FOCUS PRESS SETMANAL 147

Per entendre els esdeveniments que estan canviant el nostre món és pertinent l’esbós de les coordenades en què s’insereixen, delimitades per quatre revolucions interrelacionades: la tecnològica, la del canvi climàtic, la geopolítica i la de la dona. Com explica Andrés Ortega [1], es tracta de revolucions  amb un desenllaç obert que no prefigura quin serà el futur.

Una de les conseqüències visibles de la interrelació entre les revolucions tecnològiques i geopolítica és la generalització de democràcies de baixa intensitat, buidades de la seva ànima liberal (Joaquín Estefanía). Així com un desplaçament del poder real des dels governs  a les gran corporacions tecnològiques (Carlos Sánchez) com Google, Facebook, Amazon o Netflix, denunciat pel mateix Fons Monetari Internacional. En relació a  la capacitat disruptiva de Facebook, Evgeny Morozov s’interroga sobre les conseqüències de la seva irrupció en el món del diner digital (Nicolas Colin). I Lucía Velasco y Daniel Rubio, destaquen   el poder de Facebook d’influir en la intenció de vot dels electors gràcies a atresorar detalls de la vida personal de gairebé un terç de la humanitat i proposen una regulació  global per exigir un rendiment de comptes dels algoritmes. Una regulació també imprescindible en el procés de digitalització i robotització de l’economia que limiti el control oligopòlic dels mercats digitals (Bruno Estrada).

Per la seva banda la revolució feminista topa amb la resistència activa de la cultura patriarcal present en les grans religions. Amelia Valcárcel [2], des de la convicció que la democràcia és intrínsecament feminista, confia en que la revolució de les dones acabarà per pacificar les religions més fanàticament patriarcals.

La sentència del Tribunal Suprem sobre el cas de “La Manada” representa una  fita en el canvi de mentalitat de la societat espanyola sobre la violència masclista, com interpreta Concepción Torres en el seu comentari de la decisió judicial.

En relació a la revolució geopolítica és rellevant l’entesa creixent entre Xina i Rússia en la línia de construir una gran Aliança Oriental que podria desembocar en un nou teló d’acer tecnològic (Daniel Iriarte) i  que és un símptoma més de  la inviabilitat d’un escenari global basat en la cooperació entre Xina i Estats Units (Mark Leonard) [3], com  es posarà en evidència en la reunió del G-20 a Osaka (Javier Solana, Xavier Vives). Tanmateix, arran de la resistència dels ciutadans de Hong Kong a acceptar subsumir  la seva democràcia en el sistema autoritari xinès (Fareed Zakaria), hi analistes que relativitzen la capacitat xinesa de presentar un model de societat atractiu, avui per avui molt lluny de poder competir amb el soft power americà (Pascal Boniface, Manuel Castells). Encara que Donald Trump fa mèrits per anar-lo devaluant,  per exemple amb la seva erràtica gestió de la crisi amb l’Iran (Javier Jordán, Lluís Bassets, Juan Tovar). Mentre,  es debat sobre les possibilitats de reelecció de Trump:  Ramón Lobo i  Antoine de Tarlé assenyalen els factors que n’afavoririen una nova victòria de Trump, mentre que Gérard Grunberg pensa que es donen les condicions per a una victòria clara d’un candidat demòcrata.

La Unió Europea segueix en stand-by, tot esperant l’acord sobre el repartiment de les principals responsabilitats institucionals, amb  divergències de fons que afecten tant els càrrecs a designar (Xavier Vidal-Folch, José Ignacio Torreblanca) com a la relació entre els grups europeistes i els antieuropeistes (Luis Bouza) [4]. Al mateix temps que es van produint avenços a petits passos sobre el pressupost de l’Eurozona (José Moisés Martín) o sobre la política monetària del Banc Central Europeu (Xavier Vidal-Folch).

Dins del procés de recomposició política europea cal estar atents als intents de reanimar la socialdemocràcia alemanya després d’obtenir el pitjor resultat de la seva història a les eleccions europees (Ana Carbajosa). En aquest sentit resulten molt suggerents els plantejaments de Borja Barragué [5] en el seu llibre Larga vida a a la socialdemocracia.  I Esteban Hernández es mostra escèptic sobre les possibilitats de reconstruir un nou bloc progressista entorn d’un projecte ecologista (Audrey Pulvar). De la mateixa manera que Lluís Bassets [6] considera eixorca la confrontació política centrada en la dialèctica feixisme/antifeixisme. Finalment, Ismaël Emelien i David Amel expliquen l’estratègia de La République en Marche per combatre el nacionalpopulisme.

A les portes d’Europa, la  victòria contundent del candidat socialdemòcrata Ekrem İmamoğlu a les eleccions municipals d’Estambul suposen un cop molt dur per Erdogan que havia forçat una repetició dels comicis, fins al punt que  molts analistes hi veuen les primeres esquerdes de la democràcia autoritària turca (Andrés Mourenza/Ilya U.Topper, , Daren Acemoglu/James A.Robinson, Eduard Soler).

En el camí de la investidura de Pedro Sánchez semblen acumular-se els obstacles: el PSOE es mostra tancat a formalitzar un govern de coalició amb Unidas Podemos i a satisfer l’exigència de  Pablo Iglesias d’incorporar-se al Consell de Ministres. (Pedro Vallín, Lucía Méndez, Ignacio Varela, Pau Luque, Antonio Elorza). Al mateix temps, Pedro Sánchez insisteix en pressionar el PP i Ciudadanos per obtenir la seva abstenció (Enric Juliana, José Antonio Zarzalejos), mentre s’aplana el vot favorable de PNV, Compromís i PRC (Pablo Simón), i ERC  emet senyals sobre una possible abstenció (Enric Marín). Així,  la dilació del procés d’investidura (Josu de Miguel) i la incertesa sobre el seu resultat estan obrint la porta a la possibilitat d’una repetició electoral (Fernando Ónega, José Miguel Contreras), que segons les enquestes publicades afavoriria  socialistes i populars, sense alterar, però, la correlació de forces actual (Invymark/La Sexta, GAD3/ABC, NC Report/La Razón).

És una situació en la que Pedro Sánchez, fiat del seu instint i de la seva bona fortuna, sembla sentir-se còmode (Teodoro León Gross, Kepa Aulestia [7]), amb la intenció gens dissimulada de desgastar Unidas Podemos, però sobretot Ciudadanos (Fernando Vallespín, Ricardo Dudda, Esteban Hernández, Ignacio Escolar).

El cert és que les contradiccions han esclatat a Ciudadanos (Iñaki Ellakuría), on el gir a la dreta d’Albert Rivera (Olivia Muñoz-Rojas) [8]  ha provocat la ruptura amb el nucli de fundadors (Arcadi Espada, Francesc de Carreras),  Manuel Valls, Antoni Roldán (José Antonio Zarzalejos), Javier Nart i el distanciament crític de Luis Garicano i dels sectors mediàtics que encara no fa massa temps apostaven per Rivera (Juan Luis Cebrián).

Més enllà dels moviments tàctics de Sánchez, que d’allargar-se i complicar-se podrien girar-se-li en contra (Berta Barbet, Josep Ramoneda), hi ha factors objectius que dificulten formar una majoria governamental sòlida, relacionats amb  l’orientació de la política econòmica (Josep Oliver)  i  la gestió de la sentència del Suprem sobre els dirigents independentistes (Carlos Elordi) [9].  Especialment delicada serà la digestió de la sentència: passos en fals o deshora poden complicar encara més posar en marxa el que Miquel Pasquau [10] denomina “una ofensiva per la convivència a Espanya”, en la que ben bé podria inscriure’s la intenció programàtica de la nova junta del Cercle d’Economia (Manel Pérez, Manel Manchón).

De la mateixa manera, la recomposició del “mirall trencat” de Catalunya (Joaquim Nadal) requereix temps (Antoni Gutiérrez-Rubí), humilitat intel·lectual (Antón Costas), recuperació del respecte mutu (Josep Martí Blanch)  i del sentit  de la realitat (Daniel Fernández, Josep Ramoneda).

Està per veure si la proliferació de moviments dins i fora de l’espai independentista contribuiran a redreçar positivament el rumb del país. Més aviat sembla que les iniciatives en l’àrea postconvergent (Francesc-Marc Álvaro, Jordi Mercader, Albert Sáez, Manel Manchón , Oriol Marchresponen a urgències electorals per intentar evitar el sorpasso d’ERC en les pròximes eleccions al Parlament de Catalunya (Jordi Juan). Com també planen massa incerteses sobre la iniciativa incipient de crear una força política catalanista moderada (Lola García).

ARTICLES RECOMANATS

(1) Andrés ORTEGA, “Cuatro revoluciones” a eldiario.es (23-06-19)

“Hay cuatro revoluciones en marcha, estrechamente ligadas entre sí. Y casi todas, menos una, tienen costes importantes que habrá que asumir para gestionarlas, no digamos ya superarlas. De hecho, en parte esos costes ya se están pagando. Una es la revolución tecnológica. La segunda es el cambio geopolítico mundial sobre todo con el ascenso de China y las reticencias y resistencias que está provocando. La tercera es el cambio climático, y las medidas para frenarlo. Finalmente, está la revolución de la mujer y su lugar en la sociedad y en la economía” (…)

(…) “Según avancen, estas cuatro revoluciones pueden dar lugar a mundos muy distintos. Por ejemplo, una matriz A, con unas clases medias desclasadas por los cambios tecnológicos, con apoyo a sistemas autoritarios y de capitalismo de Estado como el chino y tensiones internas en Europa debido a ello, sin un respaldo real por parte de Pekín al consenso de París sobre cómo luchar contra el cambio climático, y con una frustración en el avance de la mujer. O una matriz B con un cambio tecnológico que logra desandar la desigualdad en una sociedad superinteligente —como la que propugna el concepto japonés de Sociedad 5.0— en la que nadie se queda atrás, con una China plenamente integrada en estas corrientes, que se abra a más libertades aunque aún no a más democracia, pero que contribuya, con unos EEUU menos temerosos a perder parte del mando, a frenar el cambio climático, y una paridad cuasi total entre hombres y mujeres.

Hay otras matrices, o escenarios simplificadores posibles, con otras variables como la del también rápido envejecimiento de una parte del mundo (China, Europa), frente a otro (India, Asia, África y las Américas). En todo caso, estas revoluciones avanzan mucho más rápido de lo que nos pensábamos hace tan sólo unos años”.

(2) Amelia VALCÁRCEL, “Democracia, religiones y feminismo” a El País (23-06-19)

(…) “La pregunta es si todas las religiones pasarán a la relativa mansedumbre del cristianismo. Se necesitará tiempo y algo más. Porque este, el de religión y democracia, es un silogismo con término medio. Resumo: dependerá de las mujeres. Las mujeres y sus libertades son la variable no contemplada. Dos cosas sabía y bien Huntington: historia y demografía. En ninguna de las páginas de su Choque de civilizaciones admitió que la variable “feminismo” pudiera turbar sus análisis. Los bloques religiosos en su opinión son cerrados y estables. Nada les cambiará. Occidente es demográficamente limitado y lo que venimos llamando pomposamente historia se reduce a demografía. Los dados están ya echados. Seremos desbancados. Sin embargo, las libertades de las mujeres son un asunto que bulle planetariamente. Está cambiando a todas las sociedades. Puesto que esas libertades chocan con el orden previo, las mujeres son, aun las devotas, una fuerza antirreligiosa descomunal. En todas partes está cursando su rebeldía contra las verdades patriarcales que las religiones mantienen, representan y defienden. Los bloques de sentido religioso tienen un poderoso enemigo interno. Por eso son tan reactivos al feminismo. También estos dados acaban de echarse; habrá que esperar”.

(3) Mark LEONARD, “El fin de ‘Chimérica’” a Project Syndicate (25-06-19)

“La escalada en la rivalidad entre China y Estados Unidos está marcando el inicio de un mundo bipolar. Mientras que las últimas semanas han estado definidas principalmente por una cooperación entre las potencias líderes del mundo, las próximas estarán signadas por una competición de suma cero. La globalización y la profundización de los lazos entre los países ya están dando lugar a lo que eufemísticamente se ha dado en llamar “desacople”. Los países y las regiones se están organizando en unidades económicas y geopolíticas más pequeñas bajo la apariencia de “recuperar el control” (…)

(…) Pero mientras que Trump y Xi han alterado el status quo doméstico en sus respectivos países, sus agendas geoestratégicas simplemente han acelerado los desarrollos que ya estaban en marcha. Desde un punto de vista económico, el equilibrio global de poder ha venido pasando de Washington a Beijing, tornando inevitable la competencia. Lo que ha cambiado es que la relación entre Estados Unidos y China ya no es un acuerdo complementario entre economías desarrolladas y en desarrollo. Ahora que China y Estados Unidos cada vez más compiten por el mismo premio, se ha instalado una lógica de competencia de suma cero –“Chimérica” ya no existe.
Este cambio ha resultado un shock para los europeos, que ahora deben preocuparse por no convertirse en un animal atropellado en un juego de la gallina sino-norteamericano. Una encuesta reciente del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores sugiere que la mayoría de los europeos –inclusive el 74% de los alemanes, el 70% de los suecos y el 64% de los franceses- preferiría mantenerse neutral.
Estas conclusiones sin duda favorecen a los chinos. En 2003, cuando Estados Unidos invadió Irak, China empezó a buscar incursiones diplomáticas en Europa. La razón, me explicó el influyente académico chino Yan Xuetong, era que “cuando vayamos a la guerra con Estados Unidos, esperamos que Europa por lo menos se mantenga neutral”. Es por eso que no resulta sorprendente que Xi y el premier chino, Li Keqiang, se hicieran presentes en Davos y en la Conferencia de Seguridad de Múnich, presionando por el multilateralismo. La esperanza, claramente, es introducir una cuña entre Europa y un Estados Unidos gobernado por la administración “Estados Unidos primero” de Trump.
Pero la neutralidad no es en verdad una opción para los europeos. Mientras Estados Unidos y China se desacoplan, ambas partes le pedirán a Europa que tome partido. Es más, los europeos han comenzado a tomar nota de la amenaza planteada a sus propias empresas por el modelo económico de capitalismo de estado y mercado cerrado de China. Un documento reciente de la Comisión Europea se refiere a China como un “rival sistémico” y propone un nuevo mecanismo para monitorear la inversión china.
El problema es que mientras que las relaciones de Europa con China se están enfriando, lo mismo sucede con sus vínculos con Estados Unidos. Los europeos quieren vivir en un mundo multilateral donde las decisiones estén guiadas por reglas y donde se observen las alianzas tradicionales. Trump y Xi quieren algo completamente distinto.
Afortunadamente, si bien los votantes europeos se han mantenido pasivos, la UE y los gobiernos europeos clave han estado pensando más en la soberanía europea. Cada vez es más generalizada la idea de que si Europa no tiene sus propias competencias en IA y otras tecnologías, los valores europeos apenas van a importar.
La cuestión, entonces, es cómo proteger la soberanía europea frente a las sanciones secundarias de Estados Unidos, las inversiones chinas y otras fuentes de coerción externas. La respuesta no es obvia. Pero si Europa tiene éxito, podría convertirse en una potencia de igual relevancia en un mundo tripolar, y no simplemente en una marioneta en un juego que juegan Trump y Xi”.

(4) Luis BOUZA, “La polarización de la campaña europea puede tener efectos duraderos” a Agenda Pública (21-06-19)

(…) “es posible que hayamos visto una competición de primer orden en la que la propia existencia de la UE, el significado de la soberanía y los enfrentamientos internos y externos dominaron la conversación. Esto se evidencia por la alta visibilidad y los buenos resultados de los actores que movilizan puntos de vista muy críticos o muy favorables a la UE, como el liberal belga Guy Verhofstadt o el conservador húngaro Orbán. Los medios de comunicación y las redes sociales han exacerbado esta competición en torno a valores contrapuestos.
¿Significa esto que podemos confirmar que la UE ha adquirido su propio modelo de competición política que opone decisivamente a las fuerzas cosmopolitas pro-europeas a las nacionalistas euroescépticas? Esta interpretación es controvertida, ya que la división entre cosmopolitas y nacionalistas es en gran medida imposible de separar de las divisiones existentes en algunos países, como España. Además las fuerzas paneuropeas como Volt o DIEM25 han sido irrelevantes, y es poco probable que la competición por los cargos de la UE haya decidido las elecciones más allá de unas pocas excepciones locales –contra pronóstico, Timmermans ganó en los Países Bajos por el PSE– y las políticas europeas siguen siendo poco conocidas entre la ciudadanía.
En cambio, algunos de los ponentes sugirieron que podemos estar contemplando la combinación de una apropiación de las cuestiones europeas por parte de fuerzas políticas opuestas y una sincronización cada vez mayor de los ciclos políticos nacionales, lo que otorga resultados similares a las mismas fuerzas en países distintos al mismo tiempo, aunque sea por razones diferentes.
Una última observación que cabe extraer del resultado de las elecciones a la UE es que el funcionamiento político de la Unión Europea se verá afectado por los resultados de una forma que puede reproducirse en otras instituciones. La polarización en torno a la impugnación de la propia UE, junto con el debilitamiento simultáneo de las fuerzas socialistas y populares, puede implicar que las fuerzas pro-europeas desarrollen incentivos para dejar de lado sus diferencias ideológicas en aras de la integración europea.
Una primera respuesta podrá verse en la composición de la mayoría que apoye el nombramiento de la nueva Comisión. Pero esto puede estar ocurriendo también a nivel nacional, en la medida que los actores pro-europeos en un país como Francia ya cooperan en la estructura difusa de En Marche. La polarización en torno a las cuestiones europeas también puede estar cambiando las estructuras políticas nacionales”.

(5) Entrevista a Borja BARRAGUÉ a El Confidencial (26-06-19): “Debemos evitar que los mercados se comporten como les dé la gana”

(…) P. Menciona en su libro a Mark Lilla, quien pide que la izquierda recupere un proyecto colectivo que pueda sumar a mucha gente. ¿Debe la socialdemocracia recuperar un horizonte común para sobrevivir? ¿Cuál podría ser?
R: Estoy de acuerdo con el diagnóstico de Lilla, aunque tiene algún ángulo muerto. Estoy en desacuerdo con la consecuencia que se ha querido extraer de su tesis: la de que no es compatible hacer una política identitaria con hacer política de clase. Creo que se puede –y se debe– hacer una política redistributiva que tenga en cuenta que la brecha laboral perjudica a las mujeres o que ser inmigrante te penaliza en términos salariales.
Quizá esa idea de colectividad por la que me preguntas pasa por construir un mensaje en torno a la justicia social, que combine eficiencia –no vale de nada tener poca desigualdad cuando los supermercados están vacíos– y sensibilidad a las cuestiones redistributivas; un discurso que sepa que no podemos prescindir de los mercados pero que preste atención a la desigualdad.
En la Guerra Fría, teníamos dos concepciones de la justicia social muy definidas: el bloque soviético apostaba por la igualdad pero la gente iba a los establecimientos y no había de nada; y por otro lado, los mercados libérrimos sobre los que el Estado no actuaba. Ambas estaban desequilibradas: una no tenía en mente la eficiencia y la otra pensaba que la desigualdad azuzaba el crecimiento económico, cuando no es así.
La desigualdad, además, conlleva muchas ineficiencias incluso para los particulares: tener que invertir en seguridad privada o en educación ante la falta de eficacia del poder público, por ejemplo (…)

(6) Lluís BASSETS, “Qui són els antifeixistes” a El País (24-06-19)

(…) “Ara acabem adjudicant al feixisme les característiques de qualsevol règim “autoritari, violent, repressiu, racista o masclista”, segons el repertori del mateix Gentile.

La llista de feixistes contemporanis que es dedueix d’aquestes característiques és infinita i heteròclita: Vladímir Putin, Donald Trump, Jair Bolsonorado, Xi Jinping, Tayep Racip Erdogan, Abdul-Fatah Al Sisi, Narendra Modi, Benjamin Netanyahu, Víktor Orban, Matteo Salvini o Santiago Abascal, als quals cal afegir la subespècie transcendental de l’islamofeixisme, el màxim exponent del qual va ser Bin Laden i en el qual qui destaca ara és l’aiatol·là Ali Khamenei.

No deixa de ser una idea perillosa perquè ja se sap que, quan tots són feixistes, ningú és feixista. L’antifeixisme, al final, és una mera disfressa rere la qual es representen els personatges odiats pel feixisme. També la versió simètrica arriba a ser certa: en la identificació morbosa amb el feixisme, en la temptació radical per les idees excloents i totalitàries, hi ha un afany de provocació cap als que asseguren identificar-se amb l’antifeixisme. Feixisme i antifeixisme, sense idees, sense valors, o pitjor encara, amb idees i valors més semblants que no creuen els que diuen militar-hi, són els noms de tribus construïdes en una cultura de la mútua exclusió. En el límit, tot just mers disfresses, fetitxes tribals i, al final, simulacres militants al servei de bandes de joves mitòmans.

Cal dir les coses pel seu nom, però hi ha coses que exigeixen un nom per adquirir plena consistència política. Al feixisme se l’ha de combatre, fonamentalment, amb les idees, els arguments i els programes polítics. A les urnes i no en les manifestacions i els eslògans, els setges i els escraches. No se’l combat, sobretot, amb mètodes i mitjans feixistes. Hi ha antifeixistes que són feixistes autèntics, encara que no ho sàpiguen o no ho vulguin reconèixer. També n’hi ha que ho saben i es diuen antifeixistes a consciència perquè saben que s’apoderen i neutralitzen el prestigi d’una marca.

Gentile culmina la severitat de la seva indagació històrica, hostil a l’ús frívol i lax de les paraules, amb una advertència de la màxima rellevància. “El perill real avui no és el feixisme, sinó l’escissió entre el mètode democràtic i l’ideal democràtic”. La democràcia sense ideals queda reduïda a les urnes, mentre que l’ideal democràtic exigeix una societat de ciutadans actius, lliures i iguals. Destruir l’ideal democràtic de la ciutadania és el més proper al feixisme, que, a diferència dels anys trenta, avui és compatible amb l’exaltació oberta de la democràcia i l’elecció directa dels governants”.

(7) Kepa AULESTIA, “Hegemonismo” a La Vanguardia (25-06-19)

(…) “Los pactos y desencuentros postelectorales en España han contribuido a vaciar la política, reduciéndola a una suerte de juego de equilibrios que lleva a alcaldes y presidentes autonómicos a preguntarse ahora sobre su quehacer, evidenciando la futilidad de los programas con que se presentaron a los comicios. Qué decir de la carencia de acuerdos por escrito, y de la opacidad con que los pactantes están preservando sus compromisos como si fueran inconfesables. Y como si la fragmentación partidaria fuese motivo propicio para ocultar intenciones o, cuando menos, disimular la escasez de nuevas propuestas y soslayar las dudas que estas suscitan entre quienes han sido elegidos para gobernar. La crisis de representación no forma parte de las preocupaciones de la política oficial, cuando con una mezcla de jactancia y fatalismo los nuevos electos se comportan todavía peor que los viejos a los que pretendían sustituir. Y allá donde la mayoría no queda clara, la fragmentación partidaria se emplea como subterfugio para justificar que ya se verá sobre la marcha con quién se gobierna, en este tiempo gaseoso.

El encargado por el Rey a presentarse a la investidura, Pedro Sánchez, insiste en que sólo él puede ser presidente, mientras espera a que sean los demás quienes se avengan a que el nuevo gobierno se constituya “cuanto antes”. Lo que en la noche del 28-A parecía un camino despejado obliga hoy a preguntarse qué quiere realmente el candidato socialista, cuando se complica él mismo la ruta. La presunción de que los otros tienen la obligación de facilitarle la tarea no sirve para conformar una mayoría. Ni siquiera bajo la pre­sunción de que el péndulo demoscópico tiende de nuevo al bipartidismo. El mensaje dirigido a todos los posibles socios, y a los posibles benefactores vía abstención, para que aprovechen tan irrepetible momento no surte el efecto pretendido porque asoma el deseo socialista de deshacerse, a la vez, de Podemos y Ciudadanos para alcanzar la hegemonía. Porque en el secreto de las negociaciones y en el argumentario de las declaraciones públicas late la vieja obsesión de superar la crisis de representación del sistema mediante la conversión del sanchismo en política hegemónica”.

(8) Olivia MUÑOZ-ROJAS, “Incipiente paralelismo” a El País (25-06-19)

“Hace un tiempo que me ronda la cabeza un paralelismo —que, soy consciente, resultará arriesgado para unos y exagerado para otros— entre la trayectoria del mandatario húngaro Viktor Orbán y la actual línea política del líder de Ciudadanos, Albert Rivera. La idea surge de una entrevista que realicé el año pasado con motivo de las elecciones generales húngaras a una amiga periodista húngara, Szilvia Malik, sobre el tránsito del país magiar desde el comunismo hasta la democracia iliberal, condensado en la trayectoria de Orbán quien, en palabras de Malik, “pasó de ser un ‘joven demócrata’ liberal a un populista de derechas en una suerte de maniobra napoleónica” (…)

(…) “A primera vista, el contexto húngaro y español tienen poco en común. Pero la pulsión nacionalista a raíz de conflictos territoriales pasados, en el caso húngaro, y presentes, en el caso español, podría verse como un elemento común. El liberalismo tiende a casar mal con el nacionalismo y resulta difícil mantener un equilibrio coherente en el tiempo cuando, como Orbán o Rivera, se pretende abrazar ambos. Tarde o temprano, como le sucedió a Fidesz, estas formaciones acaban decantándose del lado de la balanza que su líder intuye políticamente más lucrativo. Captar el estado emocional de la sociedad y espolearla en la dirección que les beneficia resulta más estratégico que mantenerse en el tiempo en unos principios y una vocación razonada.

Si bien es improbable que Albert Rivera esté siguiendo conscientemente la hoja de ruta de Viktor Orbán, no está de más recordar que el tránsito del liberalismo progresista al iliberalismo reaccionario no es tan descabellado como suena. Para el Financial Times, el viaje de Orbán es “una de las transformaciones recientes más llamativas de la política europea” y suponemos que no le faltan admiradores que, sin necesariamente compartir todo su ideario, intentan imitar su estrategia para llegar al poder”.

(9) Carlos ELORDI, “La sentencia del procés atenaza la formación del Gobierno” a eldiario.es (21-06-19)

(…) “¿Qué hará Pedro Sánchez si Manuel Marchena apoya las tesis de los fiscales? Está claro que una decisión como esa colocaría a la política catalana al borde de la implosión, al menos durante un tiempo. La gobernabilidad de España podría ponerse en cuestión. Sobre todo si también las derechas se ponen en pie de guerra y exigen el 155 y quien sabe cuantas cosas más. Europa miraría con ojos muy preocupados un panorama de ese tipo.

Sánchez no tendría más remedio que tomar iniciativas para evitar que la situación se le fuera de las manos. Tratando de entenderse con el PP y Ciudadanos, lo cual no sería fácil a la vista de que hoy por hoy y al menos en público, otra cosa es lo que puedan decir en privado, los dirigentes de esos dos partidos sólo hablan de mano dura con el independentismo y cabe suponer que verían con satisfacción que el gobierno socialista se viera metido en ese berenjenal. O intentando tender algún puente, obviamente a cambio de algo, con el independentismo, es decir, con Esquerra. Lo cual provocaría el rechazo de muchos, en Cataluña y en el resto de España, incluidos algunos sectores del PSOE.

Sin la abstención de Esquerra, Sánchez tendría más libertad para moverse en ese terreno. Pero tal y como están las cosas y a menos que el PP y/o Ciudadanos cambien de postura, esa abstención es insoslayable para lograr la investidura.

Ahí está el nudo, la razón principal de que las cosas aparezcan hoy bloqueadas. Las negociaciones con Unidas-Podemos deberían progresar, aunque no sin idas y venidas. Si Sánchez acepta que haya ministros de Podemos en el nuevo gobierno y Pablo Iglesias accede a no ser uno de ellos, el escollo más aparente quedaría superado. Y también podrían ponerse de acuerdo sobre el programa, aunque por el momento las diferencias no son pequeñas al respecto. Lo que todo parece indicar es que, a menos que las cosas se salieran de madre, Unidas-Podemos no va a arrostrar los riesgos que supondría provocar una repetición de elecciones.

Andoni Ortúzar ha dicho muy claro que el PNV está por hacer presidente a Sánchez. Compromis y el Partido Regionalista de Cantabria también parecen estar por esa labor. ¿Aceptarán los socialistas ir a por todas y avenirse a la abstención de Esquerra? ¿Provocarán que la investidura se decida en una segunda sesión, que se celebraría en el mes de octubre, es decir, cuando ya se conociera la sentencia? Las respuestas, en las próximas semanas”.

(10) Miguel PASQUAU, “Una ofensiva por la convivencia en España” a CTXT (22-06-19)

(…) “Unos cuantos intelectuales, juristas, empresarios, universitarios, activistas sociales, políticos retirados, periodistas, etc., podrían dar el paso y formalizar un movimiento ciudadano dispuesto a ponerse en medio de manera organizada, estratégica, eficaz y que fuera capaz de decir, con fuerza, algo distinto a lo de siempre. Hay agua en la piscina, y mucha gente se sentiría aliviada. Hay que escapar de la resignación. España no está condenada ni al desmembramiento ni a una reacción nacionalista centrípeta de dientes apretados. España tiene nota de selectividad para aspirar a las carreras que quiera, puede salir de las arenas movedizas en que parece estar, y yo tengo la convicción (más bien es un recuerdo) de que conseguirá más si los catalanes están aquí, si se sienten de verdad llamados y no abducidos, si se les reconoce el protagonismo que merecen y quieren asumirlo. España no es sólo la espesa densidad que contamina a Madrid, también es Galicia, Andalucía, País Vasco, Valencia, tratando entre ellos. Esa España compuesta y compleja puede también librarse de sus vértigos. Arrastra vicios, ha perdido fuerza como proyecto aglutinador, tiene muchos defectos, pero es uno de los Estados con mayor protección de derechos y con mejores prestaciones sociales, un Estado con territorio, recursos económicos y potencial humano que le permiten competir en buenas condiciones dentro del prodigioso proyecto europeo, con una dispersión saludable del poder en entes autonómicos con competencias nada desdeñables, con un poder judicial sólido e independiente pese a la ósmosis entre su cúpula y los partidos políticos. ¿Por qué no salir de la resignación y de las inercias, y empujar a favor de una regeneración? Si esa “regeneración” desembocase en una “reconstitucionalización”, si resulta que descubrimos que algunos consensos del 78 no son los consensos de hoy aunque los sostengan con más o menos entusiasmo un 55%, no pasa nada: ya lo veríamos, pero aparquemos las prisas, no comencemos por la pregunta final, porque entonces el motor se “ahoga” y no arranca.

Hay muchas maneras de cuidar a España, que no consisten en simplemente conservarla y repetirla. Hay mucha gente cabal, que piensa, siente y vota de manera distinta, pero no se ha encasquillado. No tienen que pedir permiso para hablar de España. Y no deben seguir esperando a que a algún partido se le ocurra algo, para apoyarlo o rechazarlo. Los independentistas no quieren hablar de España, sino de Cataluña. Cs y PP tienen un cajón de estribillos que parece bastarles, que no sirven como inicio de ninguna conversación. El PSOE, situado en el centro del escenario, por el que todo habría que pasar, está paralizado, no dice nada, porque no le interesa la clarificación y tiene demasiados vetos internos. Es su rémora maldita. Podemos está en posición idónea, y libre de marcas, para decir cosas nuevas, pero por alguna razón se quedó en lo del referéndum pactado, que por requerir un pacto, se desactiva como bálsamo de Fierabrás. Pero entre nosotros sí podemos hablar de lo que queramos, sin temas prohibidos, sin temor a la zancadilla desde la retaguardia, sin cálculos sobre cómo seguir manteniendo el voto tanto en Huelva como en Barcelona, libres de la pugna por el liderazgo entre Puigdemont y Junqueras. Entre nosotros podemos hablar tranquilamente de república, de federalismo, de qué pasó con el tribunal constitucional, de 155, de las lenguas, de cómo evitar la instrumentalización de las instituciones, de qué son las nacionalidades como diferentes a las regiones, de financiación autonómica, de reformas constitucionales, incluso de indultos y de referéndum, de todo lo que queramos. No sólo de lo fácil y poco comprometedor, como el Senado o la línea de sucesión dinástica. Hacen falta más voces comprometidas con España de otra manera, no podemos saber cuántos somos los que necesitamos escucharlas.
Sería sensato que los políticos pactaran una tregua y aceptasen posponer el momento de las soluciones. La haya o no, a España le vendría bien un espacio en el que estuviera permitido repensarla de arriba abajo y favorecer la convivencia. No es suficiente con las pinceladas de Twitter, con artículos sueltos, ni con conferencias aisladas. Yo estoy hablando de una ofensiva. Pero eso requiere que quienes pueden, quieran. Sepan que estamos esperándolos”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada