FOCUS PRESS 287

ARTICLES DESTACATS

(1) Marta REBÓN a La Vanguardia (8-09-22): Gorbatxov i el factor humà 

(2) Giuseppe SPATAFORA a il Mulino (31-08-22): A che punto è la guerra in Ucraina

(3) Richard HAASS a Foreign Affairs (september/october 2022): The Dangerous Decade

(4) Martín CAPARRÓS a El País (3-09-22): Qué quilombo vamos a armar 

(5) Yanina WELP a Agenda Pública (6-09-22): Chile en la turbopolítica 

(6) Ignacio FARIZA/Marc BASSETS a El País (7-09-22): Los porqués del choque entre Macron y Sánchez

(7) Josep Maria COLOMER a La Vanguardia (3-09-22): ¿Quién nos gobierna?

(8) Denis MacSHANE a Telos (8-09-22): Liz Truss et madame Thatcher: gare au contresens!

(9)  Juan RODRÍGUEZ TERUEL a Agenda Pública (7-09-22): Sánchez al ataque, Feijóo al ‘catenaccio’ 

(10) Ignacio ESCOLAR a elDiario.es (6-09-22): Los okupas

(11) Oriol BARTOMEUS a La ciutat llunyana (2-09-22): De creients instrumentals. Una explicació del procés

(12) Entrevista a Eulàlia VINTRÓ a política&prosa nº 47 (setembre 2022): “Que parlin de ‘règim del 78’ m’indigna perquè el ‘règim’, pels que venim de l’època que venim, era l’altre” 

*****

Mikhaïl Gorbatxov

Rafael ROJAS a Letras Libres (31-08-22): Gorbachov: otro mundo era posible  El pensamiento y la acción política de Mijaíl Gorbachov son todo un archivo donde leer que otro desenlace de la Guerra Fría era imaginable  (…) El pensamiento y la acción política de Mijaíl Gorbachov, hasta su renuncia en 1991, son todo un archivo donde leer que otro desenlace de la Guerra Fría era imaginable. Basta con volver a las páginas de su libro Perestroika (1987), publicado en Nueva York por Harper and Row y en México por Diana, para constatar que el proyecto del último líder de la Unión Soviética, para su país y para el mundo, no se parecía al que, trabajosamente, ha transitado del hegemonismo occidental de los 90 al esbozo multipolar de la última década, y que hoy ponen en riesgo la invasión rusa de Ucrania y el ascenso de las nuevas autocracias (…)

Kristina SPOHR a El País (4-09-22): El legado del último líder de la Unión Soviética  En Berlín se le recuerda como el hombre que trajo la paz, en Moscú por crear el caos político y en Pekín le ridiculizan por acabar con su país (…) Enfrentados al aumento de las tensiones internacionales en la actualidad y a la atroz guerra de Rusia en Ucrania, tal vez deberíamos recordar ante todo el valor de la humanidad de Gorbachov: su deseo de comprometerse, de crear confianza y de trascender los antiguos antagonismos a través de una diplomacia constructiva, y su deseo primordial de que todos los cambios se gestionaran sin poder coercitivo. Soñó con una Rusia más integrada, en la escena mundial y en Europa. Y fue él quien logró difundir tanta esperanza en la democracia e imbuir tanto entusiasmo en la gente, desde la plaza de Tiananmen hasta la Alexanderplatz, para impulsar una nueva era más pacífica después de la Guerra Fría.

Daniel CAPÓ a The Objective (6-09-22): La edad del optimismo    La muerte de Míjail Gorbachov vacía casi definitivamente el testimonio de aquellos años de despreocupación tras la caída del comunismo … Al igual que sucedió al terminar la I Guerra Mundial con la caída de los imperios centrales, únicamente el tiempo permitirá calibrar lo que supuso la liquidación de la URSS y de su área de influencia (…) La muerte de Míjail Gorbachov vacía casi definitivamente el testimonio de aquellos años. Sobrevive aún, silencioso, Joseph Ratzinger; se diría que el último gobernante intelectual, demasiado agustiniano como sostener una mirada optimista de la historia. Pero, de las figuras centrales que definieron aquel tiempo en primera línea –Reagan, Bush, Mitterrand, Kohl, Juan Pablo II, Deng Xiaoping, Gorbachov–, no queda ya prácticamente nadie.  De ellos, quizás fue Gorbachov el más relevante por lo que supuso a largo plazo. Si Reagan y Thatcher capitalizaron un discurso ideológico y Juan Pablo II planteó una relectura conservadora del Concilio –de la que ahora, por cierto, con Francisco, poco queda–, si Kohl y Mitterrand aceleraron la construcción de la Unión Europea, cabe pensar que el mayor logro del presidente soviético fue desmembrar un imperio. A Gorbachov no le recordaremos tanto por la Glásnot y la Perestroika, que buscaban liberar al comunismo de su aparato dogmático y totalitario, como por las consecuencias de estas políticas. Al igual que sucedió al terminar la I Guerra Mundial con la caída de los imperios centrales, únicamente el tiempo permitirá calibrar lo que supuso la liquidación de la URSS y de su área de influencia. En todo caso, ayuda a entender las tensiones que emergieron posteriormente en el este y la aparición de un nuevo nacionalismo de corte autocrático, no sólo en Rusia, pero también en Rusia. La guerra de Ucrania bebe de aquel desmembramiento nacional.

Marta REBÓN a La Vanguardia (8-09-22): Gorbatxov i el factor humà   [1] Poques figures polítiques han suscitat al morir opinions tan dissemblants de dins i fora del seu país … El comiat de l’últim líder soviètic, Mikhaïl Gorbatxov, ha estat expeditiu, com ho va ser la renúncia del seu càrrec a la fi del 1991. Després de treure el cap pels televisors per anunciar la dimissió, va rebre la trucada de la seva dona, convalescent d’una apoplexia. Alterada, Raïssa el va informar que uns funcionaris s’havien plantat a la residència oficial per fer-los fora. La bandera tricolor onejava en substitució de la roja amb la falç i el martell. Ieltsin, que havia aprofitat les reformes de Gorbatxov per defenestrar-lo, ni tan sols els va concedir el Nadal, com a gest de cortesia, per fer la mudança. L’endemà es va dissoldre oficialment l’URSS.
Comunista, optimista empedreït i segur d’ell mateix (potser massa), el pare de la perestroika havia cregut en la possibilitat de reanimar un malalt amb símptomes evidents de septicèmia –un diagnòstic sabut de tots, incloent-hi el seu valedor, Iuri Andrópov–, però hauria de ser ell qui el desconnectés del respirador. Gorbatxov es va convertir en el contrari dels herois de les novel·les del realisme socialista, perquè va passar a la història per un clamorós fracàs. Un fracàs singular, d’altra banda, ja que va inaugurar un període de tres dècades de pau nuclear. També va alliberar el passat segrestat als soviètics. Si haig d’escollir una paraula per sintetitzar el paper que va encarnar el tan estimat com injuriat Gorbi –tot un model de contradiccions, bones intencions, infortunis, decisions tristes i gestes imprevistes–, és la grega pharmakon: remei, verí i boc expiatori alhora.
Com Putin, Gorbatxov creia que Rússia mereixia un lloc destacat com a gran potència en l’ordre mundial, amb zona d’influència pròpia, encara que tots dos el van reclamar a la seva manera: si el primer va iniciar la presidència amb una guerra a Txetxènia, el segon ho va fer amb la interrupció de la sagnia afganesa; si el més jove va fer de les eleccions una farsa, el veterà va afavorir les més lliures conegudes fins avui. Desafiament, força bruta i hermetisme contra oberturisme, negociació i proximitat. Sota el mandat de Putin hi ha hagut, i n’hi ha, més presos polítics que els que va haver-hi amb Gorbatxov. El premi Nobel de la Pau era un apparàtxik de llibre, però un creient entre cínics. Promotor de la perestroika i la glàsnost –conceptes inspirats en el socialisme utòpic d’Aleksandr Herzen, no succedanis de “democràcia” o “veritat”, com s’ha apuntat–, Gorbatxov va presentar el seu projecte davant el Partit i va subratllar el factor humà (txelovétxeski faktor). Això mateix, a ulls de la línia dura, és el que l’havia de fer feble davant Occident. L’oficial del KGB destinat a Dresden Vladímir Putin no li va perdonar mai que, quan va contactar amb Moscou una nit de desembre del 1989 i va sol·licitar reforços per dissoldre els manifestants concentrats davant la seu, eufòrics per la caiguda del Mur, no li tornessin resposta. “Vam perdre la confiança només per un instant, però n’hi va haver prou per alterar l’equilibri de forces arreu”, va dir Putin al discurs del 24 de febrer. Mai més podia repetir-se la “paràlisi del poder”, cosa de la qual Pequín també va prendre nota. Amb la recent pèrdua de la llicència informativa del mitjà independent rus Nóvaia Gazeta, la sentència de 22 anys de presó a un periodista per traïció i el xantatge energètic a la UE, Putin ha reblat els claus del seu taüt.
Poques figures polítiques han suscitat després de morir opinions tan dissemblants de dins i fora del seu país. Gorbatxov va trencar els grillons de les nacions que formaven el Pacte de Varsòvia. Va deixar que se n’anés Europa de l’Est, una “maleta sense ansa”, segons l’escriptora Tatiana Tols¬taia: difícil de carregar, però una pena deixar-la enrere. Era un pes massa feixuc i, en canvi, Gorbatxov va reaccionar a la vella usança, com digne fill d’aquell sistema, amb el nacionalisme bàltic i el caucàsic. El desastre de Txernòbil, a més, havia revelat les inèrcies més miserables del règim.
Llegeixo a les memòries de qui va fer-li d’intèrpret, Pàvel Palàjtxenko, que era un exemple de dirigent insòlit, capaç de fascinar-se amb la gent i els llocs. Després d’una cimera amb Reagan, el 1987, li va dir: “Un gran dia. Vam ser països enemics massa temps. I per això un munt de coses dolentes van passar… Nosaltres també tenim gran part de la culpa”. Tant Gorbatxov com Putin van mirar el passat: el primer per girar-ne full, el segon per quedar-hi atrapat.

Guerra a Ucraïna

Giuseppe SPATAFORA a il Mulino (31-08-22): A che punto è la guerra in Ucraina   [2] L’esito delle battaglie di Kiev e del Donbas ha sorpreso tutti. Ma il conflitto si preannuncia lungo e costoso. Molti dubbi e poche certezze, se non l’urgenza di una svolta energetica per l’Europa … La battaglia di Kiev è stata vinta grazie alle ottime scelte tattico-strategiche dell’esercito ucraino e alla resistenza da parte della popolazione, ma anche grazie a una serie di errori strategici russi … Anche in merito alle sanzioni c’è stata un’aspettativa fallace, basata sull’idea che le sanzioni avrebbero costretto Putin a ritirarsi entro l’estate (…) Ora che l’esercito ucraino sembra aver ripreso l’offensiva, dando inizio a una nuova fase del conflitto, l’obiettivo è evitare una nuova ondata di falso ottimismo, che potrebbe estinguersi in fretta. Nessuna delle due parti in causa sembra pronta a un accordo. La guerra sarà quindi lunga e costosa, in termini di vite umane ed economici. All’Ucraina servirà un rifornimento costante di aiuti esterni per farvi fronte. L’Europa dovrà superare gli effetti negativi della guerra sulla propria economia, ma ciò non potrà avvenire senza riforme significative del sistema di approvvigionamento energetico. In assenza di una vera consapevolezza delle difficoltà che si hanno davanti, non si potranno trovare soluzioni decisive e durature.

Lluís BASSETS a El País (4-09-22): La Europa que saldrá de la guerra  Berlín quiere poner en marcha otra vez la ‘fábrica de democracia’ que fue la ampliación de la UE, que había dejado de funcionar (…) Cuando llegue la paz, fecha imposible de atisbar ahora, la nueva Ucrania se inclinará hacia quienes más la habrán ayudado en su combate. Probablemente será más polaca que franco-alemana. Hace bien poco, antes de la guerra, la ampliación europea ya no estaba en el orden del día. La fábrica de la democracia había cesado de funcionar. Ahora hay que ponerla en marcha de nuevo, según acaba de anunciar el canciller de Alemania, Olaf Scholz, en un discurso de gran enjundia pronunciado en la Universidad Carolina de Praga con la mirada dirigida hacia el Este. Con Ucrania en puertas de la UE, Scholz quiere alcanzar hasta 36 socios, sumando los balcánicos, Moldavia y Georgia, y eliminar a cambio el paralizante voto por unanimidad. Ni una palabra de Turquía, el eterno candidato y socio atlántico que hace más méritos como negociador de la paz entre Kiev y Moscú. La Europa estratégica que querían Macron y la comisión de Bruselas ha recibido en Praga el pleno espaldarazo alemán. Otra vez bajo el estruendo del cañón se agitan las ideas sobre Europa y toman forma sus futuras estructuras. Ojalá la diplomacia y la política de nuestro añorado paréntesis de paz europea ocupen pronto y en exclusiva el lugar de la guerra como herramientas de construcción del futuro.

Panorama geopolític global

Richard HAASS a Foreign Affairs (september/october 2022): The Dangerous Decade   [3] A Foreign Policy for a World in Crisis … Call it a perfect—or, more accurately, an imperfect—storm … Older geopolitical risks are colliding with complex new challenges … Russia and China share an animosity to a U.S.-led international system … A chasm has opened between global challenges and the machinery meant to contend with them … U.S. policy should not seek to transform Russia or China … Realism must trump idealism

Economia global

José Moisés MARTÍN a “Negocios” de El País (4-09-22): Otro final de la abundancia es posible  La respuesta a este nuevo ciclo es sencilla de exponer: hemos de acostumbrarnos a menores tasas de crecimiento (…) No es la primera vez que las economías occidentales se enfrentan a un ciclo de “final de la abundancia”. La crisis económica de 1973 tuvo consigo muchos factores, pero quizá el más recordado es el incremento del precio del petróleo, que se multiplicó por cuatro en apenas unos meses, llevando la inflación a cifras que, en el caso de España, alcanzaron el 25% en términos interanuales a finales de 1977. También entonces el mundo se tuvo que enfrentar a una importante subida de tipos de interés —que alcanzaron el 19% bajo el mandado de Volcker—, destapando una crisis de deuda que, en aquel momento, se focalizó en los impagos de las economías emergentes, como México, en 1982. El proceso inflacionario, que se combinó además con un estancamiento en el crecimiento, coincidió con la toma de conciencia sobre los límites del crecimiento, concepto que se popularizó gracias al informe que, en 1972, había desarrollado el recientemente creado Club de Roma. La crisis económica y de recursos naturales se combinaba con la primera constatación de los límites planetarios. Los treinta gloriosos habían acabado. Ha querido la historia que Macron hablase del final de la segunda “era de la abundancia” el año en el que el informe del Club de Roma ha cumplido 50 años. En estos 50 años los estudios sobre la capacidad de carga de nuestra naturaleza y sobre los límites planetarios han avanzado mucho. El propio Club de Roma, ya sin su autora principal, Donella Meadows, sigue editando de manera periódica actualizaciones del informe original, en los que ha confirmado las intuiciones iniciales. Más recientemente, el equipo del Centro de Resiliencia de Estocolmo ha establecido un nuevo cálculo sobre los límites planetarios: de los nueve límites establecidos en su sistema, el ser humano habría superado ya cinco. El más conocido es el cambio climático, al que habría que añadir la integridad de los ecosistemas, el uso de la tierra, los contaminantes y el deterioro de los flujos biogeoquímicos. La respuesta sencilla ante este nuevo final de la abundancia es, dado que los recursos económicos y físicos han dejado de estar fácilmente disponibles, acostumbrarnos durante un tiempo a menores tasas de crecimiento. Sencilla de exponer, pero socialmente inaceptable si no viene acompañada por una mejor distribución de la renta y la riqueza. La salida que encontramos a la finalización de la primera era de la abundancia fue la política económica de Reagan y Thatcher, que incrementaron notablemente la desigualdad económica, generando brechas sociales que todavía no habíamos restañado. La salida que encontremos ahora no puede ir en la misma dirección, por cuanto una nueva ronda de incremento de las desigualdades puede suponer un polvorín político y social que amenace nuestras democracias. Y, sin embargo, como han certificado los banqueros centrales, estamos abocados a un nuevo ciclo de políticas de ajuste. Así que estamos compelidos a hacer frente a este nuevo ciclo desde nuevos pilares: una transición ecológica justa y un nuevo contrato social deberían ser los puntos de partida de la nueva política económica. El reto fundamental que nos encontramos es hallar la manera de proteger a los sectores más vulnerables de los efectos de estas políticas de ajuste que, irremediablemente, vamos a tener que poner en marcha. Sera necesario actuar con rapidez, solvencia y seriedad, pero también con cierto grado de audacia y de asunción de riesgos. Así, el nuevo final de la abundancia debería ser diferente al de los años 70.

Estats Units: Biden reacciona

Roger SENSERRICH a Four Freedoms (3-09-22): El discurso de Biden  Sobre amenazas a la democracia y escenografía (…) Joe Biden dio el jueves un discurso en el que avisó a los ciudadanos de Estados Unidos que la democracia americana está en peligro. Habló sobre cómo un número considerable de políticos americanos, concentrados en un partido republicano atenazado por un líder autoritario, están trabajando activamente para subvertir el régimen democrático. Y habló directamente sobre cómo Donald Trump ya intentó invalidar el resultado de unas elecciones hace dos años, y sigue trabajando para repetir el intento. Biden dijo cosas como esta, que en una democracia avanzada deberían ser una obviedad, pero que en Estados Unidos deben repetirse en voz alta: Democracy cannot survive when one side believes there are only two outcomes to an election: Either they win or they were cheated … You can’t love your country only when you win. Nada de lo que dijo Biden, por cierto, es mentira o una exageración interesada. A saber:

  • Lindsay Graham, senador por Carolina del Norte, amenazó abiertamente hace unos días con disturbios multitudinarios en todo el país si el departamento de justicia lleva a Trump a los tribunales por un delito increíblemente obvio de llevarse cajas de documentos secretos a casa.
  •  Las amenazas de muerte y acoso a los funcionarios que se encargan de las elecciones se han convertido en rutina.
  • Lo mismo ha sucedido, por supuesto, con los jueces y fiscales que llevan casos contra Trump, así como los agentes del FBI que hicieron el registro.
  • Los republicanos están nominando chiflados negacionistas por todo el país que insisten que Biden no ganó las elecciones del 2020 de forma legítima.
  • Trump está hablando abiertamente de que indultará a todos los acusados de participar en el asalto al capitolio.
  • El 6 de enero del 2021 Trump dio un maldito golpe de estado, y medio partido republicano sigue defendiéndole. 

El sector trumpista del partido republicano ha decidido que no va a aceptar el resultado de unas elecciones que no ganen ellos, pura y simplemente, y están hablando abiertamente de recurrir a la violencia si es necesario. El presidente de los Estados Unidos dio un discurso hablando sobre ello.  Las cadenas generalistas americanas decidieron que eso no era lo suficiente importante como para darlo en directo, ya que esto de defender la democracia es “partidista” (…)

Pedro SORIANO MENDIARA a Agenda Pública (5-09-22): Elecciones de medio mandato: tres escenarios federales para Biden  (…) Escenario 1: las cosas siguen como estaban.
Los demócratas conservan sus mayorías en el Congreso y el Senado -incluso incrementando mínimamente las segundas-. Esto es, como digo, no sólo el escenario menos probable, sino un escenario sumamente improbable. Dicho lo cual, si se produce, afrontaremos los dos años finales del primer mandato de Biden de forma parecida a los dos primeros, esto es: aprobación de legislación muy progresista por parte del Congreso, que a continuación será aguada en el Senado por los senadores más conservadores del grupo parlamentario demócrata: Joe Manchin, de Virginia Occidental, y Kyrsten Sinema, de Arizona, y aprobada en esa versión más “centrista”.
Escenario 2: los demócratas pierden el Congreso, pero mantienen el Senado.
El proceso de rediseño de los escaños de la Cámara de Representantes, que se produce cada diez años en las legislaturas estatales y que ha ocurrido a lo largo de 2022, ha sido globalmente negativo para los demócratas (la mayoría de legislaturas estatales las controlan los republicanos), lo cual, unido a los bajos números de aprobación de Biden, hace muy probable que al menos la Cámara de Representantes cambie de manos.
En cuanto al Senado, los republicanos parecen haberse esforzado en sus procesos de primarias por nominar numerosos candidatos bien demasiado escorados a la derecha (en algún caso, directamente autoritarios) o bien sin preparación alguna, todo ello en Estados tradicionalmente moderados. Estos errores conservadores no forzados (que no es la primera vez que se producen) otorgan legítimas esperanzas a los demócratas de conservar al menos la Cámara alta.
En este caso, y salvo que los republicanos obtengan una mayoría tan exigua en el Congreso que les impida operar de manera efectiva (algo que tampoco es enteramente descartable, dados los precedentes de 2017 a 2019), podemos augurar dos años de comisiones de investigación dirigidas contra el propio Biden y los miembros de su administración, y uno o más procesos de impeachmentcontra el presidente, jaleados por el expresidente Trump. Lo que no cabe esperar es mucha productividad legislativa, porque la colaboración con un Gobierno demócrata suele ser el beso de la muerte para los congresistas republicanos.
Ahora bien, si el Senado se mantiene en manos demócratas, al menos los procesos de nombramiento de miembros de la Administración y jueces federales -incluidas potenciales vacantes en el Tribunal Supremo-, cuyo nombramiento le corresponde a ese cuerpo legislativo, continuarán produciéndose, y el funcionamiento del Gobierno estadounidense no se verá sustancialmente afectado por las elecciones de medio mandato.
Escenario 3: los republicanos recuperan el Congreso y el Senado.
En esta situación, los republicanos intentarán no sólo ahondar en las investigaciones e impeachments anteriormente mencionados, sino que, al controlar el Senado, también controlarán completamente la agenda legislativa y bloquearán la inmensa mayoría de nombramientos en la Administración y la judicatura federales, como ya le ocurrió a Barack Obama durante sus dos últimos años de mandato (2015-2017).
Este escenario, aunque malo para el país, no es necesariamente malo para Joe Biden, que puede optar por actuar como hizo Bill Clinton en 1994, cuando se vio en idéntica tesitura, y se esforzó en presentarse a sí mismo como un valladar centrista frente al conservadurismo republicano. El hecho de que los republicanos sean ahora un partido mucho más extremista que entonces -directamente iliberal en su mayoría- hará esa labor más sencilla y su reelección más probable (siempre y cuando las elecciones de 2024 sean realmente libres, algo que no dependerá de los comicios federales de noviembre, sino de los estatales). Pero eso es materia para otro artículo.

Argentina: atemptat contra Cristina Fernández de Kichner

Martín CAPARRÓS a El País (3-09-22): Qué quilombo vamos a armar   [4] El intento de asesinato de Cristina Fernández de Kirchner mantendrá su figura en el centro de la grieta que lleva 20 años arruinando el país (…) El peronismo kirchnerista, sin argumentos técnicos, recurre a uno político: que esto es puro lawfare, la palabra que se ha puesto de moda en nuestros países para hablar del uso político de la justicia. El lawfare consistiría en usar los tribunales para atacar al adversario. En general lo harían los gobiernos contra la oposición; en Argentina y en España, como todo debe ser más retorcido, lo usaría la oposición contra miembros del Gobierno. Por eso el peronismo kirchnerista no acepta las acusaciones. Su presidente dijo este jueves, entre otras cosas, que le “da asco lo que hacen ciertos jueces”. Y hace unos días, en un largo discurso por Youtube, Cristina Fernández explicó que los fiscales la acusaban porque eran hijos o nietos de militares, por ejemplo. Y que, como viene diciendo desde hace tiempo, “la historia ya me absolvió”. El peronismo en el Gobierno rechaza —a priori— las decisiones de la justicia: la institucionalidad básica del país. Y prefiere influir en el juicio sacando gente —no mucha— a la calle. Así se armaron las módicas manifestaciones frente al piso de Fernández en el barrio más elegante de Buenos Aires. Sus consignas son claras: “Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar”. O sea: si la justicia la condena, rompemos todo. Un Estado que no confía en sus propias instituciones no tiene por qué esperar que sus ciudadanos sí lo hagan. Fueron diez días de corridas, gritos y fuegos de artificio. Los vecinos se quejaron, la policía de la ciudad —macrista— intentó disolverla, hubo peleas, debieron recular. En ese espacio sin control un trastornado quiso disparar una pistola contra la vicepresidenta, que caminaba sin custodia. Afortunadamente no lo consiguió, está preso, no saldrá en mucho tiempo. Que la violencia armada se agregue a las pequeñas violencias cotidianas que la Argentina practica demasiado es una novedad horrible, aunque todo parece indicar que este es un caso aislado, la locura de un tonto. (Hay, detrás de todo esto, un cuento de terror: pensar qué habría pasado si esa bala se hubiese disparado. Me imagino un país hundido en una lucha sin final. En este caso, el azar y la estupidez del agresor fueron clementes). Pero, más allá del alivio general, el episodio será utilizado. La estrategia de Cristina Fernández y los suyos es, desde hace años, la victimización: los malos nos temen, nos odian, nos atacan, eso demuestra que hacemos cosas buenas. La infamia de la noche del jueves será la guinda de esa tarta: ya no solo nos atacan con leyes, ahora también con armas, debemos defendernos. O, por lo menos, mantendrá la figura de Fernández en el centro de un debate estéril: esa grieta que lleva 20 años arruinando el país. Espero que la Argentina sea lo suficientemente razonable como para no caer también en esta trampa. Visto su historial reciente, lo dudo y me preocupo. Por ahora yo y todos los demás seguimos escribiendo sobre esto. Los millones de argentinos que no saben cómo harán para comer mañana, mientras tanto, siguen sin saberlo. Esa violencia insiste, y solo queda esperar que no despierte, a su vez, otras violencias: sucede —lo sabemos— tanto.

Xile: rebuig a la nova Constitució

Rocío MONTES a El País (5-09-22): Las cinco claves que explican el rechazo de los chilenos a la nueva Constitución  De la identificación con el Gobierno de Boric a la economía o el trabajo de la convención, las razones por las que los votantes optaron por continuar el proceso constituyente (…) Un plebiscito al Gobierno de Boric.El ADN del Ejecutivo de Gabriel Boric ha marcado la Convención Constituyente, el texto de la constituyente y, en estos últimos meses, por la opción del “apruebo” [a favor]. El presidente tomó la decisión de desempeñar un papel protagonista, como principal activo de la coalición gobernante de izquierda. Es la razón por la que, políticamente, el destino de la nueva Constitución se ha ligado al Gobierno y viceversa, como mostraron las encuestas. Este plebiscito, en definitiva, se ha vivido como un referéndum sobre la actual Administración, que lleva seis meses en el poder. La delincuencia y la situación económica. Chile se enfrenta una crisis de inseguridad pública importante y, aunque se trata de un problema que ha crecido con los años, afecta directamente a la ciudadanía, que castiga al Gobierno de turno. La Administración de Boric, además, no siempre ha mostrado una postura inequívoca respecto del orden público, sobre todo con la violencia en La Araucanía y las regiones aledañas, que se agrava con los días. Esta situación se vuelve más compleja en el norte del país, con la crisis migratoria que afecta sobre todo a la vida cotidiana de la gente humilde de esa zona. La percepción de inseguridad se une al encarecimiento de la vida con una inflación del 13,1% interanual, como no se observaba desde hace tres décadas. En un referéndum que se ha vivido como un plebiscito a los gobernantes, ambos factores han influido en el rechazo a la Constitución. El trabajo de la convención. Una de las preguntas que tendrán que responder los analistas será por qué el texto redactado por el órgano más democrático de la historia de Chile —paritario, con escaños reservados para pueblos originarios, con independientes— no ha sido respaldado por la ciudadanía. La convención comenzó su trabajo en julio de 2021 con altos niveles de respaldo, pero fue perdiéndolo en semanas. Hace justamente un año, una investigación del diario La Tercera reveló que uno de los vicepresidentes, Rodrigo Rojas Vade, se había inventado un falso cáncer. La ciudadanía que se sintió traicionada. Con los meses, observaron además una conducta pintoresca y hasta grosera de algunos miembros de la convención. La esperanza de la campaña a favor era que la ciudadanía separara el proceso de la propuesta final. Una propuesta muy transformadora. Los críticos catalogaron el texto de la nueva Constitución refundacional. Declaraba a Chile como un Estado con democracia representativa, reforzada con modalidades de participación directa, con hincapié en los derechos sociales, laprotección de una naturaleza, la descentralización del país y la paridad. El reconocimiento de los pueblos indígenas generó preocupación en los habitantes de La Araucanía y de las regiones aledañas —donde se ubican las tierras ancestrales y una alta población mapuche—, que no tiene entre sus principales demandas la plurinacionalidad. Los críticos consideraban además que la nueva configuración del aparato judicial abría la puerta a la interferencia política en este poder del Estado, y preocupó la ausencia de toda norma sobre los partidos políticos y el sistema electoral. El papel del centroizquierda y la derecha  La oposición organizada de sectores de centroizquierda evitó que la opción por el rechazo quedara encajonada solo en la derecha. Al triunfo del rechazo contribuyó también que los líderes de la derecha mostraran su disposición a continuar con el proceso constituyente, aunque ayer ganara el no. Este escenario facilitó a una parte de la ciudadanía votar en contra, al ver que las fuerzas políticas se comprometieron a seguir trabajando por una nueva Constitución.

Yanina WELP a Agenda Pública (6-09-22): Chile en la turbopolítica  [5] Tras los resultados del plebiscito, ahora está en juego la disputa constitucional, donde los nuevos partidos pueden verse arrastrados por la crisis de representación y eso no sería bueno para el país (…) Primero, los medios de comunicación con mayor audiencia fueron muy críticos del proceso constituyente y sus resultados. Sin embargo, estos medios también estaban ahí cuando ganó Gabriel Boric en segunda vuelta, y lo miraban con similar desconfianza. Así, aunque la cobertura mediática tenga incidencia, por lejos no es monolítica, en Chile hay libertad de expresión y la posición del propio Gobierno lo ubica como un enunciador de peso, con gran visibilidad. Es un hecho: la campaña por el Apruebo no convenció. No debe dejarse a un lado el efecto inmediato y muy negativo de algunos escándalos que acompañaron el proceso de elaboración constitucional y que fueron magnificados por unas dinámicas mediáticas en las que atraer la atención es un objetivo primordial (una tendencia perniciosa en todo el mundo occidental). Segundo, se alega que la derrota resulta del voto obligatorio. Los desencantados serian antisistema. Esto no se sostiene empíricamente porque el Gobierno en funciones llegó a La Moneda porque consiguió una mayor movilización (que subió del 47% al 56% y permitió a Boric pasar de sus 26% de votos iniciales al 56%). El voto por el Rechazo es diverso y no hay evidencias ni de que pueda ser atribuible en bloque a la derecha ni mucho menos a un voto antisistema. Un amplio grupo de quienes rechazaron lo hicieron en el marco de una campaña en que muchos actores institucionales se decantaron por rechazar para empezar un nuevo proceso constitucional. Esa será la principal disputa de los días que vienen, porque las primeras reacciones hacen suponer que otros actores institucionales que habrían insinuado esa posibilidad aprovecharían la contundencia del resultado para que las cosas sigan como están (Chile Vamos no asistirá a la reunión convocada por el presidente, por ejemplo). Un tercer argumento atribuye el triunfo del rechazo a la ausencia de los partidos. La Convención caracterizada por voces nuevas y una gran cantidad de independientes habría demostrado no funcionar. Sin embargo, este fue, nunca mejor dicho, un voto de rechazo. Los partidos que con más claridad se involucraron en la campaña manifestaron su apoyo al Apruebo. El Rechazo fue canalizado en una campaña de desprestigio muchas veces confusa cuando no directamente basada en información falsa (fake news). No está claro que el rechazo a los independientes correlacione con un regreso de los partidos tradicionales. Un cuarto argumento afirma que sencillamente la Constitución es mala y la gente votó a conciencia. Sabemos que los intermediarios tienen mucho peso, sean estos los partidos, los líderes sociales o figuras mediáticas. La propuesta constitucional —lo han dicho numerosos analistas de prestigio internacional— supone grandes avances, tiene algunos baches y no ponía en cuestión la tendencia a profundizar la democracia. La atención puesta sobre algunos elementos como la plurinacionalidad, en el marco de un conflicto con sectores del pueblo mapuche que ha derivado en violencia en los últimos años; o la propuesta de una democracia paritaria en el escenario del incipiente conservadurismo latinoamericano, alimentaron el rechazo. Otras claves a considerar con mayor atención: las expectativas fueron muy elevadas y el proceso se siguió con la lupa, como si de un reality show se tratara. La Convención cometió muchos errores y se expresó y amplió —paradójicamente— la distancia con el electorado al que buscaba representar (…)

Unió Europea: l’emergència energètica i les seves derivades

Enric JULIANA a La Vanguardia (3-09-22): El cerrojo de Francia… (…) ¿Por qué Francia es reticente a la reanudación de las obras del Midcat?
– En primer lugar hemos de tener en cuenta la histórica reticencia de Francia a las interconexiones logísticas (nuevos túneles, ferrocarril de ancho internacional, redes de alta tensión, grandes gasoductos…) con la península Ibérica a través de los Pirineos. Francia tiene la llave de entrada a Europa desde el sur y no piensa regalarla. Nunca lo ha hecho. A Francia no le entusiasma la posibilidad de que España y Portugal se conviertan en una plataforma logística de primer orden para enviar energía y mercancías al centro-norte de Europa. Hace unos años, Francia dijo no a un túnel de gran envergadura por el Pirineo aragonés (proyecto del período Aznar), las interconexiones eléctricas se desarrollan con lentitud y empiezan a detectarse importantes cuellos de botella para el corredor ferroviario mediterráneo en el sur de Francia: la conexión de los trenes de mercancías españoles de ancho internacional con la red francesa no será fácil.
– La reanudación del Midcat cuenta con el apoyo de la empresa que gestiona la red gasista del sur de Francia y con la reticencia de la empresa que gestiona la red del norte. Francia tiene dos redes de distribución de gas, débilmente conectadas entre sí, con accionistas e intereses distintos. El Gobierno francés proyecta instalar una planta flotante de regasificación en el puerto de Le Havre (Normandia) para reforzar la capacidad de recepción de gas licuado.
– Francia tiene una cuenta pendiente con Alemania. El rechazo alemán a la energía nuclear perjudica los intereses de un país cuya seguridad energética y militar gira en torno a la energía atómica. La autonomía energética francesa está garantizada por 56 reactores nucleares, cuando funcionan a pleno rendimiento (cosa que hoy no sucede por serios problemas de mantenimiento en más de la mitad de las centrales francesas). A su vez, Francia exporta tecnología para la construcción de centrales nucleares en otros países. El no alemán a la energía atómica, promovido históricamente por Los Verdes y apoyado hace unos años por la canciller Angela Merkel, alimenta el discurso antinuclear en muchos países. Alemania se halla ahora ante severos problemas e incluso podría retrasar el cierre de algunas de sus centrales nucleares. Alemania se halla en horas difíciles y Francia le dice que tiene que estudiar una y otra vez la idea de convertir la península Ibérica en base de aprovisionamiento de gas e hidrógeno verde (en un futuro).
– La apuesta alemana por la península Ibérica significa también una proyección estratégica sobre el norte de África. Alemania acaba de hacer las paces con Marruecos y mantiene una correcta relación con Argelia. Alemania tiene planes para estimular la producción de hidrógeno verde en ambos países. Francia siempre ha considerado que la política europea en el Mediterráneo y el norte de África ha de pasar en primera instancia por París, no por Berlín. El Club Méditerranée habla francés. Ese es el enfoque histórico de París.
– La guerra de Ucrania empuja a los países de la Unión Europea a una mayor colaboración, pero también estimula recelos y zonas de competición. Las geometrías internas de la Unión Europea se están modificando. Alemania ha decidido estrechar lazos con España mientras espera el resultado de las elecciones en Italia. Y Francia no sabe si podrá contar con Italia en un futuro próximo.
Quizás estos apuntes y el vídeo que les acompaña sirvan para esclarecer un poco la cuestión. No es fácil. La guerra de Ucrania se está transformando en la guerra de la Energía.

Ignacio FARIZA/Marc BASSETS a El País (7-09-22): Los porqués del choque entre Macron y Sánchez   [6] Berlín quiere sumar más opciones de suministro a corto y medio plazo, Madrid valora su potencial para la exportación de hidrógeno verde y París no lo ve necesario ni para gas ni para hidrógeno (…) España: una oportunidad de futuro útil en el presente.  Cuando el gas ruso entraba a borbotones en Europa, el sentido económico del MidCat era escaso y prevalecían los motivos ambientales, contrarios a la infraestructura. La invasión rusa de Ucrania lo ha cambiado todo y, ahora sí, las autoridades españolas ven en él una ocasión de oro. En un futuro no tan lejano, el hidrógeno de origen verde, producido a partir de fuentes renovables, tiene todos los visos para jugar un papel fundamental en la ecuación energética europea, con la neutralidad de emisiones entre ceja y ceja para 2050. Y disponer de un tubo que permita el tránsito hacia los núcleos industriales del centro y el norte del continente abre una puerta que hasta hace poco parecía poco menos que de ciencia ficción. La hoja de ruta comunitaria pasa por que la producción interna de hidrógeno verde alcance los 10 millones de toneladas a finales de esta década. Para ello, el concurso de España, uno de los países del bloque con más potencial renovable, se antoja esencial. Pero se necesitaría una vía de salida de ese gas, y el MidCat encajaría a la perfección en ese rol. Con la más que probable vitola de proyecto de interés común (PIC), tendría garantizada una financiación mayoritaria con fondos de Bruselas. Pellerin-Carlin no lo ve claro. “Hay quien dice: ‘Vamos a invertir en el gas, y no se inquieten, más tarde podremos transportar hidrógeno’. O bien es una mentira o bien hay que ver las cifras y el dinero: hablamos de centenares de millones de euros de más. Y en este momento no existe ningún modelo económico para transportar hidrógeno a larga distancia”. En todo caso, y hasta que esto sea tangible, el tubo no solo puede echar una mano a Alemania, sino dar un mayor uso a la red ibérica de regasificadoras (siete en total: seis en España y una más en Portugal), hoy infrautilizada. El nuevo gasoducto pondría a trabajar a pleno rendimiento esas infraestructuras para devolver a estado gaseoso el gas licuado que llega por barco a los puertos peninsulares para su posterior inyección en el tubo, rumbo al norte.

Alemania: sin Rusia, todo el gas es bueno. A la fuerza ahorcan. El suministro de gas barato procedente de Rusia, vital para su industria, ya es historia en Alemania. El giro de guion obliga a jugar todas las cartas posibles. Y a hacerlo a toda prisa. En ese movimiento acelerado se enmarca la pujanza del canciller, Olaf Scholz, por el MidCat, un proyecto por el que hasta hace unos meses Berlín había mostrado poco interés.El Gobierno tripartito espera contar ya a finales de este año, o ―como tarde― a principios del que viene, con dos de las cinco regasificadoras que tiene en marcha, lo que le permitiría importar combustible de un gran número de suministradores. Es algo que, hasta ahora, no podía hacer: Alemania sigue sin contar con ninguna planta de este tipo, indispensables para procesar el gas que llega por barco desde lugares como Estados Unidos, Australia o Qatar. Pero, incluso en ese escenario, Berlín ve todo el sentido al tubo pirenaico: tanto en el presente, para el trasiego de gas natural; como en el futuro, para hidrógeno. “Alemania necesitará [gas] este invierno, quizá el siguiente, pero no después”, contrapone Pellerin-Carlin, del Instituto Jacques Delors. El motivo: está invirtiendo en la reducción del consumo de gas y en la construcción de terminales de gas natural licuado (GNL, en la jerga del sector, el que llega por barco). “Si viviésemos en un mundo imaginario en el que pudiésemos construir inmediatamente un gasoducto temporal que podríamos desmantelar en dos años, ¿por qué no?”, argumenta el experto francés. “Pero así no funcionan las cosas”.

Francia: muy pocos incentivos, muchos argumentos en contra. Macron desgranó el lunes, en una rueda de prensa, sus razones contra el MidCat. La primera es que las dos conexiones gasísticas entre España y Francia que ya existen no están a pleno rendimiento (solo al 53% desde febrero, dijo) y que en agosto incluso era Francia la que exportaba gas a España. Esto cuestionaría la necesidad de un tubo para enviar gas hacia Europa. Los datos de Enagás, el operador español del sistema, apuntan en otra dirección. Entre el 1 de marzo y el 7 de septiembre, el saldo ha sido exportador (España-Francia) tres de cada cuatro días, y el 20% de las jornadas ha ido al máximo de capacidad (más del 80%). “Desde que estalló la guerra, ha habido más días en los que se ha exportado gas de España a Francia, aunque agosto ha sido una excepción en ese sentido”, precisa una fuente del sector, que aboga por evitar las medias y atender a los picos de demanda. La segunda razón de Macron apunta a las dificultades que afrontaría la construcción del MidCat en Francia: desde la duración de las obras a la probable oposición de los ecologistas, que el presidente francés ve justificada. Macron tampoco considera que, en el futuro, España vaya a importar tanto gas de países del sur como para justificar un nuevo tubo que lo lleve al resto de Europa. En tercer lugar, el presidente francés cuestiona que el tubo pueda fácilmente transportar hidrógeno por el coste que supondrían las obras para que así fuera. “Aún no está claro que tenga sentido llevar hidrógeno por tubo, por el coste adicional que supondría, o si se llevaría en forma de amoniaco”, analiza Labanda. “No tengo tan clara esa viabilidad técnica: todavía hay mucha incertidumbre tecnológica”. Pero Macron fue un paso más allá: citando a expertos que no nombró, afirmó que llevar hidrógeno a tan larga distancia, de España a Alemania, sería “aberrante”. “No es toda la verdad”, matiza Escribano, de Elcano. “Es cierto que el transporte de hidrógeno es costoso y que aún no sabemos exactamente cómo va a ser, pero sería mucho más eficiente y barato mandarlo a través de Francia que a través de Italia o por barco en forma de amoniaco”.

Rafael SALAS, Miguel JEREZ i Francisco ÁLVAREZ a Nada es Gratis (1-09-22): Efectos del tope al gas y comparación internacional   (…) Tomando como referencia el periodo 1 abril a 14 de junio, justa el día anterior a la entrada en vigor del mecanismo de la limitación del gas encontramos los siguientes resultados:
1) En los países europeos analizados los precios mayoristas de la electricidad casi se duplican con incrementos que van del 113% al 92%.
2) En España, el precio mayorista más la compensación sube solo un 52%.
3) En España, el precio minorista regulado PVPC sube solo un 33%
4) En España, el precio minorista regulado PVPC sube menos que el precio mayorista del gas (un 33% vs 69%).
5) En España, el precio mayorista más la compensación sube menos que el precio mayorista del gas (un 52% vs 69%).
Estas afirmaciones son válidas en todos los subperiodos y se acentúan con la subida del precio del gas.
6) El precio minorista regulado PVPC en España es menor que el precio mayorista en Alemania, Bélgica, Francia e Italia.
7) Con la subida del precio del gas en las últimas decenas del mes de agosto, aumentan las diferencias entre el precio minorista de España y los precios mayoristas europeos. En las dos últimas decenas, el precio minorista regulado PVPC en España es menor que el precio mayorista de todos los países europeos (…)

Walter MÜNCHAU a El País (5-09-22): La tendencia no es una línea, sino una curva  Europa puede estar al principio de una recesión inusualmente grave, que no se revertirá por sí sola (…) habría que aumentar la capacidad productiva de nuestras economías. No estamos hablando de reformas estructurales al viejo estilo para aumentar la competitividad mediante la supresión de los salarios. La competitividad es una economía de suma cero. Funciona para las economías pequeñas, y para los economistas de mente pequeña. Nuestra crisis es una crisis de crecimiento de la productividad en todas las economías. La forma de salir de ella es mediante la innovación de la variante que se centra en la destrucción creativa. No es algo que se nos dé muy bien en Europa. Nosotros innovamos “por orden del muftí”. La idea alemana de innovación es el próximo motor diésel fabricado por Volkswagen.
He llegado a dos conclusiones. El fuego en el teatro es de verdad. Volveremos a poner en marcha el espectáculo, pero llevará tiempo y no será el mismo.

Eleccions italianes

Ramon MARIMON a Agenda Pública (5-09-22): El Gobierno de Draghi, una estrella fugaz en la oscuridad de la política italiana  Ya no se habla en la campaña electoral de las reformas que Italia necesita sino, una vez más, de fascismo y comunismo (…) ¿Por qué ya nadie discute que va a ganar la coalición de centroderecha y a la cabeza la dirigente del partido más votado, Giorgia Meloni, y el número 68 va a ser el primer Gobierno italiano con una mujer como primer ministro? Por la relativamente nueva ley electoral —llamada Rosatellum—, el 60% de los diputados y senadores se eligen por un sistema proporcional con listas cerradas de partidos y el 40% por un sistema mayoritario en el que, lógicamente, mayores coaliciones tienen mayores posibilidades. Esto último, junto a un complejo sistema de asignar votos residuales a nivel nacional y entre distritos electorales, hace que la movida de Calenda-Renzi haya hundido la agenda Draghi. No tanto por dar prácticamente certeza al resultado electoral como porque, con esta expectativa, ya estamos asistiendo a una campaña en la que, por una parte, la coalición de centroderecha aparece como unida en 15 puntos (desconocidos a fecha de hoy), cuando de hecho no lo esta, y frente a ella cada coalición quiere presentar perfil propio (aunque sea para retener a socios minoritarios, como el PD, poniendo como una de sus ocho prioridades la legalización de la marihuana medicinal). Ya no se habla de las reformas que Italia necesita (algunas de ellas comprometidas en el Plan de Recuperación y Resiliencia), sino, una vez más, volviendo a la oscuridad profunda, de fascismo y comunismo. Esto preocupa en Europa (mientras Putin sonríe, cosa que solo hace en privado). ¿Qué es lo que debe preocupar más? Que el centroderecha gane con una mayoría suficiente como para poder cambiar la Constitución sin referéndum. Esto no es lo que prevén las encuestas, pero, si pasase, Meloni ha hablado claro: se cambiaría el sistema actual por otro presidencialista (parecido al sistema francés, pero posiblemente con aún mayor poder para el presidente). ¿Por qué afrancesar el sistema es de temer? Porque, como señalaba, dentro de su oscuridad, el sistema actual hace que la institución del Estado —el presidente de la República— pueda actuar con una visión de Estado —a largo plazo— en particular en momentos de crisis (cosa que no puede hacer el Rey en España), mientras que, desde que desapareció la vieja Democracia Cristiana y el viejo Partido Comunista, raramente los partidos italianos se han guiado por políticas de Estado a largo plazo (retórica aparte). ¿Sería distinto un presidente meloniano? Y en el escenario más probable de que gane la coalición de centroderecha sin tanta mayoría, ¿qué sería lo mejor? Para el centroderecha, que Meloni no tenga que depender de Salvini y Berlusconi. Para la otra parte, que sea una victoria clara, como oposición, de la coalición de centroizquierda y, dentro de ella, del PD. En una palabra, que nuestros personajes en el infierno allí se queden. Y, lo más difícil: que, con la mayor responsabilidad que da un resultado claro, ni en Italia ni en Europa esto signifique una confrontación, lo que podría llegar a ser una ruptura.

Josep Maria COLOMER a La Vanguardia (3-09-22): ¿Quién nos gobierna?   [7] Italia muestra el éxito y el fracaso del gobierno de los expertos (…) ¿Quién debería gobernar este mundo inestable e imprevisible? ¿Políticos profesionales como los italianos? ¿Activistas de partido como los británicos? ¿Tecnócratas expertos como los de la Unión Europea? ¿O el pueblo, que tiene otras cosas que hacer?
Italia muestra el éxito y el fracaso del gobierno de los expertos. Mario Draghi llegó al Gobierno con su alto prestigio de haber salvado el euro desde el BCE y puso al país en la senda de las reformas siempre aplazadas para recibir la masiva ayuda ofrecida por la UE. Podría haber sido el fin de varias décadas de crecimiento cero en el país, donde la única discusión ha sido, como en el famoso sketch de Monty Python sobre una cacatúa azul, si la economía estaba muerta o solo dormida.
El Gobierno de Draghi contaba con el apoyo del 90% del Parlamento, pero su Ejecutivo estaba formado por una mezcla de diez expertos independientes y trece miembros de siete partidos ansiosos de recuperar sus poltronas. La debilidad de los expertos en el gobierno es que no solo se les critica por no basarse en elecciones, sino que, cuando están bajo presión, como Draghi, pueden renunciar con un desaire por falta de incentivos electorales. La mayoría de los políticos partidistas italianos se comportan de forma irresponsable porque saben que Italia es too big to fail. La UE no puede permitirse el colapso de Italia porque es demasiado grande e interdependiente con la economía continental. Por eso quizá lograrán el apoyo de la UE a pesar de todo, y así los italianos, junto con el resto de los europeos, tendremos que aguantar el lastimoso espectáculo.
En el Reino Unido no hay gobierno de los expertos, sino que los partidos mandan. Tras una escalada de estupideces, los tories se han deshecho del incompetente payaso que cabalgó sobre la insensatez del Brexit. Pero el posterior candidato apoyado por 250 parlamentarios que quieren conservar su escaño está siendo derrotado por una oportunista chaquetera apoyada por activistas que representan el 1% de los votantes del partido en las últimas elecciones.
Basándose en estas someras observaciones, se podría decir, pues, que una gobernanza eficiente y potencialmente estable puede ser proporcionada en este orden de mejor a peor. Primero, por expertos independientes preocupados por políticas técnicamente eficientes; segundo, por políticos profesionales motivados por su imparable ambición, y tercero, por activistas ideologizados y engatusados por demagogos populistas y nacionalistas.
¿Y el pueblo? La mayoría de la gente, ocupada en sus asuntos privados, tiene una información limitada sobre los asuntos públicos y tiene que elegir entre la conocida acción pasada del gobierno y las dudosas promesas de futuro de la oposición. A pesar del escepticismo general, si la gestión del gobierno ha sido muy decepcionante, muchos eligen el malo por conocer.
No está claro qué ocurrirá en las próximas elecciones en Italia, en el Reino Unido o en cualquier otro país. A corto plazo, es posible que muchos tecnócratas expertos y los gobernantes que los escuchan no reciban el reconocimiento que puedan merecer por su pericia y conocimiento. ¿Satisfarán, por el contrario, muchos políticos profesionales con un comportamiento errático e incompetente su sed de cargos públicos? ¿Cuánta gente caerá de nuevo en la trampa de activistas capturados por fiebres ideológicas y manipuladores oportunistas con necias promesas? Estas parecen ser las alternativas disponibles en muchas elecciones en los tiempos actuales.

Regne Unit: Liz Truss substitueix Boris Johnson

Denis MacSHANE a Telos (8-09-22): Liz Truss et madame Thatcher: gare au contresens!  [8] (…) Après les Trente glorieuses d’économie sociale de marché qui avaient tant amélioré le niveau de vie de la classe ouvrière dans la Communauté européenne et, après 1950, en Grande-Bretagne, Margaret Thatcher et Ronald Reagan, avec l’aide du Forum économique mondial de Davos, ont lancé les Trente glorieuses de l’ultra-libéralisme mondialisé. Cette ère d’argent bon marché, de faible inflation, d’énergie bon marché, de main d’œuvre bon marché, de biens bon marché produits n’importe où dans le monde sans respect des conventions de l’OIT est maintenant terminée.
La guerre est de retour en Europe, une Europe qui avait été bâtie pour empêcher son retour. Comme le dit le président Macron, « l’ère de l’abondance est terminée ». Liz Truss prend la tête d’une Grande-Bretagne brisée, avec 14 millions de ménages vivant dans la pauvreté, une peur réelle de l’augmentation du coût de la vie, des syndicats affaiblis et incapables d’attirer de nouveaux membres, des partis politiques qui ont produit des leaders comme l’inéligible Jeremy Corbyn et le clown menteur Boris Johnson ; un service de santé où les pauvres utilisent des pinces pour extraire leurs dents et où vous attendez neuf heures pour qu’une ambulance arrive, ou trois ans pour une opération de remplacement de la hanche ou du genou ; des services de police qui ne peuvent pas contrôler la criminalité et qui sont rongés par le sexisme et le racisme, une économie qui se réduit lentement à cause du Brexit – et un Premier ministre qui invoque une dame de fer mythologique d’autrefois parce qu’elle n’a pas d’autre message pour le peuple britannique.

Matt GOODWIN a Agenda Pública (6-09-22): Los retos del Partido Conservador británico   Truss confía en que la reducción de impuestos y la vuelta al conservadurismo fiscal clásico le permita sortear el “invierno del descontento” que se avecina. Si no lo hace, tanto su partido como el Reino Unido estarán en serios problemas (…) La promesa de renovar y reformar el Reino Unido tras el Brexit se ha convertido en un escándalo tras otro en el Número 10. Y esto ha tenido profundas consecuencias. El realineamiento político de la política británica que encontró su expresión tras el referéndum del Brexit se está desmoronando. Los tres grupos que fueron fundamentales para la rotunda victoria de Boris Johnson en 2019 —votantes de clase trabajadora, personas sin título universitario y pensionistas— están abandonando el partido. De hecho, los conservadores han perdido ya cerca de la mitad del apoyo de los que le votaron hace menos de tres años. Ha sido una clase magistral de cómo perder amigos y alejar a tus principales votantes. Al no sacar el máximo rédito político del Brexit, al aplicar una política de inmigración mucho más liberal de lo que muchos votantes del Brexit querían, y al no respetar el principio del “juego limpio” y la decencia —durante mucho tiempo centrales en la cultura británica—, Boris Johnson ha perdido masas de apoyo en las zonas del norte, de clase trabajadora y pro-Brexit que su partido arrebató a los laboristas en las últimas elecciones. Y ahora parece que las cosas van a empeorar. Con la previsión de que la inflación alcance el 22% a principios de 2023, la recesión económica que se avecina y los comentarios generalizados sobre un “invierno del descontento” —caracterizado por el malestar industrial, el lento crecimiento, el aumento de los precios y el mal funcionamiento de los servicios públicos— hay buenas razones para preguntarse si Liz Truss disfrutará del habitual período de luna de miel de los nuevos primeros ministros. Apuesta por que la reducción de impuestos y la vuelta al conservadurismo fiscal clásico ayudarán a Gran Bretaña a salir de la crisis, a frenar la inflación y a cambiar la suerte de su partido. Pero los principales economistas siguen siendo muy escépticos y sostienen que sus planes no harán más que alimentar la inflación. Truss espera que estén equivocados y que gane su apuesta. Porque si no lo hace, tanto su partido como el país estarán en serios problemas.

Guillermo ÍÑIGUEZ a Agenda Pública (6-09-22): Los tres retos de Liz Truss  (…) El desafío al que se enfrenta Liz Truss es, por lo tanto, triple. En primer lugar, deberá poner freno a una tormenta perfecta –de inflación, de coste de vida y de pobreza energética– que puede desembocar en un nuevo invierno del descontento. En segundo lugar, habrá de cohesionar un Reino Unido más desunido que nunca. Por último, deberá ser capaz de asegurarse un legado político propio; de lograr ser, en otras palabras, más que un interregno entre los años de Johnson y los de un hipotético Gobierno laborista

Espanya: inici del nou curs polític

Ignacio SÁNCHEZ-CUENCA a El País (6-09-22): La gran resignación    Mientras no consigamos reconstruir nuestra vida pública con unos niveles de exigencia más elevados, la capacidad, como país, para resolver los asuntos socioeconómicos y ecológicos que nos angustian en el presente será limitada (…) Da la impresión de que, como sociedad, nos hemos resignado a que nuestro país funcione de esta manera. No solo no hay un verdadero debate sobre la cuestión, sino que la acumulación de informaciones parece haber producido un cierto efecto de saturación. Es como si ya hubiésemos asumido que España es así. No se trata de moralizar: hay una mezcla de razones que explican esta especie de anestesia política. En primer lugar, se han sucedido crisis sobrevenidas, primero la pandemia y luego la guerra en Ucrania, unido todo ello a un agravamiento de los problemas medioambientales: en consecuencia, la agenda política se ha alterado decisivamente. Es lógico, pues, que la atención se centre ahora en la cuestión socioeconómica, la inflación y la crisis energética. Este no es el momento más oportuno para plantearnos por qué el sistema político no ha sido capaz de evitar o rectificar esa podredumbre que amenaza con anegarlo todo. En segundo lugar, tras la crisis catalana, que supuso una especie de trauma nacional, ha resurgido un nacionalismo español autosatisfecho que niega de raíz que España tenga problemas políticos estructurales. Ya se sabe, somos una democracia intachable, estamos entre las mejores del mundo. El pesimismo y la mirada sombría de la década pasada han sido reemplazados por un orgullo de país en el que no hay apenas hueco para una visión crítica de nuestro sistema democrático. La reacción social al escándalo del espionaje a los líderes independentistas catalanes, que se ha cerrado sin que tengamos aún una mínima explicación verosímil de lo sucedido, es una buena muestra de ello. Ahora bien, aun teniendo todo esto en cuenta, aun sabiendo que el momento no es el más adecuado, no deberíamos engañarnos suponiendo que el paso del tiempo y la fugacidad de los asuntos públicos acabará con el problema de fondo al que vengo refiriéndome en este artículo. Es más, mientras no consigamos reconstruir nuestra vida pública con unos niveles de exigencia más elevados, la capacidad, como país, para resolver los asuntos socioeconómicos y ecológicos que nos angustian en el presente será limitada. Resulta muy complicado llevar a cabo políticas públicas ambiciosas y eficaces cuando la política aparece periódicamente como un ámbito dominado por los abusos de poder y el juego sucio y, en consecuencia, se instala en la sociedad la desconfianza y la sospecha de todo lo relativo a la vida pública. En cualquier caso, la peor actitud posible es la resignación. Pero resignados parecemos ante lo que seguimos aprendiendo de la política española.

Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (3-09-22): Sánchez lanza su plan en tres fases para desactivar a Feijóo: “Está solo y no es sólido  La campaña bautizada como ‘El Gobierno de la gente’, que da comienzo hoy en Sevilla, es parte del plan diseñado por el núcleo duro de la Moncloa para recuperar el terreno perdido frente al PP en las encuestas … “Feijóo es un líder que está solo y que es más inexperto en política nacional de lo que aparenta”, señalan desde Moncloa … La campaña ‘El Gobierno de la gente’ debe servir para realzar la gestión realizada, pero sobre todo para frenar al líder del PP …“No nos meteremos en debates ideológicos teóricos que no nos conducen a ningún lugar: iremos a lo programático”, afirman en Génova … El cambio de mentalidad europeo producido por la guerra de Ucrania puede dar un margen de maniobra adicional al Gobierno de Sánchez

Cristina MONGE a infoLibre (4-09-22): Feijóo se examina en septiembre  Acabará siendo Feijóo quien tenga que exponer sus propuestas, explicar por qué se opone sistemáticamente a las del Ejecutivo y demostrar su verdadero nivel como dirigente y su sentido de Estado (…) el Partido Popular tiene dos retos: mostrar cuál es su modelo energético a largo y sus medidas de ahorro a corto plazo, por un lado. Por otro, decidir si sigue la senda de sus homólogos en el resto de Europa o, por el contrario, se queda aislado y sin discurso. Feijóo quería examinar a su oponente trasladando el campo de juego al Senado, pero acabará siendo él quien tenga que exponer sus propuestas, explicar por qué se opone sistemáticamente a las del Ejecutivo y demostrar su verdadero nivel como dirigente y su sentido de Estado.

Esteban HERNÁNDEZ a El Confidencial (4-09-22): Yolanda Díaz pasa al ataque y estos son sus tres frentes  La ministra de Trabajo priorizará la acción institucional para recuperar protagonismo. Necesita nuevos éxitos para impulsar su candidatura, pero los enemigos se le acumulan a izquierda y derecha … “Debemos seguir actuando sobre los márgenes empresariales de sectores oligopolísticos. Habrá novedades en breve” … Si las encuestas son poco favorables a Sumar, la tentación del PSOE de ir a por toda la izquierda será difícil de evitar … “El camino de Yolanda no nos conduce a una buena posición electoral en un tiempo político que es diferente”

Debat Sánchez-Feijóo al Senat

 Juan RODRÍGUEZ TERUEL a Agenda Pública (7-09-22): Sánchez al ataque, Feijóo al ‘catenaccio’   [9] Tres claves que definirán el camino de aquí a las elecciones: el mantenimiento de la mayoría que sostiene al Gobierno, la reunificación electoral de la derecha y un contexto de inflación y crisis energética … Se inició este curso político dejando bastante despejadas las tres claves que definirán el camino de aquí al ciclo electoral de los próximos meses, y que ya venían siendo previsibles desde tiempo atrás: el mantenimiento de la mayoría parlamentaria que sostiene al Gobierno, tan precaria como pertinaz; la reunificación electoral de la derecha apuntalada desde el centro; y el descenso irrefrenable hacia un contexto económico de inflación, crisis energética, y posible recesión.
No es un retrato de trazos fijos, porque presenta aristas volubles, cambiantes y conectadas entre sí, que son las que darán juego en los próximos meses. Por ejemplo, el apoyo al PSOE no sufre un desgaste tan fuerte como sugieren muchos sondeos de urgencia y tertulias. Según el CIS, mantiene la misma intención de voto directa desde hace un año al menos (uno de cada cinco electores), aunque sus votantes menos predispuestos presentan cada vez más dudas sobre la situación general, y a día de hoy muchos de ellos no tienen claro qué harán de aquí un año y medio. Es sobre esa masa de votantes de izquierda indecisos o fatigados sobre la que algunos están apostando a que se quedarán en casa cuando llegue el momento para erigir titulares de cambio de ciclo. Pero es demasiado pronto.
Por el contrario, el apoyo electoral al PP va viento en popa: dobla su intención electoral respecto a septiembre de 2021, absorbe ya todo el centroderecha, achica el espacio de Vox, y recupera desmovilizados del centro que no fueron a votar en 2019. Todos ellos parecen buenos mimbres para darle muchas opciones de ser la primera fuerza electoral en unos futuros comicios, pero en absoluto resultan suficientes para deducir una mayoría parlamentaria que gobierne.
Las mismas cuentas de la lechera se pueden hacer del resto de fuerzas políticas relevantes, lo que indica el grado de precaución que debemos mantener ante la incertidumbre política en boga. Todas esas cuentas se sostienen, de un modo u otro, sobre cómo se estime cuánto y cómo va a alterar el empeoramiento de la vida de los ciudadanos en estos próximos meses su orientación política. Algunos parecerían estar esperando un nuevo diciembre del 2011, en el que la crisis económica dio el gobierno a Rajoy debido a la desmovilización general de la izquierda. Es el clásico argumento de que la suma de paro e inflación desangra electoralmente a la socialdemocracia.
Es razonable conjeturar que las malas perspectivas actuales convienen electoralmente a Feijóo. Pero no es menos cierto que las posibles soluciones para combatirlas abren un terreno más favorable para Sánchez y su Gobierno. Quizá sea exagerado hablar de un ‘momento socialdemócrata’ en Europa. Pero, como sugiere Paolo Gerbaudo en Controlare e protegere. Il ritorno dello Stato, 2022, parece que esta nueva crisis va a priorizar en Europa la acción pública que preserve la seguridad y la protección de los ciudadanos, en detrimento de la austeridad y el sálvese quien pueda que predominaron en la anterior recesión.
Por eso, este curso probablemente asistiremos al choque de dos estrategias políticas opuestas, personalizadas por Feijóo y Sánchez: mientras que el primero pondrá el énfasis en la capacidad de gestión y reforma como oferta política, el presidente ofrecerá a sus votantes inversión y redistribución social de los costes para que nadie se quede atrás. En realidad, son retóricas tradicionales, pero que significan una cierta novedad tras más de una década en la que nuestros líderes emergentes prometieron tecnocracia, ruptura antisistémica o un híbrido imposible.
Ya hay algunos efectos. En los últimos meses, se ha doblado el número de españoles que prefieren al líder del PP como presidente (uno de cada cinco). Y han aumentado también quienes consideran que el Gobierno y sus partidos son el principal problema (uno de cada siete). Pero no es menos cierto que Sánchez parece estar beneficiándose también de esa recuperación del adversario, ya que a medida que una victoria de Feijóo se hace más creíble, también se refuerza la confianza en el presidente entre la otra mitad que rechaza el retorno del PP. Le será difícil al líder gallego desacreditar la agenda socioeconómica del Gobierno, cuando los vientos europeos soplan en una línea similar. Mejor antes que después, Feijóo deberá aportar sus propias respuestas o superar, por el centro, las del ejecutivo. Más allá, entrará en el terreno vedado de Ayuso.

Antoni PUIGVERD a La Vanguardia (7-09-22): Campi qui pugui  La vèrbola incontinent de Sánchez subratllava el silenci obligat de Feijóo (…) Tant el president Sánchez com el cap de l’oposició Núñez Feijóo van intentar treure partit d’un moment d’extrema necessitat col·lectiva. Des d’aquest punt de vista i, cadascú en el seu estil, es van lluir. Amb els anys, Pedro Sánchez ha guanyat desimboltura oratòria. Porta el discurs escrit però llegeix poc, argumenta amb naturalitat i posa en valor la seva privilegiada planta amb una gestualitat desinhibida: ara simpàtic, ara empàtic, ara preocupat, ara protector, ara orgullós del seu treball, ara amb estudiada humilitat. Va fer un discurs d’esperança. Subratllant els encerts en la gestió econòmica i energètica d’Espanya en general i del seu govern en particular. Atent als problemes, però obrint la porta d’un futur confiable. Un discurs a la recerca d’amples sectors (classes populars i mitjanes, obrers i empresaris), que dibuixava un parallamps enemic: les grans empreses bancàries i elèctriques i els grups mediàtics que les defensen atacant el Govern.
Feijóo, amb grans limitacions de temps, també va ser brillant, tot i que va llegir més. Amb posat de jugador de pòquer inescrutable, es va dedicar a embolicar la troca capgirant les dades que Sánchez presentava com a positives. Després, va abanderar la protecció social i empresarial reforçant el seu perfil centrat i, al final, es va treure del barret una sorpresa: va oferir a Sánchez un pacte de país, per bé que condicionat, com feia Casado, a l’expulsió del ministres de Podem i al rebuig d’ERC i Bildu. Era un recurs brillant: presentar-se com un opositor lleial disposat a pactar pel bé d’Espanya; però molt arriscat, ja que no disposava de temps per mantenir un veritable duel sobre aquesta qüestió principal, que la duríssima conjuntura posa sobre la taula.
En efecte, si la situació és tan complexa, sembla de sentit comú un pacte d’Estat. Feijóo va treure aquest tema de manera tàctica (ja que si Sánchez abandonés els seus aliats, quedaria en mans del PP). Però la sorpresa de Feijóo es va convertir en una pilota centrada a Sánchez, que tenia tot el temps del món per rematar-la. Abusant de l’avantatge que li concedia el format, Sánchez va teoritzar sobre l’exclusivisme del PP. Potser tenia raó en moltes de les coses que va dir, però la seva vèrbola incontinent subratllava el silenci obligat de Feijóo. El debat no ha servit perquè la ciutadania trobi consol i guiatge en aquesta duríssima conjuntura. Sánchez i Feijóo han satisfet els seus i han irritat els contraris. Les dues Espanyes, una vegada més.

Ignacio ESCOLAR a elDiario.es (7-09-22): Feijóo le ofrece a Sánchez un pacto de Estado: que se rinda  Sánchez aprovechó el ‘cara a cara’ con Feijóo para intentar desmontar esa falsa imagen de moderado, de hombre dialogante, de hombre de Estado, que el líder del PP cultivó al frente de la Xunta (…) El Gobierno es muy consciente de ello: de cuál es el punto fuerte de Feijóo, y también su talón de Aquiles. Y por eso Pedro Sánchez en el Senado se empeñó a fondo en golpear las numerosas contradicciones, ocurrencias y meteduras de pata que el supuesto estadista gallego ha protagonizado en estos meses al frente del Partido Popular. “¿Es insolvencia o mala fe?”, repitió Sánchez una y otra vez, al desgranar sus fiascos más recientes. Entre otros grandes éxitos: acusar al Gobierno de “forrarse con la gasolina” cuando los impuestos por los combustibles los recaudan mayoritariamente las autonomías. O confundir la prima de riesgo con los tipos de interés. O meter miedo a los jubilados con la subida de las pensiones con el IPC, a pesar de que Bruselas lo respalda. Sea mala fe, sea insolvencia, la realidad es que Feijóo apenas se ha desgastado por estos dislates. El líder del PP sigue gustando a buena parte del electorado. Sigue liderando las encuestas. Sigue siendo un rival para el Gobierno muchísimo más fuerte de lo que nunca fue Casado.  Feijóo ha unificado a casi todo el votante conservador bajo su liderazgo. Se ha terminado de comer a Ciudadanos, que no sobrevivirá. Ha arrinconado a Vox, a cuyos votantes el nuevo PP ofrece una posibilidad real de desalojar a la izquierda. Y está haciendo guiños al PNV, que cambiará por la ultraderecha de ser necesario porque estamos hablando de poder: nunca ha sido un problema de principios.  Queda poco más de un año para las elecciones. Pero en este debate en el Senado han quedado muy claras las estrategias en el arranque del curso político. Feijóo, el estadista, seguirá acusando al Gobierno de querer controlar la Justicia mientras su partido ocupa impunemente el Poder Judicial desde hace ya casi cuatro años. Y su impostura es una amenaza más que real para la continuidad del Gobierno de coalición, por mucho que cada día el Ejecutivo demuestre que se pueden hacer las cosas de otra manera –el último ejemplo histórico, que las empleadas del hogar en España dejen de ser trabajadoras de segunda–.  Feijóo cuenta entre los suyos con una imagen tan estupenda como probablemente inmerecida. Pero la política es en gran medida apariencias, que construyen los medios de comunicación. Sin duda, el traje de estadista Feijóo lo tiene muy bien planchado.

Neus TOMÀS a elDiario.es (8-09-22): No subestimen a Feijóo Sánchez acierta al arremeter contra las grandes empresas y bancos porque así combate la apatía de los votantes de izquierda, pero haría bien en no minusvalorar al líder del PP porque Feijóo ha encontrado (…) El presidente probablemente no ganó ningún voto en el debate, pero Feijóo tampoco perdió ninguno. El líder del PP acertó en el tono, ofreciéndose como el jefe de la oposición que tiende la mano pese a que el cómputo final de las votaciones importantes y el bloqueo en la renovación de órganos constitucionales lo desmientan. Vende sosiego y seriedad y en tiempos convulsos eso acostumbra a dar un buen resultado. Pudo presentar medidas alternativas solventes, pero no lo hizo y la falta de tiempo no puede ser excusa porque de antemano sabía que tendría el justo y que sería mucho menos que el presidente. Una lectura benévola llevaría a pensar que por eso antepuso las formas al contenido. Pero de un aspirante a gobernar el país, y más en un contexto económico como el actual, se esperaría algo más que un discurso vacío.
La mayoría de ciudadanos no vieron el debate y su impresión se habrá limitado a la obtenida a partir de las crónicas televisivas o radiofónicas. En el caso de los más informados tendrán en cuenta las que hemos ofrecido también los diarios. La percepción que se lleven será a partir de los cortes de voz y una imagen más que parcial de cada uno de ellos. Y la de Feijóo no será la de un tipo agrio sino todo lo contrario. En redes ya se sabe que ganan los tuyos aunque está comprobado que los algoritmos no siempre van acompasados a los sondeos electorales.
Los partidos que integran el Gobierno y sus socios parlamentarios harían bien en no confiarse y no solo porque las encuestas les obliguen a estar preocupados. No basta con tener asegurados los propios aunque eso sea imprescindible para ganar o lograr que la aritmética parlamentaria les permita seguir. Hay que conseguir dos cosas más. La primera es frenar la desafección de los ciudadanos que se autoubican entre el centro y la izquierda. La inflación y un escenario económico que no mejora puede traducirse en un incremento de la abstención, como teme ya alguno de los estrategas socialistas. De ahí que Sánchez arremeta cada vez más contra “las grandes empresas”, se haya atrevido a atacar a la banca y a mencionar a los medios que tienen a esas corporaciones detrás.
La segunda es actuar con más cabeza fría. Feijóo ha encontrado un filón en las desavenencias entre PSOE y Podemos así como en las dificultades, a menudo más aparentes que reales, de entente con sus socios parlamentarios. Evitar que el líder del PP pueda seguir sacando rédito de esas diferencias solo está en manos de los que las protagonizan.
Probablemente habrá electores y lectores que sean votantes de partidos de izquierdas y que discrepen por considerar que este análisis puede ser complaciente con Feijóo. No lo pretende. Pero si el líder del PP va tan distanciado en los sondeos es porque acierta en alguna tecla y negarlo solo servirá para errar en el diagnóstico

Bloqueig del Consell General del Poder Judicial i les seves conseqüències

Tomás de la QUADRA-SALCEDO a El País (5-09-22): Las palabras y las cosas  La alteración por el PP del normal funcionamiento de uno de los poderes estatales a través del bloqueo del CGPJ puede calificarse con toda propiedad como una especie de golpe de Estado institucional (…) Del bloqueo del PP a la renovación del CGPJ debe destacarse su gravedad en cuanto altera y suspende el normal funcionamiento de una de las instituciones del Estado (el CGPJ) íntimamente vinculada con uno de sus poderes: el poder judicial. Alteración dirigida a impedir que el nuevo CGPJ con una nueva composición proceda a hacer los nombramientos de titulares de órganos judiciales o las demás funciones que le corresponden. Esa nueva composición del CGPJ será siempre la que se adecue en cada momento —más o menos, dada la exigencia de acuerdos de tres quintos del Congreso y Senado para el nombramiento de miembros del CGPJ— a la composición de las Cortes Generales, representantes últimas de la soberanía.
Esa alteración del normal funcionamiento de uno de los poderes del Estado a través del bloqueo del CGPJ puede calificarse con toda propiedad como una especie de golpe de Estado. Un golpe de Estado institucional, al realizarse de forma consciente y deliberada con la concreta finalidad de impedir que el nuevo CGPJ con la nueva composición que corresponda realice los nombramientos y funciones que le competen; también con la finalidad inicial de conseguir, también deliberadamente, que el viejo CGPJ caducado —que correspondía a otra composición de las Cortes Generales— continuase haciendo nombramientos de jueces y magistrados para todos los órganos judiciales. Se vulnera, así, la voluntad constitucional de que, justamente cada cinco años, se renueve el Consejo con nuevos miembros que se correspondan con la evolución de las preferencias de los electores reflejadas en el Parlamento.
Un golpe de Estado no tiene que ver solo con el uso de la violencia o el armamento del Estado por parte del ejército o de las fuerzas de seguridad para fines distintos de los que motivaron que se les confiaran tales armas; ni tiene que estar tipificado con tal nombre como tal delito en el Código Penal. Un golpe de Estado se produce cuando, para alterar el normal funcionamiento de alguno de los tres poderes del Estado o cambiarlos, se emplean por alguien atribuciones y competencias reconocidas por el ordenamiento para dirigirlas (deliberada y fraudulentamente, por activa o por pasiva) a tal alteración contrariando su finalidad original.
El ejemplo ilustrativo es Trump presionando a su vicepresidentepara que emplease la potestad que la legislación electoral le reconoce para certificar el resultado de las elecciones con la finalidad espuria de negar, con falsas alegaciones de fraude, la victoria de Biden. El intento de golpe de Estado de Trump no radica en que animara a asaltar con violencia el Capitolio —tal asalto solo fue el último recurso ilegal para forzar a su vicepresidente a dar tal golpe—, sino, exclusivamente, en que el vicepresidente se negase a certificar la victoria de Biden, abusando de su competencia. Lo que caracteriza el golpe de Estado es que emana del interior mismo del Estado al emplear, desviadamente, competencias, medios e instrumentos estatales, sean armas o atribuciones, para alterar cualquiera de los poderes.
Las palabras tienen la virtualidad de describir las cosas, pero también la de ocultarlas, siendo precisa en ocasiones una labor arqueológica para desvelar su correspondencia con las cosas (Foucault, Les mots et les choses). Hablar así, como aquí hacemos, de una especie de “golpe de Estado institucional” para calificar el bloqueo del CGPJ por el PP se hace necesario para acabar con el ocultamiento consciente o inconsciente en la descripción de lo que ocurre.
La urgencia de hacerlo la exige la comprobación de que no solo muchos medios de comunicación, sino el propio presidente del caducado CGPJ ha llegado a describir el bloqueo permanente de esa institución por el PP como un problema de los partidos que no se ponen de acuerdo para los nombramientos del nuevo CGPJ instando “a las fuerzas políticas concernidas” a “sacar la renovación del CGPJ de la lucha partidista” y refiriendo, además, a las Cortes Generales el incumplimiento de su deber constitucional. Palabras pronunciadas en su último discurso ante el Rey con ocasión de la apertura solemne del presente año judicial.
Es difícil que esas palabras no puedan llegar a ser interpretadas, en términos estrictamente objetivos y sin prejuzgar que se pronunciaran con la mejor intención, como una difuminación de la exclusiva responsabilidad del único culpable del bloqueo o como su justificación. Interpretadas, objetivamente hablando, como blanqueando esa especie de golpe de Estado institucional permanente al omitir la responsabilidad exclusiva del principal partido de la oposición y referirla a las Cortes Generales y al permitir que algunos lleguen a entenderlas, aunque sea erróneamente, como que legitiman incumplir la obligación constitucional de nombrar el nuevo CGPJ, pues basta con invocar que solo se cumplirá tal obligación si previamente se cambia la ley que el mismo PP hizo (o se asume por los demás el compromiso de cambiarla a su gusto) para traspasar a todos lo que es exclusiva responsabilidad del PP.
Urge acabar con la situación creada y a tal efecto empezar por ser cuidadosos con las palabras que se emplean para describir las cosas, con objeto de que la dirigencia del principal partido de la oposición, al no sentirse confortada con eufemismos, vuelva a la senda constitucional en que, hasta ahora, siempre ha estado, atendiendo a su deber con la Constitución, con la inmensa mayoría de sus votantes y con todos los españoles.

Ignacio ESCOLAR a elDiario.es (6-09-22): Los okupas   [10] Hace casi cuatro años que acampan impunemente en uno de los poderes del Estado, en contra del mandato de la soberanía popular. Se definen como “constitucionalistas”, aunque incumplen la Constitución. Son los okupas del Poder Judicial (…) El secuestro del Poder Judicial por parte de la derecha ha sido tremendamente eficaz. Porque políticamente les ha salido gratis y porque durante años han aprovechado el tiempo extra para colocar a jueces afines en el Tribunal Supremo y otros juzgados claves. Como decía el ex portavoz del PP, Ignacio Cosidó, controlando el CGPJ “controlas la Sala Segunda desde detrás”. Se refería a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, donde la derecha se ha esmerado para colocar a jueces afines, aprovechando los bloqueos a la renovación. Es la sala que pone todas las sentencias importantes. La última de ellas, la de los ERE de Andalucía. El monopolio del PP en el Supremo y otros juzgados claves en España sirve para entender muchas cosas. ¿Cómo explicar que José Antonio Griñán vaya a entrar en prisión y Esperanza Aguirre ni siquiera vaya a ser juzgada? ¿Alguien cree que esa responsabilidad ‘in vigilando’ se aplica por igual? ¿Y qué decir de M. Rajoy? ¿Algún día la Justicia exigirá a este anónimo político al menos la mitad de explicaciones que lleva pidiendo a los dirigentes de Podemos el juez García Castellón? En la foto que ilustra este artículo aparecen dos personas: Carlos Lesmes, presidente del Poder Judicial y del Tribunal Supremo, y Alberto Núñez Feijoo, presidente del Partido Popular. Ambos se conocen desde hace años. Ambos fueron altos cargos en el Gobierno de Aznar.  Carlos Lesmes lleva casi cuatro décadas de carrera profesional. Pero más de dos tercios de este tiempo lo ha ejercido en puestos a los que ha llegado con el apoyo del PP o nombrado directamente por el PP.  A principios de 2021, cuando el CGPJ llevaba ya más de dos años fuera de plazo y el PP mantenía su bloqueo, la mayoría en el Parlamento decidió que ya estaba bien. Y retiró al CGPJ la capacidad de hacer nombramientos mientras estuviera en funciones –ya llevaba más de medio centenar–. Desde entonces, hay un montón de plazas de jueces que se jubilan que han quedado vacantes y algunos tribunales importantes empiezan a tener problemas serios, porque no hay jueces suficientes. Solo en el Tribunal Supremo, hay 14 plazas por cubrir. La medida buscaba algo muy razonable: evitar que el PP siguiera aprovechando el bloqueo para colocar a jueces afines de por vida en tribunales clave. Y forzar de ese modo la renovación. Hubo varias negociaciones, pero incluso en estas circunstancias el PP se negó. Sí hubo avances en otro bloqueo: el del Tribunal Constitucional. Y en otoño de 2021, el PP pactó con el PSOE su renovación parcial. En secreto, acordaron otra cosa más: modificar otra vez la ley para permitir que el CGPJ en funciones pudiera renovar a los dos jueces del Tribunal Constitucional que les toca nombrar. Y desbloquear así del todo este tribunal. Luego pasó lo que pasó. Ya saben, Pablo Casado denunciando la corrupción, con las consecuencias que todos recuerdan hoy. Y el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, negándose a cumplir lo que su propio partido firmó. El Gobierno, con razón, decidió seguir adelante con la renovación. Y en junio aprobó, sin el PP, esa misma reforma para que el CGPJ nombre a esos dos jueces que le tocan en el Constitucional. Después de haber pactado ese cambio, el PP cargó contra él, acusando al Gobierno de ceder ante “los etarras” y “los independentistas”. “Es la ley Bildu 2”, aseguró el vicesecretario del PP, Esteban González Pons. Exactamente la misma ley que su partido, en secreto, había acordado apoyar. Este jueves, tal vez, el CGPJ cumpla la ley y nombre a los dos jueces del Tribunal Constitucional que le toca. Tal vez. Porque alrededor de siete vocales conservadores –de los nombrados por el PP– están en otra posición: la insumisión. Y han roto con el propio Carlos Lesmes, al que la derecha hoy trata poco menos que de traidor. En el colmo de la hipocresía, tras cuatro años con la derecha de okupa del Poder Judicial, Alberto Núñez Feijóo acusa al Gobierno de “querer controlar las instituciones” de “tomarse a broma la independencia del Poder Judicial”, de querer “controlar el Tribunal Constitucional” y de “cuestionar el Estado de Derecho”. Todo esto, sin apenas pestañear.

José Antonio ZARZALEJOS a El Confidencial (7-09-22): Histórico discurso de Lesmes ante un Consejo inerte y un Constitucional inútil  La intervención del presidente del TS y del CGPJ ha puesto negro sobre blanco la peor crisis institucional que amenaza al sistema democrático y ha apelado a la responsabilidad de Sánchez y Feijóo … “Si el Gobierno pretende renovar el TC por sextos y no por tercios, el choque entre el órgano de garantías constitucionales y el Ejecutivo sería el remate de un episodio político surrealista”

Perspectives de l’economia espanyola 

Raymond TORRES a “Negocios” de El País (4-09-22): Los malos augurios y los hechos  La economía española podría resistir mejor la sacudida que otras de su entorno (…) Debemos por tanto prepararnos para una fuerte sacudida. Pero sin descuidar los puntos de resistencia. En primer lugar, el retorno del turismo está aportando un balón de oxígeno providencial, de modo que la economía española podría ser una de los pocas en Europa que esté todavía registrando un crecimiento honorable. Los europeos gastan en viajes y ocio buena parte de la liquidez acumulada en los últimos dos años —una tendencia que se mantendrá todavía un cierto tiempo, como ya se refleja en las perspectivas del sector para el otoño—. Por otra parte, la reconfiguración de las cadenas de suministro ofrece oportunidades a nuestro aparato productivo, como lo evidencia el dinamismo de las exportaciones. Falta apuntalar el resultado con un despliegue transformador de los fondos europeos. De momento la balanza externa aguanta el encarecimiento de la factura energética, cuando la de Francia acentúa su deterioro, Italia entra en déficit y Alemania asiste a una contracción de su excedente. Incluso la inflación, principal enemigo, podría haber tocado techo. Algunos de los cuellos de botella que han presionado los precios se están diluyendo: el coste del transporte marítimo ha caído un 45% desde el máximo alcanzado tras la invasión de Ucrania, y la cotización de la mayoría de materias primas se aleja de los máximos observados a inicios de año. Todo ello redunda en una moderación de los incrementos mensuales del IPC, tras los registros desorbitados de la primavera. La energía es el principal escollo. Pese al ligero alivio de los últimos días, el gas cuesta un 60% más que antes del verano, algo que junto con el parón de las centrales hidroeléctricas como consecuencia de la sequía, ha incendiado la factura de la luz. El tope al precio del gas que entra en la generación de electricidad está funcionando, tanto en términos de tarifas, más baratas que en el resto de Europa, como de volatilidad. Pero el mecanismo no es suficiente para neutralizar el shock. Ahora la clave está en las medidas de ahorro energético, de diversificación de los suministros y de elevación de las reservas puestas en marcha a través de todo el continente. Veremos si ayudan a reducir la vulnerabilidad ante las amenazas proferidas desde Rusia y, por tanto, contribuye a contener los costes energéticos. En un mercado marginalista en que el precio depende de las últimas unidades que entran en la generación de energía, es crucial suavizar los picos de demanda con medidas de ahorro. Finalmente, la psicología también desempeña un papel central en la dinámica de la inflación y por tanto en las perspectivas económicas. A partir de un cierto umbral, el incremento de los precios se percibe como un fenómeno global, lo que incita a una espiral de reivindicaciones en aras a recuperar la pérdida de poder adquisitivo. Nadie sabe con seguridad dónde se sitúa ese umbral, pero es probable que cuanto más se prolongue el episodio de IPC a doble dígito, mayor la probabilidad de que se desencadene una espiral inflacionaria. La tendencia actual no es buena: más de la mitad de los componentes del IPC crecen a un ritmo superior al 6%, un porcentaje que no cesa de incrementarse desde el inicio del año. Solo cuando esa trayectoria cambie podremos hablar de una verdadera desescalada de la inflación subyacente, condición sine qua non para un rebote del consumo. Con todo, una fuerte desaceleración de nuestra economía —y no una recesión— es todavía el escenario más probable.

Josep OLIVER a La Vanguardia (3-09-22): Recesión, paro y afiliación (…) En suma, las razones y características de los cambios experimentados por la afiliación y el desempleo en agosto no sugieren, en absoluto, modificaciones del escenario de recuperación, aunque no son descartables si la situación energética en Europa empeorara. Quizás la recesión termine llegando, pero los datos de agosto no la avalan.

Catalunya: s’accentua la divisió en l’espai independentista … sense que perilli el Govern

Josep MARTÍ BLANCH a La Vanguardia (4-09-22): La traïció de la Diada  La manifestació té un objectiu únicament intern, en convertir-se en una concentració contra ERC (…) L’ANC és des de fa temps una ombra del que fou. El seu discurs no només s’ha tornat antipolític –encara que aquest gen ¬sempre ha estat present en el seu discurs– sinó que ara ve amanit amb un deix de supremacisme i ranci secta¬risme que l’allunya del projecte independentista que aconseguia abraçar des d’una ¬calculada ambigüitat ciutadans de sensibilitats molt diverses i matisades. Que la presi¬dència de la Generalitat no doni l’aval a un projecte forjat amb aquesta marca de ciment és una excel·lent ¬noticia per als catalans. I, paradoxalment, també per al sobiranisme, que, en la seva immensa majoria, es mantindrà absent d’una convocatòria que dona l’esquena obertament a les bases argumentatives que el van fer créixer. Per cert, aquesta i no altra, ara que està tan de moda buscar botiflers per totes les cantonades, és la verdadera traïció a l’independentisme.

Francesc-Marc ÁLVARO a La Vanguardia (5-09-22): De Macià a Aragonès  La Diada prepara el terreny perquè l’ANC es converteixi en partit integrant el sector de Borràs (…) La Diada d’enguany oficialitza i fa visible al carrer la divisió que hi ha des del primer dia al Gabinet autonòmic. En cap altre país no seria imaginable un govern enfrontat internament sobre l’assumpte més important de la seva pròpia agenda, però aquí va fent. El partit fundat per Carles Puigdemont ha fet una auditoria sobre el Govern i ha conclòs que així no pot continuar, i prendrà una decisió després del debat de política general, previst per a final de mes. És una forma encoberta de moció de censura que li munten a Aragonès els seus socis. Jordi Turull sembla avui atrapat en la narrativa de Laura Borràs, davant el neguit de consellers com Giró i Alsina, poc amics d’aventures.
En aquest context, que l’ANC pressioni el president de la Generalitat sobre la manifestació de l’Onze de Setembre, no és res únicament casual. A curt termini, les maniobres de Dolors Feliu, presidenta de l’entitat i exconvergent, semblen beneficiar Junts, ja que assenyalen ERC com l’actor que traeix les grans esperances, però hi ha un efecte diferit. A mitjà termini, com ha escrit Eduard Voltas, aquesta Diada prepara el terreny perquè l’ANC es converteixi en partit confluint amb alguns independents i el sector de Borràs, una vegada s’hagi escindit de Junts. Seria la reedició del Partit per la Independència, d’Àngel Colom i Pilar Rahola. En tot cas, l’ANC, que es pretenia transversal, està reduint el perímetre sobiranista amb un marcat biaix antipolític, essencialista i populista.
Aragonès no anirà a la manifestació de la Diada, és una decisió discutible, però amb ella demostra convicció en la seva estratègia i fermesa davant el xantatge dels que creuen que només hi ha una manera de ser independentista.

Jordi MERCADER a Crónica Global (8-09-22): Todo va a salir bien, se lo promete Aragonès  (…) Nada saldrá bien a menos que se describa con precisión qué es lo que debe salir bien, huyendo de la repetición de las mentiras (presuntamente útiles como factores de movilización a futuro) en las que se sustentó el procés fallido. Nadie puede creerse que la estrategia actual del presidente Aragonès busque realmente la construcción de un Estado propio catalán; tal vez podría aceptarse que su plan es el de la consolidación de un gobierno catalán autonómico que actúe como oposición al sistema constitucional, convirtiendo a la Generalitat en una institución anti-Estado español, domiciliada en el Palau y gobernada por ERC, como primer partido de los teóricos independentistas. Para este plan del victimismo a la enésima potencia solo hay que mantener viva la división del país, aprovechándose de las dificultades electorales de alcanzar una mayoría transversal para acordar un gobierno alternativo. De hecho, Aragonès ha justificado su ausencia de la concentración de la ANC por haberse convertido la fiesta independentista en un juicio a los partidos de su gobierno, especialmente a ERC, habiéndose olvidado, en su opinión, de la prioridad del movimiento: la lucha contra el Estado, una práctica que al menos da votos hasta ahora. Un estado al que representan en Cataluña él y la institución que preside, hasta que no se modifique el Estatut vigente. La confusión es tan monumental que el guionista de la película (incluso de ser producida por Mediapro) no tendrá más remedio que modificar el pobre y recurrente recurso utilizado para salir del paso de esta larguísima escena. Todo saldrá mal, se lo prometo.

Cinc anys dels fets de setembre de 2017 al Parlament de Catalunya

Joan ESCULIES a La Vanguardia (5-09-22): El final de la revolta dels somriures   La controvertida aprovació de les lleis de desconnexió d’Espanya en els plens del Parlament del 6 i 7 de setembre  … Malgrat que rebutjaven el seu llegat, el concepte “de la llei a la llei” es va inspirar en la transició … La CUP no en va voler saber res del treball del Consell Assessor i va imposar començar des de zero … L’impuls al referèndum de Puigdemont va canviar el full de ruta de Junts pel Sí … Entre el dia 6 i el 8 els independentistes van aprovar la llei del referèndum y la de la república catalana … L’independentisme va estudiar fins a dotze processos constituents d’altres estats

Joan ESCULIES a La Vanguardia (6-09-22): Dos dies que van canviar el procés   La controvertida aprovació de les lleis de desconnexió d’Espanya als plens del Parlament del 6 i el 7 de setembre  … La llei del referèndum la prepara bàsicament aquest grup de ponents … Quan comença el juny, Carles Puigdemont rep un revés … Entre els diputats independentistes n’hi havia que es volien fer enrere en l’aprovació de les dues lleis … Al grup de Junts algú va avisar: “Compreu barretes energètiques, perquè l’oposició no ens deixarà ni dinar”

Antoni BAYONA a Crónica Global (6-09-22): El ‘procés’ y la crisis de la democracia parlamentaria (…) La sesión parlamentaria de los días 6 y 7 de septiembre estuvo marcada por una gran tensión política. Su desarrollo fue caótico y así lo pudieron ver los numerosos ciudadanos que la siguieron en directo por televisión. Muchos esperaban que esa sesión fuera una gran fiesta de la democracia creyendo que la aprobación de las leyes implicaba la fundación de un nuevo Estado que sólo dependería del resultado del referéndum del 1-O. Sin embargo, quedaron atónitos porque también percibieron cómo una mayoría parlamentaria se imponía sin rubor con unos métodos difícilmente conciliables con los de una democracia parlamentaria.
El desarrollo de la sesión dejó muy mala imagen institucional y afectó seriamente a la credibilidad del independentismo porque su principal argumento siempre se ha basado en su fundamento democrático. Aunque esto quedó pronto superado por el grave error de estrategia que cometió el Gobierno del Estado en la manera de afrontar el reto que iba a suponer el 1-O. Las imágenes de ese día lo explican por sí mismas.

Joan COSCUBIELA a elDiario.es (8-09-22): ¿Qué queda del procés?  Afortunadamente, la fortaleza y resiliencia del tejido económico y del asociacionismo cívico y social han evitado males mayores y permiten ser optimistas de cara al futuro. A condición, claro, de que se acabe con el grave deterioro institucional que provoca la pugna insomne en el seno del independentismo (…) Mirando hacia el futuro no soy capaz de imaginar una solución sistémica al conflicto en el marco en el que está planteado, el del Estado español. No solo porque las propuestas jurídicas, que existen en el papel, no parecen viables políticamente y menos a corto plazo -que es el de la política. Sobre todo porque igual la solución a este conflicto que se da en muchas latitudes, el de hacer compatible globalización e interdependencia con identidades nacionales propias de los tiempos del estado nación, requiera espacios más amplios.
Por eso sugiero que dediquemos nuestros esfuerzos a intentar que la Unión Europea salga reforzada de estas crisis y se configure como una alternativa a proyectos que combinan el nacionalismo de los imperios con formas de gobierno no democráticas o de democracia devaluada.
Mientras tanto, en Catalunya y España, lo más sensato es apostar por que el empantanamiento no se convierta en enquistamiento y este acabe generando gangrena social. Quizás convendría recordar que cuando los conflictos no tienen solución, lo que toca es pactar el desacuerdo.

Oriol BARTOMEUS a La ciutat llunyana (2-09-22): De creients instrumentals. Una explicació del procés   [11] (…) Cinc anys després de la culminació del procés, després de cinc llargs anys d’un post-procés que sembla no tenir final, la sort somriu de maneres molt diferents a ambdós grups. Els creients veuen com l’objectiu de la independència no és més a prop del que era fa deu anys, per molta retòrica que puguin utilitzar per convèncer-se a ells mateixos que l’esforç no ha estat en va. Les mobilitzacions s’esllangueixen, les convocatòries son cada cop menys reeixides i els missatges es repeteixen d’esma, sense el tremp i la convicció d’abans. Hi ha cansament a la base i creixen les dimissions a mesura que la radicalització allunya els que no hi combreguen (el boicot a l’homenatge a les víctimes del 17A n’és l’última prova).
A l’altre extrem, els instrumentals ressorgeixen com els actors imprescindibles del futur immediat. A la mateixa velocitat que els creients son enviats a l’infern i l’oblit, la part dirigent del procés que s’associa a l’antiga Convergència és reclamada com la solució al bloqueig actual. Un cop passada la febrada d’aquesta dècada, hi ha una mena de necessitat general de tornar als “vells bons temps”, a la moderació que representarien els antics dirigents de CDC, als qui se’ls disculpa la deriva dels últims anys, com si no haguessin estat a la sala de comandament, com si haguessin estat víctimes de la follia d’un grup de sectaris que haurien practicat l’entrisme (al més pur estil trotskista) a la noble casa del nacionalisme català de tota la vida.
Aquest nacionalisme al que se li demana que torni, que es desempallegui dels radicals, i al que se li promet un lloc d’honor en la nova Catalunya que es dibuixa com un clac de la vella. Si ho aconsegueixen, hauran completat el cercle. Van promoure el procés (2012), es van aprofitar de la mobilització, van incentivar-la (consulta del 9N), van esquivar-ne els perills (candidatura conjunta amb ERC el 2015 i relleu de Mas per acontentar la CUP) i han aconseguit mantenir-se al poder de forma ininterrompuda al llarg de tot el període, per sortir-ne ara com la solució als desvaris i ser aclamats des de totes les tribunes com els actors claus per tornar el seny i la moderació a l’escenari polític català. Se’ls ha de reconèixer el mèrit. I la manca d’escrúpols. I al país en general una inclinació natural per l’amnèsia i el perdó (sempre en favor dels mateixos, es clar).

Entrevista a Eulàlia VINTRÓ a política&prosa nº 47 (setembre 2022): “Que parlin de ‘règim del 78’ m’indigna perquè el ‘règim’, pels que venim de l’època que venim, era l’altre” [12]L’independentisme anirà caient perquè no anirà enlloc i quan una cosa no va enlloc, desapareix.” …  “El mecanisme d’immersió lingüística no pot ser el mateix que el que es va fer en el primer moment.” (…) L’independentisme va dir que en un any ho feia. N’han passat ja tres o quatre i no han fet res. En el futur encara faran menys. La realitat internacional s’està complicant d’una manera que anècdotes com la que representa l’independentisme deixen de tenir cap mena de repercussió. Anirà caient perquè no anirà enlloc i quan una cosa no va enlloc, desapareix (…) Que parlin de règim del 78 m’indigna perquè el règim, pels que venim de l’època que venim, era l’altre. I la Constitució del 78 no és el règim. És una Constitució democràtica amb elements que en aquell moment eren els que es podien pactar perquè, és clar, es va fer sumant forces de posicions molt diferents i permetia una cosa que no havia passat durant tot el segle XIX, que és que cada vegada que canviava el govern de torn per unes eleccions se’n feia una de nova (…) A determinades escoles ja fa anys que el que passa és que hi ha predomini de persones castellanoparlants o de parlants de qualsevol idioma. N’hi ha on s’hi parlen fins a trenta o quaranta idiomes. Aquesta realitat tan variada fa que s’hagi de dedicar una atenció molt especial en aquestes escoles per facilitar l’aprenentatge del català i del castellà, a més a més del coneixement de la llengua pròpia d’aquest nen. La dotació en l’estructura educativa d’un personal especialitzat per fer front a aquesta diversitat lingüística no s’ha promogut amb el rigor que s‘hauria d’haver fet. El govern català ha vist que aquesta realitat estava anant malament i proposa i fa coses, però s’ha passat molts anys sense fer res. L’última modificació que es va establir, i que era molt ben pensada, era la de dir que no s’havia de fer la mateixa immersió lingüística arreu sinó que si a l’indret on hi ha l’escola hi ha un predomini absolut del català, el que s’ha d’insistir és en una bona formació del castellà perquè quan el nen o la nena arribi als catorze anys domini les dues llengües. I a l’inrevés, si l’escola està envoltada de gent que parla castellà i la majoria dels nanos que hi van són castellanoparlants s’ha de fer un esforç molt especial i s’ha de millorar molt més l’ensenyament del català per aconseguir que arribin al final exactament amb el mateix nivell. Aquesta va ser una gran idea. No pot ser el mateix mecanisme d’immersió lingüística que el que es va fer en el primer moment. Entre altres coses, perquè aleshores no es va poder pensar en això i perquè la realitat lingüística no era la mateixa que és ara. Per tant, en la mesura que aquesta realitat lingüística ha canviat la realitat educativa i l’atenció especialitzada a cada una de les escoles ha de ser diferent (…) La idea no era dolenta. El problema va ser que les altres forces polítiques no hi tenien cap interès, ni tan sols les d’esquerres, i que durant el debat de l’elaboració de l’Estatut, Convergència i Unió, cosa increïble, forçava els continguts de l’autonomia de Catalunya a uns nivells impensables. Ho sé perfectament. Si alguna cosa conec bé és aquesta realitat, perquè sé com va funcionar la ponència que el va redactar. Es va fer un Estatut esbojarrat, absolutament detallista, gairebé com si fos un decret. Es va fer amb molt poca profunditat i consciència col·lectiva de les forces catalanes de tractar de millorar el contingut general de l’Estatut, incorporar aquelles qüestions que li faltaven i deixar un marge per al seu desenvolupament. Van fer un Estatut que es passava molt, els socialistes a Madrid van decidir que li passarien el rasclet, el PP el va presentar al Tribunal Constitucional, el Constitucional va fer una cosa surrealista, que és anul·lar articles de l’Estatut de Catalunya que estan als estatuts d’altres comunitats autònomes… Al final acabes tenint un desconcert i una falta de credibilitat en el sistema jurídic, en el sistema constitucional, que fa molta pena, que disminueix el valor de la democràcia i l’aferrament de la ciutadania a la democràcia. Com pots explicar a una persona que un article és declarat inconstitucional a l’Estatut català i no a l’andalús o el valencià. Com pots valorar aquest Tribunal Constitucional? I és la principal institució.

La mort d’un jutge corrupte: Luis Pascual Estevill

Francesc VALLS a El País (3-09-22): Luis Pascual Estevill: De pastor de cabras a chantajista de la burguesía catalana  Fallece a los 89 años el juez extorsionador a quien Pujol aupó al Consejo General del Poder Judicial (…) En su trayectoria profesional, Estevill logró sentarse en la mesa de los grandes abogados –Octavio Pérez Vitoria o Gonzalo Quintero– a los que había servido como camarero en La puñalada. Como letrado de prestigio –el llamado cuarto turno– accedió a la judicatura. Conocedor de las virtudes y sobre todo de las flaquezas de la burguesía catalana, se dedicó a exigir pagos a empresarios si no querían ingresar en prisión. Continuó la fructífera joint venture con el letrado Piqué Vidal, que actuaba de defensor. Numerosos prohombres catalanes pasaron por caja. En 1996 fue condenado a seis años de inhabilitación por prevaricación y en 2001 a siete años por delito fiscal. En 2005 el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña lo sentenció a nueve años y cuatro meses por cohecho, prevaricación y detención ilegal, además de una multa de 1,8 millones de euros. Según el TSJC, ocho empresarios se libraron de prisión a cambio de sobornos al juez. La sentencia considera probado que al menos en dos de estos casos, Estevill cobró cerca de medio millón de euros que fueron ingresados en una cuenta en Suiza. José Felipe Bertran de Caralt, expresidente de la cementera Asland, fue la piedra en el zapato que se encontró Estevill. El empresario fue uno de los chantajeados en 1993 y, al negarse a ingresar 50 millones de las antiguas pesetas en una cuenta en Suiza, pasó 25 días en prisión. Bertrán de Caralt no tuvo reparos en admitir que él y varios directivos de su empresa cometieron delito fiscal, pero se negó en sus propias palabras a “ponerse de rodillas” ante esa sociedad perfecta en la que “Estevill era el perro, pero quien lo soltaba para morder era el abogado Piqué Vidal”, ilustraba el ex presidente de la cementera (…)

LLIBRES

Francis FUKUYAMA. El liberalismo y sus desencantados. Deusto. Barcelona, 2022.  Entrevista a Francis FUKUYAMA a El País (6-09-22): “Si pensamos que todo va a ir mal, no haremos ningún esfuerzo”… El politólogo, que a principios de los noventa dictaminó el “fin de la historia”, regresa con un libro donde identifica las amenazas al liberalismo clásico: el neoliberalismo desbocado y la política demasiado identitaria … “Los neoliberales fueron demasiado lejos. Ahora hacen falta más políticas socialdemócratas”  …“Nunca me he opuesto a la socialdemocracia. Depende mucho del momento histórico” … “Las redes sociales son el medio más potente de crítica política y eso es problemático” … “La amenaza más severa viene por parte del nacionalismo populista: Orbán, Erdogan o Trump” … “Nunca dije que la democracia liberal fuera a triunfar en todas partes, ni que fuera el sistema que acabaría con todos nuestros problemas”

Ressenya de José Luis FEITO a Revista de Libros (7-09-22): Fukuyama y el liberalismo

Gaspard GANTZER. Êtes-vous encore de gauche? Dans les coulisses de la chute du PS. Flammarion. Paris, 2022   « La gauche de gouvernement est aujourd’hui orpheline. Elle n’a plus de leader, plus de parti, plus d’idées. Elle est tiraillée entre deux tentations, celle de rejoindre la majorité présidentielle pour y constituer une aile gauche bien faible, et celle de se radicaliser en s’alliant durablement avec l’extrême gauche et les Insoumis. Comment en est-on arrivé là ? Qui est responsable ? Pouvons-nous nous en sortir ? Si oui, comment ? »
Gaspard Gantzer est de ceux qui font la politique dans le secret des coulisses du pouvoir. Proche camarade d’Emmanuel Macron à l’ENA, très tôt encarté au PS, conseiller de Bertrand Delanoë, de Laurent Fabius et finalement de François Hollande à l’Élysée, il a accompagné et suivi de près la montée en puissance de la gauche de gouvernement dans les années 2000. Dans un récit très personnel, celui qui a toujours été au cœur du système décrypte les causes et les conséquences de la déroute de cette gauche à laquelle, il y a tout juste dix ans, tout semblait pourtant sourire.

Salvador ILLA. El año de la pandemia. Del estado de alarma al inicio de la vacunación. Barcelona, 2022. Crónica en primera persona de una de las mayores crisis sanitarias de la historia de España. El 13 de enero de 2020, Salvador Illa tomaba posesión de su nuevo cargo: Ministro de Sanidad. Ese mismo día, en la otra punta del mundo, las alertas empezaban a sonar en Wuhan. Transcurrido un tiempo prudencial y superada ya una de las peores crisis sanitarias de la historia, toca hacer balance y dar cuenta de lo acaecido. Esta es una crónica en primera persona de un año que transcurrió a un ritmo frenético, un libro que nos sumerge en la trastienda del poder, una pequeña sala de crisis desde la que se lideró y coordinó el trabajo de cientos de profesionales y en la que fue imposible aislarse de la gravedad y de la tensión con la que se vivía en España esos días. En voz de Salvador Illa, probablemente la persona que más información atesora sobre la pandemia, la obra pone luz a las decisiones tomadas, describe el clima en el que transcurrieron aquellas semanas en el ministerio y desvela muchos de los obstáculos que debieron superarse. Un testimonio fundamental de la historia reciente de nuestro país que ayuda a sacar importantes conclusiones y lecciones para nuestro futuro.   «Este libro nos da las claves para interpretar de modo más objetivo lo que pasó […], pero estoy seguro de que los lectores también descubrirán a través de su lectura a un político del que no se puede decir eso de “todos son iguales” y a un ministro de Sanidad al que la mayor crisis sanitaria en un siglo no consiguió cesar.» Del prólogo de Fernando Simón … Avançament editorial a El País (4-09-22): “¿Podemos confinar a la población, como en Wuhan?”

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.