn estrident; la voluntat de defensar les creences pròpies ­encara que contradiguin l’entusiasme de l’entorn.
Frugalitas proposa temprança, sobrietat, senzillesa. Contra l’imperi de l’excés: la contenció i la mesura. Contra la tirania del Twitter o el WhatsApp: silenci, converses cara a cara, lectures tranquil·les.
Gravitas subratlla la importància d’allò que és essencial. Convida a discernir entre anècdota i categoria, entre moda i corrent de fons, entre necessitat i desig. En un món on tothom es fa la víctima i reclama atenció, gravitas subratlla la responsabilitat.
Humanitas és allò que anomenen empatia. La polarització política o la competència mercantil han imposat la moda de l’exclusió: l’altre ha d’apartar-se perquè jo pugui existir. És propi de la humanitas, en canvi, defensar la presència de l’altre.

La ­pietas romana no equival a pietat, sinó a submissió, una paraula que el món contemporani considera horrible. Entre els romans implicava un respecte per l’ordre natural i social. Entre nosaltres serveix per enfrontar-nos serenament a dos dels grans problemes actuals: el respecte a la natura, que la nostra forma de vida està emmalaltint; i, en unes societats tan barrejades de llengües, costums i identitats com les nostres, afavoreix una actitud tolerant amb els veïns que ens desagraden. Pietas equival a patriotisme: amor a allò que és propi. Tan oposat al nacionalisme, que tendeix a odiar el veí.
Prudentia, virtut del tot desprestigiada, equival a cautela i discreció personals. S’oposa tant als excessos de l’economia especulativa com a la frivolitat política. En un món tan ple de mentides i notícies falses, una punta de freda incredulitat és imprescindible.
Tanca la llista veritas. Viure en societat és molt difícil; però sense esforç i rigor és impossible. Veritas contribueix a distingir el desig íntim del dret col·lectiu i a discernir la crida de l’instint de l’opinió pensada. Veritas protegeix dels enganys de l’emoció. Implica, no pas la possessió de la veritat, sinó la pràctica de l’honestedat intel·lectual amb tu mateix i amb els teus companys de viatge” (…)

(10) Josep Maria FRADERA, “La paz civil y la transacción necesaria” a El País (27-04-19)

(…) “La riqueza de la cultura política española desde 1978, y lo que fue la miseria de la etapa franquista por la misma razón, radica en la pluralidad de voces que debe aunar: voces forales, voces de las naciones que conforman la nación de naciones, voces de aquellos que no llegaron a tiempo en la etapa republicana, voces de aquellos que aprendieron el lenguaje del autogobierno con la liberación de fuerzas que, en definitiva, significó el restablecimiento de la democracia tras 1975. Esta pluralidad se expresa en las lecturas diversas del autogobierno, allí donde la complejidad y pluralidad social, cultural y lingüística se interrelaciona con el sistema político. El reconocimiento de esta pluralidad es la esencia de un debate civilizado y útil.
Este reconocimiento nos obliga a constatar un estrepitoso fracaso civil. No existe ni se espera un diálogo civil entre los dos lados de la divisoria política catalana reciente. La derrota del procesismo es ya clamorosa, está a la vista para quien sea capaz de mirar la realidad de cara y sin falsas ilusiones. Sin embargo, el problema para algunos que nos hemos desgastado tratando de discutir sus razones no es invocar su próxima derrota, sino preparar un futuro para todos. En una democracia que aspire a crecer, dos millones de ciudadanos no pueden ser excluidos de la vida civil. Tampoco servirá de mucho que se sientan derrotados para siempre. La transacción es por consiguiente necesaria e inevitable.
Si me he explicado bien, no obstante, se comprenderá que transacción no significa ni puede significar en el futuro la oclusión del debate intelectual entre uno y otros. Todo lo contrario. Debe continuar y ser implacable en sus términos, los términos de la discusión política y del imperativo moral, de la comprensión histórica, de la determinación de la posición de Cataluña en España, en Europa y en el mundo.
La responsabilidad de la política y del político se mueve sin embargo en un plano distinto. Entre el irredentismo victimista de unos y la hipótesis de una destrucción completa del adversario de otros debe imponerse la vía media si no se quiere perpetuar una herida que divide y separa a la sociedad. En este punto sí que la transacción es necesaria. A un lado de la mesa deberán regresar ordenadamente y con garantías plenas de veracidad las dos grandes cuestiones del orden político y de la distribución territorial de recursos antes referidas; del otro lado deberá aceptarse sin tapujos el orden constitucional que nos ampara a todos.
Lo uno sin lo otro, y por ambos lados, no resolverá el problema. Se impondrá lo más una solución penal y el restablecimiento de un autonomismo otra vez parcheado. Y mañana otra generación de españolitos que vienen al mundo se enfrentará a problemas parecidos, en un mundo todavía más complejo dominado por los free riders de la globalización. Mientras, la metodología de los años 1977-1978 se desvanece poco a poco entre discursos huecos y gestos vacíos. Y la mesa de expertos y relatores, que, en Barcelona primero y luego en la capital federal, deberá aislar, formalizar y establecer los términos del armisticio, sigue vacía a ambos lados”.

 

 

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada