FOCUS PRESS 177

Dominen l’actualitat grans temes que formen part de l’esfera de la globalització, començant pel més obvi que és l’epidèmia del coronavirus que es va estenent arreu del món, a la vegada que progressa encara amb més rapidesa  la desinformació a través de les xarxes socials (Adam Kucharski). Les conseqüències econòmiques de l’epidèmia i de la infodèmia associada començant a ser preocupants (Luis Torras [1],  Josep Oliver, Xavier Vidal-Folch), al temps que segueix viu el debat sobre la gestió d’una epidèmia en un context autoritari com el xinès (Andrés Ortega) [2] i també la utilització populista del desconcert generat pel fenomen per atiar la xenofòbia i el desprestigi de les institucions (Carlos Carnicero, Laura Palermo/Federico Finchelstein).

També global és el fenomen del canvi climàtic, però no les polítiques per governar-lo, objecte d’una tensió entre principis generals universals i realitats concretes immediates: Floren Marcellesi es planteja si són compatibles clima i creixement, mentre que Manuel Arias Maldonado qüestiona l’efectivitat de l’utopisme ecològic, i Olivier Galland planteja la complexitat d’aplicar mesures per la transició ecològica en un marc democràtic.

La revolució digital és un dels altres fenòmens globals, amb un impacte econòmic que molts experts consideren menor al d’anteriors revolucions industrials (Ignacio Fariza), però amb un impacte social i polític d’un abast encara desconegut que, en tot cas, no sembla favorable a l’extensió de la democràcia (Marta Peirano).

I el que és indubtable és la globalització cultural, que està deixant der sinònim de la universalització de la cultura nordamericana (Andrés Ortega), com mostra l’èxit de la pel·licula sudcoreana Parasitesguanyadors dels prinicpals prenis òscars d’enguany (Ramón Pacheco) [3].

Hi ha altres temes globals no tan presents en l’actualitat, però que romanen latents i són d’una importància vital. És el cas de la proliferació d’armament nuclear que ha viscut un alarmant retrocés dels acords multilaterals pel seu control, de manera que l’amenaça nuclear torna a estar tant present com en els passats temps de la Guerra Freda (Jorge Marirrodriga). La involució política a l’Iran expressada en les recents eleccions legislatives en seria una conseqüència (Jesús A.Núñez).

Mentrestant, estem assistim a la transformació del mapa geopolític global en funció de noves correlacions de força i amb la redefinició de les esferes d’influència dels principals actors. Graham Allison [4] exposa a Foreign Affairs com s’està produint aquesta redefinició de manera que obligarà als Estats Units a cercar noves formes de cooperació no necessàriament militars. Són qüestions que han estat ben presents a la conferència de seguretat que es celebra anualment a Munich (Guillermo Rebollo),  amb el ben expressiu lema de Westlessness (menys Occident). és en aquest context que la Unió Europea està obligada a pensar geopolíticament (Paula Oliver), i més encara davant l’eventualitat d’un segon mandat de Donald Trump (Mariano Aguirre [5]).

Perquè efectivament el panorama de les presidencials nordamericanes sembla de moment favorable a l’actual president (Ramón Lobo, entrevista a Steve Bannon), a falta de comprovar si els demòcrates són capaços d’elegir un candidat amb possibilitats de derrotar Trump. En els primers compassos de les primàries  (Roger Senserrich) Bernie Sanders ha pres la davantera (Álvaro Oleart, Javier Valenzuela), de tal manera que el debat s’està centrant més en la seva elegibilitat que en les seves propostes (Jeffrey D.Sachs, Alexander Friedman [6]). A destacar la posició de Hillary Clinton en avantposar la prioritat absoluta de fer fora Trump a les seves diferències amb Sanders.

En relació a l’Amèrica Llatina, destaquem dos apunts interessants: l’article de Delia Ferreira i Maria Emilia Berazategui sobre la corrupció estructural al subcontinent, i l’anàlisi de Claudia Zilla [7] sobre la creixent influènica política de les esglésies evangelistes en bona part dels països llatinoamericans.

El fracàs de les negociacions sobre el marc financer plurianual de la Unió Europea són per Lluís Bassets una prova de manca d’ambició política (Ilke Toygür) . La focalització dels desacords en les polítiques més convencionals de la Unió, independentment de les raons adduïdes (Serafín Pazos-Vidal), denota una elecció equivocada de les prioritats estratègiques (Andrea Rizzi), a la vegada que una fractura latent entre els guanyadors i els perdedors de l’euro (Alfred Pastor). Jean Pisani-Ferry [8] creu que s’ha de capgirar totalment la perspectiva i, en lloc de centrar-se en la redistribució per la via dels fons regionals i de la política agrària, el que cal és un pressupost orientat a la provisió de béns públics a nivell europeu amn unes polítiques orientades a la mitigació del canvi climàtic, la sobirania digital, la investigació i el desnevolupament, la cooepració internacional, la política migratòria i la política exterior i de defensa. En aquesta línia sembla voler anar l’esbós d’una nova política fiscal europea presentat pels ministres d’Economia d’Espanya, França, Itàlia i Alemanya (Nadia Calviño/Bruno Le Maire/Roberto Gualteri/Olaf Scholz).

Però en el cor d’Europa, a Alemanya un nou episodi terrorista ha estat l’expressió d’un odi racista que es produeix en el marc de la presència creixent de l’extrema dreta (Josep Ramoneda, Lluís Bassets, Daniel Rueda). L’afebliment dels partits fins ara centrals i, molt especialment, de la CDU és un símptoma que augura temps difícils per a la democràcia no tan sols a Alemanya sinó en el conjunt d’Europa (Ivan Krastev) [9], d’aquí la rellevància de la decisió sobre la successió de Merkel al capdavant d ela democràcia cristiana alemanya (Antonio Martínez).

A la política espanyola, el Govern segueix portant la iniciativa (Fernando Ónega, Fernando Vallespín) i mantenint una cohesió bàsica (Ricardo Dudda), malgrat la seva feblesa objectiva i els errors inicials (Francesc de Carreras)  que l’oposició intenta magnificar. D’entre aquests errors destaca la gestió maldestra de la trobada del ministre Ábalos amb la vicepresidenta veneçolana (Teodoro León Gross), que facilita l’especulació sobre un hipotètic gir de la posició espanyola sobre el règim de Maduro (Jorge Dezcallar, Antonio Elorza). També en l’àmbit de la política exterior s’han fet notar contradiccions sobre les relacions amb el Marroc i Algèria (Haizam Amirah Fernández).

Tampoc ha estat rebut com un bon símptoma el relleu a la presidència de l’Agència EFE, interpretat com una retrocés en la desgovernamentalització dels mitjans de comunicació públics  (María Ramírez, Cristina Monge [10]).

En política econòmica, l’anunci d’aplicar la taxa google ha estat seguit d’una moratòria fins a final d’any (Miguel Laborda), en el que podria considerar-se com una política d’aparador destinada més al confort ideològic que a la seva efectivitat (Óscar Fanjul). I des de Brussel·les l’informe de la Comissió Europea sobre l’economia espanyola adverteix sobre els riscos de les reformes laboral i de les pensions (Pablo. R.Suanzes).

On el govern està actuant amb celeritat és davant les diverses manifestacions de malestar del que s’ha convingut en denominar com l’Espanya buidada (Enric Juliana) i que té en les reivindicacions agràries la seva punta de llança (Vidal Maté). Són símptomes d’una fractura profunda entre els territoris que concentren recursos i els que els perden (Esteban Hernández [11],  Salvador Enguix), un diagnòstic que contribueix a fer més complex el problema territorial espanyol excessivament focalitzat fins ara en la qüestió catalana (Juan-José López Burniol). Sense oblidar que a les desigualtats territorials cal afegir-hi les desigualtats socials, sovint encavalcades, com ha destacat un informe del relator especial sobre l’extrema pobresa i els drets  humans de Nacions Unides (Belén Santa Cruz).

L’oposició, molt especialment PP i Ciudadanos, segueix ajustant la seva orientació política en el nou marc (Mariola Urrea). Pablo Casado prioritza l’aliança desigual  amb un Ciudadanos (Jordi Juan)  en crisi gairebé terminal (Pablo Simón), sense fer de moment gens de cas als sectors moderats (Enric Juliana)  que l’adverteixen de la necessitat de diferenciar-se de Vox i evitar el que denominen la trumpització del Partit Popular (Manel Manchón). La manera com Casado ha resolt les divergències amb el PP basc (José Antonio Zarzalejos) és un exemple contundent de la deriva dels conservadors espanyols (Xavier Vidal-Folch, Javier Pérez Royo, Ignacio Escolar), incapaços d’entendre la pluralitat d’Espanya (Estefanía Molina [12].

Els pronòstics de les eleccions gallegues i basques apunten a un manteniment inercial dels mapes polítics actuals (Carles Castro/Laura Aragó, Kiko Llaneras). En el cas del País Basc, l’acord sobre la transferència de la gestió de la Seguretat Social (Luis R.Aizpeolea, Carlos Sánchez) és un senyal evident que el govern central aposta per mantenir l’actual statu quo.

Tanmateix, la pedra de toc de la legislatura és la qüestió catalana, amb l’inici d’un diàleg sobre el que pesa un escepticisme profund (Rafael Jorba) [13], mitigat per un inici formalment distès i l’acord sobre un calendari periòdic de reunions, que pot indicar que tots els actors implicats són conscients de l’alt cost de boicotejar el diàleg (Enric Juliana, Lluís Foix, José Antonio Zarzalejos, Josep Ramoneda, Jordi Mercader). La situació preelectoral a Catalunya impedeix que hi hagi un interlocutor clar per la banda catalana (Lola García, Josep Martí Blanch), a l’espera que el resultat d’unes eleccions (Oriol Bartomeus), que no semblen immediates, decanti l’estratègia futura de l’independentisme (Francesc-Marc Álvaro, Emma Riverola). És indubtable la confrontació sense concessions entre ERC i el puigdemontisme, de manera que els pronòstics demoscòpics favorables als republicans contrasten amb la sensació intuïda que Puigdemont pot tornar a repetir l’èxit de 2017 (Jordi Amat).

En aquesta situació el projecte de reconstrucció d’un espai de catalanisme de centre (Josep Cuní, Fèlix Riera, Santi Vila)  troba dificultats per avançar amb determinació i solvència, mancat d’un lideratge clar i llastat pels personalismes … i l’ambigüitat “astuta” d’un Artur Mas que diu que torna sense tornar (entrevista  a Mas, Jordi Mercader).

Com també resulta del tot improbable que des de l’independentisme es produeixi una rectificació  i un reconeixement de l’error polític comès pel temor a defraudar els militants i els electors més fidels (Jordi Mir). Però sense el reconeixement dels propis errors serà molt difícil avançar realment en la reconciliació interna i en el diàleg amb les institucions de l’Estat (Antoni Puigverd) [14].

És oportú el recordatori d’uns fets sense els que no s’acaba d’entendre del tot l’evolució de la política catalana en els últims anys: es tracta de l’aflorament de la corrupció de Convergència Democràtica de Catalunya que va tenir com a conseqüència la implosió d’aquest espai polític. Jordi Amat [15] i Jordi Mercader han evocat el moment en què va saltar la guspira al Parlament de Catalunya amb la cèlebre menció del president Maragall al 3%.

Finalment, fer esment a la desaparició de Mario Bunge, filòsof de la ciència de reputació mundial, del que rescatem una conversa apassionant amb Juan Claudio de Ramón [16] publicada a Jot Down l’any 2003.

ARTICLES SELECCIONATS

(1) Luis TORRAS, “Coronavirus: la gestión del riesgo en las cadenas de valor globales” a Do Better (Esade) (18-02-20)

(…) “el contexto de esta nueva crisis sanitaria en China es radicalmente diferente al de entonces.
En 2003, China únicamente representaba el 4 % del PIB mundial y, pese a que ya era la fábrica del mundo, las cadenas de producción no eran tan globales como hoy: mal que bien, el eje formado por Estados Unidos y Europa dominaba el plano político global, que tampoco estaba tan fragmentado como hoy, en un escenario en que Occidente está aun tremendamente afectado por la resaca de la crisis financiera.
Hoy, China representa el 18 % del PIB mundial y su demanda es esencial en la evolución de prácticamente cualquier materia prima, además de concentrar buena parte de la capacidad fabril en muchos sectores: el textil, el industrial, el de la automoción y, cada vez más, el tecnológico, como una potencia importante.
La conjunción de estos dos elementos explica el estado de preocupación generalizada por los costes que puedan derivarse de esta crisis, cuyas consecuencias podrían alargarse todavía en el tiempo.
También existen los costes concretos en la partida del consumo, que siempre tienen una incidencia menor ya que una porción de este consumo irá a otras partes de la economía o podrá recuperarse con el tiempo. Por ejemplo, la persona que la semana pasada no se pudo comprar un teléfono móvil o un coche, probablemente lo haga cuando la economía se normalice.
Hay un tipo de consumo que muchas empresas están perdiendo irremediablemente: por ejemplo, los cafés que no se han tomado en los Starbucks en estas últimas tres semanas, por estar cerradas las tiendas, ya no se recuperarán.
Los efectos verdaderamente relevantes los encontramos en la dimensión de los bienes de capital y en el sector industrial. Como es sabido, cuando una fábrica interrumpe su actividad incurre en unos costes que pueden llegar a ser muy elevados. Se paran las líneas de producción, se cancelan pedidos y se dejan de servir unos componentes que sirven de insumos a lo largo de la cadena de valor.
Estos procesos pueden verse o no afectados directamente por el coronavirus pero, en cualquier caso, se verán afectados si se les cierra el suministro.
Ante esta situación, toca tirar de existencias, y en ello las cadenas de valor globales, cada vez más acostumbradas al just-in-time, van muy justas, hasta el punto de que igual ellas también tendrán que realizar parones o ajustes más o menos importantes de producción.
Si el parón se alarga, se verán obligadas a buscar alternativas, sin duda a precios más elevados. Se trata de una dinámica inflacionista pero que también tiene un recorrido, ya que estos stocks también acabarán por agotarse, con lo cual pondrán en riesgo una parte muy relevante del sector industrial y del comercio global.
Ahora, la clave de todo es contener la epidemia y restaurar la salud pública.
Esta debería ser la primera y única preocupación de las autoridades chinas, siempre opacas ante la fiscalización de sus políticas.
El segundo elemento importante de la ecuación son los tiempos. Como ya hemos dicho, esta cepa vírica, a diferencia de otras similares, se caracteriza porque es muchísimo más contagiosa, lo cual ha obligado a limitar la movilidad de las mercancías y de las personas para contener el brote.
Como han mostrado diferentes corresponsales estos días, muchas ciudades de la provincia de Hubei y de otras áreas afectadas de las zonas más fabriles del país se han cerrado a cal y canto.
Esta cuarentena drástica para tratar de cortar de raíz la expansión del virus arroja una alargada sombra sobre todas las cadenas de valor globales, cada vez con unos stocks más limitados a medida que se va alargando el parón industrial de parte de China. Y que, llegado el momento, podría tener unas consecuencias muy importantes en términos de coste y suministro para el conjunto de la economía mundial.
Esperemos que antes de llegar a esta situación de estrés máximo en los diferentes eslabones de la cadena de producción, las autoridades sanitarias chinas hayan logrado contener el número de infectados y que el sector farmacéutico haya dado con una vacuna o un tratamiento paliativo que mantenga controlada la ratio de mortalidad de la infección, para evitar un escenario potencialmente desestabilizador.
Y, por si todo lo anterior no fuera ya una situación tremendamente delicada, la epidemia del coronavirus ha estallado en un momento caracterizado por un endeudamiento récord a escala global, principalmente del sector público, en que todos los bancos centrales están inyectando liquidez a unos niveles nunca vistos.
La Fed hace ya casi tres meses que ha expandido de nuevo su balance, inundando los mercados financieros de liquidez.
Recientemente, y como parte del paquete de medidas de contención de los efectos del coronavirus, el gobierno chino ha anunciado un nuevo bloque de medidas expansivas, tanto en el ámbito fiscal como en el monetario. Es un nuevo impulso a la liquidez en un momento de gran inflación de los activos financieros que obliga a los gobiernos y a los bancos centrales a asumir aún más riesgo como “mal menor”, piensan, antes de dejar seguramente la economía global a las puertas de una nueva recesión.
Finalmente, el análisis del momento del ciclo económico también resulta complejo ya que, si bien en el anterior ciclo expansivo los riesgos se concentraron en el sector privado y luego experimentaron un ajuste severo, lo cierto es que en el ciclo actual, que arranca a finales de 2012, los salarios reales han permanecido planos y los excesos en la gestión del riesgo vienen por el lado del déficit público, crónico en muchos países, y del crecimiento de los balances de los bancos centrales.
Una dinámica insólita, de final incierto y que hace que, en definitiva, la incertidumbre por el coronavirus sea como llover sobre mojado”.

(2) Andrés ORTEGA, “Virus contra tecnoautoritarismo” a eldiario.es (20-02-20)

“China está pagando un alto precio humano, social, económico, reputacional, y veremos si político, por la crisis del coronavirus COVID-19 y su gestión. ¿Es éste un momento Chernóbil para el sistema chino, como a veces se está apuntando? No lo parece. Gorbachev reconoció en su momento que la manera en la que se había gestionado aquel accidente le llevó a acelerar los cambios en la Unión Soviética, que, sin quererlo, acabaron en su extinción y el fin de comunismo soviético. Xi Jinping, que se ha dejado ver poco en esta crisis, ha reconocido que el control de la epidemia, en el que confía, es “una prueba para el sistema chino y su capacidad de gobierno”. Coincido con Elizabeth Economy (Foreign Affairs) cuando considera que el coronavirus se ha convertido en un stress test para Xi y su régimen, y que el mandatario “ha dedicado siete años en el poder a construir un sistema político diseñado para aguantar una crisis así”.
Justamente, ¿ha impedido el sistema reaccionar a tiempo? Y ¿ha permitido el sistema una reacción posterior lo que ningún otro sistema hubiera podido hacer aislando ciudades, con Wuhan, y provincias enteras, como Hubei, más poblada que España, poniendo, de hecho, en cuarentena el país más poblado del mundo? Seguramente, la respuesta a ambas preguntas sea afirmativa.
En un primer momento, el intento de complacer o no irritar al poder central, llevó a no reaccionar al virus, a taparlo, como hicieron funcionarios de Wuhan. El propio Xi se ha visto forzado a afirmar que supo de la gravedad de la epidemia y ordenó contenerla dos semanas antes de anunciarla públicamente. El médico Li Wenlang que lo detectó fue silenciado (como su muerte por el virus), pero muchos se han atrevido a declararle héroe. En Weibo, Twitter local, el hashtag “el gobierno de Wuhan debe al Dr. Li Wienliang una disculpa”, fue visto por 180 millones de usuarios antes de los censores lo eliminaran.
Al principio, el sistema tecnoautoritario permitió ciertas dosis de crítica en las redes sociales, pero pronto aplicó la masiva y sofisticada censura, aunque esta vez no ha logrado impedir que transpiraran altas dosis de ira por parte de la población. Cuando la crisis del SARS en 2003, no sólo la economía china era una cuarta parte de lo que es, sino que no había redes sociales y únicamente un 6% de los chinos tenía acceso a Internet. Hoy un 60% que lo tiene, aunque con un Gran Cortafuegos. China es el primer país del mundo en usuarios de la Red y uno de los más avanzados, aunque de forma controlada, en el uso de móviles y redes sociales de las que hay 1.400 (no están tan concentradas en unas pocas empresas como en Occidente). El tecnoautoritarismo es algo reciente. Un estudio de la Universidad de Harvard puso de manifiesto que ya en 2013 decenas de miles de censores trabajaban en las empresas de medios sociales –unos 1.000 en cada servicio– y en el gobierno a distintos niveles. Paradójicamente, las cuarentenas y el aislamiento están fomentando estos días la vida digital, desde el teletrabajo y telecompra (arriesgan los transportistas) a la educación online.

La palabra china para crisis es wei-chi. Wei significa “peligro” y chi, en parte, “oportunidad”. Si consigue controlar e invertir la extensión del virus en su país, el sistema encabezado por Xi Jinping se verá reforzado. Si no lo logra, el efecto –cuando ya la economía se estaban desacelerando– del parón económico derivado de las medidas contra el virus, podría tener resultados negativos, podría socavarse la legitimidad del sistema entre los chinos (que la tiene, aunque muchos desde fuera apliquen una lente occidental para juzgarla), y aumentar la demanda de menos burocracia y corrupción y más libertades. Esta crisis ya ha hecho surgir en público más críticas sobre el grado excesivo de autoritarismo personal de Xi Jinping.
El virus, las cuarentenas y los parones han puesto también de relieve el amplísimo papel de China en la cadena global de valores. Somos interdependientes para los virus y para la economía, y estos entre sí. Dicho esto, probablemente China no será igual tras esta crisis, cuya evolución aún no está clara”.

(3) Ramón PACHECO, “Historia coreana, historia universal” a Agenda Pública (22-02-20)

“Parásitos ha hecho historia. Es la primera película de habla no inglesa que gana el Óscar a la mejor película. Y lo ha hecho con una historia muy coreana, pero de carácter universal.
¿Qué tiene de coreano Parásitos? Todo. La historia, el mensaje y la estética.
Parásitos es una historia de desigualdad entre ricos y pobres. Corea del Sur no es un país tan desigual como Estados Unidos o Reino Unido, los países desarrollados más desiguales. De hecho, este problema ha disminuido en los últimos 30 años.
Pero muchos surcoreanos tienen la sensación de que las diferencias entre ricos y pobres están aumentando. Y eso es cierto si nos centramos en las diferencias entre el 1% de la población, que no tiene nada que envidiar al 1% del resto del mundo, y el 99% restante. Gangnam Style presentó ese 1% al resto del mundo. Parásitos nos muestra cómo es su día a día.
Corea del Sur corre el riesgo de convertirse en un país en el que la familia en que uno nace sea el principal factor que determinará su futuro económico. Esto no fue así durante las décadas de desarrollo del siglo pasado; y es una amenaza para la cohesión social del país. Esta historia se repite a lo largo y ancho del mundo.
He aquí la principal razón por la cual el presidente surcoreano Moon Jae-in esté centrando su agenda política en reducir las desigualdades socioeconómicas. Una de sus medidas estrella ha sido introducir uno de los salarios mínimos más elevados del mundo desarrollado. España, Alemania, California o Reino Unido también están siguiendo esta senda.
El mensaje principal de la película es, hasta cierto punto, bastante simple. En un mundo capitalista, ricos y pobres habitan el mismo espacio e interactúan entre ellos; sobre todo en las grandes ciudades, ya sea Seúl, Barcelona o Madrid. Y si el capitalismo no se reforma, los mal llamados ‘perdedores de la globalización’ se van a rebelar.
Así pues, la escena de violencia hacia el final de Parásitos trae a la memoria las de este tipo vividas en ciudades como Hong Kong o Santiago de Chile en los últimos meses. Esa escena también nos ayuda a entender por qué políticos como Donald Trump o Matteo Salvini tienen tanto éxito. Los manifestantes que, entre otras cosas, piden el fin de las desigualdades entre ricos y pobres, son los potenciales votantes de los políticos que prometen una vuelta a un pasado supuestamente mejor” (…)

(4) Graham ALLISON, “The New Spheres of Influence” a Foreign Affairs (March/April 2020)

(…) BACK TO BASICS
The claim that spheres of influence had been consigned to the dustbin of history assumed that other nations would simply take their assigned places in a U.S.-led order. In retrospect, that assumption seems worse than naive. Yet because many U.S. analysts and policymakers still cling to images of China and Russia formed during this bygone era, their views about what the United States should and should not do continues to reflect a world that has vanished.
Over the course of centuries of geopolitical competition, policymakers and theorists developed a set of core concepts to help clarify the complexities of relations among states, including spheres of influence, balances of power, and alliances. These concepts must be adapted to take account of specific conditions in the twenty-first century. Yet they remain the sturdiest building blocks available for understanding and constructing international order.
Where the equilibrium of forces between one state and another shifts to the point where the first becomes predominant, the resulting new balance of power casts a shadow that becomes, in effect, a “sphere of influence.” That specific term entered the vocabulary of diplomacy in the early nineteenth century, but the concept is as old as international relations itself. (As Thucydides noted, after the defeat of the Persians in the fifth century BC, Sparta demanded that Athens not rebuild the walls around its city-state to leave itself vulnerable.) Traditionally, great powers have demanded a degree of deference from lesser powers on their borders and in adjacent seas, and they have expected other great powers to respect that fact. Recent actions by China and Russia in their respective neighborhoods are just the most recent examples of that tradition.
Spheres of influence also extend beyond geography. When the United States led the world in the creation of the Internet, and the hardware and software that empowered it, the United States enjoyed what Michael Hayden, a former director of the National Security Agency, later called a “golden age of electronic surveillance.” Since most countries were unaware of the surveillance capabilities revealed by the former NSA contractor Edward Snowden, the United States had an unparalleled ability to exploit technology to listen to, track, and even influence them. But post-Snowden, many states are resisting the current U.S. campaign to prevent them from buying their 5G wireless infrastructure from the Chinese telecommunications giant Huawei. As the leader of a country currently considering the choice recently put it, Washington is trying to persuade other countries not to buy Chinese hardware because it will make it easier for China to spy and instead to buy American hardware, which would make it easier for the United States to spy.
A REALISTIC RECKONING
From the perspective of American interests and values, the consequences of increases in China’s and Russia’s power relative to that of the United States are not good. As great powers, China and Russia can use their power to suppress protesters’ freedom in Hong Kong or block Ukrainian membership in NATO. The South China Sea is likely to become more like the Caribbean than the Mediterranean—that is, China’s neighbors in Southeast Asia will be as beholden to China as Latin Americans have been to their hemispheric hegemon. Ukraine will have to get over the loss of Crimea as countries in Russia’s “near abroad” learn to be both more fearful of and more deferential to the Kremlin.
For many other nations and individuals around the world who have found shelter under the American security umbrella and found inspiration in a vision of an American-led international order that safeguards core liberties, the consequences will be tragic. Recent events in Syria offer a preview of what’s to come. As the Arab Spring erupted in late 2010 and 2011, Obama famously declared that Syrian leader Bashar al-Assad “must go.” But Putin had other ideas, and he was willing to act on them. He demonstrated that a nation Obama had dismissed as a “regional power” could use its military forces to defy the United States and help the Syrian leader consolidate his control.
This has been a horror for Syrians, and the millions of displaced people have had a major impact on neighboring countries and Europe. But did Obama, or, later, President Donald Trump, conclude that this outcome was so costly that it would be better to send large numbers of U.S. troops to fight and perhaps die in Syria? Can Americans sleep soundly in a world in which Putin and Assad now smile when they ask visitors who is gone and who is still standing? U.S. inaction speaks for itself.
Sadly, Americans will come to accept such outcomes as good enough—at least for the foreseeable future. Like Assad’s atrocities, Russia’s absorption of Crimea and China’s militarization of the South China Sea are now facts on the ground that no one will contest militarily.
Acknowledging that other powers have spheres of influence does not, of course, mean that the United States can do nothing. It is a reflection of the recent overmilitarization of U.S. foreign policy that restraint in the use of military force is often equated with acquiescence. Washington has other ways in which it can shape other countries’ calculations of costs and benefits: through the condemnation of unacceptable actions; the denial of legal status; the imposition of economic sanctions on countries, companies, and individuals; and support for local resisters. But such tools can rarely decisively alter a decision another power has made when interests it sees as vital are at stake. And it is worth remembering how often a refusal to recognize and accept realities on the ground in the shadow of other powers has led to major U.S. policy failures. From General Douglas MacArthur’s rush to the Chinese border during the Korean War (which triggered Chinese intervention and a bloody, inconclusive war) to George W. Bush’s insistence that NATO offer membership to Georgia and Ukraine (which led to Georgian overconfidence, ending in the country’s partial dismemberment by Russia), a stubborn disregard of brute facts has been counterproductive” (…)

(…) “PRESENT AT THE (RE-)CREATION
Strategy is the purposeful alignment of means and ends. Among the many ways in which a strategy fails, the two most common are mismatch—when the means an actor can organize and sustain are insufficient to achieve the stated ends—and vision blindness, when an actor is mesmerized by an ideal but unachievable end. The United States’ twenty-first-century wars in the Middle East offer vivid examples of both.
Going forward, U.S. policymakers will have to abandon unattainable aspirations for the worlds they dreamed of and accept the fact that spheres of influence will remain a central feature of geopolitics. That acceptance will inevitably be a protracted, confusing, and wrenching process. Yet it could also bring a wave of strategic creativity—an opportunity for nothing less than a fundamental rethinking of the conceptual arsenal of U.S. national security.
The basic view of the United States’ role in the world held by most of today’s foreign-policy makers was imprinted in the quarter century that followed the U.S. victory in the Cold War. That world is now gone. The consequences are as profound as those that Americans confronted in the late 1940s. Accordingly, it is worth remembering how long it took individuals now revered as “wise men” to understand the world they faced. Nearly five years passed between Kennan’s “Long Telegram,” an early warning of Cold War competition, and the policy paper NSC-68, which finally laid out a comprehensive strategy. The confusion that reigns in the U.S. foreign policy community today should thus not be a cause for alarm. If it took the great strategists of the Cold War nearly five years to forge a basic approach, it would be beyond hubris to expect this generation to do better”.

(5) Mariano AGUIRRE, “La seguridad europea ante un posible segundo mandato de Trump” a esglobal (24-02-20)

“La conferencia sobre seguridad celebrada hace pocos días en Múnich (Alemania) adoptó como nombre provocador Westlessness (menos Occidente), sugiriendo que la configuración del sistema internacional que ha regido por siete décadas podría llegar a su fin. El debate entre relevantes diplomáticos, políticos y expertos giró en torno a tres cuestiones vinculadas. Primera, las crecientes y fuertes discrepancias entre la política exterior de Estados Unidos y una serie de aliados europeos. Segunda, las tensiones internas en Europa, entre aliados que disienten sobre cómo reforzar la Unión, y entre gobiernos del Este europeo (más) alineados con las políticas autoritarias del presidente Donald Trump y los del Oeste, que tratan de encontrar un equilibrio entre mantener las alianzas con Washington y encontrar un camino propio. Y, en tercer lugar, que Occidente estaría perdiendo espacio económico, financiero, tecnológico, y hasta militar frente a China y, en cierta forma, ante Rusia.
El negacionismo
Múnich parece haber servido para que los europeos tomen conciencia de que EE UU se encuentra en un repliegue estratégico, de largo plazo, que va más allá de la aparentemente improvisada presidencia de Donald Trump.
Cuando Trump triunfó en las elecciones de 2016 la mayor parte de los gobiernos y analistas europeos se negaron a ver que Estados Unidos estaba cambiando su relación con el mundo, y que la alianza que estableció con Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial se vería afectada.
La incapacidad de ver esa realidad tiene razones históricas (el papel que desempeñó EE UU en la Primera y la Segunda Guerra Mundial en Europa), de privilegios (formar parte del eje atlantista que ha tenido la hegemonía global desde la época colonial) y por debilidad (no tener acuerdos entre los europeos sobre cómo ejercer poder en la esfera internacional). Los tres factores combinados han creado una visión rígida de la historia y una razón de fe que Estados Unidos nunca dejaría de ser imperio, y que el modelo económico neoliberal sería inmutable.
Pero en las últimas dos décadas ambos principios se han visto desafiados. Desde la crisis financiera de 2008 es cada vez más amplia la crítica en todo el espectro político a que el denominado modelo neoliberal (desregulación, menos estado, más privatización, menos sindicatos, flexibilización y precarización del empleo) no funciona para las mayorías, ha producido una deslegitimación de la democracia liberal y potencia la adhesión a populismos, especialmente de ultraderecha.
Estas constataciones, sin embargo, no significan que haya aperturas en las élites a buscar modelos económicos alternativos, como lo demuestran los discursos cerrados en sí mismos de las recientes reuniones de Davos y Múnich, pese a que se reconocen muchos de los problemas más graves, como el cambio climático” (…)
(…) ¿Un nuevo camino para Europa?
El nuevo jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, afirma que Europa necesita tener una mayor ambición de poder en el espacio global. Esto coincide con la discusión sobre una posible “autonomía estratégica” para Europa.
El presidente francés, Emmanuel Macron, ha cuestionado la viabilidad de la OTAN, y ha ofrecido recientemente las armas nucleares de su país para proteger al conjunto de Europa, sin compartir, sin embargo, el control de estas. Alemania, por su parte, tiene una visión más conservadora de la Alianza Atlántica. El debate que ya dura décadas sobre la construcción de una seguridad europea sigue sin resolverse, y es previsible que en el medio plazo la mayoría de los países se plieguen a acomodarse como sea posible a las exigencias de EE UU. Para ellos será un problema si Trump continúa con sus ataques a la OTAN, estrechando vínculos con los gobiernos autoritarios de Europa del Este y teniendo una posición acrítica hacia Moscú. En este punto se cruzarán los desafíos a la seguridad con el futuro de la democracia.
En el sistema internacional presente y futuro ningún país tendrá la capacidad de dominar totalmente a otros. No será un mundo dominado por China o EE UU. Habrá alianzas heterodoxas y cambios de bandos muy fluidos. La hegemonía cultura estadounidense podrá convivir con mayor poderío global de China. Europa no actuará homogéneamente, unos países establecerán relaciones con Rusia y China sin romper con Washington. Se crearán agrupaciones regionales. Posiblemente la fragmentación debilite a la UE. El abismo entre Estados ricos y pobres será mayor, y entre regiones dentro de numerosos países. Nada será como antes, y EE UU continuará siendo parte del problema y no de la solución”.

(6) Alexander FRIEDMAN, “Why Bernie?” a Project Syndicate (24-02-20)

(…) “Demographics, like gravity, are close to an immutable force. As much as the traditional “wise” men and women of the Democratic Party try to convince voters that nominating Sanders will re-elect Trump, most of the party’s youth, immigrant, and minority blocs (the Democrats’ literal future) appear to disagree. They likely see in Sanders someone who speaks convincingly to lost hopes and wants fundamentally to change a system that no longer offers them a credible path forward. After all, why defend a status quo that leaves you deep in debt, tenuously employed, badly housed, and one medical emergency away from economic ruin? Ironically, this powerful message is similar to Trump’s appeal to disaffected working-class voters to win the Republican nomination and the presidency in 2016.
Elections are uncertain, and for all the self-serving rhetoric of the Democratic establishment (and of Michael Bloomberg’s $460 million, and counting, in advertising) that nominating Sanders would ensure Trump’s re-election, there is likely a close to even chance that this consensus thinking is wrong. Sanders could win a presidential election for any number of reasons. The country is almost perfectly divided regardless of candidate, swing voters are unpredictable, electoral math is tricky, Trump has plenty of weaknesses, and a lot can happen between now and November.
Let’s not forget that most political and market forecasters got the 2016 election wrong. Today, as America’s national ethos of optimism seemingly gives way to bipartisan disillusionment, Sanders’ momentum is both understandable and not to be underestimated”.

(7) Claudia ZILLA, “Iglesias evangélicas y política en América Latina” a Agenda Pública (25-02-20)

(…) “Por el otro lado, las iglesias evangélicas hacen valer su peso demográfico en el ámbito electoral. Según el país, sus líderes buscan acuerdos con candidatos presidenciales con probabilidad de éxito, apoyan candidaturas a ejecutivos y legislativos informal u oficialmente o bien fomentan la cooperación corporativa en los parlamentos.
Es en Brasil donde el involucramiento político de las mega-iglesias evangélicas –como la Universal de Reino de Dios y la Asamblea de Dios– se da con especial ímpetu. Éste ha sido coronado con la elección de Jair Messias Bolsonaro como presidente, quien fuera bautizado en el Río Jordán por un pastor evangélico. Tanto durante las elecciones como hoy en su Gobierno, Bolsonaro contó y cuenta con apoyo evangélico sobre-proporcional. La relevancia política de las mega-iglesias evangélicas en Brasil radica no sólo en las preferencias políticas de sus fieles, sino también en la dimensión de su voto cautivo: una encuesta realizada por Datafolha (2017) reveló que, en términos generales, sólo el 19% del electorado brasileño considera seriamente las candidaturas propuestas o recomendadas por la propia iglesia. Esta obediencia confesional-electoral se eleva al 31% para los miembros de iglesias evangélicas neopentecostales.
Así, en América Latina el catolicismo, una religión dominante altamente institucionalizada, con organización jerárquica centralizada, se encuentra en declive mientras gana terreno una multiplicidad heterogénea y descentralizada de denominaciones y congregaciones evangélicas de baja institucionalización. La creciente segregación de las sociedades latinoamericanas, es decir, la separación espacial de grupos sociales, tiene correspondencia con un mercado espiritual cada vez más segmentado. El monopolio religioso de una iglesia global con una visión del mundo que acuña toda la sociedad es cosa del pasado. Está siendo reemplazado por una gran variedad de ofertas religiosas que se orientan a las necesidades y preferencias especiales de diversos grupos sociales. Paralelamente, aumenta la permeabilidad entre las esferas religiosa y política y recibe un nuevo impulso una agenda moral tradicional-conservadora contraria a la ampliación de derechos, al reconocimiento social, político y legal de la diversidad”.

(8) Jean PISANI-FERRY, “Una solución radical al laberinto presupuestario de la UE” a Project Syndicate (25-02-20)

(…) “La cuestión que define a Europa ya no es la integración a través del comercio y la movilidad, ni siquiera el fortalecimiento del euro. Como sostengo en un informe reciente con Clemens Fuest de CESifo Múnich, el papel de la UE es cada vez más la provisión de bienes públicos a escala europea, más que nacional, de acuerdo con sus valores y prioridades. Concretamente, la cuestión que definirá a la UE es su decisión de actuar enérgicamente en campos como la mitigación del cambio climático, la soberanía digital, la investigación y el desarrollo en proyectos transformadores, la cooperación para el desarrollo, las políticas migratorias, la política exterior y la defensa. En esos campos, la cuestión no es si España ganará más que Polonia, o si los ciudadanos holandeses terminarán pagando más que los franceses, sino el valor agregado de las políticas conjuntas.
Como están las cosas, sin embargo, la UE parte de un enfoque absurdamente distorsionado respecto de los bienes públicos. Algunos estados miembros sólo están interesados en sí mismos, otros solo consideran los costos y a otros sólo les preocupa el daño colateral a sus preciadas políticas. Lo que Europa pierde en el proceso es la oportunidad de tomarse en serio las prioridades que ha declarado y confrontar la urgencia de la acción conjunta.
Un principio fundamental de la economía pública es que las cuestiones de eficiencia y distribución se deben separar, en la medida de lo posible. Tanto el valor que genera una política como la forma que se distribuyen sus beneficios son cuestiones importantes, pero se las debe diferenciar. La separación nunca puede ser absoluta, porque la provisión de bienes públicos tiene consecuencias distributivas: un aumento en el gasto en defensa, por ejemplo, beneficia a las regiones que producen armas. Pero esto sólo refuerza la cuestión: nadie quiere que una política de seguridad sea decidida por el lobby de las armas.El mecanismo de negociación del presupuesto de la UE debe diseñarse para crear incentivos para que los estados miembros busquen la eficiencia colectiva y la equidad entre países, no para que se tomen de rehenes entre sí. Actualmente, sin embargo, Polonia lucha por los fondos para el desarrollo regional y Francia, por la Política Agrícola Común, independientemente del valor intrínseco de estos programas, porque los beneficiarían. De igual manera, los «cuatro frugales» (Austria, Dinamarca, los Países Bajos y Suecia) se han comprometido a resistir todo aumento significativo del presupuesto, independientemente del destino ese dinero. El resultado es un impasse.
La solución a ese punto muerto es elegir un procedimiento de negociación que separe la eficiencia de la distribución. Para consternación de los federalistas devotos, quienes (acertadamente) afirman que la propia noción del saldo presupuestario neto es una estupidez económica, las negociaciones terminan, sin embargo, decidiendo cuánto pagará y recibirá cada Estado miembro durante el período de siete años que abarca el presupuesto. Si las contribuciones son demasiado elevadas o los beneficios demasiado bajos, se acuerda una «corrección», que garantiza que el saldo neto se mantenga al nivel deseado. Pero como nadie está demasiado orgulloso de estos turbios regateos, se los deja para la discusión de la última noche o principios de última mañana. Como indicó Zsolt Darvas, de Bruegel, el resultado es confuso y su complejidad desafía la imaginación.
Para destrabar el impasse, Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, debiera proponer un cambio de situación y comenzar de cero con la fijación del saldo neto de cada país. Se acordaría que Polonia, porque es más pobre, recibiría X miles de millones de EUR más cada año de lo que aporta al presupuesto. Alemania, porque es más rica, pagaría Y miles de millones más… y así sucesivamente. Con saldos netos fijos, definidos adecuadamente, ningún país tendría incentivos para luchar por una política cuyo único valor es que lo beneficia, porque cualquier beneficio o costo neto sería contrarrestado automáticamente mediante la transferencia de una suma fija. Esto desplazaría la atención de los efectos distributivos de las políticas hacia su valor intrínseco.
Es cierto, el debate por el tamaño del presupuesto total de la UE seguiría existiendo. Continuaría la disputa entre los partidarios del mayor gasto y quienes favorecen la frugalidad, pero ese es un debate necesario del que no debemos abstenernos. Quienes creen que los bienes públicos europeos son valiosos, tendrían que convencer a sus socios… y pagar la parte que les corresponde. La diferencia, que no es menor, es que discutirían sobre la base del valor agregado y la eficiencia, no de intereses pecuniarios directos” (…)

(9) Ivan KRASTEV, “El efecto de la rana hervida y la tetera silbante” a El País (23-02-20)

(…) “La crisis actual de la CDU (el partido de Adenauer y Helmut Köhl) constituye el fin del modelo político alemán desde la II Guerra Mundial. En la Alemania posterior a la guerra, los dos grandes partidos de centro —la Unión Demócrata Cristiana (CDU), de centroderecha, y el Partido Socialdemócrata (SPD), de centroizquierda— tenían una hegemonía total y, aunque discrepaban en ciertas cuestiones sociales y económicas, Alemania era el símbolo del centrismo y el consenso. Cooperar con la extrema derecha y la extrema izquierda era tabú, y las élites políticas nunca perdían la oportunidad de hablar de su catastrófica experiencia histórica de la primera mitad del siglo XX para explicar por qué no estaban dispuestas a tolerar ningún coqueteo con los extremos. La democracia alemana era una democracia liberal modélica, pero también muy rígida.
Sin embargo, ahora que el modelo de centrismo de consenso se ha derrumbado, es importante comprender por qué lo ha hecho y qué significa ese derrumbe para Alemania y para Europa.
Existen dos explicaciones opuestas de por qué el modelo político de Alemania ha entrado en crisis, cuando su economía sigue marchando bien y los alemanes, en su mayoría, viven mejor que nunca.
Si bien todos los observadores están de acuerdo en que lo que sucede en Alemania es reflejo de la crisis actual del liberalismo y la democracia en Europa y en el mundo, algunos creen que Alemania ha sido víctima del efecto de la rana hervida, y otros, del síndrome de la tetera silbante.
Es bien sabido que, si se introduce una rana en agua hirviendo de forma repentina, la rana salta, pero, si se introduce en agua fría y luego se va calentando poco a poco hasta hervir, no se da cuenta del peligro y hierve hasta morir. Eso es, según muchos, lo que ha ocurrido en Alemania. La disposición alemana a tolerar el ascenso del autoritarismo en la UE y sus concesiones a dirigentes políticos como Viktor Orbán son lo que ha hecho que no haya podido defenderse y que los socialdemócratas y los democristianos hayan acabado hirviendo en el centro político.
Los defensores de la idea de la tetera silbante tienen una explicación distinta. Al filósofo liberal británico Isaiah Berlin le gustaba contar la historia de un hombre al que habían visto golpeando con ferocidad una tetera silbante. “¿Qué haces?”, le preguntaron. “No puedo soportar las locomotoras de vapor”, respondió. “Pero esto es una tetera, no una locomotora”. “Sí, ya lo sé, pero hay que matarlas cuando todavía son jóvenes”. Según esta teoría, los cristianodemócratas alemanes no han sido víctimas de una falta de reacción, sino de una reacción excesiva.
La cuestión de si la crisis de la democracia alemana es consecuencia de que “no se llamó araña a la araña” o de que los partidos tradicionales se precipitaron al calificar de extrema cualquier cosa que se aparta mínimamente de su rígida visión de una posición política responsable está en el aire, pero lo que resulta evidente es que el sistema no va a volver a ser lo que era y que la hegemonía de los partidos centristas se ha terminado.
¿Qué va a suponer esto para Alemania y Europa?
Supondrá una incertidumbre paralizadora. Después de las elecciones europeas del año pasado, casi todos los comentaristas, dentro y fuera de Alemania, tienen la sensación de que saben cómo será el futuro y que, con las próximas elecciones legislativas, gobernará el país una coalición de conservadores y Verdes. Existe el riesgo de que, si la CDU no gestiona su crisis con decisión, los Verdes acaben siendo el mayor partido político de Alemania (lo cual no tiene nada de malo) y que, por consiguiente, la CDU no quiera entrar en coalición con ellos porque para los democristianos equivaldría al suicidio político, similar al que cometieron los socialdemócratas hace tres años cuando se coaligaron con Merkel.
La esperanza de que el giro de la CDU hacia la derecha pueda invertir el declive electoral del partido (como hizo Sebastian Kurz en Austria) también es arriesgada, y no solo por la imagen que ofrezca a otros países la apertura de Alemania a la extrema derecha, sino también porque —a diferencia de Austria— AfD es, más que el partido de la derecha, el partido del Este, de forma que a la CDU le será difícil arrancarle votos allí por más que endurezcan su retórica sobre cuestiones como la inmigración. La crisis entre el este y el oeste del país influirá en la postura de Alemania sobre la crisis entre el este y el oeste de la UE, lo que, en la práctica, significa que Alemania puede perder su posición central entre las dos partes del continente.
Aunque parezca extraño, la crisis de la democracia liberal alemana en 2019-2020 se parece a la crisis de la economía neoliberal estadounidense en 2008-2010. Ahora bien, si la economía estadounidense fue víctima de la desregulación, la democracia alemana está siendo víctima de un exceso de regulación. Igual que los economistas norteamericanos, en las décadas previas a la crisis, se habían convencido de que el capitalismo estaba por encima de los ciclos de auge y caída, los politólogos alemanes se han convencido de que el centrismo consensuado es la mejor forma de defender la democracia. Pero la democracia nunca ha sido sinónimo de pedagogía.
En la política democrática, la gente toma decisiones erróneas (a veces, incluso trágicas), y solo al corregir esos errores aprende a valorar la democracia. Como ha dicho recientemente la historiadora estadounidense Jill Lepore, “la paradoja de la democracia es que la mejor forma de defenderla es discutir sobre ella”.

(10) Cristina MONGE, “Lo público es mucho más que lo gubernamental” a infoLibre (24-02-20)

(…) “Es difícil encontrar ejemplos en los que gobiernos españoles hayan sabido discernir hasta dónde lanzar sus tentáculos y cómo comportarse en espacios de la administración pública que escapan a la pura y dura acción gubernamental. En España, entre otros, la Agencia EFE, RTVE y por supuesto el CIS. Una agencia de noticias al servicio de un gobierno, como decía Garea en su carta, no puede cumplir con los mínimos principios éticos de independencia exigibles a los medios de comunicación, exactamente igual que ocurre con RTVE (no es casualidad, por cierto, que la BBC, conocida y halagada por su independencia del gobierno de turno, sea foco de la ira de Boris Johnson). De la misma manera, entidades como el CIS podrán hacer su trabajo con éxito en la medida en que estén a salvo de cualquier injerencia, de lo contrario, los intereses de unos u otros contaminarán la investigación y por tanto, a la propia institución. Para garantizar esa independencia hay muchos instrumentos y bastante conocidos. Desde la elección de las personas responsables de estos entes por parte del Parlamento, como el propio Garea propuso en un documento en 2018 a todos los grupos políticos y como ha venido reivindicándose históricamente, hasta que existan órganos de control y transparencia con participación no sólo de la oposición, sino también de la sociedad civil.
Otra de las consecuencias de esta concepción de la administración como pertenencia exclusiva del gobierno de turno es un fenómeno llamativo – cuando menos– que la sociedad española ha normalizado sin aspavientos: la sustitución de altos cargos y cargos intermedios cada vez que cambia el gobierno. Los nuevos gestores desconfían de cualquiera que haya trabajado para un gobierno de otro signo y, por citar un ejemplo, llegan a relevar no solo a los directores de los hospitales públicos –que ya de por sí es altamente cuestionable– sino incluso a los responsables de sus laboratorios. Según el estudio de la OCDE Government at a Glance 2017, España es, junto a Turquía y Chile, el país que más cargos cambia con la llegada de un nuevo gobierno. Estos movimientos minan la confianza en una Administración que se entiende como propiedad del ejecutivo y no del conjunto de la sociedad, ponen en tela de juicio la solvencia técnica y la capacidad de muchos de sus gestores, y, como muestran Victor Lapuente y Carl Dahltröm en su trabajo Organizando el Leviatán (Deusto), favorecen fenómenos de corrupción.
El debate sobre la relación entre lo público y lo gubernamental no es nuevo ni sencillo, pero en España va siendo hora de empezar a superarlo sacudiendo las rémoras que dejaron otros tiempos. ¿No va a aportar nada en este sentido el primer Gobierno de coalición de nuestra democracia?”.

(11) Esteban HERNÁNDEZ, “El informe sobre Londres que explica lo que pasa en Castilla y en Extremadura” a El Confidencial (21-02-20)

“La lucha de territorios es una de las constantes políticas de nuestra época. Es curioso cómo la teórica división en clases a la hora de articular la vida ideológica dejó paso a las cuestiones culturales, incluidas las identitarias, cuyo punto de fricción más relevante en España fue el enfrentamiento de la capital con las zonas periféricas afortunadas, como Cataluña o País Vasco. Un tercer giro, que añade un elemento más a la dinámica previa, es el del vaciamiento de zonas geográficas interiores por la presión de las grandes urbes, con consecuencias obvias para las ciudades intermedias. De algún modo, la nueva brecha parece abrirse entre los residentes en las grandes ciudades y los de la España vaciada, como Castilla, Extremadura, Asturias o Andalucía. Algo muy similar señalaba Christophe Guilluy en ‘No society’.
Sin embargo, quedarnos en ese estrato sería reducir el asunto de fondo a uno de sus factores, ya que la posición social y la geográfica interactúan, y de una forma muy explícita. Las ciudades globales están concentrado las oportunidades laborales, tanto en el sector servicios como en los sectores profesionales. Al mismo tiempo, las grandes empresas también están concentrando los mejores trabajos, ya que los salarios son más elevados y sus condiciones suelen ser mejores. Las empresas del Ibex, las grandes consultoras, los despachos jurídicos de renombre y las compañías de inversión ofrecen grandes ventajas respecto de las demás firmas en lo que se refiere a la remuneración, pero también en cuanto a capital simbólico: a muchas personas, aunque estén en los estratos inferiores de la empresa y sus salarios sean mediocres, les ofrece una identidad el trabajo en una gran firma. Estas compañías se ubican principalmente en las ciudades globales.
La región y el capital
Del mismo modo que las pymes no pueden competir a la hora de captar mano de obra cualificada con las ofertas de estas empresas, las compañías de las zonas empobrecidas lo tienen muy difícil para captar a trabajadores formados, que se han marchado, en especial los de generaciones jóvenes, a las grandes ciudades para conseguir recorrido profesional.
Aquí el elemento de clase se cruza con el geográfico. El desplazamiento de las ciudades intermedias o los entornos rurales hacia las urbes, al igual que el movimiento hacia arriba en la escala social, requiere fundamentalmente de un elemento: estar en disposición de poder realizarlo. En este sentido, la variable territorial suma un elemento de dificultad a la posibilidad de poder mantener la posición social o de mejorarla. Por una parte, la mayoría de las cualificaciones requeridas para obtener trabajos bien pagados son adquiridas en centros de formación, universidades y empresas que están en las grandes urbes, lo que hace necesaria una inversión familiar notable. El precio de la formación está aumentando, a lo que se suma el hecho del gasto adicional que supone su realización en otra ciudad. Del mismo modo, desplazarse a una urbe a trabajar o a buscar empleo requiere poseer un capital mínimo para iniciar la andadura. Además, mucha gente emigra a las ciudades globales para buscar opciones en la profesión para la que se ha formado y, mientras llega, se mantiene con ahorros, dinero familiar o empleos poco cualificados. En esta circunstancia, el capital acumulado sirve para comprar tiempo: la capacidad de resistencia hasta que llega esa oportunidad para quien tiene dinero es mucho mayor que para quien no lo tiene.

Buscar opciones fuera
En definitiva, el efecto es doble. Por una parte, quienes se desplazan a la ciudad a sectores con salarios más bajos sufren un descenso en el nivel de vida, ya que deben afrontar gastos más elevados y pierden esa red familiar de referencia, a menudo indispensable, en especial para la crianza; ocurre algo similar en los trabajos cualificados, ya que los costes para acceder él se elevan. Por otra, parte las zonas geográficas perdedoras cada vez tienen menos empleos, lo que obliga a la gente a buscar opciones en otros lugares, y tampoco pueden retener a la mano de obra cualificada” (…)

(12) Estefanía MOLINA, “El problema de PP, Cs y Vox con la pluralidad de España” a El Confidencial (22-02-20)

(…) “Casado no fue la causa, sino el síntoma, del giro territorial en las aguas de la derecha. Albert Rivera colocó en el imaginario colectivo la idea del “nacionalista malo” y “chantajista”, tras el estallido del ‘procés’ y el giro independentista de CiU. Luego emergió Vox, con una reivindicación del orgullo español, es decir, un discurso nacionalista, que a menudo ha dejado pocos matices a otros sentires. Iván Espinosa de los Monteros llamó “nacionalista” esta semana a Alberto Núñez Feijóo.
Curiosamente, esa es la piedra molesta en el zapato del PP y de la derecha actual. Es decir, que los buenos resultados de PP gallego son en gran parte por esa suerte de discurso ‘galleguista’ con tintes regionalistas de Feijóo. Un espacio político que reivindica como propio, tomando una forma ruralista que intenta acoplar los postulados del PP a la idiosincrasia de la región. Un buen ejemplo de por qué una formación centralista y uniformista como Cs no tiene allí escaños. Y el motivo de por qué Vox, si obtiene representación, será tímida.
Ese mismo intríngulis colea en el País Vasco. La muestra es que Alfonso Alonso —en plena batalla con el PP nacional por las listas en Euskadi— causó estragos hace unos meses en Génova, al querer emprender un giro foralista, de “perfil propio”. Es decir, una línea que parecía querer aproximarse al PNV. Todo ello, entre críticas de Álvarez de Toledo al PP vasco, acusándole de “tibieza” y de “contemporizar” con el nacionalismo. De fondo, el importante enfrentamiento entre María San Gil y Rajoy en 2008.
Asimismo, en el caso de Cataluña, quizás lo paradójico sea que Cs podría ser una marca regional de la derecha estatal. Es decir, que frente a la desaparición paulatina del PP catalán, la formación naranja ha tomado el relevo. Es más, algunas voces de Ciudadanos habían llegado a resaltar en privado los errores de discurso de los populares, considerando que hablaban con una visión muy desajustada del conflicto. El éxito de Inés Arrimadas llegó, entre otras cosas, tras aparcar la crítica feroz de Rivera a la cuestión lingüística.
Lo mismo con Navarra Suma. Esta candidatura tuvo éxito donde PP y Cs concurren con UPN —es decir, la derecha regionalista navarra—. Extendiéndolo al resto del territorio, resulta que el Casado que competía con Vox el pasado 28-A sacó peores resultados que sus barones territoriales. Es decir, que en las elecciones autonómicas y municipales del 26-M los líderes regionales del PP arrinconaron a Cs y Vox, tras tomar el timón y hacer valer sus rasgos propios y más moderados frente a Génova.
Pues el discurso de la derecha hoy es en términos de una lucha entre “nacionalistas” y “constitucionalistas”. La pregunta es si esa retórica no es excluyente allí donde, sin haber un sentir nacionalista, sí existe un sentimiento regional. De hecho, nunca hubo un Congreso con más partidos regionales, algo que levanta ampollas. “Durante años muchos políticos se han dedicado a hacer el paleto, a crear identidades donde no las había, a hablar de ser más leoneses, más navarros, baleares, de ser más catalanes”, dijo Isabel Díaz Ayuso esta semana.
PP, Cs y Vox, ciegos ante la pluralidad territorial de España”.

(13) Rafael JORBA, “Una mesa inestable” a El Periódico (22-02-20)

(…) “El clima preelectoral catalán puede no solo hacer tambalear la mesa de diálogo, sino hacer naufragar también la política de las cosas, es decir, aquellas medidas concretas que podrían satisfacer las necesidades de la mayoría de ciudadanos. La lógica plebiscitaria del ‘procés’ seguirá marcando el debate de fondo entre partidarios y contrarios de la independencia en las quintas elecciones catalanas en una década -2010, 2012, 2015, 2017, 2020-, unos comicios cada dos años frente a los cuatro años de una legislatura entera.
La paradoja del pacto entre PSOE y ERC es que ha servido en bandeja la mesa de diálogo al ‘president’ Torra y a la estrategia legitimista que lidera Carles Puigdemont desde Waterloo. Los republicanos deben sortear sus dictados si no quieren ser tachados de traidores al “mandato del 1-O”. Este es el caso, por ejemplo, de la figura del mediador que ha resucitado ahora Torra. Como telón de fondo, los 400.000 votos fronterizos que se disputarán ERC y JxCat -se acerca el final del proceso de cooptación del espacio posconvergente por Puigdemont- en las elecciones.
Guerra abierta y ruido ambiental
En este contexto, no se dan las condiciones de cohesión gubernamental en la parte catalana de la mesa de diálogo ni la discreción necesaria para que las negociaciones puedan prosperar. Todo proceso de diálogo exige hermetismo en su desarrollo y luz y taquígrafos en los acuerdos finales. El escenario al que estamos asistiendo es justo el contrario: guerra abierta entre los socios del Govern y ruido ambiental in crescendo.
La mesa de diálogo queda así condicionada al proceso electoral. La distensión que auspicia Sánchez es un arma de doble filo y puede favorecer una abstención diferencial: la alta participación del electorado independentista que sigue movilizado emocionalmente y la deserción de una parte de los electores no independentistas que no participan históricamente en las autonómicas. Solo la tensión plebiscitaria de las elecciones del 27-S del 2015 y el impacto de la declaración de independencia en las del 21-D del 2017 movilizaron a ese electorado: optó por Cs como voto refugio.
La reedición de una mayoría de escaños independentistas -e incluso, por primera vez, de votos- dejaría a Esquerra sin margen de maniobra para fraguar una nueva mayoría transversal con En Comú Podem -la ha ensayado ya en el pacto de presupuestos- y un eventual apoyo exterior del PSC. La ecuación que se planteará en campaña, como ha resumido el politólogo Oriol Bartomeus, es muy simple: “Si votas JxCat o la CUP, aseguras un Gobierno independentista; si votas ERC, no”.
Presuntos traidores
La misma ecuación, en sentido inverso, se formulará contra el PSC en el campo contrario: el espantajo de un tripartito será utilizado por el PP, Cs y su nuevo artilugio -Catalunya Suma- para alertar de una alianza con comunistas e independentistas. La polarización del legitimismo ‘carlista’ (de Carles Puigdemont) tiene la virtualidad de debilitar tanto a ERC como al PSC, los presuntos traidores del independentismo y del constitucionalismo. Solo la emergencia de un espacio nacionalista moderado puede desbloquear el tablero y apuntalar la mesa de diálogo”.

(14) Antoni PUIGVERD, “Cedir per avançar” a La Vanguardia (24-02-20)

“El prestigiós historiador Borja de Riquer va glossar en aquestes pàgines, dijous passat, el manifest per l’amnistia dels condemnats i imputats en el procés independentista. També jo vaig ser convidat a signar-lo. Amb recança, sabent-me molt de greu, vaig contestar que no els podia complaure. Per diverses raons, però sobretot per aquesta: per exigir a un govern de suport parlamentari tan fràgil l’enorme cost de l’amnistia, caldria que el manifest incorporés també l’autocrítica. Encara no hem fet la catarsi del que ha passat a Catalunya. Ningú assumeix els seus errors i, per tant, no és factible demanar a un govern feble que s’enfronti a l’oposició i als altres poders de l’Estat abanderant els arguments de la part derrotada (que l’amnistia transformaria en victoriosa).

La condemna i l’empresonament (així com les imputacions que cuegen) responen, a parer meu, a un abús de força del poder judicial; i així ho van interpretant els diversos tribunals d’Europa que han hagut de manifestar-se sobre aquest cas. Ho va explicar el professor Sánchez-Cuenca: els magistrats espanyols posen l’accent en la lletra de les lleis, però prescindeixen del fonament democràtic que les inspira. Ara bé: aquest abús no pot eclipsar els errors dels dirigents condemnats: empènyer la ciutadania a la desobediència de les lleis vigents, i precipitar el país a una aventura unila­teral.

Que aquests errors no mereixien la imputació de rebel·lió ni l’altíssima pena de sedició em sembla evident (i diria que aquesta percepció és amplíssima en la societat catalana). Però reclamar sortides de gran dificultat política a un govern fràgil sense reconèixer la responsabilitat pròpia en el conflicte no em sembla ni oportú ni pertinent.

El manifest proposa un programa: amnistia, diàleg i referèndum. També en discrepo: aquest programa no és el del 80% dels catalans. Potser l’amnistia aconseguiria aquest altíssim suport (tot i que potser molts voldríem esgotar abans solucions menys agosarades: l’indult o la reforma del Codi Penal). Pel que fa al diàleg, segons les enquestes, la gran majoria de catalans també el vol. Però no pas “sense condicions ni renúncies”, com reclama el manifest. Per afrontar el diàleg, cal estar disposat a fer concessions, a cedir.

Certament: la cultura política hegemònica a Espanya dona per fet que només han de cedir els independentistes (n’exigeixen la rendició, de fet). Però també el discurs dominant entre l’independentisme sosté que Espanya és l’única que té obligació (democràtica!) de cedir. Sense disponibilitat a transigir, l’apel·lació al diàleg és enganyosa. Un manifest que vulgui abraçar molt més enllà de l’independentisme hauria d’explicitar la voluntat de cedir, no solament la de reclamar.

Finalment, en la frase final del manifest s’apel·la ambiguament a un referèndum: “Una solució política al conflicte donant veu al conjunt de la ciutadania”. Això tampoc no respon al 80%, sinó al 50% de persuadits que l’1 d’octubre del 2017 és una data fundacional. L’independentisme dialogant encara no té prou present la sensibilitat d’una part de la ciutadania catalana (situada, goso dir, entorn d’un 30%) que ni aplaudeix la unilateralitat ni és partidària de resoldre els conflictes polítics amb jutges i policies. Aquests catalans volen veure els Jordis i els seus companys fora de la presó. Volen diàleg i volen, encara, una sortida positiva per Catalunya. Però no són independentistes: les reiterades votacions que s’han anat fent des que el procés es va iniciar ho han deixat molt clar.

La part que permetria passar del 50% al 80% desconfia de l’estratègia d’un referèndum (és a dir, d’una solució binària en una societat tan complexa com és la catalana). S’ha vist que un referèndum és divisiu i polaritzant, afavoreix una reacció anticatalanista a l’interior de Catalunya i ha convertit la llengua catalana en cavall de batalla, cosa que la perjudica molt. No, no hi ha un 80% favorable al referèndum. No hi ha estat mai: ja s’hauria expressat electoralment. En un manifest que reclama una solució per als presos, una referència al referèndum no hi hauria de ser.

Som molts els que, com jo, ens solidaritzem amb la dissort dels dos Jordis i de tots els empresonats. Crec que hem de fer l’impossible per aconseguir que surtin de la presó sense que hagin de renunciar als seus ideals. Però, alhora, crec que cal una autocrítica de l’independentisme i una disponibilitat a cedir en un hipotètic diàleg. Si l’independentisme vol trobar realment ­aliats en la lluita per objectius compartits, els haurà de guanyar cedint. Si vol asfaltar amb els altres un terreny comú, haurà de sortir de la zona de confort ideològic.

La llarga presó dels Jordis i dels altres condemnats em commou i m’interpel·la. Però no em priva d’observar la realitat catalana tal com els meus ulls la veuen. El ­país necessitava una aproximació més franca a la pluralitat interna. Quan l’independentisme va tirar pel dret, aquesta pluralitat es va esqueixar. I aquest dolor també s’ha de guarir”.

(15) Jordi AMAT, “La història ho demostrarà” a La Vanguardia (23-02-20)

“Avui fa 15 anys era dimecres i un cràter era l’epicentre de la política catalana. Un moviment de terres a l’obra d’ampliació de la L5 al Carmel, que va causar l’esfondrament d’un túnel, va obligar a desallotjar 1.057 persones i l’enderrocament de diversos edificis. Cap veí va prendre mal. Però la gestió d’una crisi complexa inquietava més i més als afectats, com es palpava a les assembles de veïns, i creixia una tensa controvèrsia concretada amb una petició: el cessament del Conseller de de Política Territorial i Obres Públiques Joaquim Nadal. Així ho va demanar Artur Mas –cap de l’oposició– al President Maragall a mitja tarda d’aquell dimecres 23 de febrer al Parlament. El President va respondre reforçant la seva confiança en Nadal. Aguantava “una situació molt dramàtica que probablement no pertanyia en la major part al seu període de govern”.
Al Parlament, mentrestant, alts càrrecs de la conselleria es reunien per preparar el discurs que l’endemà Nadal faria al Ple sobre la crisi i a redaccions de la ciutat s’escrivien articles on ressonaven les paraules del President que tenien múltiples derivades. A darrera hora aquí apurava la crònica Jaume V. Aroca. “Maragall atribuye a la gestión de CIU los errores del túnel”. A El Periódico, Antonio Franco, indignat, buscava paraules per revelar el secret a veus que ningú gosava denunciar: “Llega la hora de investigar, por ejemplo, si todo lo que se dice en Catalunya sobre el destino del 3% del dinero de las obres públicas adjudicadas ha acabado influyendo en el grosor de los encofrados o en el número de catas de las obres del Carmel”. Tot sembla indicar que Maragall va llegir aquell editorial l’endemà cap a les 11 del matí. El diputat Joan Ferran, que s’asseia darrera seu, li va passar una pàgina que esclataria com un tro llençat damunt d’un bassal de llot.
La sessió es va obrir a les 11 i 6 minuts. Entre moltes altres coses Nadal es va referir a la gestió del darrer govern Pujol i va mostrar perplexitat per com la Gestió d’Infraestructures (GISA) de la Generalitat havia multiplicat la contractació d’obra pública durant la part final de l’anterior legislatura. “A GISA s’ha produït un canvi d’escala espectacular, fruit de les adjudicacions dels anys 2002 i 2003, tant pel que fa al volum total d’obra com pel que fa al volum total de direcció d’obra”. I va denunciar que s’havien detectat “perversions administratives que en l’àmbit de la tramitació de les obres permetia el sistema”. No es podia ser més clar. Durant tot el dia ningú diria la paraula corrupció, perquè mai hi ha un bon moment per pronunciar-la, però com una ombra negra s’anava possessionant del debat. Al migdia, parlant de l’editorial amb consellers, Maragall va subratllar que ja era hora que algú hagués fet el pas.
A les 4 i 4 minuts es va reprendre la sessió. La primera rèplica, formulada per Felip Puig –l’anterior conseller d’Obres Públiques–, va ser severa, acusant el govern d’arrogància, supèrbia i prepotència. Però, més profunda que els adjectius, va ser una menció subtil a un cercle que deia que s’estava trencant: “un cercle de confiança i excel·lència, que ha funcionat durant anys, entre el Govern, GISA, les empreses i els tècnics del país”. Una vegada dit, i així consta al diari de sessions, hi va haver remor de veus. Nadal va agafar el guant. Aquell cercle, precisament, s’havia començat a trencar amb l’alternança a la Generalitat. “Després del 20 de desembre es trenca, no el cercle d’excel·lència: altres cercles, i es trenquen. I el problema és que potser no s’han trencat prou”. Es trencarien? Amb Convergència, ni quan va ser a l’oposició, potser no durant els anys dels Tripartits.
Després de l’intercanvi de cops de Puig amb Nadal, Mas va agafar el relleu i va anar centrant el debat en aquell espai d’uns sobreentesos que a mesura que avançava la tarda estaven deixant de ser ambigus. “Ha planat l’ombra d’una certa sospita, se suposa que de mètodes no precisament ajustats a la legalitat”. Però Mas, a banda d’atacar Nadal, buscava sobretot el cos a cos amb Maragall per ajustar els comptes pendents des del dia abans. Ho va demanar tres vegades. I a la tercera el President hi va accedir i encara es va acostar més al bassal. “Vostès realment tenen un problema i que s’han sentit atacats per una acusació que d’alguna forma vostès mateixos se’n deuen ressentir, com a verídica”.
I més com una visió que com un cant, va llençar una profecia: “La història ho demostrarà”. La rèplica de Mas, esmolada com una ganivetada dirigida la dignitat de Maragall, va ser breu, suficient perquè el President pensés una resposta però massa curta perquè pogués repensar si era oportuna. L’ètica de les responsabilitats no va tenir marge per imposar-se a l’ètica de les conviccions. I va llençar el roc sobre el llot: “Penso que, efectivament, hem tocat el moll de l’os. Vostès tenen un problema, i aquest problema es diu 3 per cent”.
Aquell dijous 24 peta la pax autonòmica. El cercle de confiança, li va dir Mas, s’havia trencat. No hi hauria lleialtat en el procés de reforma de l’Estatut. Començava el lent procés d’implosió de Convergència Democràtica de Catalunya”.

(16) Conversa de Juan Claudio de Ramón amb Mario BUNGE a Jot Down (juny 2013)

(…) “En alguna entrevista usted ha dicho que casi todos los filósofos han contribuido a empeorar la sociedad. ¿En serio?

Yo creo que sí y el motivo es muy sencillo: casi todos los filósofos han estado al servicio de algún príncipe y, sobre todo a partir de la Edad Moderna, los filósofos universitarios han sido empleados del Estado y, cuando se han propasado, su soberano se lo ha hecho saber. Por ejemplo, hay una carta muy famosa que Federico Guillermo II le manda a Kant, en la que le dice que no se atreva a repetir unas ideas que corrompen a la juventud alemana porque de lo contrario se expondrá a consecuencias muy desagradables. Kant replica con una carta servil prometiendo no hablar más de religión. No se dice a menudo, pero Kant fue el primer filósofo alemán ateo. En la Crítica de la razón pura dice que Dios es una mera idea. No dice una idea pura. Una mera idea. Era ateo. En ningún momento acude a Dios para explicar nada. En todo caso, Kant fue antidemocrático, y su primer principio ético fue obedecer. Lo mismo que Confucio, la ética de ambos es de obediencia ciega al orden establecido. En el caso de Confucio porque su principal objetivo era la armonía y terminar con las interminables guerras civiles en China, así que en su caso se puede justificar. Yo usé este argumento en China hace poco porque el centro de lo que se llamaba “filosofía de Mao” es el conflicto, la idea de Hegel de que todo lo nuevo proviene de lo que llamaba una contradicción. Sí, la vida social involucra conflictos y competencia, pero al mismo tiempo involucra cooperación. Son dos lados de la misma moneda. La ambición de un estadista no es azuzar los conflictos, sino lo contrario, resolverlos de manera justa.

Pensemos al revés. ¿Quién es el filósofo actual de mayor utilidad social?

Yo no conozco a ninguno.

¿Y que no sea contemporáneo? ¿De los últimos 200 años?

El joven John Stuart Mill, que sigue teniendo vigencia. Era un hombre brillante. Nietzsche dijo de él que era lamentable que fuera tan claro, porque si era claro no podía ser buen filósofo. No solamente estaba al tanto de lo que ocurría en las ciencias, sino que el joven filósofo también era economista y se interesó mucho por las cooperativas. Era el gran campeón de las cooperativas. Dijo, explícitamente, que esperaba que en el futuro la cooperativa administrada y poseída por los trabajadores fuera el orden económico prevaleciente. En aquella época, entre 1830 y 1850, hubo varios teóricos de la cooperativa, y entre ellos figura Louis Blanc, que curiosamente nació en Madrid.

(…)

¿Cual es el concepto científico que más nos puede ayudar en la vida cotidiana, que deberíamos tener siempre en la cabeza?

Contesto a la pregunta con una recomendación de tipo negativo: procurar no joder al prójimo. Y segundo cuando buscamos el placer —que no solamente es inevitable, sino que es sano— también tratar de hacerlo sin dañar al prójimo y con moderación. Yo creo que debemos volver a las máximas romanas antiguas y chinas, de los estoicos griegos, la moderación, nada en exceso. Somos exagerados en todo, consumimos demasiado, batallamos demasiado, hablamos demasiado (risas).

Ya vamos a terminar, ya vamos a terminar. Usted es autor de una frase muy sugerente: “Hay que odiar con todas nuestras fuerzas una idea para que ninguna gota de odio salpique al hombre”. Yo estoy de acuerdo, pero tengo la impresión de que es más fácil decirlo que hacerlo.

Así es. En realidad yo quería repetir una frase que me dijo un buen experto en filosofía tomista, monseñor Octavio Derisi, hablando una vez de cómo se las arreglaba para asistir a congresos filosóficos cuyos componentes en su gran mayoría no son creyentes, o por lo menos no son tomistas. Y me dijo algo que me parece que sintetiza muy bien: “Intolerancia con las ideas, pero tolerancia con los hombres”. Eso me lo enseñó él o me lo reforzó él.

Pero profesor, ¿es tan fácil separar al racista del racismo?, ¿al tonto de la tontería?

Sí, sí. Bueno, al tonto ya no porque uno lo desprecia, ¿no? Eso es lo malo. Alguna de la gente a quien yo más quiero son muy católicos, católicos a machamartillo, y sin embargo nos queremos mucho porque tenemos otros aspectos de la vida, otras ideas. Por ejemplo el motivo por el cual yo no soy comecuras, a diferencia de Fernando Savater que es comecuras, es comecuras y me ha reprochado alguna vez el que yo hablaba bien de Juan Pablo II o de algún otro sacerdote… Creo que toda la gente que comparte ciertos objetivos buenos, por ejemplo, la paz, mantener o conseguir la paz, disminuir la miseria, etc. tiene que marchar junta en eso. Independientemente de nuestras divergencias en el resto de asuntos. Porque al fin y al cabo somos todos seres humanos y todos estamos interesados básicamente en la coexistencia. Y la coexistencia entre seres diferentes solamente se consigue con un mínimo de tolerancia y un mínimo de cooperación. Entonces hay que tratar de ser riguroso, el que sea ateo que lo diga, pero que no haga de eso el centro de su lucha. Ese es uno de los puntos en los que yo estoy en desacuerdo con el movimiento de los escépticos, tanto los norteamericanos como los españoles. Yo creo que más bien hay que asentar lo positivo en lo que podemos colaborar, antes que seguir, digamos, comiendo curas. Comamos con ellos y no a ellos (risas).

Habla, supongo, de Dawkins y de Dennet, entre otros. ¿Tiene tan mala opinión de la religión como ellos?

Estoy de acuerdo en que la religión es mala si la miras históricamente. Por ejemplo, el cristianismo ha sido cómplice de la esclavitud primero y de la servidumbre después. Ha sido cómplice de todas las dictaduras fascistas. De todas desde el comienzo hasta el final. Nunca han apoyado ningún movimiento de liberación nacional, ningún movimiento de liberación social. Nunca. Jamás. Ha habido cristianos digamos de izquierda por ejemplo los protestantes en Inglaterra en el siglo XVII, ha habido los anglicanos de África del Sur, que se opusieron al régimen de Apartheid, pero han sido excepciones. También los cuáqueros se opusieron a la esclavitud, han protegido la huida de esclavos hacia el Canadá. Usted sabe que había todo un camino, la trayectoria hacia la libertad. Y había hogares donde pasaban la noche los esclavos fugitivos. E iban al Canadá, porque en Canadá se abolió la esclavitud en 1833. Cuando la abolió el imperio británico, que fue veinte años después que en Argentina. La asamblea del año trece en Argentina abolió la esclavitud. Veinte años después vinieron los ingleses. (risas)

Pero eso es la religión mirada históricamente. Hay otras maneras de mirarla.

Sí y es conceptualmente. Cuando uno en lugar de enfrentar los problemas dice “Dios proveerá”, eso es una actitud derrotista, es una actitud que distrae de la realidad. Además cuando uno trata de mezclar la religión con la ciencia, lo que consigue es mala ciencia solamente.

¿Ha sentido alguna vez la tentación religiosa?

No, nunca. No, porque, fíjese, mi padre fue educado por los jesuitas el Colegio del Salvador y conservaba muy buenos recuerdos de él. Nunca le oí hablar mal de sus profesores. Al contrario, les tenía cariño y respeto. Porque, a su vez, lo respetaban. Los jesuitas estaban bajo observación en ese momento. Los liberales argentinos eran muy anticlericales. Habían llegado a quemar la escuela donde asistió mi padre, lo que me parece desde luego una salvajada. En todo caso, le hicieron estudiar tanta teología, según él, que esos estudios, el estudio de la teología le mostró la inexistencia de Dios. Era el alumno más sobresaliente de su promoción. Y esperaban que en el futuro fuera el gran teólogo argentino. Entonces a la edad de catorce años se dirigió a su profesor de teología y le dijo “lo lamento mucho, padre, pero he dejado de creer en Dios”. “¿Cómo es posible que digas algo así?” “He encontrado tantos disparates y tantas contradicciones que yo no puedo creer en eso”. Y no por eso lo castigaron. Al contrario, se sacó todas las medallas habidas y por haber (…)

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.