Focus press setmanal número 84

Presentació

El proper diumenge 4 de març la Unió Europea estarà pendent del resultat de les eleccions italianes (veure els dossiers del CIDOB i d’Antoni Gutiérrez-Rubí), amb el temor a que un dels seus països fundadors s’allunyi del nucli més europeista, com explica Angelo Panebianco al Corriere, amb la reaparició d’una dreta reaccionària que amb el tema de la immigració contamina tota l’agenda política (Cesáreo Rodríguez-Aguilera, Jorge del Palacio). Per entendre les peculiaritats històriques de la política italiana, veure la sèrie d’articles (1, 2, 3, 4) que ve publicant Enric Juliana a La Vanguardia. Marc Lazar explica les incerteses que planen sobre aquestes eleccions (nivell de participació, funcionament del nou sistema electoral i gestió d’un resultat electoral probablement confús), així com les contradiccions dels tres grans espais polítics: el centre-dreta, el Moviment 5 Stelle i el centre-esquerra (Daniel Verdú). Veure també la visió general que exposa l’historiador Steven Forti [text 1]

Aclarir les incògnites sobre la governabilitat a Itàlia i a Alemanya (Timothy Garton Ash)  és crucial per activar l’agenda de reformes europees (Carme Colomina [text 2],  Charles Grant, Andrés Ortega, Jonás Fernández/Jacob von Weizsäcker),  especialment en un moment crític de les negociacions sobre el Brexit.

A la política espanyola continuen acumulant-se els avisos al Partit Popular sobre la seva creixent fragilitat,  en forma de protestes socials (Joaquín Estefanía), de judicis sobre afers de corrupció  i d’enquestes d’opinió (enquesta d’EGOPA a Andalusia). Les possibilitats d’un “sorpasso” de Ciudadanos al PP són analitzades per Juan Rodríguez Teruel [text 3]: Ciudadanos té al seu favor la forta polarització política, la deslegitimació dels dos partits centrals del sistema i la competència electoral entorn de la qüestió territorial; però en canvi juga en contra seu una relativa vulnerabilitat competitiva (inherent als partits centristes) i la seva fragilitat organitzativa.

L’altra cara de la moneda de la competició entre PP i Ciudadanos per l’hegemonia del centre-dreta és l’absència de les esquerres per temor als costos d’endinsar-se en el terreny identitari, com explica Lluís Orriols.

En torn de la reforma del sistema electoral s’han manifestat Javier Pérez Royo (1 i 2) i Jorge del Palacio. I el diari El País ha publicat un estat de la qüestió (Mónica Ceberio/Amaya Íribar).

Mentre, la sensació que estem davant d’un retrocés de les llibertats individuals constitueix un altre símptoma preocupant de la crisi política i d’una involució social (Jorge Galindo), que exigeix una defensa sense concessions de llibertats com la d’expressió, en la línia del que expressava fa una mesos Miguel Quintana [text 4]a The Objective, en respondre amb un no contundent a la pregunta si tenia límits la llibertat d’expressió.

A la vegada que es va retardant assumir els grans temes de l’agenda econòmica i social: els reptes dels que parla Jordi Sevilla (mercat laboral, reducció de la pobresa, reforma dels comptes públics, lluita contra el canvi climàtic i impuls de la digitalització).

Sobre les desigualtats, veure l’anàlisi crítica de Samuel Bentolila [text 5] i l’article de Marga León centrat en la bretxa salarial de génere. Sobre el mercat laboral i la precarietat salarial, veure el comentari d’Andrés Ortega, i els articles de Gonzalo García Andrés [text 6] i Jorge Galindo sobre la proposta de Ciudadanos d’una nova versió del contracte únic. Sobre el tema de les pensions a curt i llarg termini, veure els articles de Roger Senserrich [text 7], Víctor Lapuente, Antonio González i Carles Mundó. Sobre la fiscalitat i, més concretament, sobre la polèmica en torn de l’Impost de Succesions, veure la nota de Miguel Artola Blanco.

La publicació de l’Enquesta sobre el context polític a Catalunya del CEO (gener 2018) permet tenir dades rellevants per interpretar les eleccions del 21-D i copsar les preferències dels ciutadans sobre cap on hauria d’anar la política catalana: en un context de forta polarització política baixa el suport a la independència i, especialment, a la via unilateral, al temps que es manté la majoria parlamentària independentista.

La sortida al bloqueig polític que proposa el bloc independentista sembla passar per intentar la quadratura del cercle de mantenir un simulacre de república a Brussel·les i al mateix temps reactivar les institucions de l’autogovern autonòmic a Catalunya. Per tant, no és gens estrany que la necessitat d’imposar un relat convincent sobre aquest artefacte polític hagi convertit el control dels instruments de propaganda en un punt nodal de les negociacions entre els diferents actors implicats. Veure les cròniques i articles d’opinió de Guillem Martínez, Joan Tapia, Jordi Mercader [text 8], Lluís Bassets, Antoni Puigverd, Lola García, Raimon Obiols, Argelia Queralt, Javier Pérez Royo, del col·lectiu Treva i Pau

Però tal com ja avançavem la setmana passada, hi ha una qüestió de fons que afecta de ple el futur de la cohesió de la societat catalana, que no és altra que la política lingüística a l’escola. En aquests dies si han referit, entre d’altres, Joan Esculies, Jordi Amat, Albert Branchadell, [text 9] Jordi Font, Joaquim Coll, Lluís Bassets, Enric Juliana, Rudolf Ortega i un ponderat editorial de El País

Acabem amb tres articles que comenten tres llibres recents. Fernando Broncano  [text 10] analitza el llibre d’Ignacio Sánchez-Cuenca, “La superioridad moral de la izquierda”. Javier Borrás [text 11] comenta el llibre Mark Lilla, The Once and Future Liberal. After Identity Politics. I Mario Vargas Llosa [text 12] explica en una entrevista el propòsit del seu nou llibre, La llamada de la tribu, concebit com la seva autobiografia intel·lectual.

 

 

Steven FORTI, “¿Berlusconi reloaded?” a CTXT (28-02-18)

http://ctxt.es/es/20180228/Politica/18107/Italia-elecciones-Berlusconi-Renzi-Salvini-derecha-Forza-Italia-rosatellum.htm

Desde la defenestración de Silvio Berlusconi a finales de 2011, los italianos no han vuelto a elegir un presidente de Gobierno. Parece una fake news, tan de moda en estos tiempos, pero es la pura verdad. Tras la etapa del tecnócrata Mario Monti, ninguno de los siguientes presidentes del Consejo –Enrico Letta, Matteo Renzi y Paolo Gentiloni, los tres del Partido Democrático (PD)– se han presentado como candidatos a la presidencia en unas elecciones. Y la tragicomedia puede que continúe, ya que el probable ganador de los comicios que se celebrarán el próximo 4 de marzo, el redivivo Berlusconi –82 años en septiembre– está inhabilitado de por vida, a la espera de una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo que podría permitirle volver a la política activa.

Efectivamente, el panorama italiano es de los más complejos de las últimas décadas. No faltan analistas, como Aldo Giannuli, que hablan de una verdadera crisis del sistema político, tras el fracaso en diciembre de 2016 de la reforma constitucional propuesta por Renzi. U otros que consideran que la Segunda República –nacida después del escándalo de Tangentópoli a principios de los años noventa– ha dejado espacio a una Tercera, cuyos rasgos aún se desconocen.

Muchas son las incógnitas para un país que lleva estancado desde hace al menos una década y mira cada vez más con cierta nostalgia a los años de los Andreotti, Berlinguer y Craxi. El reciente estudio del Instituto Nacional de Estadística (Istat) mostraba una realidad desoladora: aunque el PIB haya mejorado (+1,6% en 2017), la tasa de ocupación (58%) es la más baja de los países europeos. Desde 2008 han aumentado de manera exponencial las desigualdades, la precarización del trabajo está en sus máximos históricos –gracias también a la reforma del trabajo renziana, el Jobs Act–, el paro sigue por encima del 10%, la emigración juvenil es una sangría constante y la fractura entre el norte y el sur –que según el estudio de la Asociación para el desarrollo de la industria en el Sur de Italia (Svimez) ha crecido la mitad de lo que hizo Grecia entre 2000 y 2013– es cada vez más profunda.

El Rosatellum, las incógnitas de la nueva ley electoral

Las próximas elecciones generales añaden aún más incertidumbre a un panorama poco halagüeño. Los sondeos, que se deben coger con pinzas, confirman en buena medida los resultados de las elecciones regionales sicilianas del pasado octubre, al augurar una clara victoria del centro-derecha que sumaría alrededor del 37% de los votos, seguido por el M5E, que se convertiría en el primer partido con el 28%, y el centro-izquierda que, con un PD en franco declive, podría llegar al 27%. Se trataría de una victoria del dúo Berlusconi-Salvini, de un resultado positivo, aunque no excelente, de los de Beppe Grillo y de una derrota sin paliativos de un Renzi esclavo de su narcisismo y de una estrategia suicida. Al margen de este sistema tripolar quedaría Liberi e Uguali (LeU) –la alianza formada por Sinistra Italiana, Possibile y la escisión de izquierdas del PD con dirigentes históricos procedentes del Partido Comunista, como D’Alema y Bersani; LeU presenta como candidato al presidente del Senado, Pietro Grasso, que ha recibido recientemente el respaldo de Corbyn– que se quedaría con un 6%. Difícilmente entrarán en el Parlamento la nueva lista de la izquierda que agrupa a diversos movimientos, Potere al Popolo, apoyada internacionalmente por el francés Mélenchon, y los neofascistas de Casa Pound, que con un 1-1,5% no superarían la barrera del 3%.

Sin embargo, en realidad todo son cábalas: los porcentajes de voto pueden sufrir cambios notables en cuanto a la asignación de los escaños gracias a la nueva ley electoral aprobada el pasado mes de octubre. El Rosatellum, así conocida por el nombre del diputado democrático Ettore Rosato, que como las anteriores, el Porcellum y el Italicum, puede que sea considerada inconstitucional por la magistratura en los próximos meses, es una mezcla del sistema proporcional (con que se elegirán el 61% de los diputados, con listas cerradas, sin la posibilidad del voto disgiunto y con la barrera del 3% para los partidos y del 10% para las coaliciones) y del mayoritario (con que se elegirán el 37% de los diputados en circunscripciones uninominales) tanto para la Cámara como para el Senado. Además, los partidos y las coaliciones no deben presentar un candidato a la presidencia, como en el pasado, sino sólo un “jefe político”, lo que explica que el centro-derecha pueda mantener el nombre de Berlusconi. Si a esto le añadimos la incógnita del nivel de abstención –en 2013 votó el 75%, pero en las administrativas celebradas en los últimos cuatro años no se llegó en muchos casos ni al 50%– entendemos que es extremadamente difícil prever cómo quedará el nuevo Parlamento. Los últimos sondeos, publicados el 16 de febrero, apuntan al 34% de abstención y muestran cómo más del 30% de italianos no ha decidido aún su voto.

El regreso de Berlusconi y la radicalización del centro-derecha

Todo apunta, no obstante, a que serán tres los posibles escenarios, que tendrían siempre a Berlusconi como eje. En el primer caso, el centro-derecha conseguiría la mayoría absoluta en el Parlamento –no es fácil, pero no es imposible– y tendría que escoger a un presidente, teniendo en cuenta la inelegibilidad del exCavaliere. Se habla de algún perfil prestigioso, pero círcula cada vez más el nombre de Antonio Tajani, actual presidente del Parlamento Europeo, que permitiría a Berlusconi –que se presenta ahora como un baluarte del europeísmo liberal contra el populismo de los grillini– un mayor acercamiento a las instituciones comunitarias. Es sintomático que Merkel, con quien el multimillonario de Arcore nunca tuvo buenas relaciones, haya dejado de criticarle. Mucho dependerá de qué porcentaje de votos obtengan los partidos que forman la coalición: según los sondeos, Forza Italia llegaría al 15-17%, la Liga Norte al 12-15% y Fratelli d’Italia –la derecha hija de Alianza Nacional y nieta del Movimiento Social Italiano– el 5%. Sin embargo, el reciente atentado contra migrantes en Macerata –llevado a cabo por un neofascista vinculado al partido de Salvini– puede modificar la situación: se ha desatado una ola de xenofobia y el tema de la inmigración, que ha copado todas las primeras páginas, será monotema hasta el 4 de marzo.

Lo que es cierto es que la distancia entre Forza Italia y la Liga Norte marcará la etapa post-electoral, tanto si el centro-derecha obtiene la mayoría absoluta como si no llega a los 316 diputados en el Parlamento. El joven y mediático líder leguista, Matteo Salvini, que ha llevado a cabo una lepenización del partido fundado por Bossi, no abandona su proyecto de OPA sobre el centro-derecha para la etapa post-berlusconiana. Un proyecto que, aunque Forza Italia quedase primera dentro de la coalición, muestra un cambio de época, como apuntaba recientemente Michele Prospero: en comparación con el pasado, la componente empresarial-berlusconiana ha pasado a ser más subalterna en la coalición respecto a la hegemonía cultural y organizativa de las derechas más radicales, que sumarían el 20% de los votos. En los anteriores gobiernos de centro-derecha (1994, 2001-2005 y 2008-2011), era Berlusconi quien detentaba la centralidad, mientras las derechas eran percibidas como algo marginal. Ahora es justo al revés. Sin Salvini y Meloni, el exCavaliere sería irrelevante. Tanto que la Liga ha conseguido imponer sin muchas dificultades a su candidato, Attilio Fontana, en Lombardía –donde se votará también para las regionales– asegurándose otros cinco años el control de la región más rica de la península.

Gran coalición o ingobernabilidad

El segundo posible escenario sería el pacto del Nazareno bis, es decir un gobierno de gran coalición al estilo alemán entre el PD y Forza Italia que podría confirmar Gentiloni, figura política al alza, como presidente de Consejo. Muchos apuestan por esta solución, que calmaría a quienes en Bruselas ven con preocupación la participación de Salvini en el gobierno italiano. Para que esta opción sume deberá haber algún apoyo o alguna abstención, lo que es toda una incógnita, aunque sabemos que el transformismo es una tradición política del Belpaese.

El tercer escenario sería el de la ingobernabilidad, donde nadie tiene una mayoría clara y la correlación de fuerzas –o de impotencias– impide pactos transversales. En ese caso, en el palacio Chigi [sede del Gobierno] podría seguir el mismo Gentiloni con la tarea de reformar la ley electoral hasta unos nuevos comicios dentro de un año. Sería la llamada fórmula del “Gobierno del presidente”, un ejecutivo inspirado por el presidente de la República, Sergio Mattarella, y apadrinado por los poderes fuertes, tanto italianos –el expresidente Giorgio Napolitano alabó Gentiloni– como europeos –Merkel, Macron y también Juncker se dejaron fotografiar recientemente con el actual jefe de Gobierno.

Habría un cuarto escenario, sobre el cual han corrido ríos de tinta, aunque parece extremadamente improbable: un gobierno entre los Cinco Estrellas y la Liga Norte, que pondría sobre la mesa el tema de la soberanía nacional, el bloqueo a la inmigración y un posible referéndum sobre el euro. El giro que han dado los grillini en los últimos meses parecería descartar esta hipótesis, pero todo dependerá de los resultados electorales. El jefe político del M5E, Luigi Di Maio, vicepresidente de la Cámara en la última legislatura, trabaja para mostrar un nuevo perfil del Movimiento, más moderado e institucional: en esta dirección se explica el nuevo Estatuto del partido, que abre por primera vez a posibles alianzas post-electorales; el alejamiento de Grillo, que ha abierto un nuevo blog desvinculándose, al menos parcialmente, del M5E; y la presencia en las listas de figuras cooptadas de la sociedad civil –destacan los pequeños empresarios– que han sustituido a un número no desdeñable de los candidatos elegidos a través del opaco proceso de selección interno, en el que han participado tan sólo 40.000 simpatizantes y que ha desatado una retahíla de críticas. Di Maio intenta vender la imagen de un futuro gobierno grillino de los “competentes”, obviando las muchas ambigüedades del M5E, a partir de la posición sobre la inmigración y de la vergonzosa campaña en contra de las ONG que operan en el Mediterráneo.

Hay quien tampoco  descarta un quinto escenario: el de un gobierno que reuniría al PD, la izquierda y los grillini. De momento, parece sólo política-ficción, aunque, como bien sabemos, los caminos son inescrutables, sobre todo en los palacios romanos. Pero es impensable imaginar un partido cada vez más de centro como el PD, con un Renzi que coquetea con Macron y hasta con Rivera, y que alaba la tercera vía blairiana, aliado con la izquierda, que no lo quiere ver ni en pintura. Además, en la confección de las listas electorales, el florentino ha marginado las oposiciones internas que quedaban en el partido (el ministro de  Justicia, Andrea Orlando y el gobernador de Apulia, Michele Emiliano) y ha abierto la puerta a exberlusconianos como Pierferdinando Casini y Beatrice Lorenzin. Parece que el tiro le saldrá por la culata a Renzi, ya que los sondeos  dan al PD el 22-23%: salvaría los muebles, llegando al 27%, sólo gracias al aporte de la lista +Europa, de la radical Emma Bonino. Eso sí, Renzi tendrá un grupo parlamentario de fieles que no le pondrá pegas en el futuro. Lo que es cierto es que el modelo prodiano [de Romano Prodi] del centro-izquierda –con el que muchos todavía sueñan– no tiene posibilidades mientras Renzi siga al mando, aunque en el Lacio, donde también se votará para las regionales, LeU ha decidido apoyar la reelección del actual gobernador, el democrático de izquierdas Nicola Zingaretti, que debería ganar, ya que el centro derecha se presenta dividido.

A la espera de la noche del 4 de marzo, no nos queda otra que recordar uno de los más famosos aforismos del escritor Ennio Flaiano, histórico colaborador de Federico Fellini: “la situación política en Italia es grave, pero no es seria”.

 

 

Carme COLOMINA,”Reformar la Unió Europea el 2018: cinc propostes, cinc propòsits” a “Nota Internacional” nº 187 (2/2018) del CIDOB

https://www.cidob.org/ca/publicacions/series_de_publicacio/notes_internacionals/n1_187/reformar_la_unio_europea_el_2018_cinc_propostes_cinc_proposits

El 2017 Brussel·les va recuperar l’optimisme. Unitat i estabilitat es van convertir en les noves paraules màgiques per a una Unió en estat de transició permanent que necessitava conjurar el cop polític i anímic del Brexit. Els processos electorals als Països Baixos, França i Alemanya van frenar l’assalt al poder d’un populisme que, malgrat tot, segueix vigent i en expansió, especialment després de la formació del nou govern de coalició austríac.

La retòrica europea ha canviat. Però, mentre la superació de la crisi no quedi plasmada en polítiques concretes, els nous discursos d’esperit reformista no seran suficients. Les propostes del president francès, Emmanuel Macron, per reformar i federalitzar l’eurozona -encara sense el suport real de Berlín i amb el recel esperat de les capitals més temoroses d’una Europa amb socis de primera i de segona- i les vagues conclusions de la Cimera Social de Göteborg -sense compromisos vinculants però amb la constatació que no hi pot haver renovació sense Europa social- han posat els primers fonaments del nou discurs europeu.

L’Eurobaròmetre dibuixa, a més, la lenta recuperació d’una confiança malmesa pel llegat d’aquests anys de crisi, encara present: esquerdes polítiques i geogràfiques, emocions socials a flor de pell, desigualtat i por. La pèssima gestió de l’emergència financera i les seves conseqüències posteriors van acabar amb el “consens permissiu”, que durant dècades va permetre una construcció del projecte europeu basat en la delegació de la confiança política dels ciutadans en els seus governants. No obstant això, per primera vegada des de l’inici de la crisi econòmica i financera del 2007, els europeus tenen una opinió positiva de la situació actual de l’economia europea (48%, 6 punts percentuals més que en l’Eurobaròmetre de la primera meitat de 2017) més alta que la negativa (39%, 7 punts percentuals de més). El suport a l’euro està al nivell més alt des del 2004 i un 57% dels europeus es mostren optimistes sobre el futur de la UE. El president de la Comissió Europea, Jean-Claude Juncker, en el seu últim discurs sobre l’estat de la Unió, va parlar dels vents a favor que de nou empenyen les veles de la UE. Vents de canvi i de recuperació. Però, no hi podrà haver una restauració d’aquell consens polític en el projecte comunitari sense recuperació prèvia de la confiança ciutadana. Amb el nou mil·lenni, la construcció europea va deixar de ser un projecte vertical. Fracassos com el de la proposta de Constitució Europea i l’expansió del populisme així ho demostren. Juncker hauria de recordar que qualsevol reforma de l’arquitectura comunitària pactada únicament entre les capitals a esquena d’un electorat crític a les urnes seguirà aixecant ombres sobre la legitimitat del projecte.

El primer pas per reformar la Unió Europea és la voluntat política. Entre la Révolution que proposa Macron en el seu llibre-manifest amb la convocatòria d’una nova convenció ciutadana per debatre el futur d’Europa (massa semblant a la decebedora convenció pre-Constitució Europea) i els “Estats Units d’Europa” que reclama el socialdemòcrata alemany Martin Schulz, com a molt tard  pel 2025, hi ha l’Europa dels resultats. Repensar l’Europa complexa d’avui obligaria a anar molt més enllà de les lògiques intergovernamentals d’un i altre. Per començar, aquesta és una Unió que priva de capacitat política directa a grans ciutats més poblades que alguns estats membres, o que es resisteix a cedir el control de la designació dels alts representants comunitaris a través de processos electorals que no aconsegueixen despullar-se de la lògica nacional. Per no esmentar el debat sobre sobiranies i control polític subjacent no només en el Brexit sinó també en un revigoritzat nacionalisme que campa al seu aire per Europa. Però, sobretot, la UE ha de preguntar-se amb urgència com es pot recuperar el suport de la ciutadania sense recompondre la confiança entre socis comunitaris? Com podem tornar a la idea d’Europa com a solució si no es renuncia a la treta de culpar Brussel·les de tots els mals? Com pot avançar la UE sense superar les divisions internes que la debiliten? El Brexit i la fractura per l’anomenada crisi dels refugiats -però també la imposició absoluta de la intergovernamentalitat com a motor únic del projecte europeu- han imposat una lògica desintegradora que amenaça la idea fundacional de comunitarització política. Així ho reconeix l’informe parlamentari de Guy Verhofstadt relatiu als possibles ajustos institucionals per a la UE: “El mètode intergovernamental com a bypass del mètode comunitari, tal com ho defineixen els Tractats, no només condueix a un procés polític menys efectiu sinó que contribueix a la manca de transparència, a menys control democràtic i menys rendició de comptes.” La Unió Europea necessita repensar-se a fons.

El 2018 serà l’any de la reforma europea. O, almenys, l’any en què es debatrà com ha de ser la futura Unió Europea post-Brexit. Però, sense l’Europa dels resultats i sense la voluntat política necessària per vestir aquests canvis, la transformació de la UE -no només retòrica sinó també de percepció- no calarà. Les possibilitats hi són. Algunes d’elles fins i tot ja estan en discussió i han generat mobilització ciutadana transnacional per dur-les a terme. Heus aquí cinc propostes concretes per començar a transformar el discurs, la voluntat política i la imatge d’Europa.

Representació democràtica

La Unió Europea necessita reforçar la seva legitimitat política. El president Juncker es va anticipar al debat posant sobre la taula diverses propostes per reforçar la legitimitat democràtica de les institucions europees, des de la unificació en un sol càrrec de la figura de president de la Comissió i del Consell -una mesura a mig camí entre l’eficiència i la lluita pel repartiment de poder institucional a Brussel·les- fins a l’increment del rol dels parlaments nacionals en el control democràtic de les decisions comunitàries. La idea d’aconseguir “un sol capità per governar el vaixell” -en paraules de Juncker- encara està molt lluny de realitzar-se, malgrat que el propòsit de fer convergir les presidències de Consell i Comissió es remunta ja a l’època de Jean-Luc Dehaene com a número 2 de la Convenció europea per al futur de la Unió. Durant el seu mandat al capdavant de l’executiu comunitari, Juncker no ha tingut cap inconvenient a emfatitzar aquesta dualitat, encara que fos recorrent a la seva coneguda ironia. Ho va fer al maig del 2017, durant la primera trobada oficial amb el president, Donald Trump, a Brussel·les. “Sap, senyor president, a la UE tenim dos presidents”, li va dir Donald Tusk a Trump per trencar el gel davant les càmeres de televisió. “Ho sé”, va respondre el nord-americà. “N’hi ha un de més”, va etzibar Juncker assenyalant a Tusk. El repartiment del poder institucional a Brussel·les també està en transició i aquesta confrontació influirà, sens dubte, en qualsevol debat sobre reformes comunitàries que es plantegi en els propers mesos.

Però hi ha altres propostes que ja s’han obert camí malgrat l’oposició que desperten. La que ha arribat més lluny (sense èxit): l’embrió de les llistes europees transnacionals.

1. 73 escons a repartir

La sortida del Regne Unit de la Unió Europea alliberarà 73 escons ocupats per eurodiputats britànics al Parlament Europeu. Aquests escons han estat durant mesos en discussió i, per primera vegada en anys de debats i demandes dels moviments federalistes europeus, es va obrir a nivell institucional la possibilitat de crear un embrió de llista transnacional. Per als seus partidaris, es tractava d’una opció possibilista que no danyava massa els interessos nacionals o de les grans famílies polítiques, però que establia el precedent d’una llista única formada per representants dels vint-i-set estats membres, concebuda amb una lògica europea i no nacional, amb un programa europeu i candidats enrolats en una campanya transnacional. No obstant això, el Parlament Europeu va rebutjar la proposta i va advocar per reduir el nombre d’escons en la pròxima legislatura i donar algun diputat extra als estats membres més infra-representats.

És un revés polític per Emmanuel Macron i el seu projecte reformista per democratitzar la UE. En el seu discurs Iniciativa per a Europa del 26 de setembre a la Sorbona de París, el president francès ja havia defensat la necessitat de comptar amb llistes transnacionals per a les eleccions europees del 2019. Seria “la resposta d’Europa al Brexit”, reptava Macron. França i Itàlia s’havien mostrat obertament a favor de les llistes transnacionals. Socialistes, Liberals i Verds, en principi també. Però el principal grup de l’Eurocambra, el Partit Popular Europeu (PPE), recela de la idea perquè no creu que faciliti l’acostament dels ciutadans a la política europea. “Seria difícil per a la CDU d’Angela Merkel compartir llista amb membres del Fidesz de Viktor Orbán”, resumeix gràficament un analista alemany. L’estratègia de sumar forces polítiques de diferent pelatge per eixamplar els grans grups de la Cambra i la infiltració del populisme en la retòrica i les agendes polítiques de molts partits tradicionals han acabat creant incòmodes companys de viatge, difícils de defensar davant del propi electorat. No obstant això, cap dels 73 escons britànics que s’alliberaran amb el Brexit pertanyia al PPE.

El debat, en realitat, va molt més enllà d’unes dotzenes d’escons. És una disputa de fons sobre el poder de l’Eurocambra, l’única institució comunitària que es tria directament per sufragi universal. Un monstre polític complex perquè barreja diverses ànimes: la ideològica, la nacional i, des de fa uns anys també, la pro o anti UE. L’Eurocambra no ha guanyat només poder de decisió sinó també capacitat d’exigir rendició de comptes i això incomoda algunes capitals.

2. Més Spitzenkandidaten

A mig camí entre eleccions europees, ha tornat a la palestra el debat sobre els Spitzenkandidaten, és a dir, la idea de vincular el candidat guanyador de les eleccions al Parlament Europeu amb la presidència de la Comissió Europea. El procés d’elecció dels alts càrrecs institucionals de Brussel·les -Comissió, Consell i Alt Representant per a la Política Exterior- s’havia convertit en el símbol del mercadeig fosc i antidemocràtic dels caps d’Estat i de Govern de la Unió, decidint el futur de les institucions comunitàries a partir d’equilibris geogràfics, de famílies polítiques i, recentment, tot i que sempre en últim lloc, també de gènere. Per tant, aquesta idea buscava augmentar la legitimitat democràtica del procés de designació i promoure un cert coneixement entre la ciutadania dels aspirants a liderar l’executiu comunitari, que a més havien de embrancar-se en una campanya electoral transnacional. La idea dels Spitzenkandidaten sempre ha anat acompanyada de crítiques, especialment perquè va fracassar en l’intent d’augmentar sensiblement la participació electoral en els comicis a l’Eurocambra de 2014, però no hi ha hagut, fins avui, cap proposta alternativa per democratitzar el mètode d’elecció dels futurs presidents de Consell i Comissió.

Per revigoritzar les eleccions europees cal molt més que un nom. La participació democràtica està directament vinculada a la percepció del projecte europeu i no només als candidats en discòrdia. Però la via dels Spitzenkandidaten ja és oberta i no hauria de ser revocada, malgrat que els caps d’Estat i de govern s’aferren a la prerrogativa de ser ells els qui nomenin el president de la Comissió. Sotmetre els líders comunitaris a l’escrutini ciutadà, encara que sigui per l’obligació de participar en una campanya electoral que els porti a trepitjar terreny, defensar públicament la seva idea d’Europa més enllà del seu país d’origen, reforçar -fins i tot tímidament- el nivell d’europeïtzació de l’esfera política dels Vint-i-set, i acceptar que siguin les urnes i no unes negociacions a porta tancada les que decideixin el seu futur, només pot ser positiu.

Aprofundir en la idea dels Spitzenkandidaten i ampliar-la als futurs comissaris europeus contribuiria, a més, a la democratització i la transparència del procés de designació del pròxim executiu comunitari. Cada Estat membre hauria d’acceptar que el candidat de la formació més votada en les eleccions europees del 2019 al seu país -fins i tot si no és del partit que ocupa el Govern- es convertís automàticament en la persona designada per a ocupar una cartera en la propera Comissió. La ciutadania guanyaria un incentiu més per a la participació electoral i es reforçaria el debat públic sobre la Unió.

Les eleccions europees del 2014 van ser un duel entre un escepticisme enfortit per la crisi i un esforç mediàtic per promoure un autèntic debat transnacional -encara que només arribés als més convençuts-. Fins i tot si l’augment de la participació electoral continua sent la principal assignatura pendent dels comicis europeus, qualsevol intent per rebaixar la capacitat d’influència ciutadana sobre Brussel·les suposaria donar l’esquena de nou a la transparència. Si hi ha ambició política de reforma, la resposta només pot ser seguir involucrant, encara més, als europeus.

Fortalesa econòmica i solidaritat

L’optimisme de Brussel·les també ha arribat a les finances. Les previsions econòmiques per a l’eurozona pronostiquen pel 2018 un creixement al ritme més ràpid en una dècada. Superada la retòrica de l’excepcionalitat i la urgència que va marcar aquests anys de crisi, l’eurozona necessita ara raonar i explicar les reformes pendents.

La Comissió ha proposat transformar el mecanisme de rescat en un Fons Monetari Europeu i crear un pressupost per a la zona euro. Idees ambicioses cobertes d’interrogants: quina resistència mostraran alguns estats membres per dotar financerament aquest fons? Quina capacitat d’intervenció tindrà o davant de qui ha de retre comptes? La reforma de la zona euro, així com la finalització de la Unió Bancària, no podran posar-se en marxa almenys fins a mitjans de 2018 a l’espera que Alemanya tingui un Govern consolidat i una idea clara de quins ajustos està disposada a acceptar més enllà del mantra generalitzat del seu rotund no a una “Unió de transferències”. La solidaritat continua marcant el fons de la discussió.

L’eurozona necessita reformar-se -però no només per garantir una major integració política sinó també per contrarestar el dèficit democràtic que ha suposat l’excepcional transferència de poder econòmic, polític i fiscal, a la Comissió i l’Eurogrup sense ampliar, al seu torn, la capacitat de control polític del Parlament Europeu sobre ells-. La llarga negociació sobre el pròxim Govern alemany dilata els temps i encongeix les possibilitats d’una agenda reformista per a aquest 2018. La divisió nord-sud marca el debat sobre els límits en la transformació de l’eurozona i la fractura est-oest el de la transferència de competències. Però la necessitat de recuperar l’Europa social és transversal. “L’Europa que protegeix” -l’eslògan de Macron, adoptat després pel president de la Comissió Europea- hauria de superar la fase de la retòrica per passar a l’acció.

3. Mesures socials

La crisi de l’euro és al cor del malestar europeu i l’eurozona no pot ser reformada sense una lectura correcta d’un neguit que no és només polític sinó també social, i que depèn de les percepcions i de les oportunitats que els europeus senten al seu abast. Un informe comparatiu sobre l’actitud de les elits i la ciutadania europea respecte a la Unió, publicat el 2017 per Chatham House, assegurava que només el 34% dels ciutadans europeus se sent beneficiat per la UE, enfront d’un 71% de les elits que la perceben com directament positiva per a ells. Les desigualtats socioeconòmiques han augmentat a la Unió Europea durant l’última dècada. Segons l’OCDE, la crisi va sacrificar l’Europa social per salvar el projecte econòmic, així que massa ferides segueixen encara obertes i no se solucionaran únicament amb més integració política per als països de la moneda única. Una Europa estable però injusta per la seva desigualtat és una Europa feble. I aquesta desigualtat, segons l’OCDE, “mina la confiança social en les institucions i alimenta la inestabilitat política i social”, la qual cosa s’ha traduït en l’augment del vot protesta a favor d’opcions polítiques populistes.

La recuperació de la confiança ciutadana passa forçosament per la recuperació d’una Europa garantia de protecció i progrés. No obstant això, la primera escenificació del compromís europeu amb l’anomenat Pilar Europeu dels Drets Socials va quedar merament en una declaració institucional no vinculant respecte a vint grans principis genèrics relatius a la igualtat d’oportunitats, la protecció social i les condicions laborals. La Cimera Social de Göteborg, celebrada al novembre, va servir com a constatació d’una idea fonamental: no hi haurà recuperació del suport perdut per part d’una població europea empobrida si no s’ataquen les causes d’aquest retrocés social.

Sobre la taula de la Comissió hi ha la proposta de creació d’una Autoritat Social Europea així com la iniciativa d’incloure indicadors socials en el semestre europeu. Brussel·les analitza cada any en detall els plans de reforma pressupostària, macroeconòmica i estructural de cada país per redactar, després, recomanacions específiques per als següents mesos. Aquesta anàlisi es construeix a partir d’uns indicadors l’elecció dels quals resulta doncs políticament rellevant, encara que defugin el més bàsic: l’Europa social es fonamenta, en realitat, sobre diferents models de benestar. L’Informe Prospectiu sobre el Creixement que la Comissió va publicar per a aquest 2018 emfatitza que “la desocupació se situa en el 7,5% a la UE i el 8,9% a la zona de l’euro, xifres que representen els nivells més baixos en nou i vuit anys, respectivament”. Però la realitat és molt més desigual. L’atur a Grècia continua al 20% i a Espanya al 16%. “La desocupació segueix afectant 18,9 milions de persones, la inversió continua sent massa baixa i el creixement dels salaris és feble”. La precarització social és una realitat alarmant, finalment reconeguda per Brussel·les.

La Cimera de Göteborg va reconèixer, a més, el dret a un salari mínim, encara inexistent a mitja dotzena de països de la Unió, i va intentar donar un impuls a la idea de la renda bàsica i les polítiques d’habitatge social. És un pas important en la bona direcció. No obstant això, si el discurs és europeu però la seva materialització segueix sent nacional, l’Europa social continuarà sent una amalgama de mesures i realitats dispars. I el populisme seguirà comptant amb la precarietat com un dels seus arguments troncals. Està en mans de la Comissió i el Parlament pressionar políticament els estats membres per a la realització d’aquests compromisos i reclamar més capacitat financera per l’Europa social.

4. Un major compromís pressupostari

El futur pressupost de la UE post-Brexit ja està en discussió. La sortida del Regne Unit suposa una pèrdua de 9.000 milions d’euros anuals per a les arques de Brussel·les. La Comissió ja ha advertit que el pressupost de la UE per 2014-2020, que puja a un bilió d’euros, no és suficient per a finançar les creixents ambicions de la Unió. En paral·lel, la UE obre també les negociacions sobre les properes perspectives financeres per una Unió a vint-i-set. Si bé el dilema és, de nou, l’eterna disjuntiva de les discussions pressupostàries (major aportació o retallades), el context resulta més rellevant que mai: una UE de 27 estats membres, pèrdua de les aportacions britàniques, desgast social post-crisi, noves emergències i necessitats polítiques -fruit de les migracions des del nord d’Àfrica i el debat sobre la seguretat-, etc. Juncker creu que ha arribat el moment d’abandonar el llindar de l’1% del PIB que marca les aportacions dels Estats membres. El president comunitari va estrenar l’any instant els líders europeus a establir primer les seves ambicions polítiques per a la UE per després discutir com finançar aquests objectius, en lloc d’establir un límit superior en la despesa i ajustar les prioritats a aquest límit. És una demanda no només de sentit comú sinó també de mínims. En el debat polític previ a l’Agenda 2000 (el pressupost comunitari pel canvi de mil·lenni) es va arribar a plantejar una aportació de l’1,5% del PIB. Des de llavors i fins avui el pressupost de la Unió no ha parat de baixar fins i tot després de la gran ampliació del 2004.

De fet, el debat pressupostari europeu ha estat, en els darrers anys, un autèntic exercici de cinisme. La UE s’ha anat ampliant a nous estats membres amb un nivell de renda cada vegada més inferior a la mitjana comunitària mentre els socis que els acollien anaven retallant la seva aportació als comptes d’on havien de sortir els fons que ajudarien a la modernització i al creixement dels nous companys de viatge. Aquest límit innegociable per a moltes capitals, que fixa les aportacions de cada Estat al pressupost al voltant de l’1% del seu PIB, és incompatible amb els discursos polítics i les responsabilitats que, després, es demanen a la Unió.

L’esmentat informe de Chatham House assegura que hi ha un suport real cap a una unió basada en la solidaritat, tant entre les elits com entre la ciutadania en general. Segons les seves dades, el 77% de les elits i el 50% de la ciutadania pensen que els Estats membres més rics haurien de donar suport financerament als membres més pobres, mentre que només el 12% de l’elit i el 18% de la ciutadania estarien en desacord. La pregunta, però, és què s’entén realment per solidaritat.

L’executiu comunitari és conscient de la feina que té per davant, sota pressió per augmentar la despesa en nombrosos fronts, inclosa la cooperació en Defensa, la protecció de fronteres o la immigració -capítols que fins ara no tenien pràcticament pressupost assignat- i garantir suficient finançament per les regions de la cohesió que podrien sortir perjudicades. Les retallades previstes ja apunten cap als fons estructurals i les subvencions agrícoles, dos apartats que afavoreixen, sobretot, als Estats amb menor renda.

El pressupost comunitari ha de ser el principal instrument per enfortir la democràcia europea i recuperar la confiança ciutadana. La Comissió voldria tenir un compromís avançat abans de les eleccions europees de maig de 2019 perquè la campanya no interfereixi en el debat polític. De moment, les ambicions polítiques no coincideixen amb les institucionals. No hi pot haver polítiques comunitàries sense pressupost comunitari. El to i l’evolució d’aquest debat enviaran un missatge polític contundent a la ciutadania sobre el model de projecte europeu i la confiança i autonomia que els Estats membres estan disposats a dipositar en ell.

Una Europa de valors

La Unió Europea és una unió de drets, una qüestió de valors, vinculants legalment des de 2009. Però l’Europa dels valors ha naufragat a la Mediterrània. A l’agost del 2015, Angela Merkel va assegurar: “Si Europa fracassa en la qüestió dels refugiats, si es trenca l’estret llaç amb els drets civils universals, ja no estarem davant l’Europa a què aspiràvem”. Però la UE no només ha trencat el seu lligam amb els drets civils, també ha incomplert el seu propi compromís amb la Carta de Drets Fonamentals de la UE: tota persona té dret a la seva integritat física (article 3); ningú podrà ser sotmès a tractes inhumans o degradants (article 4); es garanteix el dret d’asil dins del respecte de les normes de la Convenció de Ginebra de 28 de juliol de 1951 i del Protocol de 31 de gener de 1967 sobre l’Estatut dels Refugiats i de conformitat amb el Tractat constitutiu de la Comunitat Europea (article 18); es prohibeixen les expulsions col·lectives (article 19-1) i ningú podrà ser retornat, expulsat o extradit a un Estat en què corri un greu risc de ser sotmès a la pena de mort, a tortura o a altres penes o tractes inhumans o degradants (article 19-2).

Els més de 2.200 migrants que van morir el 2017 intentant arribar a les costes europees, la incapacitat dels Estats membres per complir amb els compromisos de reallotjament dels refugiats que esperen a Grècia i Itàlia (poc més de 33.000 refugiats, dels 160.000 compromesos per la Comissió, han estat reallotjats fins avui), l’acord amb Turquia per propiciar les devolucions i la dramàtica situació humanitària en els camps i assentaments convertits en llimbs legals sobre sòl europeu, tots aquests fets demostren que la Carta de Drets Fonamentals no protegeix a tots per igual.

5. Respostes a la immigració

La pressió electoral va marcar, el 2017, la retòrica, els mínims avenços legislatius i la priorització securitària dels compromisos europeus. Les polítiques d’immigració focalitzades en el control de fronteres van reduir el nombre d’arribades però van ser inútils a l’hora d’avançar en un sistema d’asil europeu d’acord amb la realitat europea. El cisma entre Est i Oest per la mal anomenada crisi dels refugiats s’ha fet més profund. La UE segueix incomplint deliberadament i reiteradament les seves obligacions internacionals d’asil i refugi. L’asil és un dret. Els Vint-i-set han de garantir rutes més segures i regulars cap a Europa, com els visats humanitaris, obrir vies legals per a l’arribada de migrants i avançar en la reforma del conveni de Dublín. El Parlament Europeu proposa fins i tot un sistema de reubicació obligatori que s’aplicaria de forma general amb independència de la pressió migratòria.

La unitat europea està trencada en matèria d’immigració. Però algunes decisions podrien acordar-se fàcilment amb una mínima voluntat política. Els Vint-i-set haurien de consensuar la definició de país segur -recordant que, segons la Convenció de Ginebra, les devolucions de sol·licitants d’asil a un tercer país que no els ofereixi la mateixa protecció no són admisibles- i comprometre’s a harmonitzar les condicions d’acollida i atenció als refugiats que ja es troben en territori comunitari. La cancellera, Angela Merkel, i el líder socialdemòcrata, Martin Schulz, van coincidir durant l’última campanya electoral alemanya en la necessitat d’harmonitzar a escala europea les prestacions als refugiats. El futur pressupost comunitari podria ser l’instrument clau per a facilitar aquesta coordinació, com apuntava la Comissió Europea just abans del Consell Europeu de desembre: “hi ha àmbits en què els instruments de finançament de la UE poden tenir un paper més important en el futur, per exemple, en el suport a les comunitats locals que reben a un gran nombre d’immigrants o refugiats, facilitant així la integració i abordant les qüestions socials i sanitàries.”

Quan Jean-Claude Juncker va assumir la presidència de l’executiu comunitari va assegurar davant l’Eurocambra que la seva era “la Comissió de l’última oportunitat”. Moment decisiu per treure a la Unió de la teranyina de crisis que l’empresonaven. Però, sobretot, havia de suposar un punt d’inflexió crucial per recuperar la confiança de la ciutadania. El 2018 és l’any de l’última oportunitat per a Juncker. Si la seva voluntat és contrarestar la deriva intergovernamental de la Unió, recuperar l’esperit social de la construcció europea i recuperar el lideratge polític de la Comissió, aquest és l’any clau. En el 2017, el Brexit i els processos electorals a França i Alemanya van copar l’agenda política. L’aparició en escena d’Emmanuel Macron va monopolitzar els focus del lideratge europeista. Podrà ara la Unió Europea retenir aquest momentum?

El març de 2019, els britànics abandonaran definitivament la UE i els Vint-i-set entraran en campanya per renovar el Parlament Europeu. Amb això, s’obrirà de nou el debat successori per presidir les institucions europees. La Comissió Juncker haurà arribat a la seva fi. La renovació de càrrecs al capdavant de les institucions comunitàries tornarà a estar en discussió. Serà també el final polític de Juncker que, entre el Consell, l’Eurogrup i la Comissió, haurà intervingut en dues dècades de política comunitària. Abans de tornar a caure en els càlculs electorals i en el màrqueting polític institucional, els líders europeus han de donar una oportunitat real a reformes plausibles que no exigeixen més que la voluntat política de dur-les a terme. El debat final no ha de ser únicament sobre quina Europa volem sinó per a qui la volem. El realisme, però també l’ambició política, s’imposen.

 

 

Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “Rajoy podría pinchar el ‘momento Ciudadanos’” a Agenda Pública (22-02-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/rajoy-podria-pinchar-momento-ciudadanos/

Hay un ‘momento Ciudadanos’, según el parecer de la mayoría de analistas políticos. En los últimos meses, el apoyo al partido en las encuestas ha subido de forma constante, mientras que sus rivales se estancaban o bajaban en igual forma. Metroscopia/El País incluso sugería un sorpasso de Ciudadanos a los dos grandes. J. Fernández Albertos apuntaba que ese aumento, además, parecía extenderse a nuevos grupos de electores. Peligra, en definitiva, la hegemonía que el PP ha tenido sobre el espectro de votantes desde el centro a la derecha desde hace más de dos décadas. Peligra el mayor logro de Aznar.

Sin embargo, es difícil evitar una cierta sensación de ‘déjà vu’. También en verano y otoño de 2014 las sensaciones apuntaban una proyección ascendente imparable de Podemos. Y esas expectativas podrían haber dado realmente un vuelco radical a la política española… si hubieran encontrado el terreno propicio con un adelanto de las elecciones generales, como muchos especulaban. Por supuesto, Rajoy se guardó bien de facilitar ese posible escenario, dilatando la legislatura al extremo y dejando que las elecciones autonómicas y municipales se encargaran de embarrar el camino de los nuevos partidos. Como ya comentamos en su momento, el punto débil de la estrategia de Podemos radicaba precisamente en la fragilidad que padecía su coalición de votantes en relación con la cuestión territorial, un apoyo que podría peligrar cuando se calentase la agenda catalana. La misma que ahora catapulta a Ciudadanos hacia la cima. ¿Será diferente esta vez?

Sin duda, Ciudadanos tiene serias razones para el optimismo. El liderazgo de Rivera se mantiene sólido y se rodea de figuras emergentes, como Inés Arrimadas. Aunque ha arriesgado más, su discurso de nueva política se ha desgastado menos rápidamente que el de Podemos. Es el primer partido de ámbito estatal desde 1980 (al margen del PSOE y AP/PP) que gana –en votos y escaños- unas elecciones autonómicas, y además en Cataluña, lo que no consiguió ni el añorado Pasqual Maragall. Y se beneficia de los clamorosos errores políticos de sus adversarios: la pésima gestión del PP en sus deplorables episodios de corrupción, la intensa división electoral de la izquierda, la desorientación del nacionalismo catalán.

Pero Ciudadanos todavía tiene un talón de Aquiles: su vulnerabilidad competitiva y su fragilidad organizativa. No son dos problemas, sino dos caras de la misma moneda: Ciudadanos aún sigue siendo –a día de hoy- un partido menor, cuyas tremendas aspiraciones y expectativas superan el perímetro real de sus bases electorales y organizativas. ¿Cómo acompasarlas?

La vulnerabilidad competitiva tiene que ver con su posición centrista. Por mucho que resulten simpáticos para los electores más nostálgicos, los partidos de centro son proyectos políticos altamente volátiles, como nos recuerdan la UCD, el CDS, UPyD y unos cuantos actores autonómicos y locales, por no salir de nuestra fronteras.

No olvidemos a Maurice Duverger cuando avisaba al respecto que “el centro no es otra cosa que la agrupación artificial de la fracción derecha de la izquierda con la fracción izquierda de la derecha. El destino del centro es ser separado, sacudido, aniquilado: separado, cuando una de sus mitades vota por la derecha y la otra por la izquierda; sacudido, cuando vota en bloque, bien por la derecha, bien por la izquierda; aniquilado, cuando se abstiene. El sueño del centro es realizar la síntesis de aspiraciones contradictorias”.

En la misma línea, Giovanni Sartori explicaba que, si bien las democracias estables sí suelen concitar una tendencia central en la competencia entre partidos, “lo que quizá no exista es un partido de centro”, ahogado precisamente por esa inercia competitiva. Una sarcasmo de las democracias: es la competición por el centro (centrípeta) lo que suele dejar sin aire a los partidos de centro.

Sin embargo, Reuven Hazan, autor del mejor estudio que existe hasta la fecha sobre estas enigmáticas organizaciones, nos apunta algo muy importante para el caso que nos ocupa: los partidos de centro pueden sobrevivir, resistiendo a esa temible competencia centrípeta, cuando, en condiciones de alta polarización, los partidos moderados a un lado y otro del eje de competencia presentan problemas de desafección ante sus votantes tradicionales o se ven desafiados, a su vez, por otros partidos desde los extremos.

Creo que la situación actual ilustra perfectamente esa excepcional ventana de oportunidad para Ciudadanos: elevada polarización + partidos mayores con problemas de legitimidad + competencia centrífuga (alimentada por Podemos y la cuestión catalana). Del mantenimiento de esa ecuación depende el éxito de Ciudadanos.

La elevada polarización actual ha sido mencionada por muchos analistas, pero expresada con números contantes y sonantes se entiende mejor. Por eso, los gráficos 1 y 2 ordenan las elecciones generales desde 1977 hasta hoy según dos parámetros: la polarización ideológica de los votantes y la que estos perciben en los partidos. En ellos se observan dos ideas relevantes: que estamos en el momento con mayor polarización ideológica entre votantes y partidos desde 1977 (ese ha sido también el resultado de la nueva política: nos vemos más radicalizados los unos a los otros); y que la polarización que percibimos entre los partidos ha sido siempre, y especialmente ahora, más intensa que entre los votantes. No llegamos a las cotas actuales de Cataluña, pero se nos está quedando una España políticamente con cara de perro.

1

Además, Ciudadanos necesita que esa polarización sea centrífuga, esto es, que impulse a sus dos principales contrincantes -PP y PSOE- hacia los extremos, dejándole todo el electorado de en medio. Se trata de ir ensanchando el fenomenal boquete abierto en ese espacio (gráfico 3), que han ido desalojando primero el PSOE y luego paulatinamente el PP. De hecho para muchos votantes del PP será bastante natural pasar a votar a Ciudadanos, a quien ven mucho más cercano a ellos (gráfico 4).

2

3

En esa tarea de polarizar hacia los extremos, Podemos ha sido un agente instrumental, forzando al PSOE, desde 2014, a plantearse dejar de luchar por el centro desde la izquierda para pasar a luchar por la izquierda en detrimento del centro. Esa es otra manera de entender la crisis de octubre de 2016 en la familia socialista: Pedro Sánchez se planteó batallar por la izquierda con una estrategia centrífuga, un giro inédito para el PSOE desde Suresnes, algo que los descendientes de aquel mítico congreso no toleraron. Un dato clave es que, a pesar del victorioso retorno de Sánchez gracias a la vía plebiscitaria de las primarias, no está claro que se plante reeditar aquella estrategia centrífuga, mientras Podemos y sus hermanos los Comunes sigan disparándose tiros en el pie catalán.

El PP lo tendría mucho más fácil para resistirse, si no fuera por la corrupción y el desgaste de las luchas internas derivadas de esta. ¿Cómo puede Ciudadanos radicalizar el debate por el extremo derecho sin moverse del centro? Difíci sino fuera porque Cataluña le ha deparado una palanca para desplazar al PP hacia una competencia centrifugadora por las esencias nacionales españolas: que el PP se entretenga preparando los falsetes para el himno nacional, o enfrascándose torpemente con la lengua en las escuelas catalanas, mientras su adversario pasa el rastrillo por el electorado del centroderecha con sus propuestas fiscales y de renovación política. ¿No aprendió el PP la lección? Como si la recogida de votos contra el Estatut (“contra los catalanes”) en 2005 no nos hubiese ruborizado suficientemente.

Algunos analistas dan cierta entidad a esta competición en cuestiones nacionales y de identidad, y sugieren una subasta inminente en torno a ellas como nuevo eje de la política española. No obstante, creo que, a diferencia de lo que sucede en el espacio del nacionalismo catalán (cuya sobrepuja suicida hemos analizado junto a mi amiga Astrid Barrio en este trabajo), en España la identidad solo puede llegar a ser un tema de competición temporal, pero no una estructura de competición estable. Relevante pero temporal y fluctuante. No hay mucho que subastar: ¿un LP con el himno de Marta Sánchez, más banderas en los balcones? Al final, retornaremos a la competición izquierda-derecha.

Y cuando eso suceda, Ciudadanos solo podrá sostener el combate si ha resuelto su segunda debilidad: la fragilidad organizativa. Para ello no solo deberá estar mejor preparado para formar listas municipales y autonómicas con candidatos fiables y conocidos. También tendrá que disponer agrupaciones locales que puedan substituir sobre el terreno a la red organizativa del PP, sin duda la estructura burocrática de partido mejor engrasada después del PNV (y cada vez más, de ERC).

Se ha escrito poco de los límites que aún poseen los proyectos políticos basados en organizaciones virtuales y con afiliados low-cost, como ensayó Podemos tras Vistalegre 1. Y aunque no hay datos suficientes, no deberíamos desdeñar la siguiente intuición: allí donde el PSOE mantenía una presencia orgánica territorial local representativa e imbricada en el tejido social local (si quieren, llámenle también clientelar), Podemos tuvo mucho menos éxito en disputarle el apoyo de los ciudadanos. No podía haber sorpasso sin absorción previa.

Lo mismo puede sucederle a Ciudadanos hoy: que la débil presencia orgánica en el territorio le sustraiga lo que las encuestas líquidas le prometan. Por ello, deberemos estar atentos a las noticias (que saldrán sobre todo en los medios locales) de posibles trasvases a Ciudadanos de dirigentes municipales del PP a los que les tiemblen las piernas. Ya está pasando en Cataluña. Si eso se convierte en tendencia, la fuerza del PP podría, de repente, empezar a desmoronarse como un castillo de arena. Esta titánica tarea requiere de un año para intentar convertir las municipales de 2019 en una hecatombe electoral y organizativa para el PP. Lo contrario de lo que hizo Podemos cuatro años atrás.

En conclusión, Ciudadanos necesita que se mantenga en los próximos meses una espiral de polarización política centrifugada para asentar el agujero que ha abierto en el electorado de centroderecha del PP y, en menor medida, del PSOE. Y para ello requiere también de cierto margen temporal para plantear una OPA organizativa a los cuadros locales más desafectos del PP. Sintetizando: más Cataluña y más tiempo.

¿Piensa Rajoy que la mejor manera de abortar esos planes es seguir agitando el conflicto con un soberanismo catalán aturdido y dilatar la legislatura nacional de nuevo, arriesgándose a que un posible efecto bola de nieve del super-mayo electoral 2019 se lleve por delante sus 40 años de carrera política? Quizá sí. O quizá no, y considere que, a diferencia de 2014, esta vez el tiempo corre en contra suya.

Nota metodológica: ¿Cómo se mide la polarización? En este texto, presento resultados que he calculado a partir de las preguntas del CIS en varias encuestas postelectorales sobre la posición que manifiestan los votantes en el eje izquierda-derecha, y dónde estos ven ubicados a los partidos (en una escala 1-10). En ambos casos, la polarización es un indicador que agrega de forma ponderada (según % de voto) las ubicaciones para cada partido, de acuerdo con la fórmula propuesta por Russell Dalton (2008), donde acabo dividiendo la distancia entre la ubicación del partido y la ubicación media entre 4,5 antes de elevarla al cuadrado. De entra las diversas fórmulas empleadas en ciencia política, esta me parece la más ajustada y la más conservadora. En el gráfico 1 he clasificado las elecciones según su polarización media entre votantes y partidos. En el gráfico 3, expongo la ubicación media de los partidos según la opinión de los votantes.

 

 

 

 

Miguel QUINTANA PAZ, “¿Tiene límites la libertad de expresión? Respuesta corta: no” a The Objective (17-08-17)

http://theobjective.com/elsubjetivo/miguel-angel-quintana-paz/tiene-limites-la-libertad-de-expresion-respuesta-corta-no/

Muchos me han reprochado un tono excesivamente ditirámbico en mi artículo En defensa de la libertad de expresión hace quince días aquí en The Objective. Abogar en pro de esa libertad está bien, vienen a decirme, pero ¿qué hay de sus razonables limitaciones? “Toda libertad tiene límites”, “tu libertad acaba donde empieza la mía”, “está bien la libertad, pero no el libertinaje” y otros cuantos proverbios de similar jaez solían acompañar tan amables amonestaciones.

Como firme partidario de la libertad de expresión, agradezco que la gente haga uso de ella justo para lo que ese artículo (y Stuart Mill) defendían: para ayudarnos a avanzar en el conocimiento. Pues es cierto que en ese artículo omití la espinosa cuestión de qué límites legítimos podrían imponerse a la libertad de expresión. Y es cierto también que ahí se juega gran parte de este asunto. Pocos hoy en día se atreven a condenar de plano tal libertad; ¡ah!, pero a la hora de definir sus presuntamente razonables límites pueden a menudo dejarla tan recortada como una mujer tras pasar por manos de Jack el Destripador. (Y Jack también pensaba que eso era lo razonable).

Ahora bien, si no abordé el problema de los límites de la libertad de expresión en aquel texto es por lo que el título de este explicita: porque creo que no existen. Uno tiene derecho a dejar que fluyan sus ideas sin importar lo tremendamente feotas que nos parezcan a los demás. De hecho, las ideas más originales son justo aquellas que nadie se ha atrevido a pensar antes, a menudo porque la presión social nos lo impedía. Sería absurdo usar esa presión social, con sus ofendiditos y escandalizaditos, para coartar tales ideas y el progreso que pudieran proporcionarnos (ya sea al apoyarlas, ya sea al aprender a rebatirlas).

Esto parece especialmente importante recordarlo hoy, en que tantos límites espurios se intenta imponer a esta libertad. No ya, por supuesto y como siempre, en los países autoritarios, sino en medio de nuestro democrático Occidente; y no solo por parte del poderoso Estado, sino de más y más gente que se une a la batalla contra la libertad de expresarse… de los demás.

Gente como los directivos de Google, que acaban de despedir a un biólogo, James Damore, por expresar ideas científicas que no les gustan.

O como los universitarios de Middlebury, que atacan al politólogo Charles Murray mientras este intentaba dar una conferencia que al final debió cancelar (y, de paso, le tuercen el cuello a un profesor que le acompañaba pero, curiosamente, era el encargado de oponérsele en el debate).

O como el Estado canadiense, que corta toda financiación científica al psicólogo Jordan Peterson, antiguo profesor de Harvard, justo cuando este cobra fama por opinar contra el proyecto gubernamental de multar a quien no use con cada persona el apelativo que esta elija entre los más de 70 géneros que hoy Facebook reconoce.

O como los casos que semana tras semana reporta The Heterodox Academy, asociación fundada en EE. UU. por Jonathan Haidt, preocupado por la creciente dificultad para expresar en sus universidades ideas que no coincidan con las de la mayoría (en varias disciplinas, el profesorado se adscribe en un 95 % a la izquierda). Una reciente encuesta de esta organización, por ejemplo, apunta a que los estudiantes conservadores y centristas sienten a menudo auténtico pavor a que los profesores les penalicen por dar sus verdaderas opiniones en clase, a diferencia de los izquierdistas: algo que sin duda impide que la universidad sea el espacio de libre debate que debería ser.

En medio de tan umbroso panorama, no viene mal empezar por un contundente “no” ante la pregunta de si estamos legitimados para, repletos de bondad, censurar las opiniones que nos disgustan. Ahora bien, seguramente al lector le están viniendo a las mientes casos en que sí le parece razonable prohibir que se digan ciertas cosas: por ejemplo, negarle el derecho a un gracioso a gritar “¡Fuego!” en un teatro repleto para provocar una aglomeración y, posiblemente, muertos y heridos en la estampida (el ejemplo es del propio John Stuart Mill). O prohibir que un mafioso entre en mi negocio y me explique que, si no le pago cierta cuota mensual, tiene la opinión de que muy probablemente los cristales de mi escaparate se quebrarán pronto (y quizá mi familia sufra algún quebranto más). O impedir que, ante una airada multitud que protesta por el problema X, su cabecilla grite desde el estrado que el culpable de su problema X es un señor que entonces pasaba por allí, y anime a los concurrentes a darle al malhadado el palizón que se merece.

En efecto, en todos esos ejemplos (y varios más) sí que resultaría razonable prohibir al gracioso, al mafioso y al cabecilla que hagan lo que hacen; y castigarlos por su comportamiento. ¿Va esto en contra de lo que he dicho sobre los no-límites de la libertad de expresión? No, porque en todos esos casos no estamos en realidad ante la libre expresión de ideas por parte del graciosillo, del mafioso y del cabecilla. Para aclarar esto un poco más, debo explicarle al lector algunas nociones básicas de filosofía del lenguaje; pero prometo que seré lo más breve posible.

Veamos: el lenguaje sin duda sirve para expresar ideas, y es ahí donde debe fluir carente de límite alguno, sin importar lo muy bondadoso que se nos presente el limitador (que, por cierto, siempre se nos presenta de manera bondadosa, ya sea nombre de la moral, la religión, los Derechos Humanos, la fraternidad universal o la defensa de los débiles). Pero el lenguaje no solo sirve para eso. Como diría uno de los principales filósofos del siglo XX, J. L. Austin, el lenguaje también sirve para “hacer cosas con palabras”.

Creo que con un ejemplo se entenderá mejor esto. Cuando yo le prometo a alguien que mañana iré a instalarle internet en su casa para que pueda disfrutar de The Objective, no solo estoy expresándole una opinión sobre el mundo. Estoy también haciendo algo: comprometerme a ir. Eso que hago (mi compromiso) suena a una buena acción en el caso que acabo de poner (al fin y al cabo, gracias a mí podrá mañana leer nada menos que The Objective).

Pero también podría ser una mala acción. Fijémonos en el caso que adujimos antes del mafioso: cuando él viene a decirme que o le pago o mañana mi escaparate estará roto, tampoco está solo expresando ideas sobre el mundo (como haría, por ejemplo, una pitonisa o un meteorólogo que predijeran que mañana una granizada romperá mi cristal). En realidad, está haciendo algo con sus palabras: está amenazándome. Prohibir sus amenazas no sería, pues, limitar su libertad de expresión: sería limitar su capacidad de hacer otra de las cosas que se puede hacer con el lenguaje, aparte de expresar ideas: amenazar.

J.L. Austin estaba convencido de que muchos de nuestros problemas filosóficos venían de que no habíamos aprendido a distinguir entre estas dos funciones del lenguaje: una para constatar hechos u opiniones sobre el mundo, otra para hacer cosas en el mundo (Austin llamó a esta segunda función “performativa”). De similar manera, creo que muchas dificultades para entender la libertad de expresión provienen también de ahí, de no distinguir entre expresar ideas y hacer otras cosas con el lenguaje: algunas de ellas, perfectamente censurables.

Así, es fácil entender que el graciosete que grita “¡Fuego!” en el teatro para causar pánico no está tampoco “dando su opinión”; ni el que incita a apalizar a un ser humano está solo expresando “cómo opina que estará de dolorido el cuerpo de la víctima dentro de un rato”: están haciendo otra cosa (participar en la acción que creará cuerpos doloridos un rato después de sus gritos). Tampoco el que se pone a gritar en un cine o una conferencia, impidiéndonos a los demás disfrutar de ellos, está “expresando opiniones”: está produciendo ruido. Y hacerle callar no será ir contra su libertad de expresión, sino negarle el derecho a impedirnos a los demás escuchar. O, por poner un ejemplo más, el que se pone a persuadir a una niña de siete años de que mantenga una relación sexual con él, tampoco está “contándole sus ideas”: está insinuándosele, y esta es una acción que podemos perfectamente optar por prohibir.

En suma: cuando usamos el lenguaje para “hacer cosas”, naturalmente muchas de esas cosas que se hacen podrían ser ilegales o incluso punibles. Pero ello no afecta en modo alguno al derecho a usar el lenguaje para expresar opiniones, que debe permanecer ilimitado. Incluso aunque esas opiniones creen luego reacciones de ofensa en la gente: esas reacciones son ya cosa del ofendido (la prueba es que unos se ofenderá y otros no), no es la acción concreta que realizó el que meramente opinó.

Permítame el lector (como no estamos en Canadá, no preciso decir también lectora, lectore, lectoro y lecturu) que concluya este artículo con un pequeño acertijo. Su fin es comprobar si ha comprendido a J. L. Austin sobre el lenguaje “performativo”. Ahí va:

En esta última frase del artículo afirmo que con ella acabo este artículo; ¿hago entonces acaso, amigo lector, un uso performativo del lenguaje al decir que termino cuando de hecho termino?

 

 

Samuel BENTOLILA, “¿Ha crecido la desigualdad en España? Hmm …” a Nada es Gratis (20-02-18)

http://nadaesgratis.es/bentolila/ha-crecido-la-desigualdad-en-espana-hmm

Hay una percepción generalizada de que la desigualdad económica en España es altísima y de que está aumentando. Y hay datos que lo confirman, como hemos discutido a menudo aquí. Sin embargo, algunos datos conocidos recientemente indican que hay que matizar estas afirmaciones.

Desigualdad de la renta

Un indicador de desigualdad que pusieron de moda Anthony Atkinson (d.e.p.), Thomas Piketty (en NeG) y Emmanuel Saez, es la participación en la renta total del 1% y del 10% de los hogares con mayor renta. El año pasado los dos últimos lanzaron, junto con un amplio equipo, una Base de datos global de riqueza y renta (WID.world). De ella procede el gráfico siguiente, que muestra la segunda medida:

Participación en la renta nacional del 10% de hogares con mayor renta (antes de impuestos), 1940-2014, %

4

En los países con series largas, esta participación cae de 1940 a 1980, aproximadamente, y a partir de entonces sube. En España, sin embargo, entre 1981 y 2012 esta participación ha sido bastante estable, alrededor de un tercio (son valores para la renta bruta; serían menores después de impuestos). Lamentablemente los datos no son muy recientes, pero nuestro valor en 2012 es muy similar al de Francia y muy inferior a los de EEUU, China o Reino Unido. Se obtienen resultados cualitativamente similares para la participación del 1% de hogares con mayor renta.

Esto no significa necesariamente que la desigualdad de la renta en España sea relativamente baja o no haya subido. Como dije aquí hace cuatro años, en nuestro país la desigualdad parece provenir no tanto de la fracción de renta que se llevan los hogares con rentas muy altas sino más bien de la creciente fracción de la población con niveles de renta muy bajos –información no disponible en WID.world para España–. En una entrada futura espero volver sobre datos recientes de otras fuentes, como la Encuesta Financiera de las Familias, que sí indicaban cierto aumento de la desigualdad de la renta entre 2007 y 2010.

Desigualdad de la riqueza

Incluso aunque esta medida de desigualdad de renta no muestre un crecimiento claro, es posible que la distribución de la riqueza (viviendas, depósitos bancarios, acciones, etc.) se haya vuelto más desigual, pues la riqueza es un fondo (stock) que se alimenta de la acumulación de los flujos de ahorro de la renta obtenida, aparte de las variaciones del valor de sus componentes.

¿Cómo ha variado la distribución de la riqueza en España? Para verlo sigo el Informe sobre la desigualdad global 2018 (resumen en español) de Piketty, Saez y coautores. Su capítulo 4.5 está dedicado a nuestro país y resume un trabajo de Clara Martínez-Toledano. Reproduzco aquí el gráfico que nos mostró la propia Clara en una entrada de la semana pasada. Muestra la participación en la riqueza neta total del 10% de hogares con mayor riqueza, del 40% siguiente y de la mitad inferior de la distribución:

5

Por un lado, vemos que en 2013 la riqueza neta media del 10% más rico fue de 813.000 euros, frente a los 19.000 euros de la mitad inferior, es decir, 43 veces mayor. Por si les da morbo, la riqueza media del 1% más rico es de 3 millones y la del 0.1% más rico de 10.4 millones.

Pero lo más llamativo del gráfico, como señalaba la propia Clara, es la sorprendente estabilidad de las participaciones en los 30 años con datos. En su entrada hace hincapié en las herencias, mientras que en el informe del WID.world se mencionan la enorme proporción de la riqueza que los españoles invertimos en vivienda –que es menor en los estratos superiores de la distribución– y las oscilaciones burbujiles que ha experimentado su precio (pero esta es una historia para otro día). Es posible, a pesar del gran esfuerzo de recolección de datos llevado a cabo, que se siga midiendo mal la riqueza (aunque se han incluido los activos opacos mantenidos en el extranjero, como les conté aquí). Por otra parte, si damos por buenos estos datos, tampoco se observa aquí un notable aumento de la desigualdad, lo que cuestiona las afirmaciones iniciales.

Para terminar, ¿está nuestra riqueza distribuida de forma más o menos desigual que en otras partes? El siguiente cuadro muestra la distribución para algunos países:

6

Revela una desigualdad muy alta que el 10% de los hogares posea más de la mitad de la riqueza (y el 1% superior el 21%) y que la mitad inferior solo posea menos del 7%. Por otra parte, la comparación arroja un resultado cualitativo global similar al ya visto para la distribución de la renta: un nivel de desigualdad parecido al de Francia y bastante menor que el de China o Rusia. Por no hablar de EEUU, donde el 10% más rico posee casi tres cuartas partes de la riqueza y la mitad inferior tiene una riqueza media nula. Hay razones para preocuparse.

 

 

Gonzalo GARCÍA ANDRÉS, “Salir de las trincheras del contrato único” a Agenda Pública (28-02-18)

http://agendapublica.elperiodico.com/salir-las-trincheras-del-contrato-unico/

Desde que se formuló hace ya casi diez años, la propuesta del contrato único ha generado enconados debates. Sus promotores, economistas académicos, han seguido puliendo sus contornos y tratando de evaluar sus posibles resultados, pero hasta ahora con insuficiente apoyo político y de los agentes sociales. Sin embargo hay algunos síntomas de que la deliberación pública sobre los problemas del mercado de trabajo español podría desbordar las posiciones férreas a favor y en contra del contrato único. En su proposición de Ley para luchar contra la precariedad laboral registrada en el congreso este martes y presentada en un acto el pasado sábado, Ciudadanos ha incluido algo que sigue llamando contrato único, pero que en realidad es la supresión de los contratos temporales. ¿Aplaudirán los sindicatos y los partidos de izquierda?

Hay varias razones que urgen a dar un giro constructivo y pragmático a los debates sobre el mercado de trabajo. La primera es el elevado consenso sobre las deficiencias estructurales del marco institucional español y sus consecuencias negativas para la eficiencia y la equidad. El diferencial persistente en las tasas de paro y de temporalidad respecto a la media de la UE, que se observa en el gráfico de abajo, es un signo inequívoco del coste de no hacer nada y mantener el statu quo. Observen que el diferencial de temporalidad, tras un descenso notable desde la crisis, está volviendo a ensancharse. Esta anomalía se manifiesta también en términos macroeconómicos con una sensibilidad de la tasa de paro al PIB que, según la estimación de Ball, Leigh y Loungani (2017), es la más alta de los países desarrollados.

7

La segunda es que, al contrario de lo que pueda parecer a primera vista, hay bastantes coincidencias en el diagnóstico de los males y en los objetivos que debería perseguir un cambio con vocación estructural. La tercera es que no es previsible que ningún partido esté en condiciones de aprobar en el Congreso su modelo de reforma en un horizonte próximo.

Ciudadanos propone suprimir los contratos temporales a excepción de los de sustitución y formación. Y sustituirlos por el contrato indefinido actual, que tiene una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades para  el despido procedente y de 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades para el despido improcedente. En principio parece que seguirían existiendo también otras figuras contractuales como los contratos a tiempo parcial (indefinidos) o los contratos fijos discontinuos (para las actividades estacionales). El objetivo fundamental es acabar con la segmentación de los puestos de trabajo a tiempo completo entre aquellos que nacen con duración determinada y aquellos cuya duración es indeterminada, fuente de la marcada dualidad de nuestro modelo laboral.

Esta fórmula se aparta bastante de la versión más evolucionada del contrato único. Entre sus rasgos básicos falta la indemnización creciente con la antigüedad en la empresa, que figuraba (sin escalas concretas) en el programa electoral de Ciudadanos para las elecciones generales de 2015. La idea era que el contrato empezara con una indemnización de 12 días por año trabajado, como la del contrato temporal actual y fuera creciendo con dos escalas: una para el despido procedente y otra para el despido improcedente, que tendrían un máximo en los niveles aplicables al contrato indefinido actual señalados más arriba. Se pretendía no desincentivar la contratación, consiguiendo un nivel medio agregado de costes de despido similar al vigente.

La nueva propuesta de Ciudadanos elevaría el coste del despido de los puestos de trabajo que las empresas cubren ahora con un contrato temporal desde 12 hasta 20/33 días, un incremento del 66% para los despidos procedentes y del 175% para los despidos improcedentes. Dado que no se prevé un descenso en los costes de despido del resto de contratos, la propuesta también elevaría el coste total de despido del stock de contratos actual (atentos por tanto a la reacción de la patronal).

¿Es tan grave esta variación sobre la fórmula canónica? Probablemente no, sobre todo en una coyuntura de dinamismo de la demanda de trabajo como la actual. Habrá que evaluar en todo caso el impacto sobre el empleo, con atención a actividades que concentran porcentajes elevados de contratación temporal. Lo que es seguro es que la reducción de la temporalidad será mayor si el coste de despedir a un trabajador después de un año aumenta respecto a la situación actual. La empresa internalizará así los costes externos que genera el exceso de rotación en forma de incertidumbre, mayor gasto en prestaciones por desempleo y dificultades en la formación de capital humano.

Dejando a un lado los dardos dialécticos, la lectura de los artículos más recientes de promotores y detractores del contrato único permite apreciar una coincidencia esencial en su diagnóstico: el fraude de ley sistemático en la contratación temporal. Unos dicen, con razón, que poner fin al fraude con los mecanismos de control y sanción actuales ni ha sido posible en los últimos años con gobiernos de distinto signo, ni parece que lo vaya a ser en un futuro cercano. Los otros temen que el contrato único legalice el abuso de la contratación temporal en una suerte de claudicación definitiva frente a la precariedad endémica. La nueva propuesta de Ciudadanos tira por la calle de en medio: si no hay temporales no hay fraude y si se quiere utilizar el indefinido como los antiguos temporales, habrá que pagar bastante más.

En definitiva, ni el contrato único era tan único ni los que denunciaban el abuso de la contratación temporal como principal problema del mercado de trabajo español estaban tan desencaminados. La iniciativa de Ciudadanos es una buena ocasión para reactivar las discusiones con agentes sociales y partidos políticos para llegar a un acuerdo contra la precariedad y por la estabilidad en el empleo.

Volviendo al principio, los partidos de izquierda tienen una oportunidad de dar un paso decisivo para empezar a cambiar un modelo que mantiene a más del 35% de la población activa española alejado del empleo estable y de sus beneficios para proyectar y realizar una vida digna.

El PSOE podría cerrar el círculo contribuyendo a meter de nuevo en la botella al genio de la temporalidad que destapó en 1984 con la reforma del Estatuto de los Trabajadores. Además, la propuesta de Ciudadanos incluye también la mochila austríaca, nombre con el que se conoce un esquema de financiación continua de las indemnizaciones por despido a través de un fondo personal del trabajador que puede llevarse de una empresa a otra y rescatarlo para la jubilación u otras situaciones de necesidad. Esta innovación, que podría dar más libertad a los trabajadores y más certidumbre a las empresas, se intentó impulsar durante el Gobierno Zapatero, pero las condiciones no eran muy propicias para una transformación que requiere tiempo, apoyo de los agentes sociales y financiación en la etapa de transición.

Para Podemos, implicarse en la supresión de la mayoría de los contratos temporales mostraría que es capaz de pactar para luchar contra un estado de cosas que castiga de manera muy directa a su electorado. Y probaría también que se puede entender con el partido naranja para impulsar cambios de calado, más allá de la Ley Electoral.

La rectificación de Ciudadanos merecería al menos que PSOE y Podemos se sentaran en el Parlamento y se pusieran a trabajar en un texto legislativo que, de consensuarse, podría aprobarse con apoyo de los tres partidos. No borraría de un plumazo la precariedad. Pero lanzaría un mensaje muy potente a las empresas adictas a la rotación de que esta vez va en serio.

 

 

Roger SENSERRICH, “Pensionistas en lucha y el dilema de la izquierda”  a Politikon (24-02-18)

https://politikon.es/2018/02/24/pensionistas-en-lucha-y-el-dilema-de-la-izquierda/

El jueves, miles de jubilados se manifestaron en toda España para reclamar pensiones dignas. Como es de esperar cuando sale gente a la calle, los partidos de la izquierda no han tardado en ponerse de lado de los pensionistas para criticar el gobierno, prometiendo nuevamente que ellos harán todo lo posible para recuperar o aumentar su poder adquisitivo.

La respuesta del gobierno del PP ha sido a la vez torpe y sensata. Rafael Hernando declaraba que dentro de lo que cabe, a los pensionistas no les ha ido tan mal durante la crisis, poco más pidiendo que se conformaran lo que tenían.

Sonar como unos insensibles es una de las especialidades del PP, pero en realidad en este caso se han quedado cortos. Si miramos los datos de Eurostat, la renta mediana de los mayores de 65 años en España aumentó un 64%, una cifra mayor que cualquier otro grupo de edad. La cifra que debería preocuparnos está en el otro extremo de la pirámide poblacional: la renta de los españoles entre 18 y 24 años sólo aumentó un 9% en el mismo periodo, está aún hoy casi 30 puntos por debajo de su nivel antes de la gran recesión.

Los números, como de costumbre, esconden una historia compleja. En el lado de los pensionistas, el aumento de la renta mediana es el fruto de la combinación entre la oleada de jubilaciones de baby boomers, que abandonan el mercado laboral con salarios mucho más altos de media que generaciones anteriores, y una tasa de substitución inusualmente generosa comparada con otros países europeos. En el lado de los menores de 24 años, la gran recesión produjo un mercado laboral salvajemente hostil a nuevas incorporaciones debido a la brutal segmentación entre empleo temporal y fijo. Si a eso le sumamos el diseño del estado de bienestar español, muy poco redistributivo, el efecto fue un hundimiento del poder adquisitivo de los jóvenes, con efectos que se extenderán durante toda su vida laboral.

La paradoja, ante estas circunstancias, es que estemos hablando tanto sobre pensiones en primer lugar. Los jubilados son el único grupo social que superó la crisis con relativa calma; nuestro sistema de pensiones es el único rincón, junto con sanidad, donde nuestro estado de bienestar es realmente eficaz. Las cifras, además, indican que España seguramente no pueda permitirse pagar mucho más de lo que paga ahora, ya que las pensiones son ya muy generosas comparadas con los salarios.

El problema son los jóvenes, y el hecho que nadie en todo el espectro parlamentario parece hacerles demasiado caso. Todos los indicadores sociales relevantes (paro, salario, pobreza, riesgo de pobreza, ahorros, estabilidad laboral, acceso a vivienda) señalan con claridad que los grandes, abrumadores perdedores de la gran recesión en España son los nacidos entre 1980 y 1995. Son la generación que se come la crisis justo cuando empezaban a consolidarse en el mercado laboral o cuando intentaban incorporarse a él. Una vez empieza la recuperación económica, no sólo compiten con sus compañeros de cohorte para subirse de nuevo al tren, sino que además lo hacen con los miembros de cohortes más jóvenes, que no tienen un bagaje de años de paro haciendo feo en su CV. El estado de bienestar español, de carácter contributivo, no les ha protegido en absoluto, y han tenido que seguir dependiendo de su familia. Tenemos una generación entera de gente que ha alargado su adolescencia hasta los 30, y apenas hablamos de ellos.

En un mundo normal donde la izquierda habla sobre desigualdad, exclusión social o igualdad de oportunidades, los jóvenes serían, de muy lejos, el tema principal de debate para las fuerzas progresistas. En España, sin embargo, los dos sindicatos de trabajadores mayoritarios han dedicado su tiempo y energía a organizar una movilización social de jubilados que ya no están en el mercado de trabajo, que han sobrevivido a la crisis relativamente bien y que tienen ingresos garantizados de por vida, o al menos mientras el sistema de pensiones sea solvente. Es una situación absurda.

El motivo, como de costumbre, es que los jubilados votan en masa y con entusiasmo, mientras que los jóvenes no. Por añadido, los que serían los verdaderos beneficiarios de la clase de reformas en el estado de bienestar, mercado laboral, sistema educativo y demás que harían que las nuevas generaciones no se toparan con una serie infinita de contratos temporales y cero oportunidades para emanciparse no tienen aún 18 años, así que ayudarles no te sirve de nada electoralmente. Empeorando el problema, el envejecimiento de la población hace que hacerles la pelota a los jubilados sea cada vez más efectivo para ganar votos, mientras que las atroces tasas de natalidad derivadas de nuestra nula capacidad para ayudar a los jóvenes hace que ayudarles sea menos atractivo a medio plazo.

Esto coloca a la izquierda, huelga decirlo, en una posición complicada. No pueden ignorar a los jubilados, porque uno no gana elecciones sin ellos. Sin embargo, ayudarles más tiene retornos más bien escasos, porque son el grupo que justamente ya están bien protegidos. Al mismo tiempo, las pensiones son la joya de la corona del estado de bienestar, así que obviamente no pueden aceptar más recortes. Toda la energía, retórica y recursos organizativos que destinan a ello, sin embargo, aumenta el riesgo de alienar a aquellos que realmente han sido excluidos y maltratados por la crisis, que ven como la izquierda, una y otra vez, se preocupa más del estado de bienestar que no verán hasta aquí 30 ó 40 años que de los problemas a los que se enfrentan ahora.

Empeorando el dilema, el sistema de pensiones actual es insostenible si no cambiamos la tendencia demográfica y el mercado laboral para los jóvenes. La reforma del 2013, tan criticada, acepta esta realidad aritmética, haciendo que las pensiones dependan no de una cifra arbitraria, sino de la capacidad de pago de la economía española. En condiciones normales, esto debería animar a los políticos a buscar maneras de aumentar esta capacidad de pago, aprobando reformas estructurales orientadas a crear un mercado laboral donde los jóvenes no tienen sueldos catastróficos, cero estabilidad y ningunas ganas de tener hijos. A la práctica, sólo hablamos de pensiones, sin mirar al problema en su conjunto.

Lo fácil, ahora, sería pedir “valor” a los políticos de izquierdas. Ignorar los pensionistas por un momento, hablar claro. Decid en voz alta que sin reformas que favorezcan a los jóvenes, concentrando recursos escasos (y el dinero recaudado tras una subida de impuestos, que hará falta) en hacer la vida fácil a familias con hijos pequeños y gente que se acaba de incorporar en el mercado laboral, el sistema de pensiones se va al carajo. Decirles a los pensionistas que no habrá más recortes, pero que el gasto público para ellos no es prioritario, ya que sus hijos y nietos lo necesitan mucho más que ellos.

Esto es también, casi seguro, políticamente suicida, así que no van a hacerlo. Ciudadanos es quizás el único partido que medio lo intenta, y lo dice bajito y escondiéndose cada vez que sale un pensionista en televisión. La única forma de impulsar esta clase de reformas (urgentes, necesarias y la verdad, bastante obvias para cualquiera que le preste atención) es mediante un pacto de estado real, duradero y que permita a varios gobiernos en sucesión implementar políticas públicas en esta dirección.

Por supuesto, eso exige altura de miras y generosidad, no postureo. Dudo que los partidos hagan nada remotamente parecido esta legislatura. Aplazaremos el problema, otra vez, hasta la próxima recesión.

 

 

Jordi MERCADER, “Puigdemont no quiere ser símbolo de un fracaso” a Crónica Global (1-03-18)

https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/puigdemont-simbolo-fracaso_124472_102.html

Carles Puigdemont no tiene vocación de símbolo, lo ha dicho ahora que los suyos le quieren convertir en iconografía de la mitad de Cataluña. El presidente de la Generalitat cesado por el 155 también cree que, si el Parlament no le quiere como president, pues dejará de serlo. En realidad, hace meses que no lo es, salvo para el legitimismo militante, pero es justo en el momento que su mayoría en la cámara catalana está dispuesta a homenajearlo como presidente imposible cuando él se descuelga rechazando el pedestal.

Los reconocimientos alegóricos son en política como entierros solemnes, te dicen lo mucho que te quieren, te cubren de elogios pero te mandan al hoyo, en su caso, a la presidencia de una entidad privada de lujo republicano desde la que gesticular políticamente cuanto quiera, siempre y cuando los medios de comunicación sigan interesados en su figura.

A Puigdemont el homenaje se lo rinden los de su candidatura, los de su partido y los socios de gobierno pasado y futuro; nadie quiere expiar por más tiempo los errores del expresidente de la Generalitat en tiempos de la desobediencia. Lo han retrasado dos meses para no desairarlo, pero al final han aceptado la evidencia del primer minuto: no se puede gobernar desde Bruselas y él no ha estado nunca dispuesto a regresar para asumir el riesgo de la prisión preventiva y abrir una remota posibilidad a que los jueces le autorizaran la investidura. Al menos a Mas le enseñaron la puerta los de la CUP y eso siempre luce en un expediente de gentes de orden: víctima de los antisistema. Paradójicamente, los diputados de la CUP parecen ser ahora los más apenados por este ataque de realidad que ellos interpretan como un retorno a la autonomía, como si alguna vez se hubiera salido de ella.

Haría bien Puigdemont en renunciar a convertirse en icono de un fracaso. Porqué la simbología que puede proyectar no es ni muy brillante, ni unánime, ni fácil de argumentar. Su presidencia será recordada por el intento frustrado de proclamar un Estado catalán, de haber lanzado a la calle a las bases independentistas, retrocediendo él y su gobierno sin preaviso a los movilizados en cuanto se dieron cuenta del poder del Estado y del peligro explícito de la desobediencia. Claro que, cuando su media Cataluña se refiere a su carácter simbólico, no se refiere a este bagaje.

Para la mayoría del Parlament, Puigdemont personifica el mérito de haber forzado al Estado a enseñar su peor cara, la de la represión policial, la intransigencia, el recurso fácil a la prisión preventiva y la amenaza penal con delitos exorbitados para muchos juristas. También representa la fuerza electoral consolidada por el independentismo. Sin embargo, esta estatua relumbrante del exiliado perseguido por España tiene los pies de barro. Hasta ahora nadie con un mínimo de poder real en Europa y en el mundo ha aceptado la tesis de que el Estado español no se corresponda con un Estado de derecho homologable, plagado de déficits y tics autoritarios, pero homologado por sus iguales. Y así no hay manera de ser emblema de nada.

El fantasma del Parlament proclamando la desaparición del Estado de derecho en Cataluña da mucho más miedo a los gobiernos europeos que la imagen terrible de la policía española aporreando a inocentes votantes en una jornada de movilización democrática. Eso es así, para bien y para mal.

Puigdemont hace bien en rechazar convertirse en efigie de una legitimidad discutible y contestada como mínimo por la mitad (la otra) de los catalanes, a menos que esté dispuesto a asumir las contradicciones a las que ha sucumbido durante su mandato al frente del independentismo, las pésimas consecuencias que sus decisiones han tenido para el país y la desorientación creada en sus propias filas con su huida a Bruselas para evitar la cárcel.

Pero es muy lógico sospechar que todo es una pose para que dejen de llamarle símbolo y le reconozcan como der indiscutible del combate por la independencia. Y aunque no fuera simplemente una treta para crear mala conciencia a los suyos, hay que hacerse también a la idea de que la prudencia representada ayer será difícil de sostener cuando le cubran de elogios para justificar su propuesta de seguir adelante sin él, eso sí, tras auparle a la presidencia de una entidad privada donde guardar el recuerdo de una república soñada.

 

Entrevista a Albert BRANCHADELL a eldiario.es (23-02-18)

http://www.eldiario.es/catalunya/inmersion-linguistica-usuarios-catalan-actual_0_743325893.html

Albert Branchadell (Barcelona, 1964) es profesor de Filología Catalana y actualmente ocupa el cargo de Decano de la Facultad de Traducción e Interpretación de la UAB. A lo largo de su trayectoria, ha asesorado a organismos como la Comisión de Expertos del Observatorio de la Lengua Catalana o de la Dirección General de Política Lingüística de la Generalitat.

Buen conocedor de los sistemas lingüísticos en los distintos países europeos, constata que no hay caso como el de la inmersión catalana, aunque tampoco ninguna lengua regional que goce de la vitalidad del catalán en España o en Europa.

Branchadell defiende que el modelo de enseñanza en catalán ha logrado que los jóvenes sean hoy bilingües en Catalunya, aunque no cierra la puerta a que, con mayor flexibilidad, se puedan incorporar otras lenguas vehiculares, entre ellas el castellano, en función del perfil de alumnado. Eso sí, a criterio de los docentes y no de la Administración central, que  se plantea ahora poner fin a la inmersión via 155.

Vamos a empezar por el principio. ¿Qué es la inmersión lingüística?

No solemos usar bien el término. Originalmente la inmersión es un sistema de enseñanza en el que los alumnos reciben enseñanza en otra lengua que no es la suya habitual. Por lo tanto, enseñar en catalán a un catalanoparlante técnicamente no es inmersión. Así que lo usamos inapropiadamente para designar otra cosa, que es el uso del catalán como lengua vehicular en las escuelas.

Ahora parece que la discusión es si esta lengua vehicular debe ser la única. En otros modelos no es así. En España hay casos como el País Vasco, donde existe cierta capacidad de elección de las familias, lo mismo que sucedía en la Comunidad Valenciana hasta hace poco. Y si salimos afuera, hay casos claros de lo que se llama ‘separatismo lingüístico’, modelos en los que las familias pueden escoger y otros que no. Algunos lo han planteado para Catalunya, pero tampoco queda muy claro si hablamos de dos líneas separadas o de bilingüismo.

Algunas familias reclaman su derecho a escoger la lengua de la escuela de sus hijos, en este caso el castellano. ¿Existe tal derecho?

Este derecho no está reconocido en España. El Constitucional lo ha corroborado: no existe el derecho a escoger la lengua de escolarización de tus hijos. La novedad de los últimos años es que el TC ha formulado el requerimiento de que las escuelas usen el castellano en un porcentaje determinado del currículum, pero esta es una decisión controvertida, que tiene ramificaciones políticas y jurídicas. Hay quien discute que el TC se ha extralimitado a la hora de fijar un 25% de castellano sin ningún criterio pedagógico.

Este porcentaje del 25% corresponde a las horas de una asignatura troncal además la de Lengua Castellana. ¿Tiene fundamento pedagógico o lingüístico?

No está fundamentado. La pregunta es si debe ser necesario que un porcentaje del currículum sea en castellano. Se puede discutir, pero puede oscilar entre el cero y más del 25% en función de la escuela y del perfil de su alumnado. Lo que perdemos de vista aquí es qué queremos conseguir en términos lingüísticos del sistema educativo. Si queremos conseguir el bilingüismo del alumnado, hay quien cree que solo se puede con el sistema de inmersión. Pero la experiencia nos dice que se puede de otras formas, quizás con más flexibilidad con las lenguas vehiculares.

De entrada, la inmersión ha conseguido este objetivo: conseguir que los que obtienen la ESO tengan dominio de ambas lenguas. ¿No es así?

Esto es indiscutible. Ningún informe, estudio o encuesta demostrará el contrario. Los niños que se han escolarizado en la inmersión tienen una competencia comparable en castellano y catalán, pero eso no quita que esto se pueda conseguir con otros sistemas. Hay escuelas que ya enseñan parte de la docencia en inglés y esto no ha afectado al aprendizaje del catalán. Incluso desde hace algunos años hay colegios en los que se imparten algunos contenidos en castellano.

Un 14% del total de centros educativos, según la Generalitat.

Y tampoco parece que afecte negativamente a la competencia en catalán. Lo que pasa es que la discusión es de carácter político y ideológico. Hay quien cree que la escuela ha de ser en catalán porque estamos en Catalunya, y que el modelo debe diseñarlo el legislador catalán sin interferencias exteriores, y luego están los que creen que la inmersión es condenable porque aparca el castellano. El problema de estos últimos es que su demanda no tiene base empírica. El famoso mito del niño de Olot que no sabe hablar castellano no tiene ningún fundamento. No aparece ni en los estudios del Ministerio ni en las pruebas externas de la Generalitat ni en la Selectividad.

¿Quién debería decidir cuál es la lengua vehicular de un colegio?

Si realmente creyéramos en la autonomía de los centros, deberían ser estos en función de la composición de su alumnado. Esto hasta hace poco era muy difícil porque había mucho centralismo educativo y había poco margen. Pero el proyecto lingüístico, en virtud de la Ley de Educación, ahora se puede modular. No tiene sentido que la Generalitat diga le diga a una escuela del Baix Llobregat que tenga un modelo u otro, sino que debería hacerlo ese centro viendo la composición de su alumnado. Así, podría haber desde escuelas que hacen un 0% en castellano porque no lo necesitan hasta algunas que quizás hagan un 40% si lo requieren. Aunque esta última no se si la encontraríamos.

En la actualidad, si una familia acude al juzgado para pedir enseñanza bilingüe para su hijo, este obliga a los maestros a dar un 25% de las clases del niño o niña en esta lengua. ¿Qué le parece?

Esto no tiene precedentes en derecho en ningún país de la galaxia. Es un dispositivo muy dudoso e injusto para los alumnos que no han hecho esa solicitud. Viene del Constitucional, de la célebre sentencia sobre el Estatut de 2010, que dijo que el límite era no excluir el castellano como lengua vehicular. Ahí se cocinó la teoría del 25%, pero este porcentaje es arbitrario. Algunas escuelas ya lo hacen, otras no.

¿Qué papel ha jugado la inmersión en la salud del catalán a día de hoy?

Sin la inmersión no tendríamos el nivel de usuarios del catalán que hay ahora. Ya no por el uso espontáneo u oral, que es relativo, sino por ejemplo el consumo cultural en catalán: medios de comunicación, cine, estudios superiores… Sin la competencia que proporciona la inmersión no podríamos. Las lenguas minoritarias sin este dispositivo están mucho más retrasadas en este sentido. Solo falta ir a mirar como está el valenciano o el gallego. O el occitano o el bretón en Francia. El catalán está a años luz de estas lenguas gracias al apoyo institucional y a la escuela.

¿Hay algún modelo que se parezca al catalán en otros países de Europa?

En Europa predomina el sistema de lengua vehicular única, como pasa con las lenguas estatales en España, Francia, Italia… Sobre lenguas regionales no hay casos comparables con el catalán, donde en el territorio regional se tenga solo esa lengua como única. Existen inmersiones, como por ejemplo en Francia con escuelas privadas en bretón, occitano o catalán. Existen otros contextos en los que impera el separatismo como en el Tirol del sur, con escuelas en italiano y otras en alemán. En ese caso, se llegó a crear una asociación de familias italianófonas que pedían inmersión en alemán porque si no no conseguían una competencia suficiente en alemán para vivir en sociedad.

Justo eso es lo que ocurrió en los 80 en Catalunya con algunas familias castellanohablantes, de barrios populares, que pedían que sus hijos estudiaran en catalán porque si no no lo iban a aprender.

La demanda de catalán viene de aquí, sí. Aunque tampoco sabemos si lo que querían era inmersión para toda la vida. Esto nos llevaría a hablar del consenso en torno a la inmersión. La Ley de Normalización Lingüística de 1983 se aprobó en el Parlament con solo una abstención. Pero si hoy votáramos esa ley, tendríamos como mínimo a 40 diputados en contra, los de Ciudadanos y el PP.

Antes he preguntado por modelos parecidos de inmersión en Europa ¿Hay otros casos en los que la lengua regional tenga la vitalidad del catalán?

Solo cuando las lenguas regionales son a su vez lenguas de Estados vecinos. Como el alemán en el Tirol del Sur, que tiene altísima vitalidad porque tiene el apoyo del Estado austriaco y medios de comunicación austriacos. O el sueco en Finlandia, que además tiene apoyo incondicional del Estado finlandés, que obliga a todos los alumnos a aprenderlo para que sean bilingües. Pero si hablamos de lenguas que no son estatales, el catalán es la líder indiscutible de la clasificación.

En Catalunya los jóvenes dominan catalán y castellano de forma parecida. ¿Pasa lo mismo con el resto de lenguas minoritarias en España?

La competencia en catalán de los catalanes es superior a la de los valencianos, o a la de los gallegos en gallego. Es como la ley de la física: a mayor exposición a la lengua, más competencia consigues. En el País Valenciano hablan ahora de un sistema de plurilingüismo, pero el objetivo es que al menos el 50% del currículum en todas las escuelas se imparta en valenciano. En el País Vasco, pese a que el sistema es de libre elección, hay cierta concentración de los alumnos en el modelo D, en euskera, porque las familias saben que para lograr una buena competencia en euskera necesitan una escuela en euskera. En Catalunya probablemente pasaría lo mismo.

¿Recibir clases en una lengua que no sea la materna es perjudicial?

De nuevo, depende. Si a una criatura que no conoce la lengua la pones a hacer física en Cuarto de ESO igual le costará. Pero si lo preparas desde P-3, no. Más aun cuando las lenguas son parecidas genéticamente. En el País Vasco o Bélgica, si lo haces es un problema, porque las lenguas son de familias diferentes. Pero la docencia en catalán no lleva problemas a los alumnos. Y en cualquier caso hablamos de dificultades de comprensión, que son resolubles en poco tiempo. Para nada genera traumas cognitivos. Es que el sistema de inmersión funciona bien. Los alumnos van adquiriendo las dos lenguas y son capaces de aprender en cualquiera de las dos.

¿Qué le parece la idea de que las lenguas minoritarias se puedan estudiar en todos los colegios en España? ¿Es inusual que no se pueda?

Es bastante extraño, sí. Aunque tampoco hay demasiados precedentes en otros países. Aparte de Suiza, Finlandia o Bélgica, donde todas las lenguas son oficiales, si vamos a casos como Francia o Italia es impensable.. Puede ser una propuesta bien intencionada, pero lo veo más como una oferta cultural. El catalán todavía, porque tiene potencial, pero el euskera tendría sentido como divulgación cultural, pero no llegar a ningún nivel de habla. Veo más interesante potenciar uso de otras lenguas en medios públicos o organismos institucionales del Estado que en el ámbito educativo.

Si tuviera que hacer balance sobre cómo la Administración ha tratado a las lenguas regionales, ¿cuál sería su diagnóstico? 

Si comparamos a España con Francia o Grecia, es el paraíso. Ha reconocido la oficialidad sin restricciones a nivel regional. Solo hay que ver el caso catalán o el vasco a un lado y otro de la frontera. En este sentido, el balance es positivo. La oficialidad es real, tiene presencia en instituciones, sistema educativo, medios públicos… Peros. Es fácil encontrar ámbitos en los que el reconocimiento de las lenguas regionales es insuficiente. En la justicia no hemos hecho las cosas bien, España se resiste a introducir el requisito lingüístico para los jueces desde hace años, y esto no pasa en Suiza, Bélgica o Finlandia, modelos que nos indican la distancia. El otro punto débil es el reconocimiento de las lenguas en las instituciones del Estado. Se puede usar el catalán en algunas comisiones del Senado, pero ya está. Podríamos decir que estamos a medio camino.

¿Y ahora vamos hacia adelante o hacia atrás?

Hasta ahora íbamos hacia adelante, pero en el actual momento político parece que se plantean medidas que van hacia atrás. Veremos si es algo coyuntural o no.

 

 

Fernando BRONCANO, “Razón y tragedia: la superioridad moral de la izquierda” a El Confidencial (27-02-18)

https://blogs.elconfidencial.com/cultura/tribuna/2018-02-27/ignacio-sanchez-cuenca-superioridad-moral-izquierda_1527559/

Un título así te puede hacer levantar del asiento o, si ya moras en el estado de abulia política, levantar la ceja. Ignacio Sánchez-Cuenca se ha atrevido a intitular así su último libro, ‘La superioridad moral de la izquierda’ (Lengua de Trapo/CTXT, 2018) que corresponde exactamente a la tesis que defiende: la izquierda tiene una superioridad moral sobre la derecha porque defiende ideales humanos mucho mejores que su adversario político. Sus valores tienen mayor sensibilidad hacia la injusticia y el sufrimiento humanos y por ello tiende a producir cambios en las sociedades que promuevan esos valores. La derecha, por el contrario, desconfía de los cambios y tiende a resistirse a cualquier transformación del estatus quo.

Ignacio Sánchez-Cuenca es, antes que nada, un reputado y profundo sociólogo de la política y, en segundo lugar, un polemista político que no suele tener recelo para embarcarse en polémicas públicas. Su libro ‘La desfachatez intelectual’ (2016) provocó un alud de airadas respuestas por parte de la Alta Iglesia intelectual de la Transición que predica en los medios de PRISA. Poca gente es capaz de pisar esos charcos. Ahora, entra en los territorios pantanosos de la creciente discusión sobre las políticas de izquierda en el contexto inmediato, que en buena parte han suscitado diversas intervenciones de El Confidencial. A nadie se le escapa que el debate político después del Brexit, Trump, Macron/Marine Le Pen y Ciudadanos/Podemos, está solo comenzando a desarrollarse. Y no solo por razones electorales sino, sobre todo, por razones históricas. Siglo XXI.

Expuesta la idea central del libro como enunciaba el primer párrafo, parece una superficialidad a la que cabría responder con un sí o un no cansinos dependiendo de los gustos del oyente o lector. El caso es que Sánchez-Cuenca extrae ricos minerales teóricos de esta veta aparentemente agotada. Porque es una hipótesis mucho más audaz de lo que parece. En primer lugar, porque implica una teoría de las ideologías bastante diferente a las más extendidas. Las ideologías, sostiene, son complejos de valores que permiten juzgar de forma emocionalmente sesgada las experiencias y hechos sociales. En segundo lugar, porque, una vez establecido, este primer punto plantea dos consecuencias que a primera vista uno diría que son contradictorias, pero que a segunda vista se explanan en una lectura audaz de los claroscuros de la historia de la izquierda: 1) si no somos relativistas, es correcto afirmar que la ideología de izquierdas es superior moralmente a la ideología de derechas; 2) la superioridad moral de la izquierda explica los grandes desastres y crímenes de la izquierda y su posible (o segura) inferioridad intelectual frente a la ideología de la derecha. Ahora ya es menos superficial la tesis, ¿verdad? Incluso el abúlico levanta las dos cejas.

Nada como una contradicción para estimular el apetito: ¿cómo se pueden afirmar estas dos tesis a la vez y no estar loco? El bolero que escribió Richard Dannenberg e hizo imprescindible Antonio Machín, da en el clavo de la estrategia del libro. División del trabajo político: entre el amor prohibido por la utopía y la compañía sagrada de la seguridad y estabilidad. Los problemas nacen cuando se desequilibran los amores. La izquierda, encerrada en la superioridad moral que tiene y de la que es consciente, históricamente ha producido una cascada interminable de divisiones (recuerda el viejo chiste: “¿Qué es un troskista? Un partido. ¿Qué son dos troskistas? Un partido y una corriente. ¿Qué son tres troskistas? Un partido, una corriente y una escisión”). La superioridad moral produce intolerancia. También produce, sostiene Sánchez-Cuenca, insensibilidad a todo lo que no sea el camino de la utopía. O sea, indiferencia a los medios con respecto al fin. Todo lo que la crítica moral ha denunciado como el gran pecado de la insolencia moral o intelectual: subordinación instrumental de los medios, que, de acuerdo con la mejor tradición crítica, está en la base de los grandes crímenes de la humanidad independientemente de que sean producto del fascismo o del comunismo.

Revoluciones y resistencias

Sánchez-Cuenca, con la distancia y equilibrio de gran sociólogo, indica las condiciones tan duras en las que la izquierda comunista tuvo que desarrollar sus políticas en tantas revoluciones y contra tan crueles resistencias y de ahí el callo en la sensibilidad al sufrimiento de los enemigos que desarrollaron los partidos comunistas. Ahora, ¿qué pasa en un mundo en el que esta experiencia histórica de crueldad común de fascismos y comunismos ya es parte de la experiencia común? Pues lo que ha pasado: la dificultad para convencer de la posibilidad de un futuro mejor y el triunfo del neoliberalismo, ante el que la izquierda se ha visto impotente para responder a sus sarcasmos. A cada reclamo moral se responde con una experiencia de las muchas de fracaso histórico de los experimentos socialistas.

La peor de todas las derrotas de la izquierda -sostiene Sánchez-Cuenca- ha sido la de la socialdemocracia, que había supuesto el gran compromiso entre la superioridad moral y la conciencia intelectual del mundo real. La tesis del libro es que el gran tiempo de la socialdemocracia combinó la superioridad moral con una conciencia realista de qué puede ser transformado sin provocar peores daños. La socialdemocracia habría sido un histórico (y desgraciadamente fracasado) experimento de hacer compatible la sensibilidad a las injusticias y la sensibilidad a las estructuras reales de las sociedades. La avenida del neoliberalismo y la economía de la financiarización y globalización de la economía, reconoce, ha producido un nuevo contexto en el que la vieja socialdemocracia sustituyó su componente moral y comunitarista por una creciente sumisión a economistas y tecnócratas que eran absolutamente insensibles a los componentes morales de la izquierda y que terminaron comprando en su totalidad el lote del liberalismo. Amén. Me hubiera gustado escribir un libro como éste. Acuerdo casi total, que matizaré con unas breves observaciones.

La melancolía del límite

La primera nace del contexto en el que Sánchez-Cuenca sitúa con claridad sus tesis abstractas y filosóficas: la realidad española presente, sobre la que se lamenta del declive quizás irreversible de la socialdemocracia y se pregunta su hay esperanza en los nuevos movimientos que reinvindican las políticas socialdemócratas bajo nuevos formatos de acción política. Sostiene que esa esperanza será posible siempre que reconozcan que la insolencia moral de la superioridad moral de la izquierda produce ceguera hacia los hechos y estructuras de lo real, y que hay límites a la voluntad de transformación de los que deben ser conscientes. Bienvenidos, eso sí, porque han propuesto nuevos modos de conectar con las generaciones que habían perdido la confianza en el lenguaje mismo de la política. Sánchez-Cuenca observa, con perspicacia, que los nuevos movimientos están prometiendo en un gran ejercicio de melancolía, las viejas políticas socialdemócratas de establecer límites al capitalismo.

Que los nuevos movimientos han oído el mensaje lo prueba el que Íñigo Errejón prologue el libro y compre el paquete de diagnóstico moral y político, quizás con matices que no expresa en su texto. Dada la representatividad de Errejón de la nueva política, el punto es, entonces, si la tesis de Sánchez-Cuenca de la superioridad moral de la izquierda contrastada con la mayor sensibilidad intelectual de la derecha permitiría, bajo estas nuevas políticas de presentación (hegemonía, participación, transformación… ) una alternativa al fracaso de la socialdemocracia bajo el marco del neoliberalismo y la nueva economía globalizada. No puedo estar más de acuerdo en lo sustantivo.

El debate que se está desarrollando, tanto en el ámbito de la izquierda española como en de la otra, la terráquea, tiene que ver con los adjetivos. Depende de cómo analicemos el tipo de sociedad y capitalismo en el que estamos entrando, así podremos desarrollar diagnósticos acerca de por qué la izquierda no ciega a los hechos ha podido equivocarse. La nueva izquierda, que nace de la revolución nunca terminada de mayo del 68, se fijó en otros elementos que la pura economía y abrió el espectro de desigualdades de género, raza, cultura, clase, .., al tiempo que estableció nuevos horizontes de lo que debe ser la política. ¿Cómo reunir a los subyugados bajo una única indignación moral contra la injusticia, cuando a veces las injusticias que son reconocidas por algunos grupos son ciegas a las injusticias que estos mismos grupos cometen respecto a otros subordinados? En filosofía política se denomina “post-fundacionalismo” al reconocimiento de que las democracias no pueden ya asentarse sobre suelos firmes de construcción de un sujeto político fuerte puesto que las tensiones que atraviesan la sociedad también lo hacen cuando un movimiento popular trata de transformar el estatus quo. La nueva izquierda, originada en la idea gramsciana de hegemonía, ha desarrollado un nuevo vocablo: “articulación” de las demandas de los plebeyos, a veces enfrentados entre sí, en una nueva forma de demanda social, superior moralmente: feminismos del 99%; dañados por la desigualdad del 99%; excluidos por los supremacismos culturales y raciales del 99%, …, un anillo para unirlos a todos.

Sánchez-Cuenca admite que la vieja idea de la socialdemocracia está en lo correcto en lo que respecta al viejo programa de transformaciones cuidadosas y reformistas, pero está equivocada en no haber entendido que el mundo moral, ideológico y vital de las nuevas generaciones bajo el neoliberalismo ha cambiado. Íñigo Errejón propone que la idea de hegemonía puede producir la articulación de demandas y critica que los críticos que plantean que hay que preservar viejos lemas y términos de la izquierda al final son una suerte de nuevos idealistas nominalistas que se agarran a términos consagrados, llenos de carga simbólica (“clase obrera”, “izquierda”,…) creyendo que las palabras cambian el mundo. Es bastante cierto este diagnóstico, aunque aún está por ver si los nuevos conceptos dan nombre a nuevas políticas o simplemente re-bautizan las viejas.

¿Es tan superior la izquierda?

La tesis central del libro, pues, sería que una nueva división del trabajo basada en la superioridad de la propuesta moral de la izquierda, sumada a la lucidez frente a los hechos de la derecha, presentada en nuevas modalidades de construcción de la democracia podría resolver los dos fracasos históricos del comunismo y la socialdemocracia. Yo plantearía dos matices a esta propuesta, desde un acuerdo general. En mi modesta opinión, me parece que la izquierda no es tan superior moralmente a la derecha. Aunque sus valores sean superiores, se le escapan otros componentes esenciales de la cultura, entre los que están los rituales, por ejemplo, en los que la izquierda es claramente inferior, cuando tantos antropólogos y sociólogos culturales han mostrado su importancia en la producción y reproducción social. Se le escapan también los elementos simbólicos. La izquierda ha tenido un problema permanente con los símbolos donde la gente deposita lo común. A veces canciones, a veces trapos que llamamos banderas, a veces gente que no son sino representaciones de los deseos colectivos. La izquierda ha sido muchas veces ciega a las formas indirectas, estéticas, en las que la gente deposita en ciertos símbolos y rituales sus deseos de otra forma de vivir. Y esa ceguera produce también sordera a las demandas que no siempre se hacen directamente. Como el llanto de los niños, a veces ciertas formas de expresión dicen algo distinto a lo que enuncian.

En segundo lugar, no estoy tan seguro de que la izquierda sea tan inferior intelectualmente. Gracias a la izquierda, en sus múltiples acepciones, hemos descubierto, en una larga, dolorosa, experiencia histórica, los límites de la sociedad construida sobre las “manos ocultas” de la evolución y el mercado. Los bienes públicos y los bienes comunes, como fracasos de mercado, pero bienes en los que se juega la historia de la humanidad como especie, son el gran descubrimiento de la izquierda. De otras izquierdas que no son solamente la comunista o la socialdemócrata. Por supuesto la feminista y su reivindicación del cuidado. La ecologista y su reivindicación de la fraternidad con las generaciones futuras. La anarquista, en sus mejores acepciones no estigmatizadas, de la reivindicación de que la democracia radical y el apoyo mutuo caen o se sostienen juntos. El problema, de nuevo, es que tal vez las prisas en la toma del poder hayan dejado a un lado el trabajo serio, a medio y largo plazo, de hacer convincentes las propuestas de cambios y transformaciones realmente posibles, que exigen mucho detalle y cuidadoso planeamiento. Es lamentable que un movimiento histórico que lleva tantos años de resistencia caiga en las prisas de las oportunidades inmediatas, olvidando el enorme caudal de conocimientos y experiencias que han ido formando un patrimonio histórico de la humanidad acerca de sus propias miserias. La izquierda no tiene inferioridad intelectual respecto a la derecha. Tal vez, sea más vaga para ejercer sus aptitudes.

 

 

Javier BORRÁS, “El ‘reaganismo de izquierdas’ que ha hundido al Partido Demócrata” a esglobal (26-02-18)

https://www.esglobal.org/reaganismo-izquierdas-ha-hundido-al-partido-democrata/

Todo empezó con un artículo en The New York Times. El ensayista Mark Lilla abrió un debate que ha sacudido a la izquierda estadounidense: ¿fue acertado que la campaña de los demócratas se centrara en la identidad -sexual, racial- de los votantes, especialmente de las minorías, en vez de lanzar un mensaje transversal que buscara apelar a todos los estadounidenses? La respuesta de Lilla es clara: esa estrategia resultó un completo desastre, y allí está la victoria de Trump para demostrarlo. Los mensajes fragmentados y destinados únicamente a sectores como la comunidad negra, los transexuales, las mujeres (proaborto) o los latinos, impidieron que porciones importantes de la población (la clase obrera blanca, los religiosos evangélicos) se sintieran incluidos en este mensaje, cosa que hizo que, en buena parte, acabaran votando a Trump. Se utilizó el lenguaje de identidad que la intelligentsia elitista de izquierdas suele usar en su burbuja universitaria y en los movimientos sociales, pero que no llega a buena parte de esa América profunda que queda tan lejos de las costas ricas de Estados Unidos. Y, por tanto, aunque la campaña de los demócratas tenía las mejores y más morales intenciones, falló en lo prioritario que garantizaba poder hacer efectivos todos esos sueños progresistas: ganar las elecciones.

Esta es la tesis del libro The once and the future liberal, de Mark Lilla, un desarrollo en forma de ensayo -directo, potente y bien escrito- del artículo con el que abrió la polémica en The Times. El autor deja claro el objetivo de su libro: realizar una crítica constructiva a la izquierda estadounidense, para que los demócratas puedan volver a ganar las elecciones, tanto en la esfera local como en la nacional. Una nueva estrategia basada en lo útil y no en lo autocomplaciente. Para eso, los progresistas americanos deben dejar de lado las “políticas de identidad” y crear un mensaje y proyecto común con el que todos los estadounidenses puedan sentirse identificados, un nuevo “nosotros” colectivo. Basta de, por ejemplo, poner candidatos negros que hablen sólo de su “negritud” y de los problemas que han padecido por ello. Porque eso sólo apela a un sector concreto de la población: en cambio, si ese mismo candidato negro habla de “igualdad de derechos civiles”, un blanco o un latino también puede sentirse apelado, ya que es un derecho que comparten, no una diferencia que los aleja. Hay que decir que esta crítica de Lilla no ha sido demasiado bien recibida: le han comparado con miembros del Ku Klux Klan, le han acusado de querer marginar a las minorías para favorecer a los blancos o de pasar por alto el uso del identitarismo que ha servido a Trump y a otros republicanos precedentes.

Pero, ¿qué son exactamente las “políticas de identidad” a las que apunta Lilla? Una definición provocativa, pero a la vez clara es la siguiente: son un reaganismo de izquierdas. En The once and the future liberal el autor defiende que ha habido dos grandes corrientes políticas en Estados Unidos en el siglo pasado: la de Roosevelt y la de Reagan. La de Roosevelt apelaba a una concepción política y común de los americanos, donde el esfuerzo conjunto entre ciudadanos y Estado levantó al país después de la depresión económica del 29 y derrotaría el fascismo en la Segunda Guerra Mundial. Aunque Roosevelt murió en 1945, su visión continuó con los posteriores presidentes, tanto demócratas como republicanos, explica Lilla. El cambio se produjo con una nueva idea nacional que ha dominado la política americana hasta ahora: la doctrina de Reagan, es decir, una visión antipolítica de la sociedad estadounidense, donde los objetivos y el enriquecimiento individual tienen prioridad sobre lo común, y el Gobierno es la barrera principal a la libertad y los derechos.

Lilla argumenta que, al igual que la visión de Roosevelt afectó a los republicanos -que, durante esa época, realizaron programas sociales y estatales progresistas-, los demócratas también se vieron imbuidos por el modelo de sociedad que Reagan consiguió instaurar como cosmovisión de la mayoría de americanos. Del “nosotros” común de Roosevelt se pasó al “yo” de la identidad del individuo: en el caso demócrata, una división basada en causas justas y progresistas -el feminismo, la lucha contra la discriminación racial, el matrimonio homosexual- pero que, al constituir la identidad y el compromiso único de las personas que las abanderan, fragmentaban la izquierda de la misma manera que Reagan había hecho con la sociedad. El “nosotros” se veía como algo opresor y el “yo” como la única fuente legítima para fundamentar la política.

El caldo de cultivo de esta visión identitaria del progresismo americano, explica Lilla, ha sido el campus universitario. Mientras que hace décadas la mayoría de militantes y líderes demócratas salían de los sindicatos y del mundo del trabajo urbano y rural, buena parte de la intelligentsia progresista actual está formada por jóvenes de clase media y alta educados en universidades de ambas costas de Estados Unidos, que al acabar sus estudios se dedican a profesiones liberales donde -básicamente- mantienen el mismo ambiente e ideas que en su etapa en el campus. La descripción que hace Lilla de esta nueva hornada liberal es bastante dura, y pone un ejemplo de una chica que acaba de llegar a la universidad para ilustrarlo: “Va a clases donde lee la historia de los movimientos sociales relacionados con lo que ha decidido que es su identidad, y lee a autores que comparten esa misma identidad. (…) En estos cursos también descubre un hecho sorprendente y esperanzador: que aunque ella venga de un confortable ambiente de clase media, su identidad le confiere el estatus de víctima. Este descubrimiento quizá le inspira a unirse un grupo del campus que participa en un movimiento social. La línea entre el autoanálisis y la acción política es ahora completamente confusa. Su interés político es real pero circunscrito a los confines de su autodefinición. Los asuntos que entran en estos confines ahora tienen una importancia inminente y su posición sobre ellos no admite negociación; los asuntos que no tocan su identidad ni siquiera los percibe. Ni a la gente afectada por ellos”.

Esta visión también excluye el debate argumentativo: la autoridad no está basada en la racionalidad o calidad de los argumentos, sino en la identidad de la voz que expone su visión. No hay un “espacio imparcial para el diálogo”, cosa que lo hace inútil. El problema profundo, argumenta Lilla, no se trata de anécdotas particulares que puedan suceder en el campus universitario (y que los medios de derecha suelen usar para ridiculizar al progresismo), sino que la mayoría de esta hornada de nuevos activistas cada vez están más incapacitados para convencer a alguien diferente a ellos -algo imprescindible en unas elecciones democráticas-, ya que su mensaje político se reduce, a grandes rasgos, a explicar la vivencia de su propia identidad. En palabras de Lilla: “Las elecciones no son grupos de oración y nadie está interesado en tu testimonio personal. No son sesiones de terapia ni ocasiones para obtener reconocimiento”. El autor ha puesto como un ejemplo a seguir el caso de Danica Roem, transexual elegida como legisladora en Virginia, en la que -no escondiendo nunca su orgullo LGTB- “su campaña no estuvo basada en el hecho de ser transexual. Habló sobre asuntos que afectaban a la mayoría de personas y no picó en la trampa de su oponente de hacer de su género el asunto principal”.

Estos nuevos activistas tampoco son capaces, explica Lilla, de irse a comer con una familia evangélica blanca e intentar comprender el por qué de su rechazo al “elitismo universitario progresista” que ellos representan. O entender que la gente real puede ser diferente a lo que han leído en los seminarios de su facultad, o los tópicos que han ridiculizado en las charlas o fiestas de -únicamente- alumnos de su extracción social e identidad compartida. Lilla, proveniente de una familia obrera de Michigan, conoció este elitismo de izquierdas cuando consiguió una beca para estudiar en la universidad: “De repente estaba siendo sermoneado acerca de la clase obrera por los hijos de los ejecutivos de la Ford”. Con unos orígenes similares, uno de los pocos políticos que Lilla cita en su libro es Bernie Sanders, que ya alertó de cómo las “políticas de identidad” podían dejar al margen factores tan importantes como la clase social: “Vengo de la clase obrera blanca y estoy profundamente humillado de que el Partido Demócrata no pueda hablar a la gente de la que provengo”.

Otra dura crítica de Lilla es hacia los movimientos sociales. Su importancia y efectividad, asegura el autor, es mucho menor de lo que defiende buena parte de la izquierda de las identidades. Aunque su participación en ellos ofrece menos conflictos internos e incomodidades que la militancia en un partido político, su capacidad de cambio real es mucho menor. Lilla es claro: “No necesitamos más marchas. Necesitamos más alcaldes”. Además, considera que buena parte de este nuevo activismo se ha convertido más en un modo de buscar la “autenticidad del yo” (otra vez la influencia del individualismo reaganiano) que en un mecanismo efectivo de presión real, como lo fueron los colectivos contra la guerra, el medio ambiente o el desarme nuclear, que apelaban al país en conjunto y no sólo a un grupo concreto. Lilla diferencia entre gran parte del activismo feminista y el racismo que existe hoy en día del que se hacía, por ejemplo, en los 60. Mientras que el mensaje de Martin Luther King fue exitoso porque los principios a los que apelaba eran comunes a todos los americanos -igualdad digna y legal entre unos mismos ciudadanos-, el caso del movimiento Black Lives Matter es, para el autor, “un ejemplo de libro sobre como no construir solidaridad”.

Pese a toda esta crítica demoledora, la posición esencial de Lilla es optimista. La victoria de Trump es una gran derrota para los demócratas, pero todavía más para los republicanos, que han visto caer a su establishment tradicional y ven el final de la cosmovisión reaganista que había durado desde los 80. Esta destrucción trumpiana ofrece la oportunidad a la izquierda de imaginar una nueva visión colectiva y política. Se ha dicho desde ámbitos liberales que no pasa nada si en el futuro no hay grandes líderes ni grandes relatos: la lección de Lilla es que frases reconfortantes como éstas sólo nos dejan satisfechos ante nuestras respectivas parroquias. Si queremos realizar cambios reales, no es suficiente con que nos creamos los más listos o los más especiales. Porque otros bajarán al barro y ganarán.

 

 

Mario VARGAS LLOSA. La llamada de la tribu. Alfaguara. Madrid, 2018

Entrevista a Vargas Llosa a El País Semanal (25-02-18)

https://elpais.com/elpais/2018/02/15/eps/1518713349_374841.html

MARIO VARGAS LLOSA está en plena forma. Combativo, desbordante, de carcajada fácil, el premio Nobel (Arequipa, Perú, 1936) se multiplica en viajes y en frentes intelectuales, urdiendo ficciones y escudriñando realidades. Esta semana publica su ensayo La llamada de la tribu (Alfaguara), un alegato a favor del pensamiento liberal a través de siete autores que le influyeron y a los que rinde homenaje: Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich von Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean-François Revel. Voces de una corriente que reivindica al individuo como ser soberano y responsable, y a la libertad como valor supremo; que defiende la democracia y la separación de poderes como el sistema que mejor concilia los valores contradictorios de la sociedad. Una doctrina que reacciona frente al “espíritu tribal” que han alimentado históricamente el fascismo, el comunismo, el nacionalismo o el fanatismo religioso. Y que quizás por eso, dice el escritor, ha sido “el blanco político más vilipendiado y calumniado a lo largo de la historia”. La llamada de la tribu es también una suerte de autobiografía intelectual del propio Vargas Llosa, de su evolución desde el marxismo y el existencialismo a la revalorización de la democracia y el descubrimiento del liberalismo.

¿Por qué el pensamiento liberal es la diana de tantos ataques? Ha sido el blanco de las ideologías enemigas de la libertad, que con mucha justicia ven en el liberalismo a su adversario más tenaz. Y eso lo he querido explicar en el libro. El fascismo, el comunismo han atacado tremendamente al liberalismo, sobre todo caricaturizándolo y asociándolo a los conservadores. En sus primeras épocas el liberalismo fue asediado sobre todo por la derecha. Ahí están las encíclicas papales, los ataques desde todos los púlpitos a una doctrina que se consideraba enemiga de la religión, enemiga de los valores morales. Creo que estos adversarios definen muy bien la estrecha relación que existe entre el liberalismo y la democracia. La democracia ha avanzado y los derechos humanos han sido reconocidos fundamentalmente gracias a los pensadores liberales.

Los autores que analiza tienen rasgos comunes, entre otros, que nadaron contra corriente. Incluso dos libros de Hayek y Ortega estuvieron prohibidos. ¿Un liberal está condenado a ser un corredor de fondo solitario? El liberalismo no solo admite, sino que estimula la divergencia. Reconoce que una sociedad está compuesta por seres humanos muy distintos y que es importante preservarla así. Es la única doctrina que acepta la posibilidad de error. Por eso insisto mucho: no es una ideología; una ideología es una religión laica. El liberalismo defiende algunas ideas básicas: la libertad, el individualismo, el rechazo del colectivismo, del nacionalismo; es decir, de todas las ideologías o doctrinas que limitan o cancelan la libertad en la vida social.

Hablando de nacionalismo, últimamente habrá pensado más de una vez en Ortega y Gasset y en sus advertencias premonitorias sobre los peligros del nacionalismo en Cataluña y País Vasco. ¿Por qué los liberales rechazan el nacionalismo? Porque es incompatible con la libertad. El nacionalismo entraña, cuando uno escarba un poco en la superficie, una forma de racismo. Si crees que pertenecer a un determinado país o nación, o a una raza, o a una religión es un privilegio, un valor en sí mismo, crees que eres superior a los demás. Y el racismo inevitablemente conduce a la violencia y a la supresión de las libertades. Por eso el liberalismo desde la época de Adam Smith ha visto en el nacionalismo esa forma de colectivismo, de renuncia a la razón por un acto de fe.

Populismo, resurgimiento de los nacionalismos, el Brexit…, ¿está renaciendo el espíritu de la tribu? Hay una tendencia que se opone a lo que yo creo que es lo más progresista de nuestro tiempo, que es la formación de grandes conjuntos que están lentamente desvaneciendo las fronteras e integrando a diferentes lenguas, costumbres, creencias. Es el caso de Europa. Esto provoca mucha inseguridad y mucha incertidumbre y una tentación muy grande de regresar a esa tribu, a esa sociedad pequeña, homogénea que nunca existió en la realidad, donde todos son iguales, donde todos tienen las mismas creencias, la misma lengua… Ese es un mito que da mucha seguridad, y eso explica brotes como el Brexit, como el nacionalismo catalán, o los nacionalismos que hacen estragos en democracias como Polonia, Hungría, incluso Holanda. El nacionalismo está ahí, pero mi impresión es que, como ha ocurrido en Cataluña, es minoritario, y la fuerza de las instituciones democráticas va a ir socavándolo poco a poco hasta derrotarlo. Soy más bien optimista.

¿Cómo se puede luchar intelectual y políticamente contra esas corrientes? Hay que combatirlas sin complejos de inferioridad. Y decir que el nacionalismo es una tendencia retrógrada, arcaica, enemiga de la democracia y de la libertad, y que está sustentada en ficciones históricas, en grandes mentiras, en eso que ahora se llaman posverdades históricas. El caso de Cataluña es flagrante.

Su evolución desde el marxismo al liberalismo no es infrecuente. De hecho, es la misma que siguieron algunos de los autores que glosa, como Popper, Aron, Revel. ¿Conocer desde dentro el mecanismo totalitario actúa como revulsivo? Mi generación en América Latina despierta a la razón en un continente de desigualdades monstruosas y dictaduras militares apoyadas por Estados Unidos. Para un joven latinoamericano que tenía cierta inquietud era muy difícil no rechazar esa especie de caricatura de democracia, con la excepción de Chile, Uruguay y Costa Rica. Yo quise ser comunista, me parecía que el comunismo representaba la antípoda de la dictadura militar, de la corrupción y sobre todo de las desigualdades. Entonces entré en San Marcos, una universidad nacional y popular, con la idea de que ahí debía de haber comunistas con los que vincularme. Y efectivamente, me vinculé. Ahora bien, en ese tiempo el comunismo en América Latina era el estalinismo puro y duro, con partidos subyugados a la Komintern, a Moscú. A mí me defendieron del sectarismo Sartre y el existencialismo. Yo tenía todo el tiempo discusiones en mi célula, y solo milité un año. Pero seguí siendo socialista de una manera vaga, y eso lo fortaleció la revolución cubana, que al principio parecía un socialismo distinto, no dogmático. Me entusiasmó. En los sesenta viajé a Cuba cinco veces. Y poquito a poco vino el desencanto, sobre todo a partir de la creación de las UMAP [Unidades Militares de Apoyo a la Producción]. Hubo redadas contra jóvenes que yo conocía, fue un trauma. Y me acuerdo de haber escrito una carta privada a Fidel diciéndole que estaba desconcertado, que cómo Cuba, que parecía un socialismo abierto y tolerante, podía meter en campos de concentración a “gusanos” y homosexuales con criminales comunes. Fidel me invitó a mí y a una docena de intelectuales a conversar con él. Estuvimos toda una noche, 12 horas, de las ocho de la tarde a las ocho de la mañana, oyéndolo hablar, básicamente. Fue muy impresionante, pero no muy convincente. Desde entonces empecé a tener una actitud un poco recelosa. La ruptura definitiva vino con el caso Padilla [el proceso contra el escritor Heberto Padilla, encarcelado en 1971 y obligado a una terrible autocrítica pública, que marcó el fin del idilio de importantes intelectuales con el régimen cubano]. Tuve un proceso difícil, más bien largo, de reivindicación de la democracia, y poco a poco de acercamiento a la doctrina liberal, a base de lecturas. Y tuve la suerte de vivir en Inglaterra los años de Margaret Thatcher.

El retrato que hace de Thatcher, como una mujer culta, valiente, de hondas convicciones liberales, contrasta con la imagen que se ha difundido de ella. Es una caricatura absolutamente injusta. Cuando yo llegué, Inglaterra era un país en plena decadencia. Un país con libertades, pero sin nervio, que se apagaba poco a poco dentro de ese avance del nacionalismo económico de los laboristas. La revolución de Margaret Thatcher despertó a Gran Bretaña. Fueron tiempos difíciles: acabar con las sinecuras sindicales, crear una sociedad de mercado libre, de competencia, y defender la democracia con la convicción con la que ella lo hizo, sin complejos, frente al socialismo, frente a China y la URSS, las dictaduras más crueles de la historia. Para mí fueron años definitivos porque empecé a leer a Hayek, a Popper, que eran autores a los que Thatcher citaba. Ella decía que La sociedad abierta y sus enemigos era un libro fundamental en el siglo XX. La contribución de Thatcher y de Ronald Reagan a la cultura de la libertad, a acabar con la Unión Soviética, que era el mayor desafío que había tenido la cultura democrática, es una realidad que está desgraciadamente muy mediatizada por la campaña de una izquierda cuyos logros son muy pobres.

¿Y cuál es hoy el principal desafío para la democracia occidental? El mayor enemigo hoy es el populismo. No hay nadie medianamente cuerdo que quiera para su país un modelo como el de Corea del Norte o el de Cuba, o el de Venezuela; el marxismo es ya marginal en la vida política, pero no así el populismo, que corrompe las democracias desde dentro, es mucho más sinuoso que una ideología, es una práctica a la que por desgracia son muy propensas las democracias débiles, las democracias primerizas.

La crisis bancaria de 2008, el aumento de la desigualdad han reavivado las críticas a la doctrina liberal, que de unos años a esta parte ha sido rebautizada como “neoliberalismo”. Yo no sé qué cosa es el neoliberalismo. Es una forma de caricaturizar el liberalismo, presentarlo como un capitalismo despiadado. El liberalismo no es dogmático, no tiene respuestas para todo; se ha ido transformando desde Adam Smith hasta nuestros días porque la sociedad es mucho más compleja. Hoy día hay injusticias, como la discriminación de la mujer, que ni siquiera aparecían en el pasado.

Dentro de las diferentes tendencias en el liberalismo, entiendo que la principal divergencia se deriva del mayor o menor peso que se otorga al Estado. Sí. Los liberales quieren un Estado eficaz pero no invasivo, que garantice la libertad, la igualdad de oportunidades, sobre todo en la educación, y el respeto a la ley. Pero junto a ese consenso básico hay divergencias. Isaiah Berlin dice que la libertad económica no puede ser irrestricta, porque siéndolo en el siglo XIX llenó las minas de niños. Hayek, en cambio, tenía una confianza tan extraordinaria en el mercado que pensaba que podía solucionar todos los problemas si se lo dejaba funcionar. Berlin era mucho más realista, él pensaba que, en efecto, el mercado es lo que traía el progreso económico, pero que si el progreso significaba crear desigualdades tan gigantescas, la esencia misma de la democracia quedaba perjudicada, ya no funcionaba la libertad de la misma manera para todos. También Adam Smith, al que se considera el padre del liberalismo, era muy flexible. Hombre, claro, hay deformaciones del liberalismo, yo cito el caso de economistas completamente cerrados, convencidos de que solo las reformas en el campo económico traen como consecuencia inevitablemente la libertad. Yo no estoy de acuerdo, yo creo que las ideas son más importantes que las reformas económicas.Volviendo a las caricaturas, o las trampas del lenguaje, es muy significativo el uso de la etiqueta “progresista” que en España, por ejemplo, se colocan fuerzas que defienden las dictaduras de Cuba y Venezuela. Yo creo que desgraciadamente es una contribución de los intelectuales a la deformación del lenguaje. Ellos han impregnado de prestigio el marxismo, el comunismo, como antes lo hicieron con el nazismo o el fascismo, a los que rodearon de una aureola que seduce a cierta gente joven. Los intelectuales, con una ceguera enorme, han visto siempre la democracia como un sistema mediocre, que no tenía la belleza, la perfección, la coherencia de las grandes ideologías. Fíjate que esa ceguera no es incompatible con una gran inteligencia. Heidegger, por ejemplo, quizá el filósofo más grande de la modernidad, ¿cómo pudo ser nazi? Lo mismo ocurrió con el comunismo. Atrajo a escritores y poetas de altísimo nivel que aplaudieron el Gulag. Sartre, el filósofo francés más inteligente del siglo XX, apoyó la Revolución Cultural china…

Con Sartre quiero hacer un aparte. Su obra ha envejecido mal, justificó genocidios, apoyó tiranías y convivió con los nazis mientras otros, como Albert Camus o André Malraux, se jugaban la vida en la Resistencia. ¡Y luego se dedicó a dar lecciones! ¿Por qué se le sigue venerando? Bueno, sabes que para mí fue fundamental en mi adolescencia.

Por eso le pregunto. Lo define como un gran intelectual. Era un hombre…, digamos que sus posiciones políticas estuvieron siempre equivocadas. Creo que hay una explicación probablemente muy personal y quizás demasiado psicologista, pero él no fue un resistente de verdad…, incluso aceptó reemplazar a un profesor que había sido expulsado de la enseñanza por ser judío, y aunque perteneció a un grupo resistente en el que prácticamente no hizo gran cosa, creo que nunca se liberó de ese complejo y estuvo el resto de su vida haciendo esfuerzos, algunos grotescos, para merecer el nombre de progresista y revolucionario. Una necesidad que fue muy generalizada en su época: los intelectuales querían dar prueba de progresismo porque era lo que se esperaba de ellos. Entonces se equivocaron monstruosamente y contribuyeron muchísimo a dar esa especie de aura al comunismo, como antes al nazismo. Del Tercer Mundo, ya ni hablamos. Si tú en América Latina en los años sesenta no eras un intelectual de izquierdas, simplemente no eras un intelectual. Se te cerraban todas las puertas. Había un control de la cultura por parte de una izquierda muy sectaria, muy dogmática, que deformaba profundamente la vida cultural. Creo que eso ha cambiado considerablemente.

También ha ocurrido en Europa. Sí, claro. Aunque en Inglaterra, cuando yo vivía allí, había intelectuales que daban la batalla, que salían a enfrentarse, que no tenían complejos de inferioridad, y aquello me ayudó muchísimo a ser más honesto conmigo mismo.

Es que en muchos casos es un problema de honestidad intelectual. Élites que defienden modelos que jamás soportarían… Así lo creo. Bertrand Russell, por ejemplo, defendió causas muy nobles, y fue una persona admirable en muchas cosas, y al mismo tiempo defendió cosas horrendas, y se dejó manipular por una izquierda que no tenía ningún respeto por sus obras, por sus ideas, que ni siquiera lo había leído. ¿Cómo te explicas esa contradicción? Por desgracia, la inteligencia no es una garantía de honestidad intelectual.Isaiah Berlin, sin embargo, creía que era imposible disociar la grandeza intelectual o artística de la rectitud ética. Que talento y virtud van unidos. No, no es verdad. Si fuera así, no se darían esas contradicciones tan flagrantes que hemos visto alrededor nuestro… Heidegger no hubiera muerto con su carné del partido nazi, Sartre no hubiera defendido la Revolución Cultural china, ni declarado, como hizo, en 1946, a su regreso de Moscú: “La libertad de crítica es absoluta en la URSS”… Pero ese no es el caso de ninguno de los intelectuales que yo menciono en el libro. Ellos creen que la moral es inseparable de la política. Y que hay que estar dispuesto a corregir y a aprender de los errores. En eso insiste mucho Popper.

Este debate ha cobrado actualidad. Estamos viendo en el cine, por ejemplo, cómo se condena al ostracismo la obra de creadores acusados de actos deplorables (con o sin pruebas): Polanski, Woody Allen… Y en literatura, Gallimard ha decidido no publicar los panfletos antisemitas de Céline. Estas prohibiciones son estúpidas.

¿Debe respetarse la obra de un canalla? No solo debe respetarse. Debe publicarse. Si tú comienzas a juzgar la literatura en función de la moral y de la ética, la literatura no solo quedaría muy diezmada, es que desaparecería… No tendría razón de ser. La literatura expresa aquello que la realidad se empeña en ocultar por distintas razones. Nada estimula tanto el espíritu crítico en una sociedad como la buena literatura, además de la belleza que significa el placer que te produce. Pero la literatura y la moral están reñidas, son enemigas, y hay que respetar la literatura si tú crees en la libertad. Que haya escritores demoniacos, desde luego, hay muchísimos, que no son para imitarlos, pero sí para aprender de ellos. El marqués de Sade está lleno de horrores, escribió las cosas más atroces y al mismo tiempo pocos escritores se han adentrado con tanta profundidad en las complejidades de la mente humana, del mundo de los deseos y los instintos. Y Céline fue un miserable por apoyar a los nazis y por su racismo, sin duda, y al mismo tiempo fue uno de los más grandes escritores modernos. Yo no creo que haya en la Francia moderna, después de Proust, ningún escritor tan original ni tan grande como Céline. Yo he leído sus dos grandes novelas dos o tres veces, y son obras maestras absolutas. Dentro de su pequeñez, de su visión tan mediocre del ser humano, expresó una realidad no solamente de la sociedad francesa, sino de todas las sociedades sin excepción.

¿La corrección política puede amenazar la libertad? La corrección política es enemiga de la libertad porque rechaza la honestidad, es decir, la autenticidad. Hay que combatirla como una desnaturalización de la verdad.

Recientemente hemos descubierto las fake news como si fuera algo nuevo. Pero en El conocimiento inútil, Jean-François Revel describe cómo, en los años ochenta, la URSS dio la gran batalla de la desinformación en Occidente, en la que participaron intelectuales, por supuesto, y medios de comunicación, con coberturas sesgadas y campañas contra dirigentes conservadores. Ahí nacieron los grandes bulos… Palabras nuevas para realidades muy antiguas. En el caso de la desinformación, de la manipulación, el comunismo tuvo una habilidad diabólica para desnaturalizar las cosas, para desprestigiar a figuras honestas, para encubrir las mentiras con falsas verdades que al final prendían y sustituían a la realidad.

La URSS cayó, pero ahora llega desde Moscú una nueva forma de injerencia cibernética en las elecciones de EE UU, en Cataluña, en las campañas electorales de México y Colombia… Lo que hay es una revolución tecnológica que está sirviendo para pervertir la democracia más que para fortalecerla. Es una tecnología que puede ser utilizada para fines muy diversos, pero de la que están sacando provecho los enemigos de la democracia y de la libertad. Es una realidad a la que hay que enfrentarse, pero desgraciadamente yo creo que todavía la respuesta es muy limitada. Estamos como desbordados por una tecnología que se ha puesto al servicio de la mentira, de la posverdad, y que puede llegar a ser, si no atajamos ese fenómeno, profundamente destructor y corruptor de la civilización, del progreso, de la verdadera democracia.

 

 

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.