FOCUS PRESS 157

Entrem en una zona perill, afirma Martín Ortega [1] en considerar que la manca d’objectius compartits i l’absència de lideratge global fan que la política internacional hagi esdevingut un joc perillós. És el final del multilateralisme, que Jorge Dezcallar creu que és la conseqüència diferida de l’impacte de l’11-S als Estats Units, de manera que d’un desitjable món multilateral hem passat a un perillòs món multipolar. Un món en el que la República Popular Xina, en commemorar el seu 70è aniversari, exhibeix el seu potencial i reclama un status principal (Jesús A. Núñez Villaverde [2],  Enrique Fanjul).

En aquest nou marc global resultarà més difícil abordar amb eficàcia la gestió del conflicte climàtic evidenciat per les dades empíriques (David Wallace-Wells, María José Sanz)). Així, el sentiment creixent a favor d’una justícia climàtica (Ramon Aymerich) i les possibilitats tecnològiques d’afrontar els efectes del canvi climàtic topen amb importants obstacles geopolítics  (José Ignacio Torreblanca) i,  també, amb apriorismes ideològics  (Manuel Arias Maldonado [3]).

La mutació geopolítica és acompanyada per inquietants evolucions ideològiques que podrien condensar-se en el concepte de recessió democràtica, en tant que el sistema democràtic ha deixat de ser el model polític al que aspiren molts països emergents i, a la vegada, està sent erosionat greument en els països on era una tradició política arrelada (Fareed Zakaria, Harold James, Luis Sánchez-Merlo, Dirk Schümer).

Les protestes multitudinàries a Hong Kong il·lustren sobre la incompatibilitat entre democràcia i l’autoritarisme propi del règim comunista xinès i presagien una intervenció xinesa a l’ex colònia britànica (enquesta de Política Exterior, article de Juliana Montani i Armando Chaguaceda a Agenda Pública).

L’inici del procediment d’impeachment contra el president Donald Trump és una fita rellevant en la crisi política de la democràcia nordamericana. Tot i les poques probabilitats que s’arribi a la destitució de Trump, són molt incertes les conseqüències polítiques futures, tant en les primàries demòcrates (projeccions de Morning Consult) com en el plantejament i desenvolupament de la campanya presidencial i, òbviament, del resultat de les eleccions de 2020 (editorial de The EconomistAndrés Ortega  [4], Manuel Castells, Roger Senserrich, Antoine de Tarlé, Eric Posner).

Els problemes de lideratge, citats a l’inici, esdevenen crucials per a la Unió Europea, en el moment en que Angela Merkel i Mario Draghi estan de sortida i no s’entreveu que el motor francoalemany acabi d’engegar de nou (Andrea Rizzi). Problemes que es posen de manifest en les tensions viscudes aquests dies al Banc Central Europeu (Manel Pérez, Jean-Pisani-Ferry),  i davant la guerra comercial desfermada per Trump, o en l’oportunitat d’exercir un lideratge global en l’acció climàtica (Ana Barreira), i, en general, en l’acció política exterior que a partir de l’1 de novembre serà responsabilitat de Josep Borrell (Ramón González Férriz).

Mentre, el Brexit s’acosta a un desenllaç desordenat. Boris Johnson, impermeable als revesos judicials i polítics que està patint al Regne Unit (Enrique Feás, Rafa de Miguel), intenta un acord in extremis sobre la base de mantenir Irlanda del Nord dins de les regles de la Unió durant un mínim de quatre anys després del Brexit (Rafa de Miguel, Nacho Alarcón, Lluís Bassets). Sobre les principals fites negociadores de l’agitat procés del Brexit, veure la crònica de Nacho Alarcón i Celia MazaEl Confidencial.

Les eleccions a Àustria han suposat un nou retrocés del populisme de dretes en un país de la Unió (Sophie Hvostoff), un fet que invita a un optimisme prudent (Lluís Bassets) sobre la capacitat de les institucions democràtiques de combatre els corrents il·liberals (Cesáreo Rodríguez-Aguilera).

La desaparició de Jacques Chirac, més enllà dels comentaris hiperbòlics propis dels obituaris polítics, ofereix una ocasió per meditar sobre les circumstàncies atzaroses de tota carrera política. L’Obs hi ha dedicat un interessant número especial, del que destaquem la semblança de Chirac que esbossa Serge Raffy.

L’irrupció de Más País -o de la CUP a Catalunya- trastoca els pronòstics electorals i convida a revisar les tendències demoscòpiques observades fins ara (CIS). Uns primers sondejos (Sondaxe, GAD3) apunten a una inflexió a la baixa del PSOE i confirmen la recuperació del PP, sense que puguin afinar el pronòstic sobre Más País,  a manca de saber en quines circumscripcions es presentarà (Kiko Llaneras). Amb la mar de fons generada pel bloqueig polític es fa difícil preveure com es canalitzarà el malestar (Marta Romero) [5] i no és probable que estiguem davant d’una simple segona volta del 28-A (Ana María Romero).  La complexitat del moment aconsella obervar amb atenció els moviments que es puguin produir en els 103 escons de les circumscripcions petites (Carles Castro/Laura Aragó).

En les sis setmanes precedents del 10-N assistirem a la pugna per imposar el marc de referència de les noves eleccions: malestar pel fracàs de les esquerres i el bloqueig polític resultant (Josep Ramoneda, Paola Lo Cascio, Javier Pérez Royovs demanda de moderació i estabilitat (Enric Juliana, Lucía Méndez, Joaquín Estefanía, Cristina Monge).

És transparent el plantejament socialista d’evitar sotmetre’s de nou al xantatge polític d’altres forces (Enrique Gil Calvo) i aconseguir una majoria cautelosa que desitja estabilitat davant les incerteses de tota mena que apareixen a l’horitzó, com expliquen Pedro Sánchez i  Iván Redondo.  Però aquesta estratègia pot veure’s erosionada per l’impacte de Más País en els electors d’esquerra decebuts i pel gir moderat del Partit Popular (entrevista a Pablo Casado).

L’atenció dels analistes, però,  està posada en el fenomen de Más País: la trajectòria del seu líder Íñigo Errejón (Daniel Gascón, Jorge del Palacio, Jorge Galindo), la pugna amb Pablo Iglesias i Unidas Podemos (Teodoro León Gross, Guillem Martínez), els efectes electorals (José Miguel Contreras, Pablo Simón), la seva articulació territorial (Estefanía Molina, José Antonio Zarzalejos),  el lloc del nou partit en el mapa polític  (Fernando Vallespín, Luis Arroyo) i les possibilitats de construir un partit ecologista sòlid (Alberto Penadés) [6].

No hi ha dubte que la percepció del refredament econòmic serà un factor condicionant de les eleccions, amb la utilització de discursos alarmistes per part de l’oposició (Josep Oliver, Santiago Carbó, Xavier Vidal-Folch). Sense oblidar el teló de fons econòmic i social de la crisi política espanyola: la pèrdua d’expectatives de les classes mitjanes, que Dani Cordero  i José Moisés Martín [7] documentaven a El País, i la frustració per la sensació d’haver-se malbaratat el potencial regenerador del 15-M (Máriam Martínez-Bascuñán) [8].

L’altre factor condicionant serà la sentència del Tribunal Suprem sobre l’1-O i les reaccions que pugui suscitar (Enric Juliana). José María Brunet, arran de la sentència contundent del Suprem relativa a l’exhumació de Franco, rebat els prejudicis sobre el caràcter democràtic de la justícia espanyola. Jordi Nieva, en una entrevista a Crónica Global, recorda algunes idees bàsiques sobre el funcionament de l’Estat de Dret.

Però aquestes veus ponderades quedaran ofegades pel soroll i la fúria (Antoni Puigverd, Sergi Pâmies, Lola García) que s’anuncien com a resposta a la sentència del Suprem, en un clima escalfat per les detencions de membres dels CDR relacionats amb un suposat activisme violent (José Luís Martí) [9].

Una situació que agafa el país en ple desgavell institucional, amb un president convertit en l’activista en cap, amb un Parlament més crispat que mai  (Toni Aira, Jordi Mercader, Miquel Roca) i a punt de viure una moció de censura presentada per Ciutadans contra el president Torra, i amb canvis sobtats en la direcció d’uns Mossos desautoritzats des de la cúpula del govern (Josep Martí Blanch).

Amb un món independentista que malda per mostrar-se unit per respondre a la sentència, però que la pugna electoral entre els partits -ara també amb la CUP (Laura Aznar)- fa que es delegui la direcció en unes organitzacions que criden a la desobediència civil massiva (Josep Maria Ruiz Simon).

Amb un debat inconclús sobre l’orientació futura de l’independentisme, on els partidaris d’abandonar la via unilateral no semblen tenir la capacitat i/o el coratge per imposar-se a l’estratègia de la confrontació impulsada per Carles Puigdemont des de Waterloo (Jordi Juan, Jordi Mercader), deixant de nou a les urnes determinar la correlació de forces (Kepa Aulestia) [10].

Un país sense brúixola (Màrius Carol), on la impotència política pot tenir conseqüències funestes (Antoni Puigverd), amb l’espectre de la violència insinuant-se subreptíciament (Xavier Vidal-Folch).

Una situació viscuda amb alarma -molt sovint impostada i hiperbòlica- per part de la societat espanyola i dels seus partits i mitjans de comunicació, on les insinuacions i amenaces d’aplicar de nou l’article 155 o, en el seu defecte, la llei de Seguretat Nacional estan a l’ordre del dia (Teresa Freixas, Miguel Ángel Aguilar).

Aquest és el panorama a dos anys dels fets de setembre i octubre de 2017, expressió catalana de l’onada populista provocada per la crisi de 2008 (Lluís Bassets) [11], sobre els que pugnen memòries diverses (Jordi Amat), sense que les lliçons  d’aquell fracàs siguin escoltades (Francesc-Marc Álvaro [12], Josep Martí Blanch), malgrat els intents d’assumir-lo (Joan Manuel Tresserras/Enric Marín) i les propostes de passar pàgina (Pau Luque, Joan Esculies).

ARTICLES RECOMANATS

(1) Martín ORTEGA, “Entramos en zona de peligro” a esglobal (1-10-19)

“Los análisis de la actualidad no terminan de captar la gravedad de la situación porque miran al corto plazo. Para comprender lo que está ocurriendo en la política global es preciso volver la vista a la historia desde el fin de la Guerra Fría. El 10 de noviembre (fecha señalada para elecciones generales en nuestros calendarios) se cumplen treinta años de la caída del muro de Berlín en 1989. En este corto espacio de tiempo hemos vivido cuatro etapas bien diferenciadas. Las tres primeras persiguieron objetivos colectivos, mientras que la etapa actual se caracteriza por la fragmentación. Recordar la evolución desde el fin de la Guerra Fría ayuda a comprender que, muy probablemente, estamos viviendo el fracaso de la construcción del orden global comenzado en 1990. Las cuatro etapas pueden definirse así.
Entre 1990 y el año 2000 tuvo lugar la etapa de creación de un nuevo orden. Expansión de la democracia, solución de conflictos, aparición de la Unión Europea, de la Organización Mundial del Comercio y de otras instituciones internacionales. El objetivo era establecer un nuevo orden tras la Guerra Fría.
Los ocho siguientes años (entre 2000-2008), comenzó la etapa de expansión de la economía y ascenso de los emergentes. El aumento del comercio, la revolución tecnológica y el ascenso de China marcaron esta etapa. El objetivo compartido fue la globalización. Tras los atentados del 11-S, la lucha contra el terrorismo no impidió un gran crecimiento del comercio y la riqueza.
Los años que transcurrieron entre 2008 y 2016 enmarcan la etapa de crisis financiera y económica. La crisis de 2008 puso de manifiesto problemas como el endeudamiento, los excesos financieros y la vulnerabilidad del sistema, con repercusiones políticas. El objetivo principal en esta etapa fue superar la crisis.
Desde 2016 hasta la actualidad. Etapa de disgregación. La salida de la crisis acentuó la desigualdad dentro de casi todos los países. Los ciudadanos han comenzado a recelar de la globalización y las democracias se han vuelto miopes y egoístas. El referéndum sobre el Brexit en junio de 2016 y la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos en noviembre de ese año marcaron el inicio de esta etapa caracterizada por la disolución del consenso sobre grandes cuestiones globales. Surgen los particularismos, como el nacionalismo y el populismo, y las dudas sobre principios como el libre comercio. No es posible identificar objetivos globales compartidos” (…)

(2) Jesús A.NÚÑEZ VILLAVERDE, “China ya esta aquí” al blog del Real Instituto Elcano (1-10-19)

“En apenas setenta años la República Popular de China ha transitado sin pausa desde la irrelevancia más absoluta hasta la preeminencia incuestionable de hoy. Una posición derivada de su innegable peso demográfico, su condición de primera economía mundial (en términos de paridad de poder adquisitivo, aunque no todavía en términos nominales), su histórica unidad territorial, su particular sistema político centralizado y, cada vez más, su potencial militar. Por supuesto, todavía Estados Unidos sigue siendo el hegemón mundial y el gestor principal de un sistema de relaciones internacionales instaurado cuando la voz de Pekín era apenas escuchada. Pero pocas dudas puede haber ya de que estamos inmersos en un proceso en el que, al margen de otros actores que se mueven en un escalón inferior, el principal foco de atención (y tensión) de los próximos años se centra en el intento del primero por seguir teniendo la voz cantante y del segundo por pedir (o exigir) que sea la suya la que prevalezca.
Esto no nos lleva inevitablemente a un choque directo que, racionalmente, ninguno de ellos puede desear. E incluso cabe imaginar que, conscientes de que en nuestro mundo globalizado ningún Estado-nación tiene capacidad para hacer frente en solitario a los desafíos que nos plantea el presente siglo, se pueda llegar a una suma de fuerzas para gestionar esta desigual globalización (aunque del mediático G-2 de la primera etapa de Obama apenas queda rastro). Tampoco es descartable que, obligados por sus propias limitaciones, ambos acaben por establecer un informal reparto de áreas de influencia en línea con la desglobalización a la que apuntan diversos analistas, tratando de evitar un enfrentamiento directo que sería mutuamente suicida. Pero lo más probable hoy es un incremento de la tensión bilateral derivada de sus contrapuestos intereses en muchos rincones del planeta –con los mares costeros chinos como escenario más inmediato” (…)

(3) Manuel ARIAS MALDONADO, “Cambios de atmósfera” a El Mundo (30-09-19)

(…) “Es razonable pensar que no existe todavía una sensación de emergencia que permita poner en marcha de inmediato políticas climáticas más agresivas. Es ahí donde la protesta liderada globalmente por Greta Thunberg juega su papel, presionando a los poderes públicos en nombre de las futuras generaciones. Esto tiene un valor considerable, por más que el protagonismo desmedido de una joven sueca pueda suscitar dudas acerca de la racionalidad humana: ¿no deberíamos leer informes en vez de convertir en ídolo a un adolescente que proyecta sobre el mundo un idealismo anterior a cualquier experiencia del mundo? Sí, pero seamos honestos: nadie lee informes. Así que el éxito de esta movilización juvenil refleja la creciente emocionalización de una esfera pública que ha visto trastocados sus procesos de formación de opinión con la difusión de las tecnologías digitales. Y no cabe duda de que la conciencia ambiental aumenta a ojos vista.

Ahora bien: el manejo descuidado de la evidencia científica y el deslizamiento hacia la ideología anticapitalista que son visibles en esta protesta tiene asimismo sus contraindicaciones. La idea de que la especie está jugándose la supervivencia, enarbolada por el movimiento Extinction Rebellion y fuente de ansiedad para incontables jóvenes, no tiene fundamento científico. De lo que se trata, más bien, es de asegurar que el planeta mantiene unas condiciones de habitabilidad compatibles con el confort material y el orden geopolítico. Hacer un uso cotidiano de la exageración es así un arma de doble filo: permite llamar la atención, pero contribuye a engrosar la larga lista de profecías incumplidas del movimiento ecologista. En ese contexto, como han señalado Julian Baggini o Christopher Caldwell, la figura de Thunberg puede dar munición a los escépticos e incomodar a los convencidos. Sería deseable, además, que la noble causa de la habitabilidad planetaria se desligara del ataque frontal al capitalismo: decrecer sólo es una forma posible de sostenibilidad y no necesariamente la más prometedora. Y si una parte del público sospecha que el clima sólo es una excusa para arremeter contra el orden liberal, pueden sospechar de los datos o ideas que les son presentados como fundamento objetivo para intervenir en su esfera privada. En suma: la complejidad se lleva mal con el megáfono.
Es una complejidad relativa, todo sea dicho: se trata de descarbonizar la economía. Si la tecnología necesaria existiese ya en la escala requerida, no estaríamos hablando de la moralidad de nuestros automóviles o de la globalización del aguacate. Mientras eso sucede, si sucede, sería sin embargo conveniente tener en cuenta que la transición climática no sólo tiene que ser eficaz (estabilizando dentro de márgenes prudentes la temperatura del planeta) sino también justa (permitiendo el desarrollo de países aún no desarrollados o compensando a quienes trabajan manchándose las manos de carbón) y ordenada (evitando la desestabilización política de nuestras sociedades). Porque dejar los aviones en tierra puede sonar bien, pero hay que preguntarse quién ganaría las elecciones en una España sin turistas. Y lo mismo vale para una Alemania sin automóviles o una Tailandia que no pueda exportar productos agrícolas.
De ahí que el renombrado científico Johann Röckstrom señalara hace poco que hacer la transición energética sin que nadie lo note es acaso la mejor manera de hacerla: un enfoque tecnocrático, basado en acuerdos público-privados, que evita convertir la sostenibilidad en una guerra cultural. Se diría que es tarde para eso, pero quizá no lo sea tanto. La esfera pública puede convertirse en el escenario de un debate moral acerca del buen Antropoceno o del modo en que hayamos de relacionarnos con los animales, mientras los mecanismos de la gobernanza global trabajan discretamente para asegurar la estabilidad climática: regulando, creando incentivos, fomentando la innovación social y tecnológica”.

(4) Andrés ORTEGA, “Trump vive de la polarización” al blog del Real Instituto Elcano (1-10-19)

“EEUU se puede quedar sin presidente si el posible impeachment para el que han puesto en marcha una investigación los Demócratas en la Cámara de Representantes, desemboca, aunque es difícil dada la mayoría republicana en el Senado. Lo que sí se ha quedado, desde hace tiempo, es sin centro. No es algo único de la superpotencia, pues la polarización de las sociedades occidentales es una característica de los tiempos, que Donald Trump ha sabido explotar y puede que siga sabiendo hacerlo. Incluso, en esta polarización el intento de impeachment puede jugar a su favor. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, lo sabe, y de ahí sus cautelas hasta que ha estallado la gravedad del caso” (…)

(…) “Un año es una eternidad en política, sobre todo con un frenazo en ciernes de la economía y la cuestión del posible impeachment ya planteada. Todo esto está dañando su imagen. Sin embargo, Trump aún parece mantener el apoyo de la clase trabajadora blanca en los decisivos estados en declive industrial desde hace 40 años. No obstante, el impacto de la guerra comercial con China que ha lanzado se está haciendo sentir en el mundo agrícola. De momento, los Republicanos hacen piña, pero quién sabe. Acabaron abandonando a Richard Nixon en su día. Los ciudadanos, según algunos sondeos, están divididos ante la investigación del impeachment, pero los partidarios se han multiplicado y ahora son más. Si el intento fracasa, Trump y la polarización podrían salir reforzados. Si en 2020 Trump permanece en la Casa Blanca, muchas cosas habrán cambiado en EEUU y en el mundo. En caso contrario, incluso los Republicanos que ahora le apoyan le olvidarán rápidamente. Mas la polarización, y sus causas, de momento seguirán. A medio y largo plazo, quién sabe”.

(5) Marta ROMERO, “Hacia el 10N: ¿cómo se canalizará el malestar político?” a Piedras de Papel (26-09-19)

(…) “En cualquier caso, los cambios en el tablero político, ya sea a nivel más general o en determinados territorios, apuntarían en la dirección de que el factor clave de la próxima cita electoral radicará en el modo en que se exprese el malestar político. El desencanto o la decepción pueden llevar a la desmovilización electoral, pero el enfado o la insatisfacción pueden tener un efecto movilizador que trascienda la opción de la abstención como voto de castigo.No hay que dar, necesariamente, por supuesto que el hartazgo conduce a la desafección. Especialmente, si los electores tienen nuevas opciones, ante sí, entre las que elegir.
Desde su eclosión, en 2011, el malestar político ha producido y sigue produciendo un aumento, y cada vez más rápido, de la oferta política ante un sistema electoral que, pese estar diseñado para penalizar la atomización, la acaba absorbiendo. En este sentido, tener en cuenta los movimientos que se produzcan en cada circunscripción, con la entrada o no de nuevos actores, puede ser determinante de cara al nivel de participación que se registre en el cómputo global, así como a los resultados electorales.
Más allá de la certeza de que, tras el 10 de noviembre, los partidos seguirán necesitando llegar a acuerdos para formar gobierno, nos encontramos ante uno de los comicios cuyos resultados pueden ser más imprevisibles. Y ante los que habrá que ser, especialmente, cautos a la hora de utilizar los sondeos como “brújula”, atendiendo únicamente a los indicadores de voto.
De forma más acentuada que en 2016, cuando, tras la repetición de las elecciones generales en junio, algunos expertos trataban de responder a la pregunta de por qué fallaron los sondeos, se plantea, ahora, como un gran desafío tomar el pulso a la opinión pública. No sólo porque estamos en un contexto de mayor malestar social, sino también porque hay un tablero con más actores, y sobre el que puede resultar determinante la influencia de numerosos y cambiantes factores.
La desaceleración económica, la (inminente) sentencia del procés, el debate sobre la memoria histórica o la incertidumbre sobre el Brexit son sólo algunos de esos factores que podrían impactar en el comportamiento electoral, y no forzosamente, en el sentido que espera cada partido. La propia dinámica que se desarrolle por las estrategias electorales que sigan las fuerzas políticas también será decisiva.
Por delante, 45 (largos) días de campaña electoral, aunque oficialmente ésta comenzará el 1 de noviembre y será (por primera vez) más breve de lo habitual (con una duración de ocho días, y no de 15, tras la reforma introducida a finales de 2016 en la ley electoral para este supuesto de repetición electoral).
No obstante, no podremos calibrar, con sondeos públicos, el impacto de la campaña electoral propiamente dicha, puesto que continuará vigente la (cada vez más cuestionada y anacrónica) prohibición legal que tienen los medios de comunicación de publicar, difundir o reproducir encuestas electorales en los cinco días anteriores al de la votación”.

(6) Alberto PENADÉS, “Verde, que no populista” a Piedras de Papel (30-09-19)

“El espacio político de Más País existe en todas partes, de forma más o menos holgada, dependiendo un poco de lo que permita el sistema electoral, y en casi toda Europa está poblado por algún miembro del Partido Verde Europeo (que no siempre se llama verde). Ese espacio está claramente diferenciado del resto de la izquierda, es un espacio que desborda la categoría “verde”, bastante trasversal dentro de la izquierda, con una afinidad relativa importante hacia ciertos partidos de ámbito regional o subestatal y con una clara tendencia a convertirse en partidos de gobierno, pese a sus raíces en movimientos sociales y a ser partidos de minorías. En realidad, se parece poco o nada a la idea que durante años ha defendido Errejón de trasversalidad y de conquista de la mayoría, y que él mismo ha identificado como populista, pero nadie dice que las derrotas no enseñen. Sobre todo, cuando la lección – que se es una minoría que quiere influir en una sociedad compleja- necesita poco más que un vistazo” (…)

(…) “Errejón se ha pasado años intentando convencer a quien le escuchara de que la estrategia populista era la estrategia trasversal adecuada (la llamada Hipótesis Podemos) para reorganizar los ejes de la confrontación política y ganar la mayoría. La experiencia parece demostrar que la trasversalidad que funciona es la de los partidos verdes, no la de una jerga Laclau-Mouffé que es difícil que cale fuera de ciertos conventículos. Los partidos verdes son, de hecho, una de las mejores esperanzas contra el populismo -véase Alemania, véase Austria en las presidenciales- mientras que está más que por ver, digamos, en Francia, qué buen antídoto es insistir en que el populismo puede ser de izquierdas o en que se deba superar esta última categoría. La estrategia verde tampoco se proyecta como mayoría: nace y permanece como opción de avanzadilla en una sociedad plural y desarrollada a la que busca convencer más que conquistar. En el caso de España puede tal vez movilizar o retener en la política a una fracción importante del electorado, y ofrecerles un instrumento para influir en algunas cosas que les importan.
El asunto que hoy puede ser más delicado, desde el punto de vista de la estrategia, es que en España quienes con más éxito -con diferencia- han ocupado el “espacio verde”, entendido en sentido amplio, han sido proyectos políticos en el ámbito de las Comunidades Autónomas, combinados con proyectos regionalistas o nacionalistas. Hay cierta lógica en esto. En ausencia de una espina dorsal dura, como pudo ser la del PCE en su día, tener poder territorial y no tener poder en el ejecutivo central es una fuerza disgregadora bastante potente. Que se lo digan a Iglesias. Pero parece haber también una lógica ideológica o cultural, una complementariedad en la que aparentan estar relativamente cómodos dos familias de partidos que buscan votos en una segunda dimensión, pero dentro del espacio de la izquierda. Y hay también una lógica de políticas públicas: los gobiernos subnacionales (o subestatales, lo que más guste) suelen tener competencias en aquellos asuntos de los que los partidos verdes hacen bandera (a diferencia de la izquierda radical, por ejemplo) por lo que el interés por colaborar con fuerzas políticas de base local tal vez sea especialmente importante. Más País no tiene más remedio que nacer como confederación de partidos locales progresistas y más o menos no alienados.
Si tiene éxito, lo normal es que se convirtiese, a la segunda, en el representante político de mucho de lo que fue transversal en el 15M. Pero que el espacio exista no significa que la organización o el liderazgo lo vaya a ocupar con éxito a corto plazo. El punto de arranque es todavía el de una escisión, y la clorofila viene con bilis. “Verde que te quiero verde,/ verde viento, verdes ramas./ Los dos compadres subieron./ El largo viento dejaba/ en la boca un raro gusto/ de hiel, de menta y de albahaca.” A ver qué viento trae noviembre”.

(7) José Moisés MARTÍN, ”¿Hay un futuro?” a El País (29-09-19)

(…) “El futuro de la clase media se ve, además, muy comprometido por el propio desarrollo del mercado de trabajo: toda la evidencia existente apunta a la reducción de los empleos situados en el segmento de ingresos medianos. De acuerdo con la OCDE, tener una cualificación media no garantiza ya un acceso a un salario medio, y la tendencia a la desaparición de puestos de trabajo en los tramos intermedios de la escala salarial se acentúa por el cambio tecnológico y la incorporación de las nuevas tecnologías digitales. La polarización del mercado de trabajo supone un reto no sólo para una economía basada en el consumo de masas, sino también para el mantenimiento de los pilares fundamentales de los Estados sociales, como lo es el sistema de pensiones: el salario de entrada en el mercado de trabajo es hoy, de promedio, menor que el coste de las nuevas pensiones.
El adelgazamiento de la clase media no deja de tener efectos sociales y políticos de primera magnitud. Christophe Guilluy ha hecho fortuna anunciando el —un tanto exagerado— final de la clase media en su ensayo No Society, en el que señala el impacto de este proceso en la descomposición de la sociedad democrática, y David Lizoain apuntó en El fin del primer mundo que la erosión de la seguridad económica que consolidaba la clase media es uno de los factores para entender la llegada del miedo como factor de acción política, tan bien explotado por populismos en los países desarrollados. Se extiende así la idea de que las generaciones venideras vivirán peor que sus padres: de acuerdo con los estudios del centro de investigaciones PEW, el 72% de los españoles opina que el futuro financiero de sus hijos será peor que el suyo propio.
Pero nada está escrito: el devenir de las clases medias dependerá fundamentalmente de su propia acción política. La evidencia, de nuevo, nos enseña que más que la tecnología, lo relevante son las instituciones. Un marco institucional adecuado y un rediseño de las políticas de cohesión social serán las llaves para preservar el futuro del sector poblacional en el que se basa nuestro modelo económico y social”.

(8) Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN, “¿Qué pasó con la regeneración política?” a El País (29-09-19)

(…) “La cuestión es que en política, como en general en cualquier escenario conflictivo, muchas cosas suceden simplemente por accidente, aunque existan razones estructurales para que se desarrollen consecuencias indeseadas a partir de una canalización. En el caso español, la cuarta convocatoria de elecciones en cuatro años explicita la torpeza de unos líderes que, al menos de momento, no están sabiendo vehicular las demandas generadas por un 15-M que, no obstante, sí ha conseguido mutar sensiblemente el sistema bajo el paradójico marco de la Constitución de 1978. La posibilidad, por ejemplo, de un acuerdo transversal, muy en consonancia con aquel espíritu no partidista que nutrió las plazas de España, fue frustrada por la imposibilidad de un pacto a tres bandas entre PSOE, Podemos y Ciudadanos tras las elecciones generales de diciembre de 2015, una combinación que, por lo demás, no habría sido tan extraña en Europa. Pero tampoco en 2019 ha sido posible la formación de un Gobierno de coalición, ya sea hacia el centro o hacia la izquierda, o siquiera un Gobierno en minoría con apoyos externos.
Todos los actores pueden esgrimir su posición para negarse al acuerdo: el PSOE quiere un Gobierno moderado y no confía en un Iglesias más pendiente de sus intereses de parte que de facilitar la gobernabilidad; Podemos quiere llevar su propia marca al Gobierno de la nación; Rivera quiere ser el líder de la oposición, y Casado, que pretende confirmar precisamente esa misma posición, no puede por ello facilitar la investidura. Por separado, cada uno de estos argumentos puede ser legítimo, pero el problema es que ninguno de ellos asume o calcula que, si todo el mundo opera con sus legitimidades de parte, se acaba provocando un escenario de parálisis del todo.
¿Cómo llamar liderazgo a una actitud como esa? El liderazgo implica, de hecho, hacerse responsable, pero no únicamente de las propias decisiones, sino de la totalidad del escenario. La política democrática debe basarse en un juicio consecuencialista, y nunca en la propia posición, por honorable que nos parezca. Y en eso consiste el problema fundamental de esta generación de políticos socializados en la experiencia del 15-M: en que rehúyen la responsabilidad de evitar esta esperpéntica y permanente situación de emergencia que se produce por frivolidad, por inconsistencia, por sonambulismo. Puede que cada uno de ellos actúe racionalmente, o defendiendo intereses legítimos, pero la suma de dichos argumentos provoca como resultado la parálisis del todo. Y así, la lógica de la legítima competición termina provocando un resultado colectivo dramáticamente inoperante.
La triste realidad es que, aunque el sistema muestre flexibilidad para vehicular demandas ciudadanas, sus actores principales siguen actuando de forma rígida, algo impropio de un sistema democrático, e imposibilitando así el necesario encaje entre las transformaciones políticas, sociales y culturales que nos trajo el 15-M y el normal funcionamiento de las instituciones. No estamos, así, ante el resultado de un sistema con signos de desgaste, sino que es la parálisis política y legislativa, traducida en la sucesiva convocatoria de elecciones fútiles, la que erosiona el sistema. Si quienes están llamados a ello no activan el trabajo institucional, la ciudadanía no solo les retirará a ellos su confianza: son las instituciones las que empiezan a generar recelos, y es ahí donde nos encontramos como en un recurrente déjà vu.
El sistema en España ha demostrado resiliencia suficiente hasta la fecha, pero la política debe ser capaz no solo de gestionar el conflicto, sino de empujar a la sociedad hacia el futuro. Si los actores protagonistas de esta tragicomedia solo se empujan entre ellos, finalmente, nada se mueve”.

(9) José Luis MARTÍ, “Activistes, terroristes i irresponsables” a CTXT (29-09-19)

(…) “Sabem que les persones detingudes són activistes d’agrupacions autoanomenades CDR, i per tant del moviment independentista. Sabem que les acusacions són molt greus i que la investigació avança sota secret de sumari. Sabem, i això és essencial no oblidar-ho mai, que hem de pressuposar la seva innocència fins que no es demostri el contrari. Sabem també que vivim immersos en un conflicte polític del màxim nivell, i que aquest conflicte es troba a punt de passar per un dels seus moments més crucials, la publicació de la sentència del Tribunal Suprem als líders independentistes jutjats per rebel·lió, sedició i altres delictes, amb pronòstic complicat. Sabem que hi ha tensió i ànims molt encesos per part de totes les bandes i grups socials concernits, fins i tot d’aquells que adopten posicions més moderades o intermèdies. Es tracta d’una situació, l’actual, d’enorme perill per a la democràcia, difícil d’exagerar, on els excessos i abusos poden venir -ja els hem vist, de fet, i els continuem veient- per part d’actors i sectors diversos. El que cal fer en aquests moments per part de tothom que tingui alguna veu o poder d’incidència públiques és obvi: cal cautela, paciència en l’espera per a esbrinar si a les acusacions greus contra les persones detingudes hi ha alguna versemblança, no alimentar teories conspiratives de cap de les bandes sense cap prova, i sobretot mostrar un gran respecte democràtic per a tothom i una crida al seny i al diàleg. I no estaria malament, de pas, per salut democràtica però també mental, que adoptéssim la màxima de criticar primer i principalment a aquells que considerem els “nostres” (ara me’n vaig a l’alvarisme, sí), i només després, quan ja hem fet autocrítica, demanar explicacions als altres. En definitiva, el que cal és fer el contrari del que han fet molts dels irresponsables que ens envolten”.

(10) Kepa AULESTIA, “Por dejación” a La Vanguardia (1-10-19)

“El independentismo aparenta depositar su confianza en que la sentencia del Tribunal Supremo sobre el 1-0 le permitirá venirse arriba y, en esa medida, afrontar las contradicciones y dudas que le afectan. Pero en realidad sus integrantes –partidos y entidades– temen que en ese momento se desaten todas las tensiones contenidas en su seno; las conocidas y otras más. Los últimos acontecimientos han reactivado el mecanismo de la unidad frente a “la represión” del Estado. Lo que, de manera inexorable, deja al secesionismo en manos de su extremo más radical. El victimismo solidario con que el independentismo en su conjunto ha dado muestras de comprensión hacia los encarcelados por la Audiencia Nacional cierra el paso a toda postura matizada en su seno. La desobediencia civil asoma como el punto de encuentro que evitaría al independentismo gobernante incurrir en “la desobediencia institucional” por la que votaron los socios de gobierno, que volvería a judicializar el conflicto.
El problema es que si ya la mayoría parlamentaria acabó escorada hacia los postulados de la CUP en el último pleno de la Cámara autonómica, la dejación de responsabilidades que implica apelar a la desobediencia civil como respuesta a lo que dicte el Supremo concede a las expresiones más extremas la posibilidad de atenazar a la Generalitat, inhabilitada por el presidente Torra para condenar ‘lo que no existe’” (…)

(…) “La dejación de responsabilidades por parte del independentismo gobernante, la incapacidad de sus integrantes para renunciar a la unidad secesionista aunque sea por un momento, ciega la posibilidad de que de en su seno surja un proyecto político que merezca tal consideración. Hasta la CUP se apresta a direccionar hacia las elecciones generales las divergencias partidarias que laten bajo la unidad independentista. Así es como el 10-N prorroga el tiempo de espera a la sentencia, asegurando la comunión secesionista. Todo con tal de posponer una rendición de cuentas inaplazable: la convocatoria de comicios al Parlament catalán. Torra y Puigdemont están interesados en prolongar la legislatura autonómica hasta el 2021, dos años más; a la espera de que mientras tanto se produzca una reordenación partidaria del independentismo favorable a sus pretensiones, sean cuales sean estas. Su mecanismo de perpetuación al frente de la Generalitat es precisamente la unidad secesionista como balsa de salvación compartida con una ERC temerosa de saltar al agua para explorar otras alianzas. Fruto de sus contradicciones, el independentismo volverá a dirimir sus cuitas internas en el espacio que le resulta ­menos comprometido, el de las ­elecciones a Cortes Generales”.

(11) Lluís BASSETS, “No ens enganyem, era populisme” al “Quadern” de El País (3-09-19)

“No ens enganyem. Era populisme. I ho era des del primer dia. Un populisme que dissimulava i que no volia dir el seu nom. Però que coincidia en tot amb les caracteritzacions del populisme més acurades, degudament catalogades pels politòlegs. Rebuig d’una elit que s’havia separat del poble. Mitificació del poble com a instància salvadora. Antipluralisme resultant de la divisió entre nosaltres i vosaltres. Aproximació antipolítica i antipartidista a l’organització dels ciutadans. Tendència conspiranoica a l’hora d’explicar les dificultats polítiques. Interpretació determinista i messiànica de la Història. Capacitat persuasiva al voltant de la idea de relat i de postveritat. Exaltació d’una democràcia directa que té un moment culminant i salvífic en un vot plebiscitari amb capacitat per capgirar definitivament el curs de les coses. I, fins i tot, una tendència difícilment reprimida al culte al líder, tot i que els temps actuals siguin precisament de gran mediocritat i de crisi en els lideratges.
Tot això i molt més hi va ser des del primer moment, degudament ocult, negat o tergiversat per l’aparell de propaganda, potent, eficaç, professional, i per la utilització del Govern i de les institucions d’autogovern per part del moviment que volia trencar amb la institucionalitat constitucional i estatutària catalana. El procés no tan sols ha reunit totes les característiques pròpies del populisme, sinó que els seus dirigents, a més, s’han esforçat a reunir-les, com si seguissin un manual o una plantilla, tal com s’observa en l’anàlisi de les operacions propagandístiques més reeixides, entre les quals destaquen la construcció del dret a decidir, la fabricació de l’unionisme com a ideologia enemiga o la manipulació de la història al voltant del mite de 1714” (…)

(…) “La critica liberal i realista als populismes, tan necessària per evitar que creixin i prenguin posicions irreversibles, comença a arribar tot just ara al món independentista, i mereix que se la rebi amb respecte i amb encoratjaments. És millor tard que mai. Un independentisme que s’adscrigui als principis de ciutadania i no als d’identitat és el que necessita el moviment per sortir de l’atzucac. Bona part del problema és estrictament identitari, d’una part de la població que definitivament no està disposada a ser identificada com a espanyola, una qüestió que les polítiques de ciutadania de la Constitució de 1978 havia resolt momentàniament, i que després van deixar de funcionar.
Només és un primer pas, certament, que es limita a l’autoflagel·lació en les qüestions més òbvies, denunciades des de fa molt de temps, gairebé des del començament, pels creadors d’opinió exclosos per l’unanimisme independentista dels seus debats entotsolats. La crítica —l’autocrítica— ha d’avançar molt més. Ha d’arribar a la idea mateixa d’independència, la divinitat oculta de la religió del procés, confosa amb un projecte polític que, a l’hora de la veritat, s’ha vist que era nebulós o potser inexistent.
L’esquerda que pateix avui la societat catalana encara es pot obrir molt més. Sobretot si aquestes veus autocrítiques no troben ressò ni serveixen per eixamplar els espais de la democràcia deliberativa, ara destruïts, on puguin tornar a trobar-s’hi tots. Tots, no les parts que designin els uns i els altres per fer-les passar pel tot. Cal anar més lluny i cal fer cas a les autocrítiques, tot i que encara estiguin mentalment colonitzades per la necessitat autojustificativa que els demana traslladar la culpa, tota o en part, a l’enemic secular. És significativa la falta d’autonomia intel·lectual que obliga a buscar sistemàticament arguments simètrics que compensin el reconeixement forçat dels propis errors i que impedeix atrevir-se a pensar autocríticament i a la vegada amb independència.
És un encert l’aparició entre els més autocrítics d’una certa voluntat de realisme polític, que obliga a analitzar amb cura la correlació de forces i a evitar els miratges i les il·lusions. I també ho és l’evolució del procés des de l’il·liberalisme en una direcció obertament liberal, que condueix a fugir de les polítiques identitàries i en favor de la idea de ciutadania. Si tot això s’hagués sabut fa set anys, no s’hauria hagut de començar el procés, el disbarat. Ara que ja ho sabem, potser seria hora de mirar de redreçar-lo, i urgentment, abans que torni a fugir del tot de les mans i acabi arruïnant el país.
Hem superat o estem a punt de superar la fase de la immaculada concepció de la nació sense pecat original. Quan tot havia de ser planer i pacífic. Quan hi havia molta pressa i calien dates i fulls de ruta. Quan es donava per fet que es mantindria la unitat civil i que es fugiria dels extremismes. Quan havia de ser un camí democràtic impecable i la referència europea es mantindria sòlidament, inclosa la disciplina del dèficit. Però encara falta molt per fer. Som lluny, encara molt lluny, de l’Ítaca de la recuperació de la raó i de la concòrdia”.

(12) Francesc-Marc ÁLVARO, “Deu lliçons d’un referèndum a la contra” a La Vanguardia (30-09-19)

“Primera. No es pot desconèixer l’adversari (…)

Segona. El mandat democràtic depèn d’altri (…)

Tercera. La violència patida no dona legalitat (…)

Quarta. L’Estat no ho pot tot (…)

Cinquena. El xoc esborra (breument) el partidisme (…)

Sisena. La indignació fabrica votants (…)

Setena. El món ens mira i no passa res (…)

Vuitena. El dolor transforma el relat (…)

Novena. No oblidar el mestre Kung fu (…)

Desena. No malgastar la bala de plata (…)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada