FOCUS PRESS SETMANAL 120

Davant la sensació de deriva del món occidental és cada dia més urgent trobar ancoratges potents que aturin la dissolució del contracte social (Andrea Rizzi) que ens porta a un futur amb massa ressonàncies d’un passat indesitjable (Fernando Vallespín). Ancoratges en forma de nous projectes compartits més que de propostes de resistència defensiva (Josep Maria Ruiz Simon). Projectes compartits d’abast global civilitzatori, com l’impresicindible acord sobre l’acció per abordar el canvi climàtic (Ana Palacio), malgrat les resistències del que Cristina Monge anomena el trumpisme climàtic. Projectes compartits en l’àmbit europeu, amb més ambició i projecció (Enrique Barón, Luis Garicano) que els passos positius però encara massa  tímids per reformar l’eurozona (Mario Centeno, Lluís Pellicer [1],  Xavier Vidal-Folch).

No són encoratjadors, però, els indicis que ens deixa la setmana, amb la constatació que es van tancant les sortides polítiques per resoldre raonablement el Brexit (Andrés Ortega [2], Carlos Closa, Robert Skidelsky, Federico Steinberg). O amb la devaluació política experimentada per Emmanuel Macron a causa de la revolta social de les “armilles grogues” (Michel Wieviorka, Christophe Guilluy, Jordi Amat). A la que s’afegeix el buit que està començant a deixar Angela Merkel amb la seva retirada anunciada (Roberto Inclán; qüestionari d’Agenda Pública). I la constatació, no per previsible menys descoratjadora, de la fallida de les promeses populistes, com el cas de la renda bàsica proposada pel M5E a Itàlia (José Antonio Noguera) [3]

Com tampoc són positius els senyals que es donen a la política espanyola. Els sismògrafs demoscòpics registren unànimament l’aparició de Vox com a nou partit amb representació parlamentària i la possibilitat d’una majoria de les tres dretes (enquestes de Sociométrica/El Español, NC Report/La Razón, GAD3/ABC, IMOP Insights/El Confidencial,  Sigma Dos/Antena 3, Metroscopia/Grupo Henneo, Monitor de Estabilidad Electoral de Llorente&Cuenca). Es constata que la demolició del anomenat bipartidisme dóna pas a un multipartidisme que en principi reflecteix millor la pluralitat democràtica però que dificulta la governabilitat (Carlos Elordi), al temps que no impedeix una forta polarització política (Lorenzo Bernaldo de Quirós) [4]

En relació a Vox, Marco Pastor [5] el caracteritza com un partit de dreta radical, populista, nacionalista i antiimmigrant, però no extremista, feixista, racista o antifeminista;  Ignacio Varela radiografia el seu electorat; Xavier Casals planteja quina és la millor estratègia per combatre’l; José Antonio Zarzalejos valora el seu impacte en la dinàmica d’unes  dretes espanyoles disposades a fer de la lluita contra l’independentisme català la seva bandera, competint per veure qui reclama l’abolició de l’autogovern català amb més èmfasi (Teodoro León Gross).

Per la seva banda, Pedro Sánchez sembla apostar per allargar al màxim la legislatura, amb la intenció d’aparèixer com l’única alternativa a una majoria de les dretes (Antonio Elorza, Carlos Elordi) corrent el risc de no sobreviure a l’erosió que li pot suposar mantenir-se gràcies al suport implícit d’ERC i del PDECat.  Les vicissituds en torn del Consell de Ministres a Barcelona del 21 de desembre proporcionaran pistes sobre la viabilitat de les intencions del president Sánchez (Enric Juliana, Xavier Bru de Sala). A l’horitzó es torna a dibuixar el dilema estratègic entre encapçalar el front de les esquerres i els nacionalistes (José Luis Rodríguez Zapatero) o articular una àmplia majoria centrista (Juan Luis Cebrián).

L’absència d’un diagnòstic compartit sobre els fets d’octubre de 2017,  les seves conseqüències i les responsabilitats polítiques que se’n deriven (Guillem Martínez) [6] impedeix que el món independentista tingui una estratègia comuna per respondre a les iniciatives del govern Sánchez o per afrontar el judici penal als seus dirigents amb totes les implicacions polítiques comporta (Jordi Nieva-Fenoll, Xavier Vidal-Folch, Javier Pérez Royo).

Les posicions fluctuants sobre la celebració del Consell de Ministres a Barcelona i les anades i vingudes sobre possibles reunions entre els presidents Sánchez i Torra i entre alguns membres dels governs respectius  (Jordi Juan, Lola García, Santi Vila) transmeten una sensació de desgavell institucional, com si la destrucció de la Generalitat autonòmica fos la condició necessària per construir la República predicada (José Antonio Zarzalejos, Joan Tapia).

Com també sobta que tant ERC com el PDECat ( i els Comuns)  segueixin a roda de la CUP votant  una resolució parlamentària que titlla la Constitució espanyola d’antidemocràtica i antisocial (Joan Coscubiela, Roger Senserrich). Conciliar declaracions favorables al diàleg i mantenir una desqualificació radical de la part amb la que s’exigeix dialogar esdevé un exercici arriscat de funambulisme, a la vegada que no ajuda gens a esvair un clima molt enrarit i proporciona arguments  als pronòstics més pessimistes (Antoni Puigverd, Pere VilanovaRaimon Obiols [7]).

Els sondeigs demoscòpics més recents no preveuen un canvi significatiu en la correlació de forces al Parlament de Catalunya, al temps que segueixen registrant un clar avantatge d’ERC en el camp independentista (enquesta Opinòmetre/Ara). Uns bons pronòstics pels republicans que també es donen a la ciutat de Barcelona (enquesta Time Consultants/Crónica Global), quan encara no està del tot definida quina serà l’oferta electoral definitiva a l’espera de la clarificació de l’espai postconvergent (Pau Rodríguez, entrevista a Ferran Mascarell).

En l’àmbit més teòric, és molt recomanable el número 8 de El món de demà dedicat als partits polítics, amb articles de Berta Barbet, Joan Rodríguez Teruel, Astrid Barrio i Òscar Barberà.  També, dues aportacions de gran interès sobre el moviment feminista: Emma Cerviño [8] es planteja quina ha de ser la seva evolució després de l’èxit del darrer any; i Peter Beinart [9] explica com el nou autoritarisme arreu del món té com a objectiu revertir els progressos  de les dones assolits en les darreres dècades.

Finalment, Manuel Arias Maldonado [10] ens ofereix la seva lectura del famós llibret de Mark Lilla, El regreso liberal, tot assenyalant les dificultats per presentar una alternativa republicana al patchwork de les polítiques identitàries.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Lluís PELLICER, “Un blindaje débil para el euro” a “Negocios” de El País (16-12-18)

“El debate se prevé intenso en los próximos meses con un presupuesto de la zona euro sobre la mesa y ante unas elecciones comunitarias en las que todos los grupos querrán marcar perfil. En las reuniones del Eurogrupo tal vez vuelvan a producirse discusiones de más de 18 horas y a librarse esas batallas ideológicas o de intereses. No solo entre los países del norte, amantes de la disciplina fiscal, y los que empujan hacia una mayor integración fiscal. También en el seno de los propios gobiernos de coalición, como el de Angela Merkel. Sin embargo, también deberán afrontar la disyuntiva de seguir diluyendo o postergando decisiones o abrir la mano a medidas que den un mayor barniz social a la zona euro y permitan hacer frente al ascenso del populismo y la extrema derecha. La ventana de oportunidad se va cerrando, pero aún quedan rendijas abiertas”.

(2) Andrés ORTEGA, “La política no sabe resolver el Brexit” al blog del Real Instituto Elcano (18-12-18)

“La salida, si se produce de un modo u otro –con acuerdo o a las bravas (aunque se cierren a todo correr acuerdos temporales para evitar el caos)– no servirá para reunificar políticamente la sociedad del Reino Unido. Pues incluso si May logra convencer a su parlamento, se abrirá la cuestión de qué tipo de relación querrá el Reino Unido mantener con la UE. La declaración política sobre las relaciones futuras es, justamente, eso, política, y no tiene valor legal. La verdadera negociación llegará después y será larga. El debate, complejo, (¿Noruega, Noruega Plus, Unión Aduanera y libre circulación de trabajadores, etc.?), volverá a cobrar una nueva virulencia, agravada por la situación política. Es decir, que, de momento, la política británica no tiene solución para el Brexit, y esto puede salpicar a la política europea”.

(3) José Antonio NOGUERA, “Dónde dice ‘renta básica’ quiere decir ‘patata’” a Agenda Pública (18-12-18)

” … el caso de la RB deberá ser estudiado algún día por el marketing político y electoral como un ejemplo típico de propuesta que atrae mucho la atención pero empieza a diluirse en cuanto se lee la letra pequeña o se plantea seriamente la posibilidad de su implantación. riesgos y problemas habituales con los que la propuesta ha tropezado en el pasado cuando ha dado el salto a la agenda política, y que parecen repetirse una vez más en los tiempos presentes:
• Apoyo marginal: históricamente, la RB ha solido obtener apoyo programático de pequeños partidos (como los Verdes o el Partido Pirata) y organizaciones más bien marginales. Si bien en los últimos años ese apoyo se ha ido extendiendo algo más, los grandes partidos, tanto en el centro-derecha como en la izquierda socialdemócrata o post-comunista, han sido tradicionalmente muy reticentes a la RB, al igual que los principales sindicatos.
• Apoyo político ‘barato‘: cuando la RB ha logrado el apoyo o la consideración de partidos con opciones de gobernar, se ha tratado a menudo de una postura simbólica o puramente discursiva (lo que los anglosajones llamarían cheap talk), más que de un compromiso real. Se asumen pocos costes por hablar con simpatía de la RB estando en la oposición, pero resulta más difícil hacerlo desde el Gobierno. Algo así ocurrió, por ejemplo, con el PSOE entre 2001 y 2004, y se adivina actualmente en el Labour británico.
• Apoyo ingenuo o irrealista: existe también la posibilidad de un cierto apoyo ingenuo a iniciativas que, como la ley de RB aprobada en Brasil por el Gobierno de Lula da Silva en 2005, se queden en una pura intención declarativa, de aplicación condicionada a que algún día exista la disponibilidad presupuestaria necesaria (es decir, ad calendas graecas).
• ‘Falsas‘ RB: como se ha dicho, en algunas campañas electorales (por ejemplo, en las últimas presidenciales francesas o en los recientes comicios italianos) se han presentado propuestas de renta mínima de inserción o de impuesto negativo bajo la etiqueta de la RB, alimentando la confusión terminológica al respecto.
• Quemar la propuesta: finalmente, existen numerosos ejemplos de cómo iniciativas poco realistas, mal planteadas o mal explicadas pueden llevar la RB al centro del debate público sólo para ser derrotadas y bloquear avances en su dirección durante un cierto tiempo. Un caso clásico fue el del demogrant del candidato demócrata George McGovern en las elecciones presidenciales de 1972 en Estados Unidos. Ejemplos más recientes pueden ser los del referéndum suizo sobre la RB, o los de algunas iniciativas legislativas en diversos países que han pretendido introducirla sin especificar su financiación ni su articulación con el sistema de prestaciones existente”.

(4) Lorenzo BERNALDO DE QUIRÓS, “La polarización de las Españas” a La Vanguardia (15-12-18)

“En esta hora de las Españas cobra toda su vigencia la distinción establecida por Benjamín Constant entre la libertad de los antiguos y la de los modernos. Para la primera, lo fundamental y determinante era la participación de la voluntad popular en las decisiones colectivas; para la segunda, eso es sólo una parte e incompleta de la historia. La democracia representativa libera a los individuos del autogobierno directo y abre un enorme y fructífero campo a la vida no política –económica, social, cultural, religiosa–. Ello permite a cada persona hacer aquello que desea siempre y cuando no invada la esfera de autonomía de los demás. Ese pacifico gozo de la independencia individual se estrecha día a día y se ha diluido cuando no ha desaparecido en la teoría y en la praxis de los partidos. Casi todos defienden las tribus que han decidido representar y pueden darles el poder. El individuo es el gran ausente del panorama político hispánico.
En definitiva, la presente y expansiva polarización de las Españas es la consecuencia inevitable de su deriva iliberal. Los ideales personales se han convertido en una especie de amenazadas ciudadelas que han de defenderse frente al asalto del enemigo e imponerse a los demás si las circunstancias lo permiten. Este es el resultado de un esquema de acción y de pensamiento sectarios en los cuales la libertad de elegir y de experimentar es considerada peligrosa por quienes consideran posible y deseable lograr una solución definitiva, racional y virtuosa a los conflictos de valores existentes en la sociedad, cuya bondad es sólo imperceptible para los malvados o para los ciegos. Se trata de una versión posmoderna de las viejas guerras de religión y constituye un torpedo a la línea de flotación del diálogo, de la concordia y de la tolerancia.
Quizá la lamentable situación presente desaparezca o pierda intensidad, pero nada parece augurar una solución de esa naturaleza en el corto plazo. Las bases del modelo político-institucional, consensuadas hace 40 años, están en cuestión, y la presión de los antiliberales de todos los partidos ha fijado en buena medida el eje del debate en las Españas. Rojos y azules, nacionalistas españoles e independentistas periféricos, apóstoles de Roma y de Gomorra… muestran una inquietante disposición a sacrificar los derechos de sus adversarios, por no decir de sus enemigos, en sus respectivos altares tribales. Y que nadie lo dude porque es cierto: todos son demócratas, eso sí, adalides del axioma ‘Vox populi, Vox dei’”.

(5) Marco PASTOR, “Guía para sobrevivir a Vox” a Piedras del Papel (17-12-18)

” … creo que Vox cualifica como un partido de derecha radical, populista, nacionalista y antiinmigrante, pero no extremista, fascista, racista o antifeminista.
Efectivamente, las propuestas de Vox están a la derecha del consenso político en España, su retórica agrupa y critica a las élites del país, y su programa electoral exalta los intereses de España, enfatiza la soberanía nacional y propone medidas para reducir la inmigración y limitar los derechos de los inmigrantes. Mientras tanto, el partido (al menos a puertas abiertas) no rechaza los elementos básicos de la democracia, y sus representantes dicen estar en contra del racismo y a favor de la igualdad entre hombres y mujeres”.

(6) Guillem MARTÍNEZ, “Venite adoremus” a CTXT (16-12-18)

“… creo que la pregunta del millón es la misma desde 2012. ¿Por qué ERC no rompe la baraja? Como sucede con el Colegio Cardenalicio, todas las cúpulas de partidos procesistas no creen, saben que la party is over. ¿Por qué ERC no se separa del pack, entierra el muerto, crea un programa indepe con otros plazos y se ríe de la luna y, en ese trance, salva el increíble catalanismo/independentismo/procesismo/cómo se llame menguante de izquierdas? ¿Por qué, sabiendo la indepe lejana, ERC no abandona la Iglesia Procesista y se va a una comuna folladora de indepes, republicanos, soberanistas, federalistas, tendencias con más aproximaciones que separaciones, si bien repletas de masones, judíos y marxistas? ¿Por qué, en fin, ERC no abandona a la derechona cat a su suerte y la lía? Supongo que la respuesta es esta: porque eso sería un cisma. Algo intelectualmente costoso para un creyente. En todo lo que está pasando en Cat, en todo lo que pasará en Cat y en Esp, me temo, pesa más la esencia, el grupo, la voluntad de ser líder en un grupo nacional, que un programa político, económico y de libertad frente a la austeridad y la postdemocracia, la verticalización y reducción de la democracia. Que no lo hay”.

(7) Raimon OBIOLS, “I si sí? I si no? Piamonte del Piamonte, equilibris i ruptures de compromís” a “L’Hora” de Nou Cicle (19-12-18)

“La nostra història dels últims quaranta anys seria doncs, en terminologia gramsciana, un petit cas de ‘revolució passiva’ no reeixida, que ha arribat a un punt crític  d’impasse sense que cap força político-social pugui exercir una funció ni dirigent ni dominant. Per això s’ha entrat en l’anomia caòtica de les crides al “protagonisme de la gent“.  Per això, anomenar procés al “procés” és contradictori, una mena d’oxímoron: es tracta d’un cul-de-sac. La perspectiva que apareix a la vista sembla una prolongada guerra de desgast, esperem que incruenta, però amb una llarga llista de víctimes en tots els fronts”.

(8) Emma CERVIÑO, “El auge del feminismo. ¿Y ahora qué?” a Agenda Pública (16-12-18)

“Esta capacidad aglutinadora es interpretada como un éxito para algunas feministas, pero paras otras supone una perversión del mismo si se desvincula de sus raíces ideológicas arraigadas en la lucha contra el patriarcado y su estrecha alineación con el capitalismo. Un debate magistralmente expuesto por Cristina Monge y que se puso de manifiesto a tenor de la publicación de un artículo de Ana Botín en el que se proclamaba feminista, provocando el elogio pero también la crítica en el movimiento. El debate, por otra parte, se está produciendo también en EE.UU. en torno al conocido como Feminismo del 99%, encabezado por Nancy Fraser, preocupado por conducir al movimiento hacia posiciones más a la izquierda política y alejarse del Feminismo corporativo, próximo al neoliberalismo.
El feminismo se enfrenta, pues, a una disyuntiva: presentarse como un movimiento más aglutinador a costa de perder su esencia ideológica, o ser fiel a él mismo, pero a riesgo de perder parte del respaldo social de los colectivos menos críticos ideológicamente con el capitalismo y el modelo patriarcal.
Los éxitos del feminismo son incuestionables. Su arraigo entre la población más joven es sintomático; será difícil volver atrás. Ahora bien, el ritmo y alcance de los avances están aún por ver, más todavía con el ascenso de VOX, que puede suponer una amenaza, pero también un acicate para el movimiento, como ha sucedido en Estados Unidos ante la llegada del presidente Trump”.

(9) Peter BEINART, “The New Authoritarians Are Waging War on Women” a The Atlantic (january/february 2019)

“Trump, Bolsonaro, Duterte, Orbán, and their ilk aren’t revolutionaries. But they, too, use gender to discredit one political order and validate another. Each describes the regime that preceded him as illegitimate: Trump claimed that Barack Obama wasn’t born in the United States and thus wasn’t eligible to be president under the Constitution. Bolsonaro and Duterte accused previous governments of tolerating unacceptable levels of crime. Poland’s Law and Justice Party claimed that its predecessors were beholden to Russia and the European Union.
In each case, Trump and his ideological cousins tied their predecessor’s illegitimacy to women’s power. And in each case, their efforts to denigrate and subordinate women cemented—for their supporters—the belief that the nation, having been turned upside down, was being turned right-side up”.

(10) Manuel ARIAS MALDONADO, “Mark Lilla en el laberinto de la identidad” a Revista de Libros (19-12-18)

“En realidad, lo que Mark Lilla nos propone en este breve y sugerente libro es un argumento prescriptivo sobre la política en el nuevo siglo. Vale decir: una descripción de cómo debería funcionar la democracia, con ciudadanos dispuestos a comprometerse por el bien común al margen de sus diferencias étnicas o religiosas o ideológicas, que se sientan miembros de una misma comunidad y atiendan antes a problemas concretos que a sentimientos o conceptos. Algo así como la democracia rooseveltiana tal como la imaginamos: una esfera pública contenida por los buenos modales, un país unido ante la adversidad, una americanidad sin adjetivos ni inflexiones étnicas. Ya se ha señalado que esta versión idealizada de la democracia liberal del siglo XX no acaba de corresponderse con su realidad histórica. De hecho, existe una contradicción latente en este libro, que encontramos en todos aquellos progresistas que experimentan nostalgia de la comunidad; una nostalgia, por lo demás, comprensible a la vista del deterioro de la convivencia democrática. La contradicción está en que se defiende simultáneamente la noción de ciudadanía y se reclama un mayor sentimiento comunitario: como si estuviéramos en Atenas. Se trataría con ello de realizar en nuestras sociedades el ideal republicano que combina la lealtad ciudadana con el compromiso público. Así lo defendía el periodista Laurent Joffrin con motivo del funeral de Charles Aznavour: uno puede adherirse a la república sin renegar de sus orígenes, poniendo su voluntad por delante de su identidad.
Ni que decir tiene que se trata de una prescripción deseable a la que no cuesta mucho adherirse, similar en su espíritu a la idea del patriotismo constitucional. Se trataría de neutralizar las emociones políticas que disgregan y sustituirlas por las emociones políticas que unen. Ocurre que, en sociedades complejas que han experimentado el proceso de modernización y conocen el declive de los grandes partidos, es difícil evitar que el ciudadano recurra a su identidad como forma de expresión individual y de identificación política. La política de la identidad se revela, así, como un fenómeno de notable ambivalencia: constituye una expresión del pluralismo democrático y, al mismo tiempo, amenaza la integridad democrática de ese pluralismo. Y es que la democracia liberal se ha convertido en una democracia agonista, saturada de conflictividad, en la que el consenso parece imposible. No es de extrañar que Lilla, como todos, termine algo perdido en ese laberinto”.

 

 

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada