FOCUS PRESS SETMANAL 141

L’agenda internacional forassenyada de Donald Trump (Ramón Lobo, Francisco G.Basterra) ens obsequia aquests dies amb una escalada en la guerra comercial amb Xina (Piergiorgio M.Sandri, Santiago Carbó, Minxin Pei) i amb l’amenaça d’incendiar l’Orient Mitjà amb una confrontació directa amb l’Iran (Sanam Vakil, Álvaro Guzmán, Jesús A.Núñez Villaverde [1]), esperonat pels neocons retornats a la primera fila  (Amanda Mars, Lluís Bassets). Una escalada que la Unió Europea contempla esparverada (Nacho Alarcón, Pierre Haski) i que ha provocat la decisió del govern espanyol de retirar una fragata integrada en una missió nordamericana al mar Roig (Pere Vilanova, Felipe Sahagún)[2]).

La prudència europea en relació a l’Iran és poca quan s’està a l’expectatiuva de com evolucionin les inestables situacions de Líbia (Gonzalo Escribano) i Algèria al Magreb.

Però, mentrestant, les possibilitats de reelecció de Trump semblen augmentar, com recorda Enric González, malgrat el deteriorament que la seva política està provocant en els pilars de les institucions democràtiques nordamericanes (Joseph E. Stiglitz).  I està per veure si Joe Biden, en el cas que s’acabi imposant a les primàries demòcrates (Roger Senserrich), serà el candidat adequat per derrotar Trump i per impulsar projectes com el del Green New Deal  (José Moisés Martín).

A pocs dies de les eleccions al Parlament Europeu, les projeccions dels possibles resultats (Politico, Financial Times) confirmen la tendència a la baixa de populars i socialistes, compensada parcialment per l’ascens de liberals i verds, mentre que l’esquerra anticapitalista es mantindria estable i els diversos grups euroescèptics i nacionalistes pujarien sense arribar però a un terç de l’Eurocambra.

Sobre els plantejaments dels diferents grups que es presenten a les eleccions, veure el comentari de Bernardo de Miguel sobre el debat dels principals candidats i l’article comparatiu de Cesáreo Rodríguez-Aguilera [3] a Agenda Pública;  el Partit Popular Europeu  és analitzat per Álvaro Sánchez i el seu spitzencandidat Manfred Weber per Mari-Paz López i Jaume Masdeu; els socialdemòcrates, per Lluís Pellicer i especialment l’anàlisi de Cass Mudde [4] a The Guardian, així com la posició del Partito Democratico italià en una entrevista a Nicola Zingaretti;   els liberals de l’ALDE,  per Bernardo de Miguel; els verds, per Álvaro Sánchez; l’esquerra anticapitalista, per Lluís Pellicer ; els ultranacionalistes i escèptics, per Bernardo de Miguel, i el paper de Viktor Orban, per Anne-Marie Slaughter i Marisa Hooper, i l’evolució del Movimento 5 Stelle, per Emanuela Fornari.  Sobre les identificacions positiva i negativa dels electors amb els diferents partits, veure la contribució de Cristóbal Rovira.

La batalla per liderar la Unió Europea ja ha començat amb el qüestionament del mètode dels Spitzencandidaten, de manera que difícilment el proper president de la Comissió serà automàticament el líder del grup més votat a les eleccions (Nacho Alarcón, Bernardo de Miguel).

Sobre l’agenda política i de reformes  de la Unió Andrea Rizzi. aporta una visió de conjunt. Pel que fa a la reforma de la zona euro, Lluís Pellicer; la política migratòria, Silvia Blanco; la política d’innovació tecnològica, Jorge Benítez  i Nicolas Colin [5];  la política de medi ambient, Lluís Pellicer; l’ampliació de la Unió, Bernardo de Miguel; la políitca exterior,  Álvaro Sánchez;  l’impacte del Brexit, Jaume Masdeu

També són clarificadors els balanços sobre la situació actual de la Unió de  Donald Tusk i Angela Merkel [6], entrevistats per La Vanguardia.

Visions més generals sobre el futur d’Europa i el caràcter crític d’aquestes eleccions, veure els articles dIvan Krastev [7], Timothy Garton Ash [8], Manuel Castells, Branko Milanovic, Joaquín Almunia, Abel Matutes, Marcelino Oreja y Pedro Solbes … És molt pertinent l’observació de Ramón González Férriz [9] sobre  la desconnexió vital dels futurs líders de la Unió amb el món que la va veure néixer.

Per tancar aquest repàs a les eleccions europees, és interessant el paper d’Ignacio Molina sobre l’impacte positiu de les eleccions generals en la influència espanyola a la Unió Europea.

Les eleccions municipals, autonòmiques i europees a Espanya es faran sense l’allau d’enquestes prèvies que va caracteritzar les passades eleccions generals (Kiko Llaneras): el CIS ha publicat el seu macrobaròmetre realitzat abans del 28A (Carles Castro, Ignacio Varela) i per tenir visió de conjunt de les enquestes publicades als tres nivells és útil el recopilatori d’Antonio Hernández y Jesús Escudero a El Confidencial. També és útil la selecció de les batalles electorals més significatives que ha publicat eldiario.es. Així com els pronòstics basats en mercats de predicció que publica Alberto López OrtegaAgenda Pública.

A l’espera del desenllaç electoral i digerint encara el resultat del 28A (Lola García, Kepa Aulestia [10]),  els partits recomposen les seves posicions:  el PSOE confia en afermar-se en la perspectiva d’un govern llarg (Jordi Juan, Josep Ramoneda);   el PP intenta girar bruscament cap al centre (Fernando Vallespín); Ciudadanos persisteix en l’objectiu de desbancar el PP en el lideratge del centredreta (Teodoro León Gross, Juan Rodríguez Teruel); UP fa de la necessitat virtut davant d’unes expectatives municipals i autonòmiques poc engrescadores (Ignacio Varela, Jorge del Palacio); mentre Vox ha sofert un fals eclipsi segons Enric Juliana i segueix suscitant l’interès de polítòlegs (Francesc Amat/Jordi Muñoz) i d’una historiadora tan prestigiosa com Anne Applebaum. Sobre com ha de reaccionar el sistema democràtic davant de moviments ultradretans com Vox és suggerent l’assaig de Manuel Arias Maldonado (1 i 2) [11] sobre el concepte de democràcia militant.

Tot i el compàs d’espera, Pedro Sánchez ha fet honor a la seva fama de polític agosarat en llençar la proposta d’elegir Miquel Iceta com a president del nou Senat. Una proposta ben acollida en general, en considerar-la com un pas positiu de cara a crear les condicions per abordar el conflicte polític català (Xavier Vidal-Folch, Javier Pérez Royo, José Antonio Zarzalejos, Joan Tapia, Andreu Mas-Colell), però que finalment ha estat avortada per la negativa dels partits independentistes catalans a votar Iceta com el senador socialista en representació del Parlament de Catalunya (Neus Tomàs).

Una vegada més la competició entre ERC i el món postconvergent ha portat als republicans (José Antonio Zarzalejos [12],  Javier Pérez Royo, Xavier Vidal-Folch)  a prendre una decisió -que probablement considerin errònia en el fons (ratificant la vigència de la tercera llei de la estupidesa humana de Carlo Cipolla)- condicionats pel temor a un nou fracàs en la pugna amb Carles Puigdemont (Enric Juliana, Marçal Sintes, Manel Manchón). Aquest episodi és una mostra més de la dificultat per trobar vies útils per sortir de l’atzucac català (Joan Tapia), si més no mentre no es resolgui la causa judicial contra els dirigents independentistes (Lola García). Però tampoc va desencaminada la reflexió de Xavier Bru de Sala [13] sobre la anòmala relació catalana amb el poder, seguint la clàssica observació de Jaume Vicens Vives a Notícia de Catalunya.

Paradoxalment, aquest episodi descoratjador es produeix després de la catarsi (Lucía Méndez) en favor d’una política més sòlida, pragmàtica i dialogant  provocada per la sobtada mort d‘Alfredo Pérez Rubalcaba. De l’allau de testimonis polítics sobre el dirigent socialista destaquem els de Pedro Sánchez,  José Montilla,  Mariano Rajoy, Íñigo Urkullu, Miquel Roca, Santi Vila i Juan Carlos Monedero. Més analítiques són les aproximacions a la figura de Rubalcaba de Joan Rodríguez Teruel [14] sobre el seu paper en la definició de l’estratègia socialista,   Jordi Amat  [15] sobre el valor de la Declaració de GranadaPedro Águeda  sobre la seva contribució al final d’ETA,  Enric Juliana sobre la dialèctica entre vella i nova política, o Carlos Elordi  sobre la dignitat de la política.

Les eleccions municipals a Barcelona segueixen presentant un pronòstic incert (enquestes de GAD3/La Vanguardia, Feedback/El Nacional, promig de José Rico), on l’únic que sembla assegurat és la fragmentació del consistori (Berta Barbet, Carles Castro) i les dificultats per constituir una majoria sòlida  a la vista dels vetos entrecreuats que s’estan formulant (Jordi Mercader).

ARTICLES RECOMANATS

Jesús A.NÚÑEZ VILLAVERDE, “Irán a punto de ebullición” al blog del Real Instituto Elcano (13-05-19)

(…) A falta de otros argumentos de más peso, Trump y su equipo —con el añadido tanto israelí como saudí— han decidido que conviene acelerar el acoso y derribo de un régimen que no solo cuestiona el statu quo de Oriente Medio, sino que incrementa sus opciones para volver a ser el líder regional, en abierta competencia con Riad y para mayor inquietud de Tel Aviv. En esa línea, y sin descartar para más adelante una opción militar de muy incierto resultado, Washington ha vuelto a la senda de las sanciones económicas. Así, arrogándose indebidamente el papel de juez supremo, no solo ha cerrado sus relaciones económicas con Irán, sino que pretende (y en gran medida lo está logrando) que el resto de inversores y clientes internacionales hagan lo propio (…)

“La ruptura impuesta por Washington no puede traer nada bueno. Por mucho que ninguno quiera un enfrentamiento militar directo, nada garantiza que Washington sepa controlar su presión ni que Teherán se mantenga indefinidamente con la cabeza agachada, esperando a que Trump sea un mal recuerdo del pasado”.

Felipe SAHAGÚN, “Retirada simbólica de otra guerra virtual” a El Mundo (15-05-19)

(…) “Con sus acciones, Trump desafía abiertamente no sólo el derecho internacional y a sus dos grandes adversarios estratégicos (Rusia y China, decididos a seguir apoyando a Irán), sino a India y a sus principales aliados europeos, y da oxígeno a Arabia Saudí y a Israel en su pulso con Irán por la hegemonía regional tras la destrucción de Irak.
Forzar a Teherán a elegir entre la humillación o la proliferación nuclear es una pésima noticia para el régimen de no proliferación nuclear. Lanza a otros proliferadores como Corea del Norte el peor de los mensajes: si aceleras tu programa nuclear, te premian; si cooperas, negocias y aceptas inspecciones estrictas, van a por ti y te humillan.
Para España, que desde Suárez a Sánchez, en todos los gobiernos socialistas y populares, ha mantenido buenas relaciones con Irán (un equilibrio muy delicado debido a las alianzas y a las fructíferas relaciones con los peores adversarios de los ayatolás), el riesgo de choques militares directos con Irán, aunque fueran simples escaramuzas, podría tener un coste igual o más alto que el apoyo a Bush en la invasión de Irak en 2003 (…)

“A nadie le beneficia una guerra con Irán hoy en el Golfo, pero un país-estado-civilización que ha sobrevivido 7.000 años y que acaba de celebrar los 40 años de su ruptura con los EEUU no va a ceder a amenazas y menos teniendo de su parte a muchos países y el derecho internacional.
Si Europa no le ayuda a salir de la jaula en la que la Administración Trump intenta encerrarle como hizo con el Irak de Sadam Husein en los años 90, buscará otras salidas, lo que ha hecho siempre.
No hay ninguna prueba de que las explosiones en cuatro buques denunciadas por los Emiratos anteayer en su puerto principal de Fujaira (el primer ataque de este tipo desde 2010 en la región) o el ataque con drones denunciado por Arabia Saudí ayer contra dos puestos de bombeo de crudo sean obra de Irán, pero Washington no ha esperado a tenerlas para señalar a Teherán como culpable. ¿Volvemos a las mentiras de Irak?”

Cesáreo RODRÍGUEZ-AGUILERA, “¿Qué Europa quieren los europartidos?” a Agenda Pública (9-05-19)

(…) “El PPE no parece ser del todo consciente de la necesidad de modificar a fondo el rumbo económico e institucional comunitario porque su programa es esencialmente continuista en las dimensiones señaladas (‘EPP Manifesto. Let’s open the next chapter for Europe together’). Reconoce algunos problemas (en particular, el auge del populismo, aunque es incapaz de erradicarlo en su seno al no haber expulsado -sólo suspendido– a un partido tan reaccionario como el Fidesz de Víktor Orbán), pero no anuncia novedades de relieve para encararlos. Sigue insistiendo en recetas fracasadas (la austeridad) y es tímido a la hora de proponer reformas institucionales (más allá de consolidar la fórmula del Spitzenkandidaten ensayada en 2014 y de preconizar que el Parlamento Europeo tenga derecho de iniciativa legislativa).
El PSE es bastante más ambicioso en sus propuestas reguladoras y redistributivas encaminadas a recuperar el «modelo social europeo», tan deteriorado desde 2008, pero su propuesta de «más Europa» es, asimismo, poco específica (‘Un Nuevo Contrato Social para europa. Manifiesto del PSE 2019′).
En el caso de CRE (no está claro todavía si pervivirá en su forma actual tras las elecciones europeas), las propuestas económicas son crecientemente proteccionistas y de claro repliegue nacionalista (‘Making  the EU work  better for you’). El objetivo central de esta opción es el de devolver competencias comunitarias a los estados y reforzar al máximo la soberanía de las naciones, y todo ello con un ideario muy tradicionalista.
Para los liberales de Alde, la prioridad es culminar el mercado único con des-regulaciones, privatizaciones y liberalizaciones, para combatir así a los populistas (‘Freedom, opportunity, prosperity. The Liberal vision for the future of Europe’). Por tanto, el objetivo central de este europartido es el de garantizar el libre mercado irrestricto; a la vez que, para asegurarlo, preconiza incrementar la supra-nacionalidad institucional de la UE.
Los Verdes del PVE se centran, como era previsible, en combatir el cambio climático como prioridad, además de preconizar más justicia social y reforzar la integración supranacional (‘Priorities for 2019: what European Greens Fight For’). Por razones distintas a las de los liberales, su manifiesto es uno de los más federalistas, precisamente para asegurar la redistribución social.
Como es sabido, los Verdes (que son cosmopolitas) comparten grupo parlamentario con algunos partidos nacionalistas sub-estatales de ALE, cuyas preocupaciones son diferentes: aun compartiendo una genérica aspiración a la equidad social, para ALE el objetivo central de su programa es el de conseguir la autodeterminación de los pueblos europeos, para dar paso a una verdadera unión libre de naciones (más bien confederal) frente a la actual Europa de los Estados (‘Building a Europe of all peoples. 2019 Manifesto European elections’).
Por su parte, el PIE (integrado en IUE/IVN) defiende volver al Estado del Bienestar de los «treinta gloriosos», con fuertes propuestas de regulación de los mercados y alta redistribución social. En materia de integración supranacional, no se opone al principio, pero sigue poniendo exigencias muy estrictas para ceder soberanía a «Bruselas» (‘Gauche  européenne. Manifeste’).
Los ultras están haciendo gestiones para formar un solo grupo parlamentario y su principal impulsor es Matteo Salvini, pero sus diferencias económicas (proteccionistas versus neoliberales) e incluso morales (tolerantes versus integristas) lo hace difícil, pese a su coincidencia fundamental: impedir a toda costa la federalización política de la UE. Para AfD (estuvo en CRE, pero fue expulsado en 2016), es fundamental reafirmar la soberanía nacional, frenar en seco la inmigración, rechazar la supra-nacionalidad, suprimir el euro e incluso abolir el Parlamento Europeo, reduciendo la UE a un mero mercado común intergubernamental (‘Europawahlprogramm. Programm  der Alternative für Deutschland  für die Wahl Zum 9. Europäinschen  Parlament 2019’).
Por su parte, el RN de Marine Le Pen se opone al «mundialismo» y al europeísmo «desnacionalizador». El proyecto federalista europeo sería una aberración puesto que, a su juicio, no existe el pueblo europeo. En suma, la derecha radical francesa acepta una simple cooperación económica intergubernamental, pero critica frontalmente la vocación política de la actual UE. Repliegue nacionalista, superación del euro, proteccionismo, estricto control de la inmigración y reducción de la Comisión a un mero secretariado administrativo (‘Pour  une Europe  des Nations. Manifeste  pour une nouvelle coopération  en Europe. ‘L’Alliance Européenne  des Nations’).
El balance sumario que se extrae de este panorama puede agruparse en tres gradaciones dentro de las dos dimensiones.: en el eje derecha/izquierda, los europartidos más favorables a recetas neoliberales son Alde y el PPE (éste, con matices paliativos); los más redistributivos son el PVE y el PIE, seguidos a cierta distancia por el PSE; mientras CRE y los ultras mantienen posiciones de proteccionismo económico y ‘welfare chauvinism’.
En el eje intergubernamentalismo/ supranacionalidad, los más ‘soberanistas’ son CRE, AfD y RN, y los más ‘federalizantes’ Alde, PVE y el PSE, ocupando una posición intermedia PPE, ALE y PIE”.

Cass MUDDE, “Why copying the populist right isn’t going to save the left” a The Guardian (14-05-19)

(…) “Consequently, before there can be any electoral revival of social democratic parties, social democrats need to challenge the assumptions of the neoliberal society, and re-establish their own ideas of egalitarianism and solidarity as the new common sense. As the Italian Marxist Antonio Gramsci explained almost a century ago, political success can only come after cultural hegemony is established. Only when people support the underlying values of social democracy can parties successfully campaign on social democratic policies. Moreover, without broad support for key social democratic values, even popular policies can easily be defeated.
The project of re-establishing the cultural hegemony of social democratic ideas is going to require the mobilisation of people outside of the existing political parties, including the social democratic ones. In most countries, these parties are anyway run by people who joined during the height of the third way, which they erroneously consider to be the height of “real” social democracy. Similarly, ideological rejuvenation should happen in collaboration with, but independent from, Green and “radical left” parties, which have overlapping but fundamentally different ideological projects.
The revival of social democracy will require a new cultural and political infrastructure, centred, at first, outside of electoral politics. It should include the trade unions, which, despite weakened membership and power, still have better connections to working people. It should include progressive minority organisations, particularly those focused on socioeconomic concerns, and new grassroots organisations, rooted in local communities.
In short, reviving social democracy will require a new social democratic movement – one that is bigger, bolder and more energetic than the existing parties”.

Nicolas COLIN, “Nouvelle ère, nouvelles puissances” a L’Obs (16-05-19)

“Pour comprendre de quoi sera fait notre système international demain, il faut regarder le positionnement des différentes régions dans l’économie numérique globale. C’est en effet la puissance économique qui peut être convertie en puissance politique, militaire, diplomatique et finalement stratégique. Au xxe siècle, le succès précoce des Etats-Unis dans l’économie fordiste leur a permis de prendre peu à peu l’ascendant sur la scène internationale. Au xxie siècle, c’est le succès dans l’économie numérique qui déterminera, en grande partie, le positionnement stratégique des différentes régions (…)

“On a longtemps pensé qu’il n’y avait qu’une manière de prospérer dans l’univers digital: celle des Etats-Unis. Mais on comprend désormais que les Etats peuvent adopter des approches institutionnelles très diverses dans cette économie numérique si différente. Ce ne sont pas seulement des entreprises qui se font concurrence à l’échelle globale. Pour pouvoir se positionner sur la scène internationale, il faut réussir sur deux fronts: faire grandir des entreprises numériques certes, mais aussi inventer de nouvelles institutions pour soutenir ces entreprises et rendre l’économie numérique locale plus prospère, plus inclusive et plus soutenable.
De ce point de vue, les pays occidentaux ont un problème. Les Etats-Unis ont la Silicon Valley mais, depuis que Donald Trump occupe la Maison-Blanche, ils se désintéressent de la question des nouvelles institutions. L’Europe, elle, a le problème inverse: nous y sommes passionnés par l’innovation institutionnelle (« réguler l’économie numérique »), mais nous n’avons pas les grandes entreprises qui nous permettraient de peser dans cette discussion globale”. Pendant ce temps, la Chine avance sur les deux fronts. Elle a maintenant ses grandes entreprises numériques, comme Tencent, Alibaba et Baidu. Et elle innove sur le front institutionnel dans plusieurs domaines: l’urbanisme, le système financier, le commerce international, la recherche et l’enseignement supérieur, la protection sociale. Dans la course à la puissance future, la Chine est devenue aussi compétitive que ces pays occidentaux encombrés par l’héritage de leur puissance passée.
Comme au xxe siècle, cette compétition va tôt ou tard déboucher sur un nouveau consensus. Et ce nouveau consensus va contribuer à cristalliser une nouvelle distribution de la puissance. Il est trop tôt pour deviner la nature du système international qui naîtra de la transition numérique. Mais on devine d’ores et déjà quelles seront les grandes régions qui pèseront dans ce nouvel ordre : celles qui prospèrent dans l’économie numérique. Si l’Europe veut peser dans ce monde nouveau, il lui faut maintenant comprendre la transition en cours et y rattraper son retard. Le temps presse!”

Entrevista a Angela MERKEL a La Vanguardia (16-05-19): “Los estados deciden hasta donde llegan los populismos”

“Las decisiones solamente se pueden valorar en todo su alcance cuando se tiene en cuenta qué efectos habría tenido una política contraria. Si en la crisis del euro y en la crisis de los refugiados no hubiéramos actuado o lo hubiéramos hecho de un modo completamente distinto, considero que habría tenido mucho peores consecuencias que algunos problemas que tenemos hoy en día. No se trata de decisiones teóricas, sino de respuestas a la vida real. Si en todo el mundo hay casi 70 millones de desplazados forzosos, era comprensible que Europa tuviera que hacerse cargo de un poco más de un millón de ellos. Entiendo que esto genere debates sociales, pero es necesario mantenerlos. También hemos aprendido bastante a raíz de esta situación”.

“Nos encontramos ciertamente en una época en la que debemos luchar por nuestros principios y valores fundamentales. Es en el ámbito de los jefes de Estado y de gobierno donde se decide hasta qué punto se permitirá llegar al populismo, o si finalmente existirá la voluntad de asumir la responsabilidad de manera conjunta. Hasta ahora siempre lo hemos logrado. Es responsabilidad de todos cuidar de una entidad tan singular como la Unión Europea. Para no poner en peligro a Europa todos debemos ser capaces de ponernos en la piel del otro, estar dispuestos a contraer compromisos, ser honestos y, en definitiva, tratarnos los unos a los otros con delicadeza en todo momento”

Ivan KRASTEV, “¿Qué quieren verdareramente los europeos?” a El País (11-05-19)

(…) “En 1688, el médico suizo Johannes Hofer acuñó el término “nostalgia” para designar una nueva enfermedad. Su síntoma principal era un ánimo melancólico derivado del anhelo de regresar a la tierra natal. Los que la sufrían solían quejarse de que oían voces y veían fantasmas. Pues bien, Europa, hoy, está amenazada por una epidemia de nostalgia. Los votantes europeos están enfadados, confusos y nostálgicos. Muchos creen que el mundo pasado era mejor, pero no saben con certeza a qué pasado se refieren. Tienen miedo de que sus hijos vivan peor que ellos, pero no saben cómo impedirlo.
La paradoja europea es que sus ciudadanos comparten la convicción de que el mundo pasado era mejor, pero no se ponen de acuerdo en cuál fue esa edad de oro. Los partidos antiinmigración sueñan con la época de los Estados étnicamente homogéneos —como si alguna vez hubieran existido—, mientras que, en la izquierda, muchos tienen nostalgia del sentimiento de progreso que definió la integración europea.
Los electores europeos parecen vacilar entre su deseo de cambio y su nostalgia del pasado. Europa no se divide entre los que creen en Bruselas y los que creen en sus naciones-Estado —el grupo más numeroso es el de los que se muestran escépticos tanto sobre la Unión Europea como sobre la nación-Estado—, sino que está unida por los que tienen miedo de que el ayer haya sido mejor que el hoy y que el hoy sea mejor que el mañana.
Hay que preguntarse si las elecciones parlamentarias europeas van a reforzar la dolencia y a agravar el malestar nostálgico del continente o si van a representar la primera etapa de la recuperación y un giro hacia el futuro. Solo hay una certeza: la frontera entre los grandes partidos proeuropeos y los partidos antisistema euroescépticos es hoy la menos protegida de Europa. Estas semanas van a ser cruciales para hacer que el electorado decida dónde —a qué lado de esa frontera— van a refugiarse las mayorías”.

Timothy Garton ASH, “Why we must not let Europe break apart” a The Guardian (9-05-19)

(…) “Since its inception, the European project has had a future-oriented, teleological rhetoric, all about what will come to pass one fine day, as we reach some ideal finalité européenne. These habits die hard. Driving through Hannover recently, I saw a Green party poster for the European elections that declared “Europe is not perfect – but it’s a damned good start”. Pause to think for a moment, and you realise how odd this is. After all, we don’t say “Britain is not perfect, but it’s a damned good start”. Nor do most 74-year-olds say “my life is not perfect, but it’s a good start”. The European Union today, like Germany or France or Britain, is a mature political entity, which does not need to derive its legitimacy from some utopian future. There is now a realistic, even conservative (with a small c) argument for maintaining what has already been built – which, of course, necessarily also means reforming it. If we merely preserved for the next 30 years today’s EU, at its current levels of freedom, prosperity, security and cooperation, that would already be an astonishing achievement.
In a long historical perspective, this is the best Europe we have ever had. I challenge you to point to a better one, for the majority of the continent’s countries and individual people. Most Europeans live in liberal democracies that are committed to resolving their differences by all-night meetings in Brussels, not unilateral action, let alone armed force. This European Union is not a country, and will not become one any time soon, but it is much more than just an international organisation. The former Italian prime minister Giuliano Amato describes it as an unidentified flying object. It may be short on mystique, on emotional appeal, but it is not lacking that entirely. The heart can lift to see European flags fluttering beside national ones, and certainly to the strains of the European anthem, Beethoven’s setting of the Ode to Joy.
For everyone who is a citizen of an EU member state, this is a continent where you can wake up on a Friday morning, decide to take a budget airline flight to the other end of the continent, meet someone you like, settle down to study, work and live there, all the time enjoying the rights of a European citizen in one and the same legal, economic and political community. All this you appreciate most, like health, when you are about to lose it. Small wonder that marchers at the huge pro-European demonstration in London on 23 March this year wore T-shirts proclaiming  ‘I am a citizen of Europe ‘”.

Ramón GONZÁLEZ FÉRRIZ, “Los nuevos líderes de la UE no sufrieron la Europa de ayer” a El Confidencial (16-05-19)

(…) “Si se produce ese cambio generacional, la Unión Europea se convertiría, dentro de su excepcionalidad como proyecto político singular, en algo un poco más normal: los recuerdos personales de sus líderes ya no estarán vinculados a su fundación.
En muchos sentidos, podría ser una buena noticia. Sería la prueba evidente de la supervivencia de la UE, pero también el reconocimiento, sellado por el tiempo, de que, aunque por muchas razones nos hallemos en un momento crítico, las peores amenazas –el comunismo, el nazismo, las guerras entre países europeos, los duros y torpes procesos de descolonización– son un recuerdo no vivido.
Los nuevos dirigentes ya no gobernarán pensando en no repetir esos traumas, sino con la prosperidad, la libertad y la igualdad en mente, pese a que todo eso esté en crisis o precisamente por ello.
Sin embargo, es casi inevitable sentir un leve desamparo. En muchos sentidos, los orígenes de la UE, como los de la democracia liberal, fueron eminentemente defensivos. Y en gran medida respondían al recuerdo de las catástrofes pasadas, lo cual hizo que al construir el proyecto sus promotores mantuvieran una mezcla de tenacidad y prudencia” (…)

Kepa AULESTIA, “Que inventen ellos” a La Vanguardia (14-05-19)

(…) “La política par­tidaria ha experimentado grandes cambios en los últimos años. Uno de los más importantes, y que pasa demasiado desapercibido, es que líderes y partidos dependen de manera creciente de lo que otros dicen de ellos: sus aduladores, sus adversarios, los comentaristas, las redes sociales. Lo que les ha llevado a despreocuparse de la solvencia y coherencia de lo que ellos querrían ofrecer a los ciudadanos. Los programas partidarios se desgranan, no siguiendo una sistemática en la exposición de propuestas y compromisos, sino a impulsos de la necesidad del día, ensayando alguna novedad que pudiera merecer el reconocimiento de un titular en algún medio. Siempre a la espera de que alguien desde la grada de los observadores confiera sentido estratégico hasta a las ocurrencias. Somos los demás quienes interpretamos la voluntad de los actores políticos, dando por supuesto que se mueven siguiendo una agenda precisa, por errática que parezca. De manera que les ahorramos el esfuerzo de que se lo planteen siquiera. Así es como, de forma creciente, la política es una recreación ajena a sus protagonistas, pero no en su sentido democrático –de socialización de la cosa pública– sino a consecuencia de la dejación del principio de responsabilidad. El independentismo permite que se hable de él como un todo, y que se presuma su renuncia a la unilateralidad. Del mismo modo que ERC es considerada la fuerza dialogante y pragmática que puede devolver Catalunya al diálogo hacia su interior y respecto al Estado constitucional. Aunque ninguna declaración oficial haya explicitado nada de eso” (…)

Manuel ARIAS MALDONADO, “Paradojas de la democracia militante” I y II  a Revista de Libros (8 i 15/05/19)

(…) “La conclusión es clara: por mucho que uno quiera, la ética de la democracia militante no queda al margen de la lucha política. Al fin y al cabo, si Vox representase una verdadera amenaza para la democracia española, ¿se habrían dedicado recursos a hacerlo crecer por la vía de nombrarlo y exagerarlo, para con ello dividir exitosamente el voto de centro-derecha? Una cosa es que las propuestas de un partido nos parezcan indeseables y otra cosa es que sean antidemocráticas: he aquí una distinción crucial que atañe a la naturaleza misma del pluralismo político. Por este motivo las sociedades democráticas occidentales, que no pueden dejar de tener presente su propia historia, han adquirido cualidades reflexivas: el fracaso de entreguerras se encuentra inscrito en su diseño constitucional y en su memoria colectiva. Pero es justamente esa cualidad la que hace posible que la ética de la democracia militante sea politizada en el marco de una campaña electoral permanente en la que deslegitimar al adversario constituye la mejor forma de prevenir su crecimiento.
En última instancia, se diría que el modelo de la democracia militante cobra sentido en relación con las normas del juego pluralista: será ante violaciones concretas del sistema democrático cuando habrán de activarse los mecanismos pertinentes. Simultáneamente y en paralelo, la esfera pública producirá discursos de distinto tipo cuyo efecto nada podrá impedir; por ejemplo, que un votante de izquierda celebre que Bildu le quite un escaño al PP en el País Vasco o un nacionalista crea de verdad hablar en nombre de toda Cataluña. Pero, si algo habrá que pedir a los demócratas, es que centren su atención en las vulneraciones reales y constatables de derechos y principios democráticos: desde la libre expresión y asociación a la neutralidad de las instituciones públicas. Ahí es donde se juega la integridad de una democracia y donde sus enemigos se quitan la máscara. El resto es campaña”.

José Antonio ZARZALEJOS, “Iceta y la histórica estupidez de ERC” a El Confidencial (16-05-19)

(…) “ERC ofrecía otras expectativas tras su victoria en Cataluña el 28 de abril pasado (obtuvo 15 escaños). Pero los republicanos militan en un partido de fracasos históricos continuados. Si en la naturaleza del escorpión está aguijonear a la rana aunque perezcan el uno y la otra en el tránsito de una orilla a otra, en la naturaleza del partido que dirige Junqueras está consumar estupideces históricas —es decir, torpezas de entendimiento— de las que sus sucesivos dirigentes poco o nada han aprendido. A excepción de Josep Tarradellas, detestado por la dirigencia actual de ERC.
Francesc Macià proclamó la república catalana como integrante de una fantasmal Confederación Ibérica el 14 de abril de 1931 y se desdijo poco después para aceptar al año siguiente un Estatuto de Autonomía. Su sucesor, Lluís Companys, reiteró la asonada en 1934. Acabó detenido, sometido a juicio y luego amnistiado. Ambos dirigentes lo eran de ERC. En nuestro tiempo, Junqueras y la secretaria general de su partido, la huida Marta Rovira, provocaron la declaración unilateral de independencia el 27 de octubre de 2017 presionando a Puigdemont para que no convocase elecciones. Gabriel Rufián intimidó al entonces presidente de la Generalitat con un tuit indecente: “155 monedas de plata”.
Cuando todo fracasó, cuando el proceso soberanista se vino abajo (otra cosa es el independentismo, que continúa con un vigor no obstante insuficiente en términos sociales), ERC apoyó la moción de censura contra Mariano Rajoy y permitió así que Pedro Sánchez se hiciese con la presidencia del Gobierno, aunque lo descabalgó enmendando a la totalidad sus Presupuestos, lo que provocó la convocatoria de elecciones anticipadas que se celebraron el pasado 28 de abril. En el proceso electoral, ERC se presentó como la fuerza pragmática, alternativa a la de Puigdemont, con una supuesta actitud posibilista. La estupidez —esa torpeza que lleva a los republicanos a leer pésimamente los acontecimientos— de vetar a Miquel Iceta como senador y, eventualmente, presidente de la Cámara Alta constituye una más de las victorias pírricas de los secesionistas catalanes” (…)

Xavier BRU DE SALA, “Buit irrefrenable de poder” a El Periódico (15-05-19)

(…) “Els dos epicentres de la plaça de Sant Jaume de Barcelona estan presidits per bones persones al·lèrgiques a l’exercici de qualsevol forma de comandament. A banda i banda, els sismògrafs que mesuren la capacitat de transformació efectiva de l’entorn estan avorrits de tant marcar zero. La relació de Quim Torra i Ada Colau amb el poder és com la dels vegans amb la carn, que prefereixen perdre la pròpia per inanició abans de consumir-ne l’aliena. Si miren pel balcó, és per contemplar el paisatge humà i urbà. ¡Vade retro, governança!
Tothom es posa les mans al cap amb el tomb que s’ha produït a la Cambra de Comerç. Rebel·lió dels petits, insubordinació, daltabaix comparable a l’1-O. No exageren però s’equivoquen de diagnòstic: el que posen en evidència els fets de la Cambra és precisament que els membres del plenari i els seus pròxims no tenen, no tenien des de fa molts anys, cap mena de poder. Com la caricatura impresa a un globus de fira que es creu molt important perquè veu el món des de dalt fins que el globus s’escapa de la mà infantil que el sostenia.
Molt temps enrere, a Catalunya hi hagué una classe dominant. Joan Maragall va intentar convertir-la en dirigent, però va fracassar a conseqüència de la Setmana Tràgica. Després d’una guerra civil latent de 40 anys, regada amb la sang d’una gran quantitat de morts pels carrers, Franco va atorgar el poder a la classe dominant autòctona, que s’enriquia sota la seva protecció. Una trama o xarxa de poder que no ha parat de desfer-se des de la Transició, que no ha volgut ser mai conscient d’haver quedat reduïda a filagarses que pengen de les pròpies ruïnes. De fet, els nostres empresaris no s’han plantejat mai garantir el futur dels polítics amb portes giratòries i sucosos estipendis. Ni tan sols el dels més afins. ¡Quina manera de badar!
Si en algun despatx o menjador de residència senyorial hi ha algú que encara presumeix de manegar algun fil, que es pregunti el dia 26 a la nit sobre la raó profunda del fracàs de Manuel Valls: com que ve de França, el país de la monarquia republicana, dona per fet que els catalans en general i els barcelonins de manera especial també veneren el poder i totes les seves pompes. S’equivoca de mig a mig, perquè les execren”.

Juan RODRÍGUEZ TERUEL, “La clarividente despedida de Rubalcaba” a Agenda Pública (11-05-19)

(…) “Rubalcaba y Maravall, acompañados de Solana, Solchaga y Almunia, y bajo el liderazgo gubernamental de González serán los principales representantes del grupo que trató de llevar al PSOE por la tradición liberal de la socialdemocracia clásica, poco francesa, más alemana y laborista británica, que Maravall había conocido de primera mano en su etapa académica en el Reino Unido. Esa tradición de Richard Crossman (cuyos imprescindibles diarios como ministro serían comentados tiempo después por el propio Maravall en la Revista de Estudios Políticos) y Tony Crossland, a quien David Miliband reivindicaría décadas más tarde como su principal referencia ideológica, días antes de ser derrotado por su hermano Ed.
Si Maravall siempre ejerció como el ideólogo y e inspirador intelectual de ese grupo (proyecto intelectual que luego trató de consagrar académicamente mediante el CEACS con el apoyo de la Fundación March), mientras González y Solana lo proyectaban con sus respectivos liderazgos dentro y fuera de España, Rubalcaba fue el responsable más capacitado para plasmarlo organizativamente dentro del partido, especialmente tras la dimisión de Almunia. Zapatero podía haber dado al traste con ello, y haber triunfado donde Guerra fracasó, pero su liderazgo siempre supo beneficiarse de sacar provecho de lo mejor del felipismo. Sus gobiernos posteriores no fueron una rectificación de esa herencia socialdemócrata liberal, como hubiese sugerido sus primeros discursos al llegar a la secretaría general (blandiendo la idea de socialismo libertario) sino toda una reivindicación de la misma (y de sus protagonistas). Su ejecutivo fue, en buena medida, una recuperación de ministros y altos cargos del equipo de González.
Por eso, cuando la crisis hizo naufragar el proyecto de Zapatero, solo Rubalcaba podía garantizar la continuidad organizativa e ideológica del PSOE salido de Suresnes y reconstruido en el gobierno largo. Pero por entonces la mayoría de sus acompañantes arriba mencionados estaban ya medio jubilados o más centrados en sus agenda internacionales. Le tocaba a una nueva generación tomar el relevo, pero los tiempos habían cambiado” (…)

Jordi AMAT, “Granada” a The Objective (14-05-19)

(…) “En aquellos años críticos, ya fuera en el gobierno o en la oposición, Rubalcaba —político realista y por tanto responsable— se comprometió con mayor o menor fortuna en la resolución de dichas crisis para que el Estado se consolidase perfeccionándose. Su propuesta de encauzamiento, propia de un socialista liberal, era reformista. “Reformas, con consenso, pero reformas al fin y al cabo”, afirmó ese día, “reformas, en fin para abordar nuestros problemas territoriales, el funcionamiento de nuestro Estado Autonómico y hacerlo en una dirección federal”. Aquella era la dirección que él, en tanto que secretario general del PSOE, propuso a través de la trabajada Declaración de Granada. No digo que la fórmula de Granada, que se dio a conocer en julio de 2013, sea una buena o mala. Pero estoy convencido que ha sido la única constructiva elaborada y defendida por un actor clave del Estado de 1978. El resto de poderes actuando desde la Administración Central, cuando no han contemporizado o transferido sus responsabilidades a la Justicia, han optado por vías destructivas. Y el precio de la no resolución sigue siendo el del desgaste de ese Estado. Rubalcaba, desde su posición, se enfrentó al reto. Lo intentó. Porque altas son las torres y el valor, al fin, deberá ser también alto”.