FOCUS PRESS SETMANAL 130

La setmana passada ens feiem ressò de la greu fallida de la relació transatlàntica evidenciada a la Conferència de Seguretat de Munic,  subratllada  per Mark Leonard en contrastar les intervencions diametralment oposades del vicepresident nordamericà Mike Pence i la del seu antecessor Joseph Biden. Potser el més realista sigui reconèixer que l’aliança transatlàntica del segle XX és morta i treballar per una nova aliança sobre noves bases, tal com suggereixen Philip H.Gordon i Jeremy Saphiro [1] a Foreign Affairs. En una mateixa sintonia, Andrea Rizzi insisteix en la necessitat d’una política de defensa europea per afrontar el que denomina com la era Trumputin.

La distància entre els Estats Units de Trump i Europa és fa del tot patent en la política a seguir respecte a l’Iran, com explica Javier Solana glossant els quaranta anys d’hostilitats entre el règim jomeinista i Occident.

La greu crisi que afecta l’Església catòlica pel seu ampli historial de tolerància i encobriment dels casos de pederàstia, posa al descobert les dificultats del Papa Francesc per imposar la seva línia a la majoria de la jerarquia eclesiàstica. Frédéric Martel [2] en el seu llibre “Sodoma. Poder y escándalo en el Vaticano” assenyala la relació torturada de l’Església catòlica amb la sexualitat com la causa profunda d’aquesta crisi.

El Brexit s’ha convertit en una trituradora política que està fent saltar pels aires el sistema polític britànic en fragmentar els grans partits (editorial de The Economist, Rosa Massagué) i en capgirar la lògica constructiva en que s’havia basat la Unió Europea (Javier Pérez Royo). Acabi com acabi, el Brexit és una font de lliçons polítiques que no haurien de caure en l’oblit, tal com exposa Enrique Feás [3]: el principal i únic avantatge del Brexit és recordar-nos que la Unió Europea  segueix sent la nostra millor garantia de benestar polític i social. Una constatació que no pot fer oblidar que la Unió ha de ser capaç de donar resposta als milions d’europeus que expressen el seu malestar social i polític i que, com diu Joseph H.Weiler , [4],  “ni són feixistes ni són idiotes”.

Les últimes enquestes i estimacions sobre les eleccions del 28-A detecten una tendència progressiva a l’alça del PSOE i un descens de Podemos i les seves confluències (Pedro Vallín), de manera que el conjunt de les esquerres quedaria estancat (Teodoro León Gross). A la seva dreta, el PP experimenta un retrocés important, tot i conservar el primer lloc en el seu espai; Ciudadanos ha vist tallada la seva progressió; mentre que Vox segueix avançant. El conjunt de les dretes tindria al seu abast aconseguir una majoria d’escons. I, per la seva banda, el conjunt de forces nacionalistes perifèriques mantindria la seva presència i la seva capacitat arbitral en cas que les dretes no assolissin la majoria. Veure les enquestes d‘Invymark/La Sexta, Sigma Dos/El Mundo, GAD3/ABC, Sondaxe/La Voz de Galicia, i CIS;  les estimacions de Kiko Llaneras i de Key Data/Público; i l’anàlisi de Carles Castro.

Sobre l’argument central de la campanya electoral hi ha coincidència en assenyalar que el tema nuclear és Espanya (Enric Juliana, Ignacio Varela), amb el que comporta de simplificació emocional del debat polític (Fernando Vallespín). Això explicaria la “hiperbolització” dels missatges del Partit Popular ( Natalia Junqueras, Javier Pérez Royo) per competir amb el nacionalisme desacomplexat de Vox (Ignacio Urquizu) i les decisions de Ciudadanos de vetar els pactes amb el PSOE (Juan Rodríguez Teruel) i de presentar Inés Arrimadas (Joan Tapia, Carlos E. Cué). La priorització de l’ànima nacionalista de Ciudadanos sobre l’ànima liberal és vista com un error estratègic per diversos analistes com Ramon Marimon, Víctor Lapuente o Juan Claudio de Ramón… I al mateix temps com una oportunitat per al PSOE per creixer en l’espai electoral central (Enric Juliana, Juan Manuel Contreras).

Des d’una perspectiva catalana, les estimacions sobre els resultats electorals   apunten a un esquema similar a les anteriors (Albert Branchadell), en el que els partits independentistes tampoc tindrien la majoria d’escons (Francesc-Marc Álvaro), amb un reequlibri intern favorable a ERC, i la possibilitat que s’inverteixi la correlació de forces entre els Comuns i el PSC.

Mentre, va fent via el judici de l’1-O, en els que els acusats han optat per defenses jurídiques i per posicionaments polítics diferents. Destaca el comú denominador de voler treure càrrega política efectiva a la declaració unilateral d’independència (Lluís Bassets, Enric Company),  amb l’excepció notable de Jordi Cuixart, situant la seva acció en el marc de la desobediència civil (Sergi Picazo). De les primeres declaracions dels testimonis destaquen les de Mariano Rajoy i Soraya Sáenz de Santamaría prenent una certa distància de l’actuació policial de l’1-O (José Antonio Zarzalejos). Veure les cròniques de José María Brunet, Pablo Ordaz, Oriol Solé, Isabel Garcia PaganGuillem Martínez,  … Els comentaris de Xavier Vidal-Folch, Jordi Nieva-Fenoll, Lola García, Gemma Ubasart, Xavier Arbós , Laia Bonet, Sergi Pàmies, Rafael Jorba … També els comentaris  crítics amb l’actuació de la Fiscalia durant el procés (Francesc-Marc Álvaro, Ernesto EkaizerCarlos Elordi, Joaquín Urías). Especialment interessants són els comentaris que va desgranant el jutge Miguel Pasquau [5],  del que destaquem el dedicat a la qualificació penal dels fets. També, ens sembla rellevant el llibre del lletrat del Parlament, Antoni Bayona (“No todo vale“) [6] , que en una entrevista a La Vanguardia opina que els líders independentistes van actuar amb inconsciència.

Fora del marc del judici, segueixen apareixent noves aportacions per interpretar el procés, entre elles la de Luis Cornago i Javier Padilla a Policy Network, i el llibre de Benoît Pellistrande, “Le Labyrinhte catalan“, del que Gérard Grunberg [7] en publica una recenssió a Telos. També, l’apunt subtil d’Antoni Puigverd sobre el paper de la vanitat en el procés i la nota de Roger Senserrich sobre democràcia, drets individuals i voluntat popular. Tampoc passa inadvertit l’article d’Ignacio Sánchez-Cuenca [8] sobre el paper del Rei d’Espanya en la crisi catalana.

A pocs dies d’un nou 8-MEl món de demà dedica el seu nº 13 a “El canvi de les dones“, amb articles de Marga León, Karma Peiró, Gemma Torres i Nuria Alabao.  I la nova revista política&prosa publica en el seu número 4 el dossier “El món després del #MeToo“, amb 23 punts de vista femenins sobre el futur, acompanyats d’una entrevista a la magistrada del Tribunal Constitucional Encarna Roca. I Manuel Arias Maldonado fa la seva aportació al debat amb l’assaig “(Fe)male gaze. El contrato sexual en el siglo XXI” . Veure també l’article de Dolors Comas d’Argemir [9] sobre l’antifeminisme de l’extrema dreta.

Finalment, recomanem l’extens assaig que Félix Ovejero [10] dedica a pensar sobre el populisme des d’una perspectiva d’esquerres, relacionant el seu auge amb la incapacitat de les institucions democràtiques per donar respostes a moltes de les qüestions importants de la vida col·lectiva.

ARTICLES RECOMANATS

(1) Philip H.GORDON and Jeremy SAPHIRO, “How Trump Killed the Atlantic Alliance. And How the Next President Can Restore It” a Foreign Affairs (26-02-19)

“The Atlantic alliance as we know it is dead. The end of the Cold War, the United States’ growing weariness of global burdens, and a preoccupation with domestic affairs on both sides of the ocean had already weakened transatlantic bonds when the presidency of Donald Trump inflicted the deathblow.
A future U.S. administration, even one that is more sympathetic to the idea of alliances, will be unable to restore the old alliance. If a new alliance is to emerge from the ashes of the past, it must be one based on a more realistic bargain between Europe and the United States, and one that better addresses the needs of both partners. The alliance is dead; long live the alliance”.

(2) Entrevista a Frédéric MARTEL a L’Obs (21-02-19 ): “Le Vatican est une des plus grandes communautés gay au monde

“A mesure que la société s’est libéralisée au tournant des années 1960 et que l’homosexualité a été dépénalisée puis de mieux en mieux acceptée, l’Eglise qui était depuis longtemps un «refuge» pour les homosexuels va voir, dans les années 1970, le départ de milliers de prêtres, plutôt de gauche, qui veulent se marier. L’Eglise va ainsi se ré-homosexualisée plus qu’elle ne l’était sans doute. Mais dans le même temps, sous Paul VI, l’institution devient de plus en plus rigide sur la morale sexuelle.
Paradoxalement, alors qu’à l’extérieur, la visibilité des homosexuels devient possible, à l’intérieur de l’Eglise, le besoin de cacher son homosexualité devient de plus en plus fort. Or la stratégie classique pour un homosexuel qui veut préserver son secret, c’est d’apparaître comme homophobe. C’est ainsi qu’au moment où la société se libère et devient pro-gay, l’Eglise, elle, se cadenasse et devient de plus en plus homophobe.
Sous Jean-Paul II, la fermeture s’accentue encore. Alors que le sida explose, le pape Wojtyla va commettre une faute historique majeure avec l’interdiction du préservatif. C’est une position aveugle et sourde, incompréhensible par tout le monde, y compris en réalité par les catholiques et par le clergé. Il y aura tout de même 37 millions de morts! Evidemment, l’Eglise n’en est pas responsable, mais on peut objectivement dire que cette décision, prise par Jean-Paul II et les douze personnes qui l’entourent et dont j’affirme que plus de la moitié étaient homosexuelles, sera dramatique”.

(3) Enrique FEÁS, “Lecciones políticas del Brexit” a vozpópuli (27-02-19)

“… la mejor forma de garantizar que un referéndum sea un desastre político y social es que cumpla el decálogo siguiente: primero, plantearlo sobre un tema complejo, con infinidad de implicaciones políticas y económicas que un ciudadano medio sea incapaz de procesar; segundo, evitar cualquier ponderación de beneficios y costes, centrándose solo en inventarse los primeros (“el dividendo del brexit”, “recuperar el control”), o en exagerar los segundos (caída del PIB, empleo); tercero, plantearlo como una decisión genérica, una mera expresión de la voluntad (“abandonar la Unión Europea”), sin especificar si se tendrá que llevar a cabo a toda costa –incluso sin acuerdo o de forma caótica–, o sin exigir que la expresión legal de dicha voluntad (el acuerdo final) esté sujeto a un segundo referéndum de ratificación; cuarto, aceptar que la decisión se tome como jamás deben tomarse las decisiones que afectan a la vida y los derechos de los ciudadanos: por mayoría simple, admitiendo una perfecta tiranía de la mayoría; quinto, hacerlo en una sociedad partida por la mitad, de modo que la variabilidad y volatilidad de la mayoría sea máxima, susceptible de cambios en el último momento, y que permita que la mayoría social en el momento de la ejecución sea completamente distinta de la del momento de la decisión; sexto, asegurarse de que los votantes no tengan claro qué opción ni que modelo defienden sus partidos, o evitar decirlo –como en el caso laborista– hasta el último momento, cuando ya sea tarde; séptimo, asegurarse de que en todos los medios de comunicación –incluida la televisión pública– aparezcan bien representadas las dos opciones, incluso en los apartados en los que los expertos no tengan ninguna duda –como en el de las consecuencias económicas–, para que todo parezca igualmente respetable y digno de consideración; octavo, complementar lo anterior con una adecuada desacreditación de los expertos; noveno, obviar o minusvalorar el poder de la mentira o de la manipulación política, o la interferencia de países extranjeros interesados en promover la división de las democracias liberales; y décimo, vincular el resultado del referéndum a una decisión política –como la notificación del artículo 50– que implique un plazo máximo que comience a correr cuando todavía no se ha decidido cómo implementar la voluntad popular, para que la carrera a contrarreloj garantice la tensión política y social”.

(4) Entrevista a Joseph H.WEILER a La Vanguardia (23-02-19): “Millones de europeos ni son fascistas ni idiotas

“La respuesta a la crisis no puede ser solo materialista, más dinero, más empleo. Son cosas importantísismas, pero… Antes de hablar de esas elecciones me gustaría analizar los comicios precedentes. Hay una cosa rara. En 1979, las primeras elecciones directas al parlamento europeo, la participación fue más o menos del 60%. Se consideró muy bajo. Todo el mundo decía que era porque el parlamento no tenía ningún poder real y que cuando esto cambiara aumentaría la participación. Pero ha pasado lo contrario. Ha ido obteniendo poderes y competencias y cada elección ha ido perdiendo participación. En 2014 fue la más baja. ¿Cómo se explica?

Para mí es muy fácil de explicar. Yo soy muy pro-europeo. Pero pese al poder de la Cámara, la Unión Europea, la gobernanza de la Unión no tiene dos elementos indispensables para cualquier democracia: uno, que los ciudadanos pueden decir quién va a gobernar: Sánchez o Casado, May o Corbyn, Macron o Le Pen. Esto no pasa en Europa. ¿Cómo se puede llamar a eso democracia? La segunda cosa es que el resultado de las elecciones debe decidir también con qué dirección ideológica se va a gobernar. Ahora no pasa. La mayoría parlamentaria de Bruselas no refleja la línea ideológica de la UE. Los ciudadanos son listos, inteligentes, y si renuncian a ir a votar cuando no se deciden estas cosas primordiales. Hay un déficit democrático en la Unión Europea persistente y profundo. Aunque crezcan los partidos euroescépticos, lo más importante el 26 de mayo es que la participación suba. Para mi basta: que más europeos voten es ya muy importante. Si hay una mayor participación será una victoria para la UE”.

(5) Miguel PASQUAU, “La calificación, ¿movilización legítima, o alzamiento violento?” a CTXT (25-02-19)

“La gran pregunta no es (a los efectos del juicio) si existe o no derecho de autodeterminación, o si puede votarse la independencia. Ni es la de la prevalencia entre el principio democrático y el principio de legalidad. La gran pregunta, la que pasará a la historia del Derecho, aquella cuya respuesta decidirá cómo somos, es si puede encarcelarse (años) a unas autoridades por haber usado las instituciones para intentar conseguir lo que la Constitución no permite, apoyándose conscientemente para ello en el previsible apoyo de concentraciones y manifestaciones.
Subrayo la expresión “haber usado las instituciones” porque es un aspecto fundamental. Los acusados, con la excepción de Sánchez y Cuixart, eran consejeros de gobierno y diputados. Tenían una autoridad cuyo único fundamento jurídico era el marco institucional establecido por la constitución y el estatuto. Ello agrava (políticamente) su conducta, en mi opinión, de manera indiscutible: no se puede usar de manera ventajista el poder que se ostenta para subvertir el marco que suministra la legitimidad de ese poder, y ello no puede quedar convalidado por el argumento de la mayoría electoral: ¡tantas cosas, por fortuna, no puede hacer una mayoría! Lo que ocurre es que esto, a efectos penales, tiene nombres como prevaricación, malversación o desobediencia (delitos que sólo pueden cometer autoridades). Políticamente podrá o no llamarse “golpe de Estado”, o “golpe a la Constitución”, en eso no entro, pero para dar el salto a la condena por delito de rebelión (que es por el que acusa el Ministerio Fiscal) es imprescindible acreditar algo más que el intento deliberado de desbordar el marco legal, constitucional o soberano: hace falta intentarlo mediante un alzamiento violento. Esta es, en definitiva, la gran pregunta del juicio: ¿hubo en Cataluña un alzamiento violento?”

(6)  Entrevista a BAYONA a La Vanguardia (27-02-19): “Els líders independentistes van actuar amb inconsciència

“Se me hace muy difícil entender por qué hicieron lo que hicieron y no tengo una respuesta si no es esta, que actuaron de esa manera. Hace mucho que se sabe que el derecho a la autodeterminación reconocido en el pacto de derechos humanos de la ONU está reconducido a situaciones muy extremas y Catalunya no se puede adherir a él.
No, en el derecho internacional no. Porque el derecho internacional también protege la integridad de los estados. Y cuando se hace este pacto en los años 60 es para acabar con situaciones coloniales o con la situación de pueblos que están oprimidos y no tienen ni derecho de participación. En un estado democrático, en el que tenemos autonomía, con instituciones propias, donde escogemos el parlamento español… todo esto no tiene nada que ver con esos casos. Por eso me sorprendió tanto que la ley del referéndum se basara en el derecho de autodeterminación. Y que ahora se quiera hacer valer delante del Tribunal Supremo en el juicio. Me parece un argumento muy débil”.

(7) Gérard GRUNBERG, “Le labyrinthe catalan” a Telos (27-02-19)

“Benoît Pellistrandi, en conclusion, estime que la stratégie des indépendantistes prive l’ensemble des Espagnols de leur souveraineté affirmée dans la Constitution, sapant ainsi délibérément le consensus institutionnel instauré en 1978 et hypothéquant les grands enjeux nationaux au Parlement espagnol. S’il estime que cette stratégie ne peut qu’être mise en échec, il n’en exprime pas moins une grande inquiétude pour l’avenir, estimant que « le nationalisme restera le socle identitaire de la Catalogne ». La chute récente du gouvernement espagnol du socialiste Pedro Sanchez, dont la survie reposait sur l’appoint des indépendantistes catalans et qui avait adopté à leur égard une attitude plus ouverte que celle du PP, chute provoquée entre autres par les indépendantistes catalans eux-mêmes, confirme que l’avenir de la Catalogne est plus qu’incertain. Si les prochaines élections législatives, fixées au 28 avril prochain, donnent une majorité de droite, les tensions entre le gouvernement central et la Catalogne pourraient s’approfondir encore ; si l’appui des nationalistes demeure au contraire indispensable pour le futur gouvernement, un nouveau blocage est probable. L’Espagne n’en a pas fini avec le problème catalan”.

(8) Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA, “El discurso del Rey” a CTXT (23-02-19)

“Imagínense que el rey hubiera añadido este párrafo a su discurso:
‘Las autoridades catalanas no pueden pretender imponer a su ciudadanía ni al resto de España un proyecto de secesión que no tiene base legal alguna y que no cuenta con un suficiente apoyo popular. Pero España no puede desentenderse de la desafección hacia nuestra nación que se ha extendido entre muchos catalanes. Vivimos una crisis constitucional porque no hemos conseguido conjugar adecuadamente Estado de derecho y democracia. Mi máximo empeño en los años próximos se centrará en lograr que las partes acuerden un marco de convivencia que requerirá con seguridad un debate profundo sobre nuestro sistema político y una reforma de la Constitución. Será una tarea apasionante, en la que España mostrará su fortaleza integrando su diversidad nacional.’
Si Felipe VI dijera algo así, yo sería el primero en firmar para que se le concedieran los más prestigiosos premios jurídicos y políticos del mundo”.

(9) Dolors COMAS D’ARGEMIR, “La ‘ideología de género’, el antifeminismo y la extrema derecha” a Agenda Pública (25-02-19)

“Aunque por el momento la ideología de género en España tiene poca incidencia, ya está permeando los discursos de Vox y también del Partido Popular. El neo-machismo se ha rearmado en alianza con el conservadurismo más radical.
La utilización de la denominada ideología de género tiene, pues, un marcado carácter político. Encuentra en el feminismo un enemigo común; es la alianza entre los grupos políticos y eclesiásticos conservadores y resitúa a los hombres en su esfera de poder. La estrategia es producir confusión y pánico moral, en la medida en que la ideología de género destruye la familia y, con ello, amenaza a la humanidad.
Precisamente porque el feminismo está en alza y tiene poder transformador al contestar el poder patriarcal y socavar el orden social en que se basa, los detractores se enfurecen y utilizan el propio vocabulario feminista para atacarlo. No es algo anecdótico. El anti-feminismo es profundamente político”.

(10) Félix OVEJERO, “El populismo, evolución patológica de la democracia. Una perspectiva de izquierdas” a Revista de Libros (27-02-19)

“Al ocuparse de asuntos como el populismo se imponen, antes de entrar en materia, un par de advertencias, de invitaciones a la cautela. La primera, de orden general, se refiere a la eterna tentación de desayunarnos cada mañana con un nuevo fenómeno histórico, ante una nueva tendencia política. Sucede en esto como con los partidos del siglo, que hay uno cada semana. Se vio con Syriza, recibida como la revitalización de la izquierda y, hace menos tiempo, con Emmanuel Macron, acogido como señal de un nuevo amanecer ideológico, como la vanguardia de un movimiento de renovación ideológica, olvidando que ganó las elecciones por una singular conjunción de circunstancias: el sistema electoral, el temor a Marine Le Pen, una izquierda destartalada y rivales impresentables. Vamos, por chiripa, por carambola. Como le sucedió, por cierto, a Donald Trump. No digo que no podamos detectar alguna regularidad aquí y allá, pero conviene prevenirse frente a nuestra necesidad intelectual, seguramente asentada en nuestro cableado mental, de encontrar sentido, de atribuir orden y guion donde no hay más que concatenación de circunstancias. No descartemos que con el populismo suceda algo parecido o, dicho de otro modo, que en dos días se extinga la «tendencia histórica.
La segunda advertencia responde a la tan extendida contraposición entre dos populismos: de izquierda y de derecha. Esa contraposición presume que la distinción, entre populismos de derecha y de izquierda, es posible. Un supuesto que, cuando menos, no está fuera de disputa”.