FOCUS PRESS SETMANAL 121-122

En el ritual de fer balanç de l’any passat i d’aventurar prediccions sobre el nou any flota un pessimisme generalitzat. Així, el 2018 hauria estat un any infaust (Javier Solana), ombrívol (Fareed Zakaria), volàtil (Daniel Innerarity), revengista (Antonio Muñoz Molina), autoritari (Josep Ramoneda), demagògic (Moisés Naím), violent (Máriam Martínez-Bascuñán) [text 1] …

I el 2019 porta una agenda carregada de problemes i d’esperances escasses de millora (Eduard Soler) [text 2]. Les previsions apunten a que  les regles del joc globals es seguiran deteriorant, afectant el lliure comerç internacional, l’acció contra el canvi climàtic (Fátima Rojas) [text 3]  i la seguretat col·lectiva (Jorge Dezcallar). Que caldrà estar atents als símptomes d’una nova crisi econòmica (Manuel A.Hidalgo, Nouriel Roubini, Gonzalo Toca [text 4]). Que els conflictes armats i les situacions de violència aniran en augment. Que la pulsió nacionalista i la voluntat de frontera s’estendran. Que la democràcia s’en ressentirà per l’afebliment de la confiança cívica i la generalització d’un sentiment de por al futur (Ramón González Férriz). Que la resistència democràtica haurà de lliurar el seu combat en el món digital (Eduard Soler). O que el feminisme haurà d’enfrontar-se a la reacció desfermada per les noves dretes (Emma Cerviño, Nuria Alabao, [text 5]) …

L’acció dels grans actors internacionals accentuaran o moderaran aquestes tendències (Andrea Rizzi) [text 6] : als Estat Units es veurà si la presidència Trump es consolida o  és només un parèntesi grotesc (Ivan Krastev [text 7], Juan Tovar); la Xina pot abandonar la seva moderació estratègica tradicional (Javier Borràs, Lluís Bassets); Rússia persistirà en la seva reafirmació nacionalista aprofitant el buit que deixen Europa i els Estats Units (Lluís Bassets); a l’Amèrica Llatina competiran dos models:  el nacionalpopulisme de dretes de Bolsonaro (Jorge Galindo)  i el populisme d’esquerres de López Obrador; i Europa, amb un Brexit enquistat (Ignacio Molina, Salvador Llaudes),  haurà d’afrontar unes eleccions al Parlament Europeu de gran càrrega simbòlica (entrevista a Jean-Claude Juncker).

Altres eleccions importants a seguir, segons Lino González Veiguela, són les generals de la Índia (Michael Safi), les presidencials d’Indonèsia, les generals de Nigèria, les federals del Canadà, les generals d’Argentina, les parlamentàries d’Israel, les presidencials de Tunisia i d’Ucraïna o les generals de Grècia

Les perspectives polítiques a Espanya s’han vist de  alterades per l’aparició de Vox com a nou actor polític amb capacitat de condicionar l’estratègia de la dreta i, de retruc,  alterar el calendari electoral del president Sánchez. Les enquestes reflecteixen la incidència de la nova oferta electoral (Sociométrica/El Español, Sigma Dos/El Mundo, NC Report/La Razón), fins al punt de projectar un possible escenari d’una majoria de les tres dretes (Carles Castro). Vol dir això que l’electorat ha evolucionat cap a la dreta? Segons Kiko Llaneras un tal desplaçament no s’hauria produït, però sí una identificació d’una part dels electors amb les respostes que ofereixen les dretes a la pregunta que domini en les diferents batalles electorals (Pablo Simón), en un marc molt més polaritzat (Juan Rodríguez Teruel).

Mentre segueix el debat sobre la caracterització política de Vox: una nova dreta populista o una escissió radical del PP? (Héctor Meleiro) [text 8]. També sobre l’estratègia a adoptar per combatre’l amb eficàcia: cordó sanitari o intregració en el sistema? (Ignacio Sánchez- Cuenca, Luis Arroyo). I, finalment, sobre els efectes de Vox en el Partit Popular i Ciudadanos (Lluís Orriols, Jorge del Palacio, Javier Pérez Royo, Ignacio Sánchez-Cuenca, José Antonio Zarzalejos, Gemma Ubasart).

Òbviament, la pregunta que ha gravitat sobre les eleccions andaluses i que estarà força present en les properes eleccions municipals, autonòmiques i europees gira a l’entorn de la política a seguir sobre el conflicte català: distensió i diàleg o aplicació dura del 155. La política conciliadora del govern Sánchez i la radical oposició del nou PP, de Ciudadanos i de Vox polaritzen l’opinió pública espanyola (per exemple: Joan Tapia vs José Antonio Zarzalejos). Una polarització que Sánchez vol portar a un altre pla, canviant la pregunta: dreta radicalitzada vs progressisme moderat (entrevista a Pedro Sánchez, Jordi Mercader). Al mateix temps, Sánchez corre grans riscos, en forma de desestabilització interna del PSOE (Carlos Mármol, enquesta de Sigma Dos/El Mundo) en persistir en la via del diàleg amb un independentisme català vacil·lant entre el radicalisme verbal i el pragmatisme (Xavier Bru de Sala).

La trobada a Barcelona entre Sánchez i Torra més els gestos de bona voluntat emesos pel Govern espanyol han generat cautes esperances sobre la possibilitat d’un inici d’un diàleg futur (Lola García, Josep Ramoneda, Antonio Elorza, Jordi Juan, Francesc-Marc Álvaro, Argelia Queralt), sense que faltin veus que denuncien la ingenuïtat d’aquestes esperances (Francesc de Carreras) o que condicionen la seva viabilitat a un gir realista i pragmàtic de l’independentisme (Kepa Aulestia [text 9], Valentí Puig, Lluís Bassets, Lola García, Jordi Mercader).

Les dificultats innegables d’un futur diàleg no desanimen el debat sobre el contingut del mateix, especialment sobre les reformes institucionals que possibilitessin una sortida raonable del bloqueig actual. Un debat en el que destaquen les aportacions recents de Manuel Castells, Miquel Puig, Fernando Vallespín, Raimon Obiols [text 10],  Josep Maria Vallès,  Jordi Amat, Javier Pérez Royo, Ramón Jáuregui o Luis Sanzo.

En el debat permanent sobre el futur de la democràcia destaquem les aportacions de Quim Brugué [text 11] i el número 9 de El món de demà, amb articles de Daniel Innerarity [text 12], Manuel Arias Maldonado i Ana Sofía Cardenal.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN, “Este nuevo o viejo mundo de 2018. Una nueva violencia repolitiza la desigualdad” a El País (30-12-18)

“El año 2018 nos ha situado en esa encrucijada, y hemos de dilucidar cómo contestar el avance continental de unas fuerzas ultras que amenazan con ocupar el bastión de la Unión Europea cuando nuestros líderes efímeros nos abandonan: una Merkel en retirada, o un Macron asustadizo y silenciado tras los quebradizos muros de la otrora inexpugnable Quinta República.
Pero Europa, lo olvidamos, no es una mera realidad geográfica, sino el estado de ser de una sociedad cuyo carácter fue siempre descubridor, abierto al mundo, preparado para la batalla y la aventura. ¿Será posible perforar una grieta en esta incipiente descomposición trumpiana de Europa? Quizá debamos mirar a las recientes elecciones de medio mandato de nuestro socio americano, las primeras desde la elección de Trump. Frente a la retórica tóxica que quiebra las líneas rojas del debate civilizado, frente al avance del supremacismo y la rabia incontenida de una América que se dice olvidada, crece en el corazón del Partido Demócrata un lento movimiento de base que articula por fin una resistencia no violenta.
El impulso llegó con el #MeToo y sus claroscuros se han consolidado en un 2018 que nos dejó un hito como el 8 de marzo, una renovada conversación global feminista y una palabra: interdependencia. No la olviden: su carga epistémica será esencial para entender este nuevo o viejo mundo que viene”

(2) Eduard SOLER, “10 temas que marcarán la agenda internacional en 2019” a esglobal (21-12-18)

“En 2019 se pondrán las cartas sobre la mesa. De esta partida depende el futuro de las instituciones del orden internacional, la democracia, la dignidad y también derechos sociales y laborales que muchas sociedades consideraban adquiridos o se daban por descontados.
El próximo año están en juego elementos esenciales del progreso global. En 2019 volvemos a lo básico… Veremos cuán potente es la ofensiva pero también cuán ágil y creativa es la capacidad de resistencia. Será una partida a varios niveles: entre las principales potencias, entre distintas visiones del orden internacional y también entre distintas concepciones de la sociedad. La partida no termina en 2019 pero sí será un momento de toma de posiciones, de definición de alianzas y estrategias. Para seguir el desarrollo del juego habrá que estar atentos a la evolución de estos 10 temas …”.

(3) Fátima ROJAS, “Katowice: el espíritu de París sigue vivo” a Agenda Pública (20-12-18)

“La cumbre del clima celebrada en Katowice (Polonia) nos ha dejado un buen sabor de boca, aunque con algunos aspectos negativos. Dulce porque, a pesar de las diferencias entre países, se consiguió aprobar un marco común para poner en marcha el Acuerdo de París; pero con un toque amargo por la división entre bloques, la falta de ambición política contra el cambio climático por parte de ciertos países y los acuerdos in extremis. Como bien señalara Michał Kurtyka en la inauguración de esta cumbre, “sin éxito en Katowice no habrá éxito en el Acuerdo de París”. No sabemos si está asegurado, pero tras Katowice seguimos avanzando en el camino de la lucha contra el cambio climático, aunque quizá menos de lo que nos gustaría y de lo que nuestro planeta necesita”.

(4) Gonzalo TOCA, “¿Susto o muerte? Las claves económicas de 2019” a esglobal (2-01-19)

“Nos encontramos en uno de esos quicios de la historia que abren y cierran una puerta al vacío. La expansión económica da sus últimas boqueadas, las medidas nacional-populistas revelan sus primeras consecuencias con el crudo aroma de la incipiente guerra comercial entre China y Estados Unidos… y los riesgos medioambientales se aceleran como el pulso de un velocista antes de la carrera. Mientras tanto el dinero, tan barato hasta ahora, se apreciará con rigidez y a su paso también las hipotecas. Vamos a descubrir -ya estamos descubriendo- que si África no era un país, tampoco lo eran los emergentes”

(5) Nuria ALABAO, “2018, año cero de la contrarrevolución feminista” a CTXT (2-01-19)

“El 2018 fue el año de la potencia feminista, la huelga del 8M desbordó todas las expectativas y puso en el mapa una nueva fuerza social con capacidad de sacudir el equilibrio de fuerzas político. Por mucho que algunos intenten minimizar sus posibilidades disruptivas, es evidente que herramientas como la huelga acarrean una semilla de subversión que puede ir a más. La verdadera potencia del feminismo no está en las cuotas o en las llamadas a que las mujeres ocupen puestos de poder dentro de este orden, sino en el ámbito de la oposición a un sistema injusto donde las mujeres ocupamos los lugares más bajos de la escala social –donde también intersectan raza y clase– que se sostiene sobre el trabajo no pagado en los hogares (y mediante un alto grado de violencia que también sufrimos). Esos componentes subversivos están contenidos en el feminismo e implican una potencia social y discursiva enorme que para muchos tiene que ser frenada o “redirigida”. Por ejemplo, como hace el feminismo más institucional con sus numerosos guiños y gestos –que es otro tipo de freno–. Toda revuelta acaba acarreando su contrarrevolución.
En buena parte del mundo las mujeres se levantan. En esos lugares también, movimientos sociales de ultraderecha y sus contrapartes institucionales se movilizan contra el avance del feminismo. En Latinoamérica su emergencia está muy vinculada a la fuerza del evangelismo pentecostalista –al poder que todavía conserva allí la Iglesia católica– y a la reacción desatada contra el ciclo de gobiernos progresistas. Mientras que en Europa Central y del Este estas tendencias ultraconservadoras gobiernan en algunos lugares y han conseguido crear una red bien conectada internacionalmente –con vínculos que van desde Putin a Trump a otros gobiernos o partidos iliberales europeos–. Para ellos, el feminismo como movimiento social de mayor potencia mundial es el perfecto enemigo que permite aglutinar fuerzas en su contra. La contrarrevolución feminista que ha arrancado en España es un eco de ese contexto internacional”.

(6) Andrea RIZZI, “2019: guía política global para un año de lucha de potencias y de clases” a El País (1-01-19)

“2019 se presenta como un año potencialmente muy turbulento, marcado por una doble lucha que puede verse exacerbada por una inquietante ralentización económica, los pulsos entre potencias y entre clases.
Entre potencias, porque vivimos un momento de cambio, con la superpotencia hegemónica —los Estados Unidos de Donald Trump— que busca de forma agresiva mantener su condición de supremacía, con la confrontación más que con la cooperación; porque la ascendente —China— se siente cada vez más segura de sí misma y aspira a mayor protagonismo; la decadente —Rusia— es cada vez más insegura y, por tanto, dispuesta a dar zarpazos para reequilibrar su declive; y la Unión Europea anda afligida por desafíos existenciales.
Entre clases, en Occidente, por la creciente tensión entre los sectores hasta hace poco dominantes que defienden el modelo globalista y las clases populares que, al verse perjudicadas, abrazan propuestas antagónicas. El nacionalismo, en potente auge en esta década, es el gran tótem en todo este panorama.
En Occidente, este nacionalismo se perfila como el principal catalizador de la ira y el miedo de las clases perdedoras de la globalización. Obreros que sufren la desindustrialización; clases medias y bajas sin la formación y la cultura para cabalgar la ola de la nueva economía; agricultores que sufren la competencia de otros mercados y malviven pese a los subsidios; jóvenes que no encuentran su lugar en el mundo laboral. Estos segmentos sociales rechazan el sistema que les desfavorece y culpan a las élites de haberlo plasmado de manera inicua. Se han aferrado a propuestas nacionalistas como vector de ese rechazo, como pulso a las élites liberales y cosmopolitas que, junto a sectores sociales protegidos (funcionarios, pensionistas…), tienden a defender el sistema. De ahí vienen Trump, Salvini y el Brexit, aunque también otros movimientos ideológicamente indefinidos como el de los chalecos amarillos (Francia) o Cinco Estrellas (Italia).
En las potencias emergentes también el nacionalismo es la principal bandera en este tiempo. En China, el régimen autoritario lo utiliza en clave interna para mantener prietas las filas en momentos de desaceleración económica, y en clave externa consolidar su empuje hacia un reequilibrio geopolítico global. La democrática India también optó por la propuesta nacionalista de Modi: habrá que ver si la revalida este año. Rusia vive también agarrada al nacionalismo de Putin durante todo lo que va de siglo XXI.
La salida de Reino Unido de la UE prevista para el 29 de marzo, las elecciones a la Eurocámara el 26 de mayo, la guerra comercial global, la lucha de China para evitar una abrupta ralentización económica, las legislativas en India, el descarnado pulso entre las potencias regionales en Oriente Próximo, etcétera. Casi todo puede ser decodificado a través del prisma del nacionalismo, aun en circunstancias muy diferentes. Veamos”.

(7) Ivan KRASTEV, “Com serà el món després de Trump?” a Ara (26-12-18)

“Això pot ser difícil de pair per als europeus, però és el missatge que em va fer arribar Washington. El món post-Trump no serà el món pre-Trump.
La presidència de Trump ha donat lloc a dos canvis significatius que probablement seran duradors. Primer, amb la seva administració, els nord-americans han perdut la confiança en la seva excepcionalitat. No és només el president, sinó també els mil·lennials (la generació nascuda a finals del segle XX, que en general s’oposa a Trump) els que ja no comparteixen la creença que Estats Units és una “nació indispensable” i té l’obligació moral de fer que el món sigui un lloc segur per a la democràcia. La diferència és que els mil·lennials creuen que els EUA no són gaire millor que els altres països, mentre que Trump creu que si els EUA volen defensar el seu lideratge mundial, han de ser més implacables que la resta.
En segon lloc, sota la presidència de Trump la rivalitat amb la Xina s’ha convertit en el principi organitzador de la política exterior nord-americana. Avui els republicans i els demòcrates no estan d’acord en gairebé res, però on sembla que hi ha un bipartidisme efectiu és en la idea que els Estats Units han de canviar la seva política respecte a la Xina. A Washington només unes quantes ànimes extraviades continuen creient que el desenvolupament econòmic de la Xina portarà a una obertura política. Ara hi ha consens sobre el fet que permetre que la Xina s’incorporés a l’Organització Mundial del Comerç l’any 2001 va ser un error i que si els EUA no contenen l’expansió geopolítica de la Xina ara, demà serà impossible fer-ho. El neguit que la Xina desperta als Estats Units prové, al meu parer, de la constatació que l’autoritarisme comercial i del ‘big data’ que exerceix la Xina és un adversari molt més perillós per a les democràcies liberals que el comunisme soviètic”.

(8) Héctor MELEIRO, “Vox: nueva derecha populista o escisión radical del PP” a Piedras de Papel (26-12-18)

“Para concluir, parece que Vox crece más en zonas donde PP y Ciudadanos obtuvieron mejores resultados en 2015, y donde los de PSOE y Podemos fueron peores. No creo imposible que esto pueda llegar a cambiar, pero todos los datos parecen indicar que la composición del voto de Vox es muy parecida a la del electorado conservador tradicional. Al menos por ahora, podemos decir que Vox es más una escisión radical del electorado del Partido Popular que un partido de nueva derecha populista al uso. Por lo que la idea del voto a Vox por parte de trabajadores poco cualificados y ex votantes de partidos de izquierda debería quedar (repito: al menos por ahora) en stand by“.

(9) Kepa AULESTIA, “Viraje a la vasca” a La Vanguardia (25-26/12/18)

“Las andaluzas han hecho que Vox aparezca, al mismo tiempo, como la amenaza másimplacable del socialismo de Sánchez y su mejor aliado circunstancial. El desplazamiento hacia la derecha del panorama político general a impulsos identitarios dificulta que el PSOE pueda mantenerse en el gobierno de España con la anuencia de grupos parlamentarios independentistas. Pero estos no tienen por ahora más remedio que arrimarse a Pedro Sánchez para impedir que se abra paso una corriente de involución centralista. Entre otras razones porque ni el cariz de los acontecimientos en el resto de Europa ni el de las tendencias electorales en España parece despertar reacciones capaces de aprovecharse de esos anuncios de involución para reactivar el independentismo o concederle un mayor grado de unidad y sentido político. Es posible que el secesionismo gobernante se aferre a la bilateralidad para abundar en la ilusión de dos poderes análogos negociando sobre las condiciones de un futuro provisionalmente compartido. Puede que ello contribuya al mantenimiento del imaginario independentista. Pero el porvenir del autogobierno no depende de los quiebros con que la Moncloa y Palau traten de hacer gala de sus destrezas tácticas, sino de la disposición que muestre la política ahora encanallada a dar carta de naturaleza a un catalanismo integrador”.

(10) Raimon OBIOLS, “‘On hi ha perill creix també el que salva’” a Nous Horitzons (29-12-18)

”’On hi ha perill, creix també el que salva’, diu un poema de Hölderlin. Aquesta citació és usada a vegades pels qui criden a l’optimisme de la voluntat en moments de pessimisme de la intel·ligència. No és un vers falsament consolatori: conté un fons de veritat dialèctica. No és possible fer previsions sobre com es produiran les transformacions polítiques del futur. D’una banda, una recentralització de l’Estat buidant de competències les comunitats autònomes, com voldria el nacionalisme espanyol,  és difícil de realitzar: comptaria amb grans resistències polítiques, institucionals, administratives. De l’altra, deixar les coses com estan és una font permanent de conflictes que, en el contenciós Catalunya-Espanya, han arribat a un punt de gravetat perillosa per a tothom. Pot esdevenir una confrontació sense sortida sense guanyadors, només amb perdedors.
Aquest perill inquieta. Pot fer obrir els ulls, pot fer pensar i parlar, pot bastir aliances. El concepte de plurinacionalitat, per exemple, ha fet el seu camí i és més assumit, sobretot entre les noves generacions. Com ha assenyalat Enric Juliana en un llibre de converses amb Pablo Iglesias (“Nudo España”), la plurinacionalitat “pot acabar guanyant la batalla del nou relat espanyol. El 1978 no era possible. Ara sí”.
Comparo aquesta citació d’un bon observador de la vida política espanyola amb el comentari que, set dies abans de ser assassinat per ETA,  Ernest Lluch li feu a Borja de Riquer, dient-li perquè havia renunciat a presentar a Madrid el llibre “Derechos históricos y constitucionalismo útil” que havia preparat amb Herrero de Miñón: “A Madrid no hi ha caliu per presentar aquest llibre.” Tal vegada quelcom està canviant. No ho hauríem de desaprofitar.
Avui som en una mena de cul-de-sac, i aquests són sempre perillosos. La gent ho intueix: no és estrany que creixi el suport de les opinions públiques a una reforma de la Constitució del 78. Pels nous enfocaments que seran necessaris, la memòria  de la Transició i de la Constitució pot ser útil. No es tracta de  mimetitzar res, perquè han passat quatre dècades i les circumstàncies són molt diferents. Però em sembla que convindria recuperar dues característiques bàsiques d’aquell període: la voluntat d’entesa i la mediació transaccional com a mètode. De cara a les necessàries transformacions que vindran em sembla que són criteris indispensables si volem avançar i no retrocedir.

(11) Quim BRUGUÉ, “Sacrificar la democracia en las urnas” a Treball (20-12-18)

“Cuando John Adams nos recordaba la pulsión suicida de la democracia, estaba también poniendo el énfasis en las causas internas de su debilidad. Tzvetan Todorov se refería a esta misma idea en Enemigos íntimos de la democracia. Una reflexión en la que también incide el magnífico trabajo de Nadia Urbinati, Democracy Desfigured. Sin poder entrar ahora en estos soberbios estudios, decir que coinciden en que una de las principales causas del declive democrático se encuentra en la propia naturaleza humana. Ya Platón, el gran crítico de la democracia, se mostraba preocupado por una ciudadanía que se movía por la emoción y no por la razón, por una masa que se dejaba arrastrar por sus intereses a corto plazo y que menospreciaba la sabiduría a largo plazo. Una democracia que “se convertiría en una teatrocracia, con hordas vulgares mirando embobadas a los políticos profesionales en el escenario y votando a quienes hacían los discursos más bonitos y las más jugosas promesas”.
La democracia es una maquinaria muy potente que, por lo tanto, reclama ser conducida con prudencia, equilibrio y contención. Sin embargo, sus conductores más populares son emocionales y tienden comportarse agresivamente. En este sentido, John Adams nos indicaba que el buen gobierno se encuentra en el control de las pasiones humanas y no en la capacidad para desencadenarlas. El problema aparece cuando la fuerza de las pasiones se convierte en una tentación irresistible para aquellos gobernantes interesados en imponer sus proyectos. Trasladar el debate entre opciones partidistas legítimas al terreno de la lucha entre el bien democrático y el mal autoritario, como ha sucedido en Cataluña, no revitaliza la democracia. Más bien la destruye desde dentro. La somete a las pasiones e impide una conducción racional y prudente”.

(12) Daniel INNERARITY, “Entender y gobernar el mundo que viene” a El món de demà nº 9 (28-12-18)

“Cuando a uno le invitan a hablar del futuro, el protocolo de tales actos aconseja comenzar agradeciendo la invitación; lo haré, aunque no sé si el encargo de identificar el mundo que viene es más una faena que una muestra de generosidad. De todas maneras, recurrir a un filósofo a la hora de escudriñar el futuro es de lo más recomendable; no porque gocemos de una especial capacidad de adivinación, sino porque pocos profesionales hay tan dispuestos a arriesgar su escasa reputación fracasando estrepitosamente. Para ello, enumeraré un breve listado de conceptos y valores que pueden ayudarnos, a mi juicio, tanto a entender lo que pasa como a organizar lo que nos pasa. Y si alguien se siente especialmente desanimado por mi descripción, piense que seguramente la culpa radica en la dificultad de las cosas que caracterizan nuestro tiempo y que, si lo hubiera descrito mejor, probablemente las tareas que nos aguardan serían aún más complicadas. Siempre puede uno consolarse pensando que las buenas descripciones de la realidad –ojalá esta lo sea– constituyen la mitad de la solución.
Sintetizaré mi análisis de lo que nos espera en diez conceptos o valores que caracterizan el mundo que viene: un número que desde Moisés ya no es muy original, y tampoco constituye un catálogo cerrado, sino que es el resultado casual de un intento de inventariar las estrategias para comprender y gobernar el siglo XXI.
Creo que el mundo se va a caracterizar, se caracteriza ya, por la aceleración, la incertidumbre, el conocimiento, la sostenibilidad, la pluralidad, la complejidad, la inclusión, la interdependencia, la apertura y la protección. Advierto de antemano que alguno de estos valores son realidades asentadas y otros representan más bien aspiraciones normativas”.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada