FOCUS PRESS 165

Dels grans temes globals tranversals destaca en primer lloc aquesta setmana la mobilització contra la violència masclista: Cristina Monge [1] alerta de les conseqüències antidemocràtiques de l’amnèsia i l’apatia social davant del negacionisme de la ultradreta.

La lluita contra el canvi climàtic es un altre d’aquests grans temes, al que el número de novembre de política&prosa dedica el seu dossier mensual: “El temps s’acaba”. És remarcable  el contrast entre l’activisme de les noves generacions, l’escepticisme d’una part de l’opinió pública i la lentitud de les respostes institucionals (Pol Bargués-Pedreny). Els reiterats advertiments dels científics sobre la necessitat d’accions globals potents en el curt termini topen amb l’obstruccionisme de l’Administració Trump i  la dificultat objetiva de Xina de canviar el seu model productiu (Mario Esteban/Lara Lázaro). En aquest context, Europa -segons Javier Solana– té l’oportunitat de convertir-se en un model de transició energètica. Un model que ha de tenir les ciutats com a agents decisius  (Julio Lumbreras i Carlos Mataix) [2].

L’estat de la democràcia al món ha estat avaluat per Institute for Democracy and Electoral Assistance, amb conclusions preocupants que destaquen un estancament de la seva expansió i retrocessos tant en les democràcies joves com en les més antigues: la proporció de demòcracies d’alta qualitat disminueix davant dels reptes que plantegen els populismes. L’onada de revoltes ciutadanes arreu del món és a la vegada símptoma i reacció davant d’aquesta devaluació democràtica (Sara Daniel, Jorge Galindo). La relegitimació de les institucions democràtiques requereix que aquestes siguin capaces d’afrontar amb eficàcia els problemes, segons Daniel Innerarity.

El risc que la desacceleració econòmica acabi en un període llarg de “japonització” de l’economia global, obliga -en opinió de Raymond Torres– a acompanyar una política monetària pràcticament esgotada amb una política fiscal vigorosa i, en el mig i llarg termini, a la transformació estructural per adaptarse a la revolució tecnològica i al canvi climàtic. Per la seva banda, Nouriel Roubini adverteix  de la persistència de riscos fonamentals en el sector financer. També és destacable la reflexió de Jesús Fernández-Villaverde [3] sobre les conseqüències socials, econòmiques i ambientals de la transició demogràfica durant el segle XXI, iniciada amb el “pic de naixements” assolit el 2017.

Als Estats Units, les compareixences públiques al Congrés en el procediment d’impeachment contra Donald Trump han confirmat, per si encara fes falta, la vilesa del president, però les expectatives que el veredicte polític negatiu acabin en una destitució  són pràcticament nul·les (Amanda Mars, Ian Buruma, Aníbal Pérez-Liñán). Però els efectes en la política interna són devastadors, si es considera que el Partit Republicà ha abandonat els principis fonamentals de la democràcia nordamericana (Paul Krugman). Com també és nefasta la seva repercussió en la reputació internacional dels Estats Units (Carl Bildt), ja prou deteriorada per l’orientació nacionalista,  proteccionista i unilateralista de la política exterior (Emilio Menéndez del Valle, Fareed Zakaria).

Mentre en el camp demòcrata, es confirma la presentació de Michael Bloomberg (Sandro Pozzi) a les primàries, tot un símptoma dels dubtes sobre la capacitat demòcrata d’afrontar les presidencials amb garanties de derrotar Trump (Michel Tomasky, Timothy Egan).

La publicació dels cables secrets de la gran repressió xinesa contra la minoria musulmana confirma la naturalesa totalitària del règim xinès (Jorge Marirrodriga) que utilitza els avenços tecnològics per controlar millor la població (Lluís Bassets). Aquesta evidència planteja la incòmoda pregunta de què farien les democràcies liberals davant una possible repressió molt més contundent de les protestes a Hong Kong (Jordi Quero) [4].

A l’Amèrica Llatina, a les situacions conflictives  de Brasil (entrevista a Lula da Silva), de Bolívia (José Antonio Rojo, Ramon Aymerich) i Xile (Manuel Castells), s’hi afegeix ara Colòmbia, on emergeix el malestar social tapat fins ara pels llargs anys de violència (Jorge Galindo, Erika María Rodríguez Pinzón). El més inquietant és que en tots aquests esdeveniments retorna el fantasma de la intervenció militar en la vida política de les fràgils democràcies llatinoamericanes (Rut Diamint) [5].

A les portes de l’inici del mandat de la nova Comissió Europea , ratificada per una àmplia majoria parlamentària (Nacho Alarcón), s’auguren temps més difícils deguts a la ralentització econòmica i a les turbulències polítiques en molts països de la Unió: es beslluma un túnel al final de la llum, en paraules Andrea Rizzi  [6]. Està per veure si hi haurà la capacitat política necessària per acordar i aplicar un pla d’estímul per reactivar l’economia europea (Antonio Maqueda). Amb la incògnita de si l’audàcia dels plantejaments d’Emmanuel Macron sobre l’estratègia futura de la Unió (Andrés Ortega, Pascal Boniface, Ernst Stetter) i sobre noves ampliacions (Romain Su) es convertirà en un lideratge europeu efectiu (panel de Política Exterior). Sobre les expectatives i les possibilitats d’una política exterior europea més estratègica, veure l’anàlisi de Kilian Wirthwein Vega a Agenda Pública.

Per l’equilibri polític de la Unió és fonamental l’orientació que prengui el Partit Popular Europeu, que, per primer cop, amb Donald Tusk tindrà un president de l’est europeu (Jaume Masdeu),   disposat a recuperar l’essència demòcratacristiana per plantar cara a les democràcies autoritàries (Nacho Alarcón).

En el fons es tracta de com afrontar l’auge de l’ultradreta, pel que és necessari afinar el diagnòstic, com proposa Beatriz Acha que troba en l’èmfasi en el missatge anti-immigració el denominador comú que identifica els diversos grups europeus que la composen. Miguel Otero, analitzant els casos de l’AFD i Vox, enumera cinc factors explicatius d’aquest auge:  la desigualtat, la xenofòbia, les incerteses associades a la revolució digital i a la sostenibilitat dels estats del benestar i la crisi de legitimitat d ela democràcia representativa. Sobre el cas específic de Vox, veure les opinions de Juan José López Burniol, Fernando Vallespín i Alejandro Lillo, així com la qüestió més concreta de si ha de formar part de la Mesa del Congrés (Marcos Lema). Desperta interès el moviment de les “sardine” a Itàlia , nascut espontàniament com a protesta contra l’extrema dreta de Matteo Salvini (Nicola Pedrazzi, Daniel Verdú).

El següent pas sobre el Brexit (Aleksandar Kocic) està pendent de l’elecció general del 12 de desembre al Regne Unit. Les enquestes (Poll of Polls de Politico, Kiko Llaneras)  pronostiquen una victòria clara dels conservadors enfront d’un Partit Laborista que es presenta amb el programa més a l’esquerra des de fa dècades (Rafa de Miguel, comparació dels manifestos electorals a Politico). David Runciman [7] analitza els escenaris polítics possibles després de les eleccions: Johnson equival a Brexit, Corbyn a dos nous referèndums. Per entendre la gravetat de les conseqüències del Brexit és força instructiu l’article de Nacho Alarcón sobre el seu impacte a l’Ulster.

Noves aportacions per interpretar el comportament electoral de les generals del 10-N i les conseqüències del resultat. Oriol Bartomeus [8] explica com l’agenda política vigent durant el període electoral és determinant pel resultat, en aquest cas amb la sentència del TC i les reaccions provocades (com confirma el baròmetre del CIS de novembre) que han possibilitat la pujada electoral de Vox. Carlos Fernández Esquer i José Rama consideren que el sistema electoral vigent no ha estat obstacle per a que els canvis socials i polítics s’hagin vist reflectits en el Parlament que, en conseqüència,  és més plural i fragmentat.  Javier Martínez Cantó analitza el poder de negociació dels diferents partits després de les eleccions de l’abril i del novembre.

Un cop efectuat el ritual de la consulta a les bases dels partits determinants per a la investidura (Kepa Aulestia, Alex Grijelmo), s’entra en la fase decisiva de les negociacions (Enric Juliana, Guillem Martínez, Lola García) en la que és central el paper d’ERC (Pere Aragonés, Joan Esculies). Les desconfiances recíproques acumulades entre socialistes i republicans (Javier Pérez Royo) no faciliten aparentment un avenç ràpid cap a l’acord (Lola García, Juanma Romero). Però un allargament excessiu de la indefinició i la incertesa farà  més fortes les pressions en contra, tant a Madrid (Joan Tapia, Juan Luis Cebrián, Eduardo Madina,  José Antonio Zarzalejos, La carta a los españoles de Nicolás Redondo Terreros i altres) com a Catalunya (José Antonio Sorolla, Jordi Mercader, Albert Sáez),  a la vegada que  creixerà el risc d’un accident de recorregut que frustri la investidura (Enric Juliana) … quan ja comença a especular-se sobre la hipòtesi d’unes terceres eleccions (Teodoro León Gross, Carlos Elordi).

En l’altre plat de la balança s’acumulen arguments favorables a un govern PSOE-UP (Cristina Monge, Josep Oliver, Joan Tapia, Josep Ramoneda, Máriam Martínez-Bascuñán [9]) i a l’abstenció republicana que el faci possible sobre la base d’unes condicions raonables (Andreu Mas-Colell [10],  Paola Lo Cascio, Lluís Mauri, Fèlix Riera, Josep Maria Ruiz Simon).

Tota una altra qüestió són les perspectives d’estabilitat d’una legislatura sustentada sobre bases massa fràgils (Manel Manchón, Guillem López Casasnovas), que dificulti des de l’aprovació dels pressupostos (Pablo Simón) als acords transversals sobre grans reformes (Xavier Vidal-Folch), com la de les pensions (Josep Oliver). Tot plegat en un escenari de possible “japonització” de l’economia espanyola i europea (Carlos Sánchez) [11].

Fora de l’actualitat immediata, té interès l’enquesta del CEO sobre la percepció del debat territorial a Espanya que permet conclusions relativament optimistes sobre el diàleg en abstracte. Tot un altre tema és si hi ha un consens bàsic sobre el contingut i els límits d’aquest diàleg.

La perspectiva d’unes futures eleccions al Parlament de Catalunya també condiciona -i de quina manera- l’actualitat política. Carles Castro i Laura Aragó han fet l’exercici d’extrapolar els resultats electorals de les generals i les europees i conclouen que la pugna entre ERC i JxC està oberta. Una conclusió ratificada per l’enquesta de NC Report/La Razón (18-22-/11/19) que pronostica una victòria mínima d’ERC (32 escons) sobre JxC (31), un fort retrocés de Ciutadans (17) en benefici de PSC (24),   PP (12) i Vox (3), mentre que els Comuns guanyariem un diputat (9) i la CUP 3 (7).

Mentre va perdent força la protesta per la sentència del Suprem (Antón Costas), abans de les eleccions tant ERC com JxC han de decidir sobre els seus lideratges electorals (Josep Martí Blanch); ERC sobre un possible gir estratègic que trenqui la política de blocs (Francesc-Marc Álvaro); el PDECat sobre si es desmarca de l’aventurerisme de Puigdemont (Antoni Puigverd, Xavier Bru de Sala,  Pilar Bonet). Al temps que s’ha de verificar si quallen nous projectes polítics que volen aprofitar el buit deixat per CDC, UDC i Ciutadans (Jordi Juan, Astrid Barrio). Mentre, el PSC es vol fer fort com a facilitador de l’entesa i el diàleg (Miquel Iceta, Jordi Mercader), a les portes del seu 14è congrés, que ha estat notícia sobre dues polèmiques sense massa recorregut sobre la política lingüística (Jordi Gracia, Carina Farreres) i la concepció de Catalunya com a nació (Neus Tomàs, Anabel Díez, Carlos Sánchez).

En el capítol de fets i propostes orientades a millorar -o com a mínim a no empitjorar- la situació de Catalunya, s’ha de valorar la sentència del Tribunal Constitucional sobre el Codi Civil català (Pablo Salvador Coderch), malgrat els estirabots del magistrat Andrés Ollero (editorial de La Vanguardia). També mereix atenció el debat celebrat al Círculo de Bellas Artes de Madrid amb el lema Ideas para Catalunya (Ángeles González-Sinde). I l’article de José María Ruiz Soroa [12], una aproximació pragmàtica a les condicions del diàleg.

El món de demà segueix fent aportacions útils als temes importants de l’agenda del futur, aquesta vegada amb un dossier sobre les ciutats intel·ligents, amb articles de Marta Galceran, Jordi Marín Puigpelat, Óscar Chamat [13] i Maria Sisternas.

La publicació en castellà de Capital e ideología de Thomas Piketty ha propiciat el debat sobre l’obra, veure les opinions divergents de Joaquín Estefanía i Carlos Rodríguez Braun. En una llarga entrevista a El País [14], Piketty exposa la seva idea de socialisme participatiu.

Per tancar aquesta Focus Press proposem la lectura d’un article de Raimon Obiols  [15] a política& prosa,  on evoca l’experiència de tres “homes sense ombra” -sense nació, trasterrats i irreductibles a “l’enquadrament en les categories reconegudes”- , amb especial referència a Max Aub i a La gallina ciega, el diari on narra la seva vinguda  a l’Espanya de 1969.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Cristina MONGE, “Sociedades amnésicas y apáticas, mujeres asesinadas” a infoLibre (25-11-19)

(…) “La extrema derecha que hoy cuestiona los valores de convivencia democráticos comparte algunos rasgos con su antecesora europea, pero difiere en otros. No conviene simplificar, y es imprescindible entender bien cuál es su discurso, en qué se apoya, y qué resortes ha encontrado en una parte de la población para conectar con ella, como se está viendo en casi toda Europa elección tras elección. Existe ya abundante investigación y bibliografía al respecto, cuyos contenidos, aunque puedan discrepar en matices sobre la caracterización de estas fuerzas políticas, coinciden en las líneas básicas de su tratamiento.
El debate va más allá de los cordones sanitarios, un imperativo ético y moral para las fuerzas democráticas de izquierdas y derechas, pero poco útiles a la hora de frenar el ascenso de la extrema derecha. Existen acuerdos para aislarles en Francia, Alemania, Suecia o Finlandia, y carecen de ellos Italia, Austria o Noruega, entre otros. Aunque cada país es un mundo y requeriría un análisis pormenorizado, se comprueba cómo el ascenso de la extrema derecha no depende de la existencia de estos cordones sanitarios, o al menos, no solo. Deben instaurarse, pero no bastarán para frenar la llegada de los bárbaros. El nuevo autoritarismo se ha disfrazado de antisistema para conectar con aquellos a los que el propio sistema ha expulsado, y libra sus batallas en el campo de los valores. Condiciona la agenda, marca el debate y cuestiona los pilares de la convivencia convirtiendo la regresión democrática en una venganza contra eso que llaman el “consenso progre”; es decir, los principios de igualdad, justicia y solidaridad que se han ido asentando, a duras penas, durante la modernidad.
Hoy, día contra la violencia machista, la unanimidad institucional que hasta ahora había existido contra este drama ha saltado por los aires, y lo ha hecho por el bloqueo que Vox ha impuesto en muchas instituciones, mientras sus compañeros de bancada y millones de ciudadanos permanecen apáticos y amnésicos, como en el relato de Schwarz. A lo sumo, desde Ciudadanos, se lamentan por esta actitud de aquellos a los que les deben los votos para formar gobierno, pero ni la condenan ni están dispuestos a dar un paso más allá.
Todavía duele el resonar de la frase de Abascal en el debate electoral de candidatos: “Las mujeres quieren que las protejamos”. Pero más duele recordar que ninguno de los demás candidatos fue capaz de contestarle lo obvio: no, señor Abascal, las mujeres no queremos que nos protejan. Lo que queremos es que dejen de acosarnos, maltratarnos y matarnos.
El bloqueo del partido de ultraderecha ha impedido aprobar declaraciones institucionales -que, como es sabido, requieren unanimidad para salir adelante- en ayuntamientos como Madrid, Córdoba, Sevilla, Granada y Jaén, además de en la Asamblea de Madrid o las Cortes valencianas, y no se descarta que a lo largo del día de hoy la situación se repita en otros sitios. Las organizaciones feministas ya están alertando de lo que esto supone como refleja este artículo.
Hoy rompen el consenso institucional contra la violencia machista, ayer señalaban a menores inmigrantes en sus centros de acogida, mañana le tocará a otro colectivo, como en el poema. Cada uno de estos disparos contra las mujeres, los inmigrantes, o las personas LGTBI, entre otros, se convierte también en una paulatina y constante erosión de los valores de convivencia que nos hemos dado.
De ahí que sea más necesario que nunca salir a combatir en defensa de los valores democráticos. Y digo valores, y no leyes, porque lo primero es lo primero, y eso es lo que esta nueva extrema derecha, al igual que su antecesora, está dilapidando. Este combate debe partir de intentar entender a quienes votan esta opción y los motivos que les llevan a buscar la protección del autoritarismo. A continuación es preciso demostrarles que los ultrarreaccionarios carecen de soluciones para abordar los problemas que señalan, en el caso de que esos problemas existan. Mientras tanto, los demócratas de una u otra orientación política, haríamos bien en preguntarnos qué nos ha traído hasta aquí.
Ojalá este 25 de noviembre, día contra la violencia machista, sirva para reflexionar, al menos un instante, sobre este drama. El que maltrata y mata a las mujeres, y el que erosiona y dilapida las democracias”.

(2) Julio LUMBRERAS/Carlos MATAIX, “¿Pueden las ciudades alcanzar la ‘luna’ de la descontaminación?” a Agenda Pública (27-11-19)

(…) “¿Es posible escapar de la actual trayectoria que nos acerca al borde del precipicio? La respuesta es sí, pero no con las herramientas y los modelos convencionales. Éstos fueron diseñados para un mundo en el que se suponía que el crecimiento no tenía límites. Ahora resultan inadecuados para interpretar e intervenir en sociedades mucho más complejas, que cambian a un ritmo acelerado” (…)

(…) “En definitiva, se pretende alinear los mercados y las estrategias empresariales hacia el desarrollo de modelos de negocio que permitan, por ejemplo, acelerar la rehabilitación intensiva de viviendas o la compra de vehículos ecológicos, sin que los ciudadanos tengamos que realizar un desembolso inicial superior al de las tecnologías convencionales. Como nos recuerda la economista Mariana Mazzucato, el crecimiento tiene tasa, pero también tiene dirección. Gracias al enfoque de misiones, la dirección de la innovación y del desarrollo socioeconómico podrá apuntar decididamente hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible.
Entretanto, tenemos que demandar con contundencia y persistencia que se dediquen más recursos económicos, humanos e institucionales a medidas eficaces para la descarbonización y el cambio de modelo productivo. ¿Acaso nuestra relación con la Tierra que habitamos no es también parte de nuestra identidad, tanto como la nacionalidad? ¿No está más que justificado el ejercicio de una presión social efectiva antes de que sea demasiado tarde? Pero, además de presionar, también podemos ejercer nuestro compromiso ciudadano en la toma de decisiones democráticas, participando en la gobernanza de las ciudades, contribuyendo a la innovación social y liderando cambios de comportamiento que son fundamentales para la transformación.
Ninguna organización o persona que trabaje de forma aislada, por muy inteligente que sea, podrá resolver el problema de la insostenibilidad de nuestros actuales modelos de ciudad. Insistiremos una y otra vez en que necesitamos colaboraciones –que podríamos calificar como radicales– entre todo tipo de actores, ya sean administraciones, movimientos ciudadanos, empresas, sindicatos, partidos políticos o asociaciones de barrio, incluyendo a aquellos grupos cuya participación en la esfera de la innovación ha sido hasta ahora infrecuente o improbable. Necesitamos generar espacios seguros y libres donde esos actores puedan encontrarse, entenderse y desarrollar prototipos para avanzar en la descontaminación de las ciudades de forma colectiva y masiva. Espacios de prueba y error, donde asumir riesgos sea lo deseable y donde se celebre la diversidad de pensamiento y de ideas. Las universidades pueden y deben desempeñar un rol central, generando esos espacios y actuando de tejido conector entre los distintos actores urbanos.
En la misión a la Luna hubo un agente articulador, la Nasa, que fue clave para atraer y coordinar los esfuerzos de innovación en múltiples sectores; no sólo en el aeroespacial, también en el textil, en el de la alimentación o en el de los nuevos materiales. Actuó como una plataforma de innovación abierta, tejiendo relaciones e interconectando proyectos. Las misiones europeas hacia la sostenibilidad necesitan hoy plataformas de naturaleza similar, pero con una funcionalidad que la agencia norteamericana jamás se planteó: la de atraer e incorporar a la sociedad en el centro de control y operaciones de la misión.
Ya lo dijo Kennedy al Congreso: “No será un hombre yendo a la Luna, será la nación entera”. Por eso, “porque supone una carga pesada, sólo se puede tomar esta decisión si todos estamos preparados para hacer el trabajo y asumir la carga que lleva conseguir el éxito en la misión”.
Es el momento de que apostemos por abordar los retos descomunales a los que nos enfrentamos. Hagámoslo más sencillo. Empecemos por descarbonizar las ciudades en 10 años. No será fácil, pero es posible; y nos sentiremos orgullosos de haberlo logrado.

(3) Jesús FERNÁNDEZ-VILLAVERDE, “El drama del cambio demográfico” a “Negocios” de El País (24-11-19)

“En 2017 la humanidad alcanzó el “pico de los nacimientos”. Este es el año (quizás uno arriba o abajo, pues los datos no son perfectos) en que el número de nacimientos en el planeta tocó el máximo de nuestra historia como especie y comenzó un imparable descenso. Haber dejado atrás el “pico de los nacimientos” es el factor que de manera más fundamental determinará el futuro de la economía mundial” (…)

“… la caída de los nacimientos supondrá que la población mundial crecerá cada vez más despacio. Las Naciones Unidas predicen que la población mundial se estabilizará hacia 10.900 millones de personas en 2100 y que puede incluso empezar a caer antes. Los resultados de mi propia investigación sobre la transición demográfica de la humanidad me sugieren que la población humana puede caer incluso hacia el 2060 (esta fecha depende no solo de la fertilidad sino de cómo evolucione la esperanza de vida; incluso una población con muy baja fertilidad puede incrementarse por décadas si la esperanza de vida crece rápidamente).
Las consecuencias sobre la sociedad, la economía y el medio ambiente de este cambio demográfico son dramáticas. Algunas, como una menor presión sobre los recursos naturales, serán particularmente bienvenidas. Otras consecuencias serán más ambiguas.

Un simple caso ilustra la situación. Imaginémonos que tenemos un país cuya población activa crece un 1% en un año medio y la productividad del trabajo un 2%. Estas eran las cifras de una economía avanzada “de libro de texto” en los años 60 del siglo XX. La suma del crecimiento de la población activa y de la productividad producen un crecimiento de la economía de un 3%.
Avancemos unas décadas. Ahora, esta economía “de libro de texto” tiene un crecimiento de la población activa del -1%, resultado de la caída de la fertilidad y de la finalización de la incorporación de la mujer al mercado de trabajo. Incluso si la productividad del trabajo sigue mejorando al 2% anual en un año medio, esta economía solo crecerá al nuevo normal del 1%.
Este crecimiento del 1% significa muchas cosas. Primero, que los actores económicos y los medios de comunicación tendremos que reajustar nuestras expectativas. En vez de fijarnos, por ejemplo, en la tasa de crecimiento del PIB total, deberemos concentrarnos en la tasa de crecimiento per cápita (por otra parte, una mejor medida de cómo mejora la vida de las personas medias que el PIB total). Si uno mira a Japón en los últimos 20 años, su crecimiento económico per cápita ha sido decente. Pero como su población activa se ha reducido un 2%, la cifra de crecimiento del PIB total parece, a primera vista, decepcionante. Ni la política monetaria ni la fiscal —a menudo argumentadas como la “solución” para Japón por muchos analistas— pueden hacer nada contra una reducción de la población.

Pero incluso si prestamos más atención a la tasa de crecimiento per cápita, la tasa de crecimiento del PIB total sigue importando para las empresas, la evolución del Estado del bienestar o la sostenibilidad de la deuda pública y privada. Un 1% de crecimiento hace el debate presupuestario de cada año mucho más tenso que un crecimiento del 3%.
Además, el crecimiento de la productividad del trabajo no es independiente del de la población. Menos jóvenes también suponen menos científicos e innovadores. A menos investigadores y nuevas empresas, menos crecimiento de la productividad. Y sociedades envejecidas son sociedades a las que les resulta más intrincado adaptarse a las nuevas tecnologías. Incluso yo mismo, solo en la mitad de mi vida y con un alto nivel de educación, noto cómo se me hace cada año más costoso aprender la última novedad del teléfono móvil.
Volviendo a nuestra economía “de libro de texto”. Imaginémonos que, con una población envejecida y por los mecanismos esbozados anteriormente, el crecimiento de la productividad del trabajo solo es del 1% anual, en vez del 2% de los años 60 del siglo XX. Como la población activa cae al -1%, el crecimiento del PIB total será, en un año normal, del 0%. De hecho, el crecimiento de la productividad en las economías avanzadas ha sido muy malo en los últimos 20 años. ¿Es esto ya el efecto del cambio demográfico?
Es tentador llamar a esta situación de crecimiento del PIB al 0% (u otra baja cifra) el estancamiento secular. Esta expresión, originaria de Alvin Hansen, ha sido recientemente resucitada por Larry Summers. Aunque empleemos esta idea, debemos recordar que una política económica expansiva poco podrá sacarnos de tal estancamiento. Dada las realidades demográficas, el 0% de crecimiento es casi inescapable.
Las consecuencias del “pico de nacimientos” van mucho más lejos que sus efectos en el crecimiento del PIB. Poblaciones más envejecidas son poblaciones con más desigualdad de la riqueza, ya que son los hogares de más edad los que han tenido más tiempo de acumular activos. Además, según la población mundial envejece, el deseo de ahorro de estos hogares reduce el tipo de interés de los activos seguros. El mundo en el que vivimos de bajísimos tipos de interés reales es, en buena medida, el resultado de la caída de la fertilidad, no de la maquinación de ningún banco central. Y el precio de la vivienda, fuera de algunas ciudades como Londres, Nueva York y París (o en España, Madrid y Barcelona), probablemente se desmorone en las décadas venideras. ¿Quién va a querer, en caso contrario, adquirir las 100.000 viviendas que van a sobrar en Asturias en 2050?
Finalmente, otras consecuencias, como los cambios en nuestras relaciones sociales y en la dinámica política de una sociedad en la que cae la población de manera sistemática, son tierra desconocida. Parafraseando a Robert Lucas: cuando un economista empieza a pensar sobre el “pico de los nacimientos”, es muy difícil pensar en ninguna otra cosa”.

(4) Jordi QUERO, “Més enllà del Mur: De Tiananmen a Hong Kong” a la Nota d’Opinió 599 (10/2019) del CIDOB

“Com reaccionarien avui les democràcies liberals davant una potencial repressió encara més contundent de les protestes a Hong Kong? Què farien davant una repetició de Tiananmen el 1989? Mai abans havia estat tan clara com ara la renúncia dels estats democràtics liberals a fer proselitisme del seu sistema de valors i institucions. Després de 30 anys, i un cop desaparegut del record col·lectiu del que va significar la caiguda del mur de Berlín, aquell optimisme transcendent que creia en l’arribada d’una “onada democràtica” ha mutat en un pragmatisme occidental asèptic davant del colós econòmic asiàtic” (…)

Del fracàs al nihilisme
Després de 30 anys, i desaparegut del record col·lectiu el que va significar la caiguda del mur, el suflé eufòric ha baixat. El que trobem avui és un retorn als dubtes. Les mateixes democràcies no solament es qüestionen les capacitats de generar canvis efectius, sinó la vigència de la democràcia com a aspiració universal. Mai abans havia estat tan clara com ara la renúncia dels estats democràtics liberals a fer proselitisme del seu sistema de valors i institucions. Ben al contrari, fins i tot sembla que hagin renunciat a la idea que el que és bo per a elles és bo per a la humanitat en el seu conjunt. El mal anomenat Occident, especialment, renega per la via dels fets dels seus valors humanistes fundacionals, encara en la seva pròpia evolució interior, així com del seu potencial transformador exterior. El nihilisme democràtic impera.
I enmig de tants dubtes, Hong Kong. D’acord amb aquest nihilisme resultant de les darreres tres dècades sembla probable que un pragmatisme asèptic, economicista, impediria fins i tot aixecar massa la veu davant el colós econòmic asiàtic. Acceptar-se incapaç de pressionar a favor de l’avenç democràtic –o tan sols un mínim respecte pel compliment de l’imperi de la llei, la separació de poders i els drets humans més fonamentals– és el resultat de la presa de consciència de tots els fracassos anteriors. Posar-se de perfil com a única resposta col·lectiva possible.
Però si l’eufòria s’ha demostrat perillosa, el nihilisme enfosqueix també l’essència de les democràcies. Acceptar que no es pot fer sempre el que es vulgui no implica la renúncia sistemàtica a la denúncia. Dir que no es pot fer res pel futur de la democràcia a Hong Kong no és equiparable a l’abdicació de, com a mínim, denunciar que ens ofèn el que veiem i que creiem en formes de fer i de governar diferents de les imposades per la via de la repressió. Tiananmen va ser el símbol que alguna cosa canviava; Hong Kong no hauria de ser la mostra que en 30 anys no hem après quin món volem.”.

(5) Rut DIAMINT, “¿Sonidos repetidos? Los militares en América Latina” a Agenda Pública (24-11-19)

“Todavía no se acallaron los sonidos de la violencia, de manifestantes que destrozan bienes públicos, de policías que tiran indiscriminadamente sobre los revoltosos, de militares que apalean a los pobladores. Son sonidos que conocimos en el pasado y que atemorizan porque anuncian el deterioro de la democracia.
Estas democracias latinoamericanas cometieron numerosos errores. Primero, las administraciones post autoritarismo fueron esquivas a la hora de enjuiciar a los militares que usurparon el poder o que apoyaron gobiernos dictatoriales. Así, los gobiernos renunciaron a implantar la justicia, manteniendo parcelas de arbitrariedad e impunidad. Segundo, en pos de asegurar su continuidad, varios presidentes manipularon, o intentaron hacerlo, las normas constitucionales, electorales y penales. Con esa misma finalidad, esos gobernantes recurrieron a los militares para asegurarse detentar el poder.
El retorno democrático logró que los militares regresaran al cuartel. Pero en los últimos años, nuevamente, las fuerzas armadas incrementaron su participación en la política. Sin embargo, estos procesos son diferentes de la historia anterior. La politización y la policialización de los militares se han convertido en dos formas de aumentar su injerencia en la política, con el consiguiente deterioro de la institucionalidad del Estado de Derecho, sin que sea necesario la toma directa del poder.
La creciente inseguridad y un aumento de la violencia ciudadana, justificaron, en todos los países latinoamericanos, que las fuerzas armadas directa o parcialmente se ocuparan del orden público. A pesar de no figurar como la misión central de las instituciones castrenses, la realidad es que hoy es una de sus funciones primordiales. Debido al incremento de actividades vinculadas a cuestiones de narcotráfico, crimen organizado, o para detener a manifestantes descontentos por la nueva marginación social, muchos gobiernos recurren nuevamente a las fuerzas armadas ante un hipotético desborde de las fuerzas de seguridad.
Sin que se modifiquen sus doctrinas, su entrenamiento o su equipamiento, estos militares pueden dedicarse indistintamente a atacar redes terroristas, a perseguir al crimen organizado, a enfrentar movimientos políticos, a defender la extracción abusiva de recursos naturales, a participar en misiones de paz bajo el paraguas de las Naciones Unidas, e incluso, a defender fronteras y soberanía, que es el rol tradicional históricamente asignado.
Al mismo tiempo, los militares se han convertido en sostén y aliados, de gobiernos, tanto hacia la derecha como hacia la izquierda. En Venezuela, las fuerzas armadas se convirtieron en el instrumento de mediación y apoyo político para la ejecución del Proyecto Bolivariano, extendiendo además el control militar sobre la economía. Maduro habla de la “dirección política militar” del proceso venezolano. “Maduro decidió conservar el poder por la fuerza y comprar la lealtad de quienes se lo garantizan” (…)

(…) Entre académicos y políticos existe una amplia coincidencia sobre los requisitos necesarios para que las fuerza armadas se adapten al juego democrático. La literatura sobre un eficiente control democrático, las prerrogativas y las impugnaciones militares, el fortalecimiento de los ministerios de defensa regulando rigurosamente las políticas y directivas militares, el debate sobre el presupuesto en defensa o el tamaño adecuado de las fuerzas, acompañaron amplios debates en momentos de la post dictadura para evitar la autonomía militar.
Todos estos trabajos remarcaban que era central comprometer a los militares con los valores democráticos. El proceso de democratizar el sector defensa tuvo avances y retrocesos. Si bien los golpes de Estado del pasado parecían desterrados, nuevas formas de poder militar emergieron en el continente. Los militares a veces no intervienen directamente en las numerosas crisis de los países de la región, pero en muchas ocasiones están desempeñando un papel destacado en el manejo de los conflictos.
De todos estos procesos, las fuerzas armadas han salido revitalizadas. Tanto sea porque se insertaron en la estructura de gobierno, o porque los principios del control civil se desvanecieron. Posiblemente con satisfacción, los militares retoman poder, secundando a líderes políticos o imponiendo un candidato civil. Pocos años antes, retornaron abochornados a los cuarteles, acusados de abusos sobre los derechos humanos, impericia, corrupción, violencia. Es aún más lamentable que en todos estos sucesos no sólo suenen el ruido de botas, también resuenan como una profunda crisis de la democracia, que con tanto esfuerzo logramos conseguir.

(6) Andrea RIZZI, “La UE vislumbra un túnel al final de la luz” a El País (23-11-19)

“Tras el enorme impacto de la crisis económica estallada en 2008 y las turbulencias generadas por los grandes flujos migratorios recibidos en 2015, Europa entró en una prometedora llanura en 2017. Ese año varias estrellas se alinearon favorablemente para la UE: el europeísta Emmanuel Macron ganó las presidenciales en Francia; el flujo migratorio irregular remitió considerablemente (del millón de llegadas a las costas europeas en 2015 hasta las 185.000); la economía cobró vigor después de años de dificultades, con un crecimiento del 2,5% en la Zona Euro (algo más en el conjunto UE) y una tangible reducción del paro; en Italia seguía en el poder el europeísta Partido Democrático y en Alemania, aunque con complicadas negociaciones, se instalaría a principios de 2018 una nueva Gran Coalición.
En su conjunto, ello representaba una gran ventana de oportunidad para dar un gran impulso a las reformas desde una óptica de serenidad en vez de una de crisis. En la Zona Euro se han puesto las semillas de un mínimo y muy condicionado presupuesto común; en Defensa se han dado algunos pasos, con la constitución de un Fondo europeo y el impulso a algunos pequeños proyectos piloto; se han dado importantes pasos comerciales con acuerdos —en distintos grados de ejecución— con Canadá, Japón y Mercosur; y resuelto la crisis de Macedonia del Norte.
Sin embargo, difícilmente estos pueden considerarse avances sustanciales y satisfactorios para los defensores del proyecto de integración europea. Y, de repente, varias nubes se agolpan en el horizonte.
En términos económicos, una clara ralentización afecta a las naciones europeas. El panorama se ensombrece.
En términos políticos, el congreso de la CDU celebrado ayer en Leipzig muestra que la transición de poder en Alemania no será fácil y que es probable que la gran potencia europea se verá entrampada en una compleja carrera sucesoria de Merkel que afectará su agilidad decisoria en Europa. A la vez, la inestabilidad de la coalición gubernamental en Italia es máxima y cobra mucha fuerza la posibilidad de unas elecciones adelantadas en las que el probable ganador será Matteo Salvini. El líder de la Liga ya fue un socio problemático para Bruselas en calidad de vicepresidente y ministro del Interior del Gobierno italiano; más lo será como presidente del Ejecutivo.
Las relaciones internacionales tampoco deparan grandes alegrías. En el arco sureste hay grandes turbulencias en las naciones árabes, con legítimas protestas de ciudadanías que no queda claro cómo terminarán; Rusia sigue siendo un actor imprevisible y agresivo; el Reino Unido bajo Johnson —el más probable vencedor de las elecciones de diciembre— puede que evite el desastre colectivo de un Brexit sin acuerdo pero va rumbo de convertirse más en un rival que en un socio, como ya reconoció Angela Merkel hace unas semanas. Al otro lado del Atlántico, queda al menos un año de Donald Trump, y de todas formas EE UU había empezado una metamorfosis política y un giro hacia Asia ya bajo Barack Obama.
Un nuevo cuadro de mando asume el poder en Europa en estas semanas. Parece dejar atrás tímidas luces y dirigirse hacia un túnel. Conviene que aproveche al máximo la visibilidad que queda y se prepare para una probable etapa oscura”.

(7) David RUNCIMAN, “BJ+Brexit or JC+2 refs?” a London Review of Books (5-12-19)

(…) “Some have argued that the picture Johnson tries to paint of the last Parliament having failed utterly – or, in the words of his attorney-general Geoffrey Cox, as having effectively died on its feet – is deeply unfair. It did its job, by blocking a no deal Brexit and ultimately forcing Johnson’s hand in the form of this election. But if the election gives Johnson a free hand for the next five years then it will be hard to see how Parliament doing its job was anything other than a giant displacement activity. Parliament as currently constituted is no longer up to the task of holding an administration like Johnson’s to account. It can block the government, at least for a while, as it has shown. It can enable the government, as it may be about to demonstrate. What it can’t seem to do is give us better government. For that we need a different electoral system, a more deliberative political culture, clearer constitutional rules, enhanced local government and greater buy-in from the people who continue to lose under the present arrangements. But who, under the present arrangements, is going to give us any of that?
The other line of defence for those who believe we can make do with things as they are has been to view the last few years as a terrible accident. The thread running through it all, in this view – from Brexit to now – is Corbyn and the failure of his leadership. Without Corbyn, Brexit might have been stopped, Article 50 might not have been triggered so soon and Johnson might have been replaced as prime minister. But because Corbyn has proved so intransigent while remaining so incompetent, all the cards keep falling Johnson’s way. But it is too easy to blame individuals rather than the system in which they operate. Corbyn’s appeal was that he did not do conventional Westminster politics. That meant it was wishful to think that without changing the way Westminster conventionally operates he would be able to do much at all. The trouble with ‘Who governs Britain?’ elections is that elections are no way to decide that question. If Parliament can’t do it, we need a constitutional convention to establish a new set of ground rules. But winter is coming and no one seems to have the appetite for that right now”.

(8) Oriol BARTOMEUS, “Decidir de qué van las elecciones es empezar a ganarlas” a Agenda Pública (25-11-19)

(…) “En cualquier caso, la irrupción de la crisis catalana en esta campaña habría modificado como mínimo el voto de 1,3 millones de electores (lo que gana Vox en el último mes). Una cifra suficiente para modificar de forma significativa el resultado final de los comicios, lo cual da una idea de la fuerza de este asunto no sólo para re-dirigir el voto de muchos electores sino para imponer, al menos en el espacio de la derecha, una lógica particular que contradice el tradicional esquema izquierda-derecha.
Más allá de estos elementos importantes para esta convocatoria concreta, este episodio pone encima de la mesa la importancia transcendental de la agenda y, más concretamente, de su control (o su posible control). Esta convocatoria y sus particularidades nos están indicando que la agenda se ha convertido en un elemento clave de las elecciones, con capacidad para mover una cantidad importante de voto. Esto es nuevo, y podría muy bien ser que no desaparezca con esta convocatoria. Cada vez hay más voto en el mercado y cada vez se muestra más influenciable por los aspectos de coyuntura. De ellos, el tema de la elección puede devenir fundamental.
Decidir de qué van las elecciones puede ser (lo ha sido esta vez) un elemento capital para decidir el destino de un segmento de voto decisivo para el resultado final de una convocatoria. Este resultado no va a ser el mismo si las elecciones van de economía que de crisis territorial; los desplazamientos de los electores no van a ser los mismos, como tampoco los trasvases entre partidos ni los incentivos que unos y otros van a tener para acudir a las urnas. Todo esto nos lleva a una cuestión determinante: ¿quién tiene la capacidad para decidir de qué van unas elecciones? Ahí puede estar la clave de nuestro futuro electoral”.

(9) Máriam MARTÍNEZ-BASCUÑÁN, “Ser Italia” a El País (24-11-19)

“Cuando en una democracia Gobierno y oposición son la misma cosa, el sistema genera sus monstruos en forma de alternativa. Lo llamamos “populismo” y responde a una reacción lógica, alimentada por el deseo de mostrar que existe una opción disponible distinta a lo existente. Es el caso de la larga Grosse Koalition alemana, el matrimonio entre socialdemócratas y democristianos que ha roto el natural código binario con el que la democracia ha ido funcionando hasta la fecha: hay un Gobierno, ergo hay oposición. Alternativa por Alemania, como su propio nombre indica, no es más que la respuesta implacable de la ultraderecha a los partidos del sistema, a su interesado empeño en demostrar que “no había alternativa”.
Este es el juego de Vox. Lo vemos con la ruptura del consenso sobre la violencia de género: se presentan como auténticamente distintos, los únicos que no participan del mismo. Lo harán a lo largo de la legislatura forzando al PP a cambiar sus postulados para no ceder ni un espacio de oposición, forzándoles a una guerra de batallas culturales sin cuartel. Perfectamente obediente a la ortodoxia económica, la ultraderecha solo ofrece una visión radicalizada de sí misma cuando ataca los valores democráticos a los que llama “consenso progre”, cuando son, literalmente, de todos.
Nuestra lógica aspiración por tener un Gobierno nos hace olvidar que tan importante es configurar el Gobierno como su oposición, y que una visión de Estado pasa por proteger una alternativa sistémica, que participe de valores democráticos. Y es algo, mal que nos pese, incompatible con la gran coalición mientras la ultraderecha galope sobre el sentimiento antipolítico despertado por las sucesivas convocatorias electorales y el inevitable deterioro institucional. Y no conviene llamarse a engaño: si la gobernabilidad descansa en los populares con una investidura y un pacto sobre los presupuestos, Casado no será el líder de la oposición.
En política, toda elección implica un coste, y la pregunta es qué precio asumiremos: dejar la oposición en manos de la ultraderecha o explorar la vía de un alineamiento progresista al que ir sumando fuerzas. Ciudadanos, sin ir más lejos, tiene una magnífica oportunidad para volver a sus orígenes de partido bisagra: hacer un Valls bis. La última opción sería explorar una abstención de ERC basada en la promoción del diálogo político pero a un estricto perímetro constitucional. En Italia el M5S entronizó a Salvini. Pero ahora los grillini, tras pactar con los demócratas, han contribuido a proteger la normalidad institucional. Se dice que España es como Italia sin italianos. Quizá es hora de actuar como ellos, al menos cuando aciertan”.

(10) Andreu MAS-COLELL, “Toquem ferro” Ara (24-11-19)

(…) “La responsabilitat és, doncs, d’ERC. Què farà? Crec que els seus dirigents saben que abstenir-se i obrir una etapa de govern PSOE-Podem és ara el que convé a Catalunya, i a la mateixa ERC si aspira a anar augmentant la seva presència en zones tradicionalment socialistes. Però, esclar, hi ha joc tàctic per part de tots els implicats. Així, ERC rep la pressió de JxCat i de la CUP, que han guanyat diputats, i la inquietud de les bases, més impulsives que els electors. També té el desig natural de visualitzar l’abstenció com el resultat d’un bon acord. Ara bé, en el desplegament tàctic es poden cometre errors de càlcul. No seria la primera vegada. ERC es va equivocar en no donar suport al president Puigdemont per convocar eleccions l’octubre del 2017, la va encertar en la moció de censura i va tornar a errar en no votar els pressupostos de Sánchez. Ara li tocaria encertar-la, però caldrà valentia i un bon cap. Em temo que la convocatòria de la consulta a les bases és perillosa. Des de Catalunya hem de ser conscients que la política no és com a la guerra: obtenir concessions del dèbil pot ser més difícil que obtenir-ne del fort. I Sánchez és dèbil. La rapidesa de l’anunci de la coalició amb Podem demostra que està molt condicionat. No és prudent fer-se il·lusions sobre la seva capacitat de prendre compromisos seriosos (recordem Zapatero)” (…)

(…) “El discurs sobre l’abstenció està atrapat en una lògica que podríem anomenar de mercat. És la que s’expressa com: “No podem abstenir-nos gratis”. A continuació presento dos arguments a favor de la tesi que aquesta lògica no és l’apropiada a la situació.

El primer assenyala la conveniència de passar de la lògica de mercat a una de basada en la noció de regal, ben treballada en antropologia. Si algú fa un regal, això no s’interpreta com “he venut quelcom a preu zero i per tant sense valor”, sinó com “vull ser el teu amic i, per tant, et dono quelcom valuós per demostrar-ho”. Esclar que hi ha un missatge implícit: “Si l’oferta d’amistat no és corresposta, no hi haurà més regals”. Traslladat al nostre cas: com que hi haurà més votacions importants, és millor abstenir-se ara com a regal, és a dir sense exigència de contrapartida, que haver d’arribar a una situació en què, a fi de justificar l’abstenció, calgués inflar la significació d’una en què fos, de fet, minsa.

El segon argument seria enfocar la situació des dels principis més elementals de la teoria de la negociació. L’abstenció és lluny de ser una jugada en un joc de suma zero. Ans al contrari, beneficia tant la majoria espanyola dialogant com Catalunya. Si Sánchez tingués la possibilitat real de fer grans concessions l’amenaça d’abstenir-se podria generar-ne. Però si a causa de la seva debilitat no té aquesta possibilitat, llavors no hi ha dubte: amenaçar no serveix de res i és millor fer el que beneficia Catalunya, encara que Sánchez també se n’aprofiti.

Per totes les raons exposades penso que el millor hauria estat que ERC s’hagués mogut amb tanta rapidesa com Sánchez i Iglesias i s’hagués compromès amb l’abstenció. ERC hauria d’haver après la lliçó de les eleccions municipals de Barcelona, on, des de l’endemà, es veia que la tàctica guanyadora era oferir l’alcaldia a Colau en un govern de coalició. No ho va fer i el resultat els va ser desfavorable. Que no es repeteixi ara el mateix error. I que el PSOE, que es va equivocar convocant les eleccions del 10-N, no es torni a equivocar. Toquem ferro”.

(11) Carlos SÁNCHEZ, “España se ‘japoniza’: El nuevo Gobierno encara un largo periodo de bajo crecimiento” a El Confidencial (24-11-19)

“No será una recesión, ni siquiera una crisis, pero España afronta un escenario de bajo crecimiento hasta el año 2022. El consenso de los analistas sitúa el avance del PIB hasta ese año en el entorno del 1,6%, por lo tanto, muy debajo —salvo los años de la Gran Recesión— de la media histórica de España, que en 18 de los últimos 25 años ha crecido claramente por encima del 2%. Y de ese cuarto de siglo, nada menos que 12 años (la mitad) el avance se ha situado por encima del 3%.
¿Las causas? El agotamiento de los vientos de cola (tipos de interés, petróleo barato…); el enfriamiento del mercado inmobiliario (que ha tirado de la economía durante la recuperación); el envejecimiento, que reduce la propensión al consumo, el contexto exterior y un comportamiento más prudente de los hogares pese al incremento de su renta disponible por los salarios y la creación de empleo. Y todo ello en un contexto de muy baja inflación (inferior al 1%) y de mayores incertidumbres vinculadas al populismo y a la inestabilidad política.
Se trata, por lo tanto, de un escenario inédito, salvo en las recesiones, que es justamente al que tendrá que enfrentarse el próximo Gobierno.
La noticia buena es que España encara el futuro con superávit exterior, lo que supone un hecho histórico (al menos desde 1959) en la economía, acostumbrada a generar cuantiosos déficit en la balanza de pagos por problemas de competitividad. Pero la mala es que después de la crisis, no ha sido capaz de eliminar los grandes desequilibrios acumulados durante los años de contracción de la actividad. Siguen ahí como una losa que pesará en la acción del próximo Ejecutivo.
En particular, el desempleo, que continuará por encima del 14% en 2020, como acaba de estimar la OCDE. O la deuda pública, que continuará muy cerca del 100% PIB durante los próximos años. Un nivel que, incluso, podría empeorar hasta el entorno del 133% del producto si se produce una normalización de los tipos de interés, como ha advertido la Airef. Algo que, en todo caso, a la vista de la curva de rendimientos de la deuda pública, parece poco probable a corto y medio plazo” (…)

(…) “Detrás de esta realidad se encuentran las dificultades de la economía española para ensanchar su potencial de crecimiento. Entre otras cosas, porque la parálisis parlamentaria ha frenado las políticas de oferta, que, en todo caso, y aunque se pusieran en marcha, tardarían varios trimestres en ser eficaces, como por ejemplo, la digitalización. Tampoco se ha reducido la temporalidad que, como ha dicho reiteradamente la Comisión Europea, es un freno para elevar el potencial de crecimiento, que sus servicios técnicos sitúan en el 1,5%. Es decir, ya muy cerca del incremento del PIB real. Más de la mitad de este aumento proviene del factor trabajo y no de la productividad, y no hay que olvidar que el envejecimiento lastra también el aumento del potencial de crecimiento, como los desajustes en términos de cualificación profesional.
Este escenario macroeconómico, amplificado por el riesgo geopolítico y la guerra comercial, es el que recibirá el próximo Gobierno, que, en el mejor de los casos, difícilmente podrá tener aprobados antes de la primavera los Presupuestos Generales del Estado de 2020. Y eso siempre que salve el escollo del Senado, al que la Ley de Estabilidad (que tiene el carácter de orgánica) le da derecho de veto en cuanto a los objetivos de déficit” (…)

(12) José María RUIZ SOROA, “Más que soluciones, tratamientos” a El País (22-11-19)

“Los problemas políticos no tienen solución, entendida esta como verdad que convence, por mucho que echemos mano de la ética del discurso. Son insolubles. Como mucho, tienen algún arreglo, siempre inestable e insatisfactorio. Es decir, tienen tratamiento. Por eso, proclamar que “esa no es la solución” es una obviedad pedestre disfrazada de pensamiento, y encima sugiere que sí existe una. Facilón.
Si hay violencia hay conflicto. Y si hay conflicto hay que dialogar. A calzón quitado. No hay que aplicar la ley ni judicializar. Malo. Lógica caprichosa que se aplica cuando conviene al intelectual de turno. Y todavía quedan. Muchos. A pesar de ETA.
Pacta sunt servanda: hay que respetar lo acordado. Se clasifique esta afirmación perentoria como Derecho, como Política o como Ética, la consecuencia es la misma. Sin ese suelo no hay arreglo posible salvo el que proporcionan las vías de hecho. Y por esas vías comparece siempre Carl Schmitt. Mala compañía. Volver a hablar de Weimar. Ominoso. Pero hablamos. Por algo.

Dado que la identidad nacional es una construcción social, las sociedades y los individuos pueden sumar y mezclar identidades en su almario y ser plurinacionales. El nacionalismo lo niega y dice que solo se puede tener una. O que solo se debe, que para él es lo mismo. Confunde su propia prescripción prejuiciosa con una descripción empírica de su sociedad. Por eso es reduccionista y denigratorio, decía Amartya Sen.
Los límites del lenguaje son los límites de la reflexión. Por eso esta no avanza cuando los más se empeñan en hablar de Cataluña o España como sinécdoques de millones de personas diversas. Un razonamiento político con un exceso de metáforas en un mal discurso político salvo que solo se desee confundir, sugestionar y enardecer al respetable. Lo advirtió Locke.
La Constitución vigente arregló de forma razonable para una buena temporada la cuestión de la plurinacionalidad en España. Claro que no pudo contentar a los que nunca querrán ser contentados, pero sí abrió un amplio terreno de libre reconocimiento para la variopinta sociedad que vive en este territorio.
El nacionalismo catalán no encuentra arreglo para la plurinacionalidad de su sociedad porque no la reconoce, o no le gusta, que viene a ser lo mismo. Ese es su conflicto, que pretende transformar en conflicto de todos. Con bastante éxito, por cierto. Ahora tenemos a Vox.
Reducir el conflicto a su ámbito y su límite propios es condición para poder pensar en su arreglo. Transformarlo en un conflicto del resto de la sociedad española es la tentación en que caen una y otra vez unas derechas e izquierdas españolas a la búsqueda de argumentos para desprestigiarse mutuamente. Simplemente bobos. Autodestructivos.
El nacionalismo catalán ha intentado con porfía y durante treinta años homogeneizar culturalmente a su población para crear una pista de despegue a la independencia. Que la mitad de esa sociedad rechace la independencia todavía hoy es una prueba de la fuerza del gusto por la libertad del ser humano. O del capricho. O de la inercia resiliente de lo hispano.
El error del sistema autonómico español en su desarrollo fue el de igualar por el máximo a todos los autogobiernos, cegando la vía más fácil para dar satisfacción parcial a los nacionalismos fuertes, la de reconocerles una diferencia de grado de gobierno. En su descargo puede decirse que cedió a la pasión por la igualdad, un gusto siempre noble. Ahora tiene mal arreglo.
Ceder, ceder algo. Pero el privilegio entendido en su etimología primera (ley particular) termina por producir privilegio en su sentido más moderno (ventaja arbitraria); de ahí el peligro de adentrarse por esa vía de arreglo, la de los derechos históricos y las mutaciones constitucionales. Véase Euskal Herria.
La tentación de los bellos diseños. Pero es que construir modelos normativos de federalismo simétrico, asimétrico, o mediopensionista es muy fácil. Como de segundo de Políticas. Lo difícil es compatibilizar el federalismo con el soberanismo y con la deslealtad. La veritá effettuale della cosa, ese es el reto. Siempre lo ha sido.
El pueblo catalán tiene derecho a la autodeterminación, cómo no. Todos los pueblos lo tienen. Lo dicen los textos internacionales básicos. Pero también dicen que ese derecho no incluye el de secesión. Lo sabe ya hasta el más tonto. Hacer desde un Gobierno en ejercicio como que no es así es una noble mentira de las de Platón. Aunque no tan bien intencionada.
Que la secesión no sea un derecho no implica necesariamente que no deban explorarse sus condiciones de posibilidad en una sociedad abierta. Pero esto no sucederá nunca bajo amenaza y mientras no se generen islas de confianza, como decía Hannah Arendt que necesitaba el futuro de cualquier sociedad. Y la promesa convertida en ley es la mayor isla de confianza que la humanidad ha inventado para sobrevivir en libertad.
Así que… de vuelta al Derecho”.

(13) Óscar CHAMAT, “El moment de les persones” a El món de demà #26 (25-11-19)

“Fa poc en un esdeveniment sobre innovació urbana a Chicago, un arquitecte va esmentar –mentre explicava un projecte desenvolupat a l’Índia– com de fatigat n’estava de les “smartcities”, ja que segons ell, “es preocupen més per posar xips i no persones a les ciutats”. Aquesta afirmació va generar un murmuri d’acceptació entre una gran part de l’auditori. Després va descriure el procés participatiu de reordenació urbana que estaven desenvolupant allà. Va explicar de manera detallada que gràcies a les videoconferències interactuava remotament amb la comunitat, la manera com estaven utilitzant imatges satel·litàries d’empreses privades per tal d’entendre millor el territori i com la comunitat estava col·laborant amb els seus telèfons mòbils per actualitzar el cadastre municipal. Detallant com aplicava la tecnologia més adequada per a cada una de les necessitats, l’arquitecte desenvolupava un procés smart. Però malgrat això, en tenia una percepció contrària.
L’imaginari de ciutats basades en xips i no en persones, encara que va remetent lentament, no deixa de tenir força quan es parla de la smart mobility. Moltes vegades es descriu com una mobilitat on els vehicles poden circular en ciutats sense retencions gràcies a la xarxa de sensors i a complexos -i costosos- algoritmes d’intel·ligència artificial que en temps real gestionen la regulació semafòrica de la ciutat. En d’altres ocasions es descriuen com aplicacions per a telèfons que permeten accedir a plataformes de serveis de mobilitat des de qualsevol lloc i en qualsevol moment (bicicleta pública compartida, patinets, taxi amb o sense conductor, busos a demanda, cotxes compartits…). Aquestes lectures tecnològiques, necessàries i importants, no són suficients per abordar un tema de la rellevància de la mobilitat en el desenvolupament sostenible i en la seguretat viària a les ciutats” (…)

(…) “Abans les ciutats se centraven a respondre a la pregunta “com movem cotxes i autobusos de forma ràpida i econòmica per la ciutat?”, ara és necessari respondre a la pregunta “¿com facilitem que les persones prenguin les millors decisions perquè el seu desplaçament sigui segur, sostenible i saludable?”.
Aquesta segona pregunta és la que l’smart mobility vol respondre a través dels seus desenvolupaments tecnològics: solucions no només centrades a ajudar les ciutats a prendre decisions sinó que també facilitin que les persones tinguin la informació necessària per prendre les millors decisions a cada moment.
Decisions públiques de mobilitat
Aquesta perspectiva ofereix, sens dubte, grans beneficis per a tothom, però també obre la porta a debats que fins ara no condicionaven les decisions públiques en matèria de mobilitat: recentment l’Institut Nacional d’Estadística d’Espanya va anunciar la signatura d’un conveni amb algunes empreses operadores de telefonia mòbil per obtenir les dades sobre com ens movem durant uns dies i unes hores específiques i així establir patrons de mobilitat a les ciutats. Un estudi d’aquestes característiques per la seva magnitud hauria estat impensable a començaments d’aquest segle, però ara ja no es debat sobre la seva factibilitat, sinó sobre aspectes ètics que resulten inherents al concepte smart: la privacitat i el biaix tecnològic dels resultats. Les connotacions vinculades a la privacitat resulten relativament evidents. Pel que fa al biaix tecnològic és molt rellevant ja que mobilitats com, per exemple, les necessitats específiques d’adults que acompanyen a nens i nenes a l’escola o de les persones amb mobilitat reduïda, són difícils o gairebé no impossibles de detectar, cosa que dificulta oferir solucions que s’adaptin a les seves necessitats.
Sense importar el tipus o la mida de les solucions tecnològiques -des d’aplicacions per a telèfons fins a centres de control del trànsit-, la capacitat de compartir amb la ciutadania aquestes dades és el punt d’unió de totes aquestes solucions i segurament conté gran part de la resposta a la pregunta “com facilitem que les persones prenguin les millors decisions perquè el seu desplaçament sigui segur, sostenible i saludable?”. En aquest sentit ja existeixen experiències rellevants que permeten extreure aprenentatges, com per exemple la política de dades obertes diferents ciutats com Barcelona que permet accedir a una important base de dades no només de mobilitat sinó d’aspectes com la qualitat de l’aire, els plafons informatius del temps que queda perquè passi un bus o el metro, el temps que hi ha caminant fins a diferents punts d’interès o les diferents hackatones de mobilitat i transport que es realitzen a tot el món -esdeveniments de curta durada, 1 o 2 dies, que convoca a persones programadores perquè a partir de base dades comunes donin la millor resposta a un repte específic.
Potser les ciutats que vulguin desenvolupar projectes en el marc de l’smart mobility haurien de poder fer una cosa semblant a allò que va fer l’arquitecte amb qui comença aquest article: construir un relat creïble i consistent sobre com ha canviat la manera de desplaçar-se, sense fer un èmfasi excessiu en la tecnologia. Al final allò que volem quan ens movem per la ciutat és saber el temps que hem d’esperar per agafar el pròxim transport. Si l’espera no compensa, tenir la possibilitat d’anar caminant fins a la següent parada i per a això necessitem voreres accessibles, il·luminades, segures i correctament indicades: no es pot perdre de vista que aquelles voreres realment caminables és on comença qualsevol ciutat que vulgui desenvolupar un projecte d’smart mobility veritable.
Parafrasejant allò que es deia a l’Acadèmia de Plató, “que ningú no parli d’smart mobility si no de tecnologia no en sap; però que ningú no parli si només sap tecnologia”.

(14) Entrevista a Thomas PIKETTY a El País (24-11-19): “Propongo un impuesto que permita dar a todo el mundo 120.000 euros a los 25 años”

“PREGUNTA. Habla usted de “superar” el capitalismo y la propiedad privada. ¿Superar es un eufemismo? ¿Por qué no abolirlos, directamente?
RESPUESTA. Prefiero “superar”. Si dijésemos “abolir” o “suprimir”, sería meramente negativo. Superar permite mostrar que se trata de un proceso, y obliga a decir con qué sistema lo superaremos.
P. ¿El resultado, se “supere” o se “suprima” la propiedad, no es el mismo?
R. El buen resultado es el que funcione. Defiendo un sistema de socialismo participativo. También se puede hablar de economía participativa o circular. La idea es que necesitamos la participación de todos, no solo en la vida política, sino también en la económica. No puede haber una hiperconcentración del poder en un número reducido de personas. El poder debe circular. Y este movimiento está en marcha: el capitalismo hoy es diferente al del siglo XIX. El capitalismo puro consistiría en concentrar todo el poder en los propietarios y los accionistas, poder despedir a quien uno quiera y cuando quiera, o triplicar el alquiler al inquilino de la noche a la mañana. Un capitalista del siglo XIX vería como una herejía las reglamentaciones actuales para limitar los derechos de los propietarios.
P. ¿Las cosas mejoran?
R. Hay una evolución hacia una mayor igualdad. Las desigualdades, aunque hayan aumentado desde los años ochenta o noventa, son menores que hace un siglo. El mundo del siglo XIX, con una propiedad concentrada en unos pocos, no solo era injusto, sino que producía menos crecimiento que el que hubo en el siglo XX con la clara reducción de las desigualdades.
P. Este proceso hacia una mayor igualdad, ¿no es atribuible también a la propiedad privada y al capitalismo?
R. La cuestión es qué capitalismo. La lección de la historia es que la propiedad privada es útil para el desarrollo económico, pero únicamente si se equilibra con otros derechos: los de los asalariados, de los consumidores, de las diferentes partes. Yo digo sí a la propiedad privada, mientras se mantenga en lo razonable.
R. El desarrollo de la propiedad privada es una transformación fundamental, con una dimensión emancipadora, ligada a la libertad, y a la vez una dimensión de alienación y de dominio. El paso de las sociedades que llamo trifuncionales del Antiguo Régimen, compuestas por los clérigos, los guerreros y el tercer Estado, a las sociedades de propietarios en el siglo XIX, tras la Revolución Francesa, representa un progreso. El problema es detenerse a medio camino: desarrollar la igualdad formal ante el derecho de la propiedad sin ir hacia la igualdad real, hacia la verdadera difusión de la propiedad. En el momento de la Revolución, no se hizo una gran reforma agraria en Francia. No se dio a los campesinos 10 hectáreas, ni se limitaron las propiedades individuales a 200 o 500 hectáreas. Otras sociedades lo hicieron. Cuando se ofrece a la gente la posibilidad de trabajar la tierra para sí mismos, se mejora la productividad. Lo mismo vale en general.
P. ¿En qué sentido?
R. La propiedad privada es un buen sistema para coordinar las acciones individuales y permitir a cada uno realizar sus proyectos, con una condición: que haya acceso a la propiedad. Y, en algunos casos, la sacralización del derecho de la propiedad convierte las relaciones sociales en algo brutal.
P. ¿Por ejemplo?
R. En los debates sobre la abolición de la esclavitud en el siglo XIX, intelectuales liberales como Alexis de Tocqueville consideraban que había que compensar a los propietarios de esclavos, en vez de a los esclavos. Y recuerde que en 1825 Francia hizo pagar a Haití —la mayor concentración de esclavos del mundo atlántico y la primera revuelta de esclavos en 1791-1792— el 300% de su PIB, con intereses enormes, por el precio de su libertad, y Haití lo arrastró hasta los años cincuenta del siglo XX. Ahí se ve la contradicción de la filosofía de la propiedad. Tiene una dimensión emancipadora y otra que sacraliza el derecho de la propiedad hasta tal punto que perpetúa las viejas desi­gualdades, incluso bajo su forma más brutal, que es la propiedad de seres humanos por otros seres humanos.
P. ¿Puede compararse la propiedad de esclavos con la propiedad de bienes no humanos?
R. El argumento entonces era que, si empezamos a redistribuir las propiedades, no sabremos dónde parar. Hoy, aunque las formas de propiedad sean diferentes, existe el mismo temor. Pienso que es posible debatir colectivamente para limitar la propiedad. Muchas personas lo rechazan diciendo, como Tocqueville, que, si se empieza a poner más impuestos a las personas que tienen mil millones, después serán los que tienen un millón y los que tienen 100.000 euros. Pero la historia muestra que, por medio de la deliberación democrática, se pueden encontrar límites a lo que es una propiedad privada razonable y lo que es una propiedad privada excesiva.
R. El objetivo es hacer circular la propiedad, permitir que todo el mundo acceda a ella. El impuesto sobre la propiedad permitiría financiar una herencia para todos de 120.000 euros a los 25 años. Ahora la mitad de la población no posee patrimonio. Aunque uno tenga un buen diploma y un buen salario, puede que una parte importante del salario sirva para pagar toda la vida un alquiler a hijos de propietarios y carezca de medios para crear su propia empresa.
P. ¿Todos propietarios?
R. Quiero una sociedad en la que todo el mundo pueda tener algunos centenares de miles de euros, y en la que algunos que crean empresas y tienen éxito tengan unos millones de euros, quizá a veces unas decenas de millones de euros. Pero, francamente, tener varios centenares o miles de millones no creo que contribuya al interés general. Hoy tenemos muchos más ricos con mil millones o más en Estados Unidos que en los años sesenta, setenta u ochenta. La promesa de Ronald Reagan en los años ochenta era que se reducirían los impuestos para los empresarios y que, aunque esto crearía más desigualdades, no sería grave porque habría tanta innovación y crecimiento que los salarios e ingresos aumentarían como nunca. Lo que se observó fue que el crecimiento se dividió en dos.
P. En Europa no hubo revolución reaganiana, pero tampoco la innovación de Silicon Valley.
R. El problema es que esta innovación tampoco se traduce en un crecimiento de los ingresos. Lo que me interesa es el crecimiento y los salarios, y el crecimiento en Estados Unidos se redujo a la mitad. Hay dos razones. Reducir los impuestos a los más ricos y tener más milmillonarios no aporta nada al crecimiento. Pero la verdadera razón fue que se estancó la inversión en educación. El resultado es que hoy muchas personas van a la universidad sin los medios que necesitarían. La lección es que lo que llevará al crecimiento en el siglo XXI es, ante todo, la educación” (…)

(15) Raimon OBIOLS, “Tres homes sense ombra: Aub, Gaos, Chamisso” a política&prosa nº 13 (novembre 2019)

La malagradosa visita
Fa cinquanta anys, l’agost de 1969, Max Aub aterrava a l’aeroport del Prat. Venia de Mèxic, on havia anat a raure el 1942, després de tres anys d’infern passats a les presons i camps d’internament de França i Algèria. Va dir als pocs periodistes que l’esperaven: «He vingut, però no he tornat». Sembla una frase meditada: Aub va discutir molt amb ell mateix sobre si havia de fer aquell viatge o no.
En publicà dos anys després la crònica en un llibre desolat i polèmic: La gallina ciega, diario español (1971). Era un balanç d’estranyament total: «Espanya ja no és Espanya (…) En cap moment vaig tenir la sensació de formar part d’aquest nou país que ha usurpat el seu lloc al que hi havia aquí abans (…) Aquests espanyols d’avui es quedaren amb el que aquí hi havia, però són uns altres».
Alguns van pensar que Aub exagerava. «¡Quina banal i obstinada lamentació! ¡Quin redundant sentiment d’injustícia el de Max!» va escriure Caballero Bonald, comentant aquella «malagradosa visita», que considerava fruit d’«un error de càlcul». Jaime Salinas digué que en el llibre, que admirava, hi havia «un component, molt maxaubià, per cert, de ficció».
És cert que Aub era una «inesgotable maquinària de faules» (Caballero Bonald), però no ho és menys que en aquest cas no inventà sinó que retratà dramàticament una síndrome fatal: la contradicció entre el temps de l’interior i el de l’exili, el seu venciment inevitable i tràgic. Maria Zambrano n’havia tingut la intuïció, evocant l’«hecatombe» ineluctable dels desterrats, «el sacrifici de tots els que podien portar de forma apreciable i visible un tret d’aquella Espanya a submergir, a abismar per sempre» (Carta sobre el exilio, 1961).
Finalment, entre els exiliats, ha escrit Jordi Gràcia, «quasi tots van entendre que el pacte de lleialtat amb el passat frustrava el futur de la societat espanyola». Aub amb això hi coincidia, almenys políticament; no era un repatani. Isidre Molas i jo vam ser testimonis, a la Barcelona del 1962, de fins a quin punt era un referent fonamental per als fills de l’exili mexicà que, farts dels interminables conflictes caïnites dels seus pares, havien creat l’ME59 i enviaven els seus representants a l’interior.
El lament d’Aub no era sols fruit de la nostàlgia (d’allò que havia estat, d’allò que hauria pogut ser), sinó premonició del preu d’indiferència i oblit que es pagaria amb aquell trencament inevitable: més deprecació que lament, més alerta contra un mal a venir que plor pel passat” (…)