FOCUS PRESS SETMANAL 134

Immersos en un llarg i incert procés històric de canvis tecnològics, de mutació de les  formes de vida i de treball (Raquel Roca) , de convulsions geopolítiques (Guillem Vidal) … ara està apareixent l’espectre d’una pròxima recessió econòmica que fa  incrementar el desconcert i el temor al futur. Així, Michel Spence [1] adverteix de les conseqüències econòmiques de la incertesa global; Larry Elliot s’inquieta sobre la capacitat de l’eurozona per resistir una nova recessió; i Juan Francisco Albert Moreno i Nerea Gómez Fernández assenyalen que la incertesa política és el principal enemic de l’economia espanyola, malgrat un comportament millor que el del conjunt de la Unió (Maria Jesús Fernández).

Perplexos, assistim a una batalla global per controlar Internet (John Harris  ) [2] i a una reacció contra el poder monopolístic dels gegants tecnològics (Roger Senserrich, editorial de The Economist); veiem com s’està perdent la lluita contra el canvi climàtic (enquesta d’Agenda Pública i Política Exterior).

Atònits, contemplem com Donald Trump esquiva els obstacles judicials i polítics (Farhad Manjoo, Peter Baker, Jeffrey D.Sachs [3]) i prosegueix la seva tasca de desactivació dels mecanismes reguladors de l’ordre global (Fareed Zakaria) i de destrucció de la tradició diplomàtica nordamericana (William J.Burns), amb decisions unilaterals com el reconeixement de la sobirania israeliana sobre els alts del Golan (Juan Carlos Sanz). Faran bé els demòcrates nordamericans en entendre que no seran els mitjans de comunicació els que derrotaran electoralment Donals Trump (Lluís Bassets, Jorge Tamames).

Mentre, a l’extrem occidental del món -on estem situats d’acord amb la nova centralitat del Pacífic- el nou imperi xinès treballa per assegurar-se capacitat d’influència, furgant en la divisió europea (Josep Borrell)  i posant un peu en una Itàlia afeblida i ressentida amb la Unió (Francisco Coll Morales, Enric Juliana, Eva Borreguero). Al temps que el desenllaç del Brexit segueix incert i obert a quatre escenaris bàsics i les seves variants: el no acord que implicaria un brexit dur, la paralització del brexit, un segon referèndum o el model noruec amb un brexit suau (Nicolas Baverez, Laurent Joffrin, Hans-Werner Sinn, Enrique Feás [4],  Nacho Alarcón).

A mesura que s’acosta la data de les eleccions al Parlament Europeu és fa més evident que davant l’ofensiva nacionalpopulista (Marc Lazar) resulta del tot insuficient una resposta basada en la simple defensa de l’statu quo (Dominique Moisi) [5]. No n’hi ha prou amb propostes funcionals, tot i que ben necessàries, com les que planteja Luis Garicano. Ni són acceptables les maniobres tacticistes dels populars europeus  (Manfred Weber) davant la patata calenta que representa el desafiament il·liberal de Viktor Orban, encoratjat per un Steve Bannon (Esteban Hernández, Aloma Rodríguez)  que en una entrevista [6] a El País expressa amb absoluta claredat el propòsit de destruir la Unió Europea.

Una nova onada d’enquestes sobre les eleccions generals del 28-A (40dB/El País, Sondaxe/La Voz de Galicia, GAD3/ABC, NC Report/La Razón i IMOP/Insight/El Confidencial 1, IMOP/Insight/ElConfidencial 2, Metroscopia/Grup Henneo) confirma a grans trets les tendències observades en setmanes anteriors: segueix el creixement del PSOE i el descens de PP, Ciudadanos i Unidas Podemos, mentre que el creixement de Vox sembla haver-se estancat; i l’escenari d’una majoria de les dretes sembla una mica més improbable (Carles Castro). Dels comentaris de diversos analistes electorals (Ignacio Varela [7],  José Pablo Ferrándiz/Francisco Camas) es pot destacar que, malgrat la dretanització de l’electorat, la fragmentació de la dreta la penalitza en el repartiment dels escons (Kiko Llaneras); també, la fragilitat del vot de Ciudadanos; o la fuga de vot de Podemos cap el PSOE (Arsenio Escolar), que representa amb molta força una opció transversal de vot útil (Belén Barreiro);  o la incidència electoral de moviments transversals com l’ecologisme i el feminisme (José Rama/Andrés Santana, Juan Claudio de Ramón); o la incertesa derivada de la decisió de vot d’última hora de cada cop més electors …

Sobre l’efecte dissolvent de Vox en l’espai del centre-dreta espanyol (del que es vantava Bannon en l’entrevista abans mencionada, veure els articles de José María Lassalle [8],  Ricardo Dudda, Enric Juliana, Fernando Vallespín, Lucía Méndez, Joan Tapia, Astrid Barrio i José Antonio Zarzalejos. Més específicament sobre les dificultats de Ciudadanos, veure els comentaris de Teodoro León Gross i Fernando Ónega.

A l’altra banda de l’espectre polític és notòria la feblesa de l’espai que ocupava Podemos i les seves confluències (Pedro Vallín, José Antonio Zarzalejos) , amb la fragmentació produïda a la comunitat de Madrid i a Galícia i el desistiment de Compromís a València. La crisi d’aquest espai planteja la hipòtesi de si és possible que a Espanya sorgeixi un nou i potent partit ecologista (Cristina Monge) [9], sense descartar que el partit animalista PACMA obtingui per primer cop representació parlamentària en aquestes eleccions (David Noriega).

Pel que fa a les eleccions generals a Catalunya, tot apunta (enquesta territorialitzada de GAD3) a que es mantinguin les proporcions entre els grans espais, però amb canvis substancials dins de l’espai de l’esquerra (entre PSC i En Comú Podem),  dins de l’espai de la dreta espanyolista dreta (entre C’s i PP i l’aparició de Vox) i dins de l’espai nacionalista català (entre ERC i JxC). Sobre les expectatives del PSC veure el comentari de Joan Tapia; sobre Ciutadans, l’article de Mario Ríos; i sobre l’espai nacionalista, l’opinió de Santi Vila.

Lepisodi de la resistència del president de la Generalitat ha acatar la resolució de la Junta Electoral Central sobre la presència de símbols independentistes als edificis oficials, ha aixecat crítiques generalitzades des de gairebé tots els angles de l’espectre polític al comportament de Joaquim Torra, en considerar que ni aporta res de nou a la causa de l’independentisme (Francesc-Marc Álvaro, Esther Vera,  ni ajuda a restablir el prestigi de les institucions d’autogovern (Sergi Pàmies, Jordi Juan, Lola Garcia, Xavier Vidal-Folch, Raimon Obiols, Antoni Puigverd, Valentí Puig).

Mentre,  segueix fent via el judici de l’1-O, aquesta setmana centrat en les declaracions dels testimonis policials de l’acusació, amb la qüestió de la violència en els fets de setembre i octubre del 2017. Veure les cròniques de José María Brunet, Xavier Vidal-Folch, Ernesto Ekaizer, Guillem Martínez, Íñigo Sáenz de Ugarte ; i els comentaris de Jordi Nieva-Fenoll i Mercedes García Arán sobre el que consideren una exagerada qualificació penal dels fets. També, la reflexió de Javier de Lucas [10] sobre l’ús impropi del concepte de desobediència civil per descriure la conducta dels encausats.

En la seva darrera aparició quinzenal El món de demà planteja la qüestió cabdal de si es possible reconstruir un nou consens a Catalunya després d’aquest període d’esquerdament polític i social (Mario Ríos) i de polarització ideològica (Laia Balcells). En la seva contribució al monogràfic, Daniel Capó [11] afirma que “la democràcia de masses esdevé inviable sense una cultura política que faci viable la forja de consensos“.  Per la seva banda, Jordi Amat [12] explora quins podrien ser els elements centrals d’aquest nou consens, mentre que Francesc Trillas creu que el catalanisme ja no podrà ser un factor de cohesió social (com el que evoca Antoni Puigverd) per culpa de l’independentisme, que hauria esdevingut així un nou anticatalanisme (Lluís Bassets).

ARTICLES RECOMANATS

(1) Michael SPENCE, “The Economic Consequences of Global Uncertainty” a Project Syndicate (25-03-19)

“The global economy is undergoing a major transition, owing to the rise of emerging economies, especially in Asia, and the digital transformation of business models and global supply chains. Services constitute a growing share of global trade, and the search is on for new sources of comparative advantage. The location of final markets and the configuration of supply chains are in flux, or being upended entirely. And while it is obvious that global-governance structures and rules need an overhaul, existing international institutions lack the power to push through such changes on their own, and the governments of the world’s leading economic powers do not seem up to the task.
Taken together, these diverse economic and political trends may or may not lead to another global crisis or sudden stop. Either way, they will sustain a prolonged period of radical uncertainty. Under such conditions, caution may seem like the best policy for companies, investors, consumers, and even governments. But caution carries its own costs: companies and countries that fail to invest enough in, for example, new digital technologies may well fall by the wayside. And as long as the rules and institutions governing the global economy remain in doubt, continued underperformance is to be expected”.

(2) John HARRIS, “La batalla global por controlar Internet no hecho más que empezar” a eldiario.es (26-03-19)

“En el punto más álgido de la Guerra Fría, a pesar de la rivalidad entre ambos bloques, era frecuente hablar de Estados Unidos y de la Unión Soviética como sociedades cada vez más similares, sujetas a lo que el teórico social Herbert Marcuse llamó “requisitos comunes de industrialización”, ambas muy dependientes de la burocracia y de la planificación centralizada. Tras las revoluciones de 1989, esta noción básica dio un giro de 180 grados, de modo que el Este y el Oeste se dirigían hacia un futuro compartido de democracia liberal y libre mercado, una visión que también se proyectaba hacia una China cada vez más próspera, hasta que la llegada del Presidente Xi Jinping puso de manifiesto una situación mucho más compleja.
Ahora, Occidente y Oriente vuelven a converger, pero lo hacen controlando y recabando información de los usuarios, intentando manipular sus decisiones y comportamientos, y diseñando empresas de dimensiones tan gigantescas que penetran en todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida.
De hecho, el peligro al que nos enfrentamos es que en el mundo compitan dos visiones de la red que sean preocupantemente similares: por un lado, la vigilancia y la censura perpetradas por empresas que se confabulan descaradamente con Estados autoritarios; por otro, las corporaciones tecnológicas que todo lo ven, cuyos vínculos con el gobierno siguen siendo oscuros y opacos, como Edward Snowden ya nos avanzó.
Los legisladores, los organismos reguladores, los desarrolladores y empresarios deben tomar nota: si la democracia del siglo XXI y las ideas más básicas de la ciudadanía tienen algún valor, el Internet de Occidente no debería converger con el de China, sino más bien avanzar en la dirección opuesta”.

(3) Jeffrey D.SACHS, Bandy X.LEE, Ruth BEN-GIAT, “La violencia de Trump es contagiosa” a Project Syndicate (25-03-19)

“Desde el inicio de su gobierno, Trump siguió el manual autoritario e intentó gobernar por decreto, de lo que el ejemplo más reciente es su imprudente declaración del estado de emergencia para construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México. Hay que detenerlo antes de que inicie una guerra, tal vez con Venezuela o con Irán, o antes de que sus simpatizantes armados aumenten la violencia contra sus opositores políticos. La campaña de 2020 podría fácilmente degenerar en violencia callejera a instancias de Trump.
En vista de esta evaluación (y de la conducta misma de Trump), hay que tomar sin demora cinco medidas.
En primer lugar, la Cámara de Representantes debe iniciar el proceso de juicio político. Trump es responsable de los mismos actos ilegales de financiación de campaña por los que su exabogado Michael Cohen irá a prisión. Ha violado en forma reiterada y temeraria leyes financieras y tributarias mediante actos de lavado de dinero, valuación fraudulenta de bienes y evasión fiscal crónica. Y si se divulgara el informe de Mueller completo podrían aparecer más motivos para un juicio político.
En segundo lugar, el Congreso debe recuperar con urgencia el claro e inequívoco derecho constitucional de declarar la guerra. Lamentablemente, en la práctica cedió esta atribución al poder ejecutivo. Pero la autoridad para iniciar una guerra, especialmente en el caso de una potencia nuclear, jamás debe confiarse a una sola persona (y eso es aplicable incluso si Estados Unidos tuviera un presidente cuerdo).
En tercer lugar, los expertos en salud mental deben cumplir su responsabilidad de proteger la salud y seguridad de la sociedad explicando públicamente, donde sea necesario, que Trump no es simplemente un político maquinador o un líder asertivo, sino un individuo mentalmente inestable capaz de provocar daño a gran escala. Es a la vez derecho y obligación profesional de esos expertos aportar información crítica que permita a los legisladores proteger al país.
En cuarto lugar, los medios tienen que dejar de hablar de cómo se levantó Trump ese día y exponer en cambio su inestabilidad mental. La verdadera noticia no es que Trump mienta todo el tiempo, o que sea cruel y fanático, sino que es una amenaza para todos.
Finalmente, los estadounidenses deben organizarse políticamente para evitar otra crisis electoral en 2020, que tal vez Trump intentará alentar con denuncias de fraude y llamados a sus seguidores para que violen las normas de la democracia. Si no se lo destituye mediante juicio político (como debe ser), es preciso extremar recaudos para preservar la democracia y proteger a la sociedad de su destructividad”.

(4) Enrique FEÁS, “¿Un ‘brexit’ con freno y marcha atrás?” a vozpópuli (27-03-19)

“Hoy es más difícil que nunca hacer predicciones sobre lo que va a ocurrir en las próximas semanas con el proceso de ‘brexit’. La aprobación del Acuerdo daría la posibilidad de salir con un cómodo período transitorio –y el Reino Unido siempre podría solicitar de nuevo la adhesión–, pero parece difícil. El problema es que las opciones de un segundo referéndum o de una revocación unilateral tampoco son fáciles: ni a nivel parlamentario, ni en términos de apoyo ciudadano, ni para la UE. Los que pensamos que el proyecto europeo merece la pena tenemos que aceptar la posibilidad de que lo que consideramos mejor para los británicos y para la UE a largo plazo no tenga por qué coincidir con lo que la mayoría de los británicos quiere ni con los intereses de la UE a corto y medio plazo. El freno y marcha atrás del ‘brexit’ es hoy más posible que ayer, pero para que sea positivo para todos no solo va a hacer falta una decisión jurídica, sino también una auténtica revolución interna en la clase política y en la opinión pública británica”.

(5) Dominique MOISI, “The Ambition Europe Needs” a Project Syndicate (22-03-19)

“The question, of course, is which country is backing an approach that better serves Europe as a whole. The answer is unambiguous: France.
At a time when the United States is embracing isolationism, Europe can no longer count on its most important international partner. Meanwhile, (re)emerging players, especially China and Russia, are working hard to build up their power and influence.
In her response to Macron, AKK seems to recognize the challenges this implies. She asks, for example, “do we want our future to be determined by the strategic decisions of China or the United States, or do we want to play an active role in shaping the rules of future global coexistence?”
What AKK fails to recognize is that an ambitious Europe has a much better chance of competing in this environment than a stagnant one. In this sense, Germany, once the star pupil in the European class, is acting like its laziest and most stubborn member.
For nearly 30 years, Europeans have been seeking a new narrative, one that is less about resisting the negative than about embodying the positive. Europe’s leaders sought it in integration. By the time the EU succeeded the European Economic Community in 1993, the goal of Europe had become to create Europeans, united by values, interests, and even to some extent, identity.
The Erasmus Programme, created in 1987, was supposed to advance this goal. At a dinner I attended in the mid-1990s, German Chancellor Helmut Kohl was enthusiastic about the plan. He believed that exchanges by young people – the sharing of ideas and cultures, along with pizza and beer – would create a generation of Europeans. They would create European families, with European children. War among them would be inconceivable.
Nearly three decades later, Europe may not be back to square one, but it is certainly regressing. Whereas the Europe of the 1950s was desperate to ensure peace and freedom, underpinned by liberal democratic systems and values, the Europe of 2019 is electing nationalist and populist parties that are actively undermining that effort. This is not a statu quo anyone should be defending”.

(6) Entrevista a Steve BANNON a El País (25-03-19): “Salvini y Orbán son los políticos más importantes hoy en Europa”

P. La gente a la que usted asesora aspira a dar el golpe en unas elecciones europeas cruciales.
R. Son las elecciones más importantes en la historia de la UE. Marcarán el camino en una dirección u otra. Cuanta más participación haya, mayor será la victoria del movimiento populista. Hace tiempo nos daban el 20%, pero ha ido subiendo.
P. ¿Cuál cree que será el esquema tras las elecciones?
R. El plan franco alemán es crear los Estados Unidos de Europa. España será Carolina del Sur, Italia, Carolina del Norte. Quieren convertir naciones en unidades administrativas despojándolas de su esencia. Macron quiere más integración comercial, de mercados, de inmigración, un ejército… Su narrativa es “nosotros o el caos”. Pero la alternativa es una Europa de naciones, donde cada país gestionará sus problemas y le dará las soluciones adecuadas. Las decisiones las tomará la gente en España y no una panda de tecnócratas en Bruselas.

(…)

P. ¿No cree que esta visión de la política empobrece y simplifica demasiado el sistema?
R. Todo lo contrario. Tenemos una visión muy hipócrita sobre el tema, es una gilipollez. Yo he servido en la Marina, he estado en el Pentágono, fui a Harvard, trabajé en Goldman Sachs, tuve mi propia firma con socios en Japón… He estado en todos los consejos de administración y en la Sala de Guerra del Pentágono. Y créame, si me deja elegir entre que me gobierne alguna de las primeras 100 personas que aparezcan en un mitin de Vox en España o uno de los 100 políticos de mayor nivel, me quedo con los primeros. Tendrá un país gestionado de forma más correcta, eficiente y por gente que entiende la naturaleza humana. Esos son los famosos deplorables de Trump.
P. Por lo que dice, ¿qué tipo de partido cree que es Vox?
R. Un partido nacional populista. No son profesionales, pero están orgullosos de ello. Están cerca de Bolsonaro y Salvini. Los detalles cambian en cada país, pero la filosofía es la misma: llevar la toma de decisiones cerca de la gente, soberanismo, seguridad y economía. La victoria de Vox es que ya ha trasladado su conversación al resto de la derecha: partidos como Ciudadanos y PP ya hablan como ellos. A eso lo llamo colocar el producto. Ahora los otros tendrán que convencer a la gente de que no son solo una copia. La clave es creer en ello para poder cumplir lo que se dice.

(7) Ignacio VARELA, “Las 12 claves de una encuesta: Iglesias y Vox dan la victoria a Sánchez” a El Confidencial (25-03-19)

“La izquierda se agrupa y la derecha se divide. Sigue habiendo más intención de voto a la derecha (45%) que a la izquierda (43%), aunque la distancia se ha estrechado mucho en las últimas semanas. Pero el PSOE absorbe el 70% de los votos de la izquierda mientras los de la derecha se fracturan en tres porciones: 43% para el PP, 32% para Ciudadanos y 24% para Vox. Se conocen de sobra los efectos drásticos de la fragmentación en la eficiencia electoral de cada bloque. El PSOE es el único partido nacional que aprovecha el 100% de sus votos”.

(…)

“Pierde relevancia la cuestión nacional y la gana el voto posicional. Pierde vigor la idea, que yo mismo he defendido, de que el eje central de esta votación sería la cuestión nacional. La irrupción de la extrema derecha introdujo en la posible coalición liberal-conservadora un elemento tóxico equiparable a la presencia del separatismo en la coalición socialpopulista. Ello desató una guerra bipolar entre bloques ideológicos, que ha hecho girar el eje de la campaña.
Si se pudiera retornar al momento preandaluz, con una oposición de centro-derecha representada únicamente por dos partidos inequívocamente constitucionales como el PP y Ciudadanos, los términos de la contienda serían distintos. Y su resultado, probablemente también. La corporeización —primero en el Gobierno andaluz y después en la plaza de Colón— de la alianza del centro-derecha con la extrema derecha ha resultado providencial para la estrategia de Sánchez”.

(8) José María LASSALLE, “Dislocación reaccionaria” a La Vanguardia (23-03-19)

“La derecha española se expone ahora a otro momento crucial. La construcción de una alternativa de gobierno con vocación de consenso y volcada en la gestión eficiente del progreso económico y la estabilidad social ha dejado de ser prioritaria para los proyectos partidistas en los que se pixela el centroderecha. Ahora sólo interesa atender la ansiedad moral e identitaria que atormenta a los sectores más reaccionarios de un electorado que se ha sentido desatendido en los últimos años. Un segmento electoral emocionalizado por una tensión populista que interpreta la realidad a partir de un sentido trágico de la vida individual y colectiva. La consecuencia es que el centroderecha se ha fracturado alrededor de tres vectores que simplifican y adelgazan el material ideológico que integraba el corpus propositivo y teórico que surgió de 1996 y que logró mayorías absolutas en el 2000 y el 2011.
Maeztu vuelve a flotar en el ambiente. Se presiente como el activador de una reacción simbólica que busca la salvación eterna de España y, con ella, del orden moral que hizo viable su idea histórica. Instalados dentro de este perímetro defensivo, sus portavoces repiten con el rumor de una especie de pronunciamiento cívico que sólo hay una política posible: desandar las concesiones que han debilitado a España. Lo hacen desde sensibilidades distintas. Unos, como conservadores católicos; otros, desde un nacionalismo progresista, y los terceros, blandiendo un fascismo posmoderno que disloca el conjunto y lo hace evolucionar al dictado de sus propósitos reaccionarios. Del centro, ni rastro. Estorba, como los liberales de verdad. No sirven si el único propósito para los próximos años es proteger a España de sus enemigos y afrontar una resignificación simbólica de su identidad colectiva. Esta se convierte así en un proyecto existencial que margina cualquier otro objetivo. Un proyecto que sueña con que las próximas elecciones sean una Covadonga posmoderna que blanda el estandarte de un ar­tículo 155 que, como si fuese un Aleph o un Santo Grial constitucional, liquide la traición ­territorial y recentralice España a perpetuidad”.

(9) Cristina MONGE, “¿Surgirá en España un nuevo y potente partido verde?” a infoLibre (25-03-19)

“Los dos grandes temas de fondo que recorren la sociedad de forma transversal, el feminismo y el ecologismo, tienen una clara plasmación en las calles. Pero, ¿y en las urnas? A expensas de comprobar cómo el feminismo influye en las próximas elecciones, y observando que en otros países europeos Los Verdes están cosechando notables resultados y configurándose como alternativa a la extrema derecha, cabe preguntarse: ¿Por qué en España nunca ha arraigado un partido verde con fuerte representación institucional? Para ser justos esta reflexión debería extenderse al conjunto de los países del sur de Europa, en ninguno de los cuales ha cuajado una opción verde potente, pero de momento me quedaré en España”

(…)

“El hecho de que no haya existido -por las razones mencionadas y otras que exceden a este espacio- un partido verde como tal, no quiere decir que ese espacio político no exista. Las preocupaciones sobre los desafíos ambientales están creciendo en toda Europa, especialmente entre los jóvenes, lo que significa que el ecosistema político existe y probablemente tenderá a crecer. Hoy, el “voto verde” se divide entre el PSOE, Podemos y el PACMA, pero el aumento de la preocupación social y la necesidad de actuar con urgencia ante el desafío ambiental puede modificar el escenario. O los partidos hoy existentes lo entienden y lo hacen suyo, o no es descartable que en la nueva reconfiguración del sistema de partidos emerja con fuerza una propuesta verde”.

(10) Javier de LUCAS, “No, no le llamen desobediencia civil” a infoLibre (25-03-19)

“Es posible e incluso legítimo (aun diría más, en algunos casos, obligado) impugnar unilateralmente la propia regla de juego, la Constitución: pero si y solo si se prueba que, en efecto, era antidemocrática (impuesta unilateralmente, como en los supuestos coloniales) o bien que ha devenido en la práctica en un orden ilegítimo, que mantiene graves violaciones de derechos humanos. Pero, pese a los esfuerzos de la retórica secesionista, ni la Constitución española de 1978 fue un ejercicio de dominio colonial sobre Catalunya, ni asistimos hoy en Catalunya y en España a una violación tan grave y generalizada de los derechos humanos que haya subvertido el orden constitucional, aunque, desde luego, hayamos vivido un retroceso preocupante en no pocas garantías de derechos en los últimos años, retroceso que debe ser denunciado y corregido y sus responsables deben rendir cuentas. Pero todos los indicadores internacionales siguen situando a España como una democracia constitucional, con indicadores incluso superiores a los de otros Estados de la UE, si se acude por ejemplo al número de condenas por el TEDH de Estrasburgo.
Quienes no aceptan el marco constitucional e invocan unilateralmente otros criterios de legitimidad diferentes de aquellos por los cuales hemos aceptado autoobligarnos la mayoría de los ciudadanos, a mi entender no deben hablar de desobediencia civil. La unilateralidad rompe con la civilidad y, una de dos: o es un abuso, o se pone abiertamente fuera de juego. En ambos casos, aunque se acuda a acciones propias de la tradición de la desobediencia civil, no se ejerce desobediencia civil, sino otra cosa. Es mejor para todos que así se diga y se defienda. Para no confundir, es decir, para estar de acuerdo y entendernos sobre a qué estamos jugando y qué nos estamos jugando”.

(11) Daniel CAPÓ, “El consens, una passió democràtica” a El món de demà (22-03-19)

“Kelsen, ens recorden Josu de Miguel i Javier Tajadura, sabia molt bé que la democràcia de masses esdevé inviable sense una cultura política que faci viable la forja de consensos. A la seva arrel, es troba la consciència d’un doble principi: les nostres imperfeccions i el caràcter contradictori de la realitat, d’una banda, i l’exigència mateixa de la tolerància, que fa possible la convivència entre els homes, de l’altra. Sant Agustí va plantejar una analogia similar quan justament va afirmar, en un dels seus tractats, que cal ser amic de l’home per poder jutjar-lo.
La democràcia moderna sorgeix de les runes d’una Europa que va convertir la dialèctica amic-enemic en la seva raó de ser i ho fa molt conscient del valor de la llibertat política, que només és possible articular a través del pluralisme, l’acord, la seguretat jurídica, la protecció de les minories, els òrgans de control del poder i la representació parlamentària. I, en darrera instància, també a través d’algun tipus d’amistat o d’empatia amb l’altre. “El compromís –defensa Hans Kelsen– significa: posposar allò que separa els associats a favor del que els uneix. Tot intercanvi, tot acord, és un compromís; ja que compromís significa: tolerar-se.” L’espai de la democràcia liberal no pot ser sinó el que construeix en comú allò que originàriament no ho és. No exactament, almenys. I aquell lloc resulta inhabitable sense els contraforts de la llei, sense la justa prevenció davant el dictat definitiu de les majories i sense la prudència d’una moderació que se sap constructiva. S’hi oposa el poder de la política nua, la lògica perversa de l’enemistat. No diguem democràcia d’allò que no ho és”.

(12) Jordi AMAT, “Poder y reconocimiento” a La Vanguardia (24-03-19)

“¿Qué hacer? Sólo asumiendo que la soberanía tradicional es “un modelo obsoleto de pensar la realidad” (lo escribía la clarividente Máriam Martínez-Bascuñán hace una semana), el catalanismo podrá reelaborar un proyecto de futuro. Un proyecto que tenga la ambición de ofrecer respuestas locales a los grandes problemas de nuestro tiempo: de la demografía y la desigualdad a las migraciones y el medio ambiente de todos. Si el catalanismo consigue posicionarse para liderar la era que llegará, no estará haciendo otra cosa que reavivar su mejor tradición, la más pragmática, constructiva y modernizadora: aquella que ha ido religando el perfeccionamiento democrático con el reformismo económico y una gestión fecunda de una enriquecedora diversidad identitaria y cultural que ha sido constitutiva de la Catalunya contemporánea. Regenerar este paradigma para sintonizarlo con el presente no es labor de un día, pero a medio plazo no hay otro camino transitable y a largo nadie lo imagina.
Este riesgo que salva de entrada exigirá coraje porque implica reorientar la “utopía disponible” (la expresión es de Marina Subirats) desde dentro del movimiento soberanista. Hacerlo para encaminarlo hacia una dirección que no será la de la vieja soberanía nacional (que va deglutiendo el gran capital occidental, las multinacionales tecnológicas y el gigante chino). Es el riesgo del coraje político del que hablaba Antoni Puigverd el lunes.
Después habrá que actualizar este paradigma. Hacerlo, con herramientas concretas que permitan obtener lo que ha dado sentido al catalanismo y se lo da: 1) la obtención de poder basado en la capacidad de influencia política y económica, un poder que la clase dirigente usa con responsabilidad y 2) se pone al servicio de la consolidación de unas instituciones que valen en la medida en que garantizan el reconocimiento de una minoría nacional a la vez que hacen bandera de un pluralismo efectivo.
La operatividad del nuevo catalanismo sólo es pensable en términos de poder y reconocimiento. Porque los dos conceptos forman parte del diccionario del mundo global. Porque los dos se insertan en un marco de ensanchamiento democrático y gobernanza compartida para una Europa vivida como patria de llegada y ámbito de políticas comunes ambiciosas.
Sólo así el catalanismo podrá superar la apolillada querella entre Catalunya y España que lo condena eternamente a vivir en el laberinto sin salida del procés. Y mientras estemos dentro, como si Frankenstein fuéramos todos, sólo sabremos hacer una cosa: pensar y repensar el laberinto mientras contemplamos un lazo, una pancarta, y así perdemos el tren del nuevo tiempo”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada