FOCUS PRESS SETMANAL 142

En mig del debat intens sobre la salut de la democràcia i les amenaces que l’envolten (Adam Tooze [1],  Borja Bauzá [2],  José María Lassalle [3]), no deixa de ser una bona notícia la coincidència en el temps de les dues majors mobilitzacions electorals  democràtiques que es produeixen al món: a la Índia han estat convocats 900 milions d’electors (Eva Borreguero) i a la Unió Europea, 425 milions.

Però, certament, el món ha esdevingut més perillós amb l’escalada de la guerra comercial i tecnològica entre els Estats Units i la Xina (Lluís Bassets, José Carlos Díez), que ha tingut aquesta setmana un episodi rellevant amb el veto de Google a Huawei (Miguel Solana, Javier Borràs), i que constitueix el nucli d’una nova guerra freda (Nouriel Roubini [4],  Enrique Feás, Alicia González), en la que es confronten dos models de capitalisme (Esteban Hernández). Una guerra en la que Europa pot veure’s atrapada si no és capaç d’impulsar una política autònoma en defensa del seu model econòmic i social (Xavier Vidal-Folch, Federico Steinberg).

I el mateix podem dir, d’un conflicte com el que s’està gestant a l’Orient Mitjà, amb la creixent fustigació a l’Iran per part dels Estats Units (Lluís Uría, Philip H.Gordon).

Les eleccions al Parlament Europeu del 23 al 26 de maig constitueixen un termòmetre bastant precís sobre l’estat de la Unió, malgrat la “deseuropeització” (Albert Branchadell) de la majoria dels comicis a cadascun dels28  països membres. Els pronòstics (Politico, The Economist, Nacho Alarcón) apunten a un afebliment de la gran coalició formada per populars i socialistes, acompanyat del creixement de liberals i verds. Fora de l’espai europeista, nacionalpopulistes i euròfobs veuran incrementada la seva representació. Si es donés aquesta correlació de forces es dibuixen tres escenaris possibles segons Bernardo de Miguel: un escenari conservador de reedició de la gran coalició, ampliada a liberals i/o verds; un escenari progressista com el suggerit per l’spitzencandidat socialista Frans Timmermans (Jaume Masdeu), amb una nova coalició que aniria dels libereals a Syriza; i, en tercer lloc, un escenari “Macron”, en el que els liberals assumirien el lideratge del bloc europeista enfront del bloc nacionalpopulista i euroescèptic.

Andrés Ortega [5] recomana fixar-se en quatre indicadors determinants: la participació (el 2014 va ser del 42.6%), el resultat de les forces nacionalpopulistes i euroescèptiques (panel d’Agenda Pública/Política Exterior, Fernando Arancón [6], Ramón González Férriz), la batalla a França entre Macron i Le Pen (enquesta IPSOS/Cevipof) i el desenllaç electoral al Regne Unit (Rafa de Miguel). També és força interessant observar si apareixen símptomes de desgast en l’experiment nacionalpopulista italià (Irene Savio).

Per conèixer les posicions d’alguns dels principals actors, veure els articles de Jean-Claude Juncker, Guy Verhofstadt [7] i  Michel Barnier i les entrevistes a Annegret Kramp-Kambauer, Margrethe Vestager, Ska Keller  i Josep Borrell.

També són d’interès algunes aportacions sobre el sentit del projecte europeu (Timothy Snyder, Andreu Missé, Santos Juliá, Javier Solana, José Ignacio Torreblanca [8]),   la governança de la Unió  (Pol Morillas, Mariola Urrea, Cristina Ares, Salvador Llaudes), la política fiscal (Elena Casanovas),  la política social (Dídac Gutiérrez-Peris), la política d’immigració i refugiats (Daniel Innerarity ) i la transició digital (José María Lassalle).

Des d’una perspectiva crítica, són interessants els punts de vista sobre l’hegemonia alemanya a la Unió (Ignacio Sánchez-Cuenca) i la cada cop més difícil entesa entre alemanys i francesos (Enric Bonet) [9].

Sobre les possibilitats d’una major implicació i influència d’Espanya a la Unió, veure el panel de El País i un article de Nacho Alarcón.

Totes les enquestes sobre les eleccions al Parlament Europeu a Espanya  (Metroscopia, DYM, Db40, NC Report, Sigma Dos, Celeste-Tel) preveuen una clara victòria socialista, amb populars, Ciudadanos i Unidas Podemos a força distància, la presència de Vox i també de les diverses  coalicions de partits nacionalistes i regionalistes, entre elles les encapçalades per Oriol Junqueras i Carles Puigdemont, sense descartar-se la presència del PACMA.

En l’interregne (Fernando Vallespín) entre les eleccions generals del 28-A i les eleccions municipals, autonòmiques i europees del 26-M, s’han constituït les Corts Generals, amb l’elecció de Meritxell Batet (discurs inicial) [10] com a presidenta del Congrés dels Diputats i de Manuel Cruz (discurs inicial i entrevista) com a president del Senat. L’aposta pel tàndem Batet-Cruz ha estat interpretada com una aposta decidida del president Sánchez per tenir una política catalana proactiva ( Enric Juliana, Xavier Vidal-Folch, Antoni Puigverd, Josep Ramoneda).

Aquests primers passos de la XIII legislatura  s’han vist condicionats per la situació judicial de cinc electes independentistes (Alfonso Pérez Medina, Guillem Martínez, Enrique Gimbernat, Jordi Nieva Fenoll, Miguel Pasquau [11]) i per la campanya electoral (Lluís Foix),  fins al punt d’haver-se impedit la designació de Miquel Iceta (entrevista) com a senador en representació del Parlament de Catalunya (Joan Coscubiela, Argelia Queralt [12], Miguel Azpitarte, Juanjo Laborda) i la seva posterior elecció com a president del Senat com pretenia el PSOE (Javier Pérez Royo). Un fet que ha accentuat la desconfiança socialista (Enric Juliana [13],  Joan Tapia) vers una ERC que pren decisions que contradiuen la seva suposada aposta pel diàleg i el pragmatisme (Francesc-Marc Álvaro, Jordi Juan, Enrique Gil Calvo, Camilo S.Baquero), i que inclina el president Sánchez ha prescindir dels independentistes catalans de cara assegurar la governació (José Antonio Zarzalejos, Carlos E.Cué).

Tot plegat ben amanit per l‘excitació dels grups de la dreta (Lucía Méndez, Carlos Elordi) amb un Albert Rivera desfermat (Enric Juliana), mentre el PP intenta fer un cert esforç de contenció (Andrés Ortega).

Aquest és el marc general de les eleccions de diumenge, on algunes de les batalles municipals i autonòmiques tenen una especial rellevància política (Kiko Llaneras, enquestes municipals de de 40dB, enquestes autonòmiques de NC Report), com és el cas de les municipals a Madrid i Barcelona (Enric Juliana) i, en general, als municipis que el 2015 van simbolitzar l’eclosió del món de Podemos i les seves confluències. Com també és transcendent el resultat autonòmic a la Comunitat de Madrid.

Del quadre general resultant es deduirà si el PSOE consolida el salt fet el 28A, si Ciudadanos està en condicions de fer-se amb el lideratge del centre-dreta, i si Unidas Podemos passa a ser una força complementària (Lluís Orriols) en l’espai de les esquerres (entrevista a Pablo Iglesias).

En l’àmbit català, la batalla de Barcelona es presenta incerta  (tracking de Gesop) i  amb alternatives de govern obertes. Mentre que a les europees està en disputa el lideratge del món independentista entre Junqueras i Puigdemont (Isabel Garcia Pagan).

Fora del marc electoral polític, porta cua el desenllaç de les eleccions a la Cambra de Comerç de Barcelona per la victòria,  inesperada per l’establishment barceloní, dels candidats de l’ANC (Jordi Amat, Manel Manchón, Manel Pérez, Jordi Mercader).

Tot plegat no fa més que ratificar que encara falta temps, molt de temps, per a que es donin les condicions mínimes per afrontar amb serenitat el problema polític suscitat per l’aposta fallida de l’independentisme català per la via unilateral (Pau Luque [14], Lluís Bassets, Alfred Pastor, Santi Vila).

Per tancar aquest Focus Press, recomanem el balanç dels darrers deu anys de l’economia mundial que esbossa Emilio Ontiveros [15] a partir de la lectura del llibre d’Adam Tooze, Crash.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Adam TOOZE, “Democracy and Its Discontents” a The New York Review of Books (juny 2019)

“For the American right, Donald Trump’s inauguration as the forty-fifth president of the United States was a moment of political rebirth. Elements of American conservatism had long fostered a reactionary counterculture, which defined the push for civil rights as oppression, resisted the equality of women and the transgression of conventional heterosexual norms, pilloried the hegemony of the liberal media, and was suspicious of globalism and its corporate liberal institutions, including the UN and the WTO. Already in the 1950s this reactionary politics had secured a niche on the right wing of the GOP. It was reenergized by the Goldwater campaign and the conservative backlash against the social revolutions of the 1960s. Reintegrated into the mainstream GOP by Ronald Reagan, it then flared into the open in the ferocious hostility to the Clintons in the 1990s. With Trump it finally claimed center stage. For the right, the explosion of “truth-speaking” by Trump and his cohorts, the unabashed sexism and xenophobia of his administration, and its robust nationalism on issues of trade and security need no justification. His election represents a long-awaited overturning of the consensus of liberalism.
Centrist Democrats also view the administration as historic, but for them it represents the betrayal of all that is best about America. The election of a man like Trump in the second decade of the twenty-first century violated the cherished liberal narrative of progress from the Civil War to the New Deal to the civil rights movement to the election of Barack Obama. This was a self-conception of the United States carefully cultivated by cold war liberalism and seemingly fulfilled in the Clinton era of American power. The election of a man as openly sexist and xenophobic as Donald Trump was a shock so fundamental that it evoked comparisons with the great crises of democracy in the 1930s. Parallels are readily drawn between Mitch McConnell and Paul von Hindenburg. There is talk of a Reichstag fire moment, in which an act of terrorism might be exploited to declare emergency rule. Such references to the interwar period are both rousing and reassuring. They remind us of good battles decisively won. Not for nothing does the anti-Trump movement refer to itself as “the resistance,” recalling memories of midcentury antifascist heroics” (…)

(2) Borja BAUZÁ, “¿Hemos regresado a 1930? Cinco ensayos para (intentar) comprender la ola nacionalpopulista de nuestro tiempo” a The Objective (17-05-19)

(…) “Los politólogos británicos Roger Eatwell y Matthew Goodwin, expertos en analizar el componente populista y su relación con el fascismo, han advertido contra la reducción al absurdo de los movimientos políticos situados a la derecha de la derecha tradicional. Sí, la tentación es grande, pero jugar con los estereotipos ha dejado de salir gratis. En primer lugar, cada vez son menos útiles en el plano retórico porque su capacidad de demonización del otro es cada vez menor. Pero es que, además, son contraproducentes; un estereotipo mal usado lo que consigue cada vez con mayor frecuencia es desacreditar al que lo lanza ante un público neutral que concluye que quien lo utiliza está propagando un diagnóstico de la realidad que no siempre es acertado. O, por lo menos, no tan simple.
En otras palabras: aunque según las valoraciones que pueden leerse en Twitter medio universo es un Mussolini en potencia y aunque el discurso político, adaptado al show business, no escatime a la hora de regalar adjetivos al oponente, la nueva ola de nacionalpopulismo europeo merece un análisis en perspectiva atendiendo a su contexto inmediato y a los mil matices que diferencian unas iniciativas de otras. Sólo así, dicen los expertos, se podrá entender el fenómeno” (…)

(3) Entrevista a José María LASSALLE a “Retina” de El País (18-05-19): “La revolución digital está triturando los ideales de la Revolución Francesa”

(…) “La revolución digital está siendo una revolución ontológica, que afecta a la esencia de lo humano, cambia nuestra subjetividad, provoca que por primera vez en la Historia el cuerpo se retire de la percepción directa de la realidad. Es también una revolución política, que está triturando los ideales de la Revolución Francesa y de la construcción de la idea de ciudadanía por la mayoría de edad, proponiendo una libertad asistida que sustituye a la ley por los algoritmos. Y está suponiendo otro cambio radical: sustituye a la Revolución Industrial: el modelo de economía basado en el capital y el trabajo está expeliendo al trabajo y sustituyéndole por IA y la robótica. La mayor revolución de la historia se está produciendo ahora. Y está empezando por nosotros mismos.

¿Cómo?
Desde el homo habilis estamos cambiando nuestra forma de relacionarnos con la realidad. Ahora estamos sustituyendo la realidad por un diálogo con interfaces y eso nos está anulando. Hemos construido nuestras categorías políticas, morales, estéticas alrededor de cuerpos que eran capaces de sentir desde la percepción sensible. El dolor nos ayudaba a entender la tortura. Ahora, la muerte civil que se practica en los linchamientos digitales, que protagonizan multitudes anónimas en las redes, son posibles porque no hay una experiencia directa del dolor. Hay nuevas experiencias de la crueldad. Las redes están fomentando multitudes digitales que tienen una empatía cero. Esta deshumanización es algo de lo que no solemos hablar.
La tecnología prometió la liberación de la maldición del trabajo… pero no aumentar los niveles de desempleo. Las máquinas solo van a servir a sus amos.
Algo parecido a lo que sucedió en la Roma clásica: el esclavismo liberó a la plebe de trabajar para al patriciado y construyó una dictadura perfecta a través del pan y circo. Los plebeyos fueron neutralizados y desapoderados como sujeto político y, al mismo tiempo, como sujeto económico gracias a la esclavitud que aportó el imperio con sus conquistas. Los nuevos esclavos del siglo XXI serán los robots, las máquinas, el problema está en quién va a dar sentido a las maquinas. Los trabajos manuales se sustituirán por robots, pero las clases medias, abogados, brokers, periodistas, serán sustituidas por IA. El presidente Obama ya advirtió de que la IA supondrá una erosión del poder adquisitvo de la clase media. Vivimos, además, un proceso de proletarización cognitiva, porque somos usuarios de datos y aplicaciones que no son de nuestra propiedad. Tengo miles de fotos que no son de mi propiedad, a no ser que las imprima en papel. La técnica ha sido hasta ahora un elemento de progreso, hay que cuidar de que siga siéndolo”.

(4) Nouriel ROUBINI, “The Global Consequences of a Sino-American Cold War” a Project Syndicate (20-05-19)

(…) “In this balkanized world, China and the US will both expect all other countries to pick a side, while most governments will try to thread the needle of maintaining good economic ties with both. After all, many US allies now do more business (in terms of trade and investment) with China than they do with America. Yet in a future economy where China and the US separately control access to crucial technologies such as AI and 5G, the middle ground will most likely become uninhabitable. Everyone will have to choose, and the world may well enter a long process of de-globalization.
Whatever happens, the Sino-American relationship will be the key geopolitical issue of this century. Some degree of rivalry is inevitable. But, ideally, both sides would manage it constructively, allowing for cooperation on some issues and healthy competition on others. In effect, China and the US would create a new international order, based on the recognition that the (inevitably) rising new power should be granted a role in shaping global rules and institutions.
If the relationship is mismanaged – with the US trying to derail China’s development and contain its rise, and China aggressively projecting its power in Asia and around the world – a full-scale cold war will ensue, and a hot one (or a series of proxy wars) cannot be ruled out. In the twenty-first century, the Thucydides Trap would swallow not just the US and China, but the entire world”.

(5) Andrés ORTEGA, “Lo que hay que mirar en estas elecciones europeas” al blog del Real Instituto Elcano (21-05-19)

(…) “¿Cuántos votarán? La participación en estas elecciones ha ido a menos desde que empezaron en 1979, entonces con un 61,99%, para caer al 42,61% en 2014. Esta vez hay mucho en juego, con el ascenso de los nacional-populismos. Pero ¿será suficiente para movilizar el voto?
Justamente, ese resultado de los nacional-populismos y otros euroescépticos, será, tras la participación, el segundo dato a mirar, a escala europea junto con su traducción en escaños en la Eurocámara, y en cada país. Pues pueden influir en algunas cuestiones, como la elección del próximo presidente de la Comisión Europea, para la que se puede estar rompiendo el tradicional acuerdo entre populares/democristianos y socialistas/socialdemócratas, ambos en declive, ante el ascenso de liberales, verdes y de la izquierda más radical. Pueden impulsarse nuevas combinaciones. Algunos de los líderes populares, como Angela Merkel, están de salida en sus países. ¿Se la rescatará para el Consejo Europeo? El crecimiento de los nacional-populismos también podría influir en algunas tomas de decisiones del Parlamento Europeo como las sanciones a aplicar contra países en retroceso democrático y del Estado de Derecho, donde justamente, los euroescépticos son fuertes, como Polonia y Hungría.
Muchos de estos euroescépticos han cambiado de registro en esta campaña. Saben que la UE ha ganado en popularidad, incluido en Hungría y aún más en Polonia donde la ciudadanía hace una lectura positiva de su pertenencia a la Unión. En Francia, la Agrupación Nacional de Marine Le Pen ya no propugna una salida del euro, aunque sí el regreso a fuertes fronteras nacionales y a una Europa de Estados soberanos.
Podría darse el caso de que los gobiernos de esos países díscolos, Italia incluida, designasen personalidades fuertemente antieuropeas como candidatos al colegio de comisarios, lo que podría generar disfunciones en esta institución, incluso si el nuevo presidente les relegase a funciones menores. Hay precedentes. En algunos casos se han rechazado a candidatos a comisarios por su pasado, aunque antes de que se hicieran oficiales.
Dicho esto, tampoco hay que pensar que los nacional-populistas o la extrema derecha forman una unidad. Estas fuerzas son aún demasiado dispersas y diferentes entre sí –el que más lo debe lamentar es Steven Bannon y su Movimiento– como para romper el Proyecto europeo a escala de la UE, pero no así en algunos países, en el marco nacional, donde ya están contribuyendo a transformar el esquema de partidos hasta ahora dominante” (…)

(6) Fernando ARANCÓN, “La Internacional euroescéptica, ¿un fantasma sobrevalorado?” a eldiario.es (19-05-19)

(…) “Otro error frecuente es hablar de los partidos euroescépticos como un bloque unido que avanza de forma monolítica. De ser así no vendrían fragmentados en tres bloques. Y es que estas formaciones, de marcado discurso identitario, también adolecen de los problemas que tienen partidos o ideologías en expansión: luchas de egos, estrategias divergentes y lógicas políticas muy diferentes.
Todo ello dificulta la conformación de un único europartido y lastra el nivel de coordinación entre todos ellos. La iniciativa que mayor alcance parece estar teniendo es la Alianza Europea de los Pueblos y las Naciones, liderada por Matteo Salvini. Sin embargo, la pugna por el liderazgo de esta Internacional euroescéptica ha sido dura, y Marine Le Pen también trata de cortejar por su lado a otras formaciones relevantes, como el Fidesz del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, para adherirse a su club. Así, en tanto que no exista una hegemonía clara e indiscutible en los partidos euroescépticos, el pulso por su liderazgo está servido.
Porque hasta en los fundamentos ideológicos y estrategias electorales de estos partidos hay una brecha clara y evidente: a pesar de sus puntos en común en el rechazo de la Unión Europea, las formaciones del este de Europa se mueven más en un ultraconservadurismo en lo social y un liberalismo en lo económico, caso del Fidesz húngaro o el Ley y Justicia polaco, mientras que partidos como el Frente Nacional de Le Pen no son tan ultraconservadores –a pesar de ser abiertamente xenófobos– y tampoco tan liberales en lo económico, unas posturas que les han permitido agrandar su base electoral hasta antiguos votantes de izquierda. Vox, por ejemplo, estaría más cerca del primer grupo que del segundo.
Todo ello no evita que su influencia durante los próximos cinco años vaya a ser considerable en la política europea. Sin embargo, esto no necesariamente pasa por el Parlamento Europeo –una institución con relativamente poco poder–. Y es que con el auge de la extrema derecha, la Unión puede acabar siendo rehén de sus propias normas en el ámbito institucional.
Este 2019, algunos Estados miembros podrán proponer candidatos a comisario europeo –uno por país– que pueden ser abiertamente euroescépticos o eurófobos, lo cual es una poderosa forma de minar las instituciones desde dentro. ¿Cuál sería la labor, pongamos, de un comisario italiano afín a los postulados del Gobierno euroescéptico de la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas? En esa línea, el Consejo Europeo –formado por los Estados– sigue teniendo la última voz y, dentro de él, los miembros tienen capacidad de veto” (…)

(7) Guy VERHOFSTADT, “A Vote for Populists Is a Vote for Putin” a Project Syndicate (21-05-19)

(…) “Moreover, in the countries where Putin’s apostles have had the most success, the electorates are more polarized than ever. Since the Brexit referendum, the UK’s traditional party system has broken down, and the country has entered a full-blown culture war that shows no sign of abating. It has lost its seat at the European table, and become a shell of its former self. To paraphrase Henry Kissinger, when the governments of the United States and China need to call Europe, now they dial Paris and Berlin, not London.
Make no mistake: dividing Western societies against themselves and setting them against one another is a key pillar of the Russian security strategy. The question for other European countries is whether they will follow the UK down the path of impotent rage and national self-destruction. At the end of the day, the future of Europe and the West is not up to Putin; it is up to us – starting with the European voters who will go to the polls this week.
My message to those voters is simple: do not become another one of Putin’s puppets. When you cast your ballot, have pride in your European identity. Vote for a renewal of the European project, not for its destruction. This is our chance to show resilience in the face of the Kremlin’s long shadow war against the EU. Now is the time to stand up for unity and democratic governance, and against the corruption and compromised loyalties of the European right.
Only by working together can we preserve control over Europe’s future in a world of rapidly shifting power dynamics. To have a seat at the international table alongside the US, China, and India, Europe first must stare down Putin’s Russia” (…)

(8) José Ignacio TORREBLANCA, “La venganza de Europa” a El Mundo (23-05-19)

( … ) el horizonte que nos dibujan las encuestas no es tanto uno en el que una mayoría de nacionalistas vayan a hacerse con las riendas de la UE (los eurófobos son muchos pero no los suficientes para derrotar a los europeístas), ni tampoco otro en el que los populistas echen arena en sus engranajes hasta griparla (lo que sin duda intentarán, tanto desde las capitales nacionales como desde dentro de las instituciones europeas), sino una Europa en la que los europeístas se muestran inseguros y desorientados acerca del futuro. Sea respecto a los enormes desafíos exteriores que enfrentan a la hora de articular respuestas a las políticas de Trump, Putin o China o bien respecto a la necesidad de colmar sus déficits internos de integración (económica y monetaria, pero también política y social), los europeístas están divididos y desanimados. Unos piensan que sus fuerzas están tan justas que solo dan para defender lo ganado, no para malgastar energías en avances en cuyo éxito no confían y que, temen, podrían avivar el ya amplio rechazo a la UE en muchos países. Otros sostienen que es precisamente esa visión conservadora la que amenaza el proyecto, pues lo priva tanto de políticas exitosas que cimentarían la confianza de los europeos como de un relato compartido sobre el que sostener nuevos avances.
¿Qué hacer? Ninguno de los dos grupos tiene razón ex ante: el estudio de la política puede ser científico, pero su práctica sigue siendo un arte y, además, reflexivo en su contacto con la realidad y las personas. De ahí que los políticos conservadores suelan lograr alumbrar realidades conservadoras mientras que los progresistas tienden a conseguir cambios antes considerados impensables. En todo caso, si hay algo evidente, y por eso confieso que mis simpatías están con el segundo grupo, es que en el primero domina una categoría de políticos que se ha hecho omnipresente en nuestros tiempos: se trata de los políticos seguidores, esto es, que carentes de ideas, a veces incluso de principios, han decidido renunciar a liderar. Se los reconoce porque a cada encrucijada a la que llegan, detienen la caravana y, sin avanzar sus preferencias ni comprometerse con resultado alguno, preguntan a sus seguidores si quieren girar a izquierda o derecha, avanzar, retroceder o bordear. En el segundo grupo, sin embargo, dominan aquellos políticos que, ayer como hoy, nos inspiran por su capacidad de convertir los valores y principios que compartimos en acuerdos que den forma a políticas que nos hagan progresar colectivamente y con las que nos podamos identificar” (…)

(9) Enric BONET, “Francia-Alemania, la herida que supura en Europa” a CTXT (15-05-19)

(…) “Pese a estas dificultades para ensanchar su espacio, el bloque liberal-macronista probablemente tendrá un rol importante en el futuro Parlamento europeo. La decadencia del bipartidismo en Europa comportará probablemente que la suma de los eurodiputados populares y socialistas no alcance la mayoría absoluta, lo que les obligará a pactar con los partidos liberales y quizás también con otras fuerzas verdes o conservadoras.
De hecho, estas complejas mayorías parlamentarias dificultarán que se respete la lógica del spitzenkandidaten, establecida en 2014, que otorga la presidencia de la Comisión Europea al líder del grupo más votado. Según los sondeos, la formación más votada será el Partido Popular europeo. En circunstancias normales, el alemán Weber (delfín de Merkel en Bruselas) debería presidir la Comisión. Pero no resultaría ninguna sorpresa si finalmente este cargo es elegido por los jefes de Estado europeos, como en los viejos tiempos.
‘Para Merkel no será fácil renunciar a la candidatura de Weber’, apunta Demesmay. Sin embargo, sube en las quinielas el nombre de Michel Barnier, el responsable de la UE en las negociaciones del brexit, mucho más favorable a los intereses de Macron. Su nombramiento sería un gol a favor del presidente francés en su pugna con Merkel. “A cambio de ello, las autoridades alemanas podrían pedir la presidencia del Banco Central Europeo”, explica esta politóloga. Mario Draghi abandonará su cargo el próximo 1 de noviembre y el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, es uno de los favoritos, aunque su designación levanta suspicacias en Francia. La fractura entre París y Berlín no ha hecho más que empezar a supurar”.

(10) Meritxell BATET, “Palabras en el inicio de la legislatura” (21-05-19)

(…) “El poder legislativo es una de las piezas fundamentales, seguramente la más importante, de nuestro Estado de Derecho. De su autonomía frente a otros poderes, de la suficiencia de los medios de que dispone para realizar su labor de legislación y control, de la dignidad de la institución y sus miembros, depende en gran medida la calidad de nuestra democracia.
Somos nosotros, los diputados y diputadas, los más interesados y los más obligados a preservar la función constitucional de la Cámara, a no degradar a los representantes ni banalizar la actividad parlamentaria.
Desde su creación ateniense la democracia siempre ha tenido algo de espectáculo, pero ese espectáculo no debe ser el de los gritos o la falta de respeto, sino el de la fina inteligencia, la brillantez oratoria y la defensa leal de las posiciones políticas. Lo otro rebaja a los representantes y ofende a los representados (…)

“Porque la democracia no es solo contraste y confrontación, sino principalmente construcción de amplios consensos. Por eso es fundamental que preservemos la deliberación racional y respetuosa como cauce del acuerdo. Y eso vamos a hacer.
El Parlamento es el lugar de la palabra y de la representación. Y conviene que ambas coincidan. Somos la expresión plural y diversa de una sociedad plural y diversa, en España en su conjunto y en cada uno de sus territorios.
Y, más allá de la comprensión simbólica del mandato de cada diputado, ninguno de nosotros, individualmente, ni ninguno de nuestros partidos por sí solo, representa en exclusiva a España, ni a ninguno de sus territorios, ni a la voluntad de toda la ciudadanía .
Cada uno de nosotros somos del pueblo, pero ninguno somos el pueblo. Nadie debería arrogarse una representación que no tiene. Siempre, y en todas partes, hay un otro legítimo y distinto, al que solo podemos exigir el respeto a la ley.
Solo cuando el Congreso habla con voz unánime deberíamos decir, y aún con cautela, que expresa la voluntad del pueblo, de todo el pueblo. Sólo cuando habla desde un amplio consenso, podemos afirmar que nos acercamos a esa aspiración.
Este es un primer ejercicio de honestidad y transparencia que nos ayudaría mucho a todos a cumplir eficazmente con nuestra misión” (…)

(11) Miguel PASQUAU, “¿Han de ser suspendidos los diputados procesados? ¿Quién debe decidirlo?” a CTXT (22-05-19)

(…) el problema interpretativo al que me estoy refiriendo debe resolverlo, en primera instancia, la Mesa. Y ésta, en mi opinión, tiene dos opciones:
a) O bien considerar que se dan los presupuestos legales, en cuyo caso debe forzosamente declarar (sin votación en el Pleno de la Cámara) que los cuatro procesados están suspendidos en el ejercicio del cargo.
b)O bien considerar que, al no ser ya posible el suplicatorio (puesto que así lo ha decidido el Tribunal Supremo en su auto de 14 mayo 2019), una interpretación del artículo 21.1 del Reglamento del Congreso justifica dar la palabra al Pleno del Congreso; no, obviamente, para la continuación del juicio oral o para el mantenimiento de la prisión provisional de los diputados (que es competencia del Tribunal Supremo), sino sobre si se les suspende o no para el ejercicio de sus cargos. Esto comportaría devolver al Congreso de los Diputados la decisión política, y no jurídica, sobre su propia composición actual: puesto que no pudo decidir por vía de suplicatorio, puede decidirlo por la vía de determinar si se les suspende o no. Obviamente, los diputados no estarían, entonces, decidiendo sobre la interpretación de los arts. 384 bis LECrim y 21.1 del Reglamento (esa interpretación ya la habría hecho la Mesa del Congreso, oyendo el dictamen de los Letrados de las Cortes), sino sobre qué consideran políticamente mejor para el funcionamiento de la Cámara. Igual que si estuvieran votando sobre un suplicatorio.
La segunda de las opciones es la que, a mi juicio, mejor respeta el artículo 21.1 del Reglamento: la suspensión es posible, pero requiere una votación del Pleno, como la que habría sido precisa para el suplicatorio en caso de ser diputados nacionales al ser procesados, y que ya no es posible por haber adquirido esa condición una vez abierto el juicio oral. Sin embargo, sin duda, es la opción más incómoda para el Grupo Parlamentario Socialista, puesto que al concebirse ya como una decisión política, y no como el mero cumplimiento de un mandato judicial, el sentido de su voto puede traer muchas consecuencias: por ejemplo, para la investidura”.

(12) Argelia QUERALT, “No es cortesía, es respeto a la minoría” a Agenda Pública (16-05-19)

(…) el proceso de elección de los llamados senadores autonómicos, aquéllos que eligen las comunidades autónomas, se ha tornado político por primera en vez su historia. Y como tal fue recibido por ERC y, recuerden, también por Ciudadanos, que manifestó la posibilidad de votar en contra de la candidatura del catalán. Hoy, por cierto (haciéndole el juego a los independentistas, igual que el PPC), se han abstenido en la votación.
Como en septiembre de 2017, ERC ha favorecido que la mayoría del Parlament se impusiera sobre la decisión de un grupo de la minoría. La democracia sirve, también, para proteger los derechos y libertades de las minorías sociales y parlamentarias. Si no, como manifesté en 2017, se impone la ley del más fuerte (…)

“Se entiende, por tanto, que el Pleno ratifica, en tanto que formalización, las candidaturas. Así, este procedimiento no es fruto de cortesía parlamentaría, sino que debe entenderse derivado del propio principio de proporcionalidad exigido por la Constitución -antes mencionado-, del principio de representación democrática y del ejercicio de los derechos de los diputados reconocidos en el artículo 23.2 de la Constitución. ” (…)

(13) Enric JULIANA, “La Moncloa descubre el gen de Esquerra” a La Vanguardia (17-05-19)

(…) “Momento PSOE. Sánchez recibe algo más que mensajes de apoyo desde Europa. Detenciones como la de Josu Ternera ayer en Francia no se producen todos los días. El gobierno que salga de la investidura va a tener más fuerza orgánica en la Unión Europea: ese es un dato que los líderes del independentismo catalán harían bien en no menospreciar.
La emotiva despedida a Alfredo Pérez Rubalcaba ha humanizado al PSOE. La detención del exjefe de ETA y el bloqueo independentista a Miquel Iceta pulverizan el discurso de la “connivencia” de los socialistas con los separatistas, diez días antes de las elecciones locales.
El entorno de Sánchez, sin embargo, no se esperaba el bloqueo. Estos días han aprendido alguna cosa más sobre la política catalana. Gabriel Rufián ha captado rápidamente la vibración del aire en la Moncloa y ayer estaba muy suave. Comienza a recomendarse en Madrid la biografía de Joan Lluhí, el líder de la rama laborista de ERC, escrita por los historiadores Enric Ucelay-Da Cal y Arnau Gonzàlez Vilalta. Ahí están las claves de Esquerra, las de ayer y las de hoy”.

(14) Pau LUQUE, “Llums i ombres” a El País (21-05-19)

(…) “Benet Salellas, exdiputat de la CUP i advocat de Jordi Cuixart, sembla sospitar de la presència d’una d’aquestes ombres. En una interessant entrevista amb Guillem Martínez de fa unes setmanes, va dir que des de l’independentisme calia preguntar-se què s’havia fet malament perquè hi hagués “persones que s’han sentit [tan] atacades per respondre amb aquesta falta d’empatia cap als independentistes [presos]”.
Una de les coses que el gruix de l’independentisme ha obviat ha estat que, la tardor del 2017, van espantar bona part dels catalans no independentistes. I no era qüestió que aquests últims no volguessin separar-se d’Espanya, o no només: era espant per com s’estaven fent les coses.
Imbuït per l’eufòria il·luminant, l’independentisme en cap moment va deixar entreveure que concebés la possibilitat que aquell somni que semblava que s’estigués materialitzant aquelles setmanes pogués ser un malson per a molts altres catalans. Era una cosa simplement impensable. Captivat per la seva pròpia retòrica, bona part de l’independentisme encara no entén avui que imposar un referèndum unilateral a l’altra meitat de Catalunya pot ser viscut per aquesta, o per una part molt significativa d’aquesta, com un acte de fustigació.
‘Fins que l’independentisme no assumeixi que la que va resultar més danyada per l’estratègia unilateral no va ser “Espanya”, sinó la meitat de Catalunya no sobiranista, no podrà començar a entendre què va fer malament’. (…)

“No cal fer-se gaires il·lusions respecte a l’exercici d’autocrítica que reclama Salellas, perquè preguntar-se què es va fer malament en el procés obligaria l’independentisme a renunciar a l’únic al que, almenys l’independentisme més vociferant, no sembla que estigui disposat a renunciar: la sacralitat de l’1-O. Fins que l’independentisme no reconsideri l’acte de fe segons el qual rebre cops de porra l’1-O el converteix a un en un escrupolós demòcrata, i fins que no assumeixi que la que va resultar més danyada per l’estratègia unilateral no va ser “Espanya”, sinó aquesta altra meitat de Catalunya, no podrà començar a entendre què va fer malament”.

(15) Emilio ONTIVEROS, “Economía mundial: tras diez años, sigue el miedo” a Revista de Libros (21-05-19)

(…) “La cuestión que se suscita ahora es hasta qué punto esas adaptaciones analíticas y su traslado a las políticas económicas son suficientes para restaurar la tranquilidad, para eliminar ese temor sobre las probabilidades de emergencia de una nueva crisis. Y, desde luego, sería oportuno tomar buena nota de la recomendación de Ben Bernanke, influida por la llegada de Donald Trump a la presidencia, cuando admitía que los políticos en las últimas décadas han sido lentos en actuar, e incluso reconocer, las tendencias políticas que hoy inquietan y que han derivado en las respuestas de los electores que ya conocemos. Ello debería facilitar «el reenfoque de la atención tanto a la necesidad moral como a los beneficios prácticos de ayudar a la gente a tratar con las disrupciones económicas que acompañan al crecimiento». Desde luego en Europa, donde a la amenaza de una futura crisis se añade hoy la más cotidiana de un ritmo de crecimiento económico poco compatible con la recuperación de los estándares de bienestar y estabilidad política previos a la que llegó en 2008”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada