FOCUS PRESS 162

 

El trentè aniversari de la caiguda del Mur de Berlín ens transporta a un d’aquells rars moments històrics on l’optimisme es projecta sense ombres sobre el futur, obviant les arrels profundes de la història i menystenint les conseqüències de la caiguda de l’imperi soviètic. Heiko Maas i Josep Maria Martí Font aporten el seu testimoni d’aquell 9 de novembre de 1989, Ramón González-Férriz recomana quatre llibres per entendre l’esdeveniment i el seu abast, Andrea Rizzi constata els límits de la reunificació europea i el teló moral que divideix els països de la Unió,   Marc Bassets relaciona les turbulències d’avui amb el triomfalisme de les democràcies liberals d’aquells dies.

En el mateix sentit, Joseph E.Stiglitz [1] certifica el final de l’era neoliberalToni Roldán [2] fa un examen de consciència dels errors del liberalisme, i Harold James es fixa en el nou anticapitalisme que sorgeix en els països occidentals, mentre es consolida el capitalisme d’Estat a la Xina (Mariola Moncada). I és especialment suggerent l’assaig de Constanze Stelzenmüller [3] sobre les lliçons apreses i no apreses del canvi de fa trenta anys en relació a la guerra, la pau i la memòria; la prosperitat i la desigualtat; la democràcia i el canvi; i, finalment, la llibertat i la identitat.

Unes lliçons a retenir en aquest temps d’incerteses i de pors, de guerra tèbia com diu Enric González,  i que es manifesten en les protestes”glocals” (Andrés Ortega) que sorgeixen arreu, en un context “desglobalitzador” (Joaquín Estefanía) i en escenaris urbans (Jeffrey D.Sachs) [4]. Tanmateix, no pot abusar-se de generalitzacions a l’hora d’interpretar aquest cicle protestari que obeix a raons i lògiques diverses, sigui al món àrab (Jesús A.Núñez Villaverde), sigui a Llatinoamèrica (Dinorah Azpuru [5],  Mario Vargas Llosa), per exemple.

Incerteses i pors alimentades per la disrupció que representa la presidència de Donald Trump, que acumula evidències sobre la seva conducta irregular i el seu menyspreu als principis de la república americana (Pere Vilanova), i amb polítiques reaccionàries en el camp mediambiental (Pablo Guimón) i arbitràries  en l’acció exterior (Fareed Zakaria).

Boris Johnson representa al Regne Unit aquest propòsit disruptiu, en el que el Brexit (Chris Patten) és tan sols el principi  d’una revolució cultural britànica consistent en dinamitar l’establishment liberal en nom del poble,   com explica Yascha Mounk [6] a Letras Libres. A les eleccions del 12 de desembre es veurà si Johnson aconseguirà consolidar-se per poder proseguir el seu projecte populista (Rafa de Miguel, Cristina Manzano).

Mentre, a Itàlia, Matteo Salvini segueix acumulant força electoral amb la victòria del seu partit a les eleccions regionals d’Umbria. Marco Valbruzzi [7] atribueix l’èxit del nacionalpopulisme en regions de tradició d’esquerres a quatre factors: la capacitat de presentar-se com una alternativa al sistema polític tradicional, la desmobilització de l’esquerra, el domini de les xarxes socials i el mite del retorn al territori.

Les eleccions generals del 10-N es presenten amb signes inquietants en l’ambient: no sembla que l’escenari postelectoral afavoreixi un ràpid desbloqueig de la governació del país, amb la consolidació de l’extrema dreta com una realitat política molt més sòlida que el 28-A.

Les enquestes (40dB/El País, Gesop/El Periódico, Sondaxe/La Voz de Galicia, IMOP/El Confidencial, Sociométrica/El Español,  GAD3/ABC, Sigma Dos/El Mundo, NC Report/La Razón, SW Demoscopia/infoLibre) prediuen més abstenció, més fragmentació, més polarització i, en conseqüència, més bloqueig (Joan Tapia).  Les mitjanes de les enquestes calculades per Endika Núñez, Carles Castro i Laura Aragó o Kiko Llaneras coincideixen en pràcticament tots els casos i ofereixen aquests ventall: PSOE, 27.2-27.4 (116-121); PP, 21.1-21.8 (94-96); C’s, 8.5-9.5 (15-18); UP, 12.1-12.7 (32-36); Vox, 11.8-13.9 (38-44); Más País 3.4-4.5 (3-6); ERC, 15; JxC, 6-7; CUP, 3-4; PNV, 6-7; Bildu, 4; CC, 2; NA+, 2; PRC, 1. Veure també la nota d’Oriol Bartomeus [8] sobre els indecisos, que segons els seus càlculs serien uns dos milions d’electors, en gran part exvotants de Ciudadanos.

Cal advertir, però de l’alta sensibilitat dels electors als esdeveniments, especialment els relacionats amb la situació catalana (Esteban Hernández, Pablo Simón), i que poden provocar sorpreses el dia 10. Un indici l’estan donant les enquestes no publicades (Gesop/El Periòdic d’Andorra) que estimen un espectacular augment de Vox. Sobre el detall provincial de les prediccions electorals, consultar les estimacions de Kiko Llaneras, Carles Castro o  Luis Cano.

Aquesta inquietud va planar sobre el debat dels principals candidats (valoracións dels analistes d’Agenda Pública i d’Antoni Gutiérrez-Rubí), del que Vox en va sortir reforçat davant la passivitat de la resta, segons la majoria d’observadors (Jorge Galindo [9],  Enric Juliana, Ignacio Escolar, José Antonio Zarzalejos). Al mateix temps, creixen les crítiques a la decisió de Pedro Sánchez de convocar eleccions (Enric Juliana) i a la seva impostada duresa sobre la qüestió catalana (Rafael Jorba, Francesc-Marc Álvaro, José Antonio Zarzalejos, Josep Ramoneda).

Tot plegat, sense que la campanya hagi servit per exposar i debatre les diferents opcions sobre les polítiques públiques, especialment sobre la política econòmica en un moment de desacceleració (Josep Oliver, Raymond Torres) i sobre les polítiques per revertir l’exclusió social que, segons l’últim informe  FOESSA [10], afecta el 18.4% de la població espanyola.

A Catalunya no es veu sortida política a una situació endimoniada, de la que el sondeig anual de l’ICPS n’ofereix dades il·lustratives: Un 36.9% vol que Catalunya sigui un Estat independent (vs un 47.1 que opta per les  fórmules federal o autonòmica); però a la pregunta dicotòmica, un 43.6% respon que vol un Estat independent (vs un 47.2 que prefereix seguir formant part d’Espanya). Però un 46.0% votaria en un referèndum a favor de la independència (vs un 31.5 en contra i un 16.4 que no votaria o ho faria en blanc). Al mateix temps, només un 33.9% voldria que el procés culminés amb la independència de Catalunya (vs un 45.7 que voldria un acord amb Espanya) … I tan sols un 11.3% es creu que el procés acabarà amb la independència.

És certament difícl gestionar tantes contradiccions i  ningú gosa tallar el nus gordià. De moment, el que domina és l’estratègia de la confrontació (Lola García) -amb la seva ambigüitat sobre la violència (Andreu Claret) [11]- destinada a desestabilitzar l’Estat espanyol (Rafael Jorba), sense tenir en compte els costos de tota mena que en paga la societat i les institucions catalanes (Josep Martí Blanch, Milagros Pérez Oliva, Manel Pérez).

És més positiu parar atenció a les propostes constructives que, amb més o menys encert i fortuna, cerquen sortides polítiques, amb l’esperança que arribarà el dia en que seran d’utilitat. Aquesta setmana destaquem les aportacions de Josep Maria Vallès [12],  Vicenç Fisas, Antonio Arroyo Gil  i, molt especialment, l’articulació detallada d’un procés negociador que formula José Luis Martí  en dos articles a CTXT (I i II) [13 i 14]

La darrera proposta d’aquest Focus Press és un brillant article de Pedro Vallín [15] a La Vanguardia, on a partir de les referències cinematogràfiques de “V de Vendetta” i “Joker“, observa el procés de descomposició de la nostra societat.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Joseph E.STIGLITZ, “El fin del neoliberalismo y el renacimiento de la historia” a Project Syndicate (4-11-19)

(…) “Estamos experimentando las consecuencias políticas de este enorme engaño: desconfianza en las élites, en la “ciencia” económica en la que se basó el neoliberalismo y en el sistema político corrompido por el dinero que hizo todo esto posible.
La realidad es que pese a su nombre, la era del neoliberalismo no tuvo nada de liberal. Impuso una ortodoxia intelectual con guardianes totalmente intolerantes del disenso. A los economistas de ideas heterodoxas se los trató como a herejes dignos de ser evitados o, en el mejor de los casos, relegados a unas pocas instituciones aisladas. El neoliberalismo se pareció muy poco a la “sociedad abierta” que defendió Karl Popper. Como recalcóGeorge Soros, Popper era consciente de que la sociedad es un sistema complejo y cambiante en el que cuanto más aprendemos, más influye nuestro conocimiento en la conducta del sistema.
La intolerancia alcanzó su máxima expresión en macroeconomía, donde los modelos predominantes descartaban toda posibilidad de una crisis como la que experimentamos en 2008. Cuando lo imposible sucedió, se lo trató como a un rayo en cielo despejado, un suceso totalmente improbable que ningún modelo podía haber previsto. Incluso hoy, los defensores de estas teorías se niegan a aceptar que su creencia en la autorregulación de los mercados y su desestimación de las externalidades cual inexistentes o insignificantes llevaron a la desregulación que fue un factor fundamental de la crisis. La teoría sobrevive, con intentos tolemaicos de adecuarla a los hechos, lo cual prueba cuán cierto es aquello de que cuando las malas ideas se arraigan, no mueren fácilmente.
Si no bastó la crisis financiera de 2008 para darnos cuenta de que la desregulación de los mercados no funciona, debería bastarnos la crisis climática: el neoliberalismo provocará literalmente el fin de la civilización. Pero también está claro que los demagogos que quieren que demos la espalda a la ciencia y a la tolerancia sólo empeorarán las cosas.
La única salida, el único modo de salvar el planeta y la civilización, es un renacimiento de la historia. Debemos revivir la Ilustración y volver a comprometernos con honrar sus valores de libertad, respeto al conocimiento y democracia”.

(2) Toni ROLDÁN, “¿Qué hemos hecho mal los liberales?” a Letras Libres (1-11-19)

(…) “Los éxitos del orden liberal occidental parecen incuestionables. La libertad de empresa, la propiedad privada, las economías abiertas, el comercio, la especialización y la competencia, el desarrollo de la ciencia y las instituciones que nos dimos tras la Segunda Guerra Mundial nos han permitido alcanzar las cotas más altas de progreso que la humanidad jamás ha conocido. Sin embargo, nos enfrentamos a una de las grandes paradojas de nuestro tiempo: si el orden liberal ha sido tan exitoso, ¿por qué se encuentra amenazado? Trump, Boris Johnson. Pero también el autoritarismo de Duterte en Filipinas, el racismo de Bolsonaro en Brasil o el populismo hinduista de Modi en la India. El mundo se enfrenta a un péndulo antiliberal que nos devuelve a los tiempos más oscuros de nuestra historia: aranceles, persecución del pluralismo político, cuestionamiento del orden multilateral, vuelta del autoritarismo, xenofobia y retorno a la tribu mediante promesas de reagrupamiento nacional.
En Europa, el 7 de mayo de 2017 –muchos recordarán las figuritas de Macron y Le Pen en la pantalla del televisor– salvamos la cara por los pelos. Desde entonces partidos autoritarios están en gobiernos tan diversos como los de Austria, Holanda, Polonia o Suiza. En Hungría, Orbán ha instaurado una “democracia iliberal”. En Italia, Salvini saltó del gobierno in extremis, pero se mantiene por encima del 30% en estimación de voto y coquetea con la idea de un referéndum de salida del euro.
Ante esta amenaza, los defensores del orden liberal tenemos dos opciones. La primera es seguir haciendo lo habitual entre las élites de Occidente: reírnos de las sandeces que dice Trump, despreciar a los populistas y tratar de majaderos a sus votantes. O plantearnos el problema con un poco más de humildad y pensar qué narices hemos hecho mal para acabar así.
¿Cuáles son las causas del desasosiego? Las causas del populismo están íntimamente relacionadas con lo que se ha venido a llamar la crisis del capitalismo. Los estudios nos dicen que probablemente se mezclan dos tipos de causas, con diferente intensidad en diferentes lugares. Por un lado están las de naturaleza económica. Muchos autores (Acemoglu, Restrepo, Autor, Standing, Fetzer…) encuentran una relación entre los impactos negativos de la globalización (exposición al comercio con China, erosión de la industria), las transformaciones tecnológicas (sectores más expuestos a la automatización), la crisis financiera y económica (políticas de austeridad) y el auge del voto populista en lugares como Reino Unido o Estados Unidos. Otros investigadores (Norris, Inglehart…) centran el foco en las causas culturales: la fractura entre conservadores sociales y liberales respecto a cuestiones como la inmigración, el multiculturalismo, la nación o la autoridad es cada vez más grande, y esa polarización explicaría el apoyo a opciones autoritarias-populistas.
En lugares como Filipinas, con tasas de crecimiento por encima del 6% durante años, es probable que los motivos del avance populista sean distintos a los de Italia. Las causas son múltiples, y probablemente requieren soluciones diferentes y complejas. Sin embargo, en las democracias más avanzadas existen problemas comunes que debemos solventar si no queremos perder la batalla frente al populismo” (…)

(…) “Los liberales necesitamos ser humildes y reconocer lo que no funciona para poder ofrecer un nuevo pacto más justo a los ciudadanos. Ese pacto pasa por actualizar el compromiso con algunos de los principios liberales esenciales: la defensa de la competencia, el refuerzo de las instituciones contra los abusos de poder y el capitalismo rentista, una defensa mucho más militante de la igualdad real de oportunidades o unas políticas consecuentes con lo que nos dice la ciencia, por ejemplo, respecto al cambio climático. Sin embargo, si queremos vencer la batalla frente al populismo, debemos reconocer lo que nos dice la ciencia sobre los propios límites de la razón en política y entrar en la batalla de las emociones, lo que a los liberales nos resulta, paradójicamente, más complicado”.

(3) Constanze STELZENMÜLLER, “German Lessons. Thirty years after the end of history: Elements an of education” a Brooking Institution (november 2019)

(…) “2019: Lessons learned / Not learned
Thirty years have now passed since 1989. History, it turned out, did not end that year. Nor did war, inequality, authoritarianism, or great power competition. If anything, they are ramping up fiercely: in the world, and increasingly in Europe, too.
Wars, genocides, and ethnic cleansing in the former member states of Yugoslavia, the African Great Lakes, Afghanistan, Iraq, Syria, and Libya, as well as in Georgia and Ukraine — many of which continue to this day — have profoundly challenged the West’s values, and forced it repeatedly to deploy considerable economic or military power, as well as diplomatic capital, to stop the bloodshed and attempt to create conditions for peace. Success, it has to be said, has been mixed at best.
When al-Qaida attacked America on September 11, 2001, it took a swing at the main pillar of the trans-Atlantic alliance, and the liberal international order. The pillar remained standing, but the world saw it tremble. The global financial crisis of 2008, which enriched a few and impoverished many, undercut the liberal consensus on the universal benefits of globalization and morphed into a eurozone crisis which bitterly divided Europe.
The 2011 Arab Spring destabilized the Middle East and its turn towards tragedy, particularly in Syria and Libya, escalated Europe’s migration crisis to a new level in 2015, challenging governments and lighting a fuse under hard-right, ethno-chauvinist political groups across the West. These groups have deepened Europe’s divisions and raised questions about the viability and legitimacy of representative, pluralist, and open democracies in the modern world. Authoritarians are in power in Hungary and Poland. Illiberal great powers like Russia and China cannily exploit fissures in the West for their own purposes. Today, the transatlantic alliance as well as the European project are in great disarray and riven by self-doubt.
Reunified Germany spent a quarter-century offering excruciatingly slow responses to ever more urgent demands by its neighbors and allies that it exert greater weight in Europe. What The Economist dubbed in 2013 the “reluctant hegemon” woke up the following year: Its president, foreign minister, and defense minister all vowed at the 2014 Munich Security Conference that the Berlin Republic would henceforth assume a responsibility in line with its immensely increased economic power.
But five years later, the national mood has shifted drastically. Once confident and determined, Germans are now nervous and glum. Today, we are no longer George H.W. Bush’s preferred “partner in leadership,” (a partnership that finally came into being with the close cooperation between Barack Obama and Angela Merkel) but Donald Trump’s “bad, very bad” Germany. As the memorandum of a July 2019 phone conversation between Trump and his Ukrainian counterpart Volodymyr Zelenskiy showed (Trump: “Germany does almost nothing for you.” Zelenskiy: “Yes you are absolutely right.”), other leaders these days attempt to score points by joining in the chorus. Berlin’s relations with many of its European peers have soured. Its economy may be heading for a recession. Chancellor Merkel, in her fourth term, is helming a fractious grand coalition government; she often looks profoundly tired. Worst of all, the euphoric family reunion of 1989 has become an increasingly bitter dispute about the relationship between Germany’s western and eastern states. A nationwide poll in January 2019 showed that 52% of east Germans (as opposed to only 26% of west Germans) thought that their regional origin still set them apart. In exit surveys conducted for the September 1 regional elections in the eastern states of Brandenburg and Saxony, 59% and 66% of those polled, respectively, agreed that “East Germans are second-class citizens.” The hard-right Alternative für Deutschland (AfD) plays on these grievances expertly. In a cynical reprise of the vocabulary of the demonstrations of 30 years ago, it calls on east German voters to “resist” (suggesting they are still living in a dictatorship), and urges them to “Vollende die Wende!,” complete the revolution. Even Chancellor Angela Merkel (an East German herself) had to acknowledge the deep divide in an October 3 speech on the 29th anniversary of reunification. “We have to learn to understand that, and why, reunification was not an unequivocally positive experience for many people in the eastern German states.”
As for myself, after turning in my dissertation, I interned at a daily newspaper in Berlin and then went on to a national weekly. In the early 1990s, I wrote about the trials of Stasi officials and a village in Brandenburg where arsonists had burned down a refugee hostel. Later, I reported on German military deployments, from Belet Huen in Somalia to Kunduz in northeastern Afghanistan. I wandered silently through the blood-spattered cells of a Jesuit monastery in Kigali in July 1994 and witnessed the uncovering of mass graves on the green shores of Lake Kivu a year later. I interviewed former student leaders of the Tiananmen Square uprising who had found asylum in the U.S., as well as covered the first Yugoslav war crimes tribunals in The Hague and the final diplomatic negotiations for the International Criminal Court.
But it was my think tank career that finally took me into Eastern Europe. Unforgettable: my first trip to Warsaw, which Hitler’s Third Reich (with help from the Soviets) had tried to erase from the face of the earth, lovingly rebuilt by patriotic Poles. Countless trips across the European Union later, and with many new friends, I’m profoundly aware of all we Europeans disagree about — and how weak that makes us look. Yet I marvel at this miracle of resilience, peace, and prosperity that has grown out of the ruins of two world wars, and which has been protected and nourished by NATO and the EU. When I finally returned to the United States, a quarter-century after leaving Boston, it appeared comfortably familiar; I was certain I knew my own country. On both counts, new and painful lessons were in store.
My parents are dead now. Yet I understand much more intimately today why they were so determined to shelter their children from harm. I have met war criminals and victims, traumatized soldiers and terrified civilians, unsung heroes and dedicated, honorable politicians. I’ve interviewed people who were later murdered. I too now have memories that are hard to talk about, but they are a part of who I have become. Some of my teachers, mentors, role models, and friends are no longer alive. I miss the light and warmth they shed around them, and on the path ahead.
My education turned out to be more thorough than I could ever have imagined back on that crisp November afternoon, staring at the grainy TV. But what have I learned?” (…)

(4) Jeffrey D.SACHS, “Por qué las ciudades ricas se revelan” a “Negocios” de El País (3-11-19)

“Tres de las ciudades más prósperas del mundo han estallado en protestas y disturbios este año. París ha enfrentado oleadas de protestas y disturbios desde noviembre de 2018, poco después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, aumentara los impuestos al combustible. Hong Kong vive en crisis permanente desde marzo, después de que su presidenta ejecutiva, Carrie Lam, propusiera una ley que permite la extradición a China continental. Y Santiago de Chile ha estallado en disturbios este mes después de que el presidente Sebastián Piñera ordenara un incremento en los precios del metro. Cada protesta tiene sus factores locales diferenciales, pero en conjunto cuentan una historia global acerca de lo que puede suceder cuando una sensación de injusticia se combina con una percepción generalizada de baja movilidad social
Según la métrica tradicional del PIB per capita, las tres ciudades son ejemplos de éxito económico. El ingreso per capita ronda los 40.000 dólares en Hong Kong, supera los 60.000 dólares en París y gira en torno a los 18.000 dólares en Santiago, una de las ciudades más ricas de América Latina. En el Informe global de competitividad 2019 publicado por el Foro Económico Mundial, Hong Kong ocupa el tercer puesto, Francia el 15º y Chile el 33º (el mejor en América Latina por un amplio margen).
Sin embargo, si bien estos países son bastante ricos y competitivos según los estándares de convivencia, sus poblaciones están disconformes con aspectos esenciales de sus vidas. El Informe sobre la felicidad mundial 2019 señala que los ciudadanos de Hong Kong, Francia y Chile sienten que sus vidas están considerablemente estancadas” (…)

(…) “Quizá más importante, y menos sorprendente, sea el hecho de que las mediciones económicas de bienestar tradicionales son totalmente insuficientes para medir los verdaderos sentimientos de la población. El PIB per capita mide el ingreso promedio de una economía, pero no dice nada sobre su distribución, las percepciones de justicia o injusticia de la gente, la sensación de vulnerabilidad financiera de la población u otras condiciones (como la confianza en el Gobierno) que pesan mucho en la calidad de vida general. Por otra parte, los rankings como el índice global de competitividad del Foro Económico Mundial, el índice de libertad económica de la Heritage Foundation y la medición de libertad económica del mundo de la Simon Fraser University tampoco reflejan bien la sensación subjetiva de justicia de la población, la libertad de elección en la vida, la honestidad del Gobierno y la confiabilidad percibida de los conciudadanos.
Para aprender sobre estos sentimientos es necesario preguntarle a la población directamente sobre su satisfacción en la vida, su sensación de libertad personal, su confianza en el Gobierno y sus compatriotas, y sobre otras dimensiones de la vida social que pesan profundamente en la calidad de vida y, por ello, en las perspectivas de agitación social. Esa es la estrategia adoptada por las encuestas anuales de Gallup sobre bienestar que junto con mis colegas reportamos cada año en el Informe sobre la felicidad mundial. La idea de desarrollo sostenible, reflejada en los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) adoptados por los Gobiernos del mundo en 2015, es avanzar, más allá de los indicadores tradicionales como el crecimiento del PIB y el ingreso per capita, hacia un conjunto de objetivos mucho más ambicioso, que incluya la justicia social, la confianza y la sostenibilidad ambiental. Los ODS, por ejemplo, llaman especialmente la atención no sólo sobre la desigualdad de ingresos (ODS 10), sino también sobre mediciones más amplias del bienestar (ODS 3).
A toda sociedad le conviene tomar el pulso de su población y prestar mucha atención a las causas de infelicidad y desconfianza social. El crecimiento económico sin justicia y sostenibilidad ambiental es una receta para el desorden, no para el bienestar. Necesitaremos una provisión mucho mayor de servicios públicos, una mayor redistribución de los ingresos de los ricos a los más pobres y una mayor inversión pública para alcanzar la sostenibilidad ambiental. Aun políticas aparentemente sensatas como poner fin a los subsidios al combustible o aumentar los precios del metro para cubrir los costes conducirán a disturbios masivos si se llevan a cabo en condiciones de baja confianza social, alta desigualdad y una sensación generalizada de injusticia”.

(5) Dinorah AZPURU, “¿Afronta América Latina un problema de legitimidad?” a Agenda Pública (31-10-19)

“Si bien las violentas protestas en Ecuador y Chile han ocupado recientemente los titulares, la crisis en América Latina va más allá de esos dos países. Múltiples crisis, de distinta índole, están sucediéndose simultáneamente en diversos países de la región latinoamericana. Empezando por el norte del continente, el enfrentamiento armado entre el Gobierno y el narcotráfico en México el 18 de octubre dejó al descubierto la debilidad institucional en ese país. En Centroamérica, las protestas en contra de los presidentes de Honduras y Nicaragua, cuya ideología es opuesta, vienen ocurriendo desde hace más de un año. Algo similar ocurre en Haití.
En América del Sur, Venezuela es el caso más crítico, y millones de ciudadanos se han visto forzados a dejar su país. Pero en Ecuador el alza de los precios de la gasolina causó múltiples protestas en octubre, y están las violentas protestas contra el encarecimiento del metro en Chile. En Perú, la crisis es más bien de índole institucional, con un enfrentamiento entre el poder ejecutivo y el legislativo, aunque los ciudadanos salieron a las calles a demostrar su apoyo al presidente. En Bolivia, el cuestionamiento de las elecciones presidenciales del 27 de octubre está causando enfrentamientos entre seguidores y detractores del presidente Evo Morales. En El Salvador, Guatemala, Uruguay e incluso Argentina, las recientes elecciones han contribuido a la distensión, por lo menos de momento.
En resumidas cuentas, pocos países de la región transitan actualmente por un periodo de estabilidad política, y más bien pareciera que los conflictos se multiplican y están surgiendo en los lugares más inesperados, caso de Chile. Diversos analistas han señalado a la desaceleración económica como el principal detonante. Otros han indicado que el factor subyacente es la mala distribución del ingreso.
Ante la situación, cabe preguntarse si los conflictos son de índole temporal o, más bien, el reflejo de un problema más profundo de deslegitimación de la democracia y/o las instituciones” (…)

(…) “Para concluir, puede decirse que los cuatro países analizados afrontan serios problemas de legitimidad democrática en sus distintos niveles. Los datos provenientes del Perú son particularmente preocupantes para la estabilidad de la democracia en ese país. El hecho de que factores como la economía, la delincuencia o la corrupción se asocien a una menor satisfacción con la democracia no es sorprendente; los datos de opinión pública confirman empíricamente los análisis de los conocedores de la región y diversos medios de comunicación. Sin embargo, el análisis estadístico realizado añade que hay otros factores que tienen impacto en la legitimidad de la democracia; en particular, la percepción de que los gobernantes se interesan por la gente. En la medida que los presidentes y los políticos traten de comprender genuinamente el sentir y los problemas del ciudadano común, esta variable se fortalecerá. Y por el contrario, aunque los problemas económicos y de otra índole disminuyan, si los representantes electos son percibidos como distantes de la realidad de sus electores, se dificultará la que la democracia latinoamericana recobre su imprescindible legitimidad”.

(6) Yascha MOUNK, “La era de Boris” a Letras Libres (4-11-19)

(…) “Lo que los partidarios del brexit quieren más que nada es que el brexit sea una herramienta con la que cargarse al establishment. Al ocultar su actitud más o menos conciliadora hacia Europa con un lenguaje populista, Johnson ha sido capaz de asegurar a los brexiteers que el proyecto de arremeter contra las élites sobrevivirá al acuerdo.
Hoy, Johnson no es más que el producto de un establishment británico que ha perdido popularidad. Pero como otras personalidades del establishment, de Jaroslaw Kaczynski en Polonia a Donald Trump en Estados Unidos, se ha labrado un nombre en política atacando las piedades de la ortodoxia liberal de izquierdas. Y aunque el acuerdo que ha presentado al parlamento no era muy diferente al paquete de May con mucho maquillaje, la retórica que ha usado desde que llegó al poder ha sido radicalmente diferente: al inclinarse descaradamente por el lenguaje populista y criticar sonoramente instituciones tradicionales como el parlamento o el Tribunal Supremo, Johnson ha demostrado que considera que el brexit es el principio, y no el final, de la Revolución cultural británica.
Más allá del brexit
Cuando el brexit deje de ser el tema que acapara toda la política británica, Johnson probablemente se enfrentará a otras cuestiones del mismo modo: en tono, seguirá siendo un populista estridente. En sustancia, es probable que defienda políticas relativamente moderadas” (…)

(…) “Johnson demuestra hoy que los emprendedores políticos pueden, incluso en un país muy diverso como Reino Unido, tener éxito combinando populismo con una moderación relativa en las dimensiones económica y cultural. Esto sirve como un recordatorio de que el populismo puede sobrevivir más de lo que muchos de sus observadores suelen pensar: lejos de estar pegado a una ideología concreta que atrae a votantes mayores que no son inmigrantes, la idea de que un hombre fuerte tiene que defender a un pueblo desposeído contra una élite corrupta puede tomar diversas formas.
El camaleón del populismo sobrevive. Y la Era de Boris puede durar más de lo que todos pensamos”.

(7) Marco VALBRUZZI, “Lezioni dell’Umbria” a il Mulino (4-11-19)

(…) “4) L’eterno ritorno del territorio. Non sono ancora del tutto chiare le ragioni, ma è da circa un decennio che abbiamo capito che ci sono luoghi che si sentono abbandonati e messi ai margini da grandi processi di modernizzazione economica e tecnologica. Le piccole realtà rurali, le aree colpite dagli effetti della de-industrializzazione o le zone a concentrazione manifatturiera aggredite dalla concorrenza globale sono finite nella categoria dei places that don’t matter, luoghi che non contano e che non aspettano altro che arrivi il momento elettorale per scaricare sulle élite che contano la loro frustrazione. In passato c’era la politica, declinata organizzativamente attraverso i partiti, ad attutire il colpo e a incanalare la protesta così come la partecipazione. Il controllo del territorio rientrava tra i compiti del partito, soprattutto nelle aree subculturali (comuniste o democristiane), inclusa la rossa Umbria. Poi si è pensato che l’organizzazione territoriale fosse un peso di cui doversi sbarazzare in cambio di una personalizzazione telediretta: il partito leggero, variante del partito liquido, era il nuovo idolo da venerare. Ma non si è trattato soltanto di una ritirata organizzativa, è venuto meno anche il profilo ideologico che inquadrava il comportamento elettorale all’interno di una comune coscienza di classe in grado di unificare territori vicini e lontani. Scomparso (o fortemente indebolito) il controllo territoriale e ideale, l’unica coscienza collettiva in grado di guidare il comportamento degli elettori è rimasta quella legata al proprio luogo di residenza, alle proprie radici territoriali di appartenenza. Una coscienza, o una comunità, che si rafforza man mano che aumentano le minacce alla sua sopravvivenza, siano esse legate ai fenomeni di spopolamento, di trasferimento industriale o di arrivo di soggetti stranieri. Il voto di appartenenza ha dismesso così il suo abito partitico e ha indossato la “felpa” di ogni territorio, l’unico brand ancora in grado di suscitare qualche sentimento (o risentimento) di adesione a una causa collettiva. È a questi territori e a questi elettori che la Lega propone la sua offerta di rappresentanza attraverso una politica della presenza, un ritorno al territorio che è solo un pallido ricordo del radicamento organizzativo di un tempo, ma è comunque quel che di meglio passa il convento. Anche in questo caso Umbria docet: nei comuni delle aree interne (due terzi sul totale) la Lega ha ottenuto il 36% dei voti, mentre nei centri urbani la percentuale è crollata – si fa per dire – al 25%. Possiamo discutere se quella della Lega sia la soluzione ai problemi dei luoghi marginal(izzat)i, ma di sicuro è l’unica risposta alla domanda di attenzione e tutela che arriva da quei luoghi. Eccoci, quindi, all’ultima lezione che possiamo ricavare dal voto umbro: il territorio conta, soprattutto nei luoghi che non contano. Liquidate le grandi identità politiche, non c’è rimasto che rifugiarsi nelle piccole patrie locali come fonte primigenia di appartenenza. E ai partiti non resta che scegliere tra il soffiare sulla nostalgia delle comunità in declino oppure immaginare nuove identità collettive in grado di disegnare percorsi di ripresa. La prima strada è quella percorsa con successo dalla Lega che, fin dai suoi esordi, ha battuto con efficacia sul tasto dell’identità territoriale. Se qualcuno vuole tentare la seconda alternativa, è bene si armi di tanta pazienza e di una nuova, possibilmente coerente, lettura delle trasformazioni della società”.

(8) Oriol BARTOMEUS, “Dos millones de votantes” a Agenda Pública (31-10-19)

“Las elecciones del próximo 10 de noviembre las van a decidir dos millones de electores, los mismos que desde hace casi una década. Es un segmento electoral que se ubica en el centro, que vota en ‘clave gobierno’ y que parece que hoy, según los datos del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) hechos públicos el martes, se refugia mayoritariamente en la indecisión.
Este segmento es clave porque su voto decide el equilibrio entre izquierda y derecha, y haciéndolo define la posibilidad de configurar Gobierno. Puede decirse que éste es el voto que aupó a José María Aznar hasta la Moncloa, pero fue también el responsable de llevar allí a José Luis Rodríguez Zapatero en 2004, y mantenerlo en 2008.
En la convocatoria adelantada de diciembre de 2011, estos votantes abandonaron al PSOE y se pasaron con armas y bagajes al PP (y algunos a UPyD), asustados por las dificultades del Gobierno socialista para lidiar con la crisis. Desde entonces no han vuelto al PSOE.
En 2015 optaron por la novedad de Ciudadanos, que les ofrecía un centro amable y europeo, alejado de un PP corroído por la corrupción (seguramente este voto ya había abandonado a Rajoy en enero de 2013, cuando explotó el caso Bárcenas).
En la repetición electoral de junio de 2016, una parte de este grupo volvió al PP en un movimiento que buscaba asegurar la investidura de un Gobierno.
En las elecciones de abril, la mayor parte de este voto optó de nuevo por Ciudadanos, aunque un pedazo se desgajó para volver a un PSOE que había recuperado parte de su lustre gubernamental; y, a la vez, porque Cs había perdido buena parte de su lustre centrista, europeo y amable.
En el PSOE saben que la conquista de estos dos millones les dispara y, aún mejor, rompe el empate entre bloques. De ahí los guiños que les dedicaron, y el poco entusiasmo por pactar un Gobierno con Unidas Podemos, una operación que entendían que les alejaba de este caladero tan preciado” (…)

(9) Jorge GALINDO, “Vox y el manto protector” a El País (6-11-19)

(…) “Entre el ruido de un debate electoral, la señal que mandó Santiago Abascal al electorado fue clara: el mundo es un lugar inhóspito, pero la madre patria puede protegerte de las amenazas. En esta lógica, Vox representa la España acogedora para los que se sienten atacados por la modernidad globalizada. Se trata de un cambio sutil pero muy significativo respecto a la derecha tradicional porque parte de la defensa proteccionista-patriótica, más que desde el capitalismo y el tradicionalismo. Basten tres ejemplos de argumentos falaces pero discursivamente efectivos. Primero, como apuntó la politóloga Sílvia Claveria, Abascal se movió ligeramente desde la acusación hacia el feminismo de fomentar una “ideología de género” antitradicionalista hacia la propuesta de proteger a las mujeres de migrantes jóvenes cuyo origen, según él, haría más probables las agresiones de género. Además, acusó a sus rivales de permitir que el sistema gastase dinero en servicios para “los de fuera”, recursos que a su entender estarían mejor invertidos en “los de aquí”. Por último, sopesó una posición contraria a la integración económica global, cuestionando algunos de sus beneficios.
Este argumentario parece sacado del repertorio de la última campaña presidencial de Marine Le Pen, que se caracterizó precisamente por consolidar un discurso nacional-estatista. Pocos esperaban una exploración tan temprana de Vox de estas posiciones: al fin y al cabo, se trata de una escisión del PP que siempre ha desarrollado una versión extrema de discurso de su casa madre. Pero el pasado de un partido no define por completo su futuro: siguiendo con el ejemplo francés, la hija de Jean-Marie viró poco a poco desde el radicalismo tradicional hacia una posición de patriotismo autoritario pero benefactor. Su padre y allegados ideológicos, caudillos de una formación con décadas de historia, lucharon y siguen luchando desde la derrota contra tal decisión estratégica. ¿Por qué no iba a ser factible un giro similar en una formación más joven y vertical? Ese primer tanteo proteccionista en el debate cayó en vacío ante lo que sólo cabe interpretar como desubicación de sus rivales. Abascal les cogió con el pie cambiado: todos llevaban preparada la táctica de ignorar al recién llegado. Algo que habría tenido sentido si Vox no se hubiese movido hacia esta nueva posición, que le permite reforzar el tinte xenófobo de sus argumentos pero articulándolo en torno a la idea de protección (selectiva). La falta de respuesta se volvía entonces más llamativa. Ante la audiencia casual e indecisa, la novedad del discurso del nacionalismo total sin réplica ninguna guarda el potencial de, cuanto menos, llamar la atención. Es normal, casi necesaria, cierta alarma progresista. Ricardo Dudda, comedido columnista de esta misma casa, la representaba acertadamente en Twitter: “¿Tienes delante a un tipo que ataca al colectivo más vulnerable que se me ocurre (inmigrantes menores y solos en condiciones precarias) y no le dices nada?”.
Pero, ¿qué decir exactamente? La posición Marine Le Pen tiene la capacidad de descolocar a sus adversarios si éstos parten de posiciones tradicionales. La izquierda teme que la parte de sus votantes que se siente más vulnerable (muchas veces, sin serlo) preste oídos al proteccionismo excluyente. La derecha moderada, por su parte, no estaba en disposición de contrarrestar lo que ha legitimado con pactos en todo el territorio.
Los discursos acomodaticios son tentadores, pero compran un marco en el que la extrema derecha parte con ventaja: los votantes suelen preferir el original a la copia.
Ahora bien, una respuesta alterada y desordenada admitiendo incoherencias propias sin resaltar las de Vox habría ofrecido a Abascal un rol que ansía: el de oposición al sistema. Así que, si bien la confrontación sin ambages es necesaria, debe partir de un nivel fundamental que evite la reacción constante: antes de que el marco nacional-proteccionista trate de constreñir el debate, es necesario reforzar el propio consenso inclusivo que caracteriza a España. Existe: lo vemos sistemáticamente en las encuestas sobre minorías y Estado de bienestar. Pero no es inevitable, ni indestructible. Debe ser alimentado y puesto en valor de manera constante. Porque en él reside nuestro verdadero manto protector”.

(10) VIII INFORME FOESSA sobre Exclusión y Desarrollo Social en España (2019)

(…) “Pero la reacción ante la Gran Recesión y la respuesta de nuestros mecanismos de inclusión no solo se sustentan en lo que aportan el mercado de trabajo y las políticas sociales. El papel de la ciudadanía y el pensamiento que la mueve es clave. ¿Cuál está siendo la evolución de la reacción social contra la crisis? ¿Esta evolución es un camino hacia nuevas formas de un sentir democrático, hacia la puesta en práctica de renovados ideales o también un reforzamiento cultural de la desvinculación, el desengaño y quizá el resentimiento? ¿Cuáles son las claves para la reconstrucción de nuestro horizonte ético? Las respuestas a estas preguntas nos deberían ayudar a gestionar la diversidad actual de indignaciones y la necesidad de extender puentes para el diálogo. Aquella indignación originaria, simbólicamente representada en España en el 15M, se expresa hoy de maneras distintas a entonces, y algunas de sus expresiones se traducen en aporofobia, xenofobia y particularismos que nos alejan del sentido de la comunidad democrática en la que creemos. La indignación sigue aquí, activa, y como sociedad deberíamos ser capaces de abrir una amplia conversación pública al respecto.
Necesitamos una propuesta de horizonte ético, una pedagogía de la indignación y la esperanza. Es urgente confrontarnos con esas expresiones: generar incentivos y construir espacios para el empoderamiento social y político de las personas más afectadas por la crisis, evitando su desaparición del espacio público; aliviar la desesperación de quienes sienten que cargan con un peso insoportable; combatir la distracción de quienes bastante tienen con superar las pruebas de cada día, proporcionando seguridades básicas alternativas que las permita elevar su mirada más allá del cortísimo plazo; y estar pendientes de las señales de desesperanza que existan en nuestro entorno, porque cuando la esperanza desaparece de nuestro horizonte personal y social desaparece también nuestra capacidad de pensamiento estratégico, en el que vemos el futuro con las fuerzas del presente.
Entonces, la transición de nuestro modelo social; sujeto a un conjunto de riesgos sociales que generan unas consecuencias concretas en la población; a las que damos respuesta a través de un conjunto de políticas sociales; en un contexto de indignación e incertidumbre necesitado de una pedagogía de la es- peranza; nos obliga a plantearnos una última pregunta en este relato que es el VIII Informe FOESSA: ¿necesitamos entonces nuevas formas para la inclusión social? Los tradicionales mecanismos de inclusión vía mercado de trabajo, vía derechos y las políticas que los sustentan, vía responsabilidades individuales y compartidas, están mutando. Las dificultades a las que se enfrenta la sociedad española son hoy multidimensionales y todavía no hay suficientes respuestas para poder reorganizar nuestros mundos. Ese es el gran desafío que debemos afrontar. La incertidumbre proviene de que no conocemos a ciencia cierta cuales son las políticas que hay que poner en marcha para revertir esa situación. Las herramientas del pasado no son suficientes, y no estamos seguros de cuáles van a ser necesarias para el futuro.

Construyendo futuro en un espacio de responsabilidades compartidas supone que para que se vayan consolidando esas necesarias transformaciones y despejando las incertidumbres se hace necesario el compromiso y la implicación de todos para alcanzar un nuevo contrato social. Serán los procesos sociales los que consolidarán los cambios, ya que las nuevas prácticas no son simplemente una prolongación de lo que antes había, sino que desafía nuevas actitudes o combina elementos de diferentes ámbitos.
Con ello se abre la necesidad de crear un sector público compuesto por el espacio de trabajo conjunto de las administraciones públicas, las entidades no lucrativas y las empresas sociales, con las iniciativas ciudadanas y profesionales. Una nueva combinación de prácticas sociales para poder dar respuesta a las necesidades o problemas hoy planteados, y ello implica un cambio de patrones de comportamiento de los miembros de ese sistema social.
Y todo ello desde la perspectiva de «no dejar a nadie atrás». Una Sociedad Desvinculada que necesita revincularse, y donde la comunidad tendrá en el futuro un papel esencial”.

(11) Andreu CLARET, “Los Mossos evitaron el desastre” a El Periódico (5-11-19)

(…) “Imaginemos por un momento que no hubiese habido coordinación. O que los Mossos hubiesen adoptado una actitud más pasiva frente a la quema de más de mil contenedores o frente al intento de asalto de la Jefatura Superior de Policía. Aquellas dos o tres noches de octubre se hubiesen resuelto con un enfrentamiento entre una Policía Nacional desbordada (por falta de efectivos y menor conocimiento del entramado urbano) y una masa de jóvenes dispuestos a plantarles cara, entre los que se movían algunos aguerridos profesionales de la bronca urbana. Por mi experiencia como periodista en países muy diversos, sé que este es el peor de los escenarios. Entonces es cuando se queman coches de policía o se linchan agentes que quedan aislados y estos replican saltándose todo protocolo, esto es, haciendo uso de sus armas de fuego. Es cuando ya no hablamos de heridos, ni de globos oculares reventados (cuya autoría hay que determinar) sino de muertos.
Estuvimos en un tris. Como todo el mundo, seguí las imágenes de BTV –que merecen un premio periodístico –, y como resido muy cerca de la Via Laietana, me acerqué a ver aquello que la tele no puede mostrar: el ruido de las balas de fogueo, el olor a barricada quemada, las profesionales que levantaban aceras a golpe de pico, los policías aterrados. Comprobé la indignación de aquellos jóvenes por las sentencias, su desprecio por el pacifismo que no las han impedido, su capacidad asombrosa para hacer de una república imaginaria el contenedor de sueños y frustraciones que van más allá del independentismo, y una inconsciencia alarmante de quien no ha conocido la guerra ni ha oído hablar de ella porque son hijos del periodo de paz más largo que ha vivido Europa. También vi el miedo, incluso el pánico, de muchos agentes. Y lo más asombroso fue descubrir la extraordinaria capacidad de mover miles de manifestantes de la Via Laietana, en un santiamén, a otro lugar del Eixample, a través de una ‘app’.
Se rozó el desastre. Y si no se produjo fue por la coordinación que se ejercía desde el CECOR, con la presencia de Sallent y del ‘conseller’ Buch y la ausencia lamentable de Torra. Las cosas no fueron a más por la decisión de colocar a menudo a los Mossos en primera línea.  Esto no es una crítica a los demás cuerpos, que aguantaron situaciones muy complejas (como se vio en el vídeo filmado desde un furgón de la Policía Nacional) y que merecen el mismo tratamiento, en caso de vulneración de sus protocolos. Es una consecuencia del concepto de proximidad. Como se ve en las películas de Hollywood, cuando más cercana es una policía, mayor suele ser su capacidad de juzgar si una situación requiere seguir en la furgoneta o poner pie en tierra.
Por eso mismo, todos, independentistas o no, debemos estar agradecidos a los Mossos. Por haber aguantado no solo una lluvia de proyectiles sino insultos inmerecidos de ‘botiflers’ o de ‘fuerzas de ocupación’. ¡Qué barbaridad! A los insensatos que gritaban esto les diría que los Mossos son los que han evitado el 155, o algo peor. Claro que para quienes lo veían todo por televisión desde Waterloo, echando de vez en cuando un tuit al aire, puede que fuera justamente lo que se pretendía”.

(12) Josep Maria VALLÈS, “Cataluña entre lo improbable y lo hacedero” a El País (5-11-19)

(…) “Guste o no guste, será inevitable seguir hablando del asunto y plantear en qué medida cabe recuperar un grado de estabilidad política suficiente para atenuar los daños producidos y eliminar los daños por producir.
Llegados a este punto, sería bueno echar mano de lo que nos dicen quienes se ocupan del manejo de situaciones tan complicadas como esta. No hay soluciones sencillas para problemas tan complejos. Ante realidades de esta clase, nos recomiendan intentar la gestión de la complejidad del fenómeno, en lugar de empeñarse en ignorarla o de intentar vanamente de sofocarla. Aunque a algunos les parezca muy sencillo, entiendo que tanto impedir la independencia de Cataluña como conseguir su acomodo estable en el conjunto del Estado son proyectos que forman parte de un complejo sistema de relaciones. Es decir, de un sistema con gran diversidad de actores que usan una notable variedad de recursos e interactúan entre ellos según pautas modificables (Axelrod, 2000).
Las soluciones sencillas que valen para situaciones donde aparecen pocos actores, muy similares, con recursos comparables y en interacciones simples, valen aquí de poco. Porque no es así la cuestión que nos ocupa. No puede reducirse a un litigio de carácter jurídico-constitucional que se dirime entre actores legitimados para tratar sus argumentos legales siguiendo determinados cauces procesales. No nos encontramos tampoco ante una cuestión de orden público y de seguridad ciudadana que se resuelve con la aplicación —eficiente y proporcionada— de la fuerza pública y, si parece oportuno, mediante la limitación o suspensión de los derechos y libertades. No estamos únicamente ante un debate ideológico que contrapone visiones históricas diferentes y elabora “relatos” simbólicos no coincidentes, usando de instrumentos académicos y mediáticos. Ni se reduce a una lucha más o menos solapada por el poder económico y político entre élites burocráticas y partidistas que quieren conservarlo a toda costa o, por el contrario, aspiran a conquistarlo o a aumentarlo.
La situación que vivimos tiene algo o mucho de todo lo anterior. Querer desconocer esta diversidad de dimensiones puede ser un recurso cómodo para la polémica. Pero es totalmente estéril y contraproducente si efectivamente se desea pasar de un momento —ya bastante largo— de desajuste y desazón a una fase en la que se dé un equilibrio más funcional entre todos los elementos que componen el sistema. Las afirmaciones categóricas que simplifican el asunto confunden más que ayudan, tal como estamos comprobando repetidamente desde hace demasiados años.
Sin asumir de verdad la complejidad del tema, no se darán las condiciones de posibilidad para esbozar un principio de arreglo. Por este motivo son poco alentadoras las manifestaciones que el clima electoral está prodigando: el “ho tornarem a fer” de Torra, la reducción del conflicto al orden público de Marlaska o la apelación al integrismo jurídico de los autodenominados “constitucionalistas”. Me pregunto si estas simplificaciones respondan realmente a lo que piensan sus autores. Espero que no. En cualquier caso, es muy negativo lanzarlas al ruedo político y convertirlas en etiquetas engañosas que se interponen como obstáculo en la vía de salida que estamos esperando.
Para llegar a entreverla, no hay que perder de vista todas las dimensiones del conflicto para descubrir resquicios que permitan reajustes parciales y sucesivos. Reajustes que afectarán a todos los actores y a sus respectivas posiciones de salida. No solo en la propia Cataluña, sino en el conjunto de España. Tanto por parte de los actores institucionales y políticos, como de los sociales y mediáticos. En este ejercicio, de poco servirán quienes se presentan con vocación de “diseñador inteligente” capaz de aportar la solución perfecta y definitiva. O quienes preconizan recurrir a la espada —metafórica o real— para cortar el nudo gordiano que impide salir del atasco.
La mayor o menor probabilidad de dar con una salida hacedera dependerá del concurso de todos los actores que tengan voluntad de encontrarla. Y será menester armarse de paciencia porque el itinerario será largo y accidentado. Con un calendario prolongado y por etapas, a medida que se vayan desmontando sucesivas barreras físicas y mentales en cada una de las dimensiones que se presenta en una cuestión como esta.
De esta manera tal vez se vaya renunciando a lo improbable —la independencia inmediata de Cataluña o la extinción rápida de sus partidarios— y aspirar a algo no menos difícil pero más hacedero: una fórmula de convivencia aceptable para amplias mayorías ciudadanas, tanto en España como en Cataluña”.

(13) José Luís MARTÍ, “Soluciones” (I) a CTXT (25-10-19)

(…) “El conflicto suscitado por la voluntad de independencia de una parte muy importante de los catalanes con respecto al resto de España es, como ya he dicho, un conflicto muy complejo, que como suele suceder en estos casos, atañe a diversas partes –muchas más de dos– con intereses diferentes, no todos ellos igualmente evidentes, y que se descompone en una pluralidad de subconflictos o problemas más pequeños. Creo que cualquier persona sensata estará de acuerdo con que la solución a un conflicto de este tipo solo puede venir del diálogo y la negociación. Y, más aún, que en democracia los conflictos graves como éste ameritan de soluciones negociadas, esto es, pacíficas. Incluso aquellos que han defendido por completo la celebración del juicio del Supremo, con cada una de sus vicisitudes muy controvertidas ya desde la fase de instrucción, así como el contenido de la sentencia, incluso estas personas, digo, estarán de acuerdo en que la sentencia no resuelve el conflicto político. Y es evidente que ese conflicto político, si no queremos que se agrave, solo puede resolverse o encauzarse políticamente en democracia a través del diálogo y la negociación. Se puede también votar, claro. Pero antes de votar debe haber acuerdo sobre la votación –quién vota, qué se vota, con qué efectos, etc.–, y después aún debe seguir habiendo negociación, pues los perdedores de la votación no van a desaparecer.
Ahora, si el camino más adecuado para la resolución de este conflicto es el diálogo y la negociación, ¿qué pasos deberíamos seguir para poder alcanzar finalmente un acuerdo que sea mínimamente satisfactorio para todos? Para responder a esta pregunta debemos desarrollar un análisis negocial de la situación, y todo análisis negocial racional debe partir de una identificación correcta de las partes, de sus intereses principales, y de las diversas dimensiones del conflicto o subconflictos. Sobre estas cuestiones volveré en el segundo artículo de esta serie. Pero antes de ir a ello, permítanme comenzar por analizar cinco dificultades subyacentes que a mi modo de ver se encuentran arraigadas en la base del conflicto, y complican enormemente su resolución o canalización. Sólo si somos capaces de identificar correctamente estas cinco dificultades fundamentales, podremos tratar después de eliminarlas, eludirlas o superarlas, e iniciar así un verdadero proceso de diálogo y negociación. ” (…)

“La primera dificultad fundamental, y tal vez la más importante, es una carencia, y más concretamente la falta de voluntad de algunas de las partes de encontrar realmente una solución al conflicto” (…)

“La segunda dificultad, en buena medida causada por la primera, es que nos encontramos todavía en una fase de escalada. Si el conflicto como tal, el que una gran mayoría de lectores puede tener en la cabeza, se inicia con la reacción independentista frente a la anulación por parte del Tribunal Constitucional de determinados artículos del Estatuto de Autonomía de Cataluña en el año 2010, como analistas del conflicto debemos concluir que desde entonces el conflicto no ha hecho sino escalar. Las posiciones respectivas se encuentran cada vez más polarizadas y enconadas” (…)

“La tercera dificultad es de nuevo una carencia: la falta de reconocimiento mutuo” (…)

“La cuarta dificultad fundamental con que nos encontramos está siendo la falta notable de confianza entre las partes” (…)

“La quinta y última dificultad en este potencial proceso de diálogo o negociación es la falta de esquemas de comprensión comunes, que en parte deriva de la falta de voluntad real de sentarse a negociar y de la falta de reconocimiento mutuo” (…)

(14) José Luís MARTÍ, “Soluciones” (y II) a CTXT (6-11-19)

(…) Conclusiones: las condiciones del proceso para encontrar soluciones efectivas y reales
Sería deseable que un conflicto político multilateral y complejo como éste sea objeto de una deliberación pública continuada, inclusiva, que permita a todo el mundo expresar su punto de vista y dar argumentos en favor de una posición u otra de manera abierta y libre. Este debate debemos tenerlo en Cataluña entre independentistas y no independentistas, entre partidarios de un referéndum y aquellos que no son partidarios. Pero debemos tenerlo también en el conjunto de España, entre todas las posiciones existentes, como parte de una verdadera y sana deliberación pública y democrática.
Ahora bien, en paralelo a este debate público, permanente, abierto e inclusivo, sería deseable también que se explorasen soluciones más concretas, efectivas y reales a algunas de las dimensiones del conflicto por parte de aquellos actores que ocupan posiciones iniciales más cercanas, y entre los que por tanto es más factible que se produzca un entendimiento. Como ya he dicho, estos actores serían ERC, Comunes y PSC en el caso de Cataluña, e incluirían al PSOE, Podemos y Más País en el caso de España. De hecho, en un primer paso, que es siempre el más difícil, me parece obvio que el diálogo debería comenzar directamente entre ERC y el PSC-PSOE. Y sería aconsejable que estas conversaciones empezaran de forma discreta, si es que no han comenzado ya, fuera del fuego de artillería de aquellos que no tienen interés en que el diálogo prospere. No podemos anticipar las soluciones sustantivas que podrían surgir de este diálogo o negociación –ya avisé, al inicio de la primera parte de este artículo–, que el lector no esperara de mí un listado de soluciones concretas. Esto sería una traición al propio proceso dialogado de resolución de conflictos que defiendo en estos dos artículos. Las soluciones deberán venir como resultado de este proceso de construcción de acuerdos mutuamente satisfactorios desde la diferencia y la divergencia legítima de intereses, y no antes, como presupuestos del mismo.
Pero ¿qué condiciones debería cumplir dicho proceso para ser efectivo? Aquí van, para terminar, algunos apuntes rápidos a modo de conclusiones, todos ellos basados en lo que nos enseña la teoría de la negociación. En primer lugar, como hemos visto en este artículo, las partes no deberían acudir a las conversaciones manteniendo posiciones prefijadas y rígidas, sino con apertura de miras y espíritu creativo para explorar soluciones imaginativas, y dispuestas a cambiar/ampliar radicalmente el marco de referencia. Es necesario que se intenten generar espacios de cooperación recíproca, donde las partes no se limiten a culparse las unas a las otras por hechos del pasado o por la situación actual, sino que miren al futuro de forma constructiva, desde las diferencias, pero con respeto, empatía, confianza y responsabilidad compartidas. Como nos dice Ury, “si culpar al otro se encuentra en la base de la mayoría de conflictos que he presenciado, hacerse responsable de las relaciones ha sido el secreto para las resoluciones más exitosas que haya visto jamás”.
Es necesario también que las partes analicen con rigor los diferentes subconflictos en los que se encuentran, y los intereses genuinos y profundos que tienen en dichos subconflictos, que a menudo no están suficientemente explicitados o son incluso ignorados o desconocidos por ellas. Es necesario que tengan una visión amplia e integral del conflicto. Cuantos más temas y atributos se pongan sobre la mesa, cuantos más intereses se tomen en consideración, cuanto más se hable del largo plazo, más fácil será encontrar acuerdos en beneficio mutuo. Es necesario que las partes estén predispuestas a ser generosas, a no envidiarse mutuamente, a confiar el uno en el otro. A ser conscientes, también, de la enorme responsabilidad política que implica la situación en la que se encuentran. Como la que demostraron los políticos que negociaron la transición española, con todos los defectos que pudieran tener aquellas negociaciones.
Finalmente, hay que confiar en la ayuda de terceras partes o personas, que resultan a menudo necesarias para que el diálogo mismo sea posible y para que las negociaciones no queden atascadas. De hecho, en la conocida negociación entre Rajoy y Puigdemont, lo que mejor funcionó fue la intermediación de Urkullu. Soy consciente de que al igual que la palabra “negociación”, el concepto de “mediación” resulta incómodo para algunas personas. Pero pedir ayuda a un tercero, a alguien que se limite a conciliar o facilitar el acuerdo, no sólo es un recurso antiquísimo en la historia de la humanidad, sino además una de las fórmulas más efectivas para conseguir el objetivo de alcanzar un acuerdo verdaderamente win-win. Quizás el PNV podría volver a cumplir este papel.
En una magnífica TED Talk, William Ury nos cuenta que en una ocasión, en una de las negociaciones de paz más duras en las que ha podido participar nunca en Oriente Medio, y en mitad de hostilidades armadas abiertas, el diálogo no resultaba por supuesto en absoluto sencillo. Se encontraba más bien en un punto de mucha tensión y confrontación. Y entonces se le ocurrió detener las conversaciones y proponer a los dos negociadores principales salir a dar un paseo. Primero se trataba de airearse y cambiar de tema, ser capaces de tener una conversación relajada sobre cualquier cosa que rebajara la tensión. Sin embargo, poco a poco, mientras caminaban, y de manera natural, la conversación fue volviendo al tema de negociación principal. Pero lo hacía ahora de una forma menos confrontacional, más abierta y colaborativa. ¿Por qué? Porque cuando caminamos junto a alguien, nos dice Ury, dejamos de estar literalmente enfrentados a esta persona, uno a cada lado de la mesa, y pasamos a tener un objetivo común, una dirección compartida. Un pequeño gesto psicológico tan sencillo como éste puede resultar liberador, y la clave para resolver un conflicto complejo. Lo que me hace regresar al punto de partida, a Gandhi. Porque Gandhi tenía razón cuando nos decía que “no hay camino para la paz, sino que la paz es el camino”. Y de lo que se trata aquí es de que detengamos la escalada y empezamos a caminar juntos de una vez.

(15) Pedro VALLÍN, “Barcelona de Fawkes, Barcelona de Fleck” a La Vanguardia (3-11-19)

(…) “La ira indiscriminada contra lo que está mal (y también contra todo lo que está bien) que condensa Fleck es idéntica a la que ha llevado a Donald Trump a la Casa Blanca, de ahí que la película de Todd Phillips, bien lejos de constituir una parábola de emancipación, sea una fantasía en la que se reconoce toda la white trash (“basura blanca”) estadounidense, esa que reúne a la llamada alt-right, es decir, la ultraderecha iliberal pertrechada de semiautomáticas y crucifijos, y las masas de incel que conspiran, pálidas ante el fulgor de sus pantallitas, en las sentinas de internet, por un mundo de mujeres sumisas. Trump, no hay que olvidarlo, ganó la presidencia proponiéndose a sí mismo literalmente como un antisistema, dispuesto a plantar cara a “los burócratas de Washington y los tiburones de Wall Street”. Y por situar al Arthur Fleck que encarna Phoenix en sus justos términos políticos, cabe recordar que Trump pronunció en campaña una frase estremecedora, pero seguramente cierta, que anticipa la escena final de Joker: “Tengo a los votantes más leales. ¿Alguna vez habéis visto algo así? Podría pararme en mitad de la Quinta Avenida y disparar a gente, y no perdería votantes”. Risa y medio.
La institucionalidad madrileña maldice ideas políticas abrazando el giro antiilustrado del ficticio Fuego Nórdico de V de Vendetta, mientras las calles de Barcelona se sumergen en el desorden de los enmascarados seguidores del Joker. La descomposición de los mapas ideológicos de esta crisis de las democracias liberales avanza y se amplía. No solo un niño de papá, opulento, estúpido y maleducado como Donald Trump, supo presentarse ante los perdedores de la globalización como un vehículo de soberanía y reconquista popular sino que a este lado del Atlántico conspicuos analistas de izquierdas señalan Joker, no como un retrato del trumpismo popular que pide compasión para el votante de ultraderecha, sino como una alegoría de la revolución de los de abajo contra los de arriba. Joker da risa y da miedo, pero aquí una izquierda lo celebra. Como a Trump.
Esa confusión es la que ha prendido por doquier en la dislocada campaña electoral a la que asistimos, en la que un contenedor ardiendo –que expresa una formulación alegórica de la violencia contemporánea porque deposita en el mobiliario urbano la ira destinada a personas o instituciones– es palmaria manifestación de un momento liberador o, todo lo contrario, ira contrarrevolucionaria, en función de la ciudad de residencia del analista. Un desconcierto que alcanza a los propios incendiarios, que se ven a sí mismos como vectores de una revolución antifascista y como los agentes de una construcción identitaria. Que exigen votar y amenazan con boicotear la inminente cita con las urnas. El furor que agita en las calles de Barcelona y que muy probablemente se hará extensivo en lo venidero a otros lugares de la península –por distintos motivos aparentes pero idénticos en lo profundo: la crisis de legitimidad institucional del sistema liberal contra el que percuten lo revolucionario y lo totalitario, la utopía y la nostalgia– apunta a una pulsión democrática y reaccionaria al tiempo que nos dificulta entender nuestro alrededor.
Intimidantes caretas sonrientes, la del payaso y la del terrorista, enclavadas en un nuevo terror político que se expresa también en la más acabada distopía sobre el rencor de clase que el cine ha alumbrado para las carteleras de Halloween: The purgue (La purga: la noche de las bestias) (2013-2018), serie de películas creada por James DeMonaco que propone una democracia made in USA en la que, durante doce horas, una noche al año, ningún crimen violento es ilegal. Otra noche de desorden y fuego purificador en la que los participantes llevan máscaras sonrientes. “¿Why so serious?” nos pregunta desde hace años el Joker en pósters y camisetas. “¿Por qué tan serio?”.
Por ahí revolotea Watchmen, la serie escrita por Damon Lindelof para HBO, secuela tardía del famoso tebeo homónimo de Alan Moore, en la que, en palabras del crítico de GQ Noel Ceballos, Lindelof identifica la potencia de nuestras distopías: “Unas gafas de rayos X que, una vez puestas, revelan pasadizos secretos de la historia norteamericana, caminos no tomados (pero aún relevantes en el inconsciente colectivo) y versiones contrafactuales de hitos históricos que, por supuesto, acaban desenterrando una verdad más profunda: la distopía como única clave genuinamente reveladora para leer el presente”.
Policías ocultos tras pasamontañas amarillos y salvajes neonazis con máscaras del superhéroe de ultraderecha Rorschach, que a su vez es de nuevo Taxi driver. Barcelona, tal vez Madrid, Santiago de Chile, Hong Kong, París… Caminos no tomados, versiones contrafactuales de hechos históricos, enumera Ceballos, que parece hablarle a la cara a un país y un presente en el que en apenas cinco días se suceden anacronismos y paradojas, en evento multipantalla y en riguroso directo: una niña princesa de rizos de oro bendice su suerte, una ciudad arde entre instituciones que dicen una cosa y la contraria, una bestia durmiente bajo la montaña sale volando (como el dragón Smaug dejando Erebor) y amenaza con ser tercero en discordia ante los ojos atónitos de un país pegado al televisor, el fascismo amenazando en prime time a la política en nombre de la democracia, la capital del país declarando genocida a la filosofía política e intentando desterrar las bicis en nombre del medio ambiente, una inaudita guerra entre Gobierno y Govern tiene lugar en Narnia por culpa de una supuesta república digital fundada en una nube… Y cinco cuarentones pidiendo el voto desde el mismo monitor. Barcelona se inmola, Madrid grazna y la Ilustración que auspició el pensamiento democrático, madre del marxismo como del liberalismo, se bate en retirada. La tele ríe y da miedo, en mueca desquiciada.
Blade Runner nos contó que en noviembre del 2019 el enemigo sería indistinguible de nosotros mismos, que el aterrorizado hombre blanco heterosexual amaría a los androides y también los perseguiría para darles muerte, y que a esa ejecución sin detención ni juicio la llamaría retiro. Bienvenidos al futuro. “¿Why so serious?”.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada