FOCUS PRESS SETMANAL 123

La voluntat manifesta  de retirada dels Estats Units de l’escena internacional té com a conseqüència la ingerència progressiva de les potències emergents en els conflictes d’altres estats (Francisco G.Basterra), convertint així el món en un lloc més perillós per imprevisible. Robert Malley [1] fa un inventari dels principals conflictes que probablement seran notícia durant el nou any 2019. Una de les zones del món més sensible al les conseqüències del replegament nordamericà és l’Orient Mitjà, tal com explica Andrés Ortega al seu blog del Real Instituto Elcano.

Res sembla indicar que l’administració Trump corregeixi el rumb erràtic de les polítiques de la  primera part del seu mandat (The Economist, Joseph S.Nye),  ans el contrari tot apunta a una radicalització de posicions i a un enfrontament obert amb la nova majoria demòcrata a la Cambra de Representants, especialment a mesura que es vagi complicant la situació de Trump davant la justícia. Fins al punt que la possibilitat de l’impeachment es torni a posar sobre la taula (David Leonhardt).

Però seria enganyar-se esperar que els errors de Trump provoquin la seva caiguda sense proposar unes polítiques alternatives que vagin més enllà de les tradicionals polítiques fiscals redistributives , tal com aconsella Dani Rodrik [2], posant l’accent en la necessitat d’integrar els treballadors menys qualificats, les petites empreses i les regions endarrerides.

Contra la temptació pessimista, a voltes  apocalíptica, de considerar que Europa és a les portes d’una decadència irreversible, s’alcen veus que destaquen la capacitat de mantenir-se unida en unes circumstàncies difícils (Miguel Otero) o que subratllen la prioritat de centrar-se en una  agenda política concreta,  que  Michel Barnier [3] resumeix en quatre objectius: transició ecològica, ocupació, gestio de la immigració i seguretat col·lectiva. Tanmateix, un mínim realisme porta a fer-se preguntes incòmodes: on són els nous reformadors? (Nicolas Colin); és evitable un desenllaç traumàticament desordenat del Brexit? (Rosa Massagué, Timothy Garton Ash [4]).

En el debat sobre la identitat europea és recurrent la qüestió sobre el paper de la religió en la seva definició i que comporta la pregunta que formula Olivier Roy [5] sobre si Europa és encara cristiana. Roy adverteix contra la utilització interessada de la reinvindicació d’una identitat cristiana desprovista dels valors cristians i que només té per objecte refusar la integració de l’islam.

Amb el pacte d’investidura a Andalusia entre el PP i Ciudadanos i el PP i Vox  (Enric Juliana, Lucía Méndez) es produeix  la normalització “exprés” de la nova dreta radical espanyola (Beatriz Acha) [6] , sobre la que proliferen anàlisis per tal d’esbrinar-ne les claus (Víctor Javier VázquezFernando Vallespín, Astrid Barrio, Ricardo Dudda, Raphael Minder, Beatriz Acha) i propostes per combatre-la amb eficàcia (Íñigo Errejón, Roger Senserrich, Josep Ramoneda).

Especialment rellevant és com Vox introdueix en el debat públic un qüestionament frontal de les polítiques d’igualtat de gènere i de lluita contra la violència de gènere (Milagros Pérez Oliva, Paula Rodríguez ), incomodant seriosament Ciudadanos i a una part del PP (Lucía Méndez), i proporcionant un argument potent de combat contra el conjunt de les dretes. En el debat sobre la política de gènere són destacables les aportacions de Silvia Clavería [7],   José Antonio Marina i Miguel Pasquau [8].

La projecció de l’impacte de Vox en les futures eleccions es recollida en les últimes enquestes publicades (CIS, Sociométrica/El Español i Celeste-Tel/eldiario), dibuixant un panorama incert i obert (comentaris de Juan Rodríguez TeruelJoan Navarro i Carlos Fernández Esquer/José Ramón Montero),  en el que sembla possible una majoria de les tres dretes (Juan Rodríguez Teruel), més improbable la repetició de la majoria parlamentària de la moció de censura i, fins i tot, la possibilitat d’una entente centrista entre el PSOE i Ciudadanos (Ignacio Varela, Juan-José López Burniol, Manuel Valls/César Giner).

Les especulacions sobre el futur mapa polític espanyol van lligades necessàriament als càlculs sobre la durada de la legislatura, condicionada a l’aprovació o el rebuig dels Pressupostos del 2019, amb un paper decisiu dels partits independentistes catalans, dividits davant el dilema de donar oxígen al govern Sánchez o deixar-lo caure amb el risc de provocar una victòria electoral de les dretes (Enric Company, Joan Tapia, Andreu Mas-Colell [9]). El que és cert, però, que aquesta fragilitat política impedeix afrontar amb garanties polítiques públiques de llarg abast i ambició reformista (Ramon Marimon , Claudi Pérez).

En les posicions contradictòries de l’independentisme sobre la política espanyola pesa com una llosa la imminència de l’obertura del judici oral contra els seus dirigents, sobre el que Oriol Güell [10] publica una aportació interessant, crítica amb el plantejament i el relat del jutge instructor i la fiscalia, però també amb un possible relat de les defenses que mantingui la ficció sobre els fets de la tardor catalana del 2017. També resulten suggerents les reflexions d’Ignacio Molina [11] sobre el procés independentista.

Per últim, recomanem l’article de Yuval Noah Harari [12]sobre la relació entre les noves tecnologies i el lliure albir que qüestiona els fonaments més profunds de la democràcia liberal.

 

ARTICLES RECOMANATS

(1) Robert MALLEY, “Las guerras de 2019” a esglobal (8-01-19)

“El desprecio de Trump hacia los derechos humanos y su afición a la diplomacia transaccional han marcado un tono asombrosamente negativo, igual que su incumplimiento de los compromisos internacionales de Estados Unidos: rompe el acuerdo nuclear con Irán y, peor aún, amenaza con imponer sanciones económicas a los que decidan respetarlo; da a entender que abandonará el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio si no se cumplen las demandas de Estados Unidos, en vez de trabajar desde dentro para obligar a Rusia a cumplir sus obligaciones; y señala, con sus críticas a la Corte Penal Internacional y sus discursos arrogantes sobre la soberanía, que ni Estados Unidos ni sus amigos tienen por qué rendir cuentas de sus actos.
El peligro de la batalla campal actual no se limita a la violencia que ya ha generado. El mayor peligro es el de cometer errores de cálculo. Si un líder convencido de que es impune se extralimita, puede provocar una reacción inesperada de otro y un sucesivo toma y daca que muy bien puede escalar si no existe una tercera potencia creíble y dispuesta a desempeñar el papel de árbitro”.

(2) Dani RODRIK, “The Left’s Choice” a Project Syndicate (8-01-19)

The remedies on offer from mainstream leftist parties remained correspondingly limited: more spending on education, improved social-welfare policies, a bit more progressivity in taxation, and little else. The left’s program was more about sugarcoating the prevailing system than addressing the fundamental sources of economic, social, and political inequities.
There is now growing recognition that tax-and-transfer policies can go only so far. While there is much room for improving social insurance and tax regimes, especially in the US, deeper reforms are needed to help level playing fields in favor of ordinary workers and families across a broad range of domains. That means focusing on product, labor, and financial markets, on technology policies, and on the rules of the political game.
Inclusive prosperity cannot be achieved by simply redistributing income from the rich to the poor, or from the most productive parts of the economy to less productive sectors. It requires less-skilled workers, smaller firms, and lagging regions to be more fully integrated with the most advanced parts of the economy.

(3) Michel BARNIER, “Europe’s Future Is Up to Us” a Project Syndicate (4-01-19)

Of course, pessimism comes easy nowadays. While the damaging effects of climate change are playing out before our eyes, the United States’ choice of unilateralism, the rise of China, and escalating geopolitical tensions elsewhere are posing new challenges to European prosperity and security. So, too, does the spread of disinformation and terrorist attacks in the heart of our cities, as we saw again this Christmas season in Strasbourg, France.
Yet this is not the time for defeatism. Now more than ever, we Europeans need collective action in defense of our values and a rules-based international order. This could be Europe’s moment, based on a more robust and decisive European Union, as German Chancellor Angela Merkel recently called for. To achieve this, Europeans will have to come together to tackle the challenges to our sovereignty, and to ensure responsive governance. That means asserting both national and European sovereignty in trade, defense, and the digital sector, lest China and the US end up imposing their own rules on us. And it means bringing national governments and EU institutions closer to European citizens. As Brexit and the “Yellow Vest” protests have shown, the fault lines cutting across European societies can no longer be ignored.

(4) Timothy Garton ASH, “Carta a nuestros amigos europeos” a El País (9-01-19)

“De modo que lo que necesitamos de ustedes, nuestros amigos —aparte de que se prorrogue el Artículo 50 y se resuelva el asunto de las elecciones europeas—, no es más que un mensaje claro, sencillo y positivo: ¡queremos que os quedéis!
Si están convencidos de que para construir una Europa más fuerte en un mundo peligroso, Reino Unido tiene que cumplir su papel dentro de la Unión Europea; si creen que cualquier golpe contra las oscuras fuerzas del populismo nacionalista es positivo; si significa algo para ustedes lo que Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda han aportado a Europa desde hace siglos, juntos y por separado; si valoran lo que contribuyó Reino Unido a la libertad de Europa en la Segunda Guerra Mundial, a la reconstrucción de Europa occidental en la posguerra y a liberar de las dictaduras comunistas a Europa oriental, dennos esta oportunidad. Si han trabajado con colegas británicos, han estudiado en una universidad británica, han disfrutado alguna vez de su deporte y su cultura o tienen amigos británicos; si algo de lo que los británicos han hecho les ha llegado alguna vez al corazón, otórguennos su solidaridad y su apoyo. Si ayudan a Reino Unido estarán ayudando también a Europa”.

(5) Olivier ROY, “L’Europe est-elle encore chrétienne?” a L’Obs (3-01-19)

Mettre en avant « l’identité chrétienne » sans les valeurs chrétiennes a pour seul objectif de rejeter l’islam. D’abord l’islam de l’intérieur, qui surgit à la fin des années 1980 avec l’affaire du voile en France, quand l’immigré devient un musulman. Et puis l’islam de l’extérieur, avec la candidature de la Turquie à l’Union européenne en 1987, qui, bien qu’elle n’ait jamais eu la moindre chance, constitue un beau repoussoir fantasmatique. Si une partie des députés européens proposèrent de mentionner les racines chrétiennes de l’Europe dans la Constitution, ce fut précisément pour exclure la Turquie, qui pourtant, à l’époque, était la Turquie kémaliste laïque qui avait interdit le voile à l’université.
Aujourd’hui, la plupart des gens qui se déclarent « chrétiens » dans les sondages non seulement ne pratiquent pas mais très souvent ne partagent pas les éléments essentiels de la religion. (Question 1 : « Etes-vous chrétien? Oui. » Question 2: « Croyez-vous en Dieu? Non. ») C’est une référence purement identitaire.

(6) Beatriz ACHA, “La normalización exprés de Vox” a Agenda Pública (8-01-19)

“Como conclusión, conviene señalar que estamos ante un fenómeno emergente y de difícil análisis en el momento actual por su brevísima trayectoria; que, a priori, Vox parece un miembro nato del grupo de la ultraderecha europea, que prioriza, hoy por hoy, el elemento ideológico del ultra-nacionalismo español. Esto supone una diferencia con los partidos de esta familia, los cuales han hecho girar sus agendas en torno al tema de la inmigración.
Vox presenta también otras diferencias con éstos como, por ejemplo, su agenda anti-feminista: si bien todos los partidos ultras tienden a ser conservadores en cuestiones sociales, algunos de los más exitosos han orillado los elementos más chirriantes de su discurso en este ámbito y han situado a destacadas figuras femeninas en puestos clave de sus formaciones (como en el caso de Marine Le Pen al frente del FN, recientemente renombrado Rassemblement National; Alice Weidel, presidenta del Grupo Parlamentario de AfD en el Bundestag alemán; Siv Jensen, líder del Partido de Progreso noruego desde 2006 y ministra de Economía; o Pia Kjærsgaard, cofundadora y líder del exitoso Partido Popular danés).
Sin duda, debemos esperar hasta las elecciones de mayo tanto para valorar su nivel de éxito como para definir adecuadamente su ideología; pero, por de pronto, el joven partido ya ha experimentado una notable ‘normalización’ gracias a la estrategia del PP, lo que le convierte en un caso muy singular entre todos los partidos europeos de ultraderecha. Las consecuencias de esta estrategia son ya observables en el sistema político andaluz y en el español, aunque se podría haber optado por otras vías para hacer frente a la aparición del nuevo competidor”.

(7) Silvia CLAVERÍA, “¿Por qué el feminismo es un valor en alza?” a CTXT (2-01-19)

Tendemos a pensar que los cambios o las mejoras en la igualdad de género son lineales y sostenidos en el tiempo, pero responden a momentos claves u oleadas. Entonces, ¿qué acelerantes o factores han producido esta nueva oleada? Seguramente no hay un único factor, sino muchos, que además se entremezclan. Sin embargo, podemos pensar que al menos en España hubo tres claves para que el feminismo sea un valor en alza y se haya colado tanto en la agenda social como en la política: la crisis económica, la crisis de expectativas y los nuevos medios de comunicación y/o redes sociales.

(8) Miguel PASQUAU, “¿Es el genero, es la família o es el machismo?” a CTXT (9-01-19)

He de aclarar algo importante para el debate de estos días: en el orden administrativo (de fomento, de prestaciones sociales, de apoyo a asociaciones de víctimas, etc.) es perfectamente legítima una protección especial y diferenciada por clases o categorías, como instrumento de una política de igualdad; pero creo que en el orden penal ello tiene un reverso más que cuestionable, en tanto que supone una pena, o una agravación de la pena, desligada del reproche y de la culpabilidad al individuo en concreto. Dicho de otro modo, cabrían medidas de protección especial (prestaciones, etc.) para mujeres víctimas, pero no cabe una mayor pena por la sola condición sexual de la víctima, exactamente igual que no cabe una mayor pena porque la víctima sea un ecuatoriano rico, si le agrede un mendigo español por haberle dado una patada a la cesta en la que guardaba las monedas que había recaudado en la puerta de la iglesia. Lo que no vale, creo, es fijar condenas mayores por razones “abstractas”, es decir, adjudicar al individuo concreto el reproche acumulado de conductas de otros, que sólo tiene en común la pertenencia al mismo grupo, como si todo aficionado del Atlético de Madrid que agreda a otro del Deportivo de La Coruña deba soportar una especie de IVA penal como consecuencia del asesinato de Jimmy en el Manzanares.

(9) Andreu MAS-COLELL, “L’estratègia dominant” a Ara (6-01-19)

L’estratègia suau és dominant perquè, a més de l’espanyola, hi ha dues opinions públiques més que importen: l’europea i la catalana.
L’opinió pública europea, de mitjana, ens vol bé, però ens vol suaus. Ho hem de tenir present. Si preval la via de la restauració del 155, més val que Europa vegi en aquest moviment una opció injustificada, perillosa i indesitjable. Recordem que el context europeu ens va protegir l’1-O i segurament va ser determinant per a la convocatòria ràpida d’eleccions.
En el pitjor dels casos -que torni el 155 i Europa se’n desentengui- l’estratègia suau continua sent la millor perquè també hi ha un segment de l’electorat català que cal cuidar: són els que podrien votar en una direcció o una altra, o quedar-se a casa, parcialment en funció de quin costat percebin que té un esperit més dialogant. Són els que, per exemple, desaprovarien accions parlamentàries que, al seus ulls, busquessin el 155. Qui pensi que amb Espanya no hi ha res a fer però que cal expandir la base haurà de convenir que és bo guanyar-se aquest segment. L’estratègia suau és la que ho pot fer.
He d’admetre una cosa. Segurament l’estratègia suau no és l’òptima per a qui cregui que la independència és possible amb el 50% de suport a Catalunya, amb una part significativa de l’altre 50% mobilitzada en contra i amb l’estat espanyol en contra. Però aquest és un escenari de probabilitat zero. Els que, com la CUP, fan veure que s’ho creuen, ho fan estrictament per raons tàctiques.

(10) Oriol GÜELL, “La hora de la verdad” a CTXT (9-01-19)

El restablecimiento de un ámbito político en Cataluña de mínima racionalidad es posible, pero requiere de un ejercicio de sinceridad que aunque se refiere al pasado tiene perspectiva de presente. Si ese ejercicio de sinceridad no se da en el escenario que por circunstancias especiales es hoy el más propicio para ello, se habrá perdido una oportunidad única y se habrá perjudicado tanto el panorama social y político catalán como la vida de los acusados.
El reconocimiento de la verdad ante los jueces ayudaría a los ciudadanos a conocerla. Y eso tendría un valor “terapéutico” tan importante, sobre todo a medio plazo, que ayudaría a sentar las bases de futuros acuerdos, que no se podrán sostener sobre los cimientos de barro de la ficción. Desde el exterior, sin haber participado en el proceso, a la verdad se llega a través del análisis de los hechos. Pero el análisis de los hechos debe ir acompañado de la corroboración de las intenciones por las únicas personas que pueden hacer eso: aquellos que llevan la intención de los hechos de octubre en su fuero interno.
Por todo lo expuesto, creo que en los abogados de la defensa está hoy no solo la clave del futuro de sus defendidos sino la posibilidad de restaurar a medio plazo el clima de concordia y convivencia en Cataluña en lo relativo a esta cuestión. Acusados y abogados defensores sufrirán intensas presiones: las presiones que en todo juicio ejercen las acusaciones, que querrán demostrar sus tesis; pero, en este caso, también las presiones de quienes desde fuera de los tribunales están interesados en que continúe la ficción. Es el manifiesto desprecio por el análisis racional de los hechos y las realidades políticas lo que ha permitido mantener un escenario endiabladamente irreal. Todas las partes tienen ahora en sus manos la oportunidad de coincidir en el enderezamiento. Para ello serán necesarias la claridad y la generosidad. Ha llegado la hora de la verdad.
El examen racional de lo sucedido nos hace concluir que no ha existido un alzamiento para hacer efectiva la independencia. Sin embargo, el relato de la fiscalía omite hechos que demuestran esto último.

(11)  Entrevista a Ignacio MOLINA a Crónica Global (6-01-19): “El independentismo ha de pasar el duelo, vendrá la depresión y la aceptación”

Los desarrollos más interesantes de la crisis catalana se producirán en el futuro inmediato en el terreno del pensamiento y el poder de convicción que puedan tener los razonamientos sobre la legitimidad o no de la independencia en las democracias contemporáneas. No existe una teoría universalmente aceptada sobre las secesiones: la casuística comparada disponible ofrece ejemplos y contraejemplos que las partes tendrán que saber usar para convencer. Lo que sí es cierto es que Cataluña es hoy el principal referente mundial de los territorios que aspiran a convertirse en nuevos Estados y el desenlace de su apuesta soberanista puede marcar un precedente en tres sentidos muy distintos: o bien precipitar una especie de ola global de intentos de ruptura, o bien desincentivarlos en caso de fracaso total, o bien (si se alcanza un nuevo arreglo de acomodación entre Cataluña y el resto de España, que es lo deseable) servir como modelo para otros procesos de descentralización territorial y encaje de la pluralidad. Yo no creo que sea bueno que el derecho a la secesión se regule en una democracia liberal. Hay ejemplos de países que sin reconocer ese derecho, al menos, no niegan la posibilidad (como Reino Unido o Canadá)  aunque hay otros como EEUU (con la idea de la unión perpetua) o Alemania (y su cláusula de eternidad) que son más rotundos que España a la hora de rechazar el independentismo. Yo personalmente no creo que la secesión sea algo siempre inaceptable pero, eso sí, solo como solución final que no se entienda como un derecho. En el caso de que políticamente se concluya que es la vía que recorrer, eso no eximiría de respetar escrupulosamente los procedimientos existentes de reforma constitucional.  La secesión altera profundamente el pacto original y por eso debe tramitarse de acuerdo a las reglas sobre las que se asienta el régimen democrático. Es decir, solo podría haber independencia cuando una mayoría cualificada de españoles se haya convencido de que esa es la opción mejor, o menos mala, de resolver el conflicto territorial.

(12) Yuval Noah HARARI, “Los cerebros ‘hackeados’ votan” a El País (6-01-19)

El liberalismo ha desarrollado un impresionante arsenal de argumentos e instituciones para defender las libertades individuales contra ataques externos de Gobiernos represores y religiones intolerantes, pero no está preparado para una situación en la que la libertad individual se socava desde dentro y en la que, de hecho, los conceptos “libertad” e “individual” ya no tienen mucho sentido. Para sobrevivir y prosperar en el siglo XXI, necesitamos dejar atrás la ingenua visión de los seres humanos como individuos libres —una concepción herencia a partes iguales de la teología cristiana y de la Ilustración— y aceptar lo que, en realidad, somos los seres humanos: unos animales pirateables. Necesitamos conocernos mejor a nosotros mismos.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada