FOCUS PRESS 161

La proliferació simultània de manifestacions de malestar arreu del món– Xile,  Hong Kong, Equador, Líban, Índia, Iraq …-  indica que hem entrat en un cicle llarg de protestes (Ramon Aymerich) que -en un context global de ralentització econòmica i  vehiculades  a través de les xarxes socials (Fareed Zakaria) [1]-  expressen frustracions diverses (Moisés Naím) que esdevenen el combustible idoni per la desafecció democràtica i l’expansió de nacionalismes i populismes (Joaquín Estefanía).

Aquesta onada de protesta s’ha fet sentir amb especial intensitat a Llatinoamèrica (Carlos Malamud, Juan C.Herrera,  Juan Jesús Aznárez, Rogelio Núñez [2]), on a les eleccions presidencials argentines l’enèsima versió del peronisme ha guanyat les eleccions (Lara Goyburu, Pablo Bortz), endevinant-se futures tensions amb el Brasil de Bolsonaro (Yanina Welp).

Aquesta agitació social es produeix en un marc geopolític caracteritzat pel declivi del prestigi i la influència dels Estats Units (Lluís Bassets, Eduard SolerPaul Krugman), encara que  la mort del líder d’Al Qaeda -Al Bagdadi- pot representar una victòria política per a Trump, però no una victòria estratègica (Luz Gómez, Juan Tovar [3]). Mentrestant, Rússia recupera posicions estratègiques (Mariano Aguirre) [4], Xina mira lluny (Kurt M.Campbell/Jake Sullivan)  i els poders invisibles de les grans tecnològiques desborden els marcs convencionals de la política (Enric González, Andrés Ortega [5]).

Dies de comiat a les institucions de la Unió Europea: Mario Draghi  és acomiadat amb tots els honors  (Claudi Pérez [6],  Luis Doncel), una personalitat europeista a l’alçada de Jacques Delors, segons Xavier Vidal-Folch.  I de  Donald Tusk es valora el seu coratge en el difícil paper de coordinar el Consell Europeu en aquests temps crítics (Nacho Alarcón [7]).

El Brexit s’ajorna un cop més  (Michel Barnier [8],  Nacho Alarcón, Enrique Feás, Timothy Garton Ash, Tony Blair),  a l’espera de les eleccions del proper 12 de desembre al Regne Unit (Carlos Carnicero, Miguel Otero).   Alemanya emet senyals peocupants (Jordi Alberich, Franco delle Donne). I l’est d’Europa queda lluny d’una integració europea plena (Ivan Krastev/Stephen Holmes) [9]. A la vista d’aquest quadre, Andrea Rizzi es pregunta si la Unió Europeu ja haurà viscut el seu moment culminant.

A punt d’iniciar-se la campanya electoral del 10-N, les enquestes més recents  (Sociométrica, Celeste-Tel, GAD3, Sigma Dos, NC Report) fan estimacions dels resultats que preveuen un estancament del PSOE en relació al 28-A; un clar progrés del PP, beneficiat pel daltabaix de Ciudadanos; un retrocés limitat d’Unidas Podemos; la consolidació de Vox; una tímida aparició de Más País; l’estabilitat del bloc de partits nacionalistes i regionalistes, amb la novetat de l’aparició de la CUP (Jordi Muñoz, enquesta de Gesop). Una visió de conjunt de les diverses enquestes pot trobar-se als anàlisis de Kiko Llaneras, Endika Núñez o Carles Castro i Laura Aragó.

Aquestes estimacions divergeixen de la que fa el CIS en el seu macrobaròmetre realitzat entre el 21 de setembre i el 13 d’octubre, abans dels esdeveniments posteriors que segons la majoria d’observadors estan configurant el marc polític de les eleccions (Carlos E.Cué, Esther Palomera). Les divergències principals són la sobreestimació del PSOE i del conjunt de les esquerres i la infraestimació de Vox. Tot i això,  el macrobaròmetre ofereix dades rellevants: la tendència a una menor participació, les males perspectives de Ciudadanos, la recuperació del PP, la dependència del PSOE del comportament dels indecisos, la resistència de Unidas Podemos i, en menor mesura, de Vox.  Veure els comentaris sobre l’enquesta del CIS de Kiko Llaneras, Carles Castro [10],  Rafael Méndez, Endika Núñez, Narciso Michavila i Ignacio Varela. També adquireix gran importància la pugna pels 147 escons de les circumscripcions de menys de 7 representants, on PSOE i PP es disputen els escons de Ciudadanos (José Marcos).

Més enllà de l’omnipresència dels esdeveniments de Catalunya, l’exhumació de Franco de Cuelgamuros ha estat en el centre del debat públic d’aquests últims dies (Enric Juliana, Ángel Viñas, Benoît Pellistrande, Gonzalo Alcoba …). Per a Esteban Hernández [11], aquest episodi forma part del disseny del PSOE per identificar Franco i Vox com a símbols d’una involució que només els socialistes estarien en condicions de combatre amb èxit, polaritzant així la campanya entre PSOE i Vox (Ignacio Varela). Altres analistes consideren, però, que Pedro Sánchez hauria d’anar més enllà i fer propostes de reforma política més audaces (Antonio Franco, Josep Ramoneda) pel que fa a la política territorial i abandonar el tacticisme (José Antonio Zarzalejos) que porta a embolics com el del va-i-vé del federalisme en el programa electoral (Enric Juliana, Jordi Mercader, Anabel Díez).

Com tampoc estan presents en la campanya les reformes econòmiques, socials i mediambientals (Cristina Monge, Francesc-Marc Álvaro),  congelades massa temps per la inestabilitat política. En aquest sentit  són d’interès l’apunt de Manuel Muñiz i Vicente Palacio [12] sobre els reptes pendents relacionats amb la nova revolució tecnològica i el desenvolupament sostenible, la nota d’Óscar Fernández sobre la desigualtat a Espanya i els seus efectes erosionadors del sistema democràtic, la reflexió de Carlos Bravo sobre la reforma de les pensions,  i l’article de Julia Martínez sobre el col·lapse ecològic del Mar Menor.

Ben lluny del soroll desfermat sobre la sentència del Tribunal Suprem sobre el procés, es van publicant articles d’anàlisi que estan obrint polêmiques a seguir amb el màxim interès, com la relativa a les limitacions del dret de protesta que es podria deduir de la resolució judicial:  en el Focus Press 159 vam recollir l’article  de José Luis Martí molt crític pel que fa a aquesta qüestió i que  ara ha estat replicat per Víctor Ferreres [13] al prestigiós bloc de dret constitucional Verfassungblog.

La política catalana segueix en una deriva cada cop més perillosa cap a la polarització (Josep Maria Ruiz Simon), en imposar-se de moment l’estratègia de confrontació amb l’Estat propugnada per la facció Puigdemot-Torra de l’independentisme (Lola García, Albert Sáez, Francesc-Marc Álvaro), davant la passivitat o la impotència dels sectors més possibilistes (entrevista a Joan Tardà), tot esperant que les futures eleccions a les Corts Generals primer i al Parlament de Catalunya més endavant decantin d’una vegada el pols polític entre aquestes dues faccions. Amb conseqüències negatives que afecten en primer lloc les institucions de la Generalitat (Francesc Valls), especialment a la seva policia, sotmesa a un judici d’intencions des de la mateixa presidència i de bona part del món independentista disposats a blanquejar la violència al carrer (Xavier Bru de Sala, Andreu Claret, Jordi Juan). O també les Universitats, on  claustres i  autoritats acadèmiques es mostren complaents amb les vagues dels estudiants  (Margarita León, Joan Elies, Albert Ruda). O la ciutat de Barcelona, ostatge del programa pollastre (Màrius Carol).

La polarització creixent i  la confusió entre desobediència institucional i desobediència civil tenen també  repercussions de llarg abast sobre la possibilitat de reconstruir un projecte compartit per la gran majoria de la societat catalana (Jordi Amat) i  la capacitat per dialogar amb les institucions i els partits estatals (Kepa Aulestia [14], Juan Rodríguez Teruel) [15], quan el mite central del catalanisme de la segona meitat del segle XX  – “Catalunya un sol poble”- ha quedat esbotzat per l’onada independentista (Jaume V.Aroca [16]).

Mentre, els “milloristes” -els partidaris de fer el possible per no empitjorar les coses-  mantenen la dèbil flama d’una possible sortida civilitzada del cul-de-sac, com, entre d’altres,  el Grup Pròleg (entrevista a Raimon Obiols [17],  Jordi Font), el col·lectiu Treva i Pau, l’associació El País de Demà (Antoni Bayona) [18], les revistes política&prosa amb el seu darrer número “Parlem d’Espanya” o El món de demà amb el seu últim monogràfic dedicat a “La gestió del conflicte“.

 

ARTICLES RECOMANATS

(1) Fareed ZAKARIA, “¿Tienen alguna explicación todas las protestas que hay en el mundo?” a El Confidencial (30-10-19)

(…) “A primera vista, el origen de estos movimientos parece muy distinto. Pero todos están ocurriendo con un preocupante telón de fondo: el colapso del crecimiento económico. A lo largo del año pasado, el Fondo Monetario Internacional ha cortado drásticamente sus estimaciones de crecimiento para 2019, advirtiendo que “la economía global se encuentra en una ralentización sincronizada” creciendo a “su menor ritmo desde la crisis financiera internacional”.
Cuando el crecimiento colapsa, la ansiedad aumenta, sobre todo entre la clase media que se siente exprimida, enrabietada por la corrupción y la desigualdad. Ellos tienen la capacidad de alzar la voz. Chile es un ejemplo, donde la subida de las tasas del metro ha causado la peor violencia callejera en décadas. El descontento ocurre en un ambiente donde la confianza es cada vez menor. No hace mucho tiempo, Chile era la estrella económica de Latinoamérica, con un crecimiento del 6% en los 90 y del 4% a partir de los 2000. En los últimos cinco años, la media del crecimiento ha sido del 2%. El FMI ha recortado sus estimaciones para Latinoamérica del 2% al 0,2% en el último año” (…)

“Mientras algunas de estas tendencias llevan cogiendo fuerza en los últimos años, las decisiones del líder económico mundial han llevado las cosas al borde del colapso. El proteccionismo del presidente Trump ha agitado a los gobiernos, negocios e inversores de todo el mundo. El FMI explica que la “debilidad del crecimiento es liderado por un profundo deterioro en la actividad manufacturera y el comercio global, con altos aranceles y una continuada inseguridad en política comercial afectando a la inversión y a la demanda de bienes capitales”.
La economía de EEUU está, por ahora, en buena salud, pero uno se puede preguntar hasta cuándo va a seguir siendo una isla. El mundo está plagado de incertidumbre, con el Brexit cada vez más cerca de consumarse, un ‘impeachment’ acechando en Washington y tensiones entre China y EEUU continuando. Mientras, los gobiernos se siguen quedando sin munición, con altísimas deudas y tasas de interés muy bajas.
Las protestas políticas son causadas por una combinación de extraños factores: expectaciones arruinadas, creciente desigualdad, corrupción persistente y una profunda sensación de frustración. Pero estas suelen ocurrir cuando el crecimiento económico se deprime”.

(2) Rogelio NÚÑEZ, “Tiempos recios en América Latina” a esglobal (29-10-19)

(…) “Ese permanente y creciente malestar social, que alimenta la anemia económica, se ve acrecentado por la falta de oportunidades para una población que aspira a formarse mejor y a encontrar empleos formales y bien remunerados y explica que el voto se halla convertido en una herramienta de protesta contra sistemas políticos y partidistas disfuncionales. Todo lo cual concluye en un voto de castigo a los oficialismos, en el respaldo a candidatos personalistas y antistablishment (Bolsonaro o Bukele), que tengan lugar quiebres institucionales (Perú y Bolivia) o estallidos sociales como el liderado por los indígenas ecuatorianos o los sectores populares en Chile.
El riesgo es que este incendio se extienda. Y candidatos no faltan: Argentina acaba de acudir a votar en medio de una difícil situación interna y de este complejo contexto regional. Todo ello despierta el temor de que si el próximo mandatario, Alberto Feernández, no reconduce la economía, podría tener lugar un efecto contagio. El país contiene todos de los ingredientes que están detrás del actual incendio regional: parálisis económica, Estado ineficaz, malestar social y desafección política. Y en México, si bien todavía perdura la luna de miel con Andrés Manuel López Obrador, este podría acabar siendo víctima de sí mismo y de las elevadas expectativas de cambio que generó.
América Latina vive, parafraseando a Mario Vargas Llosa, “tiempos recios” en los que el reto pasa por diseñar una alternativa socioeconómica y política capaz de evitar que el ensueño del revanchismo social genere monstruos, los cuales, como en la película Joker, acaban liderando una destructiva revuelta social. La respuesta a la actual crisis regional es política y pasa por alcanzar consensos a largo plazo para poner en marcha reformas estructurales de carácter integral capaces de construir instituciones y un Estado eficaz y eficiente que promueva el cambio de matriz productiva y el crecimiento con inclusión social. Un tarea titánica pero ineludible para que los países latinoamericanos no queden atrapados perennemente en la trampa de los países de ingresos medios, antesala para una decadencia prolongada. Son tiempos de tribulación en los que no queda otra que hacer mudanzas”.

(3) Juan TOVAR, “Una victoria política, pero no estratégica” a Agenda Pública (28-10-19)

(…) “La muerte de Al Bagdadi, dada su naturaleza esencialmente simbólica en la lucha contra el Estado Islámico, no supone su desaparición como organización terrorista, pero sí una victoria política para el presidente Trump, que le permite reivindicar el éxito de su política exterior ante la opinión pública y los sectores de su partido que defienden una estrategia enérgica en este ámbito, justo cuando más los necesita.
No obstante, la muerte de Al Bagdadi podría haber supuesto, además, una victoria si hubiese conseguido justificar la reducción de la presencia estadounidense en una región en la que Estados Unidos se ha visto empantanado desde hace décadas, constriñendo la posibilidad de confrontar desafíos estratégicos de mucha más relevancia como el ascenso de China.
Es en este aspecto, precisamente, donde los errores de la política regional de la Administración (como la retirada del acuerdo nuclear con Irán) han impedido que la victoria política de la Administración se transformase en una victoria relevante para la política exterior estadounidense. Eso sí, en este caso con una menor oposición de los círculos políticos de Washington y del establishment de su política exterior”.

(4) Mariano AGUIRRE, “En un mundo policéntrico, Rusia gana posiciones” a esglobal (28-10-19)

(…) “El presidente Putin ha declarado en diversas ocasiones que el sistema liberal internacional está acabado, y que EE UU debe asumir la multipolaridad. El fin de la bipolaridad de la Guerra Fría (Estados Unidos versus la extinta URSS) habría dado lugar a una multiplicidad de actores.  Rusia, China, Estados Unidos, Japón y Europa, junto con países emergentes, como India e Indonesia, tiene diferentes grados de poder militar y económico, y ninguno puede imponer su voluntad sobre los otros.
En un reciente artículo, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, dice que EE UU y Occidente violan las normas del Derecho Internacional que ayudaron a crear, critica las “arrogantes políticas neocoloniales que son empleadas para imponer la voluntad de unos países sobre otros”, y la “retórica del liberalismo, la democracia y los derechos humanos que van mano a mano con políticas de desigualdad, injusticia, egoísmo y la creencia en el excepcionalísimo” (esta última, una referencia a Estados Unidos).
El ministro de Exteriores critica las políticas de sanciones en nombre del liberalismo contra países como Irán, Cuba, Venezuela, Corea del Norte y Siria, el apoyo de Occidente a la fracasada Primavera árabe y “las violaciones de derechos humanos de las minorías rusas en países europeos o vecinos de Europa”.
Lavrov considera que Occidente no acepta que ha perdido poder, y que el intervencionismo humanitario, la guerra contra el terrorismo y el extremismo, y la promoción de un supuesto “orden basado en reglas”, al igual que acabar con los acuerdos de control de armas nucleares son todas excusas de Washington y sus aliados para destruir el sistema multilateral establecido al final de la Segunda Guerra Mundial y someter a otros Estados.
Así mismo, escribe que Washington intenta contener a los poderes ruso y chino, fomentando la enemistad entre ellos. Todas estas medidas irían orientadas a contener el ascenso irreversible de “una arquitectura mundial policéntrica”.
El mundo, según el ministro, debe encontrar “un equilibrio de intereses” alrededor de la Carta de Naciones Unidas, pero gradualmente adaptándose reconocer a las potencias emergentes, las nuevas asociaciones (como la Asociación de Cooperación de Shanghái) y trabajar conjuntamente en favor de una “democracia multipolar”.
Más allá de una narrativa que limpia a la política exterior de toda responsabilidad en los bombardeos en Siria o la ocupación de Crimea, la crisis de poder y legitimidad de EE UU, unida a la inestabilidad generada por la desigualdad, la pobreza y los conflictos violentos en una serie de países y regiones ofrecen importantes oportunidades a Rusia y China.
La confrontación política y comercial entre estas tres potencias, y las formas en que Estados y regiones, y muy especialmente Europa, reaccionen hacia ellas marcarán el futuro del sistema internacional.  Entre tanto, el presidente estadounidens actúa como si fuese un hombre de Moscú en Washington”.

(5) Andrés ORTEGA, “1989+30: del telón de acero a los digitales” al blog del Real Instituto Elcano (30-10-19)

(…) “No es que los físicos hayan desaparecido. Todo lo contrario. Los muros de la globalización se han ido multiplicando en muchas latitudes, esta vez no para no dejar salir, como el de Berlín, sino para no dejar entrar, sobre todo en los países ricos, además del que se construyó Israel contra los palestinos.
Los muros digitales empiezan dentro de cada cual. Porque permiten crear en nuestras mentes cámaras de eco en las que sólo entra aquella información, o deformación, con la que estamos de acuerdo. Nada de sorpresas, de leer, ver o escuchar ideas ajenas. No. Únicamente lo que ratifica nuestras creencias, o, peor aún, nuestros prejuicios. “Dale a la gente lo que quiere, aunque no sepa que lo quiere”, fue el lema de Roger Ailes, el fundador de Fox News. No hubo que esperar a las redes sociales ni a Cambridge Analytica para comprender –en el reclutamiento de yihadistas, en el referéndum sobre el Brexit o en la elección de Trump– lo fácil que resulta manipular a unos ciudadanos que han dejado de serlo, limitados a usuarios.
Mark Zuckerberg, el presidente y fundador de Facebook, en un reciente discurso que ha generado polémica, ha reconocido la “erosión de la verdad” on line, a la vez que defendido las reglas de su red social –y de la Primera Enmienda a la Constitución de EEUU, la de la libertad de expresión– que permiten que políticos, Trump incluido, mientan en ella. Pidió regulación, pero a la vez resistir a la tentación de los gobiernos que quieren limitar la libertad de expresión, que, naturalmente, incluye la libertad de mentir a sabiendas. El modelo de negocio sobre el que basan las redes sociales, y otros aspectos de la economía digital, gira en torno a la atención de los usuarios. Y para atraerla hay que generar indignación, radicalismo y falsedad.
Mas si no se logra que la gente diferencie entre lo verdadero y lo falso, no los regímenes autoritarios sino las democracias van a quedar muy tocadas. De momento, no hay instrumentos válidos. Pero hay que buscarlos, y si encuentran, aplicarlos con urgencia” (…)

(6) Claudi PÉREZ, “Draghi: y sin embargo vuela” a El País (25-10-19)

(…) “La historia juzgará si Draghi es el hombre que de veras salvó el euro o el banquero central que no pudo soportar decirle a la gente que solo lo habían imaginado: un gran periodista norteamericano calificó a Alan Greenspan, el presidente de la Fed, como “el maestro”, y la reputación de Greenspan –y la del periodista—no resistió la prueba del algodón de la Gran Crisis. Draghi, en fin, deja luces y sombras. Transformó una institución empachada de ideología en un banco central moderno y se convirtió en una especie de faro: en una crisis, la gente quiere que alguien salga y se haga cargo de la situación; ese alguien ha sido Mario Draghi. Pero también chantajeó a varios países para que pidieran duros rescates, no ha cumplido el objetivo de inflación y puede que muchas de sus decisiones –en especial el último paquete de estímulos— estén demasiado influidas por su ansia de satisfacer a los mercados.
Eso explica por qué tampoco ha hecho lo suficiente para limpiar los bancos, especialmente en su país. “Debemos mucho a Draghi por haber reconstruido un BCE enfermo”, subraya el economista Charles Wyplosz. Sus críticos destacan que ha atiborrado de anabolizantes el sistema: la economía europea parece ahora un lago tranquilo en el que flotan los nenúfares, pero bajo las aguas puede haber monstruos. Y dicen que Draghi ha roto todos los consensos. “Nunca forjó consensos: Draghi y un pequeño equipo (dos consejeros, Peter Praet y Benoit Coeuré, y dos burócratas, Massimo Rostagno y Frank Smets) lanzaban sus ideas y los demás solían limitarse a asentir”, rebate un asiduo de Fráncfort.
Su gran virtud fue decirles a los alemanes que estaban equivocados y convencerles de que Europa necesitaba imperiosamente medidas extraordinarias: sacó al BCE del rigor mortis alemán y lo americanizó. Y sobre todo creó un estilo: el BCE ya nunca será el mismo.
En el discurso del whatever it takes, Draghi trazó una singular metáfora: “El euro es como un abejorro”, dijo. “Es un misterio de la naturaleza, porque no debería volar, pero lo hace”. La política monetaria ha sido la forma de resolver –o de postergar—el conflicto Norte-Sur en Europa: de permitir el vuelo del abejorro en plena tormenta. Con el Eurobanco en terra incógnita desde hace tiempo, el margen del BCE se estrecha: el italiano lleva años predicando en el desierto que Europa necesita también activismo fiscal. Alemania se resiste. Draghi logró convencer a Merkel de que el QE era imprescindible; la labor de su sucesora, Christine Lagarde, es convencer a Alemania de que gaste. Veremos qué tal se desenvuelve Lagarde pisando esa enorme piel de plátano política: el vuelo del abejorro corre peligro. Y con él, el legado de Draghi”.

(7) Nacho ALARCÓN, “Tusk dice adiós al Consejo Europeo: el hombre que nunca huyó de una buena pelea” a El Confidencial (31-10-19)

(…) “Porque a diferencia de su antecesor, el belga Herman Van Rompuy, con poquísima personalidad y una presencia mínima, Tusk tiene mucha pegada política, le encanta el roce, el sarcasmo, las redes sociales, los grandes discursos, los chascarrillos y los dramas políticos. Vive por y para ellos.
Tusk ha sido casi un nuevo animal político en Bruselas. A medida que la capital comunitaria se ha ido convirtiendo cada vez más en una ciudad política, con su propio ecosistema del poder, el polaco se ha convertido en la “gran estrella” mediática, en el hombre que ha sabido controlar la comunicación y los tiempos de esta maquinaria.
Sí, el otro presidente, Jean-Claude Juncker, de la Comisión Europea, es también todo un personaje europeo, pero ha llegado más cansado y quemado a esta etapa. Ha tenido momentos brillantes, pero también se ha ido apagando con el tiempo. Tusk ha llegado en su plenitud, ha sido el contraste total entre los políticos europeos de este lustro y los del anterior. Frente a él están su antecesor, Van Rompuy, y el anterior presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso, que eran una máquina de generar euroescépticos por aburrimiento, la confirmación perfecta para aquellos que creen que Bruselas es una ciudad gris llena de burócratas. La noche y el día.
Por encima de todo lo demás, y esa es otra de las enormes diferencias entre los dos Donalds, Tusk es un hombre de discursos brillantes. El polaco ha acostumbrado a la audiencia europea a discurso cultísimos, llenos de referencias a literatos y personajes históricos, seguramente las mejores alocuciones de la política europea. En una de sus últimas grandes intervenciones, cuando la presidencia rumana asumió el liderazgo del Consejo en enero de 2019, Tusk dio un auténtico espectáculo: habló en rumano, hizo referencias al dramaturgo franco-rumano Eugène Ionescu, al filósofo e historiador Mircea Eliade, con recital icluido de un poema de Nichita Stanescu.
Su último gran discurso, este octubre en Atenas, fue también una demostración de la maestría de Tusk en este campo. El polaco aprovechó para hacer un repaso a su vida a través de su pasión por la historia de la antigua Grecia, se preguntó qué pensaría Tucídides de la actual crisis política en Estados Unidos y el Reino Unido, así como el ataque a las democracias liberales en algunos países del este de Europa. Recitó a Homero, de quien dijo que “dio sentido” a su vida.
Uno de esos discursos, en octubre de 2017, fue clave para evitar que el día 10 de aquel mes, Carles Puigdemont, por entonces presidente de la Generalitat, pusiera en marcha la declaración unilateral independencia. El presidente del Consejo pidió mandar un mensaje al presidente de la Generalitat: “Me dirijo a usted no sólo como presidente del Consejo Europeo, sino como alguien que cree firmamente en el lema de la UE de ‘unidos en la diversidad’, como miembro de una minorá étnica y un regionalista, como un hombre que sabe lo que se siente al ser golpeado por la policía. Como alguien, en fin, que entiende y siente los argumentos de ambas partes”, señaló Tusk, antes de lanzar su mensaje final. ‘Hoy le pido que respete el orden constitucional y no anuncie una decisión que haría un diálogo imposible, la diversidad no podría y no debería llevar al conflicto, que sería malo para los catalanes, para España y para toda Europa’” (…)

(8) Entrevista a Michel BARNIER a El País (29-10-19): “Al Reino Unido le cuesta asumir las consecuincias del Brexit”

(…) P. ¿Cree que el Brexit se le ha atragantado al Reino Unido?
R. Creo que en el Reino Unido hay una dificultad para comprender objetivamente todas las consecuencias de la decisión de salir de la UE, del mercado interior y de la unión aduanera. A menudo, estas consecuencias se han infravalorado y ahora hay una dificultad para asumirlas. Nosotros sabemos el impacto y estamos dispuestos a soportarlo. Pero las consecuencias para Reino Unido son mucho mayores y les cuesta asumirlo.
P. En el Consejo Europeo también ha habido diferencias, con algunos países esperanzados en una revocación del Brexit y otros partidarios de consumarlo de una vez.
R. Por supuestos hay diferentes sensibilidades. Pero no creo que haya ningún líder europeo a favor del Brexit. Todos lo lamentan. Una de las principales razones de la unidad de los 27 ha sido la sensación de responsabilidad ante un momento muy grave. El Brexit ha provocado un electrochoque.
P. ¿Ha sido un electrochoque positivo?
R. Ha probado que la unidad es posible. Se logró gracias al sentimiento de estar ante un momento muy grave. Pero también por otros elementos, como el nuevo discurso de EE UU en relación a Europa, el contexto geopolítico del Mediterráneo, el desafío de la emigración. Todo ello ha alentado la idea de que para abordar ese nuevo escenario geopolítico es mejor hacerlo juntos que cada uno por su cuenta.
P. ¿Juntos para hacer qué? Porque vemos que la unión bancaria no avanza, la política de asilo tampoco…
R. No es cierto. La economía se ha consolidado, hemos superado la crisis de la zona euro, se ha creado el fondo de inversión del llamado plan Juncker, hemos tomado las primeras medidas importantes en materia de defensa, hemos decidido gestionar mejor nuestras fronteras con una guardia común… Hay elementos positivos. Y todo eso no es fácil, porque no es fácil mutualizar. No somos un Estado federal ni queremos serlo. No hay un solo pueblo europeo, hay 28 pueblos europeos, cada uno con su identidad nacional. Y no es sencillo juntar a 27 países para afrontar los retos comunes. Nunca lo ha sido. Con un asunto tan grave como el Brexit hemos mostrado que con un determinado método y con el tiempo necesario, podemos estar unidos. Y debe ser posible utilizar esa unidad para otros asuntos, a partir de una agenda positiva (…)

(9) Ivan KRASTEV/Stephen HOLMES, “Explicando Europa del este: la imitación y sus descontentos” a Letras Libres (1-10-19)

(…) La histeria antiinmigrante
El trauma que provoca observar cómo la gente escapa de tu región explica lo que de otra manera parecería misterioso: el fuerte sentido de pérdida en países que se han beneficiado de los cambios políticos y económicos desde 1989. En toda Europa, las regiones que han sufrido las mayores hemorragias de población en décadas recientes han sido las más proclives a votar a partidos de ultraderecha. Esto significa que el giro iliberal en Europa Central está también profundamente enraizado en el éxodo masivo de la región, especialmente de gente joven,
y en la ansiedad demográfica que ha provocado la inmigración hacia el extranjero.
El segundo factor que explica la histeria antiinmigración sin inmigrantes nos devuelve a nuestro tema principal. Aunque no se ha producido una “invasión” de inmigrantes africanos y de Oriente Medio, los europeos del Este han estado constantemente expuestos, a través de un periodismo televisivo sensacionalista, a los problemas migratorios que abundan en Europa Occidental. La consecuencia es una nueva visión en el Este de la divisoria esencial entre las dos mitades del continente: mientras el Este sigue siendo homogéneo y monoétnico, el Oeste se ve heterogéneo y multiétnico como resultado de unas políticas inconscientes y suicidas que han permitido la inmigración fácil. Es extraordinaria la radical reevaluación de valores que se ha producido aquí. Ya no se considera que los europeos occidentales estén en la vanguardia y los del Este atrasados, ahora los populistas xenófobos consideran que los europeos occidentales han perdido el rumbo. En las febriles imaginaciones de estos populistas Europa Occidental se ha convertido en la periferia de un Gran África o un Gran Oriente Medio.
Como resultado, Europa Occidental ya no representa el modelo de un Occidente culturalmente triunfante que los europeos del Este querían imitar desde hace tiempo. Al contrario, las sociedades abiertas de Europa Occidental, incapaces de defender sus fronteras frente a “invasores” extranjeros (especialmente musulmanes), suponen un modelo básicamente negativo, la viva imagen de un orden social que los europeos del Este quieren evitar a toda costa.
Para resucitar la desaprobación moral que había antes asociada a la emigración, los populistas de Europa Central y del Este deben rechazar la idea de que Hungría, Polonia o los demás países de la región solo pueden tener éxito político y económico si imitan fielmente a Occidente. El surgimiento de la retórica nacionalista y el giro iliberal en el Este parecen un intento desesperado de construir un “muro de lealtad” que frene la hemorragia y evite que los jóvenes europeos del Este abandonen sus países.
Dicho de otra manera, los populistas de Varsovia y Budapest han convertido la crisis de refugiados en Occidente en una oportunidad para mejorar la imagen del Este. Solo si los países dejan de querer parecerse a Occidente sus ciudadanos dejarán de irse a Occidente. Para frenar la inmigración hacia el extranjero es necesario arruinar la reputación de Occidente como una tierra de oportunidades y acabar con la idea de que el liberalismo occidental es el patrón oro de un orden económico y social avanzado. El sistema de inmigración libre de Europa occidental se debe rechazar no solo porque ha traído a africanos y refugiados de Oriente Medio sino porque ha servido como un imán irresistible para los propios europeos del Este.
Un fantasma recorre Europa, el fantasma de la imitación invertida. Los actores en el “juego de imitación” posterior a 1989 están, al menos en algunos aspectos, cambiando de lugar. En algunos casos, los imitadores se han convertido en modelo y viceversa. La venganza definitiva de los populistas de Europa del Este contra el liberalismo occidental no se basa simplemente en rechazar el “imperativo de la imitación”, sino en invertirlo. Nosotros somos los verdaderos europeos, dicen Orbán y Kazcyński, y si Occidente quiere salvarse a sí mismo tiene que imitar al Este. Como dijo Orbán en un discurso muy revelador en julio de 2017, “hace veintisiete años aquí en Europa Central pensábamos que Europa era nuestro futuro, hoy pensamos que somos el futuro de Europa”.

(10) Carles CASTRO, “¿Luces largas?” a La Vanguardia (30-10-19)

“El macrosondeo del CIS para las elecciones del 10 de noviembre podría parecer un ejercicio de política ficción. El escenario prácticamente distópico que dibuja el sondeo –con hasta 150 escaños para el PSOE – choca con los registros de todas las encuestas recientes. La primera pregunta, por tanto, es si un sondeo realizado antes de la publicación de la sentencia sobre el proceso soberanista –y de la estridente insurgencia callejera que se ha desatado en Catalunya– puede predecir lo que ocurrirá en las urnas casi un mes después.
La propia nota metodológica que acompaña al barómetro –más de una docena de páginas clínicamente desaconsejables para cualquier profano– advierte que la encuesta “no es en absoluto un modelo de pronóstico de los resultados”. Se trata por tanto de una “foto fija” a un mes de las elecciones. Sin embargo, a la vista de la euforia que ha provocado en el PSOE, podría pensarse que la sofisticada estimación del sondeo se basa en un conjunto de tendencias que permiten adivinar cuál será el escenario final. Es decir, un trabajo de luces largas.
Ahora bien, el problema en este caso no reside en lo que prevén los otros sondeos (aunque resulta difícil pensar que todos ellos se equivoquen) sino en los propios datos del barómetro del CIS. Y la pregunta, entonces, es si una encuesta con algunos indicadores ligeramente peores para el PSOE que la preelectoral de abril pasado puede arrojar finalmente mejores resultados que aquella para los socialistas. Entre esos indicadores figuran las negativas percepciones sobre la situación política y económica, el ascenso de la clase política a la condición de segundo problema de los españoles o la caída en la participación declarada (que no afecta menos al PSOE, aunque sí más a Cs). Y a ello habría que añadir el estancamiento a la baja en la valoración de Pedro Sánchez, en las preferencias que suscita como presidente o en el apoyo a una victoria socialista” (…)

(11) Esteban HERNÁNDEZ, “Vox y Franco, nuestros Putin: la jugada ideológica de Sánchez” a El Confidencial (25-10-19)

(…) “En el caso español, con un partido socialista convertido en maquinaria electoral para seguir en la Moncloa y mucho menos pendiente de entender la realidad de los españoles y de proporcionar soluciones diferentes, solo queda el camino habitual para tener éxito en los comicios, el de la construcción del enemigo. Así estaba planificada la campaña del PSOE, con el doble juego de una amenaza territorial, la del independentismo, y la amenaza ideológica, la de Franco y quienes quieren regresar al pasado, todo ello envuelto en la bandera de Vox. Ahí se sintetizaba toda su oferta: necesitamos un Gobierno fuerte y estable que pueda enfrentarse a los independentistas y que, al mismo tiempo, aleje el fantasma de la involución.
Resultado desigual
La primera parte no les ha salido del todo bien, porque la frecuencia y la intensidad de los disturbios catalanes han dejado en mal lugar a Sánchez. La segunda les ha funcionado mejor, ayudados también por visiones extrañas desde la izquierda que tildaron la exhumación de “funeral de Estado”. Por eso ha comparecido públicamente Marlaska en el asunto catalán, y el presidente en funciones cuando Franco ha salido del Valle de los Caídos.
En ese vacío ideológico, con el marco de la mayoría silenciosa, se mueve el PSOE, convirtiendo a Franco y a Vox en nuestro Putin, en ese mismo enemigo al que Biden se aferra como opción electoral. La visita al monumento de las 13 rosas supone un paso más a la hora de dibujar un escenario que quizá le salga bien de cara al 10-N, pero que no deja de ser, como en el caso estadounidense, una muestra de la impotencia de las ideas de la socialdemocracia. El problema europeo y español es mayor, no obstante, porque no se atisba recambio en el horizonte. Y puesto que hay un espacio vacío, el gran peligro de estas tácticas es que se acabe dando alas a aquello que se infló con fines electorales”.

(12) Manuel MUÑIZ y Vicente PALACIO, “Los retos de España tras el 10-N” a El País (30-10-19)

“España ha dejado de ser diferente. Hoy, al igual que Europa y gran parte del mundo, nos toca hacer frente a los mismos retos: la desigualdad, las migraciones, el cambio climático, y el nacionalpopulismo. Por eso, para la generación que creció de la mano de la Constitución de 1978 y el fin de la Transición, y que hoy se sitúa en puestos de responsabilidad, la lentitud de respuesta ante los cambios por parte de nuestras instituciones, unida al clima de confrontación generalizado, producen una enorme desazón. Resulta muy duro ver cómo retornan viejos fantasmas del pasado —eminentemente el debate identitario nacional y la pulsión separatista en ciertas regiones— al tiempo que el futuro se nos escapa y nos vernos desbordados por la velocidad de cambio en la era digital. El momento es de extrema gravedad. Si el Gobierno que se forme tras las elecciones del 10-N no eleva el foco, España corre el serio riesgo de no sobrevivir al embate de una nueva crisis. Nos referimos a la necesidad de abordar tres retos principales, derivados de nuestra propia idiosincrasia nacional, pero que se corresponden con matrices de cambio a escala global.
El primero es de tipo político-institucional. Sin instituciones robustas que marquen el camino a la ciudadanía y a los agentes sociales, no es posible avanzar. Pero desde 2016 el bloqueo político tiene mucho de estructural. Nuestro marco político-jurídico, diseñado para favorecer el bipartidismo —con apoyos puntuales de la periferia vasca o catalana—, se halla en un proceso de bruscos ajustes hacia un esquema multipartidos. Es evidente que, por el momento, ese sistema vive mayormente subordinado a los intereses particulares de las fuerzas políticas y no está siendo capaz de configurar y sostener el interés general del país. El coste de estos años de parálisis política se manifiesta en la dificultad de liderar más en Europa; en no poder legislar o ajustar las partidas presupuestarias a los retos del presente, o en el hecho de enfrentar la cuestión catalana con un Gobierno en funciones.
Ahora bien, lo que algunos llaman malintencionadamente “la crisis del Estado español” es en realidad un proceso de ajuste similar al de otros países de nuestro entorno, producto de la combinación de varios factores. Uno es la baja credibilidad de las instituciones y de los partidos políticos tradicionales, muy tocada durante la crisis, y aún no recuperada del todo. De hecho, la incapacidad del multipartidismo a la hora de producir una gobernanza eficaz podría reavivar el sentimiento antiélites que alimenta, a su vez, el nacionalpopulismo. Otro factor es la emergencia de un espacio político virtual en las redes sociales, con su enorme riesgo de balcanización de la opinión pública, y que dificulta cualquier planteamiento sobre el interés general. Así las cosas, sería preciso que tras el 10-N el nuevo Gobierno configure un proyecto de país sugerente y que la generalidad de fuerzas políticas construya puentes entre sí, entre lo institucional y lo virtual, entre las élites y la mayoría, y entre el centro y las periferias” (…)

“El segundo reto es de tipo tecnológico. España, y de hecho la Unión Europea en su totalidad, están perdiendo la carrera tecnológica” (…)

“El tercer reto es el energético-medioambiental. Como españoles, tenemos pendiente racionalizar nuestros recursos energéticos y protegernos de una especial vulnerabilidad al cambio climático” (…)

“Al final, es la mayoría social quien deberá premiar a las formaciones políticas que ofrezcan un horizonte común. No partimos de cero: durante el último año, el fin de la tolerancia con la corrupción, el combate contra la desigualdad, o los movimientos por la igualdad de género y la sostenibilidad ambiental, han permeado nuestras instituciones y una parte significativa de los agentes sociales. Pero hace falta mucho más. Solo si España consolida sus instituciones y actualiza las reglas de juego podremos crecer como país, engancharnos a la nueva revolución tecnológica, ponerla al servicio de un desarrollo sostenible y tener un papel en la agenda digital y el Green New Deal europeos. ¿Prevalecerá la razón y el talento, o volveremos a perder el tren de la historia?”

(13) Víctor FERRERES, “Constitutional Conflicts. A reply to José Luis Martí  on the Spanish Supreme Court’s judgment convicting Catalan secessionist leaders” a Verfassugnsblog on Matters Constitutional (25-10-19)

(…) “Martí relies heavily on the right to protest, and criticizes the Supreme Court for treating it as an “exotic right”. The Court, of course, recognizes the constitutional protection of the right to protest, but insists that it cannot be transformed into an “exotic right to physically prevent the police officers from enforcing the law or a judicial decision, and to do it in a generalized manner in the whole territory of the regional Autonomous Community”. I concur with Martí’s claim that we should be careful when defining the limits of the right to protest, and that an expansive interpretation of the Criminal Code may lead to the infringement of the right. But I suggest we should avoid a simplistic understanding of the problem. Take the case of protesters that physically prevent members of parliament from entering the assembly to do their tasks as representatives. This is not simply a conflict between the fundamental right of protesters, on the one hand, and public interests, on the other. Fundamental rights appear on both pans of the scale. Citizens have a fundamental right to protest, sure, but they also have an equally basic right to elect their representatives, and the latter have a basic right to carry out the functions for which they have been elected. There is a clash of rights, at least apparently, and we need to harmonize them. It would be naive (and I am sure Martí will agree) to suggest we should never criminalize any form of protest at all, in order to secure fundamental rights. Non-criminalization produces costs, also in terms of protection of fundamental rights.
In a more philosophical vein, Martí refers to the work of Philip Pettit to emphasize the centrality of the right to protest in a scheme of contestatory democracy. I think this reference is illuminating for our discussion, though I have reservations about Martí’s claim that, when discussing questions of political legitimacy, “everything starts with the most basic right to protest and contest the decisions made by your authorities”. I am uneasy with the notion that “everything starts with” a particular value. I am inclined to a more coherentist and holistic approach when thinking about the grounds and conditions for the construction of a legitimate political order.
More importantly, if we think about freedom of speech in light of a republican conception of liberty, it is critical to take into account the material conditions that affect people’s choices. You may be formally free to speak your mind, but you may face circumstances of subordination that make it materially unlikely you will speak up. I say this because Martí’s argument on the chilling effect that the Supreme Court’s decision may generate when it comes to exercising one’s right to protest should be placed in a wider context. I side with Martí when he urges us to be careful about the contours of the crime of sedition and other crimes that may be applicable when citizens protest. But let us look at the broader picture from a republican perspective, to get the priorities right. Regarding protest and speech, the most serious problem in Catalonia is not that secessionists (or other movements in the future) may abstain from performing legitimate acts of protest for fear of the criminalizing consequences of the Supreme Court’s decision under examination. The gravest concern relates to the difficulty many people in Catalonia face when trying to express their rejection of secessionist ideas. Yes, those citizens are formally recognized the right to speak. As a matter of fact, however, secessionism is the hegemonic ideology held by the structures of power at the regional level in Catalonia, and it penetrates many institutional and social spheres, including public schools. The problem is especially serious in the interior parts of Catalonia, where the secessionist discourse in official and public domains is just overwhelming. Since I know Martí is sensitive to this concern, given his republican conception of liberty, I would have appreciated some mention of this issue.” (…)

(14) Kepa AULESTIA, “El diálogo imposible” a La Vanguardia (29-10-19)

“La situación en Catalunya está tan empantanada, que ni siquiera avanzan las palabras. El máximo acuerdo que puede alcanzarse se limita a un corolario que pierde sentido a cada paso. El problema es político, y no judicial; por lo que no cabe otra salida o solución que el diálogo. Dicho lo cual, nadie se pone de acuerdo en su significado. El independentismo esgrime ese razonamiento para ampliar sus bases y establecer algún nexo con la opinión de quienes no son secesionistas pero se sienten incómodos ante la judicialización del conflicto. Aunque su propia unidad se basa en el matiz que añade al diálogo: “Sin condiciones”. Con lo que exige dos condiciones tan irrenunciables como contradictorias para los partidarios de una república catalana. Que la negociación parta de cero, como si no hubiera ni Constitución ni Generalitat a partir de las que ponerse a hablar; y que los interlocutores conciban la política como un espacio ilimitado de posibilidades, en el que podría ocurrir cualquier cosa. Cuando en realidad los partidarios del referéndum para la independencia sustentan sus aspiraciones en el poder que les confiere la autonomía constitucional como única certeza.
Por su parte, Pedro Sánchez advierte que hay un problema de convivencia –prepolítico– y que la ley ha de ir por delante como condición para el diálogo. Con lo que, tal como se ha visto, cuenta con bastantes argumentos como para limitar la comunicación entre el Gobierno central y el de la Generalitat al mínimo indispensable para la administración de los asuntos ordinarios, e incluso para atajar los extraordinarios del orden público mediante –ironías del momento– un diálogo policial que la otra parte se resiste a asumir como político. Al tiempo que el diálogo entre las patronales Foment y Pimec, y entre estas y los sindicatos CC.OO. y UGT, dio lugar la pasada semana a sendas declaraciones que, por salomónicas, acababan no emplazando a nadie al diálogo pretendido porque nada se decía sobre su posible contenido. Como si los agentes económicos y sociales no tuvieran opinión al respecto, o creyeran en los milagrosos efectos de una improbable conversación.

Una vez dictada la sentencia por el Tribunal Supremo, el independentismo ha ido en sentido contrario al diálogo político que preconiza. Ha interpretado el clamor de las miles y miles de personas que manifestaban su enfado e indignación por las condenas a los políticos presos como si los representantes del secesionismo en las instituciones estuviesen obligados a contentar a los menos dialogantes, antes que a cumplir con las obligaciones de la Generalitat. La insistencia del presidente Torra en el “ho tornarem a fer”, su sorprendente anuncio de que habrá un referéndum en lo que queda de legislatura, la renuencia del Govern a condenar los hechos de violencia mientras proyecta mensajes de recriminación hacia los Mossos, la moción en torno a la autodeterminación prevista para su tramitación parlamentaria y el manifiesto de la Llotja de Mar denostando el sistema democrático vigente describen una deriva que se acerca peligrosamente a la provocación de nuevos episodios de judicialización de la crisis catalana. Los supuestos moderados del independentismo, si es que existen, se encuentran hoy más atenazados que hace diez días, porque todo el secesionismo se ha dejado llevar por su lado más emocional; y se ha dejado llevar por aquellos que operan en su seno para impedir la mínima rectificación de posturas. En una dinámica de bloques, como la provocada especialmente tras los brotes de violencia callejera, el ensimismamiento independentista induce un movimiento análogo en el constitucionalismo partidario.
La convocatoria electoral del 10-N y la inaplazable cita posterior de las autonómicas catalanas no sólo posponen todo posible diálogo en torno a Catalunya, sino que sus resultados más previsibles dificultarán el entendimiento. Es probable que en las generales el independentismo consiga capitalizar el descontento ciudadano por la sentencia del Supremo, de manera que pudiera condicionar la gobernabilidad de España en un contexto de fragmentación polarizada del arco parlamentario resultante. Pero esa misma fragmentación polarizada cerraría el paso no ya a un “diálogo sin condiciones”, sino incluso a una normalización de las relaciones institucionales que resulte netamente beneficiosa para Catalunya. El Sánchez españolizado en vísperas electorales no podrá dejar de estarlo después si se cumplen los pronósticos demoscópicos. La gran paradoja del diálogo sobre el futuro político de los catalanes es que tendría que incluir, ineludiblemente, una reforma constitucional que hoy se ve tan remota en su viabilidad como inconveniente en cuanto a sus resultados para las aspiraciones soberanistas. De ahí que lo urgente se vuelva lo importante: evitar que la situación empeore. Para lo que el independentismo institucional y el social tendrían que desprenderse ya de toda pulsión violenta; de todo ánimo de vulneración de la legalidad”.

(15) Entrevista a Juan RODRÍGUEZ TERUEL a Crónica Global (27-10-19)

(…) ¿Existe una vía posible?
Tras estos fracasos, y el consecuente tiempo de transición post-procés, hay una vía posible, sí, para que, tarde o temprano, volvamos a la obligación de articular mayorías cruzadas que reduzcan la polarización soberanista. Curiosamente, eso implicará una recuperación de los discursos de Pujol y de Maragall. Soy de quienes tienen una posición más benevolente respecto a la herencia política de Jordi Pujol, sin entrar ahora en los aspectos más oscuros de su legado, que para el tema que nos ocupa son poco relevantes. Pujol no solo comprendió siempre las implicaciones (y la fuerza) de esa pluralidad interna de la sociedad que aspiró a gobernar (toda ella, un matiz hoy no menor). También tuvo la inteligencia política de anticipar los costes de despreciar esa pluralidad. Desde ese punto, el procés es también un fracaso temporal del nacionalismo más genuinamente pujolista. Pero todos los descendientes del procés acabarán volviendo a Pujol. Si me permite simplificar, ese posibilismo -injustamente despreciado como la puta i la ramoneta- es la estrategia más razonable, a mi entender, para forjar mayorías en una sociedad étnicamente plural. Pujolismo, maragallismo o PSUC… no siendo lo mismo, son todos antónimos de la belgicanización catalana. –

Si Torra quiere hablar con Sánchez, ¿se puede generar también una demanda interna en Cataluña de hablar con el independentismo para pactar un nuevo consenso interno, desde los medios de comunicación públicos al papel de las escuelas y la inmersión lingüística?
–Ese es un camino posible. Sin embargo, aún hay que evolucionar más. No estoy seguro de que hayamos llegado al punto de tensión que lleve a ambas partes -dirección del movimiento independentista y partidos mayoritarios del Congreso- a aceptar esos términos del debate (lengua, escuela, medios, mossos). Hay que reconocer aquí que a los líderes políticos españoles les costará entrar a negociar en esos términos (con las contrapartidas correspondientes para el lado independentista) si es el resultado de la derrota del independentismo. ¿Para qué negociar concesiones con los derrotados? Sobre todo, si persiste la tentación de regresar al viejo modelo de intercambiarnos espacios de poder, como he comentado al principio. Si ERC acepta ser la nueva CiU, podemos volver a los viejos tiempos. Esa es la posición que muchas veces se observa en buena parte de los sectores políticos y mediáticos más jacobinos. No me convence.
–¿Por qué?
–En realidad, los arreglos federales o consorcionales llegan cuando todos los otros escenarios son peores. No son producto de la magnanimidad, sino de la necesidad. Ambos lados accederán a negociar en esos términos cuando se reconozcan mutuamente debilitados. No es ese el punto en el que estamos. Desde luego, no mientras haya dirigentes en la cárcel porque eso desequilibra demasiado la balanza en favor de la política española. Al margen de cuestiones morales o legales, la liberación de los presos es una condición básica para reconducir el conflicto por cauces consensuales. ¿A alguien se le ocurre que algún dirigente político español entre en una prisión para hablar de acuerdos o negociaciones? Antes de eso habrá poco que hacer. Después, no está asegurado. Dependerá de nuestra madurez política.
–¿Ha habido un exceso de ingenuidad en la sociedad catalana o de vivir fuera de la realidad en su forma de relacionarse con el Estado?
–Más que ingenuidad, un error de cálculo fenomenal basado en un mal diagnóstico por parte de los dirigentes, y alentado a menudo por una visión distorsionada de la otra parte. Resulta un sarcasmo que hayamos pasado unos años dedicados a la construcción de estructuras de Estado (por cierto, sin que casi nadie haya reivindicado las verdaderas estructuras de Estado de que dispone Cataluña para incidir en el cuadro de mandos de la política española) y al final la lección sea que hemos descubierto que el Estado -español- es más fuerte de lo que nos creíamos. Por no hablar de la leyenda del reconocimiento internacional inminente auspiciada por la Conselleria d’Afers Exteriors, y finalmente desmentida por la realidad: la UE es una alianza de Estados que, por encima de cualquier principio, se respetan y protegen entre sí. ¿Hasta qué punto eso se debe a la pérdida de conocimiento sobre cómo funcionan realmente las estructuras políticas? En la lista de libros fundamentales sobre política catalana (a la que el procés apenas ha podido aportar nada), se encuentra un volumen publicado en 2006 y editado por destacados historiadores y periodistas de este país: La rectificació. Siendo todos y cada uno de sus capítulos todavía hoy de lectura imprescindible, pienso ahora en el que escribió Enric Juliana, donde ya hacía mención al desconocimiento del funcionamiento del Estado por parte de cada vez más políticos catalanes como un factor disfuncional de la primera legislatura del tripartito. Creo que hoy estamos aún peor en ese aspecto. La caricatura a la que el independentismo catalán pretende reducir hoy las instituciones políticas españolas no ayuda a plantear bien les escenarios de enfrentamiento o de negociación que podríamos tener por delante.
–¿Cuál cree que es el efecto más trágico de eso?
–El efecto más trágico de esa acumulación de errores de cálculo se ha visto con la judicialización del proceso, y con la frivolidad con que, durante 2016 y 2017 se trató, desde los dirigentes independentistas, las posibles consecuencias penales que podían derivarse de algunos de sus actos (más allá de si esas consecuencias son justas o no). El “No s’atreviran” que repetían en privado a quienes sí temían lo que se podía venir es una terrible evidencia de ese desconocimiento. Las frivolidades en política siempre tienen un previo excesivo. Hay que añadir, aunque no me lo ha preguntado, que no ha habido menos desajustes del diagnóstico en el lado contrario durante la etapa de Rajoy: desde la perplejidad ante los primeros años del movimiento hasta la absoluta incertidumbre con la que se proyectó la aplicación del 155. Que sus principales responsables no dejen de repetir hasta hoy que fue toda una sorpresa la aceptación por parte de la administración catalana de aquella autoridad sobrevenida es una muestra del desconocimiento que tenía el gobierno Rajoy de lo que iba a hacer tras aquel 26 de octubre. Sin duda, contaba con muy malas antenas. Gracias al PSC, Sánchez no sufre ese problema. Si el procés ha tenido algo de fallo cognitivo generalizado, podríamos hacer una lectura optimista de estos años: hemos aprendido que sabíamos muy poco del adversario, y ahora deberíamos no repetir tantos errores de previsión. Para empezar, debemos conocernos mejor. ¿Es eso pedir mucho en los tiempos de Twitter? (…)

(16) Jaume V.AROCA, “Catalunya no es un solo pueblo” a La Vanguardia (26-10-19)

“’Catalunya no es un solo pueblo’, afirmó categóricamente Pedro Sánchez en la rueda de prensa tras la última cumbre de Bruselas. También Pablo Casado el día 21 de este mes abundó en esta cuestión. Dijo: “Que Catalunya es un solo pueblo es una ensoñación totalitaria”. Nadie le respondió. Parece que ya no importa.
En otro momento de nuestra historia política ambas afirmaciones habrían recibido la réplica inmediata de los líderes catalanes. Que Catalunya era un sol poble fue durante mucho tiempo un axioma.
Superada, tras el desastre de la Segunda Guerra Mundial, la visión etnicista de la patria, este concepto rector de la política catalana, acuñado por Josep Benet en los años sesenta, sugería que Catalunya era un solo pueblo en su diversidad. En la diversidad de orígenes, clases y convicciones. Benet reivindicaba a Catalunya como un sujeto político complejo. Complejo pero único en sí mismo.
Para que se entienda la diferencia conceptual: mientras que Sánchez y Casado afirman que la Catalunya actual no es un solo pueblo para subrayar la división interna de la sociedad catalana, Benet proponía hace medio siglo precisamente lo contrario: que Catalunya era un solo pueblo a pesar de que en su seno convivían visiones muy distintas de lo que significaba ser catalán. Esa fue la base del acuerdo que facilitó el ­regreso de la democracia y la autonomía a Catalunya en los años setenta.
Bien es cierto que el pacto político al que dio pie la idea de un sol poble fue claramente desigual en las condiciones de partida. Las clases subalternas, los centenares de miles de trabajadores del campo que llegaron a Barcelona antes y durante el franquismo, aceptaron participar en la devolución del poder arrebatado en la Guerra Civil a las clases rectoras de Catalunya a cambio de que estas compartieran con los recién llegados el progreso y les permitieran, con su fuerza de trabajo, adecentar sus barrios, construir los centros de salud y edificar las escuelas que necesitaban sus hijos.
Ha pasado casi medio siglo.
En Catalunya han crecido como mínimo dos generaciones desde que Benet alumbró la idea que fraguó el pacto de la unidad en Catalunya. Hoy los actores son bien distintos. Ya no hay clases rectoras en los términos en las que las conocimos –medidas en la distancia política e intelectual que separa al propio Josep Benet o Pasqual Maragall de Quim Torra–. Del mismo modo que las clases subalternas son otras. A su manera, aquellas que participaron en el pacto y sus descendientes han progresado y se han emancipado. Algunos de sus hijos y nietos, hoy, son independentistas porque tampoco para ellos el proyecto político español resultó atractivo. (Paradoja del presente: los mismos que han debilitado el Estado, vendiéndolo al mejor postor en finas lonchas, exigen desde sus tribunas un Estado fuerte para responder al desafío de Catalunya.)
Al tiempo, la precariedad –ese no es un dato menor para entender los violentos altercados de las pasadas semanas– es hoy un fe­nómeno interclasista, afecta por igual a los nuevos inmigrantes y a los hijos de las clases medias. Buena parte de la sociedad catalana vive comprimida en la base. Sus salarios, sus barrios, sus escuelas y universidades y, sobre todo, sus expectativas no prosperan como lo hicieron en la segunda mitad del siglo pasado. Tal vez vivimos entonces los mejores momentos de nuestra historia.
Ahora somos una sociedad de enorme complejidad. El independentismo, que rompió el acuerdo original, ha puesto al descubierto la precariedad de los consensos internos del país. Hoy Catalunya es una nación averiada en demasiadas cosas.
Tal vez esa es una de las razones por las que cuesta tanto dar marcha atrás a los errores polí­ticos cometidos en los últimos tiempos. Porque ya no sólo estamos discutiendo el sí o no a la ­independencia. En este sentido, que Catalunya logre ser un país independiente es una cuestión contingente. Es algo mucho más profundo lo que está en discusión, que se arrastra del pasado y amenaza el futuro. Ya no es ­posible recuperar los consensos y el viejo orden social del que ema­naba el principio rector de un sol poble .
Ahora, tal vez no queda más que avanzar hacia otras aspiraciones menos ambiciosas, a otras re­presentaciones políticas, sociales y territoriales quizás más efec­tivas. Tal vez ahí esté la salida. Con independencia de la independencia”.

(17) Entrevista a Raimon OBIOLS a Crític (29-10-19): “Equidistància? si ho és, que sigui de combat contra la política de blocs”

(…) “Recobrada la democràcia, érem conscients que el país, segons la política que s’hi practiqués, ens podia petar a les mans. D’això també en tenien consciència el PSUC, els sindicats obrers i el President Tarradellas, amb el seu “Ciutadans de Catalunya, ja sóc aquí”. En la Catalunya d’avui, aquest risc d’un trencament social de caràcter etnolingüístic ha ressorgit. Ara, a diferència de les quatre darreres dècades, hi ha partits que incentiven la confrontació, que miren d’instrumentalitzar les identitats, jugant amb foc. Tant de bo els esdeveniments actuals els facin reflexionar, perquè el risc és enorme, a Catalunya i a Espanya. He llegit unes declaracions de Carme Forcadell (a la que voldria en llibertat ara mateix), dient que a Catalunya “hi ha molta gent que no és independentista, que defensa les llibertats i els drets fonamentals, i a qui, si els fas triar entre Espanya i Catalunya, trien Espanya”. Està bé, però no és exacte. A Catalunya, pel que fa a sentiments d’identitat i pertinença, hi ha una ampla gamma de Pantone. Si es fes obligatòria la reducció al blanc i negre, seria un trauma.
En tot cas, les paraules de Forcadell m’han fet recordar que jo deia, quan vam constituir el PSC i en els anys posteriors, que la unitat civil de Catalunya, és a dir el nostre propi futur nacional, exigia que ningú obligués als ciutadans d’aquest país a “triar el color del passaport” o a escollir “entre el pare i la mare”. Ara he vist que aquesta metàfora l’han usat Ignatieff i Iceta: és d’estricte sentit comú, en un context de complexitat i d’imbricadíssima interdependència, on la cirurgia política és letal de necessitat, no diguem ja les destralades.
Estàvem i seguim estant, a favor de la fusió i contra la fissió, divisió sempre molt perillosa, i em sembla que el nostre full de serveis a la societat catalana és positiu en aquest camp, no per mèrits especials sinó perquè reflectíem i coneixíem bé el país real. D’altra banda, també això ens permetia ser presents en un poblet gironí i a la Catalunya metropolitana. Els darrers anys del “procés” han metropolitzat més el PSC, inserit en una tendència social i electoral evident. En un moment àlgid del “procés”, això tingué un reflex orgànic, no en forma d’escissió sinó amb algunes diàspores disperses, satel·litzades pels dos grans pols processistes. M’agradaria que això es revertís, naturalment, perquè més que de “dues ànimes”, m’ha agradat sempre parlar de dues ales, que quan s’equilibren permeten volar més amunt. Això val sobretot per Catalunya, on, quan parlem en termes de llengua i de sentiments d’identitat, hi ha també dues ales.
Equidistància, doncs? Si ho és, que sigui de combat contra la política de blocs. No hi ha hagut a Catalunya -ni hi hauria d’haver mai- dos blocs tancats i oposats, com voldrien els nacionalismes antagònics, extrems i instrumentals. Ara: la violència política i la manca de sortides polítiques podria precipitar-nos vers una situació nefasta, d’”ulsterització” per entendre’ns. Aleshores sí que dos blocs confrontats serien potser inevitables, i ens trobaríem -tots- en un carreró sense sortida. Una situació així no sols faria pràcticament impossible un camí evolutiu cap a més autogovern, sinó que generaria un camí agònic o, com a mínim, un llarg període de declivi. Per responsabilitat i per simple instint de supervivència, cal evitar aquesta forçada obligació a triar un camp, com si fóssim en una guerra. Constitueix una brutalitat que la majoria de la societat catalana rebutja. A l’Òmnibus del CEO d’ara fa un mes, un 76,6% donava suport a “una política de diàleg i negociació”, i només un 11,3% ho feia a “una política unilateral per part del Govern de Catalunya”.
D’altra banda, aquesta brutalització seria un drama totalment inútil, perquè un “nosaltres contra ells”, o un “o nosaltres o ells” no resoldrà mai, per definició, un problema que només es pot solucionar amb un “nosaltres i ells”, si és que, per simplificar, parlem en aquests termes que, com he dit, són erronis per reduccionistes, tant quan parlem de la
societat catalana com de la relació entre Catalunya i Espanya. Els únics que poden abonar aquesta sortida nefasta serien els nacionalistes catalans i espanyols, retroalimentant- se fins a l’abisme. La meva equidistància és de combat perquè sé que hi ha gent que impulsa aquests programes antagònics i complementaris per garantir-se cotxe oficial a Barcelona i a Madrid, i perquè penso que són nefastos” (…)

(18) Antoni BAYONA, “Salir del atasco en Cataluña” a Agenda Pública (30-10-19)

(…) “Si descartamos en este momento las reformas del Estatuto y de la Constitución, la pregunta que debemos hacernos es sí existe margen suficiente para articular una propuesta ambiciosa por otras vías. Por otras vías entendemos los acuerdos políticos y su articulación mediante los instrumentos jurídicos adecuados. A priori, podría parecer que no existe demasiado recorrido para esta opción. Pero no debiera ser necesariamente así si consideramos que la Constitución es más abierta y flexible de lo que parece en materia de autonomía territorial. No deberíamos confundir entre la praxis aplicativa del título VIII de la Constitución con el hecho de que esta praxis deba ser el resultado de una única interpretación o aplicación posibles de la Constitución; y esto permite especular con soluciones alternativas para articular una propuesta de calado.

¿Cuál podría ser la orientación de una propuesta como ésta? En mi opinión, habría que combinar esencialmente dos elementos: los contenidos materiales y los instrumentos de implementación, que pueden ser diversos. Sobre los primeros, una oferta política debiera abarcar necesariamente la financiación, el reparto de competencias entre el Estado y Cataluña y el reconocimiento de una posición singular de ésta en los aspectos más relevantes relacionados con su identidad nacional” (…)

“Son diversos los ámbitos a considerar y se han señalado sólo los más relevantes. Pero si sumamos todos ellos, se podría construir una propuesta articulada, sólida y coherente para propiciar un cambio sustancial respecto de la situación actual. Es necesario insistir en que hay recorrido para la política, mucho más de lo que pueda parecer a simple vista, aunque sólo sea para encontrar una solución provisional a la espera de que las circunstancias sean más propicias para abordar reformas de mayor alcance.
No podemos ser ingenuos y olvidar que para unos una propuesta de estas características parecerá ridícula y otros la entenderán como la cesión a un chantaje político. La situación a la que hemos llegado es paralizante. Pero a estas alturas todo el mundo debería tener claro que el inmovilismo no es una solución válida y que, como se dice coloquialmente, hay que mover ficha con urgencia ocurra lo que ocurra. Las elecciones del próximo 10 de noviembre serán determinantes para saber hasta qué punto ello es posible”.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada