FOCUS PRESS SETMANAL 137-138

La importància de les  eleccions generals del proper diumenge 28 d’abril fa que hi dediquem  bona part d’aquest Focus Press doble. Després d’un bombardeig intens d’enquestes publicades pels mitjans de comunicació, en resta el pòsit de les prediccions dels resultats electorals, com les que divulga Kiko Llaneras que , en el moment de produir-se l’apagada informativa obligada per llei, pronosticava una victòria del PSOE (29.4% i 128 escons), seguit de lluny pel PP (20% i 78 escons) i en tercer lloc per Ciudadanos (14.6% i 46 escons), amb Unidas Podemos a prop (14% i 35 escons), i amb Vox en cinquena posició (11.1% i 30 escons). El conjunt dels partis d’àmbit no estatal es repartirien els 32 escons restants (ERC, 14; PNV, 6; JxC, 5; Compromís, 2; EH Bildu, 2; Navarra Suma, 2; i CC, 1). Altres agregadors d’enquestes com Key Data,  El Electoral, Electomania o Electocracia fan prediccions semblants.

A partir d’aquestes dades, Llaneras calcula les probabilitats de que es produeixin diferents majories absolutes: un 85% per la suma de les esquerres i nacionalistes; un 63% per la suma de PSOE, C’s, PNV i CC; un 50% per la suma PSOE i C’s; un 45% per la suma de les esquerres i PNV i CC; un 30% per la suma de les esquerres; un 10% per la suma de les dretes; un 2% per la suma de PP, C’s, PNV i CC; i, finalment, un 1% per la suma de PP i C’s.

Però aquests pronòstics poden veure’s afectats per l’elevat nombre d’indecisos, una bona part dels quals farà la seva opció pocs dies abans o durant la jornada electoral. La conjunció de la diversificació de l’oferta política i d’una creixent volatilitat electoral en un context d’informació instantània incrementa la incertesa d’unes eleccions en la boira, com diu  Oriol Bartomeus [1].

La captació del vot dels indecisos és essencial en  les tres batalles simultànies que es donen en aquestes eleccions: la de l’espai fragmentat de la dreta; la de la mobilització de l’electorat d’esquerres; i la del lideratge del centre, com explica Lluís Orriols [2]. Batalles que en el cas de Catalunya s’amplien  a la disputa en l’espai de l’esquerra entre PSC, ERC i En Comú Podem (Marc Guinjoan/Toni Rodón); i, d’altra banda, la incansable competència entre ERC i l’espai postconvergent per l’hegemonia en l’espai independentista (Marc Guinjoan/Toni Rodón).

En tot cas, l’escenari postelectoral que s’intueix serà el d’un parlament més fragmentat i polaritzat, amb un govern de coalició o en minoria, i sense perspectives d’arribar a amplis acords transversals per abordar els problemes de fons del país (Juan Rodríguez Teruel) [3].

Són també interessants altres aproximacions d’experts sobre diferents aspectes del comportament  electoral: les característiques dels indecisos (Llaneras/Andrino/Grasso); el vot femení (Marta Fraile); el vot obrer (Luis Cornago/Enrique Chueca ); el vot de centre (Marta Romero); el vot de les circumscripcions més petites (Carles Castro, Carlos Fernández Esquer/José Rama); o els votants de Vox (Ariane Aumaitre). O sobre el rendiment del sistema electoral en una situació d’ampliació i diversificació de l’oferta política (Alberto Penadés) [4].

Pel que fa  a la dinàmica electoral, Francisco J.Vanaclocha i Antonio Natera fan l’exercici de presentar un “dafo” dels principals partits; Jesús Rodríguez [5] publica un informe exhaustiu sobre la divisió de les dretes, complementat per les observacions demoscòpiques de Belén Barreiro i la perspectiva històrica de Santos Juliá; sobre l’estratègia del PSOE, veure els articles de Lola García , Enric Juliana   i Daniel Basteiro; Beatriz Gallardo analitza els discursos electorals de Unidas Podemos, de Ciudadanos  i Vox, i en relació als moviments electorals dins de l’espai independentista, veure els articles d’Astrid Barrio i Kepa Aulestia.

La campanya electoral s’ha intensificat durant la seva darrera setmana, focalitzada molt especialment en els debats electorals i el soroll mediàtic anterior i posterior que els acompanyen: veure les valoracions del primer i el segon debat del panel d’analistes d’Agenda Pública; o els comentaris d’Enric Juliana (1 i 2), d’Antoni Gutiérrez-Rubí (1 i 2), d’Ignacio Escolar, Lola García i Antoni Puigverd.

Josep Maria Vallès [6] exposa un judici sever sobre el format d’aquest tipus de debats que impedeix una deliberació informada i contrastada sobre les polítiques que proposen els candidats. Uns debats i una campanya en general de la que estan absents els grans temes de fons (Anna Bosco  [7], Paola Lo Cascio) i la perspectiva europea (Fernando Vallespín, Nacho Alarcón [8]) i global (Enrique Fanjul) ].

De res serveix però a l’hora de la veritat voler ignorar el context europeu i global, especialment quan l’estabilitat política d’Espanya és vista com una contribució molt valuosa a l’estabilitat europea (The Economist, Pierre Moscovici). Un context europeu en el que el forat negre del Brexit segueix absorbint massa de les energies imprescindibles per assegurar la viabilitat del projecte europeu (Victoria Carvajal, Nacho Alarcón), que dins de poques setmanes ha de passar per la prova d’unes noves eleccions al Parlament Europeu (Andrés Ortega)[9]. Unes eleccions en les que, segons un estudi del Consell Europeu de Relacions Exteriors (ECFR), més de la meitat dels electors no saben a qui votar i que, per tant, poden donar un resultat totalment incert.

Aquesta desorientació i incertesa és la que volen aprofitar els grups nacionalpopulistes per obtenir un resultat electoral ques els permeti anar minant des de dins les institucions europees, com confessa obertament Marine Le Pen. Però per al director de l’ECFR, Mark Leonard [10], és un error presentar les eleccions europees com una confrontació entre  globalistes proeuropeus i nacionalistes euroescèptics (Bernardo de Miguel) perquè per a una majoria d’europeus no existeix una contradicció insalvable entre les seves identitats europea i nacional.

La Unió Europea ha de ser molt conscient que viu envoltada de conflictes explosius que no pot obviar i sobre els que necessita dotar-se d’una política activa i eficaç (Ramon González Férriz). Andrea Rizzi en fa l’inventari: Libia (Céline Bardet), el Sahel, Algèria (Pierre-Yves Cossé) i Sudan, pel flanc sud; els Balcans i Ucraïna (Pilar Bonet),  pel flanc est.

Aquests dies crida especialment l’atenció l’elecció de l’humorista Valodymir Zelenski (Céline Lussato) com a nou president d’Ucraïna amb un resultat contundent. La inexperiència de Zelenski afegeix més incertesa encara al futur de les relacions amb Rússia (Pilar Bonet), a la vegada que constitueix una nova evidència d’una mutació erràtica del comportament electoral, com analitza Florence Parmentier [11], tot aventurant si entrem en una era política “figital”, fruit  d’una hibridació entre les realitats física i digital.

Tampoc pot deixar d’assenyalar-se la victòria ajustada d’un Benjamin Netanyahu radicalitzat a les eleccions  israelianes, amb l’ajuda decisiva de Donald Trump (Jesús A.Núñez Villaverde), que allunya les perspectives de pau a la regió i aprofundeix la degradació democràtica d’Israel (Javier Solana).

Als Estats Units, la publicació de l’informe Mueller sobre el Rusiagate conseqüències  ambigües (Peter Baker): d’una banda permet Donald Trump presumir de la seva exoneració i fer-ne una palanca electoral formidable (Pablo Pardo), però a la vegada proporciona munició als demòcrates per denunciar les pràctiques irregulars del trumpisme (Lluís Bassets, Elizabeth Drew).

De diversos episodis referenciats en aquest repàs de l’actualitat se’n pot deduir un denominador comú: la progressiva naturalització del populisme que s’estaria integrant sense massa soroll en el sistema polític democràtic, com explica Yascha Mounk a Letras Libres [12]. Un exemple d’aquest procés de naturalització seria el de l’Hongria d’Orban, analitzat per la gran filòsofa hongaresa Agnes Heller[13]. I un altre, l’evolució política dels Països Baixos, on el nou partit d’ultradreta -el Forum voor Democratie– sedueix a sectors de les classes mitjanes cansats del paternalisme moralitzant dels progressistes , com explica Ian Buruma [14].

ARTICLES RECOMANATS

(1) Oriol BARTOMEUS, “Elecciones en la niebla” a Agenda Pública (11-04-19)

(…) “Más allá de estas elecciones concretas, y de sus posibles resultados, hay elementos para la reflexión pausada. Propongo algunos, pero habría muchos más.
• La gran cantidad de indecisos no responde a un cambio en la oferta política, sino a una mutación de la demanda. Un electorado sin vínculos fuertes se comporta en el proceso de decisión electoral como lo hace en todos los otros ámbitos de la vida: escogiendo entre un abanico de opciones cada vez más amplio y cambiante. Y los partidos suministran al votante una oferta coincidente con sus nuevos gustos.
• A la vez, la ampliación de la oferta implica la desorientación creciente del votante, sobre todo del no decidido (cada vez más numeroso). Ante este escenario indescifrable, el elector busca certidumbres y cree encontrarlas en las encuestas, convertidas en las únicas brújulas de este mar ignoto en el que se han convertido las elecciones. De ahí la importancia creciente de los sondeos y de ahí, también, la tensión a la que son sometidos los institutos demoscópicos.
• De hecho, todos los actores del mundo político están sometidos a esta tensión creciente: partidos, medios, instituciones. Todos al servicio de un votante que parece cada vez más imprevisible y volátil, que actúa por impulso en función de no se sabe muy bien qué. Hay una especie de disfunción entre una política en campaña permanente y un votante que toma cada vez menos tiempo para decidir. La exposición de la política en los medios sería inversamente proporcional al tiempo de atención que le presta un votante acostumbrado a tomar decisiones de forma compulsiva.
• Este tipo de toma de decisión pudiera fomentar un tipo de comunicación basada en las sorpresas de última hora, en ‘noticias’ espectaculares capaces de sacar al elector de su letargo pocos días antes de la cita con las urnas, o en el mismo día de la votación. Estaríamos ante una política de electroshock’ que busca la reacción instantánea, tal vez visceral, de ese elector sumido en la duda.
• Finalmente, es posible pensar que existe una cierta correlación entre el tiempo que se emplea en tomar una decisión y el compromiso que uno siente con ella. A menor tiempo para decidirse, y al hacerlo en virtud de elementos cada vez más coyunturales, menos comprometido se puede sentir uno con ella; e incluso pensar que sue elección desaparece en el mismo momento que ha surtido efecto (porque han evitado que ganase tal partido o han contribuido a que ganara tal otro). ¿Cómo es posible aguantar durante una legislatura de cuatro años un Congreso que es fruto de millones de decisiones que se agotan en sí mismas la misma noche electoral?”

(2) Lluís ORRIOLS, “Las tres batallas del 28-A” a El País (23-04-19)

(…) “Finalmente, en las elecciones del 28-A se libra una tercera batalla, ésta más silenciosa y casi imperceptible: la pugna por el liderazgo del centro. En esta ocasión, el espacio del centro ha quedado aparentemente relegado a un segundo plano y ha estado prácticamente ausente en las estrategias de los principales partidos políticos, algo muy poco común en unas elecciones generales. La falta de protagonismo del centro contrasta con el papel estratégico que éste tuvo durante los años de bipartidismo. Entonces, existía la creencia de que las elecciones las ganaba quien lograba ocupar el centro. Pero tras la ruptura del bipartidismo, el Partido Popular dejó de necesitar el voto de centro para ganar elecciones, pues tanto en las elecciones de 2015 como en 2016 pasó a ser tercera fuerza en ese espacio. Desde entonces, ha sido Ciudadanos quien se ha erigido como primer partido en el centro.
En los últimos meses empiezan a aparecer signos de cambios importantes en el comportamiento electoral de los votantes de centro. La apuesta estratégica de Ciudadanos de concentrar sus esfuerzos en la pugna con el PP y Vox está teniendo consecuencias relevantes para el centro. Las encuestas de las últimas semanas muestran indicios de que el PSOE empieza a liderar ese espacio por primera vez en años. En los últimos meses, el centro ha ido quedando desatendido por un PP y un Ciudadanos enmarañados en una lucha por una derecha en descomposición. Gracias a ello, el Partido Socialista ha logrado ocupar ese hueco sin grandes esfuerzos, de forma casi inercial y sin necesidad de abandonar su discurso de izquierdas para lograrlo.
Se ha extendido la convicción de que la competición partidista en nuestro país se libra hoy en las dos batallas que se libran en los extremos. Creemos que sólo se producen trasvases de voto relevantes dentro de cada bloque ideológico y que apenas existen movimientos destacables que crucen de izquierda a derecha, o viceversa. Sin embargo, tras el ruido generado por la polarización, existe una sigilosa tercera batalla por el dominio del centro. Una pugna que, aunque pase desapercibida, tiene una enorme trascendencia para el futuro de la política española. Si PP y Ciudadanos continúan enmarañados en su pugna con Vox por el voto más conservador, puede que el Partido Socialista siga llenando el vacío dejado en el centro. Si eso ocurriera, el PSOE podría alcanzar una posición de liderazgo de la política española difícil de retar. En definitiva, el centro sigue teniendo un papel estratégico crucial, algo que no todos los partidos políticos parecen dispuestos a asumir”.

(3) Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “Lo que la campaña electoral no cambiará” a Agenda Pública (15-04-19)

(…) “Con todo, quizá la principal consecuencia política de esta acumulación de paradojas no sea el beneficio electoral que puede acarrear al PSOE y Vox, sino su repercusión en el margen para la colaboración parlamentaria entre Gobierno y oposición en la próxima legislatura -sea cual sea la composición partidista de un lado y otro. Tras una campaña tan agria, ¿podrán adoptar los mismos líderes un tono menos estridente cuando se inicie la nueva legislatura? ¿Hasta qué punto los partidos van a quedar atrapados por sus estrategias pre-electorales y sus consecuentes retóricas de disenso?
Para responder ese interrogante, anticipemos los rasgos más probables de la próxima legislatura:
• Obtendremos un Parlamento más fragmentado y más polarizado, por la irrupción de un quinto grupo parlamentario de ámbito nacional y muy descentrado ideológicamente.
• Ahora sí, se constituirá un Gobierno -si logra constituirse- que será de coalición (ya que esta vez Ciudadanos y Podemos exigirán entrar en él), con dos partidos (porque Vox y los partidos nacionalistas no parecen ser socios deseables en el Gabinete), y -si la suma de PSOE y Ciudadanos no es posible- en minoría.
• Incluso si la suma PSOE+Ciudadanos arrojara una mayoría parlamentaria ajustada (y no hubiera margen para un Gobierno alternativo  liderado por PP), podríamos asistir a una competición entre la mayoría de partidos por sumar sus votos en la investidura: por ejemplo, ERC e incluso JxC podrían ofrecer sus apoyos gratis, lo que automáticamente complicaría mucho el margen de maniobra de Albert Rivera, ya de por si muy constreñido tras su veto a Sánchez.
Como la campaña electoral difícilmente alterará ese escenario parlamentario, podemos aventurar que la fragmentación polarizada de la derecha obstaculizará aún más las opciones para alcanzar consensos razonables en los asuntos clave (Cataluña, economía, pensiones, reforma institucional, Presupuestos). Con partidos más débiles, y con liderazgos más cuestionados, las expectativas para el consenso deberían ser menores, no mayores. Ésa será la victoria a la que, de momento, puede aspirar Vox”.

(4) Alberto PENADÉS, “El sistema electoral ya no es el que era” a Piedras de Papel (22-04-19)

(…) “No sabemos cuál será el resultado en votos y en escaños de cada partido, pero hay cuatro hechos que conviene destacar, dos nuevos y dos viejos.
Lo primero es que el umbral de rentabilidad se ha reducido, o tal vez siempre fue menor de lo que parecía. En promedio parece que un partido podría saltarlo con menos del 20% de los votos.  El sistema electoral parece ser así más proporcional ahora que antes.
Lo segundo es que dos partidos más van a aguantar al menos los tres guantazos (aunque dos fueron muy seguidos y tal vez cuenten como uno). Tanto Ciudadanos como Unidas Podemos quedarán por debajo del umbral de rentabilidad por tercera vez y tendrán que seguir bregando. Han estado más cerca que nadie, y soñar con el rebase es inevitable. UP lo rozó en 2015/6 y C’s parece que lo va a rozar ahora.
En tercer lugar, aunque más proporcional que antaño, el sistema electoral sigue poniéndoselo muy empinado a los terceros, cuartos o quintos. Lo malo para estos es que se encuentran en una pendiente escurridiza, de las que si no te agarras la caída en escaños puede ser acelerada.  Creo que esto contribuye bastante a que se pelee muy duramente por el voto en esa región del electorado.
Por último, aunque más proporcional que antes, el sistema sigue sesgado hacia la derecha. No es igual de sencillo obtener ventaja para unos partidos que para otros, con independencia del tamaño. Si los cinco partidos empatasen en votos, la distribución de escaños según el simulador de Politbot sería UP: 57; PSOE: 65 C’s: 60 PP: 71; VOX: 66.  El sesgo tiene un sentido claro. Si se toman dos partidos y se comparan con dos partidos cualesquiera a su derecha, la coalición de la derecha tiene más escaños, con el mismo número de votos. Si se comparan los partidos de uno en uno, de 10 emparejamientos posibles el que está a la derecha gana en ocho (salvo PSOE>C’s y PP>VOX) con los mismos votos. El más beneficiado es el PP y el más perjudicado es UP, que obtendría 13 escaños menos con los mismos votos. Este sesgo no es desproporcionalidad ni efecto bipartidista, sino favorecer a unos votantes (sobre todo, los del interior menos poblado) frente a otros (sobre todo, los de la periferia y los de Madrid)” (…)

(5) Jesús RODRÍGUEZ, “La derecha está en llamas” a El País Semanal (14-04-19)

(…) “Ya no hay que camuflarse. Es preferible echarse al monte. Y contarlo. Como hace el íntimo amigo de ambas y, como ellas, resistente durante décadas contra el terror de ETA y su entorno en el País Vasco, el líder de Vox, Santiago Abascal, en sus memorias, tituladas (casualmente) No me rindo, cuando relata el día que se compró su primera pistola de 9 milímetros o se rompió la cara en un bar de Llodio (Álava) con un simpatizante de ETA: “No me quedó sino agarrarle de los pelos y acertarle un rodillazo en pleno rostro. Ya frente a frente, encadené contra él un puñetazo tras otro con toda la rabia de la que era capaz, que debía ser mucha pues el sonido de los golpes se sobreponía al de la música del local”.
Es la derecha que viene. Ya no es una. Ha diversificado su oferta. Algo evidente desde 2015, cuando el PP perdió en España más de tres millones de votos que fueron a Ciudadanos. Y después, con los 400.000 votos obtenidos por Vox en Andalucía en diciembre de 2018. Hay tres. El Partido Popular, la casa común, aquel producto multiuso diseñado para ganar electoralmente; la suma eficaz de familias e ideologías, desde el neofranquismo hasta la socialdemocracia, pasando por el neoliberalismo y el humanismo cristiano, dirigido con mano de hierro por Aznar y con una engrasada estructura territorial, que ocupaba todo el espacio a la derecha de la izquierda y se definía de “centro reformista”, se ha fragmentado en tres.
Es la ley de la oferta y la demanda. El resultado de un universo líquido. Volátil, incierto, complejo y ambiguo. “Y de la incapacidad de los políticos para dar respuesta a esa complejidad que desde los atentados de las Torres Gemelas nos provoca tanto miedo”, analiza José María Lassalle, secretario de Estado con Rajoy de la Sociedad de la Información Digital y hoy marginado de la galaxia popular por Casado. “Nuestro miedo ha creado esa derecha”. Y desde hace un lustro es Cataluña la que provoca ese miedo. Y el ascenso de los ultras.
Cada una de las derechas dispone de su estilo y formas de comunicarse con la sociedad. Sus maneras son distintas, pero tienen su origen en aquel PP virgen. Muestran una enorme porosidad entre sus militantes, votantes y propagandistas, y una disposición indisimulada a llegar a pactos entre ellos. Como se demostró en enero de este año en Andalucía. A romper el aislamiento que se le atribuía a la derecha en los años de Zapatero, cuando comenzaba a resquebrajarse el bipartidismo y el PP no podía gobernar con nadie. Y se sentía un nasty party. Hoy, el PP está listo para hacerlo con Ciudadanos y Vox. Ninguno de sus dirigentes lo niega.
Más allá, los optimistas confían en que algún día volverá a haber una sola derecha, bajo la ambigua etiqueta liberal-conservadora. Es el caso de Cayetana Álvarez de Toledo, candidata del PP por Barcelona, votante de Ciudadanos en las últimas generales y patrona de FAES, el laboratorio de ideas del presidente Aznar: ‘Yo he vuelto al PP para unir, para reagruparnos en el espacio de la razón frente al separatismo y el colectivismo. Creo en una fusión del Partido Popular y Ciudadanos. Sería un reencuentro natural. Me da igual el método, lo importante es el objetivo. Y a partir de ahí, de esa plataforma amplia y una gran base sociológica, plantar cara al nacionalismo. Estamos en un momento crítico en el que nos jugamos la continuidad del sistema constitucional. Y nos toca a los constitucionalistas encarar ese desafío'”. (…)

(6) Josep Maria VALLÈS, “Contra estos debates” a El País (24-04-19)

(…) “No me atrevo a proponer que una futura ley prohíba la celebración de debates durante la campaña electoral porque acaban inexorablemente sumergidos en un clima de confrontación y simplificación. Pero, puestos a regular la comunicación política, ¿por qué no aspirar a algo más constructivo? ¿Por qué no establecer que los medios —al menos, los públicos— deban emitir obligatoriamente durante cada legislatura una serie de programas donde se examinen políticas sectoriales por parte de representantes del Gobierno y de la oposición? Está bien que miembros del Gobierno y de la oposición se sometan al interrogatorio —a veces complaciente, a veces inquisitorial— de algún profesional de la comunicación. Pero convendría que Gobierno y oposición expusieran y discutieran entre ellos sus respectivas políticas en un número prefijado de citas anuales, alejadas de la excitación preelectoral. Con un asunto monográfico (educación, pensiones, salud, etcétera), contarían con tiempo suficiente para desarrollar argumentos y contrargumentos, más allá del eslogan o de la frase efectista.
¿Suplantarían estos debates el control parlamentario sobre la acción gubernamental? Digamos mejor que lo complementarían a los ojos de una ciudadanía que no tiene un buen concepto de la actividad parlamentaria, recogida fragmentaria y selectivamente por los medios. ¿Pueden convertirse en programas que provoquen una fuga masiva de la audiencia? Que no la provoquen dependerá de la capacidad persuasiva de sus protagonistas, enfrentados al reto de recuperar la credibilidad de un sistema democrático donde las razones deberían imponerse sobre los gritos. Ciertamente, no es esta la única fórmula para restaurar un cierto nivel de calidad en la indispensable conversación democrática. Pero no estaría de más experimentarla. De la receta vigente, ya tenemos pruebas suficientes de lo que da de sí”.

(7) Anna BOSCO, “Les quatre crisis d’Espanya” a El món de demà 17 (19-04-19)

“El decenni que comença el 2008, marcat per la irrupció de la crisi econòmica, ha estat crucial per a totes les democràcies del sud d’Europa. A Espanya, particularment, es van forjar diversos canvis polítics. El bipartidisme ha esdevingut un pluripartidisme com més va més inestable. La polarització (distància ideològica) entre els partits i entre els votants dels partits s’ha incrementat. Va haver-hi un creixement de la participació per mitjà de canals alternatius a la representació partidista (amb el moviment 15M, les marees, etc.). Les enquestes també revelen un interès creixent dels ciutadans per la política, fenomen del tot nou. Hi ha inestabilitat governamental per primera volta d’ençà del 1979 i, finalment, s’ha produït una ruptura del consens sobre l’estructura territorial, que es tradueix en una ruptura de la comunitat política.
Depenen tots aquests canvis de la crisi econòmica? La peculiaritat d’Espanya és que, després del 2008, el país ha encarat quatre crisis diferents. S’ha enfrontat, més enllà de la crisi econòmica, a una crisi política i a una de territorial. A més, com a conseqüència de les tres crisis susdites, esclata una crisi institucional a partir del 2015, quan arrenca la legislatura de preindependència al Parlament de Catalunya. S’eludeixen les sentències del Tribunal Constitucional, s’aprova un nou aparell normatiu, es duu a terme un referèndum inconstitucional i es proclama la independència de forma unilateral”

(…)

“El 2019, dues de les quatre crisis –la política i la territorial– encara no s’han resolt i segueixen nodrint-se mútuament. Fet i fet, el sistema polític espanyol presenta un bipolarisme nou dreta-esquerra que s’encavalca amb el bipolarisme centre-perifèria. La novetat és que els dos blocs de partits nacionals despleguen les respectives campanyes electorals al voltant d’eixos diferents. La defensa de la unitat territorial (eix centre-perifèria) és el tema identitari per al PP, Cs i Vox, mentre que l’agenda social (eix dreta-esquerra) constitueix el tema que defineix el PSOE i Podem. Per això, les eleccions del 28 abril són tremendament rellevants, perquè la competició –i l’opció dels votants– no es decidirà sols entre els partits, sinó també entre les dimensions vertebradores de la política”.

(8) Nacho ALARCÓN, “¿Nadie va a hablar de Europa? Parece una buena noticia… pero es una tragedia” a El Confidencial (24-04-19)

(…) “Los líderes políticos siguen limitando los asuntos internacionales a meras posiciones técnicas. La UE es una postura de Estado: a favor de todo lo que tenga un consenso por parte de nuestros socios europeos. Es el mantra que el cuerpo diplomático repite una y otra vez en Bruselas. En el debate nacional ni siquiera se cuenta con el privilegio de llegar a ese nivel de detalle.
Eso tiene tres efectos muy negativos. El primero conlleva una infantilización del votante, al que se le priva de un genuino debate sobre la pieza clave de su futuro, como si fuera un asunto demasiado difícil para la ciudadanía. Es algo que se debe limitar a técnicos y diplomáticos, o eso parece, repitiendo precisamente el gran error de la UE: nunca se construyó de abajo arriba, sino de arriba a abajo. En algunos países se está intentando subsanar ese error, pero en España los políticos parecen no entender todavía que esa estrategia era equivocada.
El segundo es que al limitarse el debate, y al favorecer que la postura de España en asuntos europeos siga siendo “a favor de la mayoría” de lo que digan el resto de países, España se convierte en un mero espectador. Habrá veces en las que muchos otros países quieran tumbar propuestas que benefician a España, y el país no puede permitirse el lujo de no pelear para crear mayorías alternativas que permita avanzar en propuestas a nivel europeo.
Pero al eliminar el debate político al respecto, los gobiernos españoles se encuentran en una postura muy cómoda, pero propia de hace 30 años, cuando España se sentía una invitada al club. En ese escenario, seguir las propuestas alemanas u holandesas era ya signo de seriedad. Pero los tiempos han cambiado: somos Europa, y es el momento de asumir responsabilidades.
El tercer y devastador efecto es que se abona el terreno a los euroescépticos. ¿Para qué debatir de Europa, cuando los españoles son de los ciudadanos de la UE más proeuropeos? Porque esa actitud no puede mantenerse por inercia. Cuando no hablas de Europa dejas todo el terreno a que otros partidos coloquen su mensaje euroescéptico. ¿Quién va a rebatirlo si nadie más habla de Europa?
El debate de este confirma que las cosas siguen igual que siempre, como si esto no fuera asunto del votante o, más grave, como si no importara o no fuera relevante” (…)

(9) Andrés ORTEGA, “Las elecciones europeas y el Brexit: pausa, adelante o stop” al blog del Real Instituto Elcano (23-04-19)

(…) “Resumidamente, la nueva extensión para el Brexit es la siguiente: hasta el 31 de octubre (el 1 de noviembre arranca el mandato de la nueva Comisión). Pero si el Reino Unido no ha celebrado elecciones europeas para el 23 de mayo, el 1 de junio tendrá que irse. Nadie, ni Londres ni en el resto de la UE quiere una salida a las bravas, sin acuerdo. Pero si el Reino Unido siguiera en la UE y no eligiera a sus representantes en el Parlamento Europeo pondría el 2 de julio –día en que se constituye la nueva Eurocámara– en una situación de ilegalidad. Ahora bien, Westminster puede decidir la salida de la UE en cualquier momento antes del 23 de mayo(día de las elecciones europeas en el Reino Unido) o 1 de junio como tarde, sin haber celebrado estas últimas. Es decir, que esta vez sí se acerca el, o al menos un, momento de la verdad.
Una verdad que parte de una realidad: el problema del Brexit radica esencialmente en la necesidad de no restablecer fronteras físicas entre las dos Irlandas, pues iría en contra del Acuerdo de Paz de Viernes Santo de 1998. Sin esta exigencia, el Reino Unido ya se habría salido. Todo esto habrá servido, en otras cosas, para que los británicos hayan vuelto a descubrir el problema irlandés, que había quedado olvidado, junto con lo que supone la pertenencia a la UE para su gestión.
Para superar ese momento de la verdad, la política británica tiene que resolver dos tipos de contradicciones. La primera es entre el Parlamento y el resultado del referéndum que aprobó el principio del Brexit. Hay un parlamento mayoritariamente a favor de permanecer, pero muchos diputados, un problema más para los laboristas que para los conservadores, tienen que hacer frente en sus circunscripciones electorales (uninominales) a unos votantes mayoritariamente a favor del Brexit. Lo que lleva a la segunda contradicción en el seno de los dos grandes partidos. El conservador está secuestrado por los brexiters más radicales. El laborista, por las razones anteriores, no sabe muy bien qué hacer, por eso insiste en elecciones generales, porque piensa que las ganaría, o, con la boca más pequeña, en una segunda consulta no tanto sobre el Brexit, sino sobre el acuerdo pactado por May. Jeremy Corbyn llegó al poder en su partido y los laboristas obtuvieron un buen resultado en las anteriores elecciones aupados por un voto joven que pueden perder si no se da una segunda oportunidad al remain.
El Gobierno de May, como no podía ser de otro modo, ha puesto en marcha los preparativos para las elecciones europeas del 23 de mayo, no sin un sentimiento de humillación. Y de temor pues los dos grandes partidos podrían salir vapuleados de esta cita con las urnas. Los eurocomicios de 2014 supusieron en el Reino Unido un gran impulso para los partidarios del Brexit, como Nigel Farage con su antiguo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), que copó 24 de los 73 escaños en juego. En estas posibles nuevas elecciones, si se celebran, podrían cobrar un impulso nuevas opciones de permanencia, como el movimiento Change UK o el grupo de los 11 ahora independientes que se han salido del grupo conservador y del laborista. U otras posiciones abiertas al remain, como la de los liberales (que se quedaron con un solo escaño en la Eurocámara en 2014), o una parte de los conservadores y laboristas. Pero su actual fragmentación en diversas organizaciones políticas les podría pasar a los remainers una factura en escaños” (…)

(10) Mark LEONARD, “¿Se acerca el invierno a la UE?” a Project Syndicate (23-04-19)

(…) “Más que alejarse del centro hacia los extremos, la política europea se está abriendo en todas direcciones: de izquierda a derecha, de antisistema a pro-establishment, etcétera. Las opciones electorales de mayo son tan inciertas que la mitad de los encuestados dijeron que directamente no irán a votar. Otro 15% todavía no sabe si irá, y del 35% que ya tiene intenciones de votar, un 70% no decidió a quién. En cifras absolutas, en mayo hay unos cien millones de votos que todavía no tienen dueño.
A diferencia de la elección presidencial de 2016 en Estados Unidos y del referendo por el Brexit, aquí la cuestión migratoria no será determinante. En general, la mayoría de los europeos no considera que la inmigración sea un tema central para su país. Hay otras cuestiones igualmente importantes que incluyen la economía y las amenazas planteadas por el nacionalismo, el radicalismo islámico, el cambio climático y la belicosidad de Rusia.
De modo que los analistas se equivocan al presentar la elección como una batalla entre globalistas proeuropeos y nacionalistas euroescépticos, aunque esa descripción se aplica a la segunda ronda de la elección presidencial de 2017 en Francia, cuando Emmanuel Macron le propinó una rotunda derrota a Marine Le Pen del ultraderechista Frente Nacional (ahora llamado Alianza Nacional). La encuesta de ECFR/YouGov indica que para una gran mayoría de los europeos, no hay una disyuntiva tajante entre la identidad europea y sus respectivas identidades nacionales. De hecho, hasta los partidos nacionalistas se dieron cuenta de que ambas identidades están ligadas, y por eso dejaron de promover el abandono del euro o la salida de la UE.
La cuestión real que preocupa a la mayoría de los europeos es su relación con el “sistema”: casi tres de cada cuatro ciudadanos de la UE creen que el sistema político ya no funciona, sea en el nivel nacional, en el de la UE o en ambos. La actitud de cada votante ante esta cuestión es fundamental para entender su voto” (…)

(11) Florence PARMENTIER, “L’ère de la politique phygital?” a Telos (24-04-19)

(…) “Candidat du rejet des élites post-communistes, Volodymyr Zelenski est aussi un candidat « phygital » : il permet à des technologies innovantes d’avoir accès à un large public, en améliorant l’expérience marketing politique sur le numérique et le physique.
En quoi est-il vraiment original, au regard des expériences que nous voyons par ailleurs? Après tout, le numérique a changé profondément la manière dont les sociétés produisent, partagent et utilisent la connaissance, donnant lieu à de nouvelles logiques d’engagement des choix politiques. Jusqu’à présent, Internet avait pour fonction de recueillir des micro-dons, d’assurer la mobilisation des réseaux militants, la constitution de bases de données sur les électeurs, les techniques d’organisation de la communauté, etc. La victoire de Zelenski illustre le glissement de la démocratie représentative vers une « société de connectés », dans laquelle l’idée-moteur était généralement de changer la société sans prendre le pouvoir. Volodymyr Zelenski a d’abord été un comédien populaire, puis a su transformer une popularité en soutien actif et, sans transition, en vote politique. C’est à ce titre qu’on a pu le considérer comme un « candidat virtuel », du fait de sa stratégie de mobilisation via les réseaux sociaux” (…)

(12) Entrevista a Yascha MOUNK a Letras Libres (15-04-19): “El populismo ya forma parte del establishment”

(…) “La forma más popular de populismo es el populismo de derechas y este está profundamente asentado en la idea de la nación. Pero es una idea particular de la nación: una nación que es étnicamente exclusiva, es decir, que si no tienes ancestros que no nacieron en el país no perteneces de verdad a esa nación. También es una idea de nación que puede excluir en términos de religión o de sexualidad. Hay maneras de responder a eso. Por ejemplo, queriendo eliminar el nacionalismo. Porque el nacionalismo ya ha significado una inmensa cantidad de sufrimiento para Europa en el siglo XX. Pero esa respuesta no es realista.
La mayoría de nosotros seguimos teniendo una gran afiliación con el Estado nación. Es más fácil sostener una solidaridad real en el contexto nacional. Además, el Estado nación ha ampliado el concepto de solidaridad, llevándolo más allá de la gente de nuestro entorno, de nuestra ciudad o comunidad. En este sentido, yo defiendo una idea de nacionalismo inclusivo, que entiende la importancia del nacionalismo, la solidaridad y la capacidad de conexión que puede tener la nación entre los ciudadanos. Obviamente, los miembros de la nación no pueden estar basados en cosas como el color de la piel o la religión”

(…)

“Ahora mismo el populismo ya forma parte del establishment, hay líderes populistas que gobiernan los países más importantes del mundo. Hay elementos que pueden hacer que un líder populista module sus políticas. Pero lo que está claro es que las fuerzas políticas populistas van a mantener su presencia en nuestros sistemas políticos, sistemas que han pasado incluso a gobernar. En lugar de pensar este momento actual como excepcional, a lo mejor tendríamos que reconsiderar como excepcional el periodo previo que vivimos de gran estabilidad democrática después de la Segunda Guerra Mundial”.

(13) Agnes HELLER, “Por qué Hungría se rinde a Orbán” a El País (21-04-19)

(…) “La nueva modalidad de tiranía aún no tiene nombre, pero es posible caracterizarla. La Hungría de Orbán puede servir de modelo para ello. De hecho, los sistemas de los mejores amigos del primer ministro húngaro, como Putin y Erdogán, guardan similitudes con ella. Las diferencias obedecen a las diferentes tradiciones históricas y al hecho de que Hungría es miembro de la Unión Europea, mientras que Turquía y Rusia no lo son. Aun así, la importancia de analizar el imperio de Orbán como modelo no reside en su similitud con otras democracias no liberales “realmente existentes”, sino en la atracción que este ejerce sobre otros países gobernados hasta ahora por democracias liberales.
Hannah Arendt, en su obra Los orígenes del totalitarismo, fue una de las primeras en analizar la transformación de las sociedades de clases en sociedades de masas. En el territorio bajo dominio soviético, esta transformación sucedió de forma repentina y violenta, y concluyó rápidamente. En otras partes de Europa ocurrió de forma más lenta, pero también se produjo. También en otros lugares las sociedades de clases se convirtieron en sociedades de masas. En las democracias liberales el voto cambió. Italia o Francia pueden servir de ejemplo. Allí, a lo largo de muchas décadas, los mismos partidos compitieron por el apoyo del electorado. La pertenencia a una clase social y la tradición familiar eran los factores más decisivos para los electores, y así los partidos desarrollaban sus campañas en consecuencia (sus programas abordaban salarios, impuestos, empleo, etcétera). Pero de repente ningún partido tradicional puede continuar haciendo estas propuestas; ni siquiera la promesa de renovar el Estado de bienestar consigue atraer a los votantes. Los viejos eslóganes ahora suenan vacíos. Los pobres no son una clase, no tienen intereses de clase. Las formaciones políticas convencionales, y otras organizaciones políticas, surgen de la nada. Se ha perdido la estabilidad del sistema; todo se vuelve fluido, maleable. Las ideologías sustituyen a los intereses del electorado.
La victoria en las elecciones gracias al apoyo de la mayoría en las urnas legitimaba a un Gobierno, justificadamente. Pero hoy, en muchos lugares del mundo, los mismos tiranos son elegidos y reelegidos por la mayoría. Estos regímenes no son democracias, sino tiranías. Hoy, solo las democracias liberales, es decir, los Estados con división de poderes y un sistema de controles y equilibrios, en los que se respetan y se practican las libertades civiles, pueden ser calificados de democracias. La “democracia iliberal” no es democracia.

Si los viejos partidos se derrumban y nuevas formaciones sin tradición surgen de la nada; si los tiranos pueden ser elegidos una y otra vez por la mayoría; si la riqueza se redistribuye a la inversa, ¿qué es lo que mueve a la gente? La respuesta es simple: la ideología combinada con las políticas de la identidad. Francis Fukuyama, en Identidad, su último libro, apunta a la abrumadora influencia de las políticas de identidad, y no solo en las tiranías. Estas políticas (en plural) difieren mucho unas de otras, dependiendo de la clase de “identidad” en la que se fundamenten. Puesto que me estoy refiriendo al caso húngaro, tengo en mente las políticas de identidad europeas más características y tradicionales. Desde la I Guerra Mundial, la identidad dominante en Europa es el Estado-nación, la “identidad nacional”, que puede fundamentarse en la nacionalidad, aunque en el caso húngaro (y en la mayoría de los países europeos) su base es la etnia.
(…)

(14) Ian BURUMA, “La revuelta contra la superioridad moral” a Project Syndicate (8-04-19)

(…) “Antes los partidos de centroizquierda representaban los intereses económicos de la clase trabajadora industrial. Pero en las últimas décadas del siglo XX el foco de la izquierda se desplazó a la raza, el género y la ecología. El antirracismo, la defensa de la igualdad de derechos para las mujeres y las minorías sexuales, el interés por el planeta, todos ellos objetivos loables, inyectaron en el progresismo un fuerte sentido de superioridad moral: sabemos lo que es mejor para la gente, y el que se nos oponga ha de ser estúpido o malvado.
Es una actitud difícil de tolerar, especialmente cuando va acompañada de privilegios sociales y educativos, como suele ocurrir. En los Países Bajos hay una larga tradición de moralidad en el gobierno, visible en los retratos que hizo Frans Hals de dignatarios holandeses del siglo XVII, con sus negros atuendos, sobrios pero caros. Estas figuras, a menudo inspiradas por nobles motivos, estaban firmemente convencidas de que la superioridad innata de la moral protestante les daba el derecho a gobernar.
Algo de esta tradición sobrevivió en los Países Bajos por mucho tiempo. Los partidos liberales y socialdemócratas, en particular, se acostumbraron a proclamar que un buen ciudadano debe creer en la integración europea, acoger a “trabajadores invitados” y refugiados, comer y beber sano, y hacer todo lo posible para mitigar el daño del cambio climático.
La reacción a esta clase de paternalismo, por más que en general fuera sensato y bienintencionado, llegó en la forma de un populismo petulante. Como un chico que se niega a comer espinaca precisamente porque su madre le dice que es bueno para la salud, los partidarios de Trump, del Brexit o de Baudet se mofan de la política moralista. Por eso a Nigel Farage (principal promotor del Brexit) le gusta que lo fotografíen con un vaso lleno de cerveza y un cigarrillo encendido: si la élite moralista nos pide beber menos y dejar de fumar, pues venga otra copa y dame fuego.
Y esa rebelión personal pronto se traslada a la política. Si “ellos” nos dicen que lo mejor es quedarse en Europa, entonces nos vamos. Si dicen que hay que aceptar a los inmigrantes, los rechazamos. Si dicen que el cambio climático es una amenaza grave, lo negamos. Cualquier cosa, al parecer, es mejor que admitir que los expertos tienen razón. Es así en el país de Trump, y también en los apacibles y ricos Países Bajos”.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada