FOCUS PRESS SETMANAL 140

Veneçuela (Maryhen Jiménez, Victoria Carvajal), Algèria, Sudan, Libia (Jorge Dezcallar) … i ara Iran (Lluís Bassets), són crisis obertes en un món en el que els Estats Units ja no busca contribuir  a l’equilibri, sinó a actuar mogut en clau explícitament nacionalista, amb la mirada posada en l’ascens de Xina (Jesús A.Núñez Villaverde) i l’ànim de revenja de  Rússia, desconfiant obertament dels aliats aplegats fa setanta anys a l‘OTAN (Pascal Boniface): no és la doctrina Trump, és la doctrina Bolton que segueix el fil de l’obscur de Dick Cheney (Fareed Zakaria) [1].

Davant d’un Donald Trump, reafirmat pel que creu que és la seva impunitat judicial (Lluís Bassets), els demòcrates han iniciat el procés de primàries per elegir el candidat presidencial pel 2020, una competició en la que, més enllà de triar un candidat, han d’encertar en definir la seva identitat (Álex Maroño, Paul Krugman).

Andrés Ortega, en el seu article setmanal al blog del Real Instituto Elcano, crida l’atenció sobre la India -en ple procés electoral- i el seu potencial econòmic i tecnològic, sovint ocultat per la fixació en l’ascens de Xina.

Comença  la campanya de les eleccions al Parlament Europeu (Joaquín Almunia), finalment amb els  britànics inclosos (Rafael Ramos), amb l’expectativa de quin serà el pes del conjunt d’euroescèptics, nacionalpopulistes i extrema dreta si aconsegueixen  constituir un bloc cohesionat (Ramón González Férriz). En qualsevol cas, la seva presència condicionarà la resta de grups, especialment els populars que hauran de decidir quina relació hi establiran (Nacho Alarcón).

És segur que en el futur costarà molt més construir un consens ampli per afrontar les qüestions pendents (Adam Holesch i Francesco Pasetti) que deixa la comissió Juncker (Kostas Botopoulos, Nacho Alarcón [2]), tant institucionals com les relatives a la reforma de l’eurozona, la lluita contra el canvi climàtic, la política econòmica (Adam Tooze, Jean Pisani-Ferry),  la política exterior, la política d’immigració i asil (Héctor Cebolla-Boado/Gemma Pinyol) o la política d’innovació tecnològica i regulació de la societat digital (Enrique Feás) [3]. I que, a més de voluntat política, caldrà d’una dosi d’imaginació creativa per superar els culs-de-sac i les rutines (Andrea Rizzi).

Malgrat l’absència d’Europa en la passada campanya electoral espanyola, és d’esperar una presència molt més activa i implicada del govern espanyol, especialment del seu president, en la política europea (Bernardo de Miguel, Ilke Toygür/Carlos Carnicero).

En plena batalla electoral municipal, autonòmica i europea (Enric Juliana, macrobaròmetre del CIS),  es van digerint els resultats de les eleccions generals del 28-A, sobre els que es segueixen publicant-se anàlisis interessants: visions generals com les de Marta Romero, Laura Aragó i Carles Castro [4] i Andrés Medina; l’impacte de la qüestió catalana en el comportament electoral (Ignacio Sánchez-Cuenca, Pablo Jiménez Arandia); o la comparació històrica entre el mapa electoral del 1936 i l’actual (Carlos Prieto).

Han començat els primers temptejos per configurar una majoria parlamentària de suport al govern, amb les especulacions obertes sobre si hi haurà un govern socialista en  minoria o un govern de coalició (Fernando Vallespín, José Miguel Contreras, Ramón Lobo, Joan Tapia) . A la vegada que  es fan sentir les veus que interpreten el resultat electoral com un mandat per la moderació (Enrique Gil Calvo, Josep Maria Vallès [5]). També es van plantejant els grans temes de l’agenda política de la legislatura, amb èmfasi especial en la política econòmica i fiscal (Raymond Torres [6], José Moisés Martín). I amb la qüestió catalana com el gran tema d’Estat de la legislatura (Lluís Bassets,   Carlos Elordi [7]),  amb un primer gest del president Pedro Sánchez en proposar Miquel Iceta com a futur president del Senat (Lola García, Neus Tomàs, José Antonio Zarzalejos).

En el camp de la dreta (Jesús Rodríguez) [8], el Partit Popular intenta girar bruscament cap el centre per intentar salvar els mobles a les autonòmiques i municipals, però amb un Pablo Casado molt tocat (Astrid Barrio) i en una guerra oberta amb Ciudadanos per veure qui lidera l’oposició (Lucía Méndez, José Antonio Zarzalejos). Un Ciudadanos que persisteix en la seva estratègia de superar el Partit Popular (Enric Juliana, Jordi Juan, José Antonio Zarzalejos) , allunyant-se dels seus orígens centristes i liberals, amb la incomprensió d’alguns dels seus fundadors (Francesc de Carreras). Mentre Vox, malgrat el seu èxit relatiu, haurà de fer front a les seves limitacions (Xavier Casals), fiant el seu creixement als errors que pugui cometre el Partit Popular (Javier Pérez Royo).

A Catalunya, ERC, impulsada pel bon resultat electoral, treballa per consolidar a les eleccions minicipals i europees la seva hegemonia en l’espai nacionalista (Lola García) enfront d’un Junts per Catalunya que intenta resistir animant el mite de Carles Puigdemont (amb la contribució generosa de la Junta Electoral Central) (Joan Tapia, Juan José Solozábal)  i d’una ANC convertida en la garant de la radicalitat independentista (Francesc-Marc Álvaro). Sempre amb el condicionant del judici del procés i, ara, de les vicissituds entorn dels polítics encausats electes  (Antoni Bayona, Mariola Urrea, Jordi Nieva). Tot plegat projecta més dubtes que certeses sobre la recomposició del mapa polític català (Valentí Puig).

Sobre les expectatives dels diferents partits a les eleccions municipals a Catalunya, veure el dossier de Sergi Picazo, Roger Palà i Laia Soldevila a Crític. Pel que fa a les municipals a la ciutat de Barcelona, les enquestes publicades aquesta setmana (Feedback/El Nacional, Gesop/El Periódico, CIS) apunten  a un resultat obert (Àngels Pont), amb una pugna pel primer lloc entre ERC i BeC, i a una composició molt fragmentada del consistori, en la que la primera força amb prou feines arribarà als 11 regidors. Un panorama que posa de nou sobre la taula la necessitat de trobar fórmules de governació més eficaces que les dels dos últims mandats (Enric Sierra).

A la vista de l’oferta política i de la resposta ciutadana en les passades eleccions general i de la interpretació que en fan els mitjans, Ricardo Dudda [9] opina que avui la política és només una guerra cultural, és a dir la moralització del debat públic, moderada per un protocol que la civilitza. També és interessant l’entrevista a Martin Gurri [10] a Letras Libres en la que reflexiona sobre l’erosió del concepte de veritat, l’impacte de les noves tecnologies, l’abundància d’informació i la crisi d’autoritat de les institucions democràtiques.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Fareed ZAKARIA, “¿Existe una doctrina Trump en política exterior?” a El Confidencial (7-05-19)

(…) “El problema más práctico que tiene la visión del mundo de Cheney y Bolton es que es errónea. El mundo ni es desagradable, ni es salvaje ni es demasiado pequeño. La vida ha mejorado a lo largo de los últimos 100 años. La violencia política – muertes por guerras, guerras civiles y terrorismo – se ha hundido. Y esto ha ocurrido, en gran parte, porque el ser humano también tiene genes que le ayudan a cooperar, a competir pacíficamente y a sopesar los costes de la guerra y sus beneficios.
Bolton dice que él podría invocar “el colorario de Roosevelt” en la Doctrina Monroe – que asegura que los Estados Unidos podrían usar su fuerza unilateramente en cualquier sitio del hemisferio occidental-. Si lo hace, ¿cuál sería el argumento contra Rusia si hace lo mismo en Ucrania, China en el Mar del Sur y otros países en Irán o en Yemen? Sin normas ni reglas, Estados Unidos debería impedir cualquier esfuerzo de este tipo o bien aceptar un mundo de anarquía y guerra. La firmeza nacionalista funciona… siempre y cuando seas el único que la practica”.

(2) Nacho ALARCÓN, “Tras un lustro de crisis, la UE busca una nueva hoja de ruta ante un futuro incierto” a El Confidencial (9-05-19)

(…) “En el último lustro el bloque comunitario ha sufrido una crisis de deuda soberana, ha estado a punto de ver cómo la zona euro saltaba por los aires, para después tener que lidiar con una crisis migratoria sin precedentes, y finalmente hacer frente a la salida de uno de sus principales Estados miembros, el Reino Unido, y la desfiguración total de sus relaciones transatlánticas. Es un trago amargo.
La UE se parece poco a aquella que inició en 2014 la etapa que ahora finaliza. Las crisis la han vuelto más política, pero también han dejado ver muchas de sus deficiencias y, además, no han resuelto algunos de los agujeros más graves dentro de la estructura económica de la Unión. Ahora, partiendo de una postura delicada maquillada por la unidad mantenida hasta ahora en el proceso del Brexit, la UE se enfrenta a nuevos y peligrosos retos.
Los líderes se sentarán a discutir sobre los principales asuntos de la agenda europea para el próximo lustro y tratarán de ponerse de acuerdo sobre las prioridades estratégicas para el club comunitario. Y el drama para la UE es que, al menos por el momento, los únicos puntos en los que los socios están relativamente en la misma línea son mínimos: nadie quiere inmigración ilegal y todos quieren que la UE tenga una política medioambiental. Y en este segundo punto se está lejos de tener una postura común.
En ninguno de los asuntos fundamentales los países están de acuerdo. Muchos saben que la UE tiene que librarse de determinados corsés procedimentales que le lastran, como es por ejemplo la norma de la unanimidad en el Consejo para según qué cosas (como política exterior), o la necesidad de ponerse de acuerdo en una reforma de la unión económica y monetaria que ya ha demostrado ser potencialmente destructiva para la Eurozona, pero los líderes han sido incapaces de encontrar un camino para cumplir con dichos objetivos. Ni siquiera la llegada a la presidencia francesa de un joven e hiperactivo Emmanuel Macron logró romper el bloqueo.
Hace justo dos años que Macron llegó al Elíseo, y poco queda de la vitalidad del francés: frustrado por la falta de cooperación, frustrado por la imposibilidad de encontrar un agenda común y molesto con una colaboración con Alemania que claramente no ha funcionado. Europa ha demostrado ser un lugar mucho más difícil de lo que esperaba el mandatario galo.
La unidad, ese bien tan preciado durante los últimos dos años por el Brexit, seguirá siendo un objetivo, pero en Bruselas dan por hecho que su tiempo se agota. “Mantener la unidad sigue siendo importante, pero lo importante ahora es imprimir una nueva dinámica”, explica una fuente europea.
Así se camina hacia una nueva cumbre en la que lo que quedará claro es que no hay una unidad de acción. Hay una fractura profunda y grave en el seno de la UE dividida hoy, como mínimo, en tres grupos: una serie de Estados miembros a la deriva y que atacan de forma sistemáticamente los valores europeos más básicos como es la independencia de la justicia y de los medios de comunicación, como son Polonia o Hungría; un grupo de Estados miembros que están en contra de la idea básica consagrada en los Tratados de una “unión cada vez más estrecha”, como públicamente se ha situado Países Bajos; y por último un grupo de países que están a favor de continuar con la integración europea, pero cuya voz está quedándose ronca por el efecto cansancio” (…)

(3) Enrique FEÁS, “La guerra del 5G y sus lecciones para Europa” a vozpópuli (7-05-19)

(…) “La Unión Europea, mientras tanto, parece despistada. Por un lado, la guerra contra Huawei puede hacer resucitar a Nokia y a Ericsson –en tecnología, auge y caída son siempre reversibles–, que están ya firmando numerosos memorandos de entendimiento con operadores estadounidenses; por otro, Vodafone acaba de anunciar la existencia de un backdoor en el software de los equipos de Huawei destinados a Italia. En cualquier caso, el problema es la ausencia de una estrategia común europea frente a la tecnología china y sus riesgos. Por el momento, la Unión Europea, como tal, no tiene una tecnología 5G propia, sino dos empresas europeas que compiten entre sí contra otra china cuya cifra de negocios dobla a la suma de ambas.
¿Qué lecciones puede aprender la UE de esta guerra? A mi juicio, tres. En primer lugar, que hay que evitar que la ventaja de contar con dos proveedores de tecnología 5G europeos se transforme en una pelea entre ellos en beneficio de un tercero extracomunitario. La necesidad de un “campeón europeo” en el ámbito del 5G podría estar justificada por dos motivos que no se daban en el caso de la alta velocidad ferroviaria: porque aquí China ya está compitiendo en Europa y amenaza con una peligrosa posición de dominio, y porque la seguridad de las telecomunicaciones es un bien público que no conviene arriesgar.
La segunda lección es sobre el papel del Estado en el desarrollo de las nuevas tecnologías. Cuando las empresas privadas han de enfrentarse a elevados costes de infraestructura para poder prestar un servicio, al final uno o dos gigantes terminan dominando el mercado. EEUU es un buen ejemplo: si va con tanto retraso en Internet de alta velocidad es porque solo hay dos grandes empresas que han podido instalar su propio cableado y se reparten el mercado como un confortable duopolio (según la FCC, un 75% de los estadounidenses solo tienen un proveedor, como mucho, para velocidades superiores a 25 Mbps).
La última lección es quizás la más importante: la guerra del 5G es la constatación de que el futuro de la economía mundial se juega en un terreno en el que la Unión Europea va muy rezagada y no tiene una política clara y común: el del desarrollo tecnológico. Las cifras de plataformas tecnológicas, patentes, startups, inversión en inteligencia artificial o robots muestran a una vieja Europa a años luz de Estados Unidos y China. Y eso es un grave error: en el siglo XXI, la unidad europea y el diseño de políticas estratégicas comunes en materia de tecnología no es una cuestión de preferencias: es una cuestión de supervivencia”.

(4) Laura ARAGÓ/Carles CASTRO, “Las tres Españas del 28 de abril” a La Vanguardia (6-05-19)

“El 28 de abril pasó lo que pasó y la historia no suele reescribirse. Sin embargo, pequeñas variaciones en los votos que atribuyeron el último escaño en 28 provincias hubiesen podido dibujar un mapa bien distinto del que emergió hace una semana. En realidad los mapas alternativos podrían ser, como mínimo, dos si se plantean como el desenlace más favorable para la izquierda o para la derecha.
En el primer caso, PSOE y Podemos podrían haber sumado incluso la mayoría absoluta (177 diputados) a partir de unos leves retoques en el reparto del voto de izquierdas en 12 circunscripciones. Y a su vez, el bloque de centroderecha podría haber mejorado su cómputo de escaños en 16 provincias, hasta el punto de superar a la izquierda (165 frente a 150), aunque siempre lejos de la mayoría absoluta.
Lo significativo de estas hipótesis contrafácticas es que no exigen una distopía electoral. Hay provincias donde el último escaño se lo adjudicó un partido y no otro por un margen de decenas o de unos pocos centenares de sufragios. Y aunque en otras circunscripciones el trasvase de voto entre partidos de un mismo bloque para arrebatarle el último diputado al bloque opuesto se cifra en varios miles de papeletas, esas magnitudes suponen un porcentaje ínfimo sobre los votos emitidos.
De hecho, globalmente la transferencia de papeletas desde Podemos al PSOE para optimizar la adjudicación de escaños de la izquierda en 12 circunscripciones no superaría los 60.000 sufragios de los más de once millones que reunieron entre ambos.
Y en el caso del bloque de la derecha, la atribución del último diputado en siete provincias en favor del PP o Ciudadanos exigiría un intercambio de 61.000 sufragios en favor de los populares (sobre ocho millones y medio de votos conjuntos). Eso sí, un trasvase similar, pero desde el partido de Casado al de Abascal, habría proporcionado a Vox hasta nueve diputados más.
Todas estas simulaciones vienen a confirmar el impacto distorsionador del sistema electoral español a la hora de traducir los votos en escaños. El mapa provincial por bloques refleja la hegemonía de las fuerzas conservadoras en más de 30 provincias, mientras que la izquierda solo sumaría más votos en una docena de distritos. Y aun así, los reajustes más favorables –siempre ceñidos al último escaño en disputa y a partir de trasvases viables dentro de cada bloque– no darían nunca mayoría a PP, Ciudadanos y Vox” (…)

(5) Josep Maria VALLÈS, “¿De la confrontación a la conversación?” a El País (8-05-19)

(…) “El mapa institucional —los partidos y su sistema— se está modificando a ojos vista. Los movimientos sociales de alcance más o menos amplio y continuado han adquirido una mayor presencia pública. Quien intente dar respuesta desde el Gobierno a los grandes problemas pendientes debería tomar nota de ello. Es cierto que abundan las invocaciones al diálogo. Pero no serán efectivas si no se modifican actitudes que ignoran a una parte de los actores involucrados o tratan al discrepante como adversario al que se exige una rendición incondicional.
Esta condición previa del diálogo democrático vale para el intento de paliar los grandes estragos sociales producidos por una mala salida de la crisis que ha distribuido sus costes de manera sumamente injusta. Vale también para desbrozar poco a poco una pista transitable que pueda llevarnos a un modus vivendi en la cuestión nacional. Cierto es que la campaña electoral no invitaba al optimismo. Los resultados electorales han dejado entrever algunas señales positivas: una parte no menor de la ciudadanía parece distanciarse de planteamientos sectarios que nos han llevado a los grandes fracasos de los últimos años.
Es innegable la gran responsabilidad del liderazgo político para impulsar una reorientación de fondo en la que la dinámica de exclusión y confrontación vaya siendo sustituida por una dinámica de inclusión e integración. Pedro Sánchez y el sector del PSOE que le ha prestado su confianza dan señales de que podrían intentarlo, al comprender que no cabe desconocer la existencia consolidada del independentismo catalán. Está por ver si ocurre lo mismo en Cataluña: sus dirigentes institucionales deberían atender también a recomendaciones de rectificación que proceden de una parte de sus propios seguidores y reconocer el peso político y social de la ciudadanía que no comparte sus objetivos.
Este tránsito de la cancha de la confrontación al ágora del diálogo no es responsabilidad exclusiva de los Gobiernos ni de los actores institucionales. También lo es de los medios de comunicación y de la ciudadanía. Incumbe en gran medida a los medios inclinados a menudo a situar la política en la pista de la competición deportiva donde solo sabe distinguir a ganadores y perdedores. Y concierne igualmente a una ciudadanía dispuesta a no dejarse arrastrar por los engañosos “me gusta” y “no me gusta” de las redes sociales. Es la acción combinada de muchos la que podría ir convirtiendo la contienda sectaria y excluyente en la necesaria conversación democrática (Fishman). Es una tarea exigente, muy larga y enfrentada a grandes obstáculos. Pero no imposible. Porque el futuro no está escrito de antemano. Se escribe día a día”.

(6) Raymond TORRES, “Desafíos económicos tras el 28A” a Agenda Pública (5-05-19)

(…) “El verdadero problema radica en la persistencia del doble déficit, de productividad y de empleos de calidad, que arrastramos desde la creación del Euro, o incluso antes. Solo hay que ceñirse a los hechos. La tasa de paro se sitúa sistemáticamente por encima de la media europea, tanto en fases de expansión como, de forma más virulenta, de recesión. La proporción de empleos temporales o inestables es la más elevada de Europa. Y los ocupados españoles son aproximadamente un 20% menos productivos (en términos de valor añadido generado por cada trabajador) que la media europea. Esta situación no se debe a que trabajemos pocas horas –alemanes y franceses, por ejemplo, trabajan una hora diaria menos que nosotros—sino a la elevada proporción de microempresas y de actividades de baja productividad.
El déficit de productividad y la inestabilidad del mercado laboral contribuyen a la sobre-reacción de nuestra economía ante los vaivenes de la coyuntura internacional. Así pues, la actividad crece con intensidad en la fase ascendente del ciclo, provocando una cierta complacencia del gobierno de turno, alentado por los buenos resultados, y se desploma exageradamente en los periodos recesivos, que son los más complicados para realizar reformas. Las laborales de 2010 y 2012, y la de las pensiones de 2013, dictadas por la urgencia de la crisis, sirvieron para apaciguar a los acreedores, sin resolver los problemas de fondo.

El margen de maniobra sería aun más reducido si nos enfrentáramos a un nuevo episodio recesivo, teniendo en cuenta el legado de deuda pública, cerca de un año de riqueza nacional (casi el triple que antes de la explosión de la burbuja de crédito), que obliga a colocar cada mes en los mercados cerca de 17.500 millones de Euros. Ante una hipotética recesión, si los inversores se mostraran reacios a conservar sus bonos y exigieran una prima de riesgo elevada, una nueva ronda de ajustes traumáticos sería inevitable.
Por ello, y para mantener las riendas del destino económico, es imprescindible corregir los déficits de empleo y de productividad mediante reformas bien concebidas.  Sería tedioso detallarlas –mejoras en el mercado laboral y en las políticas sociales; supresión de trabas al crecimiento empresarial, sine qua non para el avance de la productividad; racionalización de la fiscalidad y adaptación a los retos medioambientales; un sistema de pensiones financieramente equilibrado y que asegure a la vez un nivel suficiente de la cuantía de las pensiones; la inversión en educación, formación profesional e investigación; cambio del modelo energético y apoyo a la transición verde de la economía; promover modelos productivos que relajen la polarización centro-zonas rurales; avanzar en innovación y desarrollo tecnológico, robotización; y un largo etcétera” (…)

(7) Carlos ELORDI, “Un nuevo proceso para Cataluña” a eldiario.es (3-05-19)

(…) “Sea como sea, el nuevo gobierno de Pedro Sánchez se encontrará con mejores condiciones relativas que el anterior para afrontar el problema catalán y con posibilidades de encontrar un camino viable para irlo encauzando. Sin prisas. De ahí lo importante que el proceso de creación del nuevo marco parlamentario y político no se vea distorsionado por la necesidad de llegar a acuerdos con el independentismo desde un primer momento.

Para iniciar ese camino hace falta tiempo. En general y también para que previamente se aclaren dos cuestiones pendientes. La primera es el resultado del juicio al procés. La segunda estriba en conocer cuál es el reparto real de fuerzas políticas que en estos momentos existe en la escena catalana.

Si la sentencia del Tribunal Supremo convalida el durísimo criterio de los fiscales y del juez Llarena, que visto desde fuera parece insostenible, la justicia española habrá contribuido a colocar de nuevo la cuestión catalana al borde de la implosión y pasará a la historia por haber sido un bombero pirómano más que otra cosa. Si el juez Marchena y sus colegas rebajan las calificaciones fiscales y, sobre todo, eliminan la de rebelión tal y como piden muchos magistrados españoles y sugieren algunos tribunales extranjeros, el panorama será radicalmente distinto.

Y las elecciones catalanas, que llegarán más pronto que tarde, no sólo permitirán comprobar si el independentismo sigue siendo la mayoría minoritaria que decide en el Parlament, sino, sobre todo, cómo se reparten las fuerzas en su interior. Porque si Esquerra supera al partido de Puigdemont en la misma medida en que lo ha hecho en las generales se abriría un nuevo escenario político en Cataluña. En el que el protagonismo lo tendría el partido de Junqueras. Que parece haber renunciado a la vía unilateral, ve posible un acuerdo con el gobierno central y distingue sin ambages a la derecha española de la izquierda. Aparte de eso, las elecciones deberían aclarar si Ciudadanos sigue teniendo en Cataluña la misma fuerza que obtuvo en diciembre de 2017. Y si el PSC sube el parlament lo que lo ha hecho el domingo pasado.

Habrá que esperar unos cuantos meses para que se sepa cómo quedan las cosas en los terrenos citados. Pero si se confirman los pronósticos más optimistas en todos o en buena parte de ellos, un proceso de negociación con visos de alcanzar resultados importantes será posible.

Es pronto para pronosticar sus eventuales contenidos. Pero no para señalar que el que hoy parece un obstáculo insuperable para alcanzar un acuerdo, el derecho a decidir, puede no serlo si se instaura un nuevo clima de relaciones y se confirma que ambas partes quieren entenderse. No mediante una reforma constitucional que elimine el veto al derecho a la autodeterminación, que eso parece imposible en un horizonte mínimamente previsible. Pero sí para encontrar una fórmula de consulta popular sobre la incardinación de Cataluña en España que satisfaga a ambas partes. Sobre todo, si previamente se han alcanzado acuerdos en otros terrenos”.

(8) Jesús RODRÍGUEZ, “La derecha deshecha” a El País (4-05-19)

(…) “Con su tradicional espacio electoral fraccionado en tres, y con la irrupción de Vox (en principio una mera y caricaturesca escisión del PP, pero que pronto comenzó a tener vida propia, como un Frankenstein ultra), la apuesta de Casado a un solo número de la ruleta electoral (y también de su equipo, sus gabineteros aguirristas y mentores aznaristas) fue la derecha. Sin sordina.

Frente a la derecha integrista de Vox, heredera de Vázquez de Mella y Donoso Cortés —un puré de nacionalistas españoles, antiabortistas, homófobos, neocon, ultraliberales, creacionistas, militares bunkerizados, aficionados a la caza y los toros, islamófobos y negacionistas, movilizados bajo aquel estado de ánimo acuñado por Steve Bannon, el viejo estratega de Trump, anger and fear (ira y miedo)—, Casado se ha limitado a ofrecer más derecha. No apostó por la resiliencia sino por la resistencia (que diría José María Lassalle). Recuperó a los aznaristas y aguirristas para su equipo inmediato; purgó a los moderados; tachó a Rajoy de blando e indolente. Adoptó a los jóvenes neoliberales de Red Floridablanca; fichó a dos irreductibles musas de la derecha mediática para reflejar su idea del País Vasco (Edurne Uriarte) y Cataluña (Cayetana Álvarez de Toledo); repescó el aborto con Suárez Illana y puso en duda el “no es no”.

Con esa táctica dejó el espacio de centro entre su posición y la del PSOE en manos de Ciudadanos. Y, al mismo tiempo, 2,5 millones de votantes ultraconservadores prefirieron el original rojigualda (Vox) a su versión cover (PP). Según analiza un veterano líder del partido marginado por Casado: “De esa forma, hemos perdido ¡todo! el centro moderado y, por otro lado, no hemos retenido ni un radical”.

La inesperada disolución de las Cámaras por parte de Pedro Sánchez pilló a Casado en mantillas. En el PP fronterizo con Rajoy, el ticket hace un año era Alberto Núñez Feijóo (presidente) y Fátima Báñez (secretaria general), pero el expresidente no les apoyó. Tampoco a Sáenz de Santamaría. Aunque hizo alguna llamada a su favor esa noche previa a las primarias. Ganó Casado, el antiguo jefe de gabinete de Aznar en FAES. ¿Quién le aupó? Según una persona del equipo de Rajoy que estuvo en labores de Gobierno: “Aznar y sus pretorianos; Esperanza y su troupe de Madrid; Cospedal y sus resentidos antisorayistas; Jorge Fernández y los fanáticos católicos; la División Azul mediática. Y ese Madrid facha que se aloja en la estructura empresarial madrileña”.

En el campo de batalla del 28 de abril quedan cuatro derechas. En ambos extremos, la de Rivera y la de Abascal. Y, entre ellas, emparedadas, la de Casado y también la de los restos del marianismo, atrincherada esta última en la España periférica y comandada por sólidos clásicos como Juan Vicente Herrera, Alberto Núñez Feijóo o Alfonso Alonso. Aguardan su momento. En el año en el que el aznarismo se disponía a celebrar los 30 años triunfales del decreto de unificación, ya se comienza a hablar de refundación”.

(9) Ricardo DUDDA, “La política es sólo guerra cultural” a Letras Libres (8-05-19)

“La política, en general, son solo dos cosas: protocolo y guerra cultural. Alrededor de estos dos temas gira un tipo de periodismo político que combina el periodismo deportivo (especialmente con las encuestas, que son carreras de caballos, pero obviamente también con el partidismo y el sesgo de cada medio) y el periodismo del corazón (‘Pablo Casado no saludó a Ángel Garrido en la fiesta del 2 de mayo’).
La guerra cultural no es más que la moralización del debate público. La prensa pasa por ese filtro su aparente función de exigir rendición de cuentas: importa analizar las actitudes individuales y la autenticidad e integridad personal. Incluso el factchecking o la obsesión con la hemeroteca responden a un nuevo paradigma en el cual lo más importante es pillar inconsistencias personales o deslices banales. No creo que estemos lejos del escrutinio privado a los presidentes estadounidenses (Obama fumaba marihuana de joven, sí).
La politización de los últimos años (o más bien mediatización de la política: ahora hay programas políticos en prime time) ha sido gracias exclusivamente a esa moralización. “Después de años de juerga política y crediticia -escribe Jorge San Miguel-, de repente nos preocupaba mucho si nuestros representantes viajaban en business o en turista, se exigía el mandato imperativo desde viñetas en los periódicos y se publicaban correos personales para indagar en la moralidad de tal o cual foto de safari.”
El protocolo, por su parte, sirve para moderar y civilizar la guerra cultural, que está llena de desplantes, hipérboles y mentiras. La democracia son sus formas, como se suele decir. Pero la prensa a menudo lo convierte en un teatro de vodeviles o en un subgénero del corazón. Rivera fue recibido en la Moncloa por Pedro Sánchez en una sala más pequeña que donde recibió a Casado, y extraemos conclusiones inmediatas. Los análisis sobre sus caras tras la reunión. Las especulaciones sobre su mala relación. Las preguntas en rueda de prensa que se asemejan a las ruedas de prensa tras un partido de fútbol. No es el protocolo visto como el respeto a las instituciones y a las formas, que a menudo no es un capricho sino una manera de respetar el pluralismo (el presidente no puede hacer determinadas cosas saliéndose del protocolo y al hacerlo deslegitima a la oposición). Es el protocolo visto como ve la revista ¡Hola! la boda de un miembro de la Casa Real” (…)

(10) Entrevista a Martin GURRI a Letras Libres (2-05-19): “Los medios y los gobiernos sufren una hemorragia de autoridad”

“Lo primero que hay que preguntar es: ¿qué es la autoridad? No es poder. La autoridad es casi lo opuesto al poder. La autoridad es mi capacidad de lograr que digas sí sin apuntarte con una pistola. En épocas pasadas la gente con autoridad tenía una especie de distinción espiritual. Eran los reyes, nombrados por dios y cosas así. En nuestra sociedad moderna, son las instituciones que tienen la ciencia y la tecnología a su alcance y que dicen resolver los problemas. Estudian un problema y, por ejemplo, el gobierno va y resuelve el problema del desempleo.
Si pensamos en el desempleo o la desigualdad, son condiciones enormemente complejas. Pero nos las presentan en forma de un problema matemático que la ciencia y la tecnología resolverán, si confías en el gobierno.
Durante ciento cincuenta años esto funcionó, porque las instituciones tenían esencialmente un semimonopolio, el control de la información, sobre sus propios dominios. Controlaban la historia que se contaba sobre ellos. Si había fracasos, y siempre los hay, encontrabas a alguien a quien culpar por ese fracaso. Pero el sistema siempre funcionaba. Sacrificabas al individuo pero el sistema siempre funcionaba. Soy lo bastante viejo como para recordar cuando Richard Nixon dimitió. Todo el mundo decía en ese momento: el sistema es un desastre. Y al final era justo al revés: el sistema estaba funcionando” (…)

“En Estados Unidos hay una gran preocupación con el autoritarismo. Ven a Donald Trump como un dictador potencial. A mí me preocupa lo contrario. Me preocupa que el sistema se desmorone por el nihilismo, que por cierto es la razón por la que Trump está en el poder. Trump no ejerce un poder dictatorial. Es un tipo con un bate que va destruyendo las instituciones. Es nihilismo. Quiero creer en los estadounidenses y en que el sistema al final se arreglará, pero tenemos que conseguir seleccionar a gente que perdone más, que sea más sincera y honesta, más humilde, más decente. Probablemente estaremos divididos en grupos en guerra y si un grupo tiene más votos ahí está. Ahora mismo no hay derecha o izquierda en Estados Unidos. Hay docenas de grupos luchando entre sí todo el tiempo. La administración Trump es eso. Así que mi optimismo es un acto de fe. Si me preguntas cuántas razones tengo para esa fe, diría que no tantas” (…)

 

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada