Focus press setmanal número 74

Presentació

Hores abans de les eleccions del 21-D proposem una selecció d’articles sobre els diferents aspectes del procés electoral i sobre les perspectives de governabilitat posteriors.

  1. El cálcul de probabilitats  sobre el resultat electoral de Kiko Llaneras.
  2. Els apunts electorals sempre suggerents d’Oriol Bartomeus.
  3. La descripció de la metamorfosi social i electoral de Catalunya de Juan José Mateo i Kiko Llaneras.
  4. La reconstrucció dels transvassaments de vot des del 2003 de Berta Barbet
  5. La importància decisiva del nivell de participació segons Marc Guinjoan i Toni Rodón
  6. La reflexió d’Albert Aixalà sobre el caràcter de les eleccions: reconciliació o autodefensa?
  7. La desiderata pel 22-D d’Arseni Gibert
  8. I la proposta de referèndum acordat d’Argelia Queralt i José Luis Martí

Kiko LLANERAS, “Así es la predicción final de las encuestas” a El País (19-12-17)

https://politica.elpais.com/politica/2017/12/18/ratio/1513610647_109254.html

1

Nuestro modelo electoral predice un empate entre Ciudadanos y ERC —el primero podría ganar en votos y el segundo en escaños— y deja en el aire la mayoría independentista. El modelo agrega docenas de sondeos (publicados antes del sábado 16 de diciembre) y ha sido calibrado con la precisión histórica de miles de encuestas.

2

Los sondeos se han movido en los últimos días y la semana pasada colocaron a Ciudadanos por delante de ERC. Ciudadanos ronda el 23,3% de los votos; y le siguen ERC (22,2%), Junts per Catalunya (17,7%), PSC (15,3%), CeC-Podem (8%), la CUP (6,2%) y el PP (5,5%). El trasvase desde ERC a JxCat parece haberse parado, pero quizás sigue activo el flujo de votantes del PP hacia Ciudadanos.

La predicción de escaños

A partir del promedio de votos, nuestro modelo calcula los escaños que podría lograr cada partido. Para eso hacemos 10.000 simulaciones de las elecciones en cada provincia.

El gráfico a continuación representa el resultado en escaños.

3

El modelo dice que ERC rondará los 33 escaños; le siguen Ciudadanos (31-32), JxCat (27), PSC (20), CeC-Podem (9), CUP (8) y PP (6). El gráfico también refleja la incertidumbre de estas elecciones. Las predicciones tienen horquillas de hasta 10 escaños, que pueden parecer excesivas, pero que no son caprichosas: vienen determinadas por el acierto histórico de miles de encuestas que hemos analizado.

La pregunta clave: las posibles mayorías

La principal incógnita del 21-D está en saber qué partidos lograrán una mayoría de escaños, para poder gobernar y escoger presidente. ¿Qué probabilidad tienen distintos partidos de sumar 68 diputados? Esa es una predicción que no pueden hacer las encuestas convencionales, pero que ofrece nuestro modelo electoral.

4

El gráfico representa la suma de los escaños de distintos partidos en 10.000 simulaciones del 21-D. La masa a la derecha del 68 representa la probabilidad de que una suma de partidos alcance la mayoría.

Ahora mismo, nuestra predicción es que los independentistas (ERC, JxCat y la CUP) tienen un 54% de probabilidades de sumar una mayoría de escaños. Son poco más de la mitad de opciones; prácticamente como lanzar una moneda al aire. En el 46% restante de las simulaciones, son Ciudadanos, PSC, PP y CeC-Podem los que suman 68 escaños, y podrían buscar un acuerdo.

El modelo ve difícil que los tres partidos del bloque constitucionalista logren una mayoría solos. La suma de Ciudadanos, PSC y PP ronda los 58 escaños. No es imposible que mejoren sus encuestas hasta alcanzar los 68, pero es algo que solo pasa 3 de cada 100 veces.

Tampoco está garantizado que puedan sumar ERC, los comunes y el PSC. El acuerdo es complicado política y aritméticamente: los tres partidos sólo alcanzan 68 escaños en el 14% de las simulaciones.

Otra alternativa al bloque independentista es que ERC gobierne apoyado por JxCat y los comunes. Estos tres partidos suman 68 escaños el 70% de las veces. Es probable, pero en absoluto seguro (más o menos tan probable como ver encestarse un tiro libre). En este caso, además, es importante un matiz: la probabilidad de esta suma cae al 48% si el bloque independentista (Si ERC, JxCat y la CUP) no alcanzan la mayoría.

La lucha por el primer puesto

La tabla siguiente representa la probabilidad que tiene cada partido de quedar en cada puesto. Es evidente que no está decidido. De acuerdo con el modelo, Ciudadanos es la fuerza más votada en el 55% de las simulaciones y ERC en el 40%.

5

Y a continuación mostramos las posiciones en escaños. En este caso, el partido con más opciones de ganar es ERC. Los republicanos ganan en escaños en el 58% de las simulaciones, Ciudadanos en el 34% y JxCat en el 8%. La diferencia del resultado en votos y escaños se debe al sistema electoral. Los escaños en Girona, Lleida y Tarragona se consiguen con menos votos que en Barcelona, y como los partidos independentistas son más fuertes allí, sus resultados en escaños son mejores que sus resultados en votos.

6

Es importante interpretar bien estas probabilidades y no exagerar las diferencias. La distancia entre ERC (gana el 58% de las veces) y Ciudadanos (gana el 34%) parece muy grande, pero es un resultado igualado. Pensad en un dado. Ciudadanos gana si sale 1 o 2; ERC gana si sale 3, 4 o 5; y si sale 6, ganan ERC o JxCat (a cara o cruz). Es una tirada de datos arriesgada.

Los escaños en cada provincia

El último gráfico representa los escaños en juego, probables y (casi) seguros de cada provincia. El voto útil no es un reclamo tan fuerte como en unas elecciones generales. Pero el modelo sí sugiere estrategias para quienes confíen en sus pronósticos.

Por ejemplo, un votante de Girona que dude entre ERC y la CUP, tiene más opciones de ganar un escaño votando por el primero. En Tarragona hay escaños en juego del PSC y Ciudadanos, pero no del PP ni de los comunes. Y en Lleida, si alguien duda entre los tres independentistas, debería descartar a ERC porque tienen menos escaños en duda.

7

 

Oriol BARTOMEUS, “Apunts breus abans del 21-D” a La ciutat llunyana (14-12-17)

https://oriolbartomeus.blogspot.com.es/2017/12/apunts-breus-abans-del-21d.html

Eleccions per a funcionaris i jubilats. Que aquesta convocatòria se celebri en dia feiner pot perjudicar uns col·lectius i beneficiar-ne altres. Entre els primers, els treballadors i els autònoms (sobretot els falsos autònoms). Entre els segons, funcionaris, jubilats i estudiants. No és tant una qüestió de ganes de participar (tothom en té), sinó de possibilitats de fer-ho, de disponibilitat horària. Entre els partits que podrien sortir perjudicats, C’s i ERC. Entre els possibles beneficiats, el PSC i JxCat.

La importància de poder quedar primer. Hi ha una part de l’electorat (considerable, i més en un escenari de forta mobilització i incertesa) que acostuma a decidir el seu vot en funció de qui té més possibilitats de guanyar. Voten a guanyador. És un comportament estès, i afecta tots els espais ideològics, tot i que amb major força als que estan menys significats (el “centre”). D’aquí la importància de les enquestes. Serveixen per descartar partits i per conduir aquest “vot a guanyador” cap a opcions concretes. Aquí C’s sembla clarament beneficiat. En canvi, en el bloc independentista, aquest vot ho tindrà més difícil per decidir-se.

C’s és un suflé? Les estimacions de C’s tenen els peus de fang en més d’un aspecte. Part de l’increment que se suposa als d’Arrimadas ve del PP. El problema és que el vot popular a la majoria de les enquestes (per no dir totes) és molt escàs. Això fa que el total de casos siguin molt pocs. Quan se’n calcula l’estimació, aquests casos escadussers acaben multiplicats per molt. Aquest vot multiplicat de forma forçada acaba engruixint les files de C’s. L’altre aspecte que podria estar inflant artificialment els d’Arrimadas és un possible fenomen de sobre-expressió de la intenció de vot. Passa sempre quan un partit està “de subidón”.

Decisions davant la mesa. Aquest cop hi haurà molt votant que acabarà decidint el seu vot davant la taula on s’exposen les llistes. Hi ha molt vot sense decidir, més que mai. I el panorama no ajuda a triar. L’oferta és diferent i variada i les possibilitats de cada partit són inhòspites. D’altra banda, la gent es vota al damunt. Resultat? Molts electors entraran al col·legi amb dues opcions al cap i s’ho acabaran jugant als xinos davant les llistes. Aneu als centres de votació i podreu veure’ls, palplantats davant la taula, fent pito pito. Els grups més grans seran els que dubtaran entre ERC i JxCat i entre C’s i el PSC. I atenció als que acabin agafant la butlleta dels Comuns creient que és la de Puigdemont (o a la inversa).

Revenja. Part de la mobilització que s’espera dijous ve d’un sentiment d’humiliació. A banda i banda. Hi ha ganes de tornar-la. Part dels independentistes conceben aquesta convocatòria com el partit de tornada de l’1-O i del 155. Se senten atacats, ferits, i ara volen venjança. La mateixa que busquen alguns votants anti-independentistes, que s’han sentit també atacats, silenciats i menyspreats durant tots aquests anys. L’ànsia de venjança és un sentiment molt poderós, però potser no és el més adequat per encarar una nova etapa.

L’error d’ERC, vist com ha anat la campanya, va ser no deixar que Puigdemont convoqués les eleccions el fatídic dijous 26 d’octubre. Si ho hagués fet, si Rufián hagués perdut el mòbil, possiblement ERC tindria assegurada la victòria en aquestes eleccions i no estaria patint com ara, veient que JxCat li escurça les distàncies a cada enquesta. Junqueras va apostar i tot sembla indicar que va errar. Se’n pot acabar sortint, però no amb l’avantatge que esperava.

El factor humà també juga. La progressió de JxCat no pot explicar-se sense el 26-O. Possiblement en aquell instant suprem, Puigdemont va decidir que, si se li presentava l’oportunitat, li tornaria a Junqueras la mala passada. I tant que li ha tornat!

L’altre error d’ERC va ser no vigilar l’esquena. La confiança és fatal i als republicans els en sobrava. Van creure que podien moure’s amb comoditat per l’espai independentista, perquè no creien que la llista de Puigdemont els pogués fer la competència, menys entre el grup d’independentistes convençuts. ERC va apostar per un discurs suau, abandonar la unilateralitat (“un invent de l’Estat”), i no va veure que deixava en safata a JxCat el sector dur. Puigdemont ha estat molt hàbil a conquerir aquest segment. El discurs del president legítim és imbatible (i el millor, inatacable per part d’ERC). El resultat és inversemblant: els durs dubten entre Puigdemont i la CUP, els moderats es decanten per Junqueras.

L’estratègia independentista durant tot el procés ha estat la de saltar pantalles constantment. Ara som a la del 155. La DUI ha quedat arraconada, per no dir totalment oblidada (només la recorda Riera). Saltar pantalles de manera successiva i a gran velocitat permet obviar les responsabilitats. Impedeix els temps morts, que conviden a pensar i a reflexionar. La idea és que no n’hi hagi, de temps morts. La convocatòria electoral, en aquest sentit, ha estat tot un regal. La qüestió és mantenir a tothom en dansa permanentment. Que el ritmo no pare.

Aquesta estratègia permet que encara no sigui possible conèixer el preu que s’ha de pagar per assolir la independència. Aquesta és la qüestió fonamental, com deia Carles Castro. Si no se sap què s’ha de pagar, tothom content. Perquè el dia que ens passin la factura (ara que ja se sap que la independència “gratis total” és pura fantasia) és possible que més d’un la consideri massa elevada, es doni de baixa i abandoni l’envelat. Hores d’ara encara no sabem quant ens costarà la independència, o quant ens ha costat ja tot el “procés”, no només en termes econòmics, sinó institucionals i també en termes “de país” (quant costarà recosir? quant costarà refer les confiances? quant ens costarà tornar a tenir uns mitjans públics de tots?). No conèixer el preu manté unida la parròquia. Això i la conga (com diria Casavella).

Tres dies frenètics ens esperen entre el final de campanya i el dia de les eleccions. Espereu qualsevol cosa. Si fos el director de campanya de Puigdemont (que no el sóc), el faria aparèixer al míting final i (si fos possible) que el detingués in situ una parella de la guàrdia civil. Això sol podria moure milers de vots en favor de JxCat. A més, Puigdemont dominaria les notícies aquell dia, el dia de reflexió i el de la votació. El trasllat als jutjats, el viatge a la presó, el primer dia de presidiari. Si ho fa, pot guanyar. I guanyar ho és tot.

De vegades penso que tenim sort de no ser americans. Si ho fóssim, l’anunci final d’ERC i JxCat el protagonitzarien les dones i els fills dels empresonats i els que són a Brussel·les. És un argument imbatible per als indecisos, que majoritàriament són dones. Sort que no som americans.

La nit del 21 la gestió de les expectatives serà clau. Els resultats seran importants, és clar, però es llegiran en funció no tant del que va treure cadascú el 2015, sinó del que les enquestes preelectorals li atorgaven. D’aquí que els que ara semblen menjar-s’ho tot poden aparèixer com els perdedors de la nit (malgrat que hagin obtingut un bon resultat), i els que superin les previsions puguin semblar els grans guanyadors (malgrat que potser el seu resultat sigui raquític).

Les càbales que es fan sobre possibles majories (un joc inútil en unes eleccions amb tant vot per decidir) no tenen en compte que potser el proper parlament no compta amb 135 diputats efectius. Hi ha deu candidats que o bé estan a la presó, o bé a Bèlgica. Això fa baixar el total de diputats “efectius” a 125, i el llindar de la majoria absoluta als 63. És evident que els empresonats diuen que renunciaran a l’escó, però no és tan senzill deixar-lo quan t’han votat per ocupar-lo. Aquesta segurament serà la primera batalla de la legislatura. Una nova pantalla per fer oblidar (potser) que no s’ha assolit el 50% dels vots. Suma que segueix.

La partida es juga a tres pistes simultàniament. La confecció d’una majoria al Parlament dependrà de contrapartides al ple de l’Ajuntament de Barcelona, o de les expectatives d’algunes forces al Congrés dels Diputats. Els partits no són lliures per decidir. L’aritmètica és crucial (les coalicions que no arribin als 68, o als 63, no es faran), però la decisió es prendrà en funció dels interessos dels partits no només al Parlament, sinó a d’altres pistes del circ. Això és evident pels comuns, necessitats de suports a Barcelona, i també per al PSC, que no posarà en risc el PSOE.

Bloqueig. Després de les eleccions de 2015 vaig escriure que Catalunya estava gripada. I allà segueix, i tot apunta que seguirà després del 21. Hi ha una majoria independentista, però no és prou gran per tirar endavant el seu projecte de forma unilateral. Ara bé, no hi ha cap majoria alternativa. Per tant, bloqueig. A no ser que es trenqui la dinàmica de blocs enfrontats. Això podria haver sigut possible amb el moviment d’ERC cap a la bilateralitat de començaments de campanya. L’aparició fulgurant de Puigdemont, però, ha obligat els republicans a endurir-se, de manera que avui l’entesa transversal és menys possible que fa un mes. Ara bé, és l’única sortida. L’única. Repeteixo: l’única.

 

Juan José MATEO/Kiko LLANERAS, “La metamorfosis de Cataluña” a El País (16-12-17)

https://politica.elpais.com/politica/2017/12/15/actualidad/1513358503_871139.html

Los catalanes culminarán el 21 de diciembre un increíble ciclo electoral. En los últimos siete años han sido llamados a las urnas en cuatro elecciones autonómicas (2010, 2012, 2015 y 2017), tres generales (2011, 2015, 2016), unas europeas (2014) y dos municipales (2011 y 2015). Ese calendario electoral ha estado marcado por el proceso independentista y por los destructivos efectos de la crisis económica. Justo cuando los catalanes afrontan la cita del 21-D —en día laborable, con el Govern cesado y la Autonomía intervenida en aplicación del artículo 155—, EL PAÍS reúne datos clave para explicar una transformación radical. Las elecciones son la mejor prueba: ERC y Ciudadanos, dos partidos que en 2010 apenas sumaron el 10% de los votos, pelean ahora por la victoria.

Una sociedad hipermovilizada. El 60% de los catalanes declara mucho o bastante interés por la política, según el Centro de Estudios de Opinión (CEO); y el 70% dice estar bastante informado. Eso se ha reflejado en un aumento constante de la participación: 59% en las elecciones autonómicas de 2010; 68% en las de 2012; y 77% en las de 2015. Ahora los pronósticos apuntan a que podría superarse el 80%, lo que supondrían un récord. Hay países donde el voto es obligatorio y la participación no supera por mucho el 90%.

“Esta movilización excepcional ya se produjo en las autonómicas de 2015 y ahora pueden llegar a votar doscientas mil personas más y superar esta tasa el 80%”, fotografía Jaime Miquel, analista electoral. “La razón movilizadora fue y es la misma: la intención independentista de los partidos de identidad nacional catalana”, añade este especialista.

El desafío actúa como un doble resorte: empuja a votar a quienes sueñan con la independencia y a quienes la temen.

Sin casi espacio para los partidos tradicionales. En los últimos siete años, los partidos tradicionales catalanes han sufrido un terremoto que ha reducido su espacio electoral. CiU, que gobernaba con 62 escaños en 2010, ha sido disuelta. Desde 2014, la antigua Convergencia ha concurrido a las elecciones con seis marcas electorales diferentes. El PSC, que logró 52 escaños en 1999, consideraría un éxito volver a los 28 que logró en 2010. El PP sumó once escaños en 2015, su peor resultado desde 1992, y todas las encuestas apuntan a que bajará aún más en los comicios de la próxima semana.

“En estos tres casos hay una tendencia de fondo basada en datos demográficos: generalizando, en 2010 eran partidos con un electorado muy envejecido, de gente mayor… y el simple movimiento natural de la población, la renovación del censo, ya indicaba que podían ir teniendo problemas a lo largo del tiempo”, argumenta Jordi Pacheco i Canals, decano del colegio de politólogos y sociólogos de Cataluña. “A eso se unen las tensiones entorno al estatus de Cataluña”, apunta. “En 2010, la sentencia del Tribunal Constitucional [recortando 14 artículos del Estatut] rompió el consenso y les provocó problemas y trasvases de votantes”, sigue. “En el caso del PP está su vinculación al Gobierno”, especifica sobre una formación a la que el 73% de los encuestados del último CIS dice que no votaría nunca. Y advierte: “Puede que el PDeCAT [la antigua Convergencia] y el PSC ahora recuperen parte de lo que habían perdido”.

A la búsqueda de soluciones en nuevas formaciones. Ciudadanos, que nació en 2006 con un discurso radicalmente antiindependentista, lidera la oposición desde 2015.

Carles Puigdemont, cesado como president en aplicación del artículo 155, prefiere buscar la vuelta al Govern sin las siglas de su partido y apostando por la Llista del president (Junts per Catalunya).

La gobernabilidad, además, podría depender de dos formaciones relativamente jóvenes: la CUP (que hasta 2012 nunca se presentó a unas autonómicas) y Catalunya en Comú Podem.

Polarizada electoralmente. La unión de esas dos tendencias ha catapultado el ascenso en paralelo de ERC (de los 10 escaños de 2010 pasa a aspirar a gobernar) y Ciudadanos (de tres escaños pasa a poder ganar). Representan proyectos opuestos de Cataluña: la independencia y la permanencia.

Su éxito refleja la polarización de la sociedad catalana. El nacionalismo ha centrifugado al electorado. Los dos partidos más votados en 2010 fueron CiU y el PSC, cuyos votantes se ubicaban en el 4 y el 6 de nacionalismo catalán (en una escala de 1 a 10). Desde entonces, como muestra el gráfico, se han producido dos dinámicas. Los votantes de todos los partidos se han polarizado: los de ERC y Convergencia se declaran ahora más nacionalistas (catalanes), y los de Ciudadanos, PP y PSC se han hecho menos nacionalistas (catalanes). Al mismo tiempo pasó otra cosa: los partidos en el centro menguaron —PSC y Convergencia—, mientras crecían las fuerzas de ambos extremos, Ciudadanos y ERC.

8

“Hasta que no se resuelve el estatus constitucional de Cataluña, este va a ser el problema central”, apunta Pacheco i Canals. “Como no ha habido un referéndum aceptado por todas las partes, las elecciones acaban sustituyendo al referéndum y las fuerzas que representan a las dos opciones salen propulsadas”, argumenta. “ERC representa claramente al polo del sí y Ciudadanos al polo del no, pero desvinculado del Gobierno, no como el PP, por lo que es un no más autónomo, más de Cataluña”. Y subraya: “En Cataluña no hay un conflicto étnico, porque los dos polos tienen voluntad de ser inclusivos”.

Dividida hasta por la televisión. En Cataluña hay dos grupos antagónicos separados por el origen de su familia y el deseo de independizarse. En un extremo están el 37% de catalanes hijos de catalanes e independentistas. En el otro hay un 37% de catalanes que son inmigrantes, o hijos de inmigrantes, y no quieren la independencia. A esos dos grupos los separan diferencias económicas. Los catalanes de origen inmigrante y no independentistas son más pobres y es más probable que estén desempleados, que no hayan estudiado y que se consideren clase baja.

La brecha también es cultural. Unos eligen TV3 para informarse (65%) y otros no (11%). El 82% de los catalanes hijos de catalanes e independentistas habla catalán habitualmente, mientras que el 72% de inmigrantes no independentistas habla castellano.

“Desde 2010 hemos visto un nacionalismo más movilizado, polarizado y radicalizado que en ningún otro momento de nuestra historia democrática”, asegura Ángel Valencia, catedrático de ciencia política de la Universidad de Málaga. “Independentistas y constitucionalistas son la clave de la política en Cataluña. Parece que las elecciones van a ser el reflejo de esta fractura”, sigue. Y recalca: “Eso nos conducen a una gobernabilidad difícil e inestable”.

Dos cifras resumen la división en la que se ha instalado la sociedad catalana: Ciudadanos puede ganar las elecciones del 21-D con el 25% de los votos, según Metroscopia, pese a que el 39% de los votantes dice que jamás votaría por el partido de Inés Arrimadas.

Afectada por la crisis económica. Entre 2006 y 2012 el porcentaje de catalanes que decían que su situación económica era peor que un año antes pasó del 30% al 79%. El paro, los recortes y los desahucios han marcado la situación social. Los partidos independentistas han puesto en el corazón de su propuesta el argumento de que una Cataluña independiente estaría en una mejor situación. Ese mensaje caló en una importantísima parte del electorado.

“El contexto de la crisis económica ha sido un elemento importante del malestar democrático y de la desafección hacia el Estado Autonómico y hacia el gobierno central”, opina Valencia.

Ahora el miedo a la crisis económica opera en sentido contrario: parece estar activando a los votantes no independentistas. Tras ver cómo la crisis catalana hacía descender el turismo y provocaba la salida de miles de empresas, el 35% de los catalanes cree que la economía catalana empeorará. Los más preocupados son los votantes de Ciudadanos (55%), PSC (51%) o PP (48%); pero solo el 23% de los de ERC y PDeCat son pesimistas.

Insatisfecha con la democracia. En 2009 la mitad de los catalanes estaba bastante satisfecho con el funcionamiento de su democracia, pero esa cifra colapsó entre 2010 y 2012. Hoy apenas el 21% de los catalanes está satisfecho. El 67% cree que la situación política es mala. Son síntomas de desafección o de conflicto.

9

“En el sector del , la percepción de la gente es que, por ejemplo, no está bien representada en las instituciones europeas, hay una sensación de que se toman decisiones en las que la sociedad catalana no está presente”, razona Pacheco i Canals. “Lo que se da en el sector del no es que se encuentran infrarepresentados en la vida pública en Cataluña”, añade sobre los votantes de las opciones constitucionalistas. “La suma de una parte y de la otra da esa insatisfacción tan elevada”.

En 2010 solo un 5% de los catalanes pensaba que uno de los tres problemas más importantes de Cataluña era su relación con España. Esa cifra se ha disparado. En octubre alcanzó el 40% y se convirtió en el principal problema. El segundo problema es la “insatisfacción con la política”.

Y, por supuesto, con la independencia de fondo. La metamorfosis vivida por la sociedad catalana en los últimos siete años tiene su origen o su consecuencia en una evidencia: se ha multiplicado el número de catalanes que son abiertamente independentistas. En 2010, poco más del 19% apostaba por esa opción. Por ejemplo, había el doble de personas partidarias de una solución federal para el encaje de Cataluña en España. Pero algo cambió entre 2010 y 2012. Hoy el porcentaje de catalanes que quieren que Cataluña sea un estado independiente roza el 40%, según el CEO. La opción de la ruptura ya no es tan minoritaria.

La evolución de esa cifra es el mejor termómetro del profundo cambio que está atravesando la sociedad catalana.

10

LOS SEIS NOMBRES DISTINTOS DE LA ANTIGUA CONVERGENCIA

El mejor reflejo del profundo desgaste que han sufrido en Cataluña los partidos tradicionales es la evolución de la antigua Convergencia Democrática de Cataluña. Esa formación, que sumada a Uniò fue hegemónica durante tres décadas, ha desaparecido. De hecho, los políticos que defendieron sus siglas han concurrido a las elecciones con hasta seis nombres distintos desde 2010.

El partido que encabezó Jordi Pujol acudió a las elecciones europeas de 2014 como Coalición por Europa. Solo un año después, se arriesgó a un doble cambio nominativo: se integró en Junts pel Sí para las elecciones autonómicas de 2015 y se presentó como Democràcia i Llibertat a las generales de aquel año. En 2016, cuando nuevamente hubo generales, el partido recuperó la nomenclatura de CDC.

Fue por poco tiempo. CDC rápidamente se refundó como PDeCAT —Partido demócrata de Cataluña—. Esas siglas aún no se han estrenado en una cita electoral. Así, Carles Puidemont se presenta a las elecciones del 21-D liderando la lista de Junts per Catalunya.

Los especialistas en comunicación del partido advirtieron a sus líderes del riesgo de tantos cambios, que no han evitado el declive electoral de la marca, que ha sido imparable y paralelo al crecimiento de ERC.

El cambio de cabezas de cartel tampoco ha funcionado para atraer a nuevos electores. En los últimos siete años, todos los grandes partidos catalanes han cambiado al menos una vez de candidato para afrontar las cuatro elecciones autonómicas que se han celebrado.

Artur Mas, que es el político que tuvo más continuidad en ese periodo de tiempo, acabó teniendo que renunciar en enero de 2016 para evitar una repetición electoral y lograr que su partido gobernara cediendo la presidencia a Puigdemont. Ese fue el precio que impuso la CUP por aportar sus votos a la investidura.

No es un caso único. ERC ha pasado de presentarse con Joan Puigcercós —2010— a optar por Oriol Junqueras en las siguientes citas electorales. El PSC apostó por José Montilla —2010— y Pere Navarro —2012— antes de hacerlo por Miquel Iceta. Albert Rivera fue reemplazado por Inés Arrimadas en la candidatura de Ciudadanos de 2015. Y en el PP, Xavier García Albiol sustituyó a Alicia Sánchez Camacho en esos mismos comicios.

 

 

Berta BARBET, “¿De dónde vengo, o a dónde voy? Pelegrí-Pelegrí y los transvases de votos del electorado catalán desde 2003” a Politikon (16-12-17)

https://politikon.es/2017/12/16/de-donde-vengo-o-a-donde-voy-pelegri-pelegri-y-los-transvases-de-votos-del-electorado-catalan-desde-2003/

Cuando uno analiza el sistema de partidos políticos catalán tiene la sensación de que vive en un estado de constante re-alineamiento. La volatilidad es alta, los cambios de posición de los partidos constantes y cada elección parece definir un escenario diferente. Todo ello ha generado una dinámica de análisis del comportamiento electoral basada en el estudio de los equilibrios actuales sin tener en cuenta los equilibrios de los que venimos. Los equilibrios anteriores parecen ya cosa de otro mundo, algo absolutamente desfasado.

Comparto parte de esta lógica, el cambio en el electorado catalán parece cada vez más cristalizado y parece difícil que ninguno de los partidos consiga mantener la cuota de poder que tuvo antaño. Sin embargo, hay un problema en olvidar de dónde venimos. Hace mucho tiempo que el escenario catalán no vive en equilibrio ni en un espacio en el que sea posible el desarrollo de la política. Por lo tanto, trabajamos sobre escenarios posibilistas olvidando los escenarios que permitían hacer política más allá de los bloques. Si queremos tener cierta visión que nos permita entender como de lejos estamos de escenarios distintos, escenarios no definidos por la polarización y la inestabilidad, creo que es importante, analizar todo el proceso de cambios de alianzas desde el inicio del “procés”, para dar perspectiva a los movimientos actuales.

Para ello, la siguiente gráfica muestra las matrices de transferencias de votos de los distintos estudios pre-electorales del CIS desde 2003 hasta las elecciones del 21D. Los nuevos votantes o el voto a otros partidos no se incluyen aquí para evitar complicar innecesariamente la visualización de datos. El uso de estudios pre-electorales genera ciertos sesgos, como el hecho de que Ciudadanos no apareciera como categoría en 2006. O que no se tengan en cuenta el número de indecisos o el voto oculto, pero permite dar una idea general y comparable con los datos actuales, de las dinámicas que han marcada cada una de las 5 elecciones analizadas.

Evolución transferencias de votos entre opciones según encuestas pre-electorales del CIS

11

El grafico muestra que las tendencias han cambiado mucho, pudiendo diferenciar sobre todo entre las elecciones anteriores a 2012 y las posteriores. Así, por ejemplo, las elecciones previas a 2012 se caracterizan por un PSC que pierde alrededor de dos tercios de sus votantes hacía ICV o CiU, y un tercio de votos hacia Cs (otros en 2006). Y una CiU más capaz de captar votos de ERC que viceversa.

Las elecciones de 2012, sin embargo, muestran un cambio de tendencia claro, con CiU empezando a perder muchos votos. De estos una parte mayoritaria se fue hacía ERC, pero no se pueden ignorar las pérdidas del partido hacia Ciudadanos y el PP. Estas elecciones también muestran un cambio de tendencia en el PSC, reduciendo las pérdidas hacia CiU y aumentando las pérdidas hacia Cs. Una dinámica que se vuelve aún más marcada en el cambio entre 2012 y 2015. En 2012 también empezamos a ver una dinámica que marcará el escenario catalán: el flujo de votantes del PP hacía Ciudadanos. Un flujo que no ha parado de aumentar desde 2012. El último gran cambio de tendencia de esta época post-2012 no se van tan claro hasta las elecciones de 2015. ICV consiguió aún mantener a su base bastante aunada en aquellas elecciones en las que la propuesta era el derecho a decidir. No es hasta 2015 que empezamos a ver fugas de sus votantes. Unas pérdidas que en 2015 se dieron mayoritariamente hacia opciones independentistas.

Las elecciones de 2017, pues, y, a falta de saber cómo acabaran decidiendo los indecisos, se enmarcan bastante en la dinámica que venimos observando desde 2012. Con el PSC perdiendo sobre todo hacia Ciudadanos, JxC recuperando una proporción del voto de JxS menor de la que había puesto en favor de ERC, y el PP perdiendo grandes bolsas de votantes hacia Ciudadanos. Existen dos elementos relativamente nuevos, por el momento, sin embargo: por primera vez desde su aparición, Ciudadanos parece tener cierta fuga de votantes. Además, CSQP ha empezado a tener pérdidas por el lado no-independentista.

Este hecho no significa, sin embargo, que las dinámicas desde 2012 sean las únicas que debemos tener en cuenta. Al fin y al cabo, para 2012 la situación ya había cambiado y la dinámica de polarización ya se había establecido. Aunque las encuestas actuales no lo muestren, hay una parte de los votantes actuales de Ciudadanos que no hace tanto votaban CiU, y una parte de los votantes independentistas de ERC o CiU que habían estado votando PSC en 2003 y 2006. Es probable que estos votantes hayan cambiado mucho en los últimos 10 años y que su comportamiento de entonces ya nada tenga que ver con sus preferencias actuales. Sin embargo, para entender los equilibrios actuales y las posibles soluciones a él, debemos tener en cuenta no sólo las pérdidas que están sufriendo los partidos actualmente, también los espacios que han perdido. Unas pérdidas que son más diversas de lo que algunos nos hacen creer.

 

 

Marc GUINJOAN i Toni RODÓN, “5 gràfics clau per entendre la importància de la participació el 21-D” a Crític (13-12-17)

http://www.elcritic.cat/datacritic/5-grafics-clau-per-entendre-la-importancia-de-la-participacio-el-21-d-19551

Des que el Govern espanyol va anunciar la tramitació de l’article 155 i la posterior dissolució del Govern català, bona part de lestratègia del PP, de C’s i del PSC s’ha centrat en la mobilització del que sovint anomenen majoria silenciosa. L’estratègia no és nova: ja fa algunes conteses electorals que el bloc constitucionalista insisteix en la necessitat de portar a les urnes un gruix de ciutadans que, al seu entendre, ha viscut d’esquena a les eleccions catalanes. Les manifestacions espanyolistes —o de partidaris de la unitat d’Espanya—que s’han vist en les últimes setmanes arreu del territori català només han fet que esperonar aquesta idea.

En termes politològics, el bloc del 155 sembla haver comprat la idea que el trencament de l’abstenció diferencial, un dels fenòmens més comuns en el comportament electoral català des del final de la Transició, és l’única via per aconseguir la victòria. Aquest tipus d’abstenció fa referència a un patró sistemàtic entre alguns votants de casa nostra que participen regularment en les eleccions espanyoles però s’abstenen de fer-ho en les eleccions al Parlament de Catalunya.

El problema, però, és que l’abstenció diferencial ja fa temps que s’ha esvaït. A nivell agregat això es percep ràpidament quan es dóna un cop d’ull a la participació registrada a Catalunya en diferents conteses electorals. El gràfic següent ens mostra l’evolució de la participació en les eleccions celebrades a Espanya des de l’any 1977. Tal com s’hi observa, la participació en aquests comicis ha sigut sistemàticament més elevada, excepte en les últimes convocatòries, quan el patró s’ha revertit.

12

L’abstenció diferencial ja no existeix a Catalunya

Tal com va desenvolupar la politòloga Clara Riba en un ja clàssic article de comportament electoral, l’abstenció diferencial tradicionalment s’ha explicat en funció de dos factors: la primera explicació ofereix una narrativa similar a la desenvolupada pels partits del 155. Es basa en la idea que una part de la ciutadania no se sent identificada amb les institucions catalanes i, al mateix temps, que no existeixen partits que defensen aquest segment de població. El perfil prototípic de l’abstencionista diferencial ha estat el d’una persona nascuda fora de Catalunya i que en les eleccions espanyoles votava el PSOE (o en menor mesura el PP). La lògica de l’argument és que, per manca d’identificació o per manca d’oferta política (o per ambdues coses alhora), aquest sector de població s’abstenia en les catalanes, la qual cosa generava un benefici extra per a partits com CiU i, en menor mesura, a ERC.

Tanmateix, el problema d’aquesta hipòtesi és que, fins ara, ha rebut poc suport empíric. En els últims anys han sorgit diversos partits i els canvis en el panorama partidista que s’han produït semblen tenir més a veure amb factors com la corrupció, la crisi econòmica o l’eclosió d’un tema de debat que polaritza —com el sobiranisme— que amb la decisió sobtada d’un cert grup de persones de deixar d’abstenir-se diferencialment. Al cap i a la fi, en altres contextos, com a Madrid, l’abstenció diferencial també és elevada i no s’acusa el guanyador de les eleccions de ser-ho perquè una part dels madrilenys no se senten identificats amb les seves institucions.

La segona explicació assenyala que l’abstenció diferencial es produeix per una qüestió d’importància de cada tipus d’eleccions. La Generalitat i el Parlament de Catalunya tenen un nivell competencial menor que el Govern espanyol, la qual cosa portaria certs ciutadans a abstenir-se en les primeres, però participar en les segones. Segons aquesta idea, la desmobilització, a més, afectaria especialment persones amb una menor probabilitat de participar, és a dir, aquelles amb un nivell socioeconòmic menor, amb menys estudis i joves.

Però, tal com es veu en el primer gràfic, l’abstenció diferencial ja no existeix. A mesura que ha augmentat la importància del debat català, la participació ha crescut de manera substancial. De fet, si comparem les eleccions catalanes del 27-S del 2015 amb les espanyoles celebrades alguns mesos més tard, el 20 de desembre, només trobem un municipi on la participació va ser més elevada en les espanyoles que en les catalanes. Es tracta de Naut Aran, a la Vall d’Aran.

El gràfic que hi ha a continuació il·lustra la relació entre ambdós comicis, el 27-S i el 20-D. Si el 2015 s’hagués registrat la mateixa participació en les espanyoles que en les catalanes, observaríem tots els punts sobre la línia diagonal. En canvi, tots els punts, menys un, s’ubiquen per sobre. L’exemple més extrem és el del municipi de Farrera, al Pallars Sobirà. En aquest municipi, la participació en les eleccions catalanes va ser 28 punts percentuals més elevada que en les eleccions espanyoles. En gairebé 200 municipis, la participació en les catalanes va ser 15 punts percentuals superiors que en les espanyoles del 20-D.

13

Qui més acudirà a les urnes?

Que l’abstenció diferencial s’hagi revertit i els patrons clàssics amb els quals analitzàvem la política catalana hagin caducat no significa que s’hagi assolit el topall màxim de participació. Com en totes les societats modernes, Catalunya disposa d’un segment de població que difícilment participa en les eleccions per qüestions estructurals (per edat, perquè resideix fora, per manca absoluta d’interès per la política, etcètera). Per exemple, en les eleccions més participades, les del 1982, vora el 20%, o un total d’un milió dues-centes mil persones, no va anar a votar.

Per tant, la clau (i la gran incògnita) es troba en si el context o la mobilització dels partits serà capaç de fer créixer la participació del 74,9% que es va registrar el 27-S fins valors superiors al 80%, el probable topall màxim de participació. En aquest sentit, les dades ens indiquen que encara hi ha un cert marge perquè la participació augmenti respecte al 27-S.

Una primera manera de mirar-ho és observant la distribució territorial de la participació. Tal com ens mostra el mapa següent, l’abstenció diferencial no s’ha “tancat” o revertit a tot arreu de la mateixa manera. A les zones de la Catalunya interior i a les comarques del sud, la participació és ja molt més superior en les catalanes que en les espanyoles. A les zones urbanes de la costa, però, la situació és diferent. L’abstenció diferencial també s’ha revertit, però és on la mobilització podria créixer més.

Tanmateix, que hi hagi zones amb potencial de creixement no significa que, necessàriament, la participació hagi de créixer. És possible i, de fet, tenim evidència empírica que ho assenyala, que a les zones urbanes costaneres hi visquin més abstencionistes estructurals, difícils de mobilitzar.

14

Una segona manera d’enfocar-ho és analitzant quina posició territorial respecte al debat independentista tenen els abstencionistes. En aquest sentit, el gràfic següent mostra el percentatge de persones que diuen no haver votat en les eleccions al Parlament del 2006, del 2010, del 2012 i del 2015 en funció de la seva preferència territorial. Com podem veure, en les persones a qui els agradaria que Catalunya fos una mera regió d’Espanya i en les que voldrien mantenir l”statu quo’ territorial, el percentatge d’abstenció declarada se situa al voltant del 25%. Entre els federalistes, l’abstenció declarada queda una mica per sota del 15%, mentre que entre els independentistes és tan sols del 5%. Dit d’una altra manera, els partidaris de l”statu quoi els federalistes són els que en el passat van votar menys i, en conseqüència, on hi ha més marge de canvi.

15

L’impacte de la participació

Fins aquí podem arribar a dues conclusions parcials: primer, tenint en compte que hi ha una part d’abstencionisme estructural (vora el 15-20%), Catalunya ha assolit, o està gairebé a punt d’assolir, el que és probablement el seu topall de participació. Segon, si no s’ha arribat a aquest topall, les dades apunten que hi ha certs sectors que encara es poden mobilitzar.

Dit d’una altra manera, què podem esperar de cara a les eleccions del 21-D? Per respondre-ho, utilitzem l’enquesta del GESOP publicada per ‘El Periódico’, en la qual es preguntava sobre la probabilitat d’anar a votar. El 87,3% dels enquestats va dir que “segur que ho faria”. Podem, però, esperar aquesta participació el pròxim 21-D? És ben conegut entre els estudiosos de la demoscòpia que la participació en les enquestes sempre és major que la participació real —un fet que s’explica tant pel desig social de dir que votaràs quan, en realitat, no hi tens interès, com pel biaix en la selecció dels individus que accepten respondre una enquesta sobre qüestions polítiques.

Per poder fer una aproximació a la participació del pròxim 21-D, podem emprar les dades de la mateixa pregunta dels anys 2012 i 2015 i fer una simple extrapolació de la gent que afirmava que segur que votaria i de la participació real que hi va acabar havent. Per exemple, l’any 2012 el 78,6% de catalans van dir que segur que votarien. La participació real va acabar sent del 67,7%. Si extrapolem la mateixa lògica a les pròximes eleccions del 21 de desembre, el percentatge de participació esperat per a les eleccions del 21-D és del 75,26% (si extrapolem amb les dades del 2012) i del 80,98% (amb les del 2015). En resum, esperaríem una participació mitjana del 78,12%.

Finalment, les dades del GESOP també ens permeten analitzar la mobilització diferencial d’independentistes o del bloc constitucionalista. Mirem la probabilitat d’anar a votar en funció de la preferència territorial. Les xifres ens indiquen que el 93,4% dels independentistes afirmava que segur que votaria, pel 83,2% dels favorables a la unitat d’Espanya.

16

Aquest hipotètic augment de la participació, què podria implicar? Imaginem que l’escenari elevat es compleix i que, efectivament, el 81% dels catalans acudeix a les urnes el dia 21-D. Aquest augment, en termes absoluts, significa que 313.000 persones més que el 27-S acudirien a les urnes. Tanmateix, només si aquest increment de la participació reparteix els vots en major mesura entre el bloc constitucional que entre els sobiranistes, els resultats poden canviar. Les dades que tenim fins ara no apunten a cap apatia sobiranista, però sí que assenyalen una major mobilització dels constitucionalistes. De totes maneres, gairebé tots els nous votants haurien d’optar per alguna de les opcions del bloc del 155 perquè la participació beneficiés només un sector. Segons les enquestes, es tracta d’un extrem que és difícil que es produeixi.

Amb tot, si es produeixen canvis substancials en la composició del Parlament, el més probable és que la participació en sigui només un dels detonants. La capacitat de mobilitzar l’electorat propi o de prendre electors a formacions concretes poden ser altres elements que acabin decantant la balança de manera decisiva.

 

 

Albert AIXALÀ, “21D: reconciliació o autodefensa?” al blog Sobirania i Poder (17-12-17)

http://aaixala.blogspot.com.es/2017/12/21d-reconciliacio-o-autodefensa.html

En els darrers mesos s’ha parlat molt de la fractura social provocada pel procés i poc o molt poc de la fractura territorial. La principal fractura existent a Catalunya és entre les 30 comarques on el suport a la independència és clarament superior al 60% (arribant a fregar o superar el 80% a la Garrotxa i el Pla de l’Estany) i les comarques i municipis de la costa central on aquest percentatge és inferior al 40% o fins i tot al 30%.

L’autèntica fractura es troba entre la Catalunya que ja viu desconnectada i la Catalunya que té por de la desconnexió, molt concentrada als municipis costaners entre Cambrils i Badalona, però que arriba fins a Sabadell i Terrassa. Alhora, en moltes d’aquestes ciutats, també es produeix una notable fractura territorial entre el centre (de majoria independentista) i els barris (molt refractaris a la independència). I és en aquestes ciutats on es jugarà el resultat de les eleccions de dijous 21 de desembre.

A Catalunya hi ha 22 ciutats que superen els 50.000 habitants. 18 son a la província de Barcelona, però les altres 4 (Lleida, Tarragona, Reus i Girona) també tindran un impacte important en el repartiment d’escons a les respectives províncies, especialment a Lleida i Tarragona. La ciutat de Lleida representa gairebé un terç del cens electoral de tota la província i la suma de les ciutats Tarragona i Reus quasi un 30% del cens electoral provincial.

I què va passar l’any 2015 en aquestes ciutats?

Quan es parla del baix suport a la independència a l’àrea metropolitana de Barcelona, sovint s’oblida que la comarca de Catalunya on la suma de Ciutadans i PP va obtenir un millor resultat fa dos anys va ser el Tarragonès, amb un 36%. A les ciutats de Tarragona (26%) i Reus (23,7%) Ciutadans va obtenir un percentatge de vot superior que a Hospitalet, Sta. Coloma de Gramanet o Cornellà. Una dada que l’independentisme tarragoní tendeix a oblidar.

A Lleida, el resultat de Ciutadans va ser notablement menor (18,5%) però amb una participació també notablement més baixa, d’un 73%. De fet, entre les 22 ciutats més poblades de Catalunya, Lleida va ser una de les tres on es va enregistrar una participació més baixa, al costat de L’Hospitalet de Llobregat i Sta. Coloma de Gramanet.

Qui va guanyar les eleccions de 2015 a les principals ciutats de Catalunya?

Junts pel Sí va ser la primera força en 14 d’elles, però només en 3 de les 22 principals ciutats catalanes el vot a les dues candidatures independentistes va superar el 50%: Girona, Manresa i St. Cugat del Vallès. En la majoria (12) l’independentisme no va arribar al 40% i en 5 va obtenir menys del 25% dels vots: L’Hospitalet, Sta. Coloma, Cornellà, Viladecans i El Prat de Llobregat.

L’any 2015, Ciutadans va ser primera força en 6 ciutats (L’Hospitalet, St.Boi, Rubí, Castelldefls, Viladecans i El Prat, i el PSC ho va ser en 2 (Sta. Coloma i Cornellà).

Ara bé, amb els percentatges de vot obtinguts per Junts pel Sí, no sembla aventurat pensar que el 21-D, en la majoria de ciutats (15) la primera força serà Ciutadans o el PSC, incloent Terrassa, Sabadell, Badalona i Mataró. Només en 6 de les 22 es mantindrà una força independentista al capdavant: Girona, Manresa, St. Cugat, Vilanova i la Geltrú, Granollers i… Barcelona?  Lleida és dubte, en funció de la participació i de la nova correlació de forces entre ERC i JxCat d’una banda, i C’s i PP de l’altra.

Barcelona, però, és un cas a part. El suport a l’independentisme a la ciutat de Barcelona l’any 2015 va ser clarament superior al que es va registrar a l’entorn metropolità. De fet, a Barcelona el suport a la independència (47,2%) va ser entre 6 i 7 punts superior que a Sabadell (41,6%) i Terrassa (39,9%). Percentatges que sovint també obliden els independentistes vallesans.

Una de les particularitats de Barcelona és que en dos districtes, l’Eixample (55,2%) i Gràcia (60,6%) es van registrar suports a la independència similars als de Girona  o St. Cugat i només en un (Nou Barris) el suport va ser tan baix com el de l’àrea metropolitana. Tanmateix, serà interessant veure què passa ara a districtes com Sarrià-St. Gervasi i Les Corts, que van fregar el 50% de vots independentistes gràcies al gran resultas de JxSI. Es mantindrà aquest suport després de comprovar les conseqüències econòmiques del procés?

De l’orientació del vot en aquests dos districtes i del nivell de participació en els dos menys participatius (Nou Barris i Sants-Montjuïc) dependrà que ERC sigui o no la força política més votada a la capital.

Tanmateix, més enllà dels resultats finals el que es desprén de les tendències demoscòpiques és que a Catalunya falta voluntat de reconciliació i de reconstrucció entre la majoria de ciutadans. 

Avui la majoria, d’un costat o l’altre, votarà com a mecanisme d’autodefensa. Volen protegir-se dels altres. No podem dir ni tan sols que vulguin guanyar. En el fons, saben que no poden. Saben que el país està partit en dos. Però es volen defensar “dels altres”.

Uns, els independentistes, tenien il·lusió i esperança de construir “un país nou” però ara només volen defensar-se dels que van decidir enviar la policia per aturar l’1 d’octubre i han engarjolat als seus líders. Volen defensar-se d’aquells que no reconeixen la seva voluntat de constituir un nou Estat, el seu “dret a decidir” marxar d’Espanya. I es senten menystinguts, com si fossin “ciutadans de segona”.

Els altres, els no independentistes, volen defensar-se d’un moviment polític que els ha minoritzat i no els considera part del “poble català”. Volen defensar-se d’uns dirigents polítics que han volgut trencar amb Espanya sense tenir-los en compte. Sense reconèixer el seu dret a ser catalans i espanyols alhora. S’han sentit menystinguts durant cinc anys i no volen perdre els seus drets com a ciutadans espanyols i europeus.

Uns i altres saben que no guanyaran. Però tampoc estan pensant en la reconciliació ni en la reconstrucció del país.

Uns i altres saben que només tenen una part de la raó però tenen por dels altres. Tenen por i votaran per defensar-se.

Hi ha dues Catalunyes molt polaritzades i l’espai del mig no sembla tenir prou força per impulsar una solució. Tanmateix la única sortida per als dos pols és que l’espai del mig vulgui articular una nova majoria social i política amb ells. La força de l’espai del mig serà determinant.

Hi ha dues Catalunyes que tenen por i al mig són pocs els que tenen esperança. Però sense esperança no hi ha futur. Sense esperança no hi ha reconciliació possible. Sense esperança no es pot reconstruir el país.

S’acosta el dia de les eleccions i s’acosten les festes de nadal. Ens desitgem bons auguris. Però tots tenim por dels mals auguris en forma d’enquesta que ens sobrevolen aquests dies com si fossin ocells de mal averany.

 

 

Arseni GIBERT, “Desiderata para el 22-D” a Agenda Pública (20-12-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/desiderata-22-d/

Una desiderata puede ser trivial o sustancial; arbitraria o razonable; utópica o realista. Su materialización, probable o improbable. La que pretendo formular la creo muy conveniente, aunque desafortunadamente bastante improbable.

Pretende ser una aproximación al Govern deseable que surja de las próximas elecciones prenavideñas. Deseable no tanto por su composición como por su actitud y -más allá de su gestión ordinaria- por sus principales objetivos, escalonados temporalmente en tres fases a lo largo de su mandato.

Para verla realizada es necesario que -votos mediante- ninguno de los dos supuestos bloques o frentes en liza obtenga mayoría absoluta de escaños; es decir, que tiene que haber por lo menos una candidatura no encuadrada en ningún bloque. También sería posible si, como Berta Barbet apuntaba con acierto recientemente, los bloques en lugar de dos fueran tres. O mejor aún, sin bloques, con preeminencia de la declaración de intenciones comprensible y sincera de cada una de las candidaturas. Pero en los tiempos que corren quizás esto sea pedir demasiado, incluso como desiderata.

Insisto en lo de la no mayoría de escaños. Como es sabido, la regla d’Hondt y la distorsión derivada de que también votan los kilómetros cuadrados de territorio, suponen que no se produzca necesariamente la correlación de resultados en votos y escaños. Ya ocurrió en 2015 y dio origen al reiteradamente invocado “mandato para la independencia”, respaldado por menos del 50% de los votos emitidos y tan solo por un 35,68% del censo electoral.

Partiré de la descripción de tres bloques, aunque no determinados en función de las siete candidaturas con representación asegurada y muy probablemente exclusiva, sino determinados a partir del supuesto teórico de que los catalanes con derecho a voto pudieran elegir entre tres opciones, tres actitudes, tres propósitos y formas de gobernar Cataluña en esta nueva etapa poselectoral:

El bloque de los que solo aceptan la independencia como opción satisfactoria, aunque no sea ya la independencia exprés prometida, curiosamente también (ahora lo sabemos) en forma de desiderata (en adelante, bloque A).

El de los que creen adecuado el statu quo autonómico, con o sin algún eventual retoque constitucional que modifique algún parámetro menor del actual modelo. En este bloque podemos incluir la minoría de los partidarios de una involución centralizadora; e incluso los movidos por cierto espíritu de revanchismo o humillación del independentismo (en adelante, bloque B).

Y finalmente el de los que creen -creemos, no pretendo parecer neutral- que la independencia no es ni la única ni la mejor solución. Ni tampoco la más fácil o probable. Se trata de un bloque que incluye votantes que contemplan distintas preferencias: un referéndum legal y pactado (entre los cuales, sin duda, hay independentistas); una reforma constitucional de matriz federal; o un pacto estatutario que clarifique y mejore el autogobierno con cualquiera de las posibles variantes de tercera vía, algunas de ellas tal vez con un cierto componente expreso o implícito de bilateralidad. Un bloque, pues, más difuso y heterogéneo que los otros dos, pero con un rasgo que aporta una característica común suficiente: un alto grado de moderación, cuando menos comparativamente con el A y el B (en adelante, bloque C).

Me parece del todo evidente que no es exigible ni posible que los electores incluyan -incluyamos- nítidamente cada una de las candidaturas en uno de los tres bloques descritos. Con mayor motivo siendo tan poco probable que algunas, bastantes o incluso todas ellas, hicieran ofertas programáticas muy concretas y transparentes. Aunque quizás hubiera sido recomendable hacerlas, después de la avalancha de confusión y arrebatos vivida. Tal vez los electores opinen que la claridad y la concreción merecen premio.

Sin embargo, no creo descartable que el desarrollo de la campaña esté emitiendo indicaciones que ayuden, en alguna medida, a detectar tendencias de aproximación de las siete opciones a alguno de los tres bloques, influyendo así en la decisión de voto que -intuitivamente, soy lego en politología- se me antoja todavía muy volátil en este momento. Es más, diría que ya se ha emitido alguna indicación haya sido emitida y que existen espacios de ambigüedad que pueden decantarse por la moderación si la entendemos en sentido amplio. Incluso se puede especular con que, ante la necesidad de ofrecer expectativas de futuro, todas las opciones en liza reflexionen y acaben emitiendo también señales de dicha revisión.

Después de ese inevitable preámbulo, pasemos, pues, a la concreción de la desiderata anunciada.

Las premisas

La primera condición necesaria es que ni las candidaturas colectivamente ni los diputados elegidos individualmente encuadrables en los bloques A o B puedan formar gobierno. Para darle cumplimiento, existen dos posibilidades: a) que ni uno ni otro dispongan de apoyos suficientes para una investidura; o b) que, aun teniéndolos, alguna candidatura o suficientes diputados elegidos pertenecientes a uno de los dos bloques no acepten a otras candidaturas o diputados miembros del mismo bloque ni para formar Gobierno ni para que éste se vea demasiado condicionado permanentemente (por ejemplo, por excesiva radicalidad antisistema o por excesivo espíritu revanchista). Cumpliéndose esta premisa, las candidaturas o diputados del bloque C tendrían capacidad decisoria para formar un Gobierno tendente a la moderación si, como parece razonable, damos por supuesto que sería prácticamente imposible que los componentes de los bloques A y B llegaran a un acuerdo.

La segunda condición necesaria es que esta capacidad de decisión de los miembros del bloque C no se use tan solo para completar la mayoría de uno u otro bloque y conseguir así la máxima moderación posible. Se debería usar con mayor ambición: participar -presidiéndolo o no- en la composición de un Govern híbrido, moderado y proclive a los parámetros básicos de la desiderata; es decir, priorizar determinados objetivos inmediatos en las dos primeras fases y posponer para una etapa más avanzada de su mandato un -asimismo- imprescindible objetivo. La desiderata no solo contempla los objetivos en función de su importancia, sino que los temporaliza por razones de oportunidad y urgencia. Y pasemos, ahora sí, al núcleo duro de la desiderata.

Primera fase: restañar heridas

Primera prioridad: activar mecanismos tendentes a generar un clima favorable a la recuperación de la convivencia a partir de la sincera vocación de ser el Govern de todos los catalanes. Capaz de recoser, zurcir y si hace falta bordar los espacios con roturas o que hayan sufrido síntomas o riesgo tangible de ruptura convivencial. Defender por encima de todo el patrimonio irrenunciable de la pluralidad. Conseguir que arraigue la idea de que nunca más se invoque el ‘bien’ contra el ‘mal’ en el debate político. Dar ejemplo en el Parlament de diálogo y respeto a las fuerzas políticas de la oposición, al margen, tanto como sea posible, de apriorismos derivados de las siglas partidistas y de las manifiestamente excesivas tensiones recientes. Es la prioridad más urgente porque, en última instancia, estas elecciones también se podrían plantear en términos de sociedad dual vs. pluralidad en la unidad civil.

Segunda prioridad: instrumentar, con la máxima solvencia técnica y política posibles, el objetivo de minimizar los ya inevitables efectos inmediatos del deterioro de nuestra estructura económica. Y de forma muy especial, por ser infinitamente más importante, focalizar el esfuerzo en los objetivos a medio plazo para evitar que los daños de este deterioro afecten a las futuras generaciones, cosa por desgracia todavía no descartable. Desterrar la subvaloración frívola de la magnitud, causas y efectos de las decisiones de los bancos y empresas que han trasladado fuera de Cataluña -de momento- sus sedes sociales y fiscales. Evitar nuevos daños colaterales relacionados con la desincentivación actual de inversiones y flujos como el turístico, la pérdida de oportunidades y los riesgos para captar o mantener grandes eventos periódicos o puntuales de importante impacto económico. Es una prioridad también urgente ya que, en última instancia, estas elecciones también se podrían plantear en términos de riesgo de autarquía/decadencia económica vs. continuidad y mejora de 40 años de notable progreso en la creación de riqueza.

Segunda fase: recuperar prestigio y vocación de sociedad abierta

Acreditar en todos los ámbitos, y muy especialmente ante el resto de España y la UE, el retorno de Cataluña a su esencia de sociedad abierta, plural y cosmopolita. Asimilar y ser consecuente con esta necesidad tanto si algún día hay independencia como si no la hay.

Para ello, el Govern debería ser taxativo contra todos los brotes de supremacismo y de repliegue endogámico. Y por supuesto, evitar ridículos.

Y debería entender dos importantes cosas más: a) que un país gobernado por personas a las que les gustaría que todos los catalanes fueran independentistas, o que solo se sintieran españoles, o de la misma religión o del mismo club de fútbol, sería un país gobernado desde la antesala del totalitarismo. Y b) que la forma eficaz de contribuir a cambiar y mejorar de forma permanente España consiste en mejorar permanentemente Cataluña y abandonar la pretenciosa idea de dar ‘pedagógicamente’ lecciones a España. A España se la mejora participando directamente en su gobernación, justo lo contrario de lo que hizo el president Pujol: ofrecer estabilidad a cambio de poco pescado y vetando que se incorporaran al Gobierno español dirigentes de CiU que tenían suficiente prestigio personal para poder elegir ministerio.

En cuanto a la UE, volver a la senda del europeísmo sincero y entusiasta. Pero de verdad, sin retórica vacía. Con un inequívoco sentido de formar parte de Europa y compartir rasgos y valores comunes y compatibles con su rica diversidad cultural e histórica. Profundizar internamente en la difusión de que la construcción de la Europa política es el marco real de la interdependencia posible, de la soberanía compartida que, afortunada e inevitablemente, comporta un creciente grado de dilución de los estados miembros. Asumir como propias las palabras (aproximadas, perdón por las traducciones) de tres líderes europeos: de Matteo Renzi en 2014: Es preciso construir en el menor tiempo posible una Europa política que nos represente en un mundo inexorablemente global en el que ni tan siquiera Alemania -sola- tendría ningún peso”. Las más recientes de Angela Merkel, que dijo después de su primera reunión con Donald Trump: Hemos de ver el actual presidente de los EEUU no solo, ni principalmente, como una posible fuente de problemas, sino como una ventana de oportunidad: ahora ya sabemos que no podemos esperar que desde fuera de Europa nos resuelvan nuestras debilidades; ahora ya sabemos que los europeos -unidos- las tendremos que resolver por nuestra cuenta”. Y también las lúcidas palabras de Emmanuel Macron, pronunciadas precisamente en Alemania el pasado día 26 de setiembre:Solo Europa, y ya no ninguno de sus estados miembros, está hoy en condiciones de garantizar a sus ciudadanos la soberanía. Solo estando protegidos por una Europa unida, capaz de hacer valer su fuerza, los ciudadanos europeos podrán defender sus intereses y valores comunes en un mundo global caótico”.

Tercera fase: recobrar la plena normalidad con el impulso del ‘Govern’ al debate político sobre el futuro de Cataluña

Sin duda, los eventuales lectores habrán detectado dos implícitos en el texto:

Por una parte, la insistente mención no solo a las candidaturas, sino también a los diputados a la hora de formar Gobierno. Tal vez sea un buen momento para apelar a la responsabilidad individual de los representantes electos más allá de la disciplina partidaria y a menudo tendente al sectarismo.

Por otra, que la priorización temporal de objetivos asignados a las dos primeras fases supone una invitación, solo como un elemento más de la desiderata, a un cierto stand by temporal, por parte del Govern, en el debate sobre las alternativas sobre la relación -o si se prefiere, el conflicto- Cataluña/España. Por supuesto que no se trata de ningún veto o tabú. Los partidos políticos, tanto los que apoyen el Govern como los de la oposición, dirán -o no- en todo momento lo que crean conveniente en todos los foros posibles (incluidos los trabajos en las Cortes Generales españolas si efectivamente se inicia un proceso de reflexión y posterior propuesta de reforma constitucional).

Obviamente, el debate sobre el futuro de Cataluña es imprescindible. La periodificación de prioridades tan solo quiere indicar que sería preferible impulsarlo desde el Govern después de haber conseguido avances significativos en los objetivos de las dos primeras fases. E impulsarlo en un contexto político más distendido y apto para la reflexión. Un debate sobre las distintas alternativas de futuro que, por razones que no creo necesario recordar, ha sido imposible substanciar con rigor durante el llamado procés.

Un debate, pues, sobre la idoneidad, ventajas e inconvenientes de las diversas propuestas para resolver el encaje o no encaje de Cataluña en España. Un debate sobre su grado de viabilidad en el marco legal vigente. Sobre las hojas de ruta propuestas y su verosimilitud para conseguir lo que proponen. Y en última instancia, si alguna de las propuestas consiste explícitamente en conseguir la independencia por una vía unilateral o revolucionaria, que el debate gire alrededor de las posibilidades reales de éxito y en términos de costes y disponibilidad de los ciudadanos para asumirlos, no vaya a terminar todo en otro desenlace tan grotesco y desastroso, o quizás más aún, que el incubado durante años y concretado recientemente.

Y sería conveniente impulsarlo desde el Govern básicamente por dos razones:  la primera, para intentar conseguir que se produzca en unas aceptables condiciones de rigor y racionalidad, sin eufemismos ni astucias, sin mentiras ni medias verdades, sin promesas infundadas, sin amenazas catastrofistas, sin propaganda ni directa ni subliminal, sin que nadie se atreva a hablar en nombre del pueblo de Cataluña, sin representaciones de opereta en el Parlament. La segunda, dado que desde el propio Govern -plural, híbrido- se defenderían opciones diferenciadas, poder dar ejemplo de cómo se debe desarrollar un debate realmente democrático, un ejemplo para dejar la situación encauzada hacia la normalidad cuando lleguen los siguientes comicios.

Si cada elector vota a partir del criterio de favorecer un Govern con un talante relativamente parecido al dibujado en esta desiderata, tal vez la misma no resulte tan improbable como parece. Ojalá. Sería un gran alivio para todos los catalanes, además de un consuelo para la inmensa mayoría que, precisamente el día 22-D, nos quedaremos sin premio en la lotería de Navidad.

 

 

Argelia QUERALT y José Luis MARTÍ, “Un referéndum para Cataluña” a Agenda Pública (18-12-17)

http://agendapublica.elperiodico.com/un-referendum-para-cataluna/

Tenemos en España un conflicto político territorial de primera magnitud. Veremos lo que ocurre el jueves en las elecciones, pero que nadie se llame a engaño: sea cual sea el resultado, seguiremos teniendo un problema gravísimo y real que requiere un manejo inteligente y una solución estable, efectiva y, por supuesto, que cuente con la máxima legitimidad democrática. Dicha máxima legitimidad sólo la alcanzaremos a través de un consenso amplio y transversal –es decir, uno que incluya también a una parte de los independentistas-, que a su vez será crucial para poder orientar la posterior reforma constitucional en España. Y para cualquiera que conozca bien la realidad política catalana, es evidente que la única solución efectiva y estable que puede alcanzar un consenso de ese tipo es la posibilidad de consultar a la población sus preferencias respecto al encaje territorial con España. La buena noticia es que la Constitución, en su actual redactado, permitiría un referéndum de este tipo.

Se ha repetido sistemáticamente que la Constitución no permite convocar un referéndum en el que los catalanes puedan ser consultados sobre el encaje territorial que les gustaría tener con España. Pues bien, esta afirmación es falsa. La Constitución permite algunos formatos de referéndum que pueden adaptarse perfectamente a las necesidades de una consulta de este tipo en Cataluña, pese que el Tribunal Constitucional ha ido constriñendo las posibilidades de celebrarlo. En todo caso, se trata de una interpretación que no tiene por qué ser inmutable. En esta línea, creemos que un referéndum consultivo se presenta como la mejor opción para buscar una solución a este conflicto que cuente con la máxima legitimidad democrática. Vamos a explicar por qué.

Argumentación jurídico-constitucional

Desde el punto de vista jurídico-constitucional, cabría plantearse la convocatoria de un referéndum consultivo en Cataluña. No se trata de un referéndum de autodeterminación y, por tanto, su resultado no sería, en ningún caso, la declaración de independencia. Eso en España, con la actual CE, no es posible (no lo es, de hecho, en casi ningún estado). Se trataría, en cambio, de plantear el referéndum como un instrumento que encaminara y legitimara la reforma constitucional. En este sentido se manifestó el profesor Rubio Llorente en 2012.

En primer lugar, nuestra Constitución carece de cláusulas de intangibilidad, es decir, no contiene límites materiales a su reforma: toda la Constitución es modificable siempre que se sigan los procedimientos establecidos por ella misma (arts. 167 y 168 CE). Es obvio que cualquier referéndum que quiera proponerse como salida al conflicto catalán debe respetar los cauces establecidos de reforma constitucional.

En segundo lugar, la propia Constitución reconoce la posibilidad de los referéndums consultivos “para decisiones políticas de especial trascendencia” (art. 92 CE), además de reconocer otras dos modalidades, como son el de reforma constitucional y el de reforma estatutaria.

El art. 92 CE prevé que el Gobierno central convoque un referéndum consultivo sobre “decisiones políticas de especial trascendencia… a todos los ciudadanos”. Deberá ser autorizado previamente por el Congreso de los Diputados. Así, las instituciones del Estado son las únicas que tienen competencia para convocarlo, tal y como ha reiterado el Tribunal Constitucional, de conformidad con el propio art. 92 CE y el art. 149. 1. 32 CE. Con este marco jurídico, nada impide que sea el Gobierno quien convoque y el Congreso el que autorice un referéndum que previamente haya sido acordado con las fuerzas políticas catalanas. Primera cuestión, salvada.

Algunos dirán que el art. 92 CE habla de toda la ciudadanía (española). Bien, parte de la doctrina (aquí y aquí) afirma que no es necesario entender que esta expresión se refiera a todo el cuerpo electoral español, sino que puede entenderse como el cuerpo electoral del territorio en el que se plantee el referéndum. Si lo que se pretende es consultar a la ciudadanía de Cataluña para identificar cuáles son sus propuestas de encaje territorial preferidas, tiene todo el sentido que esa consulta se limite a los ciudadanos de Cataluña (y nada obsta, por supuesto, a que se pueda consultar al resto de España en una ocasión sucesiva). Seguimos.

También se ha cuestionado que quepa añadir una nueva modalidad de referéndum a las ya existentes sin que, previamente, se reforme la Ley orgánica del referéndum. Aunque cabe considerar que esto no es necesario, el Tribunal Constitucional lo ha marcado como condición imprescindible. Por tanto, antes de llevar a cabo la convocatoria formal, las Cortes deberían modificar esta ley incorporando esta nueva forma de referéndum, aprovechando, entonces, para incluir la referencia a la posibilidad de consultar al cuerpo electoral del territorio directamente afectado. No parece que esta condición fuera un obstáculo real cuando, como ya se ha dicho más arriba, habría que partir de un amplio consenso entre las fuerzas políticas catalanas y estatales. Otro escollo superado.

Queda, de acuerdo con la jurisprudencia del Tribunal Constitucional, la cuestión más compleja: qué y cómo debería preguntarse en dicho referéndum consultivo. El TC, desde la sentencia sobre el Plan Ibarretxe en 2008, estableció que la pregunta, aunque el referéndum tenga carácter consultivo, no puede implicar una reforma encubierta de la Constitución. Por ello, no cabe tratar a la ciudadanía de Cataluña como si fuera constitucionalmente soberana. La propuesta que aquí defendemos sería, más bien, la de presentar esta consulta previa como la antesala de una reforma constitucional que debería llevarse a cabo, como no puede ser de otra forma, por los cauces previstos a tal fin por la propia Carta Magna. Esta forma de actuar contaría con la ventaja, además, de evitar que en una fase avanzada o muy avanzada de la reforma de la Constitución en lo relativo a la organización territorial del Estado, los resultados en Cataluña en el referéndum celebrado en toda España fueran contrarios a la reforma. Quizá se contara con la mayoría aritmética, pero no se resolvería el conflicto catalán, con lo cual el fracaso de la reforma quedaría servido antes, incluso, de su entrada en vigor.

Legitimidad democrática y consenso político

Como se ha avanzado más arriba, algunos se oponen a un referéndum en Cataluña porque sostienen que el único demos legitimado para reformar la Constitución en España, según establece la propia Carta Magna, es el formado por el conjunto de los españoles. Tienen razón en lo segundo. Pero ya hemos dicho que el que proponemos tendría únicamente efectos consultivos. Y entre las múltiples razones que hay para reformar la Constitución en España, una de las más importantes es construir un nuevo encaje territorial que permita encauzar el presente y grave conflicto con Cataluña, así que parece muy conveniente comenzar identificando cuál de las soluciones de encaje podría satisfacer a una mayoría de catalanes. Por otra parte, y desde el punto de vista estrictamente filosófico, es decir, pre-jurídico, ni siquiera es obvio que el demos español posea mayor legitimidad democrática para resolver el problema que el demos catalán –ni, por cierto, a la inversa. Más bien parece que cualquier solución razonable tiene que partir del diálogo y el acuerdo entre ambos, y no de la mera imposición unilateral.

Otros, alarmados por los polémicos resultados de referéndums recientes como el del Brexit o el plebiscito sobre los acuerdos de paz en Colombia, sostendrán que decisiones tan importantes como ésta no deberían quedar libradas al capricho popular, sino que son nuestras instituciones políticas representativas, y en última instancia los partidos políticos, los que deben encargarse de buscar las soluciones más adecuadas. No negamos el rol privilegiado que nuestra Constitución reconoce a nuestras instituciones y partidos. Pero, una vez más, el valor consultivo del referéndum que se propone no privaría a ninguno de ellos de ejercer sus responsabilidades constitucionales. Y, en segundo lugar, en democracia son precisamente las decisiones más importantes, como las constitucionales, las que requieren de mayor refrendo popular. Un tema tan central como el encaje territorial de Cataluña en dicho modelo no puede decidirse ni zanjarse si no es partiendo justamente de las preferencias mayoritarias de la ciudadanía.

Se objetará que tales preferencias pueden ser no sólo caprichosas, como se apuntaba en el párrafo anterior, sino profundamente desinformadas o manipuladas, y hasta manifiestamente inconsistentes. Esto es, en parte, cierto. Pero, primero, siguiendo esta lógica no preguntaríamos nunca nada a los ciudadanos. Ni siquiera las elecciones tendrían sentido, pues el grado de desinformación y manipulación en unas elecciones es igual o mayor al de un referéndum. Segundo, es cierto que muchos ciudadanos carecen de información relevante. Pero también los expertos carecen de información que es absolutamente crucial. El grado de incertidumbre en estas cuestiones es tan alto que nadie puede calcular exactamente las repercusiones económicas, sociales y políticas de cada modelo territorial alternativo. Por ello los economistas, sociólogos, politólogos y juristas discrepan tan grandemente sobre esta cuestión. En tercer lugar, todos (ciudadanos y expertos) somos susceptibles de caer en sesgos, disonancias cognitivas, preferencias adaptativas, inconsistencias, etcétera, pero es obvio que este referéndum consultivo deberá realizarse en condiciones óptimas de deliberación democrática que permitan corregir en la medida de lo posible dichos sesgos, así como brindar la mejor información disponible. Un referéndum así debería hacerse sin prisa y sin precipitación, sin intentar predeterminar los resultados, poniendo todos los conocimientos de que disponemos sobre la calidad de las decisiones políticas al servicio del mejor debate, la mejor política y la mejor construcción de consensos. Lamentablemente, todo esto falló estrepitosamente en los ejemplos mencionados de referendos recientes, pero esto no quiere decir que no pueda hacerse, como los muchos ejemplos exitosos demuestran –se puede pensar en el referéndum sobre la Constitución islandesa, en muchos de los convocados habitualmente en Suiza o en el propio de secesión en Escocia. Lo que resulta crucial para garantizar el éxito es que los partidos políticos y las instituciones representativas asuman su responsabilidad democrática de ponerse al servicio de la mejor calidad deliberativa y de ayudar genuinamente a la ciudadanía a formarse un juicio informado y reflexivo sobre un problema político tan central. En caso contrario, se puede dar el contrasentido de que por miedo a que los partidos manipulen a la ciudadanía en un proceso de referéndum, acabemos cediendo completamente la decisión constitucional que nos vinculará y afectará a todos a esos mismos partidos supuestamente manipuladores. Por miedo a ser secuestrados, estaríamos entregándonos voluntariamente a los secuestradores.

También están los objetores que no pierden ocasión para recordarnos que los referéndums son una mala herramienta política porque son divisivos y adversariales, terminan separando a la sociedad en dos partes enfrentadas y conceden la victoria final y total a una de ellas, a pesar de que frecuentemente dicha parte de la sociedad aglutine únicamente poco más del 50% de los apoyos, permitiéndole imponerse por la fuerza de los números al resto de la ciudadanía.

Pero estas críticas olvidan diversas cuestiones. Primero, son ciegas al hecho de que la sociedad catalana ya se encuentra dividida y enfrentada en dos mitades, y además de modo muy grave. Este es, de hecho, el principal motivo por el que cualquier estrategia de solución deberá prioritariamente construirse sobre un consenso transversal lo más amplio posible.

En segundo lugar, la división actual en Cataluña se genera especialmente cuando la única opción política abierta es la de independencia, sí o no. Pero, dado que el sentido del referéndum consultivo que proponemos es el de conocer cuál es la opción de encaje territorial preferida por los catalanes, es obvio que debería permitirles elegir entre al menos tres o cuatro (incluyendo el mantenimiento del statu quo, y por tanto la no reforma de la Constitución), cosa que puede hacerse de forma sencilla y técnicamente impecable, por ejemplo, por medio de una serie de preguntas encadenadas. Por otra parte, ya hemos dicho que el referéndum debería ser acordado por las principales fuerzas políticas, tanto en Cataluña como en España, así que, más que provocar división, nos ofrece una excelente oportunidad para reconstruir consensos transversales y sólidos, tanto en Cataluña como en España. Finalmente, y una vez se ha intentado construir deliberativamente el consenso más amplio, hay que recordar que la imposición de la mayoría por la fuerza de los meros números es inescapable, pues la única alternativa es la imposición de una minoría por unos números más reducidos aún.

Muy probablemente el lector de este artículo estará preguntándose de forma insistente lo siguiente: aunque todo esto fuera cierto, ¿no es completamente ilusorio plantearse algo así? ¿No es claramente inviable alcanzar un acuerdo previo sobre la necesidad de convocar un referéndum de este tipo? Créannos, no nos engañamos sobre la dificultad práctica de una estrategia como la que proponemos. Pero no nos corresponde a nosotros hacerla posible. Como hemos mostrado, convocar este referéndum consultivo es la mejor forma de encauzar el gravísimo conflicto territorial actual buscando una solución efectiva, estable, legítima democráticamente y, en los términos especificados, perfectamente compatible con nuestra Constitución. Sí, algunos partidos políticos se oponen frontalmente a esta propuesta, y es hora de que empecemos a culparlos por ello. La mejor solución para un conflicto de este calibre pasa por la construcción de consensos amplios y transversales entre la ciudadanía. Y los partidos políticos tienen la enorme responsabilidad de ayudarnos a construirlos, no de torpedearlos, y torpedearnos a nosotros con ellos.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.