FOCUS PRESS SETMANAL 150

 

La devastació política, institucional i ètica provocada per la presidència de Donald Trump és inconmensurable. N’és un exemple ben patent el seu comentari racista contra unes congressistes demòcrates (David Remnick) [1]. O,  en l’àmbit institucional, l’enfonsament que està causant de la “millor diplomàcia de la història”, segons Lluís Bassets.

El cas de Trump és un dels molts exemples de la irrupció d‘elements perturbadors que desestabilitzen l’ordre democràtic existent. El filòsof alemany Dieter Thomä  analitza aquest fenomen en el seu llibre Puer robustus. Una filosofía del perturbador, al que Manuel Arias Maldonado [2] dedica el seu article setmanal a la Revista de Libros.

D’un altre caire és la perturbació en l’ordre econòmic i financer  provocada per l’anunci de Facebook de posar en circulació una criptomoneda pròpia anomenada Libra (Carlos Guadián, Miguel Solana). Aquesta possibilitat aixeca fortes reticències d’economistes com  Joseph Stiglitz,  que no creu que es pugui dipositar la confiança en aquests sistemes que, a més, intenten escapar a la seva regulació. Més contundent és encara Nouriel Roubini [3], que veu en les criptomonedes un altíssim risc de frau i abusos a gran escala davant la passivitat dels reguladors financers.

El procés de primàries presidencials del Partit Demòcrata nordamericà (Javier Tamames) posa al descobert les tensions generacionals i ideològiques, simbolitzades en les figures contraposades de Nancy Pelosi i Alexandra Ocasio-Cortez (Amanda Mars ) [4]. Un procediment de selecció de les elits polítiques que contrasta amb l’utilitzat pel Partit Comunista Xinès sobre el que  Alberto Ballesteros  [5] publica un detallat informe a  El orden mundial.

La renovació institucional de la Unió Europea  (Andrés Ortega) ha viscut el seu moment crucial amb l’elecció per una ajustadíssima majoria del  Parlament Europeu de la  nova presidenta de la Comissió, Ursula von der Leyen (declaració programàtica, entrevista a El País, comentaris de Ramón González Férriz i Guillermo Altares), després de vèncer les fortes reticències del Parlament suscitades per la decisió del Consell Europeu de no respectar el mètode del Spitzenkandidat (Nacho Alarcón, Arman Basurto, Alberto Alemanno, Uwe Optenhögel, Cristina Ares).

La nova Comissió té pel davant qüestions de gran envergadura com la solució final a l’embolic del Brexit ( Álvaro Oleart, Enrique Feás, Xavier Vidal-Folch, Nicolas Baverez, Gordon Brown);  la reforma de l’Eurozona,  sobre la que la dura experiència de Grècia projecta lliçons a tenir en compte (panel d’Agenda Pública/Política Exterior, Luciana Castellina); la ratificació de l’acord comercial amb Mercosur (Alicia García Herrero);  la potenciació de la política exterior comunitària (Pablo R.Suanzes) , amb temes prou delicats com la ingerència russa en la política interna d’alguns països membres de la Unió com Itàlia (José Ignacio Torreblanca, Steven Forti). Per una visió realista de l’estat de la Unió Europea, veure l’entrevista a Luuk Van Middelaar [ 6], on critica que es parli continuament de projecte europeu i no tant del fet polític consolidat que ja és avui la UE.

La política espanyola segueix en stand by pel més que probable, a dia d’avui, bloqueig de l’investidura presidencial de Pedro Sánchez (Benoît Pellistrande [7],  Enric Juliana, Guillem Martínez, Lola García ). No remet  la desconfiança política entre Sánchez i Iglesias, entre el PSOE i Podemos, fins al punt d’haver-se trencat el diàleg ( Pedro Sánchez, José Antonio Zarzalejos, editorial de El País, Enrique Gil Calvo, Enric Juliana, Lucía Méndez). Des del punt de vista socialista les raons d’aquesta desconfiança apunten a la disfuncionalitat d’una govern bicèfal i a les divergències de fons en temes clau com el de Catalunya (José Antonio Zarzalejos , Marc Murtra,  Felipe González , Francesc-Marc Álvaro). Sobre les posicions de Podemos i les seves debilitats, veure l’entrevista de Pablo Iglesias a La Sexta, la crònica de Pedro Vallín  i l’anàlisi d’Andreu Claret. En definitiva, un panorama que avala la sentència de Carlos Elordi: “Esto ya ha terminado mal“.

Sobre aquesta estranya situació de bloqueig, Javier Pérez Royo [8] argumenta que no té sentit negociar al mateix temps la decisió sobre la investidura i la configuració del govern i del seus suports. Per la seva banda, Víctor Lapuente apunta que Pedro Sánchez fins ara ha demostrat grans habilitats polítiques, però encara no ha demostrat la seva voluntat i capacitat de governar.

La possibilitat d’una repetició electoral al novembre  és valorada com una irresponsabilitat institucional (Luis Barbero) i com una temeritat política (analistes d’ Agenda Pública/El País,  Milagros Pérez Oliva ). Mentre, s’especula amb l’efecte d’una hipotètica concurrència electoral del partit d’ Íñigo Errejón, amb un debat de fons sobre la identitat ideològica de l’esquerra a l’esquerra del PSOE,  barrejat amb la discussió sobre la interpretació del fenómen Vox ( César Rendueles [9],  Esteban Hernández).

En mig de l’embolic polític segueix imperturbable “l’elefant” del judici de l’1-O i les seves múltiples derivades (Jordi Nieva-Fenoll). Entre elles, el moviment del Tribunal Suprem consultant al Tribunal de Justícia de la UE sobre la immunitat d’Oriol Junqueras (Antoni Bayona, Javier Pérez Royo). O la sentència rellevant del Tribunal Constitucional sobre l’aplicació de l’article 155 (Germán M.Teruel) [10]. I tot plegat amb una renovació pendent dels màxims organs de la judicatura espanyola (José María Brunet).

Les rèpliques en la política catalana  del bloqueig polític general afecten en primer lloc a tot l’espai independentista (Jordi Juan), dividit profundament per la posició a adoptar en l’investidura de Pedro Sánchez ( Isabel Garcia Pagan): mentre ERC i un sector postconvergent, amb els presos i Artur Mas al capdavant, s’inclinen per facilitar la investidura (Francesc-Marc Álvaro) , el president Torra (carta oberta de Torra a Sánchez),  un altre sector postconvergent i l’ANC estan decidits a oposar-s’hi, tot reafirmant-se en la via unilateral (entrevista a Torra). I més enllà de l’àmbit independentista, Santi Vila esbossa diverses possibilitats per reconstituir un espai de catalanisme moderat.

Entretant es produeix un degoteig de gestos de rectificació en el món independentista que comencen per un reconeixement del fracàs del 2017 (Xavier Vidal-Folch) i tenen continuïtat amb propostes de futur que renuncien a la unilateralitat com la plantejada per Roger Torrent inspirada en la Llei de Claredat canadenca (Rafael Jorba, Francesc de Carreras)… Fins i tot la CUP està assajant una rectificació (Astrid Barrio), sense oblidar els inspiradors intel·lectuals del procés com Ferran Requejo .

Segons la darrera enquesta de Gesop/El Periódico els esdeveniments polítics en curs no alterarien l’actual  correlació de forces entre els blocs independentistes/no independentistes, però en canvi es produirien moviments significatius: ERC afiançaria la seva hegemonia dins el bloc independentista, mentre que el PSC recuperaria centralitat (Roger Palà, Manel Manchón  ) i superaria àmpliament a Ciutadans. És interessant l’observació de Roger Senserrich sobre l‘evolució de les preferències per la independència de Catalunya a les enquestes del CEO que  considera que estarien més vinculades  a l’evolució de la posició dels partits que a la dels enquestats individualment.

Per l’inventari de propostes sobre la sortida del conflicte català convé retenir les conclusions de les sessions dels “Diálogos. Andalucía-Cataluña. Catalunya-Andalusia” ( Jaume Suau) [11]. I Alfredo Pastor en un article recent posava sobre la pista d’una conferència de Joseph H.H.Weiler [12] sobre la idea de “nació de nacions”, on proposa un nou redactat de l’article 1 de la Constitució Espanyola que digui: “España es una monarquía parlamentaria y un Estado indivisible, miembro d ela Unión Europea, compuesto por una nación de naciones

ARTICLES RECOMANATS

(1) David REMNICK, “A racist in the White House” a The New Yorker (15-07-19)

(…) “The present moment is never fixed, or not for long. History is in the hands of members of Congress who have the option to collude or impeach, go along or resist; it is in the hands of citizens who can vote or stay at home. In 1989, we lived the illusion of unstoppable democratic advance. Democratic values have since receded. In 2008, we enjoyed the illusion of racial progress. Today, Donald Trump is in the White House.
“The slave went free; stood a brief moment in the sun; then moved back again toward slavery,” Du Bois wrote in his great study, “Black Reconstruction in America.” Then came the Second Reconstruction, better known as the civil-rights movement. Now we are where we are. What’s next is entirely up to us”.

(2) Manuel ARIAS MALDONADO, “Tragicomedia del perturbador” a Revista de Libros (17-07-19)

(…) “el problema del orden político no podrá resolverse jamás. Se diría que el aumento de las herramientas participativas a disposición de los ciudadanos en las democracias liberales, que han pasado a asumir con normalidad la movilización colectiva y se han encontrado de golpe con una esfera pública digitalizada en la que todo el mundo puede expresar opiniones, habría de suponer el final controlado del viejo perturbador. Pero no es el caso: éste reaparece con un chaleco amarillo, una camiseta morada o una pancarta contra el islam. Desde cierto punto de vista, el orden se ha precarizado y es ahora la excepción: la democracia liberal ha mutado en democracia agonista –sin dejar por ello de ser liberal– y la guerra de opiniones tan temida por Hobbes no conoce tregua. Se plantea con ello una pregunta diferente: ¿quién es el verdadero perturbador allí donde la perturbación se ha convertido en hábito? Y aún otra: ¿no abren los acontecimientos políticos de los últimos años la inédita posibilidad de una perturbación que consiste en el retroceso y, tal vez, la abolición de la democracia misma?
La ambigua virtud del perturbador ya no puede darse por supuesta. Tal como se ha apuntado anteriormente en este blog, la imaginación social y política a la que se refiere Thomä no siempre conduce a un mundo mejor: puede ser también perversa o conducir a destinos indeseables. De ahí que la perturbación no se deje codificar. Y si bien la democracia no puede desatender la cuestión del orden, tampoco puede cerrar la puerta al desorden, dado que éste terminará por derribarla. Ahora bien: para mantener el equilibrio entre uno y otro no existen fórmulas mágicas. Por eso la figura del puer robustus es tragicómica: el orden perturbado y reordenado volverá a ser perturbado y reordenado, en una sucesión sin final, hasta la perturbación definitiva. La democracia tiene finales felices, como lo tiene Nacida ayer, pero no un final feliz. Será mejor acostumbrarse”.

(3) Nouriel ROUBINI, “La gran criptoestafa” a Project Syndicate (16-07-19)

(…) “En los mercados de criptomonedas abundan las prácticas de manipulación de precios, por ejemplo: información distorsionada (pump‑and‑dump), compraventa simultánea para generar actividad artificial (wash trading), colocación de órdenes ficticias (spoofing), abuso de información privilegiada, etcétera. Según un estudio, hasta el 95% de todas las transacciones en Bitcoin son falsas, lo que indica que el fraude no es la excepción sino la regla.
Por supuesto, no sorprende que un mercado no regulado se convierta en paraíso de estafadores, delincuentes y vendedores de humo. Los criptoderivados crearon una industria multimilmillonaria, que no sólo incluye los mercados en sí sino también propagandistas disfrazados de periodistas, oportunistas que maquillan sus libros financieros para vender “shitcoin” y lobistas en busca de exenciones regulatorias. Detrás de todo eso hay un nuevo negocio delictivo que dejaría en ridículo a la Cosa Nostra.
Ya es hora de que los organismos regulatorios de Estados Unidos y otros países intervengan. Hasta ahora, los reguladores estuvieron distraídos mientras el criptocáncer hacía metástasis. Según un estudio, el 80% de las “ofertas iniciales de monedas” en 2017 fueron estafas. Como mínimo, hay que investigar a Hayes y a todos los que manejan fraudes similares desde paraísos fiscales extranjeros, antes de que estafen y arruinen a varios millones más de inversores minoristas. Hasta Steven Mnuchin, secretario del Tesoro de los Estados Unidos (y nada partidario de la regulación financiera), coincide en que no se puede dejar que las criptomonedas se conviertan en “el equivalente de las cuentas secretas numeradas” que por mucho tiempo fueron la exclusividad de terroristas, mafiosos y otros delincuentes”.

(4) Amanda MARS, “Ocasio-Cortez frente a Pelosi: la batalla demócrata” a El País (14-07-19)

“Una es la mujer más joven de la historia en entrar en el Capitolio, la otra lleva tres décadas en la jungla política de Washington. Una se ha convertido en punta de lanza de la izquierda outsider, la otra es la quintaesencia del establishment. Una es capaz de hacer vibrar a jóvenes de todo el mundo con sus encendidos discursos, la otra ha desatascado las legislaciones más complicadas y doblado el brazo a Donald Trump. Una es poderosa en las redes sociales, la otra es poderosa a secas. La congresista Alexandria Ocasio-Cortez, estrella revelación con 29 años, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, de 79, se han enzarzado esta semana en una trifulca pública que exhibe el conflicto de las dos almas del Partido Demócrata.
Las diferencias con Pelosi han sido frecuentes en estos meses, pero el incendio más sonado comenzó hace una semana, cuando la veterana demócrata desdeñó la influencia de Ocasio y otras nuevas caras del Congreso especialmente peleonas. “Toda esta gente tiene su público, lo que sea, su mundo de Twitter”, dijo en una entrevista en The New York Times, “pero no tienen seguimiento. Son cuatro personas y esos son los votos que tienen”, afirmó.
Las elecciones de noviembre devolvieron la mayoría de la Cámara baja a los demócratas y colocaron a Pelosi de nuevo como la tercera autoridad del país, además de la persona más poderosa del partido, pero trajeron también una nueva hornada de legisladores —más bien, legisladoras— muy heterodoxas que no tienen ningún problema en publicar en Twitter todas sus discrepancias con compañeros del partido. Se las conoce ni más ni menos que como el squad (el batallón) y lo forman, además de la archiconocida Ocasio, de Nueva York, otras tres mujeres que han roto algún tipo de barrera invisible: Ilhan Omar (Minnesota) y Rashida Tlaib (Michigan), las dos primeras musulmanas en llegar al Capitolio, y Ayanna Pressley, la primera congresista afroamericana por Massachusetts” (…)

(5) Alberto BALLESTEROS, “Así funciona el Partido Comunista Chino” a El orden mundial (14-07-19)

(…) “¿Qué futuro aguarda al Partido?
Si hay una característica que hace al Partido Comunista Chino diferente de los partidos políticos de las democracias liberales es que no compite con otros por el control del país, sino que es en sí mismo la agrupación de las personas que gobiernan China. Esto no significa que no haya otras formaciones políticas en el país, pero la Constitución —aprobada por el propio PCCh— dicta que solo los comunistas pueden gobernar.
Tampoco parece que esto suponga un problema. Ni entre los residentes en el país ni entre los millones de ciudadanos chinos que viven en el extranjero, han surgido movimientos significativos que se opongan al régimen comunista. Más bien lo contrario: la opinión mayoritaria de la ciudadanía parece ser de apoyo a su sistema político, algo que los expertos achacan a la estabilidad que ha conseguido el país bajo su mando. Los chinos tienen en alta estima a los líderes que han traído prosperidad, y durante las últimas décadas el repunte económico y social de China ha sido extraordinario.
Además, la sociedad china se identifica con el Partido, cuyos militantes son promocionados en función de sus méritos según marca la tradición del confucianismo. Por lo tanto, y a pesar de que los recientes cambios puedan dar pie a un Gobierno todavía más autoritario donde un solo hombre acapare enormes cuotas de poder, no parece que hoy haya en China un profundo deseo de transformación política”.

(6)  Entrevista a Luuk VAN MIDDELAAR a El Mundo (17-07-19): “No vamos a ser unos Estados Unidos de Europa en los próximos 50 años”

(…) “No puedes seguir aferrado siempre a un ancla pesada ni atrapado en un corsé que limita los movimientos imprescindibles para sobrevivir. Eso se vio muy bien en la crisis del euro o en la de los refugiados, desafíos que requerían una batería de habilidades que la UE no tenía, porque la gente pensó que no serían necesarias. Ahora que hablamos de política pura, con dilemas muy reales, esas capacidades son cada vez más imprescindibles. Si sólo tienes reglas, que además son tan difíciles de cambiar como las de la UE, no te puedes mover. Si es todo improvisación, no te queda ni sustancia ni predictibilidad. Hace falta un equilibrio adecuado, pero algo más de capacidad de improvisación y de actuar rápido no sería una mala cosa para Europa” (…) “Hay al mismo tiempo un falso dilema que no soporto: el de que o nos convertimos en los Estados Unidos de Europa o afrontaremos un Eurocalipsis. No es cierto y lleva a una histeria permanente. Es comprensible hasta cierto punto, pero es un enfoque norteamericano. Nosotros deberíamos tener más confianza propia, tenemos nuestra forma de hacer las cosas, trabajamos juntos desde hace más de 60 años y sabemos que no vamos a ser un súperestado” (…) “Si hablamos de un horizonte de más de 50 años no importa, y no vamos a ser unos Estados Unidos de Europa en los próximos 50 años. Pensar más allá es pura especulación teórica. Gobiernos, parlamentos y opinión pública saben que no somos eso, pero también que las alternativas que se ven fuera de la UE son peores. No hay que disculparse por no serlo, además. Somos un continente especial que ha logrado cierta unidad y que combina una enorme diversidad interna y una pluralidad inmensa” (…)

(7) Benoît PELLISTRANDE, “L’été meurtrier de la politique espagnole?” a Telos (12-07-19)

(…) “On s’est donc installé dans le blocage. La réunion lundi 8 juillet entre Sánchez et Iglesias a tourné court et chacun s’est résigné à une investiture ratée le 23 juillet prochain. Si bien que la presse espagnole relaie le scénario d’une répétition des élections générales le 10 novembre prochain.
En effet, si, après un premier vote, et dans un délai de deux mois, le parlement élu se révèle incapable d’élire un chef de gouvernement, alors il est automatiquement dissout et des nouvelles élections sont convoquées. Ce fut le cas entre novembre 2015 et juin 2016. Le PP de Mariano Rajoy n’avait pas réussi, malgré ses 122 députés, à investir Rajoy et le 26 juin 2016, les élections redistribuaient les cartes avec une prime au vainqueur précédent. Le PP était passé de 122 à 137 sièges. Pedro Sánchez connaît ce précédent. Il sait aussi, selon l’adage de l’ancien président du conseil italien Giulio Andreotti, que le pouvoir n’use que ceux qui ne l’ont pas. Il n’est pas impossible qu’avec l’aide de son redoutable directeur de cabinet, Ivan Redondo, grand spécialiste de l’opinion publique et de la communication politique, il ait conclu qu’il avait tout à gagner à un retour aux urnes (ce qu’indiquent les derniers sondages).
Car, sans avoir la pleine prérogative d’un gouvernement de plein exercice, il reste aux manettes du pays. Il a su tirer parti du bon score du PSOE aux élections européennes pour réintroduire l’Espagne dans le jeu des équilibres du pouvoir dans l’UE (en plaçant notamment Josep Borrell comme Haut Représentant de la Politique extérieure de l’UE). Il a appris de Macron que la faiblesse des oppositions peut faire un formidable levier politique. En installant le PSOE en position centrale et incontournable, il montre qu’il n’y a pas d’autre alternative qu’un gouvernement socialiste. Aux électeurs d’en tirer les conclusions.
L’été s’annonce léthargique… Après l’investiture ratée du 23 juillet (sauf énorme surprise toujours possible), tout le monde se positionnera davantage en fonction d’un scrutin à venir que d’une négociation réussie.
Au final, la nature ayant horreur du vide, il y aura bien un nouveau gouvernement en Espagne. Mais cette séquence, si elle devait se dérouler ainsi, risquerait bien de signer de manière définitive le déclin du système constitutionnel né en 1978. Car, par-delà les stratégies et les tactiques des partis et de leurs leaders, c’est bien une faiblesse structurelle de l’architecture de l’État espagnol qui est mise à jour : son extrême dépendance à l’égard des forces minoritaires mais fortement implantées régionalement.
Mutatis mutandis, l’Espagne politique de 2019 ressemble de plus en plus à la France de 1957-1958… avec la solution de Gaulle en moins! Plût au Ciel qu’elle ne creuse pas sa ressemblance avec l’Espagne des années 1930…”.

(8) Javier PÉREZ ROYO, “La investidura no es negociable” a eldiario.es (14-07-19)

(…) “Como lo único que está claro tras el resultado electoral del 28A es que el Gobierno tiene que estar presidido por Pedro Sánchez, no debería haberse condicionado su investidura a una determinada composición del Gobierno. La investidura debería haberse planteado como algo incondicional por Unidas Podemos. Cuente usted con 165 escaños y búsquese los 11 restantes, que pueden ser más a tenor del resultado electoral del 28A. Lo importante es que el Gobierno deje de estar en funciones y que se constituya uno con base en dicho resultado electoral del 28A.
Una vez despejada esta incógnita, que no debería siquiera haber sido necesario despejarla, sería el momento para pactar tanto el programa de gobierno para la legislatura, como la forma en que se incorporaría Unidas Podemos a la dirección del Estado. El Gobierno socialista va a necesitar a Unidas Podemos no solamente para la investidura, sino para la dirección del país a lo largo de toda la legislatura y, si las cosas se hacen bien, con la mente puesta en un horizonte temporal más amplio.
Unidas Podemos se encuentra ante una oportunidad única para entrar en el Gobierno que no puede dejar pasar. Si no se constituye gobierno y hay que repetir elecciones, entonces sí que es posible que Unidas Podemos tenga que despedirse para siempre de formar parte de un gobierno de España. Si no permite la formación del Gobierno ahora, es probable que no sea parte del Gobierno de España nunca. Los dirigentes de Unidas Podemos son muy jóvenes. No es razonable que piensen que este es el último tren que no pueden dejar pasar.
Diría más bien lo contrario. Unidas Podemos no se encuentra en el mejor momento para formar parte de un Consejo de Ministros. La mejor prueba es la convocatoria del referéndum. No alcanzo a entender cómo se les ha podido ocurrir esa idea. En mi opinión, se trata de una forma de inhabilitarse  para poder formar parte del Gobierno. Ningún presidente del Gobierno puede aceptar que la formación del mismo esté condicionada por el resultado de dicho referéndum.
Sé que rectificar no es fácil. Pero, cuando se yerra, no hay más remedio que hacerlo, porque la alternativa es peor. Si estuviera en la dirección de Unidas Podemos, propondría la desconvocatoria del referéndum, el apoyo a Pedro Sánchez en la sesión de investidura de julio y el estudio conjuntamente de la forma de colaboración entre PSOE y Unidas Podemos a lo largo de la legislatura”.

(9) César RENDUELES, “El nicho vacío: el ascenso de la extrema derecha y el fin de la excepción española” a CTXT (10-07-19)

(…) “En términos generales creo que la ultraderecha española está desarrollando una estrategia de nicho vacío: detectando y ocupando los espacios que la izquierda deja libres porque nos resultan conflictivos, porque es difícil intervenir en ellos o porque no les damos importancia. La buena noticia es que, de momento, lo están haciendo muy mal. Sin embargo, debería preocuparnos porque es una táctica muy potente que organizaciones y líderes más hábiles pueden refinar hasta convertir en un proyecto ganador. El primer nicho vacío es, por supuesto, el patriotismo. Es un ámbito de intervención limitado en las sociedades occidentales contemporáneas, pero que la ultraderecha puede manipular a su antojo porque sencillamente no existe ninguna alternativa progresista. La izquierda en España no ha sabido, querido o podido romper la monopolización espuria de los símbolos nacionales por parte de la derecha. No importa si eso es una buena noticia que nos ha librado del lastre del nacionalismo, como siempre ha planteado la izquierda radical, o un error histórico. El hecho es que los conflictos territoriales han proporcionado a la extrema derecha un inmenso altavoz con el que dirigirse a una mayoría social que se siente española (con diferente grado de intensidad o entusiasmo) y la izquierda carece de recursos discursivos para disputar ese discurso identitario. El segundo nicho es la familia (…) El tercer punto estratégico es el trabajo (…) El cuarto nicho son las ciudades pequeñas y el entorno rural en sentido amplio (…) El quinto nicho es la seguridad ciudadana (…) Tal vez lo que estamos viendo sea sólo una especie de experimento histórico previo del neopopulismo que viene, que será mucho más sofisticado y, este sí, capaz de generar amplias mayorías sociales, de desplazar el centro político y los consensos sociales básicos. Si algo así se materializa seguramente tendrá algunos rasgos novedosos que resultarán desconcertantes para la izquierda. En primer lugar, y por encima de todo, yo apostaría por el intervencionismo económico como uno de esos rasgos (…) En segundo lugar, creo que los movimientos de ultraderecha más exitosos profundizarán en las retóricas modernizadoras e irán abandonando sus adherencias conservadoras, católicas y moralistas (…) Un tercer elemento de una ultraderecha futura puede ser alguna clase de nacionalismo verde o incluso ecofascismo” (…)

(10) Germán M.TERUEL, “El Tribunal Constitucional y su manual de instrucciones del art. 155 CE” a Agenda Pública (13-07-19)

(…) “Es cierto que, como no podría ser de otro modo en un Estado constitucional, la aplicación del artículo 155 también tiene límites y el Tribunal Constitucional se ha preocupado de reconocerlos y garantizarlos. En primer lugar, las medidas que se adopten deberán responder a la finalidad constitucional de este instituto, que no es otra que la restauración del orden constitucional, y ha de ser una reacción de extrema ratio, cuando no haya otras posibles. Además, como se ha señalado, en ningún caso podrá comportar la derogación del Estatuto de autonomía ni la supresión de la autonomía ni su suspensión indefinida. En este sentido, en segundo lugar, al tratarse de una medida excepcional ésta no puede perpetuarse en el tiempo, por lo que tendrá que estar limitada temporalmente, contando con un término determinado o determinable. En tercer lugar, procedimentalmente se debe apremiar primero a la Comunidad y sólo cuando ésta no atienda el requerimiento se podrá recurrir entonces a la “coerción directa” con el necesario acuerdo de la mayoría absoluta del Senado. Asimismo, el Tribunal ha aprovechado también para interpretar de forma complementaria los presupuestos habilitantes (incumplimiento de la legalidad y actuaciones que perjudiquen gravemente el interés general), enfatizando que este último no es posible sin ponerlo en relación con la dimensión jurídica del primero. Y, en cuarto lugar, por más que el Tribunal ha reconocido que el Gobierno cuando ejecuta estas medidas no actúa estrictamente como poder ejecutivo sino como defensor de la Constitución, debe hacerlo con sujeción a la legalidad estatal y/o autonómica; no puede asumir potestades legislativas ordinarias que correspondan al Parlamento autonómico, aunque las medidas puedan incidir sobre las potestades de éste; queda vinculado por el acuerdo del Senado;  las decisiones en aplicación del mismo son susceptibles de control jurisdiccional; y la alteración institucional que se produzca debe ser compatible con el principio de autonomía” (…)

(11) Jaume SUAU PUIG, “¿Cómo abordar el conflicto político Cataluña-España? ¿Misión imposible?” al blog “Diálogos. Andalucía-Cataluña/Catalunya-Andalusia” (julio 2019)

Para terminar, analizaremos las propuestas que se han ido planteando a lo largo de los debates recientes sobre como reconducir el conflicto soberanista y qué podría ofrecer un Gobierno español en unas eventuales negociaciones a) Reforma constitucional para facilitar el encaje de Cataluña en el Estado y que reconozca su pluralidad histórica y el reconocimiento de la nación catalana. Para hacerla posible, es imprescindible que las formaciones políticas estatales renuncien a cualquier tipo de discurso nacionalista excluyente. Son muchos los constitucionalistas (B.Clavero, J.Pérez Royo …) que han expresado dudas razonables sobre la flexibilidad del régimen constitucional de 1978 para facilitar mecanismos de pluralidad nacional. Además, como ya hemos apuntado anteriormente, Cataluña, ¿cuenta con una identidad única o con identidades plurales? ¿Cómo se garantizaría el respeto de las diferencias que, indiscutiblemente, existen en esta comunidad histórico-cultural? b) Reforma o restitución plena del Estatuto de 2006. Dadas las expectativas generadas a lo largo del procés, recuperar una autonomía considerada insuficiente por amplios sectores soberanistas, ¿puede ser considerada una alternativa convincente? Tampoco lo parece una simple reforma del Senado, tendente a dar más juego a las actuales autonomías. El Estado, ¿tendrá que ofrecer un autogobierno más desarrollado y profundo? ¿En qué sentido?
c) Reforma global del sistema de financiación autonómica, que comportaría un replanteamiento de las actuales relaciones financieras y fiscales del Estado central y las comunidades autónomas. ¿Cómo responderían las que se habrían “beneficiado”, hasta ahora, del modelo de financiación actual? ¿Cómo garantizar un volumen real de inversiones en Cataluña por parte del Estado? ¿Cómo se fijarían los cupos destinados a mantener la solidaridad interterritorial? ¿Podría ser una solución aceptable otorgar a Cataluña un régimen foral semejante al del País Vasco?
d) Reforma del modelo de organización territorial para substituir el actual Estado de las autonomías por un Estado federal. Cuestiones clave: En un Estado de este tipo, ¿a quién compete garantizar la igualdad, la solidaridad, entre Estados regionales, de cada entidad federal o del Estado central? ¿Qué nivel y tipo de asimetría es tolerable entre Estados federales?
e) Reconocimiento del “derecho a decidir”, en la línea del modelo escocés o del de Quebec. Preguntas pertinentes para la reflexión: ¿Existe un derecho genérico, inalienable, fundamental, a la autodeterminación de los pueblos y las naciones sin Estado propio? ¿Encajan las aspiraciones catalanas en los casos que contempla el derecho internacional? ¿Tiene algún sentido considerar una cuestión innegociable la exigencia de un referéndum, o consulta, cuando los independentistas apenas rozan, en el mejor de los casos, la mitad del electorado catalán? En caso de victoria por un escaso margen, ¿no sería un despropósito democrático im- poner la ley de la mayoría a una población, también catalana, que no quiere abandonar España? ¿Puede ser considerada “más democrática” la exigencia de un referéndum que la negociación política para solucionar el conflicto? (Uria, 2019). Por ende, el referéndum, o consulta, ¿tienen cabida en la actual Constitución? ¿Exigen una reforma previa? Hoy por hoy, ¿qué formaciones políticas están dispuestas a conceder la palabra a los ciudadanos de Cataluña, o de cualquier otra “nacionalidad”, para que decidan el modelo de Estado que consideran más conveniente? ¿A quién toca decidir en una eventual consulta, a la totalidad del pueblo español o a los ciudadanos de la comunidad autónoma que aspira a emanciparse?
Las preguntas que se plantean sobre la viabilidad de estas propuestas y del resultado final de un diálogo y de una negociación política sobre el conflicto catalán, remiten, en última instancia, a la existencia de fuerzas políticas adecuadas y suficientes, que cuenten con apoyos y mayorías sociales favorables, para llegar a acuerdos y para implementar las reformas, y a la calidad democrática del y de sus instituciones fundamentales. ¿Es posible alcanzar un nuevo consenso político, como elque hizo posible la Transición de 1976-1978, para reconducir democráticamente la relación Cataluña-España?”

(12) Joseph H.H.WEILER, “¿Quién teme a una nación de naciones?” a la revista Actualidad Jurídica Uría Menéndez nº 50 (octubre-diciembre 2018)

(…) “He argumentado, ante un desdén casi universal, que en cualquier reforma de la Constitución española el artículo 1 debería redactarse de nuevo para que diga: “España es una monarquía parlamentaria y un Estado indivisible, miembro de la Unión Europea, compuesto por una nación de naciones”. ¿Cuál es el inconveniente para reconocer formalmente lo que considero una verdadera fotografía de la realidad constitucional española? ¿Satisfará a los independentistas? No. No quedarán satisfechos con nada que no sea la independencia. Pero ese no es mi criterio ni la razón para proponer tal cosa. Los largos párrafos de apertura de este ensayo fueron diseñados para preparar el terreno para la siguiente proposición: una cosa es —lo que es absolutamente innegable— rechazar la moralmente regresiva y legalmente infundada reclamación catalana de secesión e independencia, y otra muy distinta es rechazar el reconocimiento, de la manera más solemne y seria, de su identidad nacional como una expresión de su dignidad identitaria única. Una cosa es oponerse de forma serena y firme, con base en los argumentos legales y éticos indicados más arriba sobre el irredentismo del secesionismo catalán, y otra muy distinta es responder a la versión regresiva del nacionalismo catalán con la versión equivalente del nacionalismo “españolista”. La afirmación constitucional de España como un Estado indivisible compuesto por una nación de naciones tiene la virtud no solo de reflejar la verdad (no poca cosa), sino también de ser éticamente correcta. La decisión del Tribunal Constitucional español sobre el Estatuto de Autonomía de Cataluña fue una lamentable oportunidad perdida que necesita corrección” (…)

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada