FOCUS PRESS 284

ARTICLES DESTACATS

(1) Article de Daniel IRIARTE a El Confidencial (21-07-22): El plan de Putin para moldear Europa a su conveniencia: son sociedades egoístas e interesadas

(2) Article de Marc SAXER a International Politics and Society (13-07-22): The end of the end of history

(3) Entrevista a Henry KISSINGER a Der Spiegel (15-07-22): “There Is No Good Historical Example” for War in Ukraine

(4) Article de Vicenç FISAS a elDiario.es (19-07-22): Los temores de China por la “crisis” de Ucrania

(5) Article de Robert KAGAN a Liberties (Summer 2022): War and the Liberal Hegemony

(6) Article de Branko MILANOVIC a Letras Libres (20-07-22): Desesperanza

(7) Reportatge de Manuel PLANELLES/Yolanda CLEMENTE/José A.ÁLVAREZ a El País (17-07-22): Un año convulso de crisis climática

(8) Article de Xavier MAS DE XAXÀS a La Vanguardia (18-07-22): L’Índia prefereix viure al marge

(9) Article d’Éric CHANEY a Telos (16-07-22): L’euro vaut un dollar, et alors?

(10) Article d’Enric JULIANA a La Vanguardia (21-07-22): Italia puede hundir a Europa

(11) Article de Soledad GALLEGO-DÍAZ a El País (17-07-22): Dieciséis meses, un cuarto de legislatura

(12) Article de Josep OLIVER a La Vanguardia (15-07-22): Redistribució o polítiques antiinflació

(13) Article de José Antonio i Miguel Ángel HERCE a Revista de Libros (20-07-22): La palabra que empieza por “R”

(14) Article de Josep MARTÍ BLANCH a El Confidencial (19-07-22): Volantazo de JxCAT a la derecha

(15) Article d’Ezio MAURO a La Repubblica (14-07-22): Il ritrato. Il secolo di Eugenio Scalfari

(16) Article de Nuño DOMÍNGUEZ a El País (12-07-22): Las nuevas imágenes del telescopio ‘James Webb’ muestran planetas gigantes, estrellas agonizantes y galaxias chocando a altísima velocidad 

(17) Reportatge de Jordi PUEYO al “Quadern” de El País (17-07-22): La dècada de l’impacte econòmic de la ciència

(18) Article d’Andreu JAUME a política&prosa nº 45-46 (juliol-agost 2022): Joyce i Eliot, cent anys després

*****

GUERRA A UCRAÏNA

El curs de la guerra

Article d’Andrea RIZZI a El País (17-07-22): La influencia de las armas occidentales en la guerra  Las nuevas armas que las fuerzas de Putin temen y otras claves de la fase actual de la guerra en Ucrania … La utilización por parte de Kiev de sistemas avanzados de artillería occidental tiene el potencial para alterar los equilibrios de la contienda

La guerra híbrida de Rússia contra Europa

Article de Daniel IRIARTE a El Confidencial (21-07-22): El plan de Putin para moldear Europa a su conveniencia: son sociedades egoístas e interesadas    [1] “Los problemas sociales y económicos que empeoran en Europa dividirán sus sociedades” y “de forma inevitable llevarán al populismo” y a “un cambio en las élites a corto plazo” (…) ““Cambio en las élites”. Porque, además de las ganancias económicas, esto permite al régimen ruso mantener sobre Europa una presión que sabe altamente desestabilizadora. El propio presidente Putin lo explicó de forma clara durante su intervención en el Foro de San Petersburgo: “Los problemas sociales y económicos que empeoran en Europa acabarán por dividir sus sociedades” y “de forma inevitable llevarán al populismo” y a “un cambio en las élites a corto plazo”, aseguró. Esta presión tiene como propósito inmediato crear una situación en la que las élites europeas concluyan que la única solución viable es no solo revertir las sanciones, sino también autorizar la puesta en marcha del gasoducto Nord Stream 2, construido pero nunca inaugurado como represalia por la guerra de Ucrania. Putin ya lo dejó caer este martes. “Tenemos otra ruta preparada: es el Nord Stream 2. Se puede poner en marcha”, declaró el presidente ruso.  Pero, además, existe un segundo objetivo de mucho mayor alcance: incitar a las poblaciones de la UE a que empujen a sus líderes a retirar su apoyo a una Ucrania que no podría resistir sin este respaldo económico y armamentístico. El Kremlin está convencido de que las sociedades occidentales son egoístas e interesadas, incapaces de sacrificarse, y con un poco de ayuda —incrementando de forma intencional no solo la escasez energética, sino también las dificultades alimentarias y la inmigración irregular—, terminarán por cansarse de la situación y exigirán que se normalice la situación con Rusia. Esto, claro, puede llegar a ocurrir. Alemania y, en menor medida, Francia muestran una y otra vez su deseo de que las aguas vuelvan a su cauce lo antes posible, y lo harán todavía más a medida que las costuras energéticas y económicas se tensen. ¿Puede tener sentido plegarse ante la presión y dar marcha atrás en las medidas de castigo impuestas a Rusia? Más allá de las consideraciones morales y políticas, existen varios argumentos de peso en contra de ello, basados en la premisa más pragmática de todas: que ceder ante el chantaje energético ruso ya no serviría de nada. En primer lugar, el problema de escasez energética de Europa se va a presentarya mismo, en otoño, y por mucho que la UE se apresurase a hacer las paces con Rusia, es inconcebible que este escenario pueda producirse para octubre. Sin una retirada total del territorio ocupado por Rusia desde el pasado 24 de febrero, no puede haber un levantamiento significativo de las sanciones, y eso es algo que Moscú no va a aceptar en ningún caso. Pase lo que pase —a menos que el Kremlin decida por algún oscuro motivo permitir que Europa llene sus depósitos durante el verano, algo que ni los más optimistas contemplan—, este invierno la UE va a tener que hacer frente a una crisis energética cuya severidad varía dependiendo de los posibles escenarios. Esto nos lleva al segundo punto: incluso en un escenario de normalización progresiva, no hay ninguna garantía de que Rusia vaya a reabrir totalmente el grifo del gas. Lo más probable es que, en el mejor de los casos, Putin deje pasar algún periodo de escasez para subrayar el punto débil de los europeos y, en último término, poder presentarse como su salvador. La desventaja de utilizar la energía como arma es que solo puede hacerse una vez, y el Kremlin ya ha apretado el gatillo, de modo que tiene que explotar la situación al máximo ahora que está en una posición de ventaja. Esto lo saben bien en Bruselas, donde se están preparando a toda prisa —no sin polémica— planes de contingencia y mecanismos de solidaridad y mutuo apoyo energético. La coyuntura está llevando a una diversificación acelerada de proveedores y fuentes que debió haberse hecho hace tiempo, así que probablemente esta sea la última vez que el bloque esté sometido a la extorsión energética de Moscú.  Del mismo modo, el argumento supuestamente humanitario que defiende que dejar de apoyar a Ucrania ayudaría a acortar la guerra también hace agua. Frente a la imagen interesada que presenta a los ucranianos como meras marionetas de Occidente, los ciudadanos de este país han demostrado una enorme voluntad de resistencia, y el desplome de las defensas de Ucrania que se derivaría de la retirada occidental no supondría el final del conflicto, sino solamente su mutación hacia una guerra de guerrillas contra el invasor, mucho más fácil de sostener que una guerra convencional. Estos grupos de partisanos, de hecho, ya operan a mediana escala en las zonas bajo ocupación rusa, atentando contra enemigos y colaboracionistas. No querer ser parte de la guerra puede ser un argumento válido, pero eso no evitaría el sufrimiento de los ucranianos ni las muertes de soldados en ambos bandos. El anhelo de volver al ‘statu quo ante’ obedece a una falta de comprensión ante lo sucedido en los últimos cinco meses. El mapa político europeo ha cambiado radicalmente, y los titubeos de Berlín o París ante Rusia son insuficientes para marcar la agenda ante una masa crítica sustancial de países de la UE (por no hablar de la postura de EEUU y el Reino Unido) que consideran que la única solución realista ante esta crisis es la derrota de Moscú. En suma, la coyuntura es irreversible y, mal que nos pese, hay un antes y un después de la invasión del 24 de febrero. Capitular ahora ante Rusia no solo enviaría una señal de debilidad, sino que posiblemente sería inútil. El daño ya está hecho“.

L’amenaça nuclear

Article de Gustav GRESSEL a El Confidencial (15-07-22): Bajo la sombra atómica de Moscú: cómo Putin está utilizando la amenaza nuclear  La retórica agresiva y sin precedentes de Rusia sobre el posible uso de armamento nuclear en Ucrania está dando resultados ante unas naciones occidentales asustadas … Los ataques nucleares contra un país de la OTAN comenzarían una escalada que Rusia no podría controlar

Els Estats Units i la guerra

 Article de The Economist reproduït a La Vanguardia (20-07-22): ¿Se está cansando Estados Unidos de la larga guerra en Ucrania? La inflación, el aumento de los precios del combustible y la emponzoñada política nacional erosionan el apoyo al conflicto vicario contra Rusia … Biden es más impopular incluso que Trump en el mismo momento de su presidencia (…) “El objetivo de Biden en la guerra no está claro. Su gobierno ha dejado de hablar de ayudar a Ucrania a “ganar” y en vez de eso habla de evitar que sea derrotada. Entrega HIMARS en pequeños lotes de cuatro lanzadores a la vez. (Afirma que necesita tiempo para entrenar a los ucranianos.) No obstante, la principal preocupación de Biden es evitar un conflicto directo entre la OTAN y una Rusia poseedora de armas nucleares. Estados Unidos ha exigido garantías de que la munición GMLRS suministrada con los HIMARS, que tiene un alcance de 84 kilómetros, no se disparará contra territorio ruso; hasta ahora se ha negado a proporcionar la munición ATACMS, con un alcance de unos 300 kilómetros.
Para algunos, la guerra no se puede ganar. Dicen que el gobierno de Biden debería apresurarse y encontrar un acuerdo diplomático. Sin embargo, para los partidarios de Ucrania, sean demócratas o republicanos, la respuesta es que Biden debe darse prisa y ganar: ofrecer a Ucrania más ayuda militar, hacerlo más deprisa y aceptar más riesgos. Edelman ofrece la siguiente advertencia al equipo de Biden: “Si creen que la respuesta es llegar a un punto muerto, por más que no actúen intencionadamente para llegar a un punto muerto, van a perder en el campo de batalla en Ucrania y también la batalla por la opinión pública estadounidense”.

Conseqüències geopolítiques

Article de Marc SAXER a International Politics and Society (13-07-22): The end of the end of history   [2] With China’s rise and Russia’s war, the unipolar moment after the triumph of the West in the Cold War is over. Five scenarios for a new world order … In the coming decade, the rivalries between great powers are likely to continue with undiminished vigour … Not only in Moscow, some fantasise about a revival of imperialism that negates the right to self-determination of smaller nations … If this Western-led alliance of democracies loses the power struggle against the so-called axis of autocracies, the outcome could well be an illiberal world order with Chinese characteristics (…) “The unipolar moment after the triumph of the West in the Cold War is over. The war in Ukraine clearly marks the end of the Pax Americana. Russia and China openly challenge American hegemony. Russia may have proven to be a giant with clay feet, and has inadvertently strengthened the unity of the West. But the shift of the global balance of power to East Asia is far from over. In China, the United States has encountered a worthy rival for global predominance. But Moscow, Delhi, and Brussels also aspire to become power hubs in the coming multipolar order.
So, we are witnessing the end of the end of history. What comes next? To better understand how world orders emerge and erode, a quick look at history can be helpful” (…) “In the coming decade, the rivalries between great powers are likely to continue with undiminished vigour. The ultimate prize of this great power competition is a new world order. Five different scenarios are conceivable.
First, the liberal world order could survive the end of the unipolar American moment. Second, a series of wars and revolutions can lead to the total collapse of order. Third, a great power concert could bring relative stability in a multipolar world but fail to tackle the great challenges facing humanity. Fourth, a new cold war may partly block the rule-based multilateral system, but still allow for limited cooperation in questions of common interest. And finally, an illiberal order with Chinese characteristics. Which scenario seems the most probable?” (…) “Which order will prevail in the end will be determined by fierce great power competition. However, who is willing to rally around the banner of each different model differs significantly. Only a narrow coalition of Western states and a handful of Indo-Pacific value partners will come to the defence of democracy and human rights. If this Western-led alliance of democracies loses the power struggle against the so-called axis of autocracies, the outcome could well be an illiberal world order with Chinese characteristics.
At the same time, the defence of international law, especially the inviolability of borders and the right to self-defence, are generally in the interest of democratic and authoritarian powers alike. An alliance for multilateral cooperation with the United Nations at its core finds supports across the ideological spectrum. Finally, there could be issue-based cooperation between different centres. If ideological differences are set aside, hybrid partners could cooperate, for instance, in the fight against climate change or piracy, but be fierce competitors in the race for high-tech or energy. Thus, it would not be surprising if the United States were to replace their ‘alliance of democracies’ with a more inclusive coalition platform” (…)

Article d’Águeda PARRA PÉREZ a Agenda Pública (15-07-22): La OTAN y China, ¿cita en el Pacífico?  El cambio en el balance de poder entre Washington y Pekín marcará la próxima década. El liderazgo en la investigación y desarrollo de la inteligencia artificial va a ser un factor clave en la disputa entre las dos grandes potencias

Entrevista a Henry KISSINGER a Der Spiegel (15-07-22): “There Is No Good Historical Example” for War in Ukraine   [3] Former U.S. Secretary of State Henry Kissinger, 99, experienced several Soviet leaders during his career in politics. Now, he says that Russian President Vladimir Putin is both calculated and resentful. And that Russia’s future relationship with Europe will become a key geostrategic question … “At no point did I say that Ukraine should give up any territory.” … “If taking on two adversaries means expanding the war in Ukraine into a war against Russia, while at the same time remaining in an extremely hostile position to China, I think that would be a very unwise course.”   DER SPIEGEL: Mr. Kissinger, when you were born, Lenin was still alive. You were 29 years old when Stalin died, 39 when Nikita Khrushchev deployed nuclear missiles in Cuba and 45 when Leonid Brezhnev crushed the Prague Spring. Which of these Kremlin rulers does Vladmir Putin most remind you of?
Henry Kissinger: Khrushchev.
DER SPIEGEL: Why?
Kissinger: Khrushchev wanted recognition. He wanted to affirm the importance of his country and to be invited to America. The concept of equality was very important to him. In Putin’s case, this is even more acute, because he considers the collapse of the Russian position in Europe from 1989 onward as a strategic disaster for Russia. That has been his obsession. I don’t really share the view of many people who think that he wants to regain every bit of territory that was lost. But what he cannot bear is that the entire territory between Berlin and the Russian border fell to NATO. And that’s what made Ukraine such a key point for him.
DER SPIEGEL: Khrushchev triggered the Cuban Missile Crisis, but he ultimately gave in. Do you think the same is possible for Putin and Ukraine?
Kissinger: Putin is not as impulsive as Khrushchev was. He is more calculated and more resentful. It might be easier to settle with some other leaders one has known (from Russia’s past). On the other hand, it is unlikely that the transition from Putin to his successor will go very smoothly. But above all, the evolution of Russia is a Russian issue. The Western nations will have to analyze what they can do depending on that evolution and the military outcome in Ukraine                                    DER SPIEGEL: The first chapter of your new book, “Leadership: Six Studies in World Strategy,” focuses on Germany’s first postwar chancellor, Konrad Adenauer. You write that Adenauer’s policy was based on a view that his country’s division was temporary. Is this what you had in mind with your recent statement at the World Economic Forum in Davos, when you suggested that Ukraine accept a temporary division of the country, developing one part into a pro-Western, democratic and economically strong nation while waiting for history to reunite the country as a whole?
Kissinger: What I said is this: To end this war, the best dividing line would be the status quo ante, which means 93 percent of the country. That’s quite a different thing. If one identifies the status quo ante as the objective, that would mean that aggression has not succeeded. The issue, then, is a ceasefire along the February 24 line of contact. The territory still controlled by Russia, which makes up about 2.5 percent of Ukrainian territory in the Donbas as well as the Crimean Peninsula, would then be part of a general negotiation.
DER SPIEGEL: You added, however, that pursuing the conflict beyond the February 24 line of contact “would turn it into a war not about the freedom of Ukraine … but a new war against Russia itself.”
Kissinger: At no point did I say that Ukraine should give up any territory. I said the logical dividing line for a ceasefire is the status quo ante.
DER SPIEGEL: Many Ukrainians understood it differently. Parliamentarian Oleksiy Goncharenko said you are “still living in the 20th century” and that Ukraine would not give up an inch of territory.
Kissinger: President Volodymyr Zelenskyy does not say that. On the contrary, within two weeks of my statement, he said in an interview with the Financial Times that regaining the status quo would be a great victory and that they will continue to fight diplomatically for the rest of their territory. That’s in line with my position” (…)

Article de Vicenç FISAS a elDiario.es (19-07-22): Los temores de China por la “crisis” de Ucrania   [4] Preocupada por la interrupción del impulso de la economía mundial, y pensando en sus exportaciones e inversiones, Wang Yi avisó que la escalada de sanciones unilaterales fracturaría las cadenas industriales y de suministro mundiales, sin mencionar que este problema ya había empezado tras el Covid-19, el encallamiento de un buque en el Canal de Suez, y posteriormente, por el cierre del puerto de Shanghái       (…) ” Lo que China teme es que las lecciones sacadas por estas crisis cambien el curso de la globalización económica, haya un proceso de des-deslocalización, y vaya perdiendo espacios en la economía mundial. Si el propio ministro afirmaba, ya en marzo, que la situación internacional ha entrado en un período de turbulencia y transformación, es porque era consciente de las repercusiones que iría teniendo la prolongación de la guerra de Ucrania, una auténtica bomba nuclear geopolítica, que ha dividido en mundo en dos, ha propiciado un rearme global y un distanciamiento del mundo occidental con Rusia, y por extensión, con China. También es una paradoja que, a principios de abril, el ministro dijera que China no busca un interés propio geopolítico. Aunque fuera cierto, queda afectada de lleno, por lo que quizás mejor le valdría tener un interés propio, pero para poner fin a la guerra. Hace muy poco días que el ministro declaraba que su prioridad era lograr el alto el fuego y evitar que el conflicto se prolongue y se amplíe. Puede que esté viendo los riesgos de quedar muy perjudicada por su inacción. No deja de contrastar la actitud actual de aparente neutralidad y distanciamiento del ministro Wang Yi, con el discurso más proactivo que realizó el 22 de enero de 2014 en la Segunda Conferencia Internacional sobre Siria, donde fue más claro en que no podía haber solución militar y que había que preservar la unidad nacional, evitar la desintegración de dicho país y respetar las aspiraciones del pueblo. En resumen, pues, a medida que han trascurrido los meses, el discurso ha ido tomando cada vez un mayor tinte económico, dentro de una lectura geopolítica en la que China puede perder más de lo que hubiera esperado”.

Article de Lluís BASSETS a El País (21-07-22): El revés de esta guerra  (…) “En la cumbre de Teherán se resume y expresa el nuevo orden multipolar, en el que Putin sitúa las guerras de Ucrania y de Siria en pie de igualdad y reivindica para Rusia el papel de una superpotencia militar, con el mismo derecho que Estados Unidos a invadir, hacer y deshacer países”.

Conseqüències econòmiques

Article de Josep PIQUÉ a La Vanguardia (18-07-22): Sobre la eficacia de las sanciones a Rusia  Solo la perseverancia en las sanciones y la ayuda a Ucrania pueden hacer honor a nuestras convicciones (…) ” Europa se enfrenta a tres dilemas: económico, político y moral.
El dilema económico es que el impacto de las sanciones es también muy negativo para los países sancionadores en términos de inflación y de riesgo de recesión. Y eso nos lleva al dilema político: hasta qué punto los ciudadanos europeos –y sus gobiernos– están dispuestos a mantener y soportar sacrificios para ayudar a Ucrania en su heroica lucha contra el invasor. Las democracias son regímenes de opinión pública y los ciudadanos eligen libremente a sus gobernantes. Y estos no parecen dispuestos a solo dar malas noticias.
Y ahí está el dilema moral.
Ya que Occidente ha decidido no ir a la guerra para evitar un conflicto directo de imprevisibles consecuencias, la respuesta pasa por las sanciones económicas –a pesar de los costes– y el aprovisionamiento de armas a Ucrania para su legítima defensa. Y es lícito preguntarse hasta qué punto estamos llevando a Ucrania a acumular víctimas humanas y la devastación del país y su economía sin que podamos tener la seguridad de que Rusia retire sus tropas y acepte que no es permisible su violación flagrante del derecho internacional. Algo que solo es posible si Occidente sigue su doble compromiso, con las sanciones y con la provisión de armas. Sabiendo que las sanciones difícilmente van a doblegar a Rusia en sus objetivos, que van más allá del coste económico, como vemos con la amenaza de no reabrir el Nord Stream I, y que lo que Ucrania más necesita es tener capacidad militar para evitar su desmembración y asegurar su viabilidad como nación independiente y soberana, y poder así negociar un armisticio, algo que los derrotados no pueden hacer en mínimas condiciones.
La defensa de nuestros valores está a prueba. Y solo la perseverancia en las sanciones y la continuidad de la ayuda militar y financiera a Ucrania pueden hacer honor a nuestras convicciones”.

Article de Branko MILANOVIC a Agenda Pública (15-07-22): ¿China al rescate?  Pekín puede revelarse como un importante actor en la crisis económica y alimentaria si toma una parte de los activos que posee en EE UU y crea un fondo para ayudar a los países más pobres en condiciones mejores que los que destina el FMI

Article de Raymond TORRES a “Negocios” de El País (17-07-22): Anticipando el corte del gas ruso  Bruselas integra el ‘shock’ energético, pero elude el papel de las políticas en su gestión “La clave de nuestro futuro económico radica en el gas ruso: en esencia, ese es el vaticinio de la Comisión Europea en sus últimas perspectivas económicas. Todos los países se enfrentan a una fuerte desaceleración tras el verano, cuando no a caídas del PIB que podrían durar uno o dos trimestres. Los más dependientes del gigante euroasiático serán los más afectados, pero en una economía interconectada como la europea ninguno está a salvo. Alemania e Italia, por ejemplo, apenas crecerían en torno al 1%, mientras que España, menos expuesta al riesgo de un corte total del suministro de gas ruso, crecería ligeramente por encima del 2,1%, frente al 3,4% de la anterior previsión. Actividad, por tanto, a la baja y precios al alza por la misma causa: unos precios energéticos disparados cuya onda expansiva atraviesa el conjunto del aparato productivo, provocando más inflación. El pronóstico, si bien lúgubre a corto plazo, mantiene casi intactas las perspectivas económicas a medio plazo esbozadas antes de la guerra. Y es que Bruselas augura que todo mejorará cuando el precio de la materia prima se estabilice, gracias a la aparición de nuevas alternativas a los hidrocarburos rusos o a una tregua en las hostilidades en Ucrania. En ese preciso instante bajará la inflación —la Comisión anticipa un IPC interanual cercano al objetivo del 2% del BCE a finales de 2023 para la media de la eurozona— y la economía reanudará una senda de sólida recuperación” (…)

Debats

Article de Robert KAGAN a Liberties (Summer 2022): War and the Liberal Hegemony [5]   “Why did the United States intervene in the Second World War? The question is rarely asked because the answers seem so obvious: Hitler, Pearl Harbor, and what more needs to be said? To most Americans, World War II was the quintessential “war of necessity.” As the late Charles Krauthammer once put it, “wars of choice,” among which he included Vietnam and the first Gulf War, are “fought for reasons of principle, ideology, geopolitics or sometimes pure humanitarianism,” whereas a “war of necessity” is a “life-or-death struggle in which the safety and security of the homeland are at stake.” If World War II is remembered as the “good war,” the idea that it was “necessary” is a big part of the reason why. The enemies were uniquely wicked and aggressive; Americans were attacked first; they had no choice but to fight.
This perception of World War II has had a paradoxical effect on the broader American foreign policy debate. On the one hand, writers of an anti-interventionist bent rightly perceive that the war’s reputation as “necessary” and therefore “good” has encouraged Americans to believe that other wars can be “necessary” and therefore “good,” too. (Krauthammer believed the “war on terror” was also one of “necessity,” and Richard Haass put the Gulf War in the “necessary” category, and in 1965 even David Halberstam and The New York Times editorial page believed that American intervention in Vietnam was necessary.) On the other hand, anti-interventionists are not alone in believing that, even if World War II was necessary, the circumstances were unique and therefore irrelevant to subsequent foreign policy discussions. There will never be another Hitler, and the idea that a foreign great power (as opposed to a terrorist group) might launch a direct attack on the United States seems far-fetched even today. World War II thus stands apart, bracketed from further relevance, as perhaps the only widely agreed “necessary” foreign war and therefore the only “good” foreign war that the United States has ever fought.
But what if even America’s intervention in World War II was not “necessary,” as most Americans would define the term? What if it, too, was a “choice” that Americans made, based on calculations not so different from those that produced the later wars of choice in Iraq, the Balkans, and Vietnam?” (…)

Article de Rosi BRAIDOTI a MicroMega 4/2022 (juliol 2022): Contro il pacifismo estremista, per una cultura affermativa della pace  (…) “Esiste in Italia un pessimismo eccessivo nei confronti dell’Occidente, radicato nell’antiamericanismo di un pezzo della vecchia sinistra e che mette sempre più in rilievo i difetti dell’Occidente rispetto a quelli dei suoi avversari e ai difetti della destra che adora la bruta forza dei dittatori. Ai suoi occhi, la responsabilità di questa guerra non è tanto della Russia, quanto della politica occidentale dalla fine della Guerra fredda. Denuncia l’estensione a Est della Nato, le guerre dell’Occidente in Kosovo, Iraq, Siria; l’intervento della Nato a sostegno della minoranza kosovara in Serbia. È rapidissima nel manifestare – giustamente – contro la menzogna delle presunte armi di distruzione di massa di Saddam Hussein, menzogna che giustificò l’invasione dell’Iraq, ma non si erge mai contro il ruolo bellicoso della Russia in Afghanistan, Siria, Cecenia, Georgia, Crimea e adesso Ucraina.
Il pacifismo estremista critica principalmente il funzionamento difettoso del sistema democratico nel suo insieme, ma si mostra molto più indulgente nei confronti dei sistemi illiberali o autocratici. La tesi della cosiddetta equidistanza è in realtà una critica delle democrazie occidentali e anche del progetto dell’Unione Europea. Nelle forme più elaborate, nega perfino che ci sia un conflitto fondamentale fra democrazia e autocrazia, o liberalismo e regimi illiberali. Anzi, i “neneisti”, come si chiamano adesso, segnalano che sono le stesse democrazie a generare movimenti illiberali, per esempio i movimenti sovranisti e populisti, e invece di prenderla come prova dei vantaggi di un sistema liberale aperto, interpretano la cosa come prova del marcio inerente ai sistemi democratici. Libertà e tirannia per loro si equivalgono. (…)
Una vera cultura della pace è tutt’altra cosa rispetto all’ideologia del pacifismo passivista e aggressivo, che predica e pratica un antagonismo costante come guerra d’attrito verso le istituzioni democratiche. Sono contraria ai movimenti incendiari e bellicosi, che agitano il cosiddetto “pacifismo” come arma di battaglia contro il loro nemico principale: il sistema democratico. Ci sono altri modi di combattere, e di resistere, lavorando insieme per una cultura della pace che non esclude il diritto di difendersi. Il dovere della sinistra è di costruire una vera cultura della pace, anziché cedere a queste guerre culturali manipolate dai vari populismi incrociati. Per me la cultura della pace è anche una disintossicazione dai veleni della negatività e della violenza come elemento quotidiano”.

Article de Branko MILANOVIC a Letras Libres (20-07-22): Desesperanza   [6] Lo que comenzó como las revoluciones nacionalistas en Europa del Este termina ahora como la revolución del nacionalismo desencadenado en Rusia (…) “Los trivialistas consiguieron darle la vuelta al progresismo de la posguerra. En lugar de que el desarrollo y el progreso significaran una combinación de los mejores elementos de la economía de mercado (capitalista) y el socialismo, la eliminación de la política de poder en los asuntos mundiales y la adhesión a las normas de las Naciones Unidas, el progresismo en su nueva lectura de la historia significaba una economía de mercado desenfrenada en el interior, un “orden internacional liberal” de poder desigual en el exterior y pensamiento único en la ideología.
En lugar de un capitalismo socialdemócrata con paz, ser progresista empezó a significar neoliberalismo con el permiso de hacer la guerra a cualquiera que estuviera en desacuerdo con él. En lugar de una mezcla suave e inocua de socialismo y capitalismo en casa y de igualdad de poder de todos los Estados a nivel internacional, nos sirvió el poder de los ricos en casa, y el poder de los grandes países a nivel internacional. Fue un extraño retorno a la hegemonía cuasicolonial, que tuvo lugar –incongruentemente, al principio– en el momento de la “victoria liberal”.
El resto, desde la perspectiva actual, parece casi predeterminado. El nacionalismo virulento de Europa del Este, que alimentó las revoluciones de 1989, acabó engullendo al país más poderoso de esa parte del mundo: Rusia. El nacionalismo xenófobo es el mismo en todas partes: en Estonia, Serbia, Ucrania, Rusia o Azerbaiyán. Pero cuanto más grande es el país, más desestabilizador e imperialista es. Lo que comenzó como las revoluciones nacionalistas en Europa del Este termina ahora como la revolución del nacionalismo desencadenado en Rusia: el mismo movimiento ideológico pero con la recuperación de los territorios “perdidos” como objetivo en lugar de su “liberación”.
El dominio de los ricos a nivel local y de los poderosos a nivel internacional está tan arraigado hoy en día desde el punto de vista ideológico que no parece haber ninguna esperanza de mejora, ninguna esperanza de igualdad nacional ni económica en el horizonte. Gran parte de la responsabilidad de este desastroso estado de cosas recae en los “trivialistas”, la élite intelectual que definió, promovió y defendió esta perniciosa ideología de la desigualdad. La desesperanza no solo envuelve el presente, en el que estamos al borde de la extinción de una parte de la humanidad, sino también el futuro. El pensamiento progresista ha sido viciado, remodelado y extirpado. La oscuridad medieval, bajo el nombre de “libertad”, está descendiendo”.

CRISI CLIMÀTICA

Reportatge de Manuel PLANELLES/Yolanda CLEMENTE/José A.ÁLVAREZ a El País (17-07-22): Un año convulso de crisis climática   [7] La extraordinaria ola de calor que golpea a gran parte de España y Europa llega en mitad de una emergencia planetaria causada por los combustibles fósiles y en la que los fenómenos extremos se han incrementado (…) “”Gran parte de España y media Europa se abrasan en mitad de una extraordinaria ola de calor que en muchos casos está desembocando en terribles incendios forestales, como los que golpean a Monfragüe, las Hurdes, Mijas… Que haga calor en verano en el hemisferio norte es normal. Incluso que se den olas de calor. El problema es que a la variabilidad climática natural se le suma una gran crisis de fondo que convierte estos eventos en más duros y frecuentes: la emergencia generada por el calentamiento global. “El cambio climático inducido por el hombre ya está afectando a muchos fenómenos meteorológicos y climáticos extremos en todas las regiones”, concluye en su último gran informe el IPCC, el grupo de científicos internacionales que se encarga de sentar las bases sobre el conocimiento sobre esta crisis desde hace tres décadas. Si levantamos un poco más el foco, vemos que la actual ola de calor se extiende también por el norte de África, Oriente Próximo y llega hasta Asia. “Esta gran área de calor extremo (y sin precedentes) es otro indicador claro de que las emisiones de gases de efecto invernadero de la actividad humana están causando extremos climáticos que afectan nuestras condiciones de vida”, sostenía el viernes en un artículo Steven Pawson, uno de los responsables del laboratorio de investigación Goddard de la NASA. En la anterior gran revisión que hizo el IPCC en 2014 se avisaba de que los fenómenos extremos se podrían volver más habituales y duros. Seis años después, constatan que lo que podía pasar está ya ocurriendo. Las olas de calor extremas se han vuelto “más frecuentes e intensas en la mayoría de las regiones terrestres desde la década de 1950, mientras que los extremos fríos (incluidas las olas de frío) se han vuelto menos frecuentes y menos graves”, pone como ejemplo este grupo vinculado a la ONU. Además, ha aumentado “la frecuencia y la intensidad de los eventos de precipitaciones intensas” (…)

L’INDOPACÍFIC

Article de Xavier MAS DE XAXÀS a La Vanguardia (18-07-22): L’Índia prefereix viure al marge   [8] Per què l’Índia no serà la nova Xina? … El subcontinent serà el país més poblat el 2023 però no vol liderar res … La força laboral més jove i nombrosa del món no treballa per aixecar una nova Índia … El capitalisme no ha tingut mai bona reputació a l’ Índia … L’Índia és la democràcia més gran del món i la que creix més de pressa: un 8,5% (…) “Modi és un ultranacionalista hindú, i les mesures que adopta són econòmicament supremacistes. Afavoreix la concentració industrial en poques mans, sobretot les de Gautam Adami ( Grup Adami) i de Mukesh Ambani ( Reliance Industries), dos dels homes més rics d’ Àsia. Impulsa, així mateix, una Índia autosuficient amb grans “campions nacionals”, que protegeix amb mesures proteccionistes. Promou la construcció d’autopistes i altres infraestructures, com ara el corredor de mercaderies Nova Delhi-Bombay, i augmenta la inversió en l’economia digital. Ha creat, per exemple, un sistema nacional i digital de pagaments per combatre la corrupció i el diner negre.
La reforma agrària, un altre pilar de la política de Modi, ha estat un fracàs. Els estats no apliquen les mesures perquè desconfien del Govern central. Els camperols també s’hi oposen perquè creuen que la reforma beneficiarà Adami, Ambani i altres oligarques.
A l’empresari se’l vincula amb la política i la corrupció. Les grans fortunes s’han creat amb favoritismes. Per això hi ha poc suport popular a les reformes de mercat que proposa Modi.
Així i tot, el seu Govern incentiva la producció nacional, sobretot d’electrònica, farmàcia i telefonia. Ha apujat les tarifes duaneres a un 70% de les importacions. Avui l’aranzel mitjà és d’un 18%, molt per sobre dels seus veïns asiàtics. A més, es nega a tancar acords comercials internacionals. L’ Índia no està, per exemple, a l’ RCEP, l’acord de lliure comerç més important del món, en què des del gener participen 15 països de l’ Indo pacífic, entre els quals la Xina, el Japó, Corea del Sud i Austràlia.
Tot i això, aquestes mesures, com argumenten els investigadors Arvind Subramanian i Josh Felman a Foreign Affairs , “no atenen les necessitats bàsiques de l’ Índia”, que són donar feina als joves en empreses que requereixin molta mà d’obra barata i afavorir l’exportació de la indústria manufacturera. Els aranzels, per exemple, impedeixen la importació dels components barats que necessiten aquestes companyies.
Modi prefereix incentivar sectors que necessiten molt de capital i poca mà d’obra. Els seus productes tenen un alt valor afegit, però no creen la riquesa necessària. És una economia d’aparador i oligopolis, afavorida per la inconsistència del marc jurídic i financer. Modi altera les regles del joc per afavorir els seus aliats empresarials. Aquesta inseguretat és una llosa per a les inversions del capital internacional que podrien desenvolupar tot el potencial econòmic del país.
El sector tecnològic pot atreure inversors perquè està poc regulat, però el sector industrial n’és incapaç. Aquesta és la indústria que podria fer de l’ Índia la nova fàbrica del món, però Modi s’entossudeix a mantenir-la al marge. Prefereix que es limiti al mercat interior. Per això no li interessa exportar o integrar-se en acords com l’ RCEP.
La Xina va fer el contrari. Va aprofitar el seu capital humà per atreure inversions i tecnologia de fora, per dominar les cadenes de valors i fer-se imprescindible.
L’ Índia és un dels països més grans del món i ara serà el més poblat. Tanmateix, aquest avantatge pot ser un gran inconvenient. Una població jove i sense ocupació, empobrida i sense xarxa social, una població sense seguretat alimentària i sotmesa a l’estrès de la crisi climàtica no pot estar satisfeta. El descontentament, a més, genera inestabilitat social, una cosa molt greu en un país propens a la violència política”.

PRÒXIM ORIENT

Article de Lluís BASSETS a El País (17-07-22): Palestina todavía existe  La disputa con Rusia y China sobre la hegemonía en Oriente Próximo gravita sobre el viaje de Biden a Israel y Arabia Saudí (…) “Destaca la nueva visibilidad de la causa palestina, obliterada durante cuatro años por Donald Trump. Al llegar a la Casa Blanca, Biden reanudó relaciones y ayuda financiera a la Autoridad Palestina, pero ahora, además de incrementarla, se ha entrevistado con el presidente Mahmud Abbas y recuperado la fórmula de los dos Estados, Israel y Palestina, como horizonte para la resolución del conflicto, aunque sin concretar un plan de paz y los plazos. El presidente demócrata no ha querido corregir abruptamente a su predecesor y mantiene la parte más sustancial de los Acuerdos de Abraham, con los que Israel estableció relaciones diplomáticas con Emiratos Árabes Unidos, Baréin, Sudán y Marruecos, e incluso los profundiza con la promoción de un espacio económico y de seguridad árabe-israelí frente a Irán, el adversario geopolítico regional” (…)

Article de Jofre NOY a La Vanguardia (17-07-22): Israel i els nous amics àrabs  L’Estat jueu s’obre a les monarquies del Golf per fer un front comú contra l’Iran … L’Estat jueu ha venut armes per valor de milers de milions de dòlars als dictadors àrabs … Bin Salman reitera a Biden que no hi haurà normalització fins que no hi hagi un Estat palestí … Les monarquies del golf Pèrsic volen accedir a la tecnologia i a la intel·ligència israeliana … L’Aràbia Saudita autoritza que els avions comercials d’Israel sobrevolin el territori

UNIÓ EUROPEA

La cotització de l’euro

 Article d’Éric CHANEY a Telos (16-07-22): L’euro vaut un dollar, et alors?  [9]  “Lors du lancement de l’euro, le 1er janvier 1999, ministres des Finances et banquiers centraux de la zone euro poussèrent un soupir de soulagement : les premières cotations indiquaient un cours de 1,17 dollar. Chic, l’euro était « plus fort » que le dollar. Un an et demi plus tard, Francfort déchantait : l’euro était tombé en dessous de 90 cents. Les traders qui pensaient que l’euro ne verrait jamais le jour buvaient du petit lait : le marché allait montrer que cette monnaie Frankenstein ne valait rien. Mal leur en prit : l’euro allait bientôt entamer une ascension qui l’amena au niveau stratosphérique de 1,58 dollar début 2008. Errements de jeunesse ? Au cours des huit dernières années, on s’était habitué à un cours proche de ses origines, fluctuant entre 1,05 et 1,25 dollar. Mais depuis quelques jours, la parité euro dollar a percé cette bande en tombant proche de l’égalité, voire en dessous lors de certains échanges. Comme en 2000, la chute de l’euro est vue par certains comme un signe de faiblesse des économies européennes, tandis que d’autres se réjouissent d’une monnaie facilitant les affaires des exportateurs.
La réalité économique est bien différente. En premier lieu, l’euro n’est pas particulièrement faible vis-à-vis des devises des partenaires commerciaux de la zone euro alors que le dollar est, lui, exceptionnellement fort contre toutes devises, ce qui s’explique fort bien par la pénurie artificielle de pétrole et de gaz. En second lieu, la faiblesse de l’euro contre le dollar aura peu de conséquences sur les exportations de la zone euro mais, en rendant la facture énergétique plus salée, elle complique la lutte contre l’inflation” (…)

Article de Jordi GUAL a La Vanguardia (17-07-22): ¿Euro débil?  El euro ha mantenido su poder adquisitivo y es fuerte políticamente: la actual caída se debe a razones que son temporales (…) “Lo que sí nos debería preocupar es el poder adquisitivo internacional del euro, algo que depende no sólo del tipo de cambio sino también de los niveles de precios tanto internacionales como en la zona euro. Es decir, con un euro ¿podemos hoy comprar más o menos bienes en el exterior, de lo que podíamos comprar hace unos años? Así se mide la fortaleza de una moneda, en términos reales y no sólo nominales. La respuesta a esta pregunta es positiva. El euro ha mantenido su poder adquisitivo a lo largo de los últimos diez años, con oscilaciones cíclicas menores. En enero de 2023, un nuevo país, Croacia, se incorporará a la zona euro. Ello es indicativo de que la moneda común es fuerte políticamente. Esta fortaleza va a ser más necesaria que nunca en los próximos trimestres ante los retos económicos y políticos que la situación energética y financiera planteará a Europa”.

Article de Wolfgang MÜNCHAU a El País (18-07-22): Vuelve la crisis del euro.  En realidad, los problemas de la deuda soberana de la eurozona nunca acabaron. Simplemente, optamos por mirar hacia otro lado (…) “Quizá sea un buen momento para desenterrar una propuesta desechada en 2010, consistente en un plan para crear eurobonos a partir de los tramos seguros de la deuda pública nacional. Dejemos que los Estados miembros asuman la responsabilidad del resto, y que incumplan estas cosas si es necesario. Los volúmenes de deuda denominada en euros deben ser lo suficientemente grandes como para sustituir a la deuda nacional como garantía en las transacciones del banco central y del mercado monetario. La UE debe completar la unión bancaria y la unión de los mercados de capitales. Si no hay voluntad política para hacerlo, tendremos que ser honestos y concluir que no hay voluntad política para mantener el euro unido.
Acertar en esto haría más por la causa de la integración europea que una agenda hiperactiva de promesas que la UE jamás cumplirá: el Objetivo 55 [de reducción de las emisiones en al menos un 55%], el Estado de derecho o una política europea de defensa y seguridad. La gran lección de las sucesivas crisis del euro es que hay que terminar lo que se empieza.
Sin embargo, no es esto lo que preveo que pasará. Está en el ADN de la UE endulzar sus crisis en lugar de resolverlas. En un momento en el que necesitamos urgentemente un enfoque claro, la visión europea sigue siendo borrosa”.

Política econòmica

Article d’Ángel UBIDE a “Negocios” de El País (17-07-22): Narrativas de inflación, tipos de interés y primas de riesgo  Desde que el BCE empezó la compra de bonos públicos, el comportamiento fiscal de los gobiernos ha sido responsable (…) “La evidencia empírica es tozuda con las narrativas. Desde que el BCE empezó las compras de bonos, y a pesar de las limitadas primas de riesgo, el comportamiento fiscal de los gobiernos de la eurozona ha sido responsable. Además, el marco fiscal de la eurozona se ha reforzado, limitando la probabilidad de una repetición del fraude fiscal griego. Las primas de riesgo actuales están amplificadas por dos factores: la probabilidad de un rescate que fuerce una reestructuración, y la probabilidad de que un país decida salirse del euro. Lo primero es una decisión política sobre la estructura de la eurozona. Lo segundo dependerá de que el marco económico de la eurozona sea atractivo para todos los países.
Un aumento acelerado e injustificado de las primas de riesgo tensiona en exceso las condiciones monetarias, impide al BCE alcanzar su objetivo de estabilidad de precios y aumenta las divergencias económicas de la eurozona. Una vez que se acepta que el comportamiento de las primas de riesgo se amplifica por el pecado original de la eurozona, y que son parte integral de las condiciones financieras, el concepto de gestionar las primas de riesgo —que no eliminarlas, que quede claro— toma sentido. Que sea el BCE a través de un instrumento bien diseñado y con las salvaguardias necesarias, que sean los gobiernos a través de las necesarias reformas del marco fiscal de la eurozona, que sea una combinación de los dos, es una decisión que corresponde a los líderes de la eurozona. Pero es una decisión que no se puede evitar, ni debe esconderse tras narrativas espurias.”

Article de Xavier VIVES a La Vanguardia (21-07-22): Inflación y medidas de los gobiernos  Las ayudas directas a los más necesitados son más efectivas que los controles y subsidios a los precios (…) “La inflación sigue disparada con más de un 10% interanual en junio. La primera pregunta es cuán persistente será y si subirá mucho más. Muy probablemente empezará a disminuir a finales de año o a principios del que viene. La predicción se basa en el efecto estadístico de que los precios de la energía y otras materias primas subieron en el segundo semestre del 2021 y por lo tanto un año más tarde ya se contará desde una base más elevada. Además, las subidas de tipo de interés y las perspectivas de recesión enfrían la demanda. El último factor depende del desarrollo de la guerra. Putin ofrecerá un pacto en el momento de máxima debilidad de Europa el próximo invierno, previo corte del suministro de gas que provocará una recesión en Alemania y en el resto de la eurozona, además de un aumento del malestar social por la carestía de la vida. El pacto consistirá en detener la guerra a cambio de quedarse todas las conquistas en Ucrania . Si esta y las potencias europeas ceden, habrá una tregua (hasta la próxima agresión de Putin tal como pasó en el 2014 con la anexión de Crimea). En caso contrario, la guerra se alargará y la recesión podría ser más profunda.
Los países europeos intentan paliar las consecuencias para la población de la subida de precios mediante controles, subsidios y ayudas. Los controles y subsidios a los precios fomentan todavía más el consumo y acaban favoreciendo a los productores, mientras que las ayudas directas a los más necesitados son más efectivas. Los gobiernos buscan desesperadamente cómo financiar estas medidas y la mayoría se han fijado en los beneficios extraordinarios de las compañías energéticas. Serían beneficios producidos por el hecho excepcional de la guerra y rentas susceptibles de imposición sin distorsionar las decisiones empresariales. De hecho, la Comisión Europea recomendó la imposición a las eléctricas siempre que no fuera retroactiva, fuera tecnológicamente neutra y permitiera cubrir costes además de no distorsionar ni los precios de mercado ni el precio de las emisiones de C02” (…)

Crisi de govern a Itàlia

Crònica de Nacho ALARCÓN a El Confidencial (15-07-22): Italia vuelve a ser Italia: la ‘crisis Draghi’ genera nervios e incertidumbre en la UE  Draghi ha presentado su dimisión, aunque ha sido rechazada por el presidente de la República. Una nueva crisis política en Italia genera nervios en Bruselas y otras capitales (…) “La Unión Europea necesita una Italia estable. El país se considera uno de los polvorines europeos, uno de esos Estados miembros que pueden poner en serios aprietos a los Veintisiete, como ocurrió durante la etapa del Gobierno del M5S con la Lega de Matteo Salvini, hasta que el líder derechista hizo caer al Ejecutivo con la intención de ir a unos nuevos comicios que frenó Mattarella. Aquella experiencia ya fue problemática y nadie la recuerda con dulzura en la capital comunitaria. Y, sin embargo, hay una sensación de inevitabilidad que rodea cualquier conversación sobre Italia con funcionarios europeos, diplomáticos o técnicos de los distintos países. Las elecciones son innegociables. Llegarán antes o llegarán después, eso es algo que decidirán el presidente de la República, Draghi y la clase política italiana en las próximas jornadas. Pero llegarán. La idea de que Draghi no es eterno se ha escuchado bastante en Bruselas desde que asumió las riendas del Gobierno: hay que prepararse para cuando ya no esté. Pero lo cierto es que nadie está preparado. Los comicios llevarán a un escenario enormemente fragmentado en el que la principal beneficiaria será Giorgia Meloni, líder del partido de extrema derecha Fratelli d’Italia, todavía más a la derecha que la Lega de Salvini.  Al mismo tiempo, en Bruselas siempre hay una cierta sensación de que Italia sabe cocinar ella sola las crisis que más adelante resuelve para después volver a hacerlas explotar. Es un ciclo y algunas fuentes tienden a tomárselo con cierta naturalidad: de una forma u otra, lo resolverán durante un tiempo. Italia vuelve a ser Italia”.

Article de Piero IGNAZI a il Mulino (16-07-22): Draghi e la politique politicienne    Il governo è al capolinea: ma è il punto di partenza ad aver prodotto la linea di frattura, nascosta ma ben visibile, che ha diviso il capo dell’esecutivo dai partiti che lo hanno sostenuto sin qui … Draghi ha trovato nell’esplodere dell’insofferenza contiana per le ripetute misconsiderazioni delle proposte pentastellate la finestra d’opportunità per prender cappello e dimettersi … Mercoledì Draghi si presenterà al Parlamento per ribadire la sua insofferenza per la politique politicienne. Una insofferenza comprensibile per molte ragion

Article de Paolo FLORES D’ARCAIS a MicroMega (18-07-22): Cacciare Draghi? Il principio di piacere e il principio di realtà Che quello Draghi sia un pessimo governo non c’è alcun dubbio. Ma al peggio non c’è mai fine. E il peggio sarebbe l’inizio di un governo Meloni-Salvini (…) “Ma il baratro del governo delle destre anticostituzionali (per chi ha l’elementare lucidità di chiamarlo baratro) sarebbe solo rimandato, dice chi al piacere di umiliare Draghi (e rallegrare Conte, tutti i gusti son gusti) subordina ogni altra ragione. Certo, se ci si dedica alla più compiuta e saturante accidia. Altrimenti ci saranno otto nove mesi per agire, per provare a dar vita a una sinistra degna del nome, dunque egualitaria, non pacifista, illuminista, e a un rassemblementc onservatore modernista meno macchiettistico del Calendarenzitoti+. A meno che non abbia già vinto, in tutti i cervelli e in tutti i cuori dei democratici di ogni tendenza, la rassegnazione che cancella anche il barlume della speranza”.

Article de Michele TESTONI a Agenda Pública (19-07-22): Draghi ha muerto, viva Draghi   (…) “En resumen: si el Gobierno de Draghi nació principalmente para solucionar la falta de competencia y credibilidad del M5S, pues su acción no ha conseguido frenar el ascenso de FdI, y su vida política está ahora en las manos del mismo M5S. Como una tragedia de Shakespeare, elígan ustedes si Macbeth u Othello, o una broma surrealista del novelista Ennio Flaiano. Pero hay muchos que se preguntan, tanto en Italia como en el extranjero (no vamos a considerar todos aquellos que lo hacen por su propio cálculo político) si es moral y políticamente aceptable que el próximo primer ministro sea alguien como Giorgia Meloni, euroescéptica y muy ambigua con el pasado fascista. Es una perspectiva preocupante.
Volvamos entonces a imaginar que Draghi va a sobrevivir a la tormenta y llega ileso a su destino natural (marzo de 2023). ¿Podría Súper Mario permanecer en el poder también después de las próximas elecciones para evitar un Gobierno de Meloni? Desconocemos sus intenciones, pero se trata de un escenario interesante y, a la vez, problemático. Por un lado, sabemos por Levitsky y Ziblatt cómo mueren las democracias: no sólo por actos violentos, sino también por el progresivo debilitamento de las instituciones esenciales por la mano de autoritarismos y populismos de diversa índole. Evitar que Meloni se convierta en primera ministra es un hecho político y de defensa democrática. Y una nueva ‘coalición de salud pública’ liderada de nuevo por Draghi sería una buena opción. Sin embargo, como ya tuve la oportunidad de escribir¿cuánto tiempo se puede ‘congelar’ la política de un país por razones de eficiencia y reputación? El Partito Democratico (PD), la mayor formación del centro-izquierda y principal competidor de FdI, se enfrenta a una situación compleja: está condenado a apoyar a Draghi sin poder expresar una candidatura propia (su actual secretario general, Enrico Letta, fue primer ministro entre 2013 y 2014). ¡O Draghi o muerte! Pero, ¿qué sentido tiene para una organización política hacer franchising electoral? Y ¿cómo convencer a los electores de que, pase lo que pase, no hay alternativa? Agitar el espectro del fascismo y gritar ‘¡que viene el lobo!’ no es suficiente. Lo sabemos. Parece que, en el día de hoy, la disyuntiva para Italia, y para Europa, es una de muy difícil solución: una nueva ‘gran coalición’ o asumir los costes de un Gobierno no alineado con el proyecto europeo“.

Article d’Andrea RIZZI a El País (21-07-22): Italia, otro incendio en el verano infernal de la UE   El país transalpino se adentra en una selva oscura de potencial inestabilidad prolongada e ineficacia gubernamental (…) “La presión sobre Draghi para evitar este viaje en la selva fue enorme. El exbanquero central tomó nota y, tras el intento de dimitir de la semana pasada frustrado por Mattarella, reformuló su posición. Se declaró dispuesto a seguir. Pero lo hizo planteando un discurso políticamente duro, sin concesiones, en el que reclamó un claro compromiso de respaldo a una ambiciosa hoja de ruta política hasta el fin natural de la legislatura en primavera. Enumeró las reformas pendientes, subrayó la posición de Italia en la escena internacional y exigió a los partidos que se definieran. “¿Estáis listos?”, preguntó a los partidos. Estaba claro desde el principio de la crisis que él no estaba dispuesto a seguir en medio de turbulencias, defecciones, amotinamientos, negociaciones condicionadas más por una larguísima precampaña electoral que por los contenidos y el interés ciudadano. Los partidos, la mayoría, respondieron que no estaban listos. El área de centroderecha abogó por una reformulación de la mayoría, una discontinuidad de agenda e integrantes ―que excluyera al 5 Estrellas― que era intragable para Draghi. Este subrayó, acertadamente, que un Gobierno presidido por una figura no elegida en las urnas solo tiene sentido si resulta respaldado por un amplísimo consenso parlamentario. Bajo su liderazgo, Italia ha encarrilado una considerable serie de reformas ―que pueden gustar o no, pero al menos se movieron frente a otros periodos de triste parálisis―, ha protagonizado un rebote económico que le permitirá este año compensar el PIB perdido por la pandemia en 2020 ―a diferencia, por ejemplo, de España o Alemania― y ha jugado un papel relevante en cuestiones internacionales como la congelación de las reservas rusas en el extranjero. Estuvo más en el lado de las soluciones que en el de los problemas. Es razonable temer que hoy ha cambiado de bando, adentrándose en una selva oscura, con la recta vía perdida”.

Article d’Enric JULIANA a La Vanguardia (21-07-22): Italia puede hundir a Europa  [10]  En pocas palabras, Conte quiso hacer un Rufián para marcar perfil, a Draghi se le abrió la herida luminosa que lleva dentro desde que no fue elegido presidente de la República, y la derecha vio la oportunidad de su vida. … Grandes y pequeñas causas de la crisis política en un país clave … La caída de Draghi puede acabar rompiendo la unidad de la UE ante la guerra de Ucrania: es la mayor victoria estratégica de Putin … La derecha italiana tiene al alcance una victoria contundente en octubre … La derecha tiene más capacidad para tejer alianzas que un centroizquierda donde el Partido Demócrata se halla muy solo frente a las ruinas del Movimiento 5 Estrellas  … La gestión de los 200.000 millones de euros de los fondos europeos, eje clave de la crisis política en Italia (…) “Sólo 95 votos a favor de un Senado con 315 escaños. En las salas doradas del Kremlin se descorcharon anoche botellas de champagne francés. Se acaba de abrir una fisura en el sur de Europa que puede acabar rompiendo la cohesión de la UE ante la guerra de Ucrania. Cinco meses después del inicio de la invasión rusa, estamos seguramente ante la mayor victoria estratégica de Vladímir Putin. Roma vale más que la acería Azovstal de Mariupol. El país clave del sur de Europa se rompe políticamente en el momento que debía prepararse para un invierno difícil. Las elecciones legislativas italianas se celebrarán en octubre, con injerencias externas de alta intensidad y amenazas de un inminente corte del suministro de gas. (Italia es uno de los países energéticamente más dependientes de Rusia, junto con Alemania). Un escenario óptimo para los estrategas rusos de la guerra híbrida. Los italianos irán a votar con miedo, hartazgo y amargura. Cae Draghi, garante de la fidelidad de Italia al pacto atlántico. Se va, humillado, el reputado tecnócrata que contenía a los frugales del norte de Europa cuando se ponían sobre la mesa las cifras de la deuda pública en el Mediterráneo. Cae Draghi, horas antes de que se reúna el Banco Central Europeo para decidir una subida de tipos de interés.
Se agota la solución tecnócrata, tan admirada por los círculos conservadores españoles, que hace apenas unos meses aún suspiraban por un Draghi español. Se cierra un paréntesis. “Se acaba un tiempo dorado de Italia, vuelve el caos”, escribe hoy The Wall Street Journal. La derecha italiana se ha pasado por el forro los mensajes en favor de la estabilidad lanzados en los últimos días por el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y la mayoría de los dirigentes europeos, incluido el presidente español, Pedro Sánchez, que publicó un artículo a favor de la continuidad de Draghi en la revista Politico.
El motivo es simple: la derecha tiene a su alcance una victoria fenomenal en las elecciones del mes de octubre, si no se produce un terremoto en la sociedad italiana que corrija las tendencias que actualmente presentan los sondeos. El objetivo es claro: tomar el control de unos fondos europeos valorados en cerca 200.000 millones de euros, entre subvenciones directas y créditos. Y la ruta es confusa: esa derecha oscila entre la inflamada retórica nacionalista de Georgia Meloni y el oportunismo corsario de Matteo Salvini. Ella, Meloni, quiere aparecer como amiga de los Estados Unidos, por la ventanilla de Donald Trump. Él, Salvini, se ha fotografiado en Moscú con una camiseta con la efigie de Putin vestido de militar y está documentalmente demostrado que su partido, la antigua Liga Norte, ha buscado financiación en la capital rusa, mediante el cobro de comisiones en operaciones de venta de petróleo. (La Liga balizó la ruta rusa a los dirigentes del independentismo catalán que querían explicar su causa a los señores del Kremlin). Entre Meloni y Salvini, la momia de Silvio Berlusconi, depositario todavía de un 10% de los votos gracias a sus tres canales de televisión. Su partido, la marchitada Forza Italia, empezó anoche a sufrir deserciones. Algunos de sus cuadros dirigentes querían mantener en pie el Gobierno de unidad nacional” (…)

ESPANYA

Després del debat de la nació

Article de Carlos E.CUÉ a El País (17-07-22): El contrataque de Sánchez  El presidente del Gobierno da un giro inesperado que refuerza su posición (…) “Sánchez ha dado con un nuevo tono, que estrenó en el debate, más empático, más directo y menos autocomplaciente. Pero sobre todo, con la reacción furibunda de las grandes energéticas y la banca y de importantes sectores de la gran empresa, tiene algo nuevo y muy valioso en política: un rival, un enemigo poderoso.
Sánchez lo dejó muy claro en el debate: entre la clase media trabajadora y las grandes empresas con beneficios extraordinarios, elegirá a la primera. El presidente, que ganó las primarias de 2017 con un mensaje contra el establishment del PSOE, que lo había echado, ahora quiere conectar con su electorado con un nuevo poder al que enfrentarse: los grandes beneficiados de esta crisis. Casi nadie duda de que el primer asalto de esta nueva batalla le ha salido muy bien. Pero queda por delante el otoño y, sobre todo, un largo invierno que marcará el resultado final de esta nueva vuelta de tuerca de la política española”.

Article de Carlos ELORDI a elDiario.es (15-07-229: Ahora sí que hay un líder  No es que el PSOE haya girado a la izquierda en una medida tan radical como pregonan los exponentes de la derecha. Los impuestos a las energéticas y a la banca, siendo significativos, no modifican sustancialmente la política económica actual, aunque son un indicador de que el Gobierno no está dispuesto a andarse con demasiadas contemplaciones con los grandes poderes económicos (…) “A la espera de que Podemos e Izquierda Unida, por separado y juntos, encarrilen sus debates internos y aclaren su futuro organizativo, algo tan crucial para la izquierda como la consolidación del PSOE, los únicos grandes problemas políticos en España son los que proceden y, sobre todo, los que pueden proceder, de la economía. No cabe hacerse ilusiones. Vienen mal dadas. Y aunque el principio de acuerdo para la exportación del grano ucraniano bloqueado en el sur del país pueda abrir alguna esperanza, la guerra, principal causa de las actuales urgencias económicas, va a seguir por un tiempo por ahora impredecible.
Y con ella los graves problemas energéticos y los riesgos financieros crecientes que estos y otros motivos están provocando. En el caso español, el drama no será a corto plazo y si se confirman las buenas perspectivas del turismo, lo peor puede aplazarse aún unos cuantos meses. Pero la caída del euro y la prevista subida de los tipos de interés, cada uno por su lado y juntándose, puede terminar provocando no solo una recesión, sino también un aumento de las primas de riesgo de consecuencias muy graves.
De cara a esos peligros, España no tiene más remedio que hacer algo que se parezca mucho a un pacto de rentas. Hoy por hoy parece imposible. Pero hablando, ese tipo de imposibilidades pueden reblandecerse. Y el que el país tenga a su cabeza un líder con fuerza puede ayudar mucho en ese empeño”.

Article d’Enrique GIL CALVO a El País (19-07-22): Cambio de juego  Sánchez ha retomado la iniciativa y han salido él y el Gobierno de coalición más fortalecidos del debate sobre el estado de la nación (…) “Ese era el clima de crispación con que se aguardaba el debate, clima que Sánchez cortó en seco con su cambio de juego que le ha permitido retomar la iniciativa, saliendo del lance el Gobierno de coalición más fortalecido. Otra cosa es cuánto podrá durar esta nueva correlación de fuerzas abierta por el debate, y si será capaz de neutralizar la desafección del electorado de izquierda y centroizquierda, revirtiendo su actual desmovilización. Lo sabremos tras el otoño, cuando haya que recargar las excepcionales medidas antinflación. Si es que antes no hay adelanto electoral o crisis de Gobierno”.

Comentari de Fernando ÓNEGA a La Vanguardia (15-07-22): Un golpe a la convivencia  (…) “Y ahí tenemos otro fruto, el más negativo, del debate: desde ayer no hay una España conservadora y otra progresista. Hay el intento de crear –¡desde el poder!– una España de abusos y privilegios y otra víctima, pura clase media trabajadora. Creo que esa división es peligrosa para la convivencia, sobre todo si es fruto de una estrategia. Es adictiva y lleva un germen de conflicto: se hacen ricos quienes suben los precios, que son los empresarios, luego combatamos al empresario rico. Podemos ya reclama subir el impuesto de sociedades a los supermercados. En algún lugar de la ciencia económica se debe estar grabando en mármol la actualización de Madame Roland: “Inflación, inflación, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!”.

Article de Lola GARCÍA a La Vanguardia (17-07-22): La confiança, anhelada companya (…) “Malgrat aquests esculls, el missatge que va llançar Sánchez durant el debat sobre l’estat de la nació indica que la legislatura acabarà tal com va començar, amb els mateixos aliats i amb idèntics objectius: polítiques econòmiques de fort accent social i desinflamació a Catalunya. Si és suficient per reconduir els mals resultats demoscòpics que obté ara mateix el Govern espanyol, depèn més de factors aliens al president, des de l’estat de la guerra a Ucraïna fins a la resistència de l’espai polític a la seva esquerra. El que sí que sembla haver captat Sánchez és que avui, enmig de l’angoixa que tant preocupa als ciutadans pel que fa a un futur tan incert, guanyar-se el centre no vol dir practicar la moderació, sinó prendre la iniciativa i marcar un rumb. Vol dir transmetre confiança”.

Article de José Antonio ZARZALEJOS a El Confidencial (16-07-22): “Estaba perdido y ha sido hallado” (Sánchez y la parábola)   Más allá de lo que tenía y ha retenido, el presidente no ha ganado nada. Incluso ha alejado al PNV y la reunión con Aragonès no le garantiza el apoyo de ERC porque Sánchez todavía no manda sobre los jueces (…) “Todos los progresistas le reconocieron a Sánchez que había dado un giro a la izquierda como si pudiese dar otro diferente a estas alturas de la legislatura. Pero le advirtieron de que es insuficiente. Queremos más, le han dicho. Más progresismo, porque con progresismo la inflación decae, a Putin se le encoge la camiseta y a los andaluces les entrará la duda acerca de la bondad de su voto mayoritario al Partido Popular.  Si lo que pretendía Sánchez era apretar las filas, lo ha conseguido. Otra cosa es que sea un efecto fugaz, porque muy poco de lo que prometió —como siempre— podrá cumplir y no atajará los males que se dice combatirá. Pero lo importante en el cortoplacismo de la política española es que Sánchez ha vuelto al progresismo, aunque sea de visita. Ya está, otra vez, en manos de sus captores políticos. Ya ha vuelto a su condición de rehén. El rescate se ha convertido en impagable. El Evangelio según San Lucas (capítulo 15, versículos 11 a 32) pone en boca del padre del hijo pródigo que regresa a casa una reconvención al otro vástago austero que siempre vivió bajo su techo: tu hermano, le dice, “estaba perdido y ha sido hallado”. La izquierda es como ese progenitor regocijado de la parábola evangélica con el regreso del hijo descarriado, Pedro Sánchez. El socialista ha conseguido los arrumacos de la izquierda —ojo con el PNV, al que el debate no le gustó ni tanto así— aunque el nuevo idilio durará hasta septiembre a mucho tirar.  Pero, más allá de lo que tenía y ha retenido, el presidente no ha ganado nada. Aplausos de los que siempre le aplaudieron, salvo cuando simuló militar en la socialdemocracia. Lo ha detectado la encuesta exprés elaborada por Metroscopia sobre el debate: al 66% de los consultados les resultó de nulo o escaso interés”.

Article de Fernando VALLESPÍN a El País (17-07-22): ¿Para cuándo hablar del futuro?.  Si determinados temas son silenciados, desaparecen del horizonte. También se lidera señalándolos, mostrando nuestros deberes pendientes, nuestros muchos déficits (…) “Si nos fijamos, el debate sobre el estado de la nación ha adolecido de presentismo o, como en el caso de la memoria democrática, de atención al pasado. El porvenir se ha omitido. Aparte del cambio climático, ¿quién ha hablado de educación, por ejemplo? Esa dimensión imprescindible para la competitividad futura del país, y que aquí solo parece interesar como dimensión lingüístico-nacional o como disputa entre sector educativo público o privado. Que ninguno de los partidos trate de tender la mano a los otros para buscar un entendimiento dirigido a mejorar la formación básica de nuestros jóvenes me parece un escándalo. Se lo digo como viejo profesor universitario, ¿son conscientes de los déficits educativos que vamos acumulando? Y no es cuestión de meter o sacar asignaturas. A donde quiero llegar es a distinguir entre la construcción del mundo que nos ofrecen nuestros políticos, marcada inevitablemente por intereses “de parte”, y lo que debería interesarnos a todos. Con un matiz importante: si determinados temas, por las razones que sea, son silenciados, desaparecen del horizonte. También se lidera señalándolos, mostrando nuestros deberes pendientes, nuestros muchos déficits. Sería injusto ignorar que en el centro de la discusión habida en el Congreso estuvo el tema de la cohesión social, uno de los fundamentales. Lo mandaba la coyuntura, pero era también el más propicio para conseguir el contraste deseado, las diferentes posiciones al respecto entre progresistas y conservadores. Los que se tienden a omitir son, sin embargo, aquellos que no ofrecen un rendimiento político inmediato, los que se escapan a la obsesión por puntuar más que el contrario. Resulta, empero, que pronto será el ámbito en el que hay más que ganar. Quien aquí pierda pie, quienes, como Vox o algunos sectores de la derecha —qué curioso en esto es lo único en lo que no son “conservadores”— se abracen al negacionismo o sigan ignorando el tema pueden encontrarse con una sorpresa mayúscula”.

Article de Soledad GALLEGO-DÍAZ a El País (17-07-22): Dieciséis meses, un cuarto de legislatura   [11] El PSOE ha recuperado fuerzas, pero corre el riesgo de pensar que una lista de propuestas soluciona sus problemas (…) “Los socialistas han recuperado fuerzas, muy necesarias en las actuales circunstancias para poder movilizar a sus potenciales seguidores, pero corren el peligro de creer que con una lista de propuestas como la presentada por el presidente Sánchez ya han solucionado sus problemas. Su peor equivocación sería no creer que el PP puede ganar las elecciones con mensajes simples y eficaces como “política para adultos” o su capacidad para lanzar batallas “culturales” en las que los socios de la coalición entran una y otra vez como elementos necesarios de su propia estrategia electoral. La principal duda de los socialistas es si la bronca popular ayudará a movilizar a sus propios votantes en toda España, indignados por el acoso al que les somete el PP y por la agresividad de sus planteamientos, o si se producirá un cierto grado de abstención en las zonas más moderadas de su electorado. El dilema no es nuevo, sino que ha planeado sobre el PSOE en muchas ocasiones a lo largo de su historia. La renuncia a la búsqueda de una mayoría absoluta por parte del PSOE (que, sin embargo, persigue el PP, apropiándose casi al 100% del voto de Ciudadanos e intentando rascar en el de Vox) necesita necesariamente que tenga un éxito razonable el proyecto de Yolanda Díaz. El movimiento Sumar que ha lanzado la vicepresidenta busca incorporar no solo a los seguidores y a la estructura de Unidas Podemos, sino a todo el movimiento que en un momento dado se identificó en Madrid con Manuela Carmena y en Barcelona con Ada Colau. Es un proyecto complicado, porque necesita tener pegada electoral y al mismo tiempo no hacer daño en el campo socialista. Las elecciones municipales seguirán siendo quizás escenario para Unidas Podemos, pero para asegurar que la coalición actual sobrevive a 2023 haría falta que Sumar ofrezca en noviembre suficiente innovación como para atraer a la tendencia política progresista que sigue existiendo fuera del PSOE”.

Enquestes

Baròmetre de juliol del  CIS  (1-12/07/22)

Comentari de Carles CASTRO. aLa Vanguardia (20-07-22): El CIS situa per primer cop el PP de Núñez Feijóo davant el PSOE  Els populars obtindrien el 30% del vot, dos punts per sobre dels socialistes … Unides Podem avançaria Vox, que perdria més de tres punts respecte al seu resultat del 2019

Comentari de Cristina MONGE a El País (21-07-22): La batalla por el tercer puesto  PP y PSOE están obligados a plantear estrategias electorales en un doble sentido: maximizar su resultado y ayudar a que el compañero de bloque haga lo propio (…) “Dado el tiempo que resta para la convocatoria electoral, los efectos de luna de miel que viven tanto el PP como el proyecto Sumar —que fue presentado en las mismas fechas en que se hacía el trabajo de campo— y lo convulso de los tiempos, conviene extremar la prudencia y, más que fijarse en los números absolutos, prestar atención a las tendencias y las disputas clave. Una de las más interesantes es la lucha por el tercer puesto. La bajada de Vox —ya apuntada en otros estudios y en elecciones autonómicas—, junto a la subida de Podemos, hace que el bronce, que podría ser clave para gobernar, esté en disputa.
Si el bipartidismo está volviendo, aún le queda camino para alcanzar el 84% de los votos de los que disfrutaba en 2008. Los partidos tradicionales de aquel dúo están afianzados en las primeras posiciones, pero sigue existiendo un amplio espacio electoral al que no llegan. La edad y la orientación ideológica son barreras que les cuesta saltar a unos y otros. Así las cosas, las dos marcas mayoritarias están obligadas a plantear estrategias en un doble sentido: maximizar su resultado y ayudar a que el compañero de bloque haga lo propio.

PSOE

Crònica de Juan Carlos MERINO a La Vanguardia (21-07-22): Patxi López y Pilar Alegría serán los nuevos altavoces del PSOE  “Desde el diálogo trabajaré para alcanzar acuerdos que protejan a la clase media y trabajadora”, anuncia el exlehendakari ante su nuevo reto … Iceta se incorpora a la ejecutiva del PSOE como nuevo secretario de Memoria Democrática …  María Jesús Montero sustituye a Lastra como vicesecretaria general del PSOE

Article d’Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (21-07-22): Puede pasar cualquier cosa: la hoja de ruta de Pedro Sánchez en el comité federal  Las salidas de Adriana Lastra y Dolores Delgado son el anticipo de cambios en el partido. Pero más allá de los nombres, parece claro que el PSOE tiene un camino marcado, el que fijó en Valencia en octubre de 2021 … Los cambios que realizó Sánchez no funcionaron, pero no parece que eso aparte al presidente del camino que había trazado … El PSOE necesitará un discurso bien armado para explicar ese giro al centro derecha al que obligará Europa sin sufrir mucho daño electoral (…) “El periodo que llega, en cuanto a las decisiones que deben tomarse (la no vinculación de los salarios a la inflación, la reforma de las pensiones, el aumento de gasto militar, nuevos presupuestos nada expansivos), parece complicado de manejar para una fuerza política progresista. El PSOE va a necesitar un cierre de filas, ministros convincentes y un discurso bien armado para explicar ese giro al centro derecha al que obligarán Europa y los tiempos sin sufrir mucho daño electoral. Es cierto que la línea narrativa la tiene ya hecha: “hemos sido progresistas, hemos tomado un montón de medidas de izquierdas, pero ahora toca ser responsables en un momento de grave crisis, de guerra y de nuevas necesidades”. Otra cuestión es si con eso le va a bastar para cerrar la puerta al auge del PP. En todo caso, la hoja de ruta no la marca el presidente, la marcan los tiempos, y Sánchez se adecúa, que es lo que siempre ha hecho, y no le ha ido mal. En esta ocasión, además, irá de la mano del partido”.

Memòria democràtica

Reportatge de Cristina SEN a La Vanguardia (17-07-22): Memòria, més enllà del blanc i negre  La llei aprovada al Congrés provoca lectures diferents a més del degut reconeixement a les víctimes del franquisme … “El dogma de les dues Espanyes és fals: n’hi havia moltes el 1936 i n’hi ha moltes ara”, diu el professor Marín … “No es pot establir des del Govern central una veritat absoluta”, assenyala l’historiador Claret

Política econòmica

Article d’Enric JULIANA a La Vanguardia (15-07-22): Espanya i el gas rus  L’incendi en una planta nord-americana de GNL ho ha complicat tot, encara més … Estudiar l’assignatura Gas demana temps. Hi ha molta lletra petita

Article de Josep OLIVER a La Vanguardia (15-07-22): Redistribució o polítiques antiinflació   [12] La UE apunta a assumir l’empobriment i alleugerir la càrrega sobre els més febles (…) “”Les propostes de Sánchez en el debat de l’estat de la nació han generat un consens relativament ampli sobre la seva falta d’eficàcia per frenar l’escalada de preus. Però que el consens sigui general no implica encertar-la en el diagnòstic. Perquè encara que la inflació que patim en part es tradueixi en augments de demanda interna, la responsabilitat d’aquesta demanda en les pujades de preus a Espanya o a l’eurozona ha estat modesta. De fet, fins al març la tesi del BCE sobre el caràcter transitori de la inflació expressava, a diferència del que passava als EUA, l’absència de tensions salarials internes.
La seva naturalesa és, bàsicament, importada, com ho mostren les sobtades pujades d’energia i aliments a partir de l’inici de la guerra a Ucraïna. I si prové de l’exterior, poca cosa podem fer: per pagar les creixents factures d’energia, metalls i aliments, cal transferir més renda a la resta del món. És a dir, acceptar que som més pobres. I com més aviat ho fem més bé afrontarem el futur.
Però si en relació amb l’IPC hi ha poc marge, no passa el mateix respecte a qui paga part de la factura d’aquesta crisi, per bé que aquí la capacitat tampoc no és il·limitada. L’ Ecofin (els ministres d’Hisenda de la UE) va acordar aquesta setmana que, encara que es posposi la recuperació del Pacte d’Estabilitat, cal començar la consolidació fiscal: els elevats nivells de deute públic al sud i els problemes que podrien portar per a l’euro no permeten gaires alegries de despesa.
I aquí entrem a la segona part de les crítiques a les mesures, adoptades o en procés d’implementació: la redistribució dels costos de l’enduriment de la situació. El consens social apunta que els que més tenen contribueixin amb una part gran a l’inevitable ajust, i el silenci de l’oposició sobre les noves càrregues fiscals a bancs i energètiques així ho expressa. Però es retreu a l’Executiu l’absència d’instruments que mitiguin el deteriorament de la capacitat de compra de les capes mitjanes actualitzant la tarifa de l’IRPF entre altres possibles mesures.
Tempesta perfecta? No ho sé pas. Però sí que sé que ens enfrontem a una endimoniada situació en què es combinen fragilitat de les finances públiques, pujades de tipus d’interès, distribució desigual de l’ingrés, inflació galopant, empobriment del país i guerra no se sap fins quan.
Per això les recomanacions de l’ Ecofin apunten a mesures que protegeixin només els col·lectius de menys ingressos, evitin limitar els preus i tinguin data de caducitat. Polítiques, en definitiva, que obliguin a acceptar el nostre empobriment i desplacin a la resta de la societat una part de la càrrega sobre els que menys tenen. Quadrar aquests aspectes implica que no poden ser indefinides ni universals: difícil encaix per a qualsevol govern”.

Article de José Antonio i Miguel Ángel HERCE a Revista de Libros (20-07-22): La palabra que empieza por “R”   [13] (…) “Con R de recesión. En principio, pues, no cabe hablar de recesión en lo que queda de año. Pero si el PIB trimestral se estanca a finales de 2022 una vez ponderadas todas las incertidumbres, incluida la prolongación de la invasión de Ucrania y la correspondiente escasez y carestía de las materias primas energéticas y alimentarias, estaremos en un terreno problemático. Un terreno en el que podrían crecer las tensiones de un invierno sin gas en Europa y una inevitable recesión en Europa central. Lo que acarrearía graves consecuencias para toda la Unión Europea, el Reino Unido y los EE. UU.
La inflación que se espera en lo que queda de año (FUNCAS), no bajará del 10% hasta septiembre y seguirá por encima del 8% hasta diciembre. La media anual de 2022 será del 8,9%. Para 2023, se espera que la media de las tasas anuales de enero a diciembre sea del 4,8%.
No habiendo caído en la recesión en 2022, lo cual tiene no obstante una probabilidad baja y no cabe descartarlo del todo, y en un marco de clara desaceleración de la inflación, como se acaba de comentar, tampoco 2023 debería ser un año con trimestres recesivos para la economía española. Aunque esta, según avanzan diversos servicios de estudios (FUNCAS, ya citado), crezca moderadamente (alrededor del 2,0%) y el PIB no pueda alcanzar en este año el nivel de 2019.
Esta perspectiva, conviene insistir, podría cambiar después del verano si llegado octubre Alemania (y la UE) no ha encontrado la manera de completar sus reservas de gas para el otoño y el invierno que vienen.
La economía de los EE. UU., según la mayoría de los analistas, tiene una elevada probabilidad de entrar en recesión a finales del presente año. No solamente está sufriendo una elevada inflación importada, como el resto de los países avanzados, sino que su Banco Central, la Reserva Federal, ya ha iniciado antes que otros bancos centrales el aumento de su tipo de interés de referencia y anunciado futuras subidas. Este movimiento está indicado para frenar el sobrecalentamiento de la actividad y los males que esto trae consigo (inflación y mala asignación de recursos), ya que encarece el crédito para el consumo o la inversión. Pero la elevada inflación no suele dejar indiferentes a los responsables de la Fed.
En Europa, el Banco Central Europeo ya ha anunciado muy claramente que subirá (moderadamente) los tipos antes de que acabe el año. Un anuncio de efectos más moderados que la subida de tipos en sí, como lo ha hecho la Reserva Federal. El BCE sabe que este prudente movimiento avisa, pero no hace tanto daño como la subida inmediata de tipos. Y también sabe que arriesga más que la Fed en lo que se refiere a atajar la inflación, pero son opciones de política monetaria que, por otra parte, siempre han diferenciado a estos dos grandes bancos centrales.
Una recesión ordinaria (un ciclo bajista de entre un año y año y medio) es un serio contratiempo. Y, si acaba dándose, sería la segunda de la presente década en tan solo tres años. En ausencia de dos elementos que mencionaremos a continuación, caería el empleo, aumentarían el paro, el déficit y la deuda, aunque mejoraría la balanza de pagos (algo es algo).
Dos elementos pues que abonan la tesis de que la economía global se encamina hacia una recesión con mayor o menor probabilidad en cada país. En primer lugar, una fuerte inflación importada que podría enquistarse, o acelerarse, si no se atajaba, provocando una grave crisis en la economía. Y, por otra parte, un elevado riesgo de recesión a corto plazo si los bancos centrales intervienen para atajar la espiral inflacionista subiendo sus tipos de referencia.
Lecciones aprendidas
Los paradigmas económicos se han visto alterados en gran medida por la crisis financiera, la pandemia y la guerra. En menos de tres lustros, la economía mundial ha pasado de las promesas de la globalización a tener que convivir con las consecuencias de prácticas financieras viciosas a gran escala (las subprime), el parón de las cadenas globales de suministro (la pandemia) y la disrupción de los mercados de materias primas energéticas y alimenticias (la invasión de Ucrania y la guerra).
Al estancamiento del PIB en el periodo le ha seguido el desempleo, el aumento de la desigualdad y el aumento de la deuda pública. Tres problemas de gran dimensión que solo se resolverán cuando se normalicen las condiciones productivas (demanda y oferta agregada) y los equilibrios básicos de precios (inflación moderada) y tipos de interés (costes y rentabilidades razonables).
Ahora, se inicia un ciclo de aumentos de tipos por parte de los Bancos Centrales, lo cual, en el fondo, no deja de ser una normalización después de largos años de tipos ultra reducidos que han marcado también, como una gran anomalía, el periodo transcurrido desde 2008. Puede que la recesión que tanto se teme sea una buena purga de algunos de los problemas que han caracterizado a esta larga etapa de estancamiento que dé paso a esa necesaria normalización.
Obviamente. La economía global y de cada país no gira en el vacío. Las condiciones geopolíticas globales deberán también normalizarse en la medida de lo posible, al menos en 2023, con algún tipo de arreglo en el gravísimo conflicto de Ucrania.
De ser este el curso de los acontecimientos, o en cualquier otro escenario, sería bueno poder hablar de la eventual recesión de 2023 con normalidad, y no como material de lucha partidista cargando las tintas a las atribuciones sobre quién es el responsable de la dicha recesión, por encima y más allá de los datos objetivos y las opiniones de los analistas acreditados. Tan grave como atribuir la recesión a los gobiernos de turno sin fundamento es el negar su eventual ocurrencia por parte del gobierno de turno. Atengámonos todos a los análisis solventes.
Y, sobre todo, confiemos en que hay políticas que se pueden adoptar con los debidos consensos. La peor consecuencia de las recesiones es el desempleo y la quiebra de empresas. La segunda es un riesgo inherente al emprendimiento, lo que no quiere decir que no deba protegerse a las empresas porque ello equivale a proteger al empleo. Pero si una recesión es la purga habitual de los excesos de los tiempos de expansión, dejemos también que las actividades inviables y los empleos innecesarios den paso a una mejor asignación de recursos.
La protección a los trabajadores y los empresarios que pierden, respectivamente, sus empleos o sus negocios, es otra cosa. Y, precisamente, lo que muestran las lecciones aprendidas de la crisis financiera y la pandemia es que dicha protección es posible mediante los ERTE (extensión del Kurzarbeit alemán de 2009) y los programas de ayudas directas a los trabajadores autónomos y pequeños empresarios. Todo a un coste que debe ser limitado también, como muestran las lecciones aprendidas de la crisis de la deuda soberana de 2011 y la intervención de los Bancos Centrales hasta la actualidad.
Ahora toca acomodar una grave situación inflacionaria, muy probablemente al coste de una recesión. La vuelta a la normalidad no será fácil pues no sabríamos muy bien a qué normalidad referirnos en las actuales circunstancias bélicas y geopolíticas generales. No conviene exagerar un horizonte recesivo, pero tampoco es cuestión de negar esa eventualidad cuando todos los países de nuestro entorno la admiten.
Algo hemos aprendido en estos tres tormentosos lustros transcurridos. Apliquemos las lecciones aprendidas y atrevámonos a pronunciar la-palabra-que-empieza-por-R. Si no lo hacemos, volveremos a equivocarnos si es que eso llega a suceder”.

Article de Víctor LAPUENTE a El País (19-07-22): Inflación y bienestar  El Gobierno debe ofrecer paliativos para compensar la subida de precios, pero no a todos, sino, sobre todo, a quienes no llegan a fin, ni a medio, mes (…) “”Cuando el pasado martes los bancos caían en bolsa un 5% tras el nuevo impuesto a las entidades financieras anunciado por Pedro Sánchez, recordé el viejo dicho sueco: la bolsa cae el día que los socialdemócratas ganan las elecciones y crece el resto del año.
La subida tributaria que propone Sánchez se puede criticar desde varios ángulos. Por las formas, al no estar consensuada con sus socios, tanto parlamentarios como de Gobierno (lo cual es inaudito). Y por las consecuencias, ya que, dado que los consumidores no podemos prescindir ni de la electricidad ni de los bancos, acabaremos pagando parte del impuesto. Pero eso no es necesariamente malo, porque la subida de impuestos cumple con un objetivo político fundamental en estos momentos: tener recursos para responder a la inflación con políticas redistributivas. Y la clave es ver cómo se desarrollarán estas”.

Article de Santiago LAGO PEÑAS a El País (19-07-22): Dos tributos para distintas realidades Por muy buena voluntad que se tenga, ningún Gobierno es capaz de garantizar que el coste de los impuestos no se vaya a trasladar a otros agentes (…) “Es una realidad que las empresas energéticas están siendo favorecidas por la coyuntura actual. En el caso de las eléctricas, por un sistema marginalista no pensado para situaciones extraordinarias como la que estamos viviendo. Los beneficios caídos del cielo están siendo enormes. La llamada “excepción ibérica” ha sido una solución buena, pero parcial. Aun con ella, los precios a los que se está cobrando la luz excede con mucho lo razonable, dado el peso menor del gas en las fuentes generadoras de electricidad en España. En el caso de los carburantes, el mecanismo es diferente. Pero existe evidencia empírica de esos beneficios extraordinarios. Por tanto, un impuesto transitorio sobre las energéticas es un complemento justificable a los cambios en el sistema marginalista, y va a permitir que una parte de esos sobreprecios a los consumidores pasen a financiar actuaciones compensatorias. Es muy probable que este tipo de tributos extraordinarios vayan a ser la norma en Europa.
En contraste, tengo serias dudas sobre la oportunidad del impuesto a la banca. El argumento de que las entidades financieras se van a beneficiar de la subida de tipos que se avecina no tiene nada que ver con la idea de los beneficios caídos del cielo. Como es bien sabido, el sistema financiero español ha pasado años difíciles en un contexto de tipos de interés negativos, nunca visto antes. Los ajustes en plantilla y las cotizaciones bursátiles dan fe de ello. Y no hay que olvidar que una subida de tipos no es sinónimo de mayores beneficios en un contexto de crisis económica con previsibles aumentos en la morosidad. Tampoco es totalmente sólido el argumento de que el impuesto es una compensación por el rescate a la banca que financiaron todos los españoles. Porque una parte sustancial de los bancos que soportarán el gravamen no recibieron esas ayudas. Me cuesta creer que este vaya a ser un camino que se transite de manera generalizada en los países de la UE.
Quizá tendría sentido volver al libro blanco de la reforma tributaria y encontrar otras posibilidades para obtener más ingresos, al tiempo que se mejora el sistema”.

Article de José Antonio ZARZALEJOS a El Confidencial (19-07-22): El PNV, entre Iberdrola y el BBVA  La primera energética y el segundo mayor banco español tienen su sede en Bilbao, y sus relaciones con el nacionalismo social y político son muy fluidas. El PNV se pensará mucho respaldar los nuevos impuestos (…) “el PNV se ha convertido en una hernia en la mayoría de la investidura. A los nacionalistas, pragmáticos y conseguidores, no les gustan los volantazos. Y menos a la izquierda. Y nada en absoluto cuando estos giros ponen en valor a sus adversarios de EH Bildu. Si el PNV es un predictor político, su malestar actual puede estar acompañando al cambio de ciclo que evidentemente se está produciendo en España. Núñez Feijóo está bien considerado en el PNV. Dato igualmente importante”.

Article de Juan Manuel ANDRÉS JOVANI a Agenda Pública (14-07-22): La ejecución presupuestaria del Plan de Recuperación  (…) “Además de en las inversiones (o quizá en mayor medida), el éxito del PRTR se deberá valorar por el otro gran componente, las reformas estructurales, así como su efectividad a la hora de contribuir al impulso transformador del sistema productivo, elevar el potencial de crecimiento y a mejorar la productividad y la competitividad de la economía española. Esta mayor capacidad de crecimiento debería contribuir por sí misma a reducir la ratio de déficit y deuda públicarespecto al PIB por el efecto denominador. Además, las reformas e inversiones deberían, por un lado, mejorar la capacidad recaudatoria del sistema fiscal (gracias a la ampliación de las bases y al propio crecimiento generado) y, por otro,contribuir a reducir el gasto público estructural, disminuyendo los déficits estructurales y evitando dinámicas de endeudamiento insostenibles.
Todos estos aspectos resultan muy difíciles de valorar de manera inmediata, ya que los objetivos e impactos de las reformas estructurales apuntan más bien al medio y el largo plazos. Y más difícil aún en el tiempo de incertidumbres y acontecimientos disruptivos sin precedentes que vivimos en los últimos años, que implican que el largo plazo no apunte más allá de unos meses”.

CATALUNYA

La taula de diàleg

Article de Isabel GARCIA PAGAN a La Vanguardia (16-07-22): Dos “bean counters” en la Moncloa  Acelerar la mesa de diálogo beneficia a ERC, las municipales son su ‘dead-line’ para llegar a pactos … En Junts también buscan minimizar daños colaterales por el caso Borràs

Article de Xavier VIDAL-FOLCH a El País (18-07-22): De Cataluña y España  A todos les interesa encauzar los litigios, salvo a los herederos del general Martínez Anido y a los de la FAI

Article de Josep RAMONEDA a El País (19-07-22): Tiempo de rediseño político  Este tiempo de resaca, que se alarga entre desidias y frustraciones, puede servir para hacer aflorar las diferencias ideológicas que la causa nacional había escondido

Congrés de Junts per Catalunya

Article de Francesc-Marc ÁLVARO a La Vanguardia (18-07-22): Neoconvergents de recanvi  Turull és capaç de presentar Trias a l’alcaldia i Giró a la Generalitat (…) “Quina és l’estratègia de Junts, ara oficialment abonada pels militants? Denunciar la negociació política entre Aragonès i Sánchez, excloure’s de la taula de diàleg, criticar els republicans per la insistència en el gradualisme possibilista i esperar que aquesta via sigui un fracàs rotund i, aleshores, proclamar “nosaltres ja ho vam dir”. Pretenen ser el recanvi dels que ara van al davant: guanyar les eleccions a ERC, amb la promesa d’una segona volta del Primer d’Octubre. La consulta a la militància sobre la continuïtat dins del Govern Aragonès no és altra cosa que un mecanisme per passar de l’autonomisme fàctic a la representació de la bullanga (i esborrar que Puigneró i la resta de consellers de Junts són corresponsables d’aquesta etapa).
Turull té perfecta memòria de la Convergència clàssica i de com ell i altres del pinyol artúric van anar cedint en tot el que exigia la CUP quan Mas va fer el pas al costat. Sap que no pot tornar al passat, però que ha de fer picades d’ullet als que se senten extraviats. A més, per guanyar els comicis a la capital catalana, Trias deixarà l’independentisme en un segon terme i recitarà un relat transversal, basat en una idea simple i tecnocràtica: “Torna l’alcalde”. Per reblar el clau, si Giró acaba sent el cap de llista a les autonòmiques, veurem una mena de masisme actualitzat (amb coses com l’eliminació de l’impost de successions i donacions). A poc a poc, va lligant caps: la política municipal la portarà un turullista fidel, per evitar drames. El secretari general ja sap que el país ha canviat i que no toca reviscolar el pujolisme, però vol aprofitar-ne el que es pugui.
Mentre Borràs continuï dalt de l’escenari, Turull (tot i les incomoditats) té un escut contra els que l’acusarien de fer massa política (com mantenir l’acord a la Diputació de Barcelona amb el PSC). Però la peripècia judicial de la presidenta del Parlament, així com el desenllaç de l’exili de Puigdemont, poden trastocar els seus plans neoconvergents. Ni Trias ni Giró serien figures gaire adequades si tornés a cremar la plaça d’Urquinaona”.

Article de Josep MARTÍ BLANCH a El Confidencial (19-07-22): Volantazo de JxCAT a la derecha   [14] El dúo que conforman Laura Borràs y Jordi Turull al frente de JxCAT abandona la narrativa precedente —”un partido de izquierdas”— para volver a las esencias programáticas del pujolismo y del masismo en lo económico … Madrid ya no es la comunidad que reprobar, sino la que enseña el camino a seguir al partido fundado por Carles Puigdemont (…) “Pero insistamos en lo relevante, puesto que es donde se producen los movimientos que aun no pareciéndolo son claramente disruptivos. La patada de JxCAT a la política impositiva de la Generalitat y el corte de mangas a la mesa de negociación son una afrenta clarísima a su socio de gobierno, ERC. Las dos banderas de legislatura de Pere Aragonès son el izquierdismo —aderezado con feminismo y ecologismo— y la negociación con Pedro Sánchez. JxCAT, a pesar de formar parte del mismo Ejecutivo, propone una enmienda a la totalidad de ambos relatos en un ejercicio clásico de ser Gobierno y oposición al mismo tiempo. Cuanto pueda durar esta situación dependerá de los cálculos electorales, tanto de JxCAT como de ERC. Pero Cataluña no acabará la legislatura. Cuestión que, por cierto, ya quedó también acordada cuando se forjó la actual coalición de gobierno, que garantizaba una paz entre socios de dos años de duración.
En los impuestos está la clave. Porque en lo referente a la independencia, JxCAT es consciente —salvo entre los reductos del torrismo— de que su verborrea es pura impostación sin recorrido. Pero eliminar sucesiones y donaciones, estudiar lo propio con patrimonio y empezar a hablar de reducir el IRPF es una apuesta programática concreta y factible. La familia más realista de JxCAT va imponiendo su criterio, sabedora de que en los próximos envites electorales se volverá también en Cataluña al combate clásico entre derechas e izquierdas. Y hay que empezar a echar caramelitos al electorado clásico de corte más liberal y conservador. La estelada sigue su senda de cotización bajista. Con esa única bandera ya no se va a ningún lado, ni tan siquiera entre el electorado independentista. ERC tomó nota de ello a finales de 2017. JxCAT ha esperado hasta 2022”.

Laura Borràs i companyia

Article de Francesc VALLS a El País (17-07-22): Laura Borràs y la retórica del “trumpismo  El sector independentista fiel a la presidenta del Parlament de Cataluña presenta un asunto de supuesta corrupción como un ejemplo de persecución política (…) “Las últimas revelaciones sobre la “policía patriótica” en su guerra sucia contra el secesionismo dan contexto a Borràs para inscribir su caso –para el que la fiscalía pide 6 años de prisión y 21 de inhabilitación– en la categoría de persecución. Sin embargo, no todos sus compañeros de viaje independentistas lo ven así. Desde la CUP, que fue impulsora de esa modificación del reglamento que obliga a dimitir a un cargo electo cuando se le abre juicio oral, comparten en buena medida las tesis esgrimidas por Esquerra. De hecho, la modificación del artículo 25.4 del reglamento se pactó entre los anticapitalistas y Junts pel Sí –entonces alianza de CDC, Esquerra e independientes– como un cortafuegos de los secesionistas ante los casos de corrupción que consumían al partido fundado por Pujol. Ahora, Laura Borràs asegura que ese artículo vulnera la presunción de inocencia. Nuevas lecturas para nuevos tiempos. Sin embargo, si Borràs se viera forzada a dimitir, el intento de Jordi Turull –secretario general de Junts– de articular un partido podría verse comprometido. Aunque en el último congreso de la formación Turull fuera el más votado, Borràs sigue teniendo predicamento en un sector del electorado. En Junts, por otra parte, no entusiasma una eventual salida del Gobierno de coalición. Nadie quiere cargar con el sambenito de haber roto la ficticia unidad del independentismo, que es más una suma de intereses. Está por ver hasta dónde va a llegar la presión de ERC y CUP. Junts sabe que fuera del poder hace frío. Hay quienes asumen como mal menor que hay que mantener la frágil y agrietada mayoría que apoya al Govern. Esquerra, por su parte, ha aprendido a convertir en virtud la geometría variable, aunque con los ojos puestos en que la mesa de diálogo dé algún fruto en los próximos seis meses”.

Article de Manel LUCAS a El País (21-07-22): Por si faltaba algo, Dalmases (…) “Pero si faltaba una ocasión más de mostrar desacuerdo y fractura, la ha puesto en bandeja el diputado Francesc de Dalmases con su episodio de amedrentamiento -siendo prudentes- a una periodista de TV-3 por una entrevista incómoda a la presidenta del Parlament, Laura Borràs. Dalmases es la mano derecha de Borràs, y su supuesta agresión verbal -aderezada con golpes testosterónicos en la pared- es el último capítulo, hasta ahora, del descenso a los infiernos de la líder de Junts, a quien se le está desmoronando toda una trayectoria profesional y política que había crecido hasta ahora sin freno. La denuncia del caso ha animado a más periodistas a acusar a Dalmases de coacciones diversas. Y Esquerra no ha dudado en pedir al Parlament que estudie sanciones al diputado. Por cierto, la comisión que debe tratar el asunto la preside Laura Borràs. Junts no necesita en estos momentos un jaleo similar, y para tratar de frenarlo ha aceptado abrir un expediente informativo. El círculo de fieles de Borràs-Dalmases se estrecha: este miércoles al mediodía, ambos han salido del hemiciclo acompañados por una guardia de cinco diputados, entre ellos Jaume Alonso-Cuevillas y Aurora Madaula, que corrió a tuitear “sensación de asedio” al conocer la denuncia contra su compañero. Poco quòrum en un partido acostumbrado a las performances laudatorias”.

Les qüestions judicials pendents sobre el procés

Article de Josep MARTÍ BLANCH a El Confidencial (15-07-22): Un agujero en la telaraña de Puigdemont  El hecho de que sea costumbre que el TJUE siga habitualmente las recomendaciones del abogado general es un jarro de agua fría para el independentismo del entorno de JxCAT

Article de Jordi MERCADER a Crónica Global (21-07-22): Conspiración contra Puigdemont y Boye (…) “La brecha en el autoproclamado exilio independentista se profundiza, definitivamente. ERC y la CUP se han rendido a la evidencia. El Estado español no se ha desintegrado por la campaña de desprestigio internacional promovida por los dirigentes independentistas residentes en Bélgica o en Escocia y no hay ninguna sospecha de que esto vaya a suceder en las próximas décadas. Tampoco ERC quiere que la situación de Puigdemont figure en la agenda de la mesa de negociación​​​​​​​ con el Gobierno central. Todo apunta a un interés más o menos contenido de los actores independentistas que no militan en Junts para aislar al presidente del Consell per la República en Waterloo y dejarlo a su suerte. Incluso en Junts habrá quien considere la carta Puigdemont una carta marcada; de todas maneras, mientras el sector de Laura Borràs mantenga un ápice de influencia en el partido, la carta seguirá en la baraja, para no agudizar las diferencias internas. Puigdemont va camino de quedarse con el honorífico título de cliente de Boye, a quien ha confiado su suerte, ciegamente. No hay que irse muy lejos para conocer cómo se enfocan los procesos judiciales con el Estado y cómo se enfrentan las situaciones complejas de dirigentes políticos con causas penales pendientes. En España hay cierta experiencia con resultados satisfactorios, sin embargo, ninguna estrategia cuadra con la seguida por Boye. Parece que en esta materia hay abogados más eficaces que él, aunque mucho menos parlanchines”.

Article de Guillermo ÍÑIGUEZ a Agenda Pública (18-07-22): Luxemburgo, Puigdemont y la fragilidad del orden jurídico europeo   (…) “El escrito de ayer supone, por lo tanto, un triunfo –parcial, pero no por ello menos importante– para la Sala Segunda del Tribunal Supremo. Su importancia, sin embargo, va mucho más allá del asunto Puigdemont. En sus conclusiones, el abogado general consolida las bases sobre las cuales se sustenta el orden jurídico comunitario: un sistema frágil, precario y dependiente de la cooperación y el diálogo entre sus distintos integrantes. Dicho sistema sólo podrá sobrevivir si sus estados miembros, incluidas sus administraciones judiciales, respetan sus normas. Sin confianza mutua, sin el reconocimiento mutuo de sistemas jurídicos homologables –entre los cuales se encuentra, sin lugar a duda, el español– y sin la buena fe de los tribunales naciones, el riesgo al que se enfrenta la Unión Europea es evidente: en palabras del propio Richard de la Tour, que “el edificio que pacientemente se ha construido termine por tambalearse, o incluso desmoronarse, por carecer de cimientos sólidos”.

Eleccions al Cercle d’Economia

Article de Marcos LAMELAS a El Confidencial (16-07-22): Primeras elecciones en el Cercle d’Economia, paisaje tras la batalla  La votación en el seno del influyente ‘lobby’ deja diversos movimientos tectónicos de fondo. Desde la frustración de parte de los perdedores hasta el nuevo poder del Banco Sabadell … De los 1.300 socios del Cercle, unos 300 tienen más de 80 años … Con la presidencia de Guardiola, el Banco Sabadell reclama pintar algo en Barcelona (…) “También se constata la mutación de una masa social. Jaume Guardiola ha ganado porque hay una corriente subterránea de simpatía por Xavier Faus, el presidente saliente que tuvo que torear con la pandemia. Faus dio tres giros significativos y todos ellos de alto riesgo: apoyó los indultos, se trajo las jornadas anuales de Sitges a Barcelona y creó los Premios a la Construcción Europea, que le permitieron traer a la capital a personalidades del calibre de Mario Draghi Ursula von der Leyen. Faus generaba anticuerpos, sí. Pero a muchos ha gustado su presidencia sin florituras. Este “voto Faus” no tiene mucha visibilidad, pero existe, se ha demostrado relevante y, sobre todo, apuesta por el modelo Barcelona Global: hacer cosas concretas, a corto plazo y muy medibles. Los miembros de la candidatura de Rosa Cañadas advierten, sin embargo, que este es un momento más propio para el antiguo Cercle: una guerra en Europa, un retorno de la inflación y un amplio espectro de incertidumbre. Pese a eso, muchos asumen que el Cercle ya no volverá a ser lo que había sido. El resumen del futuro previsible se apoyaría en dos pilares: más peso de las jornadas y menos de las opiniones” (…) “La última cuestión de fondo radica en cómo hacer del Cercle un instrumento útil en un momento; puede parecer que este ‘lobby’ ha pasado de moda. Muchos se preguntan si en la era de las charlas TED el Cercle sigue funcionando como en los años 70, cuando se traía a Barcelona un catedrático de Harvard y todo el mundo se quedaba con la boca abierta. El Cercle puede quedar atrapado entre una patronal como Fomento del Trabajo que encabeza la oposición a Ada Colau y un Barcelona Global convertido en la entidad de moda y cuyos miembros y los de la actual junta del Cercle cuentan con muchas dobles militancias. De la confrontación a la presión. La historia del Cercle vino marcada por unos grandes empresarios que se entretenían confrontando con intelectuales y economistas de corte socialdemócrata. Eso ha desaparecido y se ha de buscar otra vía para no perder esa tensión interna que ha enriquecido los resultados de las fundamentadas opiniones que ha ido emitiendo el Cercle en sus más de seis décadas de historia. Un riesgo de la actual junta es que por una sobredosis de IESE y ESADE no solo se desconecte del independentismo, problema que ya existe, sino quese distancie del PSC, que tradicionalmente ha tenido un peso relevante en el ‘lobby’ y de donde han venido importantes aportaciones” (…)

Article de Josep Maria CORTÉS a Crónica Global (17-07-22): Jaume Guardiola: el eterno retorno  (…) “A fuer de continuismo, la junta de Guardiola en el Círculo está pensada, volens nolens, sobre el mercado global, la cultura y el pensamiento económico. Ortodoxia; buen camino. En los años del vapor, la burguesía tomó el mando del desarrollo industrial de España; en los tiempos tristes de la dictadura, la burguesía renació casi desde las catacumbas; y ahora estamos ante una tercera oportunidad: la de huir de nosotros mismos. No olvidemos que el dictum de los fundadores del Círculo sigue siendo el mismo: influir sin mandar”.

BARCELONA/CIUTATS

Article de Miquel MOLINA a La Vanguardia (17-07-22): La suma de Barcelona i Madrid crearia el quart pol de talent del món  Un estudi d’Esade indica que la unió de les dues ciutats supera Silicon Valley … Si només es valorés l’atracció de l’MBA, la unió de Barcelona i Madrid seria tercera al podi global … La capital catalana repeteix al sisè lloc del rànquing, mentre que Madrid és tretzena

Article de Joan SERRA CARNÉ a Nació Digital (17-07-22): L’elecció de Trias com a candidat pot beneficiar Colau?  L’oficialitat de Junts s’entrega a l’exalcalde per bastir una candidatura competitiva a les municipals; el seu impacte en el vot que polaritza amb els comuns tindria efectes en la pugna de la líder de BComú amb ERC (…) “Una remuntada de la força demoscòpia de Junts podria obrir un nou escenari, no previst fins ara en els sondejos. La disseminació del vot que confronta amb Colau impactaria en el repartiment de suports, també en el flanc independentista, perquè ERC podria veure esgarrapat terreny en l’electorat fronterer. Trias representa un model alternatiu al dels comuns però, paradoxalment, pot afavorir les aspiracions de l’alcaldessa de ser la força més votada. Un fet, com sap bé Maragall des del 2019, que no assegura l’alcaldia. Compten les majories que es puguin construir, però liderar l’escrutini aporta un ascendent en el cas que no hi hagi sumes alternatives. La batalla de Barcelona és molt oberta i, si Trias es confirma com a alcaldable, s’animaria encara més”.

PERIODISME

Eugenio Scalfari

Article d’Ezio MAURO a La Repubblica (14-07-22): Il ritrato. Il secolo di Eugenio Scalfari   [15] (…) “Nel giornale di Eugenio, così come lui lo ha concepito, c’è la sfida di una comunità intellettuale e d’impresa, il miracolo di un incrocio vivo di generazioni diverse, di esperienze disparate, di provenienze differenti unite in una cultura di riferimento – con lui la chiamavamo una certa idea dell’Italia – e un obiettivo comune. Non è l’atto di governo quotidiano che unifica e tiene tutto insieme, bensì l’atto di nascita, l’imprinting, il dna. E solo il fondatore ha – per sempre – la dimensione della paternità, del soffio iniziale, di chi ha visto la barca prendere il largo con un equipaggio che lui ha scelto, su un legno che lui ha intagliato, verso una rotta che lui conosce. Non per caso quando non lo conoscevo personalmente, Scalfari mi ricordava un Gulliver che leggevo da bambino, disegnato mentre tirava dietro di sé con le mani i fili delle navi di Lilliput.
Il risultato è una concezione del giornale che va ben al di là della fotografia della giornata per puntare alla ricostruzione del mondo, all’invenzione del contesto, all’intelligenza degli avvenimenti, alla comprensione dei fenomeni. Cioè la creazione di una vera e propria macchina della conoscenza: capace di aiutare il lettore a partecipare e a capire, dunque a diventare un cittadino consapevole, proprio perché informato. Con un punto di vista forte, dichiarato e trasparente, perché non è una scelta partitica ma un’identità culturale, un modo di essere e di guardare al Paese e al mondo.
Se dovessi riassumere l’avventura giornalistica di Eugenio, direi che è la scommessa del cambiamento, anche in questo Paese, nonostante tutto, credendo ostinatamente che sia possibile persino in Italia. Crederlo, e testimoniarlo, appoggiandosi a due culture di minoranza, unite in quello che con disprezzo gli avversari chiamano ancora azionismo e che noi teniamo a cuore: la pratica politica della sinistra coniugata con il metodo liberale. Una scommessa, certo, anche un azzardo: puntare su un’Italia che non c’è, ma che si può costruire rifiutando la rassegnazione, partendo dal fondamento culturale delle cose, credendo nel valore di un impegno civile, nel sentimento costituzionale, di libertà, repubblicano. Nella felicità possibile della democrazia”.

Article de Carlo SORRENTINO a il Mulino (15-07-22): Eugenio Scalfari (1924-2022   Nel suo percorso Scalfari ha lentamente ma progressivamente costruito un’area culturale nel Paese, sapendone leggere per tempo le traiettorie evolutive. Anche per questo il suo nome resterà nella storia del giornalismo … Scalfari fece ben presto de “la Repubblica” un brand, che è molto più di una testata, perché contiene una dimensione simbolica, una dichiarazione d’appartenenza, un legame affettivo … Ma la creatura, crescendo a dismisura, non poteva mantenere quelle promesse identitarie dei primi anni, perché costretta a diventare troppe cose, un patchwork molto ben confezionato, ma comunque un’altra cosa … Se si giudicasse Scalfari soltanto dal suo rapporto con la politica si cadrebbe in un doppio equivoco e, soprattutto, non gli si renderebbe giustizia

L’afer Ferreras

Article de Fernando VARELA a infoLibre (16-07-22): El ‘caso Inda-Villarejo-Ferreras’ abre el debate sobre la mala praxis de la prensa en España.  El periodista de  La Sexta reconoce que no debió difundir la noticia publicada por OkDiario, pero “entonces no sabíamos” que la cuenta bancaria de la que hablaba Eduardo Inda “no era real”, algo que Pablo Iglesias desmiente …  Los colegios de periodistas consideran “imperativo que el conjunto del periodismo exprese con rotundidad su repulsa hacia estos comportamientos alejados de la ética profesional que ponen en peligro el libre desarrollo de la democracia”

Columna d’Arcadi ESPADA a El Mundo (11-07-22): Un burdo rumor  Las mentiras de Ok Corral en la Sexta son las mentiras de Ok Corral y la Sexta, una empresa conjunta (…) “Hacer que comparezcan verdad y mentira en pie de igualdad es una de las más deplorables -y tradicionales- prácticas del periodismo. Y pretender,  como nuestro locutor pretende, que la comparecencia de Iglesias le confiera neutralidad (newtralidad, sí, toda) es una prueba más del extravío moral y profesional del periodismo corriente. Pero no hay que perder la esperanza. Nuestro locutor ha dicho, con gran pompa, que ha aprendido la lección y que nunca más dará crédito a un burdo rumor. Hoy la ha aprendido hoy. Frisando los 56 años, nuestro talludo becario”.

Article de Miguel MORA a CTXT (17-07-22): Los dos Antonios y el periodismo tóxico  En los últimos días, Caño y Ferreras han confesado (uno en directo, otro en diferido) haber ido con todo contra Sánchez e Iglesias. Ana Pastor cree que a los audios de Ferreras les falta contexto. Esta es la historia de las cloacas, vista desde CTXT

CIÈNCIA

Article de Nuño DOMÍNGUEZ a El País (12-07-22): Las nuevas imágenes del telescopio ‘James Webb’ muestran planetas gigantes, estrellas agonizantes y galaxias chocando a altísima velocidad   [16] El mayor observatorio espacial retrata objetos astronómicos muy lejanos con un nivel de detalle sin precedentes  (…) “Todavía está por ver si el James Web tendrá en el imaginario de la humanidad la misma influencia que tuvo el Hubble. Impacto social y cultural. Hay un antes y un después tras los Pilares de la Creación. En el cine, en el arte, en nuestra forma de imaginar y representar el universo. Lo que somos, donde habitamos, ya no es algo oscuro y frío salpimentado con estrellitas, sino un cosmos lleno de colores y texturas, con nebulosas titánicas y vistosas galaxias. Los telescopios registran las imágenes en blanco y negro, pero luego se colorean: la paleta cromática del Hubble, que de momento parece la misma en el Webb, cambió la percepción del espacio. De la oscuridad con farolillos de La guerra de las galaxias al formidable colorido de Los guardianes de la galaxia.  Y es probable que el Webb provoque una revolución similar. Lo que hemos visto esta semana no es ni el aperitivo de lo que nos espera. Salir ahí fuera, adentrarnos en las complejidades del espacio-tiempo y fotografiarlo es ciencia, pero también un proyecto cultural, incluso filosófico. De momento, ya está cambiando hasta nuestra idea de la inmensidad del espacio y del concepto de lejano, como ha escrito Juan Tallón: “Llevamos toda nuestra existencia, como seres inteligentes, ampliando el alcance de lo lejos, destruyéndolo y rehaciéndolo. Lo considerado lejano hace siglos hoy apenas es contiguo“. O la percepción de lo oscuro, como explica Javier Sampedro: “Las imágenes que hemos conocido esta semana del telescopio espacial James Webb, el heredero evolucionado del Hubble, revelan con claridad meridiana que las zonas oscuras del cielo nocturno que nos mostraba el Hubble están en realidad infestadas de galaxias de todo tipo y tamaño. Su luz lleva cerca de 10.000 millones de años viajando hacia nosotros. Pero puede haber perfectamente otra infinidad de galaxias aún más lejanas cuya luz no nos llegará jamás, debido a la expansión acelerada del cosmos”. Y todo lo que nos regalen sus observaciones irán, además, acompañadas de revolucionarias y fascinantes explicaciones sobre el origen de todo. De todo. Cuando este telescopio cotillee con sus lentes en lo que sucedió en los primeros millones de años del universo —y nos lo muestre y nos ayude a explicarlo— algo hará clic en nuestras cabezas. Percibir de otra forma el cosmos, la materia, el espacio, el tiempo. Sucedió con las primeras imágenes de la Tierra desde la Luna, o con el famoso punto pálido azul. Además de científica, una revolución cultura”.

Reportatge de Jordi PUEYO al “Quadern” de El País (17-07-22): La dècada de l’impacte econòmic de la ciència   [17] Els directors de tres grans centres de recerca catalans analitzen els reptes de la investigació i la transferència tecnològica

PENSAMENT

Article d’Ignacio PEYRÓ a El País (15-07-22): No callarás  En una sociedad que ha dejado de ser católica estaría bien contar con alguna voz católica de referencia, siquiera para no tener que avergonzarnos de algunos silencios, como el de los abusos sexuales (…) “En sociedades abiertas como la nuestra, cualquier opción tiene que hacerse hueco en el buffet libre de las ideologías. Por el momento, es una jugada que los católicos españoles no hemos jugado con brillantez, quizá por falta de costumbre. Con todo, lo más llamativo es que, tal vez por miedo a la cancelación, el catolicismo español —sus intelectuales y escritores— haya preferido replegarse y jugar cómodo allá en los límites de su propia parroquia, donde su prédica será aplaudida, y toda llamada a la guerra cultural será tan jaleada como, en último caso, intrascendente: ¡Id por Sotogrande y predicad el Evangelio! En una sociedad que ha dejado de ser católica estaría bien —como en Francia, Inglaterra, Alemania— contar con alguna voz católica de referencia, siquiera para no tener que avergonzarnos de algunos silencios. Uno no imagina a Julián Marías sin dedicar tiempo y folios a los abusos infantiles, a un escándalo que ha supuesto tanto dolor para tantos, y que ha golpeado esa última confianza que tenían en la iglesia muchos que ya no tenían fe. ¿Cuándo ha habido más deber de hablar, cuándo ha sido más urgente no callarse? Incluso los obispos han estado más rápidos que los intelectuales. En los años cincuenta, el actor Alec Guinness se convirtió al catolicismo. Mientras rodaba El padre Brown, vestido de cura, en Francia, un niño pequeño se le acercó y le tomó de la mano: al actor le impresionó hondamente la confianza que la simple ropa talar podía despertar en una criatura inocente. Asombra recordar esa escena hoy, sin duda. Tanto como duele pensar si no habrá estado mal repartido el tiempo dedicado al debate del nasciturus y el dedicado a la defensa de los niños abusados”.

Article de Daniel INNERARITY a El País (18-07-22): El estancamiento  La idea de crisis de la democracia no explica lo que nos pasa, que es una suerte de afianzamiento mediocre que consolida un sistema político en el que hay más rechazo que elección, más descarte que preferencia (…) “Si los modernos pensaron la democracia sobre un fondo de movilidad histórica, nosotros tenemos que diagnosticar sus males desenmascarando la falsa movilidad: del progreso ha muerto el finalismo y ha sobrevivido la dinámica. La incapacidad de cambio se transforma en agitación superficial. Hace tiempo, Fredric Jameson advirtió que se había disuelto la antinomia cambio-estancamiento en favor de un pseudomovimiento generalizado, una aceleración improductiva. Hay en nuestras prácticas políticas una mezcla fatal de negación de los problemas, postergación de las soluciones, persistencia de las rutinas, vetos mutuos y cortoplacismo que termina reduciendo al mínimo su capacidad transformadora. El hipercalentamiento permanente de los debates no se traduce en transformación real de las sociedades, sino que enmascara la incapacidad de llevarla a cabo. La energía se agota en ocurrencias retóricas y la tensión hacia los objetivos deseables se sustituye por el rechazo de las pretensiones del adversario. En este contexto es donde habría que situar, a mi juicio, el recurso a impugnar los pactos del adversario. Tengo mi opinión sobre qué pactos son mejores que otros y bajo qué condiciones deberían suscribirse, pero no estoy hablando aquí de mis preferencias sino de la lógica oportunista desde la que se niega legitimidad a un pacto con Vox o con EH Bildu. Quienes nos advierten del peligro de que gobiernen los extremistas tendrían mayor credibilidad si se mostraran dispuestos a sacrificar sus ventajas electorales e impidieran realmente el acceso al gobierno de quienes consideran extremistas. El discurso del miedo al otro extremo es el grado cero de la política, un recurso exagerado y poco creíble cuando se nos exige que creamos, al mismo tiempo, la gravedad de la amenaza y la imposibilidad de hacer algo para impedirlo. El resultado final de toda esta turbulencia es la consolidación de un sistema político en el que hay más rechazo que elección, más descarte que preferencia. Más que palancas, iniciativas o puntos de Arquímedes, la física social está llena de vetos, bloqueos, inflexibilidad, impedimentos y rigideces. No sabemos qué hacer con la agregación de los rechazos. Esto lo entienden muy bien los líderes políticos, que prefieren acomodarse a la situación y meter miedo en vez de generar esperanza. No es extraño que una confrontación tan elemental acabe por enquistar los problemas y prefiera que el adversario desespere a implicarlo en su solución. Este es el horizonte que nos espera en asuntos como la cuestión territorial, la reforma constitucional, la monarquía o el poder judicial: que en estos y otros asuntos de similar gravedad muy probablemente se imponga un insatisfactorio statu quo sobre una transformación deseable pero sin los apoyos que requeriría. A las fuerzas políticas no deberíamos pedirles que se presenten con identificaciones ideológicas enfáticas —que generalmente se traducen en alguna simple contraposición, como antifascistas o como defensores de una realidad nacional amenazada— sino qué razonable esperanza pueden alimentar. Eso de que a uno le definen sus enemigos es la retórica del minimalismo político, un viejo truco para presentarse como lo contrario de lo peor, dado que uno no es capaz de ser identificado como mejor. La supuesta maldad de los adversarios no nos convierte inevitablemente en buenos. La tarea ciudadana de controlar al poder no se ejerce hoy afianzando el eje de confrontación elemental sino preguntándose por la capacidad que los agentes políticos tienen de realizar las transformaciones sociales necesarias, la mayor parte de las cuales son imposibles desde la lógica que nos ha traído hasta aquí”.

PAPERS

Antoni ZABALZA. La lógica de la financiación autonómica y recomendaciones para su reforma. Papers de la Fundació Campalans nº 173. Barcelona, 2022

Daniel FUENTES/José Carlos DÍEZ/Mónica MELLE. Sostenibilidad de la deuda pública en la Eurozona y España. Observatorio de la realidad financiera (Orfin), Julio 2022

LLIBRES

Article d’Andreu JAUME a política&prosa nº 45-46 (juliol-agost 2022): Joyce i Eliot, cent anys després   [18] No només van veure el que nosaltres som ara, sinó que també ens van deixar la tasca de seguir endavant i mirar de tornar a fer del final un principi … A l’‘Ulisses’, la llengua que s’havia cregut omnipotent per conquerir el món està tocada de mort, igual que la tradició en què s’insereix … La sordidesa conjugal serà el rerefons del ‘La terra gastada’, que dramatitzarà una desolació alhora íntima i col·lectiva

Daniel CAPÓ: “25 recomendaciones literarias para este verano” al blog Los libros que he leído (juliol 2022)

Isaías BARREÑADA. Breve historia del Sáhara Occidental. Resistencia frente a ‘realpolitik’. Catarata. Madrid, 2022. Ressenya de Luz GÓMEZ a “Babelia” de El País (16-07-22): La recolonización de la descolonización  El ensayo de Isaías Barreñada aborda las consecuencias de la retirada de España del noroeste de África y la posterior ocupación de Marruecos, que viola el derecho internacional … El autor, gran conocedor del conflicto israelo-palestino, brinda un capítulo con un lúcido análisis comparado … La sociedad saharaui ha sabido combinar y gestionar estatalización, lucha armada y resistencia civil tanto en los territorios ocupados como en el exilio de los campamentos de Tinduf y la diáspora

Anthony BEEVOR. Rusia. Revolución y guerra civil 1917-1921. Crítica. Barcelona. 2022   Prefacio, conclusiones e índice de la obra a Conversación sobre la Historia (20-07-22)

Víctor GÓMEZ PIN. La España que tanto quisimos. Arpa. Barcelona, 2022.  Article de Leonor MAYOR ORTEGA a La Vanguardia (20-07-22): “Hay un repudio de la palabra España'”… Víctor Gómez Pin analiza “por qué se quebró el sentimiento de arraigo de los españoles” en ‘La España que tanto quisimos’ … “Tengo la sensación de que el uso cotidiano del catalán no se ha incrementado, que ha disminuido” … “El vasco unificaba y ha tenido la suerte de que una parte de la comunidad emigrada hizo suya esa lengua” … “Da la sensación de que la clase política gallega ha pasado por una especie de rechazo de su lengua”

Amanda GORMAN. Mi nombre es nosotros. Lumen. Barcelona, 2022. Entrevista a Amanda GORMAN a “Babelia” de El País (16-07-22): “Antes creía que los poetas solo contaban si eran viejos y blancos”  Convertida en estrella literaria desde que declamó un poema en la investidura de Joe Biden, la autora de 24 años publica ‘Mi nombre es nosotros’ y confía en la utilidad del lenguaje al servicio de los cambios sociales … “Quería romper la percepción de mis lectores de lo que se considera poesía, que vieran las cosas con una luz nueva” … “Queda mucho por decir sobre los desequilibrios del ámbito editorial. Me alegra que me traduzcan personas distintas”