FOCUS PRESS 158

Cristina Manzano [1] es pregunta a esglobal si el procés de ralentització de la globalització és un fenomen transitori i reversible o més bé si es tracta del final d’un cicle històric. En contra de les tesis pessimistes que auguren el final de l’era del lliure comerç (Berd Lange/Tim Peter)  i una caiguda catastròfica dels intercanvis globals,   pensa que assistim a una transformació de la globalització i a la seva adaptació a la revolució digital  i a la transició energètica.

Aquesta visió ponderada no pot fer oblidar els factors que juguen en contra d’una globalització positiva, des de la tendència monopolítica de les grans empreses tecnològiques (Mariana Mazzucato, Cristina Galindo) a les dificultats per acordar una governança global de la lluita contra el canvi climàtic (Éloi Laurant, Manuel PlanellesLorenzo Bernaldo de Quirós), passant per la voluntat de prescindir de les institucions i de les regles multilaterals (Jesús Rodríguez) i els indicis creixents de recessió democràtica (Ramón Lobo, Lluís Uría).

No hi ha setmana que Donald Trump no mereixi algun comentari, aquesta vegada per noves vicissituds en relació amb el procediment d’impeachment (Lluís Bassets), convertit en una formidable arma de combat electoral entre Trump i els demòcrates davant l’actitud circumspecta de molts republicans (editorial de The New York Times, Lluís Bassets, Roger Senserrich, Elizabeth Drew, Xavier Mas de Xaxàs). Però sobretot per la decisió de replegar les tropes nordamericanes del nord de Síria, deixant via lliure a Turquia per enfrontar-se amb les milícies kurdes que havien estat decisives en la victòria contra l’ISIS (Natalia Sancha [2], Marc Saurina). Una decisió que ha provocat un escàndol internacional i als mateixos Estats Units (editorial de The New York Times, Pere Vilanova).

Llatinoamèrica viu moments de convulsió política, sobretot a l’Equador (Simón Pachano) i Perú (Gabriel Leonardo Negretto), i amb processos electorals incerts a Argentina (Agustín Salvia), Bolívia i República Dominicana (Leiv Marsteintredet).

A la Unió Europea arriba l’hora de la veritat de la nova Comissió Europea, un cop aprovada la seva composició pel Parlament Europeu (Camino Mortera, Nacho Alarcón), amb l’entrebanc inesperat del veto a la candidata francesa Sylvie Goulard (Serge Raffy). Amb una agenda configurada a curt termini per la resolució del Brexit i l’aprovació del pressupost (Xavier Vidal-Folch), a mig termini per les decisions sobre les polítiques migratòria i d’asil i de lluita contra el canvi climàtic i l’Agenda 2030, i a llarg termini per l’activació de la Unió Europea com un actor influent a nivell global (Ruth Ferrero) [3].

Sobre la incipient guerra comercial entre Europa i els Estats Units, veure els articles de Federico Steinberg i Antonio Maqueda. Sobre les tensions al Banc Central Europeu en mig de la transició entre Mario Draghi i Cristine Lagarde, veure els anàlisis de Charles Wyplosz i Lucrezia Reichlin. Sobre la política migratòria, el comentari de Didier Leschi.

Pel que fa  a la política exterior europea, Jean Pisani-Ferry i Vassilis Ntousas interpel·len al nou Alt Representant per adoptar una política més activa. I Josep H.H.Weiler [4],  entrevistat a Agenda Pública per Argelia Queralt i Ignacio Molina, remarca que en les actuals circumstàncies Europa és la dipositària dels valors occidentals de democràcia liberal, Drets Humans i Estat de Dret. I Zaki Laïdi [5] afirma que Europa ha de viure el seu moment gaullien, en el sentit que ha d’assumir la seva solitud estratègica i preservar la seva autonomia política.

Mentre, el Brexit s’encamina  fatalment a un desenllaç sense acord, en fracassar l’intent de Boris Johnson d’alterar l’acord assolit per Theresa May, de  tal manera que ja ha començat el joc per encolomar la responsabilitat del fracàs (Nacho Alarcón). Diversos analistes coincideixen en destacar els efectes perversos de la democràcia directa que han deixat molt malmés el sistema parlamentari britànic (Javier Pérez Royo, Roger Senserrich, Josep M.Colomer).

S’han celebrat eleccions legislatives a Portugal amb un resultat favorable al Partit Socialista,  que ha vist ampliada la seva representació sense arribar però a la majoria absoluta. El nou escenari polític permetrà la continuïtat de l’experiència d’esquerres amb més marge d’autonomia pels socialistes (Patricia Lisa, Miguel Poiares, Richard Naumann). Una experiència que permet, segons Enric Juliana, extreure lliçons sobre les relacions de les esquerres espanyoles.

També cal prestar atenció a les eleccions legislatives del proper diumenge a 13 a Polònia, on està en joc la continuïtat del monopoli polític del nacionalpopulisme polonès (Maria Skóra, Paula Chouza).

A Espanya,  la febre demoscòpica acapara de nou  l’atenció mediàtica (Elena San José), amb la intenció d’endevinar què passarà a les eleccions del 10-N. De les enquestes publicades (Gesop/El Periódico, IMOP/El Confidencial, Invymark/La Sexta, Sociométrica/El Español, GAD3/ABC, Sigma Dos/El Mundo, Celeste-Tel/eldiario.es), Kiko Llaneras en destaca aquestes tendències: es confirma el retrocés del PSOE, també baixa Unidas Podemos, puja el Partit Popular, Vox és un misteri tot i que sembla poder mantenir-se, Ciudadanos segueix caient, i Más País apunta a un 5%. Alguns analistes tenen especial interès en escrutar les posibilitats de Más País (Carles Castro/Laura Aragó, Endika Núñez, José Ignacio Torreblanca)  i el perfil del seus possibles votants (Ignacio Jurado). Especialment interessant és l’anàlisi d’Ignacio Varela [6] sobre el previsible comportament electoral a les 35 circumscripcions de 6 i menys escons on es juguen 145 escons, i on Ciudadanos pot patir una debacle electoral en favor del PP i, en menor mesura del PSOE (José Antonio Zarzalejos).

Sobre el marc de les eleccions i les especulacions sobre possibles escenaris de governabilitat, veure els articles d’Enric Juliana, Carlos E.Cué, Jordi Juan, José Antonio Zarzalejos, Juan Luis Cebrián, Guillem Martínez, Carlos Elordi). Per la seva banda, Mariola Urrea i el Col·lectiu Treva i Pau adverteixen del perill d’una deriva antipolítica provocada per la persistència del bloqueig institucional.

D’entre les moltes entrevistes polítiques de la setmana destaquem les de Pablo Casado i Aitor EstebanEl Mundo. També, les de  Rafael BardajíEl ConfidencialJosé Luis VillacañasEl Español, considerats els mentors ideològics de Vox i de Más País, respectivament.

Sobre l’evolució de la situació econòmica i els plantejaments dels partits, veure la crònica d’Anabel Díez i les notes de Josep Oliver i Raymond Torres. També el comentari de Josep-Francesc Valls sobre la reforma pendent de les pensions. I l’anàlisi de Joan Olmos sobre la política de prevenció dels fenómens climàtic extraordinaris.

En mig del  tens compàs d’espera de la sentència del Suprem sobre l’1-O (Jordi Nieva), són d’interès els articles de Javier Pérez Royo sobre els problemes procedimentals del judici, d’Enrique Gimbernat sobre la impossibilitat d’una amnistia que, en un altre article, es defensada per Ricard Vinyes, i l’entrevista al penalista José Luis González Cussac sobre les claus jurídiques de la imminent sentència. Destaca especialment la serena aproximació de Miguel Pasquau [7] als criteris per llegir la sentència adequadament. Mentre que Ernesto Ekaizer s’aventura a pronosticar que el Suprem qualificarà de sedició la conducta dels processats.

Una tensió que domina la vida institucional a Catalunya, amb l’episodi de la moció de censura de Ciutadans contra el  president Torra, convertida en una arma electoral de C’s contra el PSC (Arturo Puente, Jordi Amat, Manel Lucas, Manel Manchón, Xavier Salvador). Amb la intenció del president i de l’executiu de traslladar la responsabilitat de la resposta a la sentència al Parlament i a la societat, cridada des del govern i la televisió pública (Tomàs Delclós) a la desobediència civil (Josep Maria Ruiz Simon). Amb la pressió sobre els Mossos, garants de mantenir l’ordre públic i el dret de manifestació (Miquel Buch), amb el dubte si hi ha instal·lat un embrió violent en els sectors més radicalitzats de l’independentisme (Rafael Jorba) … Sense que afluixi la competició electoral entre ERC, JxC i la CUP (enquesta de NCReport/La Razón) … I sense que es faci evident la voluntat de rectificació d’una part de l’independentisme (Josep Cuní, Francesc-Marc Álvaro, Carles Campuzano), davant la fugida endavant cap a la cronificació del conflicte proposada per Carles Puigdemont i els seus seguidors (Jordi Amat, Joan Esculies). En aquesta línia són particularment reveladores les posicions expressades per Quim Torra en un article a Vilaweb i per Toni Comín en una entrevista a El Periódico.

És un panorama que no convida gens a l’optimisme sobre els efectes que pugui tenir aquest desgavell en l’ànim de la societat catalana (Antoni Puigverd, Santi Vila), en les relacions futures entre els catalans i la resta dels espanyols (Pau Luque) i en les possibilitats d’avançar cap a un arranjament raonable del problema polític (Antonio Franco, Quim Brugué [8]).

Fora de l’actualitat, és oportuna la remembrança de Joan Sardà Dexeus que Carlos Sánchez [9] publica a El Confidencial, arran dels seixanta anys del Pla d’Estabilització ideat per Sardà i que salvà Espanya del col·lapse econòmic.

En el camp de les idees, destacar l’aparició d’un nou llibre de Branko Milanovic [10],  Capitalism Alone, sobre el que l’autor n’ofereix un síntesi en un article a CTXT. Veure també l’entrevista que publica   El Confidencial, on MiIanovic adverteix  sobre la possibilitat  que els sistemes liberals  capitalistes acabin per convertir-se en plutocràcies.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Cristina MANZANO, “Depende: desglobalización” a esglobal (9-10-19)

“La globalización se ha convertido en el chivo expiatorio de todos los males. A los “tradicionales” movimientos antiglobalización, que asocian el proceso al avance imparable de un capitalismo salvaje y descontrolado, se han sumado más recientemente los populismos de todo corte –sobre todo los de ultraderecha-, que han encontrado en ella la bandera a la que amarrar su discurso nacionalista, proteccionista y xenófobo.
Una de las víctimas más visibles de esta tendencia es el libre comercio. Después de décadas de dominio como doctrina global, el proteccionismo vuelve a campar a sus anchas; como telón de fondo, el debate sobre la guerra comercial, impulsada ahora –qué paradoja-, por el antiguo adalid del multilateralismo, el propio Estados Unidos. Aunque hayan evolucionado a ritmos diferentes, la globalización y el orden liberal nacido tras la II Guerra Mundial han ido de la mano, y su futuro, tal como lo hemos conocido, está claramente amenazado.
Detrás queda la mayor etapa de progreso que ha conocido la Humanidad. El mundo hoy es mucho más rico –el PIB global se ha multiplicado por 62 desde 1960-; menos analfabeto –más del 86% de los adultos está alfabetizado-; más longevo –la esperanza de vida global ha pasado de 52 años en los 60 a más de 72 años en 2017– y más pacífico que a mediados del siglo XX, aunque ha habido un repunte de la violencia en la última década.
Buena parte de esos avances ha tenido que ver con el proceso de globalización que se aceleró en los 90 con la irrupción de Internet y el desarrollo de las tecnologías de la información. Estas facilitaron la comunicación instantánea en todo el mundo y permitieron el ultradesarrollo de la digitalización financiera. El enorme abaratamiento del transporte, incluidas las líneas aéreas de bajo coste, permitieron viajar a millones de personas que antes no se lo habían planteado. Y la incorporación de China a la Organización Mundial del Comercio (OMT), llenó el planeta de mercancías baratas inicialmente, luego cada vez con mayor valor añadido y tecnológico, e hizo posible el mayor milagro económico de nuestro tiempo.
Pero la crisis económica y financiera arrojó un baño de realidad sobre la otra cara de esa globalización: la de la deslocalización de millones de puestos de trabajo, la del aumento de la desigualdad, la de la destrucción sistemática del planeta en aras de fomentar un consumismo global… e insostenible.
La cuestión que surge ahora es si el proceso de ralentización de la globalización al que asistimos –slowbalisation, lo bautizó The Economist– es un fenómeno transitorio y reversible o más bien el fin de un ciclo histórico” (…)

(2) Natalia SANCHA, “Claves de la operación que puede redibujar de nuevo el mapa de la guerra siria” a El País (10-10-19)

(…) ¿Qué busca Turquía con la ofensiva?
Ankara tiene dos objetivos principales en el noreste de Siria: alejar de su frontera a la milicia YPG, que considera una amenaza a su seguridad, y crear un espacio dentro de Siria en el que pueda asentar a dos millones de refugiados sirios que actualmente se encuentran en Turquía.
Ankara ha estado presionando a Estados Unidos para establecer una “zona de seguridad” que penetre poco más de 30 kilómetros en el territorio sirio y ha amenazado repetidamente con lanzar una acción militar unilateral si Washington le seguía parando los pies. El pasado domingo, Estados Unidos dio vía libre a la operación y, un día después, ordenó retirar de la zona fronteriza a los militares que tenía desplegados.
El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha apuntado recientemente a una penetración en Siria más allá de la “zona segura”, hasta las localidades de Raqa y Deir al-Zor, a fin de que más refugiados puedan regresar a Siria.
¿Cuál es la reacción de Occidente al plan de Turquía?
No ha habido un apoyo público de los aliados occidentales de Ankara para el plan de asentar a dos millones de sirios, más de la mitad de los refugiados que acoge actualmente Turquía, en el noreste de Siria. Un alto cargo del Departamento de Estado de EE UU ha descrito el plan turco como “probablemente la idea más loca que he escuchado”.
Las principales preocupaciones de Occidente son que una afluencia de sirios árabes suníes en el noreste del país, mayoritariamente kurdo, cambie la demografía de la zona. El coordinador regional de Naciones Unidas para la crisis en Siria ha dicho que todas las partes involucradas deben evitar el desplazamiento de civiles si Turquía lanza un ataque.
¿Apoyan Rusia e Irán el ataque turco?
Rusia e Irán, las otras dos grandes potencias extranjeras en Siria, mantienen un fuerte respaldo al presidente sirio, Bachar el Asad, a diferencia de Turquía y Estados Unidos, que han hecho un llamamiento al mandatario para que abandone el poder y han apoyado a los rebeldes que luchan para derrocarlo.
Moscú ha dicho que Ankara tiene el derecho de defenderse, pero el portavoz del Kremlin Dimitri Peskov ha señalado el lunes pasado que la integridad del territorio sirio debe ser preservada y que todas las fuerzas militares extranjeras “con presencia ilegal” deben irse del país. El vicepresidente del comité parlamentario de Asuntos Exteriores, Vladimir Dzhabarov, ha indicado que Rusia no se involucrará en el conflicto tras el lanzamiento de la operación, según aparece citado por la agencia RIA.
Si Estados Unidos retira todas sus tropas del noreste de Siria, el Gobierno de Damasco —respaldado por Rusia— puede tratar de hacerse de nuevo con el control de gran parte de la región que no ha sido tomada por Turquía” (…)

(3) Ruth FERRERO, “¿Hacia dónde se dirige la UE?” a esglobal (4-10-19)

(…) “Por el momento, y a falta de la aprobación en las audiencias del resto de candidatos propuestos al Parlamento, el único cargo seguro es el de la Presidencia de la Comisión. En plano institucional habrán de ser examinados los candidatos a Alto Representante para la Política Exterior y Presidente del Consejo, junto con el resto de candidatos a formar parte del Colegio de Comisarios y que han sido propuestos por los gobiernos de los Estados Miembros. De nuevo se presenciará la batalla institucional entre los ejecutivos y los eurodiputados y los equilibrios de fuerzas. El Parlamento se encuentra en una posición en la que debe mostrar tanto su auctoritas como su potestas, por lo que no sería descabellado pensar en que estos exámenes a los candidatos sean duros y críticos.
El proceso de politización, frenado en seco gracias a la intervención franco-alemana, podría, ahora sí, hacerse notar en estos debates. Es importante considerar que el contexto político europeo actual es el de mayor diversidad hasta la fecha. Pese a que los gobiernos continúan dominados por socialistas y conservadores, estos grupos no son monolíticos y cuentan con disidencias importantes en sus filas, baste recordar al FIDESz húngaro de Viktor Orban en el grupo popular o al PSR (Partido Socialista Rumano) en el lado socialista, por lo que la política ideológica de bloques se puede dar por sentada. Asimismo, la irrupción del partido de Matteo Salvini en la escena política europea es muy probable que no deje de generar controversias en ese plano, y que busque alianzas tanto en el Consejo como en el Parlamento tal y como se ha ido observando en los últimos tiempos. Por tanto, la situación del proceso de toma de decisiones en la UE para  el ciclo político que ahora comienza es mucho más compleja en los equilibrios de fuerzas que durante la Comisión Juncker. Más diversidad ideológica en el Consejo y en la Comisión, con un Parlamento dispuesto a dejarse oír a ambos lados del espectro ideológico, sin duda generará más debate y negociación política que la que se ha observado hasta el momento.
Y todo ello en un entorno general extremadamente complejo. Hacia dentro, con la salida del Brexit (con o sin acuerdo) prevista a finales de octubre y el debate sobre el presupuesto plurianual como primeros temas en la lista de prioridades. En el corto y medio plazo, con el reto de un diseño adecuado de política migratoria y de asilo común que aclare hasta dónde van los Estados a querer actuar de manera conjunta; a más largo plazo la implantación de las medidas legislativas necesarias para combatir con el cambio climático y la consecución de la Agenda 2030. Y, finalmente, hacer todo ello compatible con las expectativas económicas y políticas de la UE en el mundo. En una esfera internacional donde los cambios geopolíticos suceden a una mayor velocidad de la que, hasta ahora, la UE ha sido capaz de alcanzar”.

(4)Entrevista a Joseph H.H.WEILER a Agenda Pública (4-10-19): “Los desafíos de la política exterior europea”

(…) “El paisaje geopolítico se ha deteriorado significativamente. La diferencia más importante es Trump. No hay necesidad de explicar demasiado a qué me refiero, pero lo que solía llamarse Occidente está más fracturado que nunca, y no simplemente en asuntos de política (Irán, Medio Oriente, el sistema de comercio mundial, por mencionar algunos), sino que también se ha erosionado mucho la confianza básica, hasta el punto de que hoy ya es difícil sostener que los EE.UU. y la UE defienden el mismo conjunto de valores, como por ejemplo el multilateralismo. Si a eso se agrega Putin, Erdogan o Xi Jinping, entonces la sopa se vuelve más espesa” (…)

(…) “Ya no es posible que los Estados Unidos consigan tener un mínimo de credibilidad si pretenden ser los portavoces de los valores tradicionales del llamado mundo libre. La Unión es ahora la organización política más poderosa que sirve como depositaria de los valores clásicos de la democracia liberal, y en este ámbito las declaraciones pueden desempeñar un papel de importancia mayúscula” (…)

(…) “En todo caso, no se pueden olvidar dos verdades esenciales: que la UE necesita a los Estados Unidos en muchas áreas; y que, al fin y al cabo, es la gran potencia y un aliado indispensable. Lo cierto es que EE.UU. no plantea el mismo tipo de amenaza que otros actores que sí son de verdad hostiles. La relación transatlántica es más bien como un matrimonio que atraviesa  un momento difícil, pero en el que ninguna de las partes está interesada en el divorcio. Por desgracia, si el Brexit finalmente sucede, se echará de menos a un interlocutor importante en esta relación” (…)

(…) “Es célebre que Teddy Roosevelt abogaba por una política exterior estadounidense que hablase suavemente pero llevando un palo grande. No tiene sentido que la Unión eleve la voz con un palo pequeño. Ser verbalmente agresivo sin los medios o la determinación de respaldar las palabras con hechos sólo disminuirá aún más su credibilidad como actor mundial.
Eso sí, el nuevo entorno debe servir como llamada de atención para el cambio, aunque éste nunca ocurre de la noche a la mañana. La Unión de los 27 simplemente no puede seguir operando en el ámbito internacional con el principio de unanimidad. ¿Cuándo se cogerá por fin el toro por los cuernos? La Unión Europea nunca será una superpotencia militar, pero si ni siquiera puede llevar a cabo sus misiones humanitarias sin la ayuda logística y de planificación de EE.UU., entonces está claro que algo también tiene que cambiar. El alto representante debe ejercer una diplomacia interna para empujar a los estados miembros a tomar en serio la responsabilidad global que les incumbe y a tomar medidas para cambiar las reglas internas del juego.
En la gestión cotidiana de la política exterior, uno debe calibrar sus respuestas y el poder que tiene o está dispuesto a usar. El arsenal económico de la Unión es formidable, si está dispuesto a usarlo. Como señalé anteriormente, Europa ahora es la principal depositaria de los valores de Occidente: democracia liberal, derechos humanos, Estado de derecho. No debe ceder nunca ahí, pero debe promoverlos con prudencia y habilidad diplomática” (…)

(5) Zaki LAÏDI, “Le moment gaullien de l’Europe” a Telos (7-10-19)

(…) “Pourtant si elle n’est pas gaulliste, l’Europe est bel et bien confrontée à un moment gaullien. Gaullien car De Gaulle a été au fond le premier à avoir vu que l’avenir du continent résidait dans son autonomie politique, que les règles de la compétition mondiale font que les alliances ne sont pas éternelles et que les rivaux sont toujours aux aguets surtout lorsqu’on on baisse sa garde. Être gaullien c’est donc vivre avec l’idée que l’Europe est confrontée à une solitude stratégique qu’elle a du mal à admettre. Or la réalité du monde aujourd’hui va dans le sens de cette analyse. Pour la première fois depuis 1945, L’Europe est forcée de constater que ni les États-Unis, ni la Russie, ne lui veulent spontanément du bien. L’Europe découvre donc les contraintes de la Realpolitik et la difficulté de s’y soustraire. Mais dans cette nouvelle donne, c’est l’Allemagne qui est la plus vulnérable. Prisonnière de son histoire elle refuse toujours la puissance militaire, récuse des interventions extérieures et surestime les bénéfices de dialogues interminables avec des partenaires qui ne sont là que pour gagner du temps. Elle avait cru que la protection américaine serait éternelle, que l’agressivité russe pouvait être canalisée par l’interdépendance gazière, et que l’industrie allemande était assez forte pour ne pas avoir à craindre quoi que ce soit de la Chine. L’Allemagne vivait avec l’illusion que son modèle économique la protègerait, tout en lui permettant de dominer économiquement le continent. De ce point de vue, Madame Merkel n’a absolument rien changé à ce schéma figé de pensée. Elle n’a rien entrepris pour faire au peuple allemand la pédagogie de ce nouveau monde. Dans ce conformisme elle n’a été surpassée que par les sociaux-démocrates allemands pour qui tout vaut mieux que la force. Mais est-ce que les forces spéciales allemandes auraient été capables de libérer les otages du Benin par exemple ? C’est le genre de questions que l’on aimerait que nos amis allemands se posent. Face à l’Allemagne, la France n’est pas parfaite. Mais elle a compris depuis longtemps que dans un jeu mondial où les puissances ne se faisaient guère de cadeau le point d’équilibre entre l’indépendance des nations européennes et leur interdépendance nécessaire passait par la mise en place d’une souveraineté européenne. La souveraineté européenne c’est le moyen pour chaque nation de récupérer collectivement de la souveraineté en le partageant. Des mots, diront certains. Rien n’est plus faux” (…)

(…) ” On ne changera pas le rapport de l’Europe au monde en un claquement de doigt. Les deux chantiers prioritaires de la puissance européenne doivent désormais porter sur la défense et la zone euro. Sur le premier sujet le projet d’avion de combat franco-allemand est une bonne nouvelle. Sur le second les choses sont plus difficiles. L’affaire iranienne montre que l’Europe ne pourra s’autonomiser face aux possibles sanctions secondaires américaines qu’en faisant tenir à l’euro un rôle beaucoup plus important qu’aujourd’hui. Mais sans actif sûr c’est-à-dire sans un plus grand partage des risques entre les États membres de la zone euro, les investisseurs étrangers continueront à privilégier le dollar. Or tant que l’Allemagne n’aura pas définitivement admis que la réforme de son modèle économique est un préalable à l’affirmation politique de l’Europe dans le monde les progrès resteront limités. Pour la première fois depuis 1945, l’Europe découvre sa solitude stratégique dans un monde où la force brute veut balayer devant elle les débris de la norme”.

(6) Ignacio VARELA, “El baile de los escaños” a El Confidencial (8-10-19)

(…) “En nuestro sistema electoral, los porcentajes globales de voto proporcionan una orientación sobre cómo quedaría la composición del Congreso si las elecciones se celebraran en este momento. Pero lo decisivo es el reparto de los escaños, y este se hace provincia a provincia. El sistema opera de una forma específica en cada circunscripción, en función de dos variables principales: a) cuántos escaños se reparten en cada una, lo que afecta a la proporcionalidad; b) cuántas fuerzas políticas compiten en cada territorio” (…)

(…) “A la vista de las encuestas, la clave de estas elecciones es el nivel que alcance el PP en su subida. Sobre todo, para el PSOE. Tan importante es el porcentaje que consiga el ganador como la distancia que lo separe del segundo. El PSOE logró 123 escaños con un modesto 28% porque abrió un foso de 12 puntos respecto al PP, gracias a la fragmentación de la derecha en tres porciones de parecido tamaño. Ello permitió a los socialistas quedar en primera posición y llevarse la prima del ganador en muchas provincias medianas y pequeñas de mayoría conservadora.
En abril, los dos bloques ideológicos empataron en votos, pero la izquierda ganó claramente en escaños. Ello ocurrió porque el PSOE concentró dos tercios del voto de la izquierda, mientras el PP solo agrupó al 39% de los de la derecha. Sin necesidad de alterar la relación de fuerzas entre los bloques ni de que el PSOE descienda, basta con que el PP concite al 50% o más de los votantes de la derecha para que el baile de los escaños cambie por completo, especialmente en las provincias medianas y pequeñas del centro peninsular. Si tal cosa ocurriera, en los mapas de la noche electoral que señalan al ganador de cada provincia veríamos crecer el color azul en esa parte del país.
Por eso, la obsesión de los estrategas del PSOE en esta campaña no es solo mantener o aumentar su propia fuerza, sino contener en todo lo posible la subida del PP para mantener una distancia de al menos ocho o 10 puntos entre el primero y el segundo. Como Ciudadanos parece casi desahuciado, Ferraz confía en que Vox resista. Y la mejor forma de ayudarle a hacerlo es intercambiar ataques con Abascal y los suyos: en los manuales se llama ‘el adversario de referencia’.
Pero si se confirmara lo que muestran las encuestas, el gran seísmo en la distribución de escaños vendrá del hundimiento de Ciudadanos. En abril, el partido de Rivera, de forma inteligente, concentró su esfuerzo de campaña en las provincias de tres, cuatro y cinco diputados. El plan era asegurar en ellas la tercera posición y aproximarse a los dos primeros lo suficiente para lograr el último escaño: en las provincias de tres, un reparto 1-1-1. En las de cuatro, un 2-1-1. En las de cinco, un 2-2-1. El objetivo se cumplió y la cosecha fue abundante: 57 escaños con algo más del 15% del voto. La mayor parte de esos escaños salen a subasta el 10 de noviembre. Y de ellos se nutrirán los dos grandes, fundamentalmente el PP. Hay 35 circunscripciones con seis o menos escaños. En ellas se elegirá a 145 diputados y 136 senadores. Allí no se presentará Errejón, lo que permite afinar el cálculo de los escaños” (…)

(7) Miguel PASQUAU, “Antes de que salga la sentencia” a CTXT (10-10-19)

(…) “No es un planteamiento ingenuo ni formalista el mío. Es una convicción que juega con la presunción de que cualquier profesional tiene el máximo interés en hacer las cosas bien. El fallo al que llegue la sentencia no será el resultado de un conchabeo, ni de ningún seguidismo, sino el resultado de una deliberación en la que se habrán medido argumentos y unos habrán vencido a otros.
Es cierto que, dada la indefinición de los términos legales que describen los delitos concernidos (“alzamiento violento” –para la rebelión– y, sobre todo, “alzamiento tumultuario” –para la sedición–, dejan abierto un margen para la voluntad. Quiero decir que la sentencia no será sólo la conclusión de un silogismo lógico perfecto: habrá detrás, también, una decisión sobre si la magnitud, finalidad y alcance de los hechos juzgados “deben” calificarse de un modo que permita un castigo como el previsto en el Código Penal para esos delitos. Al ser términos indefinidos, podrán estirarse si se quiere condenar, y podrán comprimirse si se quiere absolver. La acusación ha dado argumentos para estirar, y la defensa ha dado argumentos para comprimir. El Tribunal no va, simplemente, a “constatar”, sino que tiene que valorar, y en esa valoración, sí, puede influir la percepción de cada magistrado sobre la gravedad y/o anormalidad de las conductas enjuiciadas. Pero esto no es, en absoluto, la primera vez que ocurre. Es infantil escandalizarse de que el código no dé una única respuesta posible, y que la sentencia, por tanto, requiera un “acto de voluntad”. La cuestión está en que esa voluntad ha de resistir la crítica jurídica, y que eso lleva a una “comparación de argumentos”. Seguramente esa comparación será inevitable una vez que la sentencia sea publicada y leída: nada puede impedir que algún jurista formule una argumentación que considere mejor y que conduzca a una respuesta diferente. Ese debate intelectual y técnico posterior a la sentencia será saludable. Pero no mermará, insisto, la autoridad de la sentencia: un Estado de Derecho se caracteriza, entre otras cosas, porque alguien ha de tener la última palabra, y la “validez” de esa última palabra no queda a expensas de que convenza a un número mayor o menor de ciudadanos. En ese sentido, podemos decir que la decisión judicial no es una decisión “democrática”. Y no tiene por qué serlo, porque el sistema quiere que no sea una decisión política, sino técnico-jurídica. Su legitimidad proviene del hecho de que la ley ha atribuido a un órgano determinado la competencia para decidir, y para hacerlo con arreglo a un código de normas que el Parlamento, y no los jueces, ha aprobado.
Discúlpenme quienes vean en estas disquisiciones poco más que un conjunto de obviedades. Una vez que leamos la sentencia podremos discutir sobre si nos convence o no el relato de hechos que el Tribunal haya considerado probado respecto de cada uno de los acusados, o sobre la interpretación que el Tribunal formule de los términos “alzamiento violento” y “alzamiento tumultuario”, así como, especialmente, sobre la “calificación” que, de los hechos probados, haga el Tribunal, encajándolos o no en uno u otro tipo penal. Esa discusión a posteriori será muy importante. No habrá objeción alguna para poder manifestar desacuerdo: el efecto de cosa juzgada se limita a asegurar la ejecución de lo resuelto, pero no otorga santidad intrínseca a la sentencia. De momento, en la espera, bueno es saber que estamos a punto de conocer cuál es la respuesta oficial del Estado español a preguntas importantísimas que se han formulado a lo largo del proceso judicial, que permitirá contar con un “mapa” de los límites penales de la acción política desde las propias instituciones y de los límites penales a las movilizaciones sociales de apoyo o promoción de iniciativas declaradas nulas por decisiones judiciales previas, o de protesta frente a otras decisiones adoptadas.
No me digan que no es como para estar atentos a una sentencia tan importante”.

(8) Quim BRUGUÉ, “Sobre falses sortides, diàlegs i polítics amateurs” a Treball (7-10-19)

(…) “Necessitem, doncs, plantejar-nos un nou interrogant: més enllà de la defensa genèrica d’una sortida política, com és que no som capaços d’articular cap espai efectiu de diàleg? ¿Per què és tant difícil parlar quan tothom coincideix en que aquesta és la única sortida? Les explicacions són múltiples, però voldria proposar-ne una que no acostumem a posar sobre la taula. Ras i curt, la idea seria la següent: no trobem la manera d’articular una política basada en el diàleg perquè, després de desacreditar i expulsar als polítics professionals de la política, aquesta ha quedat en mans d’uns amateurs incapaços d’entendre que la política és equilibri i que la democràcia es construeix des del pluralisme i la tolerància.
Sóc conscient que aquest és un argument difícil de defensar. De fet, tendim a suposar el contrari; és a dir, que els polítics professionals són el problema, no la solució. Així ho acrediten les enquestes d’opinió i així ho sentencien els exèrcits d’analistes i tertulians. Intentaré doncs justificar-me, anticipant abans dues precaucions: no pretenc obviar ni que la professionalització de la política té també una cara fosca ni que entre els polítics professionals, com en tots els oficis, n’hi ha de millors i de pitjors. Sí que vull subratllar, en canvi, que la impugnació genèrica als professionals de la política ens ha deixat sense els actors que haurien de protagonitzar la tan esperada sortida a través del diàleg.
No té massa consistència reclamar política i, simultàniament, menysprear i expulsar del taulell als polítics. I això és el que estem fent de manera insaciable durant els darrers temps. Avui, paradoxalment, per ingressar en la política i fer-hi carrera cal mostrar un currículum net d’experiència política. Es busquen amateurs en política per conduir allò que molts consideren el principal conflicte polític dels darrers 40 anys. Peculiar, no? No es tracta d’una apreciació subjectiva, sinó d’una constatació que es fa palesa en la composició de les llistes electorals i en l’assignació de bona part dels càrrecs de responsabilitat política. Hem jutjat i hem condemnat als professionals de la política com els principals responsables de la situació d’angoixa i dificultats que vivim. Els hem convertit en el sac de boxa on descarreguem totes les nostres frustracions, però no està tant clar que la seva crítica posició no sigui més el resultat de la impotència que de la incompetència.
En qualsevol cas, tornant al cas del conflicte entre Catalunya i Espanya, reclamem –dèiem fa un moment- un escenari on es representi l’obra del diàleg polític; però els actors escollits per representar-la són uns aficionats que no coneixen ni els més bàsics rudiments de l’ofici. Els actuals actors polítics han fet bandera del seu amateurisme i, d’aquesta manera, han negat l’essència d’una activitat que, com ens recordava Max Weber, ha de combinar conviccions amb pragmatisme. Es presenten com els escollits que defensaran amb fermesa les indicacions del poble, com persones fidels a unes essències inviolables, com negociadors implacables que menyspreen qualsevol transacció, com homes i dones amb una mena de missió històrica que els il·lumina.
Uns actors atrapats en la gàbia d’unes conviccions gairebé religioses. Sense cap marge de maniobra. Sense concessions al pragmatisme. Sense la flexibilitat imprescindible per transformar les idees en accions. Volen ser els herois d’una causa, però es converteixen en professionals de la paràlisi. Es guien per fins superiors, oblidant la importància de tenir cura dels mitjans. Tenen la mirada tant enlluernada que són incapaços de donar ni un pas endavant. Estan tan convençuts del seu discurs que, òbviament, no tenen res a parlar amb ningú. Aquests nous polítics amateurs no entenen que la política és equilibri, pacte, flexibilitat i renúncia. Reclamen retòricament diàleg, però ni tant sols saben parlar. Encara menys escoltar. Es presenten com herois, però són incapaços de deixar les capes voladores i aterrar en la resolució dels problemes concrets.
Enyoro, sí, enyoro als professionals de la política; als bons professionals de la política que sabien que no podien usar les seves conviccions per conduir-nos a un carreró sense sortida. Als bons professionals de la política que sabien que guanyar, en política, no significa mai derrotar a l’adversari”.

(9) Carlos SÁNCHEZ, “Joan Sardà, el hombre que salvó a España (y al franquismo)” a El Confidencial (6-10-19)

(…) “El ideólogo del Plan de Estabilización, y aquí está la paradoja, venía del republicanismo burgués catalán, en el que se situaba más cerca de ERC, en cuyo órgano había publicado varios artículos, que de la Lliga. Como ha escrito la profesora Sánchez-Lissen, al comenzar la guerra civil, Sardà prestó servicios en el bando republicano, participando en la batalla de Teruel en 1938. Incluso, colaboró en el diseño de la autoridad monetaria de Cataluña, con la creación de un banco central (¿les suena?), así como en la integración de esa región en el sistema monetario y financiero de la República. Su implicación con Cataluña fue total y en 1935 fue nombrado vicesecretario de la Asociación de Banqueros de Barcelona, y, posteriormente, de la Federación de Bancos y Banqueros y de la Junta Local de la Banca, también de Barcelona.
Su especialización en política monetaria puede parecer irrelevante, pero está en el centro del Plan de Estabilización que él diseñó, toda vez que la autarquía dejó las arcas del Estado tan exhaustas como se las encontró tras la guerra, lo que obligó a pedir préstamos en el exterior para financiar la incipiente industrialización. Ese tren que tantas veces se le había escapado a España.
Los planes de desarrollo
Sardà, de hecho, y a instancias del editor Manuel Torres, había ya teorizado en 1953 sobre la utilidad de las uniones monetarias e, incluso, planteó ese año las oportunidades que ofrecía una unificación económica europea. Esa misma Europa que por entonces despreciaba el franquismo, que acabó por apartarlo del servicio de estudios en 1965 porque los planes de desarrollo, mucho más dirigistas se habían alejado de lo que había alumbrado el primer Plan de Estabilización.

El capital extranjero, el gran enemigo del primer franquismo, pasaba así a convertirse en la palanca del cambio económico para equilibrar la maltrecha balanza de pagos. Una tarea hercúlea que necesitó cuatro años de disposiciones legales para completar el célebre decreto ley de 1959 que, en sus primeras líneas, como un aviso a navegantes, reivindicaba la “guerra de liberación”. Una cosa era liberalizar la economía y otra bien distinta abrir la mano a la democracia.
El decreto, en todo caso, perseguía la liberalización progresiva de la importación de mercancías, y, en paralelo, facilitar el comercio interior, autorizando al mismo tiempo la convertibilidad de la peseta (el cambio anterior era 42 pesetas por dólar) y una regulación del mercado de divisas. Además de facultar al Gobierno para modificar las tarifas de determinados impuestos, y al ministro de Hacienda para dictar normas acerca del volumen de créditos. Es decir, dar la vuelta a la política económica del franquismo después de que la dictadura fuera reconocida internacionalmente e ingresara (1958) en el Fondo Monetario Internacional” (…)

(10) Branko MILANOVIC, “El vicio del capitalismo” a CTXT (10-10-19)

(…) “El dominio del capitalismo hipercomercial se consolidó gracias a nuestro deseo de seguir mejorando permanentemente nuestra condición material, de seguir enriqueciéndonos, un deseo que el capitalismo satisface mejor que nadie. Esto ha conducido a la creación de un sistema de valores que sitúa el éxito monetario en lo más alto. En muchos sentidos es una evolución deseable porque “creer” solo en el dinero elimina otros indicadores jerárquicos tradicionales y discriminatorios.
Para que el capitalismo exista, necesita crecer y expandirse siempre hacia nuevas zonas y nuevos productos. Pero el capitalismo no existe fuera de nosotros, como un sistema externo. Son los individuos, es decir, nosotros, los que, en nuestro día a día, creamos el capitalismo y le proporcionamos nuevos campos de acción (tanto que hemos transformado nuestros hogares en capital y nuestro tiempo libre en un recurso). Esta mercantilización extraordinaria de casi todas las actividades, incluidas las que solían ser privadas, fue posible a causa de nuestra internalización de un sistema de valores que sitúa en la cima la obtención de dinero. Si este no fuera el caso, no habríamos convertido en mercancía prácticamente todo lo que puede (por el momento) ser mercantilizado.
El capitalismo, para poder expandirse, necesita avaricia. Y nosotros hemos aceptado la avaricia por completo. El sistema económico y el sistema de valores son interdependientes y se refuerzan entre sí. Nuestro sistema de valores permite que funcione y se expanda el capitalismo hipercomercializado. De eso se deduce que no existe un cambio imaginable del sistema económico sin que cambie también el sistema de valores que lo sustenta, que este sistema fomenta y con el que, en nuestras actividades cotidianas, estamos perfectamente cómodos. Pero llevar a cabo semejante cambio de valores parece, en este momento, una tarea imposible. Se ha intentado antes y terminó con el fracaso más ignominioso. Por lo tanto, estamos encerrados en el capitalismo. Y con nuestras actividades, un día sí y otro también, lo apoyamos y lo fortalecemos”.