FOCUS PRESS SETMANAL 126

La trobada de Davos d’enguany ha servit per certificar la fallida de l’ordre internacional multilateral i la progressiva consolidació d’un nou paradigma neonacionalista, com observa Miguel Otero [1] que resumeix  així el seu balanç de l’esdeveniment : “guanyen els realistes, perden els liberals“. És la fí de l’home de Davos, de l’elit mundial cosmopolita, rica, progressista, innovadora … (José Moisés Martín). També la constatació que estem en un món més perillós que – en afluixar-se els mecanismes de salvaguarda multilaterals (Fernando Vallespín)- és el resultat d’una suma de temors (Paul Krugman). I on un Estat com Rússia es permet impunement interferir en els afers interns d’altres països (Lawrence Freedman, Gonzalo Aragonés).

La crisi de Veneçuela té també un aire de regressió cap a una mena de guerra freda,  a la vista de la polarització dels suports internacionals que suscita (Lluís Bassets). Una crisi covada i aprofundida per la degeneració progressiva del règim chavista (Moisés Naím/Francisco Toro, Rafael Rojas) i d’una sortida incerta a causa de les febleses del règim i de l’oposició (Jorge Galindo, Anna Ayuso, Roberto Mansilla) , i molt condicionada pel context internacional (Susanne Gratius [2],  Juan Tovar).

Igual d’incerta es presenta la resolució de la qüestió del Brexit, en la que Theresa May creu haver tornat al punt de partida (Xavier Vidal-Folch), tirant per la borda dos anys de negociacions, i la Unió Europea es manté ferma en la defensa de l’acord assolit. Però, com recorda Pol Morillas, el món segueix girant i la Unió no es pot permetre perdre més energies en aquest embolic. A la vegada que la classe política britànica supera dia a dia el seu nivell d’incompetència, com clama Gordon Brown.

Un grup d’intel·lectuals encapçalats per Bernard-Henri Lévy, autodefinits pomposament com “Patriotes Europeus”, ha publicat un manifest d’alerta davant de les eleccions al Parlament Europeu, amb un títol força expressiu: “La Casa Europea en flames”. Una alerta que identifica l’assalt a la construcció europea amb l’assalt a la democràcia liberal i els seus valors (veure el reportatge d’Esteban Hernández [3] sobre els plans d’Steve Bannon). Amb el risc que l’increment de la presència nacionalpopulista al Parlament Europeu contamini el conjunt de les institucions i dels grups europeistes (Mark Leonard).

La ratificació de l’històric acord franco-alemany vol ser una prova de fortalesa del nucli dur de la Unió (Sigmar Gabriel), però la retirada d’Angela Merkel i les dificultats interiors d’Emmanuel Macron no conviden precisament a l’optimisme, especialment quan Macron sembla haver estat designat com la peça a batre per part dels nacionalpopulistes de tota Europa (Cyrille Bret [4], Raquel Montes).

Els sotracs polítics a pocs mesos de les eleccions del 26 de maig exciten la demanda de previsions demoscòpiques que registren la fragmentació de la dreta, amb la consolidació de la presència de Vox, i l’afebliment de les esquerres, amb la tendència a la baixa de la galàxia Podemos (enquestes de Metroscopia/Henneo, GAD3/ABC, NCReport/La Razón).

S’albira una competició de “tots contra tots”, com assevera Enric Juliana, amb una forta polarització partidària (Ignacio Sánchez-Cuenca), accentuada aquesta setmana per la irrupció en el debat polític de la crisi de Veneçuela (Enric Juliana).

Una setmana en la que ha esclatat la crisi de Podemos, amb la ruptura d‘Íñigo Errejón (entrevista a El País) , que evidencia els límits de la proposta podemita per seguir creixent electoralment (Javier Pérez Royo) , al mateix temps que mostra les dificultats per construir nous subjectes polítics i confirma la tendència a la personalització de la política (Pedro Vallín, Josep Ramoneda). En tot cas, es tracta d’una crisi amb repercussions importants en el panorama polític espanyol, afectant les perpectives d’estabilitat del govern Sánchez i comprometent les expectatives electorals de les esquerres (Esteban Hernández).

Mentre, segueix l’escrutini sobre el fenomen Vox, amb un interessantíssim article de Sergio Sangiao a CTXT que documenta els orígens de la nova formació i les seves connexions amb altres partits i associacions. També són d’interès els articles de Pilar Álvarez i d’Alba Alonso i Natalia Paleo sobre la incidència de Vox en les polítiques de gènere,  el de José Álvarez Junco sobre l’ús mitificador de la història o el de José Antonio Zarzalejos sobre el paper de Vox en el judici de l’1-O.

Però, potser més reveladora sobre el moment actual espanyol sigui la reflexió de Pedro Vallín [5] sobre l’aire del temps que impregna les actituds i les conductes: “La disputa del sufrimiento se ha convertido en la principal lucha de poder, de uno a otro extremo del arco político: de los hombres ‘perseguidos’ por el feminismo a los ‘exiliados’ del Procés pasando por los ’secuestrados’ por una huelga o los cómicos y periodistas que sufren ’linchamientos’ digitales, todos quieren cimentar su legitimidad pertrechados en la autoridad moral de la víctima. Bienvenidos a la dictadura de las plañideras”

A Catalunya, a pocs dies de l’inici del judici de l’1-O, la reclamada unitat de l’independentisme es fa cada dia més improbable. El naixement oficial de La Crida no aclareix el panorama en l’àmbit postconvergent (Esther Vera, Lola García, Marta Pascal, Xavier Bru de Sala, Francesc-Marc Álvaro, Astrid Barrio, Antoni Puigverd, Jordi Amat) , a la vegada que   confirma l’enfrontament de fons entre els móns de Puigdemont (Nicolás de Pedro) i Junqueras (Francesc-Marc Álvaro [6], Jordi Mercader).

Però, tot quedarà en suspens quan comenci el judici, que l’independentisme intentarà convertir en un altaveu de la seva causa (Antonio Franco, Lluís Bassets). Sobre el seu desenllaç es confronten opinions que van des de la sospita sobre un resultat predeterminat per endavant (José Antich) als dubtes sobre la seva correcció processal (Javier Pérez Royo), sobre el relat en que es sustenta l’acusació (Jordi Amat) o sobre l’adequació de les penes sol·licitades als fets esdevinguts (Raúl del Pozo) [7]. També és remarcable el paral·lelisme històric que traça Joan Esculies entre els judicis dels fets d’octubre de 1934 i 2017.

Arran de la publicació del seu llibre La imaginación conservadora, Gregorio Luri [8] ha exposat en entrevistes diverses la seva tesi sobre la vigència de la tradició política conservadora, confrontada a la tradició reaccionària que viu de nostàlgies inabastables i a la tradició progressista que proposa esperances cegues. Un text provocador que convida a un debat d’idees obert i estimulant.

Com també estimulant ha sigut l’aportació intel·lectual del sociòleg nordamericà Erik Ollin Wright, recentment desaparegut, un dels grans renovadors de la tradició marxista, amb especial dedicació a la comprensió de les classes socials i a la recerca d’alternatives al capitalisme amb  propostes concretes i operatives per construir utopies reals (veure la glossa de Jorge Sola a Piedras de Papel) [9].

ARTICLES RECOMANATS

(1) Miguel OTERO, “Davos 2019: ganan los realistas, pierden los liberales” a Cinco Días (29-01-19)

“Justamente es esta sensación de impotencia la que da vértigo a los asistentes a Davos. El sentimiento cada vez más potente de que ellos, por mucho poder y dinero que tengan, están perdiendo el control del mundo. Su agencia como individuos ya no tiene la influencia que tenía hace diez o cinco años y eso crea, evidentemente, desasosiego. Este año, justamente, los mayores líderes de la nueva corriente del neo-nacionalismo ya ni asistieron a Davos. Ni Putin, ni Trump ni Xi Jinping. Los poderosos de Davos han dejado de ser el centro del mundo y lo más preocupante para ellos es que hemos entrado en dinámicas de rivalidad geopolítica que están llevando a detenciones como la de la consejera financiera e hija del fundador de Huawei, Meng Wanzhou, en Canadá, la de varios exdiplomáticos y hombres de negocio canadienses en China como medida de represalia y la posible prohibición de equipos de Huawei en muchos países europeos por culpa de la presión diplomática de Washington sin conocerse evidencia clara que indique que Huawei comparta sus datos con el Gobierno chino, tal y como sostienen los servicios de inteligencia americanos. No hay duda, hoy la geopolítica domina la economía.
En este último año de la primera década del siglo XXI estamos pues en un cambio de paradigma. Los liberales pierden y los realistas ganan”.

(2) Susanne GRATIUS, “El reconocimiento diplomático decidirá el futuro de Venezuela” a Agenda Pública (27-01-19)

“Hay al menos tres salidas. Primero, una transición democrática con Juan Guaidó como Presidente interino que, según la Constitución, tendría que convocar elecciones democráticas presidenciales en un plazo de 30 días. Seguramente, este es el escenario más deseable, pero incluye el riesgo de un enfrentamiento armado con los que siguen fieles al chavismo y tendría el amargo sabor de ser una solución impuesta desde EE.UU. y sus aliados. Segundo, la continuación del régimen de Maduro en el caso de que los militares -que son parte del régimen, pero también sufren sus consecuencias- le siguen apoyando. Este escenario tendría altísimos costes en cuanto a pérdidas humanas, violaciones de derechos humanos, un mayor caos económico (ya con sanciones de petróleo por parte de EE.UU. y, eventualmente, la UE y Canadá) y un alto nivel de represión. El tercer escenario sería una salida negociada, pero al haber fracasado múltiples intentos anteriores del Vaticano, de un grupo de ex Presidentes (incluyendo a José Luis Rodríguez Zapatero) y de la OEA, ya será tarde para sentar a los dos Presidentes y sus seguidores en una mesa. Aún así, el anuncio de una amnistía para Nicolás Maduro y sus fieles por parte de Juan Guaidó es un intento positivo de tender puentes hacia “el otro” para facilitar una necesaria reconciliación y reconstruir el país en términos políticos, morales, sociales y económicos. Sea cual sea la salida, es de esperar que los actores externos que son claves para resolver el conflicto, asuman su parte de la responsabilidad y ayuden en la importantísima tarea de crear un país que salga del caos actual y permita a los venezolanos a reconstruir sus vidas en paz”.

(3) Esteban HERNÁNDEZ, “Bannon y las guerras contra la Unión Europea” al “Magazine” de La Vanguardia (27-01-19)

“Sobre este fondo, las tesis y los partidos que apoya Bannon pueden acabar teniendo éxito en Europa. No se trata de que vayan a ser mayoría en el Parlamento, ni tampoco de que puedan acceder a grandes cuotas de poder, lo que es muy poco probable, pero sí de que alcancen una influencia sustancial a través de lo que podría denominarse “política de fondo activista”. Este tipo de empresas de inversión compran una pequeña parte de las acciones de una firma y desde esa posición minoritaria emprenden campañas para convencer a los fondos institucionales y a grandes y pequeños accionistas para que presionen al consejo de administración. Su idea no es tomar el poder, sino forzar cambios en la dirección de la empresa, habitualmente para que generen más rentabilidad. Identifican empresas con potencial económico y equilibrios de poder poco sólidos e inciden en la vida corporativa a través de distintas palancas para lograr sus objetivos.
Esta es la estrategia de Bannon para la UE postelectoral. Sus euroescépticos aprovecharán las debilidades internas del Partido Popular Europeo, la previsible debacle de los socialdemócratas y el incierto destino de ALDE, la agrupación de los liberales, para desplazar la Unión hacia posiciones menos firmes. Aunque logren un reducido número de diputados, contarán con un peso sensible para presionar al resto de las fuerzas y llevarlas hacia su terreno, del mismo modo que Vox está incidiendo en la política andaluza.

Siendo sólo una pequeña parte del Parlamento, al igual que los fondos activistas, pueden convertirse en actores de peso en la política europea, ya sea porque empujen a las formaciones existentes, ya porque generen otras percepciones en la opinión pública. Las democracias liberales europeas van a pasar por tiempos duros”.

(4) Cyrille BRET, “Elections européennes et élections en Europe: un référendum continental sur Macron?” a Telos (24-01-19)

“À mesure que les échéances électorales approchent, nous avons naturellement tendance à nous préoccuper de plus en plus de la conjoncture politique nationale. Toutefois, n’oublions jamais que les élections européennes seront minutieusement scrutées à l’étranger. Les États-Unis de Trump, la Russie de Poutine et la Chine de Xi Jin Pin, au rebours de l’indifférence de certains électeurs européens eux-mêmes considèrent déjà ces élections comme un moment essentiel pour l’année politique. Et leur première préoccupation sera de distinguer clairement les facteurs de cohésion et les éléments de discorde donc d’affaiblissement au sein des institutions européennes. Pour les présidents russe et américain, toute victoire du camp souverainiste sera non pas une source d’inquiétude mais une validation de leurs stratégies nationalistes respectives.

Au moment de voter les Européens n’oublient pas que leurs débats, les controverses et leurs désaccords influenceront l’attitude envers eux de leurs rivaux sur la scène internationale. Un Parlement dominé par les groupes CRE (Conservateurs et Réformistes Européens du PiS polonais et des Vrais Finnois de Finlande) et ENL (Europe des Nations et des Libertés comprenant l’AfD d’Allemagne, la Ligue d’Italie, le FPÖ d’Autriche et le PVV des Pays-Bas) ne peut pas être interprété comme un signe de vigueur nationale. Ce sera le signal du blocage des institutions européennes. Et chacun sait très bien, à Moscou, à Washington et à Pékin, comme utiliser cette léthargie”.

(5) Pedro VALLÍN, “España, una pesadilla de Pascal Bruckner” a La Vanguardia (27-01-19)

“Esgrimía Lassalle en su pieza de la semana pasada que la democracia liberal requiere respeto por lo diverso, tolerancia y confortabilidad en sociedades formadas por gente que parece diferente, que piensa de forma diferente y que vive de forma diferente. ‘Éramos una democracia adolescente, y ahora nos negamos a crecer, como Peter Pan’, sopesa Remartínez. Es pues una exigencia de madurez civilizatoria dejar de vivir los mínimos inconvenientes como padecimientos. Por eso la competición por el martirio no solo es una anomalía sino un signo de degradación, de decadencia y de falta de autoestima como sociedad:

La compasión se transforma en una variante del desprecio a partir del momento en que por sí sola conforma nuestra relación con los demás excluyendo otros sentimientos como el respeto, la admiración o la alegría. Resulta más fácil simpatizar en abstracto con gente infeliz –forma elegante de apartarlos–, puesto que simpatizar con la gente feliz requiere una disposición de ánimo más abierta, ya que nos obliga a luchar contra el obstáculo que representa la envidia. Convertir la compasión en el valor cardinal de la ciudad significa destruir la posibilidad de un mundo en el que los hombres podrían hablarse y reconocerse como personas libres. Tanto lo humanitario como la caridad buscan únicamente individuos afligidos, es decir seres dependientes; por el contrario, la política exige interlocutores, es decir seres autónomos. Una cosa produce seres asistidos, la otra requiere seres responsables. Por eso hay tantos individuos o pueblos en situación difícil que se resisten a dejarse tratar como víctimas; rechazan nuestra piedad que los humilla y prefieren salvaguardar su dignidad mediante la sublevación o la lucha antes que ser meros juguetes de la misericordia universal’. (Pascal Bruckner)

La democracia, pues, exige y apunta a la presencia de ánimo, a la entereza y a una cierta dosis de felicidad, y es incapaz de cimentarse sobre una infeliz muchedumbre de individuos gemebundos. Y eso es una buena noticia. Sonrían”.

(6) Francesc-Marc ÁLVARO, “La unitat és un holograma” a La Vanguardia (31-01-19)

“Dues coses aparentment contradictò­ries són certes: l’independentisme és molt plural (des de democristians a anticapitalistes) però només hi ha espai per una gran formació independentista a Catalunya, i aquesta ha de mirar cap al centreesquerra, com fa a Escòcia l’SNP. Per què? Perquè totes les enquestes d’opinió, des de fa anys, indiquen que l’electorat català s’autoubica més a l’esquerra que a la dreta, una ten­dència encara més acusada entre els votants independentistes, la qual cosa suggereix que un partit de centredreta partidari de la secessió tindria poc recorregut. Per això ERC i la Crida volen fer exactament el mateix, i per això la pugna entre les dues marques tendirà a incrementar-se, acompanyada de les topades més o menys evidents entre els seus respectius caps de fila, com hem vist en les darreres hores. ERC i la Crida pretenen pescar vots als mateixos llocs, d’aquí la insistència de les dues formacions en incorporar independents i noms provinents del PSC, de l’ecosocialisme i del PSUC. A més, la crisi catalana, inseparable de la crisi econòmica global, ha accentuat el to social del discurs dels independentistes, una dinàmica a la qual s’han vinculat també els postconvergents”.

(7) Raúl del POZO, “Juicio: hacia la nulidad” a El Mundo (29-01-19)

“Mis fuentes en el mundo de las puñetas y de los ensotanados sugieren que el juicio del siglo va a salir mal para todos. ‘Para los que van a ser condenados y para España, en su imagen exterior y también internamente, porque se fortifica el conflicto y se profundizan las trincheras’. Según esos expertos se cometieron dos errores. ‘Primero, la prisión provisional resulta jurídicamente indefendible. Es la imagen de una Justicia anticuad’. Cuando les contesto que los héroes del procés tienen tendencia a aligerarse por la verdú, contestan: ‘Si se escapan, al enemigo que huye…’. Continúan: ‘Segundo gran error, se cargan la imagen democrática de la Transición. Que los juzgue en primera instancia el Tribunal Supremo lo condiciona todo; quizás sea el mayor error. Se ha visto cuestionado por tribunales de provincia de tres países europeos. Contra su sentencia no cabe recurso a un tribunal superior, y ello según la doctrina del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos afecta al derecho a la tutela judicial efectiva y causa indefensión, por lo tanto puede desembocar en la nulidad del proceso’. Según estas fuentes, que estén enrejados los procesados es una medida desproporcionada y estéticamente injustificable. ‘Tanto tiempo encerrados, ni que fueran asesinos o narcotraficantes. Verlos entrar esposados al Tribunal Supremo después de un año de prisión es un borrón para la democracia española. El juicio no debió celebrarse en el Tribunal Supremo sino en la Audiencia Nacional o en los juzgados de Cataluña'”.

(8) Entrevista a Gregorio LURI a Crónica Global (27-01-19). “En Cataluña estamos divididos entre lo sagrado y lo ridículo”

“El que no tenga aguantaderas para aceptar la decepción que no haga política. No se puede trasladar una idea religiosa a la política. Digo que hay que tener mucha fe en lo que haces –al contrario de la interpretación más común– para quemar iglesias, como se llegó a hacer. Mucha fe en lo tuyo para cargarte tu patrimonio con esa alegría. Goethe decía aquello de que ningún hombre es un gran hombre para su ayuda de cámara. Hoy es la prensa la que ve en calzoncillos al gran hombre. O bajas las expectativas, o se experimenta el desencanto”.

(9) Jorge SOLA, “En recuerdo de Erik Olin Wright (1947-2019)” a Piedras de Papel (27-01-19)

“Una de sus ideas de fondo, desarrollada en su libro Construir utopías reales, era que las estructuras económicas son siempre “híbridos” que combinan, en diferente grado, elementos del capitalismo, el socialismo y el estatismo, según cuáles sean las lógicas dominantes en cada sociedad. La “brújula socialista” apuntaba en dirección a un incremento del poder de la sociedad sobre la economía y la política –es decir, a la democratización de ambas esferas–, pero ese horizonte podía perseguirse por múltiples vías y con diferentes combinaciones institucionales de mercado, Estado y sociedad civil. Este mapa teórico nos permitía entender mejor los caminos por los que transitaban las diferentes utopías reales.

Dicho pluralismo institucional se veía acompañado por un pluralismo estratégico. La izquierda había malgastado muchas energías discutiendo cuál era la mejor estrategia para el socialismo, cuando lo más sensato era admitir que no había una única opción válida”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada