FOCUS PRESS 164

 

El cicle de les protestes  expandides arreu del món estimula la voluntat de trobar-ne explicacions que assenyalen la desigualtat com el seu denominador comú  (Francisco G.Basterra, Guy Standing, Michel Wieviorka). Però aquestes interpretacions són massa genèriques i han de ser contrastades amb aproximacions més precises als casos particulars. Aquests dies el focus segueix posat sobre l’Amèrica Llatina, més concretament sobre Bolívia i Xile.

En el cas de Bolívia, la revolta contra una trangressió de les regles del joc democràtiques ( Nancy Vacaflor, Jorge G.Castañeda) es creua amb el rerefons d’una qüestió racial no resolta (Enric González) [1], en un context contrarevolucionari a l’Amèrica Llatina  (Ramón Lobo).

A Xile es planteja obertament la necessitat de superar el pacte social i polític que va permetre la transició de la dictadura de Pinochet a la democràcia. Així, està a l’ordre del dia assolir una constitució plenament democràtica sense el pes mort heretat de la dictadura (panel d’Agenda Pública sobre la reforma constitucional), i la correcció del model econòmic i social neoliberal caracteritzat per una combinació de desigualtat i molt baixa mobilitat social (Angel Martínez Jorge ).

Segueix la controvèrsia sobre la proposta d’Emmanuel Macron de pensar el futur d’Europa en clau estratègica (Bernardo de Miguel) i, per tant, de replantejar-se la concepció, la direcció i l’estratègia de l’Aliança Atlàntica en contraposició a l’idea de Donald Trump (Lluís Bassets).  Macron  interpel·la directament Alemanya a adquirir un compromís comunitari (Andrea Rizzi) [2] per procedir a la reforma de la Unió Europea (Tara Varma) ; però a la vegada  suscita els recels dels països de l’Est, reacis a alterar l’actual statu quo de l’OTAN (entrevista a Jan Stoltenberg).

Mentre la nova Comissió Europea ultima la seva posta en marxa, els populars europeus en el seu congrés de Zagreb han elegit Donals Tusk com a president i han debatut sobre l’orientació del seu projecte polític, amb el dilema de mirar  a la seva dreta per governar o afirmar els valors tradicionals liberals i demòcratacristians  (Andrés Gil) [3].

El preacord de coalició entre el PSOE i Unidas Podemos ha estat rebut amb esperança cautelosa per l’opinió pública d’esquerres (Antón Costas, Josep Ramoneda, Joaquín Estefanía, Enric Company, Cristina Monge, Ignacio Sánchez-Cuenca, Rafael Jorba, Josep Maria Fradera [4 ), amb escepticisme expectant per altres observadors (Mariola Urrea, Fernando Vallespín, Juan José López Burniol, Daniel Capó) i amb una impostació apocalíptica per part de les dretes, com denuncien Carlos Sánchez i Fernando Ónega.

La sentència contundent del cas dels ERE contra els dirigents socialistes andalusos (Luis Barbero, José Manuel Romero), amb Manuel Chaves i José Antonio Griñán al capdavant, podria posar en dificultats la fràgil coalició (José Antonio Zarzalejos). Independentment dels efectes polítics d’aquesta sentència dins i fora del PSOE  (Carlos E.Cué, Anabel Díez)  i de la seva possible correcció al Suprem (Javier Pérez Royo), té la virtualitat d’obrir en canal la pràctica política del socialisme andalús en realitzar l’autopsia d’un estat clientelar a Andalusia, com subratllen Carlos Mármol [5],  Íñigo Saénz de Ugarte o Ignacio Escolar.

Però el més rellevant de cara a l’èxit de la investidura que possibiliti el desbloqueig de la situació política és la decisió d’Esquerra Republicana, sotmesa a una gran pressió en la que conflueixen un fort corrent d’opinió que l’empeny a la moderació (Francesc-Marc Álvaro, Albert Sáez, Santi Vila, Andreu Claret, ), el temor a la  competència electoral amb Junts per Catalunya i la CUP (Francesc Valls, Lola García) i dels moviments socials i entramat mediàtic independentistes (Xavier Bru de Sala),   l’hostilitat d’una part significativa de l’opinió pública espanyola (enquesta de NC Report/La Razón, Enrique Gil Calvo), el pes de la dura sentència del Suprem contra els seus dirigents (Jordi Juan), la sospita derivada dels errors acumulats en moments decisius (Jordi Mercader, Neus Tomàs [6]).

Un dilema que ha de resoldre sense un nou lideratge consolidat i amb unes bases reticents, necessitades d’un gest suficient per part del PSOE per recolzar l’abstenció a la investidura de Sánchez (Jordi Mercader, Isabel Garcia Pagan, Guillem Martínez , Josep Ramoneda). Tot massa feble com per esperar que ara per ara ERC arribi a ser el PNV de la nova política catalana -l’independentisme pragmàtic- com amb certa ingenuitat suggereixen Álvaro Oleart i Daniel Cruz o Toni Aira.

Mentre, ERC està davant l’oportunitat de tenir un pes important en la política espanyola, a Catalunya segueixen -en to menor- els disturbis com a senyal d’una voluntat irreductible de confrontació amb l’Estat espanyol (Antonio Franco, Jordi Amat, Pere Vilanova). Una voluntat que en l’àmbit institucional representa gairebé en solitari el president Torra cada cop més a prop de la inhabilitació (Màrius Carol, Josep Martí Blanch, Jordi Mercader), amb actituds que algun comentarista ha arribat a titllar de pitarresques (Manuel Castaño). Tot plegat no contribueix positivament ni a la causa de l’independenstime i, sobre tot, a l’interès general de Catalunya (Col·lectiu Treva i Pau), tal com es reflecteix a les enquestes (sondeig del CEO) i en els advertiments de destacats dirigents empresarials (Jordi Alberich, Joan Tapia).

Tornant a l’escena política espanyola, comencen a publicar-se anàlisis més pausades sobre les eleccions del 10-N, entre les que destaquem les d’Oriol Bartomeus [7]-as usual-, Narciso Michavila, Sebastián Lavezzolo i dos papers del col·lectiu Piedras de Papel, el primer sobre els resultats electorals i el segon sobre els nous escenaris polítics.

També són objecte de molta atenció Ciudadanos i Vox. Sobre Ciudadanos,  Jorge M.Reverte i Ignacio Sánchez-Cuenca incideixen sobre les causes del seu daltabaix polític; Carles Sirera es fixa en  la capacitat de resistència que encara conserva; i Toni Roldán exposa les bases d’un futur renaixement d’un partit de centre liberal.

Pel que fa a Vox, interessa esbrinar quina és la seva veritable naturalesa política (Xavier Casals, Mariano Torcal): es tracta d’un partit essencialment nacionalista en la vella tradició franquista o bé està mutant cap al populisme social en sintonia amb l’evolució dels nacionalpopulismes europeus? (Jorge del Palacio, Mar Rubio [8],  Borja Andrino/Daniele Grasso/Kiko Llaneras). I té possibilitats de seguir creixent com opina Joan Maria Thomas o té un sostre electoral limitat com defensa Esteban Hernández?

Mentre, en un context econòmic més fràgil (Belén Santa Cruz),  l’exigent agenda de reformes que precisa la societat espanyola,  i que urgeixen la Comissió Europea i l’OCDE,  segueix esperant l’impuls polític que basteixi el consens imprescindible per posar-les en marxa. Olga Cantó, Emilio Ontiveros, Antón Costas [9], amb altres economistes, n’exposen els principals punts. Xavier Vidal-Folch traça un balanç decebedor de l’acció reformista dels governs del Partit Popular.  José Carlos Díez adverteix sobre el risc dels experiments econòmics. Raymond Torres recorda que s’està esgotant l’inèrcia positiva de l’economia espanyola. I el president de Seat, Luca de Meo avisa de l’impacte negatiu de la incertesa política. Un impacte que, segons Miquel Molina [10], estaria minant la solidesa d’una Barcelona massa autocomplaent.

Seguint amb l’inventari de propostes i opinions positives per intentar sortir del cul de sac de la qüestió catalana, aquesta setmana recomanem l’entrevista a Quim Brugué [11] que publica Crónica Global. També ens fem ressò de la polèmica suscitada pel manifest dels 235 esmentat la setmana passada i que ha rebut crítiques, entre d’altres, de Joaquim Coll, Francesc de Carreras, Ricardo Dudda i Josep Maria Ruiz Simon [12].

En relació amb la sentència del Tribunal Suprem és destacable la publicació d’un informe d’Amnistia Internacional, crític amb la interpretació del delicte de sedició i el seu possible mal ús per limitar l’exercici de la llibertat d’expressió i del dret de reunió. Tot i reconèixer que ha estat un judici just, demana l’excarceració immediata de Jordi Sànchez i Jordi Cuixart. També té interès el comentari d’Angel Garcia Fontanet sobre la sentència i els seus efectes.

En l’àmbit del pensament, Ferran Caballero [13] s’atreveix a qüestionar la possibilitat d’un debat honest sobre el problema de les identitats: “El menyspreu a la veritat és en essència un menyspreu a la llibertat de pensament i d’expressió. Ho veiem constantment en tot de debats on sovint impera la censura i el sectarisme per no ferir la sensibilitat de les minories històricament discriminades. O ajudes a la causa o calles, va dir en directe, en prime time, una de les nostres més mediàtiques militants LGTBI. Que és com dir: o calles el que penses per ajudar la causa, o calles el que penses per por a ser assenyalat com a enemic de la causa. En definitiva, o calles, o calles”.

Aquests dies tenim a l’abast una bona collita de llibres ben recomanables. Carles Mundó publica El referèndum inevitable. Del judici endavant (Pòrtic),  la seva reflexió política postsentència on argumenta la inviabilitat de la via unilateral (entrevista a La Vanguardia).

Carlota Guindal presenta la seva crònica del judici al procés a Ni vencedores ni vencidos. El juicio al procés, la historia sin la venia de un fracaso colectivo (Península) (avançament editorialLa Vanguardia).

També sobre el judici del procés, Íñigo Saénz de Ugarte aporta la seva crònica a El Juicio. Una mirada crítica al proceso y a su sentencia que marcarán el destino de Catalunya y España (Roca Editorial)

Del periodista gironí Albert Solé surt  a la llum Estàvem cansats de viure bé (Sagesse), un recull del seus àcids articles sobre el procés al Diari de Girona.

I encara sobre el procés independentista, els periodistes Ferran Casas, Odei A.Etxearte, Marc Martínez, Roger Mateos, Gerard Pruna i Neus Tomàs bolquen a Tota la veritat. La crònica definitiva dels dies decisius del procés (Ara Llibres) un anecdotari molt precís sobre els moments més decisius dels fets del setembre i octubre de 2017 (ressenya de Sara González a Nació Digital).

Jordi Gracia publica Javier Pradera o el poder de la izquierda. Medio siglo de cultura democrática (Anagrama), un llibre important sobre la cultura política que ha vertebrat la democràcia espanyola en els últims quaranta anys (pròleg de Gracia a infoLibre; ressenya de José Andrés Rojo a Babelia).

Ivan Krastev i Stephen Holmes presenten La luz que se apaga (Debate), un assaig sobre la crisi de les democràcies liberals (entrevista a Krastev a El País).

William Davies publica Estados Nerviosos, cómo las emociones se han adueñado de la sociedad (Sexto Piso) (entrevista a DaviesEl Salto) [14].

I, finalment, Jason Diamond analitza els declivis col·lectius dels països a Crisis. Cómo reaccionan los países en los momentos decisivos (Debate) (entrevista a Diamond a El Confidencial).

ARTICLES RECOMANATS

(1) Enric GONZÁLEZ, “La piel blanca” a El País (17-11-19)

(…) “La cuestión racial sigue siendo una de las claves de los conflictos políticos, en especial allí donde son más numerosos los miembros de poblaciones nativas y los descendientes de esclavos. Jair Bolsonaro sabía que estaba ganando votos cuando, tras visitar una comunidad quilombola (negra) en 2017, comentó jocoso que “el afrodescendiente más delgado allí pesaba siete arrobas” y que no servía “para nada”. “Ni para procrear sirven ya”, comentó, riendo.

Bolivia es el único país latinoamericano donde los pueblos nativos son mayoría: el 62% de los habitantes, según datos de Naciones Unidas. Quien quiera captar la esencia del conflicto político y social que amenaza con desgarrar el país ha de tener muy en cuenta ese hecho. Resultaría bastante cómico escuchar los argumentos del nuevo y asombrosamente ilegítimo Gobierno (ilegitimidad que no justifica los desmanes cometidos por Evo Morales) sobre lo paganos y salvajes y despreciables que son los indios con sus polleras y su Pachamama, si no fuera porque estos tipos que han asaltado el poder Biblia en mano encarnan el horror del supremacismo más estúpido.

Cuesta entender, a estas alturas, el prestigio de una piel blanca. El caso es que ese prestigio se mantiene. El caso es que todas las oligarquías de esta parte del mundo (sean terratenientes o burócratas de la revolución) veneran la piel blanca y el origen europeo de unos antepasados tan famélicos y desesperados como cualquier inmigrante. El caso es que las cosas tienen mala solución si no se supera previamente el delirio de la raza”.

(2) Andrés GIL, “‘Ordoliberalismus’ y ‘popolarismo’: el PP europeo se encomienda a su alma democristiana ante el ‘populismo irresponsable’” a eldiario.es (20-11-19)

Ordoliberalismus y popolarismo. Son las raíces teóricas que ha reivindicado el nuevo presidente de los populares europeos, Donald Tusk, en el congreso del PPE en  Zagreb. Una, de la Mitteleuropa; la otra, del sur. Ordoliberalismus, término acuñado por Hero Moeller en 1950, es la variante alemana del liberalismo social que subraya la necesidad de que el Estado juegue un papel en el libre mercado, y que se convirtió en la base de la “economía social de mercado alemana” posterior a la Segunda Guerra Mundial y su llamado wirtschaftswunder –milagro económico–.
“No es una coincidencia que una de las escuelas de pensamiento democristianas más importantes haya sido el llamado ordoliberalismo, que construyó una síntesis difícil pero posible de libertad, orden y tradición”, ha reivindicado Tusk en el discurso en el que tomaba el relevo del alsaciano Joseph Daul con el 93% de los votos –era el único candidato para presidir el PPE–.
Y el popolarismo.
“Estuve con el papa Francisco y me preguntó si éramos capaces de distinguir entre populismo y popolarismo. Creo que todos sabéis lo que tenía en la cabeza”. El popolarismo al que se refería Francisco y que ha reivindicado Tusk es una doctrina política centrista y cristiana ideada por Luigi Sturzo a finales del XIX y principios del XX, base ideológica del Partido Popular italiano y, más tarde, de los democristianos italianos que marcaron la política del país desde la Segunda Guerra Mundial.
Libertad. Orden. Tradición. Ante la extrema derecha. Ante las veleidades neoconservadoras en la familia popular” (…)

(3) Andrea RIZZI, “Putin 2007. Macron 2019. Fijénse” a El País (16-11-19)

(…) “El presidente francés primero señala el estado de “excepcional fragilidad de Europa”, debido a haber descuidado su componente de “comunidad” (que implica olvidadas nociones de solidaridad —primera andanada a Alemania—) en favor del de “mercado”; en segundo lugar, por el cambio estratégico de EE UU, que ya no es el mismo aliado de antaño; y en tercer lugar, el reequilibrio global con el ascenso de China. Además, Macron destaca el “error histórico” de haber hecho pagar a las clases medias el coste de la crisis —segunda andanada a Alemania— y que Europa es el único gran actor en situación de ajuste fiscal prácticamente permanente.

En ese escenario, “Europa desaparecerá si no logra pensarse a sí misma como potencia global”. Para ello, Macron marca su receta: “Recuperar la soberanía militar”, también a la vista de la “muerte cerebral de la OTAN”; lograr competitividad y autonomía en el sector tecnológico frente a los titanes estadounidenses y chinos; asumir que la situación de la zona euro es “insostenible”. “Alemania [tercera andanada] ha sido la gran ganadora de la zona euro, también de sus disfunciones. Hoy, el sistema necesita reconocer que esta situación es insostenible”.

Se puede estar de acuerdo o no con el tono —a veces ácido— y la sustancia del pensamiento macroniano. Pero, fíjense, ahí está, sin rodeos, el campo de batalla para la construcción de la Europa del siglo XXI”.

(4) Josep Maria FRADERA, “La democracia, en el taller” a El País (20-11-19)

(…) “El documento que oficializa el pacto entre socialistas y Unidas Podemos consagra en el apartado dedicado a la cuestión de Cataluña el respeto al orden constitucional. La afirmación del valor del marco constitucional es, sin duda, un paso trascendental para los segundos. Esto no significa ni puede significar —el texto así lo presupone— la imposibilidad de reformas. Al contrario: clarifica el camino para proponérselas. Significa el respeto a las reglas de juego, el abandono de cualquier veleidad de deslealtad y de unilateralidad de las partes. El voto popular se ha decantado hacia la reafirmación del sistema político y la posibilidad de reforma en aquello que los españoles aprueben con respeto a las reglas del juego que lo regulan.

La suma de ambos vectores explica el sentido profundo de lo sucedido, tal como alguien que participó del anti-franquismo, que participa de la idea de nación de naciones de vieja raigambre republicana, que apuesta por la fraternidad entre pueblos y ciudadanos/as sin ver en ello un sinsentido, sintió la noche del domingo y no supo encontrar en negro sobre blanco los días siguientes. Sin caer en triunfalismos, percibo un estado de ánimo que nada tiene que ver tiene con dar cheques en blanco. Un estado de espíritu que se muestra dispuesto a empujar soluciones pactadas que deberán incluir a todos, a hacer las cuentas de lo público sin triunfalismo ni euforia alguna para reforzar así, como se indica en el punto primero y más trascendental del acuerdo, el Estado de bienestar, para ponerlo al servicio de aquellos que fueron los más perjudicados por la factura de una crisis que ellos no provocaron, pero pagaron hasta el último céntimo. Sanidad y educación garantizadas y remozadas a fondo y con urgencia conceden dignidad a las personas. Fuera no hay nada.

Será la relación de fuerzas la que imponga sentido de realidad a los actores políticos y a las expectativas de la ciudadanía. La crítica desde la sociedad civil seguirá siendo indispensable, sin embargo, uno debe alegrarse hoy de que el baño de realidad y pesimismo haya estimulado la inteligencia de aquellos que podían tomar decisiones de alto nivel. Antes las tomaron, no se olvide, aquellos que fueron a votar para que las cosas se inclinasen en esta dirección. Remozar la democracia no corresponde solo a los que se sientan en escaños parlamentarios. Las reformas que igualan, las reformas que pueden incitar a la reintegración de tantos catalanes al marco constitucional, las reformas que modifican la vida diaria de las personas que más lo necesitan, deberán ser empujadas por todos aquellos a los que une la convicción del valor de la democracia y la igualdad. La retórica, las guerras simbólicas y la descalificación fácil demostraron ya, vengan de donde vengan, su recorrido. Lo sucedido abre un camino inesperado, un camino que debería recorrerse”.

(5) Carlos MÁRMOL, “El apocalipsis de los ERE” a La Vanguardia (20-11-19)

(…) “La pax social, que es el argumento esgrimido por el PSOE para justificar el saqueo de los ERE, era una paz sucia. Desde el principio fue así. Perpetuaba la dependencia (social) del poder inmediato (que se encarna en el control del presupuesto), evidenciaba la arbitrariedad de la política meridional, caracterizada por un intenso aroma peronista, y enriquecía el cuadro final con singulares episodios ambientales, como la compra de cocaína por parte del chófer de un alto cargo, cacerías berlanguianas, dinero en bolsas de basura y la administración de un “fondo de reptiles”, como llamó al mecanismo de intercambio de favores el propio exdirector general de Trabajo de la Junta, Francisco Guerrero. El problema de fondo es que los hechos calificados en la sentencia, que temporalmente abarcan una década, no están circunscritos a un pasado remoto. Son el presente perdurable del que Cercas habla en sus novelas.
No existe una raya (salvo en el agua de la conveniencia) que diferencie entre un antes y un ahora, a pesar del aparente cambio de signo político que se ha producido hace meses en la Junta de Andalucía. Las estructuras de la arquitectura de los ERE continúan incólumes porque son sociológicas, universales, no sólo administrativas. El clientelismo no ha pasado a la historia. Sigue operando en términos culturales, con independencia de quién haya sido condenado y de la decisión de PP y Cs de mantener incólume la administración paralela creada por los gobiernos socialistas aplicando principios muy similares a los de los ERE.
La pervivencia de este sistema de intercambio de favores –do ut des, decían los clásicos– es un hecho que hace imposible que sobreviva políticamente la actual nomenclatura del PSOE en Andalucía, todavía en manos de Susana Díaz. A pesar de la obsesión de la expresidenta por aparentar que no existe vínculo con la etapa de Chaves y Griñán, de quien ella fue heredera directa, la biología (política) se conduce, igual que en la vida, por la genética. El tiempo, del que Quevedo decía que ni retrocede ni tropieza, nos alcanza a todos antes o después. De ahí que, en términos sentimentales, más profundos incluso que los factuales –el sentido de una novela depende siempre del lector, según Cercas–, la sentencia de los ERE sea un Apocalipsis para una sociedad, que no es ni mucho menos inocente ante el teatro de su propia tragedia, a la que el impostado paternalismo (socialista) y la victimización (interesada) de la desgracia han hecho mucho más daño que la pobreza histórica”.

(6) Neus TOMÀS, “ERC sube la apuesta” a eldiario.es (20-11-19)

(…) “ERC tiene a su líder en la cárcel, encabeza un independentismo tan o más dividido que nunca y quiere que no se instale en el imaginario colectivo que al final, pase lo que pase, sus diputados acabarán absteniéndose. La dirección republicana considera que el PSOE no se toma en serio sus advertencias de que no obtendrá un apoyo gratis o a cambio solo de buenas palabras. Esa es la encrucijada que explica la decisión de someter a la opinión de las bases la estrategia a seguir. En la cúpula del partido aseguran que son conscientes de los riesgos que corren al preguntar a la militancia sobre una negociación de tanta trascendencia pero defienden que es la única manera de que Sánchez entienda que o se intenta buscar una salida al conflicto catalán o todo será aún más complicado. Ciertamente, ese es un principio de la política catalana. Lo que puede empeorar siempre empeora.
La decisión de apelar a las bases demuestra una cierta debilidad de la dirección puesto que es una prueba de que necesita reforzar su credibilidad en la negociación. ¿Se imaginan al PNV, el partido que más y mejor negocia en España, interpelando a su militancia con una pregunta similar a esta?
Los republicanos insisten en que si no hay mesa de partidos, no habrá investidura de Sánchez (a no ser que el PSOE llame a la puerta de Ciudadanos). Aseguran que no reclaman concretar ni la composición ni el formato de esa mesa. Ellos tal vez no lo pidan pero está por ver hasta dónde les presionará Junts per Catalunya para que exijan más. En ERC aseguran que han perdido el miedo a Puigdemont, pero da la impresión de que es más un convencimiento suyo que una realidad. Si al final votan en sentidos diferentes, ERC será acribillada en el paredón virtual al grito de ‘traidora’. Bien lo sabe Joan Tardà. Pero llegado a ese escenario, JxCat puede situarse en la marginalidad y más si partidos como Bildu o el BNG votan en el mismo sentido que el partido de Junqueras.
En ERC recuerdan que la última palabra sobre qué hay que hacer en el Congreso la tendrá el consejo nacional del partido. O sea, que puede que la militancia diga que no, pero si las conversaciones con Sánchez fructifican, acabe optándose por una abstención.
Ahí va otra pregunta, que puede ser también una ucronía o no: ¿ERC se atrevería a votar igual que Vox a riesgo de dejar caer a Sánchez y forzar unas terceras elecciones? La respuesta, insisten varias fuentes republicanas, es sí”.

(7) Oriol BARTOMEUS, “10N: cansament i polarització” a La ciutat llunyana (15-11-19)

“Les eleccions generals del passat diumenge poden interpretar-se en base a dos elements: el cansament de part de l’electorat pel fet que fos una convocatòria (una altra) repetida i la polarització de l’escenari polític al voltant de la crisi territorial. Evidentment, hi ha altres interpretacions possibles, tan vàlides com aquesta, o més.

Cansament i polarització no són elements isolats sinó que es relacionen. La polarització d’alguna manera anul·la el cansament, o l’efecte del cansament en els votants. I el cansament, al seu torn, només es dóna entre aquells votants que opten per opcions que no es troben als extrems de l’eix en què s’articula el conflicte polític principal (en aquest cas, la crisi catalana)” (…)

(…) “L’escenari que ens deixa aquesta convocatòria compta amb menys possibilitats per a les solucions que el que teníem després de les eleccions d’abril. La repetició electoral ha jugat en forma d’embut, reduint les possibilitats de desbloqueig. D’una banda, perquè l’increment de suport a les opcions més radicals deixa poc espai retòric a una entesa De l’altra, perquè el pes dels radicals al Congrés resta pes a les opcions que podrien entrar en el joc de l’acord.

Un tercer element sembla clau. El transvasament dins dels blocs de les opcions moderades (si considerem el PP moderat, en qualsevol cas més que Vox) cap a les extremes situa les primeres en una posició difícil, ja que qualsevol moviment cap a la moderació els podria suposar una nova minva de suport. És clarament el cas del PP respecte de Vox. Però també l’és d’ERC respecte de la CUP i JxCat. D’aquí que els republicans no ho tinguin fàcil per entrar al joc de les negociacions per facilitar una investidura (ni tan sols amb UP al govern).

ERC ha sofert una bona esgarrapada a la Catalunya interior, precisament allí on es disputa l’hegemonia en el camp independentista. Els republicans no aconsegueixen l’objectiu que es van marcar al llunyà 2003 i que van acariciar a les europees de 2014 (l’any que ho va canviar tot). En aquelles eleccions ERC va veure que era possible convertir-se en la forca dominant en el camp independentista i aquest ha estat l’objectiu que han perseguit des d’aleshores. Per fer-ho, havien de poder obrir forat amb els ex-convergents, un forat evident i sostingut, però no ho han aconseguit. A les autonòmiques de 2015 van haver de claudicar i fer coalició (Junts pel Sí), al 2017 Puigdemont els va guanyar la partida, a l’abril semblava que tornaven a deixar JxCat a distància però a les europees d’un mes després altre cop Puigdemont els va superar. Aquest cop han vist com disminuïa l’avantatge aconseguit fa sis mesos, i JxCat es mantenia i fins i tot avançava, aparentment immune a l’aparició de la CUP.

El fantasma del 21D persegueix ERC i la bloqueja, bloquejant al seu torn l’arena espanyola i la catalana”.

(8) Mar RUBIO, “O la economía, o las banderas” al blog De qué váis? Los Economistas (19-11-19)

“Como ya advertíamos en este blog hace más o menos un año, “partes cada vez mayores de las sociedades occidentales llevan 30 años sin percibir ningún beneficio tangible de la mejora de la economía, aunque han sufrido las consecuencias de los reveses económicos. La falta de expectativas, la pérdida de la fe en el futuro, se traducen también en el aumento de mensajes populistas entre las élites políticas que difícilmente pueden conducir a mejorar el funcionamiento de la economía.” Las elecciones generales del pasado 10 de noviembre en parte reflejan este hecho. Los politólogos ya están haciendo análisis de los resultados  e insisten, por ejemplo, en que en los resultados de Vox pesa más el “sentimiento nacional” español que la ideología de derechas o de izquierdas de sus votantes. Pese a lo poliédrico del asunto, no puedo evitar mirar esta misma realidad desde un prisma más economicista.

¿De dónde han salido los más de tres millones seiscientos mil votos de esta formación? Son un millón más de los que consiguió en abril. No son sólo nostálgicos del franquismo y aficionados a la caza y a los toros como algunos quieren hacer ver (las licencias de caza en España no llegan al millón, y de las 3 millones entradas para espectáculos taurinos, muchas corresponden a turistas y abonos). Más de 2 millones de sus votos se concentran en únicamente 9 provincias – Madrid (con 647 mil votos a la cabeza), Valencia (245 mil), Murcia (199 mil), Sevilla (188 mil), Barcelona (184 mil), Alicante (167 mil), Málaga (161 mil), Cádiz (130 mil) y Granada (99 mil).

También se ha dicho que son votos cargados de xenofobia. Y aunque es fácil encontrarla en el discurso de sus líderes, no es tan sencillo detectarla en sus votantes. La tentación de correlacionar el número de extranjeros residentes en cada provincia con los votos que obtiene esa formación -y que parecería aclararlo- solo resulta en una correlación espuria entre las provincias más pobladas -y por tanto con más inmigrantes en términos absolutos- y esos votos. Sin embargo cuando hacemos el cálculo en términos relativos, no existe relación alguna entre el porcentaje de población emigrante en una provincia y el porcentaje de votos que obtiene ese partido el 10 de noviembre (algo que ya habían advertido los politólogos).

¿Y que hay de la lectura en clave de sentimiento nacional? Las provincias dónde obtiene sus peores resultados (por debajo del 8% de los sufragios emitidos) son precisamente en los territorios de las llamadas nacionalidades históricas. Y eso a pesar del diferente peso de la población extranjera: mientras que Cataluña tienen uno de los promedios más altos del país (por encima del 17%, de hecho, Girona es la segunda provincia con mayor porcentaje de extranjeros sólo por detrás de Almería), las cuatro provincias gallegas se encuentran entre las de menor presencia de población inmigrante (por debajo del 5%) con las provincias vascas y Navarra en una posición intermedia en torno al 10% de población extranjera.

Estoy convencida de que existen componentes socioeconómicos con mayor capacidad explicativa. Si atendemos a la última de tasa de paro publicada y la correlacionamos con el porcentaje de voto a los de Abascal, observamos como efectivamente las provincias con menos paro votaron menos a ese partido que las provincias con más desempleados (un efecto que se mantiene aún eliminando los datos de Ceuta y Melilla). Las provincias gallegas, catalanas, vascas y Navarra se parecen más en su tasa de paro que en el porcentaje de extranjeros residentes. Y sin embargo en provincias con tasas de paro por debajo del 15% (parecidas a las de las gallegas), como Guadalajara y Murcia, el voto a Vox superó el 20%. Aunque a las fuerzas progresistas les esté costando admitirlo, parte de los 3,6 millones de votos reflejan un mar de fondo que tiene que ver con el riesgo de pobreza y exclusión, que los ha convertido en la primera fuerza del bloque de la derecha en los barrios más pobres de ciudades como Sevilla, Madrid, Granada o Valencia” (…)

(9) Olga CANTÓ, Emilio ONTIVEROS, Antón COSTAS …, “Tiempos de dificultades, tiempos de acción” a El País (19-11-19)

(…) “La necesidad de utilizar las políticas fiscales está alcanzando un alto grado de consenso. La directora gerente del Fondo Monetario Internacional y próxima presidenta del Banco Central Europeo acaba de defender ante el Parlamento Europeo la necesidad de reformar las restricciones presupuestarias en el seno de la UE, como el propio pacto de estabilidad y crecimiento, con el fin de disponer de mayor margen de maniobra en la neutralización de los riesgos de recesión. Sobre todo en una situación en la cual los propios inversores que prestan a países periféricos que supuestamente tienen un “endeudamiento público insostenible”, como Irlanda, Portugal o España, aceptan pagar por adquirir algunos de sus bonos públicos.

Pero para evitar la japonización definitiva (bajo crecimiento, ausencia de inflación, insensibilidad a la política monetaria) de la eurozona será necesario una más amplia y cuantitativamente más ambiciosa apuesta por estímulos y, desde luego, por la inversión pública. Proyectos que, además de exorcizar las amenazas recesivas, ayuden a modernizar las economías, a impulsar la productividad y facilitar la respuesta a los cambios tecnológicos, fortaleciendo la educación, la modernización de las infraestructuras físicas, digitales y energéticas que permitan cumplir los compromisos medioambientales. Se trata de apoyar la economía con una visión estratégica de su futuro, y respetando una senda razonable de corrección de los desequilibrios presupuestarios.

Estas medidas, cruciales para afrontar los desafíos en el largo plazo, requieren tiempo para su puesta en marcha. Por tanto, en este momento en España para contener el riesgo de recesión también hay que hacer una apuesta por medidas de corto plazo. En ese sentido resulta relevante explorar la capacidad de los agentes sociales por apostar en el próximo Acuerdo Nacional para el Empleo y la Negociación Colectiva, el actual termina su vigencia en 2020, por aumentar la parte variable del incremento salarial, ahora de solo un 1%, vinculándolo a la evolución de la productividad y los resultados económicos de las empresas, en base a indicadores cuantificados, medibles y conocidos por ambas partes. El cumplimiento en todos los convenios de la cláusula del cuarto Acuerdo, establecer un salario mínimo de convenio de 14.000 euros anuales, también sería un buen mecanismo de incentivo de la demanda en nuestro país, ya que las rentas más bajas tienen una mayor propensión marginal al consumo.

Actuar en este sentido tiene pleno sentido, también en términos de eficiencia económica, como han demostrado las investigaciones llevadas a cabo en el FMI, la relación entre eficiencia y equidad es positiva. Es decir, que una mejora prudente de la equidad produce un crecimiento más sostenible y mejor distribuido. En todo caso, las acciones de los empresarios y sindicatos para mejorar la estructura productiva, la calidad de los empleos y las capacidades de las personas deben acompañarse de los esfuerzos señalados en las políticas de inversión pública, de reformas orientadas a mejorar la productividad, incluida la necesidad de acometer inversiones en digitalizacion inclusiva para las trabajadoras y trabajadores.

Nuestra economía lleva demasiado tiempo sin emprender reformas que mejoren su funcionamiento, y permitan aprovechar las oportunidades asociadas a la revolución digital y la necesaria transición ecológica.

Este es el momento de buscar un amplio consenso político y social en torno a una agenda reformista que permita afrontar el futuro con confianza. No podemos olvidar que la desigualdad y el estancamiento de la productividad fueron factores determinantes de la crisis financiera de 2008, del débil crecimiento de las economías, del malestar social y del populismo político. Y, por tanto, la lucha contra la creciente desigualdad y el fortalecimiento del tejido productivo deben estar en el centro de las políticas públicas y empresariales”.

(10) Miquel MOLINA, “Barcelona en crisis: el riesgo del autoengaño” a La Vanguardia (17-11-19)

“Es una peligrosa negación de la realidad mirar hacia otro lado mientras se queman contenedores, persiste la inestabilidad política y las empresas expresan su alarma sobre el futuro de Barcelona: la proyección de la ciudad se deteriora y ya no basta con propagar buenas noticias para hacer frente a la crisis de reputación.

Es un hecho que a las personas nos cuesta admitir que atravesamos una crisis. Pero aún nos resulta más difícil asumir nuestra propia responsabilidad en un fracaso y, sobre todo, resistir la tendencia al autoengaño, que es el recurso que empleamos cuando queremos negar una realidad que nos disgusta. El antropólogo, geógrafo y biólogo Jared Diamond ha desarrollado el tema en su libro Crisis. Cómo reaccionan los países en los momentos decisivos (Debate), donde traza un paralelismo entre las crisis que sufren los individuos y las que padecen los países.

Jared Diamond, que hablará sobre su ensayo el próximo jueves en el CosmoCaixa de Barcelona, advierte que el proceso que denomina de “autoevaluación honesta” requiere de dos pasos que no siempre se cumplen, ni en el caso de los países ni en el de los individuos (aunque en éste sería obviamente más fácil por haber menos voluntades implicadas). Por un lado, es imprescindible disponer de una información correcta y precisa. Pero, sobre todo, hay que ser capaz de evaluar esa información con honestidad. Y ahí radica el problema.

El autor aporta varios ejemplos de obstinación colectiva en rechazar la realidad. La mayoría no vienen al caso porque están relacionados con episodios bélicos, pero hay alguno que es susceptible de evocar situaciones presentes. Por ejemplo, el de los Estados Unidos de Donald Trump, el país de Diamond, donde el autor destaca que mucha gente sigue negando problemas tan evidentes como la polarización política, la baja participación electoral, las desigualdades o la poca movilidad socioeconómica, factores que están perjudicando también al prestigio exterior de los EE.UU.

Nunca ha sido fácil que las personas valoren las razones del rival y que cedan cuando las han convencido de que estaban erradas. Pero esta dificultad ha aumentado ahora en esta suerte de sociedad-burbuja propiciada por las redes sociales. La tentación inconsciente de negar la realidad se refuerza en ese mundo feliz de las personas afines que son las cuentas de Twitter, Facebook o Instagram. No hay un sólo indicador económico negativo al que no se le pueda dar la vuelta hasta convertirlo en munición argumental contra el enemigo.

En eso se ha convertido el debate sobre si los persistentes bloqueos independentistas, muy concentrados en el área de Barcelona, están dañando la imagen y la economía de la ciudad y favoreciendo de paso a Madrid. En realidad, el debate se circunscribe a un círculo perverso: hay quien defiende que sí; quien sostiene que no tienen incidencia y quien admite que la situación empeora pero se justifica en aras de la soñada independencia. El resultado, en algunos casos, es que los argumentos de la otra parte se usan de manera torticera para retroalimentar los propios” (…)

(11) Entrevista a Joaquím BRUGUÉ a Crónica Global (17-11-19): “La solución tardará en llegar y no podrá ser ni la independencia ni la recentralización”

(…) “La verdad es que respecto a posibles soluciones lo único que tengo claro es que está lejos y que, por lo tanto, todavía no sabemos apreciar sus contornos. La solución tardará en llegar, no será definitiva y, además, no podrá ser ni la independencia ni la recentralización. No podemos pensar, en nuestro actual contexto, en que una parte se imponga a la otra, de manera que entreveo un largo proceso de ajuste que no deje satisfecha a ninguna de las partes. En realidad este es el recorrido de cualquier solución política democrática. El problema será como asumimos los costos de un trayecto que será largo y doloroso.

El proceso, prefiero usar este término, ha sido una experiencia política que ya hace algunos años califiqué de infantil. Y sigo pensándolo, pues considero que sus planteamientos han sido torpes y contradictorios. Más que una estrategia política mínimamente sólida, el proceso se me presenta como un conjunto de eslóganes y de actuaciones tan deslumbrantes en el corto plazo como inútiles en el largo. El resultado ha sido, desde mi punto de vista, un auténtico desastre político. No me siento a gusto usando términos tan contundentes, pero considero que el proceso ha generado una situación realmente envenenada. Ha cultivado el resentimiento y ha generado frustración, dos sentimientos tan difíciles de canalizar como peligrosos para la convivencia.

La democracia es un entramado de instituciones y de reglas de juego pero, sobre todo, un conjunto de valores sin los cuales estas estructuras se muestran impotentes. Y estos valores son el pluralismo, la tolerancia, el respeto mutuo, el diálogo, la negociación, el equilibrio… Ninguno de estos valores está hoy presente en un entorno político mal educado, beligerante, repleto de insultos y faltas de respeto, marcado por una polarización exacerbada, incapaz de entender que las negociaciones no suponen ni rendiciones ni traiciones. La democracia, además, debe ser un punto de encuentro entre los diferentes, mientras que hoy la utilizamos como un arma para atacar a los contrincantes. Instrumentalizar la democracia para lanzarla a la cabeza de los adversarios políticos es hoy el principal peligro para la democracia”.

(12) Josep Maria RUIZ SIMON, “Causa i pretextos” a La Vanguardia (19-11-19)

(…) “La setmana passada es va publicar una petició de gent del món cultural i universitari en què es demanava una certa mena de diàleg per resoldre la qüestió catalana. La petició, que, com és usual, imitava formalment les instàncies administratives, començava amb una exposició dels fets que la justificaven i el primer fet que s’exposava era que, des de la sentència del procés, la situació política a Catalunya s’ha agreujat d’una manera preocupant. Tot i que el text no queia explícitament en la fal·làcia post hoc, propter hoc , resulta obvi que el fet exposat, com els relatats per Tucídides, es pot situar de maneres diferents en el context d’un relat històric, connectant-lo amb una sèrie o altra de fets i decisions. No s’explica la mateixa història quan se suggereix que un sentiment popular d’injustícia davant la sentència ha tingut conseqüències que quan també es recorda que aquells que buscaven noves vies per a la circulació d’un procés en via morta havien convertit el dia de la sentència en el moment clau de la seva estratègia per decantar la balança del poder a favor d’un independentisme governamental en hores baixes. I en aquesta segona seqüència de fets, siguin quins siguin els motius dels sotasignats, un manifest que oblida mencionar aquesta estratègia només pot interpretar un paper instrumental al servei d’aquesta estratègia”.

(13) Ferran CABALLERO, “El gai nihilisme” a Catalunyadiari (19-11-19)

“Vam sortir del cine amb la sensació de continuar a la ciutat de Gotham. Aquelles nits encara cremava l’Eixample i, tant a Barcelona com a Gotham, es respirava una certa alegria en la destrucció; un gai nihilisme. De fet, no crec que es pugui entendre l’èxit de la pel·lícula sense la lectura política que destaca la proximitat entre el món que s’hi descriu i el nostre i que condueix a gent com Žižek a considerar-la un «diagnòstic dels mals del nostre temps». Žižek creu que les nostres vides ja són com les vides dels habitants de Gotham; vides de terror en un món violent i en destrucció. El Joker sorgeix perquè la sanitat no funciona, perquè la gent està cada cop més sola, la societat és més violenta i hostil, augmenta la pobresa, el capitalisme està en fase terminal… I tot això ens demostra que el que necessitem no és continuar apedaçant el sistema, amb una sanitat pública millor o amb una cultura més tolerant i acollidora, sinó una autèntica revolució.

La pel·lícula seria el relat del nostre temps: l’intent d’endreçar, d’explicar i de donar sentit a la violència i a les ànsies destructives contemporànies, assenyalant-ne el potencial revolucionari. Žižek espera que la pel·lícula ens inciti a actuar, a fer la revolució per superar la violència nihilista que ens envolta. Aquest diagnòstic és evidentment exagerat. Però en la mesura que la nostra realitat s’assembli a la de Gotham, ens obliga a preguntar-nos com es fa aquesta revolució. I, encara, si és possible fer una revolució sense saber quin món es pretén construir.

El que oblida Žižek i el que obliden, per exemple, els laboristes britànics en aquest anunci on juguen a ser el Joker revolucionari contra Batman —el capitalista conservador— és que tot aquest relat no és més que el discurs que fa el mateix Joker per justificar-se. I que, al fer-ho, el Joker (el personatge, però també la pel·lícula) posa el discurs del nihilisme revolucionari allà on toca: en la boca d’un boig contrafet i assassí, tancat en un psiquiàtric, moments abans de matar la seva terapeuta. En aquest sentit, la pel·lícula podria entendre’s també com un al·legat contra la nostra societat terapèutica, que pretén reduir qualsevol malestar existencial a un problema polític de solució tècnica i a càrrec dels pressupostos de l’Estat. Perquè la gràcia de la pel·li, l’acudit que ja ens avisava que no entendríem, és que el discurs del boig i el del revolucionari es confonen. I que això ens obliga a preguntar-nos si encara és possible, avui en dia, en societats com les nostres, ser revolucionari sense ser boig.

Žižek diu que el Joker diagnostica els mals del nostre món, però en realitat només n’és el símptoma. La violència nihilista del Joker ens alerta que el que està malament en el nostre món és, com deia Chesterton, que no ens preguntem què està bé. Que estem, per tant, instal·lats en una lògica destructiva, nihilista, sense ser capaços de proposar cap alternativa en ferm” (…)

(…) “El menyspreu a la veritat és en essència un menyspreu a la llibertat de pensament i d’expressió. Ho veiem constantment en tot de debats on sovint impera la censura i el sectarisme per no ferir la sensibilitat de les minories històricament discriminades. O ajudes a la causa o calles, va dir en directe, en prime time, una de les nostres més mediàtiques militants LGTBI. Que és com dir: o calles el que penses per ajudar la causa, o calles el que penses per por a ser assenyalat com a enemic de la causa. En definitiva, o calles, o calles.

Aquest és només un exemple de la bel·ligerància amb què es tracten aquests temes. Evidentment, un projecte ideològic basat en la recerca de la incoherència i en el menyspreu a la veritat és incompatible amb la discussió racional i ens porta, per tant i per força, a uns posicionaments molt més agressius i unes discussions molt més violentes; és a dir, impossibles. Si la veritat només ho és mentre està al servei de la causa, és impossible persuadir ningú. Perquè en la mesura en què estigui a favor de la causa, ja no porta la contrària. I en la mesura en què porti la contrària, és immune a la raó i enemiga de la justícia social”.

(14) Entrevista a William DAVIES a El Salto (18-11-19): “La mentalidad de la guerra se ha convertido en una forma habitual de organizar la sociedad”

(…) En el libro defiendes, en cualquier caso, que Trump o Johnson son síntomas de la enfermedad, no la enfermedad en sí. ¿Cuál es esa enfermedad?
En primer lugar, hemos descuidado los mecanismos con los que la sociedad solía representarse a sí misma. Creo que la democracia liberal y el liberalismo en general es un proyecto de representación complejo. En la primera parte del libro trato de explicar que pensamos que la democracia representativa tiene dos partidos, un Parlamento, etcétera. y eso se ha descuidado mucho durante los años 80, 90 y 2000 con el discurso de que cuestiones como las políticas económicas deben ser manejadas por gente que no ha sido elegida por nadie, me refiero a los tecnócratas. Pero también los partidos se han convertido en máquinas, han creado también nuevas formas de manipular a través de los medios. La gente normal no tiene nada que ganar militando en los partidos políticos en el sentido de lo que tenían que ganar en los años 50. Creo que hay una pérdida ahí. Gracias a gente como Thomas Piketty sabemos que la desigualdad no es solo “un sentimiento”, sabemos objetivamente qué es y qué esta pasando. Pero los economistas han descuidado eso durante mucho, mucho tiempo. También los Gobiernos y los políticos. A menudo usan las estadísticas para silenciar argumentos —“El PIB está creciendo, el desempleo es aburrido y todo va bien”— no está bien: esos números se han usado mucho tiempo para suprimir el debate.

Mientras tanto, ha ido creciendo y creciendo esta otra infraestructura, particularmente a partir de los primeros años 90, que básicamente es una infraestructura para manejar las reacciones en tiempo real. Primero fue en la economía financiera, que convierte a la economía en esta especie de “estado nervioso”. Es un estado nervioso en el que nadie tiene que estar a cargo y las empresas están en constante estado de reactividad. Después, nuestro entorno de medios de comunicación se ha movido de una forma similar, con el nacimiento de las redes sociales y el nacimiento de noticias en tiempo real. Nadie necesita hechos en este entorno, todo lo que se necesita es la última actualización, la última imagen. Hay acontecimientos teniendo lugar en todo momento —estos días en Barcelona, por ejemplo— pero la gente recurre a los medios no para reportes narrativos o para buscar un contexto válido, sino que, cada vez más, la función de los medios en nuestra vida es cubrir una demanda: “Quiero ver a la policía golpeando algo”, “Necesito estar en el momento”, “quiero sentir cómo es”… y, ya sabes, eso es difícil. Pero eso es lo que las redes sociales nos enseñan a esperar. Es lo que creo que hay que explicar; cómo una forma de entender el mundo se ha deteriorado y cómo ha surgido esa otra.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.