FOCUS PRESS 288

ARTICLES DESTACATS

(1) Michel GOYA a Le Grand Continent (11-09-22): Entender el avance ucraniano

(2) Entrevista a William TAUBMAN a El Confidencial (10-09-22): Habla el biógrafo de Gorbachov: “Él se sintió traicionado por Occidente”

(3) Simon SCHAMA a Financial Times (9-09-22): Elizabeth II: an appreciation

(4) Ursula von der LAYEN a Le Grand Continent (14-09-22): Construir la Unión en la guerra

(5) Xavier VIVES a El País (9-09-22): El dilema entre Escila y Caribdis 

(6) Norberto DILMORE a il Mulino (6-09-22): Se vince la destra sovranista 

(7) Kristian FEIGELSON a Telos (15-09-22): La Suède en quête de modèles

(8) Ignacio ESCOLAR a elDiario.es (12-09-22): La batalla del PP para ocupar el Tribunal Constitucional

(9) Francesc TRILLAS a Progrés real/Progreso real (10-09-22): L’incert retorn de l’independentisme al camp base

(10) Branko MILANOVIC a Letras Libres (8-09-22): Un programa para la paleoizquierda

(11) José Carlos LLOP a The Objective (1-05-21): El otro Marías, el mismo

(12) Gabriel JARABA a política&prosa nº 47 (setembre 2022): L’unicorn blanc que tardava massa a arribar

*****

GUERRA A UCRAÏNA

Daniel IRIARTE a El Confidencial (10-09-22): Pero … ¿Ucrania està ganando? Guía breve para los que han desconectado de la guerra este verano  Las apariencias engañan: desde agosto, en esta guerra —que este lunes cumple 200 días— han ocurrido muchísimas cosas que, en su conjunto, han llevado al punto en el que está hoy … Muchos analistas militares creen ahora que la insistencia en el contraataque en Jersón era, en gran parte, una maniobra de distracción … De la batalla del Donbás a la llegada de los HIMARS … Ucrania ataca en Jersón… y Crimea … Comienza la verdadera contraofensiva … Más de 2.500 kilómetros cuadrados liberados en una semana … La reacción rusa … Esperando al “General Invierno”

Michel GOYA a Le Grand Continent (11-09-22): Entender el avance ucraniano  [1] Por primera vez en esta guerra, aparte del asedio de Mariupol, los ucranianos lograron dislocar un dispositivo. Ya no se trataba de hacer retroceder a una fuerza enemiga, sino de penetrar en su corazón hasta su estructura de mando y hacerla incapaz de llevar a cabo una lucha coherente.
Los próximos días serán decisivos para ver si realmente estamos en un «momento 1918» en beneficio de los ucranianos o si sólo es una circunstancia feliz y una anomalía antes de volver a la rigidez de los frentes.
Si efectivamente hemos pasado a una nueva fase, es difícil ver cómo los rusos podrían afrontarla sin un cambio radical en su ejército. El problema: este cambio radical abre la caja de Pandora.
Con al menos una brigada de artillería, tres grupos de fuerzas especiales y varios batallones independientes, se trata de un dispositivo al menos tan grande como la de la cabeza de puente de Kherson.
Los ucranianos han obtenido por primera vez en esta guerra, aparte del asedio de Mariupol, una dislocación de dispositivo. Ya no se trató de hacer retroceder a una fuerza enemiga, sino de penetrar en su corazón hasta su estructura de mando y hacerla incapaz de una lucha coherente.
Cuando asistimos a una sorpresa así, un triunfo para unos, un desastre para otros, es porque hay una combinación de cosas muy buenas por un lado y de incompetencia por otro
El conjunto de habilidades rusas se ha ido reduciendo desde el comienzo de la guerra.
Tal vez se pueda considerar que 1918 ha comenzado ahora en Ucrania.

Lluís BASSETS a El País (14-09-22): El desmoronamiento  La contraofensiva en Ucrania coloca a Putin en una pendiente bélica difícilmente reversible. Todo juega ahora a favor de Zelenski … Ha terminado la guerra de desgaste que empezó tras el fracaso de la ofensiva relámpago contra Kiev. La situación de equilibrio a lo largo del frente de 1.100 kilómetros que separaba a las tropas rusas de las ucranias apenas ha durado seis meses. Ucrania de pronto anunció a bombo y platillo una ofensiva de otoño para la reconquista de Jersón. Los mandos rusos reforzaron con sus mejores tropas esta región, que constituye un estratégico eslabón entre el Donbás y Crimea, donde Putin se proponía celebrar un referéndum de anexión antes de fin de año. Entonces fue cuando el ejército ucranio atacó súbitamente en el norte, en Járkov, en una contraofensiva que se ha zampado 6.000 kilómetros cuadrados al menos y ha obligado a una retirada rusa desordenada e incluso vergonzosa. Ha sido un golpe táctico magistral, que ha jugado con el engaño facilitado por una muy buena inteligencia militar, un armamento de máxima eficacia suministrado por los aliados, unas tropas muy bien entrenadas y una moral de combate altísima, que contrasta con la miserable situación de las tropas rusas, mal preparadas, peor comandadas y sin motivación alguna para el combate. Caerán cabezas en Moscú, de eso no hay lugar a dudas, tal como ya demandan los truculentos comentaristas militares en los aquelarres más que tertulias de la televisión oficial. Putin ha entrado en una pendiente bélica difícilmente reversible. Todo juega ahora a favor de Zelenski. El Kremlin ha perdido una iniciativa que fue plenamente suya desde el primer día y que todavía mantenía gracias al equilibrio de fuerzas en el frente, mientras actuaban las armas económicas, la energía y los alimentos, especialmente, sobre la moral de los amigos de Ucrania. La superioridad ucrania se exhibe cada vez con mayor fuerza, tácticamente en la maniobra, y estratégicamente en la negativa a negociar una sola pulgada de su territorio soberano desde una posición de debilidad. Ahora es Ucrania quien puede escoger dónde golpear, cuándo avanzar y cuándo parar, incluso cuándo negociar, y no Rusia, como había sucedido desde el 24 de febrero, e incluso antes, cuando se trataba de obtener ventajas políticas de la mera amenaza de invasión. El eufemismo de la ‘operación especial técnico-militar’, con el que se pretendía ocultar la guerra ante la opinión rusa y ante el equilibrismo moral mundial, pudo ser útil para el asalto sobre Kiev si hubiera tenido éxito y derrocado al Gobierno de Zelenski en cuatro días. Si ya era difícil de sostener en el terrible desgaste de un frente inamovible al estilo de la primera gran guerra europea, ahora ya no hay por dónde agarrarlo. Es una guerra abierta que Rusia está perdiendo y en la que seguirá retrocediendo a menos que eche mano de todos los recursos humanos a su disposición, con la decisión altamente impopular y peligrosa de decretar la movilización general que demandan los más halcones del Kremlin, aun a riesgo de provocar protestas y revueltas. Putin quiso vencer en Ucrania sin que afectara ni a la economía ni al reclutamiento entre las clases medias de las grandes ciudades y especialmente en San Petersburgo y Moscú. La elite corrupta y mafiosa de los negocios surgida del viejo KGB, expulsada súbitamente de Occidente, ha sido acallada por el Kremlin o se ha refugiado en los cínicos países equidistantes o amigos como Turquía o las monarquías árabes. La censura, la represión y la propaganda en dosis brutales se han encargado de acallar el descontento entre los restos de la sociedad civil rusa supervivientes del putinismo. También en todos estos esfuerzos de ocultación de sus derrotas, Putin exhibe un fracaso estratégico que puede terminar con su poder. Ahora, para que el desmoronamiento llegue al Kremlin lo más pronto posible y sea el propio Putin quien reclame el alto el fuego y la negociación, no debe cejar Ucrania en su contraofensiva, ni sus aliados en el suministro de armas, el entrenamiento de sus soldados y cuanta ayuda militar y económica haga falta.

Entrevista a Pavel K.BAEV a La Vanguardia (13-09-22): “Serà difícil tractar amb una Rússia derrotada”  (Politòleg de l’Institut de Recerca per a la Pau d’Oslo) … “Les forces russes no tenen capacitat per respondre a l’última ofensiva ucraïnesa

Patrick WINTOUR a elDiario.es (14-09-22): Qué se juega en las próximas semanas en Ucrania y cómo puede afectar a Europa  En vísperas de la reunión de la Asamblea General de la ONU, el escenario ha cambiado ante los avances del Ejército ucraniano para expulsar a las tropas rusas de su país mientras los líderes europeos replantean posiciones

MIJAÏL GORBATXOV

Entrevista a William TAUBMAN a El Confidencial (10-09-22): Habla el biógrafo de Gorbachov: “Él se sintió traicionado por Occidente” … [2] El ganador del premio Pulitzer y autor de ‘Gorbachov. Vida y época’, la biografía definitiva sobre el último líder soviético, conversa con El Confidencial sobre su legado y figura … “Era un hombre muy complejo, y creo que muchos de los comentarios sobre él son demasiado simples” … “Gorbachov había renunciado a tanto para lograr que la Guerra Fría terminara y, a cambio, ¿qué obtuvo? Prácticamente nada”

ELISABET II

Simon SCHAMA a Financial Times (9-09-22): Elizabeth II: an appreciation   [3] The UK’s longest-serving monarch was so much more than a head of state — she was quintessential Britain … It was the deep personal steadiness beneath the bright hats that provided fortitude in everyone else … If the country ever gets over its post-imperial hangover, the Queen’s own example will have had much to do with that welcome metamorphosis … The Queen went on, fulfilling to the very end the promise she made in South Africa in 1947

Obituari de The Economist (8-09-22): Elizabeth II never laid down the heavy weight of the crown    More of our coverage:
• The death of Elizabeth II marks the end of an era
• Britain’s longest-serving ruler strengthened the monarchy
• How Britain has changed since Elizabeth II was crowned in 1953
• Elizabeth II was the longest-reigning monarch in British history
• How does the British monarchy’s line of succession work?
• Film: Queen Elizabeth II’s reign in numbers

Editorial de The Guardian (9-09-22) reproduït a elDiario.es (9-09-22): El fin de una era  Estos serán días de solemnidad. Pero pronto será el momento para debatir el futuro de la monarquía con seriedad, sin descartar nada y, a ser posible, sin el autoengaño hipnótico que tantas veces ha rodeado el tema (…) La futura monarquía. Isabel II deja un espacio que difícilmente se llenará. La monarquía del futuro no será la misma. Hay que reflexionar mucho y con detenimiento sobre la reforma de las finanzas de la monarquía y de la lista civil [el dinero que aporta el Parlamento a la Casa Real], y el Parlamento debe ser consultado adecuadamente y tiene derecho a dar su aprobación final. Lo más inmediato es debatir la coronación, una ceremonia religiosa única entre las monarquías europeas. El rey Carlos III llega al trono a los 73 años y es a la vez el primer universitario y el primer divorciado que reina en los tiempos modernos. Su carácter y sus debilidades son bien conocidos. Puede resultar una figura más transitoria de lo que parecía probable si hubiera llegado al trono a una edad más temprana. Como titular de lo que ahora es esencialmente una jefatura de Estado ceremonial y formal, sería prudente, en esta etapa de su vida y con el país tan frágil en muchos otros aspectos, no verse a sí mismo como un rey reformista o “útil”. Del mismo modo, la preocupación posterior a Diana en algunos sectores sobre si Camilla, duquesa de Cornualles, debería convertirse en reina parece ahora más efímera y forzada. Dejémoslo estar. La monarquía, construida sobre un sistema de privilegios hereditarios, es un anacronismo en la era moderna. Sin embargo, el día del fallecimiento de la reina no es el adecuado para una reflexión polémica sobre el lugar que sigue ocupando la monarquía, si es que lo hace. Eso vendrá, y debería venir, pronto. Por ahora reconozcamos, en medio de la conmoción nacional, en primer lugar, que la difunta reina hizo su trabajo durante tanto tiempo con enorme dedicación y que merecía el respeto y el afecto nacional que está recibiendo en su muerte. Y, en segundo lugar, seamos lo suficientemente sensatos, como nación cambiada y cambiante, para reconocer que la monarquía también cambiará y debe cambiar. Estos serán días de solemnidad. Pero pronto será el momento adecuado para debatir estas cuestiones con seriedad, sin descartar nada y, a ser posible, sin el autoengaño hipnótico que tantas veces ha rodeado el tema.

Ignacio PEYRÓ a El País (9-09-22): Isabel II: un adiós del siglo XX De 1926 a 2022, todo ha cambiado en el Reino Unido: se ha ganado una guerra mundial, se ha perdido un imperio, se ha entrado y salido de la UE y ha habido una década para la contracultura y otra para la revolución conservadora

Eduardo SUÁREZ a infoLibre (14-09-22): Carlos III, un rey anticuado para un país en decadencia  A menudo se menciona aquello que él no tiene y que sí tenía su madre: el carisma, la fotogenia, la empatía con el pueblo llano … Carlos III sólo tendrá éxito si establece una conexión emocional con los británicos, que hoy por hoy lo perciben como un personaje trágico, ridículo, bienintencionado, anticuado, gruñón o poco de fiar

UNIÓ EUROPEA: L’ESTAT DE LA UNIÓ

Ursula von der LAYEN a Le Grand Continent (14-09-22): Construir la Unión en la guerra    [4] El discurso sobre el estado de la Unión pronunciado hoy por Ursula von der Leyen en Estrasburgo reconoce una realidad: el contexto general ha cambiado. La integración europea comenzó en un continente en paz. Debe continuar en un mundo en guerra. Proponemos la primera traducción comentada línea por línea con datos y 10 mapas y gráficos, para entender la articulación de este importante discurso.
Sin la conmoción del 24 de febrero, el discurso sobre el estado de la Unión de 2022 habría sido probablemente un discurso centrado en la evaluación de una «Comisión Geopolítica» en el punto medio de un mandato plagado de crisis. Por el lugar que ocupa Ucrania en el discurso, por el alcance de los anuncios, por la presencia de Olena Zelenska en Estrasburgo junto a Roberta Metsola y Ursula von der Leyen, e incluso por el atuendo amarillo y azul de esta última, este estado de la Unión fue una oportunidad para fijar en piedra lo que se venía perfilando desde el inicio de la agresión rusa: la guerra que libran los ucranianos es una guerra europea. El apoyo a Ucrania no es una dimensión como cualquier otra en este discurso de política general: es lo que lo estructura y guía sus orientaciones.
Un anuncio concentra esta dimensión: mientras la contraofensiva ucraniana muestra avances que podrían constituir un punto de inflexión en la guerra, la Presidenta de la Comisión visitará Kiev el viernes -por tercera vez- para discutir en detalle con Volodímir Zelenski las formas de «garantizar el acceso de Ucrania al mercado único, y viceversa».
Como consecuencia directa de la guerra, el otro tema sobre el que se esperaba con impaciencia a Ursula von der Leyen era el de la energía -el discurso de septiembre siempre es una oportunidad para cristalizar varios anuncios- y, en particular, la independencia energética hacia Rusia, que necesariamente convierte la acción climática de la Unión en una «ecología de guerra». A este respecto, se enumeran varios anuncios, en particular sobre la creación de un banco de hidrógeno, y se da una orientación bastante clara sobre la reforma del mercado de la electricidad: ésta no se justifica tanto por su eficacia como por la urgencia de responder concretamente a una nueva permanencia: siendo la transición ecológica sinónimo de una electrificación masiva de los sistemas energéticos europeos, el acoplamiento del precio de la electricidad con el del gas se convierte en un sinsentido.
El discurso también pretendía ser una oportunidad para que las medidas de emergencia adoptadas tras la invasión de Ucrania -no sólo en el sector energético- formaran parte de la arquitectura política de la Unión.
El panorama está cambiando. La construcción europea había comenzado en un continente en paz. Debe continuar y reinventarse en un mundo en guerra.
Por último, Ursula von der Leyen cierra su intervención con un punto institucional que esperaba fuera un nuevo hilo conductor de su mandato: la juventud como vector de reforma institucional. Este discurso se convierte en la ocasión de un llamamiento directo a integrar la solidaridad generacional en los tratados. Junto con el Parlamento Europeo, Ursula von der Leyen pide el establecimiento de una «convención europea». Esta voluntad de transformación institucional es la consecuencia directa de un discurso marcado por el nuevo contexto bélico en el continente europeo: la construcción europea ha cambiado de naturaleza. Este cambio, columna vertebral de todo el discurso, se resume en la articulación final entre la ampliación de la organización continental y su transformación política: «ya que pensamos seriamente en ampliar nuestra Unión, debemos también pensar seriamente en reformarla».

UNIÓ EUROPEA: LA POLÍTICA MONETÀRIA DEL BCE

Xavier VIVES a El País (9-09-22): El dilema entre Escila y Caribdis  [5] Lagarde ha decidido que es mejor intentar controlar la inflación que ser precavidos frente una posible recesión (…) El dilema del BCE es más agudo que el de la Fed, pues la desaceleración económica ya es evidente y hay más posibilidad de recesión en la eurozona que en los EUA. Los efectos de los cortes de suministro de gas en países como Alemania e Italia pueden iniciar una recesión que se extienda a toda la zona euro. La inflación se ha disparado por una combinación de factores entre los que destacan el incremento de los precios de la energía y alimentos, y desajustes de demanda y oferta originados en la pandemia. En la eurozona las perturbaciones externas de oferta explican dos tercios de la inflación en el periodo 2020-2021. Un tipo de cambio devaluado juega un papel inflacionista y la depreciación del euro debe haber influido en la decisión del BCE. Sin embargo, el euro no se ha apreciado con la decisión de Frankfurt, muy probablemente porque ya estaba anticipada por el mercado. El BCE deja claro que su política monetaria dependerá de los datos y se decidirá en cada reunión, la política de forward guidance (orientación adelantada) se desestima. Mejor que sea así, pues elevar los tipos de interés en una coyuntura que apunta a la recesión puede acelerarla. El BCE ha ido por detrás de la Reserva Federal y otros bancos centrales en normalizar la política monetaria. Un elemento que se ha considerado es el peligro de fragmentación de la eurozona al subir los tipos de interés. En efecto, cuando empiezan a subir la prima de riesgo del bono italiano a 10 años respecto al alemán, se dispara y se acerca al 2,5%. El programa TPI (Transmission Protection Instrument) y las reinversiones selectivas (a favor de la endeudada periferia) de las redenciones de bonos del programa pandémico del BCE aseguran contra la fragmentación. Esto ha permitido la subida de los tipos de interés con una garantía de estabilidad. Esperemos que el BCE la haya acertado, de lo contrario podríamos entrar en un escenario recesivo con inflación persistente, la estanflación, que es un híbrido de Escila y Caribdis.

Carlos SÁNCHEZ a El Confidencial   (11-09-22): Lagarde y la purga de benito: el riesgo de una sobredosis  La subida de tipos parece imparable. Es probable, sin embargo, que el BCE, con su agresividad, esté subestimando factores geopolíticos y sociales que hoy deben tenerse en cuenta para diseñar la política monetària … La política monetaria actúa como un mazo y no como un bisturí, y en ese ejercicio de autoridad se puede llevar por delante mucho tejido sano … No van a tener fácil los gobiernos defender los embargos y la política de contención a Putin cuando es el BCE quien alienta el estancamiento …  Hay que normalizar la política monetaria y salir de un escenario absurdo, como son los tipos negativos, pero tal vez no sea el mejor momento

Ramón MATEO  a Agenda Pública (14-09-22): Atajar la inflación sin provocar dolor   La efectividad de las medidas para mitigar el impacto del alza de precios y de la subida de tipos sobre las familias y las empresas marcará el próximo ciclo electoral (…) No se trata de negar que esta política monetaria contractiva pueda ser imprescindible, o incluso la más efectiva. Pero no se debe ignorar que los efectos de la política monetaria no son neutros: el “dolor” no afecta a todos por igual. Los elevados márgenes que muestran las empresas de diversos sectores dan buena cuenta de que se puede tratar de evitar el “dolor” si hay otro a quien pasárselo. Por otro lado, considerando los avances técnicos que se han producido en el ámbito de la economía y las finanzas, aplicar una política indiscriminada parece poco sofisticado. ¿Alguien se imagina que para financiar los servicios públicos se plantease subir de forma lineal los impuestos a todos los contribuyentes sin distinción? Esto era lo que sucedía tiempo atrás, cuando las limitaciones técnicas hacían que la única vía para recaudar fuese imponer gravámenes iguales a todos los contribuyentes con independencia de su renta. Pero hoy es posible tomar decisiones de política fiscal más complejas, con efectos más precisos y, más importante, decidiendo a quién afectan y cómo lo hacen según sus circunstancias. Como ejemplo práctico de lo anterior, pensemos en un escenario de burbuja inmobiliaria —no tan lejano en el tiempo—, en la que una demanda creciente de vivienda presiona al alza el nivel general de precios, generando inflación. ¿Cómo se debería proceder? ¿Elevando los tipos de interés para encarecer la financiación bancaria y desalentar entre otros a los potenciales inversores de vivienda? ¿O aumentando los impuestos a las transmisiones de patrimonio inmobiliario para disuadir las transacciones especulativas? Ambas medidas tendrán un efecto muy similar sobre el mercado de la vivienda, pero sus consecuencias serán muy diferentes sobre el conjunto de la economía. Lo mismo sería extrapolable a otros ámbitos, como la energía. En último término, se trata de decidir quién se hace cargo del “dolor” que causa la inflación: si las empresas, a costa de sus márgenes; si los trabajadores, a costa de sus salarios; si los consumidores, a costa de su renta disponible; si el Estado, a costa de un mayor endeudamiento; o bien a costa de un esfuerzo compartido de manera equilibrada entre todos los anteriores, articulado a través de una combinación de acuerdos salariales, políticas fiscales y reformas estructurales. Esta última opción es la que se conoce popularmente como un “pacto de rentas”. En España tenemos un ejemplo memorable en los Pactos de La Moncloa firmados en 1977 y que dotaron a la inflación de una estabilidad que fue indispensable para la Transición política.

UNIÓ EUROPEA: EMERGÈNCIA ENERGÈTICA

Nacho ALARCÓN a El Confidencial  (10-09-22): ¿Cómo lidiar con el corte de suministro ruso? Todo lo que necesitas saber de la cumbre energètica clave de la UE  Ahorro de energia … Limitar los ingresos de las energías barates … Limitar el precio de compra del gas … Otras ideas: excepción ibérica, ETS o desacople del gas

Ignacio FARIZA a El País (11-09-22): 10 cartas para mover la política energética europea  El frente de países liderado por España logra un giro inédito tras presionar a la Comisión Europea para conseguir una reforma integral del mercado

Xavier VIVES a La Vanguardia (15-09-22): Energia i inflació: teoria i pràctica  La unió de l’energia a la UE és ara tant necessària com ho va ser la unió bancària el 2012 (…) L’estratègia del Kremlin és que Europa, per evitar un esclat social, pressioni per posar fi a la guerra d’Ucraïna aquest hivern. Rússia ja ha tancat el gasoducte Nord Stream 1 i ara només queda el Turkstream. El gas rus ha passat de representar el 40% del consum europeu l’any passat al 9% actual. Les reserves de gas estan a més del 80%, però el consum dependrà del rigor de l’hivern. Els països europeus prometen protegir els consumidors, Alemanya amb un paquet de 65.000 milions d’euros (que porta el total d’ajudes fins als 95.000 milions d’euros), França amb 64.000 milions d’euros, Itàlia amb 52.000 milions d’euros. Liz Truss, la nova primera ministra conservadora britànica, promet ajuda als consumidors durant dos anys i a les empreses durant sis mesos. El cost del pla dependrà de l’evolució dels preus de l’energia, però hi ha estimacions que apunten fins a 150 milions de lliures. Aquests programes es volen finançar amb una combinació d’exaccions a les empreses energètiques, pujades d’impostos i dèficit, i moderaran la inflació a curt termini però l’augmentaran a mitjà i llarg termini en estimular la demanda. Larry Summers, ex secretari del Tresor dels EUA, ha afirmat recentment, amb la seva característica manca de correcció política, que l’estratègia del Regne Unit en comprometre’s a donar subsidis il·limitats li recordava les polítiques populistes a Sud-amèrica que van donar resultats molt dolents.
Els ministres d’Energia de la UE es van reunir divendres passat i van demanar a la Comissió¬ Europea que concreti les cinc mesures de xoc que havia proposat: un pla d’estalvi d’electricitat, un topall als ingressos de les renovables i nuclears en la producció d’electricitat, un impost a les empreses petrolieres i de gas pels beneficis extraordinaris, un límit al preu del gas que es paga a Rússia, i solu¬cionar els problemes de liquiditat de les empreses que intenten cobrir les oscil·lacions dels preus de l’energia fent servir el mercat de futurs. Serà difícil obtenir el consens imprescindible, però la unió de l’energia és ara tan necessària com ho va ser la unió bancària el 2012.
Les restriccions amb què han d’operar les polítiques públiques en el camp de l’energia són formidables, però no seria sobrer no oblidar els principis en què s’haurien de basar: protegir els febles mantenint els senyals de preus per incentivar l’estalvi energètic, i finançar els programes d’ajuda sense perjudicar l’equilibri macroeconòmic ni els incentius a invertir per tal que sigui possible la transició energètica.

Etienne BEEKET i Dominique FINON a Telos (14-09-22): Les voies d’une réforme radicale du marché européen de l’électricité  (…) Le sens d’une telle réforme du marché reste à préciser face aux différents enjeux associés à la transition du système électrique, à savoir 1) la protection des consommateurs, ménages comme industriels, contre le risque de crise prolongée des prix qui est prioritaire en France, mais beaucoup moins à Berlin et à Bruxelles, 2) le développement efficace des technologies bas carbone, ENR intermittentes (ENRi), éolien et solaire PV, mais aussi nucléaire dans une dizaine d’Etats-membres, 3) le maintien de la sécurité d’approvisionnement mise à mal par la mise à l’arrêt de nombreux moyens de production pilotables (…)

ELECCIONS ITALIANES

Norberto DILMORE a il Mulino (6-09-22): Se vince la destra sovranista   [6] Ipotizziamo che la destra guidata da Meloni prevalga nettamente e arrivi a governare il Paese: quali saranno in questo caso le conseguenze per l’Italia nel contesto europeo e internazionale? … Il corso più probabile seguito da un nuovo governo di destra sarà l’approccio polacco (tra l’altro FdI e il PiS polacco sono nello stesso gruppo parlamentare europeo) … Non è stato facile spostare la Germania su posizioni di solidarietà europea. E la pace armata con i Paesi frugali ha come presupposto che l’Italia mantenga gli impegni presi … «Ci sono, senza dubbio, particolari processi di fronte ai quali si dice con ragione che non è possibile narrarne ancora la storia perché la storia effettiva è ancora in corso; ma si tratta, in tali casi, di un ammonimento a non terminare, come s’usa, con l’immaginazione lotte ancora aperte, e a non trattare come materia storica ciò che è invece materia di vita e di dovere. Che è, se ben si penetri, l’opposto dell’ossequio al fatto bruto». Così scriveva, alla fine degli anni Venti, Benedetto Croce, meditando sul pericolo che corre lo storico che cede alla tentazione della profezia. Questo ammonimento ci è tornato in mente quando abbiamo ricevuto la proposta di Norberto Dilmore (un nom de plume dietro il quale si cela un economista che non può rivelare la sua identità per via della sua professione) di ospitare un contributo scritto provando a immaginare che la destra abbia vinto le elezioni politiche. Leggendolo, ci è parso che l’autore non abbia indossato i panni del (facile) profeta, ma che invece sia riuscito a dipanare con lucidità e passione civile il groviglio delle scelte che un ipotetico governo della destra si troverà ad affrontare. Mai come in questo caso, prendersi una piccola licenza nei confronti della verità – ma non della verosimiglianza – può aiutarci a ragionare sul futuro prossimo e sulla responsabilità che, come elettori, stiamo per prenderci nei confronti delle future generazioni … [L’articolo completo è liberamente scaricabile a questo link.]

Lorenzo CASTELLANI i Giovanna ORSINA a Le Grand Continent (7-09-22): ¿Qué escenarios tras las elecciones políticas italianas?  A más de dos semanas de las elecciones políticas italianas, Giorgia Meloni parece estar ya instalada en el Palacio Chigi, como Presidenta del Consejo de Ministros. Sin embargo, hay demasiados puntos ciegos en los análisis, incluido el papel crucial del Presidente de la República en la composición del gobierno. Para ir más allá de los presupuestos y los factores que se dan por supuestos, es necesario adentrarse en los diferentes escenarios. Un estudio de Orsina y Castellani, investigadores de la LUISS (School of Government)             (…) 1. El resultado con mayor probabilidad es aquel en el que todo el mundo tenga en mente lo siguiente: una mayoría absoluta para el centro-derecha, con Fratelli d’Italia como el partido con más votos y también como el primer partido en general en términos de escaños y de formación de una coalición para gobernar, y Giorgia Meloni como Presidenta del Consejo.
2. El segundo escenario es aquel en el que las divisiones en la coalición ganadora de centro-derecha empiecen a aflorar desde la formación del nuevo gobierno. Puede que, por ejemplo, Salvini y Berlusconi traten de bloquear a Meloni, proponiendo buscar otro nombre para la jefatura del gobierno. En ese momento, la pelota pasaría a Mattarella, quien podría ya sea dejar que Meloni negocie con sus socios de coalición para hacer un trato o encontrar una alternativa para el cargo de Presidente del Consejo al frente de una mayoría de centro-derecha.
3. El tercer escenario implica una victoria ajustada del centro-derecha, con mayoría absoluta, pero de pocos escaños, o sin mayoría en una de las dos cámaras, probablemente el Senado. En este caso, Fratelli d’Italia sería el primer partido de la coalición de centro-derecha en términos de votos, pero no en términos absolutos, ya que el Partido Democrático probablemente estaría a la delantera. En este punto, el Jefe de Estado tendría dos opciones: favorecer la creación de un ejecutivo de centro-derecha, aunque fuera débil, o avanzar de nuevo hacia una gran coalición, con la derecha como núcleo fundacional de la mayoría, pero con los centristas y, probablemente, con el Partido Democrático. En este caso, el primer ministro sería un técnico o una figura super partes. Mattarella se enfrentó a situaciones similares en la legislatura pasada: en la formación del gobierno Conte I, se apoyó en el criterio del partido con más votos (en aquel momento, era el Movimiento 5 Estrellas) porque ninguna coalición tenía mayoría absoluta de escaños; en la creación del gobierno Conte II, en cambio, los números de la mayoría de gobierno eran bastante escasos; con el gobierno Draghi, tuvo que favorecer una mayoría de gobierno de unidad nacional. Obviamente, se trata de un escenario marginal, que hoy parece poco probable, pero que no puede descartarse del todo si consideramos cuan impredecibles son los votantes, la influencia de las decisiones del Jefe de Estado y la debilidad de los partidos. Siempre vale la pena recordar que, en la política italiana, no hay que dar nada por sentado, incluso si todo parece seguro.

ELECCIONS A SUÈCIA

Ignacio MOLINA a Agenda Pública (13-09-22): Apenas cambia nada, però nada serà igual en Suecia  Es el efecto inevitable de que casi todas las fuerzas políticas hayan llegado a la conclusión de que las elecciones ya no se ganan hablando de impuestos o derechos sociales, sino de integración de los extranjeros

Kristian FEIGELSON a Telos (15-09-22): La Suède en quête de modèles    [7] Le vrai problème: l’épuissement des partis traditionels Gouvernant depuis près d’un siècle avec de brèves alternances depuis 1976 en faveur du bloc conservateur, les sociaux-démocrates ont imprégné une culture politique suédoise aujourd’hui marquée par l’alternance à droite. Les élections au Parlement (Riksdag) ont lieu tous les quatre ans pour pourvoir aux 349 sièges de députés ainsi qu’à ceux des 21 régions et 290 communes dans un système très décentralisé. Aux élections du 11 septembre dernier, le bloc de droite a finalement obtenu 49,8% des suffrages contre 48,8% au bloc de gauche, rendant le pays ingouvernable. Déjà en 2018, il avait fallu près de quatre mois pour constituer un gouvernement de gauche autour d’une coalition hétéroclite. Au sein de cette coalition de gauche, les sociaux-démocrates ont obtenu 30,3% des voix, le parti de gauche 6,7%, les Verts 5,1 % et le parti du Centre 6,7%. Mais à l’issu d’un scrutin très serré, le bloc de droite l’emporte sur le fil avec 20,5% pour l’extrême droite des Sverige Démocrates, 19,1 % pour le parti conservateur des Modérés, 5,3% pour celui des Chrétiens Démocrates (KD) et enfin 4,6% pour le parti Libéral. Soit une majorité de 176 sièges pour une coalition de droite très fragile contre 173 sièges pour le bloc de gauche lui-même divisé. Malmené, l’idéal social-démocrate semble aujourd’hui discrédité par les crises successives d’un monde post-industriel en mutation. Si de 1930 à 1980, la Suède fut considérée comme un modèle de développement, prototype d’une société alors moderne vers laquelle tous les regards convergeaient en Europe, elle est aujourd’hui en proie à des crises profondes, bien moins enracinée dans ses propres valeurs qu’autrefois. Ces crises dépassent le simple enjeu politique d’une élection caractérisée par son caractère à la fois morne et provincial où nombre de questions essentielles (l’Europe, l’intégration à l’OTAN…) ont été plutôt éludées au profit de celles de l’immigration et de la crise énergétique qui pointent avec la guerre en Ukraine, elle-même peu abordée. Malgré la montée de l’extrême-droite surfant sur les questions d’immigration, celles de politique de santé, de sécurité ou encore d’éducation sont restées aussi centrales pour la majorité des électeurs. Avec un taux de participation électorale d’environ 85% ces élections traduisent aujourd’hui une crise d’identité plus profonde dans tous les partis traditionnels en perte de vitesse mais devant tous composer avec les Sverige Démocrates devenus aujourd’hui la deuxième force politique du pays alors qu’en 2010 ils ne recueillaient que 5,5%. Tous semblent incapables de proposer un projet innovant à une société marquée aujourd’hui par les effets de la globalisation où l’idéal collectif d’un partage régulé des ressources a été peu à peu rattrapé par la montée des individualismes et d’un consumérisme d’inspiration nord-américain (…)

ESPANYA: EL BLOQUEIG DE LA RENOVACIÓ DEL TC I DEL CGPJ

Ignacio ESCOLAR a elDiario.es (12-09-22): La batalla del PP para ocupar el Tribunal Constitucional   [8] La derecha se atrinchera en los órganos claves de la Justicia saltándose las leyes y usurpando la soberanía popular

Fernando VALLESPÍN a El País (11-09-22): Las democracias también mueren  La cuestión ahora es si ese lío judicial en el que estamos metidos tiene enmienda. Menos aún después del rebote de Lesmes y con todas las energías puestas en la confrontación electoral  (…) Porque el mayor peligro al que nos enfrentamos son las consecuencias de las maniobras que durante estos años han impedido seguir los mandatos constitucionales sobre la renovación de órganos centrales para la salud del sistema, como el CGPJ y el TC. No deja de ser irónico que se incumplan los plazos de renovación de una institución, el poder judicial, tan pendiente de los tractos temporales, no hay proceso no sujeto a plazos, aunque luego las sentencias se dilaten ad infinitum. Como ya sabemos, la interferencia es política, las lógicas de los otros tempos, los del poder, han venido obstruyendo maliciosamente los canales establecidos. En parte, por su mismo empeño por judicializar la política y el vértigo que en consecuencia produce el eventual “descontrol” de esta. Aunque estas estratagemas están presentes a ambos lados del espectro político, coincido con el artículo publicado en estas páginas por Tomás de la Quadra en que la responsabilidad inicial de esta crisis hay que imputársela al PP con su negativa a aceptar las reglas existentes, dilatando la mayoría conservadora en el CGPJ y recurriendo a argumentos que no tuvo en cuenta cuando se aprovechó de su mayoría parlamentaria. De ahí viene todo lo demás, como la propia insistencia del Gobierno en urgir al CGPJ que designe a sus dos magistrados para el TC cuando previamente le había impedido hacer otros nombramientos. La cuestión ahora es si ese lío en el que estamos metido tiene enmienda. Menos aún después del rebote de Lesmes y con todas las energías puestas en la confrontación electoral. Puede que el ser de los políticos se consume en su apetito de poder; el de la democracia es indesligable del respeto a todo un conjunto de reglas y procedimientos. Esta solo sobrevivirá en la medida en que el partidismo se encauce a través suyo. Las democracias también mueren.

CATALUNYA: LA DIADA DEL DESCONTENT …

Francesc TRILLAS a Progrés real/Progreso real (10-09-22): L’incert retorn de l’independentisme al camp base    [9] (…) El pujolisme 2.0, sigui en la seva versió erquiana o en la seva versió postconvergent, sembla centrar-se (més enllà de les qüestions judicials, importants en el curt termini) en la mobilització al voltant de tres idees força, situades uns metres per sota del cim de l’estratègia unilateral: Referèndum vinculant, “Expoli fiscal” i Rigorisme lingüístic. Sens dubte, millor això que tornar a posar la societat al caire del conflicte civil. Però un primer  problema és que el “camp base” també s’ha mogut mentrestant, perquè al món anaven passant coses. Un segon problema és que per a molta gent independentista, ja han anat massa lluny, o massa amunt, i no és realista pensar que puguin tornar al camp base, sinó que prefereixen immolar-se i seguir escalant o volant cap amunt. I un tercer problema, és que per a molta altra gent, la desconfiança cap als independentistes és tan gran, que difícilment podran “eixamplar la base” tornant al campament original. Aquests tres problemes estan interrelacionats. Aquell 80% que recolzava una “consulta” en alguna enquesta, es redueix molt quan a la gent li demanes a triar entre un “referèndum vinculant de secessió” o un referèndum sobre un acord (que és el que preveu l’actual marc legal, que es pot reformar amb molta dificultat). A part de la nefasta experiència del Brexit, dels arguments en contra d’un referèndum divisiu i de la impossibilitat en les democràcies amb Constitució escrita de dur-lo a terme, molts estem cansats del “neverendum”: consulta, plebiscitàries, 1-O… i altres creuen que ja hi ha un mandat democràtic que només s’ha d’”implementar”. El tòpic de l’expoli fiscal torna a sortir, però realment es fa difícil de brandar en una època on tothom ha vist que cal una profunda acció de l’Estat a tots els nivells finançada amb impostos progressius, on inevitablement els territoris (països, regions, continents) rics pagaran més, encara que també es beneficiaran (com els territoris pobres, perquè no és un joc de suma zero) d’un entorn més estable i segur. I el rigorisme lingüístic casa malament amb una Catalunya que, mentre les estelades s’esfilagarsaven, anava evolucionant cap a més diversitat i plurilingüisme, i també cap a un major coneixement de la llengua catalana, compatible amb un ús de diverses llengües (i especialment la més utilitzada a Catalunya, el castellà) en diferents àmbits de la vida, com és cada vegada més normal en les societats multiculturals, on ciutats com Brussel·les o Berlín cada vegada més són anglo-parlants. Faran falta els partits, contràriament al que creu Laura Borràs i contràriament al que creuen alguns “tecnopopulismes”, per resoldre aquestes incerteses. Mentrestant, aquelles formacions polítiques que hagin percebut millor els canvis que s’han produït mentre s’esfilagarsaven les estelades, tenen l’oportunitat d’avançar posicions i oferir certeses en un món ple de disrupcions.

Francesc-Marc ÁLVARO a La Vanguardia (12-09-22): La sínia i la nova pressa  (…) La primera constatació de l’Onze de Setembre de 2022 és clara: deu anys després de la primera gran manifestació del procés, les bases independentistes mantenen una capacitat enorme de mobilització (…) La segona constatació és problemàtica: la divisió estratègica i discursiva del bloc independentista s’ha aguditzat (…) La tercera constatació es deriva d’aquest clima enrarit: una part de la frustració i la impotència del moviment independentista es transforma en un assenyalament de l’hipotètic enemic interior, amb atacs que abans es dedicaven només als partits centralistes (…) La pacífica mobilització anual de la gent que vol un Estat català té una difícil i envitricollada traducció política (més quan no hi ha una estratègia compartida), cosa que reforça la sensació que, després de l’1 d’octubre, l’independentisme camina en cercles, sense anar enlloc (…) Finalment, la cinquena constatació apunta a l’estancament. Pocs mesos abans de les municipals i en un clima de crisi social, l’independentisme dedica totes les seves energies a les batusses internes, i oblida el conjunt de la societat. Així no creixerà.

Antoni PUIGVERD a La Vanguardia (12-09-22): Cartells inquietants  (…) Sigui com sigui, els versos escapçats de Raspall confirmen una certa exasperació ambiental. No s’han assolit els objectius que les organitzacions independentistes havien promès en els anys anteriors als fets d’oc¬tubre del 2017; i n’ha quedat un mal nord. Un neguit aspre. A aquestes alçades de la història de la humanitat, parlar de propietat d’un territori¬ equival a establir jerarquies entre els ciutadans propietaris i uns altres de se¬cundaris. El més greu és que els encarregats d’escollir aquests eslògans institucionals per a la Generalitat no s’hagin adonat de la ve¬rinosa ideologia que transmeten. Hi ha un moment en què l’alcohòlic s’empassa la ginebra com si begués aigua.

Carles CASTRO a La Vanguardia (11-09-22): El procés ha reducido el electorado independentista a los niveles  de 1980  El porcentaje de electores nacionalistas en el 2021 y que ahora apuestan por la independencia supera en solo un punto el de hace cuatro dècades … El voto nacionalista ha retrocedido desde 1980 en la Catalunya interior y se ha estancado en la metropolitana … El independentismo ha perdido casi 12 puntos con respecto a su techo del 2017 y siete frente al 2012, inicio del procés

… I EL GOVERN,  EN RISC?

Lola GARCÍA a La Vanguardia (15-09-22): El Govern penja d’un fil enmig de xocs interns a Junts i amb ERC  Creix la tensió entre els postconvergents partidaris de sortir o no de l’Executiu … La possibilitat de deixar l’Executiu ha posat en alerta nombrosos càrrecs postconvergents … Turull es va entrevistar a final d’agost amb Puigdemont, que va advocar per la ruptura amb Esquerra … Per evitar la crisi, Junts vol que Aragonès assumeixi un full de ruta per a la independència … Els republicans més pròxims a Junqueras albiren un govern d’esquerres, però el president és prudent

Francesc-Marc ÁLVARO a La Vanguardia (15-09-22): Sortir del Govern, no tenir memòria  Sense la voluntat de poder i de govern, el catalanisme hauria estat una passió inútil (…) De les dues metes del catalanisme, la de contribuir a la modernització d’Espanya deixa de tenir sentit després dels governs de Felipe González. El pacte del Majestic entre Pujol i Aznar és el cant del cigne d’aquest recorregut històric. A partir del 2000, amb la majoria absoluta del PP i la recentralització, tot passa per intentar reforçar un autogovern amenaçat. L’Estatut del 2006 és un intent de blindar-lo que provoca la resposta ferotge del Minotaure, per dir-ho com Vicens Vives. El nou independentisme creix a partir d’aquell moment. Però ara, un cop s’ha comprovat que la via unilateral és impracticable i té costos altíssims, els independentistes no es poden permetre el luxe de veure l’autonomia com un obstacle, com deia Quim Torra. De fet, això ho tenen igual de clar els consellers d’ERC com els de Junts, només cal escoltar Jaume Giró.
Amb tot, el partit fundat per Puigdemont i dirigit pel tàndem Borràs-Turull juga frívolament amb la possibilitat de sortir del Govern. No tenen memòria del que significa governar per a qualsevol catalanista¬? Com si estar a l’oposició regalés¬ la recepta màgica per obtenir el momentum que l’octubre del 2017 no va poder ser.

PROJECTES I PROGRAMES POLÍTICS 

Branko MILANOVIC a Letras Libres (8-09-22): Un programa para la paleoizquierda   [10] La paleoizquierda está en contra de la denigración constante del crecimiento porque sabe que para una persona corriente la mejora de las condiciones materiales de vida significa poder entrar al “reino de la libertad” (…) El programa de la paleoizquierda, en mi opinión, tiene cuatro pilares fundamentales: está a favor del crecimiento, de la igualdad, de la libertad de expresión y de asociación, y de la igualdad internacional. Permítanme explicar cada uno de esos pilares. Estar a favor del crecimiento significa que la paleoizquierda reconoce que los ingresos y la riqueza son condiciones indispensables para la autorrealización y la libertad humanas. No podemos alcanzar nuestro potencial, ni disfrutar de otras actividades no pecuniarias a menos que tengamos suficientes ingresos para no preocuparnos de si vamos a poder comer o dónde vamos a dormir la noche siguiente. La paleoizquierda está en contra de la denigración constante del crecimiento porque sabe que para una persona corriente la mejora de las condiciones materiales de vida significa poder entrar al “reino de la libertad”: no queremos hogares donde las madres tengan que lavar la ropa en el arroyo cercano o en la bañera; queremos hogares con lavadoras. (Por supuesto, para la gente que ya tiene lavadoras esto puede parecer una demanda trivial. Pero para la mitad del mundo que no tiene no es trivial en absoluto.)
El crecimiento como tal, sin tener en cuenta quién se beneficia de él, no es éticamente aceptable ni políticamente sostenible. Ahí es donde entra el segundo pilar: la igualdad económica. El crecimiento no puede ser ciego, ni puede ser tal que la mayor parte del mismo, como en EEUU en el periodo 1986-2007 (véase el gráfico de abajo) beneficie a los ricos. Debe ser favorable a los pobres, lo que significa que los ingresos de los grupos más bajos deben aumentar, en términos porcentuales, al menos tanto como los ingresos de los grupos más ricos. ¿Cómo conseguirlo? No solo mediante impuestos directos o indirectos sobre las actividades y los bienes que consumen los ricos (este último es un ámbito que, en mi opinión, está infrautilizado). Puede lograrse mediante impuestos elevados sobre las herencias que garanticen una posición de partida razonablemente igual, independientemente de la riqueza de los padres, mediante una educación y una sanidad públicas casi gratuitas o totalmente gratuitas, y mediante un apoyo especial a los jóvenes cuando entran en el mercado laboral. Los jóvenes son ahora, en las sociedades occidentales desarrolladas, un grupo que necesita tanto apoyo como el que consiguieron en los sesenta y setenta quienes hoy son mayores. La reducción de las desigualdades de renta y de riqueza es a la vez un objetivo en sí mismo y un instrumento para lograr algo más: la igualdad política relativa. Esa igualdad se ve socavada en las sociedades avanzadas actuales no, como se afirma, por un “populismo” mal definido, sino por un peligro muy opuesto: el de la plutocracia. El hecho de que los ricos financien las campañas, paguen a los políticos (lo que no es más que una forma más sutil de soborno) y controlen la mayor parte de los medios de comunicación hace que la igualdad política sea una burla.
La paleoizquierda debería, en mi opinión, evitar esos términos que el discurso neoliberal ha capturado y convertido en algo sin sentido, como “democracia”. Tenemos que reconocer que el término “democracia” ha sido secuestrado por la plutocracia neoliberal de la misma manera que el término “pueblo” fue secuestrado por las autoridades comunistas en Europa del Este. Ambos términos se utilizan para encubrir la realidad.
En cambio, la paleoizquierda debería centrarse en algo mucho más real y medible: la igualdad política aproximada. Esto último implica la financiación pública de las campañas políticas, la limitación (o prohibición) del control de los medios de comunicación de masas por parte de los ricos (nada de que The Washington Post sea propiedad de Jeff Bezos), y la participación igualitaria en el proceso electoral, lo que a su vez significa facilitar la participación en las elecciones a la gente trabajadora. Las elecciones actuales en los EEUU se programan intencionadamente un día laborable, y no es una sorpresa ni un anuncio de la “democracia” que incluso en las elecciones más importantes la mitad del electorado simplemente no participe.
La paleoizquierda también reconoce que las libertades de expresión y asociación carecen en gran medida de sentido mientras no exista una igualdad política aproximada. Los individuos pueden pasar horas y días discutiendo en Twitter, pero su influencia política será nula en comparación con la de think-tanks bien pagados y organizados y otras instituciones cuyo objetivo es influir directamente en la política. Es en ese ámbito donde el uso vago del término “democracia” oculta en realidad una gran desigualdad en el acceso al poder político.
El último punto es el internacionalismo. Este es, por supuesto, un viejo eslogan de la izquierda, y no debería verse como algo que se añade al resto de las cuestiones nacionales. Es una parte constitutiva del programa general. La paleoizquierda acepta que diferentes países y culturas pueden tener diferentes formas de elegir a sus gobiernos o de definir la legitimidad política. La paleoizquierda no es ideológicamente hegemónica. La paleoizquierda puede creer (y debe creer) que su propio enfoque es el mejor, y tiene derecho a defenderlo, pero el argumento debe ser siempre en el plano de las ideas, debe evitar las burdas injerencias en los asuntos internos de otros países y, obviamente, nunca debe utilizar la violencia. La paleoizquierda debe deshacerse de la nociva idea de un “orden mundial liberal” que, o bien carece de sentido (ya que cambia según lo que convenga políticamente a sus defensores), o bien es una invitación directa a hacer guerras. Lo sustituye por el respeto del derecho internacional definido por las Naciones Unidas, y por otras instituciones que incluyen a todos los pueblos. El proselitismo de la paleoizquierda se hace solo por medios no violentos, y con respeto a otras culturas y Estados, y sin coacción de ningún tipo.
Hay muchas otras cuestiones que no pueden ser cubiertas directamente por estas simples reglas. Tienen que ver con la migración, la igualdad de género y de raza, las relaciones entre la Iglesia y el Estado, etc., pero creo que pueden deducirse con relativa facilidad a partir de estos cuatro principios generales.

Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (13-09-12): Los conservadores anglosajones, PP y Vox: lo que está pasando en la derecha Los movimientos en el entorno conservador comienzan a ser muy significativos. España, que antes era la continuación de la normalidad europea, es cada vez más una excepción … Meloni o Vox se han declarado decididamente proatlantistas, y si bien no abogan por la salida de la UE, son poco amistosos con ella …  “Bajar impuestos y deuda, reducir el tamaño de las administraciones públicas, impulsar el PIB y controlar la inmigración suena bien” … Es el síntoma de que la derecha del norte comienza a ver la UE como una mala idea, o al menos como una que ya no le resulta provechosa

JAVIER MARÍAS

Jordi GRACIA a El País (12-09-22): La estètica de la incertidumbre El autor casi nunca olvidó que la novela era el espacio de la improvisación teledirigida, el lugar de la experimentación que conduce a veces a contradecirse a uno mismo

Ramón GONZÁLEZ FÉRRIZ a El Confidencial (13-09-22): Javier Marías y su tiempo: no veremos otra generación de intelectuales españoles así   Fue la primera nítidamente moderna, que interiorizó lo que significaba formar parte de una cultura democrática en un país próspero. Y, al mismo tiempo, fue la última en tener un éxito arrollador … Su posición frente a las disputas políticas siempre fue de carácter moral, como si estas trataran solamente de distinguir el bien del mal (…) Javier Marías ocupará un espacio enorme dentro de un ámbito cada vez más pequeño: el de la cultura literaria española. También será un recordatorio de lo rara que ha sido la cultura española del último medio siglo: ese periodo de tiempo en el que fue libre, pujante, próspera, democrática, cosmopolita y estuvo dominada por una izquierda moderada, que al mismo tiempo podía identificarse nítidamente con un bando, pero cuyos lectores toleraban casi cualquier diferencia política. Marías ha sido un caso único y al mismo tiempo representativo, un escritor de rasgos clásicos que contribuyó a modernizar nuestra cultura y nuestro país. Es dudoso que se repita una figura así.

Carlos MÁRMOL a Crónica Global (13-09-22):  Luto por ‘Xavier I’ en el Reino de Redonda  La muerte de Javier Marías, el más ‘british’ de los novelistas españoles, puente entre la Generación de Posguerra y la ‘Nueva Narrativa’, deja al mundo de la letras castellanas sin su gran referente (…) El sustrato de su estilo podría resumirse así: ya que nunca se puede contar la totalidad de la realidad, porque ésta es infinita, ambigua, y se manifiesta en un sinfín de detalles, la ficción debe optar por una determinada versión, pero sin anular otras posibles alternativas, cuya validez no depende tanto de su rigor como de la naturaleza autorreferencial de la fábula. Su narrador, de largo aliento y periodo extenso, no es el Funes de Borges, que retenía todo lo que veía, oía y sentía, sino un testigo que hace de la duda y la vacilación su verdad, no siempre sancionada por los hechos. De Marías se han elogiado los soberbios arranques de novelas –“No he querido saber, pero he sabido…”– y la forma de titular sus ficciones (a partir de versos de Shakespeare), pero no siempre se repara en lo que esta mirada indecisa significó para una literatura que veía a los escritores latinoamericanos –García Márquez y Onetti se inspiraron en Faulkner; Vargas Llosa, en Flaubert– seducir a millones de lectores usando su mismo idioma, pero adaptando a sus espacios culturales modelos narrativos importados. Marías supone, en el contexto de la literatura española contemporánea, la superación de esta situación (temporal) de dependencia con respecto a la América Hispana, demostrando que al final del túnel había una luz poderosa. Se podía escribir literatura de alta calidad, competir con los grandes autores internacionales  –como el británico Martin Amis– y vender millones de ejemplares. Jugar en primera división (…)

José Carlos LLOP a The Objective (1-05-21): El otro Marías, el mismo   [11] «Pero después de aquello y su escala, más ligera y abierta a otros lectores, en Los enamoramientos, han llegado tres novelas –Así empieza lo malo, Berta Isla y Tomás Nevinson– de una calidad literaria excepcional y es difícil hablar de excepción en la calidad, refiriéndose a Marías»  … A principios de siglo –llevamos ya más de un quinto gastado y eso nos permite emplear la expresión– me pidieron una lista de cinco libros europeos, los mejores del XXI, para el suplemento cultural de ABC. Recuerdo que cité Estambul, de Pamuk y El puerto de los aromas, de Lanchester. De los otros tres, ahora sólo recuerdo uno cuya inclusión me alegró especialmente. Digamos que había cierto orgullo de lector detrás de esa alegría. Era Tu rostro mañana, de Javier Marías, novela de novelas que comenzaron a finales del siglo XX, pero éste sólo era un detalle formal. Lo maravilloso de aquel libro lo hacía intemporal y tanto podía estar en el XX como en el XXI: aquí lo puse. Me pregunté, supongo que como otros lectores suyos, qué pasaría después de aquel monumental tour de force. Marías había dicho en alguna entrevista que en ese momento no creía que pudiera escribir una nueva novela, que Tu rostro mañana quizá había agotado –decía en aquella entrevista– esa posibilidad. Algo así decía y agradecí que no añadiera que la novela estaba muerta o que iba a desaparecer de nuestras vidas, o que todo estaba dicho y ya no había nada que decir en el mundo después de lo dicho por uno. Una práctica irritante y extendida que algunos autores ejercen con el cinismo de Après moi le déluge, y encima creyendo que afirman algo nuevo y visionario (a la siguiente novela –que sí escriben– repiten sus premoniciones). Tampoco creí, sin embargo, aquella frase que parecía fruto del natural cansancio que ha de producir haber escrito un novelón de casi mil cuatrocientas páginas. Lo que debe de quedar en una situación así son las ganas de salir de casa y no parar hasta llegar a Shangri-La y conocer a Kublai Khan y sus paraísos artificiales, sin pasar por Coleridge. Pero después de aquello y su escala, más ligera y abierta a otros lectores, en Los enamoramientos, han llegado tres novelas –Así empieza lo maloBerta Isla y Tomás Nevinson– de una calidad literaria excepcional y es difícil hablar de excepción en la calidad, refiriéndose a Marías. Son tres novelas cuyo enclave en el tiempo –el último cuarto de siglo del XX– nos avisa no de un ‘adiós a todo eso’ o de un ‘adiós al siglo XX’, sino de un ‘recuerda todo eso’, porque todo eso pasó y fue y nos hizo también como somos ahora. De la Transición al terrorismo que no acaba o la actuación de los servicios secretos, latente y sutil homenaje a John Le Carré. Y lo que nos dio Así empieza lo malo y Berta Isla, se perfecciona –y el verbo no es del todo preciso porque ambas eran excelentes– en Tomás Nevinson. La otra tarde volví a ver por enésima vez El Padrino. En su primera parte Clemenza le justifica a Michael Corleone el hipotético asesinato de Hitler en el Münich de antes de la guerra como un mal necesario que habría evitado otros peores. Pensé en Marías padre y su amor por el cine y en cómo ese argumento de Clemenza también se desarrolla en Tomás Nevinson a través de otras dos frases, una de un dietario alemán de la época y otra de una película de Fritz Lang. A partir de aquí, de esa posibilidad –matar a una mujer para impedir un mal espantoso y desconocido que aletea en un horizonte muy cercano–, Nevinson ha de elegir entre tres fotografías, tres vidas, tres pasados que nada tienen que ver con el presente y asesinar a la elegida, una posible ‘durmiente’. No contaré más. Pero la trama que se desarrolla alrededor de ese eje es fascinante y es imposible abandonarla. Hay en ella intriga, misterio, humor, acción, meditación marca de la casa y algo que se celebra página tras página: el placer de narrar, el placer de contar y en él la huella de Dickens le da a la novela un aire distinto que dejan la de Shakespeare y Conrad no a un lado, pero sí más camuflada. Digo Dickens y hay varios personajes que son divertidamente dickensianos como hay un equilibrio entre el pensamiento circular e insistente del novelista Marías y el desarrollo de la acción. El papel –escaso pero de una cálida intensidad– de Berta, la mujer de Nevinson, como el retrato de María Viana –una de esas tres mujeres de la que quieres más–, o la ansiedad extrema que causa la escena del cuarto de baño, o las risas que provocan algunos personajes menores –maridos, cronista, camello…–, más la complejidad de Tom Nevinson, son absolutamente magistrales. Si tras cerrar Tu rostro mañana enmudecimos, al acabar Tomás Nevinson, la pregunta es: ¿y ahora? De momento a mí me gustaría estar en la piel de alguien que todavía no haya leído la última novela de Javier Marías y le esté esperando en una librería. Menudo festín le aguarda.

JEAN-LUC GODARD

Sophie GRASSIN a L’Obs (13-09-22): Jean-Luc Godard, le Platon du cinéma  Le réalisateur le plus célèbre du monde, à la notoriété inversement proportionnelle aux chiffres de ses box-offices, est mort à l’âge de 91 ans. Créateur prolifique, activiste de la Nouvelle Vague, il fut autant aimé pour sa vision émancipatrice du cinéma que détesté par ceux qui n’y comprenaient rien … « La photographie, c’est la vérité, et le cinéma, c’est vingt-quatre fois la vérité par seconde. » … « Dans la salle de cinéma, on lève la tête. Quand on regarde la télévision, on la baisse. » … « Son œuvre est un torrent d’idées, d’inventions, de liberté, de puissance émancipatrice, de dévouement idéaliste, d’exigence, de mélancolie, d’amour fou pour l’intelligence ».

JOAN MANUEL SERRAT

Gabriel JARABA a política&prosa nº 47 (setembre 2022): L’unicorn blanc que tardava massa a arribar    [12] (…) Un bon dia, Salvador Escamilla es va trobar a les mans una joia inesperada. Un jove estudiant de peritatge agrònom a la universitat laboral de Tarragona que per origen i formació poc tenia a veure amb els membres dels Jutges, tot i que en formava part. Cara de bon nen i veu tremolosa, cançons romàntiques però contingudes i qualitat poètica. El locutor, un home d’orígens modestos com ell, el va clissar a la primera: allà tenia l’unicorn blanc que li calia, i es deia Joan Manuel Serrat Teresa, veí del carrer Poeta Cabanyes del Poble-sec.
No va tornar a ser res igual, a la nova cançó. De sobte, totes les peces encaixaven. Això ja eren «cançons d’ara», cançons «normals», sorgides no de cap estudi de compositors d’encàrrec ni de firmes discogràfiques; responien als valors d’autenticitat, espontaneïtat, naturalitat que, amb un altre estil i orientació, celebraven l’alegria de viure com ho feien els Beatles. Els àlbums de discos EP de les adolescents van respondre: hi havia una gran diferència entre tenir els discos de Serrat o ignorar-los, i els discos els tenien no, o no només, perquè fossin en català, sinó perquè eren refotudament bons” (…)

LLIBRES

Juan Gabriel VÁSQUEZ a El País (15-09-22): Vencer el miedo  Leer las notas sobre libros de Gabriel Ferrater era como frecuentar un amigo que es al mismo tiempo buen lector y buen conversador, y que se los toma con la seriedad de los que saben que en esto de la literatura les va la vida (…) El libro de Amat es una indagación en el mito de Ferrater, y al mismo tiempo lo desbarata y lo vuelve a armar. Aquí está la importancia de las mujeres en su vida, que eran, con la literatura, la otra fuerza que le permitía seguir vivo. Aquí está ese lector que lo tiene todo en la cabeza y que es incapaz de leer de manera convencional, siempre entrando en los grandes libros por puertas impredecibles, siempre sacando de ellos algo inesperado. Aquí está el retrato de una generación, de una clase y de una ciudad que moldearon la cultura de su momento, incluida, por vías impredecibles, la latinoamericana. Y aquí he encontrado, en fin, la construcción o la anatomía del poeta extraordinario cuyas Mujeres y días leí yo —en la edición bilingüe de Seix-Barral, publicada ahora hace 20 años— con la sensación de que mucho me habría servido leerlo años antes, en momentos más difíciles. En eso también es fantástico Amat: en trazar las formas en que la literatura era para Ferrater un refugio y un rescate y una manera de sobrevivir, como lo fue para mí desde mi llegada a Barcelona en 1999. Leer esta vida contada e interpretada y escrutada me ha recordado esos años de traducciones e informes de lectura, cuando intentaba encontrar mi lugar en esa ciudad de la que me fui hace ya diez años, pero de la cual, en muchos sentidos, no me he ido nunca.

Kiko LLANERAS. Piensa claro. Ocho reglas para descifrar el mundo y tener éxito en la era de los datos. Debate. Barcelona, 2022.  El mundo es un lugar complejo, y los datos nos ayudan a entenderlo. Los datos nos rodean. Se han convertido en un activo esencial, pero no solo para las empresas que se dedican a sacarles provecho, sino también para cualquier gobierno, institución o persona que quiera tomar mejores decisiones. Tanto si queremos escoger la escuela de nuestros hijos, como estudiar las ballenas, hacer fichajes de futbolistas o entender los grandes acontecimientos sociales y políticos, hoy es fundamental descifrar lo que nos dicen los números. Casi nada en nuestra vida vida quedará fuera. Cualquier cosa que nos interese, preocupe o seduzca puede beneficiarse de una mirada cuantitativa que resulta enormemente reveladora, valiosa y a menudo contraintuitiva. En el mar de opiniones alrededor de toda noticia que genere debate, sobresale la voz de Kiko Llaneras, que lleva años dedicado a ordenar, interpretar y explicar los datos con sensatez, con la mente abierta y con la mayor objetividad posible. En este libro generoso y deliciosamente útil, nos revela los trucos que le permiten analizar los datos de manera deslumbrante. En su lista de consejos hay atajos prácticos y advertencias contra trampas. Nos enseña a desconfiar de nuestra intuición, a eludir errores frecuentes y a hacer predicciones fiables, al tiempo que nos relata un sinfín de casos elocuentes y curiosos. ¿Por qué sabíamos que las vacunas funcionarían contra la covid? ¿Qué provocó la catástrofe de Chernóbil? ¿Por qué Barack Obama dormía tan tranquilo? ¿Qué prejuicio ridículo frustró el fichaje de Marc Gasol? ¿Cuál es el secreto de un superpronosticador? ¿Por qué tantos futbolistas nacen en enero?