FOCUS PRESS SETMANAL 148

Intensa setmana d’activitat internacional que començava amb la reunió del G-20 a Osaka (Jesús A.Núñez Villaverde, Raymond Torres, Federico Steinberg/Lourdes Casanova [1]), marcada per la treva en la guerra tecnològica entre els Estats Units i Xina (Andrés Ortega, Alicia González, Guillem López Casasnovas), mentre que la Unió Europea i Amèrica Llatina feien un pas endavant amb l’acord comercial  de Mercosur (Juan Tovar). I Trump s’apuntava un cop d’efecte amb la seva trobada amb Kim Jong-un a la frontera entre les dues Corees (Ramón Pacheco), contrastant el tracte  dispensat a Corea del Nord amb l’escalada de la tensió amb l’Iran (Manuel Castells, Jorge Dezcallar).

Abans de la la trobada del G-20, Vladimir Putin aprofitava una llarga entrevista al Financial Times per explicar l’estratègia geopolítica de Rússia i per fixar-ne les seves coordenades ideològiques: perseguir la derrota del sistema liberal (Lluís Bassets, Lluís Foix, Nicolás de Pedro [2]).

Dies més tard, les negociacions per assignar les responsabilitats de les principals institucions de la Unió Europea culminaven en un acord amb més ombres que llums, segons la majoria dels analistes (Xavier Vidal-Folch, Ignacio Molina,  Nacho Alarcón [3]) : devaluació del mètode del Spitzencandidat i menysteniment del Parlament (José IgnacioTorreblanca); fracàs de l’alternativa socialista-liberal per substituir els conservadors al front de la Comissió (Bernardo de Miguel); dubtes sobre la idoneïtat d’Ursula von der Leyen per impulsar l’agenda de reformes, potser compensada per les vicepresidències de Timmermans i Vestager; un cert escepticisme sobre  la competència tècnica de Cristine Lagarde per dirigir el Banc Central Europeu (Xavier Vidal Folch, Manel Pérez, Raymond Torres  [4],  David Tercero); i la incògnita  sobre si Charles Michel tindrà suficient entitat per imposar la lògica comunitària a la intergovernamental.

És remarcable que cinc dels sis nomenaments proposats corresponen a quatre dels països fundadors (Alemanya, França, Bèlgica i Itàlia): s’imposa la vella Europa sota l’impuls de nou de l’eix franco-alemany (Lluís Bassets, Lluís Foix);  i, tot i que el veto a Timmermans es considera una victòria del grup de Visegrad, destaca la total absència dels països de l’Est en el pont de comanament de la Unió (Mehreen Kahn, David M.Herszenhorn/Jacopo Bagirazzi/Rym Montaz, Wolfgang Munchau) que probablement serà compensat amb carteres de pes a la Comissió. De totes maneres, la consolidació del poder de veto d’un grup de països de l’Est no augura res de bo per al futur de la Unió, a la vista del precedent del Brexit.

Pel que respecta a Espanya, es destaca que Pedro Sánchez compensa el fracàs com a negociador dels socialistes europeus  (Pablo R.Suanzes) amb la nominació de Josep Borrell com a Alt Representant (Ramón González Férriz, Enric Juliana, Paula Lamoso).

Al marge del procés de renovació de les institucions europees, són d’interès diversos articles com el d’Andrea Rizzi sobre com afrontar la violència de l’ultradreta; el de Rosario Aguilar que compara les estratègies populistes de López Obrador i Orban; el de Lauren Collins a The New Yorker sobre la trajectòria d’Emmanuel Macron; el de Michael Bröning sobre els Verds alemanys; el de Guy Verhofstadt sobre Boris Johnson; i, finalment, el de Daniel Innerarity [5] sobre la poliarquia que caracteriza la Unió Europea.

El ple del Congrés per debatre i votar la investidura de Pedro Sánchez ja té una data fixada (22-23 de juliol), de manera que es posaran en marxa els terminis legals previstos (Lluís Orriols, Teodoro Léon  Gross). A dia d’avui no hi ha indicis que s’hagin mogut les posicions dels grups parlamentaris i, per tant, continua el bloqueig (Lucía Méndez, Joan Tapia, Enric Juliana, Ramón Lobo [6]) que faria  inviable la investidura aquest mes de juliol.  Sobre les dificultats de l’entesa entre el PSOE i Unidas Podemos, veure la posició de Pablo Iglesias, la interpretació en clau catalana de Juan Carlos Merino [7] i les consideracions d’Ignacio Escolar [8] sobre un possible procés d’entesa.

En l’horitzó es dibuixa la possibilitat d’unes noves eleccions, una temptació per Pedro Sánchez (Carlos Elordi, José Miguel Contreras, Fernando Ónega) a la vista de les enquestes més recents (Sigma Dos/El Mundo, CIS, promig de Kiko Llaneras) i de la crisi interna de Ciudadanos (Marta Romero, José Antonio Zarzalejos, Laura Aragó/Carles Castro).

A Catalunya, tot esperant la sentència del Suprem, (José Luís Martí [9], Arsenio Escolar) es van delimitant posicions dins del món independentista (Francesc-Marc Álvaro), concretament dins de l’espai postconvergent on es perfilen dos pols enfrontats entorn dels lideratges de Carles Puigdemont  (Andreu Claret, Jordi Mercader) i d’un Artur Mas que prepara el seu retorn (Albert Carreras).  Amb ERC a l’aguait (Joan Tardà, Manel Manchón);  i, extramurs de l’unilateralisme, amb moviments per impulsar un partit catalanista moderat (Iñaki Ellakuría, Astrid Barrio, Fèlix Riera, Rafael de Ribot)  I, encara més enllà, amb uns Comuns pendents de la seva redefinició estratègica (Sara González, Manel García Biel). Més enllà de la conjuntura, té interès l’article de Jordi Ibáñez [10]  sobre una reconsideració de la política catalana des de la cultura.

Finalment, tres articles de fons: José María Lassalle [11] reflexiona sobre el futur del liberalisme; Esteban Hernández critica l’esquerra moralitzadora; i Pau Luque [12] dóna voltes a la relació entre democràcia i veritat.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Conversa entre Federico STEINBERG i Lourdes CASANOVA a Agenda Pública (28-06-19): “China intentará quedarse con algunos países europeos”

(…) F. S.- Aun así, mi impresión es que en los próximos 10-20 años nos tenemos que ir acostumbrando a picos de tensión y picos de distensión en la relación bilateral China-EE.UU.; comercial y de otro tipo. No sé si estás de acuerdo.
L. C.- Exacto. Creo que vamos… me parece que el presidente Xi habla de la «segunda larga marcha», o sea, que sí, creo que todo el mundo se está preparando para la tensión, y ahí Europa va a sufrir mucha presión de Estados Unidos, para que lo secunde, mientras que Europa, quizás por las circunstancias en las que estamos, preferiría ir por libre, preferiría decir ‘esto sí, esto no’. Pero también va a condicionar más, ya lo está haciendo, las adquisiciones e inversiones chinas. Pero hay ya mucha inversión china en Europa: en Inglaterra, pero también en Portugal, en España, en toda la periferia, y en el Este de Europa también, y esto va a seguir.
Probablemente, Europa será como un campo de batalla para China, que intentará quedarse, de alguna manera, con algunos países y decir, bueno, éste, éste y éste ya están a mi favor. Entonces, va a ser difícil lograr acuerdos europeos con posturas sólidas.
Estamos en «uncharted territory«, como decía mi co-autora Anne Miroux, que ha estado toda su vida en Naciones Unidas: «Yo crecía que las discusiones sobre comercio se habían terminado». A ella le da una pena tremenda porque ha participado en cantidad de negociaciones, de acuerdos, le da pena porque ha costado 40 años construirlo y ahora se está yendo al garete.
Es curioso también (el informe del año pasado lo titulamos ‘Emerging markets reshaping globalisation’) que ahora resulta que los campeones de la globalización son los mercados emergentes (…)

(2) Nicolás de PEDRO, “La obsolescencia del liberalismo y el (posible) caos que viene, según Putin” a Agenda Pública (1-07-19)

(…) “Moscú apuesta por enmarcar su diálogo con Washington para buscar esas “nuevas reglas” bajo la lógica de la ‘estabilidad estratégica’ y el control de armamentos nucleares. Es en ese marco donde Rusia concibe un diálogo en pie de igualdad con EE.UU. y al que podrá incorporarse una China aún lejos de ambos en esta materia y, quizás, alguna otra potencia nuclear como la India.
Desde esta perspectiva, Rusia, en línea con el tono de la entrevista de Putin, sitúa los aspectos económicos y normativos, y con ello a la UE y los estados miembros, en un segundo o tercer plano. De nuevo, es importante destacar que Rusia no comparte el enfoque dominante dentro de la UE y aborda el control de armamentos no como un fin en sí mismo, sino como un instrumento negociador y una parte fundamental de su estrategia. El Kremlin mantiene, por ello, una apuesta firme por militarizar su política exterior e intimidar y tensionar a los europeos.
El otro eje sobre el que bascula la conversación con el Financial Times es la supuesta obsolescencia del liberalismo. En el planteamiento de Putin forma parte del mismo hilo argumental sobre la reformulación de las reglas de juego de la política internacional; si bien, con vistas a facilitar la descodificación de su mensaje, resulta útil diseccionarlo separadamente.
Putin apunta en tres direcciones: la globalización, el fenómeno migratorio y unos pretendidos “valores tradicionales”. Comienza con un guiño táctico a Trump (recordemos, la entrevista se publica justo antes de encontrarse con él en la cumbre del G-20) diciendo que es una persona “con talento que sabe muy bien lo que sus votantes esperan de él”. Esto le sirve también para articular un razonamiento en el que tanto él como Trump, y otros liderazgos fuertes de nuevo cuño, encarnan precisamente el interés de la “abrumadora mayoría de la gente” frente a los excesos de la globalización y unas “elites (liberales) que han roto con sus poblaciones”. Es decir, la gente frente a la elite globalista que, además, es la que promueve la inmigración y la quiebra de los valores cristianos tradicionales. “Los inmigrantes”, apunta Putin, “pueden matar, saquear y violar con impunidad porque sus derechos como tales deben ser protegidos”.
En el contexto doméstico, Putin es un zar popular -aunque menos de lo que indican sus apologetas occidentales y por razones distintas a las que suelen apuntar- al frente de un régimen crecientemente impopular por su corrupción, ineficacia y bienestar declinante. De ahí que el mayor temor del Kremlin sea, precisamente, un potencial populismo genuino o un hipotético Maidán en la Plaza Roja. Un escenario probablemente remoto, pero no inconcebible si tenemos en cuenta los esfuerzos y obsesión del Kremlin al respecto.
Para desactivar esta posibilidad, las autoridades rusas han promovido un populismo fake encarnado en el Frente Popular panruso, creado en mayo de 2011 y que refleja más el espíritu del sindicalismo vertical que el del 15-M o la Plaza Tahrir. Un elemento clave para superar las contradicciones inherentes a este enfoque es el lugar asignado al Estado en el espacio simbólico como manifestación tangible de la identidad colectiva rusa. Estado y pueblo no pueden concebirse el uno sin el otro y los intereses de la gente y el Estado no pueden, desde esta perspectiva, presentarse como divergentes. El Estado ruso encarna, así, al “pueblo puro” que se enfrenta a un enemigo exterior, que es quien juega el papel de la “elite corrupta” en el discurso público ruso. El Kremlin, pese a la vida ostentosa de sus líderes, puede presentarse así como garante de los intereses de la “gente común” frente a unas pretendidamente amenazantes “elites extranjeras liberales y globalistas”. De ahí que no haya que perder nunca de vista que, pese a todo, Putin no es Rusia”.

(3) Nacho ALARCÓN, “Sánchez queda a los pies de los caballos de París y Berlín, que se reparten el poder” a El Confidencial (3-07-19)

(…) “Varias fuentes señalan que Tusk, que es miembro del PPE, y del que varias capitales se han quejado por su estilo demasiado partidista en las negociaciones, era contrario a que los populares perdieran la Comisión Europea. El propio círculo del presidente del Consejo se encargó de dejar claro que el paquete que había llegado de Osaka no contaba con su simpatía.
El compromiso de Macron y Merkel con el acuerdo con el que se volvía de Japón era real. Pero con Timmermans ya muerto y el PPE empujando mucho a los liberales, se rompieron las filas. Había que buscar otra solución. La canciller tenía la intención real de salvar el sistema del ‘spitzenkandidaten’, mientras que Macron siempre había deseado acabar con él aunque favorecía el nombre del candidato holandés, pero ambos entendieron que era el momento de buscar otra solución.
Y la propuesta final vino precisamente del eje franco-alemán. Mirando por sus propios intereses y por la posibilidad de éxito. Francia ofrece a Alemania la presidencia de la Comisión Europea a cambio de que Berlín no pelee contra París la presidencia del Banco Central Europeo. Por la mañana, el paquete ya es muy estable. Ursula von der Leyen, actual ministra de Defensa alemana, sería presidenta de la Comisión, la francesa Christine Lagarde estaría al frente del BCE y los liberales mantendrían el Consejo para el belga Charles Michel.
Con una Europa cada vez más amplia, en la que está claro que las cosas no se pueden cerrar entre París y Berlín, ambas capitales han hecho justo eso. Un rodillo que ha convencido al este, en pie de guerra contra el candidato socialista por perseguirles por su desmantelamiento del Estado de derecho, y que también ha cumplido con el resto de países.
España, que había peleado de verdad por ver a Timmermans como presidente de la Comisión, decide cerrar un buen acuerdo a nivel nacional y asegura la jefatura de la diplomacia europea para Josep Borrell.
El cargo no es el mejor que podía escoger Madrid, aunque seguramente sí el más vistoso, el de mayor rango nominal, aunque de peor rango efectivo que muchos cargos que se elegirán más adelante. El alto representante de Exteriores y Seguridad tiene un rol secundario en lo que a la influencia española en Bruselas se refiere, además de ser un puesto tremendamente exigente y desagradecido.
A nivel nacional, a Sánchez le viene bien: lanza un mensaje claro sobre el conflicto catalán y además representa bien el regreso de España a Bruselas. Pero Madrid habría ganado más con Timmermans al frente de la Comisión Europea”.

(4) Raymond TORRES, “El destino de Europa depende del BCE” a Agenda Pública (3-07-19)

“De confirmarse su nombramiento a la cabeza del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde se enfrenta a la difícil tarea de sustituir a Mario Draghi para pilotar la principal política económica de Europa. La decisión es, pues, de gran transcendencia; particularmente para España.
Es ya reconocido que el arsenal monetario desplegado durante el mandato de Mario Draghi ha sido providencial para nuestro país. El inicio de la recuperación coincidió con el giro liderado por el recién nombrado banquero italiano, gracias a su famosa promesa de hacer todo lo posible para salvar el euro. Este anuncio quebró, casi de inmediato, el endiablado ascenso de la prima de riesgo que arrastraba la actividad, provocando el cierre de empresas y pérdidas de cientos de miles de puestos de trabajo. La mejora se consolidó con el lanzamiento, por el BCE, de un programa de compra de bonos y de estímulos al crédito bancario. Es evidente que si acabamos por recuperar el nivel de empleo anterior a la crisis, es en buena medida fruto de la sabia ‘poción’ de Draghi.
Sin embargo, y éste sería un primer escollo para Lagarde, el remedio funciona cada vez peor. Prueba de ello, los expertos de Frankfurt no logran contener las presiones deflacionistas, las mismas que provocan un deterioro de las perspectivas económicas europeas. Pese a sucesivas inyecciones de liquidez, la inflación se atasca en torno al 1%, la mitad del objetivo oficial. La política monetaria tampoco logra reactivar la producción, que crece por debajo de su capacidad y amenaza con entrar en un periodo de letargo. Nuestra economía, que resiste mejor que el resto de grandes países vecinos, acabará por resentirse del deterioro externo.
Algunos, los halcones, consideran que el programa de Draghi ha ido demasiado lejos, y recomiendan una progresiva normalización. Esta vuelta a la ortodoxia no está exenta de riesgos para los países más endeudados, como Italia. Los palomas, por el contrario, abogan por intensificar la dosis de expansión monetaria. Esta estrategia, próxima a las tesis de Lagarde, también conlleva riesgos de nuevas burbujas, precios inmobiliarios inflados y reducción de márgenes bancarios, que erosionan la actividad crediticia.
Si bien las diferentes valoraciones están presentes en el Consejo del BCE, que reúne a todos los banqueros centrales nacionales, Draghi ha logrado con gran habilidad limar las divergencias y definir una línea próxima a las palomas pero compatible con halcones como el alemán Jens Weidmann. Ésta ha sido una tarea facilitada por su reconocido prestigio en el manejo de la política monetaria, algo que contrasta con la inexperiencia relativa de Lagarde en materia de gestión de un banco central” (…)

(5) Daniel INNERARITY, “Elogio del enredo europeo” a La Vanguardia (3-07-19)

(…) “A la falta de centralidad y multiplicidad de niveles de la UE le corresponde ese liderazgo difuso, una escasa polarización y una mayor colegialidad tan poco comprendida. Hay quien interpreta esto como un déficit político, pero también puede verse como un estadio avanzado en la evolución de la política, que ha dejado atrás las formas personalizantes del poder soberano.
Examinemos el asunto desde una perspectiva práctica. La peculiar estructura de la Unión Europea, sus rondas complejas de toma de decisiones e implementación, es lo que hace que el poder aparezca como débil e indeciso. Sin duda hay en ello muchos aspectos mejorables, pero no perdamos de vista que cuando los instrumentos formales del poder son débiles, asegurar el acuerdo es una parte esencial de su toma de decisiones.
Podemos ver en la Europa compleja una manifestación de ese “descentramiento de las democracias” con que Pierre Rosanvallon indica la pluralización de la vieja voluntad popular –encarnada en el rey o representada en el Parlamento, ritualizada en el momento de las elecciones– hacia una desconcentración de la soberanía que se diversifica en momentos, instancias, niveles y funciones. Por eso la profundización en la democracia europea no debe pensarse con el pathos del que surgieron los estados nacionales, a través de algo que visualizara sin fisuras al pueblo soberano; nuestro objetivo consistiría más bien en la tarea menos heroica de garantizar el nivel de complejidad y la cultura política de la ­limitación, mutualización y cooperación entre los diversos niveles y actores.
No hay ningún lugar en el mundo en el que se concentre una mayor cantidad de actores que reclaman su inclusión en las formas de representación y gobierno. Es posible que los intereses particulares sean una rémora para hacer valer el interés ­general de los europeos, pero seríamos injustos si no viéramos su lado positivo: ¿alguien conoce alguna institución política que, con avances y retrocesos, se muestre tan interesada en equilibrar realidades tan distintas, que quiera integrar las volun­tades del norte y el sur, del este y el oeste, las diversas familias políticas y avanzar en la paridad?”

(6) Ramón LOBO, “Mucho póker, poco ajedrez” a infoLibre (4-07-19)

(…) “Se habla mucho de Portugal, donde hay un gobierno socialista monocolor dirigido por Antonio Costa (86 escaños) apoyado por el Bloco de Esquerda, equivalente a Podemos (19 diputados), el Partido Comunista de Portugal (15 escaños) y el Partido Ecologista Os Verdes (dos escaños). Juntos tienen mayoría absoluta. Para mantener la unidad son necesarias dos virtudes: saber negociar y conocer la realidad, si se rompen gobernaría la derecha.
Pero España no es Portugal, y parece que Sánchez no es Costa ni Iglesias es Catarina Martins. Mientras que no hay avances en ningún campo para un posible pacto de gobierno con UP, tanto la Moncloa como Ferraz no dejan de lanzar guiños al PP y a Ciudadanos para que se abstengan en la investidura y permitir que arranque un gobierno monocolor sin ataduras con Podemos y los independentistas. El lenguaje corporal y verbal es poco respetuoso hacia UP y sus 3,7 millones de votantes. Tanto PP como Ciudadanos han dicho por activa y pasiva que no habrá abstención. Ni siquiera existen opciones de mercadear con la Comunidad de Madrid y otros lugares para evitar a las dos derechas el bochorno de depender de VOX. De momento, bochorno hay poco, más allá del postureo de Rivera y sus fieles para congraciarse con Macron.
Es posible que estos movimientos tengan el objetivo de rematar al todavía líder de Ciudadanos y adelantar su relevo, difícil a corto o medio plazo. Este juego táctico mal esconde que Sánchez y sus asesores parecen trabajar con un plan B: elecciones el 10 de noviembre. La publicación de la sentencia del procés y los plazos legales determinarán si habrá una doble convocatoria electoral. El PSOE maneja encuestas que predicen un batacazo de UP, que podría quedarse en 20 escaños o menos. En Madrid podrían perder hasta siete escaños. Esa predicción cuenta con el supuesto de que a Íñigo Errejón le dé tiempo montar un partido en toda España, o al menos en las provincias donde tiene más posibilidades. Olvida que una de la virtudes de Iglesias sigue siendo su capacidad de remontar en las campañas y en los debates.
Otra variante es que Manuel Valls decida dar el salto a la política catalana y nacional para robarle a Ciudadanos una docena de escaños. Es un juego peligroso. Unas nuevas elecciones hundirán a VOX, perjudicarán a Ciudadanos y desmovilizarán a la izquierda. Gana Casado.
Acordaros de Madrid, la primera ciudad que revierte planes de lucha contra la contaminación y el tráfico. No hemos dado un salto atrás de diez años, sino de 21 siglos. La Roma imperial fue pionera en la regulación del tráfico de carretas y personas, y Pompeya la primera en imponer calles de un solo sentido. Detroit, destrozada por la crisis económica, se recupera gracias a las bicicletas, el tranvía y las zonas verdes. Ámsterdam estaba inundada de automóviles en los años 70. Necesitamos gobernantes con visión y no este grupo de extremistas inútiles”.

(7) Juan Carlos MERINO, “El PSOE esgrime Catalunya para rechazar la coalición con Podemos” a La Vanguardia (1-07-19)

(…) “’No nos podemos permitir la más mínima discrepancia en el Gobierno ante el problema más importante que tiene España’, advierten los socialistas para descartar la presencia de miembros de la formación morada en el Consejo de Ministros.
No quieren ni imaginarse la situación a la que podría dar lugar. ‘¿Alguien se puede imaginar que cuando salga la sentencia del Tribunal Supremo un ministro del Gobierno de España salga a reclamar el indulto si son condenados los líderes independentistas? ¿O que un ministro apueste por el derecho de autodeterminación de Catalunya?’, se preguntan. Y prefieren ni planteárselo.
Otros dirigentes socialistas, no obstante, consideran que si se formara un gobierno de coalición como el que demanda Iglesias, el líder de Unidas Podemos sería el primer interesado en no hacer bandera, por ejemplo, del derecho de autodeterminación de Catalunya. Una cuestión que ase­guran que ‘no le ha dado ningún rédito electoral, sino todo lo contrario’ entre sus votantes.
Pero en el PSOE impera el argumento de que ni siquiera podrían acordar con Unidas Podemos dejar fuera de su ámbito gubernamental todo lo relacionado con la cuestión de Catalunya. De nuevo, argumentan, porque no es cuestión menor, sino la mayor” (…)

(8) Ignacio ESCOLAR, “El BATNA de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias” a eldiario.es (2-07-19)

(…) “El PSOE y Unidas Podemos también deberían repasar otra de las normas básicas de los pactos: saber en qué clase de negociación están. Las hay de dos tipos: competitivas o colaborativas. Las primeras son puntuales, son desiguales, tienen una alta incertidumbre y son un juego de suma cero: todo lo que uno gana lo pierde el otro. Las segundas, las negociaciones colaborativas, son continuadas en el tiempo, están más equilibradas y a veces es buena idea ceder: porque después habrá más y es contraproducente engañar a la otra parte o humillarla con exigencias desmesuradas si dentro de dos semanas te tienes que volver a sentar a hablar.
Después de la investidura, si la baraja no se rompe, vendrá otra negociación, y otra, y otra más: los Presupuestos, las reformas pendientes y cuatro años de legislatura donde el PSOE solo tiene 123 escaños de 350. Si Sánchez quiere las manos libres necesita algo que hoy no tiene: una mayoría absoluta. A falta de ella, solo les queda pactar, que las posturas de máximos no bloqueen un acuerdo racional y que ambos partidos asuman que, después del primer pacto, tendrán que volver a negociar muchas otras veces más”.

(9) José Luis MARTÍ, “Visto-para-sentencia” a CTXT (26-06-19)

(…) ¿“Para” cuándo la sentencia, y qué sentencia? ¿Quién da más?
Una vez concluida la fase de juicio oral, los siete magistrados que componen la Sala deliberarán sobre cuál debe ser la resolución, para después poder dictar sentencia. Todos los analistas coincidimos en que el tribunal intentará alcanzar un acuerdo unánime respecto a la sentencia, por lo menos en el escenario de una condena dura o muy dura. Es tanta la trascendencia del caso, tanta la atención y la discusión que inevitablemente generará la sentencia, y tantas las probabilidades de que acabe siendo recurrida, que no querrán arriesgarse a que haya votos particulares. Sin embargo, poner de acuerdo a siete jueces respecto a la condena a 12 acusados por delitos muy dispares y algunos muy graves no va a ser tarea fácil. Llegará un momento de las conversaciones en que, haya un acuerdo completo o uno muy parcial, el magistrado ponente, que es Marchena, propondrá una redacción provisional de la sentencia, al menos de sus aspectos fundamentales, y los jueces procederán a discutir dicho borrador y, en su caso, a votarlo. Los acuerdos se toman por mayoría absoluta (un mínimo de 4 de 7), aunque la sentencia la deben firmar colectivamente. Y todo magistrado, tanto si ha votado a favor como en contra, tiene la posibilidad de escribir un voto particular. Sí, intentarán que la sentencia sea unánime. Pero no es seguro que lo consigan. Y en todo caso la dificultad de conseguir el acuerdo, además por supuesto de la propia redacción de la sentencia, que tendrá seguramente varios cientos de páginas, hace que nadie espere una sentencia rápida.
La mayoría de las apuestas señalan a septiembre u octubre (recuerden que en el caso del atentado terrorista del 11-M, muy comparable en extensión y complejidad, el juicio concluyó a principios de julio y la sentencia salió a fines de octubre. Podría ser también noviembre. Es muy difícil que salga antes, puesto que en agosto las oficinas judiciales se cierran a cal y canto. Y, sin embargo, piénsenlo detenidamente. Tanto si la condena es dura, moderada o blanda, la sentencia contentará a algunos, y disgustará profundamente a muchos otros. Habrá ruido. Mucho ruido. ¿No le convendría al Tribunal dictar sentencia en los últimos días de julio, y retirarse a alguna playa lejana y discreta a contar avionetas mientras una parte de los pocos españoles o catalanes que no estén de vacaciones se desgañitan protestando contra la misma? Las apuestas van 10 a 1 a que la sentencia sale en otoño. Pero me gusta el riesgo. Yo apuesto por julio.
No acepto apuestas, en cambio, sobre el contenido de la sentencia. Se oyen rumores de todo tipo, que surgen de fuentes todas ellas igualmente fiables y profundas. Pero no hagamos caso de los rumores. Las opciones –conceptualmente hablando– son muchas, y van desde la absolución de los doce acusados hasta una condena de todos ellos por los delitos de los que han sido respectivamente acusados por las acusaciones, con imposición de las penas máximas solicitadas por estas. Las condenas pueden ser por rebelión, sedición, malversación y/o desobediencia. En todos estos casos, se puede condenar por la comisión del delito consumado, en sus diversas modalidades, que no son una sola, o por la tentativa del mismo (arts. 15 y 16 CP), en cuyo caso las penas se rebajarían en uno o dos grados (pudiendo llegar hasta la mitad de la mitad de la pena inferior prevista por el código penal para ese delito). También sería posible condenar por conspiración (art. 17 CP), que es una figura que no requiere ni siquiera la tentativa de comisión del delito, sino únicamente la determinación colectiva de llevarlo a cabo. Y en tal caso la condena podría ser por conspiración para la rebelión (art. 477 CP) o por conspiración para la sedición (art. 548 CP), también rebajándose la pena en uno o dos grados respecto a las previstas inicialmente por el Código. En definitiva, se abre un abanico muy variado de posibilidades que hacen muy difícil la predicción y las apuestas.
En justicia, y siempre según mi opinión, los acusados deberían ser condenados únicamente por desobediencia. Aunque, no me engaño, veo pocas probabilidades de que eso ocurra. Si les terminan condenando por malversación y/o por conspiración para la sedición, o sus tentativas, será una condena a mi juicio incorrecta, y por lo tanto injusta, aunque relativamente plausible dentro de los estándares de nuestro sistema jurídico –desgraciadamente, todos los días se dictan sentencias incorrectas con condenas injustas. Aunque conviene no precipitarse, sobre todo en derecho, donde se debe ser siempre cauteloso, ciertamente más de lo que estoy siendo yo aquí, y esperar a ver en todo caso cuáles son los argumentos escogidos por el Tribunal para sustentar su decisión. Eso sí, todo lo que exceda de ahí –por ejemplo, una condena por sedición consumada, o por conspiración para la rebelión, o por rebelión misma, consumada o en tentativa, sería no solo incorrecta e injusta, sino escandalosa. Lo veremos cuando se publique la sentencia. Y, por favor, dennos a los analistas al menos un día para leer y digerir sus varios centenares de páginas. De momento, ha quedado visto para sentencia.

(10) Jordi IBÁÑEZ, “Para un mapa sin territorio” a El País (4-07-19)

(…) “Ahora sabemos —por si alguien lo dudaba— que el destino del nacionalismo era desembocar en el independentismo, a menos que el control hegemónico del poder le permitiese el lujo de vivir en una realidad paralela sin perder la cabeza. Y ahora también sabemos, aunque no siempre seamos capaces de decirlo, que es casi imposible de pensar en un catalanismo que no sea una forma poco o nada atenuada, o gentil, o ingenua, de nacionalismo. Visto con las ansias centrípetas del Estado, el tancredismo del presidente Rajoy ha tenido unas consecuencias históricas extraordinarias. Se acabó el catalanismo al convertirse en una antigualla, y se desbordó el nacionalismo cuando se despeñó por el abismo de su propia exageración. No hay interlocutor político en Cataluña fiable y serio, y lo más importante: que sea representativo de la sociedad catalana en su conjunto. Ni parece previsible que lo haya en algún tiempo. Pero no se olvide que en la fórmula clásica del catalanismo, cultura y política eran inseparables. “¿Cataluña? ¿Dónde está eso? Aquí, precisamente aquí: donde cultura y política se juntan”. La historia de esta unión no siempre le ha ido bien a la cultura, demasiado protegida y controlada por los intereses del poder, demasiado pendiente del clientelismo mediático e institucional.
Pero lo interesante del momento actual es que quizá por fin pueda decirse: “¿Cataluña? No veo bien este país del que me habla. Donde acaba la política, empieza la cultura”. Y aunque una cultura sin política puede degenerar en museización y folclorización —sobre todo en manos de una política inculta—, también es cierto que históricamente estamos ante la oportunidad de olvidarnos del juego lúgubre de la política local y de su pobre concepción del mundo. Por fin podrá repensarse la política desde la cultura, sí, con sus regalos envenenados y sus trabajos de amor no del todo perdidos, con su libertad insobornable, con su creatividad incompatible con la vida de partido.
Ya no se llamará catalanismo a lo que podría salir de este mundo liberado de sus viejos compromisos y fantasmas. Será simplemente política. Alta política capaz de leer la realidad más allá de la rutina de bloques, clavados en sus trincheras, atenazados por sus temores, sus resentimientos y sus cálculos. Una política que permita decir: “¿Ves este país? Inventémonos una nueva lealtad para poder seguir viviendo en él sin echarlo a perder por donde discurren las bajas pasiones. Que lo que empiece aquí, siga allí”. Tardaremos en verlo, es probable. Pero lo veremos, o acabaremos ciegos sin remedio”.

(11) José María LASSALLE, “Auge y caída del liberalismo” a El País (30-06-19)

(…) “El liberalismo adoptó, por tanto, un compromiso institucional a favor de la razón, el gobierno limitado y el progreso humano a través de la democracia deliberativa y el reformismo social. Emprendió una lucha por los derechos que, desde las revoluciones atlánticas hasta la Declaración Universal de las Naciones Unidas de 1948, fue configurando una civilización basada en ellos. Precisamente la originalidad del liberalismo fue, como explica Helena Rosenblatt en The Lost History of Liberalism (la historia perdida del liberalismo), dotar a la persona de un blindaje de derechos inviolables frente a los dispositivos de dominación que podían proyectar sobre ella el poder y la mayoría social. De ahí que los pensadores liberales influyeran en las Constituciones e introdujeran en sus textos un sumatorio de libertades. Unas, positivas o de socialización, y otras, negativas o de preservación de la subjetividad y sus elecciones individuales. De este modo, el miedo fue contenido y marginado como un dispositivo al servicio del poder. Es más, este último tuvo que admitir que su legitimación solo podía estar en una democracia que tenía que vertebrarse dentro de una institucionalidad liberal basada en derechos.
Dos siglos y medio después de su nacimiento, el liberalismo parece estar abatido ante el resurgimiento del miedo que tan eficazmente supo desactivar en el pasado. Se abre a sus pies una crisis de fundamentación debido al tsunami de incertidumbre que lleva a las sociedades democráticas a despreciar la cultura liberal de los derechos y añorar con ansiedad un orden autoritario. Incluso son cada vez más los que desearían encerrarse dentro de un búnker reaccionario donde refugiarse de la inseguridad que les asedia emocionalmente. La democracia misma parece inclinada a desplazar su eje de legitimación del liberalismo al populismo. Un fenómeno sin aparente explicación porque quizá no hemos sabido detectar adecuadamente el origen de los seísmos que nos desestabilizan y que transforman el pensamiento liberal en papel mojado.
Hemos buscado explicaciones en el pasado cuando tendríamos que hacerlo en el futuro. En causas que tienen que ver directamente con él. Habría que empezar a asumir que la revolución digital está removiendo los cimientos de la arquitectura analógica del mundo debido al desarrollo de un capitalismo cognitivo sin regulación, en manos de monopolios intocables, profundamente desigual y que sustituye la libertad humana por algoritmos. Una revolución que inquieta sin ruido, porque se lleva a cabo desprovista de controles democráticos o debates públicos. Pero un cambio profundo de paradigmas que está liberando malestares que tienen un común denominador: una ansiedad no explícita que, sin embargo, percute sobre la piel de mamífero que recubre la experiencia colectiva e individual de la democracia y libera dislocaciones como la mencionada reaparición del fascismo.
Y es aquí donde el liberalismo capitula ante un miedo resignificado tecnológicamente. Un miedo que no se dibuja con precisión, pero que localiza su mirada en un futuro sin trabajo, que habitan cíborgs y que gobierna una inteligencia artificial que neutralizará la espontaneidad de la acción humana. Quizá es aquí donde tendríamos que identificar las causas más secretas del colapso liberal: en que la idea de progreso puede dejar de ser un aliado de la libertad para convertirse en la alfombra narrativa que nos lleve hacia una distopía totalitaria por aclamación”.

(12) Pau LUQUE, “¿Tienen los políticos derecho a decir la verdad?” a El País (2-07-19)

“… ¿debería ser la mentira una parte tolerada y más o menos aceptable del juego político? ¿O es una forma de agresión y arbitrariedad que los poderes políticos infligen a los ciudadanos?
Es muy posible que quienes creen que los políticos tienen derecho a mentir crean también que otro poder —en algún momento se lo denominó “cuarto poder”— tiene derecho a demostrar que los políticos mienten. Así funcionaría el juego: los políticos mienten y los periodistas —y los políticos rivales— desacreditan esas mentiras. La discusión política sería un juego autónomo de pesos y contrapesos tendente hacia un equilibrio político razonable.
Hay que reconocer que, en su elegancia abstracta, es una teoría persuasiva.
La realidad, sin embargo, es siempre cualquier cosa menos elegante. En la campaña del Brexit, ese juego de pesos y contrapesos no pareció arrojar ningún equilibrio razonable. Aunque la democracia no busque descubrir la verdad, no puede funcionar si en el ágora público se pretende engañar al ciudadano en las cuestiones fundamentales. La mentira, en boca de los políticos, sería una forma de agresión y manipulación de los más poderosos hacia los ciudadanos más vulnerables y desprotegidos. Que la democracia no aspire a la verdad no quiere decir que la democracia sea posible en un mar de mentiras. Intentar tomar buenas y democráticas decisiones políticas con información falsa es actuar como el Barón de Münchhausen, que tiraba de su propio pelo para intentar sacarse a sí mismo del agujero en el que había caído.
¿Qué hacer, entonces, para que la democracia no termine reproduciendo el comportamiento del Barón de Münchhausen? ¿Deberíamos dejar en manos de los jueces determinar qué constituye una verdad o una mentira políticas? No es una perspectiva halagüeña, entre otras razones —aunque no sólo— porque los jueces ya padecen para determinar qué es una verdad jurídica como para que ahora, además, deban determinar, de entre la monstruosa cantidad de declaraciones que hacen los políticos, qué cuenta como verdad política.
Es cierto, por otro lado, que la Constitución garantiza el derecho a la información veraz. Pero lo que parece requerir el buen funcionamiento de la democracia es algo más que veracidad, pues hay muchas cosas que son veraces y a la vez mentiras. El Barón de Münchhausen necesita una ayuda externa para salir de su agujero; en el caso de la democracia, esa ayuda externa posiblemente se parece más a la información verdadera que a la información veraz. ¿Pero, repito, pueden y deben les jueces asumir la tarea de determinar qué cuenta como verdades políticas?
La alternativa es también descorazonadora: la autorregulación de los políticos. Si se optara definitivamente por este camino, quizás habría que hacer como en algunos salones parisinos en el siglo XVIII, en que nadie esperaba que nadie dijese la verdad y así nadie tenía tampoco ninguna razón para decir la verdad. Un panorama más bien desolador, abonado para el tribalismo y la desconfianza mutua. Un panorama idóneo para más brexits y más trumps”.

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada