Focus press setmanal número 48

Presentació

Tot just acomplerts els primers cent dies de la presidència de Donald Trump (Paula de Castro), la destitució fulminant del director del FBI, James Comey,  és considerada com un fet gravíssim que pot obrir la via a un futur “impeachment” del president,  a mesura que els republicans percebeixin que els seus interessos electorals  es vegin perjudicats per la radiació tòxica que emana de les decisions de Trump. Per comprendre l’abast de les conseqüències d’aquesta decisió,  veure l’article de Roger Senserrich, que adjuntem.

En l’àmbit internacional també es destacable l’elecció de Moo-Ja-in com a nou president de la República de Corea, que podria significar un canvi en les relacions amb Corea del Nord i els Estats Units (Mario Esteban).

El fet més rellevant de la setmana és sens dubte la victòria d’Emmanuel Macron en l’elecció presidencial francesa, amb un marge superior al previst. Sobre el resultat de la segona volta, veure l’imprescindible enquesta postelectoral d’Ipsos i el completíssim dossier del diari Le Monde. També, la defensa de les enquestes sobre l’ús fantasiós del Big Data que publica Kiko Llaneras. Les possibilitats d’èxit del projecte reformista del nou president són valorades per Gérard Grunberg, Dani Rodrik, Xavier Vidal-Folch, entre molts d’altres. Les conseqüències en el sistema polític de la Vª República són analitzades per Albert Aixalà, Josep Maria Colomer, Oriol Bartomeus i Pierre Martin (article que adjuntem). Finalment, les perspectives de les eleccions legislatives de juny són exposades per Pierre Bréchon a The Conversation.

La victòria de Macron ha precedit la commemoració del dia d’Europa (veure el manifest “Reinventem Europa”), i probablement el millor símbol d’un cert renaixement de l’optimisme europeista sigui  l’Himne a l’Alegria que va ressonar en l’acte de celebració del triomf del nou president francés. L’abast europeu de la presidència de Macron és subratllat per Andrés Ortega en l’article que hem seleccionat. La possibilitat d’un enfortiment – i d’un reequilibri- de l’eix franco-alemany és considerada per Andrew Watt, en analitzar les possibilitats de Martin Schulz en les eleccions alemanyes del proper setembre. I Esteban Hernández apunta 10 grans tendències que cambiaran la política europea, sacsejada entre d’altres factors per la crisi de la socialdemocràcia (Diego Sánchez-Ancoechea) i el desdibuixament del clivatge clàssic entre dretes i esquerres (Ian Buruma).

Una setmana mes segueixen operant els factors que poden fer saltar pels aires l’aparent estabilitat de la situació política espanyola (veure el darrer baròmetre del CIS i el recopilatori de sondejos del diari El Mundo). La crònica d’Enric Juliana torna a ser una referència ineludible. Veure també l’anàlisi d’Ignacio Varela sobre l’enquesta del CIS i el comentari de Carles Castro sobre la relativa influència dels casos de corrupció en el comportament electoral.

Sens dubte, el desenllaç de les primàries del PSOE constitueix un factor molt rellevant  pel futur de l’actual legislatura. Una mirada freda a  les dades demoscòpiques del PSOE (Marta Romero) és imprescindible per calibrar el grau de deteriorament de la seva credibilitat política. La intensitat de la crispació en l’enfrontament entre Susana Díaz i Pedro Sánchez no augura res de bo, sigui quin sigui el desenllaç (Ignacio Varela, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Carlos Elordi). Per conèixer els arguments dels dues principals candidatures, més enllà dels esterotips i dels titulars gruixuts, veure els articles d’Ignacio Urquizu i d’Eloisa del Pino i Pau Marí-Klose.

Mentrestant, a Catalunya  des de les forces sobiranistes es segueix alimentant l’esperança d’un final feliç del procés, al mateix temps que es fa cada cop més difícil esbrinar si hi ha una estratègia compartida o si bé cadascú va a la seva (Quico Sallès, Lluís Foix). Al mateix temps la radiació  que emet el cràter  (Juliana dixit) originat pels afers de la família Pujol (Antoni Puigverd, Roger Palà) contamina l’ambient polític, perjudicant clarament al PDeCAT (Arturo Puente), i segueix destruint de manera gairebé irreversible el llegat polític de Jordi Pujol (Francesc-Marc Álvaro). El més greu, però, és la deriva il·liberal de la democràcia en nom de la missió superior del procés, que denuncia Lluís Bassets en l’article que adjuntem.

Tanquem la nostra selecció setmanal amb un article de Manuel Arias Maldonado a la Revista de Libros, on revisa les categories utilitzades per intentar explicar el sorgiment dels nous fenòmens polítics, com el de Donald Trump, tot criticant l’ús inapropiat del concepte de feixisme i acceptant -tot i que amb reserves- com a més apropiat el concepte de tirania que utilitza Timothy Snyder en el seu llibre “Sobre la tiranía”.

 

 

Roger SENSERRICH, “Trump contra Comey: instituciones, controles y costumbres” a vozpópuli (11-05-17)

http://www.vozpopuli.com/materias_grises/Trump-Comey-instituciones-controles-costumbres_7_1025067486.html

El martes por la tarde el presidente Trump cesó a James Comey. Fue, según los medios, una decisión precipitada. Una semana antes, la Casa Blanca pidió a Jeff Sessions, el fiscal general, una excusa para despedir a Comey. Rod Rosenstein, el recién confirmado ayudante del Sessions, preparó la carta explicando su cese. La excusa es que Trump había perdido la confianza en Comey tras su actuación durante la campaña presidencial, durante esa interminable investigación sobre los correos electrónicos de Clinton que no llegó a ninguna parte.

A nadie se le ha escapado la ironía de que Trump haya dado como motivo del despido una investigación que perjudicó a su rival y que elogió de manera incesante durante la campaña. Rosenstein, en un maravilloso alarde de cinismo, ha recogido todas las justificables y justificadas críticas vertidas por la campaña de Clinton contra Comey y su torpe, desmesurada injerencia en la campaña para justificar la actuación del presidente.

Lo que está pensando todo el mundo en Washington, por supuesto, es otra cosa. James Comey y el FBI han declarado en el Congreso confirmando que están investigando las relaciones de actores dentro de la campaña de Donald Trump y su posible colusión con Rusia. Un gran jurado ha empezado a autorizar citaciones a gente cercana a Michael Flynn, uno de los asesores clave del presidente. Comey está investigando al presidente sobre lo que puede ser el mayor escándalo político de la historia de los Estados Unidos. Es por este motivo que Trump lo ha despedido.

Veremos hasta donde llega el escándalo, la reacción del congreso y qué hace la administración Trump durante los próximos días. Lo interesante, en este caso, es que lo ha hecho Trump es estrictamente y completamente legal.

Repasemos cómo funciona el departamento de justicia en Estados Unidos. El presidente tiene la autoridad de nombrar al fiscal general, y puede despedirle en cualquier momento. El director del FBI trabaja para el fiscal general, y su mandato dura 10 años. Como el fiscal general, es nombrado por el presidente y confirmado por el senado, pero puede ser despedido por el presidente sin ninguna limitación.

La costumbre, sin embargo, es que eso no suceda. La tradición constitucional americana asume que el fiscal general debe ser independiente, y una vez nombrado sus decisiones sobre qué investigar y a quien acusar de crímenes son completamente autónomas. Esa misma tradición da por sentado que el director del FBI debe ser alguien con una larga trayectoria profesional, credenciales impecables y que cumple íntegramente su mandato. El presidente sólo cesa a un fiscal general o director del FBI si el tipo está haciendo algo obviamente ilegal o si se ha vuelto loco. Y si el director del FBI o el fiscal general están investigando al presidente, aún menos. La expectativa, en ese caso, es que el fiscal general nombre un fiscal especial completamente independiente y el ejecutivo se inhiba de esa investigación.

Trump ha roto ese precedente, y lo ha hecho sin el más mínimo rubor. Formalmente, nadie puede hacer nada para evitar que despida a Comey. Nadie puede impedir que la Casa Blanca, de forma más o menos abierta, sabotee o elimine una investigación desde el punto de vista legal. Lo único que ha mantenido a presidentes anteriores de tomar esta clase de decisiones es el pudor y el respeto a la tradición republicana de Estados Unidos. Trump no tiene ni uno, ni lo otro, así que ha cortado por lo sano. Es el primer presidente en despedir alguien que le estaba investigando desde Richard Nixon en 1973.

Esto no quiere decir que Trump vaya necesariamente a salirse con la suya; el congreso puede moverse para limitar la autoridad del presidente. La clave, en este caso, será ver si para el partido republicano es más importante proteger las instituciones o proteger al presidente. Aunque una comisión especial del congreso no tiene los recursos del FBI para investigar un caso de esta magnitud ni pueden presentar acusaciones formales contra nadie, pero pueden hacer la vida imposible a la Casa Blanca. El problema es que la única manera que estas comisiones sean efectivas es si el partido que controla el congreso (y la comisión) es distinto al que controla la Casa Blanca, o si ambos partidos deciden cooperar para atacar al ejecutivo.

A efectos prácticos, los legisladores republicanos deben ahora hacer una evaluación de riesgos. Primero, deben inferir cuál es la magnitud real de los escándalos de Trump en la trama rusa, y hasta qué punto son graves o no. Segundo, deben calcular el riesgo político que supone atarse a un presidente que es posible que tenga un montón de basura esperando ser descubierta, y sus expectativas electorales si el escándalo resulta ser real. Tercero, deben decidir si la posibilidad de aprobar leyes, rebajar impuestos y legislar en general basta para compensar el riesgo que su carrera política acabe junto con la del presidente.

El cálculo de los legisladores no se limita a estos tres factores, sino que también depende de las decisiones de sus colegas. Es probable que aquellos políticos que representan a estados y distritos menos conservadores tengan una percepción mucho mayor del riesgo político de atarse a Trump. Los senadores y representantes con acceso a información confidencial seguramente son más conscientes de la magnitud real del escándalo, y del riesgo que corre la administración. Aquellos legisladores más ideológicos estarán dispuestos a tragar lo que sea para aprobar una ley. Si un senador escucha a dos o tres colegas empezar a pedir investigar al presidente, esto le dará más incentivos para abandonar a Trump, ya que la probabilidad de aprobar leyes es mucho menor. Si el jefe del comité de inteligencia dice que el despido de Comey es un escándalo, seguramente se olerá que los problemas de la administración son reales, no ficticios.

Si tuviera que apostar, dudo mucho que el partido republicano decida rebelarse contra el presidente. Las élites del partido demostraron una falta de coraje pasmosa durante las primarias, y siguieron apoyándole durante toda la campaña, sin importar lo que dijera. Están perfectamente dispuestos a seguir y proteger a un tipo que apesta a corrupción si eso quiere decir que van a poder bajar los impuestos a los ricos y desmantelar la sanidad.

Lo que veremos, en el mejor de los casos, es una cascada de filtraciones desde el FBI y el departamento de justicia sobre la investigación. La burocracia anti-espionaje de Estados Unidos es enorme, y a estas alturas, en el caso que Trump o los suyos realmente cometieran delitos, ya tendrán bastante evidencia como para hacer que la prensa pierda la cabeza por esas exclusivas. Tarde o temprano habrá algo lo suficiente embarazoso como para hacer que Trump sea completamente tóxico, y forzar que los republicanos le dejen de lado.

Si no lo hacen, bueno, en noviembre del 2018 hay elecciones legislativas. Buena suerte manteniendo la mayoría en el Congreso.

 

*******

Pierre MARTIN, “La présidentielle 2017, accélérateur de transition” a The Conversation (11-05-17)

https://theconversation.com/la-presidentielle-2017-accelerateur-de-transition-77494

L’élection d’Emmanuel Macron face à Marine Le Pen, après la percée de Jean‑Luc Mélenchon pour la gauche radicale et l’élimination au premier tour des candidats des deux forces politiques (Benoît Hamon pour le PS, François Fillon pour la droite LR-UDI) qui ont monopolisé le pouvoir national depuis 1981, sinon depuis 1958, marque un bouleversement sans précédent du paysage politique français.

Pour la première fois sous la Ve République, un candidat gagne l’élection présidentielle sans avoir été soutenu au premier tour par le PS ou la droite conservatrice-libérale. Pour la première fois également, la droite conservatrice-libérale est devancée par le Front national. Et pour la première fois depuis 1981, le PS n’est plus dominant à gauche.

Une droitisation de la droite, pas de la France

Pour analyser plus avant ces résultats, il faut d’abord s’intéresser au cas de la droite. Contrairement à l’affirmation souvent répétée par les leaders de LR (Les Républicains), depuis la constitution d’un centre autonome en 2007, la droite (même avec le FN) n’est pas majoritaire en France sans une fraction importante du centre (voir tableau ci-dessous). Il y a droitisation de la droite, pas de la France.

Si la droite, FN compris, était nettement majoritaire lors des élections intermédiaires de 2014 (municipales et européennes) et 2015 (départementales et régionales), elle le devait – pour l’essentiel – au phénomène fréquent de démobilisation de l’électorat gouvernemental, particulièrement fort à cause de l’impopularité record du Président. Mais son incapacité à stopper la progression du FN aurait dû être une plus forte source d’inquiétude. Les dynamiques électorales de Macron et Mélenchon ont remobilisé la grande majorité des anciens électeurs déçus de Hollande, ramenant la droite à son niveau de 2012.

Imagen1

Dans ce cadre, il est particulièrement grave pour la droite LR-UDI qu’elle n’ait réussi à attirer pratiquement aucun électeur de Hollande de 2012 alors que celui-ci a été le Président le plus impopulaire de la Ve République. Cet échec cinglant s’explique principalement par le caractère extrémiste au niveau économique, social et sociétal du programme de François Fillon, auquel s’est ajoutée l’affaire Penelope. Durant la primaire, Alain Juppé a été attaqué par Nicolas Sarkozy et François Fillon précisément sur sa volonté d’alliance avec François Bayrou, ainsi que sur son choix ne pas fermer la porte aux électeurs déçus de François Hollande.

La droite LR-UDI a ainsi été réduite à son noyau électoral de personnes âgées, de milieux favorisés (58,5 % dans le XVIe arrondissement de Paris) ou culturellement très conservateurs. Sa grande faiblesse dans les milieux populaires a permis au FN de la devancer et de se qualifier pour le second tour.

Le succès de la stratégie centriste de Macron

Cette droitisation de la droite LR-UDI ainsi que l’impopularité de François Hollande ont ouvert la voie à la stratégie centriste libérale d’Emmanuel Macron. Celui-ci a mobilisé les électeurs satisfaits de l’évolution générale de la société et de l’économie, culturellement et économiquement libéraux (les libéraux-libertaires) déçus par les résultats économiques et la faiblesse du leadership de François Hollande et inquiets face à la droitisation accentuée de la droite LR-UDI et la montée du FN.

Son accord avec François Bayrou lui a permis de monopoliser cette position centriste libérale et pro-européenne. De plus, Emmanuel Macron a pleinement repris à son compte la double aspiration d’une fraction importante de l’électorat à écarter une classe politique (PS et LR-UDI) perçue comme corrompue et inefficace (avec une suite d’échecs au pouvoir face au chômage), et en même temps à dépasser l’opposition gauche-droite pour rassembler les « bonnes volontés ».

Il a réussi cette synthèse en étant ferme dans son refus de négocier avec les appareils des partis en place, tout en tenant un discours de rassemblement désidéologisé et optimiste. Le candidat d’En Marche ! a ainsi rassemblé au premier tour un électorat à forte proportion de cadres moyens et supérieurs culturellement libéraux (34,8 % à Paris), associant trois grands types de profils : de nombreux électeurs de centre gauche ayant voté Hollande en 2012, satisfaits des orientations générales (sinon des résultats) de la politique gouvernementale et trouvant Hamon trop à gauche ; la plupart des soutiens de Bayrou en 2012 ; la fraction la plus modérée de l’électorat LR-UDI, déçue de la défaite d’Alain Juppé.

Le PS, une suite de défaites de plus en plus lourdes

À gauche, le discrédit de la politique gouvernementale a eu un quadruple effet :

•     la défaite de Manuel Valls à la primaire face à Benoît Hamon ;

•     l’effondrement de ce dernier au premier tour de la présidentielle (6,4 %) ;

•     le plus faible résultat de la gauche à une élection présidentielle (27,7 %) ;

•     la percée finale de Jean‑Luc Mélenchon, candidat de « la France insoumise » et porteur d’un programme écosocialiste, perçu comme le plus cohérent à gauche dans son opposition aux politiques menées depuis 2012.

Mélenchon obtient un résultat inédit pour une force à la gauche du PS depuis 1981 et s’impose nettement dans beaucoup de fiefs de gauche, en particulier dans les banlieues populaires des grandes agglomérations, tout en rassemblant un électorat jeune et diplômé de classes moyennes.

Cet effondrement du PS s’inscrit dans une suite de défaites de plus en plus lourdes des socialistes français à la fin de chacun de leurs exercices du pouvoir depuis 1981 (1981-1986, 1988-1993, 1997-2002, 2012-2017). Si, aux législatives de 1986, le PS avait bien limité les dégâts (31,6 %), ce n’était déjà plus le cas en 1993 (18,9 %), législatives où la gauche française avait enregistré la plus grande défaite de son histoire, puis en 2002 (16,2 %) où Lionel Jospin a été éliminé dès le premier tour de la présidentielle. 2017 est une sorte d’apothéose : le PS n’est même plus dominant à gauche.

Mais cet effondrement socialiste fait également écho à une suite de désastres électoraux récents de partis socialistes ou sociaux-démocrates en Europe : Grèce (6,3 %), Islande (5,7 %), Irlande (6,6 %), Pays-Bas (5,7 %), Autriche (11,3 %). De la même façon, le résultat de la France insoumise s’inscrit dans un mouvement récent de percées électorales de forces contestataires de gauche radicale ou « démocrates-radicales » : Syriza en Grèce, Podemos en Espagne, le Mouvement cinq étoiles en Italie, le Parti Pirate en Islande, la gauche radicale et le Sinn Féin en Irlande, Bernie Sanders aux États-Unis, Jeremy Corbyn chez les travaillistes en Grande-Bretagne.

L’ampleur de sa défaite au second tour montre que le FN reste incapable de constituer une alternative crédible. Cependant, le résultat de Marine Le Pen (33,9 %), très supérieur à celui obtenu par son père au second tour de 2002 (17,8 %), indique que Le FN est maintenant une force incontournable à droite.

Radicalisation et formation d’un centre libéral-mondialisateur

Les bouleversements électoraux de cette présidentielle doivent aussi être mis en rapport avec une transformation plus générale des systèmes partisans occidentaux.

Cette transformation des systèmes partisans occidentaux (analysées et développées dans notre livre à paraître : Crise mondiale et systèmes partisans) peut-être représentée sous la forme d’un basculement progressif d’un système partisan théorique vers un autre (figures 1 et 2) sous l’effet de l’émergence de deux nouveaux clivages partisans (au sens de Lipset et Rokkan.

Imagen2

Système partisans « types ».

Le premier clivage identité/cosmopolitisme, qui se développe depuis 30 ans, est lié aux questions d’immigration, d’insécurité et à la construction européenne : il oppose les électeurs les plus hostiles à l’immigration et à l’Union européenne aux autres.

Le second clivage, altermondialisme/néolibéralisme, qui émerge depuis la crise de 2008, est lié aux questions d’inégalités sociales, d’environnement et de productivisme, et oppose ceux qui réclament une politique de réduction des inégalités sociales et l’abandon du productivisme – revendications articulées autour d’une plus forte démocratisation –, à ceux qui veulent continuer les politiques néolibérales.

La figure 1 décrit le système partisan « type » en place jusqu’en 2008-2015, où des forces sociales-démocrates et conservatrices-libérales formaient le club des partis de gouvernement et, en alternance ou en coalitions, menaient des politiques économiques néolibérales et culturellement libérales. Une droite radicale se développait sur le côté identitaire du premier clivage alors qu’à gauche subsistait une gauche radicale et que se développaient des écologistes qui restaient minoritaires.

La crise de 2008 a eu pour conséquence, dans les pays où elle a frappé le plus durement, de mettre en crise ce « consensus centriste », en favorisant l’émergence de forces de contestation démocrates-écosocialistes faisant pression sur la social-démocratie, et en accentuant la pression de la droite radicale sur la droite conservatrice-libérale. Cette radicalisation générale à gauche et à droite provoque en réaction la formation d’un centre libéral-mondialisateur autour de forces voulant continuer les politiques précédemment menées, aboutissant au modèle théorique de la figure 2.

La France insoumise et les socialistes de Hamon correspondent au nouveau pôle partisan démocrate-écosocialiste en formation, le FN, DLF (Debout la France) et une grande partie de LR au pôle conservateur-identitaire, et la percée de Macron au pôle libéral-mondialisateur. Les anciennes forces de gouvernement, PS et LR-UDI, sont directement impactées, car elles sont sur les lignes de faille du bouleversement correspondant à la transition entre les deux systèmes.

 

******

Andrés ORTEGA, “Macron, soberanista europeo” al blog del Real Instituto Elcano (9-05-17)

http://www.blog.rielcano.org/macron-soberanista-europeo/

Con Emmanuel Macron, Francia logra un presidente europeísta, incluso cabría decir, románticamente europeísta, desde luego más que François Hollande, pero en una sociedad dividida al respecto. Sin duda le da un respiro al proyecto europeo y abre una ventana de oportunidad con algunas propuestas atractivas, aunque está por ver si Alemania, tras sus elecciones de septiembre, se subirá convencida a ese carro. Los resultados de las elecciones ponen un límite en Francia (que no está sola en esto): no será posible reformar los tratados si hay que someterlos a referéndum. Pues si Marine Le Pen ha logrado un 34% en la segunda vuelta –menos de lo esperado, pero una cifra importante–, en la primera el voto contra la UE, tanto desde las derechas como desde las izquierdas, sumó entre el 40% y el 49%, según se cuente. En todo caso, demasiado en un país que en 1992 estuvo a punto de hundir el Tratado de Maastricht y que en 2005 rechazó por un 54,6% el Tratado Constitucional Europeo en sendos referéndums. No obstante, algunos sondeos indican que el 72% de los franceses quieren guardar el euro, pero en una Europa más francesa. El populismo eurófobo se ha detenido, pero está ahí y con fuerza, aunque previsiblemente no se traduzca en demasiados escaños en las próximas legislativas, dado el sistema electoral francés.

Aun así –y las legislativas marcarán la verdadera fuerza con que podrá contar–, Macron pretende hacer que las cosas se muevan en Europa, utilizando los actuales tratados. Dentro de ellos, o llevándolos al límite, se pueden hacer muchas cosas si se logra la visión para ello. ¿Tiene Macron una gran visión? Es de los que suscribe la teoría de que la integración europea supone no una pérdida sino una recuperación de soberanía –“una herramienta de soberanía en muchos temas”– para un país como Francia. Por ejemplo, con el euro, frente al anterior diktat del Bundesbank, como recoge en su programa, en este capítulo significativamente titulado “Una Europa que proteja a los europeos”. Lo ha manifestado a lo largo de la campaña: “Europa nos hace más grandes. Europa nos hace más fuertes”. Lo contrario de lo que pretendían Le Pen y Mélenchon con su crítica, desde perspectivas dispares, a la “sumisión” de Francia a Europa. Aunque Macron ve el euro como un “marco alemán débil”, necesitado de reformas, o fracasará.

El próximo presidente francés tiene tres propuestas centrales al respecto: completar la Unión Bancaria; un presupuesto europeo para inversiones de futuro, ayuda financiera de urgencia y respuesta a las crisis económicas, es decir, una unión fiscal; y un ministro de Economía y Finanzas para la Eurozona. Alemania apoya la primera a medias, y rechaza la segunda. Asimismo –un tema que abordó como ministro–, propone impulsar la Europa digital con un fondo de inversión en capital riesgo de 5.000 millones de euros, entre otras medidas.

También propugna Macron una Europa que proteja de la globalización, con instrumentos antidumping contra la competencia desleal de países como China y la India, junto a un Buy European Act y un fiscal comercial europeo. Quiere lograr una UE que resulte más atractiva, por ejemplo, revitalizando el programa Erasmus de intercambio de estudiantes para que se acojan a él un 25% de los franceses en edad de hacerlo, o con un estatuto europeo de la formación en prácticas que facilite la movilidad.

Macron ha hecho suya la idea italiana de que, tras el Brexit, los 73 escaños de los británicos en el Parlamento Europeo vayan a una lista pan-europea que todos votaran. Y ante la imposibilidad y peligrosidad de una convención para la reforma de los tratados, sugiere la celebración, ya a finales de este año, de “convenciones democráticas” nacionales –según normas a fijar por cada país– para establecer hojas de ruta breves para la UE. Las conclusiones las debatirían los gobiernos en el Consejo Europeo.

No olvida que la UE ha de hacer más por su seguridad, por ejemplo, reforzando con 5.000 efectivos suplementarios la nueva Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas e impulsando la cooperación policial y judicial a escala europea. Sugiere también la puesta en pie, entre los que quieran, de un Fondo Europeo de Defensa, un cuartel general (que se coordinará con la OTAN) y un Consejo de Seguridad Europeo (con los principales responsables militares, diplomáticos y de la inteligencia de los Estados miembros). Alemania también apoya la Europa de la defensa.

Macron se suma así a la idea de la Europa a varias velocidades. Con una perspectiva bastante intergubernamental. En esto se puede acercar a una Alemania, con la que quiere desatascar las relaciones, como dejó claro en su conferencia en la Universidad Humboldt de Berlín el pasado enero (pronunciada en inglés). Sabe que sólo ganará credibilidad en Berlín si logra reformar Francia. Es decir, que la política europea de Macron empieza en casa.

En esta perspectiva, a la que hay que añadir el Brexit, España tiene un papel que jugar. Junto a Italia, puede aliarse con Francia, no contra, sino para presionar a Alemania. Sin embargo, las realidades de una sociedad alemana envejecida, pero aún en una ola de éxito económico, limitan el margen de maniobra en materia de reducción del doble superávit, fiscal y comercial que daña al conjunto de la Eurozona. Vale tanto para la democristiana Angela Merkel como para su rival socialdemócrata Martin Schulz (si es que no repiten una Gran Coalición).

Europa ha sido uno de los ejes, quizá “el” eje, de la campaña electoral francesa. Algunos sondeos previos indicaban que dos tercios de los electores pensaban que la cuestión europea pesaría en su decisión. Y ha pesado. Aunque también ha quedado de manifiesto que para recuperar el apoyo a un proyecto europeo y levantar cabeza la UE, éste se ha de construir no de arriba abajo, sino de abajo a arriba, y sin que los de arriba olviden a los de abajo. Pues en Francia el debate no ha terminado, Le Pen no está políticamente muerta (como bien saben los alemanes) y lo que ocurra en cinco años en Francia, en 2022, dependerá en buena parte de lo que logre Macron y de la evolución del conjunto de la UE.

 

*******

Lluís BASSETS, “Un proceso iliberal” a El País (8-05-17)

http://elpais.com/elpais/2017/05/07/opinion/1494166728_199465.html

La legalidad no es una condición suficiente. No basta con que el proceso sea legal para que sea democrático. Pero es una condición necesaria. Por muchos argumentos y excusas que se inventen, si no es legal, no es democrático.

Entre los argumentos y excusas está la idea de que la ley es un corsé, amparada en la mala traducción de rule of law como imperio de la ley, que denota una imposición. Una traducción mejor es regla de juego, que permite gobernarnos, no según el capricho de los humanos, sino según el criterio construido colectivamente, es decir, un gobierno de las leyes y no un gobierno de los hombres. La regla de juego, el derecho, obliga pero también protege a todos.

Este proceso, cualquier proceso democrático, exige garantías, que es lo que la ley proporciona. Es decir, separación de poderes entre quien hace la ley, quien la aplica y quien hace de árbitro sobre sus interpretaciones; protección de las libertades fundamentales: quienes estén afectados por este proceso podrán recurrir ante los tribunales y reivindicar sus derechos; y finalmente, transparencia y control de la opinión pública a través de unos medios de comunicación que no dependan del gobierno y tengan la libertad efectiva para la crítica y la denuncia.

Hasta el 27S, el proceso independentista circulaba por cauces asimilables a la democracia liberal. Sus dirigentes buscaban una mayoría social y parlamentaria que les permitiera convocar perentoriamente una consulta, en 2014 primero, luego 2016 o 2017, no en el medio y largo plazo.

El resultado a la vista está: Artur Mas, en las tres ocasiones (25N, 9N y 21S) en que ha intentado construir esta mayoría que le permitiera al menos negociar en posición de fuerza con el gobierno español ha obtenido un resultado notable pero insuficiente. Aunque no hay mayoría independentista para la imposición unilateral ni siquiera de una consulta sobre el futuro de Cataluña, de las tres votaciones también se deduce que no habrá forma de gobernar España sin tener en cuenta la fuerza del independentismo.

Artur Mas no ha querido rectificar ni terminar el proceso, y menos lo quiere su sucesor, Carles Puigdemont, designado por imposición de la CUP y atrapado en el síndrome de una cierta emulación. ¿Si el moderado burló al Estado en el 9N, qué no tendrá que hacer el indepe de toda la vida?

De ahí la deriva iliberal del proceso. Iliberal, sí. Es democracia, porque hay urnas y mayoría, pero es iliberal como en Hungría y Polonia, porque la regla de juego ya no es de todos sino de quien impone su mayoría insuficiente. La división de poderes, las libertades fundamentales, el sistema de garantías y controles, la transparencia y el papel de los medios de comunicación desaparecen engullido por la voluntad popular, el pueblo sagrado que arrolla con las urnas a quienes se interponen entre su deseo y su destino.

El momento iliberal del proceso todavía no ha culminado, aunque ya encontramos algunos episodios destacados en los incumplimientos de la regla de juego señalados por los letrados del Parlament, el Consell de Garanties Estatutàries y, naturalmente, el árbitro supremo, se quiera o no, que es el Tribunal Constitucional.

La ley de transitoriedad promete convertirse en la cúspide de la vulneración de la democracia liberal. Si son verdad las insinuaciones y filtraciones de unos y otros, la ley tendrá dos partes. Una, construida como una especie de miniconstitución anticipada, que solo entraría en vigor en caso de que la independencia saliera vencedora en el referéndum que se pretende organizar; y otra, que autorizaría al gobierno para que organizara dicho referéndum, sustrayéndose de la legalidad constitucional española. Esta última parte es la que debe preocupar a los funcionarios, y en realidad a todos los ciudadanos, porque significaría la suspensión de las libertades y derechos fundamentales y de la vigencia del Estado de derecho entre el período que se abre con la convocatoria del referéndum y la entrada en vigor de la nueva legalidad.

Todos debemos obedecer las leyes, claro está. Las actuales, emanadas de la Constitución española, y las hipotéticas de una Constitución catalana que no existe ni sabemos si existirá. Las noticias que nos llegan de la opaca ley de transitoriedad nos dicen que habrá un momento fáctico, sin ley, en el que se intentará imponer las órdenes de la mayoría insuficiente a los funcionarios y a los ciudadanos. Si alguien considera vulnerados sus derechos y libertades y no obtiene protección del inexistente Estado de derecho catalán, que todavía no habrá nacido, no tendrá más remedio que acudir al único Estado de derecho que tendrá a mano que es el español, no hay otro.

Y si el Constitucional interviniera para anular esta extraña ley de transitoriedad, no sería para impedir el ejercicio del derecho de voto, sino para evitar que se suspendieran las libertades fundamentales por parte de quienes intenten crear un régimen de democracia iliberal o de facto a partir de una mayoría parlamentaria que no les permite ni siquiera modificar la ley electoral catalana.

 

*******

Manuel ARIAS MALDONADO, “Sloboda Narodu!” a Revista de Libros (10-05-17)

http://www.revistadelibros.com/blogs/torre-de-marfil/sloboda-narodu?&utm_source=newsletter&utm_medium=email&utm_campaign=nl20170510

Las palabras que dan título a este texto fueron las últimas del partisano croata Stjepan Filipović antes de ser ahorcado por los nazis el 22 de mayo de 1942; la expresión se convirtió, desde entonces, en el eslogan oficioso de la resistencia yugoslava. Desde hace unos meses, es también la primera canción del nuevo álbum de The Radio Dept., banda sueca de synth-pop que ya había utilizado la traducción del viejo lema balcánico en otra de sus canciones. En ambos casos, la banda invoca ese heroico precedente para arremeter contra los Demócratas de Suecia, partido político de ultraderecha al que las últimas encuestas otorgan un escalofriante 23,9% de intención de voto. No es algo nuevo: allá por 1992, el grupo neoyorquino Sonic Youth publicaba «Youth Against Fascism» para denunciar la presunta difusión del fascismo a lo largo de Estados Unidos. Entre nosotros, Los Planetas acaban de cerrar su último álbum con «Guitarra roja», cuya letra corresponde a un poema del cantante argentino Julián Martín Castro en el que una «guitarra libertaria» pide el fin de la tiranía y la implantación del anarquismo. Aunque en este caso el tono es menos beligerante y no podemos descartar que la canción trate de mostrar sutilmente la incongruencia del viejo vocabulario socialista en el capitalismo tardío, está claro que el antifascismo se mantiene bien vivo en la cultura pop. Sobre toda ella se proyecta la conocida afirmación que el cantautor norteamericano Woody Guthrie hizo inscribir en su guitarra: «This machine kill fascists». Bien está. Sólo hay un problema: eso sucedía en 1941, en plena Segunda Guerra Mundial; han pasado setenta y seis años. ¿De verdad estamos en lucha contra el fascismo?

Tendría sus ventajas: no hay nada como un buen enemigo. Y si ese enemigo es compartido, tanto mejor: a la satisfacción moral de combatirlo se añadirá el sentido de pertenencia a una comunidad de amigos, con la correspondiente recompensa afectiva. Quizá por eso estemos asistiendo estos últimos años a la resurrección de este siniestro villano de la historia occidental. Por supuesto, no se trata del fascismo conocido históricamente en Alemania, España e Italia en la primera mitad del siglo XX, sino más bien de la recreación imaginaria del mismo a partir de algunos pedazos de nuestra realidad contemporánea: el resultado se parece a una alucinación colectiva que proyecta sobre ciertas realidades desagradables de hoy el recuerdo de las iniquidades de ayer. No está claro, sin embargo, que la operación sea convincente.

La cuestión tiene su importancia. ¿Es Trump un fascista? ¿Lo es Marine Le Pen? Si Marine Le Pen es fascista, ¿merece Macron ser calificado como su reverso neoliberal, tal como han sostenido algunos comunistas franceses? ¿Es este el vocabulario adecuado para abordar la actual crisis de la democracia liberal y la quiebra del relato sobre su universal deseabilidad?

En parte, lo que se discute aquí es la función del pasado como guía para el presente. Hemos interiorizado tanto el célebre dictum de George Santayana −conforme al cual, si olvidamos la historia, estamos condenados a repetirla− que corremos el riesgo de incurrir en un exceso de celo que nos impida reconocer nuevas realidades o crear herramientas diferentes para conceptualizarlas. Es verdad que las comunidades humanas reproducen fenómenos similares en distintos momentos históricos: los demagogos son tan antiguos como las plazas públicas. Edward Luce sugería este pasado fin de semana en las páginas del Financial Times que la creencia en el progreso nos ha hecho olvidar que la razón no es acumulativa:

Las condiciones materiales pueden mejorar. Pero la condición moral de la humanidad es constante. No hay un final político hacia el que nos esté guiando la historia. […] La historia no termina. Es una repetición incesante de locura y rectificación.

Se trata de una afirmación demasiado rotunda. Hay enseñanzas históricas que sí son asimiladas y puestas en práctica cuando la ocasión lo requiere: el conocimiento académico sobre la crisis del 29 fue decisiva en la decisión de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, de sostener a los bancos pese al descontento popular. En un sentido más amplio, el fracaso de las utopías colectivistas y de la política de masas ha sido interiorizado en la cultura occidental y de ahí su descrédito intelectual: su atractivo ha menguado porque sabemos a dónde conducen. A cambio, el presente se ha vuelto más opresivo, porque carecemos de esa vieja fe en el futuro. O, mejor dicho, en un futuro a la vez armónico y reconociblemente humano: las tecnoutopías que anuncian el advenimiento de la poshumanidad no pueden cumplir esa función. En todo caso, la memoria del siglo XX se ha mantenido hasta ahora bien viva: su riqueza trágica y la prolongación del conflicto entre el liberalismo y el comunismo durante la Guerra Fría han garantizado una vigencia cultural con efectos educativos. Sin embargo, eso no garantiza que aquel pasado no pueda empezar a escapársenos o, como estamos viendo, que apliquemos sus conceptos a unas circunstancias nuevas que no admiten semejante traducción literal. Ya que se trata, en definitiva, de un problema de traducción.

En una estupenda conferencia dedicada al republicanismo de Hannah Arendt, Fernando Vallespín se refería al problema del pasado y su rememoración. Para la pensadora alemana, la atención a la historia es necesaria como parte del proceso de comprensión de la realidad presente: hemos de descender a sus profundidades para extraer sus perlas, las condensaciones de sentido que puedan ayudarnos en la travesía contemporánea. Se cita allí una frase memorable del poeta René Char: «Nuestra herencia no está precedida de ningún testamento». La dificultad estriba en hacer el uso adecuado de esos hallazgos una vez que hemos regresado a la superficie.

Hablar así de «fascismo» es menos invocar un precedente histórico con elementos identificables que activar un conjunto de asociaciones simbólicas con fuerte valencia afectiva. Blandimos una Kampfwort que sirve para retratar al adversario bajo una luz especialmente desfavorable, sin preocuparnos por averiguar si quizás otros adjetivos −populismo, nacionalismo, ultraderecha, etnicismo, reacción− no pueden ser más adecuados. En otras palabras, puede que no estemos ya en los años treinta, pero intentamos reproducir aquel aspecto de los años treinta y de su memoria que más nos atrae, en buena medida porque su tradición intelectual y artística −del Congreso de Escritores Antifascistas al Spanish Bombs de The Clash− se ha cultivado con ahínco. ¡Quien vive en el «comunismo» no puede dejar de tener enfrente al «fascismo»! Aunque esta inflación retórica también se explica como efecto de la natural tendencia a la hipérbole de las esferas públicas contemporáneas, donde la sobreabundancia de interlocutores y la consiguiente dificultad para llamar la atención conducen al radicalismo verbal. En ese marco, la satisfacción que proporciona llamar «fascista» al fascista no tiene precio. ¿Quién no querría cantar La Marsellesa en Rick’s?

Ahora bien, si nos atenemos a los rasgos definitorios del fascismo, ideología con una pobre articulación teórica, es difícil convenir que nos encontremos ante su reaparición. El fascismo hizo gala de un darwinismo social que no encontramos en la derecha reaccionaria contemporánea; ésta, igualmente, parece más keynesiana que autárquica. Por otro lado, su adopción del discurso populista apunta hacia la aceptación del marco democrático. Su caudillismo no es exclusivo: también los populistas de izquierda sitúan al líder carismático en su centro, siendo además el caso que los liderazgos han ganado −si cabe− en importancia en todos los partidos políticos. Hay, claro, elementos que vinculan a la ultraderecha con el fascismo: la reivindicación de la patria, el acento nacionalista, la demonización del extranjero. Pero estas dos últimas características se pueden predicar por igual del nacionalismo. Andrew Sullivan ha sugerido que el rasgo común a estos movimientos es su naturaleza reaccionaria, que a su vez permite distinguirlos del conservadurismo; reacción, se entiende, contra la modernidad liberal. De hecho, el fascismo histórico es elitista, casi aristocrático, igual que el pensamiento reaccionario original que surge en defensa del Antiguo Régimen. Y el nacionalpopulismo de hoy es cualquier cosa menos elitista, dada la importancia que tiene en su discurso la revancha contra las elites globales. En su discusión del «Ur-fascismo» o fascismo originario, Umberto Eco sostenía que el neofascismo contemporáneo también es elitista, sólo que de una manera peculiar: convirtiendo en elites a quienes pertenecen al pueblo, haciéndoles sentir superiores a los demás a través de un peculiar «elitismo popular». Pero el encaje de esas dos categorías parece algo forzado y muestra qué difícil es hacer la traducción antes aludida. Sobre todo cuando hay solapamientos y continuidades: sostener que el lepenismo no tiene nada que ver con el fascismo es tan exagerado como afirmar que lo tiene todo que ver. Y, aun así, parece que no hay necesidad de hablar de fascismo para caracterizar a una ultraderecha que, por lo demás, no se caracteriza a sí misma de ese modo; a diferencia, por ejemplo, de la franqueza autodescriptiva que exhiben Amanecer Dorado y otros grupos abiertamente fascistas o filonazis. Nada de esto resta gravedad al hecho de que un partido de ultraderecha nacionalpopulista haya llegado a la segunda ronda de las elecciones presidenciales en Francia; pero podemos detestar a Marine Le Pen haciendo uso de un mayor rigor terminológico.

Una alternativa conceptual, al menos aparente, es hablar de «tiranía» sin distinguir entre sus orígenes ideológicos. Es lo que hace el historiador Timothy Snyder en un breve y exitoso librito (titulado On Tyranny. Twenty Lessons from the Twentieth Century) cuyo propósito declarado es advertir al ciudadano norteamericano del riesgo de que su república se convierta en un régimen tiránico de la mano de Donald Trump. Snyder recurre por igual al fascismo y al comunismo para explicar la degeneración de las democracias durante el siglo XX europeo, presentando hasta veinte lecciones escritas en segunda persona que urgen al lector a asumir su responsabilidad y evitar una «segunda llegada» de los fascismos en sentido amplio. El texto contiene observaciones perspicaces y se lee con facilidad, pero uno no puede evitar detectar un cierto melodramatismo cuyo presupuesto es la historia épica de la resistencia democrática contra los totalitarismos durante la primera mitad del siglo pasado. Snyder escribe así que hemos de estar vigilantes contra los paramilitares, defender nuestra vida privada, estar preparados para la materialización de lo impensable o tener en vigor los pasaportes. Y concluye: «Si ninguno de nosotros está preparado para morir por la libertad, entonces todos nosotros moriremos bajo la tiranía». ¡Redoble de tambores! Se diría que está hablando a los ciudadanos de otro tiempo con el lenguaje de otro tiempo, en lugar de dirigirse a nosotros con un lenguaje contemporáneo. Más sugerentes son algunas otras admoniciones: la necesidad de defender las instituciones participando de ellas, aunque sólo sea pagando por la información que consumimos, o la exhortación a hablar con nuestra propia voz, en lugar de repetir las expresiones e ideas que circulan a nuestro alrededor. También nos impele a detectar el uso de palabras peligrosas, como «extremismo», «terrorismo» o «estado de excepción», cuyo empleo por parte del gobierno puede conducir al cercenamiento de las garantías y controles propios del Estado de Derecho.

Se diría que Snyder está pensando en formas contemporáneas de tiranía que no terminan de encajar en los ejemplos históricos proporcionados por el fascismo y el comunismo. Es decir, está pensando en la emergencia de «democracias iliberales» en países como Rusia, Venezuela, Turquía o Hungría. Y ésta, desde luego, es una preocupación más que razonable. Por democracia iliberal hay que entender el desmantelamiento de los elementos liberales de los regímenes representativos, lo que incluye aquellos que pertenecen al ámbito del Estado antes que al del gobierno: la separación de poderes, el imperio de la ley, la independencia de los tribunales. En cuanto a la representación política, pasaría del pluralismo al monismo: se entiende que sólo el líder carismático representa al pueblo y que quien lo somete a crítica es un enemigo del pueblo. Esta retórica es tan poderosa que incluso los jueces que otorgaron al Parlamento británico poder de decisión sobre el acuerdo de salida de la Unión Europea fueron descritos como tales por los tabloides. Y lo que vale para la oposición vale para una prensa menos libre y más sometida al control estatal. La culminación de este proceso se encuentra en las reformas constitucionales que refuerzan el poder del presidente, como ha sucedido en Turquía. En Venezuela, Maduro amagó con privar a la asamblea legislativa de sus poderes y ha propuesto después redactar una nueva Constitución sin contar con los partidos de la oposición. La presencia de Venezuela en esta lista −y es el país donde la situación es más dramática− muestra cómo la categoría de «fascismo» no nos sirve para explicar este fenómeno, pues no acaba de responder a la división izquierda/derecha y obedece en mayor medida a una lógica populista. Es verdad que el populismo, como ideología débil, se nutre de ideologías fuertes: socialismo, nacionalismo, conservadurismo.

Snyder, aun forzando el pie, parece aproximarse algo más al rasgo común de estas corrientes políticas que quienes emplean el «fascismo» como categoría omniabarcadora. No parece que las sociedades democráticas occidentales puedan desembocar en tiranías a la manera tradicional, pero el riesgo de una deriva iliberal no puede descartarse. En este contexto, el problema estriba en identificar los conatos de iliberalismo y distinguirlos del triunfo electoral de opciones políticas conservadoras, e incluso reaccionarias, con cuyas decisiones estemos en desacuerdo. Porque el hecho de que una determinada política nos parezca inadecuada no la convierte en ilegítima. Por ejemplo, podemos discrepar con las medidas proteccionistas, pero si responden a la preferencia de una mayoría suficiente del electorado no quedará más remedio que aceptarlas; en cambio, la discriminación por razón de religión o el cercenamiento de la libertad de prensa socavan las bases de la democracia liberal y no pueden aceptarse ni siquiera cuando gozan de apoyo popular: ni en Turquía ni en Venezuela. Del mismo modo, no resulta tan claro que estemos atravesando tiempos excepcionales o decisivos, o al menos no que nuestra época lo sea en menor medida que otras: la competición electoral y mediática genera una distorsión perceptiva más atenta a las rupturas que a las continuidades.

«Recuerda que el kata es una lucha contra enemigos imaginarios», dice Max a Marie, protagonistas de la prodigiosa Le Pont du Nord, que dirigiera Jacques Rivette en 1981, mientras coreografían sus movimientos en el puente del mismo nombre que cruza el Sena. Y no está de más recordar que algunos de nuestros enemigos son también imaginarios, como ese «fascismo» que invocamos a diario, acaso por el mero placer de sentirnos parte de la «lucha antifascista» y arruinando, de paso, el valor descriptivo del término. Puede que su fuerza simbólica, como instrumento de lucha política, sea irreemplazable y que eso explique su popularidad. Pero también es posible que, combatiendo a un enemigo imaginario, perdamos de vista a los enemigos reales.

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada