FOCUS PRESS SETMANAL 127

La nova guerra freda va prenent carta de naturalesa, amb un esquema ben diferent a la vella guerra freda bipolar (Lluís Bassets) i amb el teló de fons de la guerra freda tecnològica (Alicia González) [1], que Xina està disposada a jugar ben a fons (Steve Tsang), malgrat els episodis conjunturals adversos (Andrés Ortega) i els problemes estructurals del seu model. El caos generat a Síria, que afecta tot l’Orient Mitjà, és la mostra més sagnant del nou desordre mundial (Javier Solana). I les decisions unilaterals  de Trump i Putin d’abandonar el Tractat d’Armes Nuclears d’Abast Intermedi, signat el 1987 per Ronald Reagan i Mikhaïl Gorbatxov, són d’una gravetat extrema perquè reobre la cursa armamentísitca nuclear i té conseqüències severes per a la seguretat europea (Sigmar Gabriel, Jesús A.Núñez [2]).

En aquest context, la crisi de Veneçuela  (José Juan Ruiz, Ángel Dámaso Luis León/Ayoze Corujo, Melissa Salmerón [3]) depassa el seu caràcter intern (per convertir-se en un episodi d’aquesta nova guerra freda i dibuixa un mapa prou explícit d’alineaments regionals i internacionals (Juan Tovar, José Carlos Hernández Gutiérrez/Alberto Bueno), tot plantejant dubtes sobre els límits de l’anomenada ingerència democràtica (Javier Pérez Royo, Francisco G.Basterra).

Als Estats Units comencen en el camp demòcrata els moviments per seleccionar el candidat que haurà d’enfrontar-se a Trump a les properes presidencials. Es manifesta una tensió entre el tradicional establishment demòcrata centrista i l’emergent ala d’esquerres (Juan M.Hernández Puértolas, Thomas Greven, Paul Krugman), del que n’és una expressió interessant el debat sobre la política fiscal (Enrico Bergamini). Per copsar les arrels profundes del debat polític i cultural nordamericà són molt suggerents les reflexions entorn de la dialèctica entre ciutadania i identitats (Stacey Y.Abrams; John Sides, Michael Tesler, and Lynn Vavreck; Jennifer A.Richeson; and Francis Fukuyama) i l’assaig de Jill Lepore sobre la gènesi del nou americanisme.

El Brexit constitueix el factor principal  de desestabilització de la Unió Europea en aquests moments (Jean Pisani-Ferry) i conforme s’apropa la data del 29 de març es fa més plausible l’escenari més catastròfic de la ruptura sense acord (Rafael Ramos, Ian Buruma). Theresa May  confia en que la Unió finalment cedirà per evitar-ho, per això la resposta comunitària més intel·ligent seria mantenir-se inflexible en els acords assolits, tot eliminant la data límit establerta (Anatole Kalestsky).

Sense una reafirmació de la Unió en la qüestió del Brexit augmenten les possibilitats que avancin  les forces que treballen per afeblir-la encara més (John Wlilliam Wilkinson, entrevista a Steve Bannon), a la vista de la precarietat de la socialdemocràcia europea (Andrea Rizzi) i dels conservadors  (Carlo Enrico Rusconi) i de les dificultats per consolidar-se de l’esquerra de la socialdemocràcia (Cesáreo Rodríguez-Aguilera) [4].

La temperatura política a Espanya ha pujat de cop fins a límits desconeguts des de fa molt de temps (Raimon Obiols). En plena travessia vers el desconegut (Enric Juliana) sembla que es vagi consumint la llum que va guiar el naixement de la democràcia fa quaranta anys (Daniel Capó) [5]. Unes dretes afectades d’un malestar difús (Juan Rodríguez Teruel [6], Esteban Hernández), amb una deriva reaccionària del Partit Popular (Carlos Sánchez, Jordi Juan) seguint l’estela de Vox (entrevista a Rafael Bardají), aposten per desestabilitzar obertament el govern Sánchez arran del seu intent, certament arriscat, de pacificar la qüestió catalana (Enric Juliana, Ignacio Escolar, José Antonio Zarzalejos, Carlos Elordi).

Un intent probablement inútil -si més no a curt termini-  a la vista de la necessitat compulsiva de les diverses forces que competeixen tant en l’espai de la dreta espanyola com en l’espai independentista d’aparentar més autenticitat i fermesa que els seus contrincants (Joan Tapia [7],  Javier Pérez Royo, Antoni Puigverd). Es manté, doncs, la paradoxa que es prenen decisions que es saben contraproduents però que ningú gosa assumir per por a perdre la cursa pel legitimisme (Roger Palà).

En l’episodi concret del relator hi conflueixen els errors, les contradiccions i les irresponsabilitats de tots els actors del drama: l’intent agònic de Sánchez per resistir i deixar oberta la via de contacte amb l’independentisme, amb conseqüències internes considerables; la contradicció irresoluble de l’independentisme entre un reconeixement implícit de la seva feblesa i la necessitat d’aparentar fermesa i determinació a les portes del judici de l’1-O; la  reacció histèrica de les dretes que les porta a negar qualsevol sortida al problema de fons … Tot un panorama a les antípodes del criteri savi que proposa Josep Maria Vallès [8] en una entrevista a política&prosa: “No empitjorar la situació. No fer més mal i no fer-nos més mal. Tenir clar que la situació de bloqueig durarà i intentar evitar que les coses s’agreugin més. No veig més possibilitats en aquest moment“. Veure també , entre d’altres, els articles d’Ignacio Molina [9], Lola García, Jordi Mercader, Roger Senserrich, Sonia Andolz, Josep Martí Blanch, i els editorials de El País i La Vanguardia.

Sobre el judici de l’1-O és útil l’estat de la qüestió que publica Marta Ruiz Castillo  a The Objective. També són d’interès les consideracions d’Alfonso Pérez Medina sobre la batalla pel relat i les de Francesc-Marc Álvaro sobre les estratègies de les defenses. Sobre esl efectes polítics del judici, veure les reflexions d’Andreu Mas-Colell i Kepa Aulestia [10].

ARTICLES RECOMANATS

(1) Alicia GONZÁLEZ, “Estalla la guerra fría tecnológica” a “Negocios” de El País (3-02-19)

“Las dimensiones de ese enfrentamiento van más allá de lo puramente sectorial y se adentran de lleno en la geopolítica. El modelo Silicon Valley, el Valle de Santa Clara cercano a San Francisco donde la innovación y el desarrollo tecnológico se han apoyado en una abundante financiación privada capaz de asumir riesgos, puede sucumbir ante el modelo Shenzen, la ciudad china que alberga a algunos de esos gigantes tecnológicos crecidos al amparo de la protección estatal, la transferencia forzosa de tecnología de las multinacionales que quieren hacer negocios en el país y cuantiosa mano de obra barata y formada. Son dos modelos contrapuestos, uno basado en la iniciativa privada y otro impulsado por el sector público, de un régimen autoritario, cabe recordar.
Para dar un impulso definitivo a ese modelo, en 2015 el primer ministro chino Li Keqiang puso en marcha el plan Made in China 2025 para dar un impulso definitivo a la industria del país. Tres años más tarde, el presidente Xi Jinping reformuló el plan para convertir a China en una superpotencia tecnológica —en la industria aeroespacial, la robótica, la biotecnología y la computación— en ese horizonte, con un presupuesto estimado de unos 300.000 millones de dólares (unos 260.000 millones de euros). Un programa que, como reconoce el propio Consejo de Relaciones Internacionales de EE UU en un reciente informe, representa “una amenaza existencial para el liderazgo tecnológico estadounidense”. Y Washington, de la mano de su presidente Donald Trump, ha pasado al ataque. “Los americanos no van a ceder la supremacía tecnológica global sin luchar y el caso Huawei demuestra que esa batalla ya ha comenzado”, aseguraba en una reciente entrevista Michael Pillsbury, director del centro de estudios sobre China del Hudson Institute y asesor de la Administración de Trump. Pillsbury acaba de publicar un libro sobre el tema La maratón de los cien años. La estrategia secreta de China para sustituir a EE UU como superpotencia global“.

(2) Jesús A.NÚÑEZ, “La caída del acuerdo antimisiles vuelve a dejar a Europa entre dos fuegos (nucleares)” a eldiario.es (4-02-19)

“Visto desde la Unión Europea, el abandono del tratado supone aumentar la posibilidad de que en su suelo se vuelvan a desplegar unas armas mucho más avanzadas que las que provocaron hace cuarenta años la crisis de los euromisiles (SS-20 soviéticos y Pershing II estadounidenses). Sin olvidar que ambas potencias disponen ya de un amplio arsenal de armas similares desplegadas en los mares y cielos europeos, su previsible despliegue en bases terrestres no solo nos convierte en objetivos directos de unas armas tan destructivas, sino que nos vuelve a retratar como rehenes impotentes de lo que otros decidan.
Por si no fueran suficientes las razones acumuladas en estos últimos años para materializar definitivamente la idea de la ‘autonomía estratégica’ que propugna en el papel la Estrategia Global de la UE (2016) –crisis económica que hace inviable la defensa individual, agresividad de Putin, desplantes y exabruptos de Trump y Brexit– la vulnerabilidad derivada de esta situación debería ser un acicate definitivo para dotarnos de una voz única en el escenario internacional ¿O no?”

(3) Melissa SALMERÓN, “¿Por qué Nicolás Maduro sigue en el poder pese al colapso de Venezuela?” a “Notes Internacionals” 211 (1-02-19) del CIDOB

“Tras 20 años en el gobierno de Venezuela, el chavismo logró un grado de cohesión interna suficiente para concentrar fuerzas en torno al liderazgo que Hugo Chávez legó a Nicolás Maduro. Asimismo, se granjeó la lealtad de las Fuerzas Armadas, a través de su incorporación a la gestión gubernamental, y perfeccionó los métodos de control sociopolítico de la población, neutralizando la independencia de las instituciones del Estado. Estos factores contribuyeron a que el chavismo inaugurase 2019 con un nuevo y controvertido mandato, pese a haber conducido a Venezuela a una de las crisis económicas y humanitarias más graves de la historia reciente de Latinoamérica.”.

(4) Cesáreo RODRÍGUEZ-AGUILERA DE PRAT, “Por qué tampoco funciona lo que hay a la izquierda de la socialdemocracia” a Agenda Pública (5-02-19)

“Aunque la nueva izquierda tiene potencialmente algunos elementos de fuerza para crecer (la crítica a las duras políticas neoliberales y de austeridad ortodoxa impuestas por la Troika), no han sido suficientes para darle un empuje que le permita liderar el descontento causado por la decepción ante los magros resultados de los gobiernos socialdemócratas. Quizás la paradoja es que la actual izquierda post-comunista defiende un programa muy similar al de la socialdemocracia keynesiana de los años 50, basado en un fuerte sector público, regulaciones estrictas del mercado, altos impuestos a las grandes fortunas y amplia cobertura social. En este sentido, es de interés el libro Les  partis  de la gauche  anticapitaliste en Europe, coordinado por Jean-Michel de Waele y Daniel-Louis Seiler (Economica).
El problema (que afecta, asimismo, de lleno a la socialdemocracia) es que los profundos cambios en las estructuras productivas (el viejo modelo industrial fordista ya es historia) y en las divisorias de las clases sociales (con fuerte reducción de la antigua clase obrera fabril) hacen que ya no sea posible hacer política obrerista como hace 40 años; de ahí que recetas clásicas e incluso simbologías del pasado hoy ya no funcionen.
Más en particular, la izquierda radical, al criticar la globalización capitalista (que, sin duda, ha agravado las desigualdades) ha desembocado en cierto proteccionismo, una propuesta hoy impulsada por la mayoría de la extrema derecha.”.

(5) Daniel CAPÓ, “Una luz que se consume” a The Objective (4-02-19)

“Esa primera luz que guió nuestra entrada en la democracia se ha desvanecido bajo el peso de la experiencia y, a menudo, de la irresponsabilidad. Y ahora asistimos a una escalada a los extremos donde se rechaza el espíritu que hizo posible aquellas décadas de progreso. Europa se ve reflejada en sus inseguridades, del mismo modo que España coquetea con su naturaleza más problemática. Mientras tanto, crecen los desafíos fuera y dentro de nuestras fronteras, sin que sepamos dar otra respuesta que el cinismo frívolo de los espectáculos de masas y de la indignación colectiva. En efecto, con la pretendida superioridad moral de la furia pocas cosas valiosas se construyen. Recuperar esa mirada original de la democracia española –convenientemente rectificada por la experiencia de nuestros errores– constituye ya algo más que un imperativo”.

(6) Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “El malestar difuso de las derechas españolas” a Agenda Pública (31-01-19)

“Sin duda, el indicador que mejor demuestra y resume ese malestar difuso es el apoyo mayoritario (51%) a una España, sin descentralización ninguna, sin autonomías, a las que se percibe como las culpables del desgobierno y la amenaza al orden dentro de España (Gráfico 3). No está de más recordar cómo fue el propio Gobierno del PP, algunas autoridades de instituciones del Estado y la prensa conservadora madrileña quienes, en medio de la Gran Crisis, se encargaron de señalar las autonomías como el gran chivo expiatorio de los males que en aquel momento amenazaban con hundir la economía española en la quiebra y el descrédito. Un discurso emitido desde la derecha española precisamente cuando ésta acababa de conseguir el mayor nivel de poder autonómico y municipal de este período democrático. Aquel discurso caló en una parte del electorado menos convencido con la descentralización autonómica, y hoy se vuelve contra quienes lo alimentaron”.

(…)

“Una imagen vale más que mil palabras: ¿cómo competir contra Vox, el partido que promulga el retorno a la centralización del Estado, cuando casi la mitad de los actuales votantes del PP (y toda la elite del partido en posiciones de poder institucional) es favorable a mantener el Estado de las Autonomías tal como lo conocemos hoy? ¿Haciendo concesiones reaccionarias en esa cuestión o disputando el discurso y defendiendo con convicción el actual modelo territorial? No es sólo el qué, sino el quién: Casado y Núñez Feijóo son más convincentes cuando transmiten discursos casi opuestos en esta cuestión crucial.
En el fondo, como le sucede al PSOE en otros espacios, ése es el dilema al que el PP, y en menor medida, Ciudadanos, se van a ver abocados para contener la expansión Vox: ¿absorbiendo la esencia de su programa o deslegitimándolo rotundamente? Para lo primero se bastan las estrategias de campaña; para lo segundo hacen falta principios y convicciones. Los partidos mayoritarios tienen ambas cosas, pero no está claro cuáles prefieren priorizar cuando la agitación predomina sobre el orden”.

(7) Joan TAPIA, “¿Estamos ante un callejón sin salida?” a El Confidencial (6-02-19)

“El independentismo es consciente de que le interesa votar los Presupuestos de Sánchez para que el PSC vote los de la Generalitat y no torpedear demasiado a Pedro Sánchez. Durante el juicio —y después del juicio—, prefiere tener en la Moncloa al líder socialista. Pero le cuesta rectificar —exigía que la Fiscalía cambiara la calificación— porque el juicio va a enervar a sus bases, porque la ANC ocupa ya la plaza Sant Jaume pidiendo la independencia inmediata y porque los tres actores del oficialismo independentista —ERC, la Crida y el PDeCAT—, peleados y desconfiados, tienen intereses electorales diferentes.
Todo, pues, menos aceptar algo que pueda oler a rendición, y por eso ayer dio a conocer las 21 exigencias de Torra a Pedro Sánchez en la famosa reunión del 20 de diciembre. ¿Para salvar la cara ante los suyos, o para volver a torpedear? ¿O para satisfacer, al mismo tiempo, a sus pragmáticos y a sus irreductibles?
Por su parte, el Gobierno quiere salvar los Presupuestos y está dispuesto a gestos —incluso raros—, pero no sobre los presos ni sobre una negociación constitucional —otra cosa es dejar que se hable— que abra la puerta a la autodeterminación. Y tiene que ir muy en cuenta con no dar munición al PP y Cs, que no solo censuran la desinflamación de Sánchez sino que exigen la aplicación inmediata de otro 155 de duración indefinida y más fiero que el de Rajoy. En el límite, Sánchez optará por no tener Presupuestos antes que intentar intervenir en el juicio o abrir una negociación formal sobre la autodeterminación”.

(8) Entrevista a Josep Maria VALLÈS a política&prosa nº 3 (gener 2019): “La política com a deure cívic”

“La democràcia és una arquitectura més fràgil del que sembla. Es pot comparar a un temple clàssic. En el frontó, hi figuren els seus objectius: la justícia, la seguretat i la llibertat. Es recolza en quatre columnes. La primera és una comunitat inclusiva que no discrimina ningú. La segona, l’existència de regles i institucions que funcionin. La tercera, un sistema de comunicació veraç i transparent. I la quarta, una ciutadania compromesa. Però només s’aguanta bé si té un fonament sòlid: una estructura socioeconòmica igualitària o tendencialment igualitària. Si no és així, la democràcia no serà mai prou sòlida. Per desgràcia, sembla que el fonament trontolla …”.

(9) Ignacio MOLINA, “El relator y el relato” a El País (7-02-19)

“Sin la capacidad de discernir lo que es o no factible y sin vislumbrar futuras ganancias colectivas, los desacuerdos seguirán siendo intratables. Pero la forma en que se ha gestionado la figura del ‘relator’ del diálogo en Cataluña, conectada a la coyuntura del juicio al procés y al intento de alargar la Legislatura unos pocos meses, supone un ejemplo de cómo no se debe abordar tan trascendente tarea. Las partes, en vez de asumir sus debilidades, prefieren creer en una fortaleza negociadora que en realidad no disponen. Y, en vez de poner luces largas, su prioridad pasa a ser las pequeñas victorias. Hablar es por supuesto bueno y, al final, solo podrá encauzarse la crisis abierta en 2012 con un nuevo pacto estatutario y/o constitucional que implicará cesiones y gestos. El problema es que en estos momentos no se dan las condiciones. El nacionalismo catalán sigue sin aceptar que un empate es lo máximo a lo que puede aspirar y plantea demandas inalcanzables. Es tal su autoengaño que ni siquiera se ha parado a pensar en el conflicto territorial más célebre y reciente donde se aplicaron esos ingredientes: el de Irlanda del Norte. El mediador George J. Mitchell lideró los acuerdos del Viernes Santo que impusieron el consenso en la región como única forma posible de gobernar una sociedad partida. Seguro que Torra no está pensando en nombrar vicepresidenta a Arrimadas y repartir todo el poder autonómico con la oposición. Sin embargo, ese desenlace sería hoy más plausible —dicho sea en el doble sentido de la palabra— que el de un referéndum de secesión”.

(10) Kepa AULESTIA, “Un juicio infinito” a La Vanguardia (5-02-19)

“Si los acusados y el independentismo alegan que con su actuación trataban de ejercitarse en democracia, ampliando sus cauces y extendiendo su alcance formal más allá del autogobierno existente, el Estado constitucional podría limitarse a insistir en que nada de eso cabe realizarlo vulnerando la ley. Pero si, al tiempo que se renuncia implícitamente a incurrir de nuevo en los sucesos de octubre del 2017, se intenta avivar verbalmente un proceso general contra la democracia española, a esta no le queda más remedio que acusar al proyecto independentista de antidemocrático por naturaleza. En tales circunstancias, ¿puede el independentismo obtener resultados tangibles, indiscutibles, de un juicio así de infinito? Imaginemos que consigue que el Estado acabe perdiendo en coherencia, autoestima y prestigio. Que el Supremo absuelva a los acusados, o que esa absolución la dicte dentro de un tiempo el TEDH. O que la Fiscalía rebaje sus peticiones para curarse en salud. Pero para eso se requería una estrategia de defensa, cuando ni siquiera hay capacidad de control sobre lo que se diga dentro y lo que se haga fuera de la sala de vistas. Extrañamente, el independentismo ha tratado de dilatar el procedimiento, en la creencia de que así ganaba por lo menos tiempo. En realidad, lo ha perdido. Porque Catalunya necesita que esto acabe cuanto antes”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada